Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Caminando entre las sombras [privado]

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ir abajo

Caminando entre las sombras [privado]

Mensaje por Maia Moreau el Sáb Ene 14, 2017 1:56 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Desde aquella mañana fría, había pasado demasiado tiempo. Suficiente para que todo volviese a su lugar. No habría restos del ángel en ninguna parte de su ser, la habría olvidado, como otra de las personas que te cruzas por la calle, de casualidad . ¿Ella? aceptó el simple hecho de que jamás podría salvar un alma oscura, a él. La conexión de las miradas, cómo sus pieles se erizaban al contacto del otro, voces que se mezclaban creando una sola sinfonía, necesidad de tener cerca al otro…todo eso, magia. Una magia que ella había disuelto con palabras, ritual con consecuencia de una víctima mortal.

Al menos, lo devolvió a las sombras, como debía ser. Escuchó a sus almas perdidas, unas que cuando regresó esa mañana a la cabaña, la consolaron y aliviaron aquel peso que cargaba su alma. Si había hecho lo que debía ¿por qué se sintió de aquella forma como si su alma ya no estuviese con ella? él se la había llevado, la condenó a no poder olvidar, a revivir todo , soñar con algo imposible, juntos… podía olerle, sentirle en los sueños. Sus almas la despertaban, no deseaban que Maia sufriese más de lo debido, dejar marchar al demonio había supuesto condenar una parte de ella a las sombras.

Sus poderes parecían haberse estancado, como ella en aquella calle. Se quedó sin alimento, sustento para comer. El fuego parecía haberse ido con el alma del licántropo, el frío la había absorbido por completo. No tenía nada y debía buscarse la vida. ¿De qué forma? De una que ni pensó y aún así… no le quedaba más. Solo un alma condenada a vivir en la lejanía, maldita belleza, malditos recuerdos que no la dejaban dormir tan siquiera, él se incrustaba en cada uno de ellos.

Vagó por el bosque, hasta adentrarse entre las calles de Paris. Apenas podía tener los ojos abiertos, nevaba y los copos se anidaban en sus pestañas. Un destino clave, no era otro que el burdel. Allí muchas chicas empezaban una nueva vida, tenían un alojamiento, comida y un techo donde refugiarse. Desesperación por no encontrar salida, más perdida que nunca pues no recordaba ni tan siquiera el camino a casa. El hambre ocupaba el primer puesto, ya no sentía frío aunque sus labios, esos rosados tan hermosos como corales de mar… ahora tuviesen un tono morado. Había decaído durante todo este tiempo, no sentía ni fuerzas y lo agradeció porque así, no se acordaría de quien la tomase…por primera vez.

No fue fácil, la dueña del local al verla, casi la echa a la calle. Llamó tantas veces que molestaba a los clientes por eso terminó dejándola pasar, creía que era una vagabunda más pero en cuanto la joven apartó la capucha, sus rasgos la dejaron sin palabras. Era tan hermosa aunque estuviese demacrada.

-Un baño caliente y darle comer, empezarás esta noche, querida… eres especial. Eres tan bonita y frágil, pagarán mucho por ti -Maia desvió la mirada asintiendo, aceptaba ¿acaso tenía donde ir? Se dejó llevar por una de las chicas, la cual le brindó aquel baño caliente que necesitaba, ropa limpia y un buen plato que llevarse a la boca, esa noche iba a ser el primer día de su nueva vida.

Apenas con un simple camisón blanco, destacaba por encima de todas las jóvenes del lugar. Esperaban sacar buen partido de esa noche fría en donde muchos hombres esperaban refugiarse entre las piernas de una dama y beber hasta caer rendidos. Maia se abrazó a sí misma, en la habitación asignada… la puerta se abrió y ella, deseó que aquella tarde…el demonio la hubiese matado con sus propias manos, pues qué mejor dulce condena que esa. E volvió a acordar de él y por primera vez, una lagrima de desesperanza cayó por sus mejillas.



Ven, yo solo puedo escucharte:
avatar
Maia Moreau
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 73
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 30/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Caminando entre las sombras [privado]

Mensaje por Maia Moreau el Lun Oct 30, 2017 12:31 pm

-No te lo estoy pidiendo, lo deseo más que nada ahora mismo. -ojos repletos de ilusión, sus orbes azules centelleaban mientras le observaba, perdiendo los dedos en su cabello, disfrutando la sensación de felicidad plena. Se tuvieron que encontrar por una razón y la pudo ver en sus ojos oscuros, nadie le había mirado jamás de esa forma...como si fuese el tesoro más preciado, esa sirena de la que tanto hacía mención, su reina del mar.

