Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» El libro de las almas caídas
Hoy a las 12:34 am por Valkyria

» ¿Quien teje nuestro destino? (privado)
Hoy a las 12:33 am por Hallie

» Ausencia de Ilona & more.
Hoy a las 12:22 am por Ilona Szèkely

» Next time I'll be braver | Privado
Hoy a las 12:17 am por Gioacchina Di Savoia

»  A Dreadful Feeling [Flashback]
Hoy a las 12:11 am por Fabrice Savile

» CIERRE DE FICHAS
Hoy a las 12:00 am por Abraxas

» I Dream of Massacres → Privado
Ayer a las 11:39 pm por Serge Auric

» Blissing Me → Privado
Ayer a las 11:03 pm por Akiva Alfvén

» CIERRE DE TEMAS
Ayer a las 10:27 pm por Giulia Arezzo



Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ir abajo

Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Faris Asad el Dom Sep 25, 2016 2:39 am

Recuerdo del primer mensaje :

El galope incesante de mi caballo árabe contra el empedrado era todo cuanto quería oír, en eso trate de centrarme, mas sin éxito, todo a mi alrededor se escuchaba con una perfecta definición.
Aturdido escuchaba conversaciones lejanas, el sonido de los carros, mas caballos, un abanico cortando el aire, risas, el bastón de un rico golpeando el suelo, el andar de los transeúntes, me estaba volviendo loco.
Mi cuerpo, cansado, pesado, ardiendo, parecía estar muriendo por dentro. Débil y fuerte a su vez sentía como mis manos se aferraban rabiosas a las riendas de mi corcel, que como un espectro se dejaba guiar por ese cuerpo que sobre el se retorcía de dolor.
Sentía un calor impropio a la gélida noche que se acercaba, por ende mis sentidos se agudizaban trasportandome casi a otro lugar. A un bosque lejano donde los búhos ululaban, donde los depredadores cazaban y donde la sangre se hacia fiel testigo de mi vida.
Un lugar donde yo era un depredador y no un hombre, uno que me arrastraba sediento a liberarme de la carga que sentía sobre los hombros uno que me invitaba a correr libre y descalzo lejos del empedrado.

Olía con los ojos cerrados por el mareo que sentia al abrirlos las distintas especies, el olor a tabaco fumado en pipa, el olor a sudor entremezclado a perfumes caros, el del alcohol de las tabernas incluso el de las mujeres de vida alegre.
Jadeé con la respiración agitada dejando que mi aliento golpeara el cuello de mi pura sangre que embravecido corría como un demonio hacia ninguna parte.

No se el tiempo que paso, aturdido, incapaz de pensar en nada mas que en esa luna redonda, plateada, brillante que con su fiel manto parecía llamarme. Esa que como una dama blanca requería mis labios para ser sellada.
Llegué a un lugar distinto, alejado, donde el sonido de otros caballos parecían atraer al mio, allí, me deje caer, arrastrándome mientras mi cuerpo se tambaleaba y convulsionaba, como si mis huesos quisieran salirse de mi cuerpo para emprender carrera en solitario.
Aullé de dolor sin ser capaz de mas que de jadear con cada movimiento, apretando la mandíbula que cuadrada se tensaba castañeando los dientes por el frio.

Aunque mi cuerpo abrasaba, el sudor lo perlaba resbalando por mi nariz muriendo en la tierra mojada.
Los caballos se asustaban frente a mi mirada, una que al abrirse parecía ver diferente, en colores nítidos, fijándose en cosas distintas, percibiendo cada movimiento ajeno, el de las patas de los corceles que salvajes golpeaban el suelo frente a mi presencia, esa que no esperaban esa que no era bien recibida.

Entre en la caballeriza a duras penas, esperando encontrar refugio, un lugar mullido donde mis huesos dejaran de doler, donde mi cuerpo encontrara si no me equivocaba eterna sepultura, pues este dolor era insoportable, demasiado para asumirlo en vida.
Cerré los ojos de nuevo haciéndome un ovillo entre la paja, tiritando de calor y de frio mientras los caballos relinchaba.
Era irónico pensar que había pasado mi vida entera entre corceles, a su cría había dedicado mi vida, los conocía como la palma de mis manos, y podía presumir por que ellos también me querían.
Y ahora, ahora en mi lecho de muerte de fondo los oía resoplar inquietos por la presencia de lo que ellos creían una bestia y no un pobre humano moribundo que exhalaba frente a ellos su último aliento.


Última edición por Faris Asad el Sáb Nov 12, 2016 6:14 am, editado 1 vez


avatar
Faris Asad
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 36
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Faris Asad el Mar Nov 21, 2017 9:54 am

La cambiante me tendió la mano para que subiera sobre el corcel tras ella.
Mi naturaleza intimidaba al animal, pero si queríamos huir, mejor hacerlo a caballo que andando, conocía aquellas calles, así que fui guiando a Danica para salir de aquel atolladero en el que su reacción nos había metido.

Sus ojos analizaban aquel lugar, parecía gustarle mucho por la cara de admiración que ponía, sonreía feliz, como si hubiera descubierto un lugar de ensueño.
Ladeé la sonrió deslizando mis labios por su cuello, me encantaba su olor, notarla feliz, no iba a olvidar que ella estaba allí por mi.

Se disculpó, pero yo negué con la cabeza.
-Tienes que ir con cuidado ,aquí la mujer no tiene derechos, tenemos que buscar un burca, algo con lo que te cubras, una extranjera corre peligro en estas tierras y no podría soportar que nada te sucediera.

