Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Once In A Lifetime — Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Once In A Lifetime — Privado

Mensaje por Derek Corey el Miér Ene 04, 2017 10:57 pm

Pocas veces solía acercarse a las personas. Pocas veces se permitía tener “amigos”. Él no creía en la amistad, sólo en su propia condena, en la soledad que iba consumiéndolo lentamente. Pero, en un momento se equivocó; no era el único que vivía en la miseria de un pasado maldito. Y sólo así se dio cuenta que siempre era bueno contar con alguien a quien poder contarle sus desvaríos. Poco a poco iba adaptándose al estilo de vida parisino, que a pesar de ser una ciudad hundida bajo la codicia del mundo sobrenatural, no podía compararse a la amarga Salem. Y aunque aquella ciudad lo vio nacer y crecer, no la extrañaba en lo absoluto; Derek estaba aliviado de haberse alejado de su condena, o al menos de una parte de ella.

Su búsqueda, por aquellos que destruyeron parte de su integridad, aún continuaba. Sin embargo, las últimas semanas empezaban a pesarle, como si llevara una enorme cruz a cuestas. Las pesadillas no cesaban, y una sensación extraña comenzaba a sembrar la semilla de la duda en él. Por primera vez admitió, en completo silencio, que dudaba de su familia, ¡de los Corey! Se estaba volviendo un demente. No podía cargar con la culpa él solo, tenía que compartirla con alguien cercano. Pero, ¿con quién? Su mejor opción fue el alcohol pútrido que se comerciaba en esa taberna de mala muerte. Quizás porque encontraba en el alcohol un alivio, una forma de sostenerse a sí mismo, de olvidar lo que una vez fue. De dejar ser Derek Corey por largas horas. Tal vez aquello no solucionaría ni sanaría sus estigmas, no obstante, cuando ya la bebida dejaba su efecto, la horrible realidad volvía a atacarle.

Se internó en la caverna ya pasada la noche, luego de haberse reunido con el señor Bourgeois. No prestó atención en nadie más en el lugar, ni siquiera dijo cosa alguna cuando tropezó con un borracho, que terminó insultándolo con ánimos de buscarle pleito, pero Derek lo ignoró. Simplemente se dirigió a un lugar aparentemente vacío, en donde pudiera instalarse y beber a diestra y siniestra sin que nadie lo molestara. Cabizbajo y miserable, se dejó caer en la silla de madera, ya vieja, ya derruida por el uso y los años. Al ser un cliente recurrente, la atención no se hizo esperar, el tabernero de inmediato se acercó, sin decir nada, sólo a esperar la orden.

—Ron. El más fuerte que tengas, el necesario para embriagarme —dijo con voz audible, sin alzar la mirada—. Y no me mires así, fue una mala cacería esta vez. Nada fuera de lo común.

El tabernero asintió y terminó retirándose. Derek volvió a abstraerse en sus pensamientos, perdiendo la atención de todo. Pero algo muy en su interior, un bajo instinto, algo que no supo definir, le hizo alzar la mirada. Frunció el entrecejo, intentando reconocer la figura masculina que estaba a pocos metros de él. La escasa iluminación y el humo del tabaco le impedían centrar bien la vista. Sin embargo, al percatarse de que, sin duda, ese hombre era realmente un conocido suyo. Se puso de pie y se dirigió a esa mesa contigua.

—Perdone que lo interrumpa, señor —se mofó. No podía haber educación entre ambos—. Ludovic McQuoid, es curioso verte metido aquí, siendo yo el único borracho. —Se acomodó en el lugar—. No sabes lo bien que me hace encontrar a un conocido aquí. ¿Todo bien?



avatar
Derek Corey
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 25
Puntos : 27
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 22/05/2016
Localización : Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Once In A Lifetime — Privado

Mensaje por Ludovic McQuoid el Jue Ene 26, 2017 4:11 pm

Solo quería saber si era real, no sabían qué iba a suceder, fue tan impredecible, que dejó marca en cada esquina de mi memoria.

Las noches no eran buenas, no para gente que piensa, no para gente que sus pensamientos no le dejan descansar, ahí estaba el cazador, con sus recuerdos, el manto nocturno siempre que descendía, traía consigo las penas, teniendo pesadillas, recuerdos vividos y algunos que empezaban a ser borrosos, esos que no eran recuerdos, sino dolor, puro dolor. No le dejaban estar tranquilo, si cerraba los ojos, venía de nueva cuenta el núcleo tortuoso, donde el pasado; preocupado, lo acechan en cada parte le persigue para que lo concluya, seguro memorable, a veces se olvida, pero jamás desaparece. Memorable; porque en todas partes le golpean los episodios trágicos, las pérdidas se vienen sumando, y las desgracias se van acumulando. El presente; donde nada es igual, porque nadie es lo que parecen ser. O dicen ser. Donde no puede confiar en nadie y en algunas ocasiones en si mismo. Odiando el dolor, amando el dolor, sentía el dolor, no quería tener ese dolor. Todo era, todo es un misterio, dolía porque ni el alcohol en la taberna lo adormeció, por más que bebiera copa tras copa su juicio no fallaba, no puede ser derrotado por unas simples copas de licor.

