Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS. THE MEANING OF LIFE - PARTICIPAN MIKLÓS L. DEGRASSO Y DOMINIC CUSTLER. THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS.



Espacios libres: 19/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Echoes From The Past ~ Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Miér Abr 26, 2017 2:27 pm

Mis días, o mejor dicho mis noches, se habían convertido en casi una rutina diferente a la que había llevado siempre durante tantos siglos. Para empezar no sabía que iba a tener una… ¿relación? Con un vampiro al que siempre habíamos jugado al gato y al ratón durante siglos y que ahora se había convertido en parte de mí no vida, y de mí día a día. Nunca me había gustado la idea de tener esclavas, o algún esclavo, de sangre para alimentarme de ellos y prefería más salir a cazar mis presas, dejar que la depredadora que llevaba dentro saliera y se adueñara de mí. Disfrutaba con esos momentos en los que seguía a la presa elegida y al final terminaba por cercarla sin saber que iba a acabar con su vida, para yo poder seguir otra noche más en aquel mundo de sombras.

Hacía ya un tiempo que no había sentido la presencia de mí Sire, aquel vampiro que hacía tantos siglos decidió convertirme en lo que era hoy en día. Estuve a su lado un tiempo pero no compartía su forma de vivir, era como si quisiera tenerme siempre bajo su ala algo que él siempre me decía, y yo parecía más un parajillo que quería volar y conocer mundo ahora que tenía toda la eternidad y que era algo que como humana no podría haber hecho nunca. Por eso decidí alejarme de él, ¿intentó buscarme? Sí, muchas veces lo había encontrado en mis incontables viajes pero al final pareció que iba cediendo poco a poco ante la idea de no tenerme bajo su ala para siempre, había experimentado lo que era la libertad y me había sabido demasiado dulce como para dejar que él me encarcelara de forma tan amarga.

Reí entre dientes sin poder evitarlo, siempre había sido libre y ahora me había anclado a un vampiro perdiendo parte de algunas “libertades” que tenía pero que compensaban totalmente por estar a su lado. Si alguien me hubiera dicho hacía tantos siglos atrás, que aquel vampiro que conocí y que me llevó por un camino que mí Sire jamás me habría enseñado, iba a terminar por quedarme a su lado… lo habría matado. Sin dudas, sin contemplación alguna por las palabras pronunciadas. Esa noche iría de caza sin tener prisa alguna ya que mí demonio particular tenía otros asuntos que atender y que le traían de cabeza como eral consejo, fruncí levemente el ceño tras recordarlo y seguí recorriendo las calles de París en busca de una nueva presa.

Pero no fue el olor de uno de ellos los que captó mí atención, sino más bien, el aura de cierto vampiro que hacía tiempo que no sentía tan de cerca y que había pasado por mis pensamientos hacía unos instantes, como si hubiera sido convocado desde las profundidades de estos. No hacía falta hacer ver que no lo había notado, él sabía que así había sido y además es que sabía que quería que yo lo notara también… sino se podría haber mantenido en un rango en el que no hubiera podido captarle. Me paré en mitad de la calle abarrotada de gente y me giré, de forma lenta, para encontrarme su figura parada a unos pocos metros de distancia.

Mis ojos se fijaron en los suyos que me contemplaron de arriba abajo como siempre hacía, examinándome, no dejando un trozo de cuerpo sin explorar con esos ojos rojos que siempre me devolvían la mirada. Llevaba un traje negro que contrastaba con su tez pálida y una camisa de color burdeos a juego con sus ojos, estaba igual que siempre algo que no era una novedad para un vampiro, una sonrisa se instauró en sus labios como una invitación muda a que me acercara y, por si no lo había entendido, extendió sus brazos sin dejar de observarme para que me acercara hacia él.


-Vamos Sun, ven hacia tú creador –sus palabras aunque las dijo en un susurro las pude oír perfectamente, fruncí el ceño por aquello y acorté la distancia sin saber por qué se había atrevido tanto a acercarse, pero mantuve unos pasos en los que no acorté dicha distancia como él quería- Oh, ¿así es como saludas a tú padre? Te enseñé mejores modales –le gruñí por ello y él solo sonrió de lado, bajando sus brazos dejándolos a ambos lados.
-¿A qué has venido? No voy a volver de nuevo bajo tú ala, “padre–dije la palabra con desprecio, casi escupiéndola. Él hizo una mueca y cogió una de mis manos que intenté soltar pero que me reprochó negando con la cabeza.
-Qué hija más desobediente y rebelde tengo… ¿eso es lo que él te enseña ahora? –Lo miré frunciendo el ceño por ello, me dejó ver en sus pensamientos y ondear en ellos para ver una imagen clara del vampiro y mía. Lo miré con rabia por ello y me solté de su agarre, quise mostrarle los colmillos pero estábamos rodeados de humanos y no sería lo más correcto.
-¿Me espías? –Él solo rió entre dientes y no me respondió- Entonces sabrás que si antes no pretendía volver contigo, ahora mucho menos. Y si eres lo suficientemente inteligente, te alejarás de mí si no quieres que esto acabe muy mal para ti.
-¿Por mano de quién, de Assur Black? –Soltó una carcajada seca y fría, divertida diría, por mis palabras- No, mí pequeña Sunshine… no he venido a por ti –eso hizo que lo mirara confundida- He encontrado la mujer que por fin se quedará a mí lado y se irá dejándome solo –su dedo subió para acariciar mi mejilla y me aparté de su toque. Solo venía para decirme ¿adiós? No me lo creía ni por un solo segundo- Alguien que es como tú, igual que tú… alguien que no se irá de mí lado nunca, porque no la dejaré –me miró de forma fija y solo pude ver un poco antes de que alzara el bloqueo mental que tenía no permitiendo que viera nada- alguien de tú estirpe que me amará como tú no me has amado nunca –lo miré sorprendida por sus palabras, y algo en mí interior me dijo, que no era ningún estratagema para que volviera a su lado. Debía de averiguar qué tramaba aquel vampiro ahora que me había dejado con esas palabras. Nadie volvería a caer bajo su yugo.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 244
Puntos : 229
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Darlan el Jue Abr 27, 2017 11:01 am

La noche llega y el día de trabajo termina, tengo ganas de cerrar e ir a casa para tomar una sopa calentita que caliente mí cuerpo, tumbarme en el sofá y leer un buen libro mientras mí perra se tumba a mí lado para hacerme compañía. El día ha sido duro y largo, aunque el trabajo no sea demasiado exigente las jornadas de esta si lo son ya que trabajo mañana y tarda hasta el cierre, pero no puedo quejarme, es lo que me da de comer. Puedo aceptar el dinero de mis padres pero no es lo que quiero y prefiero ganarme la vida por mí misma, tengo pensado acudir a certámenes para ganarme la vida de la forma que quiero y dedicarme por completo a la música.

