Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Dioses de Grecia (libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Poseidón el Miér Mar 22, 2017 6:39 am

Una noche sin luna, como muchas otras, el puerto desierto, apenas los pescadores que descargan el pescado y otros que preparan las redes para con las primeras luces del alba salir a la mar.
Toé asiento sobre uno de los maderos perdiendo mi vista en el fondo de las aguas saladas, había pasado un mes desde que perdí la embarcación que mi padre me dejo como herencia, aunque mentiría si dijera que eso era l oque me llevaba a beber de la botella de ron.

Uno de mis compañeros de viaje había caído en la misma gesta en la que se hundieron mis esperanzas, apenas quedábamos unos pocos de los que llegábamos y todavía teníamos una ardua batalla por librar.
Desconocía como acabaría todo esto, mas si algo sabia era que llegaba nuestro final, para bien o para mal.

Contemplé las rocas que se perdían en un saliente lateral, ojala pudiera sentir el canto de las sirenas para perderme en el y simplemente naufragar, hoy era una de esas noches en las que no encontraba la brújula, ni mi lugar.
Ebrio, desesperado y un tanto nostálgico volví a llevar la boquilla a mis labios, con suerte no serian las sirenas si no el alcohol el que me llevara por unas horas a otro mundo en el que descansar.

El chapoteo en el agua me hizo fijar la mirada en las gélidas aguas, me incorporé tambaleándome tratando de centrarme en quien podía estar tan loco como para tomar un baño en pleno invierno, quizás alguien había caído y se ahogaba sin remedio.
Mis ojos brillantes no acababan de encontrar nada en las oscuras aguas del mar.
Me acerque mas, agachándome al borde, mirando entre las embarcaciones, por si un cuerpo había quedado sepultado entre ellas.


Empezaba a pensar que todo era fruto de mi ebria mente que me jugaba una mala pasada creyendo en las leyendas con las que crecí, con las que me crié, esas en las que los dioses forman parte de nuestro mundo y Atenea busca a los hombres para tentarlos con su sabiduría o Afrodita con su amor.



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 52
Puntos : 46
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Juliana Rosales el Jue Mar 23, 2017 10:43 am

Vale, debía admitir, aunque le doliese en su orgullo, que se hallaba total e irremediablemente perdida. Llevaba un buen rato caminando y no reconocía nada de lo que sus ojos le mostraban. Para colmo de males, a aquellas horas le resultaba realmente complicado encontrar a alguien al que poder preguntar. Bueno, había que recalcar que resultaba complicado encontrar a alguien que no pareciese que podría apuñalarla, pues las escasas personas con las que se topaba le daban muy mala espina y solía cambiar de rumbo por tal de evitarlas.

Sin embargo, al girar en una esquina y adentrarse en un estrecho callejón, sus pasos se detuvieron en seco, como si de repente sus pies se hubiesen quedado pegados a los adoquines del suelo. Un hombre sostenía el maltrecho cuerpo de lo que se le antojó una mujer entre sus brazos, sobre un considerable charco de líquido carmesí. Parecía... parecía que...¡la había matado!

A Juliana se le escapó un grito, que hizo que la mirada del presunto asesino se clavase en ella. "¡Maldita sea!" pensó, mientras giraba sobre sus talones y emprendía una rápida retirada, corriendo como si la vida le fuera en ello, y puede que así fuese, ya que el presunto asesino dejó caer el cuerpo y comenzó a correr tras la gitana.

La persecución se extendió por varias calles, hasta que una desembocó en el puerto, para sorpresa de Juliana. Siguió corriendo en dirección al muelle, con la esperanza de encontrar algún rincón donde poder esconderse. Pero, desafortunadamente, no contaba con el suficiente tiempo como para ponerse a buscar, y su perseguidor acortaba distancias, siendo visiblemente más rápido que ella. Así que, al llegar al borde no detuvo su avance... la gitana se lanzó a las oscuras aguas. Por unos segundos se quedó paralizada ante el impacto y lo endiabladamente heladas que se encontraban aquellas aguas. Sin embargo, no permaneció inmóvil durante mucho tiempo, pues por desgracia no podía darse aquel lujo. Comenzó a nadar para terminar escondiéndose tras uno de los barcos. Por suerte para ella, su perseguidor no la imitó. O le daba miedo el agua, o no sabía nadar, o simplemente no le merecía la pena seguir la persecución por mar, únicamente se limitó a tratar de ubicarla desde el muelle, sin saltar.

Pero ella no se iba a exponer, por lo que, aprovechándose de la oscuridad y de las embarcaciones, avanzó alejándose del lugar de donde había saltado, alternando el buceo con el nado, buscando otro lugar por el que poder salir que fuese relativamente seguro. Sin embargo, el vestido que portaba tan poco apropiado para darse un baño, y las gélidas aguas del mar, se lo estaban poniendo realmente difícil. Llegó a temer terminar ahogándose.

