Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Mensaje por Lilou el Vie Mar 10, 2017 7:01 pm

Hora: 19:00
Lugar: Frente al Teatro de Vampiros, en la Calle


Qué voy a vender!!! Todas mis flores…
Cuando las voy a vender!!! Esta noche
Por qué!!! Porque quiero comer
.


El sonido de todas las voces que pasan por la transitad calle, me siento muy nerviosa ese barrio es nuevo para mí y sé que debo darme prisa en vender o de lo contrario mis padres terminarían cargándome una enorme paliza por salir de mi zona de trabajo. Trago en seco y respiro lo más rápido que mi cuerpo puede, estoy lista para la venta.

Canasta en el suelo manos que se frotan entre si con los guantes más rotosos de toda la ciudad y mi voz que se aclara

—Señor, Señor ha notado que su casa no se ve muy animada…Señora, Señora no deje que su morada se vea muy apagada que tal si lleva unas cuantas flores frescas y bellas que alegraran el corazón de su esposo y aseguraran una noche muy animada para ambos y son muy baratas solo diez francos por un ramillete de bellas flores anímese señor, señora—

Horas llevo gritando como una loca con las mejillas adoloridas de tanto mantener la sonrisa con el frio que está haciendo ésta noche era más dificultoso hacer que una de aquellas personas comprara algo solo tengo cinco francos, no me doy por vencida, sigo, repito una y otra vez las frases. Uno me compra las flores para su prometida, aún faltan nueve por vender y el frio está más fuerte como para pintar mis mejillas rojas tanto como mi aliento pero no me dejo vencer por eso.

¡Ay vienen ellos!

Los niños de la calle vienen caminando por esa zona con sus dineros ganados, esta Charles el grandullón líder de la banda de niños, ese chico siempre tira mis cosas, estoy haciendo de todo para que no me vea pero es inútil llamo la atención en medio de gente fina y elegante.

—Qué haces aquí piojosa ¿qué? Aun no vendes todas tus cosas y sabes porqué, porque eres una mujer e inútil por eso no terminarás nunca con esa basura, solo eres una sucia espinosa y piojosa—

—No lo hagas, devuélvanme mi cesta o ya verán—

— ¿Qué harás fea, llamar a mami o llorar?—

—Haré esto—

Pateo su pierna con fuerza, tomo la cesta y salgo corriendo calle arriba se que necesito un escondite pero no hay uno en el que no puedan ellos entrar a revisar. El gran letrero iluminado con gente muy elegante y demasiado brillante y guapa son como muñecos a simple vista, anonadada quedo de ver como ingresan a ese lugar que es restringido para ciertas personas, mi curiosidad me llama por ello soy presa fácil de charles que agarra mi cabello con fuerza. Ay dios ahora si vi el final de mi vida.


avatar
Lilou
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 15
Puntos : 15
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 08/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Mensaje por Bénédicte Rivérieulx el Sáb Mar 11, 2017 8:28 am

Demetrius había abandonado la ruta del buen hombre hacía ya incontables siglos. Posterior a haber pasado por la penosa etapa de no saber qué camino tomar y de haber visto ejércitos de sendas construidas por otros, hizo la suya propia. Adquirió la costumbre de clavar dagas colgantes de rojo, crucificar la infancia, y proclamarse terrateniente de injustos placeres.

El teatro, señor. — anunció el cochero. El vampiro bajó sin ayuda, incólume ante el invierno y sus cuchillos de plata.

¿Por qué el teatro, de todos los lugares? No por la orquesta ni para ver cómo el héroe se quedaba con la chica, sino para oír los soliloquios de esos personajes que aparentemente no aportaban a la obra, pero que se llevaban toda la atención. De hombres, mujeres y vampiros. Había mucho de él en esos monólogos, tan similares a los discursos que les daba a sus prisioneros que daba la impresión de que el guionista era él mismo.  

Dio los primeros alargados pasos para ingresar, pero nunca entraría. No pasaría de la calle.

A su lado pasó un maloliente e impetuoso niño, corriendo. Más bien, huyendo, pretendiendo con ardid desviar la atención sobre él. Bénédicte ni se inmutó. Tantas veces había visto a criminales aviesos ocultando evidencia que se le hacía tan interesante como ver a un vagabundo roncar. Sin embargo, algo llamó su atención. Una presencia, la fragancia del desasosiego y de la inocencia allí, en un lugar oculto junto al teatro.