Trabajo en una tienda de música ayudando a la gente a elegir sus instrumentos, vendiendo piezas de recambios, cerdas de caballo para los arcos de los violines y demás, todo lo que alguien dedicado a la música puede necesitar. Me gusta el trabajo porque allí va gente que le gusta lo mismo que a mí, e incluso algunos me han hablado de ciertos certámenes que van a empezar en unos meses y eso me alegra, la gente te ayuda a dedicarte a lo que quieres porque creo que ven que es mí pasión y que me encanta y no dudan en decirme todo lo que me puede interesar. Además el trato es muy personal y hay clientes fijos que suelen venir todas las semanas a por algo, aunque la tienda no es mía, es como si lo fuera.

Cierro la puerta y paso el pestillo y echo el cierre, la noche ha llegado ya y las calles se llenan de gente que sale a pasear por el buen tiempo que comienza a hacer. A esas horas estoy segura de que los sirvientes están sirviendo la cena en casa y mí familia está sentada entorno a la mesa para cenar. Hago una mueca y me muerdo el labio distraída, irme fue la decisión más fácil que he tomado en toda mí vida, aún recibo cartas de mí madre pidiéndome que vuelva, que no es bueno tener una hija que no se amolda a su estilo de vida porque no es bueno para la reputación de padre, pero a mí eso no me interesa. Ellos nunca me dejarán dedicarme a la música y yo es lo que deseo fervientemente.

De camino no puedo evitar mirar a las parejas que animadas en la noche pasean cogidos de la mano, dándose muestras de afecto que me hacen sonreír de lado y que en parte me hacen sentir envidia. No he tenido a nadie en mí vida que comparta algo como eso conmigo, mí madre siempre ha tenido la intención de casarme con alguien de la alta clase al igual que a mis hermanos, a ellos no les importa al parecer casarse sin haber amor de por medio, yo no puedo casarme con un hombre que no quiero, y que no amo solo porque mi madre quiere un mayor estatus… motivo por el cual también me fui de casa. Una vida de pomposidad, de falsedad e hipocresía era lo que tenía con ellos, ahora vivo libre sin nadie que me diga cómo debo de estar sentada, o la ropa que debo de llevar y así soy más feliz.

El sonido de un maullido llama mí atención y me paro a contemplar a un gatito negro que parece perdido, no puedo evitarlo y me acerco porque los animales son una de mis perdiciones. Me agacho y el gatito se acerca con timidez, como si temiera que le haga algo y lo acaricio despacio. Este se deja hacer y al final lo cojo para llevarlo conmigo, soy una blanda y lo reconozco, pero en casa jamás habría podido tener alguna mascota y ahora que puedo no voy a privarme.


-Vamos pequeñín, espero que te lleves bien con tú nueva amiga –dije cogiendo al gato en mis brazos, rumbo a casa. Pero la noche no ha hecho más que empezar…



Nothing Can Happen, If We're Together:
avatar
Darlan
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 13
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Mayo 01, 2017 3:53 pm

No podía evitar dejar de mirar al vampiro que un día había sido mí creador, aunque seguía siéndolo a pesar de que ya no estuviera bajo su ala como él decía. No sabía qué tramaba y sus palabras no me habían gustado en absoluto para nada, porque algo me decía que sus intenciones no eran buenas y lo único que quería era vengarse por haberme ido de su lado, siempre había deseado que me quedara la eternidad con él pero la realidad había sido otra bien distinta y diferente, una que a él se le había escapado de las manos y que ahora no podía controlar. Sabía que ya no iba a poder ser suya, más que nunca, porque estar con Assur lo cambiaba absolutamente todo, y lo sabía y por ello… debía de averiguar qué era lo que tramaba.


-¿Alguien de mí estirpe? ¿Qué quieres decir? –Pregunté para ver si podía sacar alguna respuesta aunque sabía que no sería así, que no me diría nada y que por el contrario me llenaría más de dudas que de respuestas. Él se rió mirándome y negó con la cabeza divertido con la situación que se le presentaba por delante, sabiendo que si era algo relacionado con mí familia no lo dejaría pasar tan fácilmente.
-Pronto lo sabrás, ¿no pensarías que te lo iba a decir, verdad? –Volvió a reír y le gruñí haciendo que él sonriera de lado- Y no intentes leerme la mente, no vas a poder adivinarlo de esa forma Sun –era cierto, lo había intentado pero no había sido capaz por ese maldito bloqueo que tenía y que ahora mismo odiaba- Muy pronto pequeña… todo comenzará muy pronto –y sin más, igual que había aparecido se dio medio vuelta para desaparecer entre la multitud de la gente dejándome allí, aunque no iba a ir detrás de él porque quizás era lo que quería y lo que buscaba, pero hallaría la forma de saber qué era lo que tramaba. Assur esa noche estaba fuera así que no podría decirle nada al vampiro, pero en cuanto se lo dijera sabía que no le iba a gustar, pero quizás con su ayuda pudiera solucionar aquello. Nadie volvería a caer bajo su yugo como pasó hace siglos, no dejaría que pasara de nuevo.




*******





Sabía que había dejado a Sun con la duda en la cabeza pero era justamente eso lo que buscaba en ese momento, ella se pensaría que me había acercado por el hecho de que quería que volviera de nuevo conmigo, bueno, siempre había deseado que así fuera y en lo más hondo de mí pensaba que algún día volvería arrepentida a mí lado… pero no había sido así. Ahora estaba con ese maldito vampiro que odiaba de sobremanera, la tenía para él cuando ella debía de ser mía puesto que yo la convertí. Ese demonio no podría traerle nada bueno, pero pronto su recuerdo quedaría empañado por el hallazgo que había hecho esos días en la ciudad. Había sido de casualidad cuando la vi, tan hermosa, tan perfecta… y tan humana.

Al principio no me lo creí, parecía que había vuelto ocho siglos atrás en la noche en la que me encontré con Sun siendo humana, su corazón bombeaba sangre a su cuerpo, latía lleno de vida y era lo que más me había llamado la atención de eso, de esa mujer que se paseó frente a mis ojos sin ser consciente del dilema que me perseguía. Si las comparaba una al lado de la otra no habría diferencia alguna entre ellas, eran tan iguales que se podían confundir perfectamente.

Intrigado por lo que había encontrado la seguí hasta una pequeña casa en un barrio humilde, observándola, estudiándola para averiguar más de ella. Con el paso de los días supe a qué familia pertenecía y con suerte para mí pude remontar unos siglos atrás, aunque no tantos, para saber lo que ya comenzaba a intuir: que era una descendiente directa. La otra rama de la familia que no había matado siguió su linaje durante el tiempo y ahora, como por arte de magia, una descendiente directa que se parecía a mí Sunshine se cruzaba en mi vida… y vi la oportunidad perfecta. Si no la tenía a ella, tendría a la otra. De alguna manera una de las dos iba a ser mía, costara lo que costara.

