Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Mensaje por Valentina Øybiorndottir el Sáb Nov 26, 2016 8:08 pm

Una reunión acontecía en breves momentos. Desde el momento en que todo parecía estar perdiendo esencia, todo el mundo en la sala de reuniones del hotel parecía estar perdiendo la paciencia. Todo había pasado tan rápido que a algunos de la sala parecían estar aun procesando lo ocurrido. Yo también.

Tenía las manos aun con la sangre de aquel cadáver. Aquellas criaturas habían entrado tan sumamente rápido, que para que no me vieran, permanecí quieta, debajo del primer cadáver muerto que dejaron aquellas criaturas asesinas que por lo poco que pude ver, se alimentaban de la vena carótida de algunos que no salieron con vida. Escalofriante. No me vieron, hice todo lo que pude por no moverme y enseguida, como caído de las sombras de la noche, hombres vestidos de negro, un pelotón de ellos rápidamente retiraron de los que estaban más heridos a las criaturas sangrientas, clavándoles palos de madera en el corazón, estas se deshacían como polvo y cuando el todo pasó, quitaron el cadáver de encima mía para así poder respirar de nuevo y romper a llorar.

-Valentina –Dijo una voz conocida. Era la de mi madre, por su rostro no pasaban los años – Ya pasó todo –Decía mientras me limpiaba las manos llenas de sangre de mis manos a la vez que intentaba sopesar lo que vi con mis propios ojos. Quise decir que uno de aquellas criaturas se había escapado por la ventana, pero ¿Y si al delatar dicha criatura me buscaba para asesinarme? Volví a llorar por el miedo de solo pensar en lo que me podría hacer tal bestia.

-Madre, tengo miedo…deberíamos quedarnos en el hotel –Propuse con fervor, queriendo convencer a mi madre a través del miedo introducido aun en mi pequeño y esbelto cuerpo – Por favor, no quiero irme a casa, no ahora de noche con…-disminuí el volumen – con una criatura de esas vivas cerca del hotel – susurre a mi madre cerca para así no delatar al hombre de negro que estaba cerca intentando escuchar algo de mis labios, algo, alguna información que le hiciera saber que no todo había terminado.

Noté el abrazo de mi madre, me dijo “No temas pequeña. Estamos seguras aquí” pero no me sentía segura del todo. Bien había criaturas de todo tipo, ahora mi imaginación volaba a pesar del miedo presente en mi cuerpo. Qué tontería ¿verdad? Pero estos hombres tendrían ocupaciones, seguramente no tienen por qué estar protegiéndonos por si vuelven las criaturas. ¿O si estarían vigilando las puertas? Bien había escuchado de personas desaparecidas ser encontradas en callejones muertos y malolientes. ¿Serian dichas criaturas? ¿Ahora no estoy segura o nunca he estado segura en las calles de Paris? ¿Es así solo en Paris o también en parte del mundo?


avatar
Valentina Øybiorndottir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 17
Puntos : 8
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 28/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Mensaje por Lenox Chateaubriand el Vie Ene 27, 2017 1:22 am

Algunos de los suyos eran tan impulsivos que lo único que hacían era acrecentar el temor de los mortales por lo que se ocultaba entre las sombras, así como también llevaban a que se acrecentara la alarma que existía dentro de la inquisición, organización de la que Lenox se mantenía lo más alejado posible. Hasta esa noche.

El inmortal no poseía aún un hogar definido en París. Todas las residencias que hasta aquel momento visitará le parecían muy poca cosa para él, siendo ese el motivo principal por el que el Hotel era la residencia temporal del dolido viudo que simulaba ser nuevamente. Si bien aún no encontraba un hogar, el vampiro se conformaba con tener por el momento a varias esclavas de sangre, incluida su mano derecha; también se hallaba entusiasmado por haber encontrado una vampiro que cayó en su trampa y que le alimentaba de manera constante. Lo único que le faltaba para esos momentos, además de la residencia, era encontrar a la mujer que sería su siguiente victima. Esperando encontrar entre las calles de París una mujer que pudiera entrar en dicha categoría, Lenox se había arreglado para salir, algo que no llegó a suceder debido a una pequeña interferencia.

