Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 08/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Flying high, falling low || Libre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Flying high, falling low || Libre

Mensaje por Evolet Devonshire el Vie Dic 23, 2016 12:32 pm

Cae una leve llovizna, tiñiéndo así de gris lo que podría haber sido una mañana acogedora. La humedad cala en los huesos y al instante me arrepiento de no haber traído mis guantes, al poner un pie en el escalón del carruaje me desquito de la ayuda que pretende ofrecerme el cochero, qué diría la institutriz si me viera, piel con piel ajena. Suspiro y espero a que ella misma baje del vehículo, las frondosas capas de su vestido y el exagerado polisón le dan un aspecto demasiado burgués para un lugar tan corriente. Por mi parte siempre es mejor no destacar, me digo, mientras me coloco el chal por encima de los hombros. Esta mañana mi institutriz parece estar de demasiado buen humor y ha decidido posponer sus lecciones para más tarde, otorgándome un desenfadado paseo y el simple placer de su compañía, nótese el sarcásmo. La mañana transcurre monótona y yo me dispongo en respuestas monosílabas y silencios prolongados. Resulta irónico el momento que estamos compartiendo, pese a sus adecuados modales y su tono meloso ambas sabemos que es una víbora.

Cuando entramos en la tienda que tanto ha mencionado durante el trayecto el aroma a incienso nos envuelve, toman nuestros abrigos y nos reciben con una taza de té. La dependienta tarda dos segundos más de la cuenta en apartar su sosprendida mirada de la mía y muy educadamente se guarda el comentario de turno. No desvío la mirada hasta que ella no lo hace. La dueña del local no tarda en aparecer, ignoro nombres y adulaciones mientras nos enseña su tienda. Nos sentamos en una salita dispuesta con un vestidor y varios vestidos esperando a ser usados, el gran ventanal nos otorga una vista de la calle principal, peatones y carruajes transcurren sin pausa ante mis ojos y, mientras, el tiempo parece más lento dentro de este lugar. La fina cortina crea una capa traslúcida entre el mundo exterior y nosotras. A mi solo me apetece salir corriendo. deciden que debo empezar por el vestido de corsé y polisón rosa crudo, sin saber que detesto el rosa y hace un año que no uso polisón, la gala de esta noche en la Mansión Devonshire debe ser muy importante para tener que tomarnos la molestia en comprar otro vestido de los cientos que y ya tengo y que aún no me he puesto. Todo en esta familia es derroche. Cuando salgo del vestidor con el que ya es el quinto vestido que me pruebo, el más cómodo y ligero, de una sola pieza y en tonos grises perlados, los comentarios parecen indicar que puede tratarse del indicado. La intitutriz decide que parezco muy suelta y pretenciosa, la dueña de la boutique está encantada. Suspiro mientras ellas debaten, aún no he articulado palabra y ni falta que hace, tampoc me han preguntado que es lo que yo quiero. Y por querer... quiero tener alas e irme lejos. Me muerdo el labio mientras observo la escena detrás de ellas, más allá de sus irritantes voces, no podría decir cuánto tiempo lleva ahí pero sin previo aviso me encuentro intercambiado mirada con un extraño del exterior, el paraguas oculta parte de su rostro pero la sonrisa en bien visible, casi parece que hay mofa en su gesto. ¿De divierte de la situación? Frunzo el ceño, la lluvia parece caer más fuerte pero él no da indicios de querer protegerse del agua. Intento cuadrar su silueta y rasgos en algún otro lugar para averiguar si lo conozco de algún otro momento, pero nada en él me resulta familiar.
avatar
Evolet Devonshire
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 9
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 14/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flying high, falling low || Libre

Mensaje por Logan Tisdale el Vie Feb 24, 2017 8:07 pm

Aquella mañana habíamos amanecido bajo una posible amenaza de lluvia en la ciudad, las nubes grises eran significativo de que en su interior aguadaba la lluvia para caer sobre París y sus calles, y que quizás conforme avanzara el día hubiera la posibilidad de que hubiera tormenta. En la época del año en la que nos encontrábamos no tenía duda alguna de que podría pasar sin mayor problema. Estaba acostumbrado a las tormentas, a sus rayos, sus truenos y sus aguaceros imparables que a veces arrasaban con todo a su paso. En Escocia la lluvia era algo muy común, en Francia llovía algo menos que en mí país de origen. Los días de lluvia de gustaban, de alguna manera fomentaban más mis poderes y me sentía mucho más inspirado de lo normal… y aquel día no iba a ser diferente.

