Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 05/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Faris Asad el Dom Sep 25, 2016 2:39 am

Recuerdo del primer mensaje :

El galope incesante de mi caballo árabe contra el empedrado era todo cuanto quería oír, en eso trate de centrarme, mas sin éxito, todo a mi alrededor se escuchaba con una perfecta definición.
Aturdido escuchaba conversaciones lejanas, el sonido de los carros, mas caballos, un abanico cortando el aire, risas, el bastón de un rico golpeando el suelo, el andar de los transeúntes, me estaba volviendo loco.
Mi cuerpo, cansado, pesado, ardiendo, parecía estar muriendo por dentro. Débil y fuerte a su vez sentía como mis manos se aferraban rabiosas a las riendas de mi corcel, que como un espectro se dejaba guiar por ese cuerpo que sobre el se retorcía de dolor.
Sentía un calor impropio a la gélida noche que se acercaba, por ende mis sentidos se agudizaban trasportandome casi a otro lugar. A un bosque lejano donde los búhos ululaban, donde los depredadores cazaban y donde la sangre se hacia fiel testigo de mi vida.
Un lugar donde yo era un depredador y no un hombre, uno que me arrastraba sediento a liberarme de la carga que sentía sobre los hombros uno que me invitaba a correr libre y descalzo lejos del empedrado.

Olía con los ojos cerrados por el mareo que sentia al abrirlos las distintas especies, el olor a tabaco fumado en pipa, el olor a sudor entremezclado a perfumes caros, el del alcohol de las tabernas incluso el de las mujeres de vida alegre.
Jadeé con la respiración agitada dejando que mi aliento golpeara el cuello de mi pura sangre que embravecido corría como un demonio hacia ninguna parte.

No se el tiempo que paso, aturdido, incapaz de pensar en nada mas que en esa luna redonda, plateada, brillante que con su fiel manto parecía llamarme. Esa que como una dama blanca requería mis labios para ser sellada.
Llegué a un lugar distinto, alejado, donde el sonido de otros caballos parecían atraer al mio, allí, me deje caer, arrastrándome mientras mi cuerpo se tambaleaba y convulsionaba, como si mis huesos quisieran salirse de mi cuerpo para emprender carrera en solitario.
Aullé de dolor sin ser capaz de mas que de jadear con cada movimiento, apretando la mandíbula que cuadrada se tensaba castañeando los dientes por el frio.

Aunque mi cuerpo abrasaba, el sudor lo perlaba resbalando por mi nariz muriendo en la tierra mojada.
Los caballos se asustaban frente a mi mirada, una que al abrirse parecía ver diferente, en colores nítidos, fijándose en cosas distintas, percibiendo cada movimiento ajeno, el de las patas de los corceles que salvajes golpeaban el suelo frente a mi presencia, esa que no esperaban esa que no era bien recibida.

Entre en la caballeriza a duras penas, esperando encontrar refugio, un lugar mullido donde mis huesos dejaran de doler, donde mi cuerpo encontrara si no me equivocaba eterna sepultura, pues este dolor era insoportable, demasiado para asumirlo en vida.
Cerré los ojos de nuevo haciéndome un ovillo entre la paja, tiritando de calor y de frio mientras los caballos relinchaba.
Era irónico pensar que había pasado mi vida entera entre corceles, a su cría había dedicado mi vida, los conocía como la palma de mis manos, y podía presumir por que ellos también me querían.
Y ahora, ahora en mi lecho de muerte de fondo los oía resoplar inquietos por la presencia de lo que ellos creían una bestia y no un pobre humano moribundo que exhalaba frente a ellos su último aliento.


Última edición por Faris Asad el Sáb Nov 12, 2016 6:14 am, editado 1 vez


avatar
Faris Asad
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 39
Puntos : 33
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Faris Asad el Mar Nov 21, 2017 9:54 am

La cambiante me tendió la mano para que subiera sobre el corcel tras ella.
Mi naturaleza intimidaba al animal, pero si queríamos huir, mejor hacerlo a caballo que andando, conocía aquellas calles, así que fui guiando a Danica para salir de aquel atolladero en el que su reacción nos había metido.

