Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 08/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Una explosión de estrellas (Privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una explosión de estrellas (Privado)

Mensaje por Juan Rivera el Dom Mar 19, 2017 7:01 pm

Había pasado una semana desde que Arianne había abandonado sus dominios pero Juan no recordaba nada de lo sucedido ni de ningún otro suceso que le reconcomiera la mente. Estaba en la iglesia debido a que su hermana le ha pedido que le buscara una iglesia pues va a casarse pero le ha encargado a su hermano que le busque una iglesia bonita y grande, que su prometido tenia enormes y asquerosas cantidades de dinero para poder celebrar una gran boda. Entonces Juan, como buen hermano que era le fue a buscar una iglesia pensó en la catedral de la Notre Dame, en el norte de Paris donde se escuchan sus campanarios y sus vidrieras son bellas obras de arte.

Según una lista que le había enviado su hermana, era sin embargo algo larga por lo que necesitaría todo el día para poder completarla, lo que sin embargo no quería porque tenía otros quehaceres en el día, como por ejemplo buscar el dichoso libro familiar que parece que ha cogido alas y se ha ido del atril o simplemente solamente se le ocurre que alguien lo había robado. La segunda opción le parecía más adecuada porque la puerta había sido abierta con algún tipo de abre-cerraduras ya que él era el único que tenía la llave consigo.

- Veamos….Flores, Bouquets, el cáterin…lo...¿Los músicos? Esta mujer algún día va a conseguir volverme loco, espero que mis sobrinos estén de acuerdo con la idea de un nuevo padre – Hablaba en voz alta consigo mismo mientras pensaba en la lista a la vez que en sus sobrinos. Los echaba en falta sin embargo, si Juan estuviera en esa tesitura yo creo que mi madre debería de esperar al menos uno o dos años de luto por su viudez. Al parecer Juan seguía pensando en que su hermana seguía teniendo temor a estar sola, a morir sola pero lo que no comprendía era que tenía a su hermano y a sus hijos. No necesitaba casarse otra vez aunque para los ojos de la sociedad era algo indecoroso verse una mujer sola y con varios hijos sin una figura paterna.

Ojalá él pudiera tener ese privilegio, poder oler del cabello de sus hijos el aroma a limpio o a aroma de jabón, abrazar a sus pequeños o regañarlos para que no hagan travesuras.

Las horas habían pasado y Juan llegaba o estaba llegando a su residencia completamente exhausto de hacer tantos preparativos para la boda de su hermana, pero antes si quiera de llegar a su puerta, llega un joven muchacho entregándole una nota de uno de los curas de la catedral de Notre Dame por lo que da la vuelta y camina hacia allí, para encontrarse a un montón de gente vestida con trajes de cuero, hay humo y varias llamas en la parte trasera de la catedral la cual está siendo ya atendidas, pero un rostro conocido avista entre unos inquisidores, es una mujer, de cabellos oscuros y ojos azules como los suyos - ¡LAURA! –Gritó desesperadamente, su hermana estaba siendo atendida medicamente y a su lado una inquisidora estaba con sus sobrinos.

Rápidamente, Juan se acercó a los niños, abrazándoles con desesperación, diciéndoles que todo irá bien y enseguida se acerca a su hermana, unos inquisidores le detienen pero aclara que es familiar y entonces deja acercarse a su hermana.

-Laura, pensaba que estabas en Lyon de camino a París…

-Quería sorprenderte de que había llegado antes…pero quise acercarme a ver la catedral de Notre Dame…y
–escucho como su hermana Laura tosía-

-No hables Laura, tienes que descansar, no puedes…

-Juan, tranquilo, solo tengo un brazo roto –señalo con su rostro a su prometido quien estaba siendo tratado por la espalda – Él me ha protegido de esa extraña bomba que nos ha sorprendido a todos….


