Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


A Christmas wish [privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A Christmas wish [privado]

Mensaje por Selina Greystoke el Vie Dic 23, 2016 6:39 pm

Luces de colores sobre los tejados, guirnaldas adornando las paredes, nieve que cubría ciertas áreas del poblado. Tan pronto lo vi, supe que era el lugar perfecto para pasar la Navidad.

Había pasado por casualidad a través de ese pequeño pueblo dos semanas atrás y me había sentido maravillada por el descubrimiento. Era pintoresco y agradable a la vista, con una arquitectura rústica y acogedora. No tuve que mirarlo dos veces antes de que la pequeña maquinaria de mi cerebro echara a andar haciendo planes.

Me escaparía de palacio. Diablos, ¡si que lo haría! Me haría la olvidadiza frente a cualquier fiesta entre la gente de alcurnia, me olvidaría de los salones suntuosos y celebraría a mi manera. Una sonrisa se expandió en mis labios al pensarlo. Esta Navidad me rebelaría.

Así fue como este día desaparecí de mi palacio tras dar el día libre a la servidumbre, y puede que al cabo de unos días circularan rumores y conjeturas sobre mi paradero. Me ocupé de mantener conmigo únicamente al cochero y me dirigí a aquel poblado en las afueras de la ciudad. Una vez allí le di algunas indicaciones que esperaba no olvidara y le observé alejarse.

Era media tarde, varias horas antes de la llegada de la Nochebuena. Me encontraba sentada en una banca al aire libre, observando frente a mi la pista de patinaje sobre hielo adonde diversas personas se distraían dibujando en su recorrido pequeñas eses de un lado a otro.

Hace apenas unos días, durante el entrenamiento, le sugerí a Cailen que visitase este pueblo si no encontraba nada mejor que hacer este dia. Le había dado las señas exactas de adonde podría encontrarme, y en mi fuero interno esperaba se presentase, aunque todo podía suceder. Quizás encontraría algo mejor que hacer o no se animaría a visitar un lugar lejano al centro de la capital parisina.

Crucé los dedos, cerré los ojos y pedí un deseo. -Ven, ven.-




Royal Hunter:








Seilen:

C&S:
avatar
Selina Greystoke
Cazador/Realeza
Cazador/Realeza

Mensajes : 89
Puntos : 92
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 19/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Christmas wish [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Sáb Dic 24, 2016 12:59 am

Las calles de París fueron llenándose poco a poco con ese aire de paz que traía consigo la Navidad, las casas y negocios eran adornadas con todo tipo de luces y decoraciones, en la plaza central era colocado un pino gigante como todos los años y también era bellamente decorado. Desde el exterior cubierto con un lienzo blanco podía vislumbrar el interior de algunas casas que tenían la chimenea encendida y a la familia reunida. Como todas las navidades desde que llegué a la ciudad, me dirigía hacia una taberna de mala muerte, estaba dispuesto a soportar a ebrios de todo tipo con tal de estar bajo techo esa noche. Todo era alegría, pero no para mí, no para mi condición al menos. Pronto las calles quedarían totalmente desiertas, algo obvio, todos estarían celebrando en su casa o en alguna ajena, no había razón para que vagaran por las calles, por lo mismo, las probabilidades de robar unas monedas si tenía hambre eran prácticamente nulas.

Estaba a medio camino cuando una imagen por el rabillo del ojo captó mi atención y giré la vista. Dentro de la casa por la que estaba pasando se desarrollaba una de tantas escenas que ocurrirían esa noche; una familia reunida en la mesa mientras rezaban para poder dar inicio al banquete. Me quedé totalmente absorto por la imagen que desprendía calidez y ternura, contemplándola hasta el último detalle. Estas fiestas siempre me dejaban con el ánimo por los suelos por la misma razón que me detuve para atesorar la escena que se desenvolvía delante de mis ojos, era aquello que nunca pude tener y jamás tendría. Estaba condenado a ser siempre un observador.

Permanecí de pie varios minutos hasta que no lo soporté más y proseguí hasta llegar a la taberna que estaba a reventar esa noche, desde una calle antes se podían escuchar los villancicos que entonaban las personas del lugar. Estuve ahí por un espacio de dos horas tratando de terminar una cerveza que pedí pero era imposible, solo tenía una cosa en la mente. Selina…  pensaba en ella y solamente en ella, si estaría divirtiéndose en el palacio o si en verdad había ido al pueblecillo como dijo, si la acompañaba su familia o al menos alguien con quien ella quisiera estar. Dios, por favor que esta noche esté con alguien que pueda hacerla feliz...