Sus ojos analizaban aquel lugar, parecía gustarle mucho por la cara de admiración que ponía, sonreía feliz, como si hubiera descubierto un lugar de ensueño.
Ladeé la sonrió deslizando mis labios por su cuello, me encantaba su olor, notarla feliz, no iba a olvidar que ella estaba allí por mi.

Se disculpó, pero yo negué con la cabeza.
-Tienes que ir con cuidado ,aquí la mujer no tiene derechos, tenemos que buscar un burca, algo con lo que te cubras, una extranjera corre peligro en estas tierras y no podría soportar que nada te sucediera.

Era cierto, yo era como ellos, con la misma cultura, los mismos ideales.
No iba a criticar las férreas creencias que yo también tenia arraigadas desde pequeño, la mujer pertenecía al hombre, se cubría porque amaba y respetaba a su marido ,para no incitar a ningún otro hombre a que la mirara, porque así Ala lo mandaba.

Danica era extranjera, me gustaba como era y aunque en ocasiones nuestras culturas chocaban, la amaba y sabia que ella procesaba por mi el mismo sentimiento.
Acabamos llegando ante un pequeño motel, habíamos perdido las maletas y en este país absurdo era intentar recuperarlas, porque la verdad los ladrones abundaban tanto como el hambre.

Por suerte llevaba algo de dinero guardado encima, había previsto que pudiéramos sufrir algún hurto, así que la verdad es que fui bien preparado.
Dejamso al corcel en las caballerizas del lugar, un mozo se ocupo de darle los cuidados necesarios y le dejé caer unas monedas para que así fuera.
Entramos en el motel, tiré de su mano para que entrara, ella en silencio, en un segundo plano como el coran mandaba.
Pedí habitación y subimos con rapidez, no había dejado de llamar la atención ,su pelo dorado era un reclamo en mis tierras.

Una vez en la habitación me acerqué a ella, mis labios recorrieron los ajenos, mis dientes la mordieron con hambruna, jadeé entre gruñidos, la deseaba demasiado.
-Te quiero, pediré audiencia con mi tío, en un punto publico, no le interesa que mi reino sepa que el príncipe sigue vivo, así que espero que una vez conozca mis intenciones, nos deje en paz, sin mas.
No busco venganza, aunque solo en eso pensaba hasta que te conocí.




avatar
Faris Asad
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 39
Puntos : 33
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Danica Pavlova el Vie Dic 15, 2017 12:33 am

Después de atravesar diversos laberintos conformados por intrincadas callejuelas divisamos un modesto motel adonde nos detuvimos. Mi mirada seguía a Faris y mi atención estaba puesta en él al escucharle dar instrucciones en su idioma al mozo de las caballerizas. Me acerqué nuevamente al corcel, acariciándolo despacio y acercándome a su oído. -Te dejaremos por ahora, aquí estarás bien hasta que regresemos por ti.-

Alcé el rostro y tomé de la mano al lobo, manteniéndome detrás de él en todo momento. Él me había hablado de las costumbres en su país y no tenía más remedio que comportarme de acuerdo a ellas si no quería levantar otro revuelo, ya suficiente llamaba la atención con mi aspecto, lo volvía a sentir cuando los ojos del recepcionista se clavaron sobre mi antes de devolver la atención a Faris y depositar en su mano las llaves de la habitación.

-¿Qué crees que opinan de mi?- Susurré tomándolo nuevamente de la mano antes de que corriéramos hacia la habitación. Apenas la puerta se cerraba detrás de nosotros cuando sus labios atraparon los míos, acogí su boca y su olor me invadió, tornando más intenso el color de mis rasgados ojos.

