Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Registro de Apellido [OBLIGATORIO PARA QUIEN TENGA]
Hoy a las 12:14 pm por Vesta Voerman

» Sette peccati mortali (libre)
Hoy a las 12:14 pm por Guerra

» Registro de Nombre [OBLIGATORIO]
Hoy a las 12:12 pm por Vesta Voerman

» Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}
Hoy a las 11:48 am por Ubbe Cannif

» Hunting Night {Privado}
Hoy a las 11:14 am por Leonidas Kana

» Temas recomendados
Hoy a las 10:18 am por Raven Wallace

» Ma vie, ma vôtre [Privado]
Hoy a las 10:04 am por Soleil

» Un salto de fe. [Priv. Bloondy]
Hoy a las 10:03 am por Bloondy Blackbird

» CIERRE DE TEMAS
Hoy a las 9:53 am por Reya



Enchained souls

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Enchained souls

Mensaje por Elora Paine el Jue Abr 06, 2017 3:28 pm

El mundo no reconoce como amor lo que sentimos Xaryne y yo la una por la otra, y por tanto no hay lugar para nuestros nombres en los registros de las iglesias. Pero eso no podría darnos más igual, porque permaneceremos juntas para siempre, pase lo que pase, y le pese a quien le pese. Porque aquellos que se aman no deben rendir cuentas a nadie más que a sus corazones.

Gracias a mi padre, Leif Paine, que ha recorrido medio mundo para traerme un barco donde él , que es toda la ley ante la que queremos responder, nos unirá por la autoridad que ostenta y podremos por fin gritarle al mundo que queremos encadenar nuestras almas.

Que lo que el amor y la magia una, ni la muerte podrá separarlo.

Elora Paine.





Creímos

Code by Leif Paine




THE PAINES <3:


"y de repente llega alguien que te hace olvidar el ayer y te hace soñar con el mañana" SEE THIS VIDEO





avatar
Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 331
Puntos : 361
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Reydek Paine el Jue Abr 06, 2017 4:25 pm

A jalar!



PAINE:

Reydek Wolf:
avatar
Reydek Paine
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 78
Puntos : 64
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 23/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Elora Paine el Vie Abr 21, 2017 4:19 pm

Fragmentos del diario de Elora.

——————————— ~o0o~————————————

" 20 de abril de 1807.

Querido diario,

Cuando viajé en el tiempo a 1817 la realidad me aplastó entre las palabras escritas sobre tus hojas. Era un futuro en el que Xar y yo no estábamos juntas y pasaríamos la eternidad separadas. Era el fin, la nada, el dolor. Me propuse evitar a toda costa que esa realidad se hiciera posible, y por fin, hoy puedo decirlo bien alto: ha llegado el día.

Mañana uniremos nuestras almas con el hechizo más complejo que jamás he realizado, nos ataremos para siempre, por toda la eternidad. Vayamos a donde vayamos los nigromantes, Xar y yo estaremos juntas y eso es todo a cuanto quiero aspirar en esta vida mortal y en la otra.

Sé que es ella, mi ancla, mi faro, mi hiedra; sé que sin ella no hay luz en mi vida, y que pase lo que pase la amaré para siempre. Maldigo a Mauritz por todo lo que me hizo, pero le doy gracias porque al cruzarse en mi camino hizo que nuestros senderos convergieran y no hay día que no recuerde la primera vez que vi sus cambiantes ojos.

Mi padre ha ido a buscar un barco, para poder celebrar el enlace bajo la ley de los hombres, aunque en realidad es la ley de los piratas, pero como bien sabemos tú y yo, hay símbolos muchos más poderosos que la firma de un simple papel.

Mañana es el día, mañana reescribiremos el futuro y empezaremos una vida nueva, que nos lleve por donde nos lleve, tendremos la tranquilidad de que siempre estaremos juntas.

La próxima entrada la haré como una mujer casada, unida a la persona que realmente ama, y ese vínculo ni el destino podrá romperlo.

Siempre tuya,

Elora Paine."






THE PAINES <3:


"y de repente llega alguien que te hace olvidar el ayer y te hace soñar con el mañana" SEE THIS VIDEO





avatar
Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 331
Puntos : 361
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Leif Paine el Dom Mayo 07, 2017 5:44 pm

Si le hubieran dicho en el pasado que acabaría oficiando la boda de su hija, se habría reído en la cara de aquel que osara imaginar tal escena imposible. El temido Paine con familia y tan lejos del mar jamás fue algo que cruzara su cabeza, si es que alguna vez tuvo sueños de futuro más allá de la misión que llevara a cabo. Para él el futuro siempre fue sinónimo de muerte, de la más absoluta nada, no merecía la pena perder tiempo pensando en ello. No obstante, su vida había sido blanco de tantas sacudidas que ya pocas cosas podrían llegar a sorprenderle. Verse en el espejo con ropas más propias de un lord le incomodaba, sobretodo desde que el lobo empezó a formar parte de él y descubrió que era más sencillo ir simplemente medio desnudo, pero todo era poco para poder al fin satisfacer a su hija y demostrarle que siempre estaría ahí para ella, pasara lo que pasara.

Ajustó la blanca camisa de puños anchos y se puso por encima el abrigo negro, una prenda que destilaba riqueza y le asqueaba en partes iguales, aunque no más que esos pantalones que, a parte de dejar poco a la imaginación, le hacían caminar más tieso de lo normal. Colgaba la espada a un lado en su cinto, y el cabello -por primera vez limpio y bien peinado- caía por su espalda sin abalorios propios de su vida pasada. Odiaba aquel aspecto, no dejaba de maldecir en su interior el tener que verse con tales ropas, mas no iba a decir nada, pues fue Aletheia quien las eligió. Al parecer estaba destinado a que las brujas sacudieran los cimientos de su vida.

Tras comprobar que el Warrior estaba ya listo para recibir el elenco que formaría parte de la boda, se despidió de su hija para ir a buscar a su invitada, de la cual no le había contado nada más que su nombre, para que pudiera ponerlo en la invitación. Pagó un carruaje para el corto trayecto hasta la casa de la bruja embarazada y golpeó la puerta con sus agrietados nudillos esperando paciente que saliera ya lista para marcharse cuanto antes. Solo quería que aquel día acabara para poder deshacerse de los incómodos pantalones, que insistían en meterse entre sus nalgas y hacerle perder el poco decoro que mostraba cuando intentaba ponerlos en su lugar.




The law ain’t never been a friend of mine:
I would kill again to keep from doing time:
You should never ever trust my kind:




We are many, they are few:

avatar
Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 201
Puntos : 194
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Aletheia Brutus el Lun Mayo 08, 2017 10:35 am

-No quiero ir.
-Pues no vayas.
-Pero si no voy, estaré siendo descortés.
-Entonces ve.
-Va a ser una situación muy incómoda.
-Siempre puedes poner una excusa y quedarte en casa.
-¿Qué excusa?
-No sé, hay miles. Un compromiso previo, una visita inesperada, malestares, algún dolor...
-Sabría que estoy mintiendo.
-Entonces deberías decirle claramente que no quieres ir.
-¡Es la boda de su hija! ¡No puedo hacerle ese feo!
-Lo entenderá. Si no quieres ir, no quieres ir.
-Es que sí quiero, pero...
-Ya, ya... tienes miedo.
-Pánico.

-Mi niña, en todos los años que hace que nos conocemos, nunca te había visto tan alterada. Y mucho menos por una boda. -Adele dejó el peinecillo con el que se había ayudado para recoger el pelo de Aletheia en un moño alto, que dejaba su nuca expuesta, sobre el tocador de su habitación-. Estás preciosa. Se va a quedar pasmado cuando te vea.
-¿Y si no viene?
-Vendrá, ya lo verás. Y si no, pues vas tú, que para eso tienes una invitación, y te aseguras de bailar con el hombre más guapo de la fiesta en sus narices.
-¡Adele!
-Oh, vamos, soy vieja, no estúpida. ¿Crees que no me doy cuenta de lo que está pasando? No me mires así y a ver si dejais de comportaros ya como un par de idiotas. Un pirata no es lo más conveniente para ti, pero el daño ya está hecho y tú le quieres, así que... Al menos podríais casaros y que ese niño nazca como Dios manda. Venga, levanta, vamos a ponerte el vestido.


Aletheia se levantó de la silla frente al tocador, se quitó la bata de satén y la dejó sobre la cama. Adele se acercó al armario para coger el vestido que colgaba por fuera. Con cuidado de no despeinarse, la hechicera se vistió y dejó que Adele se lo colocara con esmero.
-¿Ves? Preciosa. Ahora los zapatos y listo. Voy a buscarlos.

Adele desapareció, dejándola a solas frente al espejo, admirando cómo aquel bonito vestido rojo y negro envolvía su cuerpo. ¿Le gustaría a Leif?