La observé cogiendo aquel gatito y sonreí de lado, esta tenía un carácter más dócil que mí pequeña y sería más fácil de llevar, solo tenía que hacer que se enamorara de mí y que quisiera pasar el resto de la eternidad conmigo, ya tenía un poco del camino hecho porque ya había hecho casualmente que nos cruzáramos, ya habíamos hablado en un par de ocasiones y era el momento de seguir con el plan. Salí para ir andando por el mismo lado de la calle que ella y sonreí cuando sus ojos se alzaron para mirar al frente, como si fuera una mera casualidad.


-Señorita Darlan, qué casualidad verla por aquí –miré al gato poniendo una de mis mejores sonrisas, odiaba a los animales así que evitaría mis ganas de quitarle aquel animal de sus manos- ¿Qué tal está? ¿Le apetece dar una vuelta? –Porque el plan, ya estaba en marcha.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 244
Puntos : 229
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Darlan el Jue Mayo 04, 2017 10:45 am

El pequeño gatito se refugia contra mí pecho y yo lo acaricio de forma lenta, su pelaje negro me llama la atención y oigo el leve ronroneo que mis caricias le producen. Ya tengo otra mascota en casa y solo espero que se lleven bien, aunque la amistad en gatos y perros puede surgir, no hay por qué llevarse mal siempre. Decido seguir andando para ir a casa, nada más llegar lo que quiero es ponerle de comer porque seguro que tiene hambre y esperar que mi perra lo acepte. Ahora con mejor ánimo reanudo el camino sin percatarme en las personas que hay en mí alrededor, metida como en una burbuja.

No me doy cuenta cuando alguien me llama frente a mí, mis ojos se encuentran con esos oscuros que he visto durante las últimas semanas y sonrío acunando al gatito contra mí pecho aún más. Aquel hombre entró hace unas semanas a la tienda a por una pieza de un instrumento y desde ese día nos hemos ido cruzando, antes jamás lo había visto y ahora me lo encontraba frecuentemente. A veces resultaba un poco extraño, porque puedo sentir como sus ojos me miran en algunas ocasiones y es como si ya me conozca, aunque en realidad nos hemos visto muy poco.


-Señor Delacroix, cuánto tiempo sin verle –en realidad la última vez fue la semana pasada una tarde como otra cualquiera, mi sonrisa se ensancha al mirarlo. Tiene esa sonrisa de nuevo en sus labios que siempre me regala y me dedica cuando nos encontramos, mira al gatito que llevo contra el pecho y bajo la mirada- oh, me lo he encontrado en la calle. Soy una amante de los animales –hice un pequeño mohín y me encogí de hombros como restándole importancia al asunto- Estoy bien señor Delacroix, gracias por preguntar –él siempre tan amable, tan educado- justo me dirigía a casa, he cerrado la tienda ahora y me marchaba a casa a descansar –hago una pausa y lo contemplo- no le he preguntado pero, ¿la pieza que le vendí va bien? ¿Ha tenido algún problema con ella? –Él niega de inmediato, dice que está todo bien y sonrío- me alegro haberle sido de ayuda –su pregunta hace que mire hacia otro lado y me muerdo el labio, la forma que tiene de tratarme a veces me adula durante unos segundos.

Su rostro es joven, el pelo le cae oscuro, los ojos fijos en los míos, sus labios ligeramente entreabiertos que ahora tiene por sonrisa. Su atención está fija en mí y espera una respuesta, no puedo evitar decir que es atractivo a mis ojos y me gusta que no haga gala de ello. Es un hombre al que le interesa la música como a mí, dice que toca varios instrumentos y desde que entró en aquella tienda las pocas veces que hemos coincidido me saben a poco. Sé que debo de ir a casa a descansar, pero algo me hace que quiera estar con él y conocerlo un poco más, vuelve a llamarme perdida entre mis pensamientos y lo miro con una leve sonrisa. Dice que me invita a tomar algo, que tantas casualidades deben significar algo y río levemente por ello.

-Pero tengo que dejar en casa al gatito –no sé si es que soy tonta o es que de alguna forma es la primera vez que me pasa esto con un hombre, él ríe divertido por mis palabras y me mira para tomar una de mis manos, dice que me acompaña con la promesa de que luego me deje invitar y acepto antes con mi rostro que con mis labios- Vale señor Delacroix, acepto su propuesta –él solo sonríe y tira de mi mano, pregunta dónde vivo y yo le indico la dirección. No sé por qué pero noto su mano fría, quizás es que soy yo que estoy medio temblando porque siento un nudo en el estómago al verlo, y no sé qué me pasa que me siento de esa forma cuando estoy con él- Gracias por invitarme, quizás no me viene mal salir un poco y despejarme de ir del trabajo a casa y viceversa. ¿Usted trabaja? –pregunta quizás tópica, pero apenas sé nada de él y quiero saber más.



Nothing Can Happen, If We're Together:
avatar
Darlan
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 13
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Mar Mayo 09, 2017 9:47 am

El gato que llevaba entre sus manos ronroneaba por las atenciones que la joven le dedicaba, no me gustaban los animales pero no quería que viera ese lado de mí todavía, debía de hacer que se enamorara de mí hasta tal punto que decidiera convertirse en vampira, para pasar el resto de la eternidad juntos. No habría podido tener a Sun, a mi pequeño Sol… pero la tendría a ella. Más volátil, más fácil de manejar, más manipulable que la propia Sun sin duda alguna lo era. No me había costado nada acercarme a ella con la excusa de la música, tuve que mentirle para acercarme y pedirle una pieza de música que no necesitaba para nada porque no tenía dicho instrumento. Todo para estudiarla, para acercarme a ella poco a poco, que me fuera reconociendo, el resto iría cayendo por si solo con encuentros que para ella serían casuales… pero que para mí estaban totalmente predeterminados.

Como el de ahora, había esperado que saliera de la tienda, no había esperado encontrarme a Sun pero igualmente lo agradecía… quería que supiera que algo estaba planeando, que esa cabecita se pusiera a pensar y a maquinar. De alguna forma siempre había sabido que ella me notaba cerca, porque lo podía notar, la conocía demasiado como para no saber leer sus gestos… pero nunca me acercaba más de lo necesario, dejándole su espacio. Esa noche lo había roto por completo y lejos de lo que ella realmente pensaba que quería de ella, me había acercado con la intención de que supiera que ahora ella no me interesaba, porque había conocido a alguien que era idénticamente a Sun, pero con un carácter más fácil y manejable. Aquello no podía fallar.