Siguiendo el rastro, llegó a su destino. Una niña lloraba en el suelo, humillada y con el corazón contrito. «El muy marica la dejó cuando me oyó llegar» pensó el vampiro, inspeccionando a la criatura. Bastó con que ella levantara su faz para que acabara su mal llamada paz. Estaba terriblemente descuidada y los parásitos debían hacer fiesta en su cuerpo. A Bénédicte le dio igual. Quedó profundamente intrigado con el sólo contemplar de su rostro, de la mirada verde como esperanza nueva, de las incipientes pecas labradas por padres ausentes, de la melena rubicunda, y de los destellos de sus lágrimas solitarias.

Criatura… hace frío, criatura. Y tú tan sola. — susurró el vampiro, hincándose frente a la muchacha y las flores desparramadas — ¿Qué puede ser más solitario que pasar el frío a solas?

Y le tocó los dedos helados, camuflados con los hielos propios. «Me gusta el olor a rosas en tus manos» No, nunca se lo dijo. Pero quizás bastó con su lento parpadeo, su disimulo de sonrisa, para hacérselo saber.



"Los muertos no temen a la muerte"
Eres tan sucio como yo:
[/color]
avatar
Bénédicte Rivérieulx
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 46
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 24/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Mensaje por Lilou el Miér Mar 22, 2017 6:02 pm

Hora: 19:00
Lugar: Frente al Teatro de Vampiros, en la Calle


—AY, NO, NO. Basta, eso duele, no más por favor, Ya no sigas—

Mis gritos son todo lo que tengo ya, ellos toman mi pobre canasta y la arrojan al suelo para pisotear mis flores, están tan dañadas y con lo difícil que es conseguirlas en los bosques o jardines y ellos las están maltratando así como lo hacen con mi cabello. Extiendo la mano y trato de salvar una al menos pero ese niño pisa mi mano con fuerza pero no la suelto aun cuando ellos me están insultando y gritando a que lo haga no lo hago. Eso enoja más a Charles

—Mugrosa si no sueltas eso ahora voy a patearte hasta que lo hagas—

—Dios mío protégeme—

Escupe sobre mi pelo y está a punto de patearme, me recojo y así evitar sentir mas dolor pero oigo que se marchan asustado de alguien.

Oigo a lo lejos que salen gritando y corriendo pero tengo tanto miedo que sea una broma y el pie de Charles me espere para golpearme, cuando siento que realmente estoy sola me incorporo y no puedo evitarlo mis lágrimas salen rodando por mis sucias mejillas. Recojo las flores marchitas una a una tiritando de frio y dolor, como odio a ese tipo de personas.

Una voz tan suave que puede terminar arrullando pero en ese frío lo que hace es que me enoje más. No, aquella persona no tiene la culpa, no alzo la cabeza y sigo juntando los restos de quien en vida fueron bellas flores y suspiro dolorosamente

—Es el hecho de no tener flores, el que se hayan muerto y se vuelvan inservibles—

Snifo sorbiendo los mocos de tanto que lloro, pero tengo que ser fuerte así que trago esas lágrimas con fuerza. Su mano toca la mía y como auto reflejo condicionado la aparto asustada , pero más era por el dolor del pisotón que recibí. Alzo la cara y le veo a aquel bue hombre tan noble y de buen corazón que ha decidido a ayudar a una escoria como yo. Oh no, eso puede significar problemas

—Señor, por favor no lo haga si toca las flores o mis manos se ensuciara, soy una persona sucia y desagradable en estos momentos—

Hago un esfuerzo para no llorar frente a aquel buen hombre que no tiene la culpa de nada pero las lágrimas son más poderosas y ya con eso no puedo hablar bien, se me corta la voz. Le entrego la única rosa roja que pude salvar de ser aplastada junto a una sonrisa llorosa como un agradecimiento por su buena voluntad, por su gran ayuda. Hombres como él deberían haber más, pero no lo diría no tenía ese derecho


El cuento no termina aqui:

avatar
Lilou
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 15
Puntos : 15
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 08/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Mensaje por Bénédicte Rivérieulx el Jue Mar 23, 2017 8:22 pm

