Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Dos mejor que una. (Priv +18)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Sáb Feb 25, 2017 6:00 am

Como la mayoria de cosas que tenían lugar en la clandestinidad, las peleas movían mucho dinero y entrañaban mucho peligro. No sólo para los que se dejaban la piel entre golpes, sino para los que apostaban, porque más de una vez les habían asaltado en un callejón para robarles las ganacias o habían visto comprometida su situación al descubrirse ese vicio oculto por la violencia gratuita y el juego.
Mas esa sensación de peligro acrecentaba su atractivo. La mayoria de los que probaban, repetían. Era una forma rápida de hacerse con un buen puñado de monedas.

Y para alguien como Esthia, que acababa de llegar hacía apenas unos días, el dinero fácil era una necesidad. No tenía un trabajo ni una casa ni nadie a quien acudir, así que tenía que buscarse una fuente de ingresos rápida. Pelear era sencillo y divertido. Dolía en algunos momentos, sí, pero nada que su naturaleza lupina no pudiera solucionar. Estaba tan orgulloso de ella, con sus pros y sus contras. Adoraba la forma en que la luna brillaba en el cielo y cómo le hacía sentir, seguro y protegido bajo su influjo. Abrazaba al lobo, no luchaba contra él, no se resistía, no era como tantas y tantas personas que se veían a sí mismos como monstruos con una bestia interior a la que subyugar. No. Esthia era un lobo. Un lobo blanco. No se consideraba un humano con una maldición, se creía un privilegiado, porque su parte humana y su parte animal convivían como un solo ser. Había crecido en una manada, había visto lo que un lobo descontrolado podía hacer, sabía que cuando uno oprimía a la fiera, ésta se rebelaba y surgía con mayor ferocidad, arrasando todo a su paso. Pero cuando uno aceptaba la pura y llana verdad, todo iba bien.

Tal vez por eso nada ni nadie podía borrarle la sonrisa demasiado tiempo. Esthia era una sonrisa con patas. Podía ver el lado bueno de todo. Del sol y de la lluvia, del calor y del frío, de la vida y de la muerte.
En esos días, el lado bueno de la vida era que se divertía peleando, que sus rivales no estaban a la altura de su fuerza y su resistencia. Vale, sí, él jugaba con ventaja porque ellos eran humanos y él tenía un as bajo la manga. O un lobo bajo la piel. Pero las normas no especificaban que fuera delito ser más potente que su oponente. El dinero le permitía pagar un cuartucho en una posada y comer caliente todos los días. Aunque no descartaba la idea de salir al bosque y cazar algo para devorarlo así, crudo y sangrante.
El lado menos bueno de esos días de sonriente victoria era que vencerle parecía un reto. Era el nuevo, el recién llegado, el que nadie sabía de dónde venía ni a dónde iba. El que tenía un raro acento mediterráneo al hablar francés, pero se manejaba bien con él a pesar de no ser su lengua materna. Aquel al que había que borrar la sonrisa a base de golpes.
Un reto complicado, como ya había demostrado en más de una ocasión.

Sin embargo, sus rivales eran cada vez más y más fuertes. Incluso se había topado ya con algún no humano. La suerte había estado de su lado en esas ocasiones, pero podría no estarlo siempre. Un hombre, cuyo nombre no sabía, pero al que había visto prácticamente a diario observando las peleas desde una discreta posición le hizo llegar un mensaje. Una pelea, el sábado por la noche, contra uno de los tipos duros del lugar, apuestas al doble de lo normal.
Podía recibir una paliza, lo sabía. Pero bueno, se curaría más tarde o más temprano. Así que aceptó. Durmió hasta tarde ese día, se bañó y se vistió con un pantalón y una camisa limpios. Hasta se puso una chaqueta.

-La ocasión lo merece -se dijo a sí mismo frente al espejo-. ¡Qué guapo estás, jodío! ¡Si no fuera porque es más divertido follar con otros, te empotrabas a ti mismo!

Alegría.
Y con su preciosa sonrisa en los labios, abandonó la habitación que ocupaba, rumbo a los bajos fondos de París, donde nadie conocía a nadie, donde todos se conocían, donde la vida de un hombre valía todo y nada, donde su sangre teñía a menudo el suelo, mezclada con la de otros, rodeándole con ese olor que tanto le excitaba.
No sabía muy bien por qué, pero iba a ser una buena noche. Ganar o perder daba lo mismo, él iba a divertirse.


Última edición por Esthia Vikorida el Lun Mar 06, 2017 4:33 pm, editado 1 vez




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Uryan Lockwood el Mar Feb 28, 2017 4:58 pm

Spoiler:

Uryan llevaba ya tiempo en las calles de París. Años y años de miseria, de costillas partidas, de robos, de drogas, mujeres y vida intensa en general. Los barrios bajos eran su día a día. Los golpes lo que había mamado. La basura y la inmundicia eran el lecho donde dormía y entre las moscas y las cucarachas, los estafadores, tullidos, drogadictos y enfermos mentales él era el rey y señor.
Pocos conocían su verdadero nombre, pero todos sabían su historia. Las cicatrices de su cuerpo hablaban de un hombre cuyos orígenes fueron en las mismísimas calles de París en un nauseabundo rincón donde una mujer parió y murió, donde el niño para para alimentarse peleó y se comió a la rata que intentaba comérselo a él. Él era The Fear. El invicto. El loco.

O eso decía a voces el hombre que anunciaba aquella noche las peleas ilegales, que fuera verdad era  otra cosa diferente. Pero no era un local cualquiera, era una de las decenas de grietas que se sumergían en las entrañas de París. Clandestinas. Lejos de los ojos de los terratenientes, nobles e hijos de puta varios que se engordaban a base de puddin y té inglés. Allí la escoria era la dueña, allí no importaba el dinero que tuvieras, los años, los títulos o el poder. Quien entraba en la arena entraba sin nada más que su cuerpo y su vida, sin nombre, sin pasado y sin importancia, pero se podía salir con fama y mucho dinero. De todas las nauseabundas zonas de pelea, aquella era una de las más bestiales, cabían decenas de personas..De todo tipo color y condición. Sudaban, fumaban, se emborrachaban y hasta follaban en las esquinas, pero en el centro..Ay..En el centro estaba la arena.

No había una zona cercada, ni marcada, era la puñetera y mismísima gruta. Las ratas se movían a su antojo sin que nadie les prestase atención, las apuestas corrían como la adrenalina de los participantes o las babas entre las piernas de la puta de la esquina. La gente enardecida por el ambiente gritaba a los dos patéticos cabrones que se dejaban la piel en mitad de la cloaca, las propias personas eran el límite de la arena, se alejaban y se acercaban, azuzando a sus favoritos. Allí no había reglas, no había jueces. El que se quedaba en pie se lo llevaba todo y el que perdía...Si lograba sobrevivir, no se humillaba. Era un capullo con suerte, listo para la siguiente pelea, alguien que había sobrevivido a la paliza de otro ser anónimo y no había vergüenza en ello.

Uryan era la sensación y no podía decir que le molestase. Llevaba allí metido desde los doce años y había perdido más de una vez, de invicto nada, pero no desde que tuvo diecisiete años. Para entonces se había ganado tantas palizas como para saber lo que se hacía, para entonces su cuerpo era tan potente que muy pocos lo igualaban, para entonces le gustaba tanto partirse la cara que era el único hijo de puta que disfrutaba de los golpes. La arena era su patio de recreo.

Desde una esquina, rodeado de gente, con un vaso de cristal en la mano se reía de los que estaban peleándose. Quedaba poco y había sido entretenido, pero ninguno de los dos estaba en forma así que se cansaron rápido y hacía un rato que sólo se revolcaban por la tierra y se intentaban atrapar uno al otro. La gente creía que se iba allí por el dinero..La cruda realidad era que iban por la sangre y nada más. Los combates así acababan por aburrir, pero cuando se anunció que el siguiente era un desafío a The Fear todo cambió. Las apuestas volvieron a correr, el dinero, las felicitaciones, los rugidos, el alcohol..Las drogas. Uryan no era precisamente de los que se privaba y mientras caminaba al centro de la sala, de donde estaban retirando el cuerpo inconsciente del perdedor. Recibía palmadas y sacudidas de todos lados, una mujer se acercó gritándole alguna gilipollez, pero como el licántropo no era de los que le hacías ascos a nada miró a la rubia que abrió la boca y le sacó en la lengua. Algo vio el lobo allí, que sonrió de oreja a oreja y se inclinó para llevarse su pedazo de droga de la boca de la mujer que se llevó su buen pedazo antes de que finalmente el hombre llegara al centro.

Estaba esperando al pobre capullo que iba a comer tierra esa noche. Lo estaban anunciando ahora. Era el momento fuerte de la noche, el culmen, de aquí se pasaba a los fumaderos de opio, a los prostíbulos y las peleas menos importantes. Allí el espectáculo era él. Y ni corto ni perezoso se quitó la camisa canela, seguramente de la cantidad de mierda que ya llevaba encima. Levantó los brazos y dio un rodeo. Su cuerpo era digno de admirar, la musculatura se marcaba en zonas imposibles, las cicatrices que hablaban de su nacimiento estaban allí, como cortes por todo el hombro, brazo, omóplato y costado derecho, además de algunas otras, fruto de la mala vida. Se echó a un lado, para dejar entrar al novato. Al novato que no había perdido una pelea desde que entró en la arena. Un novato que daban ganas de partir en dos. De muchas maneras.
Spoiler:
avatar
Uryan Lockwood
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 55
Puntos : 46
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 22/02/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Vie Mar 03, 2017 10:03 am

(Para no llenarlo todo con mil post pequeños, los hemos concentrado.)

En el momento en que Esthia se abrió paso entre la gente para llegar a la arena se hizo un tenso silencio a su alrededor. Todos contenían la respiración, esperando el inicio de la contienda, que se preveía interesante, cargada de buenos golpes, de vaivenes, del correr del dinero a favor de uno u otro.
El lobo blanco miró de arriba a abajo a su oponente y sonrió apliamente. Algunos apreciaron su sonrisa, otros empezaron a jalear para que aquel tipo enorme que tenía en frente se la borrase de un puñetazo. Pero Esthia no les prestaba atención. Estaba mirando a su rival, estudiándole a conciencia. ¿Quién no lo haría, por favor? Buscaba puntos débiles, por supuesto, pero...¡Anda! Qué curva tan mona le hace la piel ahí. ¿Cómo puede pelear con esos pantalones? ¿Se los pone para distraer?
Tsk. Los espectadores ya estaban poniendose nerviosos, lo veía. Había llegado la hora de la verdad. Supo que tenía las de perder desde que lo tuvo en frente. Era un licántropo, igual que él, podía olerlo con claridad. Y era más grande y más fuerte, además de más experimentado, por lo que había oído. Iba a pasarse un montón de días en la cama... Pero estaba seguro de que cada hueso roto por esas manos merecería la pena. Además, la suerte siempre estaba de su lado, a lo mejor hasta conseguía ganar.

Uryan estaba mirando al pequeño muchacho con los mismos ojos que él. Iba a ser una auténtica lástima partirle la cara, procuraría no ensañarse con esa parte de su cuerpo. Movió la cabeza de un lado a otro, estudiando al tipo. Un lobo, como él. Ahora tenía mucho más sentido que hubiera llegado invicto y que por esa misma razón hubiera llegado a representar una amenaza para él y la gente deseara aquella pelea. Uryan era consciente de que era más grande, más fuerte ...y que no tenía por qué contenerse. No con uno de los suyos. Sonrió también, aunque la suya fue una sonrisa de anticipación, para él no había dudas en cuanto a quién iba a salir peor parado pero..Lo iba a disfrutar de lo lindo.
Al ver que el muchacho no se movía, él lo hizo, se movió hacia él y levantó los brazos con los puños cerrados, para ser grande Uryan se movía cambiando de posición, vigilando en todo momento a Esthia. El lobo rojo no tenía cicatrices recientes, al parecer, pero una contusión a la altura de las costillas delataba que aquella se había roto y no hacía demasiado.

El novato eran más pequeño y, por ello, más rápido. Era una cuestión puramente física, tenía menos masa que mover y menos resistencia al movimiento. No era que fuera pequeño, porque llegaba tranquiliamente al metro ochenta... ¡¡Pero es que Uryan eran enorme!! Le sacaba cómodamente una cabeza y, manteniendo proporciones, un buen trozo de espalda. Ummm, si la espalda era tan interesante como el frente...
Los brillantes ojos azules de Esthia chispearon cuando lo vio acercarse para atacar y alzó la guardia, aunque no serviría de demasiado. Se mordió el labio y comenzó a moverse sobre un pie y sobre el otro, no a saltitos o demasiado rápido, sino buscando mantener el equilibrio controlado para que no pudiera tirarlo al suelo y agacharse a evitar el primer gancho.

El nuevo era más rápido,d e eso no cabía duda, pero a ver quién de los dos tenía más resistencia, en eso iba a resumirse todo. Había pasado demasiado tiempo en esa mugre de lugar como para saberlo, así que sencillamente jugarían a desgastarse mientras Esthia esquivaba cuanto podía y él encajaría los golpes, hasta que enganchase al pequeño cachorro. Que..jodidamente apetecible era el puto cachorro. Uryan sonrió, enseñando la fila blanca de dientes antes de lanzar el primer golpe, directo a sus costillas flotantes.

Era un golpe previsible y fácil de evitar. Muy típico para iniciar una pelea y que hizo a Esthia pensar que Uryan creia tener las de ganar. Y seguramente las tuviera, pero iba a plantarle cara todo lo que pudiera. Se agachó, dejando que el brazos de Uryan le llegase al hombro y trató de golpearle en la boca del estómago, aunque no llegaría con demasiada fuerza, a causa del movimiento anterior. Eso sí, la sonrisa que le adornaba el rostro no se iba. Aquello era lo que quería, la adrenalina, la tensión, el sudor de otro cuerpo junto al suyo, sangre.




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Lun Mar 06, 2017 4:32 pm

Uryan se echó hacia atrás, el lobo no le había pegado de milagro. Levantó una ceja. ¿Así que sabía lo que se hacía? ¿No solo iba soltando golpes como un idiota? Lanzó una patada desde abajo, ahora que le tenía agachado.

La patada tiró a Esthia al suelo, como era de esperar, porque no tenía el mejor equilibrio ahí agazapado, pero rodó sobre su espalda para coger algo de distancia y poder levantarse. Sonreía, parecía divertirse o ser demasiado inconsciente. El tiempo que había tardado en levantarse le hizo perder ese segundo de ventaja que podría haber tenido para tirar a Uryan mientras lanzaba su patada, pero no importaba, acababan de empezar. Se cubrió la mandíbula con la izquierda y trató de golpear de nuevo con la derecha. Era consciente de su menor tamaño, por eso buscaba alcanzar la zona del abdomen mientras pensaba cómo hacerle caer.

Uryan intentó pisarle, claro que no llegó a hacerlo proque el pequeño cabrón era escurridizo. Chasqueó la lengua y se acercó, para tener la ventaja del tamaño a su favor, no esquivó el puñetazo de Esthia que acabó dolorsamente en sus costillas, es más bajó el codo apra atraparle la muñeca contra su cuerpo una vez golpeó y lanzó un directo a esa cara jodidamente potente.

La mano atrapada dejaba a Esthia indefenso, pero también le permitía hacer gala de un pequeño truquito que en otras circunstancias no podía emplear. Oculta su mano a ojos indiscretos, sus garras endieron la piel de Uryan. No sería nada grave y su propia condición haría que las pequeñas heridas sanaran antes de que nadie se diera cuenta, pero esperaba que fuera suficiente para soltarle. El primer golpe se lo iba a comer entero, pero esperaba al menos evitar el segundo y tener un poco de margen a que se le pasara el aturdimiento que le provocaría el puñetazo contra la cabeza.

Aquello no se lo esperaba, desde luego. Uryan se encogió con el pinchazo y se echó rápidamente hacia atrás. ¿Qué cojones? ¿El cabrón tenía armas? Miró hacia el pequeño diablo y algo se encendió en uryan. Sus ojos se inyectaron en rabia, se lanzó a por él, intentando atraparle. A la mieda el espectáculo, iba a comerse sus ojos.

Los ojos azules de Esthia destilaron diversión por un momento. ¡¡Sorpresa!! Uy, maldición, ahora lo había cabreado. ¡Anda, si se le movían las aletas de la nariz cuando resoplaba! Y venía como un toro hacia él. Ay, ¿y ahora qué? Se agachó levemente para intentar pasar por debajo de su brazo, rodar pegado a su costado y golpearle la espalda, a ver si conseguía hacerlo caer, cosa que dudaba muy mucho. Pero, sobre todo, porque sabía que si lo atrapaba, iba a doler. Que no le importaba mucho tampoco, mientras pudiera contarlo al día siguiente.

A Uryan se le clavó el codo en la espalda y dio pasos hacia delante pero al volverse estaba aun más cabreado, solo que serio, muy serio. Si pudiera, se transformaba en ese mismo momento y se lo comía entero. Pero en vez de hacerlo se concentró en seguirle, fintó para golpearle con uno de los puños, pero al ver que no hacía más que escapar por debajo levantó al rodilla segundos después de lanzar el puñetazo.

Esthia no esperaba ese último gesto y le cortó la huida por completo. La rodilla de Uryan impactó contra su abdomen y le hizo doblarse. Ahí ya estaba perdido, porque ahora Uryan lo tenía a su merced y podría golpearle por la espalda, el costado o la cabeza sin problemas.

Uryan no le golpeó, al menos no directamente, pero le cogió de la cabeza y le lanzó contra la pared más cercana. la gente se alejó a la carrera para no comerse a Esthia mientras Uryan le estampaba.