Después de que varias ideas vagaran por mi cabeza, hubo una que no logré sacudirme y antes de que me diera cuenta estaba caminando por las calles, con rumbo a las afueras, eso hice hasta que un cochero apareció por la avenida. El trayecto fue corto, pronto me encontraba en una pequeña plaza en el centro de un pueblo en las afueras de París. Ya he estado aquí antes… a pesar de lo pequeño del lugar, era sumamente acogedor y la alegría de los habitantes que habían llevado la celebración a las calles, era contagiosa.  Con mis ojos buscaba la pista de hielo donde dijo que iba a estar pero entre la gente no lograba ver nada; fue entonces que comencé a caminar hacia adelante sin estar seguro si era la dirección correcta. Por favor que esté ahí, que haya venido…

Avanzaba al tiempo que daba empujones y disculpas a la gente, sintiendo que mi corazón latía con más fuerza a cada paso. Por estar tan enfocado mirando al frente me distraje y no vi que un niño pasaba con su trineo a toda velocidad, frené bruscamente y terminé perdiendo el equilibrio, todo eso empeoró por la gente que me daba empujones al moverse, haciendo que cambiara de dirección y no permitiéndome sostenerme de algo. Reboté contra varias personas hasta que me fui de espaldas, pude haber caído al suelo de sentón de no ser porque sin querer golpeé algo que me lo impidió. Giré la vista y era una banca, la cual había hecho tambalear por mi torpeza, seguramente molestando a la joven que estaba sentada.

-Lo lamento mucho señorita. -Comenté al darme cuenta de que golpeé la banca. -Fue un accidente, estaba caminando y… ¿Selina?


Stuff:




Seilen :3  :



Gracias Hereb c:


avatar
Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 304
Puntos : 367
Reputación : 89
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Christmas wish [privado]

Mensaje por Selina Greystoke el Dom Dic 25, 2016 7:57 pm

Nunca fui alguien que creyera demasiado en los deseos o la magia, pero si había algún día del año en el que pudiera hacer a un lado mi natural escepticismo y comenzar a creer, tenía que ser precisamente este día. No había nada más parecido a la magia que las voces de un grupo de niños cantando villancicos en una esquina, el sonar de una campana de un hombre vestido de Santa Claus que a cinco bancas de distancia recibía a varios niños que junto con sus padres acudían a pedir deseos sobre su regazo, o el olor a galletas recién horneadas que provenía de las cajas que unas niñas vendían caminando por el lugar.

Cerré los ojos con más fuerza, repitiendo las palabras una y otra vez. -Ven… ven…- Un tambaleo abrupto meció repentinamente la banca adonde estaba sentada, provocando que abriera los ojos para toparme con una maravillosa y sorprendente visión, la de él. Por un momento no hice más que contemplarle embelesada, era como si de forma inexplicable se hubiese materializado frente a mi para sorprenderme con el regalo de su compañía.

Sonreí lentamente sin poder evitarlo. Se encontraba frente a mi, devolviéndome la mirada con expresión sorprendida. Alargué la mano y suavemente presioné el tabique de su nariz con mis dedos, constatando de esa forma que era él y no un sueño.

¡Cailen! Abrí los ojos desmesuradamente. No me lo estaba imaginando, realmente era él. Me levanté como un resorte y sin pensarlo bien lancé un puñetazo hacia su rostro, el cual evadió con agilidad. Lancé otro hacia el lado contrario. ¡Whoosh! Lo volvió a evadir. No pretendía lastimarle, solo mantenerle en forma. Esa era la manera en que usualmente nos saludábamos, aunque un nerviosismo repentino me invadió esta vez, provocando que me obstinase en continuar con los movimientos rápidos de mis manos. ¡Whoosh! Con agilidad volvió a evadirme. Cambié de táctica y un movimiento rápido de mi pie contra su pierna provocó que perdiera el equilibrio, haciéndole caer sobre el colchón de nieve blanca que se extendía a nuestro alrededor.

