Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 08/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Las armas del olvido | Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las armas del olvido | Privado

Mensaje por Rusalka Mustafina el Jue Abr 13, 2017 7:44 am

Tarde mosqueada y llena de nada. Los clientes sobraban en el prostíbulo, pero las prostitutas suspiraban aburridas. Viejos, borrachos, mentirosos, buenos para nada. No les alcanzaba ni para durar cinco minutos. Bueno para el bolsillo, pero fatal para la moral. Hasta las zorras más miserables, las desdentadas y las demacradas, se querían divertir.

Todas excepto Rusalka, cuya responsabilidad bloqueaba sus receptores de recreo como si el permanente recuerdo de sus hermanos la cubriera con una venda. Agresiva, sabía a lo que venía: dinero. Si tenía que tragarse a esos zánganos sin remedio, lo haría. Más para ella. Ahí estaba la razón de por qué carecía de amigas.

Por eso apartó del camino a las demás arpías con pisotones y codazos cuando vio a un señorito entrar a la pocilga en la que trabajaban. Esos venían de vez en mes, caballeros de las familias más glamorosas que se aburrían del refinamiento y querían probarse a sí mismos que eran los amos del universo.

Rusalka no era la más curvilínea ni la más hermosa, pero tenía un ímpetu de los mil demonios. Esa fue su arma para plantarse delante de ese hombre de altivo caminar y robar su atención.

Siga caminando si quiere revolcarse con esos sacos de pulgas que cobran para enfermarlo. Si, en cambio, lo que busca es olvidar, alcohol y sexo son las mejores armas. —dijo tomando de la mano al cliente. Iba a llevárselo con ella, le gustara a las otras o no.— Venga conmigo. Allá arriba me queda algo de beber.



спасибо:
avatar
Rusalka Mustafina
Prostituta Clase Baja
Prostituta Clase Baja

Mensajes : 13
Puntos : 8
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 23/03/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las armas del olvido | Privado

Mensaje por Kaleth Reuven el Vie Abr 14, 2017 2:14 am

-Al burdel, Adam –le había dicho a su fiel cochero que lo aguardaba esa tarde frente a la Académie de París donde Kaleth Reuven estudiaba leyes-. Vamos a divertirnos, querido amigo, porque nos lo merecemos, ¿no lo crees? Yo invito –le dijo y el hombre no se negó. ¿Quien lo haría en su lugar?

Vivía unos días terribles y necesitaba despejarse, dejar de pensar y de preocuparse por cosas que no podía resolver. Había rendido un examen muy importante esa tarde y creía que le había ido bien, por eso merecía festejar aunque solo fuese pasando un momento relajado en compañía de una desconocida que no le hiciese planteos ni preguntas para las que no tenía respuestas aún, una mujer que no lo presionase, que no lo buscase para luego esquivarlo –como por esos días hacía la dueña de su corazón-, necesitaba una mujer diferente a todas las demás. Necesitaba olvidarse de Genevieve, sacarla de su cabeza durante al menos un par de horas.

No tardaron en llegar al lugar. A Kaleth le fascinaba el contraste que había siempre allí adentro, todo era tan natural y relajado… una vez que se cruzaba el enorme portal todo cambiaba, se entraba a un nuevo mundo paralelo lleno de libertades, de alegría y descaro.
Adam desapareció de inmediato al ver que su servidora favorita estaba disponible y que le hacía señas para que se acercase a ella…


“Que hombre tan afortunado resultó ser Adam”, pensó Kal con una sonrisa irónica.

Estaba a punto de pedirse un trago cuando fue increpado por una jovencita a la que jamás había visto -de seguro una muchacha relativamente nueva-, lo cierto era que hacía tiempo que no visitaba el lugar, atareado como estaba no había podido hacerse del tan necesario y bien empleado tiempo para llegarse al burdel…
Sorprendido por las palabras seguras de ella, intrigado por su marcado acento y cautivado por la belleza de su cuerpo, Kaleth supo que debía elegirla.


-Olvidar –le dijo, mientras la seguía, pensando en Genevieve; su amor no correspondido, esa mujer maravillosa que no se cansaba de rechazarlo, jugando con él y con el corazón que le había entregado-, justo a eso he venido, a olvidar. Si cree que puede hacer algo al respecto, a usted le entrego mis próximas dos horas, señorita.