Cuando el inmortal se disponía a abandonar el hotel, aquel lugar fue atacado por un grupo de los suyos. Grupo que comenzó a asesinar a los mortales que se atravesaban en su camino, o al menos eso fue lo que hicieron hasta que un grupo de inquisidores, todos humanos, entró en el hotel para eliminar a los vampiros. Para ocultarse y no ser identificado como uno de aquellos seres oscuros, Lenox debió fingir estar afectado por la muerte de las personas a su alrededor y fue precisamente mientras observaba los rostros compungidos de los que le rodeaban que su mirada dio con la figura temblorosa de una joven.

La mujer que observaba era rubia, tenía el cuerpo y el vestido llenos de sangre, su cuerpo temblaba de manera evidente y la mujer a su lado, esa a la que llamaba madre le abrazaba en un intento inútil de contenerla. La incapacidad de la madre por evitar que su hija se mostrase tan temerosa fue el pretexto perfecto para que con pasos calmos y mirada confundida, Lenox se acercara a ellas.
¿Se encuentran bien? – preguntó observando a madre e hija – No las han lastimado esos… – hizo una pausa – esas cosas que atacaron – finalizó mientras que llevaba la mirada de la madre a la hija y viceversa.


"Este mundo sólo puede recordarme lo que no tengo"

avatar
Lenox Chateaubriand
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 25
Puntos : 18
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 22/02/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Mensaje por Valentina Øybiorndottir el Vie Ene 27, 2017 10:57 am

Miraba a un hombre que se había acercado hasta nosotras, preguntándonos por nuestro estado, mi madre se adelantó para hablar por mí que estaba por responderle – “Si, joven, estamos perfectamente. Gracias por tu preocupación” – Pero al escucharle decir aquello me resulto demasiado frio viniendo de alguien como es ella, cálida, dulce y amable, pero obviamente, creo que era comprensible viniendo de ella que se mostrase así con un extraño – Madre, tranquila –sonreí – lo mismo h-ha pasado por lo mismo – mire al hombre y alrededor - ¿Esas criaturas…usted está bien? –Pregunte con curiosidad, con un poco de tristeza en mi rostro, preguntándome si habría pasado por lo mismo o bueno casi. Mi madre, gracias al cielo estaba viva.

Los inquisidores por lo que pude ver comenzaron un grupo a quitar los cuerpos sin vida de donde estábamos, en una zona concurrida del hotel, precisamente entre el restaurante y la entrada principal del hotel. Menudo sitio para quedarse me imagino, pero hasta que no pudiéramos volver a casa por una supuesta fumigación y limpieza, de momento estaríamos en el hotel. Mi tía nos dejaría una de sus habitaciones pero no, mi madre parecía no querer molestar en estos momentos.

Según tengo entendido, mi tío estaba de toma pan y moja, pero madre del cielo, que mal seria pensar eso, pero parece que los genes en esta familia son de buen ver y me desvió tanto del tema que la emboscada y el apuesto hombre preocupado que ha venido a preguntarnos, se había esfumado por un instante. De todas maneras volví a la realidad. Qué pena. Estaba de pie y una manta de franela estaba sobre mis hombres.

Un par de inquisidores estaban tomándonos nota de todo lo que había pasado. Una joven que parecía novata, de cabellos ardientes como el sol y ojos verdes, era hermosa y un hombre que parecía su instructor o revisor, no lo sé pero me fije en el hombre - ¿está usted bien? –Pregunte de nuevo con una sonrisa, una en la que intentaba mostrar empatía. Mi madre la escuchaba que respondía a las preguntas y contaba algunas cosas al inquisidor. Me quede a solas con el desconocido.

Qué vergüenza estaba pasando, que pintas, mi hermoso vestido echado a perder por la sangre ahora seca y estaba delante de un apuesto caballero que bajé la mirada al suelo avergonzada – Disculpe mi apariencia –me ardían las mejillas – He-he tenido que esconderme…en….un…bajo un cuerpo muerto –me giré para que no me viera tan ensuciada por la sangre en mi vestido – Y mi vestido, mi apariencia se ha estropeado debido a la sangre…estoy algo avergonzada –Me giré, intentando elevar mi rostro para poder verle a los ojos.



avatar
Valentina Øybiorndottir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 17
Puntos : 8
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 28/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Mensaje por Lenox Chateaubriand el Sáb Mar 11, 2017 3:11 pm

