Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA HUMAN HUNTING - PARTICIPAN ALICE D. DEFORT Y MEFISTO TEMPORIS - PARTICIPAN ELORA PAINE Y HÖOR CANNIF UNITED WE STAND, DIVIDED WE FALL - PARTICIPAN AXEL BLACKMORE, XARYNE ACKERMAN, GAEL LUTZ, ELORA PAINE THE HAUNTING - PARTICIPAN PIERO D'PÁRAMO & DOMINIQUE DE BRICASSART EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 16/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Amh [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Amh [Privado]

Mensaje por Darren Farquharson el Sáb Feb 18, 2017 2:35 pm

Candente; su cuerpo había sufrido un impacto al borde de una muerte antes de tiempo, la pelea clandestina en la que le metieron, era nada menos con animales, iba a pelear contra un león siendo un licaón, un combate extremadamente brutal, mucha sangre se perdió, demasiadas heridas propiciaron, uno como al otro se estaban matando. No bastó con que las garras, ni del hocico les sirviera para vencer, llegando al grado de despedazar segmentos, arrancarse la carne, todo fue un impacto, que en el ruedo se demostró las grandes habilidades de cada uno, más el que se llevó por completo la bulla, fue Darren; sus fieles apostadores se la jugaron con él, unos sí apostaron contra el león, la sorpresa fue que aquel asqueroso, repugnante y apestoso licaón resultara ganador. Todo en esa pelea era aceptado: las trampas, los bajos golpes, hasta las mañas. Lo que no vieron, es que su capacidad es tremenda, que la manera de amaéstralos es totalmente diferente, pues en él, a base de dolor, de golpes y peligrosas situaciones aprendió a soportar el daño, el desafiarse a sí mismo, que por el león, no se podría decir lo mismo. Tuvo que morir, hubiese sido él, pero supo cómo acabarlo, lo trato como a una carnada, lo desmembró, y despedazo lo suficiente para que muriese desangrado, pero el golpe letal fue arrancarle un gran trozo de carne de la garganta, el incrustar las garras a su entrañas, que era peligroso dejarlo en ese estado. Le abrieron el paso para que se echara a correr, (la mayoría ya sabía que después de quedar victorioso le regalaban la libertad, pero en realidad nadie sabe nada, lo dejan correr porque en ese grado ni su dueño lo puede domar, debía tranquilizarse para así poder volver), por lo que echó andar sus cuatro patas, (con solo cuatros dedos en cada una) ensangrentado, malherido, cojeando de una pata, sin ser impedimento. De una altura de 75 cm, midiendo entre la cabeza y el cuerpo 141 cm, con un peso de 34 kilos, tan corpulento, teniendo dos orejas grandes y redondas, mientras se desplace, se puede percibir su pelaje tricolor, con manchas negras, blancas y óxido distribuidas, a excepción del morro y garganta, son negros y la cola blanca. Emitiendo sonidos chillones, tenía hambre, debía tragar algo, recuperar la fuerza, que corrió hacia los matorrales, empleando sus orejas para acechar a su presa, la halló, un kudú macho, tan apetecible, se le cae la baba del hocico, la mayoría diría que está rabioso, pero, ¿a quién le importa?

Por lo que se dispuso a  correr hacia este, colgándose de su pecho, sosteniéndose con una pata en su cuerno, había abierto el hocico para que se sostuviera de su carne tras morderle, que así cómo fue la mordida tiro de esta, una fiebre le recorría el cuerpo, la aceleración de cada órgano, rugiendo sus entrañas, se pasó de un trago el trozo de carne, balanceándose para estar en su lomo, mordiendo y arrebatando, devorándolo poco a poco sin matarlo, así se llevó el tiempo, hasta que no pudo más el kudú y cayó, agonizante. No miente, trato de defenderse, pero pudo más la demencia de su cuerpo que un viejo animal que ha olvidado su instinto de supervivencia. ¡Pudiendo más la agresión!

Asquerosamente tragaba, masticaba, manchándose por completo el hocico de esa linfa, su pelaje salpicado por la misma y las garras ni se diga, escarbaba entre la piel, desesperado por la carne, pasándose de un trago. Lentamente la satisfacción le palpaba el interior, como si no le hubieran dado de tragar por años, chirriante siempre por las heridas expuestas que con la alimentación, podría acelerar el proceso de sanación, más dolía, era un jodido padecer que no hacía caso, lo alimentaba con la sangre, se perdía en el olor pútrido y la exquisitez de ese banquete.