Pronto lo sabría, porque apenas había pasado una hora, o tres cuartos -aunque se le antojaron siglos-, cuando sonó la puerta.
avatar
Aletheia Brutus
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 232
Puntos : 211
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/01/2017
Edad : 247

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Reydek Paine el Jue Mayo 11, 2017 5:08 am

Todo superaba lo que la imaginación de Reydek había intentado recrear. Desde que le había llegado la invitación de E hijos, no había descansado idear la boda. Iba recogiendo detalles por que camino, de los que de forma desinteresaba iba enterándose; un barco, dos novias, familia, espadas... En su cabeza todo iba adornado con furia y destreza, mientras ellas se casaban, y una veintena de tíos borrachos alzaban sus vasos sobre los cimientos del gran barco del que Leif no dejaba de hablar.

La verdad fue diferente.

Cuando llegó acompañado de Kethyr, se paró frente al Warrior totalmente decepcionado, aquello parecía más una boda, que una borrachera de tíos. La tristeza inundó sus ojos mientras volteaba la cabeza a su hermano - Pensé que esto iba a ser menos formal, todo lo demás, soy idiota pensando que Elora permitiría que esto no fuese perfecto - seguramente sería el único que pensó que la boda sería un baño de alcohol.

Ambos habían venido antes de hora a echar un cable. No era la prioridad pero querían hacer algo a cambio por Elora, y ahí estaban, Reydek acechando por el alcohol y la comida ya sobre la vieja madera del Warrior, y Kethyr educadamente aguardando ordenes.



PAINE:

Reydek Wolf:
avatar
Reydek Paine
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 78
Puntos : 64
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 23/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Kethyr Paine el Jue Mayo 11, 2017 6:05 am

- ¿Qué esperabas? - Le digo a mi hermano, al ver su desolada expresión una vez en la cubierta del Warrior.

Decorada con una elegancia y buen gusto que no tardo en identificar con el de Elora, en estos instantes parece de todo excepto un reputado barco pirata. Sanguinario y temido desde Le Havre hasta las lejanas costas de África. Guirnaldas florales cuelgan discretas pero vistosas en diferentes lugares, invadiendo el navío de un aroma con dulce como fragante. Delicadas cintas de colores, traídas desde las fábricas téxtiles de la novia, tapan los desperfectos que podrían deslucir el momento. Faroles de intrincados diseños metálicos cuelgan de las cuerdas de cubierta, para espantar las sombras de la próxima noche. En definitiva, no sé qué esperaba encontrar Reydek aquí, pero está claro que el Warrior se aleja en estos instantes de sus imágenes mentales. Que, habida cuenta su personalidad, posiblemente incluían cantidades ingentes de alcohol, comida y muchachitas ligeras de ropa.

- ¿Sabes qué? Mejor no me lo digas. Pero piensa que no tendríamos que venir así si no fuera una ceremonia de verdad. Tan arreglados. Y como diría Leif, tan limpios.

Alargo una mano en dirección a Reydek para darle un tirón a su camisa, nívea y crujiente por el almidón. Es exactamente igual que la mía, solo que una talla más grande por ser el rubio el más alto de los dos. Elegante, formal, cara; cerrada por una corbata negra que nos aprieta el cuello de manera agobiante. Sobre ella, ambos llevamos una levita oscura de excelente manufactura. Una prenda que me hace sentir incómodo, como si me hubiera metido en la piel de otra persona. Los pantalones también son incómodos, rígidos aunque suaves; igual que los zapatos, cuya suela resbala tanto que temo que alguno caerá en algún momento sobre la cubierta del barco.

Son prendas propias de una clase social a la que no pertenecemos. Y puede que el saberlo sea lo que haga que estemos el doble de incómodos de lo habitual. Aun así, ninguno nos quejamos cuando las cajas llegaron mágicamente a la cueva. Porque sabíamos que, en ocasiones, es necesario sacrificarse para que los demás puedan ser felices y disfrutar.

- Creo que voy a ir encendiendo las velas - Le digo a mi hermano, acercándome a la mesa con los enseres utilizados en la decoración - El sol está empezando a desaparecer, y de todos modos, no me gusta esperar. Además, así pensaré menos en las ganas que tengo de quitarme esta ridícula coleta. Y de volver a soltarme el pelo en lugar de parecer un estirado.


Última edición por Kethyr Paine el Vie Mayo 12, 2017 2:07 am, editado 1 vez



The Paines:

Gracias Elora:
avatar
Kethyr Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 58
Puntos : 50
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Xaryne Ackerman el Jue Mayo 11, 2017 9:39 am

El día de la boda. Tras semanas de preparativos y estrés, que salían de Elora principalmente y Xaryne se encargaba de apaciguar, el día señalado llegó. Y con el Sol, los nervios de la cazadora, normalmente templados, se dispararon. Despertó y Elora ya se había marchado, supuso que para arreglarse y ponerse aquel intricado vestido que sólo había podido entrever, ya que la bruja no le había dejado argumentando que traería mala suerte. ¿Mala suerte? Xaryne no creía en eso, sino en el destino.

Y había sido el destino, por alguna misteriosa razón, el que había decidido juntarla con aquella bruja loca y de lengua rápida. Si se lo hubieran preguntado hace un año, habría soltado una carcajada. Xaryne, la Muerte Negra, el antaño azote de las criaturas de la oscuridad... casada. Casada con la mujer que amaba. Unida a ella por toda la eternidad. Media sonrisa apareció en su rostro cuando se levantó y se fue directa a la bañera. Quería estar guapa, pero no para la ceremonia, sino para ella. Aún no se creía que Elora la mirara con tanta admiración, cuando ella misma sabía que matar cada no era ninguna proeza digna de halago.

Xaryne trabajaba para la Orden de Hellsing y entrenaba novatos que querían ser cazadores... ¿Para qué? Tanto la alemana como sus superiores sabían que la mitad de ellos no sobrevivirían a la primera cacería, y otros tantos morirían a la tercera. Por pura estadística, de veinte que consiguieran entrenar, sólo tres se convertirían en verdaderos cazadores. Era triste pensarlo, pero no dejaba de darle vueltas mientras veía sus jóvenes rostros llenos de esfuerzo y valentía, esa misma que les llevaría a enfrentarse a criaturas que no poseían en absoluto los ideales que se les inculcaba. Fuerza, resistencia, honor. Pero no era día para pensar en ello, no.

El agua caliente de la bañera consiguió relajar sus músculos y dejar su mente en blanco. Pero en el trance de paz volvieron a aparecer sus ojos castaños, su sonrisa y su parloteo, lo que le generó un sentimiento de paz interna que le dio fuerzas para levantarse y afrontar aquel día, que en su opinión debería haberse realizado de forma sencilla, pero a Elora le gustaban esas cosas y quería a su familia cerca, así que quién era ella para negarle nada. Y menos cuando sus manos la acariciaban con esa ternura que la derretía por completo. Xaryne salió de la bañera y abrió el armario de la habitación.

Ante ella apareció lo que Elora había decidido para aquella ocasión... después de mucho discutir los detalles. Descartado cualquier tipo de vestido en primera instancia, habían ido negociando hasta que lo que se alzaba ante sus ojos tomó forma. Un abrigo negro, largo y elegante, de corte militar que realzaba en cierta manera su anatomía al llevarlo abierto sobre la camisa de seda, de un gris oscuro a juego con los pantalones, también negros y pegados y coronados por dos botas del mismo color. Mientras se vestía, los nervios se incrementaban, y tragó saliva.
Se había enfrentado mil veces a hordas de vampiros, a licántropos e incluso a un par de nosferatus, pero aquello no daba ni la mitad de miedo que esto. ¿Y si Elora se arrepentía en el último momento? ¿Y si la cagaba?

"Para ya de pensar" La cazadora terminó de peinarse y salió de la mansión en dirección a los establos. No pensaba en ir por otro medio que no fuera Zaros, su montura azabache. Se había ocupado de limpiarlo y acicalarlo para una ocasión especial y cuando llegó hasta su cuadra, el animal pareció oler sus nervios. El caballo posó la cabeza levemente en el hombro de Xaryne, ofreciéndole apoyo, que la cazadora agradeció con unas palmaditas en el morro.
- Vamos allá, chico.
Lo ensilló y se dirigió al puerto, donde estaría anclado el Warrior, navío de Leif que haría de "capilla" y donde por fin, podría unirse con la bruja que había derretido sus ojos de hielo.



No Paine, No gain.
Spoiler:

avatar
Xaryne Ackerman
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 137
Puntos : 164
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 24/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Elora Paine el Jue Mayo 11, 2017 10:34 am

Le había costado mucho llegar hasta allí. Un matrimonio falso, que formaba parte sólo de un maquiavélico plan de venganza, muchas noches en blanco y llenas de dudas, miedo, dolor y mil incógnitas. Pero lo habían deseado, lo habían superado todo para estar en pie ese día y se iba a llevar a cabo la ceremonia que querían. Estaba claro que ante la ley convencional no eran nada, pero esas leyes no estaban hechas para ellas, había otras más inmensas y terribles ante las que respondía la magia y quienes la conocían y practicaban. Esas leyes eran justo las que Elora quería respetar y guardar.

