Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA HUMAN HUNTING - PARTICIPAN ALICE D. DEFORT Y MEFISTO TEMPORIS - PARTICIPAN ELORA PAINE Y HÖOR CANNIF UNITED WE STAND, DIVIDED WE FALL - PARTICIPAN AXEL BLACKMORE, XARYNE ACKERMAN, GAEL LUTZ, ELORA PAINE THE HAUNTING - PARTICIPAN PIERO D'PÁRAMO & DOMINIQUE DE BRICASSART EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 16/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Pacto prometido [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pacto prometido [Privado]

Mensaje por Audrey de Médici el Dom Sep 25, 2016 7:22 pm

Como todo gato, Audrey había aprendido a moverse únicamente en busca de su supervivencia y de aquello que ella creía le convendría. Su historia de vida, cargada de decepciones y malas decisiones le había llevado a ser de esa manera y además, la llevó a desconfiar de todos, a no atarse sentimentalmente a nadie y prometerse a si misma que solo aquella persona que fuera capaz de derrotarla en su propio juego merecía su respeto y su lealtad de por vida. Y si bien las malas decisiones continuaron siendo parte de su día a día, Audrey fue capaz de durante varios años vivir en libertad, sin encontrar a nadie que fuera tan hábil como para derrotarla en sus propios juegos. La gata vivía haciendo lo que se le venía en gana y no debiendo dar explicaciones, o al menos fue de esa forma hasta que la ultima mala decisión que tomó la llevó a tener que servir a un hombre bastante despreciable pero innegablemente inteligente y muy capaz de conseguir todo lo que deseaba.

Ulbrecht había aparecido ante ella una noche cualquiera, una donde la felina pensó haber encontrado una nueva victima con la cual entretenerse. ¿Quién hubiera dicho que aquel encuentro cambiaría el rumbo de su vida para siempre? Pues cerca de una hora después de hechas las presentaciones formales entre ambos, ella ya estaba completamente bajo el poder de aquel hombre que por si fuera poco, llevaba a cuestas la maldición de la luna. Decir que Audrey experimentó vergüenza como nunca antes era poco, la felina se sentía la mujer más estúpida del mundo y si bien hubiera podido escapar, desaparecer por completo de Francia y olvidarse de Ulbrecht, aquello no era su estilo. La gata cumplía sus promesas, sin importar que sucediera; fue por eso que sin importar lo despreciable que pudiera llegar a ser aquel lobo, ella le ayudaría en lo que fuera que le pidiera hacer. Ulbrecht se había ganado después de todo su lealtad.

Esa tarde en la que ambos habían acordado una cita en el Hotel para hablar, según Ulbrecht de “negocios”, Audrey salía de su humilde hogar usando un hermoso vestido color esmeralda y luciendo un peinado sencillo pero elegante. Afuera de su hogar, ya la esperaba un carruaje enviado por el licántropo para llevarla hasta el punto de reunión y aunque a la felina le hubiera encantado poder irse caminando, llamando la atención de todos los hombres que pudiera; sabía que no debía hacer esperar al lobo, así que de mala gana subió al carruaje dejándose conducir hasta el Hotel.

Una vez que arribo a su destino, descendió del carruaje y con su peculiar andar felino se dirigió directamente a la habitación en la que, según el conductor del carruaje, su empleador debía estar aguardando. Atravesando presurosa gran parte del Hotel, Audrey llegó hasta la habitación indicada y dando un par de toques en la puerta aguardo a que la puerta se abriese o a que la voz de Ulbrecht la invitara a pasar.




¿Qué era más difícil, morir o ser el que sobrevive?


avatar
Audrey de Médici
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 95
Puntos : 99
Reputación : 29
Fecha de inscripción : 21/04/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pacto prometido [Privado]

Mensaje por Ulbrecht Diermissen el Vie Mar 17, 2017 5:55 pm

¡Ah! Los aliados. Algunas veces servían para dar dolores de cabeza, dar beneficios extras, entre otras cosas; pero en otras ocasiones, la tenacidad de éstos valía más que el oro del mundo. Resultaban fieles, inteligentes, y personas admirables. Al menos esa era la perspectiva que tenía Ulbrecht. Toda una vida dedicándose a la milicia y a la estrategia, le habían aunado una gran capacidad para hallar buenos aliados. Quizás era uno de esos tantos dones que nacían con las personas, indiferentemente si poseían alguna capacidad sobrenatural o no. Fue precisamente eso lo que le permitió avanzar tanto antes de ser convertido en licántropo, una naturaleza que no le era provechosa para sus objetivos políticos. Desaparecer por determinadas noches, y hasta por un par de días y semanas, podía ser algo que no lo favoreciera en ciertas circunstancias. Ulbrecht tuvo que verse en la necesidad de apoyarse en personas como él, que compartieran alguna condición similar, la cual tuvieran que ocultar ante cualquiera.

Logró toparse con diferentes personajes, y por suerte del destino, supo compaginar a pesar de su pésimo carácter. Al igual que su padre, era un hombre estricto, riguroso y determinado a cumplir, de manera inteligente, con sus fines. No todos eran de su agrado; es más, no pretendía relacionarse con otros que no supieran cómo defenderse ante el mundo, él prefería tener a su lado gente tenaz, de esas resistentes y centradas en sus planes.  Tal y como lo era Audrey de Médici. Es que solamente el apellido (heredado de su esposo, desde luego), era motivo de prestigio, por lo que, el joven Diermissen no pudo evitar poner su atención en ella. Era una aliada magnífica, de eso estaba completamente seguro.

Contar el modo en que se conocieron, sería totalmente irrelevante. Sería, tal vez, en uno de los tantos viajes de Ulbrecht, en sus constantes asistencias a fiestas de la alta sociedad. Pero ahora, lo que resulta interesante es la próxima reunión que se llevará a cabo entre ambos. París se ha convertido en el punto ideal para muchos encuentros casuales, y otros de gran relevancia. Así, pues, ambos pautaron verse en una de las tantas noches parisinas, para dialogar de futuros planes. Aunque siempre existieran discrepancias, porque Ulbrecht era militar y Audrey... aunque empresaria, estaba más cercana al mundo del arte. Sin embargo, eso no era ninguna limitante para un ambicioso Diermissen.

Se encontrarían en algún lugar pomposo de la capital, un sitio de buen prestigio y perfectamente adecuado para una reunión clandestina. Tampoco es que fueran a tratar sobre cuestiones de guerra, pero si asuntos para expandir otros negocios, en especial en Hannover, la tierra natal de Ulbrecht. Que Audrey fuera la esposa de un banquero prestigioso, le ayudaría a organizar mejor las finanzas y las riquezas de su estirpe, aparte de poder tener apoyo inquebrantable en el continente. Así que se aseguró que todo estuviera en perfecto orden para la llegada de la dama, guardó cada detalle, e incluso memorizó algunos diálogos, algo típico en un estratega como él. Sin embargo, todo aquello se disipó al momento en que escuchó la puerta de la habitación del hotel en donde se alojaba. Uno de sus criados fue a encargarse de recibir a su invitada, y apenas ésta ingresó en el acomodado living, Ulbrecht se puso de pie, haciendo una ligera reverencia.

—Bienvenida, señora de Médici. Es un placer para mí que haya aceptado a mi invitación —dijo con galantería, acercándose para tomar su mano y besar el dorso—. Por favor, siéntase cómoda. Está como en su casa.


avatar
Ulbrecht Diermissen
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 11
Puntos : 9
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 23/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.