Esthia salió, literalmente, volando contra la pared. Cayó al suelo, mareado, como un jodido muñeco de trapo. Le dolía horrores la cabeza. Seguramente se hubiera abierto el cráneo o algo, se dijo. Se llevó la mano a la nuca para comprobarlo. Olía a su propia sangre, así que seguramente hubiera brecha. Se apoyó con el brazo en la pared para poder levantarse.

Uryan le ayudó a levantarse, la gente empezó a gritar, a revolverse, como unos poseídos, cuando el hombre volvió a estampar al licántropo contra la pared. Le rompería su bonita cara, pero sabía que se lo merecía y que después de un tiempo estaría intacta.

Esthia gruñó un quejido y agarró el brazo de Uryan en un vano intento de liberarse. El golpe contra la pared le había roto una o dos costillas, esperaba que no se hubieran movido de su sitio y soldaran bien. Entre el fragor de los gritos, con los ojos fijos en el otro lobo y la sonrisa manchada de sangre, murmuró, tan bajito que sólo él podía oirlo:
-Si querías empotrarme, sólo tenías que haberlo pedido. -Una provocación en toda regla.

Uryan le iba a estampar por segunda vez, pero lo que dijo, por encima del griterio, le dejó quieto. Miró al chico, mientras sonreía, con toda esa sangre... Uryan le devolvió la sonrisa, de oreja a oreja y le agarró con más fuerza. Esta vez pretendía dejarle inconsciente pegándole con la frente contra el muro.

Pretendía y lo consiguió, porque Esthia era fuerte y resistente, pero no inmune al dolor. Sintió que le sobrevenía un mareo, que se le nublaba la vista y que perdía las fuerzas. Se le redujo la sonrisa y se le apagaron los ojos al tiempo que perdía la consciencia. Sus manos soltaron a Uryan, quedando a ambos lados de su cuerpo. Si le soltaba en ese instante, caería al suelo, de cualquiera manera, sobre la sangre que iba goteando y escurriendo por la pared.

Le soltó. Claro que lo hizo. La gente se arremolinó a su alrededor de pronto, felicitándole y sacudiéndole mientras dejaban a Esthia allí tirado.
A saber cuánto tiempo pasó, pero cuando Esthia empezó a abrir los ojos, estaba en mitad de un callejón, fuera ya de las catacumbas, seguramente le hubieran dejado tirado por allí.

-o0o-

Esthia abrió los ojos. Otra vez le dolía todo. Había sido una buena paliza. Corta, pero intensa. Porque llamarlo pelea sería muy pretencioso por su parte. No sabía cuántas horas habían pasado desde que le habían tirado alli, a morir, en mitad de la peor zona de París. Era lo que hacían con los perdedores, se les sacaba del recinto y se les dejaba por ahí, en un sitio oscuro y apartado, hasta que despertasen. Si tenían suerte, nadie les veía ni les hacía nada, volvían a sus casa y se lamían las heridas. Si no, pues algún ladrón les robaba, algún vampiro les mordia, alguna alimaña les devoraba o a saber qué. Pero era a lo que uno se arriesgaba cuando se metía en peleas clandestinas. Y más, cuando, como él, lo hacía solo. Porque muchos tenían a alguien que velaba por que irreversible les pasara. Los huesos se le habían soldado, creía. Las heridas habian sanado, pero tenia restos de sangre reseca y el sabor pastoso en la boca. Sonrió. Al menos había caído ante alguien interesante. Una derrota justa.

Alguien estaba fumando cerca, se podía oler perfectamente. Uryan se apartó de la pared en la que estaba apoyado y tiró el cigarro a medio acabar contra el rostro ensangrentado de Esthia. Se acercó a él y le levantó del suelo, pero no lo hizo con delicadeza y finura, lo estampó contra la pared, por enésima vez, solo que esta vez no lo hizo con tanta fuerza. Apretó su cuerpo contra el suyo, arrinconándole en el callejón.
-Yo no pido las cosas, sonrisas. Yo las cojo -Susurró, a un lado de su cuello, coolocando una mano contra su cabeza, fuera a ser que se el ocurriera pegarle un cabezazo y dejarle sin dientes.

-¡Eh! Cuidado. Eso quema. Y si me sacas un ojo tendrás que casarte conmigo. -Se quejó, todavía en el suelo.
¿Qué hacía aquel tipo allí? No podía saberlo, pero si quisiera haberle hecho algo malo, ya lo habría hecho mientras no podía defenderse. Porque en aquel callejón, lejos de todo -o a plena luz, en realidad-, si tenía que defenderse con garras y colmillos, lo haría. Sintió el tirón cuando le levantó y le pegó contra la pared.
-Guau. Relaja, amigo, que la pelea hace rato que terminó. -¿No pedía las cosas? ¿En serio? Sonrió de medio lado-. ¿Entonces por qué parece que has venido aquí a dar más de lo que vas a llevarte?

-¿Estás seguro de que no me voy a llevar nada? -Le gruñó, cerca de la mejilla y acabó mordiéndole el cuello, apretando de nuevo aquel cuerpo contra la pared-. Jugando con garritas... ¿Eh? -Raspó su piel con los dientes antes de soltarle la cabeza y bajar la mano directamente a su pantalón, con la intención de deshacerse del estorbo.

-¿No te gusta jugar? -murmuró Esthia roncamente cuando sintió los dientes de Uryan contra su piel. Apretado entre la pared y el cuerpo del lobo se sintió emparedado, pero no era una sensación desagradable en absoluto. Sentir la mano del hombre en el pantalón le dio la clave para empujar hacia adelante las caderas, buscando aumentar el roce.

Uryan gruñó, no tenía claro si el lobo iba a quejarse o no, por eso le tenía arrinconado, sin darle posibilidad a escaparse, quisiera o no.
-¿Te parece que no hayamos jugado? Huelo mi sangre con la tuya -Murmuró de nuevo, tirando del pantalón hacia abajo, lo suficiente para dejarle en ropa interior. Gruñó, cuando pasó la mano por su cadera, directamente hasta su entrepierna, que apretó con firmeza-. Y voy a volver a olerla...

El lobo blanco sintió un escalofrío recorrerle la espalda. El pinchazo de dolor en su entrepierna por el repentino apretón le hizo subir las pulsaciones y le cortó la respiración. Su sangre comenzaba a concentrarse peligrosamente lejos de su cerebro. No que le importara demasiado, pero escuchar a aquel tipo que le sacaba fácilmente una cabeza y le hacía sentir pequeño, cuando él mismo era de los que hacían subir la media, era una sensación desconocida, interesante.
-¿Te gusta como huele mi sangre? -Apoyó la cabeza hacia atrás, contra el muro, y le miró hacia arriba, a los ojos, para que viera lo en serio que lo decía: -Hazme sangrar.

Uryan abrió los ojos cuando le contestó de esa manera. El tipo estaba jugando con fuego y se iba a quemar. Se puso tenso y le recorrió un escalofrío que no trató de disimular, ni de contener. Inclinó la cabeza para comerse esa boca. Lamió y mordió, comiéndose literalmente a Esthia antes de separarse con un gruñido. le cogió del hombro y le dio la vuelta, pegándole otro golpe contra la pared, esta vez de cara. Le mordió con fuerza a la altura de la nuca y le bajó la ropa que le quedaba.

Esthia apoyó las manos en la pared para no dejarse la piel contra la piedra más de lo necesario, aunque sabía que había partes que no podría evitar que acabaran desolladas. Separó las piernas lo que podía con el pantalón a medio bajar y apretó los dientes cuando sintió el muerdo en su cuello. Había hecho sangre, lo sentía, lo olía. Y no sería lo único de él que iba a sangrar, pero... ¿qué importaba? El alegre licántropo encontraba un morboso placer en el olor y el sabor de la sangre, propia o ajena. O mezcladas.

No era de los que se molestaba precisamente en muchos preliminares, sobre todo cuando alguien le soltaba alegremente que le hiciera sangrar, así que se bajó parte de su ropa, lo justo para reirse entre dientes. Esthia era nuevo. Sorpresa. Sorpresa. Lamió su nuca, donde la sangre corría en un fino hilo, hasta desviarse a su oreja, que también mordió. Se pegó a él, rozándose.
-Prepárate, cachorro -Gruñó, prácticamente, antes de separarse lo justo para poder entrar en él, con una, que no quería partirle tan pronto.

El dolor le partió en dos, pero le dejó la mente en blanco y una sensación de plenitud que no podía describir. Llevaba mucho tiempo vagando solo por el mundo y esos momentos sentía que entraba en comunión con su verdadero ser. Todo el mundo se volvía blanco, como el pelaje de su lobo, como lo que verdaderamente era. Sintió la sangre correr entre sus muslos, un fino hilo que empaparía la ropa, pero que no llamaría demasiado la atención al difuminarse entre las que se debían a la pelea. Se mordió el labio con fuerza y dejó salir a la superficie su verdadera esencia. Echó la cabeza hacia atrás, sobre el hombro de Uryan, y aulló.

Esthia no fue el único en sentir dolor, su cuerpo estaba apretado, así que la presión le consumía y le ponía tenso, vibrante. Se tensó, marcando cada músculo de su cuerpo mientras cabalgaba aquella ola de placer y dolor. Luego le llegó el olor a sangre y no mucho más tarde el aullido del licántropo. Se había quedado quieto unos momentos, asimilando la unión, pero tras escucharle sonrió, de medio lado y se inclinó sobre su cuello, mordiéndole de nuevo. Apoyó las manos en su cintura, clavándole los dedos en la carne antes de empezar a moverse. El aullido le había puesto la piel de gallina.

Esthia recibió el primer empujón y sintió como toda la parte anterior de su cuerpo se rozaba contra la fría y rugosa piedra. Notó la dureza contra el pecho, arañando la piel tensa y sensible. Los dedos de Uryan sujetando sus caderas y apretándole contra las contrarias, hundiéndose en él y apretándolo contra cu cuerpo, dejando un pequeño hueco de separación de la piedra y esa venosa carne que escapaba entre la tela abierta. La rugosidad de la pared contra esa piel tan sensible era una mezcla entre el placer y el dolor que combinaba a la perfección con la fiereza de Uryan a su espalda, sometiendole, rompiéndole y mordiéndole.

A decir verdad, no había estado con alguien como Esthia antes, nadie le había pedido  que le hicieran sangrar o al menos no alguien que luego no se arrepintiera. Así que gruñó, en una de esas firmes invasiones, al ver que el muchacho no se resistía ni se quejaba. Volvió a gruñir, mezclándolo con un jadeo, clavando con fuerza las dedos en su piel, apretándolo cada vez con más fuerza, empujándolo con más ansiedad como si quisiera arrancarle otro aullido.

Cada envite le provocaba una descarga, un ramalazo de dolor que le hacía temblar. Se sujetó a la pared con una mano, mientras metía la otra en el estrecho hueco entre la pared y su cuerpo para apretarse contra su palma y saciar un poco ese ansia de contacto. Se mordió el labio, entre bufidos y quejidos, pero no quería apartarse.
-Rómpeme de una vez, maldita sea -Le dijo entrecortadamente, escondiendo la cara en el hueco del brazo con el que se sostenía.

¿Estaba escuchando bien o el loco le estaba pidiendo más? Aquello le cabreo. Gruñó y alzó una de las manos para atrapar la mano de Esthia, se la cogió con firmeza, sosteniéndole. Se detuvo, del todo, retirándose de él, vaciándole. Dejó también de cogerle de la cintura, usó su mano para guiarse de nuevo al interior, pero esta vez no lo hizo rápido, le invadió lentamente, dejando que sintiera cada tramo de sus dos miembros.
-¿Así...?

La sensación de vacío fue tan repentina que no supo si sentía alivio o desesperación. Pero no tuvo tiempo de discernirlo cuando Uryan se hundió en él de nuevo. Dolía más de lo que nunca le había dolido un encuentro de ese tipo. La sangre le caía serpenteando por la pierna y quiso alejarse de ese cuerpo de dios griego que le calentaba la espalda. Quiso huir, llorar, gritar. Pero al mismo tiempo, el olor a sangre, a sudor, a sexo, le envolvía, le excitaba. Su mente no era capaz de asimilar lo que estaba ocurriendo de una forma racional. No entendía qué le estaba haciendo Uryan realmente, porque no le había visto o tocado en ningún momento aún, pero fuera lo que fuera, le había roto, literalmente, tal y como había pedido, mucho más de lo que había esperado. No podía controlarse, el lobo estaba a flor de piel, a punto de tomar el control y destrozarlo todo a su paso, a punto de bullirle en las venas. Pero sólo podía ser eso, a punto, porque en el momento en que se sintió completamente lleno, estalló, dejando como recuerdo la marca en la pared, contra la que se sostenía, porque las piernas ya no eran capaces de aguantar su peso. Un largo aullido, más profundo y visceral que el anterior, desgarró la noche parisina mientras el lobo blanco estallaba por dentro.

Uryan no era un alarde de paciencia así que necesitó todo su control para no dejarse llevar por la necesidad que le provocaba ese desconocido, si ya era agresivo, alguien como Esthia no hacía más que llevarle a los límites de su propia locura. La sangre fresca le embotaba los sentidos, incapaz de oler nada más que no fuera él, usando aquellos fluidos como lubricante entre ellos, estaba extasiado. Apenas llegó al final de su invasión, cuando su cuerpo se pegó completamente al del licántropo que notó temblar... Cuando notó que no era capaz de sostenerse por él mismo le rodeó la cintura con firmeza y le sostuvo. El aullido le dejó sordo y un temblor sacudió su propio cuerpo.
-Vas a tener que aguantar. -Gruñó, más que habló y le levantó del suelo, atrapándole entre el muro de roca y su cuerpo de nuevo.
El lobo le había llevado lejos, pero él necesitaba más. Empezó a moverse, temblar, gruñendo, cada vez que lo hacía. Jadeó y mordió el cuello de Esthia. Los minutos pudieron parecer una eternidad para el lobo blanco, pero para él estaba lo más cerca del paraíso que se pudiera imaginar. Gruñía y mordía con más fuerza con cada movimiento, hasta que el mordisco fue realmente potente, sobre uno de sus hombros. Él no gritó, ni aulló, lo descargó todo en el cuerpo de Esthia, en las últimas embestidas, rabioso, mordiendo, hasta hundir los dientes en la carne.

Aguantar... El cuerpo de Esthia había llegado a ese punto de extrema relajación en el que ya no distinguía el bien del mal, el dolor del placer, el cielo del infierno. Cada penetración, desgarradora y profunda, le llenaba por completo. Cada bocado de Uryan en su cuerpo hacía revolverse al lobo en su interior. Pero no con esa rabia de confrontación, sino con un sentimiento de total y absoluta plenitud. Con la resistencia al límite, en ese punto previo al abismo del frenesí, el licántropo se dejó caer, como quien salta de un acantilado, sumergiéndose en las tranquilas aguas de la inconsciencia.




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Uryan Lockwood el Miér Mar 08, 2017 9:52 am

Uryan se deslizó hasta el suelo, con el cuerpo de Esthia rodeado fuertemente por su brazo. También había perdido las fuerzas, así que acabó sentado con el lobo blanco contra su pecho que tenía el corazón desbocado, bombeando sangre como un loco, lleno de alegría, como él. Echó la cabeza hacia atrás y exhaló un fuerte gruñido al aire, porque..Joder..Aquello había sido...Se sentía extasiado. Vacío. Lleno. Saciado. Terriblemente cansado. Cogió aire con toda su energía, varias veces y lo soltó despacio. Sonrió, oliendo aun la mezcla de sus cuerpos, el olor de la sangre de Esthia era verdaderamente singular, acaparador. Inclinó la cabeza y enterró la cabeza en el cuello de Esthia, allí donde había mordido con tanta fuerza como para dejar un cardenal y que poco a poco empezaría a desaparecer. Aspiró con firmeza y le apretó contra su cuerpo, impregnándose de aquel olor. Dioses. Había sido un jodido buen encuentro. De los mejores que había tenido. Ningún capullo le pedía más, más bien le suplicaban que acabase cuanto antes, que los dejara. Este cachorro no.

Gruñó y le dejó en el suelo, lentamente, cuando ya notó que sus piernas podrían volver a mantener su peso. Se incorporó, estirando los brazos y expandiendo sus pulmones. Se sentía más vivo que nunca. Se metió lo que el colgaba dentro de los pantalones, se ajustó la prenda y sonrió mientras miraba al licántropo tirado allí. Levantó una ceja divertido y se giró, dejándole allí. Se encendió un cigarro, tranquilamente y cerró los ojos al tomar la primera calada. Aquello era vida.

Mientras caminaba, con una mano en el bolsillo de la chaqueta, pensó en que realmente había sido bueno..Que le apetecía más. Se quedó quieto, parado en mitad de la calle, volvió a aspirar el perjudicial humo. Al desconocido tampoco le había molestado, ni le había pedido que se fuera, era el mejor compañero de cama que había tenido, le gustaba sangrar..Le gustaba sentir dolor. Bueno. Aquello no había por qué desaprovecharlo. Se giró, decidido y volvió al callejón donde el moreno seguía tirado tal cual le dejó, con los pantalones sin poner, con la sangre cayendo y resecándose..- Eres un sensual hijo de puta..-Dijo a la nada, sonriendo ampliamente cuando se colocó de cuclillas a su lado. Vistió al joven semental y lo levantó, no sin esfuerzo, que un peso muerto era lo que era por muy grande que se fuera.- Con mucha suerte...- Le llevó prácticamente a rastrar, rodeando su pecho con uno de los brazos, hasta que se hartó y se lo cargó al hombro. Bufó, pensando si realmente había sido buena idea..Pero si se despertaba con lo mismo que se iba a acostar esa noche tenía claro que si lo sería.