El vestido había sido alto secreto, porque en la boda con Mauritz había llevado uno elegido por su suegra, blanco, monótono, lleno de fruslerías a la moda que nada decían de quien lo llevaba. En aquella ocasión su padre la acompañó al altar y se sintió muy apoyada al tenerlo allí, pero sabía que Xaryne lo había pasado fatal, y era normal que no se encontrase cómoda con aquellas cosas. Pero en aquella ocasión ella también sería la protagonista y eso cambiaba mucho el punto de vista. Esa era SU boda, la que recordarían siempre, la que querían, como la querían y en la forma en la que querían. Eligió un vestido negro de encaje y tul, con toda la espalda surcada por cadenitas de joyas plateadas y negras. Apenas dejaba espacio a la imaginación, pero es que ella era así, no era una princesa rubia vestida en sedas color pastel, era una hechicera nigromante, una bruja negra orgullosa de serlo, letal y mortífera si quería, y ese día quería ser la más guapa a ojos de Xar. Aunque el resto del año también lo fuera para ella, daba igual, ese sería un día a recordar.

Salió de la mansión en el coche tirado por los caballos y esperó un poco en donde estaba atracado el Warrior. Cuando todos llegasen, bajaría del habitáculo y subiría la escala del barco hasta alcanzar la proa, donde habían dispuesto una zona para la ceremonia, unas sillas y después un enorme banquete en el que no faltaría nada, ni bebida, ni comida ni música.

vestido:



Última edición por Elora Paine el Dom Jun 04, 2017 12:01 pm, editado 1 vez




THE PAINES <3:


"y de repente llega alguien que te hace olvidar el ayer y te hace soñar con el mañana" SEE THIS VIDEO





avatar
Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 331
Puntos : 361
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Aletheia Brutus el Jue Mayo 11, 2017 10:42 am

Ni la boda, el llevar a su hija al altar o tener que oficiar el evento habían alterado en modo alguno sus emociones y percepción de la realidad, pero esperar en la puerta de la bruja sin saber si acudiría a la boda junto a él tras la última discusión, le tenía con el corazón en un puño. Cada minuto de espera era una tortura, una pelea interna entre su ego orgulloso y su yo renovado: irse sin rogar o aguardar el encuentro. Comprobó diez veces su bolsillo izquierdo para asegurarse que los anillos que había preparado para ellas estuvieran ahí consigo; se amasó el pelo y aflojó el cuello de la camisa. No sabía ya qué hacer, se sentía estúpido ahí parado ante la puerta con ese aspecto de duque. Su instinto animal le decía que una vez más echara la puerta abajo y fuera a por lo que consideraba ya de su propiedad.

Cuando la puerta finalmente se abrió, se encontró con la belleza personificada. Aletheia rezumaba clase por doquier, desde el más mínimo rizo en su cabello recogido hasta la punta del zapato que apenas asomaba por debajo del vestido. La barrió con la mirada, una oscura y hambrienta, un par de veces antes de carraspear y ofrecerle el brazo.
-Estás impresionante... -fue todo cuanto dijo, aunque en el fondo le atraía mucho más aquella mujer fuerte y despeinada que le acompañó a África. La clase alta solo le daba alergia-. Vamos, la ceremonia no tardará en empezar...




Cuando la puerta sonó, todos los nervios que Aletheia había mantenido a raya ese día decidieron hacer fiesta en su estómago. Sintió hasta náuseas.
-Allá, vamos, mi pequeño -murmuró, con la mano sobre la tela del vestido, en su abdomen, aunque todavía no se notaba absolutamente nada en él-. Todo va a salir bien. Nos vamos a divertir y...
Y voy a arreglar las cosas con tu padre. Porque tras la última discusión y muchas horas de conversación con Adele, había decidido que sí, que le diría a Leif la verdad. Que aceptaría su decisión con entereza, pero que no dejaría que su hijo le echara en cara que no tenía padre por su egoísmo.
Louis fue a abrir y dejó al pirata esperando en la puerta, mientras iba a avisar a su señora de que estaba allí. El muchacho lo miró con disgusto, no por su aspecto, sino porque sabía que ese hombre estaba haciendo sufrir a la que para él era la mujer perfecta, pues la veía con ojos llenos de admiración.

Aletheia se despidió de todos los que vivían en su casa y fue a reunirse con Leif. Vaya, pensó. Y realmente no pudo pensar mucho más, porque al maldito pirata se le ocurrió hablar y a ella se le licuaba el cerebro cuando eso ocurría.
-Gracias. Tú también estás muy apuesto. -La educación de niña bien que salía a flote. Aunque, personalmente, de esa guisa perdía ese punto salvaje que tan loca la volvía. Estaba muy guapo, sí, pero ella lo prefería más... más... Leif. Se agarró del brazo de Leif con delicadeza, para seguirle hasta su barco. O hasta donde quisiera llevarla-. Démonos prisa entonces, no podemos llegar tarde.
avatar
Aletheia Brutus
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 232
Puntos : 211
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/01/2017
Edad : 247

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Aletheia Brutus el Miér Mayo 24, 2017 3:21 pm

Xaryne llegó al puerto con Zaros, que parecía absorber los nervios de la alemana y convertirlos en temple. La cazadora dejó al caballo en un pequeño establo que habían alquilado justo al lado y miró a los lados. ¿Dónde se suponía que estaba Leif? ¿Era la primera? Subió la rampa hasta entrar en el barco y soltó un pequeño silbido de admiración. La verdad es que Elora había hecho un gran trabajo con la decoración, aunque supuso que a Leif no le haría tanta gracia ver su barco tan engalanado.
Entonces escuchó un par de voces que subían, y se puso algo tensa. Llevaba su cuchillo de ébano en la bota, como siempre. Ni en aquella ocasión se fiaba, no de los invitados, sino de los de fuera. Los vampiros rondaban el puerto y no se atreverían a entrar sabiendo de su presencia allí, pero nunca se sabía.
Los hermanos de Elora subieron al barco, y Xaryne los miró de nuevo con ojos de hielo. Pero una vocecilla en su cabeza le hizo relajarse un poco, recordándose qje eran familia de la bruja, por muy lobos que fueran. Se acercó a ellos y dijo intentando relajarse:
- Bienvenidos... creo que somos los primeros así que... bueno, gracias por venir. A Elora le hara ilusión.
Relajó las manos, que se habían convertido en puños por un momento, y miró al puerto desde un lateral del navío. Quería ver a Elora ya, o aquella tensión no se aplacaría.

Elora vio a Xar subir por la pasarela y sonrió, estaba tan guapa que si seguía mirándola se le iba a olvidar responder los votos. Hablando de votos. ¿Dónde coño estaba Leif? como se hubiera emborrachado y estuviera durmiendo la mona en algún antro, lo iba a despellejar. Observó a Kethyr y a Reydek que asomaron por la baranda en alguna ocasión e inspiró hondo. Toda la familia reunida para algo muy especial.
Se lo habían currado, incluso estaban duchados y bien vestidos, eso sin duda era de agradecer y reconocer. En esa boda habrían sorpresas para todos, no en vano era bruja y se sabía algunos trucos muy eficaces, pero sobre todo, lo había preparado con mucha ilusión de poderlo compartir con las personas más importantes de su vida.
Ahí llegaban Stein Ackerman con cara de pepinillo en vinagre y Aveline Blackmore que le iba dando tirones del brazo regañándolo por alguna cosa. Esa mujer los había sorprendido a todos con la decisión de casarse con el memo de Stein. Tras ellos iban el capitán Blackmore y una joven que no conocía, posiblemente su acompañante-amiga-amante-whatever. ¿Dónde se había metido Höor? seguramente llegase tarde, como siempre. Sonrió al pensarlo y negó con la cabeza. Conociéndolo, Valeria lo tendría atado a la pata de la cama. Bueno, le había mandado una carta y le había dicho que iría a felicitarla en persona cuando pudiera, porque quizás no podría asistir ese día. Era su mejor amigo, le podía perdonar esas cosas.

Sin más palabras que añadir, Leif guió a Aletheia del brazo hacia el carruaje que, sin prisa y con falta de paciencia, los llevó hacia el puerto, donde ya empezaba a respirarse aire de celebración por encima del salitre. Bajó, ayudándola de nuevo y cediendo su brazo, y con la mirada firme desfiló hacia la pasarela del Warrior donde sus hombres, que aún y la estricta orden de irse a alguna taberna a pasar el día, se habían quedado a curiosear, pues no pensaban perderse la imagen de su capitán con tales vestimentas. Un fugaz y molesto gruñido surgió de sus entrañas, pero no permitió que su orgullo le jodiera el día a su hija. Y, mucho menos, malograra la -tal vez- última oportunidad de solucionar las cosas con Aletheia.
Una vez en los muelles, buscó con la mirada a Elora, ocultando por adelantado una sonrisa jocosa ante la posible expresión que le arrancara cuando le viera del brazo de una mujer que nada tenía que ver con las que hasta entonces había frecuentado. La encontraron en un carruaje, esperando a que llegasen los invitados. Porque, obviamente, tenía que ser la última en llegar, del brazo de su padre.
-Déjame que te presente de una vez a mi hija, ya que tanto has hecho por ella...
Primero fue el hechizo que se ocultaba bajo su piel, la protección que les unía más allá de la sangre, y luego con los anillos que pensaba entregarles durante la ceremonia. Se acercaron al carruaje. Leif abrió la puerta y le ofreció a Elora la mano para bajar. Aletheia se mantuvo en un discreto segundo plano.