-Oh, la pieza que me vendiste no me ha dado ningún problema… gracias, me sacaste de un apuro Darlan –le sonreí sin que mis colmillos se notaran- Ya veo que además de la música le apasionan los animales –mis ojos bajaron a aquel gato para luego buscar sus ojos castaños de nuevo- ¿Está todo bien? ¿Está usted bien? –Sus respuestas llegaron claras y precisas, casi inmediatas tras haberle preguntado. Le había preguntado si quería dar una vuelta conmigo y, al parecer, se lo estaba pensando. Eso no era nada malo porque si no quisiera me habría contestado que no al instante, si se lo pensaba es que quizás aquello lo tenía más hecho de lo que creía- Por favor, no hace falta que me trate con tanta formalidad… Puede llamarme Armand –volví a sonreírle para que empezara a tutearme, así cogíamos confianza poco a poco. Se perdió por un instante en sus pensamientos y mis ojos se centraron en ella, era tan hermosa, tan voluble, tan frágil… y sería tan mía… - ¿Darlan? –Pregunté para que volviera en sí hasta que dijo que tenía que dejar al gato en su casa, algo que me hizo reír divertido por aquello, tomé su mano libre entre las mías riendo- Solo si al acompañarle a dejar el gato me deja que la invite esta noche –ella asintió con su rostro antes que con palabras, lo que me producía placer al verla entregada. Tiré de su mano comenzando a andar para preguntarle donde vivía, no hacía falta, ya lo sabía pero ella no debía de conocer esa dato. Sonreí de lado cuando me preguntó si trabajaba y asentí con la cabeza- Trabajo en una pequeña empresa en la zona industrial, en las afueras de la ciudad –era mentira, pero así no tendría opciones de saberlo- la música es una de mis pasiones y le dedico el tiempo libre que tengo. ¿Y tú, Darlan? Oh –hice un movimiento con mi mano por ello- perdone mí atrevimiento, ¿me deja tutearla? –Pregunté ladeando la cabeza para mirarla. Su pelo negro cae por su espalda, el vestido ajustado se amolda a su cuerpo… me recordaba tanto a Sun que era difícil no ver el tremendo parecido que había en ambas- ¿Tocas algún instrumento? Se puede verla pasión que pones en tú trabajo y es admirable –concluí siguiendo por las calles, hablando de cosas triviales y banales pero conociéndonos un poco más hasta que finalmente llegamos a su casa, me paré en la puerta y la miré con una sonrisa- Te espero aquí, no tardes –cogí una de sus manos y dejando un beso en esta dejé que entrara para dejar al gato, mientras pensaba donde podía llevarla. Yo no podía comer nada así que debía de buscar otro sitio que le gustara. Quizá un paseo por el parque, ir a la feria… debía de aprovechar cada oportunidad que se me brindaba.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 244
Puntos : 229
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Darlan el Sáb Mayo 27, 2017 11:31 am

Él responde a mi pregunta del trabajo andando por las calles para ir a casa, he aceptado que me acompañe a dejar el gato y luego vamos a ir a tomar algo, le escucho cuando me dice donde trabaja y asiento con la cabeza y lo imagino saliendo de una de esas fábricas, con el rostro manchado, con un mono como los que suelen llevar y no sé por qué pero esa imagen me provoca una leve sonrisa, como si no fuera del todo con él. Siempre lo veo bien vestido, pulcro, elegante… imaginarlo manchado de trabajo se me hace difícil, pero no por ello imposible. Tengo amigos que alguna vez han trabajado allí y siempre han dicho que se manchan mucho, así que me imagino al señor Delacroix de esa forma.

Como me pasa a mí la música es una de sus pasiones, tiene que serlo cuando acude de forma asidua a la tienda a por algún material, su trabajo le resta tiempo como también me sucede a mí y de alguna forma en eso somos iguales. El poco tiempo libre que tengo lo dedico a practicar con el piano para un día presentarme a una audición, sé que hay una cerca y quiero presentarme a esa. De sus labios escapaba mí nombre y mis ojos suben a los suyos para mirarlo, se disculpa con un movimiento de mano y me parece adorable lo que hace, asiento con la cabeza a que me llame por mi nombre porque no me importa.


-Darlan está bien –él me ha dicho que le puedo llamar Armand, hasta el nombre me gusta y no veo por qué no puede tutearme. Río levemente entre dientes ante su pregunta de si toco algún instrumento y asiento con la cabeza- en mis tiempos libres cuando no trabajo toco el piano, quiero presentarme a una audición que hay en unas semanas a ver si me cogen para trabajar de lo que quiero. La tienda me permite dedicarme a la música pero no como me gustaría del todo, el piano es mí pasión y quiero dedicarme a ello –mi mente vuela hacia un futuro donde puedo vivir tocando en conciertos, en recitales con el piano mientras seguimos andando, he estado tan centrada en mis pensamientos que no reparo en que me ha vuelto a hablar y me disculpo para prestarle atención. Hablar con él es fácil, se puede hablar de cualquier tema y eso me hace sonreír. Pronto llegamos a casa y se para en la puerta, me dice que me espera y que no tarda- No lo haré –le digo con una sonrisa y entro a casa para dejar al gatito, voy a la habitación y rápido me cambio de ropa y me pongo algo más apropiado. Me quiero dar un baño pero eso sería tardar mucho así que me pongo un vestido más sencillo y cómodo, peino mí cabello y dejo que caiga suelto, me pongo un poco de perfume y salgo cerrando la puerta tras de mí- Ya estoy lista, ¿He tardado mucho?- Noto su mirada que me repasa y me muerdo el labio, ¿demasiado, quizá? Me pregunto a mí misma pero veo su sonrisa, niega y me dice que estoy perfecta.

Me ofrece su mano y yo la tomo para bajar los apenas cuatro escalones que hay hasta el suelo, su mano está fría y pienso que es por el tiempo que hace, no le doy importancia y me pregunto dónde me va a llevar. Su pregunta de si quiero un helado me hace reír, hace ya buen tiempo y asiento con la cabeza, hace tiempo que no tomo un helado en compañía y me dejo guiar por él, hablamos por el camino hasta llegar a un puesto en el parque, compra dos helados y me da uno a mí, nos sentamos en un banco que hay cerca de un parque y seguimos hablando de nosotros, parece que nos estamos conociendo y no puedo evitar pensar si es una cita.


-Armand –él gira su cabeza para mirarme- ¿es… es una cita? –Pregunto con la respiración entrecortada, si dice que no me muero de la vergüenza, si dice que sí… si dice que sí me va a gustar la respuesta. Puede que haya sido precipitada, pero él me gusta, me siento cómoda en su compañía y desde que lo vi en la tienda he pensado en él varias veces, que esta noche me invite a un helado es algo que nunca pensé que pasaría. Espero su respuesta y noto que el corazón se acelera, nerviosa, ansiosa porque me diga lo que sea pero que me conteste. Aunque en el fondo ruego porque me diga que sí, que es una cita.



