Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Baal Crimson el Dom Dic 04, 2016 7:38 pm

Como las ciudades en guerra, todas la mujeres tienen un blanco indefenso. Cuando se les descubre, la plaza se rinde inmediatamente. (Marqués de Sade)


Nunca, nunca se está satisfecha, entre más prueba, más quiere, más desea y anhela. Una bestialidad le carcome porque no lo pide, lo arrebata, mata para posesionarse de lo que quiere. Como si todo lo que mirase, fuese esa sangre dulce, virgen y calienta que añora su cuerpo, a todo momento, cada día y noche, siempre. Aunque sienta más placer por hurtar, que por alimentarse, pues se ha vuelto una pesadilla eterna lo que es, no ha enloquecido por el momento, pero tarde que temprano lo hará, ya que poco a poco le teme a lo que tanto ama, lo que le da vida, la está matando mentalmente. La sangre es como el veneno que la tortura, le quema, le atormenta, pues le vuelve los sacrificios que ha cometido por estar donde está ahorita. Las vidas que ha tomado se presentan cuando ingiere sangre de otro ser humano, en su mente, en espíritus agonizantes se presentan, con las voces gritando maldiciones en contra de ella... Motivo por el cual sabe que enloquecerá si esto sigue así, pero no hay cura, esta es su maldición, su pecado por ser una monstruo desde niña.

¿Qué más podría hacer? Si no solo sumergirse a este trance, continuar con el círculo enfermizo, avanzar a lo que sus instintos le aclaman. Porque justo es arrasada al paraíso e infierno de un Cabaret, los seres humanos comunes y corrientes no eran apetitosos, por lo que agradeció que su paladar en ese sentido sea estricto, pero, maldita sea aquellas mujeres; dotadas de un excelente gusto, y no se digan esas redondas nalgas que en unas se asoman con sus atuendos pomposos, con movimientos de curvas exasperantes, realmente glamorosas que llaman la atención de Baal. No basto con solo mirar al adentrarse al interior de éste, quería distraerse con ellas, maravillarse del espectáculo aunque la magia perdía el toque con las miradas sobre puestas en ella. Y no era por sorprenderse, ya que siempre viste con elegancia; es seducción que sus malditos cabellos rojizos posee, y la manera en la que luce su cabellera, subiendo la montaña de sus pechos. El vestido que decora su finura no es más que un vino oscuro, resaltando su nívea piel. Una combinación perfecta para la celebración de los pecados que se cometerán en esa misma noche.

Con una simple mirada a los supuestos caballeros, los apartó, ofreciendo un mensaje de muerte si no le dejaban en paz, su desde contra estos aumenta cada vez que se atreven a dirigirle la palabra, si, aún no olvida sus desgracias, aún culpa a estos por sus tragedias, por culpa de ellos fue ultrajada un millar de veces, y no se diga que perdió a su bebé apenas queriendo a dar a luz por esas violaciones. Así que no esperen compasión alguna por el demonio escarlata, no tendrá misericordia alguna.

Que al fin tomó asiento, en una esquina, cerca del escenario pero no en primera fila, alzando la falange para ordenar una copa del mejor brandy. Mirando quién será su próxima víctima, tenía que ser un primor, la mejor entre todas las presentes.


«¡De rodillas, esto es un apropiado de identidad!»

Queen of identities:
AWARDS:
avatar
Baal Crimson
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 55
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 14/04/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Ciro el Mar Ene 24, 2017 4:12 pm

Willkommen! Bienvenue! Welcome!
Fremder, étranger, stranger
Glücklich zu sehen,
Je suis enchanté,
Happy to see you,
Bleibe, reste, stay.
Cabaret, 1972

A su alrededor, las mujeres hermosas danzaban, presas del frenesí que les suponía tener como invitado a nada más y nada menos que ¡al rey Pausanias! Por supuesto, no tenían ni la más remota idea de quién era el caballero en cuestión, pero la ilusión que Ciro había trazado y en la que las había inmiscuido había sido tan fuerte, aunque tan perezosa (porque no se necesita mucho para liar a alguien con grandes aspiraciones… ¡eso él lo sabía bien!), que no se lo habían planteado ni por un momento. ¿Que un rey fuera a verlas y se quedara plantado, bebiendo a turnos de sus cuellos y muslos, mientras ellas desfilaban en los camerinos de un cabaret? Bueno, ¡era lo habitual de cada jueves! Para las verdaderas perversiones debía acudirse al local, mejor, los martes.

¡Si tan sólo hubiera podido gozar de aquel poder siempre…! Hacía muchísimo más fácil la tarea de inmiscuirse en los asuntos cósmicamente importantes, para él al menos, en los que se enzarzaba durante esos días particulares de su larguísima vida, mientras esperaba a que su venganza pudiera, por fin, materializarse. Y parecía curioso que hubiéramos tardado tanto en mencionar dicha venganza cuando era el aire mismo del que respiraba (bueno, esa es una forma de hablar) el vampiro, pero, al final, todo llega, y eso no sería una excepción. Sin embargo, para cumplirla había que conseguir antes solucionar ciertos asuntillos burocráticos, y el que lo ocupaba aquella noche lo había obligado, literalmente, a acudir al cabaret.

¿O debía haber dicho la que lo ocupaba…? Pues, efectivamente, se trataba de una vampiresa, aunque quizá durante ese decenio decidiera llamarse a sí misma hada, porque la había visto en acción hacía bastante tiempo (la cantidad exacta se la resbalaba igual que lo hacía en sus pensamientos, sin que pudiera alcanzarla) y sabía que lo suyo era robar identidades ajenas. Nada más y nada menos que una ladrona del peor tipo, la que arrebata todo lo que es uno para quedárselo ella misma y que no quede nada de aquellos a los que devoraba, ¿literalmente? Porque tal vez acabara así, o tal vez no; la cuestión era que Ciro la necesitaba, y por eso, estaba dispuesto a correr muchos riesgos, otrora absolutamente innecesarios pero básicos en aquel instante, según su opinión.

Así pues, habiendo conseguido que las exuberantes cabareteras que no le provocaban ni un solo efecto en su hombría cayeran en sus redes, Ciro se dedicó a maquillar la ilusión, convirtiéndola en un sueño tan pero tan maravilloso que no querían abandonarlo, quizá intuyendo que la ilusión se desvanecería. ¡Y quién era él para perjudicar a sus amados súbditos! El rey Pausanias, por tanto, se incorporó y se acercó a ellas, dejó que lo maquillaran y limpiaran para ser parte del espectáculo que solamente humanos vulgares y ella verían, y de una guisa que lo volvía atractivo hasta decir basta (más aún, quiero decir. Le habían retocado la barba y los cabellos, recogidos, destacaban su hermoso rostro), salió bajo la brillante y cegadora luz de los focos.

Una vez fuera, su vista se clavó en la vampiresa escarlata, que se asemejaba a la sangre que había bebido tanto en los cabellos como en el vestido de una forma que, incluso para él, apestaba a vulgaridad. Con la atención en ella, y tan poderoso como bien alimentado estaba (ellas daban muestra de que así era con sus cuerpos), empujó la ilusión para atraparla a ella también y que lo viera como un rey, como un dios, como el único ser al que debería nunca obedecer y, en definitiva, como alguien en quien convertirse. Lo mejor del caso fue que no tuvo que hacer demasiados esfuerzos, ¡y no porque él fuera regio ya de antemano!, sino porque con el maquillaje y los ropajes que le habían puesto, sumados a su percha, ya parecía todas esas cosas que había sido y que, en la cabeza de su fiel público, aún era. Eso le permitió enredarla, despertar su curiosidad y provocarla, hasta el punto de que cuando terminó el espectáculo y las bailarinas, entre risas y chillidos, lo condujeron al camerino, ella ya se encontraba allí, esperando a su nuevo marajá.




Well, I was there:
and I saw what you did:
I saw it with my own two eyes:

So you can wipe off that grin:

Yeah, I know:
where you've been:
It's all been a pack of lies:

avatar
Ciro
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 319
Puntos : 496
Reputación : 241
Fecha de inscripción : 04/06/2011

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Baal Crimson el Lun Feb 13, 2017 10:06 pm


Situada en un imperio olvidado, es peligroso y aterrador. Ha venido desde el averno a dar inicio al fin. Ha venido a acabar con todo lo que cree, es y será, para convertirla en fragmentos diminutos. Él es el demonio más peligroso del inframundo; el guerrero más feroz que ha pisado esta tierra; el más arrogante que ha visto en su no vida —ha conocido a varios, pero el se lleva el maldito premio.— Más su toque puede destruirla, (¡lo sabe,, lo admite, es muy peligroso!), quizás, solo quizás él termine con su tormento, quizás, y es al que ha estado esperando para que esta agonía concluya, pero, ¿será que al fin la liberen de sus tormentos? Si, podra ser el mensajero de quien se dice llamar Diablo, y ha venido a reducir todo a cenizas, llegó el juicio, lo sabe. Solo queda esperar, porque el dolor es insoportable, tan atroz como la espera de su presencia, había caminado hacia su encuentro, hacia su camerino, sentándose frente al tocador, observándose en ese espejo ovalado, era horrible su rostro, para quién le conociese en verdad, que en vez de ver esa belleza superficial, un horror acecha, se carcome su faceta, aguardando. Siempre tiene que esperar, y siempre ha sido para torturas, pero, esta vez tan ilusa creyo que sería todo lo contrario. Púes ¿quién ofrece un espectáculo tan ameno a un rey? No era odiado, lo alaban, lo vehemeran, ¿podría ser su salvador? Si aquel pudo interpretar sus deseos, ella acudió por una compañía, fue por un primor pero más que eso, obtuvo un sendero inolvidable.