Llevó a Esthia a una de sus guaridas temporales, porque realmente no tenía una casa propiamente dicha. Estaba fuera de toda jerarquía social, no encajaba con el mundo de los trabajadores, ni de los ladrones, ni siquiera de los vagabundos, así que iba ocupando casas o reductos abandonados. En este caso era una chabola en la que él apenas cabía en pie, pero que estaba claramente deshabitada. Uryan había colocado piezas de madera tapando las goteras y las paredes estropeadas, había juntado mantas y pieles en el suelo y en ellas dejó caer a Esthia. Él se sentó al lado, fumándose lo que quedaba de cigarrillo. No se durmió inmediatamente, más bien se quedó con la espalda apoyada en las nefastas paredes que apenas alejaban el frío, pero al menos no había corrientes y mientras se fumaba el segundo cigarrillo, se quedó dormido allí sentado, en una postura rígida, horas después.
avatar
Uryan Lockwood
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 55
Puntos : 46
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 22/02/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Jue Mar 09, 2017 10:33 am

El sol estaba ya muy arriba cuando Esthia despertó. Seguramente hasta hubiera pasado la hora de la comida. Pero siempre era igual después de una pelea, sobre todo si salía mal parado. Su cuerpo necesitaba una buena sesión de sueño para sanar. Los huesos soldaban relativamente bien si no había desplazamiento, los músculos se resentían, pero era una sensación parecida a tener agujetas. Se desperezó y fue consciente por primera vez de que no estaba en la cama de la habitación que había alquilado en una pensión de dudosa reputación y que pagaba con el dinero de las peleas. Abrió los ojos y parpadeó varias veces. Se los frotó con los puños. Y finalmente los paseó por el lugar. Pse, había dormido en sitios peores. Al menos tenía paredes y techo. Apartó las pieles con que estaba cubierto y se levantó, volviendo a estirarse. Le crujió la espalda.

Vio a Uryan por allí y se le acercó con una sonrisa impropia de alguien que había sufrido lo que él había sufrido la noche anterior. Parecía realmente complacido.
-Hola, grandullón. Te lo tenías muy calladito. -Sus ojos bajando por el cuerpo de Uryan hasta su entrepierna dejaron más que claro a qué se refería-. Después de la paliza de anoche, creo que me merezco la revancha.
Y le agarró de los pelos, hacia la nuca, levantando los talones del suelo -le hacía gracia tener que hacerlo, no estaba acostumbrado- para poder llegar a devorarle la boca como si no hubiera un mañana. ¿Qué era lo peor que podía pasar? ¿Que le pegase y le echase a patadas de allí? Para eso podía haberle dejado en el callejón y no hubiera pasado nada.




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Uryan Lockwood el Vie Mar 10, 2017 6:56 am

No estaba pensando precisamente en sacarle de allí a patadas, si le había llevado hasta su guarida era precisamente para tener un buen despertar. Uryan estaba haciendo algo para desayunar, no olía precisamente a la mejor comida de París, pero abría el apetito y había cantidad suficiente para alimentar a un regimiento. Estaba pensando qué demonios estaba haciendo, no por hacer el desayuno, más bien estaba dándole vueltas al motivo por el cual se dio la vuelta y volvió a por el chico. En aquel momento le pareció buena idea, ahora no lo tenía tan claro.

Se dio cuenta de que Esthia se despertaba por el crujido de su espalda, giró la cabeza para mirar al licántropo desperezándose y pegándose a él. Levantó una ceja, gratamente sorprendido, suponía que ahora venían los gritos y los insultos, pero no, el cachorro de ojos azules parecía más que contento de tenerle allí. Eso era algo muy nuevo teniendo en cuenta que le había partido, literalmente, por la mitad. Alzó una ceja cuando tiró de su pelo y buscó sus labios. Sonriendo, Uryan rodeó el cuerpo del lobo con un brazo hasta que su mano diestra se cerró con firmeza sobre uno de sus glúteos y le apretó contra su cuerpo al corresponderle al beso. Él no era mucho de besos, pero aquel no tenía nada de tierno, era visceral y salvaje, algo que encajaba mucho con la personalidad del grandullón, así que le correspondió con la misma intensidad. Su cuerpo respondió de la misma manera. Uryan gruñó, echándose hacia atrás y mirando aquel par de pozos profundos. Ya empezaba a recordar por qué le pareció tan buena idea traerle.- Y tú, cachorro, ¿Dónde has estado metido..?- No hacía falta ser un genio para darse cuenta de que eran totalmente compatibles y eso era..Raro raro. Sonrió, por su mención a su extraña tara genética que no parecía molestar lo más mínimo a Esthia.- Después de la pasta que me has hecho ganar, supongo que puedo darte esa revancha...A no ser que te moleste comer comida quemada.
avatar
Uryan Lockwood
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 55
Puntos : 46
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 22/02/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Sáb Mar 11, 2017 3:03 am

-Me molesta muchísimo, en realidad -Sí, se le notaba claramente que le molestaba horrores. Vamos, para morirse-. Así que no deberías descuidar la cocina. No querrás que salgamos ardiendo, ¿verdad? -Sonrió de medio lado, con esa expresión de niño travieso a punto de perpetrar una trastada.
Bajó las manos por el cuerpo de Uryan. Dios tenía que existir, en alguna parte, porque había hecho un muy buen trabajo esculpiendo a ese tipo. Ríete tú de los héroes griegos tallados en mármol -y él de esas cosas sabía bastante-. Se mordió el labio mientras sus manos abría la tela que ocultaba la malformación del otro licántropo. Malformación... Sí, claro. Había sido algo inesperado, sorprendente, que en otras circunstancias hubiera despertado su curiosidad acerca de la historia que había detrás. No descartaba preguntar más adelante. Pero en ese instante, su curiosidad no era acerca del porqué o el cómo ese "defecto" estaba ahí. En ese momento su curiosidad se centraba única y exclusivamente en conocer el tacto de esa piel venosa y candente, en descubrir los suaves matices bajo sus manos, el cómo iba a reaccionar aquel hombre a las caricias de su lengua.
Tiró de la tela hacia abajo, separando las rodillas en el suelo para mantener el equilibrio, y levantó la vista hacia Uryan, sonriendo como quien acaba de romper el papel de un maravilloso regalo. El primer roce fue sólo un leve toque, la antesala del banquete que iba a darse.




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Uryan Lockwood el Lun Mar 13, 2017 12:09 pm

Uryan observaba al muchacho con media sonrisa, estaba claro que no le importaba demasiado que la comida se quemara porque se iba a servir un plato de carne ahora mismo. Vigiló las acciones del chico y le miró de reojo siguiendo interesado sus movimientos. Una cosa era empotrar a un desconocido en un callejón cuando tenía todo el control y otra muy diferente dejar que alguien jugara con su cuerpo, él entendía de locos y en cualquier momento el chico de ojos azules podía perder el norte y soltarle un mordisco, que no le iba a hacer ni puñetera gracia. En otra ocasión no le hubiera permitido jugar de esa manera, pero el descaro del licántropo le hizo sonreír. Quería ver hasta dónde llegaba porque su mirada le gritaba que desearle no era ningún teatro. Esthia estaba loco y le gustaba.

Entrecerró los ojos cuando empezó a enredar con su ropa, apoyó las palmas de las manos sobre la encima donde había estado preparando el desayuno y empezó a notar cómo todo su cuerpo reaccionaba al anticiparse a lo que iba a ocurrir. La mirada de esos ojazos justo antes de sentir el primer roce le puso la piel de gallina y terminó de ponerle al día. No estaba un muy por la labor de dejarse llevar, pero quién podía negarle algo a esa mirada de cachorro que ponía. Extendió la mano diestra, enredando sus dedos firmemente en su nuca en torno al cabello, le agarró con agresividad, tirando de él pero no lo suficiente como para apartarle de su cuerpo, más bien era lo que necesitaba para poder liberarse. Cerró los ojos y le atrajo hacia él, para que dejara de jugar con la comida.

Uryan echó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos, gruñó de satisfacción.
avatar
Uryan Lockwood
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 55
Puntos : 46
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 22/02/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Miér Mar 15, 2017 4:34 pm

Pero Esthia adoraba jugar. Y con la comida más. Por eso siempre que podía comía con los dedos. Y este desayuno era algo que pensaba disfrutar lenta y tortuosamente. Su lengua envolvió la carne venosa de Uryan, mojándola con su saliva, sintiendo cómo rozaba el final de su boca, empujándola contra el paladar para dejarla atrapada. Tragó y eso hizo que la contracción de los músculos succionara un poco más. Incapaz de vencer la presión de Uryan en su nuca, cerró los ojos y se concentró en las sensaciones que le provocaba.
Su mano no quedó quieta, porque tenía otra porción de desayuno que atender, bombeándolo contra su palma. Hasta que Uryan aflojó su agarre y pudo darle la atención que merecía entre sus labios. Lamió con gula, casi con deseperación, devorando cada centímetro de ese hombre. ¿En que momento los dioses habían puesto en su camino esta quimera? Porque tenia claro que aquello era un extraño don. Uno que él iba a disfrutar al menos una vez más.
Ah, qué temendo placer encontrarse con alguien que no le tratara como si fuera de cristal, que no le importase marcar su piel a mordiscos y guardar en sus besos el sabor de la sangre.
Pasó su boca de una a otra, de otra a una, jugando en cada ocasión a presionar y succionar, a intentar llevarle al límite. Límite hacia el que él mismo se dirigía sin remedio.




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Uryan Lockwood el Vie Mar 24, 2017 4:45 pm

Uryan era desconfiado por demás, pero en qué momento iba a hacerlo cuando tenía a alguien tan entregado como el chico trabajando entre sus piernas. Permaneció con los ojos cerrados, se le escapó un nuevo jadeo acompañado de un gruñido antes de abrirlos y contemplarle mientras jugaba. Él no parecía asqueado por su condición, ni siquiera sorprendido, estaba actuando como si no pasara nada, como un crío con juguetes nuevos y ver que alguien no ponía pegas a su cuerpo le enardeció aun más. Soltó la nuca de Esthia, pero no le liberó del todo, dejó su enorme mano en torno a su cráneo, sin apretar, acompañando los movimientos de su cabeza y estremeciéndose con los de su lengua. El licántropo tenía un aguante digno de mención pero el muchacho le estaba rompiendo, sobre todo por lo inesperado que era todo. Lo más lógico hubiera sido huir del tío que te había pegado una paliza y que, además, te había asaltado en un callejón. Pero no, Esthia estaba allí y veía claramente que se lo estaba pasando teta.

Uryan gruñó y sufrió una sacudida cuando el lobo empezó a prestar atención indistintamente, a una y a otro, de nuevo a otra. El placer que sentía estaba multiplicado por dos, viniendo de diferentes zonas erógenas que respondían del mismo modo a las atenciones del chico. Cuando terminaba de una de las olas de placer que le provocaban las caricias de su lengua, acto seguido empezaba a cabalgar otra, sin darle tiempo a recuperarse de ninguna, sufría una estimulación constante y para eso poca resistencia se podía tener.

Cada vez respiraba con más amplitud, su pecho subiendo y bajando en toda potencia, hasta que los músculos de su cuerpo se tensaron. Gruñó una vez más, a medias, antes de separar los labios para soltar un ligero rugido al sentir el alivio. No había podido callárselo y tampoco quiso, no era hombre dado a hacer sonidos pero..Joder, esto no se lo había podido callar. Gritó una vez más cuando llegó por segunda vez y sacudió la cabeza, el siguiente rugido no fue de placer, fue de clímax, pletórico, rabioso. Empujó a Esthia de los hombros, repentinamente, con tanta fuerza como para dejar que su espalda chocara contra el duro suelo de la maltrecha estancia.

No sabía la reserva de ropa que tendría el lobo, pero le dio igual, empezó a desgarrar las prendas, sacándoselas a desesperados tirones hasta que tuvo tanta carne expuesta como necesitaba. Uryan hizo lo mismo con las suyas, solo que ni siquiera se molestó en quitarse la maltrecha camisa, ni en quitarse del todo los pantalones, no tenía tiempo para eso. Clavó los dedos sobre una de las piernas de Esthia, separándolas para poder encajar entre ellas, sin dar opción a negarse a ello. Su cuerpo se cernió sobre el suyo, hasta que sus dientes marcaron nuevamente su cuello al hacerse uno con él nuevamente, gruñendo de ansiedad, completamente hambriento, ardiendo por lo que podía darle. ¿Sería capaz de dejar marchar a esos ojos azules?
avatar
Uryan Lockwood
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 55
Puntos : 46
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 22/02/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Sáb Mar 25, 2017 4:39 am

El fuerte empujón le hizo perder el equilibrio y caer hacia atrás. Sintió como si todo pasara lentamente cómo sus rodillas se separaban del suelo y su cuerpo caía sobre sus talones para chocar fuertemente contra el suelo. Se golpeó en la cabeza contra la piedra y soltó un quejido. Por un momento no entendió que pasaba. Estaba disfrutando del cuerpo de Uryan, completamente entregado a devorarle y exprimir cada gota de su placer y, de repente, se veía apartado con brusquedad.
Pero oh, esto era mucho mejor. Sonrió cuando las rudas manos de Uryan le despojaron de la ropa, ansioso por llegar a su piel. Y rió. Rió de esa forma tan suya, alegre y limpia, sincera, como la risa de un niño en la ronca vibración de la madurez. Le recibió entre sus piernas con el rostro contraído por el dolor de la repentina invasión, aferró las manos a los brazos de Uryan, en una muda súplica para que aguardase unos segundos para que su cuerpo cediera ante él. El olor a su sangre se esparció, sutil, entre ellos. Los orbes azules ocultos tras los apretados párpados, el labio inferior maltratado entre sus fuertes fauces, todos ellos liberados en el preciso instante en que fue mordido. Uryan le arrancó el aire de los pulmones y toda su mente volvió a quedarse en blanco. Un total y absoluto blanco, brillante y cálido.
-Ahora sí son buenos días -susurró en su oido.




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Uryan Lockwood el Sáb Mar 25, 2017 7:52 am

Sentirse abrigado por el cuerpo de Esthia y el olor a sangre fue el cóctel perfecto para estremecerse. Notó la tensión en el cuerpo del lobo, la presión rodeándole le hacía hasta sentirse incómodo y lo que el cuerpo le pedía era ignorar esa muda súplica de delicadeza, sin embargo no se movió. Sus brazos temblaron, manteniéndose completamente quieto, esperando que la resistencia del dolido cuerpo del licántropo se acostumbrara un poco a él. Gruñó y enterró la cara en su cuello, no para morderle, si no para buscar de alguna forma la fuerza de voluntad que le hacía falta para no volverse loco e ignorar sus deseos. No le dio mucha tregua, en realidad, Uryan tenía los límites de la decencia y la razón muy difuminados, así que en cuanto le escuchó decir que aquellos eran buenos días se dejó llevar.

Tomó del lobo blanco todo cuanto quiso y más, los buenos días pasaron por el mediodía y finalmente hasta entrada la tarde. Uryan sació cada deseo, por más bajo que fuera, por más que la el olor de la sangre de Esthia llenase su rústica vivienda, hasta que el propio licántropo no pudo más. Era la primera vez que se agotaba, la primera vez que de verdad se había sentido totalmente vacío. Gruñó cuando se apartó del cuerpo de Esthia, que le había mordido en todos los sitios donde había alcanzado, a esas alturas no se podía distinguir a quién pertenecía cada olor, estaban totalmente entremezclados, como si fueran una sola entidad, con la cabeza llena del sabor de Esthia. Agotado.

Se dejó caer boca abajo sobre el lecho de mantas y pieles, jadeando, el cuerpo empapado en sudor y sangre. Usó sus brazos como almohada y soltó un fuerte jadeo, a mitad de camino entre rugido y gruñido. Dios. ¿Alguna vez había dejado de sentir necesidades? Ya fueran de fornicar, destruir o comer carne, siempre había algo que quería, algo que no dejaba de pincharle hasta que lo conseguía, pero ahora no. Ahora estaba..Libre. Cerró los ojos, olvidándose de que el copo de nieve estaba allí, a su lado, no sabía si había perdido la consciencia en alguno de los momentos de éxtasis pero si él estaba roto no hacía falta ser un genio para suponer que Esthia también. Más tranquilo no se podía estar, las serpientes de su cabeza dormitaban, el lobo rojo clamando vidas se había quedado mudo. Abrió los ojos, contemplando a Esthia. - ¿Quién eres?
avatar
Uryan Lockwood
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 55
Puntos : 46
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 22/02/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Sáb Mar 25, 2017 8:26 am



El lobo blanco despertó desorientado y físicamente agotado. No tenía claro si había caido dormido o inconsciente. Pero había merecido la pena. Un día perdido del mundo, en a saber qué sitio, porque no tenía ni idea de dónde estaba, pero dejándose llevar por la pasión arrolladora y dominante de ese hombre al que llamaban Miedo. ¿Miedo? Ja. The Fear debería ser The Fucker. No podía moverse, le dolían hasta las pestañas y dudaba que pudiera moverse de la cama en una semana. Aunque no importaba, Uryan podía moverle sin problemas. No sabían cuánto tiempo había pasado con él ni le importaba. Tampoco es que hubiera alguien esperándole.
Incapaz de abrir los ojos, volvió a dejarse llevar por el sueño un poco más, cabalgando entre el mundo onírico y el real, sin saber qué pertenecía a cuál realmente, hasta que la voz de Uryan lo atrajo hasta uno de los dos universos.
¿Que quién era? Pufff, era una pregunta complicada. Una que requería mucho esfuerzo para contestar. Su cerebro apenas daba para respirar y porque si no, moría, que si no... Pero logró juntar las letras y dejar que escaparan entre sus labios manchados de blanco y rojo.
-Esthia.
¿Era suficiente respuesta? Porque en ese momento tendrían que sacárselas con cuchara.