Los inquisidores que estaban atentos a la pareja de hermanos, escucharon lo de la bomba y enseguida el que parecía que tenía más liderazgo, mandaba a otros hombres. Juan mientras tanto se quedaba cerca de su hermana, preocupado con mil demonios.
avatar
Juan Rivera
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 29
Puntos : 22
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una explosión de estrellas (Privado)

Mensaje por Arianne Vermelle el Mar Mar 28, 2017 8:19 pm

habían pasado algunas noches luego de aquel último encuentro, estaba lista para continuar mi vida y así lo hice, mi padre y creador se sentía tan asombrado de mi cambio y más que nada del consumo de sangre humana que estaba dispuesta consumir, para mis males y deleite de él pareció contento por mi decisión y más que nada la determinación que estaba demostrándole.

Las noches pasan, con mi nuevo cambio de actitud, el trabajo se incrementó dentro del grupo de inquisidores que ahora lideraba, mi padre lo había conseguido de esa manera para poner a prueba mi lealtad a sus ambiciones, él no estaba del todo convencido con mis palabras, quería una prueba real que disipara sus dudas y que mejor que enviarme misión tras misión por varios países.  Había llegado de una de las misiones en España a Francia y ya tenía una nueva misión ni bien llegar a mi hogar, mi padre había dejado una nota en la entrada, no pude ni cambiarme de ropa por entrar y salir ahí mismo.

Un accidente se había suscitado y corriendo tuve que ir para encontrarme con mi sire, él me mostró ante los ojos de los demás que yo estaría a cargo de aquella investigación de ataque de vampiros, al parecer neófitos que buscaban algo de la pareja, la sonrisa de mi padre me hizo dudar al principio pero no podía decirle mis verdaderos planes que eran exponerlo a la inquisición como un traidor y con eso darle a él la muerte por mi propia mano.

En medio de todo ese la mujer resultó herida, pero no tanto como esperaban, los niños estaban completamente ilesos, al parecer la madre los había protegido entre sus brazos. Mira a mi maestro que se retira por el momento, dudo de que haya sido un accidente y como se la clase de ser que es él ordeno a cada uno de los inquisidores a mi cargo que busque las especificaciones que les entrego. Lo hacen en silencio algunos y otros de mala gana pero tienen que obedecerme no por algo soy la hija de su líder, miro que la mujer está acompañada de otro hombre, quizás el sea la razón, me acerco y para mi sorpresa veo que es aquel humano.

Me paralicé por unos momentos sin saber qué hacer, con ellos dos ahí mirándome, la mujer me sonreía dulcemente y los niños que también me miraban de aquella manera, tuve que hacer como si no conociera a aquel hombre, sonriéndole como saludo ignorándolo unos momentos mientras veía a la mujer -Señorita, lamento molestarla luego de lo ocurrido pero quería hacerle unas preguntas, pero no aquí, si no en otro lugar, me daría una dirección donde podría encontrarla, para poder hablar en privado, solo usted y yo- lanzo una mirada desaprobadora a aquel hombre, ya no tenía el recuerdo de Freyback, nunca más, solo fue parte del pasado y yo ahora era una nueva mujer.

La verdad, era que no había consumido sangre humana, seguía con mis hábitos extraños, solo cambié un poco el rumbo de mi vida, ahora no me enfrascaría en el pasado si no en el futuro, ya no dejaría que nadie me utilice y más que nada yo sería quien mande de ahora en adelante.


avatar
Arianne Vermelle
Condenado/Vampiro/Clase Media
Condenado/Vampiro/Clase Media

Mensajes : 53
Puntos : 45
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Localización : Somewhere in the world

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una explosión de estrellas (Privado)

Mensaje por Juan Rivera el Miér Abr 19, 2017 7:31 pm

Juan estaba pendiente de lo que estaba diciendo lo que parecía ser una inquisidora – Creo que no puede moverse con un brazo roto, probablemente costillas rotas y un poco de sangre en el pie….-dijo algo molesto – Además, de la explosión que ha habido mi cuñado ha sufrido bastantes daños a su espalda  y no creo que tenga que moverse del sitio – Dijo Juan algo molesto con la mujer que al parecer lideraba todo, pero la sensación extraña que tenía no era del todo buena ¿Cuándo lo había sido para él o su familia? La mirada que noto en la inquisidora hacia él tampoco era algo bueno, no sabía porque, pero sentía melancolía, no sabía de donde venía.