Era cierto, yo era como ellos, con la misma cultura, los mismos ideales.
No iba a criticar las férreas creencias que yo también tenia arraigadas desde pequeño, la mujer pertenecía al hombre, se cubría porque amaba y respetaba a su marido ,para no incitar a ningún otro hombre a que la mirara, porque así Ala lo mandaba.

Danica era extranjera, me gustaba como era y aunque en ocasiones nuestras culturas chocaban, la amaba y sabia que ella procesaba por mi el mismo sentimiento.
Acabamos llegando ante un pequeño motel, habíamos perdido las maletas y en este país absurdo era intentar recuperarlas, porque la verdad los ladrones abundaban tanto como el hambre.

Por suerte llevaba algo de dinero guardado encima, había previsto que pudiéramos sufrir algún hurto, así que la verdad es que fui bien preparado.
Dejamso al corcel en las caballerizas del lugar, un mozo se ocupo de darle los cuidados necesarios y le dejé caer unas monedas para que así fuera.
Entramos en el motel, tiré de su mano para que entrara, ella en silencio, en un segundo plano como el coran mandaba.
Pedí habitación y subimos con rapidez, no había dejado de llamar la atención ,su pelo dorado era un reclamo en mis tierras.

Una vez en la habitación me acerqué a ella, mis labios recorrieron los ajenos, mis dientes la mordieron con hambruna, jadeé entre gruñidos, la deseaba demasiado.
-Te quiero, pediré audiencia con mi tío, en un punto publico, no le interesa que mi reino sepa que el príncipe sigue vivo, así que espero que una vez conozca mis intenciones, nos deje en paz, sin mas.
No busco venganza, aunque solo en eso pensaba hasta que te conocí.




avatar
Faris Asad
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 36
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Danica Pavlova el Vie Dic 15, 2017 12:33 am

Después de atravesar diversos laberintos conformados por intrincadas callejuelas divisamos un modesto motel adonde nos detuvimos. Mi mirada seguía a Faris y mi atención estaba puesta en él al escucharle dar instrucciones en su idioma al mozo de las caballerizas. Me acerqué nuevamente al corcel, acariciándolo despacio y acercándome a su oído. -Te dejaremos por ahora, aquí estarás bien hasta que regresemos por ti.-

Alcé el rostro y tomé de la mano al lobo, manteniéndome detrás de él en todo momento. Él me había hablado de las costumbres en su país y no tenía más remedio que comportarme de acuerdo a ellas si no quería levantar otro revuelo, ya suficiente llamaba la atención con mi aspecto, lo volvía a sentir cuando los ojos del recepcionista se clavaron sobre mi antes de devolver la atención a Faris y depositar en su mano las llaves de la habitación.

-¿Qué crees que opinan de mi?- Susurré tomándolo nuevamente de la mano antes de que corriéramos hacia la habitación. Apenas la puerta se cerraba detrás de nosotros cuando sus labios atraparon los míos, acogí su boca y su olor me invadió, tornando más intenso el color de mis rasgados ojos.

Mis labios permanecieron algo trémulos al rodear su cintura con mis brazos y esconder mi rostro en su cuello, embriagándome de él al acariciarlo cariñosamente con mi nariz y disculpándome de nuevo. -No quiero meterte en más problemas, quizás mañana debería salir tú más temprano, buscar con que cubrirme según tus costumbres para que empiece a hacerlo así antes de salir de nuevo.- Alcé la mirada hacia él y escuché lo que me decía.

-¿Te percatas de que es la primera vez que me dices que me quieres?- Sonreí, después de todo lo que había transpirado entre nosotros desde que nos conocimos y al mirarle en la mansión cada día, ya fuese en el exterior, cuando lo veía inmerso en las faenas del día, o al recibirle en mi habitación tras aguardar por él una vez que caía el manto nocturno, los sentimientos entre nosotros se fueron presentando sin que me atreviera a ponerles nombre.

Mis manos se deslizaron sobre su espalda y mis labios le buscaron de nuevo, mis dedos no dejaban de acariciarlo introduciéndose debajo de su camisa antes de encontrar sus botones. –¿Y si tu tío tiene otras ideas? Podría tenderte una trampa y no quiero que te pase nada.- Dejé caer su camisa sobre el suelo y me acerqué a su piel. Enmarqué su rostro con mis manos y acaricié su barba, dejándome envolver por la sensación suave y cálida de su vasta mirada y por el cobijo que encontraba en tenerlo cerca.

-¿Cómo saber lo que un hombre que crea un ejército de licántropos puede tener en mente?- Mi mirada inquieta procuraba leer lo que pensaba. -La ambición crea monstruos desmedidos, no hay mayor crueldad que la que nace de la avaricia… no quiero perderte.-


avatar
Danica Pavlova
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 38
Puntos : 35
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 14/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Faris Asad el Vie Dic 15, 2017 5:11 am

Abrí los ojos de golpe, no me había dado ni cuenta de que con toda la naturalidad se me había escapado esa frase nunca pronunciada, no por ello no sentida.
Me encogí de hombros un poco avergonzado, no acostumbrado a expresar con tanta sinceridad mis sentimientos, hundí mi cabeza ligeramente en su cuello rozando su piel con mi nariz.
-No lo se Danica, mi tío no es un hombre justo, ha matado a toda mi familia, lo odio -confesé contra su piel.

Elevé mi mirada, su boca buscó mis labios mientras sus manso acunaban mis mejillas.
-Cuando salí de mi país, solo era capaz de odiar, venganza eso era lo que yo clamaba.
He vuelto, no diré que una parte de mi no ansia que mi tío no ceda a mi petición. Creo que esa parte salvaje que habita en mi interior quiere guerra y no paz, quiero mancharme las manso de ese que mató a mi madre, a mi padre y hermana ¿lo entiendes? Pero por otra parte, pienso en ti, en la vida que tengo a tu lado, quiero vivir en paz contigo, ser felices, tener la oportunidad de intentar...lo que sea que tengamos.