Cayó en ese lugar inesperadamente, el insomnio era un peor aliado, que prefería estar rodeado de voces, de gente que le distraiga los pensamientos. No observo, porque no ayudo en nada, en su mente se concentra, en todo lo que ha padecido, y en la manera en la que saldrá de esto. Sin interesarle quienes le rodeaban, todos al parecer se centran en las vidas ajenas, y ninguno en las propias, el estar sentado en la última mesa, en donde parece ser un lugar acogedor para quienes solo gozan de sus propias conciencias, el último del lugar, y el primero en ser atendido. Unos pasos, una voz; era muy distinguida, y por llamarle de su nombre, era un hecho que se conocían. Giro el rostro, con su brazo extendido en el sofá en que se encuentra sentado, brindando con la copa en mano, de su mano libre, su derecha. A su salud para que le vaya mejor que a él, que no le desea lo que está padeciendo en carne propia.

— A veces la embriaguez solo es mental, mi amigo Derek, los años se te vienen en encima, mas sin en cambio sigues siendo el mismo, dime, ¿qué bebes para conservarte? Yo, por más que pido, no logro emborracharme, creo que no nací siendo aliado del alcohol, temo decirlo. Es curioso que te vea aquí, ambos no somos de esta fachada, ¿qué te trae por acá, aparte de perder el juicio? Y dado que los rumores están cada vez más cerca, te has de imaginar el porque me encuentro aquí, prefiero liberarme que terminando asesinando bajo mi mismo techo.

Su habla fue clara, ni una pizca de perdición por las copas, tomando el último trago a su salud, después, hizo ademán de que tomara asiento a su lado, donde más le complazca. Quizás esta noche no será como las otras. Y a pesar de que su regla era no confiar en nadie, en él, veía como un antiguo compañero, el cual sin duda alguna, jamás sería traicionado por éste, pues se han visto en situaciones donde solo la lealtad y fidelidad se asoman, así sea en los peores momentos, o en dado caso, a elección él lo entendería, pero jamás ha sido faltante a su palabra, por lo que le invitó a beber en la misma mesa, del mismo licor, a cuenta corriente de él, el mundo ha sido un adversario donde va descubriendo poco a poco quienes son aliados, y quienes siguen siendo enemigos. Y el, ya estaba catalogado como aliado.



“No podía decidir si ella era un ángel enviado por Dios para salvaguardarme de un mundo frío y complejo… O si era un demonio, que había comenzado a lamerme la cara para luego reclamar mi alma por toda la eternidad”
BESTIA:
douleur:
AWARDS:
avatar
Ludovic McQuoid
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 42
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 27/02/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Once In A Lifetime — Privado

Mensaje por Derek Corey el Miér Mar 22, 2017 2:04 pm

Algunas veces los hombres no acuden al alcohol por ser un placer culposo, o porque verdaderamente disfruten de su poco agradable sabor. Lo hacen, en diferentes casos, para olvidar, para sumergirse en un estado catatónico lamentable, pero que, sin duda, les brinda una extraña paz, una que, aunque momentánea, es necesaria para refrescar sus pensamientos y volver a la rutina. O al menos eso era lo creído por Derek. Ni siquiera le gustaba el mal sabor del licor que en ese pésimo lugar servían; el escándalo, las peleas, y cuanto estado nefasto del ser humano, le desagradaban, sin embargo, se conformaba. Sus horas parecían dispersarse mientras bebía, abandonaba todo indicio de razón y se sentía como otro hombre borracho más, ajeno a los golpes de la vida, aunque tuviera que lidiar con la cruel realidad cuando el efecto diera por concluido.

Esa noche, como tantas, estaba dispuesto a dejarse ahogar en las miserias del ron, hacer su existencia un menos tediosa. Sabía que aquello no iba acabar con su pésima fortuna, pero al menos podía olvidarse de todo eso por un par de horas, hasta que el alba le golpeara en la más cruda verdad. Sin embargo, con lo que no contó Derek fue con la presencia de alguien más; apareció justo antes de dejarse llevar por el alcohol, lo que era bueno, de alguna manera.

