Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


El refugio - Libre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El refugio - Libre

Mensaje por Dorothea Rilke el Sáb Ene 28, 2017 7:50 am

¿Existía un mejor lugar para un amante de los libros que la biblioteca? La respuesta era verdaderamente sencilla. En París, no existía y Dorothea lo sabía a la perfección, no solo porque había vivido toda su vida en la ciudad, sino porque su padre siempre le dijo que en aquel lugar podría encontrar refugio cuando lo necesitara. Claro que entrar nuevamente en aquel refugio que solía visitar junto a su padre ya no era tan sencillo, después de todo, el hombre que fuera su compañero de aventuras, ya no habitaba más en ese mundo. Para la joven resultaba terriblemente doloroso entrar en aquel enorme edificio a solas, sin la compañía del padre que desde temprana edad la instruyo en la lectura y quien de cierta manera, le pudrió los pensamientos a la muchacha llenándolos de historias fantásticas y finales felices; una verdadera lástima que en el mundo real los finales estuvieran siempre marcados por sangre.



Con la mirada fija en el enorme edificio que era la biblioteca, Dorothea se debatía entre entrar por primera vez sola a su refugio o en dar medía vuelta y volver a la seguridad de su hogar, evitando de esa manera el enfrentamiento de la realidad sobre la muerte de su padre. La Rilke no supo exactamente cuanto tiempo permaneció de pie a las afueras de la biblioteca, solo fue consciente del transcurso del tiempo cuando las primeras gotas de lluvia comenzaron a mojarla, siendo eso lo que termino por obligarla a entrar en la biblioteca.



Dentro, Dorothea no pudo más que observar de un lado a otro y sonreír. Había temido tanto a la soledad de aquel espacio que nunca pensó que en lugar de sentirse sola, ahí, sentiría la presencia de su progenitor. ¿Y dónde más podría encontrarlo si no era en aquellos pasillos llenos de historias?. Maravillada de aquella nueva y misteriosa conexión que podía tener con su padre, la Rilke comenzó a andar entre los pasillos formados por los estantes. Parecía ser la primera vez que visitaba aquel edificio pese a que lo conocía de pies a cabeza.



Recorría con calma los pasillos, pasaba sus dedos sobre los lomos de los libros que quedaban a su alcance y aspiraba maravillada el aroma tan peculiar como especial de la biblioteca cuando al cambiar de pasillo se sobresalto al ver a una persona. Tan grande fue su sorpresa al encontrar a alguien más ahí, que sin darse cuenta tiro un libro de poemas al suelo.

Lo siento, no he querido molestarle – pronunció aquellas palabras en voz baja, mientras que se inclinaba para levantar el libro caído, sin evitar sentirse en aquellos momentos la muchacha más distraída y torpe del mundo.



Una noche vi una estrella corriendo entre las nubes, y le dije: «Destrúyeme»

The curse:
Inocencia:
avatar
Dorothea Rilke
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 24
Puntos : 25
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 09/05/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El refugio - Libre

Mensaje por Kaleth Reuven el Dom Mar 12, 2017 3:23 pm

Algo estaba sucediendo en el orfanato, pero su hermana nada había podido contarle aún. Iba de un lado al otro trayendo y llevando niños y Kaleth a penas había podido verla en los últimos días. Pero sí que los había visto a ellos… había al menos dos docenas de pequeños corriendo por toda la casa, invadiendo cada estancia, gritando y jugando a cada momento del día, de la noche y madrugada.
Era un castigo.

No tenía nada contra ellos, de hecho siempre había creído que los pequeños le gustaban y uno de sus deseos futuros era ser padre, pero otra cosa era convivir con tantos al mismo tiempo… Iba a enloquecer.
Había intentado contarles cuentos, jugar con ellos en los jardines, hasta había llegado a hacerles algunos regalos… pero nada aplacaba la energía de ellos y Kaleth ya no disponía de más tiempo para dedicarles.

Dado que en su casa no podría estudiar, porque las voces de los niños se lo impedían, Kaleth se llegó a la biblioteca.
En la Académie de París, todos estaban próximos a los exámenes. La tensión podía sentirse en el ambiente.

Inmerso en sus libros de leyes, no supo cuanto tiempo había transcurrido desde que el encargado le avisó que debía retirarse, que la biblioteca sería cerrada a las diez por un conserje. Bien podría ser de noche ya, no lo sabía pues el cielo gris que que llegaba a ver a través de las ventanas no revelaba mucho del horario del día en el que se hallaba ya la ciudad… Tenía hambre, debía comer algo, pero prefería terminar de leer sobre el nuevo convenio de las leyes marítimas antes de irse.

