Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA HUMAN HUNTING - PARTICIPAN ALICE D. DEFORT Y MEFISTO TEMPORIS - PARTICIPAN ELORA PAINE Y HÖOR CANNIF UNITED WE STAND, DIVIDED WE FALL - PARTICIPAN AXEL BLACKMORE, XARYNE ACKERMAN, GAEL LUTZ, ELORA PAINE THE HAUNTING - PARTICIPAN PIERO D'PÁRAMO & DOMINIQUE DE BRICASSART EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 09/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




rosas y pensamientos - libre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

rosas y pensamientos - libre

Mensaje por Lenya Bleier el Vie Abr 21, 2017 8:45 am

Había despertado temprano aquella mañana, sus días en París, eran tan diferentes a sus días en Alemania, que necesitaba ir acostumbrándose a ésa sociedad tan diferente a la suya. Mas si en algo se parecían, era en la admiración que sentían por las flores, cada ciudad, poseía magnifico jardines botánicos, esos lugares en los que podían encontrar paz y serenidad, todo ciudadano, fuera de la clase social que fuera.

Luego de haber desayunado y elegido un vestido acorde a la ocasión, un elegante y a la vez cómodo conjunto de dos piezas, con falda ancha, que le permitía moverse con libertad, decidió que lo mejor sería ir a caballo, por un instante pensó en utilizar el carruaje, pero hacía mucho tiempo que no montaba y temía que al casarse, su esposo no estuviera de acuerdo que una mujer anduviera a caballo o se desplazara con mayor libertad, sin necesidad de los entrometidos cocheros, todos esos pensamientos y conjeturas, la llevaron a querer disfrutar de la experiencia de sentirse independiente, por las dudas, su esposo le negara esos pequeños placeres. No pudo dejar de pensar en cuantas cosas no sabía de su futuro marido, cuanta incertidumbre le provocaba esa unión.  Pero al contemplarse en el espejo, sus pensamientos volaron a la noche del compromiso, cuando en la biblioteca, Ivan, le dio el primer beso de su vida. Tembló al recordarlo, tanto o mas que en ese momento, y al igual que entonces, su piel se cubrió de rubor, cohibida por la vergüenza que le provocara ese momento.

Tras despedirse de sus padres, tomó una de las yeguas que había en los establos y se dirigió sin prisa al jardín botánico. Aunque el camino le pareció un poco extenso, no tardó demasiado en encontrar la entrada principal y los establos donde poder dejar a resguardo su montura. No pudo dejar de sonreír, al ver que algunas damas la observaban con asombro, pues aunque ésta era una sociedad mas liberal, seguían pretendiendo que las mujeres fueran mucho mas dependiente de los hombres y eso era algo que Lenya comenzaba a odiar, solo esperaba que su esposo fuera un hombre mucho mas comprensivo y abierto que la mayoría de los parisinos.

parecía que aquél sería un hermoso día, ideal para correr ese jardín y disfrutar una mañana entre rosas y pensamientos.



Antigüedad :

A veces, a tu lado, me siento perdida...:

avatar
Lenya Bleier
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 52
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 28/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: rosas y pensamientos - libre

Mensaje por Eden Enqvist el Vie Abr 21, 2017 6:59 pm

Necesitaba despejar la mente, alejarse de la asfixiante atmósfera parisina. El veleidoso gentío que desfilaba por la ciudad y sus intrigas, convertían en imposible que el licántropo pudiera alcanzar el relativo equilibrio mental que tanto ansiaba. Por ello, bombín en testa, chaleco al torso, violín a la espalda, y apolillado libro en mano, se encaminó a una de las muchas zonas que todavía no había tenido la oportunidad de recorrer durante su estancia en París, el jardín botánico.

