Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 04/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Mi Divino Resguardo (DIARIO)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi Divino Resguardo (DIARIO)

Mensaje por Izrail Zuhair el Jue Ene 26, 2017 3:19 pm

La cera de la vela se derramaba por el dorso de la misma, amenazando con manchar el candelabro de cobre que la sostenía. Mis ojos verdes repasaban una y otra vez todas y cada una de las letras que mi mano había escrito sobre aquel trozo de pergamino, escudriñando las imperfecciones de la tinta acumulada en la punta de la pluma antes de continuar un trazo de una exquisita caligrafía.

Dicen que los árabes siempre han sido buenos poetas, desconozco la veracidad de tal afirmación pues, en mi caso, mis escritos rara vez han sido vistos por ojos ajenos a los míos...

Sobre un suelo blanquecino,
en sedas su cuerpo duerme,
plácido y ajeno a un destino
que entre húmedos rostros se pierde.

Más no alberga un corazón
por la culpa pena alguna,
que en cien vidas de perdón
no alcance a consagrar la luna.

Pero presto a recibir
Tu caricia salvadora
que el santo que cuidó de mí
en Tu Gloria descanse ahora.


Arranqué el escrito de manera metódica, como si de cada tirón dependiera una vida entera de agonía en el purgatorio, y quemé la punta de un cilindro de cera carmesí, provocando que unas gotas cayeran en la austera madera de la mesa antes de acercar la hombrera de mi armadura y verter el fundido material sobre ella, pegando el escrito en conmemoración a mi padre y tutor, antes de sellarla con el escudo de armas de su Orden.

"Sa'atadhakkar dayimaan llakum wa'antum 'azhar li"
"Siempre te recordaré como te mostraste ante mí"


avatar
Izrail Zuhair
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 28/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi Divino Resguardo (DIARIO)

Mensaje por Izrail Zuhair el Vie Ene 27, 2017 3:10 pm

No voy a mencionar dónde está ubicado el suelo que piso, no. Mis labios no pronunciarán el nombre de ésta impía tierra, cubierta de fango y oscuridad a partes iguales. Toda la comarca no es más que un pozo de perdición, paganismo, tinieblas... un lugar donde no existe la luz de Nuestro Señor, donde hasta el sol más reconfortante queda opaco ante la creciente malicia que brota como una mala hierba y se extiende como la peste.

Por ese mismo motivo es que Su Divina Providencia ha guiado mis pasos hasta aquí, comprobando, desde el primer momento, el alcance de las garras del mal y su efecto en la población.

No me ha costado nada poner a la guardia de mi parte, sabedores de las consecuencias de enfrentarse a un emisario de la Santa Sede y a una de las manos castigadoras del Señor. Sólo el terrateniente ha osado oponerse a Su voluntad, pagando cara tal desfachatez. Su cadáver desollado es arrastrado por mi caballo y su piel ondea al viento en uno de los pendones de los carros.

Desmonto de mi caballo, con el sol poniéndose a mis espaldas, y respiro una profunda bocanada de aire, consciente de que será la última vez que la corrupción pudra el ambiente pues, desde hoy, éste pueblo sólo será visto como polvo y ceniza. -Ya sabeis lo que hay que hacer- susurro sin dejar de mirar lo que parece una calle principal, la más ancha del pueblo, ante la atónita mirada de sus habitantes de los cuales, los que aún tienen algo de sentido común, tratan de huir ignorantes de que les va a servir de poco.

Las órdenes son sencillas sacar a todos lo hombres, da igual la edad que tengan, de sus hogares y encerrar a su familias dentro, sellando las puertas de las casas con candados y cadenas.

Algunos se resisten, consiguiendo incluso abatir a algún que otro soldado, pero aún no encuentran la justa liberación de la muerte. Primero deben expiar sus pecados aquí, en la Tierra, con su carne mortal, para que su alma llegue dispuesta a aceptar la redención del purgatorio.

En total se tardan casi tres horas en disponer todo; pero los soldados son eficientes y obedientes y no reparan en mi ausencia mientras sus horas de trabajo. Eso es lo que me gusta de los soldados, marciales, comprometidos, ignorantes. Pocas veces alguno de ellos se atrevía a contrariar aun inquisidor, conocedores de la pena por ello. Tras la labor, los cuerpos aullantes de dolor de los hombres son mostrados como nuestro Señor Jesucristo nos salvó a todos, crucificados frente a sus casas, ante la atónita mirada de sus familias. Entonces, con la ayuda inquebrantable de los miembros de la guardia, mis pasos me llevan de casa en casa, castigando a los impuros; gitanos, brujos, prostitutas, consentidores y sus vástagos, ninguno se salva de mi acero y ninguno de ellos queda ajeno a los ojos de sus familiares expiados en la cruz.

[...]