Parpadeé un par de veces al verlo sobre la nieve, me acerqué con presteza y me arrodillé a su lado. -¿Estás bien?- Lo palpé un poco con mis manos, constatando que no hubiese daño alguno pero las retiré con rapidez. Tocarle me inquietaba porque su presencia hacía lo mismo y me embargaban sentimientos por él que no podía eludir, ni tampoco quería... -Lo siento… la costumbre…-

Estaba muy cerca de él ahora; no sé por qué el calor repentinamente calentó mis mejillas e incendió mis orejas. Me percataba de lo apuesto que era, observándolo acostado, atrayéndome con sus hermosos ojos que me observaban de vuelta, algo sorprendidos. Mi mirada se desvió sin pensarlo hacia sus labios, deteniéndose en ellos y mis latidos se dispararon. Ahhh ¿cuándo dejaría de sucederme eso? -Encontraste el pueblo…- balbuceé.

Volteé rápidamente hacia la banca y alcé una bolsa que había traído para él. En su interior descansaba una gabardina larga de color café oscuro. Era de su tamaño según calculé, era cómoda, sobria y apropiada para esta época de frío. También contenía la bolsa una bufanda a juego con el abrigo. -Es para ti.- Solté las palabras a la carrera, colocando la bolsa en sus manos. Apenas podía creer que hubiese acudido. El percatarme de que se encontraba frente a mi y no en otro lado provocó una sonrisa alegre que se extendió en mis labios e iluminó mi mirada. Una profunda calidez me invadió, recorriéndome por entero y abrigando mi corazón. Era Cailen...




Royal Hunter:








Seilen:

C&S:
avatar
Selina Greystoke
Cazador/Realeza
Cazador/Realeza

Mensajes : 89
Puntos : 92
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 19/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Christmas wish [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Sáb Feb 11, 2017 9:05 pm

Cuando por fin la reconocí y logré hacerme a la idea de que la imagen era real ya era algo tarde para darme cuenta de que tenía la boca abierta, denotando un obvio asombro que fui incapaz de contener, a cierto punto no me importaba, es que en verdad estaba tan feliz de verla. Caminé hacia donde estaba, rodeando la banca  y dejando mis huellas sobre la nieve. -Auuu. -Expresé cuando estrujó mi nariz con un poco más de fuerza de la que seguro notó que usaba. -¿Qué haces Seli?- Cuestioné alzando una ceja, siendo respondido de inmediato con un puñetazo que apenas logré eludir, era algo común entre nosotros, empezó cuando apenas iniciaba el entrenamiento en el bosque y antes de que nos diéramos cuenta era una especie de saludo. Lo que no me esperaba era que usara su pierna y por ello fue que caí de espaldas en la mullida alfombra blanca que se tendía a nuestros pies.

Solté una risilla cuando me recuperé del susto y la caída. -También estoy muy feliz de verte. -Comenté sin incorporarme aún y con una sonrisa de oreja a oreja, la verdad era que no tenía remedio, estaba enamorado y nada podía hacerse por mí, cada gesto que ella hiciera me parecería perfecto y en las noches, pensar en ella siempre hacía que se me colorearan las mejillas de un tono rojizo y sonriera como imbécil.

-Estoy bien. -Murmuré mientras sentía el leve pero firme tacto de su mano sobre mi pecho que se apartó abruptamente. Me puse de pie lentamente y, sin perderla de vista, me sacudí la nieve de la ropa, estaba perdido en esos diamantes azules que tenía por ojos. Podría contemplarlos día y noche y jamás me cansaría de ellos, sacudí mi cabeza ligeramente que corría el riesgo de no escuchar lo que me decía.

-Sí. Bueno, la verdad es que ya había venido antes así que… no fue difícil. -Sin darme cuenta me había llevado una mano a la nuca y me acariciaba el pelo de ahí, hacer aquello me relajaba de cierta manera pero no me percaté de que lo hacía mientras hablaba. Observé incrédulo la bolsa que me tendía y con un movimiento lento la recibí en brazos aún escéptico. -No tenías que hacerlo Selina, pero muchas gracias. -Acepté hace algún tiempo que siempre tenía que esperar ese tipo de gestos de su parte, necesarios o no, era su manera de ser aunque no a muchos se lo demostrara.

Con movimientos pausados el contenido de la bolsa quedó al descubierto y reveló una bella y elegante gabardina y que, tras la simplicidad de la misma se escondían unas costuras muy finas, quien haya sido el sastre que confeccionara esa ropa era en realidad un artista y aficionado por el orden y la perfección.  -Selina… me encanta, ¿dónde la conseguiste? -Hasta el fondo de la bolsa noté que había algo más, una larga bufanda que no dudé en ponérmela junto con la amplia gabardina que estaba hecha casi a mi medida. -¿Cómo me veo? -Pregunté metiendo las manos en los bolsillos y sonriendo aunque la luz de una farola me deslumbraba del lado izquierdo.