Si, al principio celosa lo miraba, había estado sentada en aquella mesa en espera de que las bailarinas, o la más bella del lugar acudiera a su encuentro, que coqueteara, le cumpliera todos sus caprichosos, más que obtuvo, indiferencia, todas se enfocan en aquel hombre, tan despreciable y ruin, preguntándose qué les atrae, ¿por qué lo idolatran? Si no posee riquezas finas de una belleza, es horrible, mas que ella, más de lo que yace en el interior de la vampiresa, ¿por qué a él, y no a ella? Y ahí, es que se hundió, con esas irises, al momento de encontrarse con estas, lo conoció  (eso se creía, por la ilusion, más ella, ella se une a tan mojigata) un rostro, como en los antiguos mundos, en la época de guerras políticas-administrativas. Dónde solo importa el más fuerte, pero que barbarie, que mundo le encerró, tanto que se convirtió en realidad para ella, quería su propio reino, uno como el de él, autentico. Que más allá de ambicionar su libertad, la inercia se movía hacia el final del suplicio, el pensar que podía acabar con la maldición, el dejar que sus pies se movieran con la idea de que la paz al fin hallo. (¿No les parece que es tan bestial aquel, que le esté moviendo con sus peores debilidades, que juegue con ella con sus propios deseos? ¿Quién era aquel? ¿Qué es lo que quiere? ¿A cambio de ese espectáculo que esperaba? Sabiéndose que nada es gratis en este mundo) Plasmando en su mente aquella figura, le intriga, le causa un sin fin de sensaciones; está el lado al que repudia a todo hombre por sus grotescas torturas para con ella, y el otro de que temía a las bestias, aquellas verdaderas que se jactan del dolor ajeno, pero con él, quizás solo por la magia (aunque no lo supiese, es que esta confundida) que el ir percibiendo risas, pasos, respiraciones alteradas y esas voces, era él. Estaba llegando, que al abrir la puerta, solo por el espejo miraba, en este se plasmaba en dirección a la puerta como fondo, y su rostro sin cambio alguno.

— ¿Quién eres realmente? ¿Acaso eres como un dios? Nadie, absolutamente nadie es adorado como lo han hecho contigo, ¿qué les ofreciste, que hiciste para que ellos te alaben? El mundo es cruel, y nadie da nada, a menos que sea recíproco,  si es el caso, ¿qué es lo que esperas de mi? He conocido tu mundo, pero algo me dice que corra, que no te mire, que no te escuche, ¿por qué he de huir, de quien tiene todo aquello que quiero?

Ya se había acabo la ilusión cuando ella caminó hacia el camerino, pero sus pensamientos estaban mezclados, inconclusos, confundida por lo que quiere y ansia, a lo que desdeña y le aterra, podra ser que ese sea uno más de los que gocen de herir, por eso es que camino hacia él, podía ver en aquel escenario que da nacimiento a la muerte, y no por la manera en la que las bailarinas fueron tomadas como recipientes, sino, porque en esas irises, le mostraban que a base del dolor, del sufrimiento de la manipulación mental, él le podría otorgar el final de su demencia, ya sea matandola, o convirtiéndola en un animal, uno donde no necesite de su mente para ser dominado.



«¡De rodillas, esto es un apropiado de identidad!»

Queen of identities:
AWARDS:
avatar
Baal Crimson
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 55
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 14/04/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Ciro el Miér Mar 01, 2017 1:31 pm

Ciro no tenía dedos suficientes, ni siquiera sumando los de las manos y los de los pies, para contar la de años que hacía que no se volvía a sentir el rey, pero no le hacía falta, porque la satisfacción era tal y tan suficiente que lo llenaba entero, sin espacio para nada más. ¡Qué bien le hacía al ego maltrecho del espartano que volvieran a adorarlo…! Bueno, en realidad no le hacía nada de bien porque eso contribuía a que se creciera aún más de lo normal, que seguía siendo demasiado pese a las circunstancias, pero ¿quién iba a fijarse en esa clase de detalles cuando la ilusión de Ciro había sido tan poderosa? Era uno de los dones que más desarrollados tenía desde su conversión, y habérselas aplicado a sí mismo en más ocasiones de las que admitiría en voz alta tenía que haber hecho maravillas para su eficacia, ¿no crees?

Él, desde luego, no; estaba muy ocupado estudiando a la vampiresa, que si bien parecía haberse librado de la ilusión (predecible, por supuesto, pero ¿qué más daba?), había caído en ella lo suficiente para que los restos parecieran tan pegados a su psique como la miel a los dedos después de arrancar un panal. Eso, lejos de molestarlo, lo satisfacía, ya que significaba que tendría la tarea de conseguir doblegarla aún más fácil de lo que había supuesto de antemano, y eso que, al lado de su venganza, todo le parecía fácil… Eso incluido. ¡Qué demonios, especialmente eso! ¿Acaso no había manipulado antes? Torres más altas habían caído que una mujer deseosa de un referente nuevo, así que con convertirse en uno bastaría, sin problemas.

¿Que qué he hecho para que ellas me adoren? Ser un dios, claro. O un rey, como lo llaman ahora, pero para que nos entendamos, sí, un dios. – replicó, soberbio como solamente el antiguo Ciro podía llegar a serlo, elegante como hacía mucho tiempo que no resultaba, atractivo como ella quizá pudiera apreciar, o quizá no, pero a él poco le importaba. En defensa del vampiro, había que reconocerle que, incluso cuando había sido un maldito vagabundo medio muerto (y no estaba muy lejos aún de volver a serlo), podía verse lo regio en él a kilómetros, así que si encima había hecho el esfuerzo consciente de parecerlo, aún menos dudas podrían caber al respecto.

Así pues, se deslizó a través de los cuerpos de las mujeres hacia una silla, que bajo su peso y su imponente estampa se transformó ante los ojos de la vampira en un trono, ¡y sin necesidad de que hubiera ilusiones de por medio! Ese era un talento que él había aprendido en su época mortal, cuando su juventud había supuesto algo que debía contrarrestar como pudiera, y lo de ahora era sólo el perfeccionamiento de un arte que sólo él podía convertir en tal. De algo le tenía que servir toda la experiencia que había ido acumulando, a medida que pasaban los años, y de una forma semejante, dejándola atrás con la apariencia de que no había aprendido nada, cuando había sido al contrario. Ciro: rey del engaño hasta para sí mismo…

¿Y por qué ibas a huir de mí? A los reyes se les adora, a los dioses se los teme porque secretamente se aspira a ser como ellos, así que ¿por qué vas a escuchar a esa vocecita en su cabeza? – preguntó, enredando con sus palabras los pensamientos de la pelirroja del mismo modo que sus propios dedos enredaban mechones de su largo cabello, a medio camino entre el rubio y el castaño como él lo estaba entre la locura y la cordura. Tan manipulador como bello, el vampiro resplandecía como lo había hecho en sus mejores momentos, como humano, e incluso previamente a sus torturadores meses en el Infierno, cuando la confianza lo había cegado hasta tal punto que había convertido en rey al tuerto de un humano como Fausto.

Sabes que está bien que te acerques. Eres muy consciente de que es cobardía lo que te grita que te alejes, porque sabes que soy tu sol, que dependes enteramente de mí y que soy peligroso, pero ¿no es acaso bello el riesgo? ¿No lo deseas más que a tu vida entera? – inquirió, con tanta pasión y tanta fuerza en la mirada que podría pasar por locura, y muy probablemente lo fuera, pero con su tono de voz tan encantador y tan razonable (¡increíble, en efecto!), ella seguramente ni siquiera llegara a captarlo. Además, ¿cómo podría, si se había ido a encontrar con el único ser, probablemente, que estaba todavía peor que él…? Porque él al menos lo admitía, pero ¿y ella? ¿Lo haría? Ciro estaba bastante seguro de que no, pero solamente el tiempo que pasaran juntos, y que el espartano sospechaba que sería mucho, tendría la respuesta real al respecto.