– Cualquier cosa que pase, puede decirla delante de mis sobrinos y mi hermana –Dijo con cierto aire protector, sabía lo que podría encontrarse en esos sitios. Había inquisidores, significaba que se cocía algo más que una simple explosión, sabía a lo que se dedicaban los inquisidores y era prácticamente a perseguir criaturas sobrenaturales además de cazar brujas, pero ya que hizo sus deberes y conoció a algunos inquisidores por parte de la familia, estaba más o menos al tanto de lo que pasaba – Laura –Juan miro a su hermana, su cuñado enseguida se reunió con Laura y con los  hijos de esta cubierto de vendas por el torso y la espalda. Juan lo observó y asintió a modo de agradecimiento, pero volvió a su hermana – Laura –se acercó lo suficiente para susurrarle al oído – No confíes en nadie…solo en mí de momento – Dijo susurrando, acarició el rostro de su hermana con dulzura, la beso en la frente y la ayudó a que esta subiera al carruaje donde la llevarían al hospital junto con su cuñado y sus sobrinos.

Juan se quedó al lado de la mujer de cabellos dorados, observándola con el ceño fruncido, no emitía ninguna sonrisa, tan solo podía pensar en la poca falta de tacto que había tenido la inquisidora con su herida hermana – Pido que haga su trabajo, pero deje en paz a mi familia. Ella es la víctima no la que ha podido causar tal accidente y si de verdad quiere respuestas, pregunte a quienes ha capturado, a quien haya podido estar el último haciendo rutinas nocturnas en la catedral antes del accidente. Ustedes…admiro su trabajo, pero la incomprensión, más que la imposibilidad de comprender, es la imposibilidad de sentir algo a la hora de su labor… ¿o me equivoco? Por eso les cuesta ver al inocente que siempre resulta culpable cuando es inocente…. ¿o no?

Juan, después de tal diálogo, suspiraba lentamente para poder encontrarse en la posibilidad de coger un caballo y dirigirse hacia el hospital, pero cuando quería andar y cumplir su objetivo, un antiguo amigo de la familia, un altísimo cargo de la inquisición y que tenía enlace directo con el vaticano le saludo sorprendiéndole de lleno. Estuvo un rato hablando con dicha persona importante entre los inquisidores y en cuanto pudo, Juan tomó prestado un caballo para poder ir al hospital, pero antes de montarse sobre el caballo, dirigió una rápida mirada hacia la inquisidora no muy amigable.

avatar
Juan Rivera
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 29
Puntos : 22
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una explosión de estrellas (Privado)

Mensaje por Arianne Vermelle el Vie Abr 28, 2017 4:23 pm

Callada, así me sentí en ese momento. Era mejor no hablar y lanzar más leña al fuego que se había provocado, con sus palabras hirientes dejaba en claro que mi persuasión había sido efectiva en la mente del humano, sonreí para mismo con un deje de tristeza pues muchas de sus recriminaciones eran ciertas. Yo ya no podía sentir y por eso estaba entregada de lleno a mi trabajo como inquisidora, era mejor eso que entregarme a los recuerdos.

Cuando estuve a punto de contestarle sobre el trabajo, suspiré con algo de sarcasmo, no era el primero caso de ese tipo que conocía pero opté no por no hablar con el humano. Antes de retirarme, la noche era larga y también el hambre, uno de los inquisidores, un joven mozo de unos veinte años se acercó a mí susurrando lo que temía -Señora, no se ha alimentado verdad, me lo indica su caminar lento y esos ojos un poco tristones, si desea puede tomar de mí, usted sabe que para eso estoy- tome su brazo sonriéndole con dulzura dándole un empujón, regresé la vista a Juan, yo lo conocía y pasando junto a él respondí a mi ayudante -Sabes lo que pasaría si tomo de ti, terminarías muerto, mejor consigue lo que me gusta y lo mezclas con un poco de tu sangre eso me aliviará bastante, además tenemos trabajo que hacer antes del amanecer- el sonrío asintiendo -antes de las cinco de la mañana, luego de ello yo tomaré su lugar mi señora hasta que pueda usted despertar- acarició mi cabello justo cuando llegó aquel hombre.