Entonces, tras un tiempo que se le antojó eterno, y tras alejarse lo suficiente de su lugar de salto, vio algo, parecía una persona, que se había agachado en el borde y parecía estar buscando algo, o a alguien. Juliana por un momento temió que se tratase de su perseguidor, pero para su alivio no concordaba físicamente. Trató de pedirle ayuda pero no le salía la voz, sus dientes le castañeteaban frenéticamente, puede que el frío tuviese algo que ver, así que se limitó a nadar en su dirección, esperando que aquella persona pudiese ayudarla a salir.


avatar
Juliana Rosales
Gitano
Gitano

Mensajes : 28
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/07/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Poseidón el Vie Mar 24, 2017 9:57 am

Logré centrar la mirada en una sombra que se acerca impulsando el agua con suavidad, por un momento creí que la borrachera me estaba haciendo ver a una sirena, de echo por su belleza bien podría haberse tratado de una de estas.
Mas claro, por ebrio que estuviera algo me decía que estos seres mitológicos solo existen en los cuentos y lo que tenia delante y que me esmeré en sacar de las gélidas aguas del mar era mas bien una dama muerta de frio.

Ladeé la cabeza con una sonrisa mientras frotaba con mis manos sus pequeños brazos.
-Tenemos que hacer que entres en calor y aunque se me ocurren muchos modos, creo que no son apropiados para un primer encuentro -bromeé con cierta diversión.
Le tendí la botella de ron mientras cogía uno de los bidones vacíos donde a veces colocaban el pescado y en su interior metí todo aquello que pudiera hacer combustión, un poco de alcohol de la botella y saqué la yesca y pedernal del chaleco para crear unas chispas que pronto hicieron arder aquello.
-Quítate la ropa -le dije mirándola fijamente -con ella puesta no entraras en calor -susurré con una ladeada sonrisa mientras aflojaba el broche de mis pieles para entregárselas una vez liberadas de mis hombros.
-Cúbrete con eso -ordené dándome la vuelta para darle la intimidad necesaria -¿no crees que la noche no es el mejor momento del día para tomar un baño? Y si a eso le añadimos el frio que hace hoy...

No era tonto, el color de su tez la delataba, era posiblemente una mujer de raza gitana, sus ropas no auguraban algo diferente y dada la reputación de la que gozaba ese clan lo mas posible es que estuviera huyendo de alguien por cualquier ajuste de cuentas.
-Estate tranquila, no permitiré que nadie te haga daño, pero..hazme caso o cogerás una pulmonía.

Podía oír ruido a mis espaldas, desconocía si estaba o no haciéndome caso, pero no pude evitar echar una mirada furtiva hacia la preciosa mujer de ojos claros y mirada nerviosa que había encontrado helada en las aguas saladas.
Echaría la culpa a mi grado de embriaguez, mas la verdad, no era eso lo que me llevó a mirar.
-Podías invitarme a una jarra de esas de cerveza negra que hacéis los gitanos, nunca he probado una tan buena. Espesa, casi se puede masticar.
Me relamí los labios contemplando su figura, sin duda toda una sirena.



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 52
Puntos : 46
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Juliana Rosales el Dom Mar 26, 2017 5:15 am

Un gran sentimiento de alivio se apoderó de todo su cuerpo cuando por fin abandonó aquellas gélidas aguas y sus pies tocaron tierra. Sonrió levemente ante las primeras palabras de la persona que la había ayudado, aceptando de buen grado la botella de ron que le ofrecía. De hecho, poco le faltó para aniquilar el contenido de la botella de un trago. A ella le agradaba el sabor de aquel tipo de bebidas y más bajo aquellas circunstancias.

- Mu-y... muy agra-de-cida... - pronunció entrecortadamente, a la par que le devolvía la botella de ron.

Entonces, su rostro se contrajo en una mueca de perplejidad cuando le pidió que se desprendiera de sus ropajes. "¿Que.. QUÉ?" pensó aturdida, hasta que sus siguientes palabras respondieron todas sus dudas. Era cierto lo que decía, con aquel vestido completamente empapado no entraría en calor fácilmente, aunque la idea de quitárselo no le hacía especial ilusión a decir verdad.

- Somos... seres de costumbres... extrañas... - respondió con cierta dificultad a su comentario sobre lo de tomarse un baño a aquellas horas y bajo semejante temperatura, mientras se giraba ella también – es... nuestro... ritual de purificación... Las aguas frías... sanan el alma... - continuó, bromeando, al mismo tiempo que se desabrochaba el vestido y lo dejaba caer al suelo. A sus palabras donde le aseguraba que no dejaría que nadie le hiciera daño no pudo más que sonreír. Se preguntó hasta que punto sería aquello cierto. ¿Realmente se jugaría la vida por una desconocida? Ella no terminaba de creérselo, sobretodo teniendo en cuenta que la gente de su raza no gozaba de la simpatía de los demás precisamente.

Juliana no se deshizo de nada más, quedándose con un oscuro camisón que se le había adherido al cuerpo como si de una segunda piel se tratara. Tomó el borde con sus manos y lo estrujó, tratando de eliminar el exceso de humedad, haciendo lo mismo con su pelo, para terminar arropándose con el abrigo que aquel hombre le había cedido. Al girarse y percatarse de que él la había estado observando un leve rubor se instaló en sus mejillas.

- ¿Debería cobraros... por el espectáculo? - comentó llevándose un dedo a los labios, como si realmente se lo estuviera pensando, para luego negar con la cabeza y sonreír. No le importaba que la gente la mirase, mientras solo fuese eso, mirar.

Sus pies se pusieron en movimiento, acercándose a la improvisada hoguera, mientras su mirada no dejaba de escudriñar los alrededores, por si el tipo que la había estado persiguiendo venía para continuar con ello. Se la veía preocupada, aunque por sus palabras no lo pareciera.