La bruja esperaba en su coche de caballos a que Leif llegase, porque era el que debía llevarla a la cubierta del barco donde por su condición y rango de capitán podría unirlas por los votos y la ley del mar.
Otro carruaje se detuvo cerca del suyo y observó a Leif descender de él. Dentro del habitáculo estaba la famosa mujer-bruja que lo tenía “secuestrado”. Sabía de ella por Kethyr, sabía que ella había logrado que el pirata se plantease una vida en tierra firme y que construyera las cabañas del bosque, eso era una gran paso para su padre. Era morena y guapetona. Espera. ¿Era más joven que ella? hhhmm.. no, pero casi. Esperaba una mujer más mayor, de unos cuarenta años o asi, pero bueno, desde luego su padre no era un ricachón ni era fácil, si a ella le gustaba es porque el amor era ciego, claro. Se alegró por eso, por que estuviera alli dispuesta a compartir un momento especial con él y con su familia.

La ropa no era algo importante para Leif. Por muy bonito que todos vieran el vestido, él solo veía a quien lo llevaba puesto: su hija. Su primer vínculo y motivo de verdad para mantenerse vivo. La razón de su cambio. Una sutil sonrisa se dibujó en su rostro mientras alargaba la mano para ayudarla a bajar y le dio un seco abrazo, pero que era más de lo que de por sí daba.
-No hace falta que diga lo que todos repetirán de ese vestido y el aspecto que tienes. Solo diré que estoy orgulloso de ti, de lo valiente y fuerte que eres. Una Paine de pies a cabeza. - Un rápido beso en la frente y tendió el brazo para que se agarrara, llevándola ante Aletheia. Ante su hija con la cabeza alta y el rostro serio, medido, Leif hizo por fin las presentaciones: -Elora, quiero presentarte a mi acompañante... Es Aletheia Brutus, una bruja igual que tú...
Nada más hacer las presentaciones se preguntó si a su hija le sentaría bien verle con otra bruja, después de todo su madre también lo era y quedó claro que su relación, la que nunca hubo, jamás funcionaría.

Elora. El sempiterno nombre en los labios de Leif. Y por fin la tenía delante. Le pareció una mujer preciosa. No al estilo que solían frecuentar las reuniones sociales y los eventos de la nobleza, cargado de adornos para resaltar unos encantos no siempre existentes. La bruja era mucho más personal, transmitía fuerza. Era guapa, pero lo que Aletheia vio en ella iba más allá de un rostro bonito. Supo por qué era la princesita de su padre, aunque él no lo reconociera. Quizás ni siquiera fuera consciente de ello. Pero ella tenía padre y sabía que la relación padre e hija era siempre especial. No importaba la clase, el tiempo, lo que hubiera pasado o pudiera pasar, un padre siempre amaba a su hija.
-Tenía muchas ganas de conocerte. Tu padre no hace otra cosa que hablar de ti. Enhorabuena por el enlace. Os deseo lo mejor. Ahora, si me disculpais, creo que debería subir al barco para que puedas hacer la entrada triunfal -sonrió con cierta complicidad-. No hagas ninguna de las tuyas.
Besó la mejilla de Leif y se dirigió hacia la pasarela que daba acceso al barco.

Xaryne escuchó la voz de Leif desde lejos, por lo que supuso que Elora no tardaría... los nervios le impidieron fijarse demasiado en el carruaje aparcado cerca del barco, pero sabía que se acercaba el momento. Fue a girarse para dirigirse a la proa, donde se colocarían para la unión, cuando una voz más que conocida empezó a subir la pasarela.
Stein apareció al lado de Aveline, que le estaba diciendo algo con gesto ofuscado. El brujo ignoró a la rubia en cuanto notó la mirada gélida de la alemana, fijando sus ojos de hielo, iguales a los de su hermana, en los de Xaryne. La tensión podía haberse cortado con un cuchillo, pero entonces Aveline tiró de él y lo alejó, dejando la mirada de la morena clavada en la nuca de su hermano y a éste más tenso todavía. Había demasiadas cuestiones sin resolver... y tendría suerte si no acababan rajándose la garganta.

Tras la presentación Leif suspiró por lo bien que había salido y carraspeó.
- Ha llegado el momento de llevarte a la eterna compañía de esa cazadora. Estás lista? Convencida al cien por cien?

Las palabras de su padre eran muy emotivas, y cuando le dijo que estaba muy orgulloso de ella, no pudo por menos que sentir un nudo en el pecho. Jamás le había dicho nada igual y su madre menos. En ese momento flotaba por las nubes.
— ¿que si estoy convencida? pues claro que no. Todo esto es una puta locura, pero es mi locura ¿qué puedo decir? espero que no salgamos volando todos por los aires!! en teoría mi hechizo debería ser inocuo… quizás sois vosotros los que deberíais estar convencidos de asistir a costa de vuestra seguridad personal.— Sonrió ampliamente, estaba convencida de que funcionaria y sería inofensivo. Casi. No al 100% pero qué más daba.

-He venido a la boda lésbica de mi hija con una dama de buena reputación de mi brazo. Si explota y duele seré consciente de que es real. - Bromeó en un torpe intento de quitarle nervios a su hija. La rodeó con un brazo para apretarla contra su cuerpo en un abrazo de lo suyos y volvió a cogerle el brazo. - Vamos, deben estar todos esperando. Y yo quiero llegar al momento de descorchar el ron y tener una excusa para quitarme estos pantalones que no dejan de meterse por donde no da el sol.
Camino al altar su cabeza empezó a darle vueltas al discurso que quería dar, repasando cada punto para asegurarse que no se olvidaba de nada. Vio las miradas que les lanzaban; las aburridas de sus hijos y las emocionadas de la sección femenina. Pero nuevamente se quedó hipnótico por la que más llamaba su atención: Aletheia.

Aletheia había subido al barco y había entablado conversación con Stein y Aveline. Les conocía de algunas veces que habían coincidido en la Logia o en algún evento social. Pocos, porque realmente la hechicera no solía frecuentarlos desde hacía años. Había dejado de comportarse como una dama de alta sociedad en busca de un matrimonio conveniente para vivir como una mujer independiente. Y ahora bebía los vientos por alguien a quién ni siquiera debería conocer si se hubiera limitado a su círculo social.
Le siguió con la mirada, con su hija del brazo, alto como una torre, de espaldas anchas, fuerte y seguro de sí mismo. Hasta su forma de caminar revelaba su carácter. Era el capitán, el líder, el alfa.  Sus ojos se encontraron y sonrió. Todo iba a salir bien, se dijo, todo iba a arreglarse ese día.
avatar
Aletheia Brutus
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 232
Puntos : 211
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/01/2017
Edad : 247

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Xaryne Ackerman el Jue Mayo 25, 2017 4:26 am

Los nervios le carcomían. La Muerte Negra cambiaba el peso de un pie a otro mientras los invitados iban llegando. Incluso se había olvidado de la irritante presencia de su hermano. Los nervios se le habían alojado en la boca del estómago y parecían no querer irse. Miles de preguntas surgían en su cabeza: ¿Se habría arrepentido? ¿Le habría pasado algo? ¿Por qué querría alguien como ella unir su alma a la de una cazadora forjada en la muerte? Aún no se lo explicaba.

Y en esto estaba su cabeza cuando se hizo el silencio. Xaryne se giró cuando oyó dos pares de pasos, unos fuertes y pesados, los otros pequeños y firmes. Eran ellos. Entonces la miró a los ojos...

Y la cazadora más letal de París, se quedó sin habla. Por una vez, se sintió pequeña al lado de la mujer que acababa de aparecer ante sus ojos. Elora estaba preciosa. El vestido negro resaltaba su rostro, que la miraba directamente a ella. A ella, una simple cazadora que sólo había jurado dar su vida por aquella bruja loca que en aquellos momentos parecía la princesa del reino de la noche.

Le costó tragar saliva, y sus ojos del zafiro más profundo delataban la completa adoración que sentía por aquella chica.
La amaba. Más de lo que jamás podría expresar con palabras. Más que la eternidad que pasarían juntas.

No supo cómo, ya que su cuerpo apenas respondía por la presencia de Elora, pero su mano reaccionó y se la tendió a la bruja, expectante porque se uniera a ella... y esta vez sí sería para siempre.



No Paine, No gain.
Spoiler:

avatar
Xaryne Ackerman
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 137
Puntos : 164
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 24/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Elora Paine el Jue Mayo 25, 2017 7:42 am

Del brazo de su padre subió a bordo, regaló sonrisas a todos los presentes, le hizo un gesto de complicidad a Kethyr y una leve reverencia al capitán Blackmore y su hermana agradeciéndoles que hubieran venido. Pero una vez acabado el protocolo se centró en ella. Habían hablado largo y tendido sobre ese día, sobre sus respectivas eternidades, sobre unir sus almas ante los poderes superiores y llevar al extremo la promesa de amarse para siempre, hasta el punto de eliminar de los votos el “hasta que la muerte nos separe”. Ese hechizo había costado mucho, tanto técnicamente como los sacrificios personales que se había cobrado (enfados, discusiones, la visita al puerto…) pero hoy por fin era el día en el que se iba a hacer realidad.

