Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Deceiver — Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Deceiver — Privado

Mensaje por Cagnazzo el Sáb Dic 31, 2016 12:05 am


Por encima del lúgubre paisaje
se cernía una bóveda de nubes bajas y plomizas,
suspendidas como una maldición visible.
En todo había una amenaza y un presagio,
un destello de maldad, un indicio de fatalidad.

—Ambrose Bierce, Un habitante de Carcosa.




—¿Asesor político? —Inquirió con cierta incredulidad. Aquello no era algo que le convencía del todo—. Y del Duque de los Países Bajos. ¡Vaya! Esto supone un divino reto para mí, después de todo. Significaría estrechar mejor las relaciones políticas, lo que resulta ser agradable.

Helié Seguier, es decir, Cagnazzo, no sólo se dedicaba a cumplir los dictámenes del líder de Los Ángeles Custodios, él era también un audaz cónsul. Aquel cargo lo había heredado de su padre, y resultó ser mucho mejor que éste. Logró entablar relaciones con otras regiones, de una manera, que para algunos, no podía ser de alguien de este mundo, y quizás no se equivocaban. Cagnazzo siempre había usado su conocimiento e inteligencia a su favor, sólo con el fin de domar las bestias de la época. Su bandera llevaba la marca del fraude, el mismo que era la perdición de las almas del octavo círculo abismal. Por eso a él le resultaba fácil relacionarse con importantes políticos y saber actuar con precisión para decisiones de este tipo.

No era de extrañarse, que en varias ocasiones, solicitaran de su sabiduría para ayudar a un par de líderes de la realeza. Tal y como ocurría en ese momento. Sabía del poder de la familia Lewis y la preocupación del anterior duque por querer que su hijo se convirtiera en un magnífico estratega. Cagnazzo en un principio supuso que el muchacho resultaba un incompetente, pero al revisar con más atención, se dio cuenta de que no era así. Brent era inteligente y sabía usar las apariencias a su favor, algo que, sin duda, agradó muchísimo al licántropo. Sin embargo, le faltaba más competencia en las relaciones diplomáticas, y era ahí en donde entraría Cagnazzo. Aquello, aunque no fuera del interés de Los Ángeles Custodios, resultaba beneficioso para él, pues era necesario forjar alianzas con los altos estándares de poder de las sociedades que empezaban a levantarse en aquel entonces.

Así que, sin perder tiempo, se dirigió a los Países Bajos al enterarse que el Duque Lewis se había regresado hacía varias semanas atrás. Aquello no fue un problema para Cagnazzo, en realidad, le parecía perfecto. Tendría mucho más privacidad para conversar con su anfitrión y así tratarían todos los asuntos concernientes a los deberes del Ducado de aquel país. La idea era precisamente alentadora y magnífica, algo que despertaba a su bestia interna, pero no por el hecho de que cazaría almas, sino por el poder que presumía ser un valioso estratega. Esta vez ni siquiera tenía la intención de marcar almas, para él no era importante, ni siquiera lo consideró en ningún momento.

Fue recibido de buena manera, con la etiqueta que ameritaba la ocasión. En un principio notó tensión en el ambiente familiar, pero fue algo que atribuyó a problemas internos, algo que le importaba muy poco. Su misión recaía en asuntos externos y mucho más serios; aunque no debía bajar la guardia en ese ámbito. Sabía bien que los enemigos podían valerse de cualquier cosa para hundir a su oponente, y como asesor político, debía atacar todas las posibles fallas.

—Supongo que es usted el Duque Lewis. Un placer —dijo, dedicándole luego una leve reverencia al joven que llegaba al gran vestíbulo de la elegante residencia—. Soy Helié Seguier, la persona que ha contactado su padre para asesorarlo. Espero no ser demasiado imprudente, pues sé que apenas se ha instalado de nuevo aquí, luego de su larga estadía en París.




