Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Escuchando a la muerte susurrar (privado)
Hoy a las 12:22 am por Shannon Kincaid

» Shattered dreams [Privado]
Ayer a las 10:56 pm por Chantry Vilhjalmsdottir

» Give me adrenaline (privado)
Ayer a las 10:17 pm por Kattrina

» En fuga [Privado]
Ayer a las 10:08 pm por Darcell Aubriot

» CIERRE DE TEMAS
Ayer a las 9:44 pm por Drazel Sarbu

» Laburando, laburando. –Privado-
Ayer a las 9:41 pm por Drazel Sarbu

» Amistad gitana [Privado]
Ayer a las 9:29 pm por Rylan

» Relaciones de un actor suicida - Emerick Allard
Ayer a las 8:49 pm por Perséfone

» Registro de Avatar [OBLIGATORIO]
Ayer a las 8:40 pm por Jaecar Babenberg



And it hurts like hell

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

And it hurts like hell

Mensaje por Aveline Blackmore el Jue Ene 26, 2017 9:22 am



HURTS LIKE HELL

How can I say this without breaking
How can I say this without taking over
How can I put it down into words
When it's almost too much for my soul alone


Las luces del atardecer arrojaban unos tintes violetas y rojos sobre todo el patio de entrenamientos. Axel acababa de recibir la felicitacion de su maestro de esgrima: ya no podía enseñarle nada más. La pequeña Aveline estaba sentada sobre un muro de piedra con los ojos fijos en el maestro. Tenía la carita sucia de sangre, que le chorreaba de las fosas nasales; aguantaba el tipo todo lo estoicamente que se podía al tener once años. Las niñas de su edad, con las que a veces alternaba en eventos donde las jóvenes promesas de la música de camara congeniaban, se habrian echado a llorar y berrear sólo con el resbalón en la nieve. Faith estaba mascando su frustración, el profesor había felicitado a Axel mientras que a ella, además de su propia decepción la resbalar y ser incapaz de bloquear, le había propinado un golpe. Era injusto. No podía estar a la altura de Axel, que era siete años mayor. El maestro se despidió de Axel y antes de irse miró a la niña, le regaló media sonrisa y una negación con la cabeza.

Eso la desesperó aún más. ¿Qué quería decir ese gesto? ¿Qué era mala aprendiz? ¿que no valía? ¿qué narices había querido insinuar con eso? Edwin Chase, el segundo hermano, acudió a felicitar al mayor y juntos se marcharon comentando el logro, para Axel era especial porque su hermano era sordo y no podía ser cazador, así que se preocupaba de compartir siempre con él las pequeñas cosas para que se sintiera parte de aquel mundo.

La pequeña Aveline se quedó a solas en el patio tragando bilis hasta que decidió levantarse y agarrar la espada que reposaba contra el muro y comenzó a asestarle golpes con saña al estafermo que tenían fijo para entrenar. Una estocada y otra, y otra más... y sentía como la rabia le subía por la garganta, haciendo que sus golpes fueran cada vez más fuertes y descontrolados. Sí valía, ella estaba segura de eso. Era fuerte para ser una chica, veloz y flexible, mucho más que su hermano, y entrenaría duro para demostrárselo. Pero el desprecio dolía como un infierno.

Un grito ahogado salió de su garganta cuando se le clavó la espada en la madera de tal forma que no podía sacarla. Tiró con ambas manos sin éxito enrabietándose más hasta que al final la sacó bruscamente cayendose de espaldas y dando con el trasero en la nieve. Ahí ya no pudo más y estalló en llanto.

Una mano cálida y enguantada se posó en su hombro. Lord Stuart Blackmore, su padre, el senescal de la Orden, la había observado desde la puerta del patio sin que su hija lo supiera.