Y allí estaba, con su casaca negra de terciopelo, sus zafiros brillando cual faro en el horizonte, y cuando la vio se hizo la luz y se hizo el silencio. No había nada más, no existía nada más, sólo ella. Soltó a Leif y cogió la mano de Xaryne: su ancla, su faro, su luz en la oscuridad. La única que le había dado sentido real a la palabra “amar”, la única con la que se sentía protegida, querida, importante. La única con la que quería discutir una y mil veces, y reconciliarse otras tantas. La única con la que se planteaba un hogar, la calidez de una pequeña familia junto a la lumbre que calentaba las lúgubres noches de invierno. Y ese día iba a sellarlo con magia y una promesa.




THE PAINES <3:


"y de repente llega alguien que te hace olvidar el ayer y te hace soñar con el mañana" SEE THIS VIDEO





avatar
Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 331
Puntos : 361
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Axel Blackmore el Jue Mayo 25, 2017 8:08 am

El capitán Blackmore había mantenido una charla escueta con la bruja, que se presentó en su despacho unos días antes. Le había contado sus intenciones de unir sus almas hasta el más allá, eso era brujería oscura, peligrosa, y quería hacer las cosas bien. Quería que en la Sede tuvieran constancia de que Xaryne accedía a aquello voluntariamente y que no era magia oscura utilizada para un fin oscuro, sino una cuestión de amor.

Axel fue bastante comprensivo al respecto, y se interesó por los pormenores de aquella magia, de lo que implicaría, ya que afectaba a una de sus mejores cazadoras. Para el inglés proteger a los suyos era primordial, era lo úico por lo que jamás daba su brazo a torcer y si aquello podía malograr a Xaryne, lo impediría. Pero Elora le explicó en qué consistía y sólo afectaba a la alemana en el momento en que muriese, y sobre la elección de la vida o la muerte de una persona, no podía mandar.

Aceptó la invitación a tal evento y se presentó junto a Anaé, que como ya estaba al tanto de las cosas que sucedían en la Sede, también accedió a acompañarle. Había otra razón por la que estar allí: Aveline y Stein. Su tormentosa relación que iba a desembocar en matrimonio, podía prenderse fuego si Ackerman se descontrolaba en la boda por el odio que se tenían los hermanos. Prefería estar allí para evitarlo, o en todo caso, para garantizar la supervivencia de los suyos, es decir, Aveline, Xaryne y como mucho Elora. Aunque su posición era algo controvertida, rodeado de licántropos, brujas y hechiceros... la fiesta iba a ser divertida. Iba bien vestido, como siempre, pero llevaba sus armas ocultas por si algo saltaba por los aires.

Saludó con un apretón de manos a los que ya estaban arriba, con Xaryne intercambió unas pocas palabras.

Bueno, espero que sepas lo que haces, dicen que el matrimonio engorda.— le guiñó el ojo.— tendrás que entrenar el doble para bajarlo después. Enhorabuena Ackerman.

Le dirigió una reverencia sutil a Elora cuando pasó del brazo de su padre y se colocó al lado de Stein al que le murmuró entre dientes.

Toma nota, dentro de poco te toca a ti, espero que al menos te aprendas los votos y no recites ningun hechizo que nos haga vomitar a todos o algo así.





Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 107
Puntos : 101
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Kethyr Paine el Sáb Mayo 27, 2017 7:13 am

Pocos minutos después a nuestra llegada, una mujer de cabellos oscuros como ala de cuervo sube a cubierta. Todo en ella, desde su expresión hasta su porte, destila peligro y autoconfianza; y es su elegancia felina la que me hace deducir rápidamente de quien se trata. En una boda tan íntima, hay pocas probabilidades de que sea alguien distinto a una de las novias; la cazadora letal y despiadada conocida bajo el pseudónimo de la Muerte Negra.

- Xaryne - La saludo, tendiendo una callosa mano en dirección a la morena. - Reydek y yo nos alegramos de conocerte por fin. Elora nos ha hablado mucho de ti. - Intercambiamos unas pocas palabras cordiales con la mujer, que, aunque incómoda en nuestra presencia, parece estar intentando llevarse bien con nosotros. Tiene que ser extraño asesinar sistemáticamente a un colectivo, y después intercambiar unas palabras con aquellos de sus miembros a los que has invitado a tu boda. Casi tanto como a nosotros, cuando numerosas de nuestras cicatrices las hemos recibido a manos de sus compañeros - Felicidades por la boda.  

Minutos después, el resto de los invitados llegan también al Warrior. Son pocos, pero importantes en la vida de mi hermana. Los hermanos cazadores Blackmore, Axel y Aveline, acompañados por sus respectivas parejas; la bonita criada de Elora, Jana, a la que le guiño el ojo mientras camina tímidamente por la cubierta. Una mujer morena de exóticos rasgos a la que Reydek identifica como Aletheia, la misteriosa bruja de Leif; Stein Ackerman, el hermano hechicero de Xaryne al que le unía una extraña relación de odio. Reunidos en la cubierta, aguardamos a que los últimos lleguen. Y cuando ello sucede, los últimos murmullos se apagan, todos los invitados conteniendo el aliento.

Ataviada con un precioso vestido negro repleto de cuentas, Elora aparece caminando del brazo de Leif. Sus pasos son tan ligeros que la mujer parece deslizarse sobre la cubierta, repartiendo sonrisas y gestos de cariño a los allí reunidos. Leif también parece feliz, aunque a su manera parca y seria. Tiene la mirada fija en Aletheia, algo que Reydek me señala con un discreto codazo.

- Con tantos brujos presentes, espero que nada salga mal en el conjuro - Le susurro, mi mirada fija en el encuentro entre las novias. - Elora se merece ser feliz.



The Paines:

Gracias Elora:
avatar
Kethyr Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 58
Puntos : 50
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Leif Paine el Dom Jun 04, 2017 11:34 am

El Capitán Leif tomó su puesto ante el timón y miró a los presentes extendiendo el silencio entre ellos cual sábana sobre el colchón. Sin saber leer ni escribir, le había llevado días darle vueltas al discurso que pensaba dar en aquel día señalado y esperado por su hija. Clavó la mirada especialmente en aquellos que conocía, que formaban parte de su familia, ordenando sin palabras que prestaran debida atención a lo que tenía que decir. Y sin más espera habló al fin, extendiendo la voz sobre cubierta con aquel tono grave tan característico, adquirido durante todos esos años en los que nada ni nadie, ni siquiera el indomable océano, habían logrado doblegarlo.

-El momento al fin ha llegado. Ni más pronto ni más tarde. Justo cuando el destino ha decidido que así sea. Mi hija, Elora Paine Dahan - pues por mucho odio que le tuviera a su madre, fue ella quien la crió la mayor parte de su ausencia -, y Xaryne Ackerman, en un acto de amor incondicional y valentía inquebrantable, unirán sus almas por toda la eternidad. Los cristianos, los mismos que nos persiguen y aniquilan, dicen "hasta que la muerte os separe". Vosotras vais mucho más allá, demostrando que el amor no es solo convivencia, sino entrega absoluta a la persona elegida.

-Pero hoy no se trata solamente de la unión de dos mujeres que se aman. Sino de dos familias. Dos razas. Dos formas de pensar tan diferentes que durante siglos solo nos han traído guerra y muerte. Quiero que los aquí presentes: hechiceros, brujas, cazadores, lobos y cambiantes, reflexionéis. Mirad alrededor y empaparos de la esperanza que se respira en el día de hoy. Esperanza por un mejor mañana para todos nosotros. Pues no importa de dónde venimos o a qué nos dediquemos, la Muerte nos persigue a todos por igual, así que yo os digo: no le demos más fuerza a esa Fortuna Negra.

-Hoy ante vosotros me confieso renacido, un hombre que acepta sus pecados y decide dejarlos atrás. Elora, tú me has abierto los ojos, has hecho de este desgraciado un ser completamente nuevo. Yo era como esos de ahí fuera que se hacen llamar civilizados por encima de los demás. Mataba solo en mi nombre, que no es distinto a matar por un dios. Tú y Xaryne habéis plantado la semilla de la reconciliación. Es momento de que los demás tomemos el relevo y reguemos ese árbol. Es momento de enterrar el hacha de guerra y disfrutar de un bien común: la vida.

