Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Todo pecador tiene futuro. → Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Todo pecador tiene futuro. → Privado

Mensaje por Angelique Delacroix el Sáb Oct 15, 2016 2:24 pm

““Nos prometieron que los sueños podrían volverse realidad.
Pero se les olvidó mencionar que las pesadillas también son sueños”. ”


- Oscar Wilde




Angelique se encontraba de muy buen humor, algo que pocas veces ocurría, sin embargo, le hacía falta aquel estado de ánimo tan posibilidad. ¿Cómo no iba a estarlo? Sus planes estaban saliendo de maravilla, incluso mejor de lo que ella llegó a planearlo. Parecía haber encontrado al mejor subordinado para hacer su trabajo, pronto lograría sacar de su vista a ese que impedía que todos sus deseos se hicieran realidad; todo gracias a un cobarde y débil hechicero, quien no escondía para nada la debilidad que cargaba por unos hermosos cabellos rojizos. Si todo salía como lo planeaba hasta el final, probablemente los recompensaría, o sólo les otorgaría la libertad.

Lo cierto es que Angelique no era una hechicera confiada, si el plan A se arruinaba, por lo menos tenía otras dos alternativas, el punto era ganar, porque ella siempre lo hacía.

Aquella noche se encontraba en su habitación, sentada frente a un escritorio lleno de libros, papeles y tinta de repuesto en caso de que se le terminara el bote que llevaba usando toda la tarde, llevaba quizás cinco horas en aquella misma posición, leía algunos escritos, marcaba los que le interesaban y otros los iba mezclando en sus propias anotaciones. Llevaba dos conjuros malignos, y uno de protección, aunque eran nuevos, porque ella los estaba elaborando por vez primera, lo cierto es que faltaban pocos días para la luna llena, ahí los probaría, segura se encontraba de no tener errores, pero de igual forma debía probar el alcance de cada uno.

A pesar de su grandeza, ella sabia la realidad, seguía siendo mitad humana.

Eran aproximadamente las tres de la mañana cuando despegó sus ojos de los escritos, y soltaba su pluma de tinta. Se estiró un momento, parecía que su cuerpo ya le avisaba que se encontraba aburrido de la misma posición. Suspiró mirando al techo, aunque su plan era convertirse en una vampiresa, lo cierto es que aún le faltaban años para aprovechar aquel estado. Ser mitad humana tenía sus ventajas, el andar debajo del sol era una de ellas, y aunque no fuera su astro favorito, le ayudaba para ciertos conjuros. Lo que si la molestaba era saber que necesitaba comer, dormir o cuidarse más de la cuenta para no llegar a perder la vida. No es que fuera imprudente, más bien sus enemigos estarían muy contentos de terminar con su existencia antes de que pudiera pasar a la existencia infinita.

¿Acaso llegarían a asesinarla? Por supuesto que no, por eso se cuidaba, por eso no la podrían tocar.

Su estomagó la hizo regresar de su ensillado mental de enemigos. Sonó sin parar un par de veces. Se llevó una mano al mismo y lo acarició, no le molestaba comer, de hecho lo hacía muy a menudo, para su ventaja, aquello le daba las energías necesarias para poder realizar actividades extras, o incluso andar en vela. No tenía ganas de dormir, deseaba disfrutar de un sábado por la noche en las calles pobladas y glamorosas de París.

Angelique sacó el corsé. No iba a mostrar su clase alta, necesitaba contactar con un par de mendigos que le darían algunos ingredientes para sus próximos experimentos. No pasaría como una miserable, pero tampoco dejaría verse por completo. Buscaría que no la reconocieran, fue por eso que oscureció su cabello con un poco de pintura, lo hizo directamente con sus manos, por eso no escurrió, mucho menos parecería falso, las lamparas de parafina ayudaban a darle el efecto de realidad.

Su carruaje la llevó hasta la zona de restaurantes, antes de poder actuar a conveniencia debía de comer, por eso se metió a un restaurante medianamente lujoso.



“Vendrá sobre ti una desgracia que no sabrás conjurar;
caerá sobre ti un desastre que no podrás evitar.”
El tiempo pasa:

Angelique Delacroix
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 121
Puntos : 157
Reputación : 63
Fecha de inscripción : 09/02/2012
Edad : 26

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo pecador tiene futuro. → Privado

Mensaje por Nöelle Marchessault el Miér Nov 30, 2016 6:09 pm

“I don't want to repeat my innocence. I want the pleasure of losing it again.”
― F. Scott Fitzgerald, This Side of Paradise















No hacía mucho que había regresado a París, la invitación de la boda de su hermana seguía guardada en aquella maleta que hacía un mes no abría. La reacción de león no fue lo que esperaba, pero en realidad, nada en su padre lo era.

Estaba feliz de ver a sus hermanas, de estar en casa aunque el vacío que había dejado su madre era algo que lograba quebrantar su espíritu. Nöelle siempre fue la mas aguerrida, la mas rebelde, esa que podía seguir caminando mientras su padre le hablaba, pero no lo hacía porque no le importase lo que él dijera o pensara de ella, si no porque quería toda su atención.

Entrar a la que fue su habitación, esa que compartía con Charlotte, fue como regresar el tiempo atrás y los fantasmas comenzaron a aterrarla de tal forma que sin pensarlo dos veces bajó corriendo las escaleras de la mansión, tomó aquel viejo abrigo café que había pertenecido a su madre y salió por la puerta principal sin escuchar si quiera a su hermana menor que la llamaba.

No era hora para que una dama de cuna estuviera fuera de casa y mucho menos sola, pero Nöelle no era como cualquier dama en desgracia, esas damiselas en peligro al ver un insecto volar cerca de ellas. Se abrazó a si misma, no por que tuviera frío, si no para revisar que aquel puñal afilado se encontraba amarrado a su cintura.

Caminó cerca de media hora sin un rumbo aparente, hasta que su hambre le recordó que llevaba todo el día sin probar bocado alguno. Sin darse cuenta, terminó en la zona de restaurantes y para su fortuna, uno seguía abierto. Empujó la puerta de cristal y marco de madera haciendo resonar una pequeña campanilla que anunciaba la llegada de un nuevo cliente, dejó el abrigo y el sombrero, los guantes y la pequeña pashmina tejida que cubría su cuello, llevaba una falda color ocre que cubría la punta de sus zapatillas, una blusa blanca sencilla, el cabello rubio caía por sus hombros.

Rebuscó con la mirada, como si alguien estuviera esperándola, su mirada se posó en aquella mujer cuya voz parecía resonar dentro de su cabeza. Se acercó a la mesa y señaló el asiento vacío delante de ella ―¿Está ocupado? -

Nöelle Marchessault
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 7
Puntos : 1
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.