Estaba siendo sincero con ella y aunque las dudas como a ella también me asolaban no tenia mas opción que intentarlo.
Mis labios chocaron voraces, impetuosos contra los ajenos, mi lengua se abrió paso entre sus labios, paladeando aquel Sabor a fruta madura, recorriendo los viejos senderos que ya sentía míos.
Beso húmedo, necesitado en el que encontré el consuelo deseado.
La respiración agitada de ambos chocó voraz ante nuestras bocas, manos que sucumbieron al pecado, mi piel se convirtió en un mar que ella surcó con sus manos, la suya era el desierto de mis tierras, era fuego, era viento, era mía y así intenté decírselo.

Sobre el lecho nuestros cuerpos carentes de ropa cayeron, enredados en al lujuria, en el miedo a perdernos, la bese despacio, enredando nuestros dedos, prometiendo con miradas lo que no eramos capaces de pronunciar con palabras.
Le hice el amor saboreando cada resquicio de su piel, guardando en mi recuerdo a fuego cada camino trazado por mis labios.

Extenuados caímos al lecho, apoyada en mi pecho las respiraciones de ambos fueron calmándose, ella jugaba con los dedos de mi mano.
-Antes me has preguntado que pensarían de ti, la verdad es que de las extranjeras piensan que son como putas, que no respetan al hombre, son indecentes y no cumplen la voluntad de Ala, que es que una mujer sea de un hombre, se cubra para no incitar a otros...

A la mañana siguiente me levanté a primera hora de la mañana, Danica aun dormía, recé cara a la meca, hacia tiempo que no lo hacia y supongo que en mis tierras me sentí obligado a presentar mis respetos al dios en el que creía.
Bajé al mercado y compré un par de overgarment, el traje típico de las mujeres árabes que iban cubiertas por completo.





avatar
Faris Asad
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 36
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Danica Pavlova el Vie Ene 12, 2018 12:42 pm

Presté atención a lo que me respondía, que odiaba a tu tío, que parte de él clamaba por venganza y guerra. Procuré comprender esas palabras, ese hombre no únicamente era impredecible y ambicioso, no era de fíar. Había acabado con la familia de Faris y había enviado licántropos a mi mansión cuando se suponía que aún debía aguardar por su respuesta, pero en todo esto era la sangre de su familia la que había sido vertida injustamente, no podía ni siquiera aún imaginarme lo que debió haber sido aquello, presenciar la masacre, ser el único sobreviviente tras la traición.

Al escucharle sentí esa desazón como si fuese la mía propia. Acaricié la comisura de su labio con el pulgar, ternura, eso quería darle, de alguna manera sentía su pérdida en mi propia carne. -No diré que no me aterra la idea de que enfrentes a tu tío, ni que creo tener todas las respuestas, pero si que deseo apoyarte en lo que hagas. Confío en ti.-

Era la primera vez que lo decía en voz alta, que confiaba en él, y al hacerlo, me percaté de que en efecto, de alguna manera, por primera vez desde hace tanto tiempo podía mirar a un hombre a los ojos y confiar en él. Quise aferrarme a ello, a ese descubrimiento, era algo que necesitaba, poder confiar en alguien más, sin reservas.

No hubo palabras, ni preguntas, ni cuestionamientos, solo esa comprensión mutua, ese deseo de salvaguardar lo nuestro, como él decía, fuese lo que fuese lo que tuviésemos.

Mi vestido cayó al suelo, al igual que su ropa, nos dirigimos al lecho adonde nos dejamos caer enredados en nuestra piel. Fueron nuestras miradas las protagonistas de ese instante, uno cargado de magia, de un sentimiento que se apropiaba de nosotros expresando todo aquello que comenzó al conocernos una noche de luna llena en mis caballerizas.

Me acerqué a él para sentir sus labios sobre los míos, para explorar su torso con mis palmas, acariciar el vello suave, prodigar consuelo a la inquietud y acallar con nuestra unión la incertidumbre de lo que estaba por venir. Sus dedos acariciándome el cuerpo antes de entrelazarse con los míos fue todo lo que necesite, abandonarme en ese momento en el que hicimos el amor.

Después, al descansar rodeada por sus brazos, no creo que se haya percatado de las lágrimas que finalmente rodaron por mis mejillas antes de que me entregase al sueño arrullada por el sonido de su respiración junto a la mía.

A la mañana siguiente lo esperaba entre emocionada e inquieta, me detuve a observar la ropa que me había traído con mucho interés antes de dirigirme detrás de un biombo a ponérmela. -¿Cómo enviarás mensaje a tu tío con respecto a tu llegada?- pregunté mientras procuraba adivinar adonde iba cada pieza y si me lo estaba colocando de la forma correcta.