Acercarse a aquel par de indefensas mujeres solo había sido parte de su plan de distracción, fue por eso que la respuesta hostil de la mujer mayor no le molesto en lo absoluto, por el contrario, ante la desagradable respuesta de la mujer, el inmortal no hizo más que sonreír levemente fingiendo estar avergonzado de llegar de una manera tan imprudente hasta ellas. Esa mujer y su hija eran únicamente la manera en que Lenox planeaba mantenerse a salvo, lejos de las sospechas de los inquisidores. Afortunadamente para sus planes, la hija de la mujer parecía ser algo más sensata y lo demostró al dirigirle palabras más alentadoras a Lenox, quien supo en ese instante que ella sería un blanco fácil de sus juegos y perversiones.
Ha sido todo tan repentino – simulo estremecerse – nunca antes fui testigo de algo tan horrible – aseguraba a la muchacha aquella, aunque en realidad, él hubiera sido un múltiples ocasiones el productor de situaciones mucho más horribles que la que ahora contemplaban – Y yo estoy bien, afortunadamente he salido ileso – El inmortal parecía estar completamente concentrado en la muchacha y la conversación que ambos sostenían, sin embargo, sus sentidos estaban pendientes del grupo de inquisidores que iban de un lado a otro, especialmente del par que se acercaron a interrogar a la mujer que de manera tan grosera le tratará segundos atrás. Que la madre de la rubia con la que conversaba estuviera respondiendo las preguntas de los inquisidores era una ventaja para él, pues estando cerca de ellas, los inquisidores pensarían que iban juntos y que torturarlos interrogándoles a todos sería demasiado rudo de su parte.

El silencio en que se habían mantenido durante varios segundos fue roto por la voz femenina. La muchacha volvía a preguntar su estado y eso le hizo percatarse de que  verdaderamente se encontraba confundida y afectada por lo sucedido.
Yo me encuentro bien, de hecho, me he preocupado más por ustedes – se encogió de hombros, como si se apenara de lo que decía – Es que la he visto… – y tras decir eso señalo el vestido de la rubia. Su gesto llevó a la muchacha a darle la espalda en un intento bastante inútil de impedir que el inmortal viera sus ropas cubiertas de sangre – No tiene que disculparse o avergonzarse de su apariencia, es usted sumamente hermosa incluso ahora que hemos pasado por una experiencia desagradable. Yo simplemente hablaba de su vestido porque me hizo creer que se encontraba herida – sus ojos fueron a buscar los femeninos – ¿No esta herida, verdad? – al preguntar eso, Lenox estiro su mano, sujetando con cuidado el brazo de la rubia.


"Este mundo sólo puede recordarme lo que no tengo"

avatar
Lenox Chateaubriand
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 25
Puntos : 18
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 22/02/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Mensaje por Valentina Øybiorndottir el Lun Mar 27, 2017 6:24 pm

Su cuerpo parecía hecho de dulce y delicioso flan aquella noche.

Su cuerpo flaqueaba en un sinfín de emociones mientras sentía el agarre del hombre que se había reunido con ellas hace unos momentos. Su rostro asustado se giró hacia la del hombre un poco más calmado seguido de la coordinación de su cuerpo del cual ella misma hizo de acercarse lentamente a centímetros seguros de distancia del hombre – Me llamo Valentina…-Hizo una reverencia con sus pésimas ensangrentadas ropas en las que poco a poco sentía poca vergüenza. ¿Estaba hermosa, no? Aquel mismo hombre se lo había dicho y un hombre tan guapo no podría estar mintiendo – Y no, no estoy herida…solo un poco asustada, ha pasado todo…-encogió los hombros un momento – tan rápido, no sé… - Valentina se ahorró la pregunta ya que veía al hombre en buen estado y se lo había especificado anteriormente.

Los inquisidores se llevaron los cadáveres de aquellas criaturas en presencia de todos los presentes, tan solo un par de soldados se quedaron para terminar de sanar a cada persona que aún lo necesitara, en cambio, Valentina fue arrastrada por su madre hacia las escaleras, Valentina miraba hacia atrás, intentando articular palabra, pero conforme su madre tiraba más y más de ella, más quería ella zafarse para poder seguir conversando con el hombre que se ha preocupado por ellas.

– Madre…suéltame, me estás haciendo daño –
Decía Valentina intentando que su madre le soltara la mano, pero para cuando lo consiguió, dio un traspiés con el vestido que hizo que se cayera hacia atrás pero logró sujetarse en la barandilla de la escalera – Madre – Valentina se acercó a su madre -¿Qué os pasa con aquel caballero? –susurro ahora que se había acercado a su madre.