-En realidad, también te traje algo. -Murmuré por lo bajo de pronto muy inquieto. Me di la vuelta dándole la espalda y metí una mano al bolsillo del pantalón de donde, con cuidado de que no lo viera, saqué un collar que tenía como adorno una piedra de ámbar que había comprado a un vendedor español que encontré por casualidad en el puerto. La piedra me había costado casi todas mis ganancias pero valió hasta el último centavo, contemplé el mineral un último instante antes de cerrar la mano, ocultándolo de esa manera. -¿Puedes cerrar los ojos?


Stuff:




Seilen :3  :



Gracias Hereb c:


avatar
Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 304
Puntos : 367
Reputación : 89
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Christmas wish [privado]

Mensaje por Selina Greystoke el Lun Mar 06, 2017 1:38 am

Mi mirada siguió con detenimiento cada una de sus acciones y sus gestos, desde la manera en que se frotó la nariz que acababa de pincharle con los dedos hasta la forma en que su mano acarició su nuca. Sonreí lentamente, ya me había percatado de que era algo que solía hacer cuando desconcertado procuraba relajarse. Poco a poco había descubierto cuáles eran sus gestos en ciertas situaciones y me parecían tan familiares que no necesitaba más que ser testigo de ellos, aún cuando fueran breves, para reconocer cual era su estado de ánimo.

Poco a poco habíamos llegado a conocernos como nadie más nos conocía, al lado del otro nos dejábamos ver sin ningún tipo de restricciones y hacerlo así se había convertido en algo natural. Únicamente él me veía tal y como era, leía mis emociones y las comprendía como nadie lo había hecho.

En ocasiones parecía que ya había transcurrido mucho tiempo desde la primera vez que lo vi enredado en la trampa que coloqué en el bosque y en otras parecía apenas un parpadeo. No alcanzaba el tiempo para pasarlo a su lado, por eso lo atesoraba y me sentía vibrante de alegría cada vez que lo contemplaba aparecer de nuevo por alguna esquina en la ciudad, desde atrás de los árboles en el bosque, o caminando desde lo lejos por el sendero que dirigía hacia el jardín de mi morada.

Sentada lo observé con ambas manos apoyadas en la nieve en el momento en que se puso de pie. Flexioné mis rodillas con rapidez y ágilmente me incorporé de un salto antes de abalanzarme hacia él. -Me gusta tu nariz pero tu tabique está algo torcido.- bromeé, presionando otra vez este con mis dedos. Su nariz era perfecta, como lo era cada rasgo de su rostro que me encantaba observar, especialmente cuando estaba distraído realizando algo y no se percataba de que le contemplaba en silencio mientras fruncía un poco su ceño denotando concentración. Esos eran los momentos en los que sentía mi corazón palpitar antes de acercarme a él para saludarlo y rodearlo con mis brazos.

Lentamente solté su nariz y antes de que fuera a frotarla me acerqué, me incliné hacia él y deposité un suave beso sobre el tabique con mis labios. -Por supuesto que tenía que hacerlo, es Navidad…- refuté lo que me decía, era imposible no regalarle algo en esta fecha tan especial, por lo que sonreí cuando se colocó la gabardina y la bufanda. -Conozco a un hábil sastre desde hace algún tiempo, sus trajes son maravillosos, elaborados con detalle… lo mandé a llamar y le pedí que confeccionara ambas cosas para ti.- Permanecí en silencio un par de minutos cuando me preguntó como se veía, pretendiendo meditar la respuesta. Lo tomé de la mano para evitar la molesta luz de una farola que nos estaba deslumbrando demasiado y tiré de él entre risas para que corriésemos hacia un área con iluminación más tenue, junto a la pared externa del edificio centro de patinaje.

-Te ves perfecto...- Observé sus emotivos ojos claros como si se trataran de un espejismo y no atinara a creerme del todo que fuera a compartir este día conmigo. -Hay tanto que podemos hacer acá, hay una tienda de galletas caseras que no he dejado de oler desde hace media hora.- dije, señalando una esquina. -Y está la pista de patinaje que ya has visto. ¿Alguna vez has patinado sobre hielo?-

Sabía que estaba hablando aprisa sin darle tiempo de responder por lo que callé y tomé su mano con la mía para entrelazar nuestros dedos y sentir la calidez de su tacto. La brisa arreció con mayor fuerza a nuestro alrededor meciendo su pelo castaño y al mirarlo sentí una fuerte presión en mi pecho provocada por mis sentimientos hacia él.

