Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Recuerdos del presente - Privado

Ir abajo

Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Edward Kesler el Vie 14 Abr 2017, 21:04

Reflexionando sobre algunos pasajes de la historia que creí haber enterrado en lo más profundo de mí, permanecí quieto, sentado sobre la cubierta de aquel viejo piano - que a pesar del estado de abandono en el cuál se encontraba, se mantenía en pie, con el peso de mi cuerpo encima. Tamborileé los dedos, sobre lo que alguna vez fue una superficie lustrosa. Observé los alrededores, centrando mi atención en algunos cuadros apolillados que colgaban de las paredes que corrían con la misma suerte. Las cortinas roídas, el hermoso y grande candil que colgaba del techo que amenazaba con desplomarse en cualquier momento, meciéndose ligeramente con el aire que se colaba por alguna de las tantas ventanas abiertas del tercer piso, que es donde yo me encontraba.

En verdad había sido una magnífica mansión en tiempos gloriosos. Ahora no era más que un montón de madera podrida, muebles inservibles con un acentuado olor a humedad y moho. Nada en la vida duraba para siempre, todo tenía un principio y un final, y para finales apresurados y planeados es que estaba ahí, a la espera de esa mujer. Habíamos quedado en esa zona de la ciudad, para no ser molestados. Revisé mi reloj de bolsillo, percatándome de que estaba a cinco minutos de cumplirse la hora de la cita. Esperaba que llegara puntual porque de lo contrario, se sumaría un grano más a mi montaña de arena del resentimiento.

Alcé las solapas de mi gabardina negra hacia arriba para cubrirme del frío en la base del cuello, froté mis manos, que aunque enguantadas, podía sentir mis dedos engarrotados. Una propiedad abandonada, guarda mucho frío y muchas sorpresas en su interior. Finalmente después de no más allá de cinco minutos, escuché pasos en la parte baja. Era ella, su modo de caminar podría reconocerlo en cualquier parte. Al fin nos veríamos las caras luego de muchos años.

-Llegaste - dije en tono sombrío, luego de verla traspasar por el marco de la roída puerta. No me moví de mi lugar, ¿para que? Las formalidades no iban conmigo. No estábamos ahí en una cita romántica. Sino simplemente me debía una explicación, y no iba a irme de ahí sin satisfacer mi hambre de conocimiento.

Apenas la vi cruzar el salón hacia donde yo me encontraba, sentí como la furia iba recorriendo mi cuerpo.



Dos caras de una misma moneda:
avatar
Edward Kesler
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 20
Puntos : 10
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Jordan White el Jue 20 Abr 2017, 03:49

Su mundo había dado un giro de 360 grados cuando su madre murió. Incluso después de todo el daño que le había hecho al señalarle como monstruo Schmetterling nunca le odió, después de eso sobrevino el primer avistamiento de sus poderes, su primera marca como una asesina y entonces huyó. Magdalene habría fungido como una madre amorosa, una amiga y una mentora para una joven e inexperta inquisidora. Solo a lado de ella comprendió que aquellos dotes habían sido otorgados por una razón y solo bajo ciertas circunstancias debían ser utilizados, siendo ella solo un conducto de los designios divinos. Muchas otras pruebas sobrevinieron a través de los años, incluso cuando Magdalene murió supo manejar la situación lo mejor posible en aras de mostrar una devoción profunda hacia la organización.

No obstante también en Schemtterling ya se había sembrado la idea de algún día conocer a alguien con quien compartir esa melancolía. Y de ese modo Edward llegó a su vida, en el momento menos inesperado y cuando más sola se sentía. Poco a poco la convivencia le mostró el lado oscuro de ese ángel. Como ella, poseía marcas y un pasado turbulento en exceso, en su intento por querer sanar esas cicatrices mancilladas de muerte solo le quedó una opción. Huir para no tener que asesinarle después. Edward ya había dejado mucho tiempo atrás su lado misericordioso y poco pudo hacer para salvarle de aquel infierno que seguro le condenaría tarde o temprano por sus actos. Estaba consciente también que si la organización le descubría sería tachada de traidora y en algún momento tendría que hacer lo propio para que el ciclo de supervivencia prosiguiera su curso.