Vamos Faith...levanta. Levántate. Ningun Blackmore se queda en el suelo, no somos ratas.— La niña se levantó con gesto apretado. No quería llorar, quería ser fuerte y aguantar como su hermano. El hombre se agachó y la giró para obligarla a mirarle a los ojos. — ¿qué pasa cuando perdemos el control?
que los enemigos encuentran el hueco y la muerte se cuela.— la niña repitió las palabras que su padre les enseñó de bien pequeños.
Pues no lo pierdas, Faith.— la niña asintió poco convencida, a fin de cuentas su corta edad no la capacitaba para aguantar los rigores de la vida marcial tan estricta.— Tú siempre tendrás que demostrar más que los demás Faith, porque eres una mujer y además muy especial. Lo que a tus hermanos les será regalado porque sí, a ti te tocará pelearlo el doble.
Pero eso es muy injusto, padre...
La vida es muy injusta, pequeña. Pero si alguien puede hacerlo eres tú.— le puso la mano sobre el corazón.— Yo sé lo que hay aquí, tus hermanos también lo saben. Pero no dejes que nadie más lo sepa, porque encontrarán el hueco y lo arrasarán. ¿Lo entiendes?

Aveline asintió. Sabía que tenía el cariño y el respeto de los suyos, aunque el resto del mundo la mirase como fuera un bicho raro, un caso especial, una niña caprichosa que se interesa por el deporte. Una adolescente que suscitaría comentarios jocosos por no hacerse la lánguida delante de los chicos ni anhelar los bailes, una mujer que más tarde levantaría admiración por su belleza y sus modales, a la par que escepticismo por su forma de vida poco convencional.

Lord Blackmore la abrazó, no solía ser muy cariñoso con sus hijos, al contrario, solía ser bastante escrticto, era por su bien, por su supervivencia, porque necesitaban ser fuertes el dia de mañana.

Conseguirás demostrar de qué estás hecha, Faith. Has tenido mucha suerte de nacer en esta familia, la mayoría de las mujeres no tienen jamás la oportunidad de hacer lo que desean. Tenlo siempre en cuenta.

Esas palabras de su padre se le quedaron grabadas para siempre. Toda su vida se basaba en una gran mentira. No era la Parca por sus propios méritos, no era una de las mejores arpistas del panorama porque sí. Todo era fruto de una puta casualidad: había nacido en la familia correcta. De haber sido la misma y nacer en un molino, hoy tendría 5 críos y le faltarían dientes. Quería creer que era Aveline Faith Blackmore, La Parca, la estrella de la Filarmónica de París. Pero cuando el personaje colgaba el traje ¿quién era realmente? ¿Era esa niña que escondía lo que había bajo la piel para que nadie encontrase el hueco y destruyesen al personaje? La Parca, esa piel es cuanto le quedaba, porque aquella tarde en ese patio había perdido a Faith, la había intercambiado por lo que era ahora.






donde caben dos, caben tres:
avatar
Aveline Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 140
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 07/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

ON MY BONES

Mensaje por Aveline Blackmore el Miér Feb 01, 2017 4:36 pm


What these years have brought me
What these years have taught me
Heartache and fame, a chance to change
A hope to be stronger
That beauty can smolder
A stage and a curtain, that nothing's for certain
Oh these years have been hard on my bones.
. . .
What this love has brought me
What this love has taught me
Patience in battle, who's in the saddle
Joy and despair, that I really do care
Uncertain desire the risk in going higher
Oh this love has been hard on my bones




Le dijo a Axel que se iría a celebrar su cumpleaños con los compañeros de la Filarmónica y que la fiesta duraría todo el día, que no se molestara, que lo celebrarían otro día. Cumplía treinta años, y ese día no acudió al ensayo mandando una breve nota de que le resultaba imposible por tener que atender un asunto urgente.

Cogió una botella de vino y otra de brandy, una manta y dos manzanas y le pidió al cochero que la dejase en Mouette donde el río Sena tomaba una caprichosa forma y rodeaba una pequeña isla en su centro. Caminó hasta la orilla de ese pequeño accidente geográfico y extendió allí la manta sentándose y abriendo la primera botella.