Repentinamente me sorprendió al pedirme que cerrara los ojos. Lo observé intrigada y una sonrisa se extendió en mis labios. -¿Me trajiste algo? ¿Qué es?- Traté de espiar aquello que mantenía oculto pero su mano estaba firmemente cerrada, no tenía ni idea de que podía ser. -De acuerdo.- Mantuve mi mirada en la suya antes de ceder a su petición y cerrar mis ojos con curiosidad y ansiosa expectación…




Royal Hunter:








Seilen:

C&S:
avatar
Selina Greystoke
Cazador/Realeza
Cazador/Realeza

Mensajes : 89
Puntos : 92
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 19/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Christmas wish [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Miér Abr 19, 2017 9:37 pm

Solté una pequeña risa, la cual no estoy muy seguro de que haya escuchado, en ese momento sopló una brisa sonora que se llevó mis palabras muy lejos. La felicidad se quedó plasmada en mis ojos mientras la miraba queriendo verme tranquilo, posiblemente fracasando. -Haces muchas preguntas Seli. -Me di una pausa solo para contemplarla porque parecía increíble que la tuviera delante de mí, tan cerca; a simple vista parecería que cumplía los estándares de damisela en peligro, con un cuerpo que parecía hecho de porcelana, esas facciones suaves. Es hermosa. Dudé que fueran muchos los que conocieran su verdadera fiereza y determinación que estaban presentes con cada respiro y latido de su corazón.  

-Trataré de responderte ¿está bien? -Hice una pausa, tratando de recordar todas sus preguntas y el orden, tenía una memoria prodigiosa pero me había perdido contemplando su cabello y resultaba difícil. -No suena nada mal la idea de las galletas, es más, creo que puedo olerlas hasta aquí. Por suerte, sé patinar en hielo. No soy muy bueno, pero al menos logro mantenerme en pie. -Estuve en silencio unos segundos. -¿Te parece si primero vamos a patinar y luego por las galletas? Podríamos acompañarlas con algo de chocolate caliente.

A veces me preguntaba si se daba cuenta de lo valiosa que era, no solo para el mundo, también para mí. Me perdía en sus gestos, sus sonrisas, esa manera de caminar en la que mezclaba la elegancia y el poder que poseía; la tierra parecía estremecerse a cada paso que daba. Esa era Selina y no podía pedir nada más que tenerla entre mis brazos. -Solo cierra los ojos, lo sabrás en un instante. -Mi mano estrujaba fuertemente el collar, no quería que lo viera. Quería ver su reacción en cuanto abriera los ojos, que viera lo hermosa que era. Hablando de eso...

Guardé el collar en mi bolsillo nuevamente para luego colocar mis manos en sus hombros. -Sígueme, no abras los ojos. -Susurré en su oído antes de dar un pequeño empujón, indicando que diera un paso hacia adelante, luego otro, y otro más hasta que estuvo a la orilla del lago que se había congelado; podía ver su reflejo sobre el hielo. -Vale, ahora sí. -Sonreí antes de volver a sacar el collar del bolsillo. -No abras los ojos. -Le recordé con un voz tranquila.

Fue entonces que mis manos, con el collar extendido, fueron a posarse sobre su cuello con la mayor delicadeza que pude ejercer con mis temblorosas manos. No fueron ni treinta segundos los que tardé para colocarle esa joya exótica en su cuello. Me mantuve inmóvil, mientras observaba su reflejo por encima de su cuello, asegurándome de que aún tuviera los ojos cerrados. -Te ves hermosa. -Las palabras se quedaban cortas, era más que hermosa, ni la más fina escultura de una deidad antigua podía comparársele. Era perfecta y no había otra manera de describir lo que tenía delante de mis ojos. Sin poder resistir la tentación besé su mejilla con afecto, para mí eso fue más que un gesto amoroso; quería que supiera que a pesar de mi obvia debilidad quería protegerla, de todas las maneras posibles. Me tracé un objetivo, ella no iba a salir herida, nunca. No mientras yo estuviera ahí. -Abre los ojos.