Well, I was there:
and I saw what you did:
I saw it with my own two eyes:

So you can wipe off that grin:

Yeah, I know:
where you've been:
It's all been a pack of lies:

avatar
Ciro
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 319
Puntos : 496
Reputación : 241
Fecha de inscripción : 04/06/2011

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Baal Crimson el Lun Mar 20, 2017 8:57 pm

Y dios impuso las reglas en las que exclusivamente la vampiresa debe obedecer, que no hiciera caso a su mente, sino a la de él. Que depositara como una ideología; su plena confianza, como si fuese el único creador, al que le debe el pensamiento, la palabra y la visión de que es el único en el reino que se profesa. Lo había visto, no fue una mentira, él como dios se posó en su silla, juzgando a sus miembros, a sus hijos que en esas irises gritaban: ¡Pecadores! No había explicación a su miedo, a la sensación moribunda que marmita con esa presencia, entre más se acercaba, era más potente el sentimiento. ¿Cómo se podría tener miedo de un dios? Si, en ese espejo ovalado se reflejan dos horribles rostros, uno en cada lado, sumiéndose al color de esos ojos, no podía desligarse de ellos, ni cuando tomó asiento (imponiendo su autoridad, era momento de regular en su territorio), y quedó la mira un poco distante, por lo que se gira, dando la espalda al cristal, frente a frente, sentados como en un confesionario, la pecadora remidiendo de sus faltas, exponiendo sus pecados por ambicionar el mundo de él, de un dios. Y el, sin culparla, motivándola a que se lo arrebaten, al menos eso es lo que por un instante determino, pero, ¿con esa demencia, que era cierto y que no? ¿Que como alguien permitiría que le quiten su todo? Aunque, ahí estaba, permaneciendo sobre los cristales del horror, reflejado en la lánguida y débil esperanza de muerte, temblando psicológicamente ante la crisis de perder más de lo que se imagina.

— ¿Cómo lo hiciste? Aun veo cómo te siguen acechando, puedo percibir sus ojos aún puestos en ti. Es muy fuerte, no por apariencia, ¿qué tiene que lo convierte en un dios y no en un hombre? Somos poseedores de la inmortalidad, mas no es digno el tiempo a tan semejante poderío. Tanto que mi instinto reacciona, las circunstancias en las que me he envuelto, han logrado despertar un sentido al peligro, no quiero ser mas quien sienta esto, está en lo cierto, quiero ser un dios, convertirme en algo inminente. Quiero su mundo, no lo niego. ¿Cuál es su nombre?

¿Cuánto se ha de ofrecer por la ambición? ¿Qué es aquella paga para poseer todo? Sin ser obstáculo, se alza, estirando la falange al alcance de su rostro, a sus víctimas, aquellas que tenían algo que ella tanto quería, se los arrebataba, sin tener nada y teniéndolo todo a su vez, llegando a posar la mano en su mejilla, palpando, era carne, no una ilusión, como podría quitarle todo, jamás llego a la conclusión de querer convertirse en un hombre; pero, ese no es uno, es algo más. Quizás, solo por esa diferencia la repulsión no se hizo presente. Y por ende, su enfermedad le iba a cazar, lo quería, quiere ser aquel hombre que de nombre pronto sabrá. Requería de una identidad, el conocerla, el ir desmembrando de la persona, poco a poco posesionarse de esta, para que al final sea su nombre, sea él en plena semejanza, porque en apariencia, será la misma, pero más temida, más poderosa.



«¡De rodillas, esto es un apropiado de identidad!»

Queen of identities:
AWARDS:
avatar
Baal Crimson
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 55
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 14/04/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Ciro el Mar Abr 04, 2017 11:20 am

Le resultaba tan sumamente satisfactoria la adoración, esa actitud reverente de una vampiresa que se estaba poniendo de rodillas como realmente le gustaba (ugh, no, en el sentido erótico del término no, ¡qué asco!), que se estaba empezando a creer que era un dios. A fin de cuentas, durante la mayor parte de su existencia esa había sido su máxima y su forma de presentarse ante sus inferiores, nunca semejantes, porque como él no había nadie; era algo parecido a probarse un zapato que hacía tiempo que no se usaba: la horma seguía adaptada a la forma de uno, y la sensación era familiar, agradable incluso... pero sólo al principio.

Pronto, el sabor amargo de la realidad, aunque la viera quebrada y no se engañara aplicando la ilusión sobre ella para que se viera como el demonio que podría ser de no tener cuidado, se le atragantó en la garganta y se vio obligado a fingir conscientemente. Cuánto le habría gustado poder abandonarse a la mentira de que era un dios, pero el dolor le recordaba que debía volver y ser más listo y mejor que ella, ¡como si no resultara difícil! Mas sí que podía tornarse imposible si ni siquiera lo intentaba; Ciro era consciente de sus limitaciones, por increíble que pareciera para cualquiera que conociera al antiguo él, así que decidió actuar en consecuencia y elevarle la barbilla para que lo mirara, el regalo de un dios generoso aunque se encontrara siempre al borde del abismo de la más pura destrucción.

¿Que cómo lo he hecho? ¡Ja! No me ofendas pensando que puedes llegar a mi nivel con sólo intentarlo; no, súbdita mía, es necesaria toda una existencia de experiencia para alcanzar este extremo. Para empezar, deberás reverenciar mi nombre: es Ciro, obviamente. – afirmó, y lo hizo sonar tan regio que parecía casi el preludio de una oración, como el inicio de un Pater nostrum que, para ella, más bien sería Deus mei. ¿Lo sabría, o también tendría que enseñarle esa patética excusa de una lengua muerta que era el latín...?

No, por ahí sí que no pasaba ni pasaría nunca, lo sentía (en realidad, no mucho), no era un paidagogos y jamás lo sería. Para él y su orgullo heleno, eso sería equiparable a perder el tiempo y, por ende, a que la única opción que le quedara fuera matarla. Sin embargo, seguía teniendo un plan, ¡hasta cuando no lo parecía!, y por eso Ciro decidió aguardar un instante más, otorgándole más clemencia sin que ella lo supiera que la que nunca le daría siendo la vampiresa consciente de ello y de su generosidad abrumadora. Al final iba a resultar que era un dios generoso... Herencia persa, no había duda, porque de tirano también tenía bastante el espartano, y no había tiranos como los orientales, la historia así lo confirmaba.

¿Qué tengo? Seguridad, obviamente; poder, eso lo notas; sensualidad, inabarcable para ti; actitud, toda la que necesites... y locura. No hay un dios cuerdo, la cordura está sobrevalorada, y yo no poseo ni una pizca. – afirmó, eternamente convencido de que así era, y la echó para atrás, aprovechándose del hecho de que la sujetaba en más de un sentido, pues como tal contaba la subyugación de la pelirroja, absolutamente obsesionada con ser él. Exactamente, por otro lado, como él quería. – ¿Qué necesitas para ser como yo? Fácil: sufrir. Sufrir los peores tormentos, morirte de dolor y de ansiedad, querer acabar con todo y todos, y entonces ya alcanzarás la libertad más absoluta de convertirte en lo que soy yo. Así es, pelirroja: para ser yo, tendrás que dejarme destrozarte por completo. – afirmó, rotundo e indiscutible, como el dios que tal vez fuera o tal vez no.




Well, I was there:
and I saw what you did:
I saw it with my own two eyes:

So you can wipe off that grin:

Yeah, I know:
where you've been:
It's all been a pack of lies:

avatar
Ciro
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 319
Puntos : 496
Reputación : 241
Fecha de inscripción : 04/06/2011

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Baal Crimson el Dom Abr 16, 2017 12:46 am

— No estoy aquí para intentarlo, sino para hacerlo, las experiencias más crueles en corto tiempo son las que mejor educan a un fiel cabestro que toman a la ligera, ya que si ha logrado dirigir a grandes masas, ¿por qué despreciarlo, si posee una habilidad extraordinaria? Pues son pocos los que han logrado hacerlo. No es insultarle, más, sí quiero ser del mismo nivel, y porque no, ¿llegar a ser hasta más? Puedo servirle, ser su fiel sirviente, pero a cambio, quiero ese futuro, Ciro; el gran rey, mi rey.

Los mismos demonios podrían mostrarte el cielo, así como necesitan de ángeles para ser mediados, más ninguno podía ser tocado, y ahí todo cambió, su falange se desplegaba en torno a esa mejilla, la carne es un justo pecado para los animales, ella tiene hambre, no por tan estúpida necesidad de alimentarse para la sobrevivencia, no, sino aquella en la que su necesidad se enfoca en arroparse de esta, que sea su vestimenta, un traje que se adhiera a sus caderas, moldeando a tan perfecta figura, ya que después de loca, es deseada, es anhelada hasta con vulgaridad. Esa voraz hambre le invade, la sensación es potente, el roce es audaz para recorrer el rostro, si era una deidad, cree en él, está ahí, es real, es él quien bajó a otorgarle una salvación. Mirándole, brillando las irises de esa esperanza, de esa pasión grotesca por la vida, por su nombre, por su mundo, Ciro; la bestia que se convirtió en dios, y el sol que por el poder pugna y mata. Y con las huestes del diablo ella pacta. Creyendo que será un dios, que le sirvan le encanta, ese abuso de poder, el controlar lo que pasa, y en vez de la sabiduría, usar las armas, en vez de la sana razón, la fuerza bruta, y quebrar las cabezas hasta de los inocentes, así de animal quiere ser, avivando su voz en torno a su estado visado.

