Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




You're my sonar | Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You're my sonar | Privado

Mensaje por Thackery Laine el Miér Nov 09, 2016 2:11 pm



Condenables sean mis acciones, impía es la falta iterada. ¡Pérfida es mi alma! Que serpentea por el camino azaroso, obligado a hacer oídos sordos a la voz del espíritu abnegado. Malditos sean los monarcas, que beben el vino más vetusto, torrente de sus súbditos, drenando la esperanza bermeja. Oh, triste Clementine, no tengo vergüenza. No soy sino la vil extensión de los gusanos que ahora alimentas con tus restos. Sí, de tus labios he sacado la bendición de la indulgencia. Sí, he sido bienvenido en tu morada — ah, ¡por siempre tuya! — Pero por qué, dime de una vez, juzgo un acto de hurto y no un acto de honra en tu memoria. Será tal vez la intransigencia de tu espectro, incapaz de liberarse de este plano. Perdóname. Consideraste mi pesar, anciana desinteresada, al poco tiempo de ver mi rostro por primera vez. Tus palabras  fueron tan fuertes como efímeras, ¿y así debo pagarte? Enterrando tu cadáver, y hurtando tus posesiones. Que tu alma tenga piedad de la sangre inexperta. Entenderás, que hasta en el incorruptible y tierno luto la carencia es ciega, y por tanto no puedo ignorar estas oportunidades. La historia se repite; primero con mis progenitores, luego contigo. No hay respeto por el dolor en estos tiempos. No, no lo hay.

Anteayer había enterrado a Clementine, dueña de una pequeña tienda de antigüedades. Durante mis primeras semanas en tierras francesas jamás tuve la dicha de conocer a alma más solemne como la de ella. Aficionado por el enigma de las reliquias, resguardé mi interés por el misticismo en su colección. En cierto punto la mujer, de fascinante erudición, se prestaba a ser objeto de mi caprichoso estudio antropológico. En verdad mis visitas no tenían fin comercial, pues, ¿con qué dinero iba a costear aquellas piezas? Estas eran, en cambio, el alimento de un niño, impresionado por la naturaleza de los fenómenos históricos y sociales, que podían hallarse en tales objetos. De modo que cada cierto tiempo convenía entre nosotros una buena charla; al menos los días en que se encontraba presente. Porque había también momentos en los que el negocio era atendido por una jovencita, con la cual creía no hallar motivos para querer entrar. Cuanta pena sentí entonces por su muerte, aún viendo a esta tan natural, tan bella como lo es la vida. Dentro de mi designio egoísta sabía, que ya no sería oyente de sus historias. Ella estaba al tanto de mi repentina situación, de mi patria, de mi hermana, y fui alguna vez autorizado a tomar alguna de sus pertenencias a la hora de su fallecimiento. Profético corazón, ¡que horror! Que horror, presagiar así la fatalidad.

Tan improvisada como benévola, hice su voluntad. Quedando a merced de su petición, ingresé a la residencia abandonada terminado mi turno en el cementerio. Sin pensarlo mis pasos se dirigieron primeramente al dormitorio, en busca de ropa para Anelli, así como de algún juguete, pues me había hablado de algunas muñecas, tanto de trapo como de porcelana. Rogaba así mantener soberanía sobre mi juicio, y no ser sometido por la tentación de la súbita (en el fondo hipotética) potestad. Tomando lo que sería para mi hermana, fui también en busca de algo de mi querer, deteniéndome en la biblioteca. ¡Vaya ciencia de interés! Muchos de esos libros estaban escritos en lengua arcana, lejos de mi comprensión, y fue cuando comencé a sentirme incómodo. Lo interpreté como el prudente reflejo de la vergüenza al exceder mis ultrajes.
Sin embargo, no tuve reparo al observar el antiguo piano al costado de la biblioteca, estratégicamente ubicado, si me lo permiten. El que nosotros entonces poseíamos sería vendido para cubrir ciertas necesidades de las que fuimos carentes en su momento. Me senté en la pequeña banqueta, y ubiqué sobre las teclas mis dedos, mismos que de principio resbalaron torpemente, a falta del continuo adoctrinamiento sobre el instrumento. En la soledad no existía presencia alguna que pudiera cohibir mi canto. Así comencé a recitar la letra de una vieja canción de cuna finlandesa, que hacía referencia al mar, y para Anelli, que hacía referencia a mis padres.




