Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Las memorias de Ónfale

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las memorias de Ónfale

Mensaje por Clío Sfakianakis el Lun Ene 16, 2017 7:49 pm

Atenas, Grecia. Primavera de 1784.

Se sintió flotando, como si estuviera sentada en una nube, observando a todos desde arriba. Tenía una visión extensa del mundo, que parecía pertenecerle, que parecía saludarla con sus colores fuertes, pálidos, intensos, claros, puros… Los matices se sucedían unos a otros, y no alcanzaba a maravillarse con unos, que aparecían otros. Abría los ojos de par en par, los párpados levantados y brillantes de admiración, una amplia sonrisa de dientes de leche le iluminaba el rostro infantil. Quería tocarlos, pero no se decidía por cuál… Y de pronto cayó. Una caída sin fin, no se detenía nunca, y ella llamaba a su mami, y llamaba a su papi, pero nadie acudía a sostenerla, nadie la tomaba de la mano o la recogía en el aire. Caía, y seguía cayendo cada vez con más furia. Aquello debía ser un sueño. Apretó los párpados y pidió despertarse, pero cuando los abrió, seguía metiéndose en aquel abismo inconmensurable. Los colores se habían grises, sepia, y el miedo le quitaba la voz. Se resignó… Dejó de luchar. Se colocó en posición fetal y dejó que la gravedad hiciera su parte. De pronto, sintió que estaba sobre una superficie dura; cuando alzó la cabeza, se encontraba recostada sobre una de las tantas fuentes que tenía en el jardín de su hogar. Allí estaba sentada una mujer, pero parecía no verla. Clío quiso hablarle, pero la voz no salió… Se quedó quieta, contemplando la figura de la dama, su cuerpo desnudo aparecía bajo la túnica transparente. Llevaba el cabello castaño largo y ondulado hasta la cintura. Parecía una de las estatuas que decoraban su casa… Escuchó pasos y giró el rostro. Una figura masculina apareció. La dama corrió hacia él, que la tomó entre sus brazos, le olió el cabello y apoyó sus labios en los de ella…

Clío despertó agitada. Sus padres estaban sentados, uno de cada lado de la cama, sosteniéndole la mano y acariciándole la frente. Ella primero los miró como si no supiera quiénes eran, hasta que entendió que todo lo vivido hasta hacía unos instantes, era un sueño. Tenía el cuerpo mojado de sudor.

—Estabas teniendo una pesadilla, mi amor —le dijo su madre, preocupada.

—Nos despertaron tus gritos llamándonos —agregó el padre.

— ¿No recuerdas qué era? Cuéntanos, te ayudará a olvidar.

—No lo recuerdo, mami —mintió, y se sintió mal por ello. Pero sintió que no podía contar las imágenes que su mente había reproducido. Para ella tampoco tenían demasiado sentido.

—Tengo una idea —Ilias le sonrió ampliamente. — ¿Quieres venir a dormir con nosotros?

Clío asintió y dejó que su padre la tomara en brazos, mientras su madre le acariciaba el cabello. La colocaron al medio, y volvió a sentirse segura. Se durmió sintiendo los corazones de sus padres latiendo muy cerca de ella. Se durmió feliz.



Con te per l'eternità

Despertar es morir:
Ομφάλη:
avatar
Clío Sfakianakis
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 11
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 11/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las memorias de Ónfale

Mensaje por Clío Sfakianakis el Mar Mayo 09, 2017 9:09 pm

Atenas, Grecia. Primavera de 1785.

El viento cálido le acariciaba el rostro. Estaba escondida entre las columnas del Partenón, iluminado por la Luna llena. Las estrellas refulgían, esplendorosas, y la mujer se sentía feliz. Su ropaje era de un color ceniciento y sus pies llevaban sandalias trenzadas hasta la rodilla. El hombre, ese al que amaba, apareció por detrás y desató, con lentitud, el peinado de la mujer. Él era alto, muy alto, pero su rostro no se veía. Tenía las manos enormes, y ella parecía muy pequeña a su lado. Le tomó el cabello y lo acarició durante largos minutos. La mujer echó su cabeza hacia atrás, extasiada. Las palmas descendieron a los hombros, a los brazos y, finalmente, los dedos se entrelazaron. Ella volteó lentamente y le sonrió. Él la tomó de la cintura y la alzó, obligándola a rodearlo con sus piernas. La apoyó contra la columna que la mantenía oculta y las bocas se fundieron en una sola…

La pequeña Clío se despertó agitada, una vez más. Las lágrimas se le caían, porque ya no podía controlar lo vívidos que eran esos sueños. Esa vez, no llamó a su madre, tampoco a su padre, y optó por abrir el ventanal de su habitación. La noche era igual, sólo que en su sueño hacía más calor. A lo lejos, divisaba el Partenón, ese con el que acababa de soñar. Regresó a su cama, levantó sus piernas y se abrazó a sí misma, descansó la mejilla humedecida en sus rodillas. Aquello estaba volviéndose insostenible, sentía que debía averiguar qué sucedía consigo, porque no era normal. Y al mismo tiempo, estaba aterrada. Era tan sólo una niña de cinco años, asaltada por visiones que no eran suyas pero que, sentía, la atravesaban más que su propio presente.



Con te per l'eternità

Despertar es morir:
Ομφάλη:
avatar
Clío Sfakianakis
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 11
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 11/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.