Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 04/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Orgullo al amanecer [privado] [+18]
Hoy a las 3:03 am por Imre Vogler

» White lighthing (Priv. Keneti)
Hoy a las 2:50 am por Keneti Harrison

» ¿QUIÉN ROLEA?
Hoy a las 2:19 am por John W. Halsted

» Registro de Avatar [OBLIGATORIO]
Hoy a las 2:17 am por Thackery Laine

» Anna
Hoy a las 2:17 am por John W. Halsted

» juego de coronas - damon landvik
Hoy a las 1:36 am por Györgyike

» Feliz cumpleaños... ¿o no? [privado]
Hoy a las 1:19 am por Cailen Gowan

» Colega (Quetzal Vernier)
Hoy a las 12:24 am por Quetzal Vernier

» Sangre, sudor ... (Danica) (+18)
Hoy a las 12:21 am por Danica Pavlova



Por fin te encuentro... [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Mathieu el Lun Ene 30, 2017 8:58 am

Con su mirada observaba los cinco hombres desparramados por el suelo, a sus pies. No se podía decir que él no hubiera cobrado, pero ellos habían cobrado mucho más, eso desde luego. Recuperaba el aliento con los brazos apoyados en la cornisa de una ventana que daba a aquel oscuro y maloliente callejón, con las rodillas dobladas para tener los hombros a la misma altura que aquella ventana baja. Observaba a sus atacantes con una sonrisa irónica, para luego aspirar fuerte por la nariz, cargando bien un escupitajo con mocos y sangre, que escupiría sobre los adoquines todavía húmedos por la lluvia que había cesado horas antes.

Se separó de la pared, incorporándose, mientras los cortes más pequeños sobre su piel iban cicatrizando a una velocidad sobrenatural. Por ejemplo los cortes en sus nudillos, que cerraron y endurecieron en un abrir y cerrar de ojos. Las heridas de su rostro tardarían bastante más en cerrarse, como la de su labio o su ceja. De hecho la de su ceja sangraba profusamente; y no es que fuera una brecha grande, pero las heridas en esa zona siempre tienden a sangrar como un día de matanza. Se tocó esa herida, que era la que más le dolía, para ver que efectivamente sangraba mucho, y se relamió el dedo para limpiarlo del líquido carmesí. Mientras tanto doblaba las rodillas para recoger su cachiporra del suelo con la mano opuesta; su fiel arma contundente hecha de madera robusta, ideal para portar en una mano y dejar seco al personal con un buen golpe en la cabeza.

- Lo habéis intentado, y habéis fracasado. - Murmuró mientras se relamía la sangre que brotaba desde el lado izquierdo de su labio superior. - Desde luego sois matones, y nunca os había visto. Aunque despierta curiosidad saber cuánto os pagan, prefiero saber quién.

Los cinco hombres le habían asaltado por sorpresa en el callejón, y sin embargo ahora estaban por el suelo retorciéndose por los golpes y las heridas. Uno de ellos intentaba alejarse arrastrándose por el suelo. Mathieu no le dejó, e interrumpió su desesperado intento de fuga pisando su espalda contra el suelo. Aquel tipo giró la cabeza intentando mirarle, intentando aplacarle con una mirada de desesperación. Mathieu, en respuesta, le mostró su cachiporra, pegándola a sus ojos, amenazándole con partirle la cabeza como un melón si no hablaba.

Pero detuvo su mano, y alzó su vista. Todavía con el pie sobre su espalda, Mathieu miró en dirección a la salida del callejón, desde donde escuchaba el sonido de un carruaje pasar... y un aroma que le resultaba conocido. ¿Podría ser... que fuera ella? No, eso era imposible. ¿Qué iba a hacer ella allí? Nunca salía de casa, o eso creía de las veces que estuvo espiándola. Pero aquel aroma... podía distinguirlo en cualquier lugar, en cualquier situación.

En lugar de interrogarle, le propinó una fuerte patada en las cosquillas que le hizo rodar por el callejón con un quejido lastimero, y se separó de él caminando hacia la calle, persiguiendo el aroma de su medio hermana que captaba en el aire.
avatar
Mathieu
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 76
Puntos : 75
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Anaé Boissieu el Lun Ene 30, 2017 4:22 pm

Volvía de haber estado buscando referencias sobre profesores de idiomas en París, tenía varios de ellos, pero a su padre le instó a ampliar conocimientos y mejorar los que ya tenía, le dio varias referencias y le hizo pasearse en busca de profesores que estuvieran dispuestos, siempre en compañía de su dama de compañía, por supuesto. Había sentido cierto jovialidad al recibir un mandato de su padre, que había sido sutil y cariñoso, nada que ver con las demandas de su ansiosa madre, así que estaba especialmente ansiosa de empezar con aquellas clases, pero la noche se les estaba echando encima. Londres no era precisamente luminosa, pero había algo en París que la convertía en una ciudad lúgubre y sin vida en cuanto las luces amainaban.

Así que se montó en el coche de caballos que le llevaba lentamente hacia su casa, cuya ubicación todavía desconocía, la doncella a su lado estaba igualmente cansada y estaba deseando estar en casa. Ella, sin embargo, se sentía demasiado excitada como para encerrarse entre las cuatro paredes de su habitación y contemplaba con ansiedad el exterior con el resto ligeramente girado hacia los ventanales sin cristal que tenía el carro, la brisa le proporcionaba un último vestigio de libertad. Suspirando apesadumbrada, cerró los ojos y disfrutó de la frescura del invierno, asimilando que el día se le acababa.

-¡Señorita!

Abrió los ojos, acostumbrada al apelativo, en el momento justo en el que vio a una silueta en uno de los callejones más estrechos que había visto en la vida, le llamó la atención que alguien estuviera allí dentro y pegándole una patada a alguien….Levantó la cabeza y siguió con la vista el callejón, ¿Realmente había visto lo que pensaba?

-¡Señorita! Su sombrero….

El cochero se detuvo y ella pudo ver cómo su sombrero, diseñado por ella misma, de un azul pastel deslumbrante, de los más apreciados de su colección, giraba en el aire y caía en el suelo. Pestañeó, como si aquello le pareciera un truco del destino...¿Y si lo era?...Bien, nunca había visto a nadie golpeando a otro alguien y desde luego no le parecía una conducta de caballeros pero en su cabeza rondaban las preguntas..¿Por qué? Qué llevaría a alguien a pegar a otra persona...Le parecía algo tan atroz, tan...Inhumano.