Le atrajo hacia sí por la nuca, riendo sobre su boca, rozando su nariz con la ajena y aspirar su olor salvaje. Terminó con la mejilla apoyada en su hombro, mirándole desde esa posición y sentirse tan dichosa, enamorada...debía ser eso el amor. Sentía flotar, como si solo ellos fuesen uno solo. Dedos entrelazados, impedían que se alejasen del otro, aunque solo fuera un mísero centímetro... Maia lo atraía hacia sí para impactar contra su boca, besos furtivos, dulces, pícaros con algún que otro mordisco...sonrisa amplia y sincera.

Un equilibrio entre el bien y el mal. El ángel negro y la sirena, envueltos en un abrazo infinito. Sus mismas alas haciendo escudo para que nadie dañase al otro. Maia había encontrado su hogar en él, en su cuerpo y alma, se la estaba entregando en silencio con promesas silenciosas que las escribían las miradas y caricias. Lo amaba, era un hecho, un amor sincero y puro que quiso disfrazar con odio para que los suyos no lo juzgasen, no se lo arrebatasen de su lado.

-En el mar, dónde te encontré. Nuestro hogar, pintado de libertad, brisa marina nuestro abrazo, nuestros cuerpos el hogar...ya no necesitamos más, como si vivimos bajo un árbol para siempre ¿qué me importa? Solo, solo quiero estar contigo. -buscó su mirada, enredó los brazos en su cintura, dulce jaula de condena que esperaba él aceptase y juntos cerrar la llave, dedicarse el resto de sus vidas no solo a proteger al otro, a amarse como nadie hasta ahora los había amado a ninguno.

-La riqueza carece de sentido cuando solo te necesito a ti, sin un traje caro, desnudo si lo prefieres... pues así te tomaré en cuanto me prometas que me amarás para siempre. Mi ángel negro, me condenaste... a el peor de los pecados para tu gente, amarte de manera sincera. Ver la luz, sentirme tuya -se impulsó para que la tomase en los brazos, enredando las piernas en su cintura, riendo de pura felicidad porque por fin sería suya -Una corona de flores blancas, tu voz aterciopelada con la promesa... una que estoy dispuesta a hacerte.-tomó su rostro entre sus manos, mirándole a los ojos -Mañana al atardecer, déjame ir al mercado, las mejores flores blancas para adornar nuestra bendición, déjame amarte para siempre, mi Aúkoc -la voz dulce de su ángel, no podía prometerle algo mejor que amarle, respetarle, estar a su lado pasase lo que pasase.



Ven, yo solo puedo escucharte:
avatar
Maia Moreau
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 73
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 30/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Caminando entre las sombras [privado]

Mensaje por Aúkoc el Lun Oct 30, 2017 1:12 pm

Mi felicidad se reflejaba en el rostro, mis ámbar centelleaban ante sus dos mares profundos que me observaban mientras sus dedos se deslizaban por mis mejillas acunandome con las palmas.
Su boca ansiosa acortó la distancia, mis labios entreabiertos la esperaron y el choque de lenguas por una vez me llevó al cielo.

Mi ángel de alas blancas esta vez envolvía mi cuerpo, su dulzura, el modo en el que su piel se erizaba en contacto con la mía lograba arrancarme gruñidos plagados de deseo y de algo mas que eso.
La amaba, ya no era un secreto, lo hice desde que abrí mis ojos en esas frías aguas, era un hechizo, verla me convirtió en su mas humilde súbdito.

La abracé, mis manos se perdieron en su piel y nuestras bocas colisionaron pausadas, saboreando un beso clamo que hablaba sin palabras.
-¿Me prefieres desnudo? -bromeé guiñándole un ojo mientras ella me daba un manotazo en el pecho por la broma que le gastaba ahora mismo -yo también te prefiero desnuda, pero ante los ojos del resto te pondré un burka -bromeé de nuevo llevándome otro manotazo que nos hizo reír a los dos mientras caíamos sobre el lecho enredados en una sucesión de besos.