Era por eso que una gran turbulencia invadió su mente. Llegó a dudar por unos instantes de la autenticidad de la carta a pesar que esta tenía el sello distintivo de él. Se encontraba recopilando información en la Biblioteca. La mayoría de los inquisidores de alto rango se encontraban fuera de la ciudad y seguramente nadie notaría su ausencia por un par de horas. Durante sus sueños ya había vaticinado aquel encuentro, era arriesgado aunque no quedaban muchas alternativas. Las instrucciones eran claras debía dirigirse sola hacia la zona residencial de la capital si de algo estaba segura era sobre las posibilidades de enfrentarle nuevamente, ella estaría dispuesta a todo con tal de no verse enfrascada en una situación como esa.

Habían pasado tiempo desde su llegada a la capital nuevamente, siendo siempre ese encuentro una constante en su mente y sin embargo la mejor forma de sanar viejas heridas era enfrentando a aquello que más temía. Cuando se adentró en la mansión pudo notar claramente su aura, aquel monstruo de oscuridad que siempre le había rodeado y del cual ella poco conocía. Subió las escaleras y cuando se halló bajo el umbral de la puerta se sintió morir. Estaba ahí de pie, con esa fachada impenetrable y una mirada inquisitiva que le recorría de pies a cabeza.

–Edward… –

Quitó el velo de su rostro y le miró fijamente, su mundo se colapsó y se detuvo por completo aunque solo habían pasado un par de segundos.




We both know that it’s not fashionable to love me:

avatar
Jordan White
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 82
Puntos : 117
Reputación : 60
Fecha de inscripción : 18/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Edward Kesler el Lun 15 Mayo 2017, 05:20

Mi mandibula se tensó y por un breve instante, la sangre en mi cuerpo pareció entrar en ebullición al momento en el que ella quitó el velo de su rostro. No había cambiado nada, seguía siendo la misma. Bella, perfecta, hetérea, elegante, toda una mujer. Pero infiel. Éste ultimo recuerdo, me dio el valor suficiente para no dar marcha atrás.

-Llegas tarde y creo que, éste no es el lugar indicado para continuar con ésta charla que se ha pospuesto por años.

Sin ningún ápice de remordimiento, atravesé la estancia, sujetándole por el brazo y le llevé a prisa por todo el corredor que separaba la estancia de lo que en buenos años había sido la sala principal. Sólo podían escucharse los pasos largos de el, y los cortos y apurados de ella, cruzando el salón, hasta llegar cerca de las escaleras, donde había un diván, ligeramente aceptable. Ahí le hice sentar, por medio de un brusco movimiento.

Una vez que aquel maldito sillón, dejó de echar polvo, respiré hondo y le miré a los ojos directamente, casi al grado de penetrar subalma con éste simple hecho. Luego observé discretamente todos los lugares de ése minúsculo sitio. Yo era un tipo muy desconfiado:

-No he de disculparme por mi comportamiento, pero estoy seguro de que nuestra charla estaba siendo escuchada por otras personas. Y... Hablar de cosas de nuestro pasado, no es un tema que me guste compartir con cualquier persona. Hay una realidad aquí, y la verdad es que ya no te conozco lo suficiente, y tu a mí tampoco. Antes de proseguir, necesito constatar que eres digna de confianza, y que no eres una vulgar espía más de la inquisición.

Para éste punto, me en encontraba de mal humor. Esperaba que ella me diera una respuesta convincente, de lo contrario, aquello acabaría muy mal. Mucho peor que la última vez que se habían visto. Esperaba que ella lo recordara y escupiera esas palabras que estaba esperando.

-Espero que hayas respetado nuestro pacto y hayas venido completamente sola, de lo contrario, ésta reunión acabará bañada en sangre y no será la mía, puedes aceptarlo.

Era capaz de abrirle en canal ahí mismo, sin ningún ápice de remordimiento. Era tal el odio que sentía por ella, que había imaginado una y mil maneras de torturarla abla primera oportunidad.



Dos caras de una misma moneda:
avatar
Edward Kesler
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 20
Puntos : 10
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Jordan White el Miér 12 Jul 2017, 02:39

En realidad no tenía garantía alguna de que algo positivo fuese a suceder después del encuentro que tanto temía fuese a suceder. Ella estaba completamente segura de que sus intenciones habían sido del todo buenas, amaba a Edward con toda su alma, cambió muchas cosas en ella misma, incluso le había dado la espalda a la organización que le cobijo cuando nadie más lo había hecho. La noche que ella puso un pie fuera de la inquisición sintió que nada más importaba, salvo el hecho de estar junto al hombre que juró amar y proteger hasta el fin de los tiempos. No obstante ¿Cómo podía comprobar todo aquello? ¿Cómo lo convencería de que alejarse de él había sido en pos de no causarle un daño mayor?  Se hallaba indefensa ante sus ojos, los mismos orbes cristalinos a través de los que vio a un ser solitario y dolido, también en ellos encontró amor y un deseo de vivir en paz alejado de aquel pasado tormentoso. Poco de ese panorama quedaba hoy en pie, pues esa mirada hoy ardía en furia y venganza, atravesándole al mínimo movimiento.