Salió sin pensar del coche, al abrir la puerta, la doncella se alarmó.- ¡Señorita, a dónde va!- Mientras escuchaba cómo la mujer gritaba por tercera vez, se preguntó cómo era posible que pudiera conservar la voz. Sacando ya un pie tras abrir la puerta, Anaé contestó sin mirar hacia atrás.- A por el sombrero.-Le parecía lo más obvio de lo obvio. Iba a por el sombrero….¿Qué tenía de malo? Acababa de ver como un desconocido pegaba a otro desconocido, pero no podía ser, sería algún hombre despechado pegándole a algo inanimado, tendía mucho a divagar por su mente y a imaginarse cosas. ¿No se había podido imaginar algo así? Seguramente. Además, estaba leyendo a Mark Twain, estaría soñando despierta...¿O no? La curiosidad le estaba matando, lo mismo podía ver un poquito de algo de lo que fuera que pudiera captar de aquel callejón.

Claro que no era tan tonta, no iba a acercarse, el sombrero no llegaba ni siquiera a estar cerca de aquel lugar, los caballos habían pasado de largo unos cuantos metros, pero era la expectación, la adrenalina de encontrarse a alguien tan bruto y antinatural. Tal vez había sido la necesidad de encontrar algo de entusiasmo en su vida, algo que rompiera con su aburrida y perfecta vida, como aquel que se acerca a un león enjaulado, pero con la suficiente distancia como para estar libre de las zarpas de la bestia. Se sujetó los bajos del vestido azul oscuro, inclinándose para recoger el sombrero huido.
avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 68
Puntos : 49
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Mathieu el Lun Ene 30, 2017 4:44 pm

Aquel aroma en el viento le habían llevado hasta la salida del callejón. Ese matiz dulce y joven, ese matiz del de su propia sangre sobre otra persona, tan sutil y tan evidente a la vez. Un carruaje elegante que se detiene en el camino, y un sombrero que sale volando de él. Y miró entonces hacia la puerta del coche de caballos, para ver que se abría y una joven salía de él. Y la reconoció de inmediato.

Era ella. La había visto desde la distancia, a través de las ventanas y las cortinas de su habitación, en la noche, pero su rostro era demasiado particular como para ser confundido. Y el aroma... el aroma era inconfundible. De todos sus sentidos, de lejos era del que más se fiaba. Allí estaba su medio-hermana pequeña, en uno de los peores barrios de la ciudad, ¿qué hacía allí? Se le ocurrían docenas de lugares más seguros que estar en aquel momento.

Quiso acercarse a ella, sin preguntarse el por qué de aquel encuentro. Destino o azar, con intención o por pura fortuna... ¿importaba mucho? Era secundario, completamente. El primer paso lo realizó con firmeza, pero ya no el segundo. Tenía una pinta horrible. No sólo por sus ropas, pues a ellas debería acostumbrarse su hermanastra. Era por su rostro. Qué mal que su primera visión de él fuera aquella, tan lleno de sangre, y rodeado de enemigos echados por los suelos. Se metió el labio dentro de la boca para chuparlo fuerte, tratando de limpiar toda la sangre que brotaba, como si eso fuera a hacer que dejara de sangrar. Y mientras tanto usaba el puño de su jersey para taponarse la herida de la ceja. El resto de golpes y magulladuras... eran simple y llanamente imposibles de esconder.

- Te llamas Anaé, ¿verdad? - preguntó desde una distancia prudencial donde la penumbra pudiera disimular mejor el rojo carmesí sobre su rostro, y un tono de voz relajado y amable, en claro contraste a la violencia e intimidación que empleaba hacía tan sólo unos instantes - Yo soy... yo soy Mathieu.

Y así se quedó, justo en la esquina del callejón, donde la luz del alumbrado público no le alcanzaba, con una mano sobre la ceja, y dicha mano recubierta u oculta bajo la ropa que empleaba para sujetar la herida, mirándola con sus ojos claros que parecían brillar con luz propia al mirarla, mientras un par de metros a sus espaldas cinco tipos se retorcían de dolor. Se quedó esperando una respuesta.
avatar
Mathieu
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 76
Puntos : 75
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Anaé Boissieu el Mar Ene 31, 2017 3:53 am

Recogió el sombrero del suelo, pensando en lo triste que era que la pequeña emoción se hubiera acabado. Al incorporarse escuchó la voz totalmente desconocida, pronunciando su nombre, lo cual le dejó totalmente atónita aunque su rostro siguiera con esa expresión de muñeca de porcelana imperturbable. Seguro que conocía al hombre o se habían visto antes o se lo habían presentado, pero su memoria no daba para más, no sería la primera vez que no recordaba a alguien.

Observó al desconocido, que no estaba tan cerca como para sentirse sobrecogida, pero tampoco tan alejado como para no darse cuenta de que aquel no era alguien a quien ella pudiera conocer. Seguramente a su madre le daría un infarto si supiera que había establecido contacto con alguien de su posición, la propia Anaé se hubiera dado la vuelta, si no observase las sospechosas gotas oscuras que se escurrían por la manga del hombre, un hombre claramente obrero, por sus ropas..Por sus formas. Estaba confusa, algo asustada también, para qué engañarse. Aquel no era el mejor barrio de París, su doncella estaba petrificada dentro del coche, medio saliendo de él pero sin atreverse a poner un pie en las acequias, como si aquello fuera suficiente para mantenerse alejada de un destino funesto. Pero ante todo, Anaé estaba intrigada.

Además, ¿Cómo iba a dejar a un hombre así...herido..En mitad de la calle? ¿Sería de los que pegaban o al que habían pegado? Desde ahí no podía discernir el alcance de sus heridas, pero si era el que había salido a pie del callejón.... Sufrió un pequeño espasmo, pero aun así su educación tampoco le permitía salir de allí e ignorar el hecho de que alguien le saludara. Si hubiera querido hacerle algo malo, ya lo hubiera hecho….¿No?

