Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Take me somewhere nice | Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Take me somewhere nice | Privado

Mensaje por Slevin Shaw-Hackett el Dom Mar 26, 2017 7:41 pm

Because there's no one else like you

Cuatro días habían pasado desde que se llevara a cabo la catastrófica cena. Siobhan y su madre seguían disgustadas, y la molestia de la segunda era tal, en especial ahora que Slevin pasaba mucho más tiempo con su hija, que la idea de una posible reconciliación, sencillamente parecía imposible. La jovencita no había vuelto a tocar el tema, por el contrario, hacía un gran esfuerzo por sonreír, por mantenerse alegre, pero aunque Slevin no fuera ningún experto adivinando lo que le ocurría a las personas que lo rodeaban, intuía que algo andaba mal. En ocasiones la sorprendía suspirando, con la mirada pérdida, como si algo la tuviera afligida. Slevin era ingenuo, pero también lo bastante inteligente para ser capaz de atar cabos y sacar sus propias conclusiones. Éstas no siempre eran atinadas, pero en esta ocasión era casi imposible que hubiera un error.

Muy cerca de las ocho de la noche, Slevin se acercó a la cama donde la muchacha yacía recostada, y se sentó en una esquina de la misma. Al inicio se quedó allí, en silencio, durante un largo rato, con la mirada revoloteando de un objeto a otro, sintiéndose incapaz de decir algo. No sabía cómo abordar el tema. Mas la inocente sinceridad que lo caracterizaba no tardaría en aparecer.

Tu madre me odia —se aventuró a afirmar, luego de algunos minutos transcurridos en absoluto silencio—. Es solo que no logro entender el verdadero motivo. ¿Fue porque dije que te espiaba? —arrugó el ceño, recordando a la perfección cada palabra, cada uno de los gestos que la señora Lundqvist le había dedicado. Sin duda, era una mujer enérgica. Luego de que confesara ese pequeño detalle, era que ella había comenzado a gritarle, perdiendo el control.

Es cierto, te espiaba —admitió nuevamente, aunque a diferencia de cómo lo había dicho en la cena, esta vez con un poco de pesar, como si le resultara algo bochornoso—. Te observé cada día a través de mi ventana. Es que… no sabía cómo acercarme a ti. Tenía miedo. Me sentía más seguro en mi casa. Al menos allí no podías ver lo torpe que soy.

Sí, torpe, así era como opinaba de él todo el mundo. Era cruel, pero también era algo que no podía negarse y que él, de cierta forma, había llegado a aceptar de sí mismo. Lo que le preocupaba era que ella lo viera como a un ser dependiente, lo más parecido a un niño. Y él, definitivamente, hacía mucho que había dejado de serlo. Tenía treinta años y sentía la extraña necesidad de empezar a sentirse como un hombre.

Siobhan, ¿tú también crees que soy idiota? —inquirió, haciendo un gran esfuerzo por mantener la vista enfocada en un punto que en realidad le gustaba mucho observar: sus ojos.

Quería que le hablara, que fuera sincera con él, incluso si debía ser cruel en sus opiniones, como todos los demás.


________________________________________________________________________________



Y cuando te hayas consolado (uno siempre termina por consolarse)
te alegrarás de haberme conocido.


when I find you, I'll find me:
SMILE:
LILA & SHELDON:
AWARDS:
avatar
Slevin Shaw-Hackett
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 54
Puntos : 65
Reputación : 29
Fecha de inscripción : 14/09/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me somewhere nice | Privado

Mensaje por Siobhan Lundqvist el Lun Oct 09, 2017 5:51 pm

La vida era demasiado complicada. En muchas ocasiones se cuestionaba si en realidad valía la pena tanta rebeldía. En ocasiones se sentía una loca, creía que sus hermanos eran sueños confusos y lejanos, que en realidad nunca habían existido. Ya no recordaba el sonido de su voz, mucho menos el olor de su cuerpo. Todo era tan confuso, en ocasiones cuestionaba si era bueno salir adelante, o dejarse vencer. Dejar que las reglas de sus padres hablaran, era una gran ventaja, no debía complicarse la existencia.

Slevin le ocasionaba muchos problemas, al menos a su madre, porque para ella era un gran alivio. Aquellos meses que vivió en París fueron suficientes para saber lo que quería o no quería en su vida, también le hizo comprender de quienes se debía alejar. Él era único, el caso de diferencia entre tanta maldad. La realidad ocasionaba más molestia que vivir encerrados entre sus fantasías.

Ella lo quería, aunque no estaba segura que tanto lo hacía. Su mundo tomó un rumbo distinto al conocerlo, ya no se trataba sólo de la búsqueda de sus hermanos, ahora se encontraban ellos luchando contra el mundo prejuicioso de su progenitora.

- No te odia – Buscó tranquilizar al pobre muchacho. Desde aquella riña en medio de una cena no volvió a verlo sonreír con espontaneidad. Cosa que le preocupaba. – A veces ni ella misma puede ver con claridad a las personas que valen la pena, es una especie de maleficio. – Bromeó intentando restarle importancia a la situación.

Mientras hablaban, no despegaba la vista de las figuras que iba encontrando en el techo. Sólo fue esa inesperada pregunta lo que la hizo voltear por completo. Sintió una gran pinzada en medio del pecho. La molestia apareció y no pudo evitarlo.

- Tú pregunta es ofensiva y dolorosa – Aclaró con tono amargo. ¿Tanta era la mala influencia de su madre en aquel ambiente que lo hacía dudar de él mismo? - ¿Quién te ha dicho idiota?“Además de toda la gente malvada” se dijo en su interior. – No lo eres, y no lo creo. Nunca llegue a pensarlo o a cuestionarme tal cosa. – Sonrió en medio de la pausa en sus oraciones. – Creo que eres de los hombres más inteligentes del mundo, sin embargo te expresas de distinta manera, por eso eres tan especial – Lo animó.

Siobhan creía que el muchacho era fascinante. A pesar de su timidez y temores, nunca renunciaba a las cosas, se arriesgaba y corría riesgos, cosa que muchas personas “normales” ni siquiera intentaban hacer. ¿Por qué juzgar tanto lo desconocido?

- Ven aquí – Se sentó en la cama dejando que él pudiera tener un poco más de espacio y se acercara. – Mi madre tiene miedo de ti porque le recuerdas algo que hizo, algo malo – Historias que no se habían contado – Mis hermanos son igual de especiales que tú. Ella no lo vio de esa manera, así que los envío lejos. Ahora que te ve conmigo tiene miedo, es todo – Se encogió de hombros y dejó que el procesara las palabras que le dedicó, algo que sin duda no tenía nada de malo, sólo lo veía mal su madre.

- No esperes a agradar a la gente, no todo el mundo puede ser grato para ti, hay gente mala, gente que disfruta haciendo daño, depende de nosotros no prestarles atención. – Intentaba animarlo mientras le acariciaba su espesa melena negra. – Yo te quiero, ¿eso te parece bueno o malo? – La interrogante los llevaría a platicas y reflexiones que podían ayudarles contra los obstáculos de la vida.


avatar
Siobhan Lundqvist
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 70
Puntos : 89
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 18/10/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.