Stuff:




Seilen :3  :



Gracias Hereb c:


avatar
Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 304
Puntos : 367
Reputación : 89
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Christmas wish [privado]

Mensaje por Selina Greystoke el Vie Mayo 05, 2017 8:06 pm

Su respuesta indicando que primero patináramos y luego fuésemos por las galletas y chocolate caliente me pareció excelente. Ladeé la sonrisa al mirarlo, él se veía tan apuesto, ahora gracias a los meses que habíamos pasado ejercitándonos ya podía echar a ver músculos fuertes adonde antes no habían. Cuando le conocí su delgadez era extrema, pero ahora aunque seguía siendo delgado se había fortalecido. Más de una dama que pasaba frente a nosotros había volteado a verlo, lo cual provocó que mi gesto se enseriara un poco y sintiera una especie de nudo que se apretaba en mi estómago. No me gustaba mucho que otras mujeres le echaran el ojo, y algún que otro varón incluso, pero procuré erradicar esos celos de mi cabeza. Su mirada me tranquilizaba, me hacía sentir especial, como si únicamente tuviera ojos para mi y por ello también me sentía hermosa, y eso me devolvía la tranquilidad y me llenaba de una serena alegría.

Cerré los ojos cuando me indicó que lo hiciera y mi curiosidad se incrementó a borbollones, especialmente cuando me dio pequeños empujones dirigiéndome a algún lugar específico. No comprendía que relación tenía estar en un lugar con lo que tenía en su mano. -¿No es un truco para raptarme o si?- bromeé riendo y sentí que colocaba algo en mi cuello. Los segundos me parecieron una eternidad mientras lo hacía, podía sentir el calor de sus manos tocando mi piel en esa zona y sonreí sin poder evitarlo incluso antes de que me indicara que podía ver.

Observé mi imagen en el hielo y me quedé boquiabierta, me había regalado un collar con una hermosa piedra de ámbar que refulgía sobre mi cuello y parecía sacada de un cuento de marineros que se hubiesen hecho a la mar para rescatar el tesoro más preciado de algún monarca olvidado. -Oh, Cai, ¡es muy hermoso! Me encanta, lo llevaré siempre puesto.- Me ruboricé cuando dijo que me veía hermosa, me lo decía con frecuencia y bajo su mirada así era como me sentía. Sus labios se posaron sobre mi mejilla en un gesto suave y amoroso que me arrebató otra sonrisa. De un impulso le eché los brazos al cuello y rocé mi nariz con la suya. -No debiste… te ha de haber costado todo lo que traías encima.- Lo regañé porque por un lado me preocupaba por él, pero por el otro era un gesto que me llegaba a lo más hondo, era un regalo perfecto.

Llevé una mano a mi mandíbula con gesto pensativo. -Si no tienes adonde quedarte o qué hacer vamos a tener que solucionarlo estando juntos ¿no crees?- Mis labios besaron los suyos suavemente,  en un beso cargado de dulzura pero también de fuerza y sentimientos que logró estremecerme por dentro y me hizo temblar entre sus brazos. Creo que él entendía a que me refería con que pasáramos los días juntos… Prolongaría mi escape con tal de estar con él, sería maravilloso recibir el año nuevo a su lado. -¡Y ahora, a patinar!- Mis ojos brillaban mientras nos poníamos los patines, lo tomaba de las manos y tiraba de él sobre el lago congelado que hacía de pista de patinaje para nosotros y algunas otras parejas y niños.

-No lo haces taaaaan mal.- Reí divertida y me acerqué a él, de hecho me parecía que lo hacía bastante bien, solo necesitaba relajarse y tener más soltura. Coloqué mis manos sobre sus hombros, sentí su cálido aliento sobre mis labios por lo que no pude resistir la tentación de unir nuestras respiraciones y sellar nuestras bocas en otro beso mientras mis manos se hundían en su pelo oscuro. Retrocedí jugando cuando nos separamos para recuperar el aliento y di algunas vueltas en espiral sobre los patines antes de dibujar un ocho. Había aprendido a patinar desde niña, hacía años que no lo hacía pero era fácil recordar lo aprendido. Así me escabullí de su lado, apresurándome para que no me alcanzara fácilmente. En ese momento gracias a su presencia, en ese pueblo rústico embellecido por el ambiente navideño, adonde nadie sabía quienes éramos ni habían escoltas o sirvientes que me llamaran baronesa, ni enemigos que me recordaran que era una cazadora, me sentí sumamente libre, como si fuésemos los dueños del mundo y nadie pudiera hacer nada contra nosotros.




