Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Trapped In The Night ~ Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Trapped In The Night ~ Privado

Mensaje por Naxel Eblan el Jue Feb 16, 2017 6:38 am

La primera vez que había visto aquella vampira había sido una de las noches de cacería, solía salir todas la noches de caza y le prestaba especial atención aquellas noches donde la luna llena brillaba en el firmamento. Siempre iba preparado con dagas de plata y también de estacas de madera por si me cruzaba con algún vampiro indeseable, y así poder acabar con su miserable vida de no muerto. Aquella noche no iba a ser distinta, los vampiros solían escoger los lugares más recónditos para acometer sus crímenes y así poder beber de la sangre de estos. Los callejones eran un lugar perfecto, la mayoría de los parisinos no pasaban mucho por ese lugar de la ciudad y para ellos les brindaba una coartada al ser como un laberinto interminable de callejuelas. Fue ahí donde me dirigí aquella noche con la esperanza de encontrar alguna presa que aliviara la frustración que me recorría el cuerpo.

Hacía un par de días que había escapado de una emboscada hecha por licántropos junto a otra cazadora, la sola mención de recordar a Astrid y cómo me había guiado hasta la boca del lobo hacía que mí ira creciera por momentos. Había tenido que retirarme del campo de batalla cuando aquello era algo que jamás hacía, pero que en aquel momento fue necesario para la supervivencia porque nos superaban en número. Sabía que aquella manada seguiría buscándome incansablemente hasta dar con mí paradero, por lo que necesitaba distraer mí mente con alguna presa a la que matar y con la que bañarme en su sangre.

Fue entonces cuando me percaté de un pequeño grito que provino de uno de los callejones, mí vista se fijó en el lugar y me di cuenta de que estaba poco iluminado… perfecto para matar a alguien y que nadie pudiera verte. Cuando me acerqué preparado para enfrentarme a cualquier ser de la noche con lo que me encontré, sin embargo, una sombra desapareció del callejón y fue con un cadáver lo que había sentado en el suelo, el cuello girado hacia un lado y un rastro de sangre en este. Al acercarme me pude dar cuenta de que no tenía pulso y que estaba sin vida, una marca de carmín como rastro junto a los orificios de la herida por los colmillos fue lo único que me hizo saber que pertenecía a una vampira que había estado bebiendo hasta la última gota de sangre de aquel pobre infeliz. Eso, junto a un pañuelo de seda bordado con unas iniciales… alcé mi vista pero no pude ver a su dueña, gruñí por haberse escapado y dejé el lugar para poder encontrar otra presa.

Habían pasado ya varios días desde que había encontrado aquel cadáver y el pañuelo que era lo único que tenía de aquella vampira, sabía que había muchas en París pero no con aquellas iniciales. Sería muy estúpida si se registraba de alguna manera en la ciudad así que como buen cazador que era, intenté conseguir un “rastro”, algo que me llevara hacia la dueña para poder matarla. ¿Por qué ella? Podría haber matado a cualquier otra vampira, podría haberme contentado con alguna muerte aunque no fuera la suya… sin embargo, no me gustaba dejar algo a medias. Debí de haberla encontrado esa noche, y debí haberle dado muerte. Moviendo algunos hilos que tenía, y al tener la reputación de la calle de ser un asesino despiadado, conocía a gente variopinta que podría ayudarme a encontrarla.

Me gustaba rastrear por mí mismo a la presa, pero aquella vez necesitaba que alguien pudiera encontrar alguna pista que me llevara a ella. Solo tenía unas iniciales bordadas en un pañuelo y la certeza de que era una mujer. Si tenía alguna propiedad, algún registro que coincidiera con esas iniciales… la encontraría. ¡Bingo! Alguien había encontrado varias coincidencias con esas iniciales, y pronto comencé a investigar si eran vampiras o no. Al final, tras una semana en la que conseguí investigar todos los nombres que me habían dado di finalmente con aquella que estaba buscando… Hathor. Un nombre de lo más extraño y del que pocas personas tenían, vampira, de la clase alta. Y la había estado siguiendo.

Fue fácil aparentar ser un simple humano más que desconocía aquel mundo de seres sobrenaturales, fue fácil ver sus movimientos y saber algunos de sus patrones. Debía de idear algo para atraerla y que cayera en una trampa, algo con lo que poder cazarla y que ella no estuviera en una situación que le fuera ventajosa. Ahora que sabía sus movimientos y por donde pasaba con más frecuencia decidí que, si quería que cayera en ella, debía de ser algo simple que no pensara que pudiera ser alguna trampa. La forma más fácil era atraerla con sangre, aunque aquello podría atraer a algún vampiro que no fuera ella… pero valía la pena intentarlo.