Nothing Can Happen, If We're Together:
avatar
Darlan
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 13
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Sáb Jun 03, 2017 11:36 am

Cuando miraba a la humana no podía dejar de pensar en Sunshine, en esa inmortal que se había alejado tanto tiempo de mi lado y que ahora incluso pertenecía a otro vampiro, uno antiguo, de los más antiguos que había y no sabía cómo había podido acabar con él. Siempre la había seguido para saber de ella, sabía de sus juegos, de los juegos de cama que tenía no solo con aquel vampiro y aunque quería atraparla y llevarla a mi oscuridad como hice una vez… no podía. Y ahora que estaba con el vampiro mucho menos, pero la vida me ofrecía una segunda oportunidad en bandeja de plata, ¿cómo podría rechazarla? Tenía frente a mí a alguien que era totalmente parecida a la vampira, alguien que era sumamente bella y que en comparación con la vampira tenía que decir era más manipulable.

Eso la hacía perfecta para los planes que quería llevar a cabo, por fin sería mía y aunque no se llamara Sunshine, Darlan al final haría lo que la vampira tuvo que hacer el resto de su eternidad: quedarse a mí lado. Una mente tan frágil como aquella era mucho más manipulable de lo que parecía a simple vista, sabía qué debía de tocar para llevarla por el camino que quería y al final acabaría cediendo a mi voluntad, siendo mía por el resto de la eternidad. La compañera de viaje que siempre había querido y que nunca había podido tener porque Sun era demasiado rebelde, demasiado impetuosa como para dejarse llevar por nadie, y sin embargo, ahora estaba atada a un vampiro milenario.

No dejé que mis pensamientos por ella nublaran lo que tenía entre manos, Darlan estaba bastante receptiva conmigo y aquella noche quería que marcara un poco el antes y el después. Nos habíamos visto varias veces pero nunca le había pedido una cita, primero quería tantearla, ver que teníamos cosas en común y ya de paso estudiarla. Era débil aunque eso ella no lo sabía, y yo lo utilizaría en su favor. Me giré para mirar hacia la puerta para verla salir de su casa con un vestido que se ajustaba y ceñía a su cuerpo, el pelo liso y suelto y sus ojos observándome de esa manera. Por un momento volví hacia el pasado, cuando Sun todavía era humana y la había visto que venía de vuelta de regreso de un paseo a caballo… me recordó a ese momento exacto donde la vi por primera vez.

Y es que eran tan parecidas que si las ponías juntas no encontrarías muchas diferencias de quien era quién. Le sonreí al saber que estaba pensando si se había pasado y negué con la cabeza diciéndole lo guapa y hermosa que estaba. Era preciosa y yo haría que su belleza quedara para siempre de forma permanente, eterna. Tomé su mano para dejar un nuevo beso con delicadeza viendo su sonrisa en sus labios, labios que me apetecieron besar pero que debía de controlarme. Olía tan bien aquella humana que controlar al vampiro era un tanto difícil cuando quería hundir mis colmillos en su piel, saber a qué sabría. ¿Tendría el mismo saber que Sun cuando fue humana?



-¿Te apetece tomar un helado, Darlan? Hace una buena noche para ir al parque a tomar uno mientras hablamos. ¿Te apetece? –Siempre gentil y galán pues eso les encantaba, asiente con la cabeza entre risas ante la idea y de forma suave la conduzco por las calles de París hasta llegar al parque donde hay un puesto donde se venden helados, le compro el que ella pide y nos sentamos en uno de los bancos a tomarlo con calma. El helado no me hace demasiada gracia pero no puedo hacer que piense en cosas que no son, y aunque sé que tomar comida no me saciará ni me hará nada no me cuesta fingir, no si es por un bien mayor. Ella me hacía preguntas que yo respondía y yo a su vez le preguntaba a ella, como si nos estuviéramos conociendo mucho más en aquella noche, algo más que solo entre un vendedor y su cliente. El momento culmen de la noche llegó cuando mientras hablábamos sobre nosotros, en donde yo tenía que inventarme algunas cosas, me preguntó con las mejillas encendidas y la respiración entrecortada si aquello era una cita.

La miré durante unos segundos de forma fija y no pude evitar esbozar una sonrisa tras su pregunta, se notaba que ella quería que aquello fuera una cita y yo me alegré de saber lo rápido que estaba yendo todo, n pensé que pudiera ir tan rápido pero eso me alegraba doblemente, porque así la vampira no podría descubrir qué era lo que estaba tramando y cuando lo supiera ya sería demasiado tarde. Oía los latidos de su corazón bombear con rapidez, con fuerza, bombeando más sangre de lo normal por todo su cuerpo y tuve que contenerme para no rodear su cintura y hundir mis colmillos en su piel. Esbocé una sonrisa mirándola.



-Esperaba que lo fuera, Darlan –digo como si a mí también me gustara la idea de que fuera una cita, de hecho, yo ya sabía que era una cita- cuando te pedí que me dejaras invitarte esta noche pensé que te ibas a negar –dije como si tuviera dudas- pero me alegré mucho que aceptaras. Me gusta estar contigo, me siento bien, cómodo, tranquilo y muy a gusto. Tenemos muchas cosas en común y, si tú me lo permites, me gustaría poder invitarte más veces –no le di tiempo a que me respondiera, me incliné para posar mis labios sobre los suyos y dejar un beso, mucho más casto del que me gustaría, para mirarla de cerca- me gustas, Darlan, no sé desde cuándo pero… es lo que siento. Perdona si soy demasiado atrevido con esto.





Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 244
Puntos : 229
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Darlan el Sáb Jun 10, 2017 2:12 pm

Espero con cierta impaciencia incluso su repuesta, no sé si he hecho bien en preguntar o no pero es algo que me puede, lo he visto durante estos últimos meses de forma muy esporádica, de forma que siempre hemos coincidido poco en la tienda, apenas unos cuantos minutos donde él me pregunta por algún instrumento, por algo relacionado con la música… es gentil y amable, siempre lo es conmigo y aunque es cierto que nos hemos encontrado varias veces por la calle, no puedo negar que cierto sentimiento se instale en mi pecho cuando lo veo. Me hace sentir cosas que hace tiempo no siento, y es extraño porque aunque no lo conozco de nada tengo la sensación de que lo conozco desde hace tiempo, como si nos hemos visto otras veces que no logro recordar.

Tomo su brazo cuando me invita a un helado, hace una buena noche y el calor se nota ya poco a poco en la ciudad, hace tiempo que no tomo helado y me apetece tomar uno con él, sentarnos en un banco y hablar sobre nosotros, conocernos, averiguar más del otro…
Sé que me estoy dejando llevar, sé que es probable que él no pueda sentir lo que yo empiezo a sentir, me da miedo porque nunca he tenido suerte en este tipo de cosas, nunca han acabado bien y no quiero que ahora sea igual. Me da miedo que esa conexión que empiezo a ver con él se pueda desvanecer como una bruma, que de pronto aparece y luego se va difuminando de forma lenta… hasta que termina desapareciendo.