Se acercó despacio, dando pasos lentos y un poco dudosos, se notaba que la chica no estaba del todo cómoda con la situación pero estaba mirando la parte del rostro que él intentaba ocultar con gesto preocupado, también curioso..Porque sobre todo era eso. Un desconocido que sabía su nombre y que para colmo parecía salido de las aventuras de Tom Sawyer. Había cosas que superaban su sentido común, que ya de por sí era bastante corto de piernas, y una de ellas era la curiosidad que la atraía como polilla hacia la luz de una vela.- Si, soy yo.- Aunque suponía que no tenía que aclararlo, algo en el tono de voz del hombre le decía que a pesar de haberle mentido, él sabía con quién estaba hablando al contrario que ella. Se moría de ganas por preguntarle quién era, cómo sabía quién era ella que apenas acababa de llegar a París y no veía de qué modo, alguien de su clase pudiera haber tenido información sobre ella, que apenas se oía su nombre en sociedad, pero había cosas más importantes que saciar su conocimiento. Se inclinó ligeramente hacia un lado, observando el lado del rostro que él tan celosamente ocultaba. Extendió la mano, cubierta por un suave guante blanco, que solo adornaba porque el frío estaba claro que no ahuyentaba. Intentó apartarle suavemente la mano del rostro.-..¿Se encuentra usted bien?...
avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 68
Puntos : 49
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Mathieu el Mar Ene 31, 2017 4:16 am

No se movió de su posición, y permaneció inmóvil mientras miraba a Anaé. Aguardaba firme, con la mano en la ceja, a ver cómo reaccionaba ella. Y no reaccionó mal. Eso le hizo esbozar una sonrisa, aunque la mirada asustada de la doncella desde el coche hizo desaparecer esa sonrisa tan rápido como había llegado. Lanzó una mirada furtiva e inquisitiva hacia aquella mujer. No parecía ser su madre, no iba vestida como una dama de alta clase, sino más bien de alguien del servicio. Aun así, no quería ser visto, así que agachó y apartó el rostro, por si la penumbra nocturna no era suficiente.

Tras recoger el sombrero ella se acercó, algo inquieta pero con claridad. ¿Sabría ella a caso quién era él? No, eso sí que no era posible. Que se encontraran en un punto cualquiera de la ciudad era algo muy poco probable, hacerlo justo después de una trifulca nocturna era algo harto improbable, pero que ella hubiera averiguado quién era él... Estaba bien seguro de no haber dejado rastro alguno, de que sus visitas hubieran sido totalmente secretas.

- Estoy bien. - Contestó con el rostro ladeado, pero mirándola de reojo, directamente a ella, a su rostro que se fue haciendo mucho más claro y definido a cada paso que se acercaba. - ¿Tú cómo estás?

Bien, tenía pinta de estar bien. Además, ¿por qué iba a contar nada a un completo desconocido? Tenía su pelo alborotado por la pelea, sin su boina de trabajador, que se había caído durante la pelea. El lado izquierdo de su barba con una franja oscura por la herida del labio. ¿Y cuándo dejaría de sangrar la dichosa ceja?

- Estoy encantado de conocerte al fin... Aunque quizá este no sea el mejor momento. - Dijo no mirando a los cinco apaleados del callejón, sino a la criada del coche, y al mismo cochero que se giraba para ver qué les estaba entreteniendo.
avatar
Mathieu
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 76
Puntos : 75
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Anaé Boissieu el Mar Ene 31, 2017 7:23 am

La doncella estaba preocupada, era obvio, aunque si era por la muchacha o por la que le esperaba al llegar a la casa no estaba del todo claro. El cochero estaba por la labor de bajar y de ayudar a la dama en apuros, que era lo que parecía Anaé en esos momentos, pero en cuanto percibió la mirada del tipo desechó la idea, por algún motivo le había dado muy mala espina y decidió irse con todo, carruaje, doncella y lo que hiciera falta, que por unos francos no iba a dejarse allí la piel en unos barrios bajos. La doncella se sobresaltó, por supuesto, pero estaba dudando entre salir y unirse a su señora o conservar la integridad..Al cabo de unos minutos estuvo claro que prefirió lo segundo.

Mientras que Anaé no se enteraba de absolutamente nada, ni siquiera de las miradas que soltaba el desconocido a su personal. Aunque..Bueno, desconocido..Le había dicho que se llamaba Mathieu. Así, a secas, sin más información, no le sonaba de nada haber oído ese nombre, pero seguía resuelta en verle la cara..Porque era más que evidente que el muchacho había salido mal parado de aquella trifulca fuera de quien fuera la culpa. Suspiró, apretando suavemente los labios por la situación incómoda, no era capaz de hablar ni de centrarse en establecer una conversación formal con ese olor extraño que estaba segura de que pertenecía a la mancha rojiza oscura que había por la ropa del obrero. ¿Le estaba preguntando cómo se encontraba ella cuando era más que evidente que el que estaba más bien mal era él?….Esto era todo muy extraño y que lo dijera ella tenía su chiste.

Ella estaba obviamente bien, tenía una constitución débil, pero no enfermiza, de hecho parecía tener la piel bien cuidada, su vestido era de un gusto y manufactura inmejorable, el tocado que ampliaban el conjunto dejaba claro que no era una mujer cualquiera. Por supuesto que estaba bien, al menos físicamente, anímicamente era ya otro cantar.

Cogió aire, porque se estaba poniendo nerviosa con el hombre allí hecho una piñata. Finalmente, cuando vio que él ocultaba el rostro se terminó de acercar, ella no era así y seguramente no hubiera tocado a un hombre, ni a ningún otro ser viviente ni con un palo de tres kilómetros, pero esta una situación extrema, le estaba viendo herido, que le conociera o no era secundario, no podía dejar a ese pobre hombre ahí tirado en la calle. Le tomó del mentón, con delicadeza, porque ni cuando tenía al convicción de que debía hacer algo tenía esa firmeza, pero aun así apoyó los dedos y con una mirada cálida y suave movimiento intentó convencerle para que finalmente le dejara mirar aquella grotesca herida. Ya habría tiempo para hablar luego.
avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 68
Puntos : 49
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Mathieu el Mar Ene 31, 2017 8:16 am

Pudo ver con claridad cómo el cochero cobarde fustigaba a sus caballos para salir de allí disparados. ¿Esa era la protección que debía ofrecerle los hombres de su padre? Desde luego no era demasiada. No le gustó su reacción, aunque como no hay mal que por bien no venga, ahora tenía la oportunidad de estar con ella sin miradas indiscretas. Ya nadie podría reconocer su rostro.

Y la dama de compañía, ella también era una cobarde.

En cuanto se marcharon volvió el rostro hacia Anaé para verla mejor, y dejarse ver. Seguía con el lado izquierdo bien lleno de sangre, pero la herida era pequeña, muy pequeña. En parte había cicatrizado gracias a su condición sobrenatural, pero también es que la herida nunca fue grande, nunca hubo una gran brecha. Pero las heridas en lugares sensibles como cejas, labios o coronilla tenían este percance, que al ser la piel relativamente fina se escapaba mucha más sangre. Pero él estaba bien.

- No sabes quién soy, ¿verdad? - Era evidente que no, la pregunta era retórica. Pero él sí que sabía quién era ella. - Soy tu hermano. - Dijo de plano, de frente; no le gustaban los rodeos, ni siquiera para revelar una información así. - Bueno, no del todo, porque no compartimos madre... Pero sí padre. Soy tu medio-hermano.

