Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Dream a little dream of me | Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dream a little dream of me | Privado

Mensaje por Eitana Heifetz el Miér 26 Abr 2017 - 0:59

Sumida en la desesperación, con la ropa desprolija, el cabello enmarañado, el cuerpo lastimado y el rostro empapado en llanto y en alguna que otra gota de su propia sangre, había huido de su hogar cuando logró escapar de las manos de su madre, que amenazaban con acabarla. Había corrido con una desesperación de la que no se creía capaz, como tampoco había creído capaz a esa mujer, de golpearla de aquella manera. Aturdida, mareada, atónita, no había tenido rumbo fijo, y no supo exactamente cuánto tiempo había pasado desde que logró escapar de los guardias de la mansión y ese punto exacto, en el que miraba hacia todos lados y no sabía dónde estaba. Estaba rodeada de gente espeluznante o, al menos, eso le parecía a ella, que no conocía nada del mundo que la rodeaba. Olían mal, insultaban, escupían al hablar y los harapos que vestían, estaban raídos. Algunos, ni siquiera llevaban calzado, tal como ella en ese momento. Sin embargo, a leguas se notaba la calidad de su vestido negro. En el trayecto se había quitado las enaguas que le quitaban comodidad.

Todo había comenzado esa mañana, cuando Sara había entrado intempestivamente a su habitación, campante, con una gran caja sostenida por dos doncellas. Eitana había estado leyendo poesía, de esa que su familia censuraba, y había logrado esconder el libro bajo la almohada, antes de que la mujer se diera cuenta. Desconcertada, la muchacha, había observado cómo desplegaban su vestido de novia. Sin ser dueña de sí misma, le había permitido a las empleadas que la desvistieran ante los ojos de su madre y le colocaran la prenda. Cuando estuvo lista, Sara fue hasta la puerta y llamó a Stella. Eitana, primero se preguntó quién era, y luego recordó que era la modista. La cuarentona tomó algunas medidas de su busto y las mangas, pero con una amplia sonrisa dijo que ya estaba casi listo para el gran día.

No quiero casarme —susurró, bajito, creyendo que nadie la había escuchado. Menuda inocencia. Sara estaba justo a su lado y la miró a través del espejo, con los ojos inyectados de odio. Eitana comprendió que la había oído y empalideció de pánico. Su madre siempre le daba miedo. Ésta hizo salir a las mujeres, acusando una conversación con su querida hija.

¿Qué dijiste, estúpida? —se envalentonó en cuanto la puerta se cerró. Le dio una bofetada, luego otra, y otra más. La barbarie se desató. La mujer no se detuvo, ni cuando su hija se encontraba en el piso, retorcida del dolor. Le daba puntapiés en el estómago y la arrastró de los cabellos de un lugar a otro. Los gritos de Eitana alertaron a las doncellas, que abrieron la puerta. Fue ese instante de distracción que la joven aprovechó para escabullirse. Luego, todo fue oscuridad.

Los hombres y las mujeres, de todas las edades, se detenían a mirarla. Era una visión trágica. Una muchacha vestida de novia, con el cuerpo lastimado y la elegante tela ropa y sucia de tierra y sangre, en medio de aquella mugre. Estaba aterrada. ¿Dónde estaba? ¿Cómo volvería a su casa? No se atrevía a hablar con nadie. Haciendo acopio de cierto grado de valentía, se tomó la falda y caminó hacia unas escalinatas, que conducían a un edificio que, a simple vista, parecía inhabitado. Cuando estuvo a punto de sentarse, no se dio cuenta del vidrio roto sobre el suelo, y los pequeños trozos se le clavaron en las plantas de los pies, que ya estaban maltrechas. Cayó sobre los escalones al tiempo que emitía un quejido. No se atrevió a mirar las heridas, y se limitó a llorar observándose las manos.

Sin embargo, alzó la vista cuando dos individuos se acomodaron, uno a cada lado de ella. Apestaban a alcohol y le sonrieron. Su boca contenía todos dientes putrefactos. Eitana quiso ponerse de pie, pero se lo impidieron. El miedo la paralizaba, y sólo pudo abrir ampliamente sus ojos cuando el que se encontraba a su derecha descubrió uno de sus senos. La muchacha comenzó a temblar.