Él fija sus ojos en mí y esboza una sonrisa y noto mi corazón que late con fuerza, intento que mi respiración no sea una rápida y que mis mejillas no se tiñan de rubor ante la pregunta. Me pregunto si me he precipitado al hacerla, es la primera vez que me invita a algo y quizás puedo estropearlo con esa pregunta… pero de alguna forma necesito saberlo. Sus palabras consiguen hacer que se me corte el aire por unos segundos, respiro tranquila al saber que al menos él piensa que es una cita como lo pienso yo, que él también lo ha esperado así de esa forma. Negué de forma rápida con la cabeza cuando dijo algo sobre unas dudas y tomo otro bocado del helado.


-Yo… ¿por qué iba a decirte que no? Es cierto que nos hemos visto poco, que no nos conocemos apenas pero… me siento bien contigo. Estoy cómoda, tranquila. Veo que tenemos cosas en común, que puedo hablar de todo –me quedo callada cuando me dice que quiere invitarme más veces y sonrío- me encantaría que lo hicieras –acorta la distancia, apenas me doy cuenta cuando ya esté frente a mí y siento su labio sobre el mío. Un roce, uno breve en un beso que dura menos de lo que quiero, se separa y me mira a los ojos. Dice que le gusto y me muerdo el labio de ganas… quiero volver a besarlo, otra vez, que dure más el beso y volver a verlo otra vez- a mí también me gustas –digo con un tono de voz bajo, en un susurro para que solo él pueda oírme. Acorto la distancia con las mejillas encendidas y tomo sus labios en un beso más largo que me ha dado, mis labios se entreabren brevemente y él no tarda en colar su lengua y profundizar el beso. Un jadeo bajo escapa de mis labios, cierro los ojos y me dejo llevar por lo que siento en aquel beso y por lo que él me hace sentir. Mi brazo rodea su cuello y me atrevo a darle un beso algo más atrevido. Me gusta, me gusta mucho y no puedo evitarlo.

Nos separamos y me muerdo el labio, él deja un mordisco breve y se separa para mirarme. No decimos nada porque no hace falta, terminamos el helado y seguimos hablando de nosotros, conocernos un poco más en esa primera cita. Estoy contenta y no puedo evitar que la sonrisa se ensanche en mis labios, acabo por apoyar mi cabeza en su hombro y él recorre mi pelo con su mano, mientras pasamos esa noche de una forma distinta a todas las que nunca he tenido. Luego me acompaña a casa, me atrevo con cierto rubor a tomar su mano por el camino y él solo me mira y sonríe. Es tan guapo, tan atractivo… que creo que es un sueño. Se despide en la puerta con otro beso, más largo, más profundo, y queda para recogerme cuando yo termine de trabajar, para otra nueva cita. Me despido de él y entro en casa… jamás he estado tan feliz como ese día.



Nothing Can Happen, If We're Together:
avatar
Darlan
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 13
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Jun 26, 2017 6:36 am

No puedo estar más contento y pletórico que en ese mismo momento, Darlan empezaba a caer a mis encantos y era algo que no podía evitar que me gustara, es más fácil de manejar, más sencilla, más predispuesta a moldearla a mí gusto y forma. Sun sin embargo era más salvaje y rebelde que ella, no se conformaba con casi nada y al final acabó tomando su propio camino porque por mí no sentía nada… pero haría que Darlan si lo sintiera, haría que fuera ella misma quien quisiera y me pidiera que la hiciera inmortal, como yo, para compartir una vida juntos. No sería Sun, pero tendría a Darlan y al final conseguiría de una forma u otra lo que debía de ser y no pudo. Mis palabras son atrevidas pero es demasiado fácil leer su mente, saber lo que piensa, lo que siente en esos momentos que me decido a dar un paso más en aquello.

No es mentira cuando digo que me gusta, pero quizás ella no sabe que me gusta porque me recuerda a ella, porque son tan parecidas que si las juntaras no sabrías quien era quién, aunque el carácter sea diferente el de Darlan también me gusta, ya he tenido la experiencia de la vampira con su carácter rebelde y ella se puede amoldar más a lo que estoy buscando, a lo que necesito… pero haré que caiga, tan profundamente, que no pensará el hecho de pedirme que la transforme y que la haga mía. Sus labios trémulos y con algo de miedo al principio pero luego tras sus palabras es ella misma quien decide atreverse y profundizar más el beso, un jadeo escapa de sus labios y mi mano acaricia su rostro, dejo que sea ella quien lleve el ritmo del beso y al final acabo dejando un mordisco en su labio inferior, siempre de forma que no note mis colmillos o tendría que explicar algo que realmente no quiero.

Mis ojos la observaron con ese rubor en sus mejillas, mordiéndose el labio mientras me miraba y yo sonreí sin poder evitarlo, la cosa iba más avanzada de lo que realmente pensaba y quizás mi plan fuera más rápido de lo que había creído. Terminamos por pasar un rato más en aquel lugar hasta que decidí acompañarla a su casa, quedar para otro día en el que ella no dudó en aceptar, caería poco a poco y yo me cercioraría de ello. La dejé en la misma puerta de su casa, despidiéndome con otro beso de la que dejé que llevara el ritmo y nos despedimos para quedar a otra “cita”, algo que me hizo sonreír mientras contemplaba como entraba en su casa con una sonrisa, y mis pensamientos iban encaminados hacia lo que pasaría en las próximas citas.

Las semanas fueron pasando y cada vez la relación que había entre los dos era notoriamente más cercana, casi que no había noche en la que no pasara a por ella para dar una vuelta, se volvía algo más atrevida y menos recatada conmigo, me buscaba más, me besaba más… era como si la “relación” fuera avanzando, y yo no podía estar más satisfecho por ello. Estaba cayendo en el abismo que le presentaba ante sus pies, y no se daba cuenta, de que sería su final… la vampira no se iba a esperar lo que le tenía preparado, no se imaginaría que alguien de su estirpe volviera a caer en mis redes, para ese vez, no dejarme nunca… era la venganza perfecta, lo que ella debió de hacer quedándose a mí lado ahora sería la “condena” de Darlan, solo para mí, durante toda la eternidad.





*************




Las últimas semanas que había pasado desde que había visto a Armand, mi Sire, habían pasado bastantes cosas que me habían llevado a aquella situación. Habían sido unas semanas un poco… desastrosas, algunas noches horribles en las que esperaba que pronto todo estuviera encarrilado hacia algo mejor, pero no podía evitar sentir cierto nerviosismo en mí interior. Mi mayor preocupación en esos momentos era encontrar una solución, una cura para la maldición que desde hacía unos cuantos días aquella hechicera había puesto en mí cuerpo, condenándome a una muerte lenta y segura, dolorosa, con la que acabaría con mi existencia. Que Joe hubiera apartado a Assur para hacer él aquel ritual en el que vinculaba nuestras vidas nos había dado tiempo, uno que quizás yo no hubiera tenido para encontrar una cura… una que se estaba haciendo complicada.