- Podría... invitaros a esa jarra de... cerveza... pero antes debéis... purificaros vos también... - respondió, señalando con un movimiento de cabeza hacía las oscuras aguas del mar, para terminar sonriendo mientras volvía a negar con la cabeza, dejando claro que se trataba de una broma – mi nombre es Juliana... ¿cómo... debería llamaros? - preguntó, clavando por primera vez su mirada en él, dejando de lado por un instante su continuo mirar enredador.


A varios metros de distancia, convenientemente refugiado entre las sombras, un hombre observaba la escena con interés. Evaluaba al individuo que estaba junto a la gitana a la que quería dar caza, preguntándose cuan diestro sería en el arte de la lucha, aguardando el momento más idóneo para ir y comprobarlo...


Off:
Hola! Si quieres puedes manejar al npc que persigue a mi personaje como gustes. Decidir si nos ataca o si sigue a la espera =)


avatar
Juliana Rosales
Gitano
Gitano

Mensajes : 28
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/07/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Poseidón el Mar Mar 28, 2017 10:51 am

Ladeé la sonrisa al ser descubierto por la dama lanzandole aquella mirada, ella lejos de enfadarse como hubiera fingido hacer una de esas niñas ricas de papa que se abrían de piernas a la primera de cambio pero tenían que parecer mujeres decentes a la vez, se limitó a sonrojarse sutilmente y a lanzar una frase que me divirtió mas de lo que esperaba, la gitana tenia sentido del humor.
-Deberíais, si pasáis una gorra os hecho unas monedas y si repetís el espectáculo en mi lecho..
Me callé pues yo mismo me di cuenta de que la broma dicha así parecía pesada.
-No me refiero a que me parezcáis una cortesana, ni mucho menos, me refiero a que vuestro cuerpo excitaría a cualquier hombre..-me eche a reír y le mostré la botella medio vacía -vale, mejor me callo, estoy tratando de arreglarlo, pero el alcohol no me deja.

La gitana se acercó al fuego para calentarse, estaba seguro que con eso y la capa pronto dejaría de presentar ese tono amoratado en sus labios.
Nos miramos fijamente, posiblemente tratando de descifrar uno en el otro las intenciones ocultas.
Me dijo que me invitaría a una cerveza si me purificaba en aquellas aguas del puerto, a decir verdad un baño no me iría mal para despejarme un poco, claro que no seria en estos momentos, a no ser que su cuerpo desnudo me acompañara.
-Creo que tengo un plan mejo, me invitas a esa cerveza negra y yo te acompaño a casa para que llegues segura ¿trato hecho?

Sus ojos se clavan en los míos, tiene una bonita mirada rasgada que contrasta con su tez oliva.
-Poseidon -ladeo la sonrisa tras darle mi nombre -y no, no soy el dios del mar, aunque podría.
Mi padre era capitán de un barco, al morir este pasó a mi, y de ahí que estaba en el puerto de funeral, hace unas semanas aquí mismo se hundió mi embarcación, así que la botella se ha convertido en mi aliada al menos por hoy. Poco mas aparte de las espadas me queda de mi padre.

De normal no tendía a ser tan expresivo, pero el alcohol es lo que tiene suelta la lengua frente a una chica bonita.
Su mirada se perdió por el puerto, al parecer estaba preocupada por si alguien la estaba siguiendo, no me costo demasiado dar con un hombre que se encontraba oculto en las sombras analizando el mejor momento para atacar.
-Caballero acérquese al fuego -dije con total indiferencia -si es cuestión de dinero, yo pagaré la deuda de la señorita, mas si la afrenta es de sangre, tampoco tengo problemas en batirme en duelo.

Me giré esta vez para enfrentarlo de cara, frente a nosotros un hombre bastante corpulento que tras ser descubierto dio unos pasos hacia delante bastante seguro de que su envergadura podría sacarlo de esta.
La mía también era considerable, así que si nos enfrentábamos aquello seria un duelo de titanes, mis manos corrieron raudas a la espada larga que a mi espalda y anclada por los herrajes que morían en mi pecho se encontraba.
-¿y bien? Sangre o dinero, juro que esta noche estoy sediento.



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 52
Puntos : 46
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Juliana Rosales el Miér Mar 29, 2017 2:08 pm

La gitana observaba divertida como el alcohol parecía estar pasándole factura a su acompañante y no atinaba expresando lo que quería decir. O tal vez estaba diciendo exactamente lo que deseaba  pero usaba la excusa del alcohol a modo de escudo. ¡Quién sabía!  Lo que sí sabía ella era que gracias a sus palabras se le estaba olvidando el mal trago por el que había pasado hace poco y eso siempre era de agradecer.

- Hummm... de acuerdo, es... un buen trato – accedió a su ofrecimiento de acompañarla a su hogar, aunque no estaba segura de como reaccionaria su troupe si llegaba acompañada de una persona desconocida a aquellas horas, y encima varón, para más inri. Quizás ambos se llevasen un buen rapapolvo. En fin, se dijo que ya lidiaría con ello cuando llegase el momento.

Por un instante, Juliana no supo que decir ante la pequeña parte de su vida que había compartido Poseidón con ella. Eso si, aquello explicaba en parte que estaba haciendo allí con la única compañía de aquella botella de ron.