Sabine hubiese querido que las cosas fueran distintas, explicarle aquel mal entendido, la verdadera razón por la cual huyo dejándole con tantos cuestionamientos al aire. Se quedó sin habla cuando él se aproximó a ella, no sentía temor alguno, ahora ya no. Sintió el tirón violento de su parte y si hubiese querido incluso le podría haberte roto el brazo y sin embargo a ella poco le hubiese importado, su cuerpo cayó de golpe sobre el mueble lleno de polvo. Ella sostuvo la mirada inquisitiva y suspiró cuando esa innombrable fuerza oscura que provenía del cuerpo de él le invadió con fuerza, inició su discurso. No se necesitaba ser un hechicero o poseer cualquier otro don para saber que ninguna explicación bastaría para demostrarle lo contrario, así que aguardó a que él terminara y entonces quizás podría demostrarle que todo aquello había sido por una razón, una de mucho mayor peso que cualquier otra. Cerró ligeramente los ojos para poder asegurarse que nadie más se hallaba fuera de la mansión en ruinas. Estaba en lo correcto, solos se encontraban ahora.

–No tienes por qué hacerlo sería ir en contra de quien siempre has demostrado ser. Si hay algo que siempre he admirado de ti, es decir las cosas como son– se puso de pie –El tiempo ha pasado, ciertamente ya no somos los mismos de hace un par de años y aunque te niegues a creerlo o a pensar que yo soy la misma en esencia, puedo demostrártelo–

Estaba decidida a comprobarle que él estaba equivocado en algunas cosas, el factor sorpresa seguía siendo el carácter volátil y explosivo de Edward, pero, estaba consciente de que tampoco iba a morir aquella noche, no al menos sin antes mostrarle sus pruebas. Levanto las manos y sonrió apenas, una línea amarga en sus labios, apenas visible.

–Me aparte de tu lado no por los motivos que crees, existe algo más que tengo que confesarte y espero que me des la oportunidad de demostrártelo. Conocías parte de mis orígenes, así como yo conocía parte de los tuyos, no obstante las historias no suelen ser siempre como son contadas–

Anhelaba realmente que él aceptara esa tregua momentánea, pues no contaba con ninguna otra arma que su propia verdad.




We both know that it’s not fashionable to love me:

avatar
Jordan White
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 82
Puntos : 117
Reputación : 60
Fecha de inscripción : 18/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Edward Kesler el Sáb 02 Dic 2017, 15:00

Mientras el sonido seco, de algunas gotas al caer al suelo cortaba el silencio reinante, se alejó dos pasos negando, pero sonriendo, acaricíandose la barba. Pero qué se creía aquella mujer, ¿que era un imbécil? ¿Que nueva trata iba a intentar usar ésta vez? La verdad es que estaba lleno de resentimiento y escucharla sería una verdadera pérdida de tiempo, pero el morbo le movía más que otra cosa -por el momento- así que le daría algunos minutos para escupir otra de sus mentiras. Porque cada una de las palabras que saldrían por su boca, la hundirían más y más, y él necesitaba observarla acorralada, hundida ¡miserable! Como alguna vez se sintió ante su cruel abandono.

Está bien, está bien... -tomó una distancia prudente y se cruzó de brazos. - Dí lo que tengas que decir, pero debo advertirte que cualquier cosa que comentes, la he de considerar otra más de tus artimañas. He perdido completamente la confianza en tí. No creo que vayas a convencerme de lo contrario en éstos minutos pero... Quiero ver hasta donde eres capaz de llegar, por tratar de salirte con la tuya.

Era una verdadera lástima que los lazos que alguna vez los había unido, ahora estuvieran rotos. Hechos añicos...Toda una vida de ilusiones completamente rota.

Y pensar que alguna vez hubiera dado la vida por ella, sin pestañear, porque la amaba con todas sus fuerzas, más que a nadie en el mundo, pero todo cambió cuando lo abandonó sin ninguna explicación. Lo desechó como a un perro y sabrá el diablo la cantidad de rumores que llegaron a sus oídos meses después, mismos que no creyó al principio, pero su silencio, no hizo más que reforzarlos, otorgándoles fuertes cimientos.