El bosque iba a convertirse en el testigo del amor entre un lobo y una bruja, dos ángeles con auras y alas de distinto color.
No iba a ser fácil, pero eso no me importaba, casarnos era lo primero y una vez nuestra unión fuera bendecida por sus dioses y los míos nada podría osar separarnos.
Había pensado comprar unos pasajes, huir de París con ella y empezar una vida lejos de mi señora.
El desacato era pagado con la muerte, pero..primero tenia que dar conmigo y estaba demasiado ocupada buscando al príncipe como para reparar en mi.
-Compra las flores y te haré mía ante los dioses. Quiero que empecemos de cero lejos de este lugar, quiero establecerme contigo en algún sitio donde pueda ganarme la vida y mantenerte.
Se felices, tener nuestros hijos y envejecer juntos.
No soy un hombre fácil, no siempre estaré a buenas y sabes que hay mucha oscuridad en mi, pero si me aceptas..quiero intentar algo distinto a la guerra.


avatar
Aúkoc
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 72
Puntos : 103
Reputación : 43
Fecha de inscripción : 28/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Caminando entre las sombras [privado]

Mensaje por Maia Moreau el Mar Nov 21, 2017 10:03 am

Empezar de cero, una nueva vida en la que sólo importaba él y ella. Los ángeles de distintos bandos, dos almas que se habían encontrado. Él era todo lo que no imaginó tener jamás, alguien que la protegía, la amase y respetase. Aúkoc, el demonio que le había condenado pero una condena que aceptaría, aceptaba su condena si con ello él no se marchara nunca. Aún le parecía un sueño que quisieran lo mismo.

-Te prefiero desnudo a que lleves esa ropa andrajosa, eso sí que es cierto -rió, iría al mercado y se haría con tela para adecentar al menos su vestuario. Los dedos de la joven se pasearon por su rostro, era tan hermoso como una estrella y lucía como tal, con más fervor cuando se encontraba a su lado. La oscuridad perseguía a todas las almas, todos teníamos ese pequeño trozo de oscuridad incrustado en nuestra alma.

Cerró con fuerza los ojos, feliz de tenerle sobre ella colmándola de besos. Cuando le pidió que comprase las flores, una sonrisa se dibujó en sus labios. No necesitaba más que flores blancas en el pelo, sus manos unidas y una promesa de amor eterno. Se le quedó mirando fijamente, oyendo cada una de sus palabras, él sin quererlo...estaba comenzando a hacerle una promesa. Se sonrojó ligeramente, aún no podía creer que tuviese tanta suerte.

-¿Y qué es , amor? -susurró muy cerca de sus labios, incorporándose en la cama, sonriendo ampliamente...feliz y pletórica. Cualquier lugar era un buen hogar...de su mano. -Yo, te prometo tomar tu mano para guiar tu camino, alejarte de la oscuridad solo si me prometes que harás lo mismo. No soy un ángel, recuerda que soy un ser con poderes y la oscuridad también está en el filo de la navaja. Recuerda, mi amor que eres mi corazón, mi vida y la razón de mi existencia... no podría estar en mejores brazos que los tuyos -se subió a horcajadas sobre él, una promesa que cumpliría... no, no iba abandonarle jamás ¿cómo hacerlo? Ahora él era su alma, sin él tan sólo sería un cuerpo sin vida.

-Y para que no lo olvides...-en su pecho, una concha blanca como la nieve con una pequeña perla. Fue un regalo que le hizo el mar, lo desató para tendérselo y él lo sostuviese, paseó la mano por encima de dicha concha susurrando unas palabras -No importa dónde esté, esto, te llevará a mí -una prueba de confianza, ni ella misma podía deshacer lo que acababa de crear.

-Volveré al atardecer y seré tuya -sonrió besando su boca fugazmente, cuanto antes fuese antes volvería. Entre risas abandonó la pequeña cabaña, apenas un par de kilómetros hasta que llegó a pie a París. Era de esperar, brillaba de por sí pero no podía evitar ocultar cómo su alma brillaba... ser débil para ser el blanco perfecto de aquellos, que en todos estos años la habían buscado. Su luz era tan cegadora..como la belleza de aquellas flores blancas que captaron toda su atención.

Alguien la observaba entre las sombras, ahora no había duda de que era ella, aquel alma pura...tan pura que volverla oscura desataría el caos mas absoluto. La alegría de la joven, sería la de aquel desconocido quien la siguió del mercado entre la maleza, no la dejó alejarse... la atrapó, utilizando un conjuro en el que sus sentidos quedaban anulados. flores blancas caidas en la hierba... ni rastro de Maia.