La mansión estaba en completo silencio y seguramente Fritz estuvieran preparando el desayuno. Hacía apenas unos días que había tenido la idea, aún sin saber muy bien por qué, de tener a una aprendiz. Miré hacia la ventana viendo las nubes grisáceas acercarse más y más y me mordí el labio. No había visto indicios de ella de poseer magia, de hecho, no sabía si en algún momento de su vida podría utilizar hechizos. El camino del hechicero era un camino duro y arduo, difícil en todos los sentidos. Las enseñanzas de mí abuelo, uno de los mejores hechiceros que hubo en Escocia así lo había demostrado. No tuvo compasión alguna incluso aunque yo era su nieto, algo que hoy en día me alegraba porque quizás de haber sido algo más endeble y dejarse llevar por esas emociones, yo no sería ahora tan poderoso.

Seguramente se escandalizaría si supiera que utilizaba la magia negra y que hacía hechizos de sangre, estos estaban prohibidos por todos los gremios del mundo debidos a su enorme poder y al riesgo que entrañaba al utilizarlos. Yo lo había hecho alguna que otra vez y sabía lo que era sufrir los efectos de un hechizo de sangre: tus poderes se debilitaban de forma temporal, tu energía vital descendía y resultabas demasiado vulnerable para quien quisiera atacarte… no era agradable hacerlo, pero a veces era necesario. Tras vestirme bajé al salón donde Fritz me esperaba con el desayuno preparado, las leves gotas de lluvia se podían oír débilmente contra los cristales de las ventanas y me senté para comenzar con lo que había preparado. Me recordó que aquella noche debía de acudir a una gala que se hacía en la Mansión Devonshire, había oído que una de las herederas se había casado con un hombre y que ahora vivían en la capital. Curioso que su destino terminara también el París, aquel apellido me sonaba de haberlo escuchado de los labios de mí padre cuando estaba en vida, sabía que eran de la alta sociedad y al llevar yo el título que portaba mí padre había recibido hacía unos días la invitación a la gala.

Fritz no solamente era como mí mayordomo, sino que además era la persona que había conocido desde que tenía memoria y que había decidido acompañarme hacia París cuando decidí buscar aquel libro. Él me decía que no podía dejar que el señor fuera solo a ningún lado, y que su obligación estaba donde estuviera yo, su señor. Había aceptado que viniera conmigo porque me conocía y sabía como era, tener que contratar a otra persona hubiera sito una tarea demasiado tediosa, y sinceramente, era uno de los pocos en los que me fiaba. Me recordó que debíamos partir hacia la ciudad para comprar un traje que ponerme para la ocasión y que el carruaje ya estaba listo. Se encargaba de muchas cosas, así como también de llevar los asuntos y “negocios” que hacía en aquella mansión situada algo en las afueras.

Cuando llegamos al centro de la ciudad la lluvia ya había aumentado de forma deliberada y había apretado pasando ya de ser una ligera llovizna. Dejé que Fritz me guiara por las tiendas, entramos en una de ellas y me mostró los trajes que había. Elegí uno de los que el dueño me había sacado, este era sencillo y elegante; en negro con toques y algún bordado en plata, una camisa de color plata y una pajarita negra junto con el sombrero a juego en negro. No tardé demasiado en decidirme y tras pagar al dueño de la tienda le pedí a Fritz que cargara todo en el carruaje, quería dar una vuelta pese a la lluvia que caía.

Por uno de los paseos en los que estaba haciendo, al pasar junto a una de las tiendas donde se vendían vestidos para señoras, noté una presencia que venía desde el interior y que me hizo mirar hacia aquel lugar. Lo primero que pude ver fue el rostro de aquella joven, su tez a través del cristal y sobre todo… sus ojos. Uno color como la tierra, el otro como el mismo mar. Una alteración poco común y que había visto en contadas personas pero que le hacía enmarcar su rostro, junto con aquellos labios. Su vista se fijó entonces en la mía, parado ante ella a unos cuantos metros de distancia. La lluvia seguía cayendo y pese a eso no me moví de donde estaba. Fijándome en ella pude darme cuenta del aura que desprendía, estaba tranquila aunque algo bastante aburrida.

