Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Recuerdos del presente - Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Edward Kesler el Vie Abr 14, 2017 2:04 pm

Reflexionando sobre algunos pasajes de la historia que creí haber enterrado en lo más profundo de mí, permanecí quieto, sentado sobre la cubierta de aquel viejo piano - que a pesar del estado de abandono en el cuál se encontraba, se mantenía en pie, con el peso de mi cuerpo encima. Tamborileé los dedos, sobre lo que alguna vez fue una superficie lustrosa. Observé los alrededores, centrando mi atención en algunos cuadros apolillados que colgaban de las paredes que corrían con la misma suerte. Las cortinas roídas, el hermoso y grande candil que colgaba del techo que amenazaba con desplomarse en cualquier momento, meciéndose ligeramente con el aire que se colaba por alguna de las tantas ventanas abiertas del tercer piso, que es donde yo me encontraba.

En verdad había sido una magnífica mansión en tiempos gloriosos. Ahora no era más que un montón de madera podrida, muebles inservibles con un acentuado olor a humedad y moho. Nada en la vida duraba para siempre, todo tenía un principio y un final, y para finales apresurados y planeados es que estaba ahí, a la espera de esa mujer. Habíamos quedado en esa zona de la ciudad, para no ser molestados. Revisé mi reloj de bolsillo, percatándome de que estaba a cinco minutos de cumplirse la hora de la cita. Esperaba que llegara puntual porque de lo contrario, se sumaría un grano más a mi montaña de arena del resentimiento.

Alcé las solapas de mi gabardina negra hacia arriba para cubrirme del frío en la base del cuello, froté mis manos, que aunque enguantadas, podía sentir mis dedos engarrotados. Una propiedad abandonada, guarda mucho frío y muchas sorpresas en su interior. Finalmente después de no más allá de cinco minutos, escuché pasos en la parte baja. Era ella, su modo de caminar podría reconocerlo en cualquier parte. Al fin nos veríamos las caras luego de muchos años.

-Llegaste - dije en tono sombrío, luego de verla traspasar por el marco de la roída puerta. No me moví de mi lugar, ¿para que? Las formalidades no iban conmigo. No estábamos ahí en una cita romántica. Sino simplemente me debía una explicación, y no iba a irme de ahí sin satisfacer mi hambre de conocimiento.

Apenas la vi cruzar el salón hacia donde yo me encontraba, sentí como la furia iba recorriendo mi cuerpo.



Dos caras de una misma moneda:
avatar
Edward Kesler
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Schmetterling el Miér Abr 19, 2017 8:49 pm

Su mundo había dado un giro de 360 grados cuando su madre murió. Incluso después de todo el daño que le había hecho al señalarle como monstruo Schmetterling nunca le odió, después de eso sobrevino el primer avistamiento de sus poderes, su primera marca como una asesina y entonces huyó. Magdalene habría fungido como una madre amorosa, una amiga y una mentora para una joven e inexperta inquisidora. Solo a lado de ella comprendió que aquellos dotes habían sido otorgados por una razón y solo bajo ciertas circunstancias debían ser utilizados, siendo ella solo un conducto de los designios divinos. Muchas otras pruebas sobrevinieron a través de los años, incluso cuando Magdalene murió supo manejar la situación lo mejor posible en aras de mostrar una devoción profunda hacia la organización.

No obstante también en Schemtterling ya se había sembrado la idea de algún día conocer a alguien con quien compartir esa melancolía. Y de ese modo Edward llegó a su vida, en el momento menos inesperado y cuando más sola se sentía. Poco a poco la convivencia le mostró el lado oscuro de ese ángel. Como ella, poseía marcas y un pasado turbulento en exceso, en su intento por querer sanar esas cicatrices mancilladas de muerte solo le quedó una opción. Huir para no tener que asesinarle después. Edward ya había dejado mucho tiempo atrás su lado misericordioso y poco pudo hacer para salvarle de aquel infierno que seguro le condenaría tarde o temprano por sus actos. Estaba consciente también que si la organización le descubría sería tachada de traidora y en algún momento tendría que hacer lo propio para que el ciclo de supervivencia prosiguiera su curso.