Su orgullo como esposo, como compañero, estaba herido, mancillado y ahora estaba ávido de sangre, de su sangre.



Dos caras de una misma moneda:
avatar
Edward Kesler
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 20
Puntos : 10
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Jordan White el Mar 26 Dic 2017, 03:25

Ella había visto redención donde el resto veía destrucción o muerte. Una de las razones por las cuales dejó todo para empezar una nueva vida a lado suyo. Desde el momento en que sus vidas se cruzaron ella admiró con ahínco la fortaleza que Edward poseía, porque su niñez había sido plagada de dolor y traición y tuvo que soportar el hecho de crecer a muy temprana edad, toda esa serie de hechos habían forjado en el hechicero un hombre de temer, pero también un hombre íntegro que trataba a como podía de sobrevivir y de abrirse paso después de todo lo que había vivido. En más de una ocasión mientras dormían estuvo al pendiente de sus pesadillas, de velar por su tranquilidad ya que despertaba sobresaltado presa de viejos demonios. Sí. Schmetterling sabía que Edward no era un ser que amara con facilidad, mucho menos que confiara, porque hasta de su sombra huía. Pero aceptó la experiencia de conocerlo y aprendió a amarle como no había hecho con nadie más.

Cuando supo que más de un grupo de inquisidores estaban tras ellos por su traición, tomó la decisión más difícil que jamás había hecho.

Había un gesto de amor detrás de ese aparente acto de cobardía que le estaba cobrando factura hoy en día, pero como ¿Cómo hacerle entender que su vida se había partido en dos cuando le abandonó? Ver como los ojos de Edward se llenaban de odio y rencor era algo con lo que simplemente la inquisidora no podía combatir, el mundo entero incluso podía estar en su contra pero no él.

No obstante trato de no perder el control y centró su atención en lo que verdaderamente importaba.

–Entiendo a la perfección que no confíes en mí. Si yo fuese diferente, ni siquiera hubiera atendido tu llamado, pero estoy aquí porque quiero arreglar las cosas–

La ira había escrito las pagina de esa historia, pero el final dependería mucho de cómo el reaccionara ante la noticia que ella tenía por contar.

–No vengo ante ti para engañarte como lo has dicho, tengo algo importante que decirte Edward–

Suspiró y evitó derrumbarse ahí mismo.

–La noche que abandoné la inquisición, muchos siguieron mi rastro, pero usé todo lo que pude y estuvo a mi alcancé para evitar que me hallaran, porque no quería inmiscuirte en toda esa situación, por eso mi insistencia en siempre cambiar de lugar ¿Recuerdas?–

Tuvo que narrar pieza por pieza para que todo encajara en lo que estaba por decir.

–Después de eso, partimos hacia Alemania…– desvió su mirada unos segundos.

–Edward, yo. Tienes que leer esto– entregó entonces un sobre, mismo que contenía mucho sobre la investigación que la organización poseía sobre él, ahí estaba todo, sus planes, el dictamen que señalaba como se exterminaría a Edward, pues era bien sabido su actuar en contra de muchos otros, le tenía en la mira y era solo una razón de muchas para asesinarle.

Su acción se vio interrumpida por lo que parecían ser voces de otros soldados ¿Acaso le había seguido hasta allá? No era posible, nadie más sabía sobre sus planes de reunirse con él.




We both know that it’s not fashionable to love me:

avatar
Jordan White
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 82
Puntos : 117
Reputación : 60
Fecha de inscripción : 18/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Edward Kesler el Mar 02 Ene 2018, 16:51

El tono de su voz parecía tan falso como ella. Su mirada, el modo de mover sus manos, todo... Más seguía de pie, firme, aunque con claras intenciones de partirle el cuello a pesar de lo que parecían sus absurdas explicaciones. Después me extendió un documento, que dudé en aceptar, más lo hice, enguantándome las manos para evitar sorpresas, conocía los métodos de la inquisición y podían envenenarte con el simple hecho de tocar un objeto.