Me tensé un poco y el hombre se acercó a mi junto a un carruaje para que subiéramos los dos, dejando que mi mano derecha fuera a caballo -Arianne, debes retirarte de esta investigación, mejor ve a Rusia, ahí hay mejores oportunidades para ti y no tendrás que tratar con groseros como él, te pido disculpas por parte de él, no está acostumbrado a este tipo de preguntas. Mejor ve a otro caso de estos te recomendaré para Rusia cariño- sabía bien lo que él quería. Me quedé muy cerca de Juan para que escuchará muy bien mis nuevas órdenes -No te preocupes no me meteré más con esa familia, solo haré mi trabajo de otra manera, cuando termine me iré a Rusia no eres el primero que quiere deshacerse de mí, padre - subí al carruaje y mi ayudante también, el otro hombre se fue a caballo.

Tomamos la dirección al hospital en silencio, el joven a mi lado me miraba mientras yo solo podía ver por la ventanilla el pasar de los recuerdos con las calles. Al llegar bajamos, dirigiéndonos a la habitación de los heridos, con mi habilidad de persuasión nadie se entrometería. Dejé órdenes a las enfermeras y doctores de evitar que nadie pase a ver a los señores ni a los niños, nadie más que yo. Al entrar en la habitación, hable con los dos usando la persuasión, más que nada con el señor, ya sabía lo ocurrido realmente y ahora tenía que irme por el segundo paso, pero antes evitar ver a aquel caballero, un solo segundo entre los dos podría hacer que el mundo se destruyese en manos de mi padre y las mías. Ya no era la Arianne de antes, ahora era una nueva mujer, vampira e inquisidora que hará lo que sea por hacer bien su trabajo sin importar las consecuencias



avatar
Arianne Vermelle
Condenado/Vampiro/Clase Media
Condenado/Vampiro/Clase Media

Mensajes : 53
Puntos : 45
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Localización : Somewhere in the world

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una explosión de estrellas (Privado)

Mensaje por Juan Rivera el Vie Mayo 19, 2017 7:06 pm

Juan estaba llegando al hospital pero de camino se encontró con algunos obstáculos que satisfactoria pudo atravesar sin ningún problema. Lo único que deseaba era llegar antes de que a alguien se le ocurriera alguna otra idea conspiratoria contra la inocente de su hermana y su familia. Sus sobrinos deben de estar con ella si es que al menos esta estable en una camilla de hospital.

Pasó una hora desde que subió a aquel carruaje y en el trayecto todo lo que había pensado realmente era en la salud de su amada hermana, digamos la única familia que tenía por ahora. Cuando se fue de España fue tan solo para proteger a las hermanas gemelas Castelló, pero de un momento a otro, estas desaparecieron repentinamente, sin llegar si quiera a saber de ellas o si las habían asesinado. No supo nada de ellas desde hace varios meses, por lo que sinceramente su búsqueda había llegado a un callejón sin salida por lo que decidió concentrar sus esfuerzos en algo que pudiera llenar su espacio muerto pero ¿Qué seria aquello? No lo sabía.


Ya había pasado un tiempo lejos de su hermana, por lo que de inmediato, nada más llegar al hospital pregunto en recepción por la habitación en la que su hermana pudiera estar ingresada y en cuanto supo su localización, cuando fue directamente hacia la puerta y abrió esta desesperado, encontró a la misma mujer que le había dicho que no se acercase a su familia - ¿Qué hace aquí? – Pregunto bastante serio a su (en ese momento) oponente insistente, a su mártir que parecía querer atormentar a su familia esa noche, a su única familia que tenía y de la que quisiera depender más adelante en el futuro – Le deje bastante claro que no la quiero cerca de mi familia – sin pensarlo demasiado tomo del brazo a aquella mujer de cabellos dorados y la arrastro hacia el exterior de la sala.