Aunque es apartada, no le impide seguir ligada a él, aferrándose en mente a su presencia, devorándolo con los ojos, sedienta de escucharlo, de obedecer demandas para su preparación, y persiguiendo sus movimientos. La postura que sostiene le dice que permanezca de pie a su frente, interesada en él porque ya es su súbdita, él iba por ella, eso era seguro, pero, ¿por qué?...Por lo que aprovecho, ya situándose en ese cometido.

— Si el sufrimiento se puede medir, ¿cuánto se necesita de este para llegar a ser como mi Dios? Sé que es el dolor, conozco a la perfección el sufrimiento, existiendo con la ansiedad, anhelando matar, y poseer todo a la vez. Entonces, ¿por qué sigo sin ser Ciro, sin ser un Dios? La libertad la conocí cuando arrebate por primera vez una identidad, y desde entonces, se ha vuelto un ciclo enfermizo, volviendo a las mismas calamidades, aún después de ser inmortal, sigo perteneciendo al mundo de la vileza, del daño, de la devastación… Si permito que me destroce, cómo hará para que no avance a la siguiente etapa de mi ciclo? ¿Cómo hará para que solo yazca en la destrucción? Diga que es el dolor, muéstreme su poder ahora mismo, déjeme conocer su devastación hacia conmigo.

¡Completamente idóneo! Necesita aclarar la confusión del otorgamiento del tormento, la grandísima afectación emocional, y físicamente, porque ella, quien ya ha experimentado un mar de torturas, un río que la mantiene agitando de un lado a otro, golpeándola con cada piedra, cada objeto que se halla en el sendero, padeciendo de la angustia más bestial que un inmortal pueda sentir, pues se atormenta con lo que le da placer, la sangre se convirtió en un veneno, que poco a poco la aniquila, llegando al grado de querer matarse pero hasta eso es imposible. Por ello, qué más se requería? Dado que siempre ha vivido de la manera en la que describe Dios para ser digno de su reino.


«¡De rodillas, esto es un apropiado de identidad!»

Queen of identities:
AWARDS:
avatar
Baal Crimson
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 55
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 14/04/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Ciro el Mar Abr 25, 2017 2:42 pm

¡Ah, determinación, maravilloso, excelente noticia! Ella parecía tan dispuesta a ser destruida como él parecía estar dispuesto a hacerlo, menuda combinación más excelente, ni siquiera si lo hubieran intentado a propósito habría salido mejor. En consecuencia, Ciro estaba pletórico, más hermoso de lo normal (y especialmente divino, en el sentido literal de la palabra, si se comparaba con cuando se había arrastrado fuera de una cloaca con ayuda de una fantasma sáfica), y perfecto para el papel que debía representar para ella, uno que estaba hasta deseoso de tomar. ¡Y sin guión, improvisando cada movimiento, porque eso también se le daba bien! ¿Qué no lo hacía, en realidad...?

Estupendo. Estamos de acuerdo, entonces, en que me vas a servir y a cambio te haré daño, tanto como puedas imaginar. ¡Bien! Es por que lo tengas claro, no te voy a tolerar que me lo eches en cara luego. – aclaró, con un tono que era una extraña y fascinante mezcla entre un profesor dispuesto a dejar a su alumno sin cuestiones pendientes y un hombre de negocios que se encontraba en plena negociación de un trato particularmente jugoso. ¡Y lo era, verdaderamente lo era! Al Ciro de antaño, que era el que ella deseaba emular, la idea de tener sirvientes casi servía para que se excitara; sin embargo, ahora que ya no sentía deseos carnales (aunque todo siguiera funcionando, debía decir), simplemente le satisfacía.

Lo primero que debes hacer es dejar de hablarme en francés. Es un idioma estúpido, nasal y gangoso, no tiene sonoridad, es una auténtica basura en la que ni siquiera los insultos suenan a eso. Háblame en griego, ¿sabes hacerlo? Debes aprenderlo. – ordenó, como el rey que era, y sabía que ella no dudaría y lo obedecería de estar en su mano y conocer la lengua. Aquello era, en realidad, mezcla de capricho y necesidad: bajo el dominio de Fausto, no había hablado otra cosa que no fuera su arcaico dialecto, y realmente le apetecía escuchar la sonoridad de su lengua natal: le hacía sentirse como el dios que había sido... Y que ella querría ser. Con dolor, a ser posible, porque si no, Ciro no habría aceptado el trato.

¿Qué sentido tiene el dolor por el dolor? Dime una cosa, si has sufrido tanto como dices y aún no eres Ciro, el dios, ¿no crees que ha sido un dolor mal enfocado, eh? Asúmelo: no hace falta sólo intentar ser yo, necesitas que te enseñe. Bien, la primera lección es que debes creerte un dios, superior al resto, porque, de momento, lo eres. ¡Sedúcelas, son tuyas! Todos son tuyos para que hagas lo que te venga en gana, y quien se te resista, lo lamentará. Ese es el primer paso ineludible, eso es lo que debes creer y sentir como propio, como la sangre que te corre por las venas podridas, antes de lo demás. Eso y saber que eres un maldito rey coronado como tal. – pronunció, en perfecto griego (variedad: espartano), y después sonrió.

Para un demente como él lo era, como todos lo consideraban y como él mismo se consideraba, el soliloquio no había estado tan mal, ¿a que no? Demostraba un autoanálisis profundo, una reflexión intensa sobre lo que había significado ser Ciro, y rememoraba los tiempos pretéritos en los que eso había sido una realidad. Por supuesto, no cambiaba el pasado, y él había sido uno de los diarcas de Esparta en su época de máximo esplendor, pero lo demás... eso sí que era puro estado mental de antaño, como un zapato que podías volver a ponerte después de tiempo sin usarlo, pero ya no te encaja bien porque lo has superado. Así lo sintió, aunque sabía que Baal lo adoptaría como propio aunque no le sentara bien, y eso era lo que más le satisfacía: gustosamente se metía en la trampa, sin que él tuviera que obligarla. Qué satisfacción...




Well, I was there:
and I saw what you did:
I saw it with my own two eyes:

So you can wipe off that grin:

Yeah, I know:
where you've been:
It's all been a pack of lies:

avatar
Ciro
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 319
Puntos : 496
Reputación : 241
Fecha de inscripción : 04/06/2011

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Baal Crimson el Dom Mayo 14, 2017 10:56 pm

La súbdita al fin en el cometido se expuso, y su rey ya le considero bajo su manto, ya con los términos señalados y el cómo se basará su vínculo a partir de ese momento que se desempeñaba de manera extraordinaria. Ya estaba demás admitir que es un monstruo, una bestia, un demonio, un asesino sin piedad y un diablo sin alma, que era invitada a una constante lucha, peleas más crueles, salvajes, monstruosas e inhumanas por supervivencia. Donde una campeona gobierna con un monstruo enmascarado que limpia cualquier cosa en la jaula, pocos sabrán de esto; la prisionera que se encuentra detrás de la máscara, obligada a luchar por su vida, su supervivencia en una vida dentro de la jaula, y aquella jaula; su rey.

Mientras Baal, destrozada, marcada y rota. Ella continúa luchando en la jaula contra todas las probabilidades y ningún deje de duda que gobernara su mente, con la certeza de seguir existiendo, no le interesaba la manera de cómo, y la paga a ello. Pero después de años de tormento y sufrimiento. ¿Qué sucede cuando ella tiene la oportunidad de ser libre? Con una capacidad inestable y una vida que no encaja en el mundo exterior. ¿Cómo puede encajar en un lugar en el que no sabe golpear? En un lugar donde ningún crimen puede quedar impune, pero exigía que abandonara su idioma y hablara la de él, ya lo ha hecho, no lo niega, es una lengua que se aprende con el intercambio constante de palabras, y la cuna en la que se vió nacer más, su pronunciación no cambiaría nada, y el gobernador de Córcega tuvo la oportunidad de que le instruyera. Pero no bastó el tiempo para superarla, era esencial lo aprendido pero no el fruto enriquecedor aunque sí con la confianza de abrir la boca y comprenderla.

— Se lo esencial, lo suficiente para hacer una duradera conversación, Mi señor.

Las últimas palabras en griego entono, tenía mucho que aprender era seguro, y el escucharlo; aquella voz, realmente no se asemejaba a Marbeuf, cada quien engalanaba el idioma, cada quien la hace suya a su modo. Siendo interpretadas las enseñanzas, el sentido del dolor por el dolor, es que se enamoró de esa perdición, del caos, de aquello que podía matarle, y se ató a la destrucción que siempre cargaba consigo, aprendiendo a serlo duradero, encontrando la manera de soportarlo que se convirtió en ser una rutina, por eso quizás se perdió el significado a este, por eso quizás no era lo suficiente, que se limitó a expresar, ladeando el rostro e hincándose.

