Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Our Darkest Hour | Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Our Darkest Hour | Privado

Mensaje por Isabella MacFarlane el Lun Nov 07, 2016 9:22 pm

"To a father, nothing is dearer than a daughter."
Euripides

Había hecho lo correcto. Estaba convencida de ello, y nada le haría cambiar de parecer. Ni las lágrimas de su madre ni las de sus hermanas hacían mella en su corazón, endurecido a base de abusos y humillaciones. Llevaba el rígido luto, sólo para que nadie la señalara, pero tenía ansias de lucir colores vivos, abrir los ventanales de la mansión y hacer una fiesta que durara días enteros. Pero como no podía hacer nada de eso, se limitaba a no emitir opinión cada vez que alguna de las féminas MacFarlane lloraba sobre su hombro. La decisión de dejar Londres fue suya, y la familia estuvo de acuerdo. La gran mansión traía recuerdos tristes, en cada sitio veían a Edgar, y el clima lacrimógeno resultaba insoportable. Dejaron en manos de la justicia inglesa el homicidio del patriarca, previo a declaraciones y a una serie de papeles que debieron firmar confirmando el sitio donde se asentarían. En la capital francesa, continuaban llevando el luto, y la residencia actual de las mujeres, contenía la tristeza que las había acompañado desde Inglaterra. Isabella se había hecho cargo de conseguir el nuevo personal y también de las tareas de mando.

Sus hermanas mayores habían tomado la decisión de casarse, aunque para ello debían organizar fiestas y asistir a otras tantas, pero el duelo por la muerte de su padre, no se lo permitía por el momento. Cassandra les había pedido prudencia, que no se mostraran demasiado, y la palabra de la viuda, era ley; aún para Isabella, que difícilmente reconocía autoridad en alguien. La mujer estaba destrozada, rápidamente había perdido peso y ganado arrugas y canas, y se refugiaba en la palpable pena de seis de sus siete hijas. Sabía que Isabella estaba gozando, pero no se atrevía a cuestionarla en voz alta; aunque, íntimamente, le reprochaba su frialdad. La muchacha percibía la acusación en los ojos oscuros de su madre, pero no permitía que eso le afectara. Había cosas mucho más importantes que resolver, y ya que nadie se haría cargo de la tormenta que se avecinaba, sería ella la encargada de sacar adelante a su familia.

Señorita, ha llegado ésta misiva —una de las empleadas, vestida con su uniforme almidonado y una cofia que le cubría la totalidad del cabello, se acercó a la joven, que desayunaba en compañía de las demás mujeres. Los trabajadores sabían que todo debía pasar primero por ella.

Isabella rompió el lacre y extrajo una nota, breve, pero concisa. Recibirían la visita de un oficial, que debía constatar la presencia y actividad de las ocho mujeres en París. Le pareció una completa ridiculez, pero evitó el comentario, y se limitó a exponerles a su madre y hermanas, la situación. Todas empalidecieron y no pudieron disimular el miedo que les generaba la situación.

Creen que somos unas asesinas. Deben pensar que todas conspiramos para matar a papá —dijo la mayor, con voz temblorosa.

No pienses así, Kate. Es sólo burocracia, querida —la calmó Isabella, que se limpió las comisuras de los labios tras terminar su café con leche, y depositó la servilleta en la mesa. —Creo que debemos arreglarnos para recibir en condiciones al oficial. Pediré en la cocina que tengan todo preparado para dar una cálida bienvenida a nuestros cordiales visitantes —detectaron la ironía en su voz.

¿No crees que sospechen de nosotras si hacemos algo así? —preguntó Sophie.

No, cariño. Tranquila. Somos damas decentes, que no tenemos nada que ocultar; corresponde, a personas de nuestra posición, que agasajemos a aquel que recibamos —le explicó, impaciente. —Ahora, a hacer lo que nos corresponde —se puso de pie y cada una de las integrantes de la familia, la imitó. Aunque Cassandra no emitió opinión al respecto.

Antes del almuerzo, fue anunciada la llegada de los visitantes. Las MacFarlane lucían sus atuendos negros, opacos y tristes, que las cubrían del cuello hasta los pies. Sobre sus cabezas, llevaban mantillas del mismo color, y rodetes tirantes. Eran un tétrico cuadro. La matriarca fue la que encabezó la recepción, con pocas y escuetas palabras. Isabella optó por mantenerse al margen, al igual que sus demás hermanas. Saludaron con una leve inclinación al comisario regordete, que estaba secundado por dos oficiales, en los que ninguna reparó demasiado, pues debían llevar sus miradas clavadas en el suelo. Ingresaron a la sala contigua, donde la servidumbre había desplegado una mesa con dulces. Tomaron asiento en los amplios sillones.