Me detuve, meditando… recordando la noche anterior y apoyé mi frente en el biombo, mordiéndome el labio. -Quizás yo no sea precisamente quien corresponda a la idea de una mujer apropiada para alguien como tú.- Me sobrecogió la inquietud, todos esos estándares… el que me consideraran poco menos que una prostituta extranjera y el propio Faris que había crecido en palacio, como futuro regente, en medio de todas esas costumbres que debía de tener tan arraigadas…

Salí con rapidez de detrás del biombo, haciéndole una advertencia. -No te rías.- Lo miré enfáticamente, no tenía ni idea de como me veía con la vestimenta ni sabía como se respiraba detrás de ese velo con el que aún no me cubría el rostro. -Te lo advierto, no vayas a reírte Faris.-


Última edición por Danica Pavlova el Vie Feb 09, 2018 8:57 pm, editado 1 vez


avatar
Danica Pavlova
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 38
Puntos : 35
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 14/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Faris Asad el Vie Ene 12, 2018 3:24 pm

Danica me hablaba a través del biombo, no podía borrar esa sonrisa engreída, yo me calzaba un traje árabe, para mi no era extraño, mas bien lo contrario era como regresar a mis raíces, a lo que amaba y durante un tiempo, el que estuve fuera, traté de olvidar.
Una parte de mi quería anclarse a esa ciudad, mis tierras, mi mundo, mi cultura y religión, pero Danica era lo que me anclaba a otra ciudad, París y mi amor por ella era tan profundo que si tenia que sacrificarlo todo por estar a su lado lo haría, porque no había palacio, ni trono que me importara mas que ella.

Me relamí los labios esperando impaciente que saliera de detrás del biombo.
-Lo citaré en un lugar publico, donde no pueda matarme y donde pueda de ser necesario desvelar mi identidad algo que a mi tío no le interesa.
-Lo citaré en el desierto, en la carrera de caballos más larga y espectacular de las que se corren a lo largo del año. 173 animales y jinetes procedentes de 37 naciones compiten desde el amanecer hasta la medianoche atravesando el desierto de Abu Dhabi. La pareja vencedora del maratón equino será aquella que logre superar el tramo de 160 kilómetros sano y tan rápido como sea posible. En una carrera de resistencia de estas características, los jinetes necesitan caballos extremadamente resistentes. Y la experiencia ha demostrado que los caballos de raza árabe son invencibles en este sentido.

Cuando salió de detrás de ese biombo mis ojos deambularon por su cuerpo oculto tras aquel vestuario típico de mi tierra, admito que su ropa era mas sexy, peor a mi verla enfundada en aquel traje me despertaba un morbo que hizo que ms ojos resplandecieran en un tono ambarino que comulgo con la esencia del lobo.
-Eres preciosa.
Me acerqué a ella para colocarle bien el pañuelo, cubrir aquel pelo dorado que la convertía en extranjera, aunque sus ojos azul océano siempre delatarían la intensidad de su belleza.
Mi aliento golpeaba cálido contra su boca, mi deseo era palpable por lo cortas que eran las distancias entre nosotros, siempre fue evidente, desde el día que la encontré en las caballerizas.

Mis labios presionaron los suyos, mi nariz acarició la ajena mientras me perdía en la humedad de su boca, en el cáliz sagrado del que me embebí hasta la ultima gota.
Apasionado nuestro encuentro, la amaba y ese sometimiento aun no expresado me daba miedo pues sabia que ella tenia un pasado complicado.
-Esta noche quiero que pruebes la bebida y las pipas de agua de Arabia, el tabaco, déjame corromperte. Una cita, tu y yo solos ¿que me dices?

Incapaz de separarme de su cuerpo, mis labios volvieron a deslizarse por los suyos, mi lengua como un tornado se abrió paso envolviendo la ajena necesitado de esperanza, de ese halo de vida que solo ella me daba.
-Saldremos de esta, juntos y volveremos a casa.


avatar
Faris Asad
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 36
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Danica Pavlova el Vie Feb 09, 2018 11:05 pm

Aún esperaba que Faris soltara la risa de un momento a otro, pero en lugar de eso se acercó con la mirada tornándose de color ámbar. Sonreí al ver aquello, especialmente cuando dos palabras escaparon de su boca, eres preciosa, me dijo.

Me sonrojé, echándole los brazos al cuello sin dejar de admirar sus facciones bien definidas, absorbiendo cada detalle antes de detenerme en sus océanos azules. -Te ves muy bien.- Alto, moreno y apuesto, decían que esos eran los tres calificativos de un hombre perfecto, él los tenía todos y sin embargo había mucho más en él. Su presencia era magnífica, nunca vi otro hombre como él, capaz de arrebatarme el aliento, y con las ropas de su tierra me parecía exageradamente atractivo.

Entreabrí los labios al sentir la cercanía de los suyos, durante unos segundos no hice más que sentir su aliento cálido. Al detenerme en sus labios en mi mente rondaron esas dos palabras que escaparan de ellos la noche anterior, cerrando los ojos al unirse nuestras bocas en un beso avasallador, ardimos de deseo. 

En su tierra, rodeado de tantas mujeres exóticas y de singular belleza, podía escoger a cualquiera pero estaba conmigo y la manera en que me miraba me hacía sentir como si fuera la mujer más hermosa... Instinto, impulso, necesidad... me hacía sentir dueña de las reacciones de su cuerpo mientras su cercanía sacaba a relucir las mías.

-A veces siento como si te hubiera conocido mucho antes de verte en mis caballerizas.- Sonaba a fantasía, pero de alguna manera era verdad, así lo sentía ahora y desde que le vi por primera vez. Deslicé mis dientes por su cuello, saboreando su piel entre cálidos besos y suaves mordiscos. Sentí sus dedos en mis caderas y pegué las mías a las suyas, buscando ese contacto íntimo que nos abrasó la piel.

-¿Y no podemos de paso inscribirnos en esa carrera?-
Lo miré sonriente, me hablaba de una carrera espectacular y debía saber que iba a llamar mi atención con esa descripción. Sabía por qué estábamos aquí, pero ¿por qué no tomar ventaja de cualquier circunstancia que también pudiera darnos gusto si nos topábamos con ella?