-No solo en la muerte la vida de uno pasa por delante de sus ojos. Veo vuestro rostros y puedo recordar cada experiencia que hemos vivido. Peleas, discusiones, reconciliaciones, aventuras... Júntate a un Paine y tu vida jamás será aburrida. Xaryne, no siempre te he visto con buenos ojos, pues un padre, sea como este sea, siempre busca lo mejor para sus vástagos. Tengo más hijos y orgulloso estoy de todos ellos, pero Elora es especial. Los que me conocéis sabéis que no pronuncio estas cosas, y podéis dar por sentado que no voy a repetirlo, pero Xaryne, te digo hoy ante todos los presentes que, mientras tú estés a su lado, yo no tengo nada por lo que preocuparme. Bienvenida a la familia. Bienvenida a la manada. Nos una o no la sangre, ahora somos una fuerte unión y es trabajo de cada uno proteger este vínculo.

-¡Larga y bien afortunada sea vuestra vida y no-vida juntas, mis hijas!

Alzó las manos abarcando a las dos mujeres, sonriente y con mirada decidida. Acto seguido sacó del bolsillo de su casaca un pequeño saco de terciopelo negro y lo abrió en la palma de su mano, abierta entre ambas.

-No solo os entrego mi bendición, os ofrezco estos anillos como un recordatorio de este día tan especial. Tomadlos y llevadlos con orgullo, pues ahora ya sabéis todo cuanto vuestra unión puede significar para este nuevo mundo. Amaros y respetaros, y contad conmigo siempre que lo necesitéis. - Inclinó la cabeza, dando por finalizado su discurso y cediendo la palabra a su hija para que llevara a cabo el conjuro tan esperado del que no pensaba perder detalle ni alejarse.




The law ain’t never been a friend of mine:
I would kill again to keep from doing time:
You should never ever trust my kind:




We are many, they are few:

avatar
Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 201
Puntos : 194
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Elora Paine el Dom Jun 04, 2017 12:48 pm

Las palabras de Leif se acompañaban de algun que otro crujido de la madera de la cubierta, algun roce de una maroma contra un mástil o algún graznido de gaviota, pero el silencio se había hecho aún más profundo a su alrededor. Paine era de pocas palabras, normalmente las farfullaba con sorna o con odio y jamás en toda su vida lo había escuchado hablar tanto.

Por un instante se le congeló la sangre en las venas. Leif estaba reconociendo que había cambiado, que su hija fue la que inició ese cambio y que ahora entendía el valor de la familia. Reconocía a Xaryne como una de los suyos, y le daba su bendición entregándole la vida de su hija, poniéndola en sus manos para protegerla como él mismo haría. Por esa boca salieron un montón de sentimientos guardados y cocinados a fuego lento, sentimientos que jamás habría puesto de manifiesto de no ser por ese cambio que había crecido en su interior y del cual Elora fue la iniciadora pero Aletheia era la que lo había logrado.

La emoción le apretaba las entrañas, no podía estar más feliz en ese momento que recordaría para toda la vida. Su padre dieciendole que la quería, que le deseaba una buena vida y que estaba orgulloso de ella, y en su mano la de la mujer con la que iba a compartirlo. Cuando Leif se acercó con los anillos, antes de tomarlos se abrazó a él, sabía que al pirata no le gustaban los abrazos, que todo aquello que era signo de debilidad y emotividad no le gustaban en absoluto, pero necesitaba hacerlo. Lo soltó en seguida, por si las moscas, pero no sin antes susurrarle un "gracias".

Llegaba el momento y estaban un poco más cerca de lo que querían, su sonrisa era verdadera, pero estaba algo nerviosa a decir verdad. No podía fallar.

Sacaron los anillos y los dejaron sobre una pequeña mesita que no era más que un barril con una tabla cubierta de un mantel negro. Encendió las velas que estaban puestas en puntos estratégicos del pentagrama dibujado en rojo sobre dicha tela y comenzó a murmurar en un lengua extraño. Era sumerio antiguo, el idioma en el que estaba escrito el Necronomicón. Allí estaba el hechizo pertinente para llamar a las deidades antiguas, los Primigenios, los que estaban por encima de las realidades, del tiempo, del espacio y de la muerte. A ellos encomendaban sus almas, les pedían que las uniesen y que no se separasen.

Zyweso, wecato keoso, Xunewe-rurom Xe-verator, Menhatoy, Zywethorosto zuy. Zu-rurogos Yog-Sothoth! Orary Ysgewot, ho-mor athanatos nywe zumquros, Ysechyroro-seth Xoneozebethoos Azathoth.
Xono, Zu-weret, Quyhet kesos ysgeboth Nyarlathotep
Zuy rumoy quano duzy Xeuerator.


Tras esto, sujetó la mano de Xaryne y le practicó un corte en el dedo del anillo, de forma longitudinal, y la sangre empezó a brotar en un fino hilo, después le cedió el cuchillo a Xar para que hiciera lo mismo con ella. Con ambas manos ensangrentadas sujetaron un frasco que tenía una esencia azul y la vertieron en un platillo, dejando después que la sangre goteara sobre él. Sumergió los anillos y el azul del liquido se volvió negro. Por último los sacó y ella le puso el anillo a Xar y la cazadora hizo lo propio con la bruja. Del platillo empezó a salir un humo azulado que se descomponía en extrañas volutas hacia el cielo y crepitaba de una forma extraña. Sobre el plato quedó el poso de la sangre formando un símbolo arcano, signo de que el hechizo había salido bien.

Elora miró a Xaryne mordiendose el labio inferior y asintiendo con la cabeza. Estaba hecho, ya eran una sola alma, para siempre, por siempre juntas. Se pegó a ella pasándole los brazos alrededor del cuello y la besó.




THE PAINES <3:


"y de repente llega alguien que te hace olvidar el ayer y te hace soñar con el mañana" SEE THIS VIDEO





avatar
Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 331
Puntos : 361
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Aletheia Brutus el Dom Jun 11, 2017 4:14 am

La subida de Elora del brazo de Leif le había cortado la respiración un instante. No tenía motivos para sentir aquella emoción, pues era una invitada ajena al evento y únicamente estaba allí porque ese hombre asi lo había querido. Sin embargo, un calor intenso se extendió por su pecho y un nudo se formó en su garganta. Estaba siendo testigo de algo muy grande.

Como mujer, podía entender el sentido del acto, de la boda, del amor entre Elora y Xaryne.
Mucho tiempo atrás, ella misma había sentido la misma ilusión de ser la protagonista del día en que comenzaba su nueva vida. Esa misma ilusión que sentía ahora, aderezada con incertidumbre, porque había decidido que no, que no quería una vida tranquila con un buen marido criando a un chiquillo remilgado, tratando de meter en cintura la naturaleza del lobo, el corazón del pirata. Quería un padre para su hijo, a su padre, a ese hombre que abría su corazón a la concurrencia y proclamaba que estaba dispuesto a dejar atrás su vida anterior, a ver partir su preciado barco, a no ser el hombre que era, sino el que podía llegar a ser.

Había sido Paine, el Loco, el pirata, una leyenda viva en los siete mares, cuyo nombre hacía temblar a los más aguerridos marineros. Pero ella veía a Leif, el hombre, el lobo, el que estaba destinado a unir a su familia, a su manada, a guiarles hacia la grandeza. Había sido el rey de los mares, ahora iba a ser el alfa en la tierra. Y nada deseaba más que verle conseguirlo, estando a su lado.

Como hechicera, presenciar una unión de almas era algo épico, único, un instante que debería atesorar en el recuerdo. La valentía de aquellas mujeres por amarse, por decírselo al mundo, por ir más allá de la muerte... Las admiraba profundamente.

Tuvo que parpadear al ver a Elora en sus brazos, sobrecogida por la emotividad del momento. Se escabulló entre la gente, mientras la nigromante llevaba a cabo el ritual, para situarse junto al pirata. Una muda presencia a su costado, un apoyo silencioso, el sutil roce de sus dedos contra su palma al cogerle la mano, el susurro en su oído:
-Ha sido un discurso precioso, Leif.

Rompió el enlace de sus manos y se alejó de él para ir a felicitar a las protagonistas.
avatar
Aletheia Brutus
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 232
Puntos : 211
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/01/2017
Edad : 247

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Xaryne Ackerman el Dom Jun 11, 2017 1:02 pm

Meses atrás, Xaryne se había enterado por casualidad de que el alma de la bruja se quedaría en el Purgatorio mientras la suya propia ascendía. Se enfureció, como sólo la Muerte Negra podía hacerlo, sembrando muerte y oscuridad a su paso. Pero Elora, como sólo ella podía hacerlo, lo había conseguido. Y allí estaban.

Su presencia lo eclipsaba todo. Ni siquiera la presencia de su hermano podía malograrlo. La cazadora apenas podía apartar los ojos, zafiros por el profundo sentimiento que albergaban, de su rostro emocionado tras las palabras de su padre. Los dioses sabían que Leif y Xaryne no se llevaban bien, pero de alguna manera el pirata se había dado cuenta de que sólo quería la felicidad de su hija y así lo estaba proclamando, ante la tierra y el mar, juntando dos mundos tan opuestos y a la vez parecidos, unidos por el único sentimiento que importaba. Elora abrazó al pirata y con una mirada profunda, se dispuso a realizar el hechizo.