– Querida niña, no siento buenas vibraciones cerca de es caballero, bien sabes que tengo un sexto sentido para todo esto

Valentina alzo una ceja, suspirando y cruzándose de brazos miro hacia donde estaba aquel caballero y entonces miró de nuevo a su madre.

– Madre…es el primer caballero que se me acerca…en mucho tiempo…por favor…solamente concédeme esta cena….- Valentina imploro poder conocer a alguien y que su madre no tuviera el miedo de que le pasara a su hija lo mismo que suele pasarla a ella, que cada vez que se enamora, su amor muere, pero Sylmeria estaba con dudas, hasta que suspiró, soltó los tensos brazos a ambos lados del traje y negaba como conseguía su hija salirse con la suya.

– Esta bien, pero a las doce a la habitación – Valentina miro el reloj de pie de la entrada y vio que eran las nueve de la noche y en ello abrazo a su madre.

– Gracias madre…- Pero antes, su madre la llevó hacia la habitación para que esta se acicalara y se cambiara de vestido y a las nueve y media, Valentina ya bajaba a la zona del restaurante donde todo estaba arreglado y parecía que nada había pasado, pero al irse, había sido tonta, no había avisado al caballero. Se entristeció, pues lo mismo el caballero misterioso se ofendió y se fue del hotel.



avatar
Valentina Øybiorndottir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 17
Puntos : 8
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 28/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Mensaje por Lenox Chateaubriand el Miér Mayo 17, 2017 10:57 pm

Los vampiros tenían esa maravillosa capacidad de hacer que los mortales sucumbieran fácilmente a sus encantos. La muchacha a la que se acercará Lenox no era la excepción. Apenas su mano alcanzó el brazo de la joven, notó la tensión del cuerpo femenino y como sus latidos se aceleraban. Eran tan ridículamente sencillo obtener de las mortales todo lo que deseaba que la sonrisa en su rostro no solo aparecía a manera de agradecer que ella le dijese su nombre, sino también a la torpeza de ella por caer ante alguien tan peligroso como lo era él.
Lleva un nombre tan hermoso como lo es usted, Valentina – con cautela soltó el brazo de la muchacha antes de realizar una elegante reverencia – Mi nombre es Lenox y me tranquiliza saber que no se encuentra herida – los ojos de la humana se encontraron con los del inmortal, que no apartó su mirada ni un segundo, dando así más credibilidad a toda la sarta de tonterías que escupía – Ya no debe preocuparse de lo acontecido. Estamos a salvo y eso es ahora lo más importante. Aún así, sepa que si algo más llega a suceder esta noche, protegerla será mi prioridad – una vez más el Chateaubriand trataba de conquistar a una inocente mortal mediante sus palabras carentes de sentido real y preocupaciones nada sinceras.

Cuando la madre de Valentina apareció para arrastrar a su hija lejos de Lenox, él no se inmuto, permaneció en el sitió contemplando a Valentina y no fue sino hasta que ella y su progenitora llegaron a la escalera que el vampiro miró en otra dirección, después de todo, no necesitaba observarlas para saber de lo que hablarían. Aquella mujer parecía notar las oscuras intenciones del vampiro, algo que resultó más que evidente cuando a pesar de la distancia, llegó hasta su oído la afirmación de la madre de la muchacha sobre las malas vibras que emanaba él.  “Que madre tan acertada tienes Valentina, ojalá fueras lo suficientemente lista como para hacerle caso” pensó, antes de escuchar como es que la mortal pedía tiempo para pasar con él y como la madre de ella se lo permitía. Si bien la muchacha se dirigió a las habitaciones y no a él, Lenox sabía que regresaría.

Esa noche en particular el Chateaubriand no buscaba a la que sería su nueva esposa, al menos por un corto periodo de tiempo, sin embargo, Valentina cayó como un regalo que no pensaba desperdiciar.

Con paciencia, Lenox observó como lentamente todo en el hotel regresaba a la normalidad. Los inquisidores dejaron el lugar tras asegurar que todos estaban seguros, situación que llevó al vampiro a reír por lo bajo pues sabía de una mujer que no estaba segura esa noche. Que los inquisidores se fueran pareció calmar los ánimos de todos los mortales, ya que se anunció que las cenas serían cortesía de la casa, una manera claro de expiar culpas por lo acontecido.

Lentamente las personas se fueron acercando a la zona del restaurante y entre la gente, Lenox vio entonces a Valentina. Con calma, como un depredador que acecha a su presa, el vampiro llegó hasta donde ella se hallaba.
Pensé que había hecho algo malo dado que se fue sin decir nada – susurró en el oído de la mortal – ¿Le moleste de alguna manera?.