— Ilustreme, y guíeme a lo que es el verdadero dolor, quizás si esté mal enfocado, o quizás aprendí a destruirlo al aceptarlo. Si errónea he estado, es momento de que me saque de esta mentira, enséñeme. Yo soy Dios, soy superior, soy la única, y me pertenecen. Son mías, nadie, absolutamente nadie debe rechazar mi poder, mi superioridad…

Repetía en voz alta, con el griego que deseaba el rey escuchar, potente, pero aún con el canto de una inglesa, sin yacer más de rodillas, se alza y con la frente en alto, quiere, ansia, se viste como tal de ser la máxima autoridad, caminando en el interior de ese camerino, yendo directo al espejo para ver su reflejo, quería observarse a sí misma, seguir el proceso de su transformación para no cometer ningún error, el momento inicio, y debía ser ya, leal a la preparación, sin marcha atrás.


«¡De rodillas, esto es un apropiado de identidad!»

Queen of identities:
AWARDS:
avatar
Baal Crimson
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 55
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 14/04/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Ciro el Mar Mayo 16, 2017 2:36 pm

¿Era “lo esencial” suficiente para él, el dios, el rey supremo, el objetivo al que ella quería aspirar por encima de todo y de todos? Pues no, la verdad es que no, pero ¿acaso tenía más opción que conformarse con eso? Parecía contradictorio, dada la posición en la que se había elevado a sí mismo para tenerla comiendo de su mano, pero esa era la belleza de sus contradicciones: en su psique y su cosmovisión, conformarse no era solamente suficiente, sino que encima era casi más de lo que había esperado recibir en un primer momento. ¡Quién lo había visto y quién lo veía...! Por supuesto, a ella no se lo pensaba comentar; la pelirroja debía creerse que él seguía siendo perfecto y sin mácula para que todo funcionara, pero él se sentía mejor sabiéndolo, y al final, eso era tan necesario como que ella se sintiera él...

¡Qué caos de sentimientos, qué complejidad eso de sentirse bien porque se conformaba aun cuando sabía que era una contradicción! Le satisfacía, por descontado, pero no dejaba de resultar curioso que hubiera abrazado algo tan difícil cuando, antes, la complejidad era prácticamente inexistente (y eso era lo que trataba de imponerse a ella, ese pretérito feliz donde todo había sido más sencillo). Cuando te guías por tus impulsos y tus caprichos, ¿qué hay de complicado a tu alrededor? Nada, porque te crees invencible; así solía ser Ciro, y así se lo estaba transmitiendo a la vampiresa, con esas palabras en griego que en otro sonarían presuntuosas, pero en él, sonaban tan austeras como atrayentes, exactamente el mismo efecto que producía la árida Esparta en los relatos de la Musa llamada Clío.

Ah, pero el dolor no se acepta a menos que lo causes tú. ¿No ves que eres un dios, que eres Ciro, el rey? ¡Te educaron para reinar! Desde que eras un niño, alternaron en ti el arte de la guerra y el arte del reinado, debías ser mejor que todos los demás de tu polis, ¡y vaya si lo eras! Eras tan, tan bueno que hacían excepciones contigo y pensabas que todo lo que deseabas era tu deber para imponerlo al resto. – comenzó, cruzándose de brazos, y entonces ladeó la cabeza. – ¿Y sabes qué más? No era suficiente seguir sus reglas, debías seguir las tuyas propias. Tu criterio era el mejor, nada ni nadie podía dañarte porque eras más listo, así que te aliaste con enemigos, venciste a todos, te impusiste. Eso debes hacer: vamos fuera y demuéstramelo. – ordenó, sonriendo.

No había en él, en absoluto, la más mínima consideración por sus circunstancias, porque sabía que sólo eran causantes en parte de haberlo vuelto como había sido: ¡el mérito casi total había sido suyo, vaya que sí! Su orgullo seguía exigiéndole que se reconociera a sí mismo el talento que había llevado acarreada la construcción de una identidad tan maravillosa como la de entonces, y así lo había hecho; en consonancia pura, pues, Ciro se movió para salir, con la certeza de que ella lo seguiría, obviamente. Absorbía su conocimiento como un sediento se lanza a un lago, por sucia que esté el agua, para paliar su sed; ella estaba igual de ansiosa, y ello le daba la enorme ventaja de saber que la podía controlar como le diera la gana, nada más y nada menos. Así pues, salió con ella detrás, y cuando estuvo en la calle, se apoyó con la espalda en la pared del teatro y señaló a un grupo de viandantes, de índole claramente inquisitorial.

Recuerda. Alíate y seduce a tus enemigos para que no se esperen el momento en que les vas a dar el golpe de gracia. Aprópiate de sus mentes, que todo en ellos responda a ti y los vuelva tus mayores admiradores, simples herramientas para lo que tú quieres. Y, lo más divertido de todo, joven Pausanias: ¡mátalos después! La única vida que sirve de algo es la tuya, ¡irónico cuando no la tienes como tal!, pero en cuanto te sean inútiles, te deshaces de ellos. Es sencillo, vamos, hasta tú puedes hacerlo, y si lo consigues, estarás un paso más cerca. – la instruyó, y volvió a señalar, esta vez con un gesto de cabeza en vez de con su mano de dedos finos, al grupo de inquisidores, que los miraba como si supiera lo que ambos eran. Muy probablemente lo sabían, por cierto; no era muy difícil deducir que Ciro era un vampiro, más que nada porque ninguna otra raza era capaz de mantener semejante belleza sin marchitarla, tan simple como eso.




Well, I was there:
and I saw what you did:
I saw it with my own two eyes:

So you can wipe off that grin:

Yeah, I know:
where you've been:
It's all been a pack of lies:

avatar
Ciro
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 319
Puntos : 496
Reputación : 241
Fecha de inscripción : 04/06/2011

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Baal Crimson el Mar Jun 06, 2017 3:16 pm

El Dos y el diablo estaban observando a Baal cuando descubrieron algo bello en un cosmo muy desolado, profundo y terrorífico. Y ahora que Baal ha encontrada la verdad, el camino para dedicarse a hacer una organización al mismo caos, que todo el mal, el sufrimiento y la desdicha sea tomada como una fortaleza, un escudo que pueda emanar para ser más fuerte, y salir victoriosa como Ciro lo era. Se refleja a través de ese espejo la crueldad de un rescate y de un ahogamiento, ella aún no mide lo que generaría su decisión, siempre la opción de preponderancia le afecta hasta la destrucción. ¡Pero mira que el ambiente es la que le está seducción! Él; su rey le transmite las emociones más poderosas que sólo un no mortal puede percibir, puede sentirlos suyos, que va más allá de lo que uno tanto se aferra y sacrifica todo por llegar a ese objetivo, que la magia de las palabras es poderosa mientras uno lo repite para sí mismo, mirándose, y cae en el hecho de creérselos, ¡cuán interesante es el poder de la mente, de las confusiones, y debilidades, todos aprenden a jugar, todos conocen el juego de dominación! Que parece sencillo, más la complejidad se halla en que no halle el punto fijo en sus irises porque sabrá que todo es una burla, y enloquecerá por no admitirlo. Y que tan errado resultaban ser sus demencias, ¿cómo podía convertir su mente en verdades y no mentiras consecutivas? Un error, creer que había sido inmune al dolor, al aceptar que se acostumbró a ese. Maquillando una sonrisa tétrica, cómplice de la decepción y la risa que solo un tímpano se contempla con una curva. ¿Hasta dónde podía caer la ironía? Porque así como el reflejo se alzó, se desmoronó en el mismo instante, abriendo su mente para él, fluyendo a las demandas, a la manera en la que el rey piensa, y deposita su poder. Y no más Baal, comienza a conocerse, a saber quién debe ser, será y dejará de ser. Ese quién camina cuando fue ordenado, siguiendo los pasos hacia la callejuela, ese quien fue educado para reinar despierta, llamando a esa guerra suplantada: "Fuiste creado para ello, el mejor, Ciro, el que fingía aliarse con los enemigos para darles el puño por la espalda, el único, el mejor"...Golpeándose las palabras como si solo fuese su consciente esa voz, como si aún no saliera de la manipulación, tan fácil fue manejarla, controlarla, y guiarla a la fatalidad.

Avanzando hacia los inquisidores, ya viéndose el combate a su alrededor, como la arena en la que se muere solo el débil, y triunfa el poderoso, observando para ser cazados, y no fue una simple mira, a él, a su rey lo tenían como principal objetivo, pues se deduce que ahí estaba su peón, por lo que sonrió la pelirroja, su carmín es tan intenso que no solo representa el simbolismo de la sangre, sino del fuego, el infierno mismo donde sepulta las almas y deja vacíos esos templos para después solo ser usados. ¡Esa es su magnífica habilidad! Debiendo seguir el orden de la ventaja dada, él mencionó “alíate y seduce” y lo haría. Que siempre su pueblo se arrodille ante él cuando le vean pasar, se alza, con el perfil muy en alto, brillando sus irises cual animal hambriento, observando a todos, directamente a sus pupilas y en cada uno, una gama se extendió donde infligió dolor por la mente e hizo que se arrodillaran. Ciro, debía ser él, paseándose de un lado a otro entre sus enemigos, se alió con ellos en el sentido en que un pueblo debía sacrificarse por el bien de su gobernante. Queriendo estar un paso más, si, tenía que elevarse.