Octavo Círculo:
 

Le Loup-garou:
avatar
Cagnazzo
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 48
Puntos : 50
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 30/10/2014
Localización : En el octavo círculo del infierno

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Deceiver — Privado

Mensaje por Brent Lewis el Dom Mar 12, 2017 5:38 am

¿Esto es en serio? – Preguntó a su padre antes de salir del estudio del mismo, dejándolo hablando con la nada. Brent caminaba entonces por la enorme residencia de la familia Lewis en Holanda pues había regresado a su hogar a petición de su padre, todo para toparse con otra mala noticia, como si las que recibió en París no hubieran sido suficiente. Con frustración, se llevó ambas manos al rostro, recordando todo lo sucedido durante sus ultimas semanas en la capital parisina. Primero que nada, sus padres habían logrado casarlo con Cirene, mejor conocida por él como la novia fugitiva; después descubría que toda su vida no había sido más que una vil mentira, una que aún no terminaba de asimilar del todo pues aún tenía que enfrentar a su madre, exigirle la verdad y terminar de destrozar todas sus creencias. Ahora para finalizar, recibía de su padre la noticia de que tendría que encontrarse con un asesor político, alguien que le ayudaría a mejorar en sus relaciones con los demás.

Durante los siguientes días, el actual Duque de los Países Bajos mantuvo conversaciones más que nada por educación con sus padres. Se encontraba terriblemente herido en su ego. En su estancia en París hizo todo lo posible por enorgullecer a su padre y hacerlo ver que era un buen Duque, como él y si bien tuvo algunas fallas, no creía que esas merecieran la presencia de un asesor. Brent sabía que no era el mejor relacionándose con otros, algo que no creía su culpa, después de todo eran los que lo rodeaban los que insistían en mentir, en mostrar al mundo algo que no eran y eso no era lo de él. El Duque prefería presentarse desde el inicio como era para que al pasar el tiempo los demás no se desilusionaran de su manera de actuar o hablar. Sus actitudes y maneras de actuar de hecho le habían costado múltiples relaciones no solo amorosas sino también de amistad, aun así, el Duque podía estar orgulloso de que los pocos amigos que poseía eran sinceros.

Cuando el día del arribo de su asesor llegó, Lewis expreso a sus padres que no quería tenerlos cerca, él se encargaría por su cuenta de hacerse saber al hombre de sus fallas. La amabilidad del Duque claro que tenía un motivo. No quería escuchar a padres hablar de sus errores y mucho menos de las situaciones donde se habían sentido decepcionados de él, después de los secretos revelados en París, el joven no se creía capaz de tolerar escuchar eso.

La familia Lewis recibió en el vestíbulo a su invitado, no sin dar señales de la tensión que existía entre ellos, algo que incomodo enormemente a Brent, quien trataba de lucir lo más relajado posible ante su nuevo invitado.
El placer es todo mío y sea bienvenido – después de decir aquellas palabras dirigió una mirada a sus padres, quienes se excusaron diciendo que lo mejor sería que hablaran a solas para así conocerse mejor y poder confiar uno en el otro. Una vez que sus padres abandonaron el vestíbulo, Brent se sintió completamente libre y relajado así que sin tanta carga sobre sus hombros observó a su nuevo asesor quien ya le interrogaba sobre su estadía en París – Su llegada no es para nada imprudencial, es, para mi al menos, solo repentina como lo ha sido mi regreso de París – su expresión se tornó algo sombría al recordar una vez más su estadía en Francia, pero Lewis fue capaz de recuperarse pronto y sonreír de manera leve a su invitado – Seguier, creo que lo mejor será que pasemos al estudio, ahí podremos hablar respecto a lo que mi padre le ha pedido y yo podré hablarle sobre los errores que he cometido a lo largo de los años – se le escapó una risa – aunque no sé porque creo que ya los conoce prácticamente todos – y tras decir eso, hizo una seña con su mano para que su nuevo asesor le siguiera.



"Quiero ser dueño del mañana"

Secrets:
Lewis:

avatar
Brent Lewis
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 07/12/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Deceiver — Privado

Mensaje por Cagnazzo el Lun Jun 12, 2017 7:59 am

Quizás consideraba un grandísimo honor estar en esa posición, pero, por otra parte, su lado más abismal no lo veía de ese modo, sino como una gran ventaja para cumplir con sus intereses. Era una postura en la que podían equilibrarse perfectamente ambas partes; se aprovechaba de aquello siendo Helié y siendo Cagnazzo, esa era la realidad del asunto. Sin embargo, eso era algo que nadie, salvo su mente, sabía, así que debía mostrarse como solía ser él, una persona inteligente, cuyos modales podían convencer a cualquiera de que trataban con un hombre sagaz y competente en la política. ¡Claro! Para eso había sido entrenado por su padre y tío desde que era un chiquillo, porque se trataba de la misma herencia de los Seguier, una familia que siempre había beneficiado los intereses de Los Ángeles Custodios, depositando en el linaje las encarnaciones de dos sus miembros importantes, pero eso ya es otra historia.