Cualquiera en su lugar hubiera dudado o tenido miedo. Pero ella no. Confiaba tanto en la bruja que le estaba entregando su vida y todo lo que viniera después, y la voluntad de Elora era mucho más fuerte que cualquier palabra. Sangraron sus manos e intercambiaron los anillos. El rastro de sangre apareció y selló el pacto. La seguiría allá donde el mundo las llevase. Ya no habría nada capaz de separar a aquellas dos almas que ahora reposaban juntas. Estaba hecho.
Sobraban incluso las palabras.

Pero antes del ansiado beso, juraron también sus votos.
- Yo, Xaryne Ackerman, prometo amarte y protegerte, en la vida y en la muerte; a ti, Elora Paine Dahan, hasta que las estrellas caigan y la eternidad dure.
Elora repitió las mismas palabras con su nombre y tras una breve sonrisa, pasó los brazos por el cuello de la cazadora y se fundieron en un profundo beso.



No Paine, No gain.
Spoiler:

avatar
Xaryne Ackerman
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 137
Puntos : 164
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 24/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Leif Paine el Jue Jun 22, 2017 4:48 pm

Ser testigo de aquel conjuro, donde la sangre fue también protagonista, fue lo más extraño que había visto en su vida. Y como pirata había recorrido el mundo entero. Su cercanía con la magia había empezado al conocer a su hija y aún quedaban cosas que pudieran asombrarle. Tan absorto estaba con aquel humo azulado que no se percató de la presencia de Aletheia hasta que sus dedos se rozaron y le agarró la mano con firmeza. Ante sus ojos se hizo real la unión. No solo la de sus hijas, si no -como bien dijo- la de su familia. Una mujer al lado, sus hijos reunidos y amigos todos juntos. Una nueva era acababa de empezar y estaba emocionado y excitado por ver qué les depararía la Fortuna. La sonrisa en su rostro al acercarse a sus hijas para felicitarlas era una clara señal de ello.

-¡Y ahora, que empiece la fiesta! ¡Que corra la comida y el alcohol! - silbó hacia los músicos que enseguida empezaron a tocar y movió el brazo invitando a todos a bajar a la cubierta central, donde mesas y bancos fueron dispuestos para que todos cupieran. La decoración seguía el mismo patrón de las invitaciones, contrastando con la música alegre y piratesca de la banda. Tan animado estaba que, mientras todos se dirigían hacia allí, acercó a Aletheia a su cuerpo y sonrió con el pecho henchido de orgullo. - Tú te sientas a mi lado.

Encabezando la mesa estaban sus hijas y él al lado, con Aletheia. Sus hijos cerca también, así como aquellos que eran de más confianza. Demostró estar hambriento hincándole el diente a todo plato que pasara por delante, y se aseguró de que su copa nunca se vaciara. Eligió vino, dejando el ron para más tarde cuando finalmente todos se hubieran relajado y el ambiente estuviera animado.




The law ain’t never been a friend of mine:
I would kill again to keep from doing time:
You should never ever trust my kind:




We are many, they are few:

avatar
Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 201
Puntos : 194
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Elora Paine el Mar Jun 27, 2017 12:10 pm

Tras el emotivo discurso de Leif, el hechizo de unión de almas y el juramento solemne de los votos, la fiesta comenzó. Había cinco músicos que interpretaban piezas populares con instrumentos alegres como el violín o el acordeón. Elora tenía dinero pero era de origen humilde y ciertas cosas de "baja categoría" las seguía prefiriendo a las que se consideraban más de clase alta, como la música. No le gustaba demasiado el teatro ni la ópera, no la entendía demasiado bien, pero si sonaba música en una verbena de calle, se el iban los pies.

Había contratado camareros y cocineros que estaban a toda máquina elaborando los platos calientes que se servían junto a los entrantes. Había carne en abundancia, hojaldres rellenos, panes de todos los tipos con patés, quesos y embutidos. El plato principal era venado y codorniz con ciruelas, y pescado a la sal. Los postres eran de pastelería fina, ahí sí que prefería las delicatessen francesas. Bebida en abundancia, desde el más caro champán, a las más ricas cervezas. Que no faltase de nada, era un día que recordarían por el resto de sus existencias, y no pensaba tolerar que nadie bajase de ese barco si no era harto de comer, beber y bailar.

Se habían distribuido mesas redondas por la cubierta del Warrior y todos los invitados charlaban entre ellos mientras comían. Elora estaba completamente feliz, le costaba soltarle la mano a Xar, y eso hacía que cortar el venado fuera complicado. Así que desenlazó sus dedos, pero de cuando en cuando devolvía la mano a su muslo, a su cintura o donde pillara, como si necesitase sentirla cerca, físicamente para creer que aquel sueño se había realizado por fin.

Tu hermano se lo está pasando bien después de todo, hace buena pareja con la estirada de Aveline ¿no crees? pfffff... no quiero ni pensar cómo será su boda, horriblemente pija y seguramente desastrosa, porque me da que volarán las hachas. Recuérdame que les regale a cada uno un hechizo de buena suerte, la van a necesitar.




THE PAINES <3:


"y de repente llega alguien que te hace olvidar el ayer y te hace soñar con el mañana" SEE THIS VIDEO





avatar
Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 331
Puntos : 361
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Aletheia Brutus el Lun Jul 03, 2017 4:58 pm

Tras el banquete...

Aletheia Brutus miró a Leif por encima del hombro y sonrió.
-Hola, lobo.

Leif Paine dejó la jarra a la que había estado pegado un buen rato y miró a la bruja, ladeando una sonrisa. Se despidió de los invitados con los que hablaba y fue hacia ella, tomándola de la cintura.
-Hola bruja... ¿te diviertes?

-Hago el intento -respondió ella sin perder la sonrisa. No iba a reconocer que estaba disfrutando del momento y, sobre todo, de su compañía-. Aunque creo que esto va a ser todo lo que beba -levantó levemente la copa de vino blanco que sostenía entre los dedos.

-Ni siquiera deberías beber eso -le quitó la copa y se la bebió él de un trago, lanzando el cristal por la borda sin preocupación alguna-. Así tienes las manos libres y puedo enseñarte que un pirata también sabe bailar.

Aletheia iba a protestar, pero la idea de bailar anuló cualquier queja.
-¿Sabes bailar? No sé qué me sorprende más, capitán Paine, si que sepa... o que quiera bailar conmigo. -¿A quién queria engañar? Si había estado días y días pensando en ello.

-No se lo he pedido a nadie más, deberías sentirte honrada -hizo una seña a los músicos, pues como pirata sólo sabía bailar canciones de pirata. La música empezó a sonar alegre, más fiestera, y las voces masculinas, con acento apenas entendible, se alzaron por encima. La cogió de la cintura y la llevó al centro de la cubierta.

-No sabe cuán honrada me siento, Capitán. Pero no se olvide que tiene que bailar al menos con una mujer más esta noche. -Se dejó guiar, levantándose levemente el vestido, más por tener las manos ocupadas que por necesidad. Ella sólo había bailado en las fiestas de sociedad, así que no sabía muy bien qué esperar de aquella danza.

Leif se deshizo de la incómoda coleta y se abrió la camisa que ya le asfixiaba, sonriendo mientras la cogía de la cintura para alzarla, saltar con ella o dar vueltas, pues el baile para él era simplemente dejarse llevar por el ritmo, nada de protocolos donde todos bailaban igual.

Aletheia no tenía ni idea de qué hacer, pero tampoco tuvo tiempo de planteárselo. El huracán Paine la estaba arrastrando hacia su terreno, moviéndola sin que opusiera la menor resistencia. El leve malestar que se le había cogido al estómago desde primera hora de la mañana ya no existía. Rió, contagiada del entusiasmo de la canción pirata, invadida de una sensación de libertad absoluta. La sintió bullir en las venas una vez más, le cosquilleaba en los dedos. Sus emociones intensificaban el flujo de magia. Y nadie le despertaba emociones más fuertes que Leif.

A él se le contagió la sonrisa y alegría no solo del ambiente, sino de la misma Aletheia. Estaba preciosa, no podía negarlo, y era incapaz de apartar los ojos de ella. Se acercaba y se alejaba de su cuerpo cual ritual animal, pasándose de travieso cuando le rozaba el trasero o dejaba un mordisco en su cuello cuando no se daba cuenta. Por un momento dejó de existir todo lo demás. Solo estaban ellos dos, divirtiéndose por primera vez sin ninguna nube entorpeciendolo.

La bruja estaba feliz. Los días de incertidumbre habían quedado atrás. Ése era su sitio, lo sentía. Cada fibra de su cuerpo despertaba, la magia vibraba, todo su ser volvía a la vida junto a Leif. Tanto o más de lo que un día lo hizo con Leon. Esa noche era la noche, le diría la verdad. En cuanto encontrase el momento.

Al baile se unió más gente, cogiéndose del brazo dando giros, saltos. La boda estaba en todo su auge. En cuanto la música varió a algo más tranquilo, le rodeó la cintura y la pegó a su cuerpo, sonriendo con su aura salvaje de siempre.
-¿Has disfrutado del baile, bruja?