Quería creer en lo que me decía, que saldríamos bien de esta y que volveríamos a casa. A casa, la llamó...

Volvimos a devorar nuestras bocas antes de que tirara de su mano para que me acompañara a la puerta. -Será nuestra primera cita…- Sonreí, nunca habíamos tenido una y su descripción no dejaba de gustarme. -Pero si seguimos así, nunca saldremos…- Me cubrí el rostro dejándose ver únicamente mis rasgados ojos y juntos salimos del hostal.

Caminé detrás de él, resignada a cumplir con la manera en que veía a las mujeres comportarse aunque hubiese más bien deseado tomarlo de la mano.

Aunque ese detalle no impedía que mirase con curiosidad todo a mi alrededor, el movimiento de la gente, la arquitectura de las casas, los murmullos en esa lengua que me maravillaba. Nos fuimos internando entre distintas callejuelas, antes de dejar las áreas residenciales atrás para encaminarnos a un área más vistosa, adonde resaltaban los comercios y los puestos de venta ambulantes.

-¿Adónde exactamente piensas invitarme a tomar esas bebidas?-
pregunté, mientras mis dedos se deslizaban por una pulsera al detenernos a la par de un puesto. El comerciante me hablaba en ese idioma que aunque fascinante no podía entender aún. Supuse que procuraba persuadirme para que la llevara conmigo.


avatar
Danica Pavlova
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 38
Puntos : 35
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 14/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Faris Asad el Sáb Feb 10, 2018 4:21 am

Los azules curiosos de Danica se paseaban por todos los lugares de mi país natal, se notaba que le ofrecía cierta curiosidad esta nueva forma de vida tan distinta, donde su cultura chocaba con otra completamente contraria.
Caminábamos por el mercado, los puestos de alegres colores inundaban la plaza principal de la ciudad.
Olia a tabaco, a incienso a distintas especias muy típicas de mi tierra y como no a pastas dulzonas de origen variado.
Danica se detuvo frete a un puesto donde vendían distintos abalorios de plata y deslizó sus dedos sobre una pulsera bastante bonita tallada a mano con distintas filigranas.

El hombre negociaba conmigo un precio sin dirigirse a ella, en mi cultura, estas cosas se trataban de hombre a hombre, de no hacerlo así estaría faltandome el respeto pues ella me pertenecía.
Tras una ardua negociación saqué la pieza a un precio bueno para los dos, los mercaderes siempre tenían un margen grande y todos sabíamos que si le daban un precio podías mínimo regatear hasta la mitad
.
Con la joya en mi mano y una sonrisa se la tendí a Danica que la cogió con los ojos llenos de emoción colocandola sobre su muñeca.
Las muestras de amor en publico no estaban bien vistas, así que se contuvo seguramente ante la idea de saltar a mis brazos rodeando con ellos mi cuello y de buscar mis labios con un beso apasionado.
-Estas preciosa -aseguré susurrando en su oído antes de continuar el camino marcado.

Acabamos entrando a una pequeña tetería que había unas cuantas cuadras mas allá, sonreí al ver como se fijaba en los detalles, en la decoración, en los vistosos colores.
No había ninguna mujer, solo hombres bebiendo te y comiendo pastas y unas mesas mas allá otros fumando en pipas de gua.
Pedí una mesa para ambos y pedí té con pastas y después algo de tabaco para fumar en la pipa de agua.
No tardaron en traernos lo primero, así que le llené una de las pequeñas tazas para que lo probara.
-Tómalo con las pastas, esta delicioso, ya lo veras -le dije en voz baja mientras esta asentía tomando una de las “galletas” -¿quieres que nos apuntemos a la carrera con el semental que hemos robado? -pregunté ladeando la sonrisa – pequeña Danica te he dicho alguna vez que eres experta en buscar líos?

Esta se echo a reír mirándome con sus dos intensos mares.
-Es arriesgado, no sabemos nada del corcel, ni si alguna vez a corrido, ni si aguantaría ese peligroso recorrido, no es como las carreras que tu frecuentas preciosa -aseguré -pero...no me cierro a nada, aunque no debemos perder el norte, hemos venido para que mi tío deje de molestarnos, quiero volver a casa contigo y que nos deje ser feliz juntos, este país ya no es problema mio.
Quizás no era del todo cierto, yo siempre amaría el lugar que me vio nacer, pero no podía luchar contra mi tío solo y la verdad, estaba solo en estos momentos.


avatar
Faris Asad
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 36
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Danica Pavlova el Jue Mar 08, 2018 12:05 pm

Ciertamente todo lo que veía era completamente distinto a todo lo que podría haberme imaginado al escuchar sobre oriente, aunque tenía ya una idea de como podrían ser las cosas antes de haber pisado esta tierra nada de lo que creía saber se asemejaba.

Tomamos asiento en una de las mesas después de que mis ojos vagaran por el lugar deteniéndome a poner atención a los detalles y aguardé con curiosidad después de que Faris hubo ordenado.

-Huele muy bien.-
dije con una sonrisa una vez el te y las pastas fueron depositados sobre la mesa, refiriéndome al primero mientras tomaba una de las segundas en mi mano y me detenía a olerla para consentirme con ese pequeño placer, aprovechando poder entretenerme con el aroma de algo nuevo.

-¿Tienes que preguntarme si quiero?-
Sonreí lentamente, pensando en su descripción de la carrera antes de desviar mi atención hacia el corcel y sus posibilidades. -Es magnífico y tiene bríos, no está domesticado y por eso se negaba a que intentaran montarlo cuando quisieron golpearle. Es uno de los mejores sementales que he visto en mucho tiempo.- Las posibilidades de correr con él en la carrera hacían que la adrenalina se asomara en mis venas en un impulso que no iba a desvanecerse a menos que fuera saciado.