Sonreí mientras la observaba en una sonrisa ladina mientras la lluvia sigue cayendo sin cesar sobre las calles de París, noté que fruncía el ceño por seguramente divertida. Quizás ella no pueda ser capaz de hacer lo que quisiera en su día a día o en su vida, para mí era divertido ver aquella expresión de su rostro, como si quisiera volar pero sus alas estuvieran cortadas. Con un gesto de mis dedos hice que, en el cristal donde estaba su rostro, se formara la silueta de un pájaro en alza mientras mí sonrisa se acentuaba. No la había visto nunca, y de alguna forma, tenía la sensación de que no sería la última vez que la viera.



 
avatar
Logan Tisdale
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 124
Puntos : 133
Reputación : 29
Fecha de inscripción : 16/12/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flying high, falling low || Libre

Mensaje por Evolet Devonshire el Vie Abr 28, 2017 11:42 pm

El pájaro vuela hasta desvanecerse del cristal, lejos de mi alcance, y el leve ensueño en el que me encontraba desaparece. Aún escucho las voces a mi espalda pero sigo sin mantener le interés, mis pupilas están posadas sobre el hombre que tengo ante mi, las gotas de lluvia crean un mando entre nosotros mientras se deslizan sobre el ventanal. No necesito preguntar para saber que su aura tiene mucho que ver con la mía, encontrar a aquellos con mi misma condición es como chocar contra un imán, con el tiempo he comprendido que no importa la multitud que me rodee, siempre percibo primero la existencia de alguien que resulta... especial. Aún mantiene su sonrisa y se me antoja como la chispa de este día gris, debo resultar divertida a la par de patética si en él creo ese efecto. Sin mediar palabra, y antes de que si silueta se pierda de nuevo en la ciudad parisina, me dirigo a la salida de la boutique pese a que mi institutriz no tarda en oponerse.

-Necesito tomar aire, me temo que no me encuentro bien, disculpadme por favor- mi voz suena tan convincente que no tienen otra que ceder, aunque la dueña del establecimiento parece más preocupada por la pendra que llevo pues que por mi estado. No me importa ya que puedo afrontar el precio, me da igual todo con tal de respirar.

Salir al exterior es un brote de éxtasis, el frío matinal golpea mi piel y pronto la lluvia lo convierte en simple tela mojada junto a mi cabello. Él ya ha avanzado largos pasos como si hubiese dado nuestro breve encuentro por terminado y me decepciona comprobar que es así, lejos de la mirada indiscreta de la institutriz puedo por fin hablar.

-¿Le gusta reírse de los pájaros enjaulados, monsieur?-podría estar refiriéndome a todo o a nada, al mundo en general o a él personalmente, solo mi voz entre los sonidos de la ciudadad y los carruajes, mi voz entre la lluvia y el silencio entre ambos. Es interesante incluso para mi lo fácil que resulta despertar mi curiosidad, y estoy seguro de que tiene que ver con el hecho de pasar largos períodos de tiempo encerrada en la Mansión Devonshire. Cualquier estímulo, cada escape de la realidad es un océano de posibilidades, revitalizante. Lo observo como quien ve por primera vez su reflejo, mantiene un aura de misterio y extraña elocuencia y, cuando nuestras miradas por fin se cruzan en esta locura a la que llamamos vida, sé que nada volverá a ser como antes. Este brujo me dará problemas.
avatar
Evolet Devonshire
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 9
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 14/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flying high, falling low || Libre

Mensaje por Logan Tisdale el Miér Mayo 17, 2017 12:17 am

La ilusión creada del pájaro en el cristal justo donde ella se encontraba acabó por desaparecer alzando el vuelo, casi como un símil de aquella mujer cuyos ojos dispares me observaba a través del cristal. Quizás sí que sea un símil, encerrada de alguna forma en aquella tienda mientras miraba el mundo exterior, quizás estaba allí sin ella quererlo y por eso precisamente había hecho que apareciera un pájaro y no cualquier otro animal, como si fuera ella misma y quisiera salir de allí. Para nosotros los hechiceros encontrar a otro era bastante relativo y fácil, era como si algo te empujara de forma inevitable hacia las personas que tenían el mismo tipo de aura, como atraídas por un imán. De entre todas las personas que había en el lugar, me había fijado en ella.