Se dejó conducir por ella hasta el interior profundo del lugar, hacia las habitaciones.


avatar
Kaleth Reuven
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 20
Puntos : 11
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 12/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las armas del olvido | Privado

Mensaje por Rusalka Mustafina el Jue Abr 20, 2017 7:12 am

Le había atinado. Muchos hombres con penas de amor llegaban al burdel, gimiendo tantos nombres que se podía declarar la existencia de una nueva nación, la de las arpías desalmadas. Pero cuando un hombre rico llegaba a un cuchitril buscando consuelo, la cosa era más profunda. Se hería tanto el orgullo que era difícil distinguir entre una cortesana de lujo y un manojo de huesos infecciosos.

Contenta de que no fuera su problema, Rusalka condujo a Kaleth por estrecho el pasillo del segundo, ignorando a las parejas que ya estaban ocupadas a sólo centímetros de ellos. La prostituta hizo como si nada y siguió con su labor.

¿Cómo quiere que lo llame? —preguntó antes de llegar a destino. Era una cortesía, nada más. Parte del manual de cómo ganar dinero con algo más que la vagina. Ella no tenía que dar su nombre si él no se lo pedía. Tenía que llamarse como él quisiera, y si le cambiaba el nombre a los cinco minutos, así se llamaba.

Llegaron al cuarto de la rusa, un rincón viejo y desgastado, pero más limpio que los otros. Ahí, removió los abrigos de Kaleth y buscó el licor bajo el colchón para darle de beber. Rusalka no necesitaba alcohol para trabajar. Prefería estar completamente sobria, por si acaso algo salía mal.

Del barrio alto a las pocilgas, ¿eh? Cómo se nota que le gusta saltar de la sartén al fuego. —dijo ubicando la boca de la botella en la comisura de los labios de su cliente— Siéntese y dígame lo que quiere. Puede dejarme a mí improvisar, pero le costará.



спасибо:
avatar
Rusalka Mustafina
Prostituta Clase Baja
Prostituta Clase Baja

Mensajes : 13
Puntos : 8
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 23/03/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las armas del olvido | Privado

Mensaje por Kaleth Reuven el Dom Abr 23, 2017 2:13 am

Se quitó el abrigo y comenzó a aflojarse el cuello de la camisa. Lo que más le gustaba de los lugares como aquel era que parecía detenerse el mundo allí adentro. De pronto Kaleth Reuven, al que nunca le habían salido las cosas bien en el amor, tenía una mujer dispuesta a complacerlo como él quisiera y durante el tiempo que necesitase. Claro que no lo hacía porque le gustara él, tampoco porque se sintiera irremediablemente atraída por su intelectualidad… sólo quería su dinero y él aceptaba ese trato silencioso, ese pacto. En resumen, el tiempo se detenía para ellos, él disfrutaba de la atención de ella, ella se servía de su dinero y todos acababan satisfechos aguardando una próxima vez que podía darse en dos días o cinco meses.

-Puedes decirme Kal –le dijo mientras arrojaba el abrigo sobre la cama e iba a sentarse a una butaca rinconera-. Y yo te diré Rusa, pues tu origen es evidente… y tu acento me encanta.

La observó moverse y apreció el encanto de su cuerpo. Le gustaría decir que no se parecía a las demás, que no era como otras con las que había estado… lo cierto era que físicamente distaba mucho de algunas otras, pero la envolvía otro aire, era sensual, por supuesto, pero parecía mucho más misteriosa que el resto y segura también.

-Oh, sí… tú y yo beberemos, Rusita –le dijo, cuando ella se acercó a él con una botella. Con un brazo la envolvió y atrajo hacia sí, para que quedase sentada sobre sus piernas-. Vamos a festejar que ya casi soy abogado… y a deprimirnos por culpa de Genevieve que prefiere a otro. ¿Cómo puede quererlo a él y no a mí, Rusita? –preguntó, como si la prostituta tuviese la facultad de meterse dentro de la cabeza de su amor no correspondido.

Bebió un trago largo de aquella bebida asquerosa porque en definitiva era alcohol y lo necesitaba. Y se quedó algunos minutos en silencio, meditando cualquier otra cosa… ella lo aguardó en silencio hasta que él respondió a una de sus preguntas que había quedado flotando en el aire:


-Sorpréndeme, Rusi –le pidió mirándola a los ojos y extendiendo sus brazos en manifiesta entrega. Luego agregó, sonriéndole-: Ya no tengo ganas de pensar, sólo sorpréndeme.


avatar
Kaleth Reuven
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 20
Puntos : 11
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 12/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las armas del olvido | Privado

Mensaje por Rusalka Mustafina el Mar Mayo 23, 2017 8:35 am

¿Sorprender? De eso se trataba todo. Un señorito aburrido de su acaudalada realidad, intentando averiguar qué otras cosas podía el dinero comprar. ¡Ja! No tenía idea. Rusalka lo detestó desde ese instante, tensando sus ojos de gato sobre las piernas de ese hombre, pero no dejaría que sus demonios interfirieran con su trabajo. El deber podía más que el odio. Así que le siguió el juego.