- Lamento vuestra perdida... más una segunda... aliada podéis tener esta noche... además de la botella... si lo deseáis – pronunció aun con dificultad, dedicándole una sonrisa. Él la había ayudado, así que qué menos que aquello.

Entonces, él invitó a alguien a acercarse al fuego. Juliana pensó que debía tratarse de un conocido de Poseidón que debía rondar cerca, hasta que escuchó sus siguientes palabras y se le volvió a quedar helado el cuerpo, aunque esta vez nada tenía que ver con las gélidas aguas del mar. Cuando aquel hombre hizo acto de presencia, la gitana retrocedió varios pasos de manera involuntaria. Podía apreciar, ahora que se paraba a observarlo mejor, por el aura que lo rodeaba que sus intenciones eran de todo menos buenas.

- Me temo que he de escoger sangre – respondió el hombre, con un tono que casi parecía ser hasta jovial – verá, aquella señorita vio algo que no debía y no puedo arriesgarme a que lo cuente por ahí; uno tiene una reputación que mantener... - se pasó una mano por el pelo antes de proseguir – y ahora voy a tener que encargarme también de vos – concluyó con cierta pesadez.

Por su forma de hablar, de moverse y de vestir, se podía intuir que debía pertenecer a la alta sociedad. Quizás se tratase de alguien conocido en las altas esferas, aunque Juliana no tenía ni pajolera idea de quién podría ser. Ese era otro mundo con el que no solía tener demasiado contacto, para bien o para mal.

El hombre pronunció entonces unas palabras extrañas, que parecían carecer de sentido. Tras ello, Juliana sintió como su cuerpo cobraba vida sin su permiso - ¿Qué.. qué.. está pasando? - la expresión de la gitana era de pánico, pues su cuerpo realizaba acciones que ella no estaba ordenando. Se agachó y tomó el cuchillo que escondía en el vestido que tenía en el suelo - ¡Poseidón, no puedo controlarme! - le advirtió segundos antes de emprender un ataque en su contra, cuchillo en mano, sin poder hacer nada por detenerse. Pues, aquel hombre dominaba una parte de la magia negra que controlaba la voluntad de otro mortal a placer y la joven había caído momentáneamente bajo las garras de aquel hechizo.


avatar
Juliana Rosales
Gitano
Gitano

Mensajes : 28
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/07/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Poseidón el Vie Mar 31, 2017 11:35 am

Negué con la cabeza con una risa ladeada en mi rostro, no entendía como podían ser todos tan estúpidos y siempre elegir sangre, acaso no veía la espada que sobresalía de mis espaldas, ni mi cuerpo forjado en mil y una batallas.
Estaba acostumbrado a la caza de seres de la noche, para mi ese hombrecillo solo seria un aperitivo, mas si así lo quería, problema no tenia, entrar en calor en aquella noche estrellada no se me ocurría del todo una mala idea.
Tenia los músculos entumecidos por el frio y ya era hora de calentarlos con una buena batalla que recordar, o quizás no, todo dependía del grado de alcohol con el que acabara la velada.

Llevé mi mano al mango de mi espada mirando desafiante a ese hombre que por como se movía y sus caros ropajes tenia que pertenecer a la alta aristocracia, al parecer la gitana estaba en el lugar equivocado en el momento menos preciso y había sido testigo de como ese hombre mataba a algún desgraciado.
-Acabemos pronto, estaba a punto de ser invitado a beber -dije con cierta ironía haciéndole así saber lo poco o mejor dicho nada que le temía.

Unas palabras pronunciadas con tino de sus labios, pensaba que seria su oración del día para pedir a los dioses que acogieran su alma, gesto que iba a necesitar cuando mi acero le atravesara, mas lejos de eso y con la cobardía de la que solo hacen gala los malditos hechiceros, se encargo de poner frente a mi un títere que no estaba dispuesto a dañar.
La dama de ojos verdes trataba sin éxito de detener su avance hacia mi. Desafiante y daga en mano me hizo saber que nada podía hacer por parar el inminente ataque que ladeando mi cuerpo esquive dejando que el acero mordiera el aire.
Hoja que silbo al viento volviendo a buscarme, esta vez una pirueta hacia atrás fue suficiente para esquivar el nuevo ataque.

Tenia que pensar como salir de esta, hacerle daño a la dama desde luego no era la idea.
Mis ojos se centraron en sus verdes.
-Tendrán que ser dos cervezas y quizás algo mas -añadí con cierto tono jocoso en mi voz mirando a la señorita que parecía no dar crédito a mi buen humor.
-Es lo que tiene el alcohol -asumí encogiéndome de hombros mientras ahora si desenvainaba la espada consagrandome al mismo Ares, dios de la guerra.

Su acero impacto con el mio, chispas brotaron de aquel encuentro macabro en el que ella como un títere y yo como un verdugo danzábamos sin cuerdas al son de aquel malnacido que miraba el espectáculo divertido.
De mi cinto una daga que lancé con rapidez como un halcón en busca de ratón contra el espectador, en esta función pensaba hacer participe al publico, es mas, iba a pasarlo de muerte.

Ladeé la sonrisa al ver que no esperaba mi reacción, el acero buscaba su presa como el mejor depredador, mis ojos se mantenían fijos en los del hombre mostrandole un gesto salvaje, decidido y que buscaba su muerte y así la libertad de mi gitana, que de nuevo y puñal en mano volvía a las andadas.