Mis labios permanecieron algo trémulos al rodear su cintura con mis brazos y esconder mi rostro en su cuello, embriagándome de él al acariciarlo cariñosamente con mi nariz y disculpándome de nuevo. -No quiero meterte en más problemas, quizás mañana debería salir tú más temprano, buscar con que cubrirme según tus costumbres para que empiece a hacerlo así antes de salir de nuevo.- Alcé la mirada hacia él y escuché lo que me decía.

-¿Te percatas de que es la primera vez que me dices que me quieres?- Sonreí, después de todo lo que había transpirado entre nosotros desde que nos conocimos y al mirarle en la mansión cada día, ya fuese en el exterior, cuando lo veía inmerso en las faenas del día, o al recibirle en mi habitación tras aguardar por él una vez que caía el manto nocturno, los sentimientos entre nosotros se fueron presentando sin que me atreviera a ponerles nombre.

Mis manos se deslizaron sobre su espalda y mis labios le buscaron de nuevo, mis dedos no dejaban de acariciarlo introduciéndose debajo de su camisa antes de encontrar sus botones. –¿Y si tu tío tiene otras ideas? Podría tenderte una trampa y no quiero que te pase nada.- Dejé caer su camisa sobre el suelo y me acerqué a su piel. Enmarqué su rostro con mis manos y acaricié su barba, dejándome envolver por la sensación suave y cálida de su vasta mirada y por el cobijo que encontraba en tenerlo cerca.

-¿Cómo saber lo que un hombre que crea un ejército de licántropos puede tener en mente?- Mi mirada inquieta procuraba leer lo que pensaba. -La ambición crea monstruos desmedidos, no hay mayor crueldad que la que nace de la avaricia… no quiero perderte.-


avatar
Danica Pavlova
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 34
Puntos : 31
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 14/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Faris Asad el Vie Dic 15, 2017 5:11 am

Abrí los ojos de golpe, no me había dado ni cuenta de que con toda la naturalidad se me había escapado esa frase nunca pronunciada, no por ello no sentida.
Me encogí de hombros un poco avergonzado, no acostumbrado a expresar con tanta sinceridad mis sentimientos, hundí mi cabeza ligeramente en su cuello rozando su piel con mi nariz.
-No lo se Danica, mi tío no es un hombre justo, ha matado a toda mi familia, lo odio -confesé contra su piel.

Elevé mi mirada, su boca buscó mis labios mientras sus manso acunaban mis mejillas.
-Cuando salí de mi país, solo era capaz de odiar, venganza eso era lo que yo clamaba.
He vuelto, no diré que una parte de mi no ansia que mi tío no ceda a mi petición. Creo que esa parte salvaje que habita en mi interior quiere guerra y no paz, quiero mancharme las manso de ese que mató a mi madre, a mi padre y hermana ¿lo entiendes? Pero por otra parte, pienso en ti, en la vida que tengo a tu lado, quiero vivir en paz contigo, ser felices, tener la oportunidad de intentar...lo que sea que tengamos.

Estaba siendo sincero con ella y aunque las dudas como a ella también me asolaban no tenia mas opción que intentarlo.
Mis labios chocaron voraces, impetuosos contra los ajenos, mi lengua se abrió paso entre sus labios, paladeando aquel Sabor a fruta madura, recorriendo los viejos senderos que ya sentía míos.
Beso húmedo, necesitado en el que encontré el consuelo deseado.
La respiración agitada de ambos chocó voraz ante nuestras bocas, manos que sucumbieron al pecado, mi piel se convirtió en un mar que ella surcó con sus manos, la suya era el desierto de mis tierras, era fuego, era viento, era mía y así intenté decírselo.

Sobre el lecho nuestros cuerpos carentes de ropa cayeron, enredados en al lujuria, en el miedo a perdernos, la bese despacio, enredando nuestros dedos, prometiendo con miradas lo que no eramos capaces de pronunciar con palabras.
Le hice el amor saboreando cada resquicio de su piel, guardando en mi recuerdo a fuego cada camino trazado por mis labios.