Definitivamente iba a inscribirme en esa carrera, la expresión en mi rostro ha de haberlo evidenciado muy bien, su descripción en lugar de disuadirme me motivaba aún más a hacerlo. -Aún no me has visto correr, puedes llevarte una sorpresa.- Jugué con la sonrisa en mis labios al decirlo, antes de llevar la taza hasta estos y dar un sorbo, una mirada de sorpresa y luego de complacencia se asomó en mis ojos al probar el té. 

-Gracias por esto…-
dije, pasando mis dedos lentamente sobre la pulsera, me encantaba y era la primera vez que él me regalaba algo por lo que el detalle tenía doble significado para mi.

Negué, alzando la mirada hacia él y ladeando la sonrisa cuando dijo me metía en líos, sobre todo al recordar que era él quien me había metido en uno al conocernos, pero la sonrisa se desvaneció y mi expresión se tornó más seria cuando habló de su tío.

-¿Estás seguro de que no tenemos otra opción más que un encuentro con él?-
 Alcancé su mano por debajo de la mesa sin poder ocultar mi inquietud al respecto. Es cierto que la reunión se llevaría a cabo en un lugar público pero la idea de que algo pudiera andar mal... de que su tío aprovechara la situación... -No quiero que algo te suceda.- Presioné su manto suavemente acariciando sus nudillos, Aún quedaban algunas cosas por decir… recordaba esas dos palabras emitidas por sus labios la noche anterior... 

-Faris…-
Lo miré largamente cuando escuché lo último que dijo, estuve a punto de decir algo pero reemplacé las palabras al mirar sobre su hombro. -Puede que no sea nada pero hay un hombre en una de las mesas de atrás que no ha dejado de mirar hacia acá.- Llevé mis manos hacia una de las pastas y probé un bocado mientras le informaba con algo de disimulo.


avatar
Danica Pavlova
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 38
Puntos : 35
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 14/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Faris Asad el Vie Mar 09, 2018 3:56 am

Los enormes orbes de Danica titilaban como las mismas estrellas del firmamento, en ellos podía apreciar como le excitaba la idea de ganar esa carrera, de concursar en ella y no es que pensara que no tenía posibilidades pues si bien era cierto no la había visto competir jamas, si la había visto montar por su finca, era una gran jinete, el problema es que el desierto era peligroso y solo los caballos y jinetes mas preparados superaban tan peligroso recorrido.
-No es una carrera de velocidad Danica, es una carrera de supervivencia y resistencia, no conoces el desierto, sus tormentas de arena no te permitiría jamas ir sola.

Los ojos de la mujer se hundieron en mis azules.
-¿permitirías? -preguntó enarcando una ceja.
Di un sorbo de la taza de te dándome cuenta de inmediato de la palabra utilizada, era cierto, quizás no la entendiera, mas aquí las mujeres no tenían voz ni voto y yo había hecho ya mucho por modificar mis reglas, mi educación, por estar con ella pero había cosas que eran para mi inevitables y mas cuando pisaba estas tierras que me vieron nacer.
-No quería decirlo en ese sentido, si no que no quiero corras peligro. Ademas hay un problema, aunque yo intento no ser..”machista” no puedes cambiar un país y el mio no acepta mujeres en las carreras -ensanché la sonrisa como si con eso pudiera dar por zanjado el tema, claro que conocía a Danica suficiente como para imaginar que por su cabeza pasaba la idea de disfrazarse de hombre, a fin de cuentas los jinetes solían ser menudos.

Preparé la pipa de agua aderezándola de tabaco de distintos sabores y llevé la manguera a mis labios dándole un par de caladas rápidas para que prendiera una vez acerqué el fuego.
Pronto el negro humo escapó lento de mis labios mientras Danica los miraba con fijeza.
-¿quieres? -pregunté atajando la distancia hasta que nuestras bocas se encontraron despacio en un duelo de lenguas que húmedas se acariciaban. Sabia a mi tierra, a te, a pastas y ahora la humo negro que en mi boca quedaba.
Jadeé contra su boca incrementando la intensidad del beso, atrayendola por el pañuelo para profundizar dentro de su cavidad, serpentear y lamer cada rincón de esta.
-Te deseo muchísimo -gruñí mordiendo su inferior.

Por encima de su hombro me fije en ese hombre que nos observaba desde atrás, no nos quitaba ojo de encima y mi mano bailo nerviosa hasta el sable que guardaba en mi cinto al apreciar como se alzaba para acercarse a nuestra mesa.
Tensé el gesto y en un acto protector cubrí con mi diestra el cuerpo de Danica desenvainando con mi izquierda el acero que instalé en el cuello del hombre.
-¿por que nos sigues? -pregunté.
Tragó saliva el tipo para en un perfecto árabe reconocerme que había reconocido al príncipe y que había un grupo de rebeldes que no estaban de acuerdo con que mi tío ascendiera al torno, que estaba dispuestos a luchar, peor me necesitaban, necesitaban al legitimo sucesor al trono.
Miré a Danica, mi plan distaba mucho de quedarnos y emprender una guerra por recuperar el país, yo solo quería vivir tranquilo con ella en París, pero los ojos del hombre mostraban la desesperación de un hombre que necesitaba esperanza para luchar...


avatar
Faris Asad
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 36
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Danica Pavlova el Vie Mar 30, 2018 11:41 pm

-No es una carrera de velocidad Danica, es una carrera de supervivencia y resistencia…- palabras que al ser escuchadas en lugar de persuadirme me incitaron más. La perspectiva de embarcarme en una carrera de ese tipo encendía mi adrenalina y disparaba mis deseos de ponerme a mi misma a prueba en una situación límite.
 