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 52
Puntos : 46
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Juliana Rosales el Dom Abr 02, 2017 3:29 pm

Juliana contenía la respiración con cada ataque que su cuerpo componía, aterrándole la sola idea de que alguno se volviera certero y le hiriera. Por fortuna, Poseidón los esquivaba con facilidad, y no solo eso, parecía incluso que no había perdido su buen humor. A la gitana se le escapó una sonrisa ante sus palabras, a pesar de que aquella situación la mantuviese con el alma en vilo.

- Qué será.. eso más... que el alcohol os hace pedir... – murmuró en el mismo instante en el que emprendía un nuevo ataque que terminó estrellándose contra la hoja de su espada. Hasta ahora él solo se había limitado a defenderse y la gitana no podía evitar preguntarse si atacaría, más concretamente, si se vería obligado a atacarla.

Y él terminó haciéndolo, atacar, pero no a ella, sino que iba dirigido a la persona que gobernaba sus acciones y que se lo había estado pasando en grande observando el espectáculo hasta entonces. No obstante, no solo se había limitado a observar el enfrentamiento, había estado concluyendo algo en lo que había estado trabajando desde que todo comenzó, pero que había pasado inadvertido por los presentes.

El hechicero no previó ese ataque, por lo que no tuvo tiempo de armar una buena defensa ni de repelerlo. La daga encontró piel que perforar, provocando que el hombre soltase un gruñido de dolor y perdiese irremediablemente el control sobre la gitana. Ella, al verse de nuevo dueña de sus acciones, imitó a Poseidón, lanzando su arma hacía el hechicero con toda la intención de rematarlo. Sin embargo, esta vez no recibió el impacto el cuerpo de este, fue otra cosa la que se interpuso rauda en la trayectoria del arma, terminando con ésta clavada.

Retrocediendo un poco en la historia, en el momento en el que la gitana sorprendió al hechicero con el cadáver de una joven, este se hallaba elaborando un complejo hechizo. Esa era la razón por la que no usó ninguno para detenerla cuando emprendió la persecución de la gitana por las calles de París. Y el resultado del hechizo finalizado era lo que se había interpuesto entre el arma de la gitana y el hechicero.

Una mujer, concretamente la misma que él había asesinado en el callejón, había recibido el impacto a la altura del abdomen. No emitió quejido alguno, es más, la expresión de su rostro no varió ni un ápice cuando tomó el arma y se la sacó con brusquedad.

- Es... es la mujer... asesinada... - la gitana estaba entre horrorizada y alucinada por la nueva marioneta que el hechicero había tomado bajo su control.

Era precisamente la nigromancia el poder que mejor dominaba aquel hombre y al que más le gustaba dar uso, habiendo sido el control de la gitana solo un modo de ganar tiempo mientras el conjuro se completaba.

- ¿Cuántas... cervezas... os debo ya? - Juliana comenzaba a sospechar que, si salia de esa de una pieza, no iba a tener tantas cervezas con las que agradecerle su ayuda a Poseidón.


avatar
Juliana Rosales
Gitano
Gitano

Mensajes : 28
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/07/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Poseidón el Lun Abr 03, 2017 4:08 pm

La gitana fue rápida en reflejos pues nada mas mi acero mordió la carne del hechicero haciéndole rugir de dolor, esta quedo libre, sus hilos cortados,  dirigió su arma como si un halcón se tratara buscando rematar al ratón.
Ladeé la sonrisa.
-Guapa, ademas de letal, quizás os pida mucho mas que alcohol esta noche -susurré perdiendo un instante mis pardos en sus azules -mas estoy seguro de que no necesitáis por como os miro explicación.

Sorprendido por los nuevos acontecimientos mis palabras enmudecieron, una mujer se interpuso en el camino del punzón quedando este incrustado en su piel, no hubo mueca de dolor, aquel ser no tenia vida si no que era solo un engendro de la naturaleza, no era solo un hechicero si no un nigromante, conocía a los de su calaña y la magia negra y voraz que desprendían.
No tardé en atar cabos gracias a las palabras de la mujer, ese era el asesinato perpetrado que ella había visto convirtiéndola en testigo.
Mi gesto se tenso, aquello se complicaba y temía por la vida de aquella joven que junto a mi cuerpo ahora se encontraba.

En gesto protector pasé mi mano por delante de su cintura empujándola ligeramente hacia mi espalda.
-Ten cuidado, no es un hombre cualquiera. La mujer ya no es ella, solo un títere sin cabeza.
Llevaba toda mi vida luchando, nací en un mundo donde solo podías ser cazador o sobrenatural, en la isla de Mykonos no existían treguas solo una intensa lucha del bien contra el mal, larga era mi historia, la que me había llevado a puerto, a jugarme y perder el barco.
-Quédate aquí -ordené saliendo corriendo en la dirección del hechicero, mi acero silbaba al viento mientras embestía contra la mujer que parecía mas que dispuesta a servirle de escudo, carnaza putrefacta con la que experimentaba, mas de su vestido saco un punzón cargado de ponzoña con el que trato de herir mi carne para dejarme a su merced.