– No me cae bien, no me fio de usted y no la quiero cerca de mi familia, pero parece no captar ese concepto – Su mirada en ella era autoritaria, se estaba conteniendo por no golpearla delante de todos y soltó su brazo con suavidad – No pretendo hacerle daño ni tratarla como ganado – tosió – Pero deje a mi familia. Ya les hicieron bastantes respuestas y creo que han dejado claro que no saben nada del incidente en la catedral. Yo he estado ahí, he visto como gente calmaba la ira de aquellas llamas en la casa de Dios, he visto como sacaban a mi hermana y a mi próximo cuñado de dentro de la Iglesia, porque si no se ha dado cuenta, mi hermana está prometida y quería una boda en la catedral, tan solo que por cierto es lo que hacen las parejas comprometidas es observar el interior del lugar en el que se contraerá matrimonio, aunque lo mismo ahora tardarán un poco en arreglarla por dentro – Termino como si cortase la tensión con un cuchillo, cuando acabó de hablar, Juan se dirigió hace el interior de la sala y mirando su blasón en su anillo, susurro – Protectimare –Y enseguida, una sensación diferente embauco todo el cuerpo de Juan. Se extrañó un poco pero se sentía igual pero diferente, no sabría explicarlo.


avatar
Juan Rivera
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 29
Puntos : 22
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una explosión de estrellas (Privado)

Mensaje por Arianne Vermelle el Dom Mayo 28, 2017 7:46 pm

Al ver a los ojos de Juan ya no sentía nada no había ápice de recuerdo de Freyback incluso cuando me tomó del brazo sacándome a la fuerza con la mirada atónita de sus familiares por la brusquedad con la que me tomó, en lo personal no me molesto su trato así como sus palabras proferidas con enojo y odio hacia mi persona. Dejé que terminara todo lo que tuviera que decirme y en medio de su discurso le di la espalda limpiándome de su agarre así como el resto del vestido.

La razón de haber hecho eso es porque sé que hay ojos en todo lado, mi padre tiene a muchos a su servicio y no hay lugar que él no haya invadido. Esperé cuando él entro, al final me di cuenta que sus palabras si habían hecho algo en mí, algo que se derrumbó completamente, no, no se derrumbaba si no que crecía era un enojo descomunal que me hizo reír porque jamás me sentía así y como eran nuevas esas sensaciones. Toque la puerta y la mujer me permitió pasar, antes que Juan se levantar coloque mi mano frente a él siguiendo mi camino hacia al mujer que estaba en cama vendada y atendida, su esposo me miró con nervios por las palabras que ha proferido su cuñado, tomé un suspiro largo -Lamento mucho haberlos molestado, pero solo hago mi trabajo como cualquier otra persona- lancé una mirada al hombre junto a una sonrisa.

Sabía lo que había ocurrido pero no podía decirle a los dos en ese momento, el hombre temblaba mirando a su esposa, cruce por tomar mis cosas y al pasar por su lado susurre solo para él -Te espero afuera- pasé junto a Juan mirándole enojada, desvío mi mirada de sus ojos -Cuando tengas que responder a gente que podría cortar tu cabeza si no les das las respuestas que quieren hablaremos, mientras tu eres el que estorba aquí y no me deja hacer mi trabajo, sé que tu hermana fue un daño colateral, su objetivo era otro y lo lograron y ahora si no te molesta no te entrometas en mi camino en mi investigación o quien no tendrá misericordia de un ganado como tu seré yo- antes que le dijera algo alcé con mi uña su mentón haciendo un pequeño corte en este -A veces los matrimonios no se terminan dando, a veces mirar las iglesias es lo que nos trae tanta desgracia a las futuras novias- sonríe regresando la mirada  la mujer que desvió la mirada hacia la ventana