Tampoco sabía cómo iba a reaccionar a algo así. Desde luego él no parecía estar mintiendo, pero era algo difícil de creer, esa información. Bastante complicado de creer era aquel encuentro fortuito. ¿Fue fortuito, se trataba del destino, quizá? Mathieu nunca ha creído mucho en el destino, pero de existir, desde luego debía tener una forma parecida a aquella.

- Pero me gustaría que esto no se lo dijeras a nadie. ¿Podrías guardar este secreto?
avatar
Mathieu
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 76
Puntos : 75
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Anaé Boissieu el Mar Ene 31, 2017 2:25 pm

Anaé tenía unos rasgos extraños, en realidad no tenía mucho parecido ni con su madre ni con su padre, aunque en Londres siempre se decía que era igual que su abuela, que había conseguido pescar a uno de los hombres de negocios más importantes del momento solo por su extraña belleza. Ella no diría que era hermosa, más bien..Eso...Rara. Nadie le había preguntado lo que se parecía a sí misma, su madre decía que era una pena que no hubiera salido más a ella y su padre nunca le había dicho lo contrario, la servidumbre desde luego nada tenía que opinar al respecto, así que la muchacha ni sabía qué le parecía al resto del mundo ni lo tenía muy en cuenta.

Al observar aquella mancha de sangre sobre una de las mejillas del hombre hizo una sutil mueca de preocupación, de desagrado, como si la pequeña herida le doliera también a ella, aunque estaba pensando más en la consistencia pegajosa de la sangre una vez seca y lo difícil que iba a ser quitarla sin tener agua a mano. Mientras él hablaba y la observaba, la dama se palpó el vestido, buscando el bolsillo que por lo general era un adorno para meter un bonito pañuelo que usaría si fuera necesario, aunque nunca se solía acordar de él. Lo sacó y empezó a palpar con infinita ternura y paciencia el rostro del obrero, como si él fuera de porcelana en vez de ella.

No le estaba prestando mucha atención o por lo menos, no lo parecía, ella seguía quitando la sangre, sobre todo intentando limpiar la zona afectada, la del corte, para ver si conseguía taponarla, aunque no tenía ni idea de si eso iba a funcionar o no, porque de cuidados médicos..Cero. Lo que la lógica le decía, ni más ni menos.

La bomba explotó.

Anaé dejó de palpar la herida, se quedó como en una instantánea. Mathieu no podía estar seguro de si estaba respirando o no, pero en esos momentos la chiquilla era digna de colocarse al lado de la Venus de Milo en el Louvre. Después de unos largos segundos, en los que él seguía hablando pero en los que el cerebro de la francesa había colapsado, ni siquiera le estaba escuchando. Oía su voz, como escuchaba el movimiento de carruajes y los tacones en las calles, como algo distante, algo que no le afectaba. Levantó la mirada, apartándola finalmente del punto fijo sobre su ceja en el que se había quedado atrapada y aceptó encontrarse directamente con sus ojos. Aun le costó más de lo que hubiera sido normal..O no...Porque lo que le había soltado no era de poca importancia precisamente. Hacía rato que no pestañeaba, hacía rato que no respiraba. ¿Su hermano? Pero qué estaba diciendo este hombre.

Perdió la fuerza por unos segundos, como si le acabasen de robar la energía de golpe y plumazo. Se tuvo que apoyar en él para que las piernas no cedieran del todo, por suerte antes de hacer aun más el ridículo y caerse al suelo de la impresión, las rodillas le dejaron de temblar, aunque su cerebro estaba intentando buscar conexiones lógicas que no le hicieran perder la razón. Las encontró mucho antes de lo que hubiera sido natural. Había estado a punto de perder los cimientos de su vida, los hilos que mantenían su mente a flote, a duras penas..

La conclusión no podía ser otra: Este hombre estaba loco. De clase baja, después de haber sido brutalmente golpeado y muy duramente, o eso esperaba ella, al pobre le habían atizado más fuerte de lo que en un principio parecía. O simplemente estaba loco desde el primer minuto y ya está. Las dos cosas le valían para tener la locura y la desesperanza a ralla. Sencillamente, era imposible, llegó a la conclusión de que lo mejor..Era darle a ese pobre hombre un poco de satisfacción en la vida. Si quería que ella fuese su hermana, pues lo sería. Pobre criatura.

Después de la crisis existencial, Anaé volvió a palpar la herida del hombre, insistiendo en hacer que dejara de fluir la sangre y de paso limpiarle el rostro que parecía no haber conocido agua y jabón en su vida, como si nada hubiera pasado.- Claro, no se lo diré a nadie, no se preocupe.
avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 68
Puntos : 49
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Mathieu el Mar Ene 31, 2017 2:52 pm

Se quedó quieto ahí donde estaba, pero su cuerpo ya no estaba tieso y rígido como lo estaba segundos atrás, sino que adoptaba un cariz más cercano y cálido. También era una novedad para él descubrir que tenía una hermana, pero él ya lo sabía, desde hacía un par de semanas.

Un par de semanas atrás, cuando tras mucho demorar su búsqueda acabó descubriendo el hogar de su padre, de aquel hombre cuyo nombre arrancó a golpes al cura más anciano de aquel horrible orfanato de Dijon. Investigando desde las sombras, observando desde los tejados, pudo ver perfectamente a través de una ventana cómo su padre, que lo abandonó por ser un hijo no deseado, daba las buenas noches a una dama joven. Porque era muy joven; seguro que no llegaba a los veinte años.

Aunque bien podría ser adoptada, o no ser él el padre, o cualquier otra explicación retorcida del destino. Pero no, era ella. Tenía que ser ella. Podía olerla a metros de distancia, captar su esencia. Y era un cariz tan característico... Se parecía mucho a su propio olor, pero con un toque refinado y distinguido... Pero similar. La genética no engaña, y el olfato del licántropo tampoco.

Ella puso cara de sorpresa, y también de susto. Por supuesto, ¿cómo iba a reaccionar, si no? La respuesta no le agradó del todo, no le creía y... no podía culparla por ello. Seguramente él se hubiera echado a reír o a correr si un loco sangrante se le acercaba en la noche a decirle que era su hermano. No tenía por qué convencerla en aquel momento, le preocupaba más que tratara de contárselo a alguien.

- Es... importante que no se lo cuentes a nadie, ¿vale? - insistió, mientras instintivamente apartaba el rostro cuando ella quiso acariciarle, aunque fuera con un pañuelo para secarle. ¿Siempre era tan amable con los desconocidos? Y la gente que estaba encargada de cuidarla y llevarla a casa sana y salva la habían abandonado de mala manera. - ¿Quieres que te acompañe a casa?