"Este mundo sólo puede recordarme lo que no tengo"

avatar
Lenox Chateaubriand
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 25
Puntos : 18
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 22/02/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Mensaje por Valentina Øybiorndottir el Sáb Mayo 27, 2017 8:23 pm

Por un momento pensó que de verdad la había dejado plantado pero un cosquilleo recorrió su cuerpo cuando escucho la voz de Lenox – Oh...lo siento mucho Lenox, mi madre me arrastró hacia ella, ha-hacia arriba bueno...pero ahora estoy aquí – Sonrió para finalizar su contestación y hacer una leve reverencia de la que su peinado y agradable apariencia no se inmutaron en absoluto.

Enseguida, un camarero se acercó hasta ellos y pidió que lo siguieran para acomodarlos en una de las mesas del restaurante obvio era como cortesía de la casa para aliviar supuestamente aún la mala pasada de hace unos momentos con toda la sangría en carne viva. En aquel momento, hace unas horas, Valentina había estado asustada al igual que su madre, su estrategia de estar debajo de varios cuerpos muertos le había salido a la perfección, pero de lo que ninguna de las dos mujeres se había dado cuenta es que Valentina tenía una mordedura “leve” de un intento de algún ser de la noche que haya intentado succionarle la vena carótida.

Valentina se rasco en la parte trasera de su cuello pensando que el collar era lo que le molestaba, pero cuando sus manos había un pequeño diminuto rastro de sangre, empezó a temblar – Pé-érdoname Lenox, ahora vengo –Dijo excusándose para poder ir a los lavabos antes de sentarse en la mesa asignada que el camarero les había asignado.

-¿esto qué es? –Comenzó a estar preocupada de lo que pudiera ser, pero se dio un poco de agua con cuidado y parecía tenerlo controlado. Ya no sangraba y con una técnica de espejo contra espejo vio que tenía un pequeño arañazo sin importancia por lo que prefirió olvidarse de ello y volver con su acompañante – Me estoy poniendo paranoica – Tras decir aquello suspiró sosteniéndose en el lavabo de mármol y por muy raro que pareciera, Valentina solamente quería estar con su madre. Instintivamente, sentía que algo olía a chamusquina y ¡oh! Se acaba de dar cuenta que en la sala de al lado, en la cocina estaba quemándose el pato.

Rápidamente salió del lavabo y encontrándose con Lenox sonrió – Hola Lenox, ¿Podríamos ir a otro lugar? Bastantes…malas situaciones me encuentro ya para añadir una más –Dijo sinceramente siendo irónica pues por poco pierde la vida no hace ni cinco horas.



avatar
Valentina Øybiorndottir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 17
Puntos : 8
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 28/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Mensaje por Lenox Chateaubriand el Jue Jun 22, 2017 9:33 pm

Una sonrisa de victoria era lo que aún lucían los labios del vampiro, pues Valentina realmente caía en su trampa demasiado fácil para ser verdad. Ni siquiera las advertencias de su perceptiva madre la habían convencido de que él era una mala semilla y eso, le encantaba al vampiro. Lenox, quien pensaba pasar una noche divertida al lado de la fémina de rubios cabellos y belleza excepcional, al ver la sencillo que resultaba manipularla y lo necesitada que se encontraba ella de atención y afecto, decidió que Valentina no sería simplemente uno más de sus juegos nocturnos, ella sería su siguiente victima, o mejor dicho, esposa. Y es que, ¿Cómo negarse a ella y a su desespero?.

Al re encontrarse con ella notó con facilidad que usaba un vestido diferente y que su peinado se hallaba ahora impecable, siendo su apariencia en general, totalmente contraría a la de la joven manchada de sangre y asustada por el ataque que habían recibido.
Aunque me sentí mal al ver que te ibas, admitiré que me ha encantado que lo hicieras – al estar frente a frente no se contuvo y sus ojos recorrieron con calma la figura femenina – Luces más hermosa que antes Valentina y eso que creí que era imposible que lucieras mejor – con educación, Lenox ofreció su brazo a Valentina, demostrando así lo caballeroso y atento que podía llegar a ser con quienes le interesaban, pero claro, aquello no era más que una perfecta actuación de parte del tramposo vampiro que una vez obtuviera la mano de la mujer elegida, encontraría la manera de deshacerse de ella, pasando a ser un viudo acongojado con una cuantiosa suma de dinero.

