Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Red Full Moon ~ Privado [+18]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Mar Abr 25, 2017 1:18 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Habían pasado un par de días desde que Assur me había pedido buscar una casa donde establecernos y dejar de una vez aquel hotel al que, sin ser huésped, acudía bastantes noches donde me quedaba hasta que el sol se escondiera de nuevo y la luna brillara en el firmamento. Ya le había dicho que a mí me daba exactamente igual el lugar de residencia, cómo fuera o dónde estuviera siempre y cuando él entrara en el pack, y lo único que me había pedido era que tuviera mazmorra. Sonreí de lado sin poder evitarlo ante aquel pensamiento, sabía para qué quería una mazmorra aunque no me lo dijera pero tampoco hacía falta.

Habíamos visto ya un par y recientemente había encontrado una que seguramente fuera la que más le gustara al vampiro porque esta sí que tenía las condiciones que él pedía y por eso mismo le había pedido que acudiera cuando el sol cayera en aquel lugar para que la viera porque sabía que al final se quedaría con esa, no tenía demasiadas dudas al respecto. No estaba justamente en el centro de la ciudad, sino que un poco más tirando hacia las afueras donde estaban el resto de las mansiones, y sabiendo lo que a ese vampiro le gustaba tener todo controlado le gustaría la idea de que no mucha gente pasaba por allí. La mansión era enorme aunque quizás para él no lo fuera tanto ya que vivía en un castillo, pero para mí que no estaba acostumbrada a residencias tan grandes la veía innecesariamente enorme.

Aunque no era precisamente eso lo que más me preocupaba en esos momentos, sabía que íbamos a salir de caza más tarde en ver la mansión y quizás eso me ayudara a distraerme bastante pero… tenía que decírselo a Assur, no quería que volviera a pasar como con lo del consejo aunque esto no fuera tan grave como lo anterior. Sabía que se enfadaría si no se lo decía y al fin y al cabo acabaría por enterarse, así que se lo diría y así no tendría ningún tipo de secreto con él. Sabía lo que haría el vampiro si este se enteraba de que mí Sire había vuelto de nuevo a dar señales, aunque el encuentro había sido algo… frío, porque sabía que en algún momento iba a acercarse, hubo algo que me dejó un poco preocupada y debía de ponerme a investigar qué era lo que estaba tramando. Por supuesto sabía que estaba con el vampiro y eso no le había hecho gracia alguna, según él, él me creó y debía de ser con él con quien estuviera… algo que no iba a aceptar en absoluto.

Mordí mí labio mirando hacia la mansión que se extendía ante mí vista tras la verja esperando a que el vampiro llegara cuando sentí su presencia acercándose, era ya inconfundible no saber que era él, y me giré en su dirección observando cómo se acercaba con una sonrisa ladeada en los labios. ¿Habría alguna vez un día que el vampiro no fuera bien conjuntado y vestido? Desde que lo conocí la primera vez no había ni un solo día que no fuera perfectamente arreglado, y conforme cambiaba el mundo y avanzaba así lo hacía él también en la forma de vestir. Aquel traje le quedaba con un guante y sabía que era hecho a medida, resaltando el negro con el color de su piel y la camisa del color que hacía juego con sus ojos. Me mordí el labio de nuevo mientras él acortaba la distancia que nos separaba y al tenerlo justo delante llevé una de mis manos a su nuca dejando un beso en sus labios como saludo.


-Buenas noches, mí querido demonio –murmuré sobre sus labios observando sus ojos con una sonrisa- Vas muy guapo, ¿tienes una cita con alguien? –Pregunté con un deje de diversión dejando la otra mano en su pecho- Ya pensaba que me ibas a dar plantón –ladeé un poco el rostro y le arreglé las solapas del abrigo que llevaba- He encontrado la casa perfecta que estabas buscando… bueno, no es para nada una casa pero creo que es lo que tenías en mente. Y sí, antes de que preguntes nada esta sí tiene mazmorra para que me puedas castigar cuando sea mala o… para que te castigue yo a ti –mí dedo recorrió su cuello y reí entre dientes. Lo mejor sería que la viera y que decidiera si la quería o no, como ya había dicho a mí me era exactamente igual- pero antes de entrar a verla, Assur –mis ojos se quedaron fijos en los suyos- hay algo que debo contarte –mejor que se enterara por mí ahora y no que se enterara más tarde y pensara cosas que no eran en absoluto. Sabía que no le iba a gustar para nada y que de encontrárselo lo mataría… pero algo me decía que había algo más tras todo aquello que debía de averiguar primero.


Última edición por Sunshine Denveraux el Lun Mayo 15, 2017 12:18 pm, editado 1 vez




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 264
Puntos : 248
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Sáb Mayo 13, 2017 1:12 pm

Mordí su labio inferior cuando dijo si prefería ser llamado de un modo mas cursi, se me ocurrían muchos adjetivos que calificarían a mi ser, mas desde luego ninguno era cursi.
-Demonio esta bien -susurré contra su boca lamiendo su labio inferior para que me invitara a danzar con su lengua un vals para toda la eternidad.
Me sentía cansado, el veneno aun corría por mi vitae corroyendome las venas, haciéndolas arder, pero me esforcé realmente por disimular, por mantenerme firme, no mostrar el menos signo de debilidad.

Era mi orgullo lo que no me permitía sentirme presa ni siquiera frente a ella, aunque sabia que ella no era tonta y percibía a la perfección que no me encontraba del todo bien.
Aseguró que no se iría, algo que admito me gustó escuchar, entendía que teníamos que tener habitaciones distintas, tener nuestra libertad, habíamos pasado demasiado tiempo durmiendo solos o enredados en cuerpos que no significaban nada mas que alimento y placer para nosotros, hoy era otra cosa que no me atrevía a nombrar, como si por hacerlo implicara algo peligroso, algo que podría destruirme por completo.

Sun tenia el poder de derrotarme, esa misma noche, ya en parte lo había hecho, me había hecho daño y eso no es algo que suelo permitirle a mis enemigos y mucho menos a mis amigos ¿cuantas discusiones de estas tendríamos?
Fue entonces cuando hablo de renegociar el contrato.
Enarque una ceja dejándome caer después sobre ella hundiendo mi cabeza en su cuello, si hubiera tenido corazón hubiera latido rápido en este momento pues esperaba que no se le ocurriera tan siquiera pedirme poder enredarse con otros pues juraba por los dioses a los que no les prestaba el menos respeto que saldría de mi lecho y jamas volvería a pisarlo en lo que me restara de vida.

Ladeé la sonrisa cuando dijo que deseaba dar un paso mas, compartir habitación, me gustaba dar pasos con ella, era como afianzar lo que quisiera que fuera esto, “el contrato”
-Me parece una buena idea, así no tendré que ir a buscarte cuando necesite enredarme entre tus piernas -susurré contra su boca alzándome ligeramente para abrírselas y meterme entre ellas empujando mis caderas para que me sintiera.

La escuché jadear, estaba claro que en ese instante necesitaba lago que yo no podía darle aunque quisiera, el veneno aun recorría mi cuerpo, no tenia fuerzas,  de hacerlo seria un esfuerzo.
Tiré de su cintura para subirla sobre mi.
Me relamí los labios haciendo que danzara sobre mi masculinidad que con sus movimientos de cadera se iba endureciendo.
-¿Y si hoy te portas bien y me cuidas? ya me entiendes

Su pelo cayo como una cascada a ambas partes de mi rostro, nuestras bocas lucharon una guerra encarnizada por ganarse los jadeos del otro.
Lenguas que se enredaban con violencia lento y fuera de nuestras bocas, acariciándose húmedas, sentidas de alimentarse del otro.
-Encárgate de todo, menos de las mazmorras -jadeé
La sujeté con fuerza contra mi cuerpo para que no se bajara, mis ojos centellearon excitados
-pero hoy, encárgate de mi -sentencié contra sus labios.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Dom Mayo 14, 2017 12:00 pm

Sonreí apoyando la barbilla contra el pecho del vampiro cuando dijo que llamarlo demonio estaba bien, con mis dedos haciendo figuras imaginarias sobre la tela. Mis dedos fueron hacia los botones de arriba de la camisa que llevaba dejando un poco de su pecho al descubierto, donde mis dedos se pasearon sintiendo la piel fría, como la mía, en cada una de las pasadas que daba. Tener esa tranquilidad después de la noche que habíamos pasado casi me parecía algo que no iba a suceder, primero aquel garrafal y estúpido fallo mío, luego la loba que se nos había cruzado en el camino para terminar en el momento en que lo habían envenenado y me había dado un buen susto, llegando a temer por su vida al saber lo que la sangre de licántropos hacía en el cuerpo de un vampiro.

Aunque no lo dijera a menudo, me gustaba esos momentos tranquilos que teníamos. Sabía que de alguna forma nuestras no vidas habían cambiado de una manera que ninguno de los dos esperábamos, al estar de alguna forma juntos. Yo jamás pensé que llegaría a tener algo más con él y estaba convencida de que él pensaba exactamente lo mismo que yo. Pero esa era la realidad y, lejos de asustarme por lo que estábamos haciendo, me gustaba. Ya nos conocíamos desde hacía muchos siglos, pero en estas últimas semanas estaba viendo unas partes del vampiro que antes jamás había visto nunca, en todos esos siglos. Lancé un suspiro antes de finalmente decirle que quería renegociar el contrato.

Se giró haciendo que ahora él quedara sobre mí y pude sentir su rostro contra mi cuello, con su respiración chocando contra la piel del lugar, mis dedos subieron hacia su pelo y se enredaron en él antes de decirle lo que quería renegociar, aunque como bien había dicho, sería “matizar” que otra cosa. Era consciente de que si quería dar algunos pasos con él en aquello que teníamos, y que no habíamos puesto nombre todavía, debería de ser yo quien diera esos pasos porque o a él no se le ocurrían, o bien no quería decirlos. No era una idea descabellada totalmente aunque si era cierto que estábamos acostumbrados a dormir solos, pero si íbamos a vivir bajo el mismo techo, ¿por qué dormir en habitaciones separadas? Respetaría su espacio siempre que quisiera, porque entendía que llevaba mucho tiempo –casi toda su existencia- sin atarse de esa forma a alguien, y ante todo, no quería obligarlo a nada.

Reí entre dientes por sus palabras y negué divertida con la cabeza antes de que se alzara para dejar su rostro cerca del mío, con su respiración dando contra mis labios, no sin antes separar mis piernas y colar su cuerpo entre estas pegándose por completo a mí, encarcelado entre ellas sintiendo su miembro contra mi sexo. Un jadeo escapó de mi boca que murió en sus labios y lo miré a los ojos, con uno de mis dedos recorriendo su rostro bajando desde su sien hasta acabar en su mandíbula, no sin pasar por sus labios mientras le sonreía. Aún me seguía sorprendiendo la capacidad que tenía ese vampiro de provocarme con tan poco, una mirada, un gesto, una sutil caricia y ya me tenía ardiendo, respondiendo a cada una de sus acciones.



-Ya sabía que ibas a buscarle la ventaja enseguida a mis palabras –reí divertida por ello- aunque a veces solo necesite sentirte cerca, me gusta dormir contigo, es… extraño porque no estoy acostumbrada a ese tipo de cosas, pero me gusta perderme en tu piel –mordí su labio inferior antes de que él volviera a cambiar las posiciones y ahora quedara yo sobre él. Sus manos fueron a mis caderas y comenzaron a moverlas sobre su miembro en lo que me provocó una leve risa, notando como se iba poniendo cada vez más duro con cada movimiento que hacía, dejándome hacer. Enarqué una ceja sonriendo por sus palabras y me mordí el labio de nuevo- ¿Quieres que sea tú enfermera sexy? Eso creo que puedo hacerlo –mis manos sobre su pecho antes de que me inclinara para buscar sus labios, mí pelo cayó como una cascada sobre nosotros sintiendo su agarre sobre mí, como si pensara que me fuera a ir a algún lado lejos de su cuerpo, o de él, algo que ni se me pasaba por la cabeza. Al separarnos después de eso beso en los que ambos luchamos provocándonos mutuamente, dijo que me encargara de todo menos de las mazmorras, algo de lo que sin duda se encargaría a él- Está bien –murmuré sobre sus labios para luego mirarlo de forma fija tras sus últimas palabras, unas que me hicieron sonreír mirándole para luego besarle de forma lenta y pausada, disfrutando del beso y dejando un suave y provocador mordisco en su labio inferior- me gusta que me digas esas cosas –murmuré cerrando los ojos un par de segundos, para luego mirarlo y subir mi mano acariciando su rostro. Aunque él no lo dijera y yo no hiciera comentario alguno podía notar que todavía no estaba recuperado del todo, que la sangre de la loba corría por sus venas y que eso lo debilitaba… entendía que no me lo dijera y yo no iba a recordárselo. A ninguno nos gustaba vernos débiles, y yo iba a hacer que lo pensara ni por un solo segundo.