Su paso resonando pero en cuanto pasaba por cada uno, dejó de ser dolor para ser una demanda, sembró peticiones para cada uno, sus mayores admiradores debían de ser, amarlo, venerarlo, idolatrarlo, que los sedujo, los atrajo e hizo de sus mentes un mar de deseos, que besaran sus pies, sus brazos, sus manos, solo esos segmentos, ¡que se pelearan entre ellos hasta la muerte por depositar tan solo un beso! Sin detener su andar, evitaba el tacto, y examinaba como ante su presencia se iba convirtiendo en piezas movibles, porque aquel que a su alcance estaba, le incrustaba las garras en el pecho, arrancándoles el corazón traicionadamente, porque solo era eso un juego, que uno por uno iban cayendo. Olfateando la linfa, controlándose para no caer presa de la linfa, ya que eran sus primeras enseñanzas, y aún teme a ingerir sangre, por la demencia mental que le matara en algún momento. Más, ahí estaba, mirando en dirección a su otro yo, el más fuerte y el que le guia para ser solo una sombra.


«¡De rodillas, esto es un apropiado de identidad!»

Queen of identities:
AWARDS:
avatar
Baal Crimson
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 55
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 14/04/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Ciro el Jue Jun 08, 2017 1:59 pm

Ciro se sentía como si hubiera acudido a uno de los teatros de su polis, cuando era humano y ocupaba el asiento de honor (el cual seguía ocupando, por supuesto, ¡especialmente si la función estaba organizada y patrocinada por él!). Sin embargo, había una principal salvedad que lo hacía todo mucho mejor que entonces, y no precisamente que ya no fuera humano sino algo mejor; no, lo que pasaba era que en vez de presenciar la actuación de un actor con una máscara que equiparaba a un personaje, contemplaría a una vampiresa imitando a una deidad, la única que existía realmente y que era merecedora de llevar semejante apelativo: ¡él!

Sí, volver a como había sido para enseñar a la pelirroja cómo convertirse en él (como mera excusa para torturarla, por supuesto; nadie salvo él podía ser él) estaba teniendo consecuencias inesperadas en él, como por ejemplo inflar su ego de nuevo, como si de por sí no fuera considerablemente intenso, sin necesidad de que lo ayudaran. Ni siquiera haber sido torturado hasta la saciedad (el paso tres, probablemente, aunque dudaba de si enseñarle muchas más cosas antes o no; ¡le podían las ganas al espartano!) se lo había borrado, lo cual indicaba que, probablemente, a esas alturas ya nada lo haría. En fin, algunas cosas nunca cambian, ¿no?, y menos debía hacerlo lo que hacía que Ciro fuera Ciro, y no otro... Otro como Baal.

Debió reconocer que ella aprendía rápido las escasas perlas de conocimiento que él le regalaba, con plena consciencia de que era como obsequiar a un cerdo con joyas de altísima calidad que nunca jamás luciría por completo. ¡Claro! Su asesinato de inquisidores después de seducirlos y de que lo veneraran había sido bueno, no tan impoluto como lo sería de haberlo cometido él mismo (¿para qué, si tenía súbditos que le hacían el trabajo sucio? ¡Cómo había echado de menos ser rey, por favor!), pero sí decente, lo suficiente para ganarse su interés... Más, claro; Baal ya tenía la atención de Ciro y eso era de por sí logro suficiente, pero no la estaba perdiendo, y sólo por eso debía congratularse.

Así pues, cuando ella terminó, Ciro se comportó como si realmente siguiera en el teatro: no en los vulgares de París, a cubierto completamente, sino en los excavados en la roca y al aire libre de la seca y polvorienta Esparta, donde por muy guerreros que fueran seguían siendo capaces de apreciar el arte, aunque no se bañaran en él. ¡No eran atenienses, gracias, seguían prefiriendo mantener sus señas de identidad! Bueno, da igual, en cualquier caso Ciro aplaudió, pero no lo hizo con admiración, sino que en su rostro se veía la satisfacción cruel de saber que estaba moldeando a su pupila como si fuera un metal al rojo, en una dirección que no podría cambiar después si no era destruyéndose por completo; así habían hecho con él, a fin de cuentas, ¿no? Sólo que él había sobrevivido, mientras que la pelirroja no lo haría. De eso se ocuparía él.

Casi lo has hecho bien, pero tenemos que hacer el énfasis en el casi. ¡Eres un vampiro, Pausanias! Has dejado de ser un mortal de repente, ¡puf!, te han transformado y tú ahora vives eternamente, tienes poder y un mundo entero a tu disposición para torturarlo y someterlo, ¿por qué no aprovecharlo? ¡No tienes perspectiva! – juzgó, duramente, y se acercó a ella para golpearla en la frente con el dedo corazón, algo que si hubiera sido mortal no habría dolido, pero que, siendo vampiro (y sin controlarse lo más mínimo, que era la esencia del espartano en la mayor parte de las cosas que hacía...), tuvo fuerza. ¡Y no sólo eso, sino que la echó hacia atrás como un metro, simplemente por la intensidad de la represalia del espartano! Un peloponésico que, por cierto, negó con la cabeza, decepcionado.

La transformación te vino por sorpresa, ni la pediste ni la esperabas, pero la recibiste y supiste que debías aprovecharla. ¿Y sabes qué pasa cuando te transforman? ¡Tienes sed! – aclaró, asintiendo a continuación, para después llevarse el pulgar a la boca y mordisquearlo, fingiendo estar pensativo. Sabía que tenía muy claro los siguientes pasos, y entonces era cuando comenzaban las mentiras; con la mente bien cerrada, lejos del alcance de la vampiresa, se recordó algo que ya sabía: no debía decirle nada de matar a su creador, ¡porque entonces lo mataría a él! Y tampoco debía dejar que se fortaleciera mucho, pues eso no la beneficiaba lo más mínimo. – Así que ahora, cuando mates, lo haces porque bebes. Y a los que dejas vivos, se los traes a tu creador, ¡por supuesto! Él te enseñará cómo beber, pero debes agasajarlo y tratarlo como a un dios porque él te va a enseñar cómo serlo. – ordenó, sonriendo, y como de costumbre, no hubo simpatía en absoluto en su sonrisa.




Well, I was there:
and I saw what you did:
I saw it with my own two eyes:

So you can wipe off that grin:

Yeah, I know:
where you've been:
It's all been a pack of lies:

avatar
Ciro
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 319
Puntos : 496
Reputación : 241
Fecha de inscripción : 04/06/2011

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Baal Crimson el Jue Jul 06, 2017 10:49 pm

Morir; era el siguiente paso, pero no podía, no en ese instante, ¿cómo hacerlo? ¿Cómo combatir con la sangre? Pero fue inútil las advertencias, podía ya escuchar las voces en su cabeza maldiciendo, torturándola con los viejos asesinatos: cada voz representa un calvario. Cada una salía con desenfreno para hacerle daño, el mismo daño que ella causo cuando les fue asesinado, a cada uno, a cada una, todos. Desde el primer momento en que los hecho a pelear, en lo que se mataban unos a otros la sangre fue golpeándolo; olfateándola de cada segmento, todos los heridos le estaban volviendo loca, sacando el ansia, y la tortura de lamerlos, o la otra de alejarlos. Batallando contra su tormento de ser Morrigan (el nombre con el que fue maldecida con la sangre, en que será su mayor tormento aquello que tanto ansié, y le mantiene existiendo; la sangre) En el momento en que se fue salpicando, derramando sangre, entró en conflicto con el que debía ser, Ciro. Ambas personalidades presentadas, la auténtica, y la que apenas está tejiendo en su mente. Que la percepción, el deseo, y el caos lo tenía entre sus manos, manchas de la sangre que no se percató de ello hasta que las miro porque el olfato lo delató. Ya no podía la locura esconder esa linfa, que entre los cuerpos tirados, todos caídos, los aplausos, una mirada, y el acercamiento del verdadero Ciro, la bloquearon, como si de una magia negra arrojada al inmortal fuese, se perpetuó, inmóvil, una estatua derramando sangre de los ojos, llorando, (donde cada lágrima representara los peores infiernos de una enfermedad, una adicción, una parálisis inmortal hasta que la demencia destruya todo). Pero se encontró con algo mucho peor, las palabras como alfileres incrustados en el cráneo, y en los sentidos, sin parpadeo alguno, regañada, furioso estaba y sin bloquear el toque del dedo en su frente. Voló, muy lejos fue a parar, pero reaccionaron sus instintos, sus pies se aferran al suelo, sosteniéndose al equilibrio y tronando el cuello, fue un despertar instantáneo, pero no el suficiente, seguía delirando.