En un principio esperó que el duque no fuese un problema. Si eran muy jóvenes, actuaban como completos novatos caprichosos; y si eran demasiado mayores, se creían que se las sabían de todas. Esas actitudes lograban sacarle canas a Helié (también a Cagnazzo), pero, esta vez, por suerte, terminó descubriendo a un hombre contemporáneo a su edad, que probablemente tuviera los pies bien puestos sobre la tierra (algo que esperaba con creces). Aunque, si los padres de éste habían solicitado sus servicios, no era por algo tan positivo. Bien, quizá se trataba de pulir sus habilidades, sólo eso; o también de enseñarle a lidiar con las relaciones diplomáticas... las posibilidades eran muchas. Lo mejor que podía hacer era estudiarlo silenciosamente, para así saber qué puntos fortalecer.

Y sí, sus sospechas eran ciertas, la oscuridad que se hizo presente en la mirada del duque (misma que era fácil de notar para una criatura como Cagnazzo), se lo confirmó de inmediato. Pero estaba ahí para abocarse a un único asunto, por lo que era evidente que aquella tensión la tildó de un problema para el desempeño del aristócrata. Sin embargo, eso era algo de lo que se encargaría más adelante. Primero debía hacerse con una parte de la confianza del duque.

—Para mí es un honor su recibimiento. Algunos señores importantes, aún siendo jóvenes e inexpertos, rechazan la ayuda de algún asesor, cuando suele ser un mal necesario, por así decirlo. No se preocupe, tampoco pretendo incordiarlo, de ninguna manera —habló con mesura, con esa educación y suspicacia que eran tan propias de él en momentos como ese—. Lo repentino de mi visita... bien, a mí también me ha sorprendido, pero su padre me afirmó que mi presencia la necesitaba con toda urgencia.

Tras una ligera inclinación de su cabeza, asintiendo a la invitación del joven Lewis, Helié lo siguió. Ciertamente, tratar asuntos delicados de la política de familia tan poderosa, requería privacidad y discreción. Por eso fue guiado directamente al estudio. Continuó los pasos de su anfitrión en silencio, y sólo cuando estuvieron dentro de aquella módica habitación, fue el primero en romper el silencio.

—Y bien, su padre no especificó mucho, pero me gustaría que empezara por sus preocupaciones con respecto a su gestión, algo que le gustaría mejorar de alguna manera u otra —se sinceró. Solía ser un hombre muy profesional en su trabajo, y tampoco se andaba con demasiados rodeos, algo que seguro el duque Lewis logró percibir, pues se notaba que no era ningún idiota—. Siéntase a gusto de exponer sus inquietudes, estoy aquí para ayudarlo.





Octavo Círculo:
 

Le Loup-garou:
avatar
Cagnazzo
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 48
Puntos : 50
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 30/10/2014
Localización : En el octavo círculo del infierno

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Deceiver — Privado

Mensaje por Brent Lewis el Miér Ago 23, 2017 4:43 am

La visita del asesor político no era algo que Brent deseaba, de hecho, era lo que más detestaba, en especial porque su “padre” se había mostrado tan inflexible respecto a esa situación, que dejó en claro al actual Duque que no confiaba en él para nada y que todos los esfuerzos que hiciera en París cayeron en saco roto.

Durante su estancia en París, Brent trató de comportarse debidamente. Respondía con educación, asistía a los eventos a los que era requerido, dejó de ver mujeres y se concentro en decirse a si mismo que estaba prometido, claro que después tuvo que decir que estaba casado. Se encargó además de hacer que varias personas se arrepintieran de verlo como una mala decisión para el puesto de Duque. Aún así, todo lo bien que actuó no fue suficiente para ocultar los errores cometidos en París, esos de los que deseaba hablar en privado con su asesor, hombre que Brent sabía inocente en aquella guerra interna de los Lewis. Y fue de hecho su conocimiento sobre la inocencia de Helié en los asuntos familiares, lo que llevó a Brent a recibirlo de buena manera.