Usualmente no solía compartir con otros cazadores, ni siquiera con los de la familia Bourgeois (con quienes trabajaba). Él era, por así decirlo, una especie de cazador solitario, metido en lo suyo, sin dejar que más nadie metiera las narices. Pero con Ludovic existía esa mínima excepción que se puede tener con cualquiera que sea agradable, incluso para un amargado como Corey. Se la llevaban bien, ambos no llevaban una vida sencilla, aun así, decidieron seguir adelante. No solían estar siempre juntos, como esos amigos inseparables, para nada. Ellos sólo se veían en escazas ocasiones, las suficientes para compartir parte de sus experiencias, de usar como apoyo al otro en caso de extremada urgencia. Bien era cierto lo que le decía su tío cuando apenas era un crío: no siempre se puede estar completamente solo en la vida.

—Tienes razón, quizás sea causada por los mismos deseos de quien pretende embriagarse —respondió, reprochándose a sí mismo sus anteriores palabras. Luego sencillamente se acomodó en un puesto al lado del otro cazador, dejando escapar una exhalación—. La vida se me viene encima o tal vez sea esta maldita barba que me hace ver más viejo —dijo entre risas, algo que poco solía verse en él. Derek era un tipo con cero sentido del humor—. No creo que no seas aliado, simplemente... no sabría qué responder a ello. Hay hombres que son resistentes a estas porquerías. Incluso yo me estoy volviendo inmune, por desgracia. A la próxima tendré que acudir al opio.

No era cierto aquello, aún conservaba sensatez en su cabeza como para terminar drogado en una esquina. Una sustancia de ese tipo sólo arruinaría más las cosas. Sólo se aclaró la garganta luego de una larga pausa, desviando la última frase.

—Creo que sólo es perder el juicio, no tengo mucho que contar. Creí que al haber dejado Salem mis pesadillas iban a acabar, pero veo que me equivoqué. Y ya ni sé si deseo descargar mi ira con cuanta bruja vea en el camino. Hay mortales que son peores que los sobrenaturales, en especial en esta ciudad —agregó, dándole un largo sorbo a su ron—. ¿Otra vez la familia, eh? ¿Has hallado a tu hermano? ¡Vaya! Estás en una situación mucho más pésima que la mía. Yo sólo soy un borracho que le tiene miedo a la magia. Es una vergüenza...




avatar
Derek Corey
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 25
Puntos : 27
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 22/05/2016
Localización : Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Once In A Lifetime — Privado

Mensaje por Ludovic McQuoid el Dom Mar 26, 2017 6:03 pm

Resquemor; un trago más y su garganta se place de la potencia del acohol, el efecto, la sensación causada le envolvía hasta llegar a las entrañas, voces y risotadas, los choques de los tarros, y los golpes de la madera por el convite de la gente, y ahí, entre toda la bulla, Derek y Ludovic hablando de lo que les abstrae, sumergiéndose al mundo de la neurosis, consumiendo ron y cerveza, solo por el capricho absurdo de la momentánea tranquilidad, apaciguar la tempestad que les genera una tribulación maligna, y bestial para la noche de insomnio, acompañándose, después de todo la soledad es el peor enemigo en esas circunstancias y podría generar más destrucción si no se libera de las evocaciones, porque esta al limite el cazador, hasta los mejores y temibles hombres tienen sus momentos de debilidad, y quien diga lo contrario es porque no sabe nada. Aceptando que la razón no es de nadie, solo son palabras más y palabras menos, volviendo a dar otro trago, ¿cuantos ya ha dado? y aún sigue su conciencia intacta, noe s facil derribar la mente, no como la de ellos, ese par de hombres que se asemejan en sus temperamentos, por algo lo escucha, lo mira, y le responde con libertad, sin ninguna atadura o sequedad, una conexión conocida por cada uno.

— Dejad en paz a la bárbara que es la única que nos hace ver refinados —, se unió al jolgorio, era excelente distraerse, salirse de la cotidiana vida que llevaba, alzando el tarro chocando con el ajeno a brindar. — Entonces ya veremos quien cae primero en este lugar, tarde que temprano lo haremos, y el opio, dejad eso, la mejor opción que puedo darte, es que me busques, y ya veremos si así nos descargamos un poco. Porque las pesadillas pareciere que solo en París nos acechan, tu con las brujas y yo con cada maldito inquisidor que vea. Lo has dicho, los mortales son los peores enemigos, y solo por ser influenciados por los sobrenaturales, ya de nadie se confia, pueden atacarte por el lado que menos esperas.

Ladeo el rostro, mirando de manera discreta quienes están a su alrededor, antes había inspeccionado el lugar antes de entrar, claro que no es un idiota para situarse en un lugar que no conoce, más era prevenir, asintiendo a las interrogantes, una como otra eran afirmativas, su familia; su mujer, su hijo, sus hermanos y sus padres, cada uno ha sufrido las consecuencias de las decisiones de sus ancestros, y las que se siguen cometiendo.

— En efecto, los problemas no cesan, he hallado a mi hermano, pero no es motivo para calificar cual es más deplorable, cada uno es afectado y bueno, ¿que es lo que tanto te causa miedo de la magia? Nunca me has contado porque llegaste a ese grado, ¿que pasó contigo? ...