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Uryan Lockwood el Sáb Mar 25, 2017 1:01 pm

Uryan no estaba buscando una respuesta profunda, más bien todo lo contrario, una frase sencilla con la que poder comprender que alguien como Esthia existiera. Solo había una explicación posible y era que estaba tan jodido como él..o que tenía gustos refinados. Ninguna de las dos cosas le molestaban en realidad, pero de corriente el lobo no tenía nada. Estaba seguro que su nombre se quedaba muy corto para describirle, pero tampoco necesitaba mucho más. Le vio más dormido que despierto, tal vez a medias entre la inconsciencia y el sueño. Extendió el brazo, sacándolo de debajo de su cabeza y le cogió del mentón, moviéndolo ligeramente hacia un lado y a otro. Barrió con su pulgar los restos de sangre y de fluidos diversos, apartándolos de la piel de sus labios mientras le miraba, como si así pudiera adivinar de dónde había salido ese cachorro.

- Esthia.- Aun no había recuperado el aliento del todo y no le apetecía otra cosa que no fuera quedarse allí tirado hasta que sus energías volvieran al nivel habitual. Deslizó la mano por su cuello. No sabía si esta situación y este encuentro le beneficiaba o si le traería problemas. Lo más normal era atajar las dudas de raíz, muerto el perro se acabó la rabia y ese licántropo le traería más mal que bien, lo intuía, aunque ese momento fuese lo más cercano al Edén que había vivido hasta el día de hoy. Sería tan fácil, sería tan placentero escuchar su cuello romperse bajo sus manos, ¿Estaría la carne de Esthia tan buena como sabía su sangre? Se humedeció los labios y se acercó, arrastrándose ligeramente por las pieles para quedarse más cerca. Descendió la mano, pasándola por su pecho, deteniéndose en una zona cuyos dientes habían marcado profundamente y se le dibujó una sonrisa. No. El cachorro le valía más vivo que muerto, tal vez algún día.

Se incorporó, cogiendo impulso. Sus huesos crujieron, pero odiaba la sensación de estar alertagado, con la guardia baja. Se quedó sentado mirando al susodicho, suponía que no iba a moverse de allí pese a dejarle solo y..Siempre podría encontrarle. Se recolocó la ropa y se calzó unas botas raídas antes de dejar al chico a solas. Volvería después de unas horas, cuando el sol de la tarde estuviera escondiéndose. Apareció de nuevo en el lugar, acompañado de lluvia, aunque había arreglado las goteras de modo que el frío se quedó fuera. Observó al lobo, prácticamente en la misma postura donde le había dejado. Se colocó a su lado y se puso de cuclillas. Le acercó un pedazo de carne asada y sazonada a la nariz.
avatar
Uryan Lockwood
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 55
Puntos : 46
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 22/02/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Dom Mar 26, 2017 2:24 pm

No se había enterado de que Uryan se había marchado. Tan cansado estaba y tan necesitado estaba su cuerpo de reposo para poder recuperarse de las heridas, del agotamiento, del desgaste que suponía cada encuentro con el lobo. Pero era un agotamiento tan placentero... El olor de la comida le hizo reaccionar. Arrugó la nariz, disfrutando del aroma, y empezó a salivar.
-Ummm. ¿Me traes el desayuno? -se pasó la mano por el pelo.
¿Qué hora era? No tenía ni idea, ni le importaba. Se sentó en la cama, sin preocuparse por estar desnudo. Y volvió a dejarse caer medio de lado, porque estar sentado aún le dolía demasiado y allí no tenía que fingir nada.
Comió algo, sin apartar los ojos de Uryan. Era tan grande, tan guapo, su cuerpo estaba tan bien definido... que podía tirarse horas mirándolo. No por nada especial, estaba claro que no había sentimientos implicados en ese encuentro. Se habían conocido, habían tenido sexo -mucho y muy bueno-, y fin de la historia. Pero tenía ojos en la cara y había que reconocer que ese hombre era muy atractivo. Además, allí podía mirarlo sin molestarse en disimular, porque nadie iba a ser testigo de sus "desviadas" preferencias.
-Creo que debería irme -murmuró un largo rato después, cuando la comida se hubo acabado y ya la falta de luz indicaba que era de nuevo de noche-. Gracias. Por hoy. Ha estado bien. Muy bien. ... Supongo que volveremos a cruzarnos en la arena.




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Uryan Lockwood el Mar Mar 28, 2017 6:01 am

Observó al cachorro incorporándose y cambiando de idea casi al mismo tiempo, sonrió de medio lado, porque sabía el motivo, al ser el responsable sentía una especie de..Orgullo. Le metió el pedazo de carne a la boca y luego le tendió un cuenco de barro, con su buena ración de carne asada. Él ya había comido por el camino, así que se quedó allí contemplándole, aun tenía sus marcas, pese a que al dormir el lobo en su interior lamía sus heridas con más rapidez, pero eso no quitaba que hubieran sido muchas en muy poco tiempo, todo tenía su límite. Él se había sentido más tranquilo, podría decirse que hasta la sed de sangre se le habían olvidado por un instante, pero a medida que pasaba el tiempo volvían, las serpientes de su cabeza se retorcían, el lobo mordía sus entrañas por salir, recordándole que había cosas que jamás se podían extinguir por mucho tiempo pero había sido..gratificante, extraño, no tener ningún tipo de necesidad salvo la de quedarse allí tumbado, impregnado en el olor del cachorro. Cachorro. Daba igual cuántos años tuviera, para Uryan lo que tenía delante era eso. Un cachorro sin dirección y él..Él nunca había tenido una brújula. - En la arena no tienes nada que hacer si estoy yo, aunque supongo que es una ventaja, no apostarán por ti. Puedes irte - Levantó una ceja, divertido.- o quedarte aquí, hasta que te recuperes.- Si se recuperaba alguna vez, porque si se quedaba demasiado cerca de Uryan no iba a poder sentarse con normalidad en lo que le quedaba de vida.- A no ser que tengas algún motivo para volver...A donde sea que pertenezcas.

El lobo rojo no era de los que aceptaban visitas, ni ayudaba a nadie y en realidad no lo estaba haciendo, pensaba en un culo caliente en el que desfogarse sin la necesidad de ir a buscarlo cada vez que tuviera ganas. Esthia era un buen compañero de cama y sabía que podía partirle la cabeza en cualquier momento si se hartaba, así que pensándolo con frialdad, tenerle cerca solo le daba ventajas, pero se lo propondría una vez, Uryan no era hombre de súplicas. Si alguna vez le apetecía un pedazo de aquel lobo iría a buscarlo y lo obtendría, tal y como hizo la primera vez.
avatar
Uryan Lockwood
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 55
Puntos : 46
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 22/02/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Sáb Abr 01, 2017 3:23 pm

-Bueno, no estaría mal quedarme un poco más, sobre todo hasta que pueda volver a caminar con normalidad. Todavía me duele. -Sí, le dolía, pero lo decía tan ricamente, como quien dice que el cielo es azul-. No quiero volver al sitio al que pertenezco... En realidad, ni siquiera tengo claro que siga perteneciendo allí. La manada de mis padres, o la de mi hermano, cuando se convierta en el alfa, siempre será un sitio al que volver, pero... ahora no es mi sitio. Supongo que acabaré encontrándolo, pero de momento creo que daré tumbos por París un poco más.
Se acomodó lo mejor que pudo, sentado, con las piernas cruzadas. Tuvo aún un gesto de incomodidad, pero fue sólo hasta que encontró la postura. Gracias fueran dadas a la Dama de Plata por la capacidad de regeneración que tenían los licántropos.
-¿Y tú qué, grandullón? ¿De dónde viene The Fear? -tampoco le iba a insistir si no quería contárselo, era simplemente por hablar de algo, sin entrar en nada demasiado personal. El apodo que tenía en la arena supuso que era algo que podrían tratar sin problemas, al menos para hacer tiempo hasta que su cuerpo acabara de curarse, en unas horas más, para regresar a la habitación de la pensión y dormir a pierna suelta -como si allí no hubiera dormido casi en coma profundo- hasta que el sol estuviera bien alto.



Los días pasaron y el encuentro entre ambos licántropos fue cayendo en el recuerdo. No coincidieron en la arena en ese tiempo y el destino tampoco quiso que se cruzaran en las calles de los bajos fondos. Y ni Esthia ni Uryan sintieron la necesidad de ir en busca del otro. ¿Por qué habrían de hacerlo? Los dos tenían claro que aquello había sido algo fortuito y a lo que no había que dar más importancia de la que realmente tenía.
En ese tiempo, Esthia siguió en la pensión y las peleas, como si nada hubiera pasado; Uryan siguió con sus asuntos... Y conoció a Hania. (Tema aquí)
Sin embargo, de la misma forma que se habían conocido, el azar quiso que volvieran a encontrarse:

[Roleado en CB con Hania.]

Cayó la noche del domingo, era noche cerrada y la luna menguante parecía lánguida y perezosa en el cielo. La vampira le había dicho a Uryan que unas voces en su cabeza habían expresado la intención de ir a por el licántropo armados con plata. Un tal Jack El Sacatripas y sus secuaces, a quienes Slang conoció en el pasado en las peleas clandestinas, habían querido incorporarlo a su banda pero el lobo iba por libre. Eso no les hizo mucha gracia y más cuando vieron el potencial de Slang y el dinero que podian ganar con él. Ahora les estaba haciendo perder pasta al enfrentarse a algunos de sus púgiles y aquellos matones decidieron ir a por él. Sabían que era un licántropo asi que portaban armas de plata y le superaban en número, nada más y nada menos que 12 tipos grandes y peleones con ganas de partir caras.

La vampira le había advertido sobre el ataque del domingo y una cosa era hacer oidos sordos a una loca y otra no estar atento por si acaso. Así que Uryan estaba en una de sus guaridas, la que había compartido con Esthia, en realidad, pero le había mandado a paseo hacía unos días y le había echado de allí, pudiera ser que se metiera en medio de algo que no le incumbía. Esperaba sin estar armado, sentado, tranquilamente, como quien espera misa.

El lobo blanco sabía cuándo llegaba el momento de abandonar un sitio y ése había llegado ya en la guarida de Uryan, así que se marchó apenas notó que su presencia ya no era deseada. Habían sido unos días muy interesantes, pero no tenía sentido forzar la situación. Así que había pasado por la pensión, se había aseado y cambiado de ropa y echado unas horas a dormir. Cuando su cuerpo había recuperado las fuerzas, salió a pasear por los bajos fondos de París, a buscar un par de botellas de alcohol y algo que comer. Nunca se sabía cuando podía necesitar invitar a alguien a un trago.

Llegó un momento en la noche que Uryan prefería encontrarse a los cabrones en un lugar que no fuera ese, más que nada apra que no le destrozasen la guarida y si ya había sido descubierta de poco le servía. Empezó a caminar, hacia los bajos fondos, iría a un bar cualquiera, a llenarse la panza y tomar algo de alcohol, mientras pensaría a cuál del resto de guaridas debería ir.

Esthia entró en un local que ya había probado un par de veces. La muchacha tras la barra ya le conocía de esas pocas ocasiones, porque siendo como era, había acabado contándole su vida entre vasos a medio llenar. Bueno, no toda, sólo la parte en la que habían atacado a su familia -sin especificar por qué- y habían matado a su pareja -sin aclarar tampoco que no se trataba de una mujer-, así que había dejado Lesbos y llegado hasta París. Risas y anecdotas varias et voilá, Esthia ya era conocido por su nombre y apellido. Como iba solo, se sentó en la barra y entabló conversación con la muchacha.

Uryan no tardó en coincidir, él conocía a la camarera..De otras cosas. Su reputación era conocida solo en París y así preferiría que fuera, no podía evitar que su nombre se escuchase entre callejones, en el mundo secreto y oscuro que ocultaba la ciudad, pero era muy diferente a ser apreciado. Por lo general, ver al licántropo en un lugar público significaban problemas. Aun así, en cuanto entró, notó una espalda familiar en la barra. Se acercó, como si nada, hasta que su pecho estuvo a muy pocos centímetros de su cuerpo.
-¿Invades todos los lugares que son mios, cachorro?

La banda de matones se encontraba a unos callejones de allí, contando las armas y recursos con los que contaban, pues sabían que esos bichos eran muy fuertes.
—Irá drogado, como siempre, hay que esperar a que esté un poco más debilitado.
—Eso da igual, somos 12, y llevamos plata para hacer una cubertería.
—Vamos ya, Jack, cuanto antes mejor.
—No, esperemos un poco, al menos que salga. No quiero que nos vean en la taberna.
Un chico que les informaba salió corriendo a decirles que acababa de entrar, posiblemente en un par de horas saliese ya contento.

El licántropo más pequeño giró la cabeza para mirarle.
-No es tuyo, grandullón, es de la preciosa Amy. Y será mío cuando me case con ella, porque como cocina... es un desperdicio que ningun hombre se haya dignado a casarse con ella. -Estaba claro que no hablaba en serio, pero daba igual. La muchacha se rió y le quitó importancia al comentario, yendo a prepararles algo para cenar. Un par de horas entre comida y bebida pasaban muy rápido.

La mirada que le echó Uryan fue fulminante, igual que el apretón en la entrepierna sin ninguna delicadeza. Gilipolleces a él. Después de un par de horas, miró a Esthia, no estaba tan borracho como de costumbre, ni se había drogado, porque más valía prevenir que curar. No era el más listo de la clase, pero tonto tampoco. Le pegó un toque en el costado.
-Deja de beber.

La rubia salió del hotel a hurtadillas, para variar, Assur se había ido a saber donde, y casi que prefería no saberlo. Tenía prohibido salir de allí, pero le daba igual, lo iba a hacer de todos modos, no era una medida justa y hasta Assur lo sabía. Caminó por las calles enfundada en un vestido de color malva con una capa de terciopelo azul oscuro por encima, con la capucha echada para que no se distinguieran sus rasgos fácilmente. No iba a meterse en la pelea, ella no era fuerte ni rápida como su sire, pero al menos podía avisar o… Bueno, podía hacer que la sangre les hirviese y les explotase la cabeza. Se estremeció al pensarlo. No quería repetir aquello que le hizo a Ramsés, pero si era necesario… se detuvo cuando escuchó las voces a varias manzanas. Estaban esperándolo a la salida del tugurio.

-¿Por qué? Sólo llevamos una botella. Y no tengo nada mejor que hacer que dormir la mona esta noche. ¿O me ofreces un plan alternativo? Ja. -se acercó para hablarle al oído-. ¿Es que temes que con el alcohol no rinda, grandullón? Con lo que me pones, sería imposible. -y volvió a la posición inicial, metiéndose un trozo de comida en la boca. Ya quedaba poco de comer y menos aún de beber. La idea de no dormir solo esa noche le hizo sonreír. No sabía que el plan se le iba a torcer.

Slang había estado sentado, a la espera, mucho más atento de lo que podría estar uryan en realidad, su lobo no dormitaba, observaba todo atentamente y de hecho, en algún momento se puso en pie y apuntó directamente a al entrada del bar con el morro. Estaba captando algo además de la peste a humanidad, algo que no tenía que ver con nada vivo y por alguna razón le arrastraba hacia allí. Uryan frunció el ceño, incómodo, en otra ocasión se hubiera llevado al cachorro de allí, a visitar un refugio nuevo, pero ni siquiera reaccionó a sus palabras. Se puso en pie. Cuando Slang tiraba, él tenía que seguir.
-Hay algo fuera. Vengo ahora.

Afuera estaban los de la banda del Sacatripas acechando en varios rincones de los callejones, y en cuanto Uryan puso el pie fuera de la taberna, empezaron a salir de las sombras hacia él, como si un enjambre de abejas volasen hacia el panal en formación de abanico.
–Vaya, vaya… mira quien sale hoy pronto de la taberna… ¿Cómo te va la vida? ya sé que bien… demasiado bien. Tienes que empezar a dejar de ganar tantas peleas, eso no le va bien a mi negocio —Jack habló desde detrás de dos moles que llevaban en la mano un cuchillo dentado bañado en plata y dos puños férreos también plateados, con pinchos en los nudillos.




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Dom Abr 02, 2017 4:10 am

Esthia siguió con la mirada a Uryan. ¿Qué había fuera? Se encogió de hombros y se llevó otro trozo de comida a la boca, con los dedos, como solía comer normalmente, cuando la comida lo permitía. Porque adoraba chupárselos después. Y fue justamente eso lo que hizo. Primero uno, luego otro. Pero no pudo llegar al tercero, porque su fino oído de lobo captó algo en el exterior. O tal vez fue el instinto, ése que te dice que viene una tormenta cuando hay demasiada calma.
-Amy, bonita, luego te pago esto, que no me fío un pelo de Uryan.
A pesar de que había ido contadas veces, ya le echaba rostro al asunto para salir sin pagar. Volvería, por supuesto, a saldar la cuenta. Pero tras comprobar lo que ocurría fuera.
-Uryan, ¿qué oc...? -se calló de golpe cuando vio el grupo que rodeaba al otro licántropo. No había que ser demasiado listo para saber que aquello era un ataque. Sobre todo cuando él mismo había sufrido uno similar unos días atrás.