Y podría parecer que lo había hecho por la peculiaridad de sus ojos, pero sabía que era por el aura que reflejaba y que con claridad veía, así como sabía que ella también podría ver la mía. Don innato para todos los hechiceros, habilidad que ayudaba bastante para distinguir a las personas normales, de los licántropos, vampiros e incluso cambiantes. Los cazadores, por el contrario, pasaban algo más desapercibidos pues sus auras eran más comunes, no tenían ese matiz especial y distintivo que tenía el resto. Una última mirada antes de proseguir con aquel paseo, la lluvia seguía cayendo en la ciudad en aquella mañana y quería seguir dando un paseo antes de volver a la mansión, quizás pasara por alguna tienda en busca de hierbas y demás para realizar mi trabajo.

No había dado siquiera un par de pasos cuando escuché una voz que, entre el ruido del gentío, los carruajes y la lluvia que podía oír golpeando en la chaqueta de forma leve, se alzó haciendo que me parara sin importarme seguir mojándome como lo estaba haciendo, incluso encontraba estimulante y placentera sentir las gotas caer sobre mí cuerpo. Su pregunta claramente va dirigida a mí, sino, ¿por qué hablar sobre un pájaro? Quizás podría ser casualidad, pero como ya había aprendido en la vida, las casualidades no existían… se provocaban. Tras un par de segundos me giré finalmente para afrontar a la dueña de aquella mirada dispar, viendo como su vestido ahora que había comenzado a mojarse se iba ciñendo a su cuerpo, su pelo pegarse a su rostro de donde goteaban algunas gotas que finalmente morían en el pavimento. Sonreí de lado para dar un paso acercándome más a ella pero sin invadir su espacio personal, su pecho subía y bajaba con cada respiración que hacía y me di el lujo de recorrerla por entera hasta terminar en sus ojos.



-¿Por qué debería de reírme de un pájaro que ansía la libertad? –Respondí con otra pregunta ladeando un poco la cabeza- No me gusta ver cómo les privan de las libertades que merecen realmente, más cuando quieren alzar el vuelo pero unos barrotes impiden su vuelo –podría estar hablando de ella, como también podría estar hablando de los propios pájaros enjaulados- Todos merecen libertad en mayor o menor medida, pero no me reiría de eso –mis ojos se fijaron en el rostro de la joven- ¿Ansiáis vos la libertad, Madam? Quizás ya os habéis librado de esos barrotes que oprimen vuestra libertad –hice un leve gesto hacia la boutique donde se encontraba comprando- al menos por un rato, decidme, ¿qué se siente cuando de forma breve y, efímera, se saborea la libertad?


 
avatar
Logan Tisdale
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 124
Puntos : 133
Reputación : 29
Fecha de inscripción : 16/12/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flying high, falling low || Libre

Mensaje por Evolet Devonshire el Lun Mayo 29, 2017 2:23 am

Podría decir que veo cristalino a través de su mirada pero resulta confuso a la par que atrayente. Su tez morena contrasta en el ambiente, estamos rodeados de una lluvia que lo tiñe todo de gris y, sin embargo,en sus ojos verdes hay atrapado un bosque. Aún con una exaltación recorriendome ladeo el rostro cuando escucho su voz, por alguna extraña razón no me esperaba un tono como el suyo ni unas preguntas como aquellas. Qué curioso resulta el color de su aura. Mantengo la mirada fija en su persona percatando la deliberada sutileza de sus ojos sobre mi cuerpo y, aunque realmente siento que me he precipitado y intuyo que la mirada de muchos otros se posa en mi, no doy un paso atrás. Leo más allá de sus metáforas ¿cómo es posible que haya podido ver a través de mi tan fácilmente? Frunzo el ceño pese a que sus palabras son gentiles. Me llama pájaro enjaulado.