Para ello la víctima fue un pobre hombre que salió borracho de una de las tabernas, la presa perfecta para atraerla. Lo seguí de forma sigilosa hasta que pasó cerca de una entrada a los callejones, con fuerza lo agarré por el cuello y tiré de él escondiéndolo en las sombras haciendo que perdiera el conocimiento. Lo llevé hacia un callejón que no tenía salida, olía a alcohol pero una pequeña herida hecha con una de mis dagas hizo que la sangre brotara de uno de sus costados y comenzara a manchar su ropa. Había preparado una pequeña trampa por si decidía salir por los tejados, estacas de maderas que se activaban como si fuera una trampa de cazador le cortarían el paso.

Yo me situé en uno de los tejados desde donde tenía mejor ángulo, si quería escapar tendría que pasar por donde yo estaba e iba a presentarle una batalla de la cual no tuviera escapatoria. Tenía las estacas preparadas en una funda, la ballesta cargada con flechas de madera dispuestas a surcar el aire para atravesar su piel… todo preparado para darle la caza que se merecía. Una sonrisa ladina se formó en mis labios y la adrenalina me recorrió el cuerpo, como un chute, ante la idea de matarla. Estaba deseando hundir la estaca en su oscuro corazón. Por fin el diablo iba a bailar esa noche, en cuanto la vampiresa cayera en la trampa, y comenzara el baile. Mí demonio interior me pedía un festín de sangre, un festín el cual la invitada de honor... sería ella




Broken pieces:


Team Hunter:


 
avatar
Naxel Eblan
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 80
Puntos : 91
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 28/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trapped In The Night ~ Privado

Mensaje por Hathor Aranki el Dom Mayo 07, 2017 7:36 am

La luna se asomaba, de nuevo, en el firmamento. Sonreí, mientras observaba a uno de mis nuevos súbditos olfatear algún rastro de sangre. Me mantuve dentro del carruaje, a la espera de que alguno de esos pobres diablos me avisara de algo. No tardaron demasiado, uno de mis nuevos hombres apareció ante mi vista, con la cabeza agachada mostrando su respeto hacia mi.
-¿Y bien? - pregunté al ver que no decía nada. Todo el empezó a temblar al escuchar mi voz, provocando que me riera por lo bajo y acariciase su cabeza. - No tengas miedo, pequeño. Compartiré la presa contigo. - le dije para ganarme su confianza. Debía actuar como una buena madre para todos ellos, ya que sin su amor y pasión hacía mi, no tendrían ningún motivo para arriesgar sus vidas por protegerme o servirme. Levantó la cabeza poco a poco, con una pequeña sonrisa. No debía tener más de 15 años, debía de ser un joven de clase baja que estaba en el sitio y momento equivocados. Le sonreí de vuelta, dándole el coraje suficiente para poder responderme.
- Mi señora, hemos encontrado un rastro de sangre entre los callejones. Parece de un hombre borracho pero es lo único que hemos encontrado hoy... - su voz se fue apagando, como si se arrepintiera de no haber encontrado nada mejor. Erguí la espalda, mientras salía del carruaje y esperaba a que aquel joven me guiara hasta el cadáver.
- Es mejor que nada. ¿Verdad? - respondí a sus palabras, manteniendo la sonrisa a pesar de que odiaba alimentarme de gente de clase baja. Pero debía alimentarme cada día para mantener mis poderes y mi cuerpo fuertes. La debilidad no entraba dentro de mis planes de futuro.


Seguí a mi lacayo, en silencio, hasta que me señaló un pequeño callejón oscuro. Lo observé, notando como el olor de la sangre impregnaba cada rincón de la zona. El joven parecía nervioso, como si estuviera ansioso al oler aquel aroma que tanto nos gustaba a los de nuestra especie. Me acerqué hasta el, bajando la cabeza para poder mirarle a los ojos.
- Antes te he dicho que compartiría la presa contigo, así que vamos a cenar, pequeño. - pasé la mano por su hombro y caminamos juntos hasta el hombre. Estaba inconsciente, posiblemente gracias al alcohol, y tenía un corte en uno de los costados de su cuerpo. Entrecerré los ojos, mirando de reojo a la entrada del callejón. Algo iba mal, podía sentirlo en el ambiente. Mi joven lacayo me miró, pidiendo permiso para poder atacar el cuerpo del hombre. - Adelante, pequeño. - le sonreí, dándole permiso para poder alimentarse.

Continué observando los alrededores unos segundos más, en busca de ese extraña aura que se cernía sobre el lugar, pero no vi nada. Me recogí el vestido, para no ensuciarlo tanto con la suciedad del suelo y me agaché, dispuesta a alimentarme. Justo cuando iba a clavar los colmillos en el cuerpo de nuestra cena, mi olfato captó un olor sobre nosotros. Un olor el cual relacionaba con los cazadores.



just doing my stuff:

avatar
Hathor Aranki
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 37
Puntos : 18
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 06/02/2017
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.