Uryan se fijó en las armas de plata, en los dos becerros que acompañaban a Jack... Estaba tenso, pero su lobo seguía pendiente de otra cosa. ¿Qué coño tenía Slang en la cabeza? A esas alturas ya debería estar aguantando sus mordiscos y conteniéndose para no dejarse llevar. El sonido de Esthia a su lado le hizo fruncir el ceño. Estaba esperando, a que el resto se moviera, antes de hacer nada.
-¿No te he dicho que esperes dentro?

Los matones miraron al jefe y al licántropo que salió de la taberna, y crujieron los nudillos, o se arremangaron las camisas. Allí había muchas ganas de partir cráneos, de oler sangre y repartir violencia gratuita. Hania observaba desde la oscuridad de un callejón cuatro calles más abajo, oculta tras unas cajas de desperdicios.
—No es nada personal, pero ya te dije que no te convendría rechazar mi oferta. Ultima oportunidad: trabaja para mi y con mi reglas o te vamos a partir los dientes y las piernas.

-Sí, lo has dicho.
Otra cosa es que fuera a hacerle caso. Que ya tenía una edad para andar rindiendo cuentas de las peleas en que se metía o se dejaba de meter. Además, que no iba a dejar a Uryan en la estacada con aquellos tipos. Que el lobo era enorme, pero ellos eran una docena y estaban armados.

Lo malo de estar en mitad de la calle era que no iba a poder transformarse, si, a Uryan no le importaba correr riesgos pero eso no suponía ser un inconsciente. No del todo. Hizo un movimiento con la cabeza, inclinándola a un lado como si estuviera encajándose correctamente las cervicales. Slang seguía a por pipas y Uryan no llegaba a entender por qué... Ya investigaría después.
El licántropo ni siquiera contestó, no iba armado, pero le dio igual. Se lanzó a por las moles, que parecían los que más problemas podrían darle.

Los secuaces del sacatripas impactaron contra Uryan a puñetazos y con los puños de metal y pinchos. Sin pensarselo dos veces cuatro tipos más se acercaron, dos de ellos yendo a por Esthia directamente. Al parecer seis contra dos era un buen ratio y de momento el resto se quedó como en segunda fila observado qué hacían los demás.

La sonrisa de Esthia apareció en su rostro. No podía evitarlo, era comenzar una pelea y sonreír. Su mente se puso a trabajar para buscar los puntos débiles de sus dos oponentes. Sabía que a fuerza y resistencia les ganaba, sí, pero ellos tenían armas de plata y él era un hombre lobo al que le daba un poquito de alergia el metal. Un poquito. Bastante. Tirando a mucho. Podía sobrevivir a heridas de plata, por supuesto, pero era difícil, doloroso, poco probable y siempre dejaban cicatriz. Esquivó el ataque del primero, intentando responderle con un fuerte golpe en la nuca, a ver si podía dejarle inconsciente un rato, pero eso le dejaba más expuesto al segundo.

Uryan no usaba ningún tipo de estrategia, en cuanto se metía en una pelea en desventaja su único objetivo era el de aprtir tantas cabezas como pudiera antes de irse al otro mundo, si es que le aceptaban allí. Se volvía totalmente loco y de haber estado en un lugar más resguardado conocerían a Slang en su máximo esplendor, pero como el maldito lobo lo único que hacía era mirar de un lado a otro, ansioso, fue el humano el que se dedicó a repartir sin ningún tipo de conciencia. le llovían golpes, cortes, dolor y cuanto más dolor, más loco se volvía él.

El olor de la sangre de Uryan llegó hasta Hania y ésta se puso nerviosa, de pronto las voces empezaban a ser un zumbido. Los otros secuaces se fueron acercando y ya no se podía distinguir de quien era cada pie o cada mano. Esthia y Uryan tenían encima al menos a nueve matones. La rubia se puso las manos en los oidos… ahí estaba… no!!! otra vez no!!! era como u rugido infernal y el calor que le subía por la garganta. De pronto dos de ellos empezaron a sangrar por nariz, orejas y ojos. Los hombres se apartaron sorprendidos, les quemaba la cara, la sangre que salía de sus cuencas parecía efervescer.

El olor de la sangre y el dolor de las heridas y golpes comenzó a guiar a Esthia en una peligrosa escalada. Estaba en clara desventaja y eso nunca era bueno, porque podría descontrolarse. Cuando se veía acorralado, cuando no tenía más opciones que matar o morir, el lobo tomaba el control de la situación y arrasaba con todo lo que veía a su paso. Podía soportar de mejor o peor manera el influjo de la luna, pero la desesperación por la supervivencia era algo demasiado visceral, puro instinto. Y conforme avanzaba la pelea y se veía más y más cansado y acorralado por un número mayor de enemigos, más cerca estaba de sucumbir y que el lobo mostrase su níveo pelaje y sus fuertes colmillos. Mas de repente algunos de ellos se apartaron. No lo entendía, pero no iba a plantearselo, no era el momento, todavía estaba demasiado arrinconado. Le habían hecho varios cortes en el brazo, en un muslo y tenía un pinchazo en un costado. Notaba la quemazón de las heridas y cómo la infección debida a la plata mermaba sus fuerzas.

Él no sabía ni lo que tenía ni lo que no, porque no había dejado de repartir en ningún momento, completamente loco, arrasando lo que veía sin estremecerse por el sonidod e los huesos al romperse o los alaridos que provocaba a su alrededor, ni siquiera escuchaba a Esthia pero en cuanto sus enemigos empezaron a alejarse y a mirarse confusos Uryan se detuvo. Jadeaba, estaba ensangrentado y no sabía hasta qué punto mal herido, pero vio cómo sangraban de los ojos... De los oidos, de todas partes... Ese no era él, si golpeaba los uficientemente fuerte hacía estallar cráneos, no les daba tiempo ni a sangrar... ¿Qué...?

Los alaridos de los infelices hicieron que Hania se hiciese un ovillo, pegando las rodillas al pecho y con las manos en los oidos, presionando, como si aquello pudiera evitar las voces.
—¡¡Brujería!!! ¡¡corred!!! ¡¡¡nos destrozarán a todos!!! -Alguien gritó aquello y los más cobardes se largaron a todo meter. Quedaban los que estaban peleando y que no habían visto a sus compañeros sangrar. Ahora estaban en el suelo convulsionando y sangrando por todos los orificios.

Esthia cayó de rodillas al suelo, respirando por la boca, a grandes bocanadas, algo entrecortadas porque cada intento de llevar oxígeno a sus pulmones era una punzada en la herida del costado que le drenaba la vida. El corte del muslo sangraba profusamente. El del brazo escocía, pero era bastante más pequeño. Tenía morados y golpes por muchos sitios, pero nada le borraba la sonrisa. Ni siquiera el no entender lo que estaba pasando. ¿Brujería? ¡Pues bienvenida fuera, porque acababa de salvarles la vida!

Uryan ajdeaba también, aunque eran más bufidos que otra cosa. Observaba lo que estaba ocurriendo pero no le dio tiempo a sopesarlo, algunos quedaban todavía. Por el parón, estaba un poco más lento y menos enérgico, le costó ahuyentarles o partirles los morros, pero no dejó de hacerlo hasta que no estuvo completamente seguro de estar solos.

Arrodillado, echado hacia adelante, con las manos apoyadas en el suelo y sentado sobre sus talones, incapaz de tenerse ya en pie, el lobo blanco levantó la vista hacia Uryan. La sangre le goteaba por la comisura de la boca. No recordaba en qué momento había mordido a alguien o si se había mordido a sí mismo a causa de un golpe. Todo había sido demasiado frenético.

Aun estaba tenso, porque no entendía nada, pero Slang seguía mirando y tirando de él hacia los callejones, sin embargo se acercó a Esthia primero. ¿A él también le estaba afectando esa brujería? Le cogió del mentón, levantándole la cara. No, a él no le sangraban los ojos. Gruñó, muy cabreado.
-¡Te dije que te quedaras dentro!
Cogió al hombre y se lo echó contra el pecho, cargó con él, aunque no sintió el chorro de sangre que se escapo de alguna parte por el esfuerzo y luego hizo caso al maldito lobo rojo... Siguiendo hacia el callejón. frenético.

La rubia se quitó las manos de la cabeza y miró hacia las dos figuras que renqueaban hacia ella. Apoyó una mano para ponerse de pie, estaba algo mareada, porque el Caldero de sangre la dejaba agotada mentalmente, el dolor era intenso y durante unos minutos no vería bien, sólo bultos desenfocados que se acercaban a ella.
—¿S…Slang?

-¿Quién es Slang? -preguntó, arrugando el ceño-. ¿Y quién es la rubia? ¿Es tu novia? ¡Es muy guapa! ¡Bajame, que quiero conocerla! -Se removió hasta que consiguió liberarse del agarre de Uryan y acercarse a la muchacha-. ¡Anda! ¡Si eres una vampira! -Desvió la mirada a Uryan otra vez-. Oye, pues es muy mona para estar así como muerta. -Sus ojos azules regresaron a encontrarse con los de Hania-. Yo soy Esthia.

Bajó al lobo, porque tampoco estaba como para retenerle, su cuerpo empezaba a estar falto de adrenalina y empezó a ver borroso. Su corazón latía en todas partes menos en su pecho. Miró su cuerpo, completamente ensangrentado, no tenía claro dónde tenía los cortes más profundos porque salía de todos lados y no lentamente. Cogió aire, varias veces. Ahora todo tenía sentido Slang sabía que hania estaba allí. Quería saber qué narices hacía la niña allí... Hizo una mueca y soltó un gruñido de rabia.
-Hablad después. Larguémonos.

La vampira se levantó del suelo rápidamente algo temblorosa y cogió de la mano a Uryan para llevarlo al antiguo orfanato y cuando miró a Esthia y vio sus ojos, tan limpios, tan cálidos y con esa voz tan reconfortante, también le dio la mano. Se alejaron los tres por el callejón y en menos de cinco minutos habían alcanzado el muro del convento. Para entrar debían rodear toda la manzana, con jardines y bosque incluido, pero ella sabía otra entrada. Apartó un montón de hiedras que crecían sobre la piedra y se coló por el agujero, los lobos también cabrían aunque más apretados. Corrió hasta la puerta de la cocina y buscó la llave bajo una maceta, donde todavía permanecía, abriendo la puertecilla lateral y entrando por ella. Lo primero que hizo fue prender carbón en la cocina de hierro colado. Después fue a la bomba del agua y la puso en marcha. Al principio salió marrón pero al instante era cristalina y llenó un cubo que vertió en una olla para calentarla. Los paños estaban limpios en los cajones, algo polvorientos pero nada más.

Al lobo blanco le gustó aquella mujer. Agarró su mano, entrelazando sus dedos, y se dejó guiar hacia el orfanato, mirando por encima de ella a Uryan, que iba al otro lado. Pero la perdida de sangre era mucha y la infección de la plata le estaba dando fiebre. Apenas llegaron a la cocina del orfanato, sintiéndose a salvo, colapsó.

Uryan aceptó la mano de la rubia, aunque no tenía mucha más opción. Su cerebro empezaba a enviarle señales de lo jodido que realmente estaba, la sangre que le llenaba las fosas nasales no solo le pertenecían a él, pero estaba saturado con la de Esthia. Sacudió la cabeza y caminó. Podría haberle llevado directo a una trampa porque por una vez, el lobo rojo no tenía ni pizca de ganas de discutir. Observó el orfanato y lo reconoció, pasó al interior, prácticamente en la misma situación que Esthia, de hecho parecía a punto de caerse de bruces en cualqueir momento, hasta que vio al cachorro caer. Entonces, pareció espabilar. gruñó y fue a recogerle. Dejó a Hania haciendo cosas, mientras él buscaba un lugar medianamente cómodo y alejado del frío donde dejar a Esthia.

La rubia parecía una hormiga de aquí para allá. Ayudó a Slang a colocar a Esthia en una cama y arrimó la otra para él.
—Tu también tienes que tumbarte.
Hundió el paño en el agua y limpió las heridas del lobo blanco, cosiendolas como si estuviera bordando el mantel del altar de la iglesia, con mucho cuidado y con puntadas simétricas y paralelas. No había restos de plata que hubiera que sacar, así que sólo se trataba de cuidar heridas y parar la pérdida de sangre. Fue a cambiar el agua y a por más paños y realizó la misma operación con el lobo rojo, a oscuras porque no necesitaba de luz para todo aquello. Al terminar los dejó descansar y fue a recogerlo todo y a encender un brasero que les diera calor, mantas limpias y por último quemó unas ramas de salvia en un pebetero, haciendo que al menos oliera un poco menos a moho.




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Lun Abr 03, 2017 11:37 am

Esthia estuvo inconsciente toda la noche. Su cuerpo estaba agotado y necesitaba cada ápice de energía para curarse. Las heridas que había cosido Hania dejaron de sangrar tan abundantemente, hasta dejar de hacerlo finalmente. Como su cuerpo se regeneraba, no dejarían cicatrices demasiado evidentes, de ésas en las que pueden contarse los puntos y la piel queda levemente abultada, pero sí se apreciaría una línea blanquecina en el lugar donde la carne se había unido tras el contacto con la plata.
La infección causada por el metal en contacto con su sangre le mantuvo toda la noche hirviendo en fiebre, sudando y temblando a intervalos.
Cuando el sol despuntaba, pareció que comenzaba a remitir y que el lobo blanco podía por fin descansar y dejar que su cuerpo se recuperara.
Ya estaba bastante arriba en el cielo cuando abrió los ojos, quejándose roncamente porque le dolía absolutamente todo el cuerpo y estaba mareado. Luchar contra la infección siempre era agotador.

El lobo rojo no fue capaz de despertarse con el sol. Se había quedado despierto, observando cómo Hania cuidaba primero de Esthia y luego a él, pero estaba tan tenso que fue incapaz de conciliar el sueño hasta que la pérdida de sangre lo hizo por él. Entre horas se despertó y se transformó en el lobo rojo que en esos momento descansaba en el lecho, había sangre manchando su pelaje y las heridas parecían no regenerar con tanta rapidez como le ocurría al copo de nieve.

La rubia debía volver cada noche al hotel, no quería provocar las iras de Assur, y no sabía cuanto más conseguiría burlar su vigilancia, pero esa vez era necesaria su intervención, lo escuchó en las voces, y se había cumplido.

Esthia aprovechó que Uryan dormía y lo observó a placer. Cuando Hania llegó, charló un poco con ella y volvió a dormirse. Todavía estaba muy débil, pero tenía que empezar a pensar en volver a la pensión y arreglar algunas cosas. Sobre todo porque no le había pagado a Amy la cena de antes de la pelea.

Uryan no parecía muy por la labor de despertarse, las heridas no estaban regenerando como lo hacían las de Esthia, tardaban mucho más, no tanto como si fuera alguien normal, pero aun así podía ser algo realmente irremediable si las más graves no mejoraban rápido.

Mientras tanto, Esthia y Hania se encontraban, al regreso de la muchacha al orfanato para atender las heridas de ambos lobos, que se recuperaban poco a poco.
-¡¡Rubia!! -Hania Doe se abrazó al lobo blanco y le besó los morretes. Esthia Vikorida sorió, levantó a Hania por la cintura, por encima de su cabeza, y la bajó de nuevo, abrazándola por la cintura, de forma que quedara pegada a su cuerpo, sin tocar el suelo, todavía su cabeza más alta que la de él-. ¿Dónde has estado todo el día, preciosa?
-Escondida en un armario -le dijo tan tranquila al lobo.— Es que Assur aún está enfadado.
-Tsk... Debería ir a hablar con Assur para que me permita cortejarte como un caballero, con planes de boda y todo eso.
-¿para qué te quieres casar conmigo si ya tienes a Slang?...— miró a Esthia extrañada, que eso es lo que más raro se le hacía, no que le dijera que iba a hablar con Assur sobre cortejarla ni nada de eso...
-Jajajajaja. No puedo casarme con Slang. De hecho, es un secreto que me gusta Slang. Nadie puede saberlo, sólo tú. Ni siquiera puedes decírselo a Uryan, ¿vale? Y lo digo sólo para que Assur me deje visitarte. No tienes que casarte conmigo. Tú eres una princesa y yo soy el lobo del cuento. -La dejó en el suelo, pero mantuvo sus manos en su cintura.

La pequeña rubia se quedó pensativa y acabó poniendo un gesto de resignación.
—No querrá. Es un cabezota y cree... cree que quien me toque merece la muerte, pero yo creo que sólo es miedo a perderme. ¡¡Es un tonto!! ¡¡yo siempre le voy a querer!! ¡¡es mi sol y no hay otro!! —Suspiró y se sentó en una butaca—. ¿me dejas que te cepille el pelo?
-¡¡Claro!! -Se sentó en el suelo, de espaldas a ella, para que pudiera cepillarle el pelo con comodidad. -Es normal que no quiera perderte, princesa. ¿Quién querría? Pero nosotros no queremos robarte de tu sol, queremos disfrutarte un poquito. ¡Tambien tenemos derecho!
-Eso ya lo sé, pero él no lo y no me deja explicárselo, se pone furibundo.
— Sacó un peine del bolsillo y empezó a cepillarle el pelo. Si estuviera allí Uryan le haría buena falta ese acicalado y seguro que se quejaría y gruñiría y diría que no lo quería.— ¿cómo están tus heridas?
-Mejor, mira -le enseñó la del brazo, que todavía tenía el hilo, que no se había caído, pero ya estaba completamente cerrada. -Esta noche me quitaré los puntos para que se cierre del todo. ¡¡Me va a quedar una cicatriz!! Pero lejos de afearme, resaltará mi virilidad.
-¡¡¡Tendrás tus propias serpientes!!! a ver... hum.. no.. son más bien culebrillas. ¡Oh! sabes qué? leí en un libro que me trajo Assur de la biblioteca de Alejandría que hay un compuesto que lo echas donde ha habido plata y la desompone. Creo que debería conseguir un poco para traeroslo.
-Pues estaría genial, porque si vuelven a atacarnos, nos vendría bien poder curar la infección con rapidez. Quizás otra vez no tengamos tanta suerte. Y seguro que a Uryan le viene bien, que siempre acaba más herido.
-¿Cuando es tu cumpleaños?— Hablando de escopetas. La rubia saltó de un tema a otro con una facilidad pasmosa.— El mio es en febrero, pero no sé el día.
-El mío es el 31 de diciembre. Así que todavía falta mucho. ¿En febrero? ¡Anda, el mi hermano mayor tambien!
-¿El último día del año? que bonito!! es como ser el último en llegar a la fiesta y por eso no estás aburrido!! ¿me ayudas a elegir un día? no sé cual.

-Pues... mi hermano es el 1... qué tal... no sé...el 28 o el 27, al final del mes, como yo. Así le llevamos la contraria. Tú no lo conoces, pero a mí me gusta molestarle.
Hania Doe le siguió peinando los mechones a Esthia escuchando las historias de su hermano, ojalá ella tuviera alguno.
—¿Puedo quedarme el 28? así será el último dia del mes como tu.
— Ni que Esthia fuera el dueño del calendario.— ¿Cuándo será el de Uryan? se lo preguntaré cuando lo vea.
-Puedes quedarte el que quieras, princesa. Así no me olvidaré. El 28 de febrero. Es una fecha genial. Y Uryan... Pues no lo sé, tenemos que preguntárselo. ¡¡Y le haremos una fiesta!!
-¡¡Ah! ya casi se me olvidaba!! le he traido esto.
— fue a buscar un paquete que se había dejado en afuera.— Tiene la ropa hecha trizas y...parece un mendigo. Es como cuando yo llevaba el camisón de la morgue, Assur lo quemó. Decía que olía a miseria.
-Assur hizo muy bien, estás mucho más guapa así. Aunque tú estarías guapa con cualquier cosa. O sin nada. Se lo daré a Uryan cuando le vea. Y conseguiré que se lo ponga.
-¿Sin nada? La hermana Adolfina se caería muerta del susto...jijijijij.— Se puso en pie y tiró de Esthia hacia fuera del orfanato, a la fuente del jardín. Se quitó la ropa tirándola por ahi y correteando.— Hermana Adolfina!!! estoy sin ropa!! ¿lo ve? no pasa nada!! no estoy ardiendo en el infierno!!!...— se metió en la fuente, total... no sentía más frío del que anidaba en su interior, y como estaba muerta no podía resfriarse..qué más daba.

Esthia la siguió con una sonrisa. La observó quitarse la ropa y corretear desnuda, gritándole a la nada. Se despojó de su ropa y la dejó tal y como cayó en el suelo, reuniéndose con ella en la fuente. Le agarró la mano y la miró a los ojos, bajo la luz de la luna, que hacía que sus pieles brillaran.
-¿Ves como eres preciosa, mi Dama de Plata?
Preciosa o no, le da igual, Hania sólo estaba contenta porque ella ya sospechaba que lo que la monja le decía no era verdad, pero ahora lo había comprobado. Metió la mano en el agua y salpicó a Esthia riéndose.
El licántropo se rió y comenzó a salpicarla también, riendose a carcajadas, como dos crios pequeños, desnudos en una fuente, sin pensar en las consecuencias y sin verse obligados a odiarse simplemente por lo que eran.
Hania gritaba cuando el agua la salpicaba, entre risas y correteos, aproximándose a Esthia y tratando de hacerlo caer al agua, de sumergirlo. Alguna vez había hecho eso mismo en verano, cuando apretaba el calor, sólo que las monjas los reprendían porque la ropa se estropeaba al mojarse asi, y sin duda, no iban a dejarlos sin ropa.
Él le seguía el juego con esa alegría infantil que siempre tenía, hasta que finalmente cayó al agua, completamente sumergido. Pero aprovechó para levantarse, cogiéndola de las piernas y echándosela al hombro.
-¡Ahhh! Ahora te tengo, princesa. ¡¡Y puedo tirarte al agua!! Oh, sí, soy así de malvado. Y te tiraré si no haces lo que yo quiera.
-Todo esto, con fingida voz de malo de cuento.
-¡Oh, no!! socorro!! me ha raptado el lobo malo!!! pero...¿qué es esto?..
.— agarró con las manos la melena de Esthia y tiró suavemente.— ¡pero si eres un caballito!! arre!! al trote!!
Esthia dejó caer un poco a Hania para tenerla de frente, pero aún en volandas.
-¡¡No soy un caballo!! ¡¡Soy un dragóoooon!! ¡¡Y te voy a comer!! Aaaaaarrrrrg!!
-¡¡nooooooo!!! jajajajaja... —salió corriendo por la fuente le lanzó un nenúfar-. yo soy una bruja y te lanzaré mis hechizos!! toooma!! una bola de fuego!!!...— le lanzó otro nenufar mientras correteaban por la fuente. Quien pasase por allí como poco se quedaría alucinado de la escena.
Esthia recibió un nenufarazo en el pecho y otro en la cabeza.
-¡¡Oh, no, la terrible bruja me ha herido!! Ahora me ha convertido en un tritón. -Se metió en el agua de la fuente y nadó por el otro lado, para encontrarsela de frente, apoyandose en las manos, con los brazos extendidos, para dejar fuera medio cuerpo.
-Ya no soy ua bruja! soy una sirena, y no puedo salir del agua o moriré.— Se sumergió en el agua y sacó los pies cruzados como si fueran una cola.— te cantaré la canción de la sirena... cuando mi barco navega por las llanuras del mar, pongo atención por si escucho a una sirena cantar. Dicen que murió de amores, quien su cansión escuchó. Yo doy gustoso la vida siempre que muera de amor. Coreeee vuelaaaa surca las olas del mar...quien pudiera a una sirena escuchar...
El lobo le hizo los coros, aunque había que reconocer que no estaba a la altura. Al poco se levantó, se puso las manos en la cintura, hechas puños, y sacó pecho.
-¡¡Yo soy Odiseo y puedo sobrevivir al canto de las sirenas!! -porque quisieras que no, el muchacho era griego y conocía esas historias.
-¿Quién es Odiseo? ¿me cuentas su historia? Pero mejor vamos a secarte, que te puedes resfriar.— se encogió de hombros, porque ella ya no, se acabaron para siempre las toses y el dolor de pecho. Recurrió al armario de la ropa de cama para sacar dos toallas y prendió la estufa de hierro que había en la biblioteca, acomodandose sobre la alfombra en frente de ésta.
Esthia Vikorida la siguió, desnudo, con la ropa en la mano (así), se sentó junto a a estufa, envuelto en la toalla, con las piernas cruzadas.
-Pues Odiseo era un héroe griego, como yo. No era tan guapo, pero contaba con los favores de la diosa Palas Atenea. Ella sí que era guapa. Y fuerte. Y lo mandó a conquistar una ciudad. Estuvo diez años en la guerra, y luego, cuando volvió a casa, tuvo un viaje muy divertido, con un montón de aventuras.
-¿Y está vivo? quiero decir que... bueno. Conzco a Veturia, la madre de Cayo Marcio, y a la diosa Anut, y también a Jacob el hijo de Isaac... son todos vampiros. Ramsés segundo tambien lo era hasta que... lo maté sin querer. Como al sacatripas.
-Pues... yo tenía entendido que no. Pero la verdad es que no lo sé. Y prefiero no saberlo, me gusta más pensar que es un héroe antiguo y todo eso. Si fuera un vampiro, se me caería el mito. No sé, es como un dios o un semidiós... si fuera un vampiro... sería raro. No te ofendas, tú eres una vampira preciosa, pero otros que he conocido no lo eran tanto.
-Buscaré su historia y otro día me lees.
— Se acercó a Esthia y se colocó entre sus piernas buscando el calorcito que emanaba.— No quiero que Uryan se enfade porque te dé mimos cuando él no está.
-Uryan no va a enfadarse por eso. No si eres tú. -arrugó el ceño-. En realidad no debería enfadarse fuese quien fuese, porque él y yo no hemos hablado de nada... bueno, da igual. El caso es que no se enfadará si eres tú y eso es lo que importa. -la abrazó, pegándola a su cuerpo y dejándolos a los dos bajo la toalla.




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Lun Abr 03, 2017 3:34 pm

Uryan apareció en forma de lobo, moviendo lentamente el maltratado cuerpo. Bajar las escaleras fue un auténtico horror, pero no se quejó, solo bufó, cagándose en todo lo cagable. No sabía dónde se habían metido, al despertar no había encontrado a Esthia, ni a Hania.
-Mira, princesa, puedes preguntárselo, porque creo que viene. -Le olía y le oía bufar. -Estamos en la biblioteca, grandullón -Dijo al aire, sin alzar la voz demasiado, sin gritarle a pesar de la distancia, porque sabía que podía oírle perfectamente.
Era Uryan el que venía resoplando, porque Slang estaba a por uvas. Hania quería preguntarle como estaba, pero como iba en forma de lobo no podía hablar, aunque ella sí escuchase su voz mental.
—Ven a sentarte aqui, se está calentito. Nos hemos bañado en la fuente, espero que no te importe...

Uryan tenía un día de mierda, como muchos otros, pero este era especial. Le dolía el alma. Los puntos tiraban de su piel, sentía la cabeza embotada, el cuerpo pesado. Si algo ocurriera pasaría las de caín. Caminó siguiendo la voz de Esthia, extrañado. ¿Estamos? ¿Cómo que estamos? Cuando pasó el umbral de la puerta hacia al biblioteca, les observó... Y echó las orejas hacia atrás.
Esthia estaba riendo, contándole historias y mitos a la rubia. Desvió los ojos azules hacia la puerta cuando entró el lobo rojo y sacó la mano de debajo de la toalla, provocando que la tela cayera hacia atrás, sobre su hombro, quedando colgada del otro y arrugada en la parte que tocaba el suelo.
-Ey, Hola, grandullón. ¿Cómo estás?
La rubia estaba tan feliz allí acurrucada con Esthia, como si estuviera agazapada con su hermano, el que nunca tuvo pero le hubiera encantado tener. Le daba igual no llevar ropa, no había nada de sucio o malo en ello.
Uryan observó la manta caer y volvió a echar las orejas hacia atras. ¿Qué estaba pasando allí? No tenía muy claro si salir de allí y dejjarles o liarse a mordisco limpio. Gruñó... Aunque no supo decir por qué motivo.

El lobo blanco alargó la mano hacia Uryan, esperando que se acercara, con claras intenciones de acariciarlo en cuanto lo tuviera a tiro.
-No me habías dicho que tenías una princesita tan encantadora. -Rodeó con el otro brazo a Hania, como si le quisiera dar calor, aunque eso no pasaría.
Hania sabe que eso a Uryan no le hace gracia, así que coge su ropa y empieza a ponersela suspirando.
—Ya me voy... no quería molestar. Mañana te traeré galletas, y si quieres te cepillaré el pelo.— Se lo estaba diciendo a Uryan, para compensar que hoy le había dado mimos a Esthia.

Uryan no se acercó a ninguno de los dos. Aun mirándoles mal, no solo a Hania a ambos por igual. Observó cómo se levantaba y se alejaba. Que le diera galletas y le peinara no mejoraba en nada. Él hecho mierda arriba y ellos dos allí... De arrumacos.
Esthia, sin perder la sonrisa, se movió, apoyado en sus rodillas y una mano, la que no tenía extendida hacia Uryan. La toalla ya estaba completamente olvidada en el suelo.
-No le gruñas a la princesa, que te ha estado cuidando toda la noche.
Una vez se vistió por completo se acercó a Esthia y le dio un beso en la mejilla y despues se acercó al lobo rojo y se abrazó a su cuello dandole un beso en la trufa.
— Hasta mañana.— y se marchó rumbo a su casa, o lo que es lo mimsmo... la carcel en la que vivía ahora mismo.

Uryan miró mal a Esthia. No estaba gruñendo a Hania, les estaba gruñendo a los dos. Cerró los ojos y bufó. ¿Podía vestirse por una vez? no podía concentrarse en el enfado si iban los dos en pelotas por ahí. Dejó al rubia se colgara de él y la vio marchar sin oponerse. Luego volvió a mirar a Esthia.

El lobo blanco había aprovechado el momento para acercarse a Uryan y su mano se perdió entre el pelaje rojizo, con una sonrisa.
-Nos tenías preocupados, no es normal que tardaras tanto en despertar. ¿Cómo te encuentras?
Uryan se sentía como una mierda, pero no iba a decirlo. gruñó de nuevo y le miró mal. Arrugó el morro y cambió, para poder hablar. Estaba con el ceño fruncido, el cuerpo cosido aquí y allá.
-¿Qué estabais haciendo vosotros dos?
-Hemos estado corriendo desnudos por el jardín y bañándonos en la fuente. Ha sido divertido. Luego nos hemos venido aquí a calentarnos... bueno, a calentarme yo, que la princesita siempre está fría, ya sabes, cosas de ser vampiro. Y luego has venido tú. ¿Tienes hambre? Aunque no sé si hay algo que podamos comer por aquí. -Y ahí seguía, sin vergüenza ni nada, de rodillas, mirando al grandullón como si no hubieran estado gravemente heridos.
Uryan estaba también desnudo, después de cambiar, tampoco le importó demasiado... Aunque no solía estar totalmente desnudo delante de Esthia, no del todo. Las cicatrices eran incontables por todo su cuerpo, lo que decían que eran antiguas, anteriores a su cambio.
-....¿Princesita? -Cada vez se estaba cabreando más.
-Sí. Es que es tan mona. -se dejó caer sobre sus talones. Sus ojos recorrieron las cicatrices del cuerpo de Uryan. Él apenas tenía, se había criado con una manada y eso le había proporcionado mucha protección y facilidad para sanar heridas.
A Uryan se le estaba agotando la paciencia. Notó la mirada de Esthia sobre su cuerpo, le dejó un rato. la más basta cubría todo su brazo derecho hasta la muñeca y se perdía en su hombro hacia la escápula, era como si algo hubiera desgarrado toda la piel, desfigurando completamente esa parte de su anatomía.
-¿Qué?
-¿Qué te pasó? -así, a bocajarro, porque realmente tenía curiosidad. Ya había visto su cuerpo desnudo antes, pero había estado más centrado en otros detalles, como la tensión en sus músculos, el sudor en su piel y la forma en que se movía su pelo mientras se empujaba en su cuerpo.
Uryan arqueó una ceja, tenía varias, pero se miró el brazo, olvidándose de por qué estaba tan cabreado, aunque ni él podía decirlo. Movió el hombro.
-¿Esto? Una rata se estaba dando un festín. O eso me dijeron.
-¿Una rata? Vaya. Pero no puedo culparla, ¿sabes? Has tenido suerte de que estuviera medio muerto o yo también me habría dado un festín contigo. -Uy, esa sonrisa.
-.......Tenía meses. Creo que deberías reconsiderar ese comentario. -Ni él estaba tan de la cabeza como para comer niños, pero fue cuando le abandonaron a su suerte en el callejón donde su padre y mentor le encontró.- No me cambies de tema... No toques a la rubia. Es mi rubia, Mi Princesa. No tuya.
-¡Pero si tú no la llamabas princesa! Además, da igual, yo voy a llamarla Dama de Plata. ¿Sabes que en mi tierra tenemos una historia superbonita sobre la Luna? Y es así, una mujer muy rubia, pálida... Es un poco Hania. Pero sin estar muerta, porque es una diosa y las diosas son inmortales -le dijo alegremente-. Oye... ¿No será que estás celoso? ¿Eh? ¡¡No tienes que preocuparte, hombre!! A mí sólo me gusta uno de los dos lados. Pero podías haberme dicho que tenías algo con ella, a ver si voy a meter la pata. De todos modos... creo que se huele algo, porque antes, en la fuente, me ha hecho algún comentario.
Uryan frunció el ceño. Qué celos ni qué niño muerto. ¿Dama de Plata? De qué diablos estaban hablando allí. Pero, ya le preguntaría por ello... Después.
-... ¿Qué comentario?
-Algo como que ya tenía a Slang.
Uryan frunció el ceño de nuevo, pero esta vez estaba confuso. ¿Cómo que tenía a Slang?
-... Qué dijo exactamente. ¿Por qué te dijo que tenía a Slang?
-Pues... fue algo así como que Assur, estaba enfadado con ella por cuidarnos, así que le dije que iba a ir a hablar con Assur para que me dejara visitarla. Y ella me dijo que para qué quería cortejarla a ella si ya tenía a Slang. Lo siento si he metido la pata, no sabía que tenías algo con nadie... ¿yo que sé? Yo no soy de los que van engañando a sus parejas. Así que creo que ella intuye que hemos tenido algo.
Uryan empezó a ponerse serio. Assur. Se quedó pensativo, lo que requería la máxima concentración porque. Tampoco era de los que tenían una mente brillante, no para la lógica por lo menos. Assur debería ser el mentor de Hania. Levantó la vista hacia Esthia.
-No tengo na... -Slang le soltó un mordisco. Uryan se llevó una mano a la nuca y frotó.- No tengo nada de ese tipo, con ella. Es... raro... No es como si fueramos... Pareja o algo así.
-Pues entonces no lo entiendo, porque parecía muy segura de que ibas a enfadarte por lo de la biblioteca. Y al parecer ha acertado. Lo que no entiendo es por qué.
El más grande gruñó, porque tampoco iba a explicarlo. No había nada que explicar, joder, qué hacían ellos dos ahí de arrumacos, tan felices, mientras él estaba medio muerto arriba. joder. Le cabreaba. Punto.
-Ni tienes por qué entender.
El lobo blanco se encogió de hombros. Sí, Uryan tenía razón, no tenía por qué entenderlo. No era asunto suyo. Que podía habérselo dicho con menos brusquedad, pues también. Pero Esthia estaba más que acostumbrado a ese tipo de carácter, su hermano era igual o peor, así que se limitó a ponerse en pie y recoger la toalla, que dejó arrugada en su mano.
-Lo siento, lo que tengas con ella no es asunto mío. Gracias por dejar que me curara las heridas. Ah, ha dejado ahí ropa para ti. Yo voy a buscar la mía, que la he dejado en el jardín, y a dormir un poco. Mañana me iré temprano.
Uryan Lockwood miró a Esthia mientras se iba, pero tampoco le impidió hacerlo. Cogió aire y suspiró, solo pensar en subir las escaleras le dejaba con ganas de quedarse dormido allí y punto. Cerró los ojos y se recostó, hasta quedarse tirado en el suelo, pensando. ¿El mentor de Hania se había cabreado? ¿Hasta qué punto? ¿Dónde estaba ella ahora?
-Cachorro. ¿Dónde vive? ¿te lo ha dicho?
El "cachorro" se detuvo en la puerta cuando le llamó así, a pesar de ser el mayor de los dos. Le miró por encima del hombro, sin girarse más de eso.
-No, no me lo ha dicho. Pero es "tu" princesa, deberías preguntárselo a ella, ¿no crees?
Uryan Lockwood se incorporó, lo justo para colocar un codo en el suelo y poder mirarle.
-¿Qué pasa? ¿Ahora te jode que sea mia y no tuya?