Sonrió al escuchar como es que el Seguier mencionaba a los a los señores jóvenes e inexpertos, que como él, se reusaban a obtener ayuda, por supuesto que los más inexpertos debían de hacerlo más obvio ante Seguier, algo que el Lewis por educación, no mostraba. Reflexionando sobre lo dicho por el asesor, Brent no creía calzar con la juventud y tampoco con la inexperiencia. Su problema, se lo decía continuamente su madre, era más actitudinal que nada.
Quien espera no incordiarlo, soy yo – admitió – ya que esa aparentemente es mi especialidad – y después de que dijera eso, pidió a Helié que le acompañase hasta el estudio de su padre.

La puerta del estudio apenas era cerrada por Brent cuando la voz de su asesor le atacó. Al menos Helié no era un hombre que perdía el tiempo y eso le agrado a Brent, que no creía tener tanto tiempo como para estarlo desperdiciando.

Antes de decir algo, avanzó hasta un par de sillones y con un gesto de su mano invitó al asesor a tomar asiento, pues le parecía que de aquella manera, la conversación resultaría más cómoda.
¿Desea beber algo? – preguntó, señalando una mesita dispuesta con algunos licores. Brent de hecho no perdió tiempo en ir y servirse whiskey, mismo al que le dio un tragó antes de encarar a Seguier – Su presencia fue requerida de manera tan urgente debido a que socialmente soy un caos – sonrió entonces – No poseo recato al hablar o comportarme y eso ha causado varias situaciones desfavorables para el ducado – se encogió entonces de hombros – Mi familia evidentemente no duda de mis capacidades para tomar las decisiones correctas, pero actuar como ellos esperan es algo que sencillamente no puedo hacer – puntualizo, observando fijamente el rostro de su asesor; hombre en quien debería confiar si es que deseaba llegar a ser un Duque respetado y poderoso.



"Quiero ser dueño del mañana"

Secrets:
Lewis:

avatar
Brent Lewis
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 07/12/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Deceiver — Privado

Mensaje por Cagnazzo el Miér Sep 13, 2017 8:01 pm

Los asuntos políticos estaban siempre a la orden del día, ¿y qué más daba? Él se había criado en un círculo familiar cuyos intereses giraban en torno a ello. Helié fue formado para ocupar el cargo de su padre, y lo aceptó con orgullo, sin ningún problema, porque le gustaba. Sí, de eso se trataba su talento oculto, y precisamente por eso, destacaba tanto en ese aspecto; a tal punto lo hacía, que se había convertido en el asesor de un importante miembro de la realeza de Los Países Bajos. Aquella oportunidad también la supo aprovechar para Los Custodios, pues, mientras influencias tuvieran dentro de los grupos de poder, mejores ventajas tenían ellos para desplazarse; no sólo se trataba de liderar la religión con mayores seguidores en todo el mundo, sino, tener a su lado a los líderes de todos los imperios.

Aunque, para ser honesto, esta vez simplemente se iba a concentrar en ofrecer apoyo político a un duque, y no tanto en sembrar la cizaña traicionera de la que eran dueños los trece del abismo. Esta vez iba a ser más Helié que Cagnazzo, lo que suponía un alivio para el heredero de la familia Lewis, a pesar de que éste ignorara todo el asunto. Aun así, tener que lidiar con un asesor, de seguro, no iba a resultar tan agradable, y mucho menos cuando el ego era quien mandaba en los corazones de los hombres. Desde luego que Helié lo sabía, porque él, para su grandísima desgracia, no podía deshacerse de las penurias a las que estaban sometidos todos en este mundo. ¡Era su castigo por haberse rebelado! Y ya daba igual todo aquello...

Acompañar al joven duque no fue decisión suya, sino de él. Luego de encontrarse en aquel despacho de excelente decoración (como la que se hallaba hasta en los rincones de aquella residencia), se sintió más a gusto, porque así podría tirar sus dardos sin demasiadas limitaciones, sobre todo porque estaba justo con quien debía ofrecer consejo. Aunque antes tuvo que aferrarse a la buena educación, aceptando tomar asiento cuando el otro caballero se lo ofreció amablemente.

—Como buen francés que soy, sólo pediría un poco de vino —aceptó por simple respeto nada más. También se tomó su tiempo para responder a sus palabras—. ¿Un caos? Ya veo. Eso me dice que poco le gusta relacionarse con las personas, ¿no es así? Mire, lo entiendo perfectamente, porque es algo que resulta complicado, sobre todo para aquellos que no gustan de la compañía de la gente corriente —explicó, mientras bebía un poco del vino que le fue servido—. Pero no es algo complicado, mi mucho menos imposible. Aunque en un principio pueda resultarle molesto.