Caballeros, ¿qué los trae por aquí? —preguntó Cassandra en un perfecto francés. Era la única que podía hablar. A pesar de la difícil situación, la mujer no perdía ni la clase ni la educación, e Isabella la admiró por ello.



"A sad soul can kill you quicker, far quicker, than a germ."
avatar
Isabella MacFarlane
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 8
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 17/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Our Darkest Hour | Privado

Mensaje por Johan Zalachenko el Lun Mar 06, 2017 10:06 pm

¿Crees que lo hizo la esposa o una de las hijas? —cuestionó Diodore Travere, oficial de policía, que llevaba un buen rato dándole vueltas al asunto en su cabeza.

Al hombre le fascinaba la idea de verse involucrado en un caso que se había vuelto tan famoso. La horrible manera en que Edgar MacFarlane fue asesinado, completamente descuartizado, le dio popularidad y tenía a todos consternados. Brutal y sanguinario, no había otra forma de llamarlo. Pero además de inhumano, era un verdadero misterio. Nadie lograba imaginar cómo un hombre de la posición social de MacFarlane, había podido terminar así. Era un escándalo. Las personas se reunían en los cafés y en las tabernas para hablar de ello. Lamentablemente, hasta no profundizar en la investigación, lo único que se tenía eran meras suposiciones sobre algo que no se conocía con certeza.

Diodore se acomodó en su asiento y con los ojos ligeramente entrecerrados y la cabeza inclinada, miró a Johan. Observó con genuino interés al detective de origen ruso, que estaría a cargo de la investigación en París. Realmente le interesaba escuchar su opinión. Aún no se había entrevistado con las MacFarlane, pero dada su experiencia en ese tipo de casos, alguna sospecha debía tener. Hasta ese momento, Johan se había mantenido en silencio. Daba la impresión de estar demasiado interesado en el paisaje que se alcanzaba a vislumbrar a través de la ventanilla del coche que los conducía a su destino, la residencia MacFarlane, pero la realidad era que él tampoco dejaba de darle vueltas al asunto.

Es posible —esa fue la escueta respuesta que Johan le brindó, sin dejar de mirar por la ventana. Siempre había sido un hombre de pocas palabras cuando se trataba de conversar. Era breve y conciso, pero cuando se encontraba trabajando, se volvía implacable.  

Santo cielo. Es tan difícil de creer —el hombre se mostró abrumado. Suspiró y meneó la cabeza, negándose a aceptarlo.

¿Por qué? ¿Porque son mujeres? —Inquirió Johan con algo de severidad en su voz. Le llamó tanto la atención que un oficial de policía opinara algo como aquello, que terminó por apartar la vista de la ventanilla. Hacerse una opinión, dejándose llevar únicamente por el sexo de los sospechosos, desde su punto de vista, era uno de los errores más frecuentemente cometidos.

Bueno, sí. Tú viste lo que le hicieron a ese pobre hombre —había visto unas cuantas cosas en su trabajo, pero le llevaría un buen rato quitarse de la mente la escalofriante imagen del cuerpo destrozado de MacFarlane—. Quiero decir, él estaba prácticamente irreconocible. Sólo una bestia haría algo así.

Sí, se necesita de mucha fuerza… —caviló, pero eso no lo hizo sospechar menos de la viuda o de alguna de las hijas. Enseguida añadió—: o de una rabia demasiado grande y claramente descontrolada.



***



Llegaron a las doce y media de la tarde. Las MacFarlane ya los esperaban. Conducidos por la servidumbre, los tres hombres desfilaron por la casa, uno tras otro, haciendo evidente la importancia de sus rangos. El comisario Deslauriers los encabezaba, Johan lo seguía de cerca, mientras que Travere, venía al final. Como era costumbre, fueron recibidos por la viuda, y sus hijas se mantuvieron en silencio. Johan y Diodore hicieron igual, dejando que el comisario hablara primero. Les hicieron pasar a una habitación, donde claramente tenían la intención de ofrecerles té y galletas, como si aquello se tratara de una visita social. No obstante, cuando Johan consideró que había llegado el momento adecuado, sin decir una sola palabra miró al comisario, éste asintió con discreción, y el ruso decidió intervenir.