La aludida levantó la vista hasta perderse en los ojos del lobo. ¿Realmente le dio miedo en algún momento? Parecía ya tan lejano. Otros lobos podían asustarla, pero al que tenía delante... a ése le confiaria su vida.
-Mucho, Capitán. -Sobre todo porque había acabado entre sus brazos-. Leif... estás tan distinto esta noche. Y yo... yo... -qué dificil era confesar una mentira-. Creo que necesito un trago.

-No volveré a vestir estos ropajes
-gruñó, que aunque ya lucía menos de la alta sociedad, los pantalones seguían metiéndosele donde no tocaba-. En tu estado no puedes beber, ya has bebido suficiente en la cena. No debería ser yo quien te lo recordara -no la soltó, él ya sabía de quién era ese hijo y no pensaba ponerlo en riesgo.

-Es una pena, estás muy guapo con ellos -Eso era más sencillo de confesar, sobre todo porque había decidido que esa noche pondría las cartas sobre la mesa, quizás aprovechando la euforia del momento-. Respecto a eso... yo...
Dudó una vez más, a lo mejor debería callarse hasta el día siguiente. Pero el poco alcohol que había bebido la envalentonó. Tomó la mano de Leif y tiró de él hacia la barandilla de la cubierta, algo alejados del jolgorio, apoyándose en la madera, mirando el reflejo en el agua.

El lobo se apoyó a su lado en la barandilla, de cara a ella, sosteniendo en la mano el vaso de ron que había cogido al paso, mientras se dejaba arrastrar por ella.

-Tú tampoco deberías beber más, Paine. El alcohol nubla el juicio y... yo... yo tengo algo que decirte.

-El agua en el océano y el ron dentro de mi cuerpo, siempre ha sido así. Mi juicio no varia, si eso te preocupa. -Dio un sorbo, mirándola con sospecha para saber qué le rondaba la cabeza. - Dímelo, ¿de qué se trata?

-Sí, me preocupa. Sé que ésta es tu vida y que yo sólo he sido un encuentro fortuito en el bosque, pero... -suspiró, buscando las palabras-. Leif, eres un pirata. Llegas, arrasas y te vas. Y dejas atrás todo sin importarte las consecuencias. O peor, fingiendo que no te importan, pero carcomiendote por ello. Ansías tu libertad, ansías el océano, este barco. Y yo... yo no quiero anclarte a tierra. Por eso te mentí en África.

El lobo frució el ceño y alzó la cabeza, mirándola desde arriba.
-¿Mentirme? ¿En qué, precisamente...? -entrecerró los ojos. Si hay algo que no toleraba por encima de todo era, a parte de la traición, la mentira.

-En el tipo de mujer que soy. Te hice creer que había alguien más, que no me importaba lo más mínimo ser tuya o de otro. Estaba enfadada, celosa, frustrada. ¡Maldita sea, Leif! -frunció el ceño y le golpeó con la mano en el pecho-. Eres la clase de hombre que menos me conviene. Eres todo aquello contra lo que me han educado. Y aun así, mírame. Sin poder dejar de pensar en ti. -Resopló y parpadeó para evitar ponerse a llorar de rabia. Lo que le faltaba.- Sigue sin haber ninguna obligación para ti. Ninguna. Pero tienes derecho a saberlo. Ni siquiera sé si éste es el mejor momento, pero... tú eres el padre.

Leif capturó su mano cuando le golpeó el pecho, dejándola ahi quieta contra su piel siempre caliente. Sus ojos, oscurecidos y penetrantes, permanecían clavados en ella sin compasión.
-Tú me has mentido, o has creído hacerlo, en el tipo de mujer que eres... pero también has dado por sentado el tipo de hombre que yo soy. Soy pirata y soy un lobo, una amenaza si así quieres verlo. Pero no has visto más allá del prejuicio que esa educación ha creado en ti, como lo ha hecho en el resto de la sociedad. Como el resto de mujeres que han sido madres de mi hijos
- miró de reojo a estos, juntos en familia todos en el mismo barco, y volvió a posarla en ella. -No eres una puta ni una aspirante a pirata, y aún así estoy aquí, contigo, después de todo este tiempo. ¿Sigues queriendo negarme ese hijo? ¿Esperar que este crezca y me busque por sí mismo?

-¿Y qué hay más allá, Leif? ¿Qué hay bajo el nombre del temido capitán Paine? ¿Qué hay detrás del lobo? No me interesa lo que el resto del mundo ve, no me interesa tu fachada de tipo duro y bravucón. Quiero al hombre que hay bajo todo eso. El que me acusa de tener prejuicios, pero no se atreve a compartir sus secretos. -Cogió el vaso de ron, dispuesta a darle un trago antes de continuar. -No voy a negarte a tu hijo. Pero tampoco voy a obligarte a aceptarlo. Es tu decisión. ¿Lo aceptas? -le miró intensamente a los ojos. -¿Nos aceptas?

Mucho tiempo tendría que pasar para que Leif respondiera abiertamente esas preguntas, si es que realmente algún día lo hacía. No era hombre de emociones o explicaciones, de poner en palabras lo que sentía por dentro, pues lo indescriptible siempre creyó era mejor explicarlo a base de actos. Y eso hizo. Ante su mirada agotada de ruego yacente, cogió la copa de Aletheia y la tiró al mar, impidiéndole beber más, y la agarró de la nuca para atraerla y darle un profundo beso que describía a la perfección su respuesta afirmativa. Al separarse la miró, aún serio.
-Primero, vas a dejar de beber. Este hijo va a salir sano bajo mi supervisión. Luego, quiero que te mudes a vivir conmigo. Con mis hijos. Juntos.


La hechicera sonrió. Aquella era una respuesta mil veces mejor de la que esperaba. Se lanzó a sus brazos, respondiéndole en ese lenguaje de besos con el que tan bien se entendían. Varios metros más allá, en el bullicio de la celebración, se hizo un instante de silencio que fue roto por aplausos y silbidos. Al final, uno a uno, todos los hombres de Leif habían acabado observando desde lejos su interacción. No habían oido la conversación, pero la forma en que Aletheia le abrazaba era más que elocuente. Fuera lo que fuera lo que le había dicho su capitán, se había coronado como un campeón.

Lanzó una mirada cuyo sinónimo habría sido un gruñido hacia su tripulación, porque ni en ambiente relajado había intimidad en el Warrior. Así que tiró su copa también al mar y cogió la bruja en brazos, llevándosela al camarote del segundo -pues el suyo propio había sido reservado para las verdaderas protagonistas del evento- y se dispuso a hacerle el amor a Aletheia hasta que alguien reclamara por su ausencia.
avatar
Aletheia Brutus
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 232
Puntos : 211
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/01/2017
Edad : 247

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Xaryne Ackerman el Mar Jul 18, 2017 1:28 pm

La comida transcurrió sin incidencias más allá de lo lejos que le parecían a la cazadora los dedos de su esposa cuando los alejaba de ella para seguir cenando. Se comían con los ojos, más de lo habitual que ya era decir, pero Xaryne no acababa de creérselo. ¿De verdad era real? ¿De verdad Elora, el amor de su vida y la que le había dado la vuelta desde dentro a base de ataques de esa lengua viperina, había aceptado casarse con ella? Xaryne era incapaz de apartar los ojos de la bruja, que estaba resplandeciente con aquel vestido y aquella sonrisa que no abandonaba su boca.

Entonces le comentó que Stein también se lo estaba pasando bien... y fue cuando cayó en algo. Más allá del momento de tensión inicial, no se estaban intentando degollar todavía. Ni pensaba hacerlo, lo que era un cambio extrañamente agradable en la situación. No sabía si aquella "tregua" no escrita duraría o no, pero la verdad era que el odio ya no la carcomía tanto cuando por casualidad sus ojos, exactamente iguales a los de él, se cruzaban un segundo por casualidad.
Por supuesto, no bailarían como hermanos ni se dirían bonitas palabras recordando su infancia, pero el hecho de no estar abriéndose en canal era, en cierto modo, un paso. ¿Hacia qué? Tampoco lo sabía, pero no era momento para averiguarlo.
- Sí, la verdad es que pegan bastante... los dos son igual de pijos. - Parecía que su rival en la Orden, Aveline Faith Blackmore, por fin había conseguido cazar al famoso mentalista. - Peor para ella, que tiene que aguantarlo. - chasqueó la lengua, divertida y en parte aplacada en ese tema gracias al vino que estaban bebiendo, y se inclinó suavemente hasta rozar el oído de Elora con los labios, susurrando:
- No veo el momento de llegar a ese camarote y hacerle el amor a mi esposa... - le dio un mordisco juguetón en el lóbulo y sonrió de lado de manera pícara, volviendo a su sitio y dando otro trago de vino, que en conjunto con la comida lo hacía todavía más delicioso.

Xaryne no era de ceremonias ni de fiestas, Elora bien lo sabía, pero aquel día era el de ambas, y pensaba disfrutar todo lo que pudiera.



No Paine, No gain.
Spoiler:

avatar
Xaryne Ackerman
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 137
Puntos : 164
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 24/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Enchained souls

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.