— ¡Ella no me lo permite!, está furiosa, no quiere morir, se está aferrando y se burla de mí, eso, (sangre) es lo que le mantiene viva, me está gritando, me dice que le muerda, que succione toda la sangre de los corderos, que no le escuche, que beba, que beba para que ella tome dominio y desaparezca Ciro. Todos se vienen en mi contra, prefieren a la inmortal que a un dios ¡Mátala! Deshacernos de ella. ¡Soy Ciro! ¡Soy el crimen perfecto! Mate a la muerte y ahora soy ella. Quiero tener el poder, el mundo. ¡Maldición! Transformación, sed, tengo sed, pero ella, ella me arrojara (Ciro) Y mi secreto es que siempre tengo sed.

Se llevó las manos apretujar la cabeza, controlando su cuerpo, era solo el revoltijo en su mente, ese es el pecado de haber usurpado tantas identidades, el mal siempre se paga, y eso sucede cuando hay sangre de por medio. Por ello, necesitaba otra identidad, se aferra a Ciro, obedece, y en 1, 2, 3...se encuentra sosteniendo al sobreviviente, su corazón seguía latiendo, pero herido seguía, desangrándose enfrente de Ciro el verdadero, pero debía matar a esa, pero por más que lo hacía, no podía, era la auténtica, la única dueña que tomó la inmortalidad desde el inicio, ¿cómo debía hacer frente a ello? Torturar, aprovechar, eso quería, pero ¿cómo carajos lo haría? Y se lo entregó, en charola servida, le dio el único sobreviviente para que le mostrará cómo es el agasajarlos, aprender para que la próxima y siempre, haga el banquete para sí, y para él. Solo que sola se mataría, lo descubrió en esa batalla interna, y se pulirá con los consejos. Un reto era porque ha sido el primero que no quiere arrebatar la identidad por completo, ¿por qué? Quizás él lo sabe. — No fallaré, debo ser Ciro, obedeceré cada enseñanza, llegare a serlo, cueste lo que me cueste, así tenga que despedir el pasado, y solo vivir como un Pausanias, aquí es que debo descubrir como hacerlo, renacer, transformarme…


«¡De rodillas, esto es un apropiado de identidad!»

Queen of identities:
AWARDS:
avatar
Baal Crimson
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 55
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 14/04/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Ciro el Lun Jul 10, 2017 2:12 pm

Si Ciro hubiera tenido algún problema de autoestima, la solución se habría encontrado frente a él, en esa vampiresa cuya mente se estaba rompiendo ante sus ojos, ¡qué delicia! Sintió que los ojos le brillaban, los colmillos le sobresalían en esa sonrisa pérfida suya (no muy distinta a la que había mostrado en sus más sádicos episodios como humano, no todo iba a deberse a la inmortalidad) y que casi sentía deseos de aplaudir. ¡Hasta ese punto, sí, así se había comprometido Baal con la idea de que se encontraba en el teatro y controlaba todo lo que pasaba en su particular función!

Por supuesto, así era; además, la comparación de antes había resultado sumamente apropiada porque era un dios, sí, era el dios de ese pequeño mundo que ella había decidido absorber sin que él la obligara demasiado, por una vez. ¡No, no, acusadores, él se había portado como era siempre y era ella quien había deseado adoptar su identidad! Él había podido instigarla, por supuesto, porque de lo contrario no se habría quedado tranquilo, pero no era el responsable de lo que pasaba en la mente de la pelirroja que obviamente jamás sería él, ¡ni de broma! O, mejor dicho, no lo había sido, porque el maestro cordial se esfumó y dejó paso a un Ciro mucho más violento y, por qué no decirlo, también espartano.

¿No dicen, acaso, que quien a lo suyo se parece honra merece? Pues Ciro había adoptado la dureza de quienes lo habían entrenado a él como un crío humano, multiplicada por toda esa crueldad que había acumulado a lo largo del tiempo y focalizada en la vampiresa que le estaba levantando el ego de una forma increíble, sin lugar a dudas. En el país de los ciegos, el tuerto es el rey; en el mundo de una locura como la de la pelirroja, Ciro con la suya era un auténtico maestro y señor de lo cuerdo y lo bueno, así que eso hacía que se regodeara en sí mismo lo suficiente para que un poder que en la peor de sus torturas había revertido en sí mismo pudiera, ahora, revertir en otro.

Ah, ¡cuán placentero resultaba provocar dolor en una mente ajena y no en la propia! Si Ciro no hubiera terminado siendo profundamente asexual por diversas circunstancias de la vida (aunque todo funcionara, eso debía quedar claro y no se cansaría además de repetirlo), habría tenido un gran clímax al ver la mente de la pelirroja quebrarse aún más por su culpa. De hecho, a punto estuvo de tenerlo, pues tanta fue la satisfacción que sintió; sin embargo, Ciro era mucho más capaz de comportarse de lo que la gente le daba crédito, y se mantuvo quieto, con las manos hechas sendos puños (y cuanto más le dolía a ella, más apretaba él, precisamente para intensificarlo) y mirándola con tanta intensidad que casi, casi, podría hacerla arder en una combustión espontánea.

Mal, mal, ¡mal! La has echado a perder, ¡la va a palmar y tú sin aprovecharte! Pausanias jamás dejaba una víctima sin secar, ¡la sangre lo era todo! La sed lo controla todo, eres un neófito, ¡compórtate como tal! Me da igual qué clase de problema tengas en la cabeza, porque hasta que no bebas no vas a ser quien tanto anhelas ser. – opinó, con excesiva crueldad, pero ¿acaso alguien esperaba lo contrario de él? Su comportamiento casi razonable hasta aquel momento no debería dar esperanzas a nadie de que Ciro había recuperado el juicio; simplemente, había decidido que se quería comportar así, pero en cuanto ella lo hubo decepcionado, volvió el Ciro que se encontraba siempre en el límite de su comportamiento: la bestia parda

Sin piedad, pues si no la había sentido de humano mucho menos la iba a sentir como inmortal loco y cansado, se acercó a ella dando brutales zancadas y la cogió de la nuca como si fuera una cachorra y él su madre, algo no tan lejos de la realidad salvo por el hecho de que no tenía ninguna intención de parirla. Quizá intelectualmente sí, y ella podía ser su descendencia de la manera que Atenea lo había sido de Zeus; la comparación resultaba particularmente apropiada dado que ella había nacido de un dolor de cabeza de él, y eso era lo que Ciro estaba empezando a sentir, ¡eso y hartazgo! Así, sin piedad, la arrastró por aquellas calles hasta que encontró otra víctima, sobre la que la lanzó y se lanzó él después, obligándola a morder y desgarrar la arteria hasta que bebiera sangre.

Bebe. Vas a hacerlo. Si no lo haces, no eres Ciro; bebe, bebe, bebe hasta hartarte, la sangre es lo que te hace y me importa poco lo que tengas dentro, debes borrarlo si quieres seguir tus deseos. Bebe o me largaré y jamás podrás ser como este dios que tan magnánimamente te está enseñando a ascender tu patética vulgaridad. – la pincho, y pinchó también a la víctima al obligar a la pelirroja a hundir los colmillos más profundamente en la carne mientras él, sonriendo, impedía que ella se moviera ni un ápice. – Y no quieres que me largue, ¿a que no? Puedes buscarte otros que desees ser pero ninguno va a ser como yo, lo sabes tan bien como yo, así que ¡bebe! – ordenó, y su tono no admitía réplica alguna. Qué regio, este Ciro... casi parecía Pausanias él mismo, desde luego mucho más que ella en sus mejores sueños.




Well, I was there:
and I saw what you did:
I saw it with my own two eyes:

So you can wipe off that grin:

Yeah, I know:
where you've been:
It's all been a pack of lies:

avatar
Ciro
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 319
Puntos : 496
Reputación : 241
Fecha de inscripción : 04/06/2011

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Baal Crimson el Dom Ago 13, 2017 2:15 pm

En el curso, su deceso se estaba abriendo camino, arrojada como una basura, ya que no servía, se estaba pudriendo y eso debía de hacerse con algo que no produce nada. ¡Eyacúlala! Se dice a sí mismo, su complejo le empieza a jugar y poco a poco se describe como hombre, ya no es una mujer, ni una inmortal martirizada. Mientras es arrastrado, cual regaño y dura enseñanza le dan a un mocoso que no aprende, echándolo a perder, siendo un asco total para lo que quiere ser. Vocifera, molesto le enderezan, golpeándolo de lo que tanto huye y debe de afrontar para seguir en ese camino, sino, no sería, no tomaría a Ciro. ¡Ah! Arrastrado y aventado, se va esparciendo aquella identidad, perdiendo la piel como un camuflaje, retomando otra piel y en lo que su cabeza está en la fabricación del pausanias. ¡Putrefacta y demente linfa! Es la única oposición al renacer, si, estaba consumido en el trance, en el delirio forjado por sus víctimas que salen a atacar, siempre, siempre que captura el aroma de la sangre, y se incrementa cuando la ingiere, es por eso que es duro el cambio, siendo la primera vez que se dificulta poseer una identidad por completo, que es hasta hoy que se ha visto así. Increíble, inmemorable, porque el dolor prolongado mental es aterrador, y con la brutalidad en la que es despertado: es atroz, obligándola a que reaccione, a que grite y devore como el animal que se está creando, que se es nombrando, y finalmente se está bautizando.