Esquivé el puñal, esa guerra no la iba a ganar por muy bueno que fuera en sus artes oscuras, aun guardaba algún truco bajo la manga y aunque su sonrisa dijera lo contrario que se sentía confiado no espero mi siguiente movimiento.
La pared del callejón donde el hombre se haba cubierto estaba cerca, lo suficiente como para correr de forma endiablada dirigiéndome a esta, un salto y uno de mis pies se apoyo sobre esta, el otro la siguió y con una pirueta logré esquivar la infranqueable barrera de la muerte para ahora si embestir al hechicero directamente.
-Odio que me interrumpan cuando estoy con una mujer -aseguré ladeando la sonrisa sin darle demasiado tempo a reaccionar.

Mi hombro golpeo la boca de sus estomago haciéndolo casi caer de bruces al suelo, algo bueno tenia todo aquello y es que entendían de magia, mas como guerreros eran un fiasco eterno.
Mi espada rugió elevándose para asestar el golpe de gracia, mas este alzó la mano colocando frente a si un escudo invisible que detuvo mi ataque.
Apreté los dientes intentando quebrantarlo, mas su voluntad era férrea, demasiado.



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 52
Puntos : 46
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Juliana Rosales el Mar Abr 04, 2017 2:29 pm

Las mejillas le parecieron arder cuando las palabras de Poseidón atraparon su atención. Por el cumplido y por lo otro, sobretodo por lo otro. Tenían asuntos más apremiantes justo delante y, sin embargo, la gitana no dejaba de darle vueltas a sus palabras. "Céntrate" se ordenó, obligándose a aplazar por el momento aquella conversación.

Lo cierto era que no tenía claro como debía proceder para no terminar compartiendo el mismo destino que la desgraciada mujer. ¿Cómo se suponía que debía enfrentar a un ser que ni siente ni padece y que, para colmo, ya está muerto? Asintió hacía las palabras de Poseidón que la instaban a tener cuidado. Era consciente de que lo único que quedaba de esa mujer era una cáscara vacía y que detrás estaba aquel maldito hombre que tantos problemas les estaba causando.

Le sorprendió que él la hiciera hacía atrás, como si pretendiese que ella no interviniese en lo que estaba por venir. Cosa que le quedó más clara al oír su orden "Quédate aquí". Lamentablemente, Juliana no era demasiado buena cumpliendo órdenes y no tenía intención de empezar a acatarlas ahora precisamente, a pesar de que no era una buena luchadora y probablemente no tuviera nada que hacer en contra de aquellos dos.

Aun así, nada más él se puso en movimiento, ella hizo lo propio.

Mientras él se enfrentaba primero a la mujer, la gitana dejaba caer la capa que la había estado protegiendo del frio con pesar, pues para su desgracia le dificultaba sus movimientos. Bajo otras circunstancias, el quedarse únicamente con el camisón interior no hubiese sido una opción viable, pero en esos momentos ni siquiera era consciente de ello; demasiadas preocupaciones en las que pensar.

Inmediatamente después, echó un fugaz vistazo a su alrededor, buscando cualquier cosa que pudiera servirle de arma contra aquel ser. Tomó lo primero que tuvo más a mano esperando que le sirviera y echó a correr en dirección a la mujer.

Ésta había girado sobre sus talones en busca de Poseidón, seguramente para proteger al hechicero del ataque de su espada. Sin embargo, antes de que la títere pudiera herirle con su arma, Juliana hizo añicos la botella de ron de su compañero contra su cabeza, concretamente contra su mejilla izquierda, en un fuerte golpe lateral. Una persona normal hubiese quedado, como mínimo, inconsciente al recibir semejante golpe. Pero, en este caso, la mujer ni se inmutó cuando los huesos de su rostro crujieron y la carne se rasgó de mil maneras. Eso si, perdió el equilibrio y se precipitó hacía la derecha, cayendo al suelo y fallando así en el ataque que había iniciado contra Poseidón, otorgándole algo más de tiempo para tratar de quebrar el escudo alzado por el hechicero.


avatar
Juliana Rosales
Gitano
Gitano

Mensajes : 28
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/07/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Poseidón el Vie Abr 07, 2017 3:45 am

Un golpe seco a mis espaldas, por encima del hombro eché un vistazo para encontrarme a la desobediente gitana asestando un golpe al zombi que a mis espaldas parecía decidido a terminar con mi vida.
Ladeé la sonrisa hundiendo en ella mis pardos.
-Al final te voy a deber yo la cerveza -bromeé con la voz entrecortada por el esfuerzo que seguía haciendo contra ese escudo que poco a poco iba cediendo.

Una nueva idea llegó a mi cabeza, mis ojos se hundieron en los del hechicero que como yo parecía estar haciendo un gran esfuerzo.
-Hagamos un trato, acabo de conocer a esta mujer y mi única intención era abrirla de piernas para tomarla -ladeé la sonrisa escuchando el bufido de esta a mis espaldas -¿que te parece si vamos a medias, yo la violo y tu después la matas..total ¿para que luchar entre nosotros si acabaremos mal parados ambos?  todo por una mujerzuela que es una rata callejera.
Ambos ostentamos una clase social alta, somos caballeros, nadie la echará de menos.

Mis palabras parecían convencerlo, alzó una de las manos en señal de aceptar el trato y yo envainé la espada asintiendo con la cabeza.
El escudo seguía alzado para que no hubiera en mi un cambio de opinión, pero su gesto se relajó cuando con un rápido movimiento enganche a la señorita por la cintura mientras esta pataleaba y luchaba por deshacerse de mi abrazo.