Me erguí poniéndome recta para luego apartar mi pelo hacia atrás y que no me molestara, mis manos fueron hacia la parte de atrás del vestido que él ya había abierto un poco y terminé por quitarla del todo dejando la parte de arriba hasta el pecho que caía libre, cogí la falda del vestido y la fui subiendo hasta cogerla y quitarla por la parte de arriba sin problema alguno para dejarla caer en el suelo, sin moverme de encima de él y dejándome con aquel corsé negro, y la ropa interior. Sabía lo que a aquel vampiro le gustaba ver mí cuerpo desnudo, así que comencé a quitar los lazos que ataban el corsé hasta que este cedió dejándome casi desnuda a su vista, para que disfrutara de ellas. Cogí sus manos y las llevé a mis pechos inclinándome para besarlo y luego comenzar a desabrochar los botones de su camisa hasta que finalmente dejó al descubierto su pecho y se la terminé quitando, recorriendo este con mis dedos y posteriormente con labios de forma lenta mordiendo también sus pezones con una sonrisa divertida.

Terminé por bajar por su cuerpo y acabé quitándole los zapatos, para subir al pantalón y quitarle el cinturón mirándolo, desabrochando luego estos y bajándoselos quitándole todo lo que restaba hasta dejarlo completamente desnudo, a mi entera merced. Me acomodé mejor y mis dedos se deslizaron por su ingle hasta llegar a su miembro, deslizando estos desde la base hasta llegar a la punta, repetidas veces hasta que cambié los dedos por mi lengua y comencé a hacer lo mismo, de forma lenta, jugando un poco con él, haciendo que disfrutara que era de lo que se trataba. Lamía todo el tronco hasta la punta y tras hacerlo varias veces lo introduje en mi boca, bajando de forma lenta haciéndome poco a poco. Ayudada por mi mano comencé un sube y baja lento y despacio, en el que mi lengua también la recorría, mordí la punta una de las veces de forma leve, pasando la lengua por el lugar, y volví a bajar de nuevo apartando mi pelo, subiendo mis ojos hacia los del vampiro para verlo, mientras poco a poco iba cada vez un poco más rápido, sin prisa alguna. Quería que disfrutara, y quería disfrutar yo.  




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 264
Puntos : 248
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Dom Mayo 14, 2017 1:03 pm

Mis ojos observaban con detenimiento cada movimiento de Sun, esta era la primera vez que alguien cuidaba de mi desde que me había convertido en inmortal. Me atrevería a decir que incluso en gran parte de mi vida humana, si no contaba la época infantil en la que mi madre hacia lo que podía por mantenernos protegidos.

Sus dedos se deslizaban lentos primero por su cuerpo, dejando que me deleitada de su desnudez, de su tersa piel. Era extraño, porque lejos de necesitar esa brutalidad a la que estaba acostumbrado para obtener placer, ese baile lento me resultaba tremendamente excitante, sensual y embriagador.
Sus manos unidas a las mías me dejaron rozar sus pechos, sentir su piel erizarse contra la yema de mis dedos, mis labios se entreabrieron dejando escapar el aire lento mientras mis oscuros ojos seguían el trazo de sus manos guiando las propias.

Después llegó mi turno, cada prenda fue abandonando mi cuerpo sin necesidad de mover un musculo, eran caricias, roces, miradas y palabras susurradas las que emprendían un juego desconocido que me excitaba.
Acaricié con mi nariz la suya, cerrando los ojos, permitiéndome sentir por una vez otra cosa que no fuera sexo.
Era irónico que tuviera que estar débil para poder descubrir lo que era hacer el amor.
Ladeé la sonrisa consciente de mis pensamientos, no los protegí no ahora que me estaba entregando en cuerpo y alma a esa mujer que esperaba no me traicionara.

Su boca se delito con suavidad en mi miembro, despacio, recorriendolo de arriba a bajo, saboreandolo y haciéndome jadear con cada pasada de su lengua sobre este.
Cerré los ojos gimiendo, dejando que el aire saliera pesado ronco de mi garganta. Estaba muy excitado por aquel descubrimiento.
Mi mano se enredo en su pelo de cuervo, mas lejos de guiar con impulsividad sus movimientos seguí dejándola hacer, por hoy iba a permitirle enseñarme una lección.

Aumentó el ritmo y con el mis jadeos, mi mirada turbia por el deseo se encendió en las brasas de sus ojos que calentaban mi alma tanto como su boca mi cuerpo entero.
Plagado de deseo dejé que me llevara al borde de la locura para tirar con suavidad de su pelo suplicando que parara, si no me espaciara en su boca y quería que sintiera también ella lo que yo estaba notando en esa noche que mal había empezado.

Subió relamiéndose, mi boca impacto en la ajena paladeando el sabor de ambos.
Sus caderas se amoldaron sobre las mías, bailo despacio sobre mi hombría abriendo poco a poco el laberinto de su sexo para que me adentrará en el por completo.
La oía gemir con suavidad, con los ojos cerrados, moviéndose despacio, sintiendo como me adentraba en sus profundidades devorándolo todo a mi paso.
Me permití observar sus ojos, su boca, sus gestos, el placer que desprendía con cada uno de ellos.
-Sigue -susurré jadeando al borde de éxtasis.







Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Mayo 15, 2017 12:18 pm

Notaba la mirada del vampiro puesta sobre mi cuerpo ahora desnudo, como me recorría por completo sobre él mientras llevaba sus manos a mi cuerpo para que me tocara, para que recorriera cada palmo de piel desde mi cintura hasta mis pechos, donde teniendo mis manos sobre las suyas apreté el agarre haciendo que a su vez las suyas apretaran mis pechos y le dejé hacer, ladeando un poco la cabeza sin apartar mis ojos de los suyos, esos ojos oscurecidos que me miraban y esos labios entreabiertos que dejaban soltar el aire con pesadez y de forma ronca, haciéndome saber lo que le gustaba ese gesto. Mis manos bajaron por sus brazos y esa vez me encargué de quitarle la camisa que llevaba dejándola caer al suelo junto con mi vestido y el corsé negro que llevaba, me molestaba para pasar a recorrer su piel.

Piel que mis labios recorrieron de forma lenta, disfrutando de aquellas caricias, manos que recorrían el costado de su cuerpo hasta llegar a sus caderas donde aún llevaba el pantalón puesto, para luego volver a subir en una caricia algo más sentida. Pese a que su piel debía de estar igual de fría que la mía, debido a la ponzoña que recorría su cuerpo, este estaba algo más caliente de lo normal y mis labios, mis manos y mi cuerpo más frío era un claro contraste con su piel, pero no me importó en absoluto, sino que mis labios continuaron con aquel lento recorrido de forma lenta, ninguno de los dos teníamos prisa, de esa habitación no íbamos a salir hasta que el sol volviera a caer a la noche siguiente aunque todavía fuera de noche… pensaba hacerle ver otra forma distinta, una que quizás él no sabía y una que a mí me nacía desde lo más hondo sin poder evitarlo.

Mi rostro subió al suyo dejando mi frente apoyada contra la suya y rocé su nariz con la mía mientras mis manos se deslizaban por su pecho, mi boca buscó la suya en un beso lento y sentido, tranquilo, pero cargado de pasión al mismo tiempo. Lo miré a los ojos antes de sonreír, morder su labio inferior, y bajar por su cuerpo recorriéndolo con mis labios pero que paré a mediante camino al notar sus pensamientos en esos momentos como si estuviera hablando en voz alta. Apoyé la barbilla en su estómago y alcé la mirada para observarlo. Por norma general no solía oír ni ondear en los pensamientos del vampiro, en parte, porque este mantenía un bloqueo casi constante sobre ellos en el que me era difícil saber qué estaba pensando… pero aquella vez no lo había alzado, no porque se le hubiera olvidado alzarlo, sino porque no lo había querido hacer y sabía que lo iba a oír, era algo que no podía controlar, más cuando estaba en una especie de sintonía con él.



-No te voy a traicionar, Assur, aún te quedan muchas cosas por descubrir y me gustaría ser yo quien te las enseñara –sonreí alzando mí mano para recorrer sus labios para luego desnudarlo por completo y pasar a recorrer su miembro con mis dedos durante un corto periodo de tiempo hasta que mi boca se hizo completamente cargo subiendo y bajando, variando el ritmo aunque en su mayoría lento, ayudándome de la mano mientras mi lengua también lo recorría en cada vez. Mis ojos subieron a los suyos y lo miraron de esa forma, no podía negar que me encantaba verlo de esa forma, completamente a mi merced, con los ojos cerrados, su pecho subiendo y bajando con rapidez, volviéndole loco poco a poco. Su mano bajó hasta mi pelo enredándola en este, y lejos de lo que pensaba que iba a hacer simplemente la mantuvo ahí, quieta, mientras me dejaba hacer a mí manera.

El ritmo aumentó de forma paulatina al igual que sus jadeos aumentaban de la misma forma y manera, mis ojos subieron de nuevo a los suyos para esa vez cruzar miradas sabiendo que lo estaba llevando al borde más absoluto del placer, y lo hubiera hecho de no haber sentido el leve tirón que dio en mí pelo un par de veces como si me pidiera que parara, como si no pudiera hablar por cómo lo había dejado así que acepté aquella petición, abandoné su miembro y conforme estaba antes de moverme me liberé de la última prenda para quedarme completamente desnuda. Subí por su cuerpo para buscarlo de nuevo y sus labios impactaron contra los míos, enzarzados en un nuevo beso, mis caderas sobre las suyas las moví de forma lenta contra su miembro un par de veces hasta que finalmente moviéndome sentí que se adentraba en mi interior.

Bajaba poco a poco hasta que finalmente estuvo dentro por completo, eché la cabeza hacia atrás y cerré los ojos gimiendo comenzando a moverme sobre él, mi pelo me rozaba por la espalda con cada movimiento que hacía en el que sentía que me abrasaba por dentro con aquella lenta danza. No fui rápida, no fui deprisa tampoco porque ninguno lo necesitaba en ese momento, mis ojos ahora puestos en los suyos viendo cómo me miraba, cogí sus manos y las dejé en mí cuerpo sintiendo que necesitaba que me tocara, su “sigue” me hizo sonreír y seguir moviéndome porque por nada del mundo iba a parar ahora. No había brusquedad, en esa vez no era consumir la lujuria que muchas veces habíamos sentido… aquello era algo más sentido, y como todo, mucho más placentero. Mis manos en su pecho apoyándome para seguir moviéndome, rotando mis caderas, subiendo y bajando haciendo que su miembro se adentrara por completo de una forma sumamente placentera.

Paré de moverme solo para inclinarme y buscar sus labios con la respiración acelerada y agitada, el cuerpo ardiendo y mis ganas por aquel hombre creciendo con cada segundo en el que quería demostrarle también con aquello lo que sentía por él lejos del sexo, de la lujuria, de la pasión salvaje que siempre nos gastábamos en esos momentos, todo mucho más sentido. Lo besé pero no dejé de mover mis caderas esa vez en círculos aunque no me moviera del todo, dejándole con ganas de más al igual que estaba yo en esos momentos. Me separé dejando un beso más corto en sus labios y volví a erguirme para continuar aquella danza sobre él, placentera, sentida, abrasadora en cada movimiento. Cogí una de sus manos enlazando nuestros dedos mientras gemidos salían de mis labios, lo llevé a mis labios dejando un beso en su mano acariciando esta con mis labios, mientras me movía y sentía que cada vez el orgasmo se acercaba más y más con cada movimiento, cada vez que lo notaba adentrarse abrasando todo mi cuerpo, llevando al borde de ese placer y de esa locura.

La otra mano la llevé hacia atrás para apoyarla sobre su muslo dejando mi cuerpo de alguna forma un poco arqueado, entregándome por completo a él. Sentía que mi cuerpo comenzaba a temblar acercándose a las puertas del orgasmo, que todo quemaba a su paso y los gemidos eran ya incontrolables. Eché la cabeza hacia atrás y cerré los ojos apretando su mano entre la mía con fuerza, el calor explotó por todo mi cuerpo y justo cuando alcancé el orgasmo mis ojos se abrieron para mirarlo, dejándome sin respiración durante un par de segundos ante el inmenso placer que sacudió mi cuerpo. Jadeé notando como él también había llegado y me dejé caer sobre él sin dejar que saliera de mí interior, mis labios subieron para buscar los suyos y lo miré perdida entre aquellas sensaciones.



-Te quiero, Assur –las palabras salieron de mis labios mirándole a los ojos, de forma fija, sincera y verdadera porque de verdad era lo que sentía y no solamente en esos momentos, esperando que por fin entendiera esos sentimientos y no pensara que lo decía por algún otro motivo. Mi mano subió para acariciar su rostro, no iba a pedir que me respondiera mis palabras, a veces los gesto hablaban más que las mismas palabras y sabía que él me iba a demostrar más con gestos que hablando, yo lo sabía y no iba a forzarlo a nada, era consciente de cómo era el vampiro y me gustaba tal y como era.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 264
Puntos : 248
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Lun Mayo 15, 2017 3:52 pm

Jadeaba al ritmo que sus caderas me marcaban, sentía como arrasaba mi interior aquella delicada y dulce condena donde la rudeza y la brutalidad habían desaparecido dando paso a besos largos, húmedos.
Caricias que como brasas encendidas recorrían nuestra mortecina piel haciendola arder.
Nunca pensé que fuera posible que con el roce de la yema de sus dedos en mi pecho mi piel se erizara por completo. Cerré los ojos sintiéndola entregada, mía y ni siquiera había hundido mis dientes en su yugular para percibir esa oleada de pasión que nos recorría, no era necesario cuando sus jadeos inundaban la estancia de un modo tan certero.

Sus caderas bailaban como el fuego, lento, demoledor, su mano en mi pecho sintiéndola temblar ¿acaso no lo hacia yo?
-No puedo mas -confesé sintiendo como mi hombría se sacudía al unisono en su interior, paredes que vibraban regalándome un orgasmo intenso, delirante, demoledor.
Cayó sobre mi, cascada de pelo de cuervo que acarició mi rostro y nuestros labios sedientos bebiéndose por completo.
Mis dedos recorrieron su espalda, hundiéndose en ella mientras los últimos coletazos envolvían mi hombría haciéndonos rozar el infierno con la yema de los dedos.

Sus ojos se hundieron en los míos, mis dedos apartaban con suavidad el pelo de su inmaculado rostro, era preciosa.
“Te quiero” mantuve la mirada fija, esas dos palabras escaparon de sus labios cambiándolo todo.
Dejé escapar el aire contra su boca, me costaba mucho pronunciar esas dos palabras y ella lo sabia.
Rocé mi nariz con la ajena, atrayendola de la nuca para besarla despacio, con los ojos cerrados permitiéndome saborear cada palabra dicha hacia escasos minutos.
-Te deseo -susurré contra sus labios -ladeé la sonrisa atrayendola por la cintura hasta que ambos quedamos pegados -quédate esta noche y la siguiente, quédate en mi vida para siempre.

Hundí mi cabeza en su cuello, cerré los ojos sujetándola con firmeza, como si temiera que escapase. No estaba acostumbrado a sentir, tampoco a que lo hicieran por mi. Habían pasado 6000 años de soledad y ahora, todo cambiaba y supongo que era un cobarde porque aun sentía que caminaba por una cuerda floja sin red abajo para sustentar la caída en picado a la que su traición pudiera condenarme.
-Te quiero -susurré contra su piel, incapaz de alzar la mirada.
Me daba vergüenza, esas palabras me daban mucha vergüenza, así que traté de salir del paso rompiendo quizás un momento jamas vivido hasta este intenta.
-Por cierto, no te he dicho algo susurré aun contra su piel, aunque ahora si, despegándome de esta para mirarla y esperando que mis palabras anteriores pasaran desapercibidas.
-Mi hermano se casa

Sun me miro fijamente, no sabia bien si por lo que había dicho antes o porque ya sabia que se casaba.
-Con otra, una cazadora. Joe juega con el fuego y acabará quemándose, pero bueno ¿quien soy yo para opinar cuando me siento arder en las llamas del infierno ahora mismo -bromeé -estamos invitados a la boda. ¿He de preocuparme porque cojas el ramo? -bromeé contra sus labios



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Mayo 15, 2017 8:09 pm

Tras aquel ritmo lento que había impuesto en el que sentía que me abrasaba por dentro, rozando casi el paraíso moviéndome contra sus caderas, finalmente llegué al orgasmo y justamente cuando lo hice yo sentí que él también llegaba llenando mi interior de él, caí con la respiración entrecortada recostándome sobre su pecho aún con él dentro de mí notando que su orgasmo finalmente remitía así como también lo hacía el mío. Cerré los ojos intentando recuperar la respiración tras aquello mientras el placer se extendía por todo mi cuerpo y me dejaba laxa sobre él por unos instantes. Mis labios subieron para buscar los suyos y fundirnos en un beso lento, sentido, como si necesitáramos de los labios del otro ahora que habíamos terminado, como si estos fueran el agua que calmarían nuestra sed.

Podía sentir sus dedos recorrer mi espalda dejan un pequeño recorrido en el que por alguna razón me hacía algunas cosquillas, quizás porque tenía la piel más sensible tras el orgasmo y reí levemente entre dientes aun apoyada sobre su pecho mientras finalmente aquel inmenso placer se extinguía lentamente. Mis ojos subieron a los suyos apoyando la barbilla en su pecho, mis manos recorrían su torso hasta bajar a su cadera para volver a subir y bajar de nuevo de forma distraída. Sus dedos apartaban de forma con suavidad y delicadeza el pelo que tenía por el rostro, sonreí por ello fijando mi mirada en la suya dejándome hacer en todo momento.

Las dos palabras que dije no fueron premeditadas, nacieron de lo más profundo y que era precisamente lo que aquel vampiro me provocaba, me hacía sentir. Fueron verdaderas y sentidas, creo que de algún modo esa vez le llegó de otra manera diferente a cuando la había dicho otras veces por la reacción que tuvo. Soltó el aire contra mí boca mientras yo lo miraba, era consciente plenamente de que decir él esas dos palabras era casi imposible… no porque quizás no las sintiera, sino porque nunca las habría pronunciado. Lo sabía, no lo forzaba a hacerlo porque el algún momento le saldrían solas, como me habían salido a mí. También sabía que él tenía formas de hacerme saber que me quería, quizás no fuera consciente de algunas de ellas, o quizás incluso las hiciera a posta y me quedaba con eso, con lo que me transmitía cada vez que me besaba, que me tocaba y me pegaba junto a él… paso a paso, para alguien que se había negado a sentir durante toda su existencia, no se le podía pedir la luna en tan solo un par de días.

Su nariz rozó la mía y su mano en mi nuca me acercó a sus labios para besarnos de nuevo despacio, lento, sintiéndose por completo entre un mar de sensaciones. Sus dos palabras me hicieron sonreír sin dejar de mirarle, no esperaba que me respondiera de igual forma, tan solo quería que supiera lo que sentía sin ningún tipo de duda, mis dedos se hundieron en su pelo cuando noté que me pegaba más a su cuerpo por la cintura sin quedar casi espacio entre nuestros cuerpos, para luego escuchar aquella frase que para mí era como un “te quiero”, pero dicho a su manera, como él sabía hacerlo.



-No pienso irme nunca, Assur –aseguré notando ahora su rostro en mí cuello, mis dedos se pasearon por su pelo mientras en mi mente repetía esa frase, sin poder evitar esbozar una sonrisa, notando algo cálido que me recorría el pecho. Palabras que significaban mucho, sobre todo para mí, que no esperé para nada escucharlas aquella noche en la que casi podíamos haber acabado con lo que teníamos. Notaba su aliento dar contra mí cuello y sobre todo el agarre que hizo sobre mí, como si me fuera a ir a algún lado y que hizo que la otra mano rodeara su brazo perdiéndome por su espalda, para que supiera que no iba a irme, nunca, y mucho menos ahora. Y si en algún momento habría pensado que esa frase iba a ser todo lo que iba a escuchar del vampiro, estaba totalmente equivocada. Esas dos palabras susurradas contra mí piel y que yo escuché perfectamente hicieron que dejara de respirar un par de segundos, no lo necesitaba, pero fue sorprendentemente agradable escucharlas y me dio un vuelco por completo. Que él, precisamente él, me dijera aquello… pudo conmigo, como si me hubiera dejado fuera de juego con esas palabras. Sabía lo que le había costado decirme aquello e hizo que me mordiera el labio sin poder dejar de sonreír, sabiendo que habíamos hecho como borrón y cuenta nueva. Siguió diciéndome algo ahora si quitando su rostro de mí cuello pero en cuanto hizo esa pausa mis dedos bajaron a sus labios y le hice callar- Ssssh, calla, mi demonio –lo miré emocionada por el momento con los ojos fijos en él, queriendo disfrutar de ello porque era un paso importante, jamás me había dicho que me quería… y había resultado ser sencillamente hermoso- aprecio mucho tú gesto y valoro tremendamente tus palabras. Esto lo voy a recordar durante mucho tiempo –asentí sin dejar de sonreír con mis dedos recorriendo su cuello- déjame disfrutar de este momento, luego puedes decirme lo que quieras –acorté la distancia con su boca fundiéndome en un beso, buscando su lengua en una batalla lenta, muy lenta y que duró en el tiempo, disfrutando de él, del momento que ya quedaba guardado y registrado en mi memoria.

Me separé mordiendo de forma suave su labio inferior y dejé que siguiera hablando para enarcar una ceja por esas palabras. Ya sabía que se casaba, había estado presente en el hotel cuando él se lo había dicho e incluso nos había invitado, y le hice una seña para que esperara.
Me levanté solo un momento saliendo de su agarre unos segundos, los suficientes para pasar aquellas tupidas y negras cortinas para que la luz del sol, cuando este saliera, no nos molestara en absoluto. Volví de nuevo a la cama y me tumbé a su lado recostándome contra él volviendo a besarle, mi mano recorrió todo su pecho y la otra su rostro mirándolo a los ojos, pegada otra vez a su cuerpo.



-Ahora sí, ¿qué decías sobre una boda de tú hermano y que… me querías? –Sonreí acariciando sus labios con los míos esperando a que me dijera aquello de la boda. Se casaba, pero en vez de con la humana que sabía y que me había enterado cuando Assur me pidió que buscara información sobre su hermano, ahora lo hacía con una cazadora- ¿Una cazadora, en serio? –Era lo más ilógico que había escuchado, aunque estaba claro que no se iba a casar por amor como a diferencia de la otra vez. Reí por sus palabras sobre arder en las llamas del infierno y mordí su labio inferior divertida, mirándole a los ojos- bueno… yo soy el sol que arde en llamas y tú eres un demonio que vive en el infierno, ¿entiendes ya por qué te sientes así? –Le quise seguir la broma haciendo alusión a mí nombre y al apelativo “cariñoso” con el que le llamaba algunas veces, ladeé la cabeza ante la pregunta del ramo y reí divertida entre dientes por ello- Eso depende… ¿Quieres que lo coja? depende de si quieres que lo coja o no: si dices que sí puedo hablar con la novia y decirle que me haga una seña para que me lo lance a mí directamente, si dices que no te prometo que me mantendré alejada cuando llegue el momento de que lo lancen… aunque igual queda un poco mal eso de alejarme, en cuyo caso no haré por cogerlo y dejaré a las humanas que lo hagan y que se peleen entre ellas, si lo hago yo… acabaría con todas –reí contra sus labios divertida, porque mayormente habrían humanos en esa boda- ¿por eso se le veía tan preocupado últimamente? –Las últimas veces que lo había visto no había tenido buena cara y ahora creía entender el motivo de ello- por eso se ha retrasado tanto la boda… me preguntaba qué pasaba para que no se hubiera celebrado ya. ¿Vendrá alguno más de tus hermanos? –Mis dedos se pasearon por su mandíbula, dibuja su mentón y luego perfilando sus labios mirándolos durante unos segundos, perdida en ellos, para luego mirarle- ¿Tendré el honor de conocer a otro Black, o crees que con dos ya es suficiente? –Lancé un suspiro que murió contra sus labios y luego desvié mí vista hacia la habitación, observando las paredes para luego fijar mi vista en él- ¿Sabes? Creo que pese a todo, hemos estrenado bien la casa –mordí su labio inferior divertida- aunque creo que redecoraré… ¿alguna idea en especial, o me dejas carta blanca? –Pregunté con mi rostro ahora en su cuello recorriendo con mis labios su piel, mi cuerpo pegado al suyo sintiendo su olor, mientras la noche iba terminando.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 264
Puntos : 248
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Mar Mayo 16, 2017 8:18 am

Sus dedos silenciaron mis palabras atarantadas, yo quería que lo dicho pasara desapercibido, ella darle la importancia que merecía ese momento.
Ladeé la sonrisa avergonzado, hundí de nuevo mi cabeza en su cuello para que no me mirara y creo que mi infantil gesto la divirtió mas de la cuenta.
Enarque una ceja elevando la vista hasta sus ojos.
-¿Mucho tiempo? -pregunté con cierta picardia -mas te vale que dure algo mas de “mucho tiempo” teniendo en cuenta que es la primera vez que lo digo en 6000 años.

Su boca acaparó la mía volviendo a callarme, quería disfrutar el momento. Cerré los ojos siguiendo el ritmo de su lengua de fuego, aplacada en el oasis del desierto.
Reí contra sus labios cuando esta dijo que ahora si, saciada, podía continuar hablando.
-A sus ordenes -susurré contra sus labios dejándome caer sobre el lecho y dejándola apoyarse en mi pecho.

Su piel estaba helada de normal no existía contraste alguno entre ambas, pero la sangre de la loba aun fluía por mis venas, así que, mi temperatura estaba ligeramente mas elevada.
Sus dedos trazaban letras en mi piel mientras escuchaba las buenas nuevas que Joe me había contado la noche anterior mientras tomábamos una copa.
Ladeé la sonrisa cuando repitió mis palabras.
-Decía que mi hermano se casa con una cazadora -repetí haciendo caso omiso de lo demás pero sin poder borrar esa picara sonrisa de mi cara.
-Al parecer la humana lo ha abandonado y mi hermano que es de ideas fijas, ha decidido que el mejor modo de ponerse otra vez en sociedad es casarse con una mujer con un buen apellido.
Así que hizo una fiesta para que los padres metieran el ganado y eligió al parecer al único depredador que encontró entre tanta oveja. Típico en Joe.

Se separó de mi para correr las cortinas, me quejé ligeramente, estaba tan bien conversando con ella.
Regreso apoyando su barbilla en mi pecho mientras mis dedos recorrían sus nalgas lentamente.
-En definitiva, que si no se matan antes de la boda, vamos a asistir a una velada la mas de divertida.
Como ella lleve muchos amigos podemos juntarnos allí una colección de inmortales y cazadores, sera divertido verte cazar el ramo entre toda esa chusma -bromeé guiñándole el ojo mientras me reía.
-Tengo que hablar con Hania, quiero que asista con nosotros.

Sabia que las dos mujeres no habían conectado especialmente, supongo que parte de la culpa era mía, no sabia como lidiar con lo que sentía por Sun, como para hacerlo con lo que sentía por Hania.
Resoplé, ligeramente tirando de su cintura para besarla de nuevo, la necesitaba, aunque no iba a decirlo en voz alta.
-una moneda por lo que estas pensando ahora mismo -susurré hundiendo mis ojo en los suyos.
Esa frase me la decía mucho mi madre cuando era niño.
Aparté un mechón de pelo de su rostro, pocos eran los momentos que habíamos vivido como este.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Miér Mayo 17, 2017 11:54 am

Enarqué una ceja cuando me dijo que debía de durar algo más de mucho tiempo porque era la primera vez que lo decía, notando que antes había escondido su rostro en mi cuello como si le diera vergüenza aquella situación, algo que me provocó una risa por su actitud para luego subir sus ojos a los míos buscándome, al parecer no había entendido bien mis palabras y por qué había dicho eso precisamente. Quizás es que yo no me había expresado bien pero desde luego me resultó hasta cierto punto gracioso, mi dedo subió a su nariz dándole un pequeño toque en ella como si fuera un niño pequeño y luego lo miré mordiéndome el labio notando sus dedos acariciar mi piel.


-Me refería a que iba a recordar por mucho tiempo la primera vez que me lo has dicho, demonio –mi nariz bajó hasta la suya para rozarla y mis labios también acariciaron los suyos para mostrar una sonrisa mirándola- ¿Tanto vas a tardar en volver a decírmelo de nuevo? -Hice un mohín y puchero por ello y mordí su labio inferior todavía divertida con la situación- Oh vamos… si la primera vez es la que más cuesta, luego vienen rodadas –reí entre dientes y negué con la cabeza dejando un beso en sus labios- sé que es difícil y que cuesta, por eso mismo no te digo nada –mis ojos subieron a los suyos y estuve tentado de decirle que no solo demostraba que me quería con palabras, pero por el momento pensé que el vampiro ya tenía bastante y lo dejé estar. Le hice callar disfrutando de ese momento y mis labios volvieron a encontrarse con los suyos en un beso lento y sentido, abrasador, que me hizo soltar un leve jadeo antes de separarme para ahora sí dejar que continuara contándome aquello que iba a decirme y que había cortado.

Volví a enarcar una ceja cuando dijo que su hermano se iba a casar con una cazadora, que la otra humana lo había abandonado y en cierta manera lo sentí por él, porque cuando lo había visto en el hotel junto a su hermano parecía estar algo emocionado con dicha boda, e incluso le había dicho a Assur palabras que yo más tarde le había corroborado. Él le había dicho que era una locura casarse, pero Joe había argumentado que después de estar encerrado tanto tiempo ¿por qué no? Vivir lo que le habían negado de alguna forma. Ahora entendía muchas cosas de las últimas veces que había visto al vampiro, y quizás no entendía muy bien del todo como es que quería volver a casarse de nuevo pero… ¿con una cazadora? Era una locura total.


-Tú hermano no tiene nada que perder al parecer, ¿no? Sabe que se va a casar con una cazadora y sigue adelante con la boda –reí entre dientes- la verdad es que puede ser una boda de lo más interesante –apoyé mi barbilla contra su pecho, mis dedos recorrían su piel y sus dedos se paseaban por mi espalda bajando por esta hasta llegara mis nalgas donde sus dedos recorrieron la piel, dejándome hacer mientras me decía lo de la boda- Si no se matan antes… ¿en qué estaría pensando tú hermano cuando la eligió sabiendo que era cazadora? Desde luego temerario es, y empiezo a pensar que tiene poco aprecio por su vida –dejé un beso en su pecho asintiendo cuando dijo que también se lo diría a la joven vampira, era normal, también formaba parte de su vida ahora aunque a veces por unos momentos me olvidaba de ese hecho, porque todavía me costaba hacerme con el hecho de que tenía a una vampira a su cargo y que cuidaba de ella como si fuera su hija, algo que jamás habría pensado que él tendría, al igual que jamás había pensado que tendría esta relación conmigo.

Mis pensamientos fueron a la deriva mientras mis manos seguían recorriendo su cuerpo apoyada contra su cuerpo, disfrutando de las caricias que él repartía por mí cuerpo notando sus manos y todo su cuerpo más caliente de lo habitual al llevar el veneno de la loba corriendo su cuerpo. Su aliento chocó contra mi pelo al resoplar y sus brazos me alzaron hacia él de la cintura para juntar de nuevo nuestros labios en un beso, recorrí estos hasta que nuestras lenguas volvieron a entablar una lenta batalla disfrutando de ese momento que, hasta ahora, no habíamos vivido nunca. Su frase me hizo sonreír de lado notando que apartaba un mechón de mí pelo con sus ojos puestos en los míos, esa vez la que resopló fui yo sin saber muy bien qué decirle al vampiro.



-La verdad es que… no lo sé, Assur –me mordí el labio sin dejar de mirarle, comenzando a explicarme para que entendiera- a veces pienso que esto no puede ser, me refiero a que esto no puede ser verdad y muchas veces he llegado a pensar que en algún momento despertaría y volvería a la realidad, como si esto fuera un sueño… y tú estarías en tú castillo y yo… bueno, en algún lugar del mundo –mis dedos recorrieron ahora su rostro de forma leve- me cuesta hacerme a la idea de que estamos… juntos, y no porque no me guste o no lo disfrute, que no es el caso porque me gusta estar contigo, sino porque creo que como tú ambos hemos pasado mucho tiempo solos y nos cuesta hacernos a este cambio. No es nada malo, en verdad, pero cuando pasas mucho tiempo solo al final te acabas acostumbrando… bueno, qué te voy a decir a ti ¿no? –Sonreí mirándolo porque él me ganaba en un recorrido de calle con los algo más de cinco milenios que me llevaba de existencia, dejando un suave beso en sus labios- Esto también me viene grande, no tengo una guía para saber qué es lo que es correcto y lo que está mal, todo va a ser a base de ensayo error hasta buscar las medidas adecuadas… como por ejemplo lo que hemos hablado antes, no habíamos dicho nada de dormir juntos hasta que lo he propuesto yo. Quizás tú quieras unas cosas que no hemos hablado y que a lo mejor no he pensado, creo que los dos estamos un poco perdidos en esto –mordí su labio inferior y apoyé el codo en el colchón para luego recostar la cabeza en la mano, mirándole mientras la otra mano bajaba por su pecho sintiendo su piel caliente- a lo que me refiero es que todavía me cuesta acostumbrarme al hecho de que estamos juntos, no pienses que estoy diciendo algo fuera de eso, y que si me cuesta hacerme a esa idea… me cuesta más hacerme a la idea de que tienes a… Hania –iba a decir “a tú chiquilla” como él la llamaba algunas veces- y si te digo la verdad no sé muy bien cómo lidiar con eso. No porque dude de tus sentimientos hacia mí, porque no lo hago, sino porque no sé cómo debería de actuar ante esa situación. Sé que nos quieres a ambas, de diferente manera a cada una, pero nos quieres… te has convertido en su padre, ¿cómo no la ibas a querer sino? Es sólo que me cuesta acostumbrarme a eso, porque no quiero que haya problemas entre ambas ya que estamos conectadas contigo –me encogí de hombros y lo miré- la verdad es que pienso muchas cosas, pero esas son las que más han pasado por mí mente últimamente.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 264
Puntos : 248
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Jue Mayo 18, 2017 7:30 am

Enarqué una ceja al empezar a escuchar sus palabras “La verdad es que… no lo sé, Assur.  A veces pienso que esto no puede ser...”
No entendía a que venia esto después de decirle que la quería, con lo mucho que me había costado pronunciar esas palabras ahora era como si quisiera joderme la noche, arrastrarme al infierno y no entendía que cojones había hecho para merecerlo.

Dejé escapar el aire en silencio, mis mano quietas sobre su espalda mientras seguía escuchando cada una de esas palabras que trataban de explicar la demoledora frase y que cuanto mas decía menos entendía
Era cierto que ambos habíamos sido personas libres, que no era fácil esta relación porque yo era un monstruo pero ¿que había hecho hoy?

Negué con la cabeza, todo me sonaba a escusas, decía por un lado que le gustaba esta conmigo pero que a la vez le costaba hacerse a la idea de que así era.
Yo por el contrario no había echado de menos la vida en soledad, al revés desde que estaba con ella me sentía bien y lo demostraba, puede que no con palabras pero lo hacia y no podía decir que no era cierto.
Aquello me sonaba a la  manera en que los humanos intentan acabar con algo sin querer hacer daño a la otra persona y eso pinto una ladeada sonrisa en mi cara.

Ahora llegaba el otro tema “Hania” le costaba acostumbrarse que tuviera a “mi chiquilla” para mi también era todo nuevo, lo que sentía por ambas pero luchaba por que dentro de lo posible ambas estuvieran atendidas y protegidas.
Sabia que Hania me recriminaba en silencio que todas mis atenciones fueran para Sun y ahora Sun que tuviera sentimientos por Hania.

Dejé escapar el aire de forma pesada cerrando los ojos, claro signo de que no estaba dispuesto a tocar este tema, la puerta era grande, y ya que esta era su casa libre era de tirarme si no queria verse conmigo.
La quería y después de decírselo, lo único que se le ocurría era decirme esto, que había pensado últimamente muchas cosas.
-¿Crees que a mi me gusta que hagas ciertas cosas? ¿crees que siendo un monstruo posesivo y celoso, me agrada que compartas ciertos momentos con otros?
Te recuerdo que tienes un guardaespaldas que te sigue a todas partes y si, es para espiarte ademas de protegerte.
Acostúmbrate soy un monstruo, pero ni siquiera en eso te he engañado.
Lo que siento por Hania es fuerte, la quiero, de un modo diferente. Ella es para mi una Black, mi “Chuiquilla” tiene la mente en ciertos temas de una niña de 12 años, dudo pueda despertar tus celos, que es lo único que comprendería para poder aceptar tus palabras.
Dede que tu y yo estamos juntos, no solo he dejado de quedar con mis esclavas de sangre, si no que he dejado de verme con otras vampiresas con las que podría conversar, salir a tomar algo, nada, desde que estoy contigo, ocupas mi tiempo y si eso no te parece prueba suficiente, pues lo siento, no se ya que mas hacer para demostrarlo.

Me puse en pie, se me habían ido las ganas de compartir lecho aquel día.
-Nos vendrá bien a los dos meditar. Dormiré en el sofá, espero no te importe.
Bajé las escaleras, me acomodé frente a la chimenea en el sofá de piel del gran salón tras asegurarme que la puerta estaba bien cerrada y todas las cortinas cerradas para que ningún rallo del sol las atravesara.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Mayo 22, 2017 12:37 pm

Si algo no había esperado cuando le dije aquellas palabras fue precisamente la reacción que estaba teniendo el vampiro en esos momentos, porque no entendía qué narices estaba diciendo y qué era lo que había de mal en mis palabras. Sus manos habían dejado de tocar mí cuerpo y se habían quedado quietas mientras hablaba, para luego ver cómo cerraba los ojos, lanzaba un suspiro como si cogiera fuerzas de alguna parte que yo desconocía… y me salía con esas. La verdad era que no lo había esperado, para nada, porque todas y cada una de las palabras que él dijo no tenía ninguna relación con lo que yo le había dicho hacía escasos momentos, y me pregunté si había escuchado todo lo que le había estado diciendo o simplemente había entendido lo que le había dado la real gana.

Porque yo tan sólo le había hecho saber mis inseguridades, no hacía él ni hacia lo que sentía, no hacia la relación que manteníamos… sino a que todo me sonaba como a un sueño. Que no sabía lidiar con una pareja porque nunca había tenido pareja, porque cometería muchos fallos, porque conforme éramos los dos todo iba a ser un ensayo y error, porque si no había tenido nunca una pareja y no sabía cómo debía de actuar con ciertas cosas, mucho menos lo sabía si él tenía una hija… ¿en qué momento había salido de mí boca que no quería estar con él, o que dudaba de lo que sentía por las dos, o cualquiera de las cosas que él había comentado?

Me cabreé, me cabreé porque yo le había abierto esa pequeña cajita con mis miedos, confesándole que no sabía cómo actuar ante ciertas situaciones… y lo que había obtenido no era lo que había esperado. Esperaba que me dijera que él estaba igual que yo, que a veces no sabía cómo actuar… y me venía reprochando que no pasaba tiempo con nadie más y que lo único que entendía es que pudiera tener celos sobre su chiquilla… todo totalmente equivocado. ¿Qué tenía que hacer, o decir, para que a ese vampiro se le grabara en la cabeza que lo quería y que quería estar con él? ¿No era suficiente lo que había hecho esa noche, que había pedido perdón ante mi fallo, que lo había salvado, que había estado velando por él asustada de que no pudiera despertar conocedora de que esa sangre era veneno para nosotros?

Porque ya no sabía qué más hacer, decir o como demostrarle lo que sentía… ni mis palabras ni mis acciones parecían llegara a él y en vez de preguntar, como de costumbre, interpretaba a su libre albedrío y la noche perfecta que estábamos cerrando se iba de nuevo a la mierda. Lo miré con la boca abierta cuando se levantó alegando que nos vendría bien pensar y meditar acercándose a la puerta para abrirla y dejarme allí dentro, tumbada en la cama, desnuda y sola, sintiendo su ausencia desde antes incluso de que saliera por la puerta. Ni siquiera reaccioné, me quedé como un poco es shock ante la reacción del vampiro y cuando pude reaccionar lancé uno de los cojines que estrellé contra la puerta donde hacía ya unos minutos que el vampiro había salido.



-¡Maldito vampiro! –Dije viendo como el cojín rebotaba de la pared contra el suelo y me tumbé boca arriba mirando al techo, en esa enorme cama que parecía mucho más grande sin la presencia del vampiro. Me mordí el labio con fuerza pensando qué era lo que había dicho mal, repasando mis palabras… pero es que no veía nada raro en ellas, y no sabía de dónde se había sacado aquello. Aferré la sábana con fuerza e intenté no pensar pero era imposible, mi cabeza le daba vueltas a sus palabras y a cómo se había ido, también intenté dormirme pero su olor estaba por toda la cama impregnada, con cada respiración su olor llegaba a mí y era toda una tortura, imposible dormir sin el vampiro al lado. Sin importarme nada como siempre hacía me levanté de la cama dispuesta a seguirlo para aclarar aquella situación y las cosas, pero al abrir la puerta no recordé que el sol estaba saliendo y un rayo de luz impactó directamente contra una zona del brazo, cerré la puerta con fuerza y siseé notando como la zona ardía, quemaba y picaba como si pudiera sentir todavía el sol quemando mí piel, un pequeño humo salía de la zona afectada como si me hubieran quemado, literalmente, la piel y esta adquirió un tono rojizo. Mi espalda impactó contra la puerta y apoyé la cabeza contra esta, aquello dolía como el maldito infierno aunque hubieran sido unos pocos segundos, pero más me dolía que me hubiera dejado sola.

Reí de forma irónica al darme cuenta que aquello que llevaba por nombre podría matarme, y que era lo que me paraba en esos momentos para ir hacia donde estaba el vampiro. Negué con la cabeza y acabé tumbándome en la cama sabiendo que lo único que podía hacer era esperar a que se pusiera el sol para saber si él habría tomado alguna decisión o no. Decir que el día fuer largo sería quedarme corta, apenas descansé nada y me sentía bastante cansada mientras contemplaba las leves luces que el sol hacía en la habitación con las cortinas tapadas, con la quemazón y el picor de la herida del brazo que no terminaba de curarse porque me faltaba sangre, la que había estado dándole al vampiro para que luchara contra el veneno.

Una vez la noche volvió a llegar sin haber descansado nada me vestí, cansada, hambrienta y con la herida que seguía roja y de la que habían salido unas pequeñas yagas al no haberse curado. Abrí la puerta y bajé las escaleras notando el aura del vampiro en el salón y me dirigí sin pensarlo hacia donde estaba, para cuando abrí la puerta para entrar el vampiro ya estaba de pie descorriendo las cortinas, nuestras miradas se encontraron y me quedé a unos pocos pasos de él, tampoco tenía buena cara y supuse que sería por el veneno que aún recorría su cuerpo. Lancé un suspiro antes de hablar porque no sabía muy bien qué iba a decirle, o cómo iba a hacerlo.


-Me gustaría saber si algo ha cambiado desde anoche hasta ahora –fui directa al grano sin rodeos, él decía que nos vendría meditar, yo no había meditado absolutamente nada porque lo había echado de menos y solo había deseado que llegara la noche para acercarme de nuevo al vampiro- porque para mí nada ha cambiado, y no sé si tú has meditado algo o no… porque yo no he podido –miré un momento hacia otro lado y me mordí el labio, juraba que me estaba conteniendo pero… es que no aguanté- No te entiendo Assur… de verdad que a veces no lo hago. ¿Por qué si tienes alguna duda, si algo no lo entiendes… por qué no preguntas en vez de tomarte las cosas a tú libre interpretación? –Lo miré buscando sus ojos, apoyé mi cadera contra el sofá porque me sentía cansada- No entendiste absolutamente nada de lo que te dije, ¿realmente me escuchaste o solo fuiste cogiendo palabras hasta formar frases que solo se escucharon en tu cabeza? –Fruncí el ceño por ello- En ningún momento te dije que quisiera dejarlo, ni que dudara de que quería estar contigo, o que tuviera celos de Hania… Joder Assur, solo te dije que nunca he estado en pareja y no sé cómo comportarme, mucho menos hacerlo ante el hecho de que tienes una hija, ¿entiendes lo que digo? Sé que la quieres y como ya dije, sé que lo que sientes por ella es diferente a lo que sientes por mí y no te dije que ambos fueran lo mismo, y no siento celos de ella… maldición, ¿te ha quedado claro ahora, o tengo que explicártelo como a los niños? –Me estaba empezando a enfadar, pero era inevitable cuando entendía lo que le daba la gana y tras todo lo que había hecho seguía dudando- Tan solo te expresé el miedo que tenía a que esto fuera un sueño y un día despertara y nada hubiera pasado, te recuerdo que hasta hace poco cada vez que nos acostábamos me tirabas de tú cama –le recordé mirándolo de forma fija- y ahora me pides que me quede, y joder, me gusta dormir contigo y por eso te pedí de dormir todas las noches juntos… porque anoche no pude hacerlo –hice una leve pausa- siempre hemos estado jugando al gato y al ratón en una relación que era como de amor-odio continua en el tiempo… jamás pensé que si tuviera una relación con alguien, sería contigo… pero me gusta y quiero que sigamos –lancé un suspiro y acabé por sentarme en el brazo del sofá- No sé qué más hacer o decir para que te entre en la cabeza de que te quiero, y de que solo quiero estar contigo… cuando tú cometiste aquel error pensando que te había vendido al consejo te perdoné y me arrastré luchando para seguir con esto, anoche cuando yo tuve el fallo te perdí perdón y volví a arrastrarme de nuevo… no he hecho más que arrastrarme hacia ti porque quiero estar contigo, porque te quiero aun cuando mi orgullo como mujer se quede en nada al volver a ir tras de ti… -cerré los ojos unos segundos, el brazo dolía y picaba horrores y necesitaba alimentarme para que comenzara a sanar- No puedo decirte más claro que te quiero, aunque si quieres puedo gritarlo a los cuatro vientos… jamás he sentido nada así nunca, y sé que no va a ser fácil, pero estoy dispuesta a luchar por ello… -lo miré- así que si has cambiado de idea o de parecer durante esta noche, y tras todo lo que te he dicho no te queda claro lo que siento por ti… dímelo y me iré por esa puerta, te daré la llave de la mansión porque ¿para qué la quiero si tú no estás en ella? –Me levanté mirándole aguantando todo lo que podía, porque como dijera que aquello se acababa me iba a romper en miles de pedazos- Te quiero, Assur. Para mí tampoco es fácil decirlo, pero es realmente lo que siento… y todo se resume a eso, a ti.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 264
Puntos : 248
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Lun Mayo 22, 2017 3:21 pm

Acababa de correr las cortinas del salón pues la noche había sucedido al día cuando la vi bajar las escaleras, despeinada, en camisón, preciosa. Mis ojos se clavaron en esa parda mirada que desolada parecía no entender nada.
Mi aspecto no era mucho mejor, no había pegado ojo en todo el día, meditar, eso le había pedido que hiciera y eso mismo había hecho yo.
Era un monstruo, uno que no la merecía, ni a ella, ni a Hania y por eso trataba de acaparar la vida de ambas, atarlas a mi lado porque no comprendía como por elección propia las dos se quedaban junto a algo como yo.

Escuché sus palabras impertérrito, como si no fueran conmigo, al menos esa era la mascara que luchaba por mantener ante sus ojos, esos eran los escudos que luchaba por alzar frente a mi rostro.
Su voz sonaba segura, pero con un deje de dolor que me atravesaba como la mas afilada de las estacas.
Me abría su corazón, ella, era valiente, era perfecta, era lo que durante siglos me negué merecer porque sabia que de abrirme a ella, todo se complicaría.
No le había regalado una mansión, le había abierto las puertas de mi vida, de mi eternidad, de mi corazón y ella estaba allí aceptándolas frente a mi turbia mirada, mostrando me de nuevo que tenia mucho mas arrojo que yo.

Atajé la distancia paso a paso, serio, sereno hasta quedar de frete a esa mujer que podía matarme si lo deseaba con tan solo dos palabras, esas que no pronunciaba.
Mi boca atajó la distancia violenta, colisioné contra sus labios como lo hacen dos espadas afiladas. Mis ojos se cerraron y mi mano se posó en su nuca, enredándose en su cabello de cuervo como si temiera que se escapara.
Beso húmedo, apasionado que esa mujer mucho mas generosa que yo aceptaba al sentir como me derrumbaba frente a sus ojos.

Mi frente contra la ajena, mi aliento impactando en su angelical rostro y yo desarmado, vulnerable y mas suyo de lo que nunca fui de nadie.
-lo siento -musité contra su boca.
Me había pasado una eternidad diciendo que los Black nunca piden perdón, me había saltado mis propias reglas, pero..ahora mismo me importaban una mierda.
-Te quiero, te necesito y no se como decirte todo esto sin sentir el miedo de que estas palabras me conviertan en alguien débil frente a tus ojos.

Acuné su rostro entre mis manos, jadeando de pura impotencia. Nuestros labios se rozaban con cada palabra, acariciándose, buscando apaciguar las tempestades que nos atormentaban.
Mis ojos cerrados se abrieron, rojos como el fuego, en los suyos se hundieron buscando algo a lo que aferrarse aunque fueran brasas.
-Yo nunca he tenido una relación, es mas, nunca me he permitido sentir nada por nadie en esta larga inmortalidad que me carcome por dentro.
Pensaba que si no dejaba que nadie llegara a mi, nada podría hacerme daño.
Hoy cuando te he visto con esa, he sentido dolor, pero no solo por los celos que me corroen cada vez que me cuentan como sales algunas noches, como cazas o como hablas con desconocidos para mi, ha sido un dolor profundo, solo equiparable al que produce una estaca.

Negué sin soltar su rostro, mi pecho subía y bajaba tratando de recuperar el aire que no llegaba, ni siquiera necesitaba.
-Te quiero Sun, pero no se como demostrarlo, o como hacerte ver que no se amar, que esto es nuevo para mi y que no se como hacer para hacerte feliz.
De un modo igual de fuerte quiero a Hania, pero tampoco se como demostrarlo y me siento un depredador agazapado a la espera de que alguna de las dos me enseñéis a daros lo que necesitáis de mi.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Mar Mayo 23, 2017 7:32 pm

No sabía exactamente cómo iba a responder o reaccionar el vampiro ante mis palabras, porque muchas veces me dejaba sin saber por dónde podía tirar y me dejaba desarmada, a la espera de que actuara o tomara una decisión. Le había dicho muchas cosas, pero no podía decirle más claro que lo quería y que quería estar con él, más alto sí pero no más claro. Proclamarlo a los cuatro vientos, gritarlo hasta quedarme afónica… pero mis sentimientos eran claros y verdaderos, tan ciertos como que ahora me encontraba desolada frente a él, esperando con el corazón en un puño porque no hubiera cambiado de parecer y ese tiempo que habíamos pasado no hubiera cambiado nada, no hubiera llegado a una conclusión diferente a que quería seguir conmigo, porque yo quería seguir con él.

Su rostro no mostraba nada, era como si se hubiera puesto una máscara que no me dejaba ver lo que pensaba o lo que sentía, y aunque quizás podría haber indagado en sus pensamientos hacerlo sería como hacer juego sucio, quería oírlo de él lo que tuviera que decirme, fuera bueno o malo, y no enterarme por leer sus pensamientos. Paso a paso fue acercando la distancia, acortándola, y su rostro seguía igual de impasible, cara de póquer que no dejaba ver nada y que a mí me estaba carcomiendo porque no podía más, necesitaba saberlo para tomar una u otra determinación; alejarme de su vida, o quedarme para siempre junto a la suya. Si era la primera iba a ser tremendamente jodido, ahora que me había dado cuenta que era exactamente lo que quería.

Quedó justo delante de mí a una distancia mortalmente corta en la que podía matarme si así él lo decidiera, hasta que finalmente cuando ya no podía más de la impaciencia e iba a rogarle porque dijera o hiciera algo… su rostro acortó la distancia que nos separaba, sus labios buscaron los míos, cerró sus ojos y su mano subió hasta la nuca enredándose en mi pelo, acercándome a él. Mis manos subieron por su pecho y jadeé en el beso necesitada de él, de sentirlo, de tenerlo para mí y saber que nada había cambiado. Mi mano aferró con fuerza su camisa arrugándola entre mis dedos y la otra subió a su pelo sin pensar siquiera en soltarlo.

Al separarse su frente se apoyó en la mía notando con los ojos cerrados su aliento impactando contra mi rostro, sin siquiera soltarlo ni por un solo segundo, no dejando que se separara lo más mínimo de mí. Había sido una noche horrible y lo había echado mucho de menos, a mí lado, para enterrar mi rostro en su cuello y dejar que rodeara mi cuerpo con sus brazos. Mis ojos al igual que mi boca se abrieron cuando pronunció aquellas dos palabras que no esperaba oír por nada del mundo, ¿acababa de pedirme perdón? ¿Él? Lo miré mientras él seguía aún con los ojos cerrados sin poder creerme que me estuviera pidiendo perdón, eso era… algo inconcebible. Un Black jamás pedía perdón, y sin embargo, frente a mí tenía a uno de ellos que lo estaba pidiendo, y guardé y atesoré ese momento porque con esas simples dos palabras entendía la magnitud de su trasfondo. Mordí mi labio frente a sus palabras negando sin moverme, rozando nuestras frentes por el movimiento.



-¿Cómo se puede hacer débil alguien por decir lo que siente? –Pregunté con mis labios rozando los suyos cada vez que uno de los dos hablaba, rozándose, acariciándose de forma lenta y provocadora- No te haces débil, jamás dejaré que te sientas débil por decirme lo que sientes. Al contrario Assur; nos haces más fuertes –mis labios rozaron los suyos dejando un breve beso, intentando buscar las palabras adecuadas para que entendiera por si no lo hacía lo que quería decirle- Te conozco y sé de esa fortaleza tan fuerte y poderosa que tienes, el hecho de decirme lo que piensas y lo que sientes solo hace reforzar aún más lo que tenemos, afianzarla y hacerla fuerte. No te puedo obligar a que lo digas, pero sí te diré que me gusta escucharlo de tus labios y que lo agradezco enormemente porque saberlo me hace sentir más segura –sus manos acunaron mi rostro y jadeaba, sabía que le estaba costando decirme todo eso y le dejé su tiempo y su espacio, la mano en su pelo bajó a su rostro acariciando lentamente su mejilla notando nuestros labios rozarse por la proximidad entre ambos, sus ojos se abrieron mostrando ese color rojizo característico del vampiro que tanto me gustaba, y le dejé que hablara y se expresara, que sacara eso que llevaba dentro y quizás le estuviera carcomiendo. Ambos éramos inexpertos en la materia, ninguno había estado con nadie y eso quizás hacía que cometiéramos los errores que cometíamos- Podemos inventarnos nuestro propio camino, ir paso a paso hasta dar con lo que realmente queremos, los dos estamos perdidos en esto pero solo juntos encontraremos el camino y la forma para seguir adelante, quiero seguir adelante contigo, nada ni nadie me va a hacer cambiar de idea –lo miré de forma fija cuando dijo que no dejando que nadie llegara no podrían hacerle daño, y es que yo había pensado exactamente lo mismo durante todos aquellos años. Lo miré sintiéndome tremendamente mal cuando dijo que le había dolido verme con la mujer en aquel lugar, también cuando le decían que había salido, hablaba con gente que él no conocía y que me iba de caza… no habían sido celos, sino un dolor real igual que el que había experimentado cuando me había dejado, y me dolió que lo hubiera sentido- Nunca, jamás, he querido hacerte daño Assur… con nada de lo que hago, eso te lo puedo prometer –porque aunque era cierto que había salido de caza, y que podría haberme encontrado con algún que otro vampiro en esas noches, como la vampira que había conocido, jamás era mi intención hacerle daño- No debes de sentir celos de nadie, solo tengo ojos para ti y no existe nadie más por mucho que hayan millones de personas, el único que me importa eres tú –dije dejando un beso en sus labios de forma breve, no quería que se sintiera mal pero debía de entender que para mí era el único que al realmente veía, el único en el que me fijaba y el único que me importaba… los demás no eran nada.

Negó sin soltar sus manos de mí rostro y noté su respiración acelerada, como si no supiera expresarse como realmente quería o como si en su interior necesitara encontrar algo que no hallaba y que necesitaba de forma urgente, como si algo le estuviera carcomiendo lentamente y no encontrara el modo de ponerle solución. Me dolía verlo así y escuché todas y cada una de sus palabras, él decía que no sabía amar, pero yo por el contrario pensaba que sí sabía salvo que no se había dado cuenta de ello. Entendí que le carcomía también que no nos pudiera hacer felices a las dos, pero si estábamos con él era porque nos hacía felices, o es lo que pensaba en mi caso ya que desconocía bastante lo de la joven vampira.


-Mi querido demonio –murmuré sobre sus labios antes de abrazarlo pegándolo a mí pecho, intentando que parte de lo que sentía lo pudiera borrar mientras mis brazos lo rodeaban y me pegaba a su cuerpo, apretando en el abrazo para reconfortarlo y que parte del dolor y de lo que sentía se evaporara o en su defecto yo asumiera parte de su carga para liberarlo a él de lo que sentía. Entendí muchas cosas que no dijo, al menos no directamente, y pude comprender otras que antes no hacía. Me separé mirándole y esa vez fui yo quien cogió su rostro con mis manos y acorté la distancia besándolo de forma lenta, necesitada, mostrándole todo lo que decía con palabras, no de forma salvaje, sino amándolo. Me separé para mirarlo y con mi pulgar repasé sus labios que ahora estaban entreabiertos- Déjame ser tú bálsamo, Assur, no encierres y guardes todo en tú interior hasta que sientas que vas a explotar… compártelo conmigo, déjame ayudarte –mis labios volvieron a buscarle en un beso corto y sentido- Te lo pondré fácil Assur: quiero absolutamente todo de ti. Lo bueno, lo malo, lo que conozco y lo que seguro aún me queda por conocer… que si tienes alguna duda, por favor, pregúntame porque siempre te voy a decir la verdad –mentirle era una tontería cuando podía saberlo con tan solo beber mí sangre- no puedo saber lo que te preocupa, te atormenta, te aflige o te carcome si no me lo dices… si lo haces estaré para apoyarte y para ayudarte, así como yo espero que lo hagas si me pasa a mí. Cuenta conmigo Assur, no solo para pasar un buen rato y divertirnos… sino también cuando más lo necesites de verdad. Si algo te molesta dímelo, si algo no te gusta dímelo… solo así avanzaremos, solo así aprenderemos. Igual que yo te diré lo que me molesta y lo que no me gusta, siendo sinceros es la única manera –lo miré durante unos segundos, quizás fuera mucho pero ¿no era eso lo que se suponía que hacían las parejas? Compartirlo todo. Volví a juntar de nuevo nuestros labios en un beso más largo, necesitado y húmedo para luego esconder el rostro en su cuello y envolverme en su aroma- te he echado de menos –murmuré contra su cuello envolviendo su espalda con mis brazos, cuidando de no rozar demasiado aquel donde llevaba la herida que seguía picando y doliendo- estoy tan cansada… -murmuré cerrando los ojos, entre que no había descansado, la falta de sangre y la herida que no curaba, más lo que había pasado esa noche… era demasiado acumulado. Más bien no era cansancio, la palabra correcta sería “débil”- necesito alimentarme –y si no fuera por el veneno le hubiera pedido que me dejara beber de la suya, pero ahora no era lo idóneo- ¿Crees que podría alimentarme de alguna de tus esclavas? No lo pediría de no ser necesario –mis labios recorrían la piel de su cuello dejando pequeños besos por el lugar, él también necesitaba de alimentarse para coger fuerzas que el veneno había mermado un poco- tengo una herida que no cura y me pica –evitaba rascarme solo porque sabía que picaría más, pero la tentación estaba presente.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 264
Puntos : 248
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Miér Mayo 24, 2017 5:32 am

Sus manos acunaron mi rostro, parecía comprender mis palabras, asumir que para mi aquello era algo que jamas hubiera dicho de no creerlo necesario y quizás era el veneno y la fiebre que me producía lo que me había hecho mas vulnerable bajando las defensas que siempre alzaba frente a sus ojos.

El beso fue sentido, largo, dulce y demasiado prometedor para el terror que me ocasionaba dejarme llevar por esa situación en la que me sentía nadar sobre una cuerda sin red.
Yo, el que siempre tenia que tener los movimientos estudiados sobre el tablero de ajedrez me había lanzado la vació esperando que Sun aferrara mi mano y no me dejara caer.

Entendía sus palabras, esas que me pedían que fuera sincero en el momento ,que no acumulara una serie de pensamientos que no nos ayudaban en nada y luego explotaba de un modo que nos podía destrozar a ambos por dentro.
El problema es que si hablaba, si le decía todo lo que me molestaba se daría cuenta de la bestia que era, porque eran celos infundados que sentía porque era incapaz de compartir algo que sentía de mi propiedad.
Ella decía que si sabia amar y yo reafirmaba en mi interior que no era verdad.
La quería con todas mis fuerzas, como lo hacia con Hania y ese era mi mayor pecado y su peor penitencia pes mi bestia interior se revolvía inquieta cada vez que no sabia exactamente donde se encontraba cada una de ellas.

Mi falta de confianza lo decía todo, me había criado en un mundo donde la traición era mi pan de cada día y me costaba abrir la mente y pensar en que ninguna de las dos jamas me la jugaría.
Era un miedo irracional, pero cuando vives una eternidad perseguido, tu sombra te hace desconfiar.
Mis labios acariciaban los suyos, incapaz de emitir palabra alguna sobre lo que me pedía, entendía que tenia razón, pero prometer que no existirían mas episodios como este era algo que no poda hacer.

La sujeté por la cintura, sinceramente tenia mal aspecto ,algo que me preocupo, y mas cuando dijo que tenia una herida que no cerraba lo que me hizo enarcar una ceja y agacharme para mirarla con detenimiento.
No era normal que eso sucediera, aun estando débil, las heridas cerraban lentamente, a no ser que no quedara casi sangre en nuestro organismo.
La alcé en brazos para subir con ella las escaleras, con el pie abrí la puerta de nuestro lecho y la deposité en el con suavidad.
-voy a llamar a una esclava, te alimentaras y veremos que pasa con esa herida.

Le hubiera dado de la propia pero envenenado como estaba desde luego que no iba a solucionar nada, mas bien todo lo contrario.
-Sun, mírame -esperando que me escuchara -¿has estado con alguien que te haya podido maldecir, o hacer algo fuera de lo común? No me voy a enfadar, puedes contarme la verdad.

Como un tornado salí de la cámara y vociferé hasta que una de las mujeres que siempre me acompañaba se adentró conmigo en la cámara, no dudé en indicarle que se acercara a la vampiresa, no era yo el que requería en este instante de sus servicios, no hasta que viera que Sun estaba en perfecto estado.
-Si no se cura, vístete nos vamos a conocer a la prometida de mi hermano Sun.
Tomé un jarrón que había sobre un pedestal ladeando la sonrisa
-¿crees que como regalo de bodas impactara? -bromeé hundiendo mi mirada roja en la de la inmortal.

Quería que Joe le diera de su sangre si aquello no mejoraba, ademas de que ambos teníamos una larga conversación que mantener ahora que eramos acechados por demasiados frentes.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Jue Mayo 25, 2017 7:20 am

Era cierto que no me encontraba del todo bien pero tampoco quería preocupar en exceso al vampiro, tan solo había sido una herida hecha por haber sido imprudente y no haberme percatado de que el sol comenzaba a salir y había dado en mi brazo durante unos segundos, pero la falta de sangre en mi cuerpo había hecho que no se curara como debería de haber hecho durante el día. Sabía que con alimentarme bastaría para que la herida curara sin mayor problema, aunque era cierto que destacaba la rojez y las yagas que había en la zona de mi brazo contrastando con lo pálida que era de normalidad mí piel. Esperaba que no le importara que bebiera de una de sus esclavas, en realidad, iba a ser la primera vez que bebiera de una esclava de sangre… porque nunca había necesitado recurrir a estas, mucho menos a una del vampiro.

Mi rostro estaba contra su cuello donde mi nariz recorría la piel del lugar, con los ojos cerrados, dejándome envolver por su esencia. El vampiro tenía mayores preocupaciones que una nimiedad como la herida que tenía y que no tenía duda alguna que con sangre fresca en mi organismo se curaría, aunque quizás el hecho de estar algo débil frente a él le hacía preocuparse más de lo que yo quisiera en un principio. Sentí sus manos rodear mi cintura y me apoyé completamente contra él, comenzaba a notarlo preocupado y era en esos momentos lo último que quería, él seguramente estuviera algo peor que yo con el veneno de la loba recorriendo su organismo, porque tampoco es que tuviera mejor aspecto que el que yo misma presentaba.



-Estoy bien… solo necesito alimentarme
–murmuré contra su cuello para notar que me elevaba entre sus brazos y comenzaba a andar saliendo del salón, subiendo por las escaleras y supe a dónde me llevaba sin necesidad de que lo dijera. Mis brazos rodearon su cuello y mi labio recorría su cuello sintiendo su sangre fluir bajo mis labios, sangre que aún tendría el veneno de la loba y que aún pasaría un par de días hasta que lo eliminara completamente, y sabía que ya estaba buscando la forma y la manera de ir contra ella aunque no me lo dijera, pero debíamos de esperar hasta que estuviera bien. Abrió la puerta que había quedado entornada cuando salí para buscarlo estando de vuelta otra vez en la habitación, donde me dejó con suavidad sobre la cama. Sin abrir mis ojos para observarlo y asentí con la cabeza cuando dijo que iba a buscar una esclava para que me alimentara, solamente abrí mis ojos cuando me lo pidió enfocando mi vista en él que me miraba con preocupación- Estoy bien, de verdad… aunque parezca lo contrario –quería que estuviera tranquilo porque no era algo más allá de una herida. Escuché sus palabras y negué con la cabeza, ¿conocer a alguien que pudiera haberme echado una maldición? No, no tenía noción alguna de ello. Decía que se lo podía contar y que no se enfadaría, pero es que solo había conocido a dos vampiros y ninguno de ellos podría tener las habilidades para hacer tal cosa, no era algo propio de los vampiros y que recordara no me había cruzado con ningún hechicero- Solo he conocido a dos vampiros; una vampira un tanto peculiar con la que coincidí un día de caza, y un vampiro que conocí en el baile que hizo una vieja amiga… -aunque quizás, si decía que tenía a alguien vigilándome, eso él ya lo supiera- ninguno de los dos podría haberme hecho eso… -dije acomodándome sobre la cama, cuando se levantó para buscar a una de sus esclavas mi mano aferró su muñeca no queriendo que se fuera, pero sabía que era lo mejor porque no solo yo podría alimentarme sino que él también podría hacerlo. Lo dejé libre de mi agarre para que fuera a buscar a la esclava y me acomodé en la cama pensando en por qué me habría dicho aquello de la maldición.

La casa sin su presencia era demasiado grande y enorme y no tardó demasiado en volver sintiendo la presencia que le acompañaba y que juntos subieron las escaleras hasta entrar en la habitación donde ya les esperaba, él no perdió el tiempo y le indicó que dejara que me alimentara de ella y supe que pensaba que la había llamado para alimentarse él. Me senté en la cama apoyando la espalda contra el cabecero y la joven, de ojos pardos y melena rubia se sentó en el borde de la cama, quitó el trozo de tela que tenía cubriendo su cuello y lo dejó expuesto para que bebiera de ella. Podía notar la sangre que fluía por sus venas, como mis colmillos crecieron ante la necesidad de alimentarme y de la sed que tenía, el olor que desprendía su piel… todo incitaba a que hundiera mis colmillos en su joven y tersa piel.

Me acerqué a ella y cogiendo con delicadeza su muñeca tiré para acercarla y que se sentara más arriba en el borde, ya que yo quedaba pegada al cabezal, y me puse de rodillas para apartar su melena rubia a un lado, mi lengua lamió la zona de la yugular y la vi cerrar los ojos esperando los colmillos atravesando su piel. No la hice esperar demasiado y estos se hundieron en su suave piel, tan frágil, escuchando su jadeo de fondo mientras me dejaba beber de ella. Bebí de forma lenta sin tener ningún tipo de prisa, succiones medidas con la cantidad precisa en cada una de ellas, quería dejar algo para que él se alimentara también. Con cada sorbo notaba que me iba encontrando mejor y mis ojos no se apartaron del inmortal que ahora llevaba un jarrón entre sus manos y que fijaba su mirada roja en la mía que debía estar de igual forma.

Fue imposible no ver algunas imágenes de la joven de la que estaba bebiendo, así como que deseaba que el vampiro bebiera de ella y me separé, con mi vista fija en el vampiro, lamiendo las gotas que caían de los dos orificios en su piel, dejándola tumbada en aquel estado de éxtasis en el que entraban cada vez que les mordíamos. Lamí mis labios encontrándome mucho mejor, como si era lo que realmente necesitara, y me levanté acercándome al vampiro con pasos lentos hasta quedar frente a él. Miré el jarrón que había dejado hacía unos instantes y luego mis ojos rojos se fijaron en los suyos.


-¿Un jarrón, de verdad? –Enarqué una ceja y reí de forma corta, notando que el picor desaparecía de forma gradual y que ya no quemaba tampoco, bajé la vista para ver que la rojez iba desapareciendo para subir luego mi vista a la de él- Gracias –dije sobre sus labios antes de besarlos, ya renovada por completo, dejando un mordisco en el inferior. Mis dedos se quedaron en su nuca, mi mirada fue de forma breve hacia la esclava y luego fue devuelta al vampiro- tú también necesitas alimentarte –puse un dedo en sus labios por si intentaba replicarme o decirme cualquier cosa- aún puedes beber de ella, yo solo he cogido lo que necesitaba. Al menos para que me quede tranquila –quité el dedo de sus labios y lo miré de forma fija, con mis labios sobre los suyos- luego podemos hacer lo que quieras, si quieres ir a ver a tú hermano te acompañaré… tengo curiosidad por ver cómo será su prometida –sonreí de lado- pero antes –le hice una seña hacia la esclava y le sonreí, esperando que cediera en eso y yo me quedara algo más tranquila al respecto.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 264
Puntos : 248
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Jue Mayo 25, 2017 12:41 pm

Aseguraba estar bien, pero mi preocupación iba en aumento tras cada una de esas palabras, mis demonios rugían dentro de mi, protegerla era mi único sino en este preciso instante en el que algo quedaba marcado en su piel y desconocía que o quien era el responsable de ese daño.
Mi agitada respiración era lo único que controlaba a la bestia en mi interior, aseguraba que no me enfadaría si era sincera, si confesaba su crimen y su afrenta, aunque bien sabíamos los dos que eso no era cierto y que mi bestia se apoderaría de todo en esa habitación.

La mujer se ofreció a ella, sobre el lecho esta tomo de su sangre observada en todo momento por mi perturbada mirada escarlata.
Me atraía mucho ver como Sun se alimentaba, me recordaba a antaño cuando ambos lo hacíamos hundiendo nuestras miradas para después bailar un eterno vals que se trasformaba en lujuria premeditada en el primer callejón que encontrábamos.

Cadáveres, muerte y destrucción eso eramos ambos, nunca miramos atrás, nunca nos planteábamos si lo que hacíamos estaba bien o mal, pues eramos depredadores, carnívoros y estábamos en lo mas alto de la cadena alimenticia.
Me relamí los labios en un gesto instintivo cuando la vi acabar, gotas carmesí por sus labios y los mios entreabiertos dispuestos a recibirla.

Enarqué una ceja cuando se orilló a mi criticando el jarrón y con una ladeada sonrisa lo dejé caer al suelo, parece que el regalo no era el apropiado según la reina de mi averno.
Mis ojos se deslizaron por su blanca tez, ahora alimentada la herida desaparecía para mi tranquilidad.
Fue en ese momento cuando mis ojos se hundieron en sus pardos.
-Sabia de tu caza con otra inmortal y dada tu bixexualidad, decir que puedo estar tranquilo seria como decir que por ser vampiro andar sobre brasas no quema mis pies.
Pero...¿quien es ese hombre del baile? ¿por que no he sido informado? -rugí separando mi cuerpo del ajeno para evitar dañarla en este momento.

Ella me había pedido que bebiera de la humana, tentado estuve de desobedecer cada una de sus peticiones hasta que el cabreo pasara, mas sin mediar palabra atajé la distancia con la esclava, la alcé por el cuello y allí hundí mis colmillos sin darle tregua, apurando cada gota de sangre de esta con los ojos de la bestia contemplando a Sun, pues bien podría ser ella la mujer que entre mis brazos  extinguía su vida.

La dejé caer inerte sobre las sabanas, ladeé la cabeza caminando con decisión hacia ella, el tono burdeos de mi mirada hablaba por mi, no paraba de desafiarme, sabia que me hacia daño cuando iba con unos y con otros y lejos de dejar de hacerlo o informarme de cada uno de sus movimientos en el momento, seguía su libre albedrío como si yo no significara nada para ella.
La bestia rugía en mi interior y yo era incapaz de contenerla en este instante, mas justo cuando alcé la mano una figura se interpuso entre ambos.
Erlend, como no, del cuello lo atrapé haciendo que como un muñeco de trapo impactara contra la pared.

Sonrisa ladina en mis labios al girarme ignorando a la inmortal para enfrentarlo.
-No te han enseñado a guardar silencio cuando tus mayores hablan pequeño vástago.
Desafiante como de costumbre se alzó del suelo llevando la mano a ese pequeño juguete que llamaba bastarda.
-Sal de esta habitación o dejaras viuda a tu mujer antes de tiempo, es mas, mejor explícame ¿por que no he sido informado de ese baile al que la mujer que tenemos presente a acudido teniendo que ser por ti vigilada?

Erlend no parecía muy dispuesto a conversar, aunque su mirada exigía a la inmortal que se largará de allí.
-Al parecer te tomas muy en serio tu trabajo cainita, pero no eres fiel a tu rey y eso lo puedes pagar caro vikingo.
Su sonrisa bastó para mostrarme el poco miedo que mis palabras representaban para el y a decir verdad lo único que dejaba claro era lo necio que ese hombre podía llegar a ser.
-Assur, no fuiste informado porque mi misión es proteger a la mujer que te acompaña, si lo que quieres es una alcahueta, te equivocas de hombre. La tienes aquí, sana y salva, entera y ahora cumpliendo con tus ordenes la sigo protegiendo, de ti, que eres el mayor peligro que acecha a esa mujer -finalizó dando por zanjada la conversación y saliendo fuera de la cámara, sintiendo que había cumplido con su cometido y en cierto modo así era, pues mi ira no conocía parangón en este momento.
-¿no tienes nada que explicar? -rugí girándome hacia ella, mas esta vez, no alce la mano, ni la toqué, solo esperaba una respuesta -¿quien es él?
Sabia que mis actos eran desesperados, que la razón no me acompañaba, pero yo no sabia amar y era tan complicado todo para mi en este momento que ni sabia como actuar.
Me alejé de ella, no quería hacerle daño, mi errática respiración golpeó mis antebrazos cuando vencido por su mirada parda me dejé caer al suelo hundiendo las manso en mi pelo.
Débil, así me sentía en este momento en el que la bestia rugía en mi interior por que me alzara y luchara.





Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Vie Mayo 26, 2017 10:12 am

Sabía que desde que nos había enseñado a nuestros guardaespaldas estos nos habían estado siguiendo en todo momento en los que estábamos sola, o eso es lo que sentía cuando salía alguna vez de noche sin la compañía de Assur. Erlend era un mercenario que tenía una reputación y había oído cosas sobre el vampiro, aunque sí que era cierto que se mantenía a una distancia prudente y no se acercaba demasiado, podía notarlo seguirme allá a donde fuera y hasta el momento no había tenido que intervenir en ningún momento, tan solo me seguía y velaba porque nada me pasara ahora que el consejo nos tenía en el punto de mira. Aunque seguía afirmando que no me gustaba en absoluto, no iba a hacer nada que pudiera ofender, molestar o cabrear a Assur, las cosas estaban bastante claras y como ya le había dicho a Erlend cuando supe que iba a ser mi guardaespaldas; no iba a quedarme encerrada cada noche que no pasaba con Assur.

Así que supuse que le habría informado sobre mi encuentro con Bloondy, esa vampira que me había topado hacía unos cuantos días en una noche de caza, había resultado ser entretenida y quizás quedara con ella alguna vez más, era una vampira bastante peculiar y nos lo habíamos pasado bien esa noche de caza, quizás la próxima vez pudiéramos quedar de una forma más tranquila y preguntarle qué tal le iba con su Sire. También supuse que Erlend le habría informado sobre la fiesta que había organizado una vieja amiga, en la que no pasó absolutamente nada y por la que no tenía nada que preocuparse… o eso es lo que pensaba.

Pero al parecer de ese último detalle no tenía constancia y pude ver con claridad cómo le había cambiado la cara, en la forma en que sus ojos se fijaron en los míos siendo de forma diferente a como me había mirado mientras me alimentaba de aquella joven y que nos recordaba a tiempos pasados ya vividos. Y entonces sus palabras llegaron claras sin yo siquiera haberlas esperado, comenzó diciendo que sabía sobre la vampira, pero que no estaba tranquilo dada a mi condición social y eso me hizo enarcar una ceja sin dejar de mirarle, como si pensara que por acercarme a cualquier mujer significaba que esta me gustaba o pudiera tener algo con ella, nunca había mentido sobre mi condición sexual y él lo sabía de sobra, además, habíamos disfrutado incluso los dos solamente con mujeres… pero aquellos eran juegos que en ese presente distaban mucho de poder realizarse. Me molestó que me acusara de eso, ya le había demostrado que le quería pero al parecer también iba a ser un problema el que me acercara a mujeres.

Aunque su cabreo fue más enfocado hacia la otra parte que él no sabía, sobre aquel vampiro que había conocido en un baile y al que no había vuelto a ver desde entonces, y al que dudaba volver a ver y con quien no había pasado absolutamente nada. Se separó de mí cuerpo cabreado y sin mediar más palabra se fue hacia la joven esclava que había llamado, la alzó sin miramiento ninguno y hundió sus colmillos en el cuello de la joven, bebiendo de forma desmesurada, sin control, con sus ojos rojos fijos en los míos mostrando así el cabreo que llevaba en esos momentos. Me recordó a otros momentos y si no fuera por la situación que estábamos atravesando, me habría excitado ver al vampiro beber de la joven… ahora sabía con sus ojos puestos en mí, que yo podría ser perfectamente ella.

Dejó que su cuerpo cayera inerte sobre las sábanas y ladeó la cabeza sin apartar su mirada de la mía, una mirada que ya conocía demasiado bien y que por aquel tono de ojos supe que la bestia estaba fuera, y no bajo unas cadenas como siempre la tenía. Eran los mismos ojos que había visto un par de veces y que con claridad me avisaban que la bestia ahora campaba libre a sus anchas, y que lo dominaba por completo porque era incapaz de contenerla… y no supe qué iba a pasar en esos momentos, en los que me quedé quieta justo donde me había dejado sin dejar de observarlo. Él se acerca a mí a paso lento hasta quedar cerca de donde yo estaba, y como si sus movimientos se hubieran ralentizado y fueran a cámara lenta… observé con alzaba su mano lentamente y supe que por esa vez no iba a ser capaz de contenerse.

Podría haberme alejado, podría haber intentado huir pero eso no eran opciones que fueran conmigo y me preparé para lo que fuera a suceder en aquella habitación, porque no parecía tener control de sí mismo y llegué a pensar que iba a enfrentarme directamente con su bestia. Pero nada de aquello pasó porque tan rápido como él había alzado su mano una figura se interpuso entre ambos, una figura que conocía y que me había estado siguiendo noche tras noche… y al parecer, me seguía incluso estando con el vampiro. Assur lo atrapó del cuello y como si apenas le costara esfuerzo lo estampó contra la pared, girándose hacia él dejándome en un segundo plano. Mis ojos fueron al vampiro que no sabía que estaba cerca, y pude ver en su mirada que me pedía que me largara… a lo que lentamente negué con la cabeza, si dejaba que su bestia ganara iba a ser peor tanto para mí, como luego para él.

Comenzaron a hablar, o más bien, Assur empezó a hablar exigiendo que por qué no había sido informado sobre aquel baile al que había acudido, cuando su misión era vigilarme. Pero Erlend lejos de achantarse, sonrió alegando que su misión era protegerme y que seguía haciéndolo pues ahora me protegía de él, afirmando que él era mi mayor peligro. Y tan pronto como había aparecido tras decir esas palabras se alejó dejándonos solos de nuevo, se giró hacia mí y volvió a preguntarme con tono exigente quién era él sin acercarse, esta vez retrocediendo notando su respiración errática.



-Assur… -lo llamé pero parecía no escucharme en esos momentos en los que terminó cayendo al suelo hundiendo sus manos en su pelo, como si estuviera vencido, o roto… y me dolía verle así, incluso después de lo que casi llega a pasar si no hubiera intervenido Erlend. No sabía qué más podía decir o hacer para que entendiera que solo me importaba él, que el resto carecía de importancia porque él era mi maldita perdición, y lo quería demasiado, tanto que a veces incluso hasta dolía. Acabé por acercarme a él sin saber qué hacer exactamente, dejándome guiar por algo que me nacía y brotaba del pecho, y acabé arrodillándome frente al vampiro aun sabiendo que quería mantenerse lejos, pero no se lo permití. Alcé su rostro del mentón para que me mirara y acerqué el mío para besarle a riesgo de todo, no me importaba para nada si me apartaba. Un beso lento, dulce en el que quería que notara lo que sentía por él, intentando calmar la bestia de su interior. Poco a poco mis manos fueron separando sus manos de su pelo y las fui bajando hasta ser yo quien acunara su rostro entre mis manos sin dejar de besarle. Me separé dejando que mi aliento diera contra sus labios y me levanté cogiendo sus manos para alzarlo conmigo, teniéndolo de vuelta frente a mí. Mis dedos recorrieron su rostro sin apartar mi mirada de la suya intentando calmarlo con caricias lentas, con mi cercanía, con mi cuerpo… - La vampira –dije dejando que se centrara en mis palabras- está enamorada de su Sire, y aunque no lo estuviera, no haría nada con ella –mis labios rozaron los suyos, si quería una explicación yo no tenía nada que ocultar- el vampiro que conocí en la fiesta, a la que acudí solo por ver a una vieja amiga, me lo presentó esta misma ya que era un invitado de su Sire, quien también es su pareja –mis palabras sonaban seguras y firmes, porque era la verdad- solo nos hicimos compañía, me invitó a un baile al que acepté y charlamos. No hubo nada, no pasó nada… se portó de forma cortés y educada, y no hubo nada más allá, ni un roce, nada… absolutamente nada. No tengo por qué mentirte, no lo necesito. Se llama Hector Lebeau-Fortier, solo sé que es un antiguo y que es Griego, y que como yo ha pasado su larga existencia viajando por el mundo. No hemos quedado para vernos si es lo que puedes pensar, solo nos hicimos compañía en esa fiesta en la que ambos estábamos solos, pero si me lo cruzo de nuevo lo saludaré y si estás conmigo te diré quién es… no tengo nada que esconder –quizás no le gustara que le dijera que había bailado con él, pero no había pasado absolutamente nada- No estoy interesada en ninguna mujer, ni en ningún hombre tampoco… solo me interesas tú y solo te quiero a ti.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 264
Puntos : 248
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Assur Black el Sáb Mayo 27, 2017 3:43 am

Los pasos de la inmortal retumbaban en mis oídos como si se tratara de un tornado esperando devastar todo a su paso. Apretaba mi cabeza tratando de contener a la bestia, encadenarla y sumergirla en lo mas profundo de mis entrañas para que nunca mas saliera.
Se arrodilló frente a mi, como quien el el atril confiesa sus pecados esperando su penitencia. Cerré los ojos escuchando cada una de sus palabras que gráciles escapaban de sus labios retumbando en mi cabeza.

La vampiresa no parecía entrañar mayor peligro que la de una noche de cacería, había sido informado de esto por el propio Erlend y no como un cuento, si no mas bien como un banal comentario del hambre que paso viendo como las dos se divertían.
Claro que sobre esa tal Hector las cosas no me cuadraban ,primero porque no le conocía de nada, segundo porque al parecer habían bailado y se habían acompañado mutuamente en una noche diferente.
Celos, rabia y descontrol crecían en mi pecho y aunque ella aseguraba que nada significó ese encuentro y que no se repetiría mi desconfianza hacia que no creyera una sola de sus palabras.

Muchas preguntas se agolparon en mi garganta, las hubiera dejado escapar todas, pero eso me hubiera convertido en un ser vulnerable frente a sus ojos. Mi estilo era otro y ahora entendía que esta guerra no la podía ganar solo.
Iba a informarme bien de quien era ese tipo que rondaba lo que era mio y llegada la hora yo mismo le daría caza disfrutando de un encuentro que algo me decía resultaría sangriento y digno de ser contado por los juglares en distintos sitios.

Me daba cuenta de como asediaban a la bestia todos mis enemigos, inquisición, consejo, lobos. Mis dos mujeres parecían no comprender el peligro que sus movimientos podía conllevar hacia si mismas y por ende mi persona.
No me costo mucho comprender que se convertirían en mi perdición tanto como yo en la de ellas.
Era el momento de cerrar filas, hablar con Joe y quizás mover el avispero para que algún Black mas se moviera de su escondrijo.

Sus labios me sentencian a muerte y yo acepte esa condena dándome cuenta que mantenerla a mi lado era imposible.
Cerré los ojos un instante, paladeando su sabor.
-Vístete, vamos a ver a mi hermano y a su ferviente prometida.

Quizás mi frialdad contrastaba con el momento, pero ellas me empujaban al abismo, continuaban haciendo su vida como si nadie acechara la mía.
Besé su mejilla antes de dirigirme hacia el armario para sacar un traje Italiano con tonos azul marino, una camisa clara como el cielo y la corbata.
-¿alguna idea del regalo? -pregunté ladeando la sonrisa -esta claro que el jarrón ya no es una opción -bromeé tratando de esconder mi preocupación.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Red Full Moon ~ Privado [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.