“No podía decidir si ella era un ángel enviado por Dios para salvaguardarme de un mundo frío y complejo… O si era un demonio, que había comenzado a lamerme la cara para luego reclamar mi alma por toda la eternidad”
BESTIA:
douleur:
AWARDS:
avatar
Ludovic McQuoid
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 42
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 27/02/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Once In A Lifetime — Privado

Mensaje por Derek Corey el Sáb Mayo 27, 2017 1:18 am

Para su sorpresa, tenía que reconocerlo, si parecía ser cierto todo aquello que versaba sobre tener a alguien en quien depositar la entera confianza. Alguien con quien poder dejar escapar las quimeras que destrozaban el alma; hablar enteramente de los problemas sin ningún remordimiento póstumo. Derek nunca había tenido amigos de semejante confianza en Salem, estaba rodeado de personas escépticas, esas mismas que lo miraban raro por descender de una familia que, según, contó con algunas brujas famosas de la localidad. Aquello parecía un estigma con el que tendría que cargar hasta la muerte. Sin embargo, aunque no se había alejado del todo de su maldición, podía decirse que se encontraba más tranquilo y que, además, había encontrado a una persona con quien poder conversar tranquilamente. Esa persona era Ludovic McQuoid. Agradecía al destino por habérselo encontrado en la taberna esa noche. La última noche que había estado ahí, terminó en medio del bosque a punto de ser comida de una vampira algo antipática. ¡Ah! Los vampiros y sus personalidades tan obstinantes, creyéndose superiores a todas horas, incluso hasta cuando dormían.

Hizo a un lado tan detestable y molesto pensamiento y se dedicó a disfrutar de la bebida, también de la conversación que había entablado con su acompañante. El lugar olía a humo de tabaco y a licor, a mucho licor, pero eso era algo que no molestaba tanto a Derek, pues ya estaba bastante acostumbrado. Sin embargo, Ludovic no era de frecuentar tales lugares; él se veía un hombre de alta alcurnia, aunque con un pasado algo pésimo, como el de él mismo. Al menos ese hombre conservaba un poco de buen humor, incluso lo hizo reír con el comentario sobre la barba. ¿Hacía cuánto no reía de buena gana? Tal vez desde nunca.

—¿Refinados? Quizás se trate de un nuevo concepto, según tú. Los monarcas hoy en día son demasiado lampiños —respondió, mofándose de la broma del otro cazador. Bebió otro poco más de su bebida, quedándose callado un momento—. Inquisidores, eh... Vaya caso el tuyo, hombre. —Sí, aquellos resultaban peores que las brujas al parecer. Continuaban vagando por cada ciudad, demostrando superioridad, pero ya las personas se empezaban a hartar lentamente de ellos—. Deberás tener cuidado de todas maneras, he escuchado que el Santo Oficio tiene ojos y oídos en todas partes... Si se encargaran de ejecutar correctamente a las brujas.

Eso último había sonado con la amargura que llevaba su alma tras tanto caos en su vida. El odio que sentía por éstas era evidente, así como Ludovic demostraba abiertamente su descontento hacia los inquisidores. Parecía que ambos estaban atrapados en una encrucijada complicada. Y a pesar de todo lo complicado, se alegró en serio por la hazaña del otro hombre. Él nunca tuvo hermanos, su único familiar había fallecido de una manera cruel y no le quedaba más alternativa que aprender a lidiar con su soledad y tormento.

—¡Enhorabuena! Al menos algo bueno entre tanta desdicha. Cuida a tu hermano, McQuoid, no lo vayas a dejar solo esta vez; aunque patalee, no dejes que gane la disputa. Deben estar unidos, si es que quieren superar sus obstáculos. —Alguna vez había oído a su tío hablar de ese modo y ahora que tenía la oportunidad de transmitírselo a alguien más, lo hizo—. Y no, no es miedo a la magia, es a lo que se puede hacer con ella. Algunas personas la utilizan para arruinar a otras; mi familia se fue a la ruina por culpa de esas malas prácticas. Mis antecesores no lograron lidiar con ello, así que me temo que soy el único sobreviviente, de momento.



avatar
Derek Corey
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 25
Puntos : 27
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 22/05/2016
Localización : Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Once In A Lifetime — Privado

Mensaje por Ludovic McQuoid el Jue Jun 15, 2017 4:15 pm

Antes, no podía ni respirar, sin importarle el sentimiento de ser estrangulado, sofocado, pasándose con dificultad el trago que ahora, una liberación, una calma le sumerge, bien dicen que las heridas se apaciguan si se comparten, o al menos se arrojan a alguien con el mismo sentimiento, ya no hacía falta gritar, ha asesinado la desesperación con la compañía, la fuerte amistad propagada entre ellos era el motivo por el que comparte experiencias, y se apoyan uno al otro, siendo el soporte y la entrada a la liberación de cargas conjuntas. Acompañadas entre burlas que eran necesarias para equilibrar su humor, cayéndoles bien cambiar el aire y le palmo de la espalda, era momento de aconsejarse e intercambiar asuntos que les concierna a favor de sus vidas.