Extenuados caímos al lecho, apoyada en mi pecho las respiraciones de ambos fueron calmándose, ella jugaba con los dedos de mi mano.
-Antes me has preguntado que pensarían de ti, la verdad es que de las extranjeras piensan que son como putas, que no respetan al hombre, son indecentes y no cumplen la voluntad de Ala, que es que una mujer sea de un hombre, se cubra para no incitar a otros...

A la mañana siguiente me levanté a primera hora de la mañana, Danica aun dormía, recé cara a la meca, hacia tiempo que no lo hacia y supongo que en mis tierras me sentí obligado a presentar mis respetos al dios en el que creía.
Bajé al mercado y compré un par de overgarment, el traje típico de las mujeres árabes que iban cubiertas por completo.





avatar
Faris Asad
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 39
Puntos : 33
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Danica Pavlova el Vie Ene 12, 2018 12:42 pm

Presté atención a lo que me respondía, que odiaba a tu tío, que parte de él clamaba por venganza y guerra. Procuré comprender esas palabras, ese hombre no únicamente era impredecible y ambicioso, no era de fíar. Había acabado con la familia de Faris y había enviado licántropos a mi mansión cuando se suponía que aún debía aguardar por su respuesta, pero en todo esto era la sangre de su familia la que había sido vertida injustamente, no podía ni siquiera aún imaginarme lo que debió haber sido aquello, presenciar la masacre, ser el único sobreviviente tras la traición.

Al escucharle sentí esa desazón como si fuese la mía propia. Acaricié la comisura de su labio con el pulgar, ternura, eso quería darle, de alguna manera sentía su pérdida en mi propia carne. -No diré que no me aterra la idea de que enfrentes a tu tío, ni que creo tener todas las respuestas, pero si que deseo apoyarte en lo que hagas. Confío en ti.-

Era la primera vez que lo decía en voz alta, que confiaba en él, y al hacerlo, me percaté de que en efecto, de alguna manera, por primera vez desde hace tanto tiempo podía mirar a un hombre a los ojos y confiar en él. Quise aferrarme a ello, a ese descubrimiento, era algo que necesitaba, poder confiar en alguien más, sin reservas.

No hubo palabras, ni preguntas, ni cuestionamientos, solo esa comprensión mutua, ese deseo de salvaguardar lo nuestro, como él decía, fuese lo que fuese lo que tuviésemos.

Mi vestido cayó al suelo, al igual que su ropa, nos dirigimos al lecho adonde nos dejamos caer enredados en nuestra piel. Por un instante fueron nuestras miradas las protagonistas de ese instante, uno cargado de magia, de un sentimiento que se apropiaba de nosotros expresando todo aquello que comenzó al conocernos una noche de luna llena en mis caballerizas.

Me acerqué a él para sentir sus labios sobre los míos, para explorar su torso con mis palmas, acariciar el vello suave, prodigar consuelo a la inquietud y acallar con nuestra unión la incertidumbre de lo que estaba por venir. Sus dedos acariciándome el cuerpo antes de entrelazarse con los míos fue todo lo que necesite, abandonarme en ese momento en el que hicimos el amor.

Después, al descansar rodeada por sus brazos, no creo que se haya percatado de las lágrimas que finalmente rodaron por mis mejillas antes de que me entregase al sueño arrullada por el sonido de su respiración junto a la mía.

A la mañana siguiente lo esperaba entre emocionada e inquieta, me detuve a observar la ropa que me había traído con mucho interés antes de dirigirme detrás de un biombo a ponérmela. -¿Cómo enviarás mensaje a tu tío con respecto a tu llegada?- pregunté mientras procuraba adivinar adonde iba cada pieza y si me lo estaba colocando de la forma correcta.