No se dejó limpiar por ella, aunque con aquel pañuelo difícilmente conseguiría dejar su rostro limpio. Y era mejor así, porque a ver cómo justificaba ella luego que su pañuelito de seda, que debía valer más que toda la ropa que llevaba puesta y la que tenía de repuesto en casa, estaba todo manchado de sangre. No era algo fácil de esconder ni explicar.

- No tienes nada que temer por mi parte. Estoy aquí para cuidarte. - Porque eso es lo que hacen los hermanos mayores, ¿verdad?
avatar
Mathieu
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 76
Puntos : 75
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Anaé Boissieu el Jue Feb 02, 2017 8:13 am

Anaé miró al hombre mientras que este insistía en no permitirle limpiarle. ¿Cómo podría estar pensando en llevarle a casa si tenía la cara destrozada? Además, no tenía ni idea de hacia dónde ir para volver a casa.- No se preocupe, el coche me llevará a..-Se giró como queriendo confirmar que el cochero y la criada se encargarían de llevarle sana y salva de regreso. Pero allí no había coche. Ni coche, ni criada, ni cochero. Se quedó mirando el lugar vacío como si intentase comprender su ausencia pero...Tras unos instantes, desistió y volvió a mirar al muchacho, cuando le aseguró que él la protegería.

No le pareció mal hombre...Tampoco actuaba con estricta cortesía, no estaba siendo distante y usando palabras cercanas, sabía que debía tener miedo, desconfiar de él y..Muchas cosas más que ella no sentía. No porque fuera extremadamente incauta, que también, si no porque él..herido y todo, no le parecía alguien hostil. Más bien le parecía...Un perro callejero apaleado.

Anaé alejó el pañuelo de su rostro, solo para mirarle a los ojos..Aquellos hermosos, pero tristes ojos. Últimamente no hacía más que encontrarse miradas así.- No se lo diré a nadie, le he dado mi palabra.-Suspiró, con suavidad.- Antes debe dejarme acompañarle a algún sitio, está herido. Si no me deja hacerlo a mi, vayamos por favor a algún lugar donde pueda ser atendido…- Anaé pensó a dónde podían dirigirse. En su casa, la ama de llaves podría proporcionarle cuidados..Pero..¿Hacia dónde estaba su casa? Se quedó mirando hacia las calles, a ver si podía reconocer alguna..Pero aquel seguramente era un atajo para llegar antes y no era el mejor barrio ni el más apacible. Finalmente,se resignó a admitir la verdad. Miró al muchacho.-...Usted..¿Sabe, por casualidad, dónde está la casa Boissieu?...



Spoiler:

avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 68
Puntos : 49
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Mathieu el Jue Feb 02, 2017 9:45 am

Ni siquiera ella se había dado cuenta de la ausencia del coche, justo a sus espaldas. No hasta pasados largos segundos. ¿Tan poco se preocupaba por su propia seguridad? Porque sí, tener un coche de caballos en aquellas calles era un buen seguro, sin necesidad de estar debidamente protegido o defendido por algunos hombres. Seguramente estaría tratando de asimilar que la hubieran dejado tirada, algo que no le debería haber ocurrido en su vida, seguro. Una vida cómoda y sin nada que hacer, propia de las clases altas.

De pronto estaba en medio de ninguna parte, en un lugar poco agradable, con alguien que acababa de tener una trifulca callejera de lo más violenta. Aquellos que estaban allí para velar por su seguridad habían salido disparados en lugar de protegerla. Y justo aparece un tipo con la ceja y el labio abiertos, que dice ser su hermano, dispuesto a protegerla.

- Sí, sé dónde está la residencia Boissieu. Te llevaré hasta allí.

Ni siquiera contestó a Anaé cuando ella mostró su preocupación por sus heridas y demás. La había escuchado perfectamente, pero él estaba bien. Y le resultaba hasta irónico que ella se preocupara por él, cuando era ella la que estaba en problemas. Sin decir mucho más empezó a andar, confiando en que ella le acompañaría en su camino a casa. Al fin y al cabo si iba a regresar a la casa de su padre era por ella, para ponerla a salvo.

Y tampoco se acordó de sus atacantes, que empezaban a recomponerse y, aunque seguían en superioridad numérica, se habían llevado una buena lección y no tenían ganas de volver a enfrentarse a Mathieu, así que en cuanto pudieron ponerse en pie echaron a correr callejón abajo para desaparecer por el mismo lugar por el que habían llegado. Mathieu ni siquiera se molestó en echarles un ojo, sabía bien que alejaban. Por su acaso, su agudizado olfato le mantendría alerta e informado de su posición y alrededores, mientras escoltaba a su pequeña medio-hermana de vuelta a un lugar seguro.
avatar
Mathieu
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 76
Puntos : 75
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Anaé Boissieu el Jue Feb 02, 2017 12:15 pm

Anaé se acercó a él mientras empezó a caminar, suponía que le llevaría a casa. Estaba un poco inquieta, para qué iba a negarlo, porque no tenía claro si esto lo hubiera hecho con cualquier otra persona..Pero no se había pensando demasiado el hecho de que aquel muchacho además de poder ser peligroso, lo parecía. Sin embargo, a la pobre criatura le faltaba un tornillo y estaba herido...¿Cómo pensar que alguien así podría hacerle daño? Además, si hubiera querido algo de ella..¿No lo habría hecho antes? No tenía forma de defenderse, eso ambos lo sabían, pero la verdad era que Anaé nunca había tenido la necesidad de protegerse de nadie, al menos no que ella supiera.

Rodeó el brazo de Mathieu, aunque tuvo que maniobrar puesto que él no se lo había ofrecido...Pero ella no sabía caminar al lado de alguien sin hacer eso, que para algo le habían educado como a una señorita y, para ella, el obrero era un hombre como otro cualquiera, que además, más loco o menos, le estaba acompañando a casa. Se merecía todo su respeto y la máxima cortesía por su parte, no se le ocurrió indagar en la razón por la que alguien como él supiera dónde vivía. Lo mismo era una persona que le vigilaba noche y día como un auténtico psicótico pero..Ni se le pasaba por la cabeza.

Mientras caminaban, Anaé observaba a su alrededor, no por preocupación, ni por miedo a que algo siniestro pudiera aparecer, más bien caminaba como aquel que iba por los pasillos de una famosa galería de arte cogida del brazo del hombre más respetable del mundo.

Cuando llegaron a los barrios más destacables de París, cambiaron las tornas, no era ella quien llamaba la atención, era él. Por suerte, la noche favorecía a que las calles estuvieran desiertas y la mayoría no supieran ni quiénes eran. Al alcanzar su casa, cuya entrada si reconoció, Anaé tuvo toda la intención de entrar por la puerta principal, como si siguiera con alguien decente y presentable.