— Ya ni para saber quién está más loco, tú o yo, si lo vemos de esta manera, estamos en el mismo caos, desde que resurgieron las brujas ese fue el real motivo de la existencia de la inquisición que ahora, ¿qué queda? seguir buscando solo la manera de satisfacer sus torturas. Me conoces y hasta yo había liado con ello, sea justificado o no, pertenecí a ese agujero sangriento, se cómo maniobran, más debemos cuidarnos mutuamente Derek, no lo tomo a la ligero y no debes des apercibirlo de tu vida, ya sea lo que genera, no se cansaran de ejecutar por un simple capricho.

Hablo en voz baja, solo dedicado para su compañero, dando el último trago, porque quedó vacía después de eso, sonriendo porque se ha visto solo, ahogándose en una soledad abrumadora, sin decírselo a él, sin vacilar en el apoyo incondicional de Ludovic para con él, porque fue salvado y él, lo necesitará, todos en un momento dado necesitan de alguien y ese deseaba ser para con él. Emprendiendo otra sonrisa, la naturalidad con la que se ejecutaba esa sinceridad, ¡jamás era vista! Y no de él, de alguien a quien posee múltiples facetas, pero era único para quienes son especiales, un trato especial requiere de compromisos y seguridades mutuas.

— Gracias, esta vez sobre mi cadáver y aún ni así, podrán tocarlos, se vienen de nuevo catástrofes momentos, él empieza a recordar y es mala señal, como hermano me alarmó escucharlo, está corriendo más peligro que nadie, sé que ya no es un niño, pero ante mis ojos sigue siéndolo, temo a que le hagan daño, y peor es mi temor que aun estando a mi lado logren su cometido con él, es difícil de controlar pero sigo batallando conmigo mismo, para serte honesto. Eso mismo debes hacerlo contigo, no toda magia es empleada a las malas jugadas, te sirven y cuan grandiosa resulta ser. Quizás no seas el único, debe de haber un sobreviviente más, como lo fuiste tú, y si resultas ser el único, por esa razón poderosa debes afrontar los culpables de ello, y demostrarte a ti y después en honor a tu linaje, el orgullo que desprende ser un Corey.

No mentía, admitía su miedo, pues liberando podía irlo superando, porque el dia que haga de frente a este mismo, por de ninguna manera deberá cometer algún error. Un simple error costara la vida de muchos y era lo mismo para Derek, sería en vano que habiendo uno de la familia se pierda con él.


“No podía decidir si ella era un ángel enviado por Dios para salvaguardarme de un mundo frío y complejo… O si era un demonio, que había comenzado a lamerme la cara para luego reclamar mi alma por toda la eternidad”
BESTIA:
douleur:
AWARDS:
avatar
Ludovic McQuoid
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 42
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 27/02/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Once In A Lifetime — Privado

Mensaje por Derek Corey el Lun Ago 28, 2017 1:14 am

¡La Inquisición! Y pensar que él había estado en sus filas alguna vez, más luego decidió marcharse porque no compartía esa hipocresía. En realidad, sus propósitos, eran, más bien, personales. Quizá podría tratarse de una venganza absurda, pero cuando se tiene la mente tan podrida como la de Derek, es difícil pensar con lucidez con respecto al odio que se anidaba en su corazón. Para él era prácticamente una meta que tendría que conseguir, o su alma jamás descansaría en paz si moría en el intento. ¡No! Jamás iba a aceptar eso, aunque tuviera que desquitarse con cuanta bruja desgraciada se le atravesara en el camino... Y fue entonces cuando el caos de sus pensamientos se detuvo, luego de pasar el trago amargo del licor; incluso después de que las palabras de Ludovic fueran inexistentes.

Se supone que odiaba a las brujas, sí. Y lo hacía por su pasado en Salem, claro; pero, ¿a quiénes tenía que destruir exactamente? Las de su familia estaban muertas, también las de la ciudad... No, esas seguían ahí, porque tuvieron descendencia y, ¡quizás eran esas las que lo atormentaban! Uh, había cruzado el océano para nada, porque lo que hizo fue huir de su misión. En partes le sentaba bien, sin embargo, por otro lado, no era tan bueno. Sí, se sintió aún más infeliz que antes.

—Alguna vez cometí el penoso error de unirme al Santo Oficio, motivado por mi odio hacia las brujas, pero me arrepentí. Ahora soy cazador, y no precisamente de sobrenaturales de alta peligrosidad —rió con amargura, terminándose su último trago—. Fue decepcionante. Por suerte, tomé una decisión a tiempo, aunque no fuera la más sensata. ¿Y qué más da? La vida está llena de riesgos, y hay que asumirlos después de todo.