Encontrar el libro que la gitana nos había dicho no estaba siendo tarea fácil, porque no encontraba rastro alguno de tal libro, ni mención alguna, como había dicho ella era como si hubiera desaparecido y nadie supiera nada… pero no me daba por vencida, no podía hacerlo porque no quería dejar que aquello me consumiera y que se llevara a Joe conmigo por ello, no quería dejar a Assur solo y era algo que no iba a pasar… costara lo que costara. Mi mano fue hacia donde tenía aquella marca, en los últimos días había crecido un poco, había avanzado un poco y eso dolía igual que cuando me habían hecho la marca; quemaba, como si me estuvieran quemando desde dentro extendiéndose hacia arriba… era tremendamente doloroso y me dejaba casi sin fuerzas, y suponía que a Joe también le habría crecido.

Iba en mis pensamientos aquella noche, había decidido salir a cazar para despejarme un poco de todos aquellos pensamientos que rondaban mi mente, como si necesitara ese aire fresco que la noche me otorgaba para ir de caza, en cuanto lo hiciera volvería a los brazos del vampiro aprovechando el tiempo que teníamos, por si acaso…
En esas iba cuando mis ojos se fijaron en las personas que habían por aquel lugar, paseando tranquilamente por la calle con la buena noche que hacía, se notaba que se acercaba el verano y la gente aprovechaba la noche para salir a dar una vuelta, veías a grupos de amigos, a parejas, a familias paseando y disfrutando… ajenos a los verdaderos peligros que habían en el mundo. Fue entonces, cuando la vi. Mis ojos se fijaron abriéndose sin dar crédito a lo que veía, a unos pasos mirando algo que llevaba en las manos un rostro que casi podría decir que era el mío, pelo largo y negro ondulado, piel algo tostada, y cuando levantó sus ojos para cruzarse con los míos… fue como si me estuviera viendo reflejada en un espejo. Salvo que estaba viva, su corazón latía… pero era mi misma imagen, calcada. ¿Qué narices pasaba? Ella se quedó estupefacta al darse cuenta también, se quedó parada frente a mí con los ojos abiertos y los labios ligeramente entreabiertos… porque podrían haber parecidos, ¿pero iguales? Una copia exacta mía, una que estaba viva y que tenía frente a mí.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 244
Puntos : 229
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Darlan el Mar Jul 04, 2017 9:20 am

Me cuesta recordar una noche en la que he sido tan feliz como la que he pasado junto a Armand, me siento bien con él, tan tranquila, confiada, a gusto que cuesta imaginar que nos conocemos apenas de un par de encuentros, como si fuera algo del destino y nos ha cruzado por alguna razón. He pasado una noche maravillosa junto a él, no hemos hecho más que hablar el uno del otro conociéndonos más pero… se ha notado, algo, como una unión, como química… y es que desde que lo vi entrar por primera vez en la tienda no he podido dejar de pensar en él cada vez que ha venido a por alguna pieza de recambio, a por algo que comprar. Tenemos muchas cosas en común y me gusta su forma de pensar, su forma de ver la vida… es como si fuera experto en algo que yo apenas he empezado a comprender y me gusta esa faceta que tiene.

La noche ha sido perfecta y ya tengo ganas de repetirla, hemos quedado en que mañana me recoge de la tienda para tener otra cita. “Cita”, la sola palabra me causa un cosquilleo por la espalda porque no es algo que suela hacer, no estoy acostumbrada a ello pero me gusta este cambio, hace que me olvide de todo y la noche se pasa tan rápido que para cuando nos damos cuenta ya es hora de volver a casa, al día siguiente el trabajo espera y no puedo faltar si no quiero quedarme sin trabajo, sin casa y sin independencia.
Los días que pasaron seguidos a esos, más bien las noches puesto que él trabaja también hasta la tarde, suceden una tras otra y cada vez me siento mejor con él, cada vez me siento más atrevida en su presencia, me atrevo a coger su mano, me atrevo a robarle algún que otro beso… aunque me cuesta, nunca he tenido una cita y tenerlas con él es como un sueño.

Cada noche descubro algo nuevo de él y me gusta más y más, no es solo la atracción que ejerce sobre mí sino su forma de pensar, su manera de ser… es muy caballeroso y respetuoso conmigo, me acompaña siempre a casa, cuida que no me falte de nada. Divertido, gracioso, inteligente… no sé qué más se le puede pedir a ese hombre, y siento que cada vez que descubro algo de él más me gusta, más me atrae sin remedio alguno. Esa noche he salido antes de trabajar, quiero ir a casa y poder darme un buen baño para arreglarme, hace semanas que nos vemos todas las noches y quiero que esa sea… diferente. No sé por qué, la verdad, aún es pronto para decir nada en claro sobre mis sentimientos, apenas nos estamos conociendo y no quiero que piense que tengo mariposas en la cabeza, aunque sí las siento en mi estómago.

Voy por la calle con un helado que he comprado de camino a casa, hace calor y la gente cada vez más se anima a salir por la noche, las calles se abarrotan pero es cuando mejor se puede estar y disfrutar del día, a veces hace algo de aire y viene bien para sofocar el calor que hace durante el día. Voy en mis pensamientos sin prestar atención a la gente que hay a mi alrededor, casi he terminado el helado y queda poco para que llegue a casa cuando levanto la mirada y por un segundo mis ojos se centran en una mujer, la desvío pero pronto mis ojos vuelven a mirarla sin poder creer lo que veo. Frente a mí es como si tuviera un espejo que me refleja, mismo pelo, mismos ojos, mismos labios pero distinta ropa. Su piel es algo más pálida y no puedo creer lo que estoy viendo… mi sorpresa es tal que el helado se cae al suelo.

Mis labios se entreabrieron sin creer lo que veía, pensé que un espejo estaba delante de mí pero ella lucía otra ropa diferente, más cara, más elegante que se ceñía a su figura y resaltaba sus curvas. Sus ojos me miraron de forma fija, como yo no puede creerse lo que ve e incrédula alzo una mano temblorosa hasta su mejilla, siento el tacto gélido y frío bajo mis yemas y ella no se aparta. Es… es una situación rara y un sentimiento muy extraño, como si me estuviera contemplando a mí misma desde otros ojos, desde otra vida. Su tacto me recuerda al de Armand y aparto la mano algo asustada sin saber por qué tengo a alguien, exactamente igual que yo, frente a mí.


-No puede ser… -mi voz sale como ahogada, mi respiración se acelera y siento que mi corazón bombea con fuerza. Es tan parecida a mí que si nos ponen la misma ropa y nos acicalan igual nadie notaría la diferencia. Llevo una mano a mi pecho, es una sorpresa y no sé cómo tomarla… siento que su ceño se frunce cuando noto que me fallan las piernas, ella es lo último que veo antes de perder el conocimiento y que todo se vuelva oscuro. Siempre he pensado que no pertenecía a mi familia, ¿quizás fuera… mi hermana, mi melliza, mi gemela? Es un palo duro y dejo de ser consciente de todo.