Analizó la situación desde su punto de vista, pues a él tampoco se le hacía agradable intimar con otras personas, en realidad, le era un enorme hastío, aun así, resultaba ser un político, y debía actuar con mesura ante todos, porque se trataba de su trabajo después de todo. Era algo adjudicado a la diplomacia, su especialidad.

—Es usted una figura pública, señor Lewis. Por muy indignado que se encuentre, debe ser hipócrita y adelantarse a los pasos de los demás. Debe ser tenaz cuando se tratan estas cosas. Ser un duque es una gran responsabilidad, no tanto como la del rey, pero sigue siendo parte de la realeza y eso es más que una razón de peso —aseguró—. No se preocupe, me encargaré de ayudarlo en ello. Pero cuénteme, ¿qué otros problemas posee? Disculpe mi falta de discreción, sólo me gustaría estar mejor informado, para saber cuáles puntos atacar primero.




Octavo Círculo:
 

Le Loup-garou:
avatar
Cagnazzo
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 48
Puntos : 50
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 30/10/2014
Localización : En el octavo círculo del infierno

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Deceiver — Privado

Mensaje por Brent Lewis el Miér Nov 15, 2017 3:51 am

Decidía comenzar por el problema más evidente, ese que sus padres esperaban se resolviera a la mayor brevedad posible; sin embargo, para Brent aquello aunque importante, no era lo más relevante a tratar. En la mente del Duque, existían muchas otras situaciones para las que necesitaba asesoría, situaciones que no podía confiarle a cualquiera. Brent optaba entonces por tomar el problema que sus padres veían en él, como una prueba para su asesor, una que de poder superar le haría ganarse el respeto del Duque, así como la oportunidad de conocer parte de los secretos más oscuros de la familia Lewis, esos de los que hasta hacía muy poco él Brent desconocía pero que le afectaban de manera importante.

Después de recibir la respuesta de su acompañante con respecto a la bebida, Brent preparó una copa de vino y se la entregó a Helié al tiempo que le comentaba el motivo por el que fue llamado a aquella residencia en primer lugar.
Se equivoca – sonrió tras beber un poco del whiskey en su vaso – Disfruto mucho de la compañía de otras personas y eso puedo garantizarlo ya que siempre estoy rodeado de gente que me parece interesante, es solo que como usted ha dicho no me gusta la gente corriente y corriente para mi es toda la realeza – a ojos del mundo, Brent poseía las habilidades que cualquier miembro de la realeza debía; era bueno con los tratos, un gran estratega y por supuesto sabía defenderse pero esa su personalidad un tanto rebelde e irreverente lo que no resultaba agradable a personas acostumbradas a mentir y engañar. No le gustaba ser como los demás, creía que ser hipócrita solo daría más de lo mismo al mundo y eso era lo menos que deseaba, mucho más ahora que sabía que su madre y su “padre” eran exactamente eso, hipócritas y mentirosos.

Los secretos descubiertos durante su estancia en París, le llevaron a apreciar a los espíritus libres como Cirene, quien al igual que él, no tenía pelos en la lengua y expresaba lo que creía en el momento. Quizás como ella decía, era parecido a su verdadero padre. Dejando a un lado sus problemas personales, esos que serían comentados después a Helié, volvió a centrar su atención enteramente en su asesor.

El Duque Lewis era consciente de la responsabilidad tan grande que cargaba sobre sus hombros, pero esa misma era la que le empujaba a buscar un cambio, a no ser igual que los demás.
Entiendo la responsabilidad de ser parte de la realeza, es solo que no me es del todo satisfactorio la manera en que se maneja todo – suspiró – debo tener sueños utópicos respecto a lo que debemos hacer nosotros los que poseemos esta responsabilidad pero más vale soñar en algo mejor que mantenerse siempre en lo mismo – hizo una pausa, recordando que otra situación era importante que su asesor conociera – Este es el punto más importante, los demás corresponden a situaciones más personales que aún trató de asimilar – y al decir aquello, no fue capaz de evitar pensar en el padre que paso tanto tiempo lejos de él.



"Quiero ser dueño del mañana"

Secrets:
Lewis:

avatar
Brent Lewis
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 07/12/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Deceiver — Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.