El hechicero reía sin parar mientras yo me acercaba al suelo donde el fuego calentaba e iluminaba el puerto.
Sobré mis pieles, esas que había dejado caer, lancé a la gitana y arrodillándome a su lado la coloqué a cuatro patas forcejeando con ella para alzarle ese camisón aun mojado que cubría su tostada piel.
El hechicero se acercó, parecía dispuesto a no perderse el espectáculo, no tardó en orillarse al fuego con su gesto macabro y justo teniéndolo donde quería aflojé el agarre de la muchacha y alzándome volqué el bidón cargado de combustible y maderos sorbe el, su escudo podía protegerlo de mi espada, mas no así del fuego que por debajo de este lo hacia arder quedando en el interior de esa cúpula trasparente y mostrando frente a nuestros ojos como el hechicero ardía por dentro entre quejidos de dolor.

Su carne se descomponía, olía a quemado y pronto el escudo cayó, así como la zombi quedo inerte. Mi espada silbó al viento dándole una muerte rápida que no merecía aquel sin vergüenza.
Cabeza que hecha fuego rodó por el suelo, había puesto fin a la vida de un malnacido que posiblemente fuera un autentico asesino de mujeres.

Mis ojos buscaron los orbes azules de la asustada joven.
-Lo siento, se que te he asustado, pero no hubiera podido romper el escudo a tiempo y el ente se hubiera alzado poniendo tu vida en peligro. Esta era la mejor opción. -aseguré acercándome mas a ella para recolocar las pieles sobre sus hombros y pasar mi brazo después por encima de sus hombros para arroparla.
-Ya ha pasado todo, eres libre. ¿Me invitas a una cerveza negra? -pregunté con una picara sonrisa



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 52
Puntos : 46
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Juliana Rosales el Dom Abr 09, 2017 2:08 pm

Decir que se había quedado alucinada ante el inesperado giro que había dado la situación era quedarse cortos, muy cortos. La gitana imaginó en un primer momento que él debía estar poniendo en práctica alguna triquiñuela para tratar de engañar al hechicero, pero lo cierto era que le estaba quedando demasiado realista, tanto que comenzó a dudar. ¿Y si estaba diciendo la verdad? Se resistía a creerlo pero... ¿qué sabía de él? Demasiado poco. Empezó a ponerse nerviosa. Su instinto la instaba a huir. Y eso era lo que iba a hacer, pero antes de que siquiera hiciera el intento, Poseidón la agarró por la cintura.

Gritó, pataleó y trató de golpearle para que la soltara. Y, para colmo, estaba esa maldita risa del hechicero que le hubiese gustado borrar a hostias. Cuando la dejó sobre las pieles buscó desesperadamente algo con lo que poder atizarle, al mismo tiempo que batalleaba por seguir teniendo ropa que cubriera su cuerpo, cuando notó que él aflojaba el agarre. Aprovechó ese momento para agarrar un trozo de madera y al girarse para ir a arrearle con ello fue cuando vio como le tiraba encima el bidón al hechicero.

Se quedó con el trozo de madera en la mano observando al hombre arder, temblando de pies a cabeza y no precisamente por el frío. Aquella espeluznante escena hubiese supuesto un espectáculo realmente desagradable y cruel para ella, hubiese desviado la mirada para no verlo, pero en aquella ocasión no lo hizo, es más, lo disfrutó. Sin embargo, el sufrimiento del hechicero no tardó demasiado en llegar a su fin; demasiado pronto para la gitana.

Aún seguía temblando cuando Poseidón se acercó, respirando agitádamente y con el pulso desbocado. Dejó caer la madera que había estado sujetando con fuerza y se separó un poco de él para colocarse en frente suyo, de manera que pudiera mirarle directamente a los ojos.

- Realmente me asustaste - pronunció propiciándole un golpe en el pecho, para terminar dibujando una mueca de dolor mientra sacudía su mano ahora dolorida - ¿y si no se hubiese acercado al fuego el hechicero? ¿qué hubieseis hecho entonces? - inquirió, con una mirada tan intensa que bien parecía querer hacerle arder a él también.

Estaba que podía llegar a morder, literalmente. Pero, se obligó a calmarse, soltando despacio el aire contenido. Después de todo debía estarle agradecida, la había ayudado desde el primer momento y si no hubiese sido por él quizás ella fuese ahora una marioneta sin vida a las órdenes del hechicero.

- Perdonadme... no debí golpearos - ahora era ella la que se disculpó - creo recordar que os debo más de una cerveza, aunque de igual manera me suena que me debéis una vos a mi también - sonrió levemente al recordar sus palabras cuando ella le destrozó la botella a la mujer en la cara.

La gitana se puso en movimiento, acercándose a su vestido que por suerte no había caido pasto de las llamas. Dictaminó que se encontraba lo suficientemente seco como para volver a usarlo así que dejó las pieles a un lado y se vistió. Después volvió a acercarse a él, entregándole su capa.

- Así pues ¿quién invita primero?


avatar
Juliana Rosales
Gitano
Gitano

Mensajes : 28
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/07/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Poseidón el Lun Abr 10, 2017 12:30 pm

No pude evitar ladear la sonrisa ante su inocente pregunta, creo que hasta mientras sacudía la mano por el golpe contra mi pecho solté un par de carcajadas.
-Sabia que se acercaría -dije con seguridad mientras dos de mis dedos se paseaban por su trenzado pelo apartando dos mechones de su rostro.