Última edición por Thackery Laine el Miér Abr 19, 2017 8:28 pm, editado 3 veces



So gone with the sin, my darling

The sanctuary tender and so frail:

You're my sonar:
It's glory lies beyond judgement of souls:



My sonar:
avatar
Thackery Laine
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 26
Puntos : 23
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 23/07/2016
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You're my sonar | Privado

Mensaje por Vanessa Ende el Dom Dic 04, 2016 6:49 pm

Cuando abandonó su hogar, lo hizo con la esperanza de que ya las desgracias no irrumpirían en su vida, ni en la de Ryley. Su hermano mayor le había prometido que todo estaría bien, que nada, ni nadie, iban a hacerle daño. Y Vanessa creía firmemente en esas palabras. Sin embargo, desde hacía un tiempo, todo aquel sueño maravilloso empezó a derrumbarse lentamente. Su hermano, a quien siempre había visto sonreír, parecía ensimismado en la apatía, y eso la entristecía más de lo que pudiera afectarle a él. Pero Vanessa nunca le mostraba debilidad, muy al contrario, quiso hallar la manera de hacer algo para evitar la caída de Ryley. La situación para él no era la más agradable, y aunque no se viera implicada por completo en el asunto, no podía dejar que un ser querido estuviera en esas condiciones. Le alentaba a seguir adelante, a pensar en que todo se solucionaría. Le repetía las mismas palabras que él le decía cuando vivía en casa de sus padres; eso quizás lograba hacerlo sonreír por un momento.

Pero, ¿qué más podía hacer? La sola idea de ver a su hermano sumido en la oscuridad, le removía la conciencia.

Mientras caminaba por las habitaciones de la casa en donde vivía con su hermano, encontró el relicario que le había regalado hacía años. Aquel objeto despertó recuerdos gratos y no tan gratos; y fue cuando recordó entonces a Clementine. La señora de la tienda de antigüedades que tanto valor le había sumado a su vida, y la misma que la apoyó cuando se quedó sola en casa. Tenía varios meses que no la veía; la señora Clementine solía desaparecer por largas temporadas. Incluso, ni se le solía encontrar en su casa, una enorme residencia apartada de las zonas comunes.

Como Ryley no se encontraba en casa, Vanessa creyó encontrar una buena oportunidad para visitar a la única amiga que había tenido hasta ese entonces. La idea le levantó el ánimo, y sin pensárselo mucho, fue a ver a Clementine. Para la muchacha no hubo tiempo, ni siquiera noche, que le impidiera seguir el camino hasta la antiquísima mansión.

En un principio no se atrevió a profanar la entrada al no ser atendida en seguida. Pero, ya un poco más preocupada, y con más confianza, abrió la enorme puerta principal. La casa por dentro estaba desierta, a pesar encontrarse con los miles de objetos que pertenecían a la señora Clementine. Para Vanessa no era extraño tropezarse con esa escena, ya que, muchas otras veces, había ocurrido lo mismo. Sin embargo, esta vez, tenía un mal presentimiento, así que se dispuso a recorrer los recovecos de la residencia sin percatarse de que las horas pasaban hasta dar paso a la más oscura noche, lo que hizo pensar a Vanessa en pasar una velada ahí y no salir por nada. Era evidente su fobia; su miedo hacia los vampiros aún seguía presente.

Se refugió en una de las habitaciones, y ayudada por la luz vacilante de un candil, se dispuso a leer uno de los libros que se hallaban ahí, hasta que se quedó profundamente dormida. Su sueño fue tranquilo, hasta que el sonido de las teclas de un piano la alertaron. El corazón de Vanessa se aceleró; ella no creía en fantasmas, pero sabía que quien estaba abajo no era Clementine. ¿Se trataría de algún intruso? ¿Y si era un vampiro? Su cabeza daba vueltas, pero, en el silencio le pareció escuchar la suave voz de su amiga, intentando tranquilizarla.