Un agradable sol primaveral resplandecía en los cielos. Silencio, paz y naturaleza... Eden tuvo la certeza, con tan solo poner sus pies en el interior del jardín, que aquel sería uno de sus lugares preferidos de la ciudad. No era de extrañar que alguien como él, con una maldita bestia salvaje encerrada en su interior, se sintiera atraído por la vegetación y la naturaleza. De algún modo, podía sentir que Mardröm, aunque estaba dormido, se veía abrazado por una súbita e inesperada paz. Se hallaba en su entorno, en un ambiente adecuado para poder liberar su faceta animal. Eden sabía que no podía permitir que ocurriera, mas sintió un inusitado alivio. Como si hubiera acudido al lugar en el que debía estar.

Cada rincón, cada esquina, reservaba una sorpresa. Aquel lugar era un abigarrado compendio de plantas de diversas partes del mundo, a cada cual más exótica y bella. Suponía un incoercible estímulo para los sentidos, una maravillosa mezcla de vida y color. Le costaba admitirlo, pero se sentía cómodo, se sentía... Bien. Eden paseó un rato en el interior del adoquinado jardín hasta que halló un lugar propicio para tomar asiento y leer su libro. Era una ajada edición de “El banquete” de Platón, escrita en sueco, una de sus obras preferidas, y más preciadas. Inspirado por el entorno, el licántropo buscó algunos de sus fragmentos preferidos de la obra, aquellos en los que, cada uno de los concurrentes, compartía su visión acerca del amor. Aquella era una de sus obsesiones, pues su corazón nunca se había visto desbordado por un sentimiento como aquel, y si alguna vez pudo ocurrir, su memoria no era capaz de remedarlo. Su dilatado cautiverio bajo el dominio mental del brujo, anuló cualquier tipo de emoción positiva que Eden pudiera sentir. Tan solo, en aquellos ratos en los que lady Thillia lo visitaba y le llevaba un texto, podía fabular, ensoñar, con aquello que a él se le había negado.

Hojeó el libro de forma distraída, después lo cerró con cuidado y lo depositó a su lado. Un suspiro surgió de lo más profundo de su ser: “Con lo que Mardröm ha hecho... No, con lo que yo he hecho, con las atrocidades que he cometido, plantearme siquiera la posibilidad de merecer el afecto de otra existencia es despreciable -se dijo, alicaído- Ambiciono encontrar a mi madre, por quizás entrever en su mirada algún tipo de emoción que me haga creer que no soy el monstruo que sembró el terror por toda Escandinavia, pero... ¿Y si estoy yerrado? ¿Y si realmente no fue obra de la manipulación de Akvasgard...? ¿Y si fui yo el que...?”

Aquella idea le mortificaba. Siempre quiso pensar que su lobo, Mardröm, era una identidad ajena a él mismo, mas no podía evitar sentir que aquel monstruo no habitaba en su interior, sino que era el terrible grado de perversión al que la maldición había reducido todo su existir. Un indócil temblor se apoderó de sus manos. Alzó la mirada. No podía escapar, no podía huir de lo que era. Y aquello resultaba desolador.

Empero, una imagen quebró el cariz de sus turbadores pensamientos. Una joven de áureos cabellos, paseaba por el jardín. El sol bañaba su hermoso rostro como dotándola de un nimbo celestial, ajeno a aquella emponzoñada realidad. Pudo sentir su inocencia, su incólume naturaleza, de una forma cruel, desgarradora. Entonces, sus ojos se cruzaron con los suyos, y Eden, avergonzado, no pudo más que esconder la mirada tras su bombín, avergonzado. Arrepentido por haber cometido el oprobio de atreverse a contemplar a una joven como las muchas que había mutilado, desmembrado y asesinado en su forma lupina.

“No eres más que un nefando monstruo, Eden. ¿Qué derecho tienes? ¡Qué derecho! -se gritó a sí mismo, devastado por su lamentable realidad”.


"Juega, ríe, sonríe.
Llora, teme, miente.
Mardröm, llega.
Mardröm, adviene.
...Corre."
Canción popular del pueblo escandinavo de Nitt.
avatar
Eden Enqvist
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 15
Puntos : 6
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 17/04/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.