Cómo se notaba la edad de la muchacha, con ese carácter impulsivo y bipolar. Bénédicte podía ser ciego y sordo, o estar a miles de kilómetros de ella, pero seguiría contando con total precisión sus cortos años de vida. Impetuoso cervatillo, no sabía a qué depredador acababa de regalarle una rosa. Bénédicte no estaba interesado ni en el perfume ni en la ornamenta de una planta que se apagaba irremediablemente sin que él lo provocara. Él quería hacerse de la flor de la inocencia ante sus ojos, aquella que goteaba deliciosa tristeza a través de gestos lastimeros.

¿Cuál es tu nombre, pequeña? — preguntó intrigado antes de seguir con su embrujo — Te explicaré: Una de las maravillas que guarda nuestro idioma es que diferencia entre el ser y el estar. Estás desaseada, nena, pero eso es momentáneo. Incluso más breve que la vida de las rosas que vendes. Así de efímero, así de corto. Solucionable, en manos amigas. Ser es algo más permanente, es parte de nosotros.

Sin importar que la niña sintiera recelo, estiró su mano y alcanzó su rostro con delicadeza para que lo viese sin obstáculos. Podía utilizar sus artimañas y manipularla a su antojo. ¡Qué fácil sería para él manejarla cual marioneta! Pero no obtendría satisfacción de ese modo. Quería… no… exigía al destino que fuese ella la que cediera por su propia voluntad.

Sonrió con dulzura a la humana cuyo cuello podía pulverizar en segundos. Estaba todavía asimilando qué acariciaba, cual seda, con sus falanges.  

Ahora, ¿me dirás que esta es una cara indecente? ¿Son tus ojos los de una puerca? No. Borra eso de tu mente, bonita. De eso querían convencerte esos tontos corrientes. No quieren que sepas lo especial que eres, pero tú eres más inteligente que ellos y sé que a partir de ahora no los oirás más. Sabes que digo la verdad, ¿o tengo cara de mentiroso?



"Los muertos no temen a la muerte"
Eres tan sucio como yo:
[/color]
avatar
Bénédicte Rivérieulx
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 46
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 24/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Mensaje por Lilou el Mar Abr 04, 2017 12:54 am

Hora: 19:00
Lugar: Frente al Teatro de Vampiros, en la Calle


No dije nada al principio porque no sé qué decir, mi mamá siempre dice que cuando un Monsieur nos hable de algo solo debemos asentir con la cabeza y sonreír y si no es de su agrado o se muestra muy serio hay que darles la razón así es más sencillo el vivir para nosotros, o eso me dice ella todos los días. Pero como soy una ignorante y burra que nunca aprendió nada no sé qué hacer y solo repito en mi mente las palabras del hombre para encontrar sentido

Entonces soy sucia pero no estoy sucia
No, estoy sucia pero no lo soy
Pero yo estoy y soy una sucia criatura, asquerosa y repugnante que nadie quiere tocar por miedo a ensuciarse
Estoy sucia, piojosa y más que nada soy una bruta en todo, entonces no lo soy…Me duele la cabeza

Toco mi cabeza porque hay un dolor que comienza a presentarse por ponerme a pensar en esas cosas; le diré que me explique, no, porque si lo hago se enojará el hombre por ser tan bruta y no entender sus palabras, si mejor callar y asentir. Asiento a sus palabras y lo miro con asombro por ellas con la boca abierta y mis ojos sucios de tanto llorar.

Hay algo en ese señor que me obliga a mirarle a los ojos llorándole aun pero ver sus ojos hace que mis lágrimas paren de manera rápida, me quedo absorta en sus ojos profundos y cálidos, si veo una calidez en ellos que no veo ni en la mirada de mis padres. Acepto su mano pero la aparto un poco sin dejar de ver a sus ojos, me siento una atrevida que será castigada luego pero vale la pena.