Royal Hunter:








Seilen:

C&S:
avatar
Selina Greystoke
Cazador/Realeza
Cazador/Realeza

Mensajes : 89
Puntos : 92
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 19/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Christmas wish [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Jue Jul 06, 2017 1:03 am

-No importa lo que me haya costado.-Sacudí la cabeza. Era cierto que la piedra no me había salido barata -para mis estándares-  pero nada de eso era relevante, sino que era para ella y, a decir verdad, su expresión en el rostro y verla con el collar luciendo en su cuello hicieron que valiera la pena, seguramente tuve una sonrisa de idiota por más tiempo del debido pero ¿qué más daba? si Selina seguramente ya había visto muchas de esas para el momento. -Lo quise comprar para ti, además, puedo reponer el dinero fácilmente ¿sabes? así que no quiero escuchar más palabras sobre el asunto. -Y antes de que pudiera replicar de alguna otra manera le di un pico. -Es para ti. -Murmuré nuevamente, como queriendo asegurarme de solo ese pensamiento estuviera en su cabeza con respecto al collar, ni el dinero ni nada más.

Una risilla escapó de mis labios ante su insinuación. -Podríamos, si es que me lo pide. Madame. -Sonreí de lado, cierto que esa costumbre de tratarla con formalidad había quedado atrás hacía no tanto tiempo en realidad, pero de vez en cuando me gustaba llamarla así, como si yo fuera una especie de aristócrata. Bromear con ello podía ayudar a quitar tensión de sus hombros de vez en cuando. Así como esas bromas y juegos podían ayudarla a relajarse, sus besos tenían el mismo efecto sobre mí; era una sensación embriagadora, no pude evitar aprovechar el beso para oler su cabello. -¿Vainilla? -Cuestioné mirándola, usualmente tenía un aroma parecido a la cereza pero esta vez era diferente.  -Creo que me gusta más este. -Murmuré contra su oído en un gesto dulce antes de darle un beso en la mejilla.

Pasó el tiempo y antes de que nos diéramos cuenta, estábamos deslizándonos por el hielo. Dejé que me guiara por el lago, ambos tomados de las manos. -Tengo años sin hacer esto. -Comenté mientras comenzaba a mover mis pies intentando recordar exactamente cómo iba el movimiento. -Solo patiné un par de veces cuando era un niño, desde entonces no lo he vuelto a hacer. -Comenzaba a ponerme nervioso pero todas esas sensaciones se disiparon en cuanto nuestras bocas volvieron a unirse y sentí sus manos jugando en mi pelo; esos gestos al inicio se me hicieron extraños pero bienvenidos, con el paso del tiempo se volvió algo normal entre nosotros y de ahí era un gesto más de amor y cariño. De inmediato callé y dejé de lado cualquier pensamiento negativo que hubiera ocupado mi mente algunos segundos antes. -Vale, me voy a relajar. -Reí nuevamente. Tras observarla moviéndose en el hielo de forma tan grácil no pude más que volver a intentar moverme, unos minutos más en la pista y estaba patinando sin tan siquiera ocurrírseme que podría caerme.

-¿Dónde aprendiste a patinar así, Selina? -Alcé una ceja mientras estábamos sentados en una banca de madera, quitándonos los patines. El viento de repente era muy áspero y el frío insoportable por lo que decidimos adelantar los planes de ir a por chocolate caliente. -¿Qué otros talentos ocultos tienes?- Sonreí mientras terminaba de colocarme las botas y me incorporaba de la banca, esperando a que hiciera lo mismo; en cuanto vi que estaba por terminar de colocarse el calzado extendí la mano para que la tomara y nos dirigiéramos al interior del local. -Creo que huelo el chocolate caliente que están haciendo ¿vamos?


Stuff:




Seilen :3  :



Gracias Hereb c:


avatar
Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 304
Puntos : 367
Reputación : 89
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Christmas wish [privado]

Mensaje por Selina Greystoke el Mar Ago 01, 2017 3:36 am

Cailen comenzó a soltarse sobre el hielo y me dedicó una sonrisa que no solo suavizó sus rasgos haciéndole lucir más apuesto si no que logró hacer resplandecer su mirada, me resultaba difícil apartar la mia, no me cansaba de hacerlo, y afortunadamente íbamos a tener toda la noche para compartir sin que desapareciera de mi vista. Patinamos un rato, por momentos entrelazaba mis dedos con los suyos y nos uníamos en diversas piruetas, no demasiado elaboradas pero para nada carentes de entusiasmo y de una alegría que los dos compartíamos. Parecía mentira que una hora antes hubiera estado sentada en una banca, sin otro deseo más grande que verle llegar, su presencia era mi regalo de navidad y no había nada que atesorara más.