¿Cómo puede usted quererla a ella, con una mujer dispuesta y un colchón caliente aquí? —dijo devorándolo con los ojos de un modo que causaba ardor y confusión. — Esas golfas de allá afuera le hubieran dicho yo lo hubiera lastimado. Que no lo amaría. Le hubieran mentido. —en el entretanto, se hacía hacia delante y rozaba al caballero galante, desplazándose hacia la conexión entre sus centros.

En aquel momento pensó que todo el aliento que pudiera poner en su mirada y su voz no sería excesivo y no lamentó animar los avances de Kaleth ubicando una de sus manos en las enaguas, incitándolo a bajarlas, y la otra en su trasero. No le importaba lo que pudiera pensar después de su descaro, con tal de llevarlo a un punto en que correspondiera a sus acuciantes demandas.

Rusalka estaba segura de que podía hacer a un lado lo desagradable que ese hombre era, él podría olvidar a la desdichada que lo tenía embobado. Lo creía con tanta certeza que sus muslos estaban, por instinto natural, totalmente desplegados. Descubriendo que había mansedumbre en la reacción de Kaleth, la rusa comenzó a rozar los labios ajenos con los propios. Sólo un masaje, un aderezo a los movimientos de sus caderas.

Yo lo quiero. Yo lo quiero. —suspiraba.

Le arrebataría el dolor del amor y en su lugar lo derretiría con el placer de la carne.



спасибо:
avatar
Rusalka Mustafina
Prostituta Clase Baja
Prostituta Clase Baja

Mensajes : 13
Puntos : 8
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 23/03/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las armas del olvido | Privado

Mensaje por Kaleth Reuven el Vie Jun 09, 2017 1:31 am

La quería. Podía parecer estúpido hacerlo, dado que Geneviève solo tenía ojos para el idiota que la cortejaba en secreto… pero él aún así la quería. Y ahí estaba, intentando encontrarla en otro cuerpo, en otra voz, en otro perfume… en las caricias que la rusa le regalaba.

“No me las regala, se las pago”, pensó, mientras se aflojaba las cuerdas finas de sus pantalones para liberar su falo latente.
Kaleth concluyó en que, tal vez, no había tomado el suficiente alcohol. Pero era tarde, no cambiaría el calor del cuerpo de la rusa sobre él por un trago, estaba loco pero no tanto todavía.

No caería en las estupideces comunes, no la llamaría Geneviève –aunque lo quisiera-, no cerraría los ojos para pretender que besaba la piel de ella, tampoco fantasearía con que acariciaba la intimidad de su amada… no sería justo para nadie, sería una estafa emocional a sí mismo. Sería hacer el ridículo.


“Tengo que resistir”, se dijo cuando su mente le regaló la imagen de ella, de su adorada Geneviève, sobre él con su cabello fragante y su sonrisa más dulce... La espantó rápidamente y se adentró en la piel de la prostituta.
Apresurado le quitó las molestas enaguas, sus manos frías volvieron a acariciar la calidez húmeda de ella, pues si bien solo era una puta, Kaleth no quería hacerle daño al penetrarla sin que ella estuviese preparada.


-¿Tú me quieres de verdad, Rusita? –le siguió el juego-. Dímelo –le pidió mientras se levantaba, con ella pegada a él, para ir rumbo a la cama donde estarían más cómodos-, dímelo una vez más aunque no sea cierto. ¿Me quieres, Rusi?

Se sentó en el borde de la cama con la rusa sentada sobre él, besó su cuello, mordió su piel dulce, y la dejó hacer a ella… después de todo le había pedido que lo sorprendiera y nada deseaba más que poder entregarse confiado.

“No es ella, por más que esta pobre prostituta te mienta las cosas no cambiarán”, se decía a cada momento.
Pero lo cierto era que a penas podía pensar, su pene estaba gritándole que era un idiota por seguir repasando imágenes de una mujer que no lo quería mientras tenía a una joven pegada a él y sumamente dispuesta. Y sí, debía reconocer que esa vez su pene estaba en lo cierto. Se acarició sin pudor, para darle la razón a esa parte, repentinamente sabia, de su cuerpo.


avatar
Kaleth Reuven
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 20
Puntos : 11
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 12/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las armas del olvido | Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.