La peculiar pareja formada por el inmortal y la humana no debieron andar muchos pasos antes de ser interceptados por un mesero, quien con excesiva amabilidad les pidió que lo siguieran hasta una mesa en el restaurante del hotel. Sin decirse palabra alguna, ambos siguieron al camarero hasta una elegante mesa en el centro del restaurante que para ese momento ya se notaba abarrotado pues una cena gratis, a manera de disculpa por el altercado con los vampiros, no le sentaba mal a la mente simple de los mortales.

Cuando Lenox movió la silla para que Valentina tomará asiento, el ligero olor de sangre llegó hasta sus fosas nasales y acto seguido, escucho la voz temblorosa de su acompañante excusándose para antes de que él pudiera decir nada, saliera ella disparada en dirección a los lavabos, dejando no solo a Lenox sino también al mesero, intrigados por lo acontecido.
¿Su acompañante se encuentra bien? – interrogó el joven mesero.
Esta nerviosa por lo que sucedió hace rato, eso es todo – comentó antes de excusarse él también y caminar de manera decidida en dirección a los lavabos pues quería esperar a la mortal fuera de ellos.

Antes de que el Chateaubriand llegase a su destino, Valentina ya salía y ambos se toparon de manera un tanto abrupta, pero más abrupta resultaba la petición de la mortal.
Por supuesto que podemos ir a otro lugar, iremos a donde desees – aseguró, ofreciendo nuevamente su brazo para que ella se sujetara y mientras salían del restaurante del hotel, el inmortal no pudo evitar interrogarla un poco – Valentina, ¿Te encuentras bien?, ¿Algo te preocupa? Porque puedes contar conmigo para lo que necesites, que ya te he dicho que mi misión esta noche es protegerte – tras decir aquellas cursis palabras, sonrió de manera encantadora, esperando que al hacerlo, ella cayera un poco más en su red.


"Este mundo sólo puede recordarme lo que no tengo"

avatar
Lenox Chateaubriand
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 25
Puntos : 18
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 22/02/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Mensaje por Valentina Øybiorndottir el Mar Jun 27, 2017 5:15 pm

Cuando Valentina vio que Lenox no le ponía ninguna pega a su petición de poder ir a otro lugar que recordar lo que había pasado horas antes, se sintió que podía confiar en él pero por lo que le dijo su madre antes de salir, se preocuparía toda la velada o esperaba al menos que Lenox la entretuviera de alguna manera para que no pensara en aquello que salió de la boca de su madre, pero de cualquier modo, ahora mismo estaban saliendo del hotel, Valentina se agarró en el brazo de Lenox para no tropezar con los zapatos que traía esa noche y más con la pésima superficie terrestre de la que se componía la ciudad de Paris – Eres muy amable conmigo Lenox – Dijo sonriendo a su acompañante de aquella noche – y gracias por ese detalle, el de protegerme. Estoy segura que podrás hacerlo sin esfuerzo – Las palabras dulces de Valentina salían solas de sus rosados labios de carmín, a Valentina le gustaba un restaurante cerca del teatro por lo que propuso ir allí además de servir macarrones o un buen plato de Espagueti, pero pediría algo de carnes, necesitaba sentirse fuerte además de la protección que traía en esta noche tan oscura.

- Dime Lenox, ¿Qué hacías en el hotel antes….de que todo ocurriera? –Preguntándose él que es lo que estaba haciendo, Valentina pretendía dar un poco de conversación hasta que pudieran dar con el restaurante a preferencia de Valentina - ¿crees en el destino? – Preguntando aquella pregunta tan repentina, Valentina se ruborizo levemente y sus mejillas se tornaron dulces y apetitosas para aquel que no haya probado unas mejillas dulces y tentadoras, Valentina intento recomponerse – Lamento lo que dije, es una ilusión romántica y distraídamente ilusa – Aquellas palabras salieron una tras otra con deje de pasividad y algo de dejadez, como si no creyera en ellas o no creyera mismamente en el mismo destino. Al menos no lo creía para su madre, era bien de extrañar que nada en su vida hubiera sido normal.