Dentro, venían detallados, todos y cada uno de mis pasos. Fechas, lugares, nombres, notas. ¡ABSOLUTAMENTE TODO! pero lo que me había dejado anonadado, era el método de tortura que me tenían preparado y era el peor de los castigos. Así fue que supuse en ése instante, que querían un circo particular, si es que toda la información pudiera ser ficticia; recordaba haber estado en algunos lugares más no todo calzaba. Yo aún tenía mis dudas. Y más aún en lo que se refería a ella y su acto de sumisión y sacrificio, para recaudar toda la información.

—¡No puedo creerte!- en el fondo, muy dentro de mi corazón de piedra, necesitaba aferrarme a una pizca; creer que en verdad yo le importaba. Por otro lado, había tanto rencor acumulado, que me habría gustado quemar todo, con ella incluída. Escuchar sus súplicas y finalmente verle reducida a cenizas. —¿Cómo saber que lo que está aquí escrito, es verdad y no lo has inventado? - estaba nervioso, y por un instante dudé al mirarle a los ojos, parecían mostrarme la verdad, gritándome que la perdonara.

Más todo se fue al garete, cuando escuché que no estábamos solos.

—¡Sabía que no podía creer en ti! Trajiste a todo tu ejërcito para atraparme, pero no lo vas a tener tan fácil, maldita...

Guardando el documento sujeto al cinto, le tomé por la muñeca y la arrastré conmigo escaleras abajo, justo por donde había entrado. Ahí se encontraba oculta mi guía de escape, y en dado caso de que todo se complicara, la utilizaría como rehén o escudo humano.



Dos caras de una misma moneda:
avatar
Edward Kesler
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 20
Puntos : 10
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Jordan White el Sáb 24 Feb 2018, 22:32

Estaba convencida, aferrada a que todo valdría la pena la final del día. Así tenía que ser para evitar una tragedia de mayor magnitud. Era increíble como en tan poco tiempo su vida se había alterado en demasía, como aquello que amaba con fervor ahora solo pensaba en matarle. Debía ser fuerte, valerse por sí misma pero sobre todo porque ahora en sus entrañas crecía su mayor esperanza de que las cosas cambiaran. Era una tarea titánica debido a que Edward era un hombre demasiado receloso en cuanto ese tipo de temas se refería. Era verdad, ni siquiera ella misma se creería tan elaborada treta, pero la inquisición así funcionaba y por desgracia Schemetterling lo sabía perfectamente, por eso aunque arriesgaba su vida era lo único que podía hacer para expiar sus errores cometidos. Aún se sentía culpable por haber arrastrado a ese estado a su mejor amigo Samuele, no obstante confiaba en que la vida recompensaría sus años como sierva de Dios y tendría un lapso de tranquilidad nuevamente a lado del hombre que amaría siempre.

Él parecía haber accedido, aunque no en su totalidad. Sin embargo las voces le alertaron de un nuevo peligro y era un factor que no había contemplado desde un inicio. Su semblante se tornó nostálgico pues esta era la última oportunidad que tenía para redimirse con él. Maldijo en lo bajo mientras era conducida a la fuerza por Edward hasta la planta baja, entonces se toparon con quienes estaban a cargo de exterminar no solo a Edward sino a ella también, era un hecho que tarde o temprano sucedería por su traición a la Inquisición en su momento, de hecho le sorprendió que les tomara mucho tiempo reaccionar de tal modo. Miró fijamente a cada uno de los otros soldados quienes incrédulos de verle ahí permanecieron en silencio pero alertas a cualquier movimiento ajeno, ninguno sobrenatural por fortuna, Schmetterling se sintió apenas aliviada pues tenía más probabilidades de escapar. Abrumada por tal estado de shock respiró hondo y susurró un conjuro en voz baja, alrededor de la casona a temperatura descendió drásticamente y una niebla densa se concentró dentro de la habitación.

Ante el hecho uno de los soldados no puedo evitar sentirse horrorizado y descargó su arma. Apenas ella fue capaz de invocar una barrera de menor grado protegiendo solo a Edward, lacerante fue el sonido de la bala cuando alcanzó uno de los brazos de la hechicera. Para ese entonces la espesura de la niebla daba completo resguardo a ambos y aunque no estaba herida de gravedad sería más difícil sobrevivir al ataque.

–Imbécil, las instrucciones era claras, no podíamos disparar a menos que la ocasión lo ameritara, la prioridad es atraparlo a él y deshacernos de ella después de que nazca el niño–

Soltó enardecido uno de los soldados.




We both know that it’s not fashionable to love me:

avatar
Jordan White
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 82
Puntos : 117
Reputación : 60
Fecha de inscripción : 18/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.