Su creador le está aventando al limbo, le ofrece todo lo que quiere, ansía y necesita y, con urgencia, con desespero y con agonía sucumbe, cayendo a la desgracia de la sangre, se alimenta porque es obligado, orillado a abrir el hocico y clavar los colmillos, una mordida en la que desechó su coraje, la ira, su fuerza y debilidad, rugiendo por dentro, y gritando con intensidad en lo que parecía entretener al espartano. Crudo, no se borra, nada desaparece pero se sigue aferrando, su voluntad es mayor a la derrota de su pasado. Caliente, un vómito que traga, combatiendo, pareciese despertar el espíritu, truena, ¡oh, pero es el cuerpo del humano! lo está quebrando, porque en sus manos está soportando los destellos de su mente, no iba a rajarse, estaba tragándose todo, succionando cual neófito recién convertido lo haría, pero torturándolo al mismo tiempo, siguen sus huesos despedazarse, hacia todo por no volver a ser lo que era. ¡Ciro, Ciro…! murmura entre dientes, disfrutándolo después de todo, sacudiendo la cabeza como un perro hambriento, pero lo ejecutaba porque el peso de sus memorias era pesada, necesitaba ya matar todo, es más fuerte querer avanzar, y arrancarse de una vez por todas la piel podrida. Del mismo modo en la que hace con la víctima, no se percató que sus garras estaban arañando esa carne, llevándose entre estas restos. No quería perder a Ciro, (que se llevará esa identidad, porque realmente no ha podido hacerla suya, por ello necesita más tiempo, aunque ya dio un paso enorme a tan desgraciada vida, abandonó todo para ir tomando trozos de Ciro)

Es como en ese suelo, cayó el cadáver vaciado, y con ello, Baal, ya no más ella, sino él. Alzándose con las garras decoradas de sangre, que hablen de él, que quieran besar su piel, que justo ahora todos sientan la misma sed, sin saber si estaba escrito este suceso, o era su porvenir después de todo. Relamiéndose los labios con un regocijo y una sonrisa pérfida, llevando las garras a su boca para lamerlas, sin desperdiciar ni una gota de sangre, él lo demandó y así debía de hacerlo, demostrando que no permitirá que se vaya sino hasta que haya hecho posesión de lo que es. Finalmente, fue una cena con la oveja roja, llegando a complacer a su señor y a sí mismo después todo, porque fueron días, y noches en las que no se alimentaba. Demostrando su seguir y con el rostro en alto, enorgullecido se dirige, listo par el arduo camino.

— Beberé todo lo que sea para lograrlo, ¡No puedo renunciar a tenerlo! De un modo u otro, mi parte fue cumplida, y el aperitivo demostró que en ningún momento me echaré para atrás. Soy a partir de ahora Ciro, el pequeño Ciro, mi Dios.



«¡De rodillas, esto es un apropiado de identidad!»

Queen of identities:
AWARDS:
avatar
Baal Crimson
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 55
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 14/04/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Ciro el Dom Ago 27, 2017 1:47 pm

¡Ni siquiera él estaba tan loco para creerse el teatro! Qué satisfactorio se volvía entonces ver el patetismo de ella, de la pelirroja, en primera persona, tan satisfactorio como preparar un plan elaborado y ver que alguien cae directamente en la trampa: ¡puro placer! No, nada de quitarle un caramelo a un niño, eso era demasiado sencillo y no había nada de fácil o simple en el continuo esfuerzo que estaba haciendo Ciro, con sus ilusiones apuntadas a alguien que no era él mismo, por llevarla a su terreno. Sin embargo, sí estaba siendo más fácil de lo que creía, y eso no dejaba de ser, en cierto modo, decepcionante.

Por supuesto, no se lo diría, pues ¿qué clase de paidagogos sería si simplemente le dijera sus fallos al alumno y no pensara castigarlo? No, al alumno no, a la alumna: nada la haría convertirse del todo en él, aunque él disfrutara de la sensación de fingir para poder destrozarla, porque ¿por qué no? La destrucción le gustaba, y era casi de mala educación no aceptarla cuando a uno se la ponían tan en bandeja; otra cosa no, pero Ciro había sido muy bien educado en su etapa como Pausanias, y de vez en cuando seguía demostrándolo, incluso si en condiciones normales se comportaba como el demonio salido de las religiones más crueles y que más aterrizaban a sus fieles.

En eso aspiraba a convertirse para ella, y como se trataba de Ciro, esa aspiración acabaría convirtiéndose en una realidad, pero hasta él en su inestabilidad era consciente de que era necesario un tiempo y seguir con el teatro, ¡suerte que se le daba tan bien! Bueno, no era suerte cuando a uno se le daba bien casi todo, pero era una forma de hablar, ¿no? Hasta en la intimidad de su monólogo interno, del cual no se podía atisbar nada en su expresión satisfecha y casi orgullosa (no por él, sino por la pelirroja y sus esfuerzos; ¡qué buen mentiroso estaba hecho!), se permitía ese tipo de expresiones, porque ¿por qué no? Ciro no era de limitarse, ni en sus constantes búsquedas de diversión ni en su propio comportamiento, así que no lo haría. Definitivamente no.

Bien, bien, ¡bien! Tu dios empieza a estar un poco satisfecho con esa plegaria de sangre, malgastar aunque sea sólo una gota es un pecado y te castigaría de nuevo por ello, ¿lo sabes? ¡Claro que lo sabes! Aunque aún no seas yo, empiezas a comprender cómo pienso, ¡así sí! – la alentó, sonriendo al final, aunque fuera plenamente consciente de que ella jamás entendería cómo pensaba él. ¡Si a veces ni siquiera él mismo lo entendía, bendita fuera su locura autoimpuesta por factores totalmente externos! Eso le permitía tener privacidad, claro, pero ¿y lo fácil que le ponía lo de mentir cuando la realidad muchas veces cambiaba rápido, antes incluso de que lo anterior pudiera considerarse verdad? Ah, las complejidades de la mente vampírica...

Incorporado y estirado como el rey (y dios, que no se le olvide lo más importante en aquella pantomima en cuestión) que era, Ciro la miró con ojo crítico, esforzándose por aguantarse las ganas que tenía de matarla y terminar con aquello, y ¿cómo lo hizo? Pues recordándose las ganas que tenía de matarla después de hacerla sufrir por la tamaña osadía que estaba llevando a cabo de creerse él, ¡de entre todos los vampiros posibles! Así pues, una vez se hubo convencido, se acercó a ella y dio un par de vueltas a su alrededor, con las manos juntas en la espalda y pensativo, o fingiendo que lo estaba, pero ¿qué más daba? La impresión era lo que contaba, todo era apariencia, que era lo que ella nunca tendría de él, y por eso la castigaría más adelante, pero no aún.

Has bebido y has disfrutado, bien. Ahora empezaste a acumular poder, mucho, tanto que te aburría ser siempre rey; te convertiste otra vez en guerrero, en mercenario que buscaba batalla por ahí, mientras dominaba donde nadie pudiera verte porque todo era más fácil así. Bien, pues hazlo; sé mercenario, domina, y dame pruebas de que lo haces. De lo contrario, no me lo creeré. – afirmó, con un tono tan profundo como una caverna submarina, y con una expresión ligera que aún aligeraban más sus labios curvados en una mueca que podía significar muchas cosas, dependiendo de cómo se interpretara. Ella, quizá, lo haría como desafío, pero él no quería dudas cuando esa había sido su intención, así que el dios volvió a bajar a la Tierra para transmitir su santísima palabra a su fiel, que la convertiría en Evangelio, dogma y doctrina. ¡Amén!

Vamos, ¿a qué esperas? Lárgate a conquistar. ¡Esfúmate, no quiero verte hasta que no vuelvas con poder de verdad! ¿Qué pretendes, que te diga cómo? ¡Ni de broma! Lo averigüé e hice por mí mismo, ¡no te pienso ayudar! Tendrás que hacerlo tú solito si quieres que lo valore y te tome en cuenta. – aclaró, punto por punto, despacio y con una calma inusitada para la dureza de sus palabras, pero así era Ciro, un hombre de contrastes que nadie sabía nunca cómo iba a reaccionar, ¡y aun así los había, como ella, que pretendían convertirse en él...! No dejaba de hacerle gracia la situación por todo, pero eso sólo hacía que, cuando llegara el final, éste fuera aún mejor de lo que ya pintaba, así que, por su parte, no se quejaba demasiado. Por el momento al menos.




Well, I was there:
and I saw what you did:
I saw it with my own two eyes:

So you can wipe off that grin:

Yeah, I know:
where you've been:
It's all been a pack of lies:

avatar
Ciro
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 319
Puntos : 496
Reputación : 241
Fecha de inscripción : 04/06/2011

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The wings of the archangel of seduction are plucked, turning them into furs to please.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.