Con el sol a punto de alzarse de nuevo, los soldados forman en la plaza central tras haber trasladado las cruces hasta aquella ubicación, convocándolas de tal forma que dibujen el mismo símbolo que llevo grabado a hierro y fuego en mi pecho. Sus cortas entendederas no les hacen percatarse de que Sus Designios son claros y, aunque doloroso, mi mano no debe temblar. El aceite derramado hábilmente y en secreto por mí encharca el suelo que pisa la formación y que sus constantes idas y venidas han ayudado a esparcir.

Alzo la mirada y tomo una de las múltiple antorchas que se han usado durante la faena y la dejo caer, haciendo arder a todos esos incompetentes que han permitido que la mácula del diablo se extienda como se extienden las llamas por sus cuerpos. Sus lamentos agónicos se mezclan con los de los crucificados, algunos más cerca de Nuestro Sñor que otros. Pero no, no hay ni una plegaria de mis labios por ellos, hace tiempo que ya no lo hago puesto que ellos, de ser perdonados, lo serán porque Él es sabio y todopoderoso, no porque yo lo implore.

Él sabrá recompensar mi sacrificio. Él sabrá valorar mi voluntad para manchar de sangre mis manos en defensa de Su Divinidad, protegiendo todo aquello por lo que su hijo murió en un acto desinteresado de misericordia como sólo él pude conceder.




avatar
Izrail Zuhair
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 28/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi Divino Resguardo (DIARIO)

Mensaje por Izrail Zuhair el Vie Feb 24, 2017 9:02 am

"Dirán de ti que eres el demonio en persona, oculto tras la máscara de la devoción y el semblante de la rectitud. Que tus manos no son más santas que aquellos a los que juzgas y que tu causa no es más justa que las de otros antes que tú. Dirán que que estás loco, te tildarán de cobarde, de asesino... te acusarán de ser el mal y, aunque tu fin último y tus intenciones son puras, quizá sí encarnes el mal porque es lo único que puede combatir al mal; pero por desgracia para ellos, eres un mal muy necesario.

Verás llover sangre, escucharás coros de voces atormentadas maldecir mil veces tu nombre, serás visitado por sus rostros impregnados de odio y sufrimiento durante todas las noches de tu vida y al final, como es ley de vida, acabarás muriendo. Tus hazañas no serán recordadas, pues no las libras por ti. Tu identidad nunca será pública, pues no es fama lo que buscas. Sólo se recordarán tus actos, las huellas que dejes en tu camino, las mismas que llenarás con sangre y dejarás grabadas a fuego sobre la tierra que tu mano liberará de la oscuridad.

Serás juzgado con la misma severidad con la que juzgarás y tu muerte no traerá nada más que un puesto libre que otro como tú ocupará. Deberás abrazar a la muerte tantas veces que hasta olvidarás lo que se siente al vivir, pues tu alma la adoptará como propia y podrás mirarla a los ojos de igual a igual. Aprenderás que la muerte puede ser una liberación o un castigo, que la inocencia no es prueba de nada y que para que el bien exista, tiene que existir el mal.

Tus manos segarán vidas del mismo modo que trigo las de un labriego. Tu boca entonará juicios como un cantante interpreta un melodía; pero no habrá aplausos, vítores ni rosas, sólo sangre, lamentos y fuego.

Verás más muerte y destrucción de la que cualquier soldado avezado vería en diez vidas. Enfrentarás a los demonios que guardas y a los que te acechan. Debes ser implacable, recto e imparcial. El perdón es el don más maravilloso que Dios nos ha otorgado; deberás usarlo con diligencia y sabiduría, no olvidando que, del mismo modo que Lucifer fue un ángel, también hay demonios que pueden llegar a ser ángeles.

Serás testigo de las mil formas que la oscuridad tiene de manifestarse. Deberás sostener las cadenas de una mujer mientras su hijo es juzgado por el mismo acero que le juzgará a ella y deberás obligarla a mirar para que su alma se arrepienta al contemplar el dolor ajeno que su impureza ha provocado.

Deberás ser firme en tu cometido, pues no hay acto injusto si el Señor otorga su redención; él sabrá recompensar a los puros de corazón, pues tu deber es llevar las almas de aquellos quienes no lo son a su encuentro con Él. Serás partícipe de la guerra más larga que la humanidad ha sufrido y todo por buscar una paz que algunos catalogarán de injusta. No es tu deber emitir juicios de valor o cuestionar si el fin justifica los medios porque sabrás que la guerra son los cimientos sobre los que se asienta la débil paz que algunos creen vivir; y déjame decirte que gracias a nosotros, a la sangre, al hierro y al fuego que nosotros derramamos, empuñamos y con el que purificamos es por lo que se mantiene el equilibrio.

Ahora, joven amigo, vete a dormir... es tarde...
"


avatar
Izrail Zuhair
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 28/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi Divino Resguardo (DIARIO)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.