Me detuve, meditando… recordando la noche anterior y apoyé mi frente en el biombo, mordiéndome el labio. -Quizás yo no sea precisamente quien corresponda a la idea de una mujer apropiada para alguien como tú.- Me sobrecogió la inquietud, todos esos estándares… el que me consideraran poco menos que una prostituta extranjera y el propio Faris que había crecido en palacio, como futuro regente, en medio de todas esas costumbres que debía de tener tan arraigadas…

Salí con rapidez de detrás del biombo, haciéndole una advertencia. -No te rías.- Lo miré enfáticamente, no tenía ni idea de como me veía con la vestimenta ni sabía como se respiraba detrás de ese velo con el que aún no me cubría el rostro. -Te lo advierto, no vayas a reírte Faris.-


avatar
Danica Pavlova
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 34
Puntos : 31
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 14/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Faris Asad el Vie Ene 12, 2018 3:24 pm

Danica me hablaba a través del biombo, no podía borrar esa sonrisa engreída, yo me calzaba un traje árabe, para mi no era extraño, mas bien lo contrario era como regresar a mis raíces, a lo que amaba y durante un tiempo, el que estuve fuera, traté de olvidar.
Una parte de mi quería anclarse a esa ciudad, mis tierras, mi mundo, mi cultura y religión, pero Danica era lo que me anclaba a otra ciudad, París y mi amor por ella era tan profundo que si tenia que sacrificarlo todo por estar a su lado lo haría, porque no había palacio, ni trono que me importara mas que ella.

Me relamí los labios esperando impaciente que saliera de detrás del biombo.
-Lo citaré en un lugar publico, donde no pueda matarme y donde pueda de ser necesario desvelar mi identidad algo que a mi tío no le interesa.
-Lo citaré en el desierto, en la carrera de caballos más larga y espectacular de las que se corren a lo largo del año. 173 animales y jinetes procedentes de 37 naciones compiten desde el amanecer hasta la medianoche atravesando el desierto de Abu Dhabi. La pareja vencedora del maratón equino será aquella que logre superar el tramo de 160 kilómetros sano y tan rápido como sea posible. En una carrera de resistencia de estas características, los jinetes necesitan caballos extremadamente resistentes. Y la experiencia ha demostrado que los caballos de raza árabe son invencibles en este sentido.

Cuando salió de detrás de ese biombo mis ojos deambularon por su cuerpo oculto tras aquel vestuario típico de mi tierra, admito que su ropa era mas sexy, peor a mi verla enfundada en aquel traje me despertaba un morbo que hizo que ms ojos resplandecieran en un tono ambarino que comulgo con la esencia del lobo.
-Eres preciosa.
Me acerqué a ella para colocarle bien el pañuelo, cubrir aquel pelo dorado que la convertía en extranjera, aunque sus ojos azul océano siempre delatarían la intensidad de su belleza.
Mi aliento golpeaba cálido contra su boca, mi deseo era palpable por lo cortas que eran las distancias entre nosotros, siempre fue evidente, desde el día que la encontré en las caballerizas.

Mis labios presionaron los suyos, mi nariz acarició la ajena mientras me perdía en la humedad de su boca, en el cáliz sagrado del que me embebí hasta la ultima gota.
Apasionado nuestro encuentro, la amaba y ese sometimiento aun no expresado me daba miedo pues sabia que ella tenia un pasado complicado.
-Esta noche quiero que pruebes la bebida y las pipas de agua de Arabia, el tabaco, déjame corromperte. Una cita, tu y yo solos ¿que me dices?

Incapaz de separarme de su cuerpo, mis labios volvieron a deslizarse por los suyos, mi lengua como un tornado se abrió paso envolviendo la ajena necesitado de esperanza, de ese halo de vida que solo ella me daba.
-Saldremos de esta, juntos y volveremos a casa.


avatar
Faris Asad
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 39
Puntos : 33
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.