Sonreí cuando ambos caímos sobre la banca de madera, y le observé en silencio. Apenas me creía esto que había sucedido entre nosotros, puede que en un principio me hubiera costado arrancar las máscaras que estaba habituada a utilizar, pero poco a poco estas fueron desapareciendo, y lo mejor de todo era que no temía mostrarme con él tal y como era, algo que no lograba hacer con otras personas. Con él me sentía tan a gusto que era fácil olvidarme de mis momentos más oscuros, aunque no dejaba de preguntarme qué pensaría de mi cuando inevitablemente llegase a verme cazando, ¿cambiaría su modo de verme si me veía hacer lo que fuera necesario?

Lo seguí con la mirada mientras reemplazábamos los patines por los zapatos. -Aprendí junto a Devina cuando éramos muy chicas, si mal no recuerdo teníamos ocho años la primera vez que nos colocamos un par de patines, fue en una temporada en la que viajamos a nuestro castillo de invierno y fui yo quien le metió a mi hermana la idea en la cabeza de patinar, ella no estaba muy convencida pero no pensaba amilanarse frente a mi. Solíamos competir ella y yo, procurando mostrarnos más valiente que la otra.- Sonreí con lentitud al recordar aquello. Había existido una pequeña rivalidad entre nosotras, supongo que era algo usual entre gemelos, intentar diferenciarte del otro. -Más que niñas parecíamos pingüinos de tanto andar en la nieve y en el hielo.- Me eché a reir, recordándolo, no era un recuerdo triste si no lo opuesto.

-¿Y tú cómo aprendiste a patinar?- Me levanté tomando la mano masculina y entrelazando nuestros dedos para caminar juntos hacia la cafetería de donde provenía un agradable aroma a chocolate caliente que en ese momento nos caería de maravilla. Hacía mucho frio por lo que presionando su mano tiré de esta y me eché a correr entre risas, robándole un par de besos rápidos mientras nuestras botas se hundían en la nieve.

Entramos en el local y nos sentamos en una pequeña mesa adornada con un mantel rojo y un ramo de flores de pascua al lado de una ventana amplia. -¿Qué otros talentos ocultos tengo?- Me llevé el índice al mentón, y fingí meditar. -¿Acaso no te los enseñé ya?- dije de forma maliciosa y le guiñé un ojo. Un rápido rubor se mostró en sus mejillas lo cual me hizo sonreir ampliamente. No pude evitar contestarle así, me lo puso demasiado fácil. -Hoy podemos repasarlos ¿no crees?-  
Pronto un camarero se paró al lado de la mesa, tomando nuestra orden. Era un lugar acogedor, todo el pueblo lo era, como si hubiese salido especialmente de un cuento de Navidad para cobrar vida y permitirnos ser los protagonistas del mismo. Tomé la mano masculina por encima de la mesa y la acaricié suavemente. -Me tomé la libertad de reservarnos una habitación en una posada.- Hundí mi mirada en la suya al decirlo. -Espero no lo consideres demasiado audaz de mi parte.- Sonreí levemente, a pesar del tiempo que llevaba de conocerle y de todo lo que habíamos compartido no podía evitar sentirme emocionada y que mis latidos comenzaran a golpear con demasiada fuerza mi pecho al sugerir que compartiéramos habitación, como si fuese la primera vez. El camarero regresó y colocó un par de tazas con dibujos de árboles navideños sobre la mesa, obsequiándonos con un aroma tan delicioso que me parecía incluso que probar el chocolate fuera pecaminoso.

-Me alegra tanto que pudieras reunirte conmigo, pensé… pensé que tal vez preferirías no hacerlo.-
A veces no podía evitar temer que en algún momento se aburriera de pasar el tiempo con una baronesa, de tener que esperar a que lograra escurrirme del castillo y de mis obligaciones para que pasáramos algo de tiempo juntos, aunque era precisamente el que no fuera del todo fácil reunirnos lo que hacía que todo el tiempo que compartíamos fuese más especial.




Royal Hunter:








Seilen:

C&S:
avatar
Selina Greystoke
Cazador/Realeza
Cazador/Realeza

Mensajes : 89
Puntos : 92
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 19/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Christmas wish [privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.