Ven, yo solo puedo escucharte:
avatar
Maia Moreau
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 73
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 30/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Caminando entre las sombras [privado]

Mensaje por Aúkoc el Miér Nov 22, 2017 6:49 am

Nos besamos, nuestras pieles se servían de abrigo, el amor no sabia bien lo que era y responder a esa pregunta aun me costaba en exceso, pero si esto no era justo eso, amor, juro por el Olimpo que se parecía demasiado.

Entre risas y con la promesa de que volvería se vistió para acudir al mercado, comprar flores blancas y todo lo necesario para que siguiéramos el proyecto de una boda y poder poner rumbo hacia otra ciudad, dejar atrás París y empezar de nuevo juntos, una vida en el que oscuridad y luz pudieran comulgar.

Tumbado boca abajo sobre el lecho, bostecé, apenas había dormido y la verdad es que en cuanto cerró la puerta Morfeo abrazó mis sueños.
No se las horas que pasé allí tumbado, solo que cuando abrí los ojos la noche se había adueñado del día y ella no había vuelto a casa conmigo.

Me alcé sobresaltado de la cama, no captaba su esencia, no entendía que podía haberla llevado a estar tanto tiempo fuera de casa, pro nervioso me coloqué la ropa y salí de la cabaña dispuesto a dar con ella.
Era un gran rastreador, no dejaría que nada le sucediera, así que sobre mi espectro emprendí camino hacia el centro de Piras, el mercado debía haber cerrado hacia horas pero esperaba encontrar allí alguna prueba que me guiara hasta ella.

Cuando llegué al mercado las carpas estaban cerradas, ni rastro de ella, me acerqué a uno de los hombres que recogía las mercancías para meterlas e un carro, la parecer se llevaba todo al mercado que abrirían en las afueras con las primeras luces del alba.
Le pregunte al anciano de nariz aguileña por una chica joven de pelo dorado y ojos azules.

El hombre dijo que le pareció ver alguien así, pero que había mucha gente y que no sabia bien, que fuera a la policía, en ocasiones las doncellas se pierden, se despistan y que quizás ellos podrían dar con su paradero.
Me largué de allí, pensaba dar con ella, recordé la concha, como demonios se usaba, según ella me llevaría con ella, pero ¿como?




avatar
Aúkoc
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 72
Puntos : 103
Reputación : 43
Fecha de inscripción : 28/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Caminando entre las sombras [privado]

Mensaje por Maia Moreau el Dom Dic 17, 2017 10:44 am

Paralizada.

Le cubrieron la cabeza con un saco de tela oscura, apenas podía distinguir sombras. Alguien la llevaba en brazos, como si pesase lo mismo que una pluma. Anularon sus poderes, no podía moverse ni un ápice. No entendía qué había ocurrido pero quien la había atrapado sabía que era especial, no tanto como pensaba...sólo una chica inexperta que sabía realizar algún hechizo.

No sabía quién era, de dónde provenía ni sus orígenes. Nunca se preguntó quién pudiese ser , cómo heredó sus poderes, después de marcharse del orfanato y elegir la playa como su hogar, sin preocuparse de nada más que de su bienestar y vivir en paz, alejada de la normalidad. Pero él se cruzó en su camino, todo su mundo se desmoronó ante aquel ángel de alas negras que se presentaba ante ella como un licántropo.

Alguien la acababa de dejar caer en el suelo sin importarle más que haber cazado a su presa. Un quejido mudo, sintió frío y desesperanza. El no poder ni moverse le impedía articular palabra, conocer al menos el lugar dónde fue arrojada. Una risa le puso la piel de gallina, no podía saber de quién se trataba pero se había tomado muchas molestias en anularla por completo.

-Paciencia, pequeña, paciencia -Cerró los ojos esperando, rezando mentalmente para que Aúkoc apareciese. El saco fue sacado de golpe, unos ojos negros como la noche se clavaron en ella, buscando una respuesta que ni ella misma sabía -¿Pensabas que no íbamos a dar contigo? Es fácil rastrear tu magia, tu esencia porque creéme eres tan valiosa...Maia -la mano huesuda del desconocido acarició su cabello con deleite -Mucho tiempo separados pero ya no hay que preocuparse por eso ¿y tú guardián? Dejándote sola, al ángel alado...ni intentes moverte, no puedes pero al menos podrás hacer todas las preguntas qué quieras

La vista de Maia, se fue acostumbrando al lugar, a la imagen de aquel desconocido que con una sonrisa la contemplaba con adoración. Mentalmente, llamó a Aúkoc, la concha entre las manos del lobo se puso a brilla... un susurro en donde no dejaba de decir su nombre.