Su madre, una madre joven que tuvo a Valentina con edad joven, ahora podrían pasar por hermanas una menor y otra mayor pero no, eran madre e hija y estaban solas ya que la muerte siempre las perseguía, siempre les dejaba por el camino del amor a un cadáver o una deuda y esperaba que al menos las cosas cambiasen de ahora en adelante. Era exasperante, peor su acompañante de momento había parecido del todo correcto, se sentía por el momento segura a su lado, vale que apenas le conocía pero ¿Para eso iban a cenar a otro lado, no? Posiblemente porque su madre hubiera bajado al restaurante del hotel para poder vigilarla, pero lo que noto en su cuello la había dejado intranquila recordándole lo de horas atrás por lo que sí, lo mejor será que se fueran a otro lado.

Al parecer, cuando parecía que iban acercándose al restaurante de su elección, Valentina comenzó a parpadear y su vista se aclaró sin más. Lo mismo una legaña o una pestaña le había incomodado la vista, pero ya la tenía perfecta y con la sonrisa aún puesta, Valentina se fue acercando hasta el mesero que la conocía - Vamos Lenox –Dijo sonriente por lo que después acompaño al mesero hasta la mesa para dos personas que había libre en el restaurante.



avatar
Valentina Øybiorndottir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 17
Puntos : 8
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 28/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Mensaje por Lenox Chateaubriand el Sáb Jul 22, 2017 11:55 pm

Se encontraba dispuesto a acompañar a Valentina a cualquier parte, no porque verdaderamente le importara el estado de la joven, sino porque necesitaba mantener su fachada de buen hombre para hacer que ella aceptase después volver a verlo. Lenox había elegido a la joven como su siguiente esposa debido a la facilidad con que ella respondía a sus insinuaciones, a sus acercamientos. Como ejemplo estaba el hecho de que solo debía ofrecerle su brazo para que ella se aferrase a él como si fuera la única persona en todo el mundo que pudiera salvarla de los peligros existentes en el mundo, situación que resultaba irónica, puesto que al lado de Lenox, ella jamás estaría a salvo.
Mereces que sea amable contigo – aseguro – Eres una mujer no solamente hermosa sino de personalidad radiante, al menos a lo que he visto – hizo una pausa antes de continuar – Y no debes agradecerme, creo que es mi deber proteger a las personas que pueda y me lo permitan – la miró antes de salir del Hotel – De hecho, si me lo permites, podría protegerte no solo esta noche sino también las venideras – y tras decir esas palabras, asintió a la petición de la joven de ir a un restaurante cercano, uno donde seguramente ella se sentiría más cómoda, al igual que Lenox, quien agradecería estar lejos de aquel hotel y de la protectora madre de Valentina.

Me reunía con un amigo, uno que de hecho se fue minutos antes de que el terrible altercado sucediera – hizo una pausa– y agradezco que no estuviera presente, es alguien muy querido para mi, no hubiera soportado que algo le sucediera – la expresión en el rostro del inmortal se entristeció, aunque claro, todo lo que salía de sus labios era una vil mentira pues esa noche, había ido al Hotel en busca de diversión – ¿Ustedes qué hacían? – preguntó tratando de seguir aquella aburrida conversación que la mortal generaba.

En el instante que Valentina menciono al destino y al romanticismo, Lenox supo lo que debía decir.
No me parece que sea una ilusión – la seriedad en su rostro era absoluta – Yo creo en el destino. De hecho, creo que era parte del destino que mi amigo se fuera antes, que fuéramos atacados y que me encontrara con usted – los ojos del inmortal se encontraban fijos en el rostro enrojecido de la mortal – Si el destino me ha guiado a ti, Valentina, le estaré en eterna deuda – los pasos de ambos se detuvieron y la mirada de Lenox se enfoco en la de Valentina. La joven pareció sumirse en su embrujo durante unos segundos antes de volver la vista al frente, pues ya habían llegado al restaurante.

De manera un tanto abrupta el inmortal fue guiado al interior del restaurante. Aquel lugar no era de su completo agrado, pero simulo que lo era simplemente para tener a la humana satisfecha. Necesitaba que aquella fuera una buena noche pues de ella dependería el futuro de la relación que él planeó.