—No tengo nada de especial señor, solo soy una mugrosa de la calle que vende flores ¿Qué especial podría tener? ¿Qué belleza puede haber en mí? Solo la belleza de la suciedad y la miseria que me rodea, o quizás las alimañas que me acompañan porque son como yo. Sé que usted no miente, su cara no miente y menos su ojos porque son tan cálidos y dulces, tienen una pureza que nunca antes vi, tiene la bondad y compasión algo que me agrada, pero, ¡míreme! Podría contaminarlo con mi suciedad y sería un gasto más para mi familia que no podría soportar—

Bajo un poco la cabeza y miro la flor así como la cesta que es todo lo que tengo, lo poco que me queda, suelto una risa infantil, limpio las últimas lágrimas de mi cara sucia llevando hacia atrás de mis orejas los cabellos enredados y poder ponerme de pie para hacer una reverencia muy mal hecha.

—Mi nombre no es muy importante mi señor, pero soy conocida como Lilou—

Sonrió con una mejor y buena actitud de mi parte. Si tengo que recuperarme y volver a vender mis flores aun cuando mi estómago comienza a gruñir como un animal salvaje.
avatar
Lilou
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 15
Puntos : 15
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 08/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Mensaje por Bénédicte Rivérieulx el Miér Abr 05, 2017 8:51 am

Sólo quien había deambulado por la Tierra un cúmulo de siglos alargados y escurridos podía comprender la belleza de aquella muchacha. Qué dichoso se sentía Demetrius de poder gozar de ese privilegio que los tontos mortales eran incapaces de ver. Brutos, estúpidos, que llamaban belleza a lo que se podía retirar con una toalla caliente. La hermosura se la llevaba el agua, ¡y qué monstruos quedaban! Pero Lilou… Lilou estaba intacta de esos artilugios absurdos. Su apariencia, desgarbada y todo, era el doble de honesta que cualquiera de esas presumidas que, de tanto apretar su corsé, se habían aplastado el cerebro.

Pero Bénédicte se dijo que no había necesidad de que ella lo entendiera, no todavía. Para una moza tan pequeña como ella, las proyecciones no existían, sino sólo lo que tenía enfrente. Si veía una escoba usada en su reflejo, eso creería ser. Lo creía tan ciegamente que se lastimaba con la “verdad”, castigándose por existir.

Sin embargo, el vampiro quiso tomar control de esa situación. Tras devolverle esa tosca reverencia con un ademán con la cabeza, usó sus poderes de persuasión para obligar a la niña a hacer lo que él exigía. La miró a los ojos con intención y ordenó:

Vas a jurarme que no volverás a denostarte. No si no te digo lo contrario. El único que puede decirte lo que eres soy yo. Ignorarás el resto. Y si alguien osa lastimarte, acudirás inmediatamente a mí. — y cesó de utilizar su habilidad con una breve admonición — Seré como el viento. Estaré cerca y te soplaré a la oreja, aunque no puedas verme. Mi nombre no importa, todavía.

Reparando en los ruidos estomacales de la cría, el inmortal usó otra de sus artimañas. Siempre llevaba consigo frutas exóticas, como bayas y uvas. Cosas pequeñas, que pudieran esconderse con facilidad y que encantaran a los más desposeídos. Se metió la mano al bolsillo interno de su atuendo y la estiró frente a Lilou como sorprendiéndola con un tesoro. Uvas rosadas, mágicas imitadoras de sus labios.

Hagamos un trato. Mis uvas por tus rosas.

Mantuvo la palma abierta, sin entregarle nada. Todo indicaba que quería que ella comiera de su mano. Pero el trato que Bénédicte ofrecía iba mucho más allá de lo que aparentemente expresaba. Él la convertiría en una princesa adorada a cambio de su tierna inocencia.



"Los muertos no temen a la muerte"
Eres tan sucio como yo:
[/color]
avatar
Bénédicte Rivérieulx
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 46
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 24/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Mensaje por Lilou el Jue Mayo 04, 2017 7:35 pm

Hora: 19:00
Lugar: Frente al Teatro de Vampiros, en la Calle


Embelesada, estoy tan prendida de aquellos ojos de esos labios que se mueven dándome una ¿orden? Mis pequeños oídos retumban con sus palabras, es lo único que asiento. Mi afirmación es diferente como si estuviera embrujada ¿existen los brujos? ¿Él será un brujo de esos que hablan mis padres? No, el no se ve malvado y con hambre de niños pequeños. Pero sus ojos son hipnóticos me pierdo en su profundidad, no sé que pasa pero acepto esas palabras.