-Un pájaro que probó la libertad nunca la olvida-aparto algunos mechones de mi rostro y siento cómo mi voz ha tomado un matiz diferente-Pero el sabor siempre es nuevo. ¿Era interesante lo que veía a través del cristal, Monsieur? ¿Le funciona siempre el truco?-digo, en referencia a la visión de los pájaros volando sobre el cristal de la boutique. Aún no me explico cómo puede haber mostrado un atisbo de su poder sin haber medido las circunstancias, es decir, ha utilizado su magia a la luz del día, rodeado de cientos de personas. Por muy sutil que pareciera podría haberlo puesto en peligro-Parece que no conoce la discreción-una leve sonrisa se dibuja en mi rostro aún sintiendo hasta las pestañas empapadas. ¿Discreción? Dijo la mujer con un vestido de seda adherido al cuerpo. Con una gracil reverencia fuera de contexto me presento- Evolet Devonshire, debería decir que es un placer pero es demasiado pronto para conjeturas ¿Me dirá su nombre?
avatar
Evolet Devonshire
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 9
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 14/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flying high, falling low || Libre

Mensaje por Logan Tisdale el Miér Jun 07, 2017 5:03 pm

No puedo evitar la sonrisa de lado que se forma en mi rostro cuando tengo a la joven frente a mí, pese a que la lluvia sigue arreciando sobre nosotros, aunque de forma leve, no porta paraguas alguno por lo que su ropa se ciñe a su cuerpo, el corsé se pega a su pecho que sube y baja como si intentara buscar un aire que no llega a capturar del todo, su vestido se pega a su caderas y se embarra al final por los charcos que hay en el suelo. Parece no importarle mojarse, como no me importa a mí, y no puedo evitar volver a recorrer sus ojos dispares que me miraban de forma fija, como si intentara ver más allá de lo que tiene frente a si, un hombre que ha dibujado dos pájaros alzando un vuelo en un cristal, como metáfora de aquella joven que parecía enjaulada en una prisión mientras buscaba la manera de ser libre de nuevo.

Respondió a mí pregunta y me quedé observándola oyendo el matiz que ahora tenía en su voz, diferente al del principio, como si de alguna forma sintiera que no debía de contenerse conmigo en lo que ella era, pues éramos iguales. Su aura brillaba en aquel día gris con ese tono agua marina, diría que casi igual que el tono de su rostro pero es diferente aunque igualmente hay belleza en esa disparidad. Y no solo belleza, era como un libro abierto directo a su alma que te decía todo aquello que ella callaba, o al menos era la sensación que a mí me daba. Observé como apartaba un mechón de su pelo mojado del rostro y enarqué una ceja por sus dos preguntas, sabiendo de antemano que lo que ella había buscado era esa libertad que quizás mi burdo truco le había causado.



-¿No cree usted, que si no fuera interesante, no me habría parado a contemplar lo que hubiera tras el cristal? –Cierto era que por alguna razón mi mirada había ido en su dirección, y que me había quedado observándola con esos ojos disparen que veían caer la lluvia como si ella misma quisiera ser, por unos instantes, las mismas gotas que libres vagaban en su viaje del cielo. Sonreí de lado ante la segunda pregunta y ladeé un poco el rostro mientras las lluvias seguían mojándonos como si no nos importara nada en ese momento, quizás es que así era- ¿El de los pájaros? No, señorita –mi tono, en ese momento, bajó un poco para que solo ella pudiera escucharlo, centrando mis ojos en los suyos- solo aquellos pájaros que ansían la libertad para volar y ser libres. Aunque con vos ha funcionado –sus siguientes palabras me hacen reír, de forma un tanto descarada, para pasar mis ojos de nuevo por su cuerpo de abajo arriba acabando en su rostro, en las gotas que corrían por su mejilla, su nariz, su frente, caían por sus labios hasta acabar goteando y muriendo en su barbilla. Di un paso acercándome a ella y aparté un mechón rebelde de su pelo que tenía pegado en el rostro por el agua- ¿Me habla a mí de discreción, señorita? –Pregunté con cierto tono jocoso- Usted que está en mitad de la calle, con un vestido completamente empapado ciñéndose a su cuerpo captando la atención de aquel que pasa cerca de vos, ¿lo decís por ese pequeño truco? –Sonreí de lado- deberíais de saber que la magia aunque siempre conlleva un precio, también pueden hacer pequeños trucos sin importancia y que no tiene relevancia alguna… solo la que uno quiera darle –cuando se presentó, con los modales que me habían inculcado tomé su mano llevándola hasta mis labios para depositar un beso en el lugar- Logan Tisdale, señorita Devonshire –sonreí- le prometo que mí presencia podría ser un verdadero placer si me permite mostrarle la libertad que este pájaro ostenta.


 
avatar
Logan Tisdale
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 124
Puntos : 133
Reputación : 29
Fecha de inscripción : 16/12/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flying high, falling low || Libre

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.