Un moza que pasaba bastante apresurada por allí les vio entonces y le ahorró a Mathieu el disgusto de decirle que no iba a entrar.- Señorita..¡Están todos tan preocupados!

- ¿Mmh?..- Anaé miró a la joven doncella, que ahora miraba a Mathieu.- El caballero me ha acompañado a casa, necesita atención.- La muchacha dudó mucho, pero...Era la señorita, ¿Quién era ella para decirle que eso de caballero no tenía nada? No quería enfrentarse a una bronca o a unos golpes por desobedecer, así que la chiquilla dejó lo que estaba haciendo y les guió hacia la cocina, por la puerta del servicio.

A Anaé le dio igual y se movió para ir hacia allí, aun con Mathieu cogido del brazo.



Spoiler:

avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 68
Puntos : 49
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Mathieu el Jue Feb 02, 2017 3:17 pm

Dejó que ella se acercara, pues cuanto más cerca estuviera ella mejor iba a poder protegerla. Apartarla de gente que quisiera hacerle daño, o simplemente tenerla a mano por lo que pudiera ocurrir. En aquellos momentos a Mathieu le guiaba más el instinto que la razón, así que como tal se comportaba como alguien protector, casi territorial, hacia su hermana. Aunque no, ni siquiera era su hermana e hijos de la misma madre. Porque su padre no habría cometido el mismo "error" dos veces, ¿verdad? Y con la misma mujer. Que, por cierto, ¿qué era de su madre?

Lo que sorprendió al licántropo fue quisiera cogerse de su brazo. ¿Hasta tal extremo llegaba la confianza entre ambos, si se acababan de conocer? Eso sólo podía ser algo bueno. Quizá ella también sentía que eran familia, de la misma carne y la misma sangre. Pero, ¿era eso posible? Las personas normales no tenían esos dones. ¿Sería ella también alguien marcada por el lobo, y tenía sus mismas habilidades? Era una posibilidad, pero por la firmeza con la que se agarraba a su brazo parecía más bien que, simplemente, tenía miedo y estaba totalmente perdida. Y un desconocido le ofreció su ayuda, y estaba agarrándose a un clavo ardiendo.

Aquel "clavo ardiendo" la guiaría hacia casa. No tomaría una ruta evidente o recta, porque algunas calles eran demasiado peligrosas... o demasiado poco, y si veían a alguien de su condición con ella podrían hacer preguntas o molestarles, en definitiva. Y le daba igual que apareciera el agente de policía más caballeroso y honrado de toda París (si es que existía algo así); nadie iba a protegerla mejor que él. Así que él mismo la llevaría hasta la puerta de su casa, donde la dejaría en manos de aquellos que cobraban y se ganaban la vida protegiéndola.

Las calles buenas... esas no se las sabía tan bien. Él era una criatura urbanita y callejera... muy callejera. Pero había ciertos barrios que, bien por desinterés o bien por no ser rechazado y tener que aguantar aquellos plastas clasistas, prefería no visitar demasiado. Aunque en las recientes visitas a la residencia Boissieu había aprovechado para conocer y reconocer mejor el terreno que rodeaban la casa de su padre y de su hermanastra, desde luego recorrerlas de noche con ella del brazo cambiaba mucho el juego. Pero llegaron. Y ella en ningún momento lanzó ninguna indicación, lo cual le hizo sorprenderse mucho.

- ¿Es que no sabes dónde vives? - Ya estaban prácticamente llegando, y ni siquiera la misma calle ella parecía reconocerla. ¿Que no se habría equivocado de muchacha y era alguien que se parecía enormemente a aquella jovencita que había visto por las ventanas... y que además olían igual?

Llegaron a la casa y ella llamó a la puerta, mientras él intentaba librarse de su brazo y separarse de ella. - Bueno, aquí estarás a salvo... Deberías tener más cuidado cuando salgas de casa, no siempre voy a poder estar ahí para prote... - Su frase se vió cortada súbitamente por la puerta al abrirse, y aquella mujer del servicio mirándole con gesto... ¿horrorizado? ¿asqueado? ¿Todo lo anterior? Agachó la cabeza y confió en que ella no pudiera reconocer bien su rostro, dejando que sus mechones de pelo le cubrieran, especialmente la sangre que le coloreaba la tez de rojo carmesí.

Debía salir de allí, no estaba en buen lugar. No quería encontrarse con su padre, no quería... Porque temía no controlarse. Pero ella le tenía aferrado y, si tiraba de su brazo, temía dañar a su hermana, que desde luego parecía de porcelana. Cruzó los pasillos con la cabeza baja, para que al menos no pudieran reconocer bien su rostro en otro momento. - Deberías soltarme ya, Anaé. Yo debería irme, no debería estar aquí.
avatar
Mathieu
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 76
Puntos : 75
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Anaé Boissieu el Dom Feb 05, 2017 8:12 am

En realidad, cogerle del brazo era pura costumbre, como tratar de usted o ser educada, eran reacciones tan profundamente arraigadas que no se lo había pensado dos veces. Cierto era que no sentía temor hacia él, que realmente pensaba que no le iba a hacer nada pese a la facha que traía.
La pregunta le sorprendió...Levantó la vista hacia él durante unos segundos, mirándole con aquellos inmensos ojos.- ..Mmmh..La verdad es..Que no lo recordaba.- Agachó la mirada unos segundos, algo avergonzada por admitirlo, pero no tenía nada que ocultar. No conocía París, no conocía sus calles y desde luego su memoria no retenía algo tan poco llamativo como al dirección de su casa cuando lo normal era ir acompañada o llegar en coche.


- No diga tonterías, me ha ayudado y está herido..¿Cómo puedo dejarle ir así? No, claro que no.- Le guió hasta las cocinas, desde ahí se podía escuchar el jaleo de los pisos superiores. Una estridente voz de mujer daba órdenes y ponía a todos en su sitio. Anaé no era capaz de acostumbrarse al excesivo carácter de su madre, pero no tenía más remedio. Guió a Mathieu hasta una de las mesas del servicio y le hizo sentar en una silla, como si el que fuera de porcelana fuera él. - ¿Podría traerme agua caliente y unos paños limpios, por favor?- Anaé habló a la joven sirvienta que les había guiado y asintió con la cabeza desapareciendo en seguida. Su madre seguía despotricando arriba. No tardó mucho en volver la muchacha. Anaé cogió el paño y lo dobló con todo cuidado, como si fuera un experta en este tipo de atenciones, nada más lejos de la realidad, pero no quería que él se fuera sin ser atendido. Lo humedeció y luego se inclinó un poco sobre él, empezando a limpiarle, ahora con más facilidad, por el agua.- No debería pegarse así..-Musitó, mientras limpiaba con mucha delicadeza los bordes de la herida abierta, aunque no parecía muy grave.