—Lo juro, no oiré a nadie más que a usted, pero ¿cómo lo encuentro?—

Susurro tan bajo enganchada en sus ojos, ¿Qué es lo que tienen esos ojos? Tienen un brillo cegador. Despierto por unos momentos pero aún queda algo de aturdimiento en mi cabeza ¿será que fue un sueño? Si, mejor no pensar las cosas más o terminaría con mi cabeza explotando por todo el suelo, no era conveniente, eso era lo que él decía, tenía algo que me hacía confiar en él quizás era su forma amable no se veía para nada como los otros, como esos niños, mis padres. No, él es diferente, es una buena persona.

Las uvas se me antojan tanto que babeo por comerlas, no puedo decir que no. Acerco un poco tomando con recelo las uvas devorándolas de una. El sabor se derretía en mi boca, el jugo se sentía entre dulce y agrio un rico y nuevo sabor para mí, era como un pedazo de paraíso el sabor que se sentía. Cierro los ojos para disfrutar más de ese rico y poco conocida experiencia…realmente quiero más pero no puedo abusar, no está bien.

—Delicioso, entonces ¿puedo llevarme todas las uvitas, por las flores? Mis padres estarán feliz—

¡Auch! Recuerdo lo que mis padres dicen “si no traes dinero mejor no aparezcas en casa”, seguro que no querrán las uvas, pero están deliciosas. Tendré que terminar encontrando otro trabajo en la noche para llevar las monedas. Tal vez pueda encontrar más flores, pero es poco probable por la hora los gendarmes estarán patrullando las calles. Sonrío algo intranquila por estar entre la espada y la pared nuevamente.

—Creo que comeré algunas ahora y las otras tendrán que desperdiciarse, a ellos no les gustará y seguro me darán una paliza por no llegar con dinero, comenzarán con sus tratos y palabras hacia mi, esas que no quiere que yo me diga, me golpearán para terminar en la calle de nuevo sin comer —

Suspiro dejando dos uvas en la mano de él ¿por qué le estaba diciendo todo de mí y mi familia? ¿Por qué no le podía mentir?

—Está bien, afrontaré todo con buena cara y aunque me golpeen, esto es lo mejor que me ha pasado, usted señor ha sido un buen amigo, la única buena persona que me ha ayudado y se ha quedado conmigo ¿cómo puedo agradecer? Si no es con palabras y flores pero si encuentro alguna manera lo haré porque quiero ser agradecida con una persona tan buena, generosa, una persona de bien como usted. Los ángeles si existen y usted es uno de ellos—

Beso la palma de su mano como si fuera el de un santo patrono de esos que están en la iglesia, un ángel. Mi ángel guardian.


El cuento no termina aqui:

avatar
Lilou
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 15
Puntos : 15
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 08/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Mensaje por Bénédicte Rivérieulx el Dom Jun 04, 2017 8:37 pm

¿Padres? ¿Y para qué quería padres, esa princesa? Los padres de Bénédicte no habían hecho gran cosa por él, además de perjudicarlo, además de hacerle saber cuán innecesario había sido en sus vidas. Mejor librarla de la decepción. Ella todavía pensaba que quienes la habían engendrado eran unos santos, unas vacas sagradas sin remedio que debían venderle el cuento de que cada paliza era por su bien. Pero Demetrius, siendo lo contrario a una benemérita deidad, podía darle a Lilou el paraíso que tanto había soñado.

No, muñequita. No. — susurró el inmortal — No tienes que buscarme. Yo te encontraré. Estaré en todas partes. Puedes caminar a casa tranquila, porque yo vigilaré tus pisadas. Las pisadas de estos pies, que fácilmente se pierden en la nieve y que yo no quisiera dejar de ver. Así que vela por tu bienestar, hazme ese pequeño favor, y yo te daré todas las uvas que quieras y manjares más allá de tus sueños, sólo con serme leal y sonreír.