Se puso en pie justo cuando las gotas de lluvia comenzaron a chocar contra los ventanales, semejaban a cientos de dedos que tamborileaban incansables.
No conocía bien la ubicación de los libros, puesto que solía estudiar en su casa, en la biblioteca privada que había pertenecido a su abuelo, pero no tardó en encontrar lo que estaba buscando.
Iba a agacharse para tomar del estante mas bajo el libro que necesitaba cuando su instinto felino –agazapado dentro suyo, como siempre- le dijo que no estaba solo.
¿Acaso era tristeza eso que flotaba en el aire? Supo que no estaba en peligro, por lo que no vio la necesidad de esconderse. Simplemente tomó el libro y esperó a ser descubierto.

La joven se llevó un buen susto al verlo, tanto que un libro resbaló de sus manos. Kaleth se inclinó de inmediato para recogerlo, coincidiendo con ella.


-No se preocupe, señorita –le dijo ante las disculpas que ella le ofreció-. ¿Se encuentra bien?


avatar
Kaleth Reuven
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 24
Puntos : 19
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El refugio - Libre

Mensaje por Dorothea Rilke el Vie Abr 21, 2017 2:30 am

Se había perdido entre los estantes, observando los libros que se hallaban en cada uno de ellos e imaginando las historias escritas en ellos. Estar en la biblioteca resultó mucho mejor de lo que imagino, era como tomar una bocanada de aire fresco después de tanto dolor y tristeza. Maravillada una vez más por aquel mundo que se decidía a visitar, anduvo entre varios de los pasillos hasta toparse con una figura masculina que la hizo tirar un libro. Avergonzada sonrió al joven que le aseguraba que no tenía de que preocuparse. Él tenía razón en decirle aquello, después de todo, los accidentes ocurrían y era precisamente un accidente lo que ella ocasionó.

Antes de que el muchacho tomara el libro, las manos de Dorothea lo alcanzaron y aferrándose la joven al libro como si de un escudo se tratase, se incorporo.
Estoy bien, es solo que con este clima no esperaba encontrarme con nadie aquí – confesó, cayendo en cuenta entonces de que aunque solía visitar la biblioteca con bastante frecuencia, nunca antes pudo observar a aquel joven entre sus pasillos. Los humanos eran seres de hábitos, solían hacer las mismas cosas en determinados momentos por eso fue que la curiosidad atacó a la Rilke quien no pudo contenerla – De hecho, siempre que vengo están las mismas personas – enfocó sus ojos en los del joven – pero nunca antes te vi… ¿Es tu primera vez o eres nuevo en la ciudad? – apretó más el libro contra su pecho – Lo siento. Pregunte cosas que no son de mi incumbencia, es solo que – se encogió de hombros – si nunca has estado aquí puedo ayudarte a encontrar lo que buscas, este lugar es como mi segundo hogar y si eres nuevo en la ciudad, también puedo ayudarte cuando lo necesites – el corazón noble y bondadoso de Dorothea la llevaba a confiar plenamente en los desconocidos y eso era algo que la llevaría finalmente a su perdición.



Una noche vi una estrella corriendo entre las nubes, y le dije: «Destrúyeme»

The curse:
Inocencia:
avatar
Dorothea Rilke
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 24
Puntos : 25
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 09/05/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El refugio - Libre

Mensaje por Kaleth Reuven el Sáb Mayo 27, 2017 2:00 am

-Sí, tiene razón, señorita. Yo creía que estaría solo hoy en este lugar –le respondió, sonriendo-. Sólo los verdaderos amantes de la literatura nos aventuraríamos a venir a la biblioteca con este clima endemoniado. Brindaría por eso, por este encuentro de dos lectores fieles, si tuviera con qué –le dijo bromeando, intentaba que la joven se relajase, que dejara atrás sus aires atemorizados.

Solía usar su especial humor para distender y relajar las situaciones, nunca le fallaba aquello. Sabía qué decir para que las auras cambiaran de color y las personas confiasen en él aunque no le conocieran.


-Soy Kaleth Reuven, señorita –dijo y tomó en gesto galante su mano para besar sus dedos fríos-. No soy nuevo en la ciudad, pero admito que no vengo por aquí muy a menudo. Por fortuna tengo en la biblioteca de mi hogar toda la literatura que necesito y me basta con permanecer allí.

Se apoyó en uno de los estantes, confiado, y observó a la joven, se había presentado como una experta en la localización de tomos así que no le pareció mal aceptar su ayuda…

-Ya que conoce bien el lugar… permítame abusar de su generosidad, de su ofrecimiento, y pedirle ayuda para encontrar los libros nuevos sobre las leyes portuarias y navales.