-…no te permitiría jamas ir sola.- Arqueé una ceja tan pronto añadió esa última frase y luego continuó añadiendo que no me permitirían competir por ser mujer. Achiqué mis rasgados ojos antes de llevar la taza de té hasta mis labios y entretenerme con un buen trago que calentó mis sentidos.
 
-Te olvidas de lo que soy.- Coloqué la taza sobre el portavasos en la mesa dándole algunas vueltas a este mientras expresaba lo que pensaba. -No soy una mujer como cualquier otra y lo sabes. Mis ancestros provienen de la misma naturaleza, ¿por qué habría de temerle cuando la hemos sobrevivido y nos hemos acoplado a ella desde los inicios del tiempo?-
 
Nuestra raza, gente gato, felinos, cambiaformas… Nos habían conocido por muchos nombres a lo largo de milenios… incluso habíamos sido venerados por generaciones de culturas extraordinarias como la de los egipcios. -No soy de las que retroceden ante un reto.-
 
Sonreí de medio lado al verle tan seguro de haber zanjado el asunto, como si no hubiera posibilidad alguna de inscribirme.
 
Observé la pipa que nos traían a la mesa y por unos segundos mis ojos quedaron clavados en ella, mi mente se perdió en otro lado antes de que el humo negro escapara de los labios de Faris.
 
Inesperadamente se acercó a mi al inclinarse sobre la mesa preguntándome si deseaba probar el tabaco, acercando su apuesto rostro, lo cual provocó que una posible respuesta se evaporara de mi mente y que abriese mi boca en silencio invitándolo a adentrarse en ella.

Sin preámbulo nuestras lenguas se deslizaron despacio entre ellas, disfrutándose. Lentamente los sabores del té con el tabaco se fundieron con la humedad y el calor de su cavidad mientras mis dedos le acercaban recorriendo la piel de su nuca para mantenerle cerca.
 
Me separé de él con la respiración entrecortada, bastante sorprendida al indagar en sus orbes azules. -Pensé que no debíamos demostrar afecto en público.- No pude evitar sonreír. Era la primera vez que hacía algo así, usualmente era más sosegado conmigo, cariñoso y apasionado aunque muy distinto al lobo, que no dudaba en hacerme ver las ansias absolutas que tenía de poseerme. 

¿Y ahora de donde había salido ese pensamiento?
 
Quise decir algo al recordar sus palabras de la noche anterior pero el ver al hombre que nos interrumpía al acercarse a la mesa me eché hacia atrás justo cuando Faris se puso de pie para rodear con su sable el cuello del desconocido.
 
Todo había sucedido demasiado rápido, pero él llevaba la ventaja así que procuré mantener a raya mi tensión esperando a que el extraño que había palidecido al sentir el metal en su gaznate, hablara de una vez.
 
Los dos comenzaron a hablar en el idioma local, lo cual no me ayudó a tranquilizarme en nada, pero el brazo de Faris aflojó la presión sobre la garganta ajena y dejó caer su brazo a un lado, volviendo a guardar el arma.
 
El extraño me miró un par de veces antes de devolver la atención a mi acompañante y cambió de idioma permitiéndome ahora comprender lo que trataban.
 
Mi inquietud se disparó al escuchar el motivo de su acercamiento, algo acerca de que un movimiento rebelde le llevase al trono como el legítimo sucesor.
 
Mi mente comenzó a dar vueltas con esa información, el hombre se extendía invitando a Faris a conocerles, concertando con él un nuevo encuentro, dándole las señas de cual era su punto de reunión mientras yo me abrazaba inconscientemente y hundía mis uñas en mis brazos sin percatarme.
 
Era demasiado para digerir de una vez, por no decir que descabellado y demasiado peligroso. Dejé caer la servilleta sobre la mesa antes de ponerme de pie y hablar con contrariedad. -Me devuelvo a la posada.- 

Antes de que Faris fuera a decirme nada posé mi mirada interrogante sobre él, lo veía en su expresión, lo estaba considerando.

Salí del lugar bastante exaltada, con pasos rápidos antes de percatarme de que él ya me había dado alcance. Alcé la mano a manera de advertencia para que me dejara caminar tranquila. -Lo estás considerando ¿no es cierto?- 

Comencé a correr al cruzar la calle sin importarme la carreta que se detuvo a tiempo para dejarme pasar, sin estar muy segura de adonde me dirigía en medio de mi ofuscación.


avatar
Danica Pavlova
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 38
Puntos : 35
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 14/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Faris Asad el Lun Abr 02, 2018 2:39 pm

Danica pudo ver la duda reflejada en mi rostro, eso la llevó a ponerse en pie y disculpando su ausencia salió corriendo de la tetaría con el gesto desencajado.
-¡Joder! -rugí corriendo tras ella para darle alcance poco después en uno de los cruces tomando su antebrazo para detenerla y que me mirara, mas lejos de calmarse, me echo en cara que sabía perfectamente que lo estaba considerando, fui incapaz de contradecir su afirmación, simplemente porque era cierta.

De nuevo escapó como lo hace la arena del desierto entre los dedos, sin rumbo fijo vi su estela perderse entre las callejuelas del mercado. Aquel lugar era peligroso para todos, pero especialmente para una mujer extranjera, así que darle espacio no era una opción y den nuevo emprendí tras ella carera alcanzándola en un callejón donde había parado para tomar aliento y deslizar dos lagrimas por sus claros ojos llenos de consternación.
-Danica, he venido aquí para que tu y yo podamos tener una vida juntos -susurré alzando las manos en señal de paz mientas me acercaba a ella despacio -pero es mi país, es mi gente y has de entender que la desesperación en los ojos de ese hombre me remueve.