Treinta. Necesitaba hacer balance. Estaba en la cima de su carrera como arpista, cuatro o cinco años más y empezaría el declive. Como cazadora estaba consolidada como una de las mejores, La Parca, demostrando en París por qué la habían llamado así. El proyecto de la Orden salía adelante y todo estaba en marcha, sabía que sin su ayuda no hubiera sido posible. Todo avanzaba, pero ella no.

Echó la vista atrás, tantos entrenamientos, tantos ensayos y estudios, tanto tiempo invertido sin descanso en alcanzar lo que era, toda esa determinación y esfuerzo para tocar con las manos lo que ahora tenía entre ellas. ¿Y para qué? Se supone que debía ser feliz por eso. ¿Lo era?

Había aprendido que el mundo era un gigantesco teatro y que cada día levantaban el telón, y ella hacía su papel. Había aprendido que las batallas se ganan más con paciencia y esfuerzo que con fuerza explosiva. Todo ese tiempo se había estado acercando a lo que creía que era ella misma, y ahora, a sus treinta, no podía sentirse más lejos de su propio yo.

"¿Qué narices te pasa Aveline Faith? ¿No es esto lo que querías?". Sí... y no. Si se preguntaba si le gustaba la música, la respuesta era sí, adoraba acariciar el arpa, no sólo por ser una virtuosa, realmente disfrutaba cuando le arrancaba melodías a ese instrumento. Si le preguntaban si le gustaba cazar, por supuesto que sí. La adrenalina, la convicción de que esa noche el mundo sería algo mejor... "¿entonces qué diantres te pasa, pedazo de idiota?"

Bebió varios tragos de la botella observando el agua fluir. Fluia como el trato que se dispensaban su hermano Edwin y su esposa, que acababan de tener un precioso niño. Fluia como la camaradería de Braco y El Halcón. Fluia como los sentimientos que se gritaban Xaryne y esa bruja cada vez que se miraban. Lanzó una piedra al agua y observó las ondas. Ella no estaba hecha para fluir, sino para golpear, para ser la piedra. Porque nadie podía amar una máscara, nadie podía vivir perpetuamente persiguiendo al sol siendo la luna, condenados a no encontrarse nunca.

De pronto esos treinta años se le antojaron muy arduos. De pronto fue consciente de todo el esfuerzo, el sacrificio y los dientes apretados que había invertido en ser quien era. "Maldita sea Faith ¿tienes una puta crisis existencial?"

Era tarde para recular, para desear otra cosa, para dar un golpe de timón y despertarse siendo Lady Blackmore únicamente. Sólo quedaba ir hacia delante, como siempre había hecho, pero ahora sin rumbo, sin más motivación que el no ir hacia atrás. Había superado los retos, había demostrado que podía, que valía. ¿Y ahora qué? no había palmadita cósmica en la espalda.

Axel compartía su destino, y al parecer iba por la misma senda. No lo permitiría. Si debía prevalecer uno de los dos, tenía que ser él, y sólo había un asiento en el tren de la felicidad para un Blackmore, ya se encargaría ella de que fuera para su hermano. El peso de esa felicidad no disfrutada le pesaba en el interior de los huesos, pero lo borraría, apretaría los dientes de nuevo y lo enterraría. No estaban permitidas las debilidades.

Terminó la botella y después la otra, y así se escurrieron las horas. Ya estaba oscuro cuando regresó a casa en un estado algo lamentable. Sonrió a Axel frotándose los ojos y arrastrando las palabras.

la fiesssta ha sido... memorable. Me voy a la cama...

Su hermano sonrió de medio lado al verla así. Debía haber sido un día bastante movido para Aveline. Eso estaba bien, que se divirtiera, que disfrutara un poco de París, a fin de cuentas estaba allí por él. Al rato pasó por su habitación, estaba profundamente dormida. Cogió el reloj despertador y le quitó la alarma mañanera, cerrando la puerta después.






donde caben dos, caben tres:
avatar
Aveline Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 140
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 07/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.