Dejó ir las uvas y tomó las rosas. Apenas Lilou besó su mano, Bénédicte supo que quería llevársela; ella era la rosa más valiosa de todas. Qué cosa más delicada e imperturbable. Podía estar la ciudad derrumbándose, pudriéndose en la insidia y la perversión, pero ella, incólume, irradiaba su candidez. Qué ganas de absorber esa luz, qué ganas de que fuera suya para guardarla en un cajón. Nadie más merecía beber de su inocencia, nadie. Si alguien más la mereciera, no permitiría que deambulara así, desperdiciándose entre la mezquindad y la avaricia de los muertos de hambre.

Pero Demetrius era generoso, muy egoístamente generoso. Por eso giró a la muchacha para que quedara de espaldas a él y le habló al oído.

Ahora caminarás de vuelta, que no te pillen sin dinero — dijo esto metiendo una generosa cantidad de francos entre las manos de la niña — Y cuando pregunten de dónde ha salido, diles que el cielo te ha recompensado por ser tan buena niña con un ángel caído en desgracia. Diles que habrá aún mayores recompensas, si vuelves a encontrarte con este desviado malherido.

Porque volvería a verla. Sus propios padres la llevarían a él.



"Los muertos no temen a la muerte"
Eres tan sucio como yo:
[/color]
avatar
Bénédicte Rivérieulx
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 46
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 24/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Mensaje por Lilou el Mar Jul 25, 2017 11:48 pm

Hora: 19:00
Lugar: Frente al Teatro de Vampiros, en la Calle


Estoy muy confundida la mitad de sus palabras no las entiendo ¿él siempre estará ahí? ¿Vigilará mis pasos? Cómo puede una persona saber tanto y hacer todo lo que aquel hombre me dice ¿Acaso es un dios? O quizás ¿un ángel? ¡Oh dios! Dios me envió un ángel a cuidarme

Muchas de sus palabras las repito en mi cabeza, no sirve ser tan burra y ahora me doy cuenta de ella. Aquel hombre habla de una manera tan elegante y fina que me da vergüenza admitir que no se ni la mitad de lo que dice y como lo dice, como podría abrir mi sucia e ignorante boca para decirle “no entiendo sus palabras” cuando aquella persona tan pulcra, tan educada y elegante con su aroma único a jabón y colonia resaltaba de entre lo mugroso y repulsivo aroma de mi cuerpo, de mis piojosos cabellos y mi estupidez. Si ahora veo porque soy el blanco de los otros niños pero así es la calle es solo sobrevivir sin importar como y siempre lo hice, siempre sobreviví con lo poco nunca necesite tener tantas palabras que suenan bonito ¡qué vergüenza!

Me sonrojo de solo oír sus palabras de tratar de hallar un significado, solo podía entender aquellas que trataban de comida porque mi estómago parecía una fiera gruñendo hambrienta con deseos de devorar hasta las ratas de los callejones y aquel Ángel me hablaba de uvas, de jugosas recompensas. Que tortura más grande no lo soporto y mis lágrimas aparecen dispuesta a romper en un llanto ensuciando más mi cara

—No hay duda usted es un ángel que dios me ha enviado, su mano es tan generosa que tengo mucho miedo tomarla y luego ver que solo es parte de un sueño y que estoy ahora muerta tirada en este sucio callejón sin que nadie vea por mi tal vez llevo días de muerta y nadie ha notado que he desaparecido o quizás mi sangre se perdió entre la suciedad de la ciudad y por eso deliro con un ángel como usted —

Muerdo mis labios con fuerza para no romperme en llanto pero no aguanto tengo tanta vergüenza de no comprender sus palabras que termino llorando aferrándome a su mano con fuerza que se me blanquecen los nudillos y las uñas

—¡Oh Ángel del señor! Perdóname, perdóname, concédeme tu perdón a esta sucia niña soy tan ignorante y horrible, soy lo peor escoria y alimaña de este mundo porque no comprende muchas de las palabras que me has dicho, perdóname te lo suplico—

No quiero soltar su mano y tampoco puedo parar de llorar

—¿Ser leal? ¿Velar por mi bienestar? Como podría, no sé cómo hacer eso, qué significa, tal vez si vendo más flores si logro vender mil flores en esta noche podré serle la persona más leal ¿es eso lo que me pides señor don ángel? Si es eso puedo hacerlo, yo, yo lo haré ahora mismo si es lo que deseas—