"No es la soledad con alas, es el silencio de la prisionera"

E I T A N A:
Beautiful:
avatar
Eitana Heifetz
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 21
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 23/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dream a little dream of me | Privado

Mensaje por Aurélien Varèse el Miér 31 Mayo 2017 - 0:43


Ir a esa parte de la ciudad no era nuevo para él. Aún cuando su falso padre, el señor Varèse todavía vivía y él no era parte de la inquisición. Era algo que había aprendido de los Sorrentino, porque Carlo y Sandro fueron más unos padres para él, que sus propios padres. Eso sí, desde que se hacía pasar por Aurélien y había convencido al mundo entero de que era él, cuando iba, lo hacía de manera anónima, escondido. Se vestía con un abrigo con capucha, tejido y muy desgastado; era perfecto. Le tapaba el rostro de los curiosos, sin entorpecerle la vista.

Así, pasaba por uno más de los locos y mendigos que estaban ahí, pidiendo limosna. Les llevaba comida y ropa, nunca dinero; si lo hacía, lo usarían para comprar más alcohol u opio, o para contratar prostitutas. No que Aurélien condenara los vicios (el tenía los propios), pero lo que necesitaba esta gente era comida y abrigo.

A pie, recorrió las calles hasta adentrarse a ese sitio que ningún hombre, mucho menos uno en su posición, se atrevería a caminar solo. Estaba demasiado seguro de sus propias habilidades como para temer. Algunos, los más viejos, los que más lunas habían pasado en esas calles pestilentes, lo reconocieron y se acercaron. Aurélien comenzó a repartir lo que llevaba en un saco. Rodeado de gente, vio pasar a una mujer vestida de novia. Su vestido parecía demasiado limpio para ser una loca que hace mucho huyó de su casamiento y ahora vagaba por esos mismos laberintos de miseria. Fue a no prestarle más atención cuando notó que dos hombres que no se habían acercado y que bebían copiosamente, se dirigieron hacia ella.

Ten, ten —le dio el saco con la comida y la ropa a un chiquillo—, termina de repartir —no esperó por una respuesta, fue tras los hombres, y por ende, tras la mujer.

Se detuvo a unos metros para ver la escena. La mujer parecía asustada, y sangraba de los pies, además, tenía sangre seca de golpes que había recibido hacía más tiempo, algunas horas, quizá. Los borrachos se estaba divirtiendo con ella. Cuando intentaron desnudarla, fue como si encendieran algo en su interior. Caminó con paso firme y apresurado, aún encapuchado. La mitad del rostro tapado por la tela, y la otra mitad por la barba, misma que se había dejado apenas recientemente.

Tocó el hombro del tipo más cercano a ella, que por reflejo, se giró para verlo. Si palabras, Aurélien le soltó tremendo golpe en la quijada. No estaba especialmente entrenado para pelear cuerpo a cuerpo, sin embargo sabía lo básico, y dos hombres en aquel estado no representaban gran amenaza. Se rehusó a usar sus poderes, era algo que podía solucionar de manera más sencilla.

Se giró para ver al otro, que ya iba a por él, tambaleándose. Aurélien se agachó con facilidad para esquivar el golpe y lo tomó de la cintura para hacerlo caer. Lo tenía a su merced, una patada bien acomodada y lo hubiera matado si hubiera querido. Aurélien no era de los que mataban sin sentido.

Largo —ordenó con voz como trueno. Zeus castigando a los mortales—. ¡Largo les digo! Antes de que me arrepienta y los mate —elevó más la voz, la amenaza era real, aunque casi imposible que se cumpliera... por ahora al menos; y con ello, ayudados por las manos para no caer, los apestosos ebrios se marcharon.

No voy a preguntar si se encuentra bien. Es obvio que no —se giró, continuó hablando con ese tono algo imponente y lejano. Se quitó la capucha, dejando su rostro al descubierto; no es como si con ella inspirara confianza. Sus rasgos duros y sus ojos azules como el cielo del Infierno sólo indicaban peligro.

Tampoco voy a preguntar de dónde viene. Cúbrase y venga… no trate de levantarse, las plantas de sus pies están muy lastimadas —sin más, acomodó un brazo su espalda y otro en la flexión de sus rodillas y la levantó con mucha facilidad—. Dígame a dónde debo llevarla, y la llevaré —continuó como si se tratara de un soldado cumpliendo su deber. Ni siquiera la miró de nuevo, su pecho descubierto, su rostro demacrado, sus ojos enrojecidos e hinchados. Simplemente no podía dejarla ahí, así, tan vulnerable.