Era por eso que una gran turbulencia invadió su mente. Llegó a dudar por unos instantes de la autenticidad de la carta a pesar que esta tenía el sello distintivo de él. Se encontraba recopilando información en la Biblioteca. La mayoría de los inquisidores de alto rango se encontraban fuera de la ciudad y seguramente nadie notaría su ausencia por un par de horas. Durante sus sueños ya había vaticinado aquel encuentro, era arriesgado aunque no quedaban muchas alternativas. Las instrucciones eran claras debía dirigirse sola hacia la zona residencial de la capital si de algo estaba segura era sobre las posibilidades de enfrentarle nuevamente, ella estaría dispuesta a todo con tal de no verse enfrascada en una situación como esa.

Habían pasado tiempo desde su llegada a la capital nuevamente, siendo siempre ese encuentro una constante en su mente y sin embargo la mejor forma de sanar viejas heridas era enfrentando a aquello que más temía. Cuando se adentró en la mansión pudo notar claramente su aura, aquel monstruo de oscuridad que siempre le había rodeado y del cual ella poco conocía. Subió las escaleras y cuando se halló bajo el umbral de la puerta se sintió morir. Estaba ahí de pie, con esa fachada impenetrable y una mirada inquisitiva que le recorría de pies a cabeza.

–Edward… –

Quitó el velo de su rostro y le miró fijamente, su mundo se colapsó y se detuvo por completo aunque solo habían pasado un par de segundos.



a heart afraid of breaking:
avatar
Schmetterling
Condenado/Hechicero/Clase Alta
Condenado/Hechicero/Clase Alta

Mensajes : 67
Puntos : 98
Reputación : 53
Fecha de inscripción : 18/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Edward Kesler el Dom Mayo 14, 2017 10:20 pm

Mi mandibula se tensó y por un breve instante, la sangre en mi cuerpo pareció entrar en ebullición al momento en el que ella quitó el velo de su rostro. No había cambiado nada, seguía siendo la misma. Bella, perfecta, hetérea, elegante, toda una mujer. Pero infiel. Éste ultimo recuerdo, me dio el valor suficiente para no dar marcha atrás.

-Llegas tarde y creo que, éste no es el lugar indicado para continuar con ésta charla que se ha pospuesto por años.

Sin ningún ápice de remordimiento, atravesé la estancia, sujetándole por el brazo y le llevé a prisa por todo el corredor que separaba la estancia de lo que en buenos años había sido la sala principal. Sólo podían escucharse los pasos largos de el, y los cortos y apurados de ella, cruzando el salón, hasta llegar cerca de las escaleras, donde había un diván, ligeramente aceptable. Ahí le hice sentar, por medio de un brusco movimiento.

Una vez que aquel maldito sillón, dejó de echar polvo, respiré hondo y le miré a los ojos directamente, casi al grado de penetrar subalma con éste simple hecho. Luego observé discretamente todos los lugares de ése minúsculo sitio. Yo era un tipo muy desconfiado:

-No he de disculparme por mi comportamiento, pero estoy seguro de que nuestra charla estaba siendo escuchada por otras personas. Y... Hablar de cosas de nuestro pasado, no es un tema que me guste compartir con cualquier persona. Hay una realidad aquí, y la verdad es que ya no te conozco lo suficiente, y tu a mí tampoco. Antes de proseguir, necesito constatar que eres digna de confianza, y que no eres una vulgar espía más de la inquisición.

Para éste punto, me en encontraba de mal humor. Esperaba que ella me diera una respuesta convincente, de lo contrario, aquello acabaría muy mal. Mucho peor que la última vez que se habían visto. Esperaba que ella lo recordara y escupiera esas palabras que estaba esperando.