Agacho la cabeza hacia el suelo, me siento la persona más miserable. Es cierto nosotros hacemos lo que sea para sobrevivir y llevar algo que tragar y engañar a las tripas por semanas hasta conseguir otro buen pedazo de pan enmohecido pero ahora mismo mi angustia era el que aquel ángel se sintiera herido por mi ignorancia

—No me importa el dinero ni las palizas que me den por él, porque tú eres mi ángel protector me salvaste de esos niños malditos, y, si por mi culpa estás malherido porque te caíste del cielo para protegerme entonces yo te cuidaré trabajaré por los dos el doble asi que podemos ir a mi casa y les diré a mis padres que yo trabajaré por ti hasta que te sientas mejor, venderé las mil flores por ti, venderé cerillos, venderé lo que sea hasta mi cabello si es necesario para demostrare aquello que dijiste que querías de mí, yo no quiero recompensas para mi si te tengo a ti para conversar porque eres mi amigo ¿verdad? Entonces ya no quiero más recompensas ni que mis padres sepan de ti tampoco pero por ahora ven conmigo yo te cuidaré tus heridas por ti mentiré para que te dejen quedar en casa pero por favor no me odies por ser una sucia escoria ignorante y estúpida—

Mis ojos muestran la desesperación y el aferro con el que tomo sus mano para no soltarme, no quiero sentirme sola nuevamente por eso creo que desvarío locamente revolcándome en mi vergüenza y en mi afán de no soltar aquella cálida mano, aunque fría.


El cuento no termina aqui:

avatar
Lilou
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 15
Puntos : 15
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 08/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Mensaje por Bénédicte Rivérieulx el Sáb Jul 29, 2017 1:53 pm

Quiso besar esas lágrimas, mecerse con ellas. Que fuera como capturar la luz con los labios. Un sinfín de deseos se apoderó de sus ojos febriles; tomar cada parte de su infancia hasta atiborrarse de puericia; segar sus carencias y convertirlas en abundancia, sin importarle romper leyes divinas o humanas; ser su sueño, su despertar, su hombro para llorar.

Sin embargo, se contuvo. Tenía años de experiencia haciéndolo. Se contuvo, para contenerla a ella. Inestable, emocional, pura. Bénédicte no cambiaba la expresión amable y condescendiente, a pesar de los cambios de Lilou. Ella era el retrato de lo que se consideraba una tierna infancia, manchada por las calamidades, pero no tanto. Su esencia estaba incólume. Tenía que hacerse con ella, antes de que también cayera.

No hace falta que entiendas nada, ni tampoco que hagas caso a las maledicencias. Nada es como dicen, nada es como suena. Por ahora, serme leal, es que vayas a casa, le des este dinero a tus padres, y vayas a dormir sin olvidarte de sonreír. — dijo encantador.

Pero su gentil expresión cambió de súbito cuando ella le desobedeció, llamándose de horribles maneras. El aire se congeló al instante, la sensación de peligro manchó el territorio, y el vampiro ocultó su rostro tras la niña, murmurando gélido:

Recuerda que me juraste no volver a denostarte. No-vuelvas-a desobedecer a tu ángel. — y con eso, se puso de pie, esperando que la niña marchara de allí. La miró desde arriba, imponente como una catedral. — Ponte en marcha. No quiero que tus manos se pongan azulosas otra vez.

Y no volvería a hacerlo. El vampiro ya había decidido: se la llevaría. No sabía aún el día o el lugar, pero esa niña sería suya. No como los otros prisioneros de sus mazmorras; esos eran fiambre. Explicaciones no buscaba; sólo quería acceder a este floreciente deseo.

¿Culpa? Jamás. ¿Por salvar a esa preciosura de aquella piara? Menos aún. Nunca, ni en sus años mortales. Ni la cobardía ni el desasosiego pendían de su cielo. Arrastraría a Lilou a su infierno.



"Los muertos no temen a la muerte"
Eres tan sucio como yo:
[/color]
avatar
Bénédicte Rivérieulx
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 46
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 24/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Mensaje por Lilou el Lun Sep 25, 2017 12:03 am

Hora: 19:00
Lugar: Frente al Teatro de Vampiros, en la Calle


Me siento tan avergonzada, tan miserable de haber desobedecido a mi ángel guardian pero no quería quedarme sola aquella noche porque tenía miedo, terror de lo que me podría pasar si llegaba a casa con el dinero. El estómago me ruge, siento un enorme nudo en este que no se compara con nada antes pero asiento.