Spoiler:

avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 68
Puntos : 49
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Mathieu el Dom Feb 05, 2017 9:26 am

Ni siquiera sabía dónde vivía. Esa sí que era buena. Se podía disculpar por el hecho de que ella no hubiera vivido en Francia hasta hacía unas pocas semanas. Pero de ahí a no tener referencia ni siquiera de una dirección... Al final, él mismo le chivaría la calle y número de su residencia. Por si terminaba perdiéndose otra vez.

Entró en aquella casa en contra de su voluntad. Detestaba estar bajo el mismo techo que su progenitor, y los gritos de aquella mujer le estaban poniendo de los nervios. - Voy a estar igual de bien aquí metido que en la calle, Anaé. Pero este no es un lugar seguro para mí. - Supuso que ella entendería el por qué, por su enorme secreto. Un secreto capaz de romper una familia como aquella. Y una familia rota tendía por no proteger bien a sus miembros, y eso era lo que más le importaba en aquel momento. Aunque, si la cosa se ponía muy mal, desde luego la acogería en su casa y cuidaría de ella. Pero eso no era lo mejor, ¿verdad?

- Tu madre está muy preocupada por ti... ¿por qué no vuelves arriba y estás con ellos? - Y aprovecharía para marcharse y dejarla con su gente, confiando en su palabra, o más bien en su silencio. Se dejó tratar por ella, aunque realmente ya no quedaba nada. No sólo su cuerpo cerraba heridas a una velocidad sobrenatural, es que los cortes que le habían hecho tampoco eran de gravedad. Pero sí resultaban aparatosas al estar en zonas de piel fina que, por lo tanto, sangraban mucho al menor rasguño.

En cuanto la doncella les dejó solos se sintió un poco más... cómodo. Dejó de esconder su rostro y la miró con claridad, incluso destensó el tensado cuerpo, bajando las manos relajándolas sobre sus piernas. Había tomado asiento en el borde de una mesa, y aun así tenía que agachar un poco la cabeza para tenerla a la altura de su preocupada medio-hermana. - Déjame ya, que estoy bien, y ve con ellos, anda.
avatar
Mathieu
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 76
Puntos : 75
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Anaé Boissieu el Jue Feb 16, 2017 4:03 pm

No, Anaé no se imaginaba por qué él iba a estar en peligro allí. La casa era cálida, al menos en cuanto a temperatura se refería, porque estaba totalmente vacía de sentimientos. No le hizo demasiado caso y siguió limpiándole el rostro con completo cuidado y diligencia, procurando que ni un solo pelo de la barba quedase manchado. Para ser hermano, Mathieu era bastante grande o tal vez ella muy pequeña en comparación.

Levantó la vista hacia él y dejó finalmente la gasa dentro del agua caliente, observándole. A ella le parecía una criatura sin maldad...¿Qué había hecho que se golpease..?¿Qué le habría preocupado tanto?

Negó suavemente con la cabeza y se despreocupó en cuanto al comentario de su madre.- Ella está demasiado ocupada imponiéndose.- Suspiró, seguramente Elizabeth Boissieu estaría más preocupada por la reputación de su hija y el castigo que iba a infligir a sus criados que en lo que realmente le hubiera pasado. Prueba de ello era que no había bajado inmediatamente a comprobar el bienestar de su hija, como hubiera hecho cualquier otra madre.- ..¿Qué ocurrirá con usted..? ¿A dónde irá?- Por alguna razón, se sentía cómoda con él, era como aquella presencia en el exterior, que parecía saber en qué momento estaba tan inquieta como para no dormir, esa presencia aparecía y se sentía calmada, podía conciliar el sueño..Era la misma sensación que tenía con Mathieu...Aunque sabía que era imposible.



Spoiler:

avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 68
Puntos : 49
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Mathieu el Jue Feb 16, 2017 4:54 pm

No se iba a quejar del trato agradable que ella le estaba dando, eso desde luego. Desde que conoció de su existencia se había estado preguntando, casi imaginando, cómo sería el encuentro con ella. Cómo iba a reaccionar cuando se lo dijera, cómo iba a ser todo. Pensaba que iba a salir mal, que ella le iba a rechazar por ser un desconocido, alguien pobre de la calle. Un loco. Ni en sus expectativas más optimistas estaba creer que estaría allí, con ella, en una situación así.

Anaé era una caja de sorpresas. Y, hasta ahora, para bien. Mathieu estaba encantado. Aunque ahora le preocupaba un poco que ella no entendiera la gravedad de su presencia allí, que no debían saber que él existía. Porque quizá su padre reaccionara negativamente, quisiera acabar con él. O peor aún, enviarla lejos, de vuelta a Inglaterra por ejemplo, y alejarla de él. Ya le había arrebatado una vida, y unos padres. No iba a dejar que le arrebatara a su hermana también. Pero claro, acabar con ellos dejaría a Anaé en la calle. Por supuesto que él la acogería y no le faltaría de nada, pero... ella no estaba hecha para vivir entre los trabajadores y marginados de la sociedad industrial. Desde luego que no.

- Yo estaré bien, velando por ti y por los míos. Tú acostumbra a no bajar de tu coche de caballos en callejones extraños y oscuros y estarás bien. Digo más; no bajes de tu coche de caballos cuando salgas de casa. - ¿Realmente estaba dándole esos consejos tan evidentes?  Bueno, que bajara a atenderle en la calle no era la mejor idea. No debería haberlo hecho. Y sin embargo lo había hecho y estaban allí, y Mathieu era feliz. Estaba algo preocupado pero era feliz, ciertamente. Qué contradictorio, paradójico y confuso era todo a veces.

Dejó que le limpiara un poco el rostro y la barba, y aprovechó de manera casi furtiva que separara las manos de su cara al humedecer el paño para ponerse en pie. Así el acceso a su rostro quedaba un tanto más complicado, alejado. No podía retrasar demasiado su salida de allí. Ya le había visto una mujer del servicio; ya era demasiada gente que sabía que existía. - De verdad que tengo que irme. Pero volveré a verte. Si... si necesitas algo de mí deja un trapo colorido colgando de la ventana de tu habitación, para que pueda verlo. Pero no lo hagas muy evidente o alguien podría sospechar y llamarte la atención. - Se permitió entonces darle una leve caricia en la mejilla, cariñosamente. Esperó que ella le acompañara hasta la salida; recordaba más o menos el camino, pero si ella iba delante podría detenerle si había moros en la costa.
avatar
Mathieu
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 76
Puntos : 75
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Anaé Boissieu el Miér Feb 22, 2017 12:37 pm

Anaé también estaba contenta. Estaba cómoda con aquel desconocido y se notaba que él también, estaba siendo amable con ella, nada de la brusquedad que acostumbraba a tener en casa. Loco o no, no le importaría que aquel fuera en verdad su hermano si para todo en la vida era tan sumamente bueno. Se apartó, porque no tuvo más remedio y le dejó alzarse. Se secó las manos diligentemente y luego asintió con la cabeza, aunque sentía algo de pena por dejarle marchar, no quería hacerlo, le gustaría preguntarle por su vida, por cómo había llegado hasta allí y cómo era, en general. Tenía verdadera curiosidad. Asintió con la cabeza, alegrándose de que su hermano quisiera hablar con ella de nuevo, no era lo normal..La gente solía evitarla en la medida de lo posible.