Se encogió de hombros, haciéndole señas al tabernero para que le llevara otra botella. Aquella vez era de las pocas en donde se permitía hablar sin remordimientos, sin tener que agredir a nadie, o peor, sin ser tildado de loco (aunque sabía que lo estaba, qué más daba).

—Y justo eso es lo que está haciendo tu hermano. ¡Vamos! Sé que te importa, pero, ha estado algún tiempo solo, aprendiendo a defenderse. ¿No crees que lo haya hecho estupendo? Quizá su mente sea un problema, y te lo digo yo, que ya he asumido mi inestabilidad como un estilo de vida —contestó—. Pero ahora que están juntos, será mucho más sencillo, sólo que... trata de no protegerlo tanto, o puede perder carácter. Las filias emocionales traen consecuencias nefastas; además, siendo desertor en la Inquisición, no me extraña que te estén buscando. Si los ves juntos, no es bueno, lo sabes...

Sentenció, antes de tomar su bebida cuando ésta fue depositada en su mesa. Tenía razón, y era porque estaba viendo todas las posibilidades, aunque podría malinterpretarse, había mucha verdad en sus palabras. Y esperaba que el otro cazador lo comprendiera; quizá sí lo haría, porque pensaba en el bienestar de su hermano menor, antes que en él mismo. Incluso, sintió un poco de envidia, porque no contó con alguien que se preocupara de esa forma. O tal vez fue porque nunca se lo permitió a nadie, y las cosas no serían muy diferentes ahora.




avatar
Derek Corey
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 25
Puntos : 27
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 22/05/2016
Localización : Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Once In A Lifetime — Privado

Mensaje por Ludovic McQuoid el Mar Oct 17, 2017 12:50 pm

Lo que se platican uno al otro, eran las razones por lo que se comprendían, una semejanza de vivencias experimentadas, combatiendo al mundo en su imagen exterior, y así luchando contra uno mismo, porque es la afectación lo que uno espera acabar en esas batallas, que las victorias sean más bien sanaciones, cambios que alteraron el ciclo en el que uno se desenvolvió, acabar con incertidumbres que se vienen forjando como cadenas, imposibilitando la existencia, la libertad del ser, y la liberación total, ya que se siente el ahogo, la catástrofe conjunta en un proceso mortuorio. En el que ni el licor puede salvarlos, solo es una pasajera sensación de alivio, porque el fuego, el ardor les dice que siguen vivos, aunque el pago por ello es el no poder olvidar nada. ¡Vaya cruz colgante! Y es lo que justo Ludovic percata tras de volver a servirle y dar el trago a esta.

— Cada quien hace lo que se cree que es correcto para uno mismo, cazamos amigo, sea como sea y el cómo llegamos a esto…Exacto, ¡salud una vez más! Asumir lo que nos depare el mundo, lo que representan nuestros temores.

Asintió, mirando al tabernero quien deposita la botella, una mirada silenciosa y sumergida solo a su deber, no interferir, pretender que no se escucha nada entre ellos, riendo en cuanto el orgullo para con su hermano comentó. Una vez más tenía razón Derek, reconoce que hasta ahorita ha sido mejor él, Klaus superó todas las expectativas de sus ancestros, de sus padres hasta de sus hermanos, otorgando una enseñanza muy importante, que la fragilidad no es un impedimento a salir de las peores situaciones.

— Lo sé, lo ha hecho mejor de lo que esperaba, de lo que creí que hubiese sido, me dio una lección de ello, no es tanto un problema, solo no quiero que esto termine como sucedió con Sigmund, pudo más la consumación de los secretos que la sobrevivencia a ellos. Quizás en ese sentido tienes razón, pero no le he privado de su carácter, es fuerte, demasiado pero recuerda que debe siempre haber un equilibrio, porque si no, se dará a la destrucción misma. Quiero evitar eso, y ante mi búsqueda, solo lo que quieren es atraer el secreto hacia ellos, y la clave pronto sabrán que es él, lo único que puedo pedirte, y en el que confío plenamente es que si llegasen a cumplir con su cometido, el que resulte emboscado y me lleven al interrogatorio, que vayas por mí, no a salvarme, sino a mátame, no quiero ser el cebo para que capturen a un miembro de mi familia. Sirvo más muerto en esas circunstancias, y solo así ellos se librarán de la carga que les día, y conociendo a Klaus, sé que el lograra acabar con esto.

Tan pronto y su seriedad se entonó de entre una melodía clara y precisa, previniendo lo que pudiese suceder, ya no eran momentos en los que uno debe ser el héroe, son consecuencias de la realidad que se han vivido. El momento debía ser ahora o nunca, y tratándose de Derek, sabe que contará con él.

— No es necesario que se hable de ello amigo, si el momento llega sabrás lo que tengas que hacer, será tu decisión. Y lo único que espero es que igual halles la manera de continuar sin exponerse a los temores que te terminan matando. Llegará ese momento en que ya no habrá más aquello, y serás libre a tu manera.


“No podía decidir si ella era un ángel enviado por Dios para salvaguardarme de un mundo frío y complejo… O si era un demonio, que había comenzado a lamerme la cara para luego reclamar mi alma por toda la eternidad”
BESTIA:
douleur:
AWARDS:
avatar
Ludovic McQuoid
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 42
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 27/02/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Once In A Lifetime — Privado

Mensaje por Derek Corey el Lun Nov 06, 2017 2:15 am

Pocas veces se permitía dejar escapar esa escasa confianza que aún conservaba en su interior. Desde los incidentes en Salem, Derek se había convertido en un hombre hostil y amargado, aferrado a una venganza terrible, que amenazaba con llevarlo al más profundo abismo de auténtica locura. Sin embargo, estando en ese preciso lugar, compartiendo sus razonamientos con alguien que estaba atravesando también por un mal momento, le hizo darse cuenta de muchas cosas. Tal vez perseguir su obsesiva destrucción de todas las brujas era lo que lo empezaba a condenar, incluso a desquiciarlo. Por supuesto, no podía abandonar su rencor, ese seguía muy dentro, desgarrando la poca cordura que luchaba por quedarse. Ni siquiera beber otro trago más de ese nefasto licor ayudó a que su malestar se dispersara...

Ludovic tenía razón, ambos seguirían siendo cazadores, a su extraña manera, pero lo eran, y lo serían siempre. ¡Era un mal momento para retractarse! O así debía ocurrir. Por primera vez, en tanto tiempo, se cuestionó sobre su verdadera labor. ¿Estaba bien o no? ¿Qué demonios hacía entonces? Fue realmente frustrante hallarse en esa encrucijada. No obstante, prefirió callar, centrándose mejor en las palabras de su compañero, y por un instante envidió el hecho de no tener familiares; ni siquiera a un hermano a quien proteger. Él, Ludovic, era realmente afortunado, a pesar de las penas que pudiesen amenazar con destruirlo, sus hermanos le darían esa fortaleza para no dejarse apabullar por las circunstancias. Por eso sonrió. Honesto, hasta afable, algo completamente contradictorio en él.

—No seas estúpido, Ludovic. Tus hermanos te necesitan vivo... Sí, tus, porque recuerdo que me hablaste de una hermana, la menor, ¿no? Mira, ¿qué pasaría si ella se enterara que has muerto? ¡Incluso el mismo Klaus! Ellos te necesitan vivo. Así que no, no voy a permitir que te rindas tan fácilmente. Tendrás que luchar, como lo han hecho ellos —soltó, finalmente. Habló con una sinceridad que hasta lo sorprendió a él mismo—. Yo en tu lugar, me aferraría a protegerlos, estando vivo, desde luego. No muerto, así no servirías de mucho. Sólo les darías problemas. ¿O no lo crees de ese modo? ¡Vamos, hombre! No creo que todo eso que me has dicho sea necesario. Es más, si necesitas mi apoyo, lo tendrás. Incluso para resguardar a tu hermano... Fuimos inquisidores alguna vez, eso podría darnos cierta ventaja, ¿no te parece?

Ofreció, como último recurso para evitar que el otro siguiera con aquella idea nefasta. No le agradaba ver como alguien se resignaba tan fácilmente. Ni él lo había hecho, aunque en muchas ocasiones sí que se había resignado a no querer continuar con su tormento, terminaba arrepintiéndose, porque eso sólo le daría ventaja a sus enemigos, y su orgullo no le dejaba ser tan considerado.

—Hay que hallar a tu hermana primero —propuso—, luego reunirlos a todos. Mantenerse cerca, pero no tanto, sólo lo necesario para llegar a armar un plan coherente y creíble. Además, Klaus está dentro, de seguro sabe más cosas. Podría proporcionarte información. Si recuerda algo, lo mejor es estar a su lado. No es tan tonto para revelarle esas cosas a cualquiera, tú mismo sabes que es así. ¿Qué me dices?


avatar
Derek Corey
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 25
Puntos : 27
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 22/05/2016
Localización : Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Once In A Lifetime — Privado

Mensaje por Ludovic McQuoid el Sáb Nov 18, 2017 9:42 pm

En la vida de Ludovic, no se podía considerar un cobarde, no, ¿por qué, es que llego a esa idea? ¿Por el simple hecho de que si representaba una carga, que le mate? Tan solo con ello, se puede entender que el cazador no es un maldito cobarde, durante sus luchas, y sus experiencias, al mundo jamás le mostró debilidad, una de la que se pudiera liberar de la peor manera, siempre afronta los obstáculos, pero ahora, más que nunca, porque conoce de quiénes se trata, porque sabe del peligro, de las amenazas, y de la misma tortura que se puede ocasionar a un familiar. Es esa su conclusión, no puede permitir que ellos; sus dos hermanos sobrevivientes pasen por lo que él tuvo que pasar, pero es claro que no se iba a ir del mundo sin antes terminar con lo que todo empezó, con lo que perdió y murió. Así es, él está muerto por el simple hecho que lo transformaron, lo convirtieron en un bestia que no reconoce ni su propia esencia, se destruyó el hombre que solía ser, el padre que ni le dieron la oportunidad de ser, pero, todo eso, al final lo fusionaría, haría todo lo imposible porque su hijo regrese, al menos eso es lo que le mantiene en lucha constante, en liberar a su hermano de la carga, y brindarle una protección tanto a él, como a su hermana, que sean ellos dos los que gocen por los que ya no están, que en ellos quede el linaje y no se pierda quienes fueron ellos y por lo que tuvieron que pasar para estar ahí, justo como un McQuoid.

¡Maldita manera de analizar al caos, a la incertidumbre y al horror! Por más que el alcohol sea ingerido, que se mezcle en esa sociedad, imitando ser un ser humano normal; desahogando sus penas en el ardor que perdura en su garganta, en la quemazón que le revuelven las entrañas, y que ni el jodido alcohol le tumbe, le haga lo que a su mayoría en esa taberna está apestando, caídos por lo que son, perdedores de sus propios problemas, quizás es por eso que el cazador McQuoid no ha caído, ni su compañero, tan conscientes y ni que decir, tan animales. Uno que esboza una media sonrisa y asiente, ya que no puede él descubrir lo que en una mente se esconde, Klaus es el único que puede llegar al fin de su propio abismo para hallar respuestas, y ahí mismo encontrar la puerta a la salida, una que representa su salvación o el ahogo a esta misma, Él debía decidir, y eso no estaba en sus manos, eso que ni qué. Más, ya estaría protegido, eso es en lo que trabaja, y en lo que se enfocara, a un plazo mayor para la sobrevivencia de ambos. Y todo esto llego en lo que su acompañante explicaba, sin interrumpirlo, sin expresar nada en su momento más que esa sutil sonrisa, aceptando su ofrecimiento, pero no por ser lo que cree que llego considerar del cobardismo, no a eso, sino a ver los ángulos posibles para llegar a lo que quiere, a que no se queden solos los McQuoid.

— No es estupidez, lo has interpretado a tu manera, pero no es así, no es por rendición, ni liberación. No has visto más allá de todo como siempre Derek, no lo hago por mí, lo hago por ellos, por esas mismas razones de que ambos sabemos a lo que nos enfrentamos, a lo que sucede cuando eres el punto negro donde caerán todos. Lo hago justamente por ellos, por Klaus y por Daphne, lucharé todo lo que tenga que hacer y más allá de mis posibilidades, pero si llegase el instante en el que todo quiebre, es ahí donde quiero que actúes. Porque fui inquisidor, porque llegue a ser uno de ellos, sé los movimientos, no pienso como solo un hermano, pienso de todas las maneras necesarias para que no suceda a lo que temo. Sabes con exactitud que me aferrare a todo con tal de no perder esta batalla, pero lamentablemente nadie es invencible, debes reconocerlo, por eso es que a ti es que te lo pido, como hombre, como inquisidor, como amigo.

Le miraba fijamente, no bromeaba en absoluto, ni eran palabras tomadas a la ligera, ya estaba planeando su ataque y defensa, y sí, llegó a considerar el resguardo de su hermano con él, hasta de su hijo cuando le traiga de regreso, porque ve en él la capacidad de protegerlos, pero no de todos, no es buena idea juntarlos a todos, que mientras se calmen las cosas cada uno debía estar en un resguardo distinto.

— Sabemos del paradero de ella, sé que está bien, más no he podido cerciorarme bajo qué condiciones está, más sí, tomaré esa idea de ir por ella, y que se refugie en tu guarida, por el momento no es adecuado que se junten, cada uno debe de pasar desapercibidos, y por supuesto, idear es lo que espero con él. Y ahí, me gustaría que entraras, que luches con nosotros, sé que tus propias guerras te consumen, más es lo que espero, que me ayudes. Que una vez más compartamos una lucha, y miralo de esta maner, habrán más brujas, quizás esto te excite más.


“No podía decidir si ella era un ángel enviado por Dios para salvaguardarme de un mundo frío y complejo… O si era un demonio, que había comenzado a lamerme la cara para luego reclamar mi alma por toda la eternidad”
BESTIA:
douleur:
AWARDS:
avatar
Ludovic McQuoid
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 42
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 27/02/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Once In A Lifetime — Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.