Kaleth estaba próximo a recibirse de la Académie de París. Leyes y contratos portuarios era una de las últimas materias que debía rendir… Creía que no dormía hacía tres días por culpa de leer acerca del tema. Su naturaleza le estaba ayudando realmente, ¿cómo harían los humanos normales para soportar todo aquello? Si no fuese por sus energías sobrenaturales, Kaleth seguiría frustrado en el primer año de su carrera, pues creía que había llegado a dormir dos horas por día en los últimos tres años con tal de estudiar.


avatar
Kaleth Reuven
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 24
Puntos : 19
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El refugio - Libre

Mensaje por Dorothea Rilke el Vie Jun 23, 2017 6:11 am

Dorothea fue incapaz de contener la risa que fluyo de sus labios al escuchar al muchacho hablar sobre un brindis. Ella no era mujer de beber, sin embargo, solía hacerlo cuando la ocasión lo ameritaba y en definitiva, si en aquel lugar tuvieran con que, habría brindado por aquel encuentro accidentado pero hasta ese momento agradable.
Tiene mucha razón – respondió una vez que su risa cesaba, pero su sonrisa se mantenía en sus labios – No es muy común que se venga a la biblioteca con este clima, aún así, ¿No le parece que la lluvia es un aditivo al disfrute de un buen libro? – ella en lo personal, disfrutaba mucho más de la lectura cuando el clima se encontraba lluvioso, ya que brindaba una mayor paz y capacidad de concentración, o al menos eso se lo parecía a la Rilke.

Con la sonrisa aún presente en su rostro, la muchacha escuchó el nombre de su acompañante y tras escucharlo, se presentó ella.
Un placer Kaleth, mi nombre es Dorothea Rilke – los modales del joven le delataban ante Dorothea como alguien perteneciente a la clase alta, un joven ilustrado con quien seguramente se podría pasar horas enteras hablando, aunque claro, ella hablaba con cualquiera que le brindase la oportunidad, fuese rico o pobre.

Es ese entonces el motivo por el que nunca antes le vi por aquí – aseguró antes de entrecerrar los ojos – y esta equivocado joven Kaleth, en la biblioteca de su hogar no tiene toda la literatura que necesita – su voz era suave pero decidida – porque nunca se tiene demasiada literatura, siempre pueden conseguirse más libros interesantes – se encogió entonces de hombros y bajó la mirada hasta el libro que aún sostenía en sus manos –  podemos tener muchos libros en nuestros hogares, pero le aseguro que entre estos pasillos siempre podremos encontrar algo nuevo que leer y disfrutar – así era Dorothea, siempre buscando algo nuevo con lo cual alimentar a su ya demasiado fantasiosa imaginación.

El temor y la vergüenza que hubiera experimentado al encontrarse con Kaleth, quedaba ya olvidado y tanto ella como él, se mostraban mucho más relajados que antes, al grado que Kaleth decidió aceptar el ofrecimiento de ayuda de Dorothea, detalle que hizo a la Rilke realmente feliz.
Por supuesto que puedo llevarle a esos libros. Puedo guiarle a cualquier zona que busque – dijo al tiempo que comenzaba a andar y con la mano le pedía al Reuven que le siguiera – Los libros de leyes portuarias y navales son lo que menos se toca aquí, todos hacen lo que les place en el puerto – sonrió antes de mirarle de reojo –  ¿Para qué busca esos libros, Kaleth?.



Una noche vi una estrella corriendo entre las nubes, y le dije: «Destrúyeme»

The curse:
Inocencia:
avatar
Dorothea Rilke
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 24
Puntos : 25
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 09/05/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El refugio - Libre

Mensaje por Kaleth Reuven el Vie Ago 04, 2017 1:18 am

Le agradó ver que la incomodidad del principio había quedado borrada. La notaba más segura y confiada, sus sentidos le aseguraban que la joven se había relajado en su presencia y Kaleth agradeció eso. Él era un joven relajado, que gustaba de hacer sentir cómodos a quienes compartieran con él tiempo.

-Dorothea, le aseguro que parece usted la dueña de este sitio. ¿Cómo ha llegado a saber tanto de la biblioteca? Imagino que debe pasar mucho tiempo aquí. Dígame la verdad, ¿es acaso la hija de los dueños? Me asombra con sus conocimientos del lugar.

-Claro que sí –le respondió tardíamente-, creo que el crepitar del fuego, el golpeteo de la lluvia contra los ventanales, un buen libro y una copa de vino es todo lo que se necesita para pasar una buena noche. ¿No lo cree así usted también? Claro que si le suma la compañía de una interesante mujer ya el plan mejora ampliamente –le sonrió, sabiendo que podía ponerla incómoda con esa extralimitación, pero así era él, le resultaba inevitable.