Deslice mis dedos por su rostro apartando unos mechones de pelo dorado que se habían salido del pañuelo y que no dudé en recolocar para mantener la discreción.
-Danica soy lo que soy, el príncipe, el heredero al trono y esta gente solo necesita esperanza. Piénsalo, quizás no sea tan descabellado, enfrentar a mi tío solo es una opción, pero sabes también es arriesgada pues por mucho le jure que yo solo deseo una vida tranquila a tu lado mientras siga vivo la revolución seguirá..matarme es su única opción para que no existan herederos al trono mas allá de el mismo.
Pero si me hago ver, si de algún modo mas gente descubre que sigo en pie, se unirían a esa revolución que ha empezado, quizás luchar solos ya no sea necesario Danica.

Ella negaba con la cabeza, estaba aterrada y lo comprendía, pegué mi frente a la suya, mi aliento era impulsado hacía la húmeda cavidad de su boca y mi lengua siguió el mismo sendero paladeando el te y el humo, arrasando con la cordura, con el deseo y con todo.
-Tu también deseas al lobo que habita en mi interior...¿puedo yo acaso echarte eso en cara?
Claro que podía, claro que me dolía, le había prohibido tener con él contacto y aun así..ella deseaba a esa bestia inhumana, ambos teníamos nuestros secretos, nuestros fantasmas.
-No quiero convertirme en tu enemigo, pensemos lo mejor para vencer...juntos, para que nuestro amor sea posible de un modo u otro Danica.


avatar
Faris Asad
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 36
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Danica Pavlova Ayer a las 10:19 pm

Seguí corriendo con los pensamientos acelerados, Faris ni siquiera negó lo evidente cuando me siguió en la calle. El corazón me latía aprisa mientras corría, no iba pensando adonde iba, tan solo quería poner distancia para poder aclarar mis pensamientos.

Pronto me vi en un callejón adonde dejé escapar un par de lágrimas de contrariedad y de impotencia.

-Danica, he venido aquí para que tu y yo podamos tener una vida juntos…- Provocó que mi cuerpo saltara aún con la espalda contra la pared de ladrillo aunque ya sabía que se acercaba, era imposible no reconocerlo, podía distinguir perfectamente sus pasos por su forma de andar, sin mencionar como llegaba hasta mi su aroma salvaje, era único, mis sentidos felinos le adivinaban en cuanto se acercaba.

Mis rasgados ojos brillaron en la oscuridad en la que me encontraba en cuanto lo percibí. -Nunca hablamos de eso, ¿o si?- Me mantuve contra la pared, observándolo mientras se movía para colocarse frente a mi. Ya me había limpiado el rostro, no quería que viera en mi vulnerabilidad porque seguía enojada con él. Especialmente cuando expresó ese argumento que siguió a su frase, hablando de los suyos y de su gente.

Si hubiera podido echarme más hacia atrás y atravesar ese muro lo habría hecho. Solo deseaba una vida a mi lado decía, pero a la vez oía bien clara esa palabra, revolución, junto con todo su argumento, y esa palabra tomaba relevancia sobre cualquier otra.

Ilógicamente quise desaparecer en el muro pero su frente encontró la mía y aunque coloqué las manos tensas sobre su pecho su boca barrió mi raciocinio. Mis labios se abandonaron a su reclamo, volviendo a unirnos en el sabor a tabaco y humo y aunque no lo quisiera su pasión atravesó mi cuerpo despertando la mía, de tal manera que mis músculos cedieron deslizándose sobre sus hombros para acercarle.

Recuperé el aire y le escuché hablarme del lobo, echándome en cara algo que hizo que pusiera de nuevo las manos entre nosotros para crear espacio. -No me cambies el tema.-

Temblé ofuscada, puede que pensara en el lobo, pero el lobo era él y eso es algo que aún él no podía aceptar. Por otro lado, si no se percataba de lo que acababa de provocarme estaba ciego…

-Tu gente no me querrá aquí.-
Mi mirada brillaba al mirarlo mientras mi voz iba subiendo de volumen. -Les desagradará una extranjera, no me querrán a tu lado.- Tanto él como yo sabíamos que lo que le decía era cierto.

-Me verán como intrusa…- Golpeé un par de veces el muro y me separé de él. Yo sabía perfectamente de imperios y de ambiciones, lo sabía muy bien y también sabía lo que subir al trono podía significar para él... -¿Puedes decir que nada cambiará?-

Quizás su gente tuviera razón al juzgarme, mis pensamientos se perdieron alejándome de allí antes de regresar y alzar la mirada cuando uso la palabra enemigo. ¿Enemigo? Lo miré sorprendida por la elección de palabras.

-No soy quien crees que soy…-
Él tenía una idea equivocada sobre mi, pensaba que era un dechado de virtudes, que era buena…

-Y tú eres quien eres y eso no se puede cambiar.-
Le sostuve la mirada, hundiéndome en esos mares azules que no podían refutarme, así lo comprendí antes de apartarme de él.

-Este callejón me sofoca, será mejor irnos por separado para no llamar la atención, no vaya a ser que en un descuido se descubra quien te acompaña.-
Me escabullí antes de que dijera nada y eché a andar por las calles, fundiéndome con la gente que se volvió numerosa impidiéndome que le siguiera percibiendo.


avatar
Danica Pavlova
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 38
Puntos : 35
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 14/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre, sudor ... (Danica) (+18)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.