La brisa fría golpeó con fuerza los cristales de las ventanas, haciendo un ruido estrepitoso, como cuando una tormenta se acerca. La jovencita se quedó petrificada en su lugar, y sin hacer uso de su razón, corrió por el largo pasillo, dirigiéndose al ático. El lugar le serviría para esconderse. Pero, cometió el error de mover unos baúles de manera tosca y éstos hicieron estremecer todo el piso de madera.

—Lo siento, lo siento... —se disculpó, como si de verdad Clementine estuviera viéndola desde algún lado—. Ya lo arreglo. Yo no quise, de verdad. —Y los pasos acercándose, ascendiendo las escaleras, hicieron que su voluntad se helara.



You're my sonar:
avatar
Vanessa Ende
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 15
Puntos : 17
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 02/10/2016
Localización : París, Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You're my sonar | Privado

Mensaje por Thackery Laine el Sáb Feb 11, 2017 4:09 am



Por unos momentos, las teclas tronaron con efluvios de melancolía, extendiéndose por todo el recinto; como si de repente este adquiriera tonalidades más lúgubres, revistiéndose con patrones que la noche de por sí ya ofrecía. Era yo, o al menos era una parte mía, desprendiéndose al son de los acordes, extrañamente bien digitados. Aquello, lejos de agobiarme, no hacía más que despertar el entusiasmo sepultado en mis recuerdos de Porvoo. Las últimas prácticas sobre mi piano no podrían nunca haberlo igualado. Me sentía bien. Quizás lo suficiente como para reprochármelo instantes después y detener con acritud la ejecución de la pieza, tomando la decisión de tapar las teclas, y volver a sepultar dichas memorias. Probablemente esa haya sido mi interpretación más impúdica. ¿Acaso no era menospreciar el acontecimiento? En otra ocasión, tal vez, hubiera negado su incumbencia con la burla. Supongo entonces que la lógica pierde cierto crédito cuando se trata de alguien a quien solías respetar.

Me apresuré así a inspeccionar los últimos rincones de la planta baja en busca de utilidades, haciendo caso omiso al polvo que los objetos pudieran tener. Esto me llevaba a preguntarme cómo es que nadie había usurpado la vivienda de la anciana o, en el mejor de los casos, cómo es que nunca había sido reclamada por alguien que conociera, cuando a su funeral habían asistido más que un par de personas. Fuera como fuera, a esas alturas las suposiciones podían considerarse desdeñables, y yo aún necesitaba alimento. Tomaría entonces lo que todavía no estaba rancio y me marcharía con las demás pertenencias en mano; pero fue cuando oí movimiento en el primer piso. Pensé en las alimañas que debían ocultarse en el ático, pues no supondría ser una sorpresa en vista del abandono del lugar. El sonido me era un poco lejano, pero a pesar de todo nítido. Bien podría ser un humano. O bien podría ser algo peor; no diré cómo me sentí al considerar esa posibilidad. Hubiese sido más sensato de mi parte encaminarme hacia la entrada principal e irme, pero cuando quise recapacitarlo ya me encontraba subiendo las escaleras cual idiota.
Y sin embargo no esperaba encontrarme tal cosa.

Una silueta femenina, delicada, de sencillo atavío. Al correr el cortinaje de la única ventana en busca de luminosidad, reconocería su rostro. Era ella, la ayudante de Clementine.
— Oh, es usted. —Para aquel entonces mi mente ya había empezado a crear posibles lazos familiares con la difunta, con lo cual tampoco podría explicar mis sentimientos al respecto. Si minutos atrás criminalizaba mi entradera, esto no hacía sino exacerbar el bochorno con cual escarmentaba. Quería irme, lo único que quería era irme. Aún cuando no dejaba de extrañarme su presencia allí. La mujer había estado presente en su entierro.
— L-Lo siento. No ha sido mi intención asustarla. —En cambio, lo que sí podía entender era su notoria cara de espanto —Mi nombre es Thackery. He ido varias veces al negocio de la señora Clementine —me aclaré, desviando instintivamente la mirada al suelo. ¿Luego qué? No había manera digna de excusar mi presencia, por lo que menos podía cuestionar la suya.—. Yo... Lo lamento mucho. No la he visto en el entierro.
Y sin más comencé a retroceder sobre mi camino, direccionándome nuevamente a las escaleras. ¿Habría oído mi canto? Voi hyvänen aika!
— No piense mal. Sólo cumplí su voluntad —finalicé, como si simplemente no existiera argumento más patético—. Mis más sinceras condolencias.