Nothing Can Happen, If We're Together:
avatar
Darlan
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 13
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Miér Jul 12, 2017 12:01 pm

Todo lo que me pasaba últimamente y lo que acontecía mi vida era un completo caos, encontrar el libro que nos había dicho la gitana estaba costando más de lo que había pensado en un inicio, no había rastro del mismo por ningún lado y conforme pasaban las noches y nada encontraba más me desesperaba, más me enervaba y la incertidumbre me embargaba. La marca se expandía y crecía a voluntad aunque por suerte no lo hacia todos los días, sino que cada cierto tiempo crecía un poco en diferentes direcciones algo que sin duda me hizo pensar que aquella maldición estaba hecha para matar lentamente, para que la persona que la llevara sufriera el máximo tiempo posible. Quizás si Joe no se hubiera interpuesto en lo que al principio iba a hacer Assur… la marca ya estaría muchísimo más expuesta, quizás casi al punto de llegar al corazón.

Mi mente era incapaz de quedarse sin pensar en la marca el tiempo que no estaba buscándola, sentía el calor que esa parte de mi piel desprendía, la quemazón que sentía cuando se extendía era dolorosa aunque mucho menos que cuando me hicieron la marca… dolía demasiado, latigazos de dolor que aunque duraba apenas unos segundos era insoportable hasta para un vampiro, así que no me quería ni imaginar que Assur también llevara la misma maldición… con que la llevara yo, y ahora su hermano, era más que suficiente. Otro motivo más por el que me empeñaba en buscar el libro, una cosa hubiera sido que solo yo la tuviera, al final si nada se podía hacer le había pedido al vampiro que me matara –aunque dudaba, seriamente, que pudiera llegar a hacerlo puesto que no me lo había prometido- y otra era que alguien compartiera mi destino… todo era más fácil cuando solo yo la llevaba, cuando nadie tenía que sufrir lo que yo estaba sufriendo.

Pero por si todo aquello fuera poco después de lo que nos había pasado en tan poco tiempo, en aquella relativa calma que ahora tenía con el vampiro, esa misma noche el destino parecía estar dispuesto a darme una lección de que la tranquilidad era relativa y solo la tendría en la relación con el vampiro, porque justo a unos pocos pasos de mí, estaba lo que podría decir que era una copia exacta y calcada mía. Mis ojos rojos la recorrieron de arriba abajo, desde su pelo negro que caía algo más lacio que el mío, su piel algo más morena porque ella a diferencia de mi corazón el suyo sí que bombeaba sangre al estar viva, pasando por el vestido sencillo que llevaba y que se pegaba a su cuerpo. Unos ojos castaños que me miraban con extrañeza sin comprender tampoco qué era lo que estaba pasando en esos momentos, su respiración acelerándose por momentos y sus pensamientos que iban y venían sobre teorías que yo no sabía exactamente qué era lo que debía de pensar.

Su mano se alzó temblorosa hacia mi rostro mientras los transeúntes son ajenos a lo que pasa entre ambas en ese momento, no dejaba de pensar en quién era y por qué se parecía tanto a mí, a tal nivel, que si ambas nos vestíamos igual y nos arreglábamos de la misma forma… no se distinguiría quien era quien. Su mano se posó con delicadeza sobre mi mejilla, pude sentir el tacto cálido de su palma contra mi fría y marmórea piel, apenas son unos segundos los que la posa sobre mi piel y la apartó como si quemara el contacto. Un pensamiento alto claro captó mi atención, algo que me hizo saber que no era el primer vampiro que se cruzaba y cuando iba a indagar mucho más en esos momentos… su voz sonó débil antes de que se desmayara y desplomara frente a mis ojos. Rauda con la rapidez que poseía mi brazo rodeó su cuerpo y caí para cogerla y que se apoyara contra mi brazo, pronto la gente comenzó a acercarse y yo comprobé que tenía pulso, oía su corazón bombear con fuerza. Comenzaron a preguntarme si estaba bien y de no estar rodeada me la habría llevado sin ningún tipo de problema.



-Es mi hermana –puntualicé ya que si decía otra cosa, por el enorme parecido, sería bastante extraño, hice que pidieran un carruaje para poder irnos de allí porque si despertaba todo sería muy confuso y alegué que solamente había sido un desmayo por las horas de trabajo, algo que relajó bastante a la gente ante la idea de una posible enfermedad. No tardó demasiado en pasar un carruaje y me ayudaron a montarla entre dos hombres, como si yo no pudiera y fuera capaz por mí misma, y cuando me monté con ella agradecí la ayuda innecesaria y sin saber muy bien qué hacer le indiqué al cochero que me llevara de vuelta a la mansión. El trayecto fue corto y ella no se despertó en ningún momento, la bajé frente a las puertas cuando la joven del servicio me vio llegar y se quedó sorprendida mirando a mi copia cargada en mis brazos, no noté el aura del vampiro en el lugar y me pregunté dónde estaría. La llevé a la habitación de invitados y la tumbé en la cama, a Mina le pedí que trajera algunas toallas y agua para cuando despertara y me senté en uno de los sillones esperando a que despertara, cuando lo hizo se sobresaltó sin saber dónde estaba así que me acerqué para tranquilizarla- tranquila, te desmayaste en la calle y te he traído a mi casa al no saber dónde vivías –volvimos a recorrernos con la mirada sin creernos ninguna de las dos lo que estábamos viendo- yo estoy tan sorprendida e impactada como tú… -le respondí- ha sido un… shock, no todos los días uno ve a una copia suya por la calle –sonreí de lado intentando relajar el ambiente- Me llamo Sunshine, por cierto –las dos nos preguntábamos lo mismo, algo que quizás aquella noche descubriríamos sin que ninguna de las dos pudiéramos imaginar la sorpresa que nos deparaba el destino.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 244
Puntos : 229
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Darlan el Lun Jul 17, 2017 9:51 am

Solo recuerdo ver un rostro parecido al mío, tan parecido que si no fuera por los pequeños matices del pelo puedo pensar que me he visto a mí misma mientras estaba inconsciente. Mientras que yo llevo una pequeña trenza en el pelo el que recuerdo haber visto por última vez lo lleva suelto en ondas, negro como la misma noche, pero el rostro que enmarca dicho pelo es el mío, ¿qué narices pasa? No entiendo nada, no soy capaz de comprender qué es lo que ocurre y es entonces cuando despierto. Abro los ojos y me encuentro con un techo alto que no es para nada el mío, este es más sofisticado con alguna cenefa en los bordes, mis ojos recorren la estancia en la que estoy ya que lo último que recuerdo es que me he desmayado en mitad de la calle. ¿Dónde estoy? No dejo de preguntarlo en mi mente cuando mis ojos vislