Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS. THE MEANING OF LIFE - PARTICIPAN MIKLÓS L. DEGRASSO Y DOMINIC CUSTLER. THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS.



Espacios libres: 19/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Red Full Moon ~ Privado [+18]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Mar Abr 25, 2017 8:18 pm

Habían pasado un par de días desde que Assur me había pedido buscar una casa donde establecernos y dejar de una vez aquel hotel al que, sin ser huésped, acudía bastantes noches donde me quedaba hasta que el sol se escondiera de nuevo y la luna brillara en el firmamento. Ya le había dicho que a mí me daba exactamente igual el lugar de residencia, cómo fuera o dónde estuviera siempre y cuando él entrara en el pack, y lo único que me había pedido era que tuviera mazmorra. Sonreí de lado sin poder evitarlo ante aquel pensamiento, sabía para qué quería una mazmorra aunque no me lo dijera pero tampoco hacía falta.

Habíamos visto ya un par y recientemente había encontrado una que seguramente fuera la que más le gustara al vampiro porque esta sí que tenía las condiciones que él pedía y por eso mismo le había pedido que acudiera cuando el sol cayera en aquel lugar para que la viera porque sabía que al final se quedaría con esa, no tenía demasiadas dudas al respecto. No estaba justamente en el centro de la ciudad, sino que un poco más tirando hacia las afueras donde estaban el resto de las mansiones, y sabiendo lo que a ese vampiro le gustaba tener todo controlado le gustaría la idea de que no mucha gente pasaba por allí. La mansión era enorme aunque quizás para él no lo fuera tanto ya que vivía en un castillo, pero para mí que no estaba acostumbrada a residencias tan grandes la veía innecesariamente enorme.

Aunque no era precisamente eso lo que más me preocupaba en esos momentos, sabía que íbamos a salir de caza más tarde en ver la mansión y quizás eso me ayudara a distraerme bastante pero… tenía que decírselo a Assur, no quería que volviera a pasar como con lo del consejo aunque esto no fuera tan grave como lo anterior. Sabía que se enfadaría si no se lo decía y al fin y al cabo acabaría por enterarse, así que se lo diría y así no tendría ningún tipo de secreto con él. Sabía lo que haría el vampiro si este se enteraba de que mí Sire había vuelto de nuevo a dar señales, aunque el encuentro había sido algo… frío, porque sabía que en algún momento iba a acercarse, hubo algo que me dejó un poco preocupada y debía de ponerme a investigar qué era lo que estaba tramando. Por supuesto sabía que estaba con el vampiro y eso no le había hecho gracia alguna, según él, él me creó y debía de ser con él con quien estuviera… algo que no iba a aceptar en absoluto.

Mordí mí labio mirando hacia la mansión que se extendía ante mí vista tras la verja esperando a que el vampiro llegara cuando sentí su presencia acercándose, era ya inconfundible no saber que era él, y me giré en su dirección observando cómo se acercaba con una sonrisa ladeada en los labios. ¿Habría alguna vez un día que el vampiro no fuera bien conjuntado y vestido? Desde que lo conocí la primera vez no había ni un solo día que no fuera perfectamente arreglado, y conforme cambiaba el mundo y avanzaba así lo hacía él también en la forma de vestir. Aquel traje le quedaba con un guante y sabía que era hecho a medida, resaltando el negro con el color de su piel y la camisa del color que hacía juego con sus ojos. Me mordí el labio de nuevo mientras él acortaba la distancia que nos separaba y al tenerlo justo delante llevé una de mis manos a su nuca dejando un beso en sus labios como saludo.


-Buenas noches, mí querido demonio –murmuré sobre sus labios observando sus ojos con una sonrisa- Vas muy guapo, ¿tienes una cita con alguien? –Pregunté con un deje de diversión dejando la otra mano en su pecho- Ya pensaba que me ibas a dar plantón –ladeé un poco el rostro y le arreglé las solapas del abrigo que llevaba- He encontrado la casa perfecta que estabas buscando… bueno, no es para nada una casa pero creo que es lo que tenías en mente. Y sí, antes de que preguntes nada esta sí tiene mazmorra para que me puedas castigar cuando sea mala o… para que te castigue yo a ti –mí dedo recorrió su cuello y reí entre dientes. Lo mejor sería que la viera y que decidiera si la quería o no, como ya había dicho a mí me era exactamente igual- pero antes de entrar a verla, Assur –mis ojos se quedaron fijos en los suyos- hay algo que debo contarte –mejor que se enterara por mí ahora y no que se enterara más tarde y pensara cosas que no eran en absoluto. Sabía que no le iba a gustar para nada y que de encontrárselo lo mataría… pero algo me decía que había algo más tras todo aquello que debía de averiguar primero.


Última edición por Sunshine Denveraux el Lun Mayo 15, 2017 7:18 pm, editado 1 vez




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 243
Puntos : 228
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Jue Abr 27, 2017 1:30 pm

Desde lo acontecido en el hotel, aquella noche en que lo destruí todo incluso a ella y que aun no sabia como conseguimos recomponer. Sun y yo habíamos estado mas cercanos el uno con el otro.
Yo en un intento de redimirme por la bestia que deje que actuara contra su piel al sentirme traicionado sin razón, ella porque parecía dispuesta a enfrentar mis miedos, mis debilidades y mis sin razones y convertir esto en algo que funcionara para los dos.
Era valiente, luchaba y sabia que era la mujer adecuada justo por ese ímpetu salvaje que tenia al tratar de arreglarme, lo que no se daba cuenta es que era un monstruo roto por el paso de un tiempo que deja huella en nosotros.
Demasiado visto, demasiado vivido y poco a poco te conviertes en un ser frio, nada te afecta, dejas de sentir, no había resquicios de humanidad en mi hasta que Hania y ella entraron en mi vida.
Ambas sentenciadas a convivir con una bestia que intentaba con todas sus fuerzas ser contenida por el hombre de traje y corbata.

El carruaje se detuvo, me apeé de él recorriendo con mi mirada la verja negra que daba paso a una enorme mansión que tenia muy buena pinta.
Ladeé la sonrisa caminando hacia la preciosa mujer de cabellos azabache que me esperaba con un vestido rojo cubierto por una gabardina negra ajustada con un cinturón.
Orillé mi cuerpo al ajeno, mis ojos se perdieron en esa boca color rojo sangre que entreabría dispuesta a cogerme. Su mano en mi nuca atrayéndome con deseo hasta que colisionamos en un beso húmedo, largo y necesitado.
Ladeé mi sonrisa contra su boca al escuchar como me llamaba.
-Buenas noches mi reina -saludé del mismo modo.

Su mano se deslizo por mi pecho, tire de su labio inferior, limpiándome después con el dorso de la mano el pintalabios que había quedado marcado en los míos.
-He quedado con una mujer preciosa, me iba a invitar a cenar y creo que después pensaba enseñarme las mazmorras de la mansión que he comprado para los dos.
Vi como abría los ojos como platos cuando de mi mano salio un llavero que puse frente a sus ojos.
-Siempre voy un paso por delante mi reina -aseguré esperando que lo cogiera.
-La mansión esta a tu nombre, es tuya, espero que me permitas vivir en ella -bromeé atajando la distancia que nos separaba.
Mi hombría contra su vientre, su cuerpo contra la reja y un jadeo insaciable contra su cuello al sentir como la sangre corría desaforada por sus venas.

Enarqué una ceja al escucharla decir que tenia algo que contarme, veía cierto atisbo de preocupación en ella, esperaba que el consejo no tuviera nada que ver en esto.
Deseaba una noche para nosotros, sin que nada se metiera en nuestro camino por unas horas, pero al parecer los problemas nos perseguían.
Me separé ligeramente centrando mi mirada en sus pardos .
-¿dime? ¿que mierda pasa? -pregunté con la respiración entrecortada por el deseo que su cuerpo me provocaba.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 216
Puntos : 218
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Vie Abr 28, 2017 6:59 pm

Observé la mansión que se alzaba majestuosa a mí costado mientras esperaba a aquel vampiro que era mí perdición para comenzar una noche que iba a estar plagada de recuerdos, recuerdos pasados de una vida donde ninguno de los dos jamás pensó que llegaríamos a tal punto como estábamos ahora. Íbamos a salir de caza para rememorar esos tiempos, y solo de caza como ya le había dejado en claro aquella noche en el hotel porque antiguamente hacíamos mucho más que solamente cazar. Se suponía que iba a ser una noche sin ningún problema y es lo que esperaba que pasara, pero debía de comentarle cierto asunto antes de que pensara que quería ocultárselo y otra cosa peor, ya había aprendido la lección con lo del consejo y no se volvería a repetir.

Lo observé acercándose con ese porte y la clase que tenía y me mordí el labio mientras acortaba la distancia y al llegar frente a mi sus labios capturaron los míos tras el peculiar saludo que me hizo sonreír de lado. Sus dientes tiraron de mí labio inferior y lo vi quitarse los restos de carmín que quedaban en sus labios, mis dedos se alzaron para ayudarle a quitar aquello que se le había quedado y miré la mansión antes de decirle que seguramente le gustara porque cumplía con todos los requisitos que él quería, incluso el tener una mazmorra.



-Déjate el carmín, te queda bien –comenté con un deje divertido y ladeé un poco mí rostro escuchando sus palabras, haciendo que riera entre dientes al decirme que había quedado con una mujer que esperaba que le invitara a cenar y que luego… ¿qué luego qué? Lo miré enarcando una ceja por sus palabras hasta que ante mis ojos de una de sus manos un llavero, un llavero que me hizo abrir los ojos al comprender que se trataba de la misma mansión que yo pretendía enseñarle más tarde y que por el contrario él ya había comprado. Lo miré cogiendo la llave aún sorprendida por aquello sin esperármelo para nada y lo miré confundida- Pero… ¿cuándo…? –Él decía que siempre iba un paso por delante y sí, tenía que concederle aquello porque se había adelante a mis movimientos como casi siempre hacía y había comprado la mansión. ¿Sabría que quería enseñársela? Seguramente cuando lo cité allí sabría de sobras que era porque quería enseñársela, y no me había dicho nada para darme una sorpresa- Por eso eres el rey –alegué cogiendo la llave con fuerza en mí mano- así que ya sabías que quería enseñarte la mansión cuando te he citado aquí, ¿verdad? –Lo miré sonriendo de lado negando levemente con la cabeza- ¿Desde cuándo la tienes comprada, pequeño demonio? –Pregunté escuchando que estaba a mí nombre y que era mía, lo miré entreabriendo los labios ligeramente por aquella información- Assur… de verdad que no era necesario ponerla a mí nombre, pero intentaré hacerte un hueco –comenté con diversión antes de que acortara la distancia pegando mí espalda a la verja, su rostro en mí cuello mandando escalofríos mostrándome lo excitado que estaba en ese momento. Pero debía de decirle porque quizás él podría ayudarme, de hecho era el único que más veía que me podía ayudar.

Se separó sin muchas ganas por mis palabras y sabía que quizás no le iba a gustar lo que iba a decirle pero algo me decía que mí Sire no había vuelto con buenas intenciones, quizás ya no para conmigo porque parecía que se había dado por vencido, pero sabía de lo que era capaz y no iba a dejar que sus palabras llegaran a cumplirse, porque más bien me sonaba todo como a una particular venganza ya que no me había podido quedar bajo su ala por toda la eternidad como él quería, ya destrozó una vida y no dejaría que lo hiciera de nuevo y mí intuición pocas veces fallaba. Lo miré a los ojos y lancé un suspiro recorriendo su pecho con mis manos todavía apoyada contra la verja.


-Anoche mí Sire apareció de nuevo
–seis palabras que no iban a gustarle en absoluto, no hacía falta ser advino para darme cuenta de ese detalle y con solo ver sus ojos estaba más que claro que no, no le habían gustado en absoluto- Sé que estabas ocupado con otros asuntos, salí para alimentarme y… me lo encontré. Sé que muchas veces ha estado cerca como si me quisiera tener observada y vigilada, pero siempre mantiene una distancia prudente y no termina de acercarse, anoche no lo hizo. No pasó nada, ni siquiera me llegó a tocar –aclaré antes de que pensara otra cosa parecida subiendo una de mis manos a su nuca, dejándola allí- Sabe que estoy contigo, de algún modo lo sabe y creo que no le ha gustado para nada… pero dijo que no venía a por mí –hice una leve pausa y me mordí el labio- creo que está tramando algo, y nada bueno. Ha encontrado algo y sé que tiene algo preparado porque sino no se habría acercado para decírmelo, no son de los que se tiran un farol porque sabe que lo iba a descubrir –lancé un suspiro en los que mis ojos buscaron los suyos- dijo algo de mí “estirpe” y “alguien como yo” –eso era lo que más extraño me había parecido y lo que debía averiguar. Mis dedos acariciaron los suyos antes de alzar la vista de nuevo a él- siento empañar así la noche empezando con esto pero quería que lo supieras, no quiero que pienses que tengo algún tipo de secreto para contigo. Algo me dice que quiere hacerme daño indirectamente y vengarse por abandonarlo, y ha encontrado el modo de hacerlo.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 243
Puntos : 228
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Sáb Abr 29, 2017 10:59 am

Mi cuerpo se tensó contra el suyo, distancia interpuesta por unas palabras que de sobra ella sabia que no me hacían gracia, sus manos desfilando por mi cuerpo trataban sin éxito de templar a la bestia cuyos ojos se trasformaron en un burdo tono burdeos.
Dejé escapar el aire contra su boca, como si ese gesto me ayudara de una manera u otra a guardar silencio y dejarla acabar su explicación.
Aunque fue cuando dijo que se habían encontrado cuando no pude mas, dí un puñetazo a la pared hundiendo mi puño hasta encontrar el ladrillo. Cemento que cayo al suelo, polvareda sobre esta y una grita que desdibujo el muro.
-Te lo arreglaré -sentencié hundiendo mi mirada en sus pardos.
Ahora la casa le pertenecía y había estropeado la fachada preso de la rabia.

Ese inmortal había osado sabiendo que estaba conmigo acercarse a ella lo suficiente como para poder mirarla, hablarle y asustarla, si por mi fuera en estos momentos me iría de caza y no precisamente para alimentarme si no para despellejarlo vivo frente a los ojos de la mujer que me miraba viendo en mi a la bestia salir.
-¿dime que me impide desmembrarlo en estos momentos? -le pregunté esperando que me diera una razón mas allá del sentimentalismo que todo chiquillo tiene por su sire.

Había dicho que tenia que investigar, que sabia que su intención era hacerla daño por medio de algo o alguien, mas por ende mi principal misión era evitar que eso sucediese, teníamos un contrato, uno en el que ella era mía y yo suyo y ese hombre sobraba en la ecuación lo mirara por donde lo mirara.
Se abrazó a mi, creo que tenia mas miedo de lo que yo pudiera hacer que del loco del que la convirtió y quizás tuviera la razón, estaba fuera de mi.

Acarició mis dedos enredando los suyos en ellos, entendía que quería calmarme, quizás necesitaba descubrir que había tras aquella revelación sobre su estirpe, algo que nunca haría si yo descuartizaba a ese hombre hoy mismo.
-me calmaré -prometí entre dientes -pero juro que si te pone un solo dedo encima no tendré piedad con él, le arrancaré la piel a tiras, las uñas, lo quemaré y cuando ya no aguante mas dolor continuaré . Eres mía y eso espero que se le marque a fuego en su piel.

Deslicé mi dedo por su gélida mejilla, mi mano rodeó su cintura orillandola hacia mi posición, no quería que la noche quedara empañada por un hombre que no tenia poder para dañarla, no si estaba en su sano juicio.
-He pensado mi reina que podíamos ir al cabaret, una noche para los dos, distinta, excitante. Aunque si crees que la caza por el puerto o cualquier callejón puede superar mi oferta estoy dispuesto a dejarme sorprender -aseguré rozando con mi aliento el ajeno antes de tomar su boca con suavidad deleitándome en cada roce de su lengua.
-He comprado la casa nada mas me has dado la dirección para citarme en el lugar. Sabia que si me la querías enseñar es porque te había gustado, quizás podamos acabar la noche en las mazmorras, tu, yo, chapang y...-ladeé la sonrisa con cierta picardia -los grilletes y demás.

Ladeé la cabeza al sentir como su preocupación quedaba reflejada en su perfecto rostro, habíamos estado tanto tiempo jugando al rato y al gato que podía casi comprender cada mirada de mi presa.
-Te prometo que no dejaré que nada pueda hacerte daño, ni siquiera yo.
Volví a buscarla con cierta necesidad, me costaba mucho entender como funcionaba una relación, para mi, un obseso del control que necesitaba tener cada movimiento premeditado como en una partida de ajedrez esto era un salto al vació sin red.
No sabia como expresar lo que sentía, ni siquiera explicarlo ,era complicado para mi amar y mas todavía entender como podía ser amado.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 216
Puntos : 218
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Mayo 01, 2017 2:04 am

El momento clave para confirmar que no le habían gustado mis palabras era la evidencia de su puñetazo que había dado contra  la pared de aquella verja, mis ojos se fijaron en el boquete que había hecho con la fuerza del impacto, el ruido de los ladrillos rompiéndose y cayendo al suelo, la polvareda que levantó y luego la grieta que había dejado como marca de la furia que había sentido. Pero, ¿me callaba y dejaba que lo descubriera? No iba a jugar de nuevo a esa carta y aunque no me gustaba tener que empezar así la noche aquello era necesario. Su mirada, burdeos que denotaba el enorme enfado y cabreo que llevaba en ese momento, subió hasta la mía alegando un “te lo arreglaré” como si me importara el aspecto de la fachada de aquel muro, en realidad me preocupaba más que él que cualquier otra cosa.

Pero no paré, ya que había empezado debía de contarle todo lo que sabía hasta el momento, hasta que me pusiera a investigar por qué aparecía ahora, por qué se acercaba y por qué me había dicho aquellas palabras. Sabía que pretendía y buscaba hacerme daño con lo que tuviera en mente y debía de saber qué era para estar preparada. Y si se lo contaba no era porque buscara su ayuda, si la necesitaba sabía que él lo haría sin siquiera pensarlo, pero había cosas que tenía que hacer por mí misma aunque ahora que él estaba al tanto era consciente de que no me iba a dejar totalmente sola en ese tema, porque seguramente, no se fiaba de él y porque no quería que se acercara.

Me preguntó qué le impedía ir y matarlo como expresaba en ese momento, y conociendo a Assur, lo haría. No ponía en duda ni una sola de las palabras que salieron de sus labios ni de la veracidad de estas. Lo torturaría con placer y luego acabaría con su vida hasta que este no pudiera soportar más dolor, no era la primera vez que me lo decía, ya estaba avisada desde tiempo. Mi mirada bajó hasta sus labios unos segundos en los que pensé que decirle, estaba claro que no albergaba un sentimiento positivo hacia el que fue mí creador, puesto que siempre me había alejado de él, tan solo era quien me había dado esa vida, lejos de lo que cualquier otro vástago pudiera sentir por su Sire.


-El que necesito saber qué es lo que intenta hacer, y si es hacer daño a alguien de mí familia aunque esta esté perdida en el tiempo, o yo la haya perdido hace ya tantos siglos… no pienso permitirlo. Ya devastó a toda mi familia aniquilándolos, dejándome a mí con vida para que viera la masacre que hizo con ellos y que es en parte por lo que me fui también de su lado. No pienso dejar que repita la misma historia si es lo que quiere, es lo único motivo que hay y que tengo para darte –y esperaba que pudiera entenderlo y que no fuera a por él, no ahora al menos, necesitaba saber más y llegado el momento entonces tomar cartas en el asunto. Acorté la distancia que nos separaba y mis brazos envolvieron su espalda dejando mi nariz contra su cuello, ya sabía el momento en el que esa bestia que decía que tenía en su interior comenzaba a salir, y no era precisamente eso lo que quería. Le había informado, ya no había más que hablar sobre el asunto. Si decidía ir a por él en ese preciso momento nada le pararía, ni siquiera yo. Mis dedos bajaron hasta enredarse con los suyos, mi nariz acariciaba su cuello en un intento por contener a la bestia que quería salir. Asentí a sus palabras dichas más bien para que supiera que, sin gustarle, se quedaría al margen por el momento. Sonreí quedando ahora mí rostro frente al suyo e inclinándome para rozar sus labios con los míos sin dejar de mirarlo- Por eso eres mí demonio –comentario donde le decía que, lo que hiciera con él, si era eso lo que quería hacerlo no me opondría una vez todo acabara y terminara… solo cuando supiera qué se traía entre manos y que era lo que su cabeza había maquinado y planeado.

Su dedo se deslizó por mí mejilla, su brazo me acercó a su cuerpo ahora cambiando de tema y volviendo al que nos había hecho quedar aquella noche. Sonreí de lado escuchando con atención las propuestas que me hacía, cabaret o ir a cazar como en los viejos tiempos… yo era más bien de dejarme llevar por mí instinto de depredador mientras paseaba por las calles, pero sabía que la opción del cabaret a él le gustaría mucho más así que, ¿por qué no? Mientras las demás tuvieran claro que solamente yo era la única que podía tocarlo no habría problema alguno, y si no lo sabían yo se lo dejaría bastante claro de una forma bastante… directa. Sonreí dejando que su aliento me provocara dando sobre mis labios antes de que acortara la distancia y su boca me buscara, enredando nuestras lenguas en un beso lento y sentido.


-La opción del cabaret me gusta, como en los viejos tiempos… pero –alegué dejando que mí dedo recorriera su cuello de forma lenta, justo por la zona de su yugular en una caricia sentida donde dejé la presión exacta sobre la zona- sólo puedo tocarte yo –mis ojos subieron a los suyos sin dejar de sonreír, mi lengua se paseó por la punta de uno de mis colmillos teniendo los labios entreabiertos- sé que alguna de las mujeres querrá algo más que sólo tus colmillos en su cuello, algo que para su desgracia no va a pasar –reí levemente por mis palabras subiendo mis dedos hasta enredarse en su pelo- porque como ya sabes; eres mío. Solo mío –mordí su labio inferior antes de dejar que me explicara que había comprado la casa cuando le cité allí, algo que me hizo enarcar una ceja y negar levemente con la cabeza. Siempre un paso por delante- es difícil sorprenderte Assur, no cuando siempre quieres ir un paso por delante como justamente acabas de hacer –lo miré de forma fija ante la insinuación de dónde quería acabar la noche. La verdad es que no tenía miedo de que él me hiciera daño, no había sido eso el motivo de la expresión de mí rostro. En verdad es que nunca, en toda mí existencia, había hecho algo parecido con nadie pero sabía que él sí lo había hecho, incontables e innumerables ocasiones además. Lo miré con una sonrisa ante su afirmación donde me dejaba ver que no me preocupara, que él no me haría daño- No temo que puedas hacerme daño, porque sé que no lo harás. Confío en ti –dije con rotundidad porque exactamente era lo que pensaba- ¿Crees que después de esos dos encuentros con esa parte que dices tener, puedo tener miedo porque me digas de acabar la noche en la mazmorra? No Assur, no temo ni pienso que me harás daño. Siempre me has enseñado el camino del placer y la lujuria, incluso cuando no tenías motivos para hacerme nada así que, ¿por qué debería de pensar que iba a pasar ahora justamente lo contrario? –Sonreí viendo ahora un poco de duda en sus ojos, sin saber entonces porqué de mí expresión- En realidad me preocupa que me guste demasiado –reí levemente y con la llave aún en mí mano lo que hice fue mostrársela, para que viera exactamente que la guardaba justo por el escote de aquel vestido que llevaba y que me había puesto esa noche- cuando quieras enseñarme ese otro mundo tuyo, ya sabes dónde buscarla –su boca de nuevo volvió a buscarme y yo me dejar llevar por él provocándolo en aquel beso sentido, recorriendo su pecho con mis manos hasta aferrar su abrigo entre estas con todo mi cuerpo pegado al mío, deleitándonos en el beso. Me separé para mirarlo con una sonrisa en los labios- la noche de caza nos espera, mi querido demonio –tomé su brazo para comenzar a andar hacia el carruaje y montar no sin antes darle la dirección al cochero, nos dirigimos hacia el centro de la ciudad y al cabo de unos quince minutos ya estábamos en aquel barrio donde el placer se mezclaba con el alcohol, la música, y los bailes.

Bajamos del carruaje y nos encaminamos hacia uno de los cabarets que había en la zona, dejé que él eligiera al que quisiera entrar y yo solo le seguí cogida de su brazo. Hacía mucho tiempo que no pisaba un lugar como aquel y enseguida al entrar nos llevaron hacia una sala bastante grande y enorme casi a oscuras para llevarnos a un privado algo apartado pero que desde donde se veía todo el lugar a la perfección y tras pedir sendas bebidas, dos vasos de whisky con hielo, me quité la gabardina dejándolo en el lugar antes de sentarme justo cuando una camarera, de escasa ropa y con una medias de rejilla nos trajo las bebidas con una sonrisa en los labios, para luego marcharse justo cuando empezaba el espectáculo.


-Quizás podría conseguir algún modelito de esos para la mazmorra, ¿te gustaría que llevara algo así allí? –Pregunté con una sonrisa dando el primer trago al vaso antes de fijarme en el espectáculo, aunque durante este no fue lo único en lo que me fijé y en lo que presté mí atención, mis manos se paseaban por el pecho del vampiro de forma lenta, mis labios a veces recorrían su cuello dejando algún que otro mordisco en la zona mientras era consciente de las miradas que algunos nos dedicaban. Cuando finalizó ese espectáculo, entre medias del siguiente, mis ojos volvieron a fijarse en la camarera que nos había atendido la primera vez chocando sus ojos de nuevo con los míos- Esa camarera no para de fijarse en ti cada vez que pasa –mis labios estaban en su cuello- ¿quieres beber de ella? –pregunté en un susurro tentador y provocador en su oreja, antes de dejar un mordisco en su lóbulo.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 243
Puntos : 228
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Lun Mayo 01, 2017 1:02 pm

Mis ojos se perdieron en ese escoté donde la llave calló. La puerta al infierno guardada en el lugar mas caliente de su cuerpo. Ojos que se oscurecieron de deseo, aquella noche los dos estábamos dispuestos a bebernos el mundo, a ser lo que eramos dos demonios que no temían a nada ni a nadie, que no sucumbían, hoy rememoraríamos el pasado, claro que con ciertos limites.
No me detuve en mi firme avance, su mano reposaba sobre mi antebrazo mientras sus labios se torcían en una mueca que bien creía conocer.
Ambos íbamos a disfrutarnos aquella noche en la que todo podía suceder, eso era lo bueno de que dos depredadores se miraran de frente.
Ella no era mi presa, quizás tampoco la consideraba mi igual, mas lo que si era es la reina del tablero de ajedrez.

Ambos deseábamos bebernos la noche, la sangre, el alcohol y la pasión eran una bomba capaz de enloquecer a un dios.
Hoy ambos acabaríamos ebrios de poder, pues eso es lo que corrompe a los seres de la noche y nosotros eramos la misma noche jugando al escondite con el día.

Alcanzamos el cabaret, su música pagana se oía desde el exterior, mas sin duda el placer llegó cuando tras sus puertas, el tono rojo hizo aparición. Sofás en tonos sangre, asientos, mesas, y un escenario donde las damas movían sus piernas mostrando mas de lo que eticamente se podía ver. ¿Quien decía que el puticlub era el único burdel?
Sonreí de medio lado ofreciéndole a la dama asiento en uno de los sofás, una redonda mesa entre el hueco circular y sobre esta pipa de agua con opio en una caja para colocar.
¿vino o whisky madam? -pregunté cuando una moza pelirroja se acerco para pedirnos que deseábamos tomar.
Lo tomaríamos todo, pero por algo teníamos que empezar.

Ladeé la sonrisa cuando me hizo clara referencia a que eso que veía, esas medias de rejilla y diminuto atuendo que dejaba para la imaginación bien poco era algo que podría desear.
Creo que era evidente que así era cuando mis ojos se paseaban por el cuerpo de la pelirroja.
-Si, ese vestido sera tuyo para cuando acabe la noche -prometí con los ojos oscurecidos por el deseo, la sed del depredador en aumento.
Mi boca colisionó en la ajena, mis dedos hicieron hervir su cuerpo, deseaba a Sun por encima de todas las cosas.
Jadeé contra su boca tras ese beso húmedo, plagado de necesidad.
Bebimos durante un buen rato, alcohol que corrió a raudales por nuestras gargantas calentándonos mas de la cuenta.
-¿y si bailamos? -pregunté hundiendo mis ojos rojos como el fuego en los ajenos -después beberemos de esa pelirroja ¿te parece?

Encendí la pipa de opio dando un par de caladas para que prendiera, tomé la manguera pasándosela a la dama para que hiciera lo propio antes de lanzarme a la pista botella de whisky en mano.
No tardé en encontrar una mujer ebria que se pego a mi como si fuera el único hombre sobre la faz de la tierra, mis ojos rojos fuego buscaron a Sun en una clara invitación a la lujuria, al placer y a mi.
En la yugular de la humana hundí mis colmillos esperando a que mi reina tomara cartas en el asunto.
La vampiresa no necesito una segunda invitación pues tambaleo sus caderas sensualmente hasta donde mi invitada exquisita y yo nos encontrábamos, pegándose descarada al otro lado de su cuello al son de la música deposito un beso manchadolo de carmesí.
Mis ojos oscuros seguían clavados en los de esa inmortal que a ritmo de la música no solo vaciaba a nuestra victima si no que la acariciaba excitandome con cada movimiento de sus manos por el cuerpo de la ya casi inerte mujer.

Pronto este quedo vació, para con un suave empujón hacerlo a un lado cayendo sobre el suelo de madera como si de una borracha mas se tratase, dejándonos esta vez frente a frente a ambos.
Relamí mis labios agotando así las ultimas gotas de aquel delicioso y embriagador manjar y de nuevo busque su cuerpo dejándome llevar por la música hasta pegarnos el uno al otro con suavidad.
Rozando nuestros cuerpos embriagados por la sed.

Esa mujer era puro fuego, con sus ojos pardos hundidos en los míos mordía su dedo lujuriosa haciéndome imaginar que no era precisamente su dedo lo que saboreaba entre sus labios.
Sonreí con picarda rodeando su cintura con mi brazo para pegarla mas a mi , atrayendo así su pelvis en busca de la dureza de mi entrepierna.
Puestas las cartas sobre la mesa le tocaba a ella el siguiente movimiento de este tablero de desenfreno que a ritmo de música y paso de cancan se desenvolvía con gracia frente a nosotros.
Una nueva victima se cruzo en nuestro camino, borracha como una cuba y posiblemente llena de alguna otra sustancia mas, parecía deambular por la pista sin enterarse ni de donde estaba.
Tire de su brazo separando nuevamente el cuerpo de la inmortal y el mio, mas esta vez me lleve a la mujer conmigo hacia una de las mesas cercanas, donde repose su cuerpo que quedo medio tumbado en la mesa mientras reía sin parar con su falda arremangada dejando al descubierto su cálida entrepierna y esas bragas oscuras posiblemente humedecidas por el éxtasis.
Hundí mis ojos esta vez rojos en la inmortal que sin perderme de vista se contoneaba en la pista mientras mis colmillos socorrían con placer la vena de la dama que lujuriosa trasportaba la sangre por su pierna.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 216
Puntos : 218
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Mar Mayo 02, 2017 12:44 am

Por fin llegamos al cabaret donde pronto pasamos dejando que él me llevara hasta uno de los sofás circulares que había con una mesa en medio, el lugar estaba medio en oscuras centrando las luces en el escenario lo que le daba todo un toque más sensual con esas cortinas de satén rojas y las bailarinas que se preparaban antes de que la música comenzara a sonar, con las mesas de delante casi completamente llenas y un espacio bajo frente al escenario antes de que empezaran las mesas para poder bailar si era lo que querías. Nos pusimos en aquel apartado más privado dejando la gabardina en el sofá de color rojo, como casi toda la decoración que invitaba más bien a pecar. Una pelirroja se acercó para apuntar lo que queríamos y me giré para mirarla con aquel minúsculo traje rojo y negro, con medias de rejilla negras que estilizaban sus piernas.


-Whisky –pedí antes de que se marchara contoneando sus caderas y supe que algo así le gustaría a Assur que llevara en la mazmorra, aunque conociendo al vampiro seguramente antes de empezar tuviera preparado y listo un conjunto especial para ello para que me pusiera. Podía ver sus ojos como observaba el conjunto de la camarera alejare y sonreí de lado cuando dijo que sí, que le gustaba el conjunto viendo en sus ojos de color rojo ese brillo característico que tanto conocía de él. Su boca me buscó enzarzándonos en un beso cargado de deseo y de lujuria, sintiendo sus manos recorrer mí cuerpo haciendo que jadeara contra sus labios en el beso, dejando un mordisco en su labio inferior tirando de este con suavidad. Las copas iban y venían en lo que duraban los espectáculos, mis ojos lo miraron con una sonrisa ladeada cuando me preguntó si bailábamos- ¿Quieres bailar? Un baile con el demonio… -mí boca se acercó a la suya- acepto –dije dejando otro beso para luego ver cómo preparaba la pipa y sonreí de forma ladina- sabía que ibas a querer beber de esa pelirroja… te conozco demasiado –lo observé riéndome entre dientes viendo que encendía aquello y se alejaba hacia la pista con mi mirada sobre él, quedándome para hacer lo mismo cogiendo la manguera y dando un par de caladas, terminar el par de tragos que quedaban en el vaso y acercarme hacia la pista donde al parecer Assur había encontrado ya compañía.

La mujer parecía que iba bastante bebida y él no tardó en clavar sus colmillos en la yugular de esta con sus ojos rojos fijos en mí, y ni siquiera me lo pensé. A paso lento me fui acercando de forma provocativa sin apartar la mirada de él hacia donde estaba, quedando justo detrás de la mujer pegándome a su espalda, me moví contra ella siguiendo el ritmo de la música y dejé un beso en el lugar donde iba a morder, manchándolo con el carmín de mis labios. Miré al vampiro un segundo antes de hundir mis colmillos en la piel de la joven, quien emitió un jadeo embriagada por el alcohol y el placer que dos mordiscos le provocaron en su cuerpo, su sangre corría desaforada por sus venas, su corazón bombeando con rapidez y mis manos que, ahora ella apoyada contra mí cuerpo sin poder hacer nada, subieron desde su cintura hasta coronar sus pechos envolviéndolos en mis manos sobre el vestido, gimió levemente por ello sintiendo la mirada de Assur fija en mí. Me separé justo cuando su vida acababa lamiendo los orificios y la solté cuando él la dejó, haciendo que cayera al suelo como si estuviera borracha.

Lamí mis labios limpiando estos de la sangre restante y dejé que me acercara a su cuerpo embriagados por la sangre de la mujer que ahora nos alimentaba y corría por nuestro cuerpo. Llevé uno de mis dedos a sus labios quitando unas gotas que se había quedado bajo sus labios y llevé esos mismos dedos a mis labios lamiendo estos y mordiéndolos, de forma sensual y erótica, mientras mí cadera se pegaba a la suya dándole una clara imagen de lo que estaba pensando. Dejé un beso sobre sus labios y me giré pegando mí espalda a su pecho moviéndome contra él al ritmo de la música sabiendo que ahora me tocaba a mí elegir presa, él volvió a adelantarse al cruzarse otra joven más borracha que la anterior por nuestro camino, separó su cuerpo del mío y la llevó hasta recostarla sobre una mesa donde esta reía sin parar, puesta hasta arriba.

Yo por el contrario seguía en mitad de la pista de baile con los ojos del vampiro puestos en los míos viendo como sus colmillos se hundían en la vena de la mujer, excitándome esa imagen como pasaba antaño cuando íbamos de caza, me parecía sumamente erótica y seguí moviendo mis caderas y mi cuerpo al ritmo de la música. Mis manos subieron por mis caderas perfilando el costado de mí cuerpo subiendo hasta llegar a mí pelo, elevándolo mientras mis manos seguían subiendo de forma sensual sin parar de moverme, le di la espalda al vampiro aunque mí rostro quedó girado para poder verle mientras seguía moviéndome buscando la siguiente víctima. Uno de los hombres que habían allí se acercó hacia donde estaba, su mano se pasó por su cintura pero no duró ni dos segundos porque la quité con rapidez cogiéndola con mi mano y negando con la cabeza lo empujé sin mucha fuerza hacia otro lado, con una sonrisa ladeada despachándolo con facilidad.

“No” fue lo que le dije a Assur poniendo mis ojos en los suyos, le sonreí y me mordí el labio acercándome de forma sensual hacia una joven que ya había notado más de un par de veces su mirada puesta en mí. Mis dedos se pasearon de un hombro al otro y me quedé a uno de sus costados notando su mirada puesta en mí recorriéndome con ella. Mi dedo subió por su cuello con lentitud y le quité el vaso para beber un trago de lo que llevaba, todo a la vista de Assur que nos podía contemplar perfectamente. Su pelo castaño caía liso por sus hombros y sonreía con un tono de diversión, por el alcohol ingerido aunque no era tanto como las otras sin duda alguna. Mis ojos en los suyos de forma fija y su mano subió hasta mí cintura atreviéndose a subir por el costado, sonreí de lado y mi mano hizo exactamente lo mismo que la suya ahora quitándole el vaso de las manos y dejándolo sobre una de las mesas.

Sus manos se atrevieron a subir hasta mis pechos tomándolos entre sus palmas por encima de la tela notando lo atrevida que era y cómo me miraba de esa forma, mi vista fue hacia el vampiro y pronto estuve tras la espalda de la joven recorriendo su cuerpo con mis manos y ella se dejaba hacer, pude leer que no era la primera vez que un vampiro se alimentaba de ella y que sabía lo que era, y que no tenía miedo. Su cabeza recostada en mí hombro y mis labios recorriendo su yugular, la lengua pasando por esta humedeciendo la zona sin apartar mis ojos de ese vampiro que me devolvía la mirada. Mis manos en sus pechos y apresándolos clavé los colmillos en su carne, un gemido bajo escapó de sus labios y se aferró a mis manos pegándose a mí cuerpo, excitada con la situación. Una de mis manos bajó por su cuerpo hasta llegar a aquella parte que notaba húmeda y excitada, algo que le hizo llevar su mano hacia atrás para intentar tocarme a mí también. Me separé para lamer la herida y me miró confundida con la cabeza ladeada.



-No puedes tocarme, soy suya –señalé con la cabeza al vampiro que nos miraba y ella me miró de vuelta, preguntándome si no podía tocarme y negué con la cabeza. Me preguntó si bebíamos los dos de ella si le dejaría, y reí entre dientes observando a Assur- Puedes preguntarle a ver que dice –la mujer era una esclava de sangre y no era la primera vez que hacía aquello, tomé su mano con la mía y la llevé hasta el vampiro el cual besé degustando el sabor de la sangre en sus labios, lamí estos al separarme y lo miré- es una esclava de sangre, y dice que quiere jugar… conmigo –apunté observándole a esos ojos rojos que tanto me ponían cuando lo veía beber de alguien- Mientras bebemos los dos de ella, le he dicho que era tuya y que solo tú podías darle ese permiso –mis labios rozaron los suyos, dejando un mordisco juguetón en el inferior- ¿Qué dices, mí demonio? ¿Le permites jugar un poco mientras bebemos de ella, o por el contrario solo bebemos? Al parecer quiere algo de diversión –sonreí de lado- Haré lo que tú decidas, lo que desees y lo que más quieras –tras de mí la humana parecía bastante intimidada por el vampiro que tenía delante, y no podía culparla por ello.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 243
Puntos : 228
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Mar Mayo 02, 2017 7:04 pm

Mis labios sobre la yugular de la pierna, entraba desaforada por mi garganta plagada de éxtasis cundo incrédulo vi a Sun contonearse con otra dama.
Ahí no estaba yo, su juego era completamente de dos, sentí la ira subir por mi cuerpo, cerré un instante los ojos tratando de contener a la bestia que rugía en mi interior.
Sus manos tiraban de los grilletes, quería salir y mantenerla ahí empezaba a resultarme un imposible que ni siquiera el traje y la corbata lograban contener

Aflojé con suavidad el nudo, evidencia de que nada iba bien en ese preciso instante en el que mis ojos se tornaron burdeos y los suyos rojo fuego conversaban con la mujer sobre mantener relaciones si yo se lo permitía.
-¿acaso las reglas del juego no habían quedado claras antes de partir de caza? Se lo pregunté en el hotel. Ella misma con esa seguridad arrebatadora me dijo lo que quería escuchar, solo alimentarnos, vamos básicamente lo que yo había hecho, ni había tocado, ni me había dejado tocar, solo había hundido mis colmillos en las venas de las mujeres de las que me estaba alimentando.

Aflojé el mordisco elevando mi cuerpo mientras relamía los restos de sangre de mis labios.
Ella de la mano de esa zorra venían en mi busca. Mi gesto tenso, manos apretadas, se acerca con esa ladina sonrisa y colisiona con mis labios de forma apasionada. Guardo silencio, no correspondo el beso, mis ojos se pierden en la fulana mientras escucho que es una esclava de sangre, de esas tengo cien y no las toco desde que empecé “algo” con Sun.
La escuchó hablar con esa sonrisa ladeada, me pide permiso para dejarse tocar mientras ambos bebemos de ella.
¿Acaso si no lo deseara me hubiera preguntado? Es cierto que se muestra sumisa, que me dice que la decisión es mía, mas se que desea que esa mujer la toque, la desea a ella y eso es algo que me lleva al infierno y libera la bestia.
No hablo, no lo necesito la hago a un lado quedando frente a la esclava de sangre, ni un comentario, la respuesta es clara cuando mi mano se hunde en su tórax, el corazón en mi mano late con fuerza, siento su miedo justo antes de arrancarlo de las arterias.
Inerte cae la dama, mis ojos burdeos contra los rojos de Sun que por primera vez creo reflejan miedo.

Ladeo la sonrisa, el corazón se lo lanzó a los brazos, impacta en su vestido rojo manchandolo de vitae.
No me siento saciado, mis ojos se pasean por el cabaret y la bestia ruge porque quiere comer. Raudos mis movimientos, despedazo todo a mi paso, órganos esparcidos, tripas, cabezas ,nada en ese lugar queda con vida excepto Sun y yo que nos miramos desafiando la tempestad.
-Eres libre -digo con frialdad antes de dar la vuelta sobre mis talones y comenzar a andar frotando de forma compulsiva las manchas que quedan en la manga de mi camisa.

La bestia sigue rugiendo, aquella noche nada me podrá saciar, perdido en mi mismo abro la puerta, aprieto le nudo de la corbata y salgo por la puerta dejando la muerte y el amor de mi vida detrás.
Ella me ha traicionado, dijo que solo alimentarnos, que solo me quería a mi, todo era mentira, ahora entendía porque me había cerrado al amor durante todos esos milenios, porque duele y yo era una bestia incapaz de sentir dolor sin hacerlo pagar caro.






Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 216
Puntos : 218
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Mar Mayo 02, 2017 8:46 pm

Tendría que haberlo visto venir, ni siquiera no supe cómo no había caído en que no estaba haciendo aquello que yo misma le había prometido, ¿cómo podía ser tan necia? Casi ni me hizo falta saber lo que iba a responder o lo que estaba pensando, bastó con que me apartara hacia un lado sin decir nada quedando frente a la humana y… su mano atravesó su pecho en un movimiento rápido y brusco, pude sentir el miedo de aquella joven instantes antes de que Assur arrancara su corazón arrebatándole la vida de esa forma, su cuerpo cayó al suelo y me lanzó aquel corazón que sangraba por las arterias con la sonrisa ladeada en los labios y sé que esa bestia, que decía que llevaba en su interior, había emergido de las profundidades… y yo era la única culpable de ello.

No hizo falta decirme mucho más porque todo cuando había a nuestro alrededor quedó devastado tras su paso, el local entero destrozado en apenas un par de minutos mientras yo me quedaba clavada donde estaba sin necesidad de ver lo que estaba haciendo porque podía oírlo perfectamente. La joven yacía muerta y a su alrededor un charco de sangre se expandía, mezclándose con los del resto que iban cayendo sin que pudieran hacer nada por salvarse de aquella bestia que arrasaba con todo lo que se encontraba a su paso, despedazando, descuartizando… todo porque yo lo había jodido todo, en apenas unos minutos me había cargado aquella noche.

Porque había dicho lo que a él le negué que hiciera, porque me había dejado llevar por la situación del momento y ahora el caos de nuevo envolvía todo a mí alrededor dejándonos a los dos en pie, y me cabreé. Me cabreé conmigo misma, me enfadé hasta tal punto que me dieron ganas de destrozar el local para sofocar y calmar la ira que me recorría por dentro. ¿Cómo había podido ser tan estúpida? No, era mucho más que eso; imbécil, idiota y descerebrada. Ahora debía de afrontar las consecuencias que yo misma había provocado, porque había sido una completa gilipollas que no había sabido establecer los límites aunque lo que había hecho había sido provocara esa mujer y excitarla aún más que ahora yacía en el suelo y que había caído la primera. ¿Cómo se me había ocurrido preguntarle aquello? Y es que de solo pensarlo me enfadé aún más y apreté las manos entorno a un puño porque si hubiera sido al revés, ¿qué habría hecho yo? Matarla, descuartizarla como había hecho él. Habíamos dejado en claro lo que iba a ser esa noche y yo lo había incumplido y… ahí estaba el resultado.

Cuando todo se hubo quedado completamente destrozado, cuando no se podía oír ni sentir ningún corazón más con vida en aquella sala dejándonos a los dos en aquel lugar lleno de devastación y de caos, es cuando queda de nuevo delante de mí. Pese a todo lo que ha hecho apenas se ha manchado pero en lo que más me fijé fueron en sus ojos color burdeos, unos ojos que no era la primera vez que los veía y que ya comenzaba a conocer, sus ojos se clavaron en los míos sin expresión alguna… y sentí miedo. No miedo de lo que pudiera hacerme, sino un miedo muy diferente y que me dejaba paralizada frente a él, observándolo con aquella rabia y aquella furia mezclada con el cabreo que sentía por haber sido tan imbécil. Sus labios se despegan y cuando pensaba que iba a castigarme, con toda la razón, por aquello… sus palabras se clavaron hondo en ese corazón inerte, carente de toda vida, como si sus palabras fueran una estaca hundiéndose en mi corazón y corazón y convirtiéndolo en ceniza… pura ceniza.

Ese era el miedo que me había dado cuando terminó de devastarlo todo a su paso quizás pudo leer en mis ojos, y ahora lo había sentido clavarse en mi corazón. No pude reaccionar ante aquello que me había dejado anclada, petrificada mientras sus dos palabras se clavan con el dolor más intenso y profundo que había sentido nunca, congelándome en el sitio. Francamente, sentí que me había arrancado ese corazón que hacía siglos que ya no latía del pecho como hizo con la humana… y me dolió, dolió tanto que no pude siquiera llamarle mientras lo veía alejarse poniendo un punto y final a aquello… llevé una mano a mí pecho como si realmente me hubieran arrancado el corazón de cuajo. Me sentí vacía, perdida, como si mi vida careciera de sentido ahora que había estado con él y noté que mi cuerpo tembló como si fuera una humana. Jamás llegué a imaginar que dolería tantísimo porque aquello era también muy nuevo para mí, un gemido de dolor brotó de mí pecho y supe que de ser humana ahora mismo estaría llorando.

Me obligué a moverme, me obligué a salir tras él y buscarlo antes de que se alejara del todo, antes de que pudiera poner remedio a la gilipollez más grande que había hecho aquella noche, y es que tenía motivos para enfadarse de esa manera conmigo. Me moví finalmente, di un par de pasos y recorrí la sala sin mirar la devastación que había sorteando los cadáveres que no me importaban en absoluto, salí a la calle de nuevo buscando el aura de ese vampiro y me moví una vez lo tuve localizado siguiéndolo, agradeciendo que no se hubiera montado a ningún carruaje para irse de allí. Sabía que aquello podría acabar con mí vida tal y como estaban las cosas, pero era o eso… o nada. Correría el riesgo, estaba dispuesta a hacerlo.



-Assur –lo llamé a unos pocos metras observando su espalda alejándose más y más del lugar, si me oyó no me hizo caso alguno y continuó su camino, terminé por salir corriendo hacia donde estaba- ¡Assur! –lo llame casi de forma desesperada y sabiendo que no se iba a parar, lo adelanté y me aferré a su cuerpo como si me fuera la vida en ello, cogiendo su abrigo entre mis manos, pegando todo mí cuerpo a él en un agarre férreo sobre él para que no me soltara- Perdóname, por favor, por favor, por favor, por favor –pedí notando que no me tocaba ni siquiera para separarme de él y eso me angustió aún más- he sido una imbécil y no lo he hecho bien, lo reconozco, soy una completa gilipollas por haber hecho algo que a ti te exigí que no hicieras… no tengo ninguna excusa –mí voz salía trémula sin quitar el agarre sobre él, no permitiendo que se fuera y me dejara así- he aprendido la lección y no lo volveré a hacer de nuevo, te lo prometo pero no me dejes… -pedí cerrando los ojos y mordiéndome el labio con tanta fuerza que me hice hasta sangre. Notaba que los ojos me picaban y por un momento pensé que hasta una lágrima iba a caer de estos- no quiero ser libre, nunca… quiero quedarme contigo, a tú lado, porque mi existencia no tiene sentido alguno si me dejas –cogí aire como si lo necesitase, cuando lo que necesitaba es que ese vampiro dijera que me perdonaba, no sabía exactamente como decir las cosas y a veces aunque no lo pareciera a mí también me costaba- grítame, pégame, azótame, castígame, insúltame, tómame a la fuerza… lo que sea, me da igual, lo aceptaré pero por favor no me dejes –rogué escondiendo la cabeza en su cuello- no puedo ni quiero estar sin ti, te necesito… y te quiero tanto que ahora mismo me duele… no me dejes –pedí al borde de todo, si no me perdonada, si terminaba por alejarse de mí… ya nada tendría sentido.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 243
Puntos : 228
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Miér Mayo 03, 2017 9:40 pm

Su cuerpo impacto contra el propio, inmóvil, inerte, me limité a quedarme quieto mientras sus brazos rodeaban mi cintura evitando mi insaciable avancé.
Sus manos arrugaron mi abrigo, solo para eso bajé la mirada, fría, impenetrable.
Cuerpo tembloroso que buscaba encontrar un calor inexistente, no hubo respuesta por mi parte en ninguno de los sentidos, solo aquel color de ojos burdeos que denotaba que en ese momento estaba lejos.
Me había traicionado, lo había hecho, contradiciendo sus propias normas. Le pregunté en el hotel cuales serian las reglas del juego, admito que dijo lo que quería escuchar, mas si hubiera sido sincera y me hubiera ofrecido una noche en la que ambos pudiéramos pecar, quizás y solo quinas hubiera aceptado.

Volví a frotar de forma compulsiva el borde de mi camisa, necesitaba encerrar a la bestia tras ese traje, mas no lo conseguía y eso me desesperaba pues sabia que aunque no quisiera en el estado que estaba Sun podría salir muy mal parada.
Ella hablaba, pero yo no entendía sus palabras, no comprendía que esperaba de mi y a decir verdad en este preciso instante no me importaba.
Mis ojos siguieron la sangre que resbalaba por su labio, ladeé la cabeza centrándome en su boca, como un depredador que ve sangrar a su presa mis ojos burdeos se oscurecieron.

No sentía hambre, me había saciado allí dentro, si es que mi bestia se saciaba en algún momento.
Suplicaba, decía entender que se había equivocado y prometía que no volvería a pasar. ¿Duele?
Ese era el problema no estaba preparado para asumir este tipo de dolor. Estaba acostumbrado al físico, podía admitir la tortura, enemigos por doquier y un mundo entero en mi contra esperando darme eterna sepultura, pero..no estaba preparado para esto que ahora sentía.
Ni siquiera sabia lo que era eso que me abrasaba por dentro y allí inmóvil me sentía estúpido.

Dejé escapar el aire, perdido, con su cuerpo contra el mio, también yo me había equivocado en otros momentos que ella perdonó, se que no era para tanto o quizás si, porque ella deseaba perderse en otra piel y joder, yo no.
No había cumplido el contrato hasta ahora porque fuera algo pactado, si no porque no había tenido ganas de estar con otra mujer.
Quizás sentíamos algo distinto, yo era incapaz de hablar de esto, porque era incapaz de expresar nada, pero algo si sabia, en las apuestas como en el amor, siempre pierde quien quiere mas.
Y de los dos parece que ese era yo.

Bajé la mirada la suelo completamente perdido, decía que no quería la libertad, pero..acaso no se la había tomado por si sola ahí adentro.
No entendía que esperaba de mi, que tipo de relación quería y joder sabia sobradamente que mi carácter era complicado, que había sacado a la bestia demasiadas veces en lo que llevábamos juntos.
No había dicho ni una palabra en todo este tiempo, se que ella esperaba que lo hiciera pero...¿que decir?

Alargué la mano, estaba bloqueado, tomé su mano acariciando con suavidad su palma en silencio, estaba cabreado, era evidente.
-Joder Sun, lo pactamos, solo alimentarnos y te ha faltado tiempo para pedirme que te dejara hacer algo mas que eso con la primera tipa que te encuentras ¿quieres eso? -rugí con los ojos rojos como el fuego- eso tendrás -amenaza que no me esforcé en disimular.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 216
Puntos : 218
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Jue Mayo 04, 2017 2:08 am

Seguía aferrada a él, a su cuerpo sin siquiera pensar en soltarle hasta que me dijera que me perdonaba y que lo nuestro no acababa ahí, porque era algo que no contemplaba. Apenas había pasado unos minutos desde que había pronunciado esas palabras y todo se me había venido abajo, derrumbado hecho pedazos cuando me dejó en aquella sala y se largó dándome la espalda, y me había dolido tanto que era hasta difícil expresar lo que había sentido en ese momento. Un corazón arrancado quizás se pareciera a lo que había sentido, vacía también… solo sabía que quería que me perdonara, me daba igual el precio que tuviera que pagar para ello, lo que tuviera que decir o hacer… no me importaba, solo me importaba que me perdonara y que dijera que nada había cambiado y que sus palabras no seguían vigentes.

Podía sentir que había bajado la mirada a mis manos que aferraban su abrigo y por acto reflejo hice más fuerza aun cogiéndolo más fuerte por si acaso le daba por soltarme. El que no lo hiciera no sabía si me desesperaba más o no, quizás estuviera meditando. Dejar mis ojos en los suyos no era una tarea para nada fácil, tampoco, podía ver el hielo en estos, así como su furia y ese color burdeos que conocía del vampiro y que sabía lo que significaba: que su bestia seguía a flote. Podría matarme, era consciente de que poco le bastaría para acabar con mí vida pero tampoco me importaba, si no estaba con él, ¿qué sentido tendría?
Sus ojos miraron la sangre que brotó de mis labios al haberme mordido con fuerza y por un segundo pensé que iba a él mismo a beber como el depredador y la bestia que llevaba dentro.

Y es que no sabía qué más decirle al vampiro que no le había dicho ya, no sabía cómo decirle más claro que lo sentía demasiado, que no había sido para nada justo y que me lamentaba profundamente por haber siquiera atrevido a hacer aquello. Solo quería su perdón y que no me apartara de su lado, pero sabía que no iba a ser tan fácil, sabía que aquel vampiro podía perfectamente no perdonarme porque esta vez sí, a diferencia de la otra, le había “traicionado” como él lo decía. Qué estúpida que había sido allí dentro, pero no podía borrar lo que había hecho aunque lo quisiera. La espera se me estaba haciendo eterna en lo que él tomaba una decisión y si se lo tenía que pensar… apoyé el rostro escondiéndolo contra su cuello apretando más el agarre entorno a él de una forma necesitada y desesperada, que dijera algo porque me estaba matando.

Sentir su suspiro me hizo cerrar los ojos con fuerza rogando porque de sus labios saliera algo parecido a lo que pensaba oír, sentir su mano coger la mía y acariciar la palma de esta con suavidad me hizo abrir los ojos pensando que quizás no todo estaba acabado como pensaba, que si no me había apartado y mandado lejos, o incluso haberme hecho algo a esas alturas, es porque pudiera darme ese perdón que necesitaba. Él decía que los Black nunca pedían perdón, y fue entonces cuando me pregunté si lo concedían cuando daban su palabra de algo. Su cabreo era evidente, su mosqueo también, mucho además… y no le faltaba razón. Cerré los ojos de nuevo como cuando un padre te regaña sabiendo que llevaba razón, sabiendo que no puedes decirle nada porque no llevas razón alguna. Me separé para verlo dejando que terminara de hablar sintiendo aún su mano sobre la mía, a pesar de todo lo enfadado que estaba su toque era suave, calmo, comparado con la furia y la amenaza que desprendían sus palabras que iba a juego con la forma en que me miraba.


-Te quiero a ti –dije con rotundidad ante su pregunta, enfrentándome a esos ojos rojos que me miraban de esa forma en la que quizás otro hubiera salido huyendo despavorido, con la bestia de su interior asomada y observándome- ahora, hoy, mañana. Siempre.  No sé cómo decirte lo enormemente arrepentida que estoy y lo mucho que necesito que me perdones y que no me dejes –volví a decir mirando sus ojos rojos con total seguridad, algo que si no creía de mis palabras mis ojos bien podían expresarlo- Me da igual todo, me da igual cualquier humano u otro ser que se haya sobre la tierra… no le temo a nada Assur, ni siquiera temo a ese consejo, sino que me apartes de tú lado –la mano libre que aferraba su abrigo subió por su pecho sobre este y con la otra que él acariciaba entrelacé mis dedos- que no quiero nada, ni dinero, ni oro, ni joyas, ni castillos, ni esa mansión, ninguna posesión y si pusieras el mundo a mis pies tampoco lo querría… solo a ti, a ti y a esa bestia que ahora me mira escondida en tus ojos –no sabía de qué forma podía hacerle ver que solamente quería y me importaba él, que lo demás carecía de importancia- haré lo que sea para que me perdones, pídeme lo que quieras para hacerte ver que es lo único que quiero y que deseo, castígame si es lo que merezco… –la mano que tenía entrelazada la subí llevando su piel a mis labios sin apartar la mirada de sus ojos rojos como el mismo fuego del infierno- pero no me dejes.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 243
Puntos : 228
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Jue Mayo 04, 2017 7:29 pm

Sun parecía dispuesta a continuar con lo que fuera que existiera entre nosotros. Aseguraba no desear oro, joyas, ni posesiones, posiblemente era cierto mas ¿era cierto que me quería solo a mi?
Lo dudaba, no cuando a la primera de cambio se enredaba en otro cuerpo, si eso era lo que hacia conmigo ¿que haría cuando cazaba sola? La desconfianza se había anidado en mi corazón, conocía esa sensación, no en lo que concierne a una relación pues de eso no había tenido en milenios, si no con otros inmortales con los que haces tratos y los pillas en un renuncio estableciéndose para siempre esa desconfianza que no logras superar.
De normal acababan muertos ¿era ese el final que quería para la inmortal?

Durante siglos habíamos jugado al gato y al ratón, habíamos hecho lo que nos había venido en gana, nuestros encuentros siempre habían estado plagados de pasión desenfreno, habíamos jugado a encontrar los limites de nosotros mismos, traiciones, desengaños y luego nos separábamos.
En esta ocasión habíamos formalizado aquello que fuera que tuviéramos.
-Renegociemos el contrato -sentencie soltando su mano.

Estaba dolido, creo que era algo obvio, había vuelto a ponerme alerta, no estaba preparado para el dolor, dejarla me dolía, pero continuar era como ceder, tener que bajar mi orgullo de hombre y dejarlo relegado a la nada. Una parte de mi quería abrazarla, también yo había cometido errores aunque desde luego nunca la había traicionado.
Pero si lo hacia, si la besaba y la perdonaba ¿cuanto le costaría volver a jugármela?
Mi ego no podía permitir que me ganara la partida y aunque había matado a todas las fichas del tablero, el rey se movía huyendo tratando de evitar el jaque mate que la dama tenia dispuesto.

Le di la espalda volviendo al local de la masacre, por encima de todo deje que el alcohol bañara la madera y demás.
Bastó darle un par de toques al zipo y tras prender la llama la dejé caer sobre el suelo de parquet haciéndolo arder todo a mi paso.
Salí de allí con una botella de whisky en al mano, era una pena desperdiciar aquella buena bebida irlandesa.
Borré todo rastro de caos, así parecería un accidente y no la destrucción de una bestia.

Acorté la distancia que me separaba de Sun, mi brazo rodeo su cintura y tiré de esta para que nuestras bocas impactaran, no había olvidado la afrenta, pero pasar la noche mirándonos a la cara no era una opción.
Renegociariamos los términos del contrato, pero ahora solo quería beber y seguir con una noche de fiesta.
Di un trago y se la pasé para que continuáramos en otro lado.
-¿vamos a tu mansión? Las mazmorras

Se que ella no estaba de acuerdo con mis palabras, se que sabia que yo rabiaba por dentro, pero ¿que hacer? ¿tragarme mi orgullo? Era un monstruo vengativo.
Mi boca colisiono de nuevo con la ajena, contra sus labios un jadeo, tire de su inferior, puede que no hubiera en este momento ese juego de miradas que siempre mostraba la complicidad de ambos pero es que de verdad que no sabia por donde salir de esta.
Yo mataba a quien me traicionaba.






Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 216
Puntos : 218
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Vie Mayo 05, 2017 3:48 pm

Me estaba matando aquella espera que se me estaba haciendo realmente eterna, no sabía qué pasaba por la cabeza de aquel vampiro y seguramente fueran miles de cosas a la vez, yo ya no sabía cómo decirle que solamente me importaba él, que solamente lo quería a él y quería estar con él… se lo podría decir más alto, pero no más claro. Nunca me habían importado las cosas materiales y ya se lo había dicho en varias ocasiones, para mí que me comprara aquella mansión no significaba nada, no si él no estaba en aquella mansión conmigo. Lo había hecho mal, y lo reconocía, dar el paso y reconocerlo tampoco había sido fácil para mí porque no me gustaba ceder en algunos aspectos, pero era o eso o perderlo y esa era una opción que no pensaba dejar que pasara y ni siquiera la consideré. Así que afronté las consecuencias y acepté que lo había hecho mal frente a él, bajo esa mirada de esos ojos color burdeos en donde hombre y bestia moraban en esos momentos.

“Renegociemos el contrato” fue lo único que dijo, y no supe en esos momentos si eso me lo tenía que tomar como algo bueno, o como algo malo… más bien, me daba la impresión de que era algo malo y cuando apartó su mano de la mía de esa forma observé el movimiento que hizo para quitar el agarre de mí mano sobre la suya. Me quedé parada mirándolo de forma fija sin siquiera saber qué decir a eso, teniendo un mal presentimiento de que lo que fuéramos a renegociar no me iba a gustar en absoluto, pero por una parte el hecho de que no me dijera que me fuera, o se fuera él, o que me dijera que no quería nada más conmigo y que habíamos terminado me daba un poco de esperanza. Decían que esta era lo último que se perdía, y yo no la había perdido todavía.

Lo observé alejarse hacia el cabaret de nuevo y supe qué iba a hacer, no podíamos dejar ningún tipo de rastro y aquello había sido una masacre, nadie se creería que cualquier humano hubiera podido hacer eso, lo tacharían a algo animal y seguramente emprendieran una búsqueda de algo que jamás llegarían a encontrar. Porque aquel vampiro que ahora me había dejado ahí parada en mitad de la calle había sido el causante, y esa bestia que llevaba en su interior había arrasado con todo. Sabía lo que él hacía con los que lo traicionaban, sabía que podía matarme fácilmente en cuanto volviera y sin embargo no temía esa reacción de él, me daba más miedo que me dejara a que pudiera matarme.

Me dolía esa indiferencia que estaba viendo y notando en él, sabía que le estaba costando perdonarme y que si lo hacía iba a pagar unas consecuencias, pero me daba igual. Seguramente renegociar el contrato fuera una de esas consecuencias que yo me había buscado, pero para él no había otra forma de perdonarme. Donde yo en otras ocasiones lo había perdonado sin más, a él le costaba hacerlo. ¿Podía culparlo? No, no podía. Porque ya sabía cómo era ese vampiro y si algo tenía claro es que lo quería en todos los sentidos, con sus cosas buenas y también con las malas, incluso con esa bestia que tenía en su interior.

Mis ojos observaron el fuego que comenzó a salir del lugar para luego ver al vampiro que se acercaba hacia donde estaba, con una botella de whisky en la mano y me mordí el labio ante aquella imagen, pese a todo aquel vampiro nunca perdía la clase estuviese como estuviese y no pude evitar recorrerlo con la mirada. Acortó la distancia, su brazo rodeó mí cintura y tiró de mí para pegarme a él haciendo que nuestras bocas se encontraran. Mis brazos rodearon su cuello y me pegué a él aferrándolo besándolo sin tregua, un poco más aliviada aunque lo del contrato no me hubiera dejado del todo tranquila. Se separó para dar un trago a la botella pasándomela luego y le di un trago también escuchando sus palabras. Quería ir a las mazmorras, frase más que clara que decía que iba a castigarme.


-Es tan tuya como mía, que lleve mí nombre no significa nada –al menos para mí no lo hacía, sabía que iba a castigarme en las mazmorras ya que sería la única forma que él tendría para poder perdonarme, sabía que estaba rabiando por dentro y que estaba sumamente enfadado, podía notarlo con facilidad, pero también le había dicho que estaba dispuesta a hacer lo que él quisiera para que me perdonara. Sus labios volvieron a buscar los míos y me perdí en ellos, un jadeo escapó sobre estos en un beso que noté diferente al resto, me recordaban a los que teníamos antes de empezar con lo que teníamos. Mordí su labio inferior y lo miré a los ojos- Solo quiero decirte, que pienso luchar con garras y colmillos por esto si es necesario, y que si tengo que sangrar para que me perdones… que así sea –dije de forma rotunda contra sus labios- Si es la forma para que me perdones, para que veas que te quiero y que no quiero nada más que a ti en este maldito mundo, si es todo cuanto necesitas… lo asumo –esa ve fui yo quien buscó sus labios en un beso sentido en el que de alguna forma le quise hacer ver aquello que decía con palabras, que supiera que lo quería con ese beso. Me separé dejando un último beso sobre estos y lo miré con una seguridad que había recuperado, cogí su mano con la mía y tiré de él en dirección de vuelta a la mansión donde no sabía qué iba a pasar exactamente.

El camino lo hice mayormente en silencio sumida en mis propios pensamientos, aún me reprochaba haber sido tan estúpida y haber jodido una noche como aquella de esa manera, se suponía que la noche no iba a ser así, íbamos a estar en el cabaret, después seguramente iríamos en busca de otra presa y al final acabaríamos en la mansión, pero con otro propósito bien diferente y distinto. Ahora íbamos hacia allí pero sabiendo que el destino era la mazmorra, y que lejos de hacer juegos de placer como seguramente él hubiera hecho conmigo, iba a darme un castigo en toda regla. Debía de admitir que jamás había hecho algo como aquello y no sabía exactamente qué esperar de eso, él tenía más práctica, sabía que lo había hecho con sus esclavas pero yo jamás había hecho nada parecido.

En un momento dado del camino, cuando salíamos de la zona más abarrotada de la ciudad mientras seguíamos andando, me paré frunciendo el ceño mientras él seguía andando, pero se paró para mirarme sin saber por qué no avanzaba. Mi brazo quedaba ligeramente alzado hacia delante donde a unos pasos él ahora estaba ladeado observándome, mi mano enlazada en la suya, miraba hacia ningún lado mientras algo en el ambiente lo notaba… diferente. Algo que me era familiar, había algo que capté y que llamó mi atención aunque no sabía si Assur lo había notado o no, porque en su rostro no había signo de poder saberlo.


-¿Notas eso? –Pregunté ladeando el rostro mirando hacia atrás, como si hubiera algo en el aire, en el ambiente, que me era muy familiar pero que no podía reconocerlo. No lo había notado hasta ese momento y me pregunté si sería así por un motivo, o es que algo o alguien habría querido que lo notara justamente en ese instante. Mi vista de nuevo fue hacia el vampiro justo para en ese momento ver sobre uno de los tejados de la otra acera, un poco más delante de donde estábamos, algo que brillaba en nuestra dirección y que salió disparado hacia donde estábamos. Tiré de la mano que tenía entrelazada al vampiro para quitarlo de la trayectoria pegándolo a mí cuerpo, y justo al quitarlo algo impactó contra la pared de aquella calle, que nos hizo mirar en dirección hacia donde habían disparado intentan ubicar al que lo había hecho para ir a por él y cazarlo. Ni siquiera nos habíamos dado cuenta de que justo en la otra parte de aquel callejón en el que quedaba a nuestro costado había alguien más, alguien esperando aquella distracción para lanzar una daga que no esperábamos y que impactó contra el costado de mi muslo, haciendo que gruñera por ello notando esta que había atravesado mí piel, provocándome una herida. Miré hacia donde estaba la daga y de un tirón la saqué mientras la sangre caía de su punta manchando el suelo, al final del mango llevaba cogido con un hilo a la daga un papel enrollado que cogí para leer lo que ponía- “Tenemos tú sangre, si la quieres ven a por ella…” –alcé la mirada para ver al vampiro que tenía delante de mí, extrañada con aquello- destruimos ese lugar, ¿cómo es que tienen mi sangre? –Aunque era cierto que lo habíamos destruido en realidad nunca habíamos contemplado la opción de que pudieron sacarme más sangre en el tiempo que estuve inconsciente, que no supe cuánto fue exactamente. Gruñí destrozando aquel papel entre mis dedos, algo me decía que no lo hacían solo para llevarme a mí, sino para llevarlo a él también- Por eso lo había notado y me resultaba familiar, su olor está por todo el lugar… son ellos, u otro grupo diferente de los que seguramente tienen –un aullido se oyó desde lo más profundo del callejón y miré hacia el cielo, había luna llena, algo me decía que aquello no nos deparaba nada bueno y miré al vampiro que sabía que querría ir tras ellos sin siquiera pensarlo y aferré su muñeca antes de que se moviera- Ambos sabemos que es una trampa, nos están provocando –otro aullido sonó del final del callejón y seguí con mi vista puesta en él- Creo que esos lobos quieren morir esta noche por nuestra mano.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 243
Puntos : 228
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Vie Mayo 05, 2017 10:43 pm

Cerré los ojos sintiendo su aliento contra mi boca, decía que lucharía por nosotros, que estaba dispuesta a todo y algo me decía que sus palabras eran ciertas.
Ella no temía a mi bestia, de echo, la conocía, quizás por eso era capaz de pedirme ese castigo porque sabia que era un demonio vengativo y podía aceptarlo todo, todo menos mi vacía indiferencia.
Lejos de parecerme una cobarde admiraba su valor, había coreado que me quería de forma segura y aunque ahora mismo no lo entendía, al menos era capaz usar esas dos palabras..¿eran sinceras? No lo sabia, quizás yo no las usaba porque cuando lo hiciera serian ciertas.
No confiaba en ella, no ahora que a la primera de cambio había osado pedirme permiso para ser tocada por otra mujer mientras yo respetaba el pacto marcado a fuego el día que decidimos empezar algo nuestro.
Pero, tampoco estaba preparado para decirle adiós, quizás porque sentía por ella, porque despedirme como lo hacia antaño, hoy me dolía y podía aguantar muchos tipos de dolor pero este me dejaba demasiado vació para asumirlo hoy.

Entreabrí los labios dejando que su lengua jugara lenta con la mía, juego del escondite sentido, y aunque me resistí no pude evitar besarla.
No era un perdón, era un vamos a ver que pasa, si ella luchaba también lo haría yo, pero a la siguiente traición esto tendría final, no se si suyo, mio o de los dos.
Era un loco sádico, un monstruo pero tenia mis debilidades y sin duda ella era una de estas.
Me estaba tragando mi orgullo y eso es algo que no hacia nunca, me mostré débil frente a sus ojos y eso me enrabiaba.
No quería hablar del tema, no ahora, eso nos llevaría a una discursion fuerte y estaba demasiado fuera de mi para controlarme.

Ella tomo mi mano, tiro de esta hacia la casa, el silencio reinaba entre ambos, cada uno sumido en sus propios pensamientos.
Se detuvo de golpe enarqué una ceja sin entender que pasaba. Estábamos a punto de salir de la zona mas abarrotada de la ciudad para entrar en las afuera.
No tardé en percibir un olor que me recordó a aquel grupo de cazadores que aniquilamos en la vieja fabrica, mi mirada se perdió por la oscuridad de un cercano callejón, cerré los ojos tratando de descifrar que extraña magia escondía las auras a mi fuerte radar.
Un tirón seco de la mano enlazada con Sun. Mi cuerpo impacto contra esta, ladeé la sonrisa contra sus labios.
-Si querías un beso solo tenia que pedirlo, no era necesario montar este circo -bromeé tratando de calmarla atajando la distancia entre nuestras bocas.

Algo había impactado en el suelo, justo en la posición donde yo estaba antes de ser movido por la dama.
Esta tomó el objeto, en su interior al parecer una nota que hablaba de que aun tenían parte de la sangre que extrajeron a Nai..lo que implicaba que tenían parte de mi sangre, diluida en la de la vampiresa.
Gruñí desafiante, mis ojos se tornaron fuego y la rabia destilo por todo mi cuerpo centrando me ahora en aquel olor.
Licantropos, lo supe incluso antes de que los aullidos coparan el callejón que frente a nosotros marcaba unos ojos ámbar.

Miré a Sun por encima del hombro antes de emprender la carrera hacia ese ser esclavo de la luna llena, esa que con sus haces plata iluminaban el oscuro callejón.
-No te dejes morder, la ponzoña te debilitará
Embestí contra la primera bestia, ambos rodamos por el polvoriento callejón hasta chocar con la pared del final. No estaba solo, algo que no me importaba, tras uno empezaría con otro, estaba sediento de sangre, de muerte, destrucción y caos, aquella noche la bestia estaría bien alimentada.
Mis colmillos en su yugular, su pelo en mi boca, tupido, manto salvaje que desgarré una y otra vez hasta alcanzar la vena.
La sangre férrea en mi lengua, zarpas en mi espalda no solo rompiendo el traje si no la carne.
Hundí mi mano en su tórax, crujieron sus costillas mientras me abría paso sediento. Aulló de dolor, gruñí de ira.
Alfa contra cainita guerra eterna que se remontaba hasta el principio de los tiempos.

Sabia que esta no era zona de lobos, si habían acudido poniendo en riesgo la manada, era porque estaban siendo controlados, pero ¿por quien? ¿la inquisición? ¿el  consejo? ¿ los cazadores? ¿un nuevo enemigo que se abría paso entre las sombras?
No lo sabia, pero lo averiguaría, tenia que hacerlo.
Rugí extrayendo su corazón de su pecho, fuerte, palpitando con violencia en mi mano mientras el cuerpo inerte de la bola de pelo caía con un golpe seco.
No estábamos solos...



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 216
Puntos : 218
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Dom Mayo 07, 2017 3:50 am

Aquello no me gustaba en absoluto aunque al parecer Assur no se había percatado de que habían lanzado algo en la dirección donde estaba antes el vampiro, por las palabras que dijo contra mis labios con ese tono que a siempre solía poner bravucón, aunque tenía la sensación de que como yo él también había notado algo en el ambiente aunque no me dijera nada. Recoger aquel objeto que habían lanzado para leer que tenían mí sangre y que fuera a buscarla era una más que clara provocación, una que hizo que el vampiro gruñera con sus ojos destilando aquel fuego característico suyo que ponía cuando parecía que iba a desatarse el infierno, y los aullidos claros que salieron del callejón fue lo que nos confirmó que no había sido un accidente.

Las palabras del vampiro me hicieron mirarlo unos segundos antes de que se lanzara hacia el callejón para luchar contra aquel licántropo que se podía distinguir agazapado en la oscuridad del mismo, pero era muy extraño que solamente estuviera solo y por lo tanto más le habrían acompañado. Era noche de luna llena y eso significaba que si había uno cerca, más lo estarían dispuestos a darnos caza y a matarnos. En cuanto me adentré en el callejón no llegué a dar ni cinco pasos cuando otro salió desde arriba cayendo frente  mí, lobo negro que me miraba de forma desafiante mostrándome los colmillos, gruñéndome antes de lanzarse a por mí. Esquivar el primer golpe fue algo rápido ya que se había lanzado directo a por mí con sus zarpas por delante, pero la rapidez que teníamos había hecho que lo esquivara, solo para ver cómo se giraba y se volvía a lanzar contra mí.

Un brazo apartó una de sus patas y la otra mano cerrada en un puño se estampó contra su rostro hundiéndose en el hocico por un lado, con tanta fuerza, que se estrelló de lado contra la pared del callejón, tiempo que aproveché tras el golpe que había sufrido para lanzarme esa vez sobre la bestia que empezaba a alzarse recomponiéndose del golpe de su cuerpo y cabeza contra la dura pared y sin pensarlo caí sobre este ahora que estaba boca abajo, para rodear su cuello con mis brazos, mis colmillos mordieron su oreja y con fuerza haciendo presión rajé el lugar arrancándole el trozo, algo que le hizo aullar de dolor y mi boca mancharse por la sangre de este. Rodé para dejarlo boca arriba y que no pudiera llegar sus zarpas a mí cuerpo presionando el cuello, privándolo del aire para debilitarlo mientras intentaba por todos sus medios soltarse sin poder hacerlo, teniendo un agarre férreo sobre él.

Ahora que lo tenía así aproveché y, en un rápido y seco movimiento, le partí el cuello de modo que dejó de luchar y de moverse carente de toda vida, cuando fui a quitarlo de encima y a levantarme un segundo entró en acción abalanzándose sobre mí dejándome contra el suelo de nuevo, con aquel lobo intentando morderme en el cuello, sus garras rasgaron una parte de mí brazo destrozando la manga del vestido y provocándome unos arañazos profundos de donde comenzó a brotar la sangre de este. Mis manos fueron a su cabeza para apartarla de mí y que no me mordiera mientras lo intentaba a toda costa, metí el pie en el hueco que quedaba y apoyándolo en su estómago lo lancé con fuerza lejos para darme tiempo a levantarme, ya que no tardó en venir a por mí otra vez.

Volvió a lanzarse sobre mí y esta vez volvimos a caer por el suelo, sus colmillos casi llegaron a mí cuello pero simplemente lo rozaron dejando marcas de estos, pero sin ser realmente profundas. Dimos contra la pared de uno de los lados donde me arrinconó, pero de forma rápida cogí una de sus patas y de un movimiento brusco hice que el hueso se partiera, y mis colmillos buscaron su cuello dando con este, clavándolos y haciendo herida todo lo profunda que pude hasta llegar a la vena donde la sangre comenzaba a brotar de este. Se revolvía para liberarse y ahora solo podía atacarme con una de sus patas delanteras mientras intentaba alejarse, arañó parte de mi costado pero no solté el agarre, sino que lo seguí haciendo más y más hondo y profundo como si fuera una daga o un cuchillo que profundizara en la piel y la hiciera más extensa.

Su sangre me manchaba mientras notaba que se iba debilitando por la pérdida de sangre y por la mordida, comenzando a ser más vulnerable por esta misma y que me permitía poder acabar con él. Al final no me costó demasiado a base de fuerza conforme estaba su cuello de destrozado terminar por arrancarle la cabeza del cuerpo y lanzarla lejos mientras el cuerpo temblaba y se sacudía frente a donde estaba. Me levanté limpiándome la boca de la sangre del lobo y me acerqué hacia donde estaba Assur, el vampiro no es que estuviera tampoco indemne y tenía la espalda completamente arañada. De mí brazo seguía brotando la sangre y la herida del costado que manchaba el vestido tiñéndolo de carmesí. El lugar había quedado vacío a salvo de nosotros dos, pero algo me decía que aquello solo había sido una avanzadilla.



-Estoy bien, no me han mordido –dije por si pensaba que lo habían hecho cuando a mi espalda sentí que alguien había saltado desde el tejado, para darme cuenta de que aquel era un humano, un cazador, que había alzado la ballesta para apuntarme en mi dirección. Me acerqué con rapidez estampándolo contra la pared de esta, rompí la ballesta al quitársela lanzándola lejos y cuando tenía su cuello rodeado por mi mano apretando con fuerza, antes de matarlo, se me ocurrió una mejor idea que nos podría ser útil. Lo empujé contra la pared anclándolo ahí, sus manos fueron apresadas para que no intentara hacer nada y lo miré con una sonrisa, de forma fija centrando mis ojos rojos en los suyos oscuros- Quieres decirme lo que está pasando, ¿verdad que sí? –comencé a utilizar mí poder para ver si podía sacar algo de información con aquel humano tan volátil, no sería demasiado difícil que me dijera todo aquello cuanto deseaba- decirme quien es el que está al mando de todo esto y dónde vamos a poder encontrarlo –su mente había caído con demasiada facilidad, cualquier cosa que le pidiera lo haría, bajo el yugo de aquel poder que lo doblegaba ante mí- puedes hablar humano, quiero que me digas todo lo que sabes –aflojé solamente un poco el agarre de su cuello para que hablara, alto y claro, y nos diera información.
-Bathsiva dirige a su manada de licántropos, pero ha reunido a un grupo de mercenarios que comprende a cazadores y hechiceros, están bajo su domino y su poder –el humano cantaba como un pajarito- fueron informados de que te tenían apresada, y quieren su sangre.
-¿Y dónde se encuentra, dónde está su refugio? ¿Sólo habéis venido vosotros?
-Hay una granja abandonada en el bosque, allí se reúnen todos. No, somos una avanzadilla para atraeros, os están esperando para daros una emboscada –era todo cuanto necesitaba saber, iba a matarlo cuando siguió hablando- pero no está sola, tiene a un vampiro antiguo ayudándola para derrocar al vampiro... –gruñí escuchando suficiente y mis colmillos se clavaron en el cuello del humano, desgarrándolo, cortando la vena haciendo que la sangre brotara a borbotones y lo manchara todo a su paso. Cayó desplomado al suelo y me acerqué al vampiro para observarlo.
-Un vampiro antiguo aliado con una loba… Bathsiva, ¿te suena de algo ese nombre? –Pregunté porque quizás fuera una antigua enemiga en la vida del vampiro, no me extrañaría para nada- Una granja en el bosque, una trampa que nos llevaría ante ellos –sabía que el vampiro no dudaría en ir a por ellos- son los mismos que me atraparon aquella vez, creo que no les gustó que acabáramos con todos y quemáramos la fábrica –sonreí de lado- sé que no era exactamente el plan pero… ¿me acompañas a una excursión a la granja? –Lo miré de forma fija y mi mano buscó la suya entrelazando mis dedos en los suyos- te prometo que en terminar todo esto acabaremos en esas mazmorras, aun tienes que castigarme y no lo he olvidado, pero sé que no vas a dejar pasar esto por alto y voy a ir contigo a por ellos –me acerqué para dejar un beso en sus labios, que no pensara que quizás quería librarme ahora que había pasado esto. Me separé dejando un mordisco suave en su labio inferior y lo miré- creo que sé dónde está esa granja, he podido verla en su mente mientras hablaba de ella.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 243
Puntos : 228
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Dom Mayo 07, 2017 6:15 pm

Salvaje el encuentro en ese callejón, aquello solo era una avanzadilla, una de dos licantropos que cayeron frente a la fuerza desmedida de nuestros colmillos.
Ladeé la cabeza cuando el mio fue un cuerpo inerte, podría haberla ayudado, podría haberme inmiscuido en su combate sádico y sin tregua, quizás de no estar molesto lo hubiera hecho, pero admito me excitaba ver sus fluidos movimientos dándole su merecido a aquella bestia que se defendía gruñendo contra el menudo cuerpo de Sun.

Aplaudí como si estuviera en la opera, con la sonrisa ladeada cuando llegó su acto final. Sus ojos me buscaron, la dama enarcó una ceja buscándome, mas pronto se detuvo, pues de encima del tejado saltó un humano armado.
Ballesta que apuntó al corazón de mi dama, esta vez mi sonrisa se borró, gruñí temiendo que atravesara su corazón y corrí para interponerme en la trayectoria de la flecha.
Flecha que jamas fue disparada, pues mi vampiresa tomo la iniciativa y lo apresó.
Pasos calmos en dirección a ambos.
Ojos rojos que centelleaban escuchando el interrogatorio del pelele que había perdido la voluntad ante el dominio que Sun sobre el ejercía.

Batshiva, conocía ese nombre. Enarque una ceja al oírlo, creo que a Sun no le paso desapercibida mi reaccion, pues mis ojos centellearon frente a los suyos y tras el interrogatorio busco respuestas en ellos.
Me dejé caer ligeramente abatido, no llevaba la mejor noche de mis últimos tiempo y ese nombre aun complicaba mas todo.

Como para los Cainitas Cain es su padre. Para lo Licantropos la luna es su madre.
Batshiva es descendiente de las primeras generaciones.
Dicen que la luna quería ser madre, pero Dios no se lo permitió, alegando que jamas podría cuidar a un niño de piel y que el solo podía a su imagen y semejanza plagar la tierra de “vida”
Luna no se rindió y tras observar por siglos a la humanidad hizo un trato con un demonio.
Este le daría el poder de ser madre, si a cambio ella le permitía ser libre, pues Dios por su crueldad le encerrado bajo el mar en una mazmorra incapaz de ser quebrada por nadie de corazón impuro.
Luna era pura y ella acariciando con sus haces de luz plata las cerraduras logro que la bestia emergiera y el trato quedó sellado con el primer niño de piel.
Luna creciente lo acunaba y la menguante lo dormía, mas un día Luna fue llena y el niño dejo de ser piel para ser pelo, garras, colmillos, un monstruo caotico y sin razón.
Pero luna era madre y ¿quien no quiere a sus hijos aunque sean unos monstruos?
Esa es la leyenda que conozco, y Batshiva procede de ese linaje.
Es una alfa, poderosa, es una trampa, no se que quiere de mi ahora, pero somos enemigos naturales y esta gesta no es como otras, no se si puedo ganarla ¿entiendes?
Ambos somos primigenios, ambos somos monstruos y ambos nos odiamos.

Sun tembló, bajé la mirada, no podía prometer que ganaría, demasiados frentes abiertos, pero si podía prometer que lucharía.
Atajé la distancia, mi boca sentencio la suya, beso lento, húmedo, necesitado y calmo.
-Entiendo que te vayas, entiendo que esto te venga grande y si fueras lista empezarías a correr y no te detendrías ni siquiera para mirar atrás.






Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 216
Puntos : 218
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Dom Mayo 07, 2017 7:48 pm

El humano ya nos había dicho todo lo que necesitábamos saber sobre a lo que nos enfrentábamos y el enemigo que teníamos que hacerle frente. Había sido demasiado fácil hacer que cantara y que dijera todo aquello que creí que era necesario para reunir información y poder saber mejor lo que nos deparaba por delante. La verdad es que sus palabras no me gustaron en absoluto, tenían mí sangre y ya sabíamos lo peligroso que era que la utilizaran y algo me decía que lo harían. Pero además que una loba tuviera no solo a licántropos en sus hordas, sino que también a cazadores y hechiceros era algo de lo más extraño, y denotaba que importante debía de ser para tenerlos bajo su mando, quizás los cazadores fueran renegados, mercenarios que se vendían por dinero porque de otra forma no encontraba el motivo por el cual se unirían a una licántropo.

Cuando no necesité nada más del humano y ya vi que era suficiente, antes de que siguiera diciendo que querían derrocar al vampiro y matarlo yo misma le puse fin para dejar de escuchar aquellas palabras, hundiendo mis colmillos en su cuello hasta acabar con su vida, separándome para que el cuerpo cayera deslizándose por la pared hasta que quedó sentado con el rostro hacia un lado, de donde seguía perdiendo sangre. Mí mirada entonces fue al vampiro, había notado el gesto que hizo cuando pronunció el nombre de la loba y no lo había pasado por alto.

Lo notaba preocupado y, a decir verdad, era una de las pocas veces que lo había visto así… y eso sí que fue toda una sorpresa. Aquel vampiro jamás dejaba ver cómo estaba, si en algún momento no estaba en el mejor de sus tiempos nunca te lo hacía ver, como buen rey que era en una partida de ajedrez nunca dejaba ver sus flaquezas, así como sus debilidades y cómo se encontraba… porque para eso era el que más peso tenía, porque sabía que no podía permitírselo. Si ya había sido suficiente con la traición que yo le había hecho, al vampiro le faltaba haber escuchado aquellas palabras, pero también sabía que una parte de él quería saber de qué se trataba todo aquello… y el humano había sido una muy buena fuente de información.

Lo miré mordiéndome el labio y me acerqué hacia donde estaba tomando su mano con la mía, entrelazando mis dedos con los suyos, quizás ahora mismo el apoyo que yo pudiera darle no fuera todo lo que él necesitara, no conforme estaban las cosas entre los dos en ese punto aunque yo le hubiera demostrado que estaba dispuesta a demostrarle que era a él a quien quería, pasara lo que pasara, hiciera lo que hiciera y dijera lo que dijera. Escuché en silencio sus palabras y la explicación que me daba sobre aquella loba, Batsiva, que descendía al parecer de un linaje antiguo de lobos y lo que aquel nombre representaba. La conocía, sabía que era una trampa y que no iba a ser fácil… francamente, que Assur dijera que no sabía si podía ganarla me hizo mirarlo con el ceño fruncido durante unos segundos.

Iba a decirle algo, a responderle, cuando terminó por acortar la distancia entre nuestros labios buscándome de esa forma, una que correspondí sin dudarlo rodeando la espalda del vampiro hasta que mí mano subió a su nuca para pegarlo más a mí sin soltar su otra mano de la mía, un beso lento y necesitado diferente a los que me había dado tras haber salido de aquel local, y sin que él me dijera nada supe que aquel vampiro no estaba convencido, por primera vez en muchos siglos, de que pudiera ganar aquella batalla. Lo miré frunciendo el ceño tras sus palabras, y si era franca, debía de decir que incluso hasta en cierto punto me cabreó que me dijera que me marchara, sin mirar atrás, por lo que me había contado. Lancé un suspiro que murió en sus labios y no me aparté aun aferrándolo.


-¿Y cuándo he sido lista, Assur? –Pregunté para que el vampiro me mirara sin moverme siquiera un solo milímetro de cómo estaba- Que yo sepa, soy bastante cabezota y tozuda… terca, un poco insensata y tremendamente imprudente. A veces no sé medir las cosas –frase que no solo decía porque yo era así, sino también que iba por lo que había hecho en el local- y como tú tengo un carácter volátil y explosivo. Pero si por algo también me defino, es que ni soy débil, ni soy una cobarde y no huyo… nunca –mis dedos acariciaron los suyos aun con las manos entrelazadas- y creo que te lo he demostrado con creces. Así que, ¿piensas que voy a huir ahora y dejar que cargues con esto tú solo? Si quieres que me marche solo tienes que decirlo, aunque te advierto que no pienso ni por un solo segundo hacerte caso –lo miré de forma fija- recuerdo que una vez te dije que quería luchar contigo, y no contra ti… me refería en todos los aspectos. Así que voy a quedarme y voy a ir contigo porque no pienso largarme como la cobarde que no soy, y porque no puedo concebir que te pase nada sin yo haber hecho nada al respecto –mis labios acariciaron los suyos y elevé mis ojos a los suyos- no estás solo, ya no. Mí querido demonio me habría dicho “¿cuándo nos vamos de caza?” –Sonreí de lado porque no podía dejar que estuviera así, tenía que recordarle quien era- Eres un Black, ¿recuerdas? Y no por nada eres el Rey. No olvides que seguimos encima de ese tablero y de esa partida, que ahora en vez de intentar derrocarnos estamos unidos y no voy a dejar que caigas... Así que no, no pienso largarme Assur –lo miré de forma fija convencida de cada una de las palabras que había dicho, sabía que era peligroso pues nada más que había que ver como estaba para darse cuenta, pero no podía dejar que eso mermara al vampiro que era y que siempre había sido. Y esperaba que con mis palabras volviera ese demonio que tan bien conocía, dispuesto a arrasar con todo a su paso desatando el Infierno por donde pisara.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 243
Puntos : 228
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Lun Mayo 08, 2017 9:53 pm

Se que mis palabras la habían cabreado, pero ¿no lo estaba yo? Parecía que todos se asociaban para joderme la existencia y juro que por un momento me planteé si era yo el que a diferencia del resto de mis hermanos se habían equivocado.
Todos recluidos en sus fortalezas movían desde allí sus hilos viviendo una vida apacible, quizás como un día me dijo Sonh “ este no es nuestro tiempo, pero vendrán otros Assur y el caos, la guerra, el hambre gobernaran el mundo, hoy es momento de descansar, replegar velas y disfrutar de la paz”

No era hombre de paz, siempre viví en una infinita partida de ajedrez donde me esforcé porque no derrocaran al rey.
Hoy admito que Sun me había hecho un jaque, no confiaba en ella, realmente nunca confié en nadie, mas la verdad sentía que con ella podía llegar a funcionar lo que quisiera que fuese eso que había empezado entre los dos. Nos conocíamos de hace mucho tiempo, habíamos forjado algo a base de los tiempos, algo que nunca fue bueno, pero era nuestro. Joder, quería que funcionara, quería una vida con ella, pero...

Era irónico que pese a que el consejo me quería muerto, que una loba de gran linaje me quería del mismo modo y la inquisición deseaba desangrarme haciéndome orificios como si fuera un colador, yo solo pudiera pensar en la absurda traición de Sun.
-Podemos tener algo, algo especial, pero hacer lo que deseemos con otras personas en el terreno sexual..creo que eso es en el fondo lo que quieres y no dices por miedo a mi reacción.

Ahora si, dicho aquello y con el gesto tenso me centre en lo que tenia que ver con la licantropo.
-No me rindo Sun, yo no soy de esos, moriré en pie, lo juro.
Escuché sus palabras, esas que me aseguraban que no me abandonaría, pero ¿no lo había hecho ya de algún modo? Guardé silencio alzando los muros de mis propios pensamientos y ladeé la sonrisa con cierto deje de diversión.
-Estoy acostumbrado a que me fallen, me traicionen -dejé que sus dedos acariciaran los míos -pero se que tu nunca te perderías una buena pelea, te gusta demasiado la acción -bromeé guiñándole un ojo -así que, vamos a ver que demonios nos encontramos y como matarlos, tengo sed de sangre, de venganza y creo que es un buen día para oír gemir a una manada.

Su boca acarició la mía, mis labios se abrieron de forma instintiva cuando sus palabras me embriagaron de ella.
-Soy un Black, lo se, no lo olvides tu tampoco -susurré deslizando mi lengua por su labio inferior.
Tiré de su mano emprendiendo el camino hacia el lugar donde nos habían citado.
En las afueras, un viejo motel destartalado, un bar en su zona baja, cochambroso, ruinoso pero al parecer con algo de alcohol que aun se mantenía en pie.
Ni un solo aura de licano lo que me dejo claras dos cosas que en parte ya sabia, de no ser así, jamas hubiera llevado a Sun a ese lugar, un enfrentamiento directo con la loba era algo que haría solo.
La primera que era una trampa, ella no arriesgaría a al manada consciente de que para mi destruir a sus cachorros era un juego de cartas con niños y segundo que aquella reunión tenia un fin, ahora solo teníamos que averiguar ¿cual? y de paso descubrir en que lugar de París se ocultaba esa zorra.

Ladeé la sonrisa cuando desde los tejados fuimos apuntados por ballestas y arcos. Todos ellos cargados por hombres bien pertrechados, dispuestos para lo que creían una batalla justa de la que podían salir airosos.
Pobres desgraciados, no se como habían sido tan burdos como para poder ser engañados.

Del bar salieron dos moles, debían ser los listos del grupo pensé con un aire divertido, hacha en mano decían que iban a partirme en trozos ¿ellos y cuantos mas como ellos?
Negué pensando lo infelices que eran esos tipos y lo rápido que sus cuerpos encontrarían la paz para alimentar los gusanos.
-Os aconsejo que si sabéis rezar empecéis, pues aquí solo yo y la mujer que me acompaña quedaran en pie.
No acabé la frase cuando emprendí rauda carrera hacia los idiotas de las hachas.
Era absurdo pensar que encontrarían venganza, o lo que quisiera que buscaran en este inmortal. Mas lo que yo si encontré fue la yugular de uno de ellos que saje de cuajo de un bocado, hacha del otro hacia mi cuerpo, que impactó con el de su compañero.
Mis ojos rojos miraban por encima de su cuello, mientras la sangre a borbotones corría hacia mi garganta en una imagen un tanto sádica.
El tonto dos sacó el hacha del vientre de “tonto 1” y esta vez pensó con esa inteligencia de la que hacia gala que atacar mis pies me haría caer.
Yo no caía y eso pronto lo iba a comprender.
Hacha que acarició el suelo haciendo saltar chispas en su agresivo gesto, le devolví a su amigo de un empujón haciendo a ambos caer al suelo. Mis manos aferraron el hacha, hacia mucho que no me divertía con estas armas y de un golpe seco lo decapité.

Busqué a Sun con la mirada, no se cuando me di cuenta, pero me estaba enamorando de ella y en mi pecado estaba mi penitencia.













Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 216
Puntos : 218
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Mar Mayo 09, 2017 5:40 pm

Esperaba que el vampiro recobrara un poco la compostura y me dijera que estaba listo para ir a por esos licántropos, ese era el Assur que conocía, el vampiro que no le tenía miedo a nada y que desataba el Infierno con cada paso que daba… ese que desataría frente a los licántropos cuando nos encontráramos con ellos, por haber intentado llevarnos y nunca mejor dicho: a la boca del lobo. Ahora sabíamos lo que pretendían y ellos no contaban con esa pequeña ventaja que teníamos, aunque todo olía más bien a una trampa urdida para capturarlo, o matarlo. No podía dejar que ninguna de las dos cosas pasara, sabía que era capaz y que se valía por sí mismo pero igualmente no podía dejar de preocuparme por ello, no cuando lo quería a mí lado en esta no vida que tenía, con él, pasara lo que pasara.

Fruncí el ceño por sus palabras tras haberse quedado un tiempo callado sin decirle nada y gruñí levemente contra su rostro para nada de acuerdo con ellas. Aún tendría que perdonarme por lo que había hecho pero eso no era, ni de lejos, lo que quería de él y si ese era la renegociación que quería… me negaba en absoluto a estar de acuerdo con ella. Ya no sabía cómo decirle que solo lo quería a él y que solo quería estar con él. Me había equivocado, lo había hecho mal pero le había pedido perdón por ello e incluso yo misma le había dicho que aceptaba ese castigo que sabía quería imponerme, si era lo que necesitaba, para tener ese perdón… Sus palabras solo hacían más que cabrearme, y darme de cabezazos contra un muro en el que parecía que el vampiro no veía lo que realmente quería, y me enervaba.


-¿Esa es la renegociación que quieres hacer, Assur? –Pregunté con un tono bajo pero frío en la voz, mirándolo con el ceño fruncido- Porque te adelanto, desde ya, que no lo acepto y la revoco –aun así no me aparté ni me moví bajo ningún concepto- para nada es lo que quiero ni lo que deseo. Me he equivocado, todos cometemos errores Assur pero yo lo he aceptado y asumido el error, te he pedido perdón y pienso dejar que me castigues como creas oportuno y conveniente por ello… pero no esperes que acepte eso –negué con la cabeza- porque ya no sé cómo decirte que solo te quiero a ti y que lo demás me importa más bien nada… pero entiendo que no te lo puedas creer en este momento, pero te lo demostraré y te darás cuenta. Ya sabes cómo puedes saberlo de forma clara y directa; bebe y sabrás que no deseo ni quiero a nadie más… en ningún ámbito que no sea alimentarme. –Hice una pausa dejando que hablara en la que mis ojos miraban los suyos de forma fija- Sé que no eres de esos, y que si tienes caer será solamente de pie. No es que solo me guste la acción, tanto como a ti, sino que no puedo dejar que vayas solo… no me lo perdonaría. Siempre estoy dispuesta a presentar batalla, no es nada que no sepas –sonreí de lado por sus palabras con mis labios acariciando los suyos de forma leve- Nunca lo he olvidado, siempre lo he tenido muy presente –dejé que tirara de mí para ir al encuentro al que nos habían citado, donde esa trampa nos esperaba y donde presentaríamos batalla sin duda alguna.

Llegamos a un viejo motel un poco destartalado con una zona de bar en la parte de abajo, se veía luz en el lugar pese a lo ruinoso que parecía aquel lugar. No noté ningún aura que procediera de un licántropo y me pregunté qué nos tendrían preparado, y un presentimiento que no me gustaba en absoluto me recorrió por entera, pronto los tejados se llenaron de cazadores que nos apuntaban con ballestas y rodé los ojos, estaba harta de las ballestas. De la zona del bar salieron dos hombres más grandes y más corpulentos que portaban sendas hachas en sus manos, apreté la mano que tenía cogida a Assur haciéndole ver que estaba preparada, y no pude evitar sonreír ante las palabras de este donde les avisaba que ninguno iba a quedar en pie aquella noche… ese era el demonio que conocía y que tanto quería.

Nada más terminar la frase se dirigió como de costumbre hacia la batalla por uno de los lados, y yo tomé el otro; él hacia aquellos dos hombres, yo hacia la parte de los tejados. Las estacas volaban tras la estela que dejaba y me quedé pegada a la fachada del lateral del motel, donde arriba tenía a los cazadores con las ballestas. Aprovechando unas cajas que había apiladas subí con facilidad al tejado, lo justo para asomarme y al que tenía más cerca cogerlo para tirar de él y hacer que cayera al suelo sin darles opciones a nada, cubierta por la pared que no podían darme desde ningún lado. Al bajar le rompí el cuello sin pensarlo y cogí sus dagas que tenía, la ballesta e incluso las estacas que tenía que, ¿por qué no? También podían matarlas con ellas… algo de lo más irónico.

Volví a asomarme lo justo para ver al siguiente y la lancé una de las estacas que impactó en su corazón incrustándose por la fuerza con la que había sido lanzada con la ballesta, y que hizo que se girara cayendo hacia atrás y disparara al que tenía al lado, clavando la estaca en el costado de este y que hizo que cayera rodando por el tejado hacia un lado hasta el suelo. Sonreí divertida por ello, y me fijé en que en la otra punta encima justo de donde estaba la zona del bar, había un cazador que apuntaba a Assur con una ballesta, pero al parecer el vampiro estaba en ese momento con su mirada puesta en mí, con aquellos hombres ya muertos en el suelo donde podía ver una de las cabezas separada de su cuerpo y no lo pensé. Cogí una de las dagas y la lancé impactando en la garganta del cazador que cayó a peso en el tejado, deslizándose hasta caer al lado del vampiro, fijando mi mirada en él un par de segundos.

Pero no podía pararme, estaba sobre el tejado y en esos momentos era un blanco más que fácil para los cazadores que quedaban, así que bajé notando que habían disparado hacia el lugar donde me había quedado quieta, mientras recargaban lancé la otra daga que tenía hacia uno ellos y con rapidez fui hacia donde estaba el vampiro, tomando su mano y entrando dentro de aquel bar apenas iluminado, donde había algunas botellas de alcohol y vasos sobre las mesas, pero no había nadie en aquel lugar. Nos quedamos a resguardo de que nos pudieran disparar mientras se podía oír las pisadas de estos sobre el tejado, y mí mirada se fijó en el vampiro.


-Cinco arriba y uno en la otra punta que se acerca y que creo que es un hechicero… pero ni rastro de los licántropos. Esto me da mala espina, Assur, ese humano no mintió en lo que nos dijo –me moví por el bar buscando lo que podría utilizar como armas, al parecer uno de los cazadores se había dejado un par de dagas que cogí sin pensarlo para quedar otra vez delante de él- tú por un lado y yo por el otro, así nos los cargaremos antes. Pero hazme un favor… no te quedes parado, no quiero perderte –mis labios buscaron los suyos, quizás lo habría matado él al que estaba en su espalda en el tejado, o quizás no… por suerte lo había visto y había podido matarlo a tiempo. Le sonreí tras separarme- Vamos a por los que faltan e investiguemos –porque me resultaba de lo más extraño que no hubiera ni un solo licántropo en los alrededores, y el aura que notaba que se acercaba desde lo lejos no me gustaba y me daba mala espina.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 243
Puntos : 228
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Miér Mayo 10, 2017 1:50 pm

Alcé la mirada dejando caer el hacha contra el empedrado, los arqueros de los tejados habían ido cayendo, y Sun como la bestia de ojos rosjo que era, acababa con otro de ellos antes de bajar de un salto para correr hacia mi y tomar mi mano.
Nuestros ojos se encontraron, ladeé la sonrisa al sentir su gélido tacto acariciando mis dedos y tiró de mi con fuerza para meternos en la taberna.
-Tratas de salvar mi misera vida -susurré arrastrando las palabras de forma tentadora contra su boca.

Por los tejados se oían los pasos de los cazadores, buscaban rehubicarse para poder atacarnos nuevamente.
-¿Una copa? -pregunté tomando dos de los vasos de la barra llenos de polvo y los repleté de boubon.
-Entonces Sun ¿no quieres renegociar nada? -pregunté acorralarla contra la barra.
De un trago apuré la copa, mi mirada roja como el fuego se perdió en sus pardos. Boca entreabierta que tentaba a la ajena, nuestro aliento entrecortado se acariciaba.
-No vuelvas a traicionarme, nunca, no puedo soportarlo -reconocí convirtiéndome en su prisión de carne y hueso. Manos apoyadas a cada lado de su cuerpo, el mio contra el ajeno, mi hombría alzada acariciaba su vientre.
-no puedo soportarlo -susurré apoyando mi frente en la ajena mientra una de mis manos se deslizaba por un mechón de su oscuro pelo.

Mi boca acarició su mandíbula, deslizándose por su inmaculado y largo cuello, tortura era el infierno de su sangre corriendo desorbitada por su yugular, quería morder, saber si me decía la verdad, verlo todo por mi mismo, que me dejara profundizar en sus secretos porque era incapaz de confiar en nada en se momento.

Mis colmillos crecieron, acariciaron su piel, surcándola, jadeé contra esta cuando ladeó la cabeza dándome permiso para hacer cuanto quisiera, mas en nada quedó mi intento pues la puerta fue abierta de golpe y tres hombres armados con ballestas aparecieron de improvisto disparando hacia nosotros.
Me giré para enfrentarlos, la dama a mis espaldas y mi velocidad sobre humana basto para enredarme con dos de ellos en melé. Saqué de mi hombro la saeta clavada y la hundí en el cuello de uno de ellos que cayo desplomado al suelo.
Esquivé el cuchillazo del otro para desde abajo desgarrarle el estomago con mis dientes y tirar de sus tripas deshilandolas sonriendo de forma burlona.

Sun había ido a atacar al tercero en discordia, me giré para buscarla cuando un montón de dardos me atravesaron. Por las ventanas una tribu india, o eso parecía portaban unos canutos por donde soplaban y estas diminutas armas salían disparadas hundiéndose en mi.
Gruñí rabioso, como pensaban que un arma tan nimia podría tan siquiera hacerme el menor daño.
Gran error el mio, todo había sido una distracción y esas cuatro hembras de la manada de Batshiba acaban de infectarme con la sangre de su linaje.

Me sentí debilitar en el mismo momento, mas no lo suficiente como para no correr con violencia hacia el ventanal y destrozar a esas cuatro mujeres que habían dado su vida por la manada.
Pelea de colmillos, garras y sangre. Los enemigos primigenios se batían en duelo. Sun corrió para ayudarme, mis movimientos cada vez eran menos fluidos, el veneno iba actuando y solo cuando le ultimo cuerpo cayó sobre el suelo, mi cuerpo se rindió en los brazos de la inmortal.
Rente perlada en sudor, de rodillas, mis ojos buscaron sus pardos.
-Me han envenenado -susurré antes de perder el conocimiento.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 216
Puntos : 218
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Jue Mayo 11, 2017 1:41 am

Ese maldito vampiro iba a ser mi perdición como no empezara a prestar atención a lo que debía prestar atención, no era suficiente con los cazadores que quedaban en el tejado y ese que tenía tras su espalda, sino que su mirada estaba puesta fija en mí y yo lo miré donde ambas miradas se encontraron en aquella batalla, para lanzar una de las dagas que me quedaba que había quitado a uno de los cazadores muertos, matando al que apuntaba con una ballesta al vampiro antes de que pudiera disparar y se formara la verdadera tragedia. Debía de seguir moviéndome, sobre aquel tejado era un blanco más que fácil para esos cazadores y decidí por ir hacia el vampiro, no sin antes lanzar lo único que tenía como arma quedándome sin nada, tomar su mano y tirar de él para resguardarnos en aquel bar donde parecía que los cazadores se habían dejado todo a mitad, como si tuvieran prisa por salir.

Mis ojos observaron la de aquel vampiro que ahora me miraba y fruncí el ceño por haberse quedado parado, ¿y si no hubiera estado atenta? Sus palabras no hicieron que me sintiera aliviada y en parte me enfadó un poquito lo que dijo, ¿mísera vida? Aquel vampiro era idiota por tan siquiera hacer ese comentario, hablando con su aliento chocando contra mis labios, tentándome como solo él podía hacer con tan poco. Se giró para coger dos vasos de aquel lugar, lleno de polvo, y los llenó con Bourbon que fue algo que me hizo sonreír de lado porque ese vampiro no concebía hacer un negocio, o un trato, sin alcohol de por medio. Miré el vaso que había dejado y ladeé la cabeza, no me apetecía beber en ese momento.

Alcé mi vista al techo escuchando los pasos de los cazadores que habían quedado con vida reagrupándose para volver a por nosotros, y fue cuando sentí que mi cuerpo quedaba contra la barra del lugar. Sus brazos rodearon mí cuerpo apoyando sus manos en la barra, su cuerpo pegado al mío en una prisión que se me antojaba la mejor del mundo, su boca entreabierta exhalando su aliento que se mezclaba con el mío y moría en mis labios. Me dijo que no volviera a traicionarle, nunca, y que no podía soportarlo. Notaba su miembro contra mí cuerpo y sonreí observándolo subiendo mis manos por su pecho como si, por unos instantes, nos hubiéramos olvidado de que no estábamos solos y que aún quedaban cazadores que querían matarnos.



-Salvaría tú vida una y otra vez, mi querido demonio –mis labios rozaron los suyos sin dejar de mirarlo- y si es tan mísera como dices; déjame ponerle solución y cambiarlo –su frente se apoyó contra la mía y volvió a repetir que no podía soportar que le traicionara. Una de sus manos apresó un mechón de mi pelo oscuro como la misma noche deslizándose por este- Nunca más –aseguré negando levemente con la cabeza. Si pudiera hacerle ver que era cierto todo lo que decía, todo lo que le había dicho no tendría esas dudas… aunque entendía que, es esos preciosos momentos, no me creyera del todo pues desconfiaba de mí tras esa noche. Mi boca se abrió al notar sus labios por mi mandíbula que bajaron por el cuello, eché la cabeza hacia atrás sabiendo que la única forma de que lo supiera de verdad, era bebiendo de mí sangre. Me moví contra él perdiéndome en esas sensaciones que el vampiro me provocaba, haciéndome olvidar por esos momentos dónde estábamos y a lo que habíamos ido hacer, un jadeo escapó de mis labios al notar ahora sus colmillos recorriendo la piel y ni siquiera lo pensé cuando le ofrecí mí cuello en una muda invitación a que mordiera… iba a ser la única forma para que viera realmente que todo cuanto dije era cierto.

Pero no llegó el momento, la puerta se abrió de golpe devolviéndonos  a la realidad y tres cazadores asomaron por ella, Assur enseguida fue a por dos de ellos y yo me encargué del tercero que quedaba, le quité la ballesta y hasta creo que la partí cuando mi puño dio contra el arma, dejando al cazador indefenso. Teniéndolo tan cerca no me bastaba arma alguna, mis colmillos eran perfectos para la ocasión y mordí el cuello del humano para quitar un trozo del cuello, con saña, que escupí con la boca manchada de sangre mientras la sangre salía manchándolo todo. Sentí dos auras más fuera que bajaron del tejado quedando fuera en la calla. La primera de ellas quedaba a unos metros de distancia en línea recta desde donde estaba y ni me lo pensé, fui veloz hacia él esquivando por los pelos la flecha que lanzó la ballesta, rozándome el hombro al esquivarla.

Al estar delante una de las dagas la tenía aferrada en mí mano y rajé el pecho del humano para luego clavar la daga en el cuello por debajo de la mandíbula hacia arriba, incrustada en el hueco de la barbilla haciendo que perdiera la vida en el acto. El segundo cazador, que estaba a unos pocos pasos, disparó la ballesta y giré el cuerpo del humano poniéndolo delante para servirme de escudo, me acerqué con el humano cubriendo mí cuerpo hasta que llegué al otro, saqué la daga haciendo que el cuerpo cayera inerte al suelo y hundí la misma en el corazón, viendo el rostro retorcido por el dolor mientras sentía su vida apagarse segundo a segundo, hasta que el corazón dejó de latir. Quité la daga para darme cuenta de que el vampiro estaba ahora luchando con cuatro mujeres, aunque sus auras no eran las de humanas normales y corrientes, sino cuatro lobas.

Corrí en su dirección justo cuando quedaban solamente dos encargándonos de ellas, y cuando la última caía muerta por el vampiro vi que tenía pequeños dardos clavados en su piel y noté que algo extraño le pasaba cuando no se mantenía bien en pie, estando a su lado me acerqué a su cuerpo justo cuando este cedió contra el mío, mis brazos rodearon sus hombros mirándolo sin saber qué era lo que estaba pasando cuando caímos de rodillas sobre el suelo. Su frente estaba llena de sudor cosa demasiada extraña en un vampiro y sus ojos rojos los alzó para buscar los míos mientras lo mantenía contra mí cuerpo sin saber qué le pasaba.



-¿Qué te ocurre? –Pregunté acunando su rostro con una de mis manos, el pelo caía como un manto sobre ambos y lo miré con miedo y preocupación ante el desconcierto. Cuando dijo que lo habían envenenado mis labios se entreabrieron para ver como el inmortal perdía el conocimiento recostado contra mí cuerpo perdiendo todas las fuerzas- Assur… -mi mano acarició su rostro para intentar despertarlo por todos los medios, hacer que reaccionara- ¡Assur! –Grité desesperada viendo que no reaccionaba, temiendo por lo que pudiera pasarle al vampiro que tenía entre mis brazos y al que quería por encima de todas las cosas, más incluso que mi propia vida. Mi mano bajó quitando aquellos dardos que tenía apestando a la sangre de licántropo y miré con miedo el rostro del vampiro que seguía perlado de sudor, incluso algo más pálido de lo normal- ¡No! –grité comprendiendo que el veneno no había sido otro que la propia sangre de un licántropo sabiendo que la sangre de un licántropo podía ser o llevar incluso a la propia muerte… y él tenía muchos dardos clavados en el cuerpo. Lo pegué a mi cuerpo, que estaba temblando,  y bajé mi cabeza para pegarla a la suya con mis labios sobre su frente sin soltarlo ni por un solo segundo- Resiste, por favor… -dije con la voz trémula y los ojos cerrados, temblando al pensar que eso podría matarlo y es que ni siquiera quería concebirlo, debía de buscar la manera de sacarlo de allí, llevarlo a un sitio más seguro para ayudarlo con el veneno… aunque sabía que era poco lo que se podía hacer en esos casos. Una risa procedente del camino para llegar a aquel motel hizo que desviara mi vista hacia la mujer que, parada, nos miraba con una sonrisa en los labios. Parecía una auténtica amazona con el pelo largo y suelto, y esas ropas más propias de un animal que de una joven. Su mirada estaba fija en el vampiro y parecía disfrutar con lo que veía, volvió a reír y me miró, hizo un gesto con su mano y dos licántropos salieron de los arbustos cercanos a ella, para desaparecer en las sombras. ¿Sería Batshiva? Podría ser, su aura era oscura pero no parecía una licántropo más… entonces, ¿por qué no matar al vampiro? Quizás porque disfrutaba más viendo como sufría, y sabía que él tomaría venganza.

Quise ir tras ella pero no podía dejar Assur solo en esas condiciones y debía de sacarlo de allí, llevarlo a la mansión que era lo más cerca que quedaba e intentar hacerle recobrar el sentido e intentar que no muriera por el veneno que llevaba en su cuerpo. Decir que el camino fue fácil hasta que llegué a la mansión sería toda una mentira, la incertidumbre y el nerviosismo me podía, pero lo que más me tenía atemorizada era el miedo de no saber qué iba a pasarle al vampiro. No podía perderlo, no podía dejar que eso sucediera porque entonces ya nada tendría sentido para mí… él se había convertido en mi todo y era algo que no podía negar en esos momentos. Fui todo lo rápida que mí condición me permitía, y que ésta a su vez me dejaba poder cargar con el vampiro sin ningún problema, de haber sido humana lo habría tenido todo mucho más complicado.

No tardé mucho en llegar a la mansión, abrí la puerta con rapidez y subí con el vampiro a una de las habitaciones que había arriba, tumbándolo en la cama, cogí un trapo y quité el sudor de su frente dejándolo ahí puesto, con la daga de plata que había cogido del cazador hice un corte en su muñeca para que la sangre, con el veneno, comenzara a salir del corte dejando incrustado el cuchillo para que no se cerrara la herida, era lo que tenía la plata en nosotros, que no nos dejaba curar la herida. Llevé mi muñeca a mí boca y con los colmillos hice herida para abrir su boca y dejar que la sangre cayera dentro de esta, alimentándole por la pérdida de sangre como único método preventivo ante el veneno. No sabía qué más hacer, ni a quién llamar o acudir… y no iba a dejarlo solo. Repetí el proceso un par de veces hasta que pensé que era suficiente, quité la daga de la muñeca que empezó a cerrarse y tras abrir mi muñeca de nuevo volví a darle de mí sangre, no sería tan eficaz, ni fuerte como la suya, pero seguro que algo haría. Me tumbé a su lado en la cama aferrándome a él, temiendo perderle por aquella maldita loba que quería arrancarle la cabeza y hacerle pagar por aquello.


-No me dejes Assur… no podría soportarlo –mi rostro se perdió en su cuello sin soltarlo, temiendo que no se recuperara del veneno y aquella noche en la que había cometido aquella terrible gilipollez, arruinándolo todo, fuera la última- Recupérate por favor… te necesito conmigo –murmuré sin apartarme de él, pegada a aquel vampiro que era todo para mí, con la esperanza de que despertara pronto.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 243
Puntos : 228
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Jue Mayo 11, 2017 2:15 pm

Abrí los ojos tratando de centrarme en las sombras y luces emborronadas que veía en esa habitación. Mirada que se achicaba viendo manchones a mi alrededor, mi mano buscaba sobre un mullido colchón el cuerpo de la inmortal que ahora necesitaba.
-Sun -susurré jadeando, no podía ver nada era como si una tela oscureciera mi mirada, débil me sentía extraño, acostumbrado a ser poderoso, un dios o un demonio dependiendo de quien me viera a través de los ojos, me sentía vulnerable y eso no era bueno.
Mi ego rugía tratando de incorporarme, la gélida mano de Sun me empujó hacia el colchón, consciente posiblemente de que ni siquiera lograba ubicarme en la estancia donde estaba.

Enredé mi mano en su cintura  subiéndola sobre mi, dejando que mis dedos recorrieran a tientas la piel de su espalda, erizándose por mis caricias.
Su boca sentenció la mía con suavidad, mis palabras pronto impactaron son sus labios.
-¿Que ha pasado? ¿donde estamos? -me relamí los labios resecos.
Sus dedos se enredaron calmos en mi pelo, caricias lentas que buscaban relajarme, pues era obvio que estaba perdido.
Poco a poco logré centrarla en mi mirada, pestañeé varias veces hasta que contemplé ese rostro preocupado contra el mio.

Su frente se pegó a la mía en ese momento con cierto alivio, nuestros labios se acariciaron despacio, ella parecía feliz, como si una parte de ella no esperara que abriera los ojos. Mi orgullo tiro de mi con fuerza, no estaba acostumbrado a ser una bestia indefensa que se rinde a la primera de cambio.
-Necesitan mas que unos dardos para matarme -susurré mordiendo su inferior, lamiéndolo después.
-Voy a matarla y con su pelaje haré una alfombra para colocar frente a esa chimenea. Juro que haremos el amor sobre ella y este día solo será un burdo recuerdo.

Mis dedos se deslizaron por su oscuro y ondulado cabello, hasta que escapó de estos, su rostro fue lo siguiente que recorrí, sus labios hasta que mi mano se enredó en su nuca atrayendola contra mi con fuerza arrancándole un jadeo.
Beso que lo dijo todo sin palabras, mi lengua abordó la ajena, saqueándola con destreza, buscando el botín en ella.
Jadeé necesitado de sentirla, de encontrarla y de perderme a la vez. No iba a sacar de nuevo la conversación de esa noche tan fatídica, había quedado claro todo para ambos si volvía a sentirme traicionado todo lo nuestro se acabaría porque no podía soportarlo.

Mi boca se deslizó por su mandíbula, la lamí con suavidad, respiración brusca contra su piel, mi boca por su cuello, colmillos que rasgaron su tez perfecta, lamiendo esas gotas carmesí que resbalaban lentas hasta morir en mi lengua.
-Sun -ladeé la sonrisa contra su piel -¿esa gran preocupación que veo reflejada en tu mirada es porque no puedes vivir sin mi? -bromeé alzando la mirada para buscar la ajena con cierta picardia -ten cuidado señorita, soy un monstruo que en este momento clama venganza.

Era cierto, pensaba encontrar a esa mujer, me había humillado delante de la mujer que amaba ¡espera! Me quedé un instante quieto dándome cuenta de lo que mi pensamiento traicionero me gritaba y yo seguía sin estar dispuesto a reconocer, básicamente porque era un cobarde y porque aunque ella si había dicho en voz alta que me quería, para mi eso era complicado, demasiado.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 216
Puntos : 218
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Jue Mayo 11, 2017 6:52 pm

No supe cuánto tiempo pasé en aquella cama, tumbada al lado del vampiro hasta que este finalmente se movió y comenzó a abrir los ojos, todavía pegada a su cuerpo sin intención alguna de moverme hasta que supiera que estaba bien, y que estaba fuera de peligro. Su brazo se movió y con su mano comenzó a tantear la cama hasta que finalmente dio con mi cuerpo contra el suyo, sonreí cuando incluso así me llamaba y me incorporé un poco en la cama viendo que tenía los ojos cerrados y que cuando la abría esta se quedaba entrecerrada, como si le costara ver por alguna razón. Quizás eran los efectos del veneno, no lo sabía pero esperaba que no le pasara nada a él. Intentó incorporarse y mi mano en su pecho paró su avance, devolviéndole de vuelta al sofá haciéndole ver que estaba ahí con él, y que no pensaba moverme ni dejar que hiciera muchos esfuerzos.

Su mano siguió hacia mí recorriendo mí cuerpo hasta que tomándome de la cintura me subió sobre él, dejando caricias en mi espalda lo que el vestido dejaba de piel al descubierto. Sobre él acerqué mi rostro al suyo para besarlo de forma lenta, aliviada porque hubiera despertado y sacando ese temor de mi cuerpo que había sentido al pensar que lo perdía… me había pasado todo el tiempo preocupada, temiendo ante la idea de perderlo y rogando porque aquella no fuera nuestra última noche… no después de lo que yo había hecho. Lo besé aunque de forma lenta y pausada, si necesitada de volver a sentirlo de nuevo, contenta por saber que lo tenía conmigo. Mis ojos lo miraron y mis labios recorrieron los suyos ante sus preguntas.


-Te desmayaste… todo fue una trampa dispuesta para envenenarte –porque no había duda alguna- te lanzaron muchos dardos con veneno de esa loba en ellos, la vi Assur, estaba allí observando –mi aliento daba contra sus labios y mis dedos recorrían su rostro de forma lenta, en una caricia sentida- Temí por lo que pudiera pasarte, sé lo que el veneno de la sangre de un licántropo puede hacer en un vampiro, y aunque quise ir a por esa zorra… no podía dejarte. Estamos en la mansión, era lo más cerca que tenía para ponerte a salvo e intentar de alguna forma que el veneno no hiciera su función –la otra mano enredaba mis dedos en su pelo, no quería decirle demasiado porque sabía cómo era, en ese aspecto los dos éramos demasiado orgullos y sabía que mis palabras en las que él se veía débil por lo que decía no iban a gustarle, al igual que a mí no me gustarían- pero ya pasó todo, y estoy aquí contigo –mis labios recorrían su rostro hasta que finalmente sus ojos se abrieron y noté que me miraba, algo que antes le costaba hacer, para ver esos ojos rojos que había echado de menos. Lancé un suspiro y pegué mi frente a la suya, respirando tranquila viendo que tras tener aquel veneno en su interior estaba bien, que era lo que más me preocupaba.

Sonreí contra su frente y sus labios me buscaron, o yo los busqué, con una sonrisa en ellos dejando que se acariciaran, fundiéndonos en un beso lento en el que mi mano acunó su rostro y lo contemplé. Le sonreí ante sus palabras de que haría falta algo más que eso para matarle y acaricié su nariz con la mía. Mis ojos bajaron a sus labios perdiéndome en ellos durante unos segundos para subir mi mirada buscando la suya, escuchando lo que me decía. Sabía que iba a ir a por ella, era algo que tenía más que claro después de lo que le había hecho… provocándolo de esa forma. Juraba ir a por ella y yo no iba a impedírselo, porque sabía de lo que era capaz y que si juraba alguna cosa bien sabía que lo haría, costara lo que costara. Me mordí el labio cuando acabó la frase y terminé sonriendo de lado por las últimas palabras, mirando por un instante la chimenea que había en la habitación y luego volviendo mi vista a él.



-Sería una bonita alfombra –dije con mi dedo perfilando su mandíbula y la otra mano acariciaba su pecho de forma lenta- hacer el amor sobre el pelaje de tu enemigo… es una idea tremendamente irónica, feroz y salvaje, pero me gusta –ahora fueron sus dedos quienes recorrieron mi pelo dejándome hacer y disfrutando del cosquilleo que me regalaba aquel acto, luego bajó por mi rostro hasta mis labios que se abrieron exhalando sobre estos, para terminar acercándome de la nuca provocándome un jadeo por el acto para fundirnos en otro beso. Uno en el que arrasó con todo a su paso, sentido, necesitado, haciéndome jadear en ese beso que decía más de lo que realmente aparentaba. Había echado de menos esos besos, esos sí me gustaban demasiado. Mi cuerpo se movió contra el suyo en el beso necesitada de él, olvidándome pero sin llegar a hacerlo del todo, del momento en que había jodido la noche y dejándolo como experiencia y como nota mental sobre lo que no tenía que volver a hacer. Había temido perderlo aquella noche, por dos motivos diferentes pero que hubiera sido mi completo fin. Bajó sus labios hasta mi mandíbula recorriéndola y lamiéndola, para luego bajar al cuello donde sus colmillos hicieron una leve incisión que me provocó un jadeo cerrando los ojos, notando como su lengua ávida recogía las gotas de sangre que caían de la herida. Mi mirada lo buscó ante sus palabras centrándome en ellos cuando me llamó, sintiendo su aliento sobre mí piel- Sí, maldito demonio –dije no como insulto, sino porque realmente lo era y ya le había llamado así varias veces, aunque aquella vez fuera con matiz cariñoso. Quizás no esperara contestación a la pregunta pero igualmente yo la respondí- he estado preocupada desde el momento en que el veneno comenzó a hacer reacción, he temido por tú vida y he temido perderte en esta cama mientras lo único que podía hacer era hacerte un corte en la muñeca para que la sangre fluyera y abandonara tu cuerpo con el veneno, y darte de mi sangre para mantenerte con vida. Así que sí, no puedo vivir esta no vida sin ti y esta noche me he dado cuenta, de la forma más horrible y jodida que hay, de hasta cuánto eso es cierto –mis ojos lo miraron y mis palabras dieron contra sus labios- clama la venganza que quieras, no te voy a detener, pero no será esta noche. Que te quiero Assur, y que lo que temo es perderte y sé que aunque ese monstruo que dices que tienes en tu interior emergiera a la luz… sé que no me harías daño. Hombre y bestia, aunque estén los dos juntos por igual y estén encerrados en un mismo cuerpo, el sentimiento corre por el mismo lado –mordí su labio inferior para luego lamer el mismo- deberías de alimentarte, has perdido mucha sangre –más bien, le había hecho perder sangre en un vano intento de que el veneno no hiciera tanto efecto. Aparté el pelo a un lado y dejé expuesto mi cuello para mirarlo, y no pedirle, sino más bien ordenarle que era lo que tenía que hacer porque yo no había perdido tanta sangre como él- No es la tuya pero… bebe, lo necesitas –dije esperando a que lo hiciera, mirándolo de forma fija para que supiera que no iba a dejar que me llevara la contrario y que no iba a dejar que no lo hiciera.

Al terminar de beber algo de mi sangre, que no fue exactamente la cantidad que esperaba, lo miré con el ceño fruncido y negué con la cabeza. Debería de haber tomado lo que le hubiera hecho realmente falta, y podía entender que no quería beber demasiado de mí sangre pero era lo que necesitaba, porque no iba a ir y dejarlo solo para ir a buscar un humano del cual pudiera saciarse por completo, aunque viera que ya estaba mejor que hacía unos minutos. Mi rostro estaba recostado contra su pecho con los ojos cerrados sintiendo su mano enredarse en mi pelo y la mía recorrer su pecho, lancé un suspiro y luego miré la habitación fijándome por primera vez en ella. Era bastante grande y seguramente fuera la habitación principal.


-No pensé que entraríamos por primera vez de esta forma en la mansión pero, ¿te gusta la habitación? –Mis ojos se alzaron para verlo, cambiando de tema completamente dejando a un lado la loba, la pelea y todo lo que había acontecido en esa noche por el momento- Creo que es la principal –apoyé la barbilla en su pecho y lo miré, sonriendo de lado- Te la dejaré para ti –reí levemente entre dientes como si realmente la mansión fuera mía, que aunque estuviera a mi nombre no la consideraba como tal- pero solo con la condición de que me avises si piensas poner algún elemento decorativo distinto del que hay… no sé, unos cuadros, algún que otro mueble, una alfombra… -dejé un beso en su pecho con una leve risa y suspiré- ¿Te encuentras mejor? –quería asegurarme del todo, me había dado un buen susto.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 243
Puntos : 228
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Jue Mayo 11, 2017 10:44 pm

Ladeé la sonrisa escuchándola endulzar mis oídos, la verdad hoy lo necesitaba, llevaba un día de mierda, me había visto humillado en dos ocasiones distintas y eso era algo que la bestia que moraba en mi no lo llevaba excesivamente bien y para que mentir, tampoco el humano que un día fui.
Me dejé embriagar por sus palabras mientras mi dedo perfilaba la cremallera de su vestido deslizándola con suavidad para ahora si, mi mano poder moverse por su piel con facilidad.
-Todo eso has hecho por mi -bromeé contra sus labios con cierto tono divertido en la voz.
Quizás porque necesitaba quitarle hierro al asunto o me volvería loco.

Una parte de mi quería levantarse de ese lecho y mostrarle no solo a la vampira que colechaba conmigo si no al mundo entero que estaba hasta los cojones de que me tocaran los huevos. El maldito consejo, la inquisición, los cazadores y ahora la loba, pensaba hacer una escabechina hasta que todos se postraran ante mi.
Dicen que la venganza se sirve en plato frio, pero mi sangre bullía por dentro con tanta fuerza en este momento que la idea de esperar se me hacia mas complicada de lo normal.
Estaba acostumbrado a largas partidas de ajedrez, mas hoy hubiera estampado el tablero en la cabeza de todos ellos, ¿que me mantenía allí? El cuerpo de esa mujer que parecía no dispuesta a dejarme ir en este momento.
-¿Tan segura estas de que nunca te haré daño? -enarqué una ceja perdiendo mis ojos en ella.

Me fascinaba esa fe ciega que me procesaba, era como si mi bestia y ella se entendieran, como si la respetara de algún modo incluso creo que en ese “ castígame” iba una parte sádica que no había probado aun, mas si ansiaba descubrirla conmigo.
Mi boca acarició la ajena muy despacio, cascada azabache que caía sobre su hombro mientras sus dedos me plagan de caricias como si fuera a desvanecerme en cualquier momento.
-Estoy bien Sun -susurré apartando uno de sus mechones tras la oreja -me ha envenenado con su propia sangre, pero mi organismo la depurará en unos días.
Creo que su idea era enfurecerme lo suficiente como para que la despertar corriera en su encuentro clamando venganza, admito que es exactamente lo que hubiera hecho y no estoy seguro de haber perdido la batalla, pues estoy sediento de sangre, de caos y de venganza.

Sus ojos centelleaban, se que no quería que hoy me moviera de esa habitación, también sabia que eso era lo mas sensato teniendo en cuenta que no estaba recuperado.
-No sera hoy Sun, pero no voy a dejar que preparé una ofensiva. Le tenderemos una trampa, hay que sacarlos de su entorno ,de esos bosques, y creo que se como -ladeé la sonrisa ocn cierta malicia -todos amamos nuestro hogar ¿verdad?
Los lobos son territoriales y muy de manada y ella no la excepción de esa regla, haré arder el bosque con la parte mas indefensa de los suyos dentro, cuando vuelvan de la caza nada quedara mas que cenizas y cuerpos abrasados por las llamas.
Vendrá por mi te lo garantizo y elegiremos el mejor sitio para ver la masacre entretenidos.

Sonreí divertido cuando dijo que la habitación era grande, bonita, la principal y que me la cedería.
-¿a si? -rocé mi nariz con la suya con un gesto demasiado amoroso para ser mio -¿y me vas a dejar aquí solo? -pregunté arrastrando las palabras contra su boca -Hoy que estoy herido, indefenso, cansado.
La veía reír por el morro que le estaba echando al asunto y no pude evitar reírme con ella -de echo creo que no veo -bromeé fingiendo una nueva ceguera.

Mis colmillos surcaron su cuello despacio, jadeé contra su piel, atrayendo su menudo cuerpo contra el mio, estaba tan excitado en ese momento.
Allí hundí con violencia mis colmillos, dejando que su sangre fluyera como un torrente por mi organismo.
Cascada de aguas bravas que corría por mi rio, ahora los dos surcábamos un éxtasis difícilmente contenido.
Aflojé porque era demasiado y estaba demasiado hambriento.
Jadeaba con la boca ensangrentada contra sus labios.
-No te vayas, no hoy, mañana podrás elegir un cuarto donde dormir, hoy, quédate conmigo -le pedí -¿demonio? -reí contra sus labios. Me gustaba que me llamara así.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 216
Puntos : 218
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Vie Mayo 12, 2017 6:08 pm

Podía ver la sonrisa del vampiro mientras hablaba sobre lo que había pasado y lo que había tenido que hacer para mantenerlo en aquel estado, y aunque también sabía que le jodía lo que le estaba diciendo porque como yo odiaba verse débil, sabía que le gustaba lo que estaba escuchando… y prueba de ello era su sonrisa. Pero era cierto, lo había pasado mal desde el momento en que se había desmayado hasta que hacía unos minutos había abierto los ojos, más si tenía en cuenta lo que la sangre de licántropo hacía en un vampiro… era como un milagro que estuviera con vida después de todo, algo de lo que me alegraba enormemente. Asentí ante su pregunta sabiendo que de alguna forma quería darle un toque distendido a aquello, quitándole hierro al asunto porque si fuera al revés yo también lo haría… éramos demasiado parecidos y a mí no me hubiera gustado que me dijeran lo que yo le había dicho a él, pero necesitaba saberlo.

Podía entender que tuviera dudas sobre la certeza que mostraba ante el hecho de que sabía que no iba a hacerme daño, pero es que así era. En el hotel había destrozado la maldita habitación sin tocarme siquiera en ningún momento cuando su bestia había salido a flote, al igual que había hecho en aquel local de cabaret donde había vuelto a salir y había matado todo lo que allí había, pero sin volver a hacerme nada. Quizás él no se diera cuenta de ese pequeño hecho, pero ambos eran un todo y aunque a veces no pudiera controlar a la bestia sí que era cierto que al igual que el vampiro, esta también sentía.


-Sí, lo estoy –dije con una sonrisa mirándolo a los ojos con esa ceja enarcada que tenía, no le iba a explicar el por qué o algo más allá de lo que ya le había dicho. Él siempre decía que no quería que saliera porque temiera hacerme daño, pero cuando había salido ni se me había acercado- creo que la tengo domada –dije con una sonrisa riendo levemente sobre sus labios, con tono divertido. Cualquier huiría cuando esa parte de él se mostraba, yo sin embargo me quedaba y la enfrentaba y quizás eso también me hacía pensar que no me haría daño… pero era lo que firmemente creía. Sus dedos apartaron un mechón tras mi oreja diciendo que estaba bien, y que creía saber cuáles eran las intenciones de la loba cuando lo envenenó. Yo también había pensado algo así, quizás sabía cómo era el vampiro y quería aprovecharlo a su favor, pero no podíamos dejar que eso pasara e incluso podíamos devolvérsela con la misma moneda. Le escuché mientras me contaba lo que tenía pensado hacer con esa sonrisa maliciosa que tenía en los labios, no por nada llevaba tantos milenios en esa partida de ajedrez infinita, sabía demasiado bien cómo mover las fichas- Muy astuto, señor Black –murmuré contra sus labios con una sonrisa ladeada- pretendes provocarla para que venga a por ti… no podrá contenerse y le cegará el odio y la rabia, y no la hará racional y esa será su perdición –mordí su labio inferior- por eso mismo eres el Rey en esta partida, sabes muy bien cómo mover las fichas sobre el tablero –ladeé un poco la cabeza- pero eso será cuando te recuperes y no hoy, ahora te toca descansar –sentía su mano por la piel de mi espalda al haber desabrochado un poco el vestido, provocándome leves cosquillas allí por donde sus dedos recorrían mi piel.

Me reí sin poder evitarlo tras sus palabras de que no le dejara solo ahora que estaba indefenso, herido y cansado mientras no podía creer que le estuviera echando tanto morro a la situación con su nariz rozando la mía, todo para que no me moviera de donde estaba y me quedara con él lo que restaba de noche, lo que él no había entendido es que no pensaba moverme de donde estaba, que lo único que le había dicho es que le dejaría esa habitación… no que pensara irme a otra para pasar la noche. Negué con la cabeza divertida cuando dijo que no volvía a ver y que se había vuelto a quedar ciego con mis dedos recorriendo su pecho por el buen humor que ahora presentaba y que envolvía la habitación, cambiando la situación a una más divertida y amena.



-Oh, pobrecito –dije acariciando ahora su rostro sin quitar la sonrisa de mis labios- Entonces si no puedes ver no tiene sentido que me quite la ropa, si no ves nada… -dejé caer con una sonrisilla luego lo miré mordiéndome el labio- ¿Quieres que me quede y que te cuide? Puedo ser una buena enfermera si me lo propongo –sonreí apartando el pelo de mi cuello para dejar que bebiera como le había indicado que hiciera, sus labios recorrieron el lugar de forma despacio, me atrajo más hacia él dejando escapar un jadeo de sus labios y pronto sentí como sus colmillos se hundían en mí cuello. Gemí ante aquel gesto llevando mis dedos a su pelo, aferrándolo con fuerza pegando mi cuerpo al suyo. Notaba cada succión que hacía para beber de mi sangre, cada tirón que daba que me provocaba un escalofrío placentero recorrerme, la otra mano aferró la camisa con fuerza notando que la excitación crecía con cada tirón que daba para beber de mí. Se apartó y su rostro se elevó al mío donde pude ver sus labios manchados con mi sangre, donde me pedía que me quedara a dormir con él y sonreí. Lamí su labio inferior notando el sabor de mi propia sangre y sonreí de lado- Sí, demonio –dije mordiendo su labio inferior libre ya de mi sangre- eres mí demonio –subí mi vista parar mirarlo a los ojos- mi querido demonio –afirmé como ya le había llamado otras veces y ladeé un poco la cabeza- ¿prefieres que te llame de otra forma más cursi? –Reí levemente entre dientes- acepto sugerencias, pero me gusta esa. Creo que te representa mucho –seguí con diversión acomodándome sobre él pasando mis dedos por su labio, quitándole el resto de sangre que lamí al llevarlos a mi boca- ¿Quién te ha dicho que me iba a ir a alguna parte? Me iba a quedar aquí, pero me gusta mucho que me lo pidas –dejé un beso en sus labios y al apartarme exhalé su aliento sobre estos- Assur, me gustaría renegociar una parte de nuestro… contrato –todavía me era raro llamarlo de esa forma, aunque para él le resultara más fácil, pero seguía viéndolo demasiado frío e impersonal para lo que realmente teníamos el vampiro y yo- más bien, sería hablarlo porque no hemos dicho nada al respecto sobre ese tema. Me gustaría que durmiéramos juntos, creo que es un poco absurdo e ilógico que vivamos en la misma casa, estando juntos, y que yo duerma en una habitación diferente… que no solo me quede a dormir contigo cuando termines enredado en mis piernas y en mi cuerpo –mis labios bajaron por su cuello de forma despacio- quizás haya días en que tú quieras estar solo, o yo quiera estarlo –porque sabía que habíamos sido muy libres, y no estábamos acostumbrados- y lo respeto, a veces necesitamos de nuestro espacio… quizás a veces solo necesite sentirte –mi mano se coló bajo su camiseta para recorrer la piel de su cuerpo. Ninguno de los dos teníamos experiencia en eso, pero suponía que cuando algo quisiéramos cambiar lo diríamos, como estaba diciendo yo ahora- Piénsalo, aún tengo que preparar todo esto para poder mudarnos cuanto antes, el hotel no es un lugar seguro comparado con donde está este sitio, así que estaremos mejor si pasa algo –dejé un mordisco en su cuello y subí de nuevo para mirarle- yo me puedo encargar de buscar lo que necesitemos, así como del personal y demás… -sonreí de lado- ¿quieres que me encargue también de la mazmorra… o eso te lo dejo a ti que tienes más experiencia? No sé exactamente qué es lo que quieres, aunque podrías darme una idea o una clase rápida y… algo haré –no sabía muy bien lo que quería el vampiro así que, o bien se encargaba él o me lo decía a mí y yo ya vería. Porque ni siquiera había visto nada de la casa, solamente la entrada y aquella habitación… el resto no sabía ni cómo estaba.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 243
Puntos : 228
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.