-Me han cogido, al norte... es poderoso, no puedo moverme. No sé qué quiere de mí

el hechicero, se arrodilló ante ella para observarla, no sólo era hermosa...albergaba un poder totalmente desconocido para la bruja. Éste se echó a reír, no sin antes de advertirle lo que estaba a punto de suceder.

-No eres ningún alma de la caridad, ¿nunca te has preguntado sobre tu naturaleza? Es hora de saber la verdad, esas almas a las que escuchas... sólo te distrajeron , tu camino no es el bien, la magia blanca no te ha llevado a ninguna parte pero ¿y si puedo ofrecértelo todo? Magia, poder...-Maia enmudeció, la tentaba, conocía su pasado y quién era... le estaba advirtiendo que todo iba a cambiar, cambiaría todo lo que conoció hasta ahora -Te gustará la oscuridad, ¿no estás enredada con un ser oscuro? Estás manchada... hueles a muerte y desolación, pero tu alma brilla....brilla como una luz cegadora. Eres fuerte , Maia... y sólo tenemos que esperar -comenzó el ritual, alzó las manos, ojos en blanco... invocaba al caos profundo.

La concha tiró del cuello del lobo, como un sabueso que seguía la esencia de su ama. Quizás no llegasen a tiempo.



Ven, yo solo puedo escucharte:
avatar
Maia Moreau
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 73
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 30/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Caminando entre las sombras [privado]

Mensaje por Aúkoc el Dom Dic 17, 2017 1:10 pm

No tenia ni puta idea de quien se la había llevado, lo que si tenia muy claro es que iba a pagarlo, cuando atrapara a su captor mis garras se hundirían en su estomago y le sacaría las tripas.
Ese hombre iba a arrepentirse de tocar aquello que no le pertenecía, aquello que era mio.
La concha tiraba de mi con fuerza sus palabras retumbaban en mi cabeza, al norte, era peligroso, de eso estaba seguro peligroso para el idiota que la tenia.

Recorrí las calles mas alejadas de París hasta entrar en la zona industrial, la concha me guiaba por ese camino, mas pronto dejé de necesitarla. Mi olfato era mas que suficiente para percibir el rastro de la joven hechicera con la que pronto me casaría.
Atajé la distancia que me separaba de una vieja fabrica abandonada. La puerta estaba cerrada, ventanas cubiertas ademas de polvo por unos cartones que de seguro evitarían que entrara el frio por allí donde estaban quebrados y rotos.

A simple vista no parecía haber nadie, mas claro, yo era un licano, no podían engañarme, el latir del corazón de dos personas era inequívoco.
Abrí el portón de una patada, el hombre estaba allí, frente a ella haciendo no se bien que mierda.
Rugí con mis ojos ámbar centelleando de pura rabia.
-¡Suéltala! -ordené abalanzándome a toda velocidad hacia el hechicero con mis colmillos rozando mi lengua y las garras fuera.
Yo no era una bestia cualquiera, era la peor de todas ellas y pronto se lo demostraría.

Este alzó ante ellos un escudo, una cúpula que arañé con mis garras emitiendo un ruido estridente.
-¡Te mataré, tarde o temprano ! -rugí desafiante sin dejar de luchar para romper esa cúpula que parecía imposible de quebrar.
-¡Vamos Maia, se que puedes!






avatar
Aúkoc
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 72
Puntos : 103
Reputación : 43
Fecha de inscripción : 28/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Caminando entre las sombras [privado]

Mensaje por Maia Moreau el Dom Ene 14, 2018 10:12 am

Recuerda que siempre serás mi rayo de luz en medio de la oscuridad.




Dentro de la burbuja de fuerza, la bruja intentaba no sucumbir a la oscuridad que le susurraba al oído, sin ser una de esas almas a las que acostumbraba a escuchar. Una voz poderosa que la obligaba a permanecer allí dentro, sin tan siquiera pestañear, evitar lo que sería en vano. El hechicero, con una de sus manos alzadas, señalaba al cielo reclamando, llamando a la bruja perdida a la que había encontrado recipiente, uno muy bonito y joven, poderoso al que manejar a su antojo.