Ella enarcó una ceja sin entender porque estaba tan convencido de mis palabras.
Relamí mis labios sin borrar la engreda sonrisa que se había depositado sobre estos.
-Ningún hombre en su sano juicio se quedaría lejos para observar tu cuerpo desnudo.
Mis ojos se hundieron en los suyos, parecía abrumada por mis palabras, así que de nuevo sonreí y señalando la botella de ron volví a escudarme en el alcohol consumido.

La verdad es que no tenia mucho que ver mi embriaguez, tendía a decir las cosas sin pensar las consecuencias y que esa mujer era bella era algo tan evidente como que estábamos aquí y ahora.
La gitana mas calmada se disculpó, parece que mi explicación le convenció, pues ciertamente no iba a forzarla, podía ser muchas cosas, no siempre era una buena persona, mas abusar de una mujer no estaba en mis planes ni de lejos.
-Cierto, me debes un par de jarras y yo otra, así que..pongamos rumbo a ese campamento gitano donde vives, quizás podamos colarnos en alguna carreta y me enseñas lo que me he perdido sobre las pieles.

Su mirada y ceño fruncido me hizo reír de nuevo, alcé las manos en señal de que ya guardaba silencio y la admiré con descaro mientras se colocaba el vestido.
-bueno, podemos tomarlas frente a una hoguera y lo de la carreta lo discutimos mientras bebemos ¿te parece?

Me deshice del cuerpo lanzandolo al mar mientras ella acababa de adecentarse, no era cuestión de dejar evidencias de una lucha en puerto, a fin de cuentas tampoco quería que nos investigaran, posiblemente porque todo apuntaría a la gitana, siempre pasa, su raza esta mal vista y robo, crimen o traición que sucede en París se convierte en arma de doble filo para estos pobres incautos.

Tras sumergir al hechicero con una piedra bien atada para que no saliera del fondo hice lo propio con el zombi de la dama asesinada por este.
Ahora no quedaba rastro de lucha en aquel lugar, la gitana estaba a salvo sin duda de toda represalia.
-Creo que me he ganado mi tercera cerveza, bromeé acercándome a ella para hundir mis ojos en los ajenos -¿vamos? -pregunté extendiendo mi mano para que la tomara, como si yo y no ella fuera a guiar nuestros pasos -no tengo ni puta idea de por donde ir, reconocí volviendo a clavar mis pardos en sus esmeraldas.



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 52
Puntos : 46
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Juliana Rosales el Miér Abr 26, 2017 12:37 pm

Juliana estuvo realmente tentada de golpear a Poseidón por segunda vez ante sus palabras, era más que evidente por la expresión que su rostro le mostraba, a la par que un leve rubor se volvió a instalar en sus mejillas. "¡Este hombre no tiene remedio!" pensó, observándole con el ceño ligeramente fruncido. Sin embargo, lo que terminó haciendo fue romper a reír. Una risa suave, donde descargó toda la tensión y el estrés acumulado ante aquella situación que acababan de vivir.

- Cuando lleguemos podéis estar seguro de que no os quitarán ojo en ningún momento – aseguró, con una sonrisa instalada en su rostro – sois un hombre que despertará la curiosidad y, probablemente, la desconfianza de todos los miembros de mi tropue, por lo que aquello de colarse en una carreta supondría una empresa más arriesgada incluso que la vivida aquí con el hechicero – hizo una pausa, al mismo tiempo que recogía del suelo su cuchillo, aquel con el que había pretendido atacar al hechicero, y lo escondía entre los numerosos pliegues de su falda.

Por ello, deberéis conformaros con las cervezas, a no ser que no os importe volver a poner vuestra vida en riesgo de nuevo... - su sonrisa se hizo más amplia, para terminar negando con la cabeza, en un gesto muy común en ella cuando quería expresar que estaba bromeando. Aunque, en aquella ocasión, sus palabras guardaban cierta verdad.

No tuvo que preocuparse de qué hacer con los cuerpos del hechicero y su segunda marioneta. Poseidón se hizo cargo de ellos, arrojándolos al mar, eliminando las pruebas de cuanto allí se había vivido. Juliana miró a su alrededor, asegurándose de que ninguna mirada estuviera puesta en ellos. Después de todo, no sería descabellado pensar que el enfrentamiento hubiese podido atraer a algún que otro espectador.

- Como sigáis así, os habréis ganado tantas cervezas que, cuando acabéis de bebéroslas, no podréis ni con vuestra sombra – bromeó, sabedora de que la cerveza a la que iba a invitarlo era capaz de tumbar a una mole con facilidad.

Hasta entonces no se había percatado de ello, pero ahora sí sabía como regresar junto a los suyos. Desde el puerto conocía el camino de vuelta, por lo que se había solucionado la desorientación inicial que le había acarreado tantos quebraderos de cabeza y que había dado pie a toda aquella situación.

- Viajaremos hacía el bosque – informó, tomando la mano que le ofrecía y tirando de él con suavidad mientras se ponía en movimiento – mi troupe se ha instalado por unos días cerca de un poblado que se esconde entre sus árboles – un poblado donde actuarían para sacarse algunas monedas antes de partir de nuevo - Allí encontraréis esas cervezas que tanto ansiáis.

OFF:
Tienes un MP =)


avatar
Juliana Rosales
Gitano
Gitano

Mensajes : 28
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/07/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dioses de Grecia (libre)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.