Señora, señoritas, mi nombre es Johan Zalachenko —se puso de pie y avanzó unos pasos, logrando situarse justo al centro de la habitación— y soy el detective que a partir de este momento estará a cargo de la investigación del asesinato del señor Edgar MacFarlane. Si no les importa, debo hacerles algunas preguntas —una repentina tensión se sintió en el ambiente—. Si me lo permite, me gustaría empezar con usted —su mirada se posó en la viuda—, y luego continuar con cada una de sus hijas.

Ni siquiera les había expresado antes sus condolencias, aunque fuera por compromiso, y el tono que utilizó al hablar, aunque educado, resultó áspero. A las mujeres debió parecerles un hombre con falta de tacto, quizá hasta un tanto rudo. Sin embargo, a Johan no le gustaba perder el tiempo en cosas innecesarias y sólo buscaba atajar la situación. Estaba decidido a esclarecer cuanto antes ese crimen.



A man without a vision is a man without a future,
a man without a future will always go back to his past.


People do terrible things:
And sins demand sacrifice:
Scars remind us that the past is real:
avatar
Johan Zalachenko
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 35
Puntos : 47
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 12/03/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Our Darkest Hour | Privado

Mensaje por Isabella MacFarlane el Miér Mar 15, 2017 8:45 pm

La tensión se sentía en el aire, en la piel. Las jóvenes, salvo Isabella, se mostraban nerviosas o angustiadas. Las dos menores, sollozaron cuando el oficial Zalachenko anunció que todas serían interrogadas individualmente. Isabella revoleó los ojos, sus hermanas podían sacarla de quicio. Pero las amaba, por lo que apretó las manos de ambas y les sonrió, muy levemente, pero lo suficiente para tranquilizarlas. Ella era la fuerte. Todas lo sabían, y eran en quien se refugiaban. Cassandra se mantenía impávida, pero ellas, que la conocían como nadie, podían notar el pavor y la tristeza que la acompañaba. El viejo MacFarlane se las seguía ingeniando para arruinarles la vida. Ni muerto les podía dar un momento de paz. El odio de Isabella crecía conforme seguía con la mirada al detective, que le pareció atrapante y misterioso. Sus manos tatuadas captaron su atención desde el inicio, y la figura que emergía en su cuello, bajo la ropa, también. Se instó a mantener la mente en frío, era necesario que nada la distrajera.

Cassandra ofreció una habitación contigua para proceder a las entrevistas. Fue la primera en entrar, acompañada de Zalachenko y del comisario. Fueron treinta minutos en los que las hermanas MacFarlane no se soltaron las manos en ningún momento. Luego, fueron entrando una a una, en orden de llegada al mundo. Katherine, Elizabeth y Alessa, que salieron más alteradas de lo que ya estaban. Isabella se decía a sí misma, que toda aquella emocionalidad las hacía parecer culpables, así nada tuvieran que ver con el homicidio de su padre. Sería una gran historia para los periódicos sensacionalistas. Las féminas de una familia de alcurnia, confabuladas para asesinar al jefe de familia. Serían la comidilla de la high society durante varios meses, hasta que otro escándalo reemplazara el morbo de las MacFarlane. Lamentaba que su familia tuviera que pasar por todo eso, pero no podía hacerse cargo; todas, de cierta forma, habían sido cómplices del patriarca, y era una espina que Isabella no lograba quitarse.

Cuando llegó su turno, se tomó su tiempo para levantarse, acomodarse la falda oscura y caminar tranquilamente hacia la sala. Cruzó el umbral y pudo deleitarse con la altura y el atractivo del detective a cargo. Se sentó en el sillón de tres cuerpos, con las manos sobre los muslos, en postura erguida y el rostro tranquilo. Si estaba nerviosa, no se notaba. Y claro que lo estaba. Podía ver la suspicacia en los ojos del oficial. El comisario tomó nota de su nombre completo, y en ese momento, otro oficial de menos rango, golpeó la puerta e ingresó. Le susurró algo al oído que le hizo fruncir el ceño; se puso de pie inmediatamente, visiblemente alterado por la noticia que acababan de darle.

Ha surgido un imprevisto. Señorita, la dejo con el detective Zalachenko. Debo retirarme de forma urgente —hizo una leve reverencia, saludó a su colega con un apretón de manos, y salió apurado. La puerta se cerró tras él en un golpe seco. El sonido retumbó en toda la estancia.

Parece que hemos quedado usted y yo, detective —la voz sensual y profunda de Isabella era como una serpiente que se enroscaba en el cuerpo hasta, finalmente, llegar a la garganta y ejercer la suficiente presión para quitar la respiración.



"A sad soul can kill you quicker, far quicker, than a germ."
avatar
Isabella MacFarlane
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 8
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 17/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Our Darkest Hour | Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.