So gone with the sin, my darling

The sanctuary tender and so frail:

You're my sonar:
It's glory lies beyond judgement of souls:



My sonar:
avatar
Thackery Laine
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 26
Puntos : 23
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 23/07/2016
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You're my sonar | Privado

Mensaje por Vanessa Ende el Jue Abr 27, 2017 1:21 am

La casa de Clementine se hallaba tan vacía que daba la sensación de que ella nunca regresaría, que aquel sitio iba a convertirse en el hogar del polvo y las telarañas. Vanessa no recordaba el hogar de la noble señora tan abandonado y temió lo peor, aunque igual prefirió animarse a sí misma, inventando alguna historia fantástica en su cabeza. Si había profanado la paz de la residencia de Clementine, era precisamente por esa confianza que ambas tenían, sin embargo, el tiempo las distanció por unos meses, mientras Vanessa estaba aislada en la lacerante situación con su hermano mayor. Pero no podía hacer a un lado su eterna gratitud hacia la mujer, pues se había encargado de mostrarle talentos que siempre consideró ocultos.

Desde que abandonó la habitación, en busca de refugio ante lo que había escuchado en la planta inferior, tenía la desagradable sensación de que algo no estaba bien. Clementine no iba a desaparecerse de la noche a la mañana y mucho menos sin anunciar su partida. Incluso se atrevió a revisar entre los recovecos de la casa, también en libros viejos, ¡hasta en las pertenencias más personales de la mayor! Y no halló nada que pudiera advertirle de su ausencia tan repentina. Era una mujer sola, nunca conoció familiar alguno, o al menos ella nunca le comentó nada al respecto.

Vanessa quiso huir. Los malos recuerdos le invadieron la mente, y cuando los pasos terminaron revelando la identidad de aquel intruso, casi se le sale el corazón del pecho. Sintió la garganta tan seca, que le fue imposible respirar hondo. Pero, claro, se estaba alarmando por un tontería. En cuestión, ese hombre no iba a dañarla, porque, extrañamente lo reconoció; él frecuentaba la tienda de la señora Clementine, quien hablaba muy bien de él. Sin embargo, a Vanessa le costó un poco deshacerse de la impresión, aún sentía sus latidos desbocándose en su interior.

—¿Me conoce? Digo, creo pensar que es la primera vez que lo veo, pero, algo me dice que no es así. Tal vez aún trabajaba en la tienda cuando usted la recurría —respondió en voz baja, aún manteniendo la distancia—. Thackery —repitió—, yo soy Vanessa. No podría decir que es un placer, el modo en que nos encontramos no ha sido el más adecuado. Le ruego me disculpe.

Quizás había sido muy directa, pero es que casi la mataba de un susto. Además, él hacía referencia a una cosa que sólo terminó aterrándola más. ¿Entierro de quién? ¿Por qué se disculpaba? Aparte de ese susto tremendo que le dio, algo más se ocultaba.

—¿De cuál entierro habla, Monsieur? No lo comprendo —sentía que las piernas no les respondían y las manos le empezaban a sudar—. Por favor, sea más claro —exigió. La idea se hizo más ácida en su mente—. ¿Le ocurrió algo a Clementine?

Aquello pudo haber sido un grito ahogado, pero no, apenas y le salió la voz. Por alguna razón, una muy fatídica, la mirada ajena sólo le confirmaba sus sospechas. Aun así, no declinó, deseaba que ese pequeño fragmento de esperanza por oír lo contrario fuese el vencedor.



You're my sonar:
avatar
Vanessa Ende
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 15
Puntos : 17
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 02/10/2016
Localización : París, Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You're my sonar | Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.