There are no bargains between lion and men. I will kill you and eat you raw.
The dark does not destroy the light; it defines it:

avatar
Aurélien Varèse
Condenado/Hechicero/Clase Alta
Condenado/Hechicero/Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 13
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 23/04/2017
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dream a little dream of me | Privado

Mensaje por Eitana Heifetz el Dom 10 Sep 2017 - 19:01

Aquella secuencia parecía formar parte de la vida de otra persona. No le pertenecía a ella. ¿Cómo había llegado a tal estado de abandono y vulnerabilidad? De ese mundo la habían estado protegiendo durante veintidós años; ese no era el “afuera” que ella había imaginado. En la soledad de su reclusión, había trazado sobre los lienzos de la calle un Universo sin aquella perversión. No cabía en su cabeza que alguien pudiera aprovecharse de otro, como le estaba ocurriendo en ese preciso instante. Sola, temerosa y lejos de todo lo conocido. Su madre siempre tuvo razón, ¿para qué quería cruzar el umbral todos los días? ¡Estaba tan arrepentida de haber huido! La vacua sensación de libertad que había anidado en sus esperanzas hacía tan sólo unas horas, se había desvanecido por completo, como si nunca hubiera estado allí. A cambio, se le había instalado un temor profundo y tenebroso, que la cubría de bruma y no le permitía reaccionar.

Como si hubiera salido de su cuerpo, observó el momento en que los acosadores eran espantados por una figura robusta. La voz grave de su salvador, la hizo regresar en sí, pero los temblores de pánico no cesaron hasta que escuchó las órdenes que le daba. No sabía demasiado de la vida militar, pero le parecía estar escuchando a un general mandando a un simple soldado raso. Ella, por supuesto, ocupaba ese segundo lugar. Lo miró con ojos llorosos, sorbiendo por la nariz el molesto y poco elegante líquido que emanaba producto del llanto y el frío, y se mordió el labio inferior para no hacer un puchero, como si se tratara de una niña pequeña, aunque así se sentía. Como una nena a la que nadie quería y todos habían abandonado. Pero entre toda aquella mierda, había emergido una flor. Una con un rostro muy bello y ojos gélidos. Un escalofrío le recorrió la espalda cuando clavó sus fanales en los ajenos, porque vio tempestad allí donde había pupilas. Pero, a pesar de todo, se sintió a salvo.

Le dejó hacer y se refugió en su pecho, mientras intentaba cubrirse sin dignidad, la intimidad de sus senos, aquellos que ni siquiera ella misma se había atrevido a mirar y que, ahora, parecían formar parte de un bizarro espectáculo. Eitana quería continuar llorando, pero se instó a no hacerlo. La calidez del cuerpo del hombre, inmediatamente, ayudó a mejorar su estado, y recordó cuando era pequeña y su padre la acunaba luego de que su madre le diera una tunda sin motivos que justificasen el maltrato.

—Gracias, Monsieur —susurró, con timidez desmedida. Era una adulta que no sabía dónde vivía, jamás le habían explicado cómo volver a casa, ni siquiera sabía cuál era el nombre de la calle en la que estaba ubicada su residencia. Tampoco un punto de referencia. Siempre la habían llevado en su carruaje, acompañada. Comenzaba a darse cuenta de lo acotado, simple e imperfecto que era ese mundo de cristal que habían construido sólo para ella, de lo inútil que verdaderamente era, de lo ridículo de su situación. El caballero era tan seguro de sí mismo que la abrumaba, pero Eitana no sabía mentir, no era capaz de inventar un relato que la hiciera quedar mejor.

—Yo…estoy perdida. No sé cómo regresar a mi hogar, ni siquiera sé dónde estoy, ni cómo llegué aquí —agradeció que, al menos, la voz ya no le temblara como instantes atrás. De pronto, de su cuerpo se apoderó un gran cansancio, como si toda su vida hubiera caído sobre ella. No pudo seguir el hilo de la conversación. Los ojos se le cerraron y se sumergió en un sueño hondo y turbulento.



"No es la soledad con alas, es el silencio de la prisionera"

E I T A N A:
Beautiful:
avatar
Eitana Heifetz
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 21
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 23/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dream a little dream of me | Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.