«Soy mi propio demonio, y hago de este mundo mi propio infierno…»
Marbhtach fistsi:
avatar
Darren Farquharson
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 15
Puntos : 13
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amh [Privado]

Mensaje por Itzak Azlor el Lun Mar 13, 2017 10:15 pm

El tiempo avanzaba de manera tortuosa y maldita. Hubiese preferido mil veces morir a la par de mi amo antes que estar en ésta blasfema confusión. París no prometía nada a alguien como yo, quizás las expectativas de compararlo con la tierra donde me había criado me habían formado un concepto demasiado errado sobre lo que esperaba encontrar y es que la búsqueda de los otros dos seres con los que compartía sangre se volvía cada vez más efímera, parecía que el mismísimo diablo los hubiera oculto bajo su seno para protegerlos de la destrucción o quizás solo los estuviese guardando para algo mayor, estaba casi seguro de lo segundo, no podía tener mejor suerte que aquello, la manera misteriosa en los cuales los caminos se juntaban serían siempre inciertos. La cuestión giraba en que Francia es su totalidad hacía esa tarea más engorrosa. Odiaba las multitudes, el bullicio y el olor a amoniaco de las calles. Era una maldición tener los sentidos híper desarrollados en una ciudad tan sucia y contaminada, necesitaba con impaciencia regresar a las cuatro paredes que mantendrían recluida a la bestia solo para ahogarme en el infinito silencio y la calidez de la nada.

Mis pasos se habían comenzado a hacer más pesarosos. Podía escucharlos mientras mis zapatos se arrastraban en el mojado suelo. El dolor que se acrecentaba desde mis entrañas perforaba cada musculo de mi pecho y abdomen como si lo estuviesen agarrando desde adentro para hacerlo estallar. Nuevamente estaba viviendo en carne propia morir despedazado sin tener algún culpable, podía claramente oír en mi cabeza la petulante y chillona risa de Gella (el demonio que consideraba mi amo) gritarme ‘’ – Te lo dije, Itzak, es el llamado del demonio – ‘’ negué con pesadez tirándome de inmediato al suelo. Mi piel comenzaba a abrirse poco a poco y a soltar ciertas líneas de sangre que corrían por las curvas de donde se cernían los músculos de los brazos y la espalda, la ropa comenzaba a sentirse húmeda y algo pesada, si continuaba en forma humana iba a terminar por morir, sólo la habilidad sobrenatural de la sanación acelerada al transformarme en una bestia me sacarían de aquella engorrosa situación , o al menos eso es lo que yo pensaba, solo quería que todo se detuviera, estaba a punto de enloquecer del dolor.

Soltando un grito al cielo no me importó rasgar las vestiduras y transformarme en plena calle a la luz de una extraña vela en un callejón. Mi cuerpo cambió con rapidez extrema  casi imperceptible para el ojo de cualquiera. Parecía haber sacado aquel truco de cualquier libro de magia de circo. Ahí estaba mi cuerpo de bestia hecho una pantera negra, la forma agresiva que elegía convertirme cuando sabía bien que el instinto iba a ser mayor que el de la razón. Corriendo a través de las calles revolvía a personas que quizás creían que solo era un perro loco, no dejaba ver mi verdadera forma, me interesaba llenar mis deseos con alguna presa que mermara el dolor de tener los huesos quebrados sin siquiera haberlos usado.

Jadeando mientras mi ágil cuerpo se perdía entre la falta de luz de luna buscaba con impaciencia el origen de  estar padeciendo aquella extraña condición. Soltando un rugido mis fauces se abrieron mostrando los dos filosos colmillos mientras mi pelaje brillaba en tanto los calosfríos se regaban hasta mis patas que seguían un paso sin estar claro el lugar donde iba a terminar. Solo necesitaba asesinar algo o alguien para finalmente sanar cuando finalmente la búsqueda de nada había fructiferado. El olor a metal estaba esparcido por todo el bosque, pero ¿dónde? ¿qué? ¿quién? No importaba de lo que se tratase, sea lo que fuese iba a ser mío.

A pesar del frío que hacía en aquella zona los matorrales estaban secos y altos a penas y podían ocultar el rastro de mi paso al andar. Mi hocico bien estirado al aire percibía cómo la calidez del hierro era cada vez más deslumbrante, podía jurar que iba a volverme loco si no acababa con aquella tortura.

Jadeo.

Mis ojos amarillos se abrieron casi haciéndose un punto cuando entre las sombras algo devoraba con saña la carne de otro animal. Estaba listo, jamás había estado tan ansioso de asesinar como en aquel momento. Mis huesos y músculos ya no dolían como antes, al parecer lo que sea que provocase sentirme asfixiado  se había calmado pero yo estaba cegado por el climax del aroma de la sangre, estaba demasiado atraído ¿qué significaba aquello?

