Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Ultraviolence

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ultraviolence

Mensaje por Mathilde Hewson el Mar Abr 25, 2017 11:10 pm

Cork. Irlanda. Primavera de 1794.


El primer golpe llegó a las pocas semanas de que Donovan vivía con ellas. Mathilde jugaba con barro en el patio de su casa, era un hermoso día de Sol, con un cielo límpido. Todos parecían de buen humor. Todos, menos él, su padrastro. Su humor era negro como el café que tomaba en las mañanas, como la oscuridad de su alma. Y Mathilde le temía, le tenía terror…

Pero ese día estaba tranquila haciendo unas tortitas de barro que luego le daría de comer a sus muñecas. Era una pequeña solitaria, porque el marido de su padre no le permitía tener demasiadas amistades, la había aislado de su círculo, lo mismo que a la pobre Moira, que cada día se esmeraba más en complacer a un hombre espantoso.

Los gritos de la mujer la obligaron a detenerse. Mathilde soltó el trozo de barro y se puso de pie, con los ojos bien abiertos y con la respiración agitada. Camino, en puntas de pie, hacia la ventana de la habitación matrimonial. Allí, Donovan sostenía a Moira del cuello, contra la pared. Los pies de su madre temblaban y pendían del aire.

Mathilde no pudo contenerse y corrió. Entró a la casa y abrió intempestivamente la puerta, obligando a Donovan a detenerse.

— ¡Suelta a mi mami! —gritó la niña, que se lanzó sobre el cuerpo herido de la mujer.

—Sal de aquí, por favor —le rogó una poco lúcida Moira, que le acarició el cabello, como un acto reflejo.

—No, mami. No —negaba con su cabeza mientras las lágrimas le cubrían el rostro.

—Quítate, demonio —la voz del padrastro sonaba raposa, conteniendo el odio. —Quítate o tendrás tu merecido.

—No dejaré a mi madre —se defendió. Cuando alzó el rostro, la expresión del hombre le hizo dar escalofríos.

Fue demasiado tarde. Donovan no esperó demasiado. La tomó de los cabellos y la arrastró hacia su habitación, mientras Moira, convaleciente, los perseguía tomándose de las paredes, rogándole que la soltara. Mathilde lloraba e intentaba zafarse. El padrastro la lanzó contra la cama, le propinó dos bofetadas que la dejaron casi inconsciente, haciéndola perder la noción de sí. Seguro de que no volvería a molestar, la encerró. Se llevó a Moira a la habitación, donde la violó y golpeó hasta desmayarla.


avatar
Mathilde Hewson
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 12
Puntos : 7
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 04/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ultraviolence

Mensaje por Mathilde Hewson el Jue Nov 23, 2017 10:36 pm

Cork. Irlanda. Primavera de 1794.



Los miraba desde el jardín, con cierto desconcierto y con recelo. La noche anterior habían discutido largamente, y Mathilde se había cubierto con las colchas temblando de miedo, hasta que todo se volvió silencio. Logró conciliar el sueño cuando ya los pájaros anunciaban el inminente amanecer. Por lo que estaba muy cansada, pero la habían enviado a recoger algunos tomates, y le había sido inevitable pararse a contemplar a su madre y a su padrastro, amorosos entre ellos, como si él no la matase a golpeas día de por medio. No entendía nada.

—Están muy enamorados —una vecina la sacó del letargo momentáneo en el que se había sumido.

Mathilde la miró. Era Sophie, una anciana jovial y regordeta, con el cabello extremadamente blanco y brillante, y los ojos tan verdes como dos esmeraldas. En su juventud, seguramente, fue una beldad que arrancó suspiros. Pero llevaba casada demasiados años –como para recordar tantos- con el mismo hombre, y con el cual había formado una enorme familia compuesta de ocho hijos e incontables nietos y bisnietos. La niña le tenía un cariño enorme, pues siempre le daba panecillos calientes.

—Sí, eso parece —respondió, escueta. Si había una pareja que no estaba enamorada, esa era la de Moira y su terrible esposo, ese monstruo de sonrisa encantadora, violento y matón.

— ¿Te llevas bien con él? —preguntó, casi dando por sentado que si. Era imposible tener una mala relación con un hombre tan amoroso… Esa era la imagen que todo el mundo tenía de él.

— ¡Mathilde! Trae esos tomates —la voz masculina la salvó de un momento de sinceridad. —Buen día, Sophie.

—Adiós, chiquita.

—Adiós, señora Sophie —la pequeña se marchitó en cuanto pasó por el lado de su padrastro. Tenía prohibido hablar con otras personas fuera de la vista de los adultos de la familia. Ya sabía qué esperar…


avatar
Mathilde Hewson
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 12
Puntos : 7
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 04/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.