-En absoluto -sonrió-. Simplemente es que mi vida ya es bastante complicada teniendo que guardar dos secretos -a saber: la licantropía y la homosexualidad-; no quiero ser el tercero en discordia si puedo evitarlo.
Uryan se llevó la mano al rostro y se presionó. El que no entendía nada era él.
-¿De qué estás hablando ahora? Aquí no hay una pareja, ¿cómo cojones va a haber un tercero en discordia? No veo a la rubia así. Te lo vuelvo a repetir.
-Acabas de decir que es tuya. Y en mi mundo, cuando reclamas a alguien como tuyo, es porque tú eres suyo igualmente. Esa chica es preciosa, encantadora. Y me cae bien. Así que si te vas a poner territorial, yo paso. Me lo paso genial contigo, pero el sexo de callejón no es difícil de conseguir después de pasar por la arena.
Uryan se incorporó del todo. El cuerpo le chirrió, pero estaba obcecado en algo más. Se acercó a Esthia con el ceño realmente fruncido.
-¿Qué problema tienes con ninguna de las dos cosas? hasta ayer no te oía quejarte sobre el sexo de callejón.
-Y no me quejo. -Al ver que se acercaba hasta él, se giró para encararlo de nuevo-. Eres tú el que ha hablado aquí de propiedades. Y yo soy un lobo que respeta los territorios ajenos tanto como le gustan que respeten el suyo. Que no pasa nada, por Dios. Hemos follado, ya está. No hay que hacer un drama.
-¿No hay que hcer un drama? ¿Y eres tú el que me lo dice?
-Se presionó el puente de la nariz- ¿Y cuál es tu territorio? ¿Ella? Porque entonces tenemos un problema.
-Ella es tu territorio, acabas de marcármelo muy claramente. Ya está, lo pillo, la rubia no se toca. Es una pena, porque podríamos divertirnos mucho juntos ella y yo -como dos críos jugando con barro. Literalmente-. Pero por suerte hace tiempo que he aprendido a saber cuándo hay que retirarse. Buenas noches, Uryan. -Quiso dar por zanjado el tema y marcharse de allí, porque realmente no entendía esa reacción. Si decía que no tenía nada con Hania, ¿por qué se enfadaba con él? Más aún con lo que había pasado entre ellos y que la rubia parecía saber. Lo que tenía claro era que no quería acabar a malas con Uryan... y eso, a veces, implicaba saber cuándo marcharse.
Uryan le hubiera dejado marchar, pero no después del comentario sobre pasárselo bien con Hania. ¿Él qué era, un cáctus? Cogió a Esthia del brazo, con firmeza, con la fuerza que imprimiría para aprtirle la cara acto seguido, pero no lo hizo, todavía.
-¿Divertirte con ella? ¡Es una cría, joder! -Se acercó, casi como si se lo fuera a comer allí mismo-. ¿No tienes suficiente conmigo que necesitas una chiquilla que no sabe ni lo que son las serpientes? Si tocas a la rubia te arranco la cabeza. -Lo dijo con toda sinceridad, aunque no se hubiera dado cuenta, estaba tan rabioso que ni se planteó lo que decía. Pero lo que tenía claro era que Slang haría correr la sangre si alguien tocaba a Hania.
-Suéltame -se quejó, liberándose de un tiró de su agarre-. No sé a qué viene todo este numerito de celos cuando eres tú el que me ha metido en esto. ¿Ahora te molesta que hayamos estado jugando a los animalitos en la fuente? ¡Pues te jodes! Mira, ¿sabes qué? Que no voy a esperar ni a mañana. Me largo. -Y le dio la espalda para echar mano al picaporte, pero recordó que había llevado con él su ropa y la había dejado junto a la estufa, así que no le quedaron más opciones que volver sobre sus pasos, hacia el interior de la habitación. Se agachó para cogerla, ya se vestiría cuando saliera. Y volvió a la puerta, con claras intenciones de salir.

¿Que se iba a joder? Ya lo creía que iba a joderse... Pero bien. Le observó moverse, tenso como la cuerda de un piano. ¿Celoso? ¿Celoso de quién? ¿De Esthia? Le iba a arrancar la cabeza. ¿tenía que estar celoso? ¿Lo tenía que estar? Estalló, cuando pasó por su lado para coger la puerta. Y la cogió. Con la cara.

Esthia no se esperaba el golpe y no pudo evitarlo. Soltó la ropa, que cayó al suelo mientras trataba de empujarse contra la hoja de madera para separarse de ella.
-¿Qué haces? ¿Te has vuelto loco? No tengo ni idea de qué te pasa hoy, Uryan, pero suéltame.
-¡Tú eres lo que me pasa! ¿Qué me ha pasado a mi? ¡Qué cojones te ha pasado a ti! -Mantuvo la manaza contra su cráneo, apretando, tenso, temblando... Como si estuviera conteniéndose para no aplastarle la cabeza con ella. -Yo no me he vuelto loco, ya estaba loco. No vas a irte de aquí. Cuál es tu jodido problema. Qué ha cambiado de ayer a hoy.
-Explícamelo tú. Porque hace un rato estaba tan feliz jugando inocentemente con Hania en el jardín, esperando que te despertases y con unas ganas locas de follar. Y, de repente, te pones hecho un basilisco porque hemos estado divirtiéndonos un rato. ¿Tan malo es?

Era difícil, muy difícil escucharle y no sacar otras conclusiones. ¿Jugando inocentemente? Cómo podía mezclar inocencia y follar en la misma jodida frase. Aun así, no aflojó su agarre.
-¡Cállate! ¡Me vuelves loco!
- Había llego un punto en el que no sabía ni lo que decía, ni lo que sentía, que no debería sentir nada en realidad. Pero le cabreó, joder que si le cabreó verles allí, tan felices, mientras él estaba arriba pasándolas putas. Y él, qué. Joder y él dónde cojones encajaba ahí. -¡Nadie va a tocar a la rubia delante de mi! Ni a mis espaldas tampoco... ¿Qué cojones hacías desnudos? ¿Inocentemente? ¡YA!
-¡¿Qué mierda estás pensando, Uryan?! -consiguió decir, mientras intentaba desesperadamente resistirse a la fuerza del otro lobo, que era más grande que él-. Te lo he dicho antes. Hemos estado jugando en la fuente y nos quitamos las ropa para meternos en el agua. ¡¡Joder!! ¿En qué... -el golpe que recibió de nuevo contra la puerta le cortó la respiración-. ¡¡Que no me gustan las mujeres!! Creía que eso ya lo tenías claro. ¡Suéltame! Esto no tiene gracia.
-¡No me importa si te gustan las mujeres! ¡¡Ella no es una mujer!!
- gritó, ya a la desesperada. Le pegó un nuevo empujón contra la puerta pero esta vez le liberó inmediatamente después del golpe, mirándole mientras respiraba agitado, con una de las colecciones de puntos chorreando nuevamente sangre, aunque no pareció darse ni cuenta.- Ella es mia. Y tú. Tú eres MÍO. No os quiero juntos. No os quiero juntos si yo no estoy.
Esthia aprovechó el momento para girarse y quedar de frente a Uryan. Vio en su mirada que estaba a punto de perder el control. Había crecido rodeado de hombres lobo. Sus padres lo eran, sus hermanos lo eran... la mayoria de su entorno lo era. Y él también. Así que sabía perfectamente las consecuencias de que eso ocurriera. Tenía que evitarlo, por el bien de ambos.
-Vale. Pues si soy tuyo, márcame. -El sexo siempre era una buena vía de escape a la furia. Y era más fácil de sobrevivir a un licántropo excitado que a uno furioso-. Si soy tuyo, quiero que me muerdas la boca, que me toques y te metas tan dentro de mí que no pueda oler a otra cosa. -Y mientras lo decía, cogió la mano de Urían para llevarla a su espalda, entre su culo y la puerta-. Despacio. Tómate tu tiempo para devorarme, para tenerme. Para que me dé tiempo a aprender a quien pertenezco. ¿Puedes hacerlo o realmente no soy tan tuyo como dices? -Esperaba que funcionase y que aquella provocación no acabase con él destripado en aquel orfanato. Lo de la posesividad y el acercarse o no a Hania era algo que podrían tratar cuando Uryan -o Slang- se calmase.

No sabía ni lo que estaba diciendo, ni se había parado a pensarlo, pero la reacción de Esthia volvió a descolocarle. Frunció el ceño pensando que solo intentaba distraerle y que se iría a la menor posibilidad, pero si ese era el plan...Funcionaba. Su pecho empezó a coger aire de más. Despacio. No sabía cómo hacerlo despacio. Se lanzó a por él en cuanto terminó de provocarle. ¿Que quería sentirle dentro? Que quería que se lo hiciera despacio? Slang aullaba, de frustración, de rabia. ¿Con quiéns e creía que estaba hablando? ¿Es que no había dejado marcas suficientes en él todavía?
Devoró su boca, mordió, besó y lamió. Apretó el cuerpo de Esthia contra la puerta, presionándole contra su cuerpo con la mano firmemente anclada en su trasero, como si no quisiera el más mínimo espacio entre los dos. Echó la cabeza hacia atrás y gruñó, totalmente frustrado, con tanta tensión que hasta temblaba. Despacio. Despacio. Se contuvo mientras le miraba con los ojos ardiendo, las pupilas dilatadas. Despacio. Rugió, desesperado e inclinó la cabeza hasta morder el hombro de Esthia, con fuerza.
Tenía su límite e intentar ir contra su naturaleza tenía su precio. Su otra mano viajo entre ambos, atrapando el miembro del lobo en la palma de su mano, presionó antes de empezar a tocarle, pero eso no aliviaba sus ganas de comérselo vivo. Uryan no sabía ser lento.

-Shhh. Así. Muy bien. Despacio -susurró en su oído, mientras le mordía el hombro, con la voz cargada de oscuro deseo. Deseo que no tenía donde esconder, completamente en cueros, contra la puerta de la biblioteca. La mano de Uryan tocándole le arrancó un jadeo. Bajó las suyas entre ambos cuerpos, una, para apartar la de Uryan de su excitada carne y guiarla hacia su boca, donde lamió sus dedos hasta dejarlos empapados en su saliva. La otra, para sustituir a la del lobo rojo, atrapándoles a ambos en el reducido espacio de su puño, uno contra otro, envueltos en sus dedos, aprovechando las primeras gotas para facilitar la fricción. -Mírame -susurró, liberando los dedos de Uryan de entre sus labios-. Ya sabes lo que tienes que hacer, grandullón. Despacio.

La voz de Esthia susurrada le provocaba mucho más de loq ue conseguía calmarle, no sabía si era lo que realmente buscaba el lobo pero estaba a punto de volverse loco. Despacio. Sin tocarle. No podía. Sencillamente no podía. Dejó de morderle, jadeando, bufando, como si estuviera a punto de pegarle una paliza, con todos sus músculos sobrecargados de tensión y la mirada digna de cualquier loco que no tiene lo que quiere. Apartó la mano de él, no sin resistirse o gritar su desesperación. ¿Ni siquiera eso podía?
Se estremeció cuando vio cómo se llevaba sus dedos a la boca y prácticamente se lo comía con los ojos, contemplando cómo su mano desaparecía en el interior de la boca del licántropo. Inclinó la cabeza y levantó la otra mano golpeando con tanta firmeza la puerta de la biblioteca que la hizo retumbar. Intentaba contenerse, pero sentir su lengua humedeciendo sus dedos y sus miembros rozándose era más de lo que podía soportar.
Bufó, rabioso y levantó la cabeza para poder mirarle. Estaba jadeando, como si estuviera haciendo el mayor esfuerzo de su vida. Se acercó algo más a él, aunque impidiera que Esthia les acariciase sencillamente necesitaba sentirle cerca. Bajó su mano humedecida hasta llegar directamente a su entrada, rozó el exterior con los dedos, sintiendo un nudo en el estómago por la presión. Respiraba como un toro mientras le acariciaba y le invadió, sin apartar los ojos de los suyos.

Los ojos azules se apretaron en el preciso instante en que la corriente que le provocó la invasión de Uryan le subió por la espalda. Respiró por la boca, a grandes bocanadas, aguantando esa primera incomodidad. Cuando volvió a abrirlos, le sonrió.
-Ah. Dios, sí. -porque no podía estar calladito ni en esas circunstancias-. Llevo todo el día deseándote. Sigggg. Despacio, Uryan. Ábreme despacio -porque después de las heridas y la fiebre de la noche anterior, su cuerpo se resentiría demasiado si simplemente se limitaba a destrozarle como las veces anteriores, por mucho que le gustara la idea. Pero ese lobo necesitaba espacio en su cuerpo, mucho espacio. -Poco a poco, grandullón. Y luego podrás destrozarme, como a los dos nos gusta. -Porque le encantaba que le partiera por la mitad, que le dejara sin conocimiento, que le hiciera sentirse lleno, más de lo que nadie podría hacerle sentir. Le besó, con fuerza, buscando su lengua para jugar con ella como había jugado antes con sus dedos.

Lo intentaba, podría parecer que no, pero estaba completamente enfocado en no perder el control e ignorar a Esthia. Estaba siendo lento, joder... ¿Cómo podía serlo menos? Se retorció y gruñó, jadeó, desesperado, quería partirle ya. Que él no dejase de hablar seguía sin ayudar. Coló un segundo dedo sin avisar, porque no estaba por la labor y él mismo se estremeció. Jadeó como si fuera su miembro el que estuviera allí y no sus dedos. Esthia atrapó su boca en esos momentos y le devolvió un agresivo beso, él podría querer jugar, pero Uryan solo deseaba comérselo. Cambió el apoyo de la mano por el codo, sobre la puerta y le cogió del pelo con demasiada fuerza, tirando de él hacia atrás mientras saboreaba su boca y le mordía siempre que podía,e staba tan desesperado que no sabía ni lo que hacía.

Y Esthia adoraba esa voracidad, ese abandono, eso besos decadentes. Sentirse atrapado entre la puerta y Uryan, sus dedos sometiéndole, su boca devorándole.
-Uryan... -su nombre brotó estrangulado, entre sus labios enrojecidos por los muerdos-. Uryan... métemela ya, joder. -Con lo mono y educadito que era siempre, lo sucia que se podía volver su lengua durante el sexo. Y aquello sólo era la punta del iceberg.

Gruñó de nuevo y le mordió los labios. Ahora se lo decía como si hubiera sido idea suya no estar dentro de él ya. Le liberó de sus dedos y le movió, pero no quería perder tiempo. Agarró a Esthia, casi sin darle opción a negarse y se coló entre sus piernas, prácticamente le elvantó a pulso del suelo y clavó su espalda contra la puerta antes de apretarle con su cuerpo y ayudarse de una de sus manos para enterrarse en él. Bien, lo hizo lento. Echó la cabeza hacia atrás, muy tenso y cogió la cintura del lobo con fuerza, clavándole tanto los dedos como para dejarle las marcas. Empezó a entrar, despacio, centímetro a centímetro. El lobo empezó a temblar mientras entraba, sus labios entreabiertos y sin aliento cuando ocupaba poco a poco el espacio que antes había sido de sus dedos, todo era mucho más intenso, abrirle lentamente era desquiciante. Echó la cabeza hacia atrás y rugió, haciendo temblar toda la biblioteca, cuando estuvo profundamente enterrado en el lobo.

Atrapado entre Uryan y la puerta, notando cómo iba penetrándole lentamente, se sintió tan completo que podría morir. Apoyó los antebrazos en los hombros de Uryan para mantenerse, ya que sus pies no tocaban el suelo, todo su pecho repartido entre la puerta y el lobo rojo. Tan tortuosamente placentero, tan intenso, tan... perfecto. Resopló con cada porción de carne que se enterraba en su cuerpo, invadiendo sus entrañas, conquistando un territorio que cada vez le pertenecía un poco menos. Cuando era físicamente imposible estar más unidos con sólo uno de los miembros de Uryan desgarrándole, respiró a amplias bocanadas, dejando que su cuerpo se amoldase a él.
-Ah. Me encanta la forma en la que me llenas, grandullón. Shhh. No te muevas. No aún. Déjame sentirla así un poco más. Diooooos. ¿Notas cómo palpita? -Contrajo los músculos para apretarle en su interior. -¿Notas eso? ... ... Bien. Porque -le apretó otra vez, empujándose con los brazos en sus hombros, para elevarse un poco y volver a caer, recibiéndole por completo- voy a -lo repitió otra vez- voy -una más- a hacer -otra- que te corras -de nuevo- dentro de mí -una última, antes de dejarse caer contra el pecho de Uryan, para que hiciese con él lo que quisiera, entregado al placer que le provocaba.