Saltando de los matorrales a la luz de aquella bestia que soltaba risas y guturales sonidos mientras despedazaba aquella carne le arrebaté de la boca un gran trozo de lo que quedaba de su presa. Prácticamente le había robado su aperitivo. Con el hocico bien cerrado  la mordida parecía sustanciosa, en mis fauces se escurría la sangre del cadáver del animal y sin soltar la carne sacudí su inerte cuerpo en el aire para provocar al otro animal que seguro estaría dispuesto a dar batalla.  No me importaba, aquello ya ni siquiera se trataba de la sangre sino de la curiosa forma en la que esa bestia me atraía y mostrándole los colmillos prominentes mis patas se aferraron en la tierra y agaché la cabeza en clara posición de ataque, que sin moverme estiraba las garras sacudiendo la cola de un lado a otro en son de advertencia.


avatar
Itzak Azlor
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 04/01/2017
Localización : Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amh [Privado]

Mensaje por Darren Farquharson el Lun Mar 20, 2017 9:31 pm

Nada era suficiente para e licaón, entre más devora aquella carne, su insatisfaces predomina, guarro es su hocico, el tirar de los tendones, la carne colgante y masticarla cual anima es que la sangre se derramaba de su hocico, ensuciándose el pelaje, adornando su manchada piel con un color más, chillidos por la sensación que marmita en las heridas, el proceso de sanación era tardado, obligando a que se restaurara, grotescamente escarbando en el lomo, sus garras estaban preparadas para cualquier ocasión, y más en esta índole, se abría paso la piel para ver charcos de sangre y de ahí, los trozos del cuero que tanto le causan ansiedad, echando el hocico para tragar, ya no se dedicó a masticar, esa era su preferida, moviéndose sus orejas, más están al pendiente de lo de su alrededor, un rugido, algo se aproxima, su instinto le alertan, su estado caótico le seduce a tragar un poco más antes de confrontar lo que se viene, era sorprendente como su cuerpo por inercia se inclina a la alimentación, reconoce que debe adquirir las fuerzas necesarias para soportar otro ataque, que alguien más se topara por el simple hecho de que la sangre llama hasta las peores escocias del bosque, y así fue como sucedió. Unas patas, la tierra removida por un peso, el peligro asecha, siendo un tentempié  la adrenalina, el ímpetu recorrerle el cuerpo.

Poco a poco recupera fuerzas, no las suficientes, reconoce, aun se necesita del tiempo para restaurar los daños, y con una pata lastimada, ahí demostraría que la bestia no es solo de sobrenombre. Rápido, una agilidad extenuante, la noche camuflajea a su oponente, parece que se han aliado para ir en su contra, y la furia, en la que reacciono cuando le despojaron de su manjar, fue el peor ataque, no debían molestar a la bestia. No, porque resultaría muy peligroso, y sin atemorizarse, ni consciente esta de las de perder por el tipo de animal que se presentó, una pantera, una igual al de su anterior oponente, muerto resulto pero le costó, que ahora, se abalanzo, su cuerpo favorecía para la agilidad de tremenda cosa, es la ventaja y aún más su grotesca  altanería. Demostrando el insulto, un animal callejero, peligroso proveniente de barrios bajos, entrenado para pelea, se tardó la pantera en atacar, no debió mostrar respeto, porque eso para él es eso que ejecuto, el inclinar la cabeza, marcar su territorio, ¡al diablo los modales! Es lo jodido de los cambia pieles, muestran su humanidad sin destacar la naturaleza del animal, jodidos están todos, son uno u otro, ambos a la vez no. ¡A la mierda! Embravecido busca encajar su dentadura como al kudú, en su lomo, suplantar su comida por esta cosa, dando batalla, rasgando su pelaje con rapidez, debía debilitarlo antes de ser presa fácil. Por lo que continuo desplegándose en ese cuerpo, evadiendo ese hocico, sin estar a su alcance, colgándose hasta de su cola para librarse de su ataque un toque y sería un licaón muerto. Más, ¡que retorcido suceso! Entre sus ataques, se esta viendo afectado, si otorgaba una mordida en la zona ejecutada le pulsaba, le era producido el daño, sangrando hasta de percibir el olor y la humedad en el cuerpo, ¿que estupidez?, más continuaba, creyendo que era el efecto de la sanación, aunque estaba más enfocado por matarlo.


«Soy mi propio demonio, y hago de este mundo mi propio infierno…»
Marbhtach fistsi:
avatar
Darren Farquharson
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 15
Puntos : 13
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amh [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.