Agacho la cabeza mordiendo mis labios con fuerza por lo estúpida que soy al haberlo desobedecido. Alzo los ojos a mi ángel llorando —Lo que sea por ti mi ángel— trato de no llorar conteniendo las lágrimas sonriendo, lo suelto limpiándome bastante la mano contra el vestido remendado solo puedo ver sus manos, están tan limpias que me da vergüenza que vea las mías. Tomo el dinero y lo guardo entre mis sucias ropas aguantándome las ganas de disculparme porque vea mi inmundicia, pero si lo hago sé que me castigará y lo merecía por ser una ignorante.

Pero no puedo hacer nada, yo se cual es mi lugar. Suspiro caminando despacio sonriendo —Ellos estarán muy felices por eso aunque con lo mucho más que es me pegaran pero no importa si con esto hago lo que prometí a mi ángel— alto la cara, por él seré fuerte, ya que el señor que solo protege a los ricos ahora me ha ayudado —Agradeceré siempre a aquel dios por enviarme a un ángel tan bueno, pensaré en ti siempre mi buen ángelito de la guardia— camino con pena y pesar por alejarme de aquel buen hombre, nadie me creería pero estaba feliz.

Camino y veo a mi hermano que me agarra del chal rasgándolo, el se ve muy furioso y le muestro el dinero.

—¿De dónde lo has sacado maldita ladrona?, eres una mustia sucia—

—NO EDWARD espera ese dinero me lo dio un señor por comprarme todas las flores—

—¡Mentirosa! Aquí hay más que por esas tontas rosas, vamos que esto mis padres lo sabrán y te pegarán por mentirosa cuantas veces te he dicho que vengas con nosotros a robar y te vas por tu cuenta maldita mocosa eres una rata vulgar—

Lloro porque nadie me cree y soy jalada por mi hermano por el brazo obligada a caminar a tirones hasta la casa, pero solo regreso a ver la vista a mi dulce ángel despidiéndome de él, con una sonrisa de agradecimiento, por él esta noche la familia no pasaría hambre y eso me daba gusto, aunque pesar por no poder ir con él.

Mi pequeño corazón me dolía para ese momento por el dolor que sentía de no volver a ver a aquel buen hombre de corazón noble y puro.


El cuento no termina aqui:

avatar
Lilou
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 15
Puntos : 15
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 08/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Mensaje por Bénédicte Rivérieulx el Sáb Sep 30, 2017 11:12 pm

Quería lamer esas lágrimas que tan descaradamente se resbalaban por su mejilla.

No quería otra mozuela; quería aquella que le pertenecía. Lilou tenía una vida miserable porque no estaba junto a él. Estaba renegando al fin para cual había nacido. Bénédicte también padecía un tipo de dolencia para la cual esa niña era un bálsamo y una providencia del destino. Había que obedecerlo.

Dejó que ella lo pensara como si fuese el personaje de un sueño, un ángel o un demonio. Cualquier ser, del cielo o del infierno. Que jamás despertara de ese estado onírico. Nunca jamás.

¿Y la familia de la chica? Ya los odiaba por varias razones: por ser mediocres, por querer manchar la pureza de su obsesión, por sus grotescas carcajadas, por la facilidad con la que se reproducían, por el amor y adicción que prodigaban a vicios como el sexo y el alcohol. Pero por encima de todo, odiaba a esos humanos por apartar a Lilou de él. Sí, desde ya lo hacían. Los haría pagar por cada minuto que le arrebataran. Que la lastimaran mientras pudieran. Los dejaría. Ya estaba acumulando esa rabia. Tan pronto como la cobijara bajo sus alas de ébano, nadie se atrevería a tocarla.

Vete a dormir, princesa. Para cuando despiertes, tal vez te conviertas en la primavera de este invierno.

Y volvió a las tinieblas, de donde apareció.

Tema Finalizado.



"Los muertos no temen a la muerte"
Eres tan sucio como yo:
[/color]
avatar
Bénédicte Rivérieulx
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 46
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 24/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arrástrame al infierno {Bénédicte Rivérieulx}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.