Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 08/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Partenaires ~ priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Partenaires ~ priv.

Mensaje por Jean D. Lachance el Lun Abr 03, 2017 3:23 pm

Recostado contra la columna, observo cómo los bailarines giran entorno al salón. Sus movimientos son gráciles y delicados, fruto de la práctica que posee la nobleza en realizar actividades frívolas del estilo. Bailes, cenas, presentaciones en sociedad; siempre hay como mínimo un evento en París, que permite a la clase social dominante cultivarse en el ocio. Era lo que más me gustaba de la ciudad cuando era humano, deslumbrado por la riqueza y el esplendor de tales fiestas. E irónicamente, ahora se han convertido en lo que más detesto de la urbe.

Un grupo de cuchicheantes señoritas me mira desde uno de los ventanales del Palais. Por su actitud, tan despreocupadamente forzada que no puede ser casual, deduzco que están hablando de mi. El pequeño de los Lachance, que ha pasado de codiciado soltero a “lisiado”. Sin duda, el tema de conversación favorito de la mayoría durante esta noche, que no pueden evitar intercambiar las sutiles diferencias que aprecian desde la última vez que me vieron.

Incómodo, cojo una copas de las bandejas que portan los camareros de la fiesta. Los rumores son sólo parte de la razón de mi disgusto; algo molesto que estoy dispuesto a tolerar si es el precio a pagar por seguir viviendo con mi hermano. No; el problema esencial es que, si alguien se diese cuenta de que hay algo extraño en mi, las consecuencias podrían afectar a toda mi familia. Empezando por la Inquisición, que acude al más mínimo rumor de anormalidad a husmear en asuntos ajenos como si les fuera la vida en ello.

Todo habría sido más sencillo si me hubiera limitado a desaparecer. No era lo que deseaba, pero sí lo más inteligente que podía hacer. Desaparecer del radio de acción de cualquiera que pudiera reconocerme, y empezar de nuevo en otro lugar en el que no llamase tanto la atención. Por ello, fingí mi muerte tras mi improvisada conversión, dejando un cadáver muy similar a mi constitución en el salón favorito de mi hermano. Como si hubiera sido víctima de un ataque, de uno de los numerosos enemigos del cazador. El problema fue que Varek me conocía demasiado bien, y supo ver que no era más que un engaño orquestado por mi. Me esperó cuando acudí por última vez a mi hogar, y tras un episodio que no estoy seguro de querer recordar -con disparo y mordisco incluido-, me obligó a prometerle que no me marcharía sin él. Que me quedaría en nuestro hogar, para que ni siquiera mi muerte fuera una excusa para separarnos.

Obviamente, lo mínimo habría sido que no se marchase inmediatamente después a Nueva Orleans. Que me ayudase a construir la fachada pensada, el bulo de que había contraído una extraña enfermedad tropical. Pero claro, si hubiera sido tan considerado, probablemente no sería mi hermano; siempre ha sido de guardar muchos secretos, confiando en mi para que solucione lo necesario aun sin disponer de parte de la información.

Doy un sorbo al burbujeante champagne antes de continuar pensando en lo que me obsesiona: el asunto del mordisco. Hace ya dos días que Varek se marchó, dos días en los que únicamente he vuelto a casa para informar al servicio de mi retorno. Dos días de caos y confusión, durante los cuales apenas he tenido tiempo para buscar a la culpable -porque estoy bastante seguro de que es una mujer- de la marca que mostraba el moreno en el cuello. Él no quiso decirme nada al respecto, pero estoy decidido a buscar a esa vampiresa. Y a encontrarla, para poder acabar con ella antes de que le arruine la vida a Varek como hizo Alessia conmigo.

El Palais Roial me pareció un buen lugar para empezar esa búsqueda. Mi asistencia me permitiría matar dos pájaros de un tiro: asegurar a nuestros contactos que todavía queda un Lachance dispuesto a supervisar los negocios, y buscar en las mentes de los conocidos de mi hermano. No esperaba encontrar a la desconocida entre uno de los asistentes al baile. De hecho, ni siquiera esperaba la presencia de otro de los de mi especie.

Pero ahí está, destacando como un lobo rodeado de ovejas. Una hermosa mujer de cabellos dorados, algo más oscuros y pálidos que los de Alessia. Situada en el estrado en el que se hallan los músicos, se desenvuelve con una gracia de movimientos que hace parecer torpe a los demás en comparación. Sus manos se deslizan hábiles sobre las cuerdas, arrancando una melodía que capta la mirada de de los asistentes. Las mujeres la observan con envidia; los hombres, con deseo. Y yo con curiosidad, sondeando inconscientemente sus pensamientos para conocer más cosas sobre ella.








Everything with a smile:






You & me:


¡Gracias Bea!

¡Gracias Gael!
avatar
Jean D. Lachance
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 221
Puntos : 185
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 20/10/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.