"Este mundo sólo puede recordarme lo que no tengo"

avatar
Lenox Chateaubriand
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 25
Puntos : 18
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 22/02/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Mensaje por Valentina Øybiorndottir el Jue Jul 27, 2017 6:29 pm

- Nosotras pretendíamos tomar una tranquila velada ya que nuestro hogar está siendo remodelado. Será por unos días la verdad pero nos ha pillado la tormenta – dijo refiriéndose a lo que hace poco ocurrió – Me alegro que no le ocurriera nada en absoluto a tu amigo Lenox. Yo no podría haber soportado perder a mi madre, soy mayor de edad y estoy en edad casadera pero aun así, madre no hay más que una – Se echó el pelo hacia atrás, le escuchaba sus palabras sobre el destino y como la hacía sonrojar que no pudo evitar golpearle de manera amistosa en la inmensidad del brazo que era vestido por una vestimenta bastante elegante – Calla – rio sin poder evitarlo – Acabarás que no pueda mirar a nadie…de lo roja que me vas a poner – riendo aun cuando llegaron al restaurante, el mesero que la conocía de otras veces los llevo a ambos a una sala especial, reservada y apartada de los demás comensales.



Cuando el mesero les enseño el camino, y asento a la señorita Valentina, dispuso a tomar carta a la pareja.

- ¿Qué van a beber hoy?

- Creo que tomaré un poco de Vino tinto.

Valentina sonreía estando en aquella sala privada con alguien que parecía valorarla y que de hecho se preocupaba por su estado después de lo ocurrido. Seguramente su amigo mesero ya sabría el accidente ocurrido hace unas horas debido a que tenía rápidos contactos con los camareros del hotel. Eso le recordó a Valentina que tenía que decírselo al mesero.

- Por cierto, Miriam está a salvo. La he visto trabajar de nuevo en el hotel – Dijo Valentina para calmar la mirada del mesero. Vio cómo se relajaba y entonces asintió a ambos.

- La casa invita hoy. Ha debido de ser una noche movida, señorita.

- Uy y que lo digas. Bueno, la verdad que tendría que estar en cama, descansando con madre, pero no podría dormir así que…- miró a Lenox – Prefería estar acompañada. – Sonriendo a su acompañante, está bajo la mesa, movió su pie hacia delante acariciando la espinilla del pie de Lenox, subiendo con la punta del zapato por dentro de su pantalón y afilando un poco más la sonrisa.



avatar
Valentina Øybiorndottir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 17
Puntos : 8
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 28/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Mensaje por Lenox Chateaubriand el Jue Ago 31, 2017 10:32 pm

Sí, me alegra saber que mi amigo esta a salvo pero sabe, ahora me alegra más saber que usted y su madre están a salvo – hizo una pausa antes de sonreír de manera galante – en especial usted – y aprovechando que de los labios de la hermosa rubia salía el tema de los matrimonios, Lenox carraspeo un poco – Así que ya esta en esa edad Valentina – sonrió desviando la mirada unos instantes, ocultando de esa manera la malicia en su mirada – Supongo que ya se encuentra prometida entonces con algún caballero que se encuentre a la altura, ¿no es así? – tras soltar la pregunta, giró el rostro, clavando su mirada en la femenina solo para después cambiar de tema a los encuentros destinados, esos de los que él aseguraba estar sumamente contento de tener, en especial cuando se trataba de encuentros con sus nuevas potenciales victimas. De manera un tanto infantil, pero no desagradable; Valentina golpeo el brazo de Lenox – Bueno, yo solo digo lo que pienso, no puedo callármelo. De hecho, otra cosa que pienso es que me encantaría que no pudieras mirar a nadie más, solo a mi – aseguró justo antes de ser arrastrado al interior del restaurante.

El mesero se mostró bastante atento con ellos, pero el motivo de esa amabilidad se debía a que al parecer, Valentina era una cliente regular en aquel lugar, tanto como para que el mesero dejara sus labores un poco y se enfrascara en una breve pero sustanciosa charla con la rubia a quien Lenox ya le había puesto el ojo encima. En silencio, el Chateaubriand escuchó la conversación entre ambos y no fue sino hasta que Valentina lo miró, que él se percató del juego que la muchacha estaba realizando por debajo de la mesa.
Yo tomaré lo mismo que la señorita – aseguró, esperando a que el mesero se despidiera de Valentina y fuera a traer el vino para mirar a la joven mortal – No deberías jugar de esta manera – señaló con el dedo a la mesa para hacer referencia a lo que ocurría debajo de ella – porque el juego puede escalar a un punto que no podrás tolerar – y dicho eso volvió a sonreírle de manera seductora.


"Este mundo sólo puede recordarme lo que no tengo"

avatar
Lenox Chateaubriand
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 25
Puntos : 18
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 22/02/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entra en otra sala, no hay espacio para mi y tu ego. [Lenox]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.