La siguió hacia donde ella –que se movía como águila en las alturas- le conducía. El lugar era enorme –principalmente la parte trasera, que con sus filas de estantes semejaba a un laberinto-, había sectores a los que Kaleth jamás había acudido. Rápidamente aparecieron ante él los libros que necesitaba. Se lanzó hacia los tres tomos y los sacó de su posición para poder cargarlos hasta la mesa, eran pesados, grandes y de hojas gruesas...


“¡Fantástico! Me pasaré toda la noche aquí leyendo”, pensó con cierta ironía y lanzó un suspiro.

-Gracias, has sido muy amable. Necesito estudiar de ellos, rendiré un examen sobre las nuevas políticas portuarias. ¿Tú que hacías por aquí con un día tan gris? ¿Solo te atrajo la posibilidad de leer buena poesía? -Sin notarlo había comenzado a tutearla, como si aquel favor hecho por la joven los hubiese unido.

Comenzó a andar hacia el sector de las mesas de estudio -allí había dejado todas sus cosas-, después de todo, si querían hablar un rato más con tranquilidad, ese seguía siendo el mejor sector de la biblioteca.


avatar
Kaleth Reuven
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 24
Puntos : 19
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El refugio - Libre

Mensaje por Dorothea Rilke el Miér Ago 23, 2017 6:03 am

Los comentarios de Kaleth sobre que ella parecía ser la dueña de la biblioteca la llevaron a  sonrojarse y negar de manera firme de un lado a otro.
No soy la hija de los dueños, soy simplemente una visitante frecuente – admitió, recordando por unos instantes a su padre, aquel brillante hombre que inculcara a la Rilke el amor por la lectura – He visitado esta biblioteca desde que aprendí a leer, mi padre solía traerme prácticamente todos los días – observó a un pasillo cercano, mismo en el que podía jurar verse a si misma mucho más joven, acompañada de su amoroso padre, disfrutando ambos de una tarde apacible de lectura – ¿Sabe? Tenía varios meses sin venir – sonrió con algo de tristeza y volvió sus ojos a los del joven que la acompañaba – Pero extrañaba tanto este lugar – y tras decir aquello, apartó su mirada de la ajena, pues lo último que quería era acabar llorando frente a alguien que se mostraba tan amable con ella.

Se llevó las manos a las mejillas, en un intento inútil de ocultar su rostro de la mirada de Kaleth.
Coincido con usted en casi todo, menos en el asunto de la compañía – punto que era precisamente el que la llevaba a sonrojarse y tratar de evitar la mirada del joven – o más bien, no sé como sea estar en esa clase de compañía ya que generalmente cuando leo estoy sola, al menos ahora pues antes tenía la compañía de mi padre – la charla entonces se detuvo, pues la caminata dentro de la biblioteca concluía con la llegada de los jóvenes a la sección donde se encontraban los libros de las leyes portuarias. Con deleite Dorothea observó a Kaleth prácticamente abalanzarse sobre los tomos que necesitaba, como si alguien más estuviera amenazando con tomarlos, siendo que como Dorothea señalara antes, aquellos libros eran los más abandonados.

Una vez que los libros estuvieron en poder del Reuven, fue Dorothea la que comenzó a seguirlo, como si aquella fuera una salida de amigos que se conocían desde hacía bastante tiempo.
No me queda más que desearte mucha suerte en tus estudios, espero que apruebes tu examen – sonrió – Solo… No vaya a tratar de hacer cumplir las reglas portuarias – menciono encogiéndose de hombros – Nadie las toma en serio y cuando alguien trata de hacerlas cumplir, la cosa no termina bien – Y decía aquello con conocimiento de causa, pues una vez su padre la llevó a conocer el puerto y como las cosas se manejaban, siendo ese día el que descubrió lo brutales que podían llegar a ser los marinos.

No fue sino hasta que llegaron a una mesa en la sección de estudio que la Rilke respondió a la duda del joven Kaleth.
Como lo mencione antes, tenía varios meses sin pasarme por aquí así que creí que ya era tiempo de retomar los viejos hábitos – dicho guardo silencio y se encogió de hombros, tratando de restar importancia al motivo que la llevó a alejarse de la biblioteca y que no se atrevía a expresar en voz alta al joven.



Una noche vi una estrella corriendo entre las nubes, y le dije: «Destrúyeme»

The curse:
Inocencia:
avatar
Dorothea Rilke
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 24
Puntos : 25
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 09/05/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El refugio - Libre

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.