Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 05/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Armorless [Marie]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Armorless [Marie]

Mensaje por Franz Von Auffenberg el Lun Ene 09, 2017 6:30 am



Si hubiese podido declinar la invitación, lo hubiese hecho, sin duda. Pero se trataba de su hermana, Alissa. Ella fue la que lo convenció, tumbando todas sus barreras de defensa ante Marie; Alissa fue la que, cuando lo vio vacilar, le suplicó que la acompañara como el resto de la familia, porque no quería desperdiciar un día de campo con él, ante la posibilidad de que fuera el último.

Katja, en cambio, parecía disgustada de que Franz asistiera, anteponiendo sus propios celos por la señorita Mignola a los deseos de su hermana menor, algo que el mismo Franz le terminó echando en cara cuando no soportó más su actitud.

—Niégame —lo desafió Katja, furiosa—, niégame que quieres ir a ver a la señorita Mignola.

¿Y qué decir? Se sentía confundido respecto de ella. La había estado soñando todas las noches posteriores a la fiesta; a veces, despertaba con indicios del deseo que en esos sueños sentía y que, claramente, trascendía a la realidad. ¿Qué le hacía? Su parte racional estaba convencida de que no la quería volver a ver, aunque más no fuera por temor a lo que podría llegar a hacer en su presencia, dado el episodio de la última vez. Pero el resto de su ser la anhelaba con vehemencia, sin que él pudiera hacer nada por ello, motivo por el cual las palabras de su hermana lo molestaron sobremanera: no es que quería, es que no podía evitar quererlo. Lo próximo que supo fue que tenía el cuello de Katja entre sus manos, que lo apretaban contra la pared en medio de un ataque de ira enceguecedora.

Katja no volvió a hablar, ni siquiera después de que le pidió perdón por aquella reacción.

—Te desconozco, Franz —fue lo último que le dijo, con lágrimas en los ojos.

Yo también —respondió él, agitado por el forcejeo—. Yo también me desconozco.

Días más tarde, viajaron en el mismo carruaje hasta la casa de campo de los Mignola, pero no intercambiaron ni palabras ni miradas en todo el camino hacia la casa de campo de los Mignola. Una vez allí, bajó del brazo con su hermana Alissa, mientras su padre estrechaba la mano del padre de Marie, que los recibió en la entrada a la vivienda rodeada de pastos verdes, flores, sol… Pudo ver cómo los ánimos de Alissa cambiaron casi instantáneamente. Y supo, una vez más, con nerviosismo, que tenía que hacer el sacrificio.
avatar
Franz Von Auffenberg
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 9
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 02/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.