Tomé mis cosas y salí, ya en la puerta de la habitación miré a Juan sonriéndole -Hay cosas que un niño como tu no podría conocer y menos comprender, porque solo eres un niño- salí y tras de mi salió el cuñado de Juan, caminamos alejados hasta un jardín del hospital donde pudimos conversar -Arianne por favor no hables más, si ellos se enteran que yo no iba vendrán de nuevo, tu sabes quién es- el hombre estaba más que nervioso -Lo sé, por eso dime en que trabajabas con los tecnólogos- el hombre mira más nervioso a todos lados -El quiere un arma que acabe con ustedes mismos, quiere un arma que proyecte luz de sol él quiere acabar contigo Arianne- había escuchado sobre esas investigaciones pero quedaron prohibidas por haber varios de los míos dentro de las filas de la inquisición -El me va a matar y a mi familia igual si no le doy mis avances y si lo hago igual me matará ¿Qué puedo hacer?- lo miré tan asustado que no tuve más remedio que asentir, los ayudaría pero ¿cómo? Sabía que tendría que estar de nuevo con Juan y el no recordaba nada y no solo eso yo ya no sentía nada por el ni por Frey ¿podríamos soportarnos?


avatar
Arianne Vermelle
Condenado/Vampiro/Clase Media
Condenado/Vampiro/Clase Media

Mensajes : 53
Puntos : 45
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Localización : Somewhere in the world

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una explosión de estrellas (Privado)

Mensaje por Juan Rivera el Lun Jun 19, 2017 6:32 pm

Juan finalmente se quedó en la habitación debido a que su hermana se lo rogo cuando ambos se miraron a los ojos. Fue tanto tiempo juntos que no hacia palabras entre ambos para expresar una emoción o una acción para que la realizase alguno de los dos y esa vez, Juan se había quedado sentado a la izquierda de su hermana Laura, consolándola y diciéndole que no hiciera caso a las palabras de aquella mujer que supuestamente decía que hacía su trabajo.

- Laura, no hagas caso de las palabras de aquella mujer. Pronto podrás casarte en la catedral de Notre Dame como siempre ha sido tu sueño de pequeña, ¿recuerdas? Siempre fantaseabas que te ibas a casar en dicha catedral y te digo que puedes confiar en mi de que la iglesia estará lista para cuando te encuentres bien por completo.

-Juan, eres mi hermano favorito ¿Lo sabías?

-Soy tu único hermano Laura y nos tenemos los unos a los otros y tus hijos que, por cierto  ¿Dónde andan?

-Están durmiendo en la cama de al lado. Al parecer estaban exhaustos – Laura, la hermana de sangre de Juan Rivera sonrió a su hermano, pero enseguida se le corto la sonrisa – Juan….eso de que eres mi único hermano…-le tomo una mano – No…es del todo cierto…- Dijo Laura con lentitud, clavándose en la mirada de su hermano – Tuvimos un hermano pero murió al nacer….pobre de él ¿no?

-Laura, por un momento me habías asustado – Juan Rivera había estado escuchando a su hermana atentamente pero en cuanto dijo que había más de su estirpe pero que había fallecido al nacer le dio un vuelco al corazón aunque por otro lado, Juan pensaba que era una pena que haya muerto – Pero gracias por decírmelo, no sé a qué viene a cuento pero está bien, será el estrés de toda la acción de la noche – Juan rio cuando dijo aquello, su hermana quien tenía poca correa le dio un golpe en el hombro y enseguida vio a su cuñado entrando por la puerta para ponerse al lado de su esposa - ¿Todo bien José?

-S-sí, claro…-
el cuñado de Juan parecía algo nervioso entre tanto suspiro – Es solo que esta noche ha sido de locos – Acabo riendo José por lo que se le contagió a su esposa, pero por algún motivo Juan no sentía buenas vibraciones, estaba sintiéndose completamente tenso con la situación que no estaba cómodo con su cuñado en la habitación.

avatar
Juan Rivera
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 29
Puntos : 22
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una explosión de estrellas (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.