Comprendió que había decidido que aquel hombre era su hermano. Le acompañó tranquilamente a la salida y de hecho, incluso abrió la puerta. Como había dicho, las voces de su madre se oían perfectamente desde allí, estaba despidiendo a la criada y al cochero que habían vuelto sin su hija, pero ni siquiera se había molestado en comprobar que ella estuviera bien. No dejó que se marchase inmediatamente, mirándole con media sonrisa.-...¿Es usted quien a veces me observa desde la calle...?- Porque tenía sentido que a veces sintiera esa paz y seguridad, cuando "algo" le reconfortaba, aunque no hubiera podido adivinar que era un sentimiento real y no uno producto de su imaginación. Si aquel hombre vigilaba sus sueños tenía que ver que fueran plácidos. Aunque también había otra presencia que le provocaba...Justamente lo contrario..¿También le pertenecía a él?..Lo dudaba mucho..Es que Mathieu parecía....Tan tierno..Y bueno.



Spoiler:

avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 68
Puntos : 49
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Mathieu el Vie Feb 24, 2017 8:20 am

Mathieu no era una persona pacífica ni relajada. Bueno, quizá en el pasado, pero ya no más. Sin embargo con aquella muchacha era completamente diferente. La gente que le conoce alucinaría de verle tan dulce y amable con aquella joven. Hasta él mismo se sorprendía de la bondad que despertaba en él su hermana. Quizá sea lo único bueno de tener el padre que tenía. Había sido toda una suerte encontrarla, mucho más que ella le recibiera tan bien. Estaba encantado.

Pero tenía que irse. No podía dejar que le vieran con él. No había otra forma de justificar su interés por ella salvo contar la verdad, y no quería que se supiera. Y, aunque no la supieran, seguro que su familia intentaría protegerla y separarla de él. No veía otra solución por el momento, debería velar por ella desde las sombras. - Sí, soy yo. Puede que sea yo, ¿crees que puede haber alguien más? - Porque no sabía nada de ella, pero tampoco había detectado a nadie más que la mirara a través de la ventana en las noches. Aunque tampoco estaba todas las noches vigilando la casa. Temía que hubiera alguien rondándola, vigilándola también, pero con intenciones no tan buenas.

Empezó a caminar junto a ella para salir de la casa. Si ella no le acompañaba se marcharía solo, de todos modos. Y ya poco o nada había que pudiera hacer por retenerle allí, porque debía marcharse. Supuso que ella entendería el por qué de tanto secretismo, de mantener una relación de hermanos oculta. - Tú pórtate bien, y recuerda lo que te he dicho por si necesitas algo de mí. Yo cuidaré de ti. - Repite, porque no tenía mucho más que contarle; salvo que recordara mantener el pacto en secreto. Tenía tantas preguntas sobre ella... y ella seguro que quería saber sobre él. Pero ya no podían estirar aquella reunión mucho más, por el bien de ambos.
avatar
Mathieu
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 76
Puntos : 75
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Anaé Boissieu el Mar Feb 28, 2017 3:31 pm

Caminó con él hacia al salida, desde luego, aunque no le apetecía separarse de su hermano para nada. Quería que se quedase porque..Podía ver en Mat alguien con quien hablar, alguien que lo hiciera por gusto y no simplemente por ser amable. Le miró, apretando los labios, sabía que no podía quedarse y que él no quería pero..Le costaba dejarle marchar. Pensó en aquello que sentía cuando estaba en su habitación, podía distinguir claramente una presencia que le perturbaba y la otra...La otra era mucho más complicada y sofocante, como si estuviera siendo invadida y la otra..Protegida. Sabía que la de su hermano era definitivamente la segunda, porque en estos momentos solo podía sentir la amabilidad y la sincera preocupación que emanaba de él..Aunque, siempre cabía la posibilidad de estar equivocada con ese hombre. - No se..Pero es verdad que a veces estoy incómoda..Igual fue usted, no lo se..- Suspiró, indecisa.- pero..¿No hay ningún lugar donde pueda ir a buscarle si lo necesito..?

Porque la idea de dejar un pañuelo y esperar se le antojaba pésima. No era impaciente, pero según en qué situación tal vez iba a necesitar un hombro amigo en el que apoyarse y además..Quería saber muchas más cosas de él.



Spoiler:

avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 68
Puntos : 49
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Mathieu el Vie Mar 03, 2017 12:22 pm

Tenía algo de apuro por salir de allí, pero no tanto como para volverse imprudente. Avanzaba tranquilo y con paso silencioso, y asomaba por las esquinas antes de cruzarlas para no dejarse ver por el servicio, o por quien pudiera cruzarse con él en aquel momento. Tampoco él quería irse, hacía mucho tiempo que no se encontraba tan bien, tan cómodo con una persona; una persona que además resultaba ser su hermana, aunque seguramente de madres diferentes. Pero si no se marchaba ya, seguramente no podría volver a verla. No sin demasiadas complicaciones. - No sé, no me gustaría que te perdieras por el camino, y fuera peor el remedio que la enfermedad. Pero si estás en un apuro, en un verdadero aprieto.. puedes ir a la zona de las fábricas - Miró de reojo un libro de notas que había por la cocina, seguramente donde anotaban las órdenes de la señora de la casa, o bien hacían la lista de la compra. Arrancó un pedazo de papel y anotó con un lápiz una dirección, que dobló y dejó en la mano de Anaé. - Ten, no lo pierdas. Y no le digas a nadie sobre esta dirección, ¿vale?

Sin moros en la cosa, Mathieu abrió la puerta que daba a la calle y marcharse definitivamente. - Pero no te preocupes. Seguro que no te ocurre nada malo. Intentaré volver en las próximas noches y podremos hablar en tu habitación, ¿si? - Le dejó una suave caricia en el rostro, con cariño, y luego se marchó por la calle con paso rápido, antes de que nadie le viera, y antes de que el cariño le impidiera alejarse de allí.
avatar
Mathieu
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 76
Puntos : 75
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por fin te encuentro... [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.