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Esthia Vikorida el Mar Abr 18, 2017 7:16 pm

Uryan resoplaba, totalmente estremecido, con los músculos trabajando a todo rendimiento tanto para sostener el peso del cuerpo de Esthia como para contenerse y no partirle de verdad. Cerró los ojos mientras le escuchaba, sintiendo cómo el chico controlaba la presión que ejercía y le hacía gruñir. Si, claro que lo sentía, maldita sea. Apretó con más fuerza sus dedos contra su carne y le sostuvo estremeciéndose cada vez que bajaba contra su miembro. Gruñó, con firmeza, por sus palabras, por sus movimientos.
Uryan se pegó a él, los espíritus sabían que había ido todo lo despacio como podía haber ido. Apretó los dientes e inclinó la cabeza, empezó a moverse, manteniendo a Esthia arriba contra la puerta mientras él embestía, tal vez no rápido pero si con fuerza. El lobo le había tenido en el borde todo el tiempo.

Esthia le recibía completamente entregado, rendido a cada estocada. Se apoyaba en los hombros de Uryan y resoplaba con esfuerzo. Sabía que el lobo rojo había ido todo lo despacio que podía. De hecho, le sorprendía que lo hubiera hecho tan despacio.
-Dios, Uryan... tan profundo... -más y más. Eso quería. Quería más de ese hombre. Más tiempo para respirar su olor. Más tiempo para reírse en la arena. Más tiempo para no tener que fingir algo que no eran. Más y más.

Uryan gruñó, mientras seguía moviéndose, todo era culpa del cachorro. Le volvía loco, él sabía que no era una buena desde el principio, que debía haberlo matado en cuanto se dio cuenta, no lo hizo y pagaría las consecuencias. Volvió a salir un gutural gruñido de su garganta, su rostro se contrajo un instante antes de sentir la sobrecarga de placer que culminó en el interior de Esthia mientras Uryan temblaba y soltaba un fuerte jadeo que volvió a hacer temblar las paredes del orfanato. Nunca llegaba de esa forma, tan rápida, tan contundente, ni inesperada... pero tampoco nadie le había hecho ir despacio.

Sentir a Uryan derramarse por su cuerpo era una sensación arrolladora. Tanto, que le hizo caer repentinamente en el abismo del orgasmo. Así quedó, laxo como un pelele, colgado de la pared como una marioneta que ya había hecho todo lo que tenía que hacer en esa vida, con las piernas de cualquier manera, a los costados de Uryan, sin llegar al suelo, susteniéndose entre la pared y el enorme cuerpo del lobo rojo. Cayó hacia adelante, contra su amplio pecho, ahora manchado de blanco, respirando como si le costara la misma vida ese simple movimiento involuntario. Sus brazos resbalaron por los hombros de Uryan, ya no podía sostenerse. Sangraba, pero ni punto de comparación con su primer encuentro.
-Así soy tuyo las veces que quieras -murmuró entre jadeos.

Uryan sostuvo a Esthia, tanto como pudo. Volvió a rugir, temblando por el itnenso encuentro. Le escuchó, casi en segundo plano y se quedó un momento con el chico contra su pecho. Se movió despacio, hasta dejarse caer lentamente hacia atrás porque ni ánimo tenía de acercarse a la lumbre o a un lecho. Dejó a Esthia todavía encima, con los brazos rodeándole posesivamente, aun sin salir de él, hasta que poco a poco se fue relajando mientras jadeaba. Miraba de reojo al copo de nieve. ¿Le había dicho él eso?

Esthia, en cambio, no se planteaba absolutamente nada. Se había quedado tal y como Uryan le había dejado, porque no tenía ni ganas de moverse. Tenía algo de frío, pero sobreviviría.

Uryan estaba sudando y olía a sangre... A la suya y a la de Esthia. gruñó... ¿Cómo habían acabado así? Cerró los ojos, jadeando, mataría por una cama pero no tenía ningún ánimo de moverse. Se quedó allí, con el cálido cuerpo de Esthia sobre el suyo y cuando consiguió que algo de fuerza le volviera a las piernas se incorporó. Tomó a Esthia en por las piernas, dejándole estar contra su pecho y hasta subió las escaleras, aunque se iba a arrepentir de ello en cuanto dejó caer el cuerpo del licántropo en su catre. Eran pequeños, pero a pesar de todo Uryan insistió en invadirlo y casi sacarle del camastro. Ahora sangraba más del corte abierto, pero no le prestó atención. Mientras seguía jadeando, se intentó acomodar en el pequeño espacio.

El lobo blanco intentó resistirse a que le moviera. Apenas un instante, porque realmente estaba cansado y no tenía ganas de pelear. Le sorprendió que Uryan le llevase a la cama y que se quedase con él, pero no dijo nada al respecto, se limitó a darle la espalda y ponerse de costado, con las piernas flexionadas, de forma que su cadera encajaba en el hueco de la de Uryan. Tiró suavemente de su mano para dejarla bajo su brazo.
-Buenas noches, mi grandullón.

Uryan se giró, por comodidad, porque no cabían allí... pero cualquiera le dejaba solo, fuera a ser que mientras dormía se las piraba. De eso nada. No necesitó insistir demasiado, el lobo le pasó el brazo por la cintura y le apretó con firmeza contra su pecho antes de acomodar la cabeza en la mugrienta almohada... Y gruñó, como toda respuesta.

-o0o-

A la mañana siguiente...

Uryan no se había movido de la cama, con la puñalada que se había abierto se habían manchado algo de sangre pero en algún momento había dejado de salir sí que el desastre no era muy grande. Mantenía al lobo completamente cerrado con uno de sus brazos, con la frente apoyada en su espalda, prácticamente anclado al copo de nieve como una garrapata.

Esthia despertó, había dormido muy bien. No se había movido casi nada durante la noche, así que seguía acurrucado contra el cuerpo de Uryan, con el brazo del lobo rodeándole. Gruñó un poco y tiró de la mano de Uryan hacia arriba, hacia su pecho.
-Ummmm nos días -murmuró, dándose la vuelta, con cierto trabajo, para mirarle a la cara, con una sonrisa somnolienta-. ¿Ya no estás enfadado?

Uryan movió el brazo, por inercia y apretó más el cuerpo de Esthia contra el suyo sin darse cuenta. Estaba en ese momento intermedio entre el sueño profundo y el despertar definitivo, así que notó al lobo moverse y decir algo. Gruñó, como toda respuesta y volvió a apretarle... Al parecer con toda la intención de volver a recuperar el sueño.

El lobo blanco sonrió y dejó que le pegara a su cuerpo, esta vez de frente. No tenía prisa por levantarse, no tenía nada que hacer en todo el día y estar allí, pegado a Uryan, le parecía un gran plan. No le dijo nada, porque lo vio demasiado dormido aún. Pero sonrió y se acomodó con un brazo bajo la cabeza.

Intentó recuperar el ritmo del sueño, pero como solía ocurrir, no pudo hacerlo. Se encabezonó durante unos cuantos minutos, pero finalmente abrió los ojos y soltó a Esthia solo para estirarse despacio haciendo crujir sus huesos y las articulaciones. El camastro era demasiado enano para él solo, ni qué decir para dos. Miró a su alrededor y dejó el brazo en torno a Esthia, el que él estaba usando de almohada.
-Mmmgrrr... Tenemos que buscar otra cama..

-No te preocupes, yo volveré a la pensión esta noche y tendrás todo el espacio para ti. -A él no le importaba dormir apretado contra Uryan, pero tampoco iba a imponerle su presencia. -Tengo hambre. ¿Me sueltas para que vaya a buscar algo que desayunar?

Ahora no tenía tan claro que quisiera soltarle... Pero lo hizo, pensando en ello. ¿Iba a volver a la pensión?..Para qué.
-...¿por qué quieres volver?

-Bueno, es el único sitio al que puedo volver. No es que le tenga especial aprecio, pero es mejor que dormir al raso cuando llueve. -al verse libre, se levantó y se estiró. -Au. -Se quejó, tenía el cuerpo resentido de la paliza del callejón y de la noche con Uryan. -¿Hay aquí algo para comer o me vuelvo directamente a la pensión?

Se frotó la nuca. Había galletas. Las había dejado Hania. Se puso en pie despacio. Él no se sentía mucho mejor, pero se quejaba menos que la bola blanca. Miró a Esthia y se encogió de hombros.
-¿Te importa comer con barro?-A él no y seguro que tenía comida por ahí, tenía al costumbre de ir dejando cosas en sus diferentes guaridas, por si acaso y no le apetecía nada cazar.

-¿Barro? Creo que dejé de comer barro a los tres años, Uryan. Prefiero comida de persona. O cazar algo. Pero tampoco soy escrupuloso si tiene un poco... -Se encogió de hombros. -¿Dónde narices he dejado mi ropa? ¿La dejamos abajo?

Puso los ojos en blanco. El barro no hacía daño. Ni siquiera los gusanos. Empezó a caminar hacia la biblioteca, donde Hania le había dejado también la ropa.
-Si..Supongo que si... Voy a por algo de comer...-Se frotó la nuca. Se frotó al cabeza intentando reactivar su circulación y despejarse, empezó a vestirse. Estaba lleno de fluidos de muchos tipos pero..pfff..Qué más daba. Caminó hacia la salida y de pronto se detuvo. Se giró para buscar al lobo.- Espera aquí.

-¿Aquí? ¿Para qué? -sonrió y se dispuso a seguirle de todos modos. -Si voy contigo acabaremos antes. Me lavo un poco, me visto, como algo y me voy.

Frunció el ceño.
-Porque son mis guaridas, así que quédate aquí.-Le señaló el suelo, justo en el sitio donde estaba. Nada de irse por ahí, nada de volver a la pensión...

-Uryan... sabes que si quisiera descubrir tu guarida para algo malo sólo tendría que seguir tu rastro, ¿verdad? Además, ¿de qué tienes miedo? ¿De que te viole?

-No, de que lleves allí a otra persona.-Suspiró.- Son..Mis guaridas. ¿Entiendes? Refugios. Conoces dos, ¿Por qué quieres saber más?

-¿Y a quién iba a llevar? ¡Si yo no conozco a nadie aquí! Tsk. Me molaba más la idea de la violación. -se echó a reír alegremente-. Puedes confiar en mí, Uryan. Sé guardar un secreto. Llevo toda la vida guardando dos.

Puso los ojos en blanco. El cachorro y su humor.
- ¿Qué dos?- frunció el ceño, al menos le podía pagar secretos con secretos.

-Dos que tú ya conoces. Que soy un lobo y que no me gustan las mujeres. Cualquiera de los dos podría valerme un cepo de plata o una hoguera. Así que supongo que si ya sabes eso, no tengo secretos para ti.

-.........Ninguno es digno de mención.- Dijo, sin más, antes de suspirar y darse por vencido, de todas maneras el copo no parecía fácil de convencer. Abrió la puerta y pasó primero mientras se colocaba el pelo. No sabía muy bien para qué se había vestido si de todas formas tenía que usar el olfato para buscar comida enterrada.
Irían a la zona del bosque, donde tenía una guarida de lobo en toda regla, no sabía por qué, pero Slang le arrastraba hacia allí y tuvo ganas de buscar un lugar cómodo donde había enterrado todo tipo de comida de supervivencia.
-¿Tienes mucha hambre? hay que caminar.

-Tengo hambre, pero si voy a tener que caminar más que hasta la pensión... Pues ya me dirás. Que te recuerdo que no estoy yo para muchos paseos hoy, precisamente.

Gruñó, cabreado.
- Por eso te he dicho que te quedes aquí.- Bufó.- Está bien, elige dónde quieres desayunar y te vuelves al orfanato.- Ya recopilaría él cosas para que aquello empezase a parecer un refugio de verdad y no un lugar cualquiera donde estar tirados.

Esthia levantó las manos como si le estuviera apuntando con un arma.
-Ey, tranquilo, grandullón. Está bien, te esperaré aquí, en la camita, como un niño bueno. ¡¡Qué genio gastas por la mañana!!

- Contigo gasto este genio todos los días. Si me hicieras caso desde el principio no lo tendría.- Frunció de nuevo el ceño y le señaló el orfanato.- Quédate donde pueda vigilarte.- Irónico, porque se iba a largar a saber por cuántas horas.

-Bla bla bla. Si te hiciera caso desde el principio no sería divertido. Estás muy guapo cuando gruñes y bufas y me amenazas -porque en el punto en el que estaban, era absurdo fingir y no decirle que lo encontraba guapo. ¡Era más que evidente! -Ya te he dicho que te esperaría aquí. Soy un lobo de palabra.

Le miró, no muy convencido. ¿En qué momento tuvo que elegir al copo de nieve entre todos los chicos que podía trajinarse en un callejón? Cogió aire buscando paciencia. Iba a decir algo más..pero cambió de idea y se giró para marcharse. Más le valía estar ahí cuando volviera..

Y allí estaba, echado en la cama, que se había vuelto a quedar dormido, arropado con una de las mantas, acurrucado en el camastro que habían compartido.

Había tardado algo más, pero finalmente había vuelto. le acompañaba el olor a algo dulce y a café fuerte. Procuró no hacer demasiado ruido pero la verja del jardín chirriaba como una vaca pariendo, así que había muy poco que hacer al respecto. Se fue a al biblioteca, que era el único lugar donde habían encendido unas brasas cuando necesitaron calentarse, él no lo hubiera hecho, el humo de las chimeneas podría indicar que allí había alguien..Pero no había más remedio.
No despertó al cachorro todavía, prefirió ir a buscar leña primero y encender la chimenea, antes de ir a por él para que no se le enfriase el café. le miró ahí dormido y frunció el ceño.
- Tsk..-Le dio un golpe en el hombro.

Esthia había despertado con la llegada de Uryan. El lobo siempre estaba alerta, pero al reconocer que no había peligro, se había vuelto a quedar en duermevela.
-Ummm. Hueles bien -porque llevaba el olor del desayuno con él. Salió de debajo de la manta y se levantó, todavía somnoliento. Su ropa seguía abajo, así que no le quedaba otra que ir desnudo. Que tampoco era que le importara demasiado.

Observó a Esthia un segundo, de arriba abajo... pero necesitaba comer, él también tenía hambre y le había costado reunir comida que no tuviera excesiva porquería ni mala pinta.
- Y tú sabes bien, pero quiero comer.- Dijo, sin más, antes de girarse e ir a al biblioteca de nuevo, porque no le gustaba la idea de verse arrastrado otra vez por él. Aun no entendía cómo había ido "despacio".
Había colocado los cafés junto con los crepes con miel que había comprado y estaban en un montoncito sobre un plato de barro. Avivó el fuego, necesitaba las brasas para luego aumar la carne o bien freirlas, que todavía no tenía claro qué le apetecería más al chico.

Los ojos azules de Esthia se abrieron enormemente cuando vio los crepes. Tanto como su sonrisa. Avanzó con más rapidez y se sentó, con las piernas cruzadas, delante del plato, con la taza de café al lado. La ropa podía esperar. Si podía esperar el darse un baño, con lo pegajoso que estaba, podía esperar a vestirse. Agarró uno de los crepes y lo enrolló. Lo levantó por encima de su cabeza, echándola hacia atrás, y metiéndoselo en el boca desde arriba, de forma que se veía claramente el movimiento de su nuez al masticar y tragar.

Uryan estaba pendiente del fuego, normalmente no gastaba casi nada, ni en ropa ni en comida. Más bien lo hacía en drogas y alcohol. Prefería cazar si tenía la ocasión e iba dejando su reserva de emergencia, pero tenía dinero de sobra después de la pelea con él, así que no le importó desayunar caliente por una vez. Le miró mientras comía, pero al ver lo que hacía giró la cabeza y perdió de vista el fuego para observar cómo comía.
-......

Ajeno a la mirada de Uryan, Esthia disfrutó del dulce desayuno hasta que acabó por lamerse los restos de azúcar de los dedos.
-Ummm. Qué rico -comentó con la mayor de las inocencias. Y se dispuso a enrollarse otro, que metió en el café. Al levantarlo, algunas gotas cayeron por su piel, pero las desechó con un gesto de la mano.

-.......-Seguía mirándole. ¿Esa era forma de comer? Bien, él era el menos indicado para sorprenderse..pero de decente aquello no tenía nada. Frunció el ceño cuando las gotas de café mancharon su cuerpo y cogió aire, buscando paciencia. -¿Quieres dejar de chuparte los dedos?

Esthia le miró, con un dedo todavía en la boca. Parpadeó varias veces, como si no entendiera a qué venía ese comentario. Se sacó el dedo de la boca, con un leve sonido de succión.
-¿Qué pasa?

-....-Señaló el desayuno.- Cómetelos en silencio o te los quito.-Su ceño fruncido era prácticamente permanente desde que se había levantado.

-Ja. No me calla mi madre, me van a callar unos crepes. -Pero no discutió más. Mojó la mitad del dulce que tenía en la mano de nuevo en el café y siguió disfrutando del desayuno.






Continúa en Back to Black.




El gato es mío y me lo follo cuando quiero.


avatar
Esthia Vikorida
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 135
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 02/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mejor que una. (Priv +18)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.