-Espero que hayas respetado nuestro pacto y hayas venido completamente sola, de lo contrario, ésta reunión acabará bañada en sangre y no será la mía, puedes aceptarlo.

Era capaz de abrirle en canal ahí mismo, sin ningún ápice de remordimiento. Era tal el odio que sentía por ella, que había imaginado una y mil maneras de torturarla abla primera oportunidad.



Dos caras de una misma moneda:
avatar
Edward Kesler
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Schmetterling el Mar Jul 11, 2017 7:39 pm

En realidad no tenía garantía alguna de que algo positivo fuese a suceder después del encuentro que tanto temía fuese a suceder. Ella estaba completamente segura de que sus intenciones habían sido del todo buenas, amaba a Edward con toda su alma, cambió muchas cosas en ella misma, incluso le había dado la espalda a la organización que le cobijo cuando nadie más lo había hecho. La noche que ella puso un pie fuera de la inquisición sintió que nada más importaba, salvo el hecho de estar junto al hombre que juró amar y proteger hasta el fin de los tiempos. No obstante ¿Cómo podía comprobar todo aquello? ¿Cómo lo convencería de que alejarse de él había sido en pos de no causarle un daño mayor?  Se hallaba indefensa ante sus ojos, los mismos orbes cristalinos a través de los que vio a un ser solitario y dolido, también en ellos encontró amor y un deseo de vivir en paz alejado de aquel pasado tormentoso. Poco de ese panorama quedaba hoy en pie, pues esa mirada hoy ardía en furia y venganza, atravesándole al mínimo movimiento.

Sabine hubiese querido que las cosas fueran distintas, explicarle aquel mal entendido, la verdadera razón por la cual huyo dejándole con tantos cuestionamientos al aire. Se quedó sin habla cuando él se aproximó a ella, no sentía temor alguno, ahora ya no. Sintió el tirón violento de su parte y si hubiese querido incluso le podría haberte roto el brazo y sin embargo a ella poco le hubiese importado, su cuerpo cayó de golpe sobre el mueble lleno de polvo. Ella sostuvo la mirada inquisitiva y suspiró cuando esa innombrable fuerza oscura que provenía del cuerpo de él le invadió con fuerza, inició su discurso. No se necesitaba ser un hechicero o poseer cualquier otro don para saber que ninguna explicación bastaría para demostrarle lo contrario, así que aguardó a que él terminara y entonces quizás podría demostrarle que todo aquello había sido por una razón, una de mucho mayor peso que cualquier otra. Cerró ligeramente los ojos para poder asegurarse que nadie más se hallaba fuera de la mansión en ruinas. Estaba en lo correcto, solos se encontraban ahora.

–No tienes por qué hacerlo sería ir en contra de quien siempre has demostrado ser. Si hay algo que siempre he admirado de ti, es decir las cosas como son– se puso de pie –El tiempo ha pasado, ciertamente ya no somos los mismos de hace un par de años y aunque te niegues a creerlo o a pensar que yo soy la misma en esencia, puedo demostrártelo–

Estaba decidida a comprobarle que él estaba equivocado en algunas cosas, el factor sorpresa seguía siendo el carácter volátil y explosivo de Edward, pero, estaba consciente de que tampoco iba a morir aquella noche, no al menos sin antes mostrarle sus pruebas. Levanto las manos y sonrió apenas, una línea amarga en sus labios, apenas visible.

–Me aparte de tu lado no por los motivos que crees, existe algo más que tengo que confesarte y espero que me des la oportunidad de demostrártelo. Conocías parte de mis orígenes, así como yo conocía parte de los tuyos, no obstante las historias no suelen ser siempre como son contadas–

Anhelaba realmente que él aceptara esa tregua momentánea, pues no contaba con ninguna otra arma que su propia verdad.



a heart afraid of breaking:
avatar
Schmetterling
Condenado/Hechicero/Clase Alta
Condenado/Hechicero/Clase Alta

Mensajes : 67
Puntos : 98
Reputación : 53
Fecha de inscripción : 18/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos del presente - Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.