Los ojos azules de la joven, se tornaron negros como la noche, incapaces de ver más que al ser que la llamaba a gritos, dejándose vencer por la fuerza superior. La voz de Aúkoc, devolvió a Maia durante un par de segundos, los suficientes para dedicarle una simple mirada en la que le pedía auxilio, le gritaba en silencio que pese a lo que ocurriese, lo amaría y así sería por siempre. No importaba si seguía en este mundo y dejase de ser ella misma, le pertenecería al licantropo...su corazón sería suyo.

El hechicero, alzó la otra mano restante, creando un doble campo de fuerza. Maia comenzó a cambiar su aspecto a medida que en el cielo comenzaba a crearse una gran tormenta. El cabello de oro, desaparecía dejando paso a una melena azabache que flotaba sin control como si tuviese vida propia. La débil Maia , se levantó con la vista puesta al frente como si no existiese más vida que el hechicero y ella misma. Una sonrisa , no, no podía ser de aquel ángel que sacó del mar al guerrero, era su cuerpo y ella, tan sólo una sombra oculta en su bonito cuerpo de ángel.

-Tu bruja ya no está. Así que ya puede volver en tus pasos , la has perdido. Sirve para lo que ves, un recipiente y será mejor que ni lo intentes, es mucho más poderosa que yo mismo -la bruja apoyó las palmas en la burbuja y como si fuese cristal, la rompió en mil pequeños cristalitos, en un pestañeo, quedó frente al guerrero, una imagen diferente pero era su ángel, con tan sólo tenerle frente a ella los labios, paseó dos de sus dedos por su rostro...intentando calmar a la bestia.


-Deja a tu ángel volar, puedo hacerte ser quién desees...soy más poderosa que esa débil niña -rió por lo bajo, una risa que se mezcló con un sollozo, el de la propia rubia que seguía en el interior.

El hechicero, observaba la escena, impasible...maravillado por la aparición de aquella bruja oscura por la que había esperado durante tanto tiempo.



Ven, yo solo puedo escucharte:
avatar
Maia Moreau
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 73
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 30/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Caminando entre las sombras [privado]

Mensaje por Aúkoc el Dom Ene 14, 2018 12:04 pm

Tensé el gesto al ver como Maia empezaba a mutar en un ser distinto, su pelo azabache ondeaba mecido por unas corrientes eléctricas azuladas.
Nada parecía quedar de la sirena en esa hechicera cuya aura se veía tan oscura como mi propia alma.
-tienes dos opciones preciosa hechicera oscura, una es devolverme a la mujer dueña del recipiente y la otra es permitirme sacarte del cuerpo de la mujer que amo, ambas tienen un mismo resultado, yo gano y tu pierdas, peor te aseguro que vas a sufrir mas si no me obedeces.

Yo era una bestia, una de esas que no eran fáciles de doblegar, me importaba una mierda lo que esa mujer me ofrecía, porque yo solo quería que ella volviera.
El hechicero era un puto bocazas, se acerco con esa sonrisa triunfal sintiéndose ganador de haber conseguido que la bruja ocupara el cuerpo de Maia.

Iba a abrir la boca cuando extendí el brazo de forma abrupta, mis garras en su pecho se hundieron desquebrajando la carne, las costillas se abrieron dejando que mi brazo entrara hasta que mi mano atrapó el corazón y de un tirón lo saqué de su pecho.
El cuerpo inerte calló a mis pies, tomé el corazón y se lo tendí a la farsa Maia.
-Toma, coge esto y el puto cuerpo del hechicero y lárgate -rugí con los ojos en un ámbar radioactivo.

La risa de la bruja se escuchaba por todo el almacén, como si mi acto sádico la hubiera vuelto eufórica.
-Vamos Maia, lucha, se que estas ahí dentro, solo tienes que demostrarle a ese bicho que eres mas fuerte que ella.

La bruja extendió la mano en mi dirección recitando unas oscuras palabras que sonaban en un latín antiguo.
Desenvainé el acero, no podía hacerle daño o mataría a Maia, pero tampoco pensaba dejarme cazar por esa zorra.
-Puedes meterte en otro cuerpo, no voy a ponerte pegas a eso, si ves mi aura es tan oscura como la tuya.


avatar
Aúkoc
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 72
Puntos : 103
Reputación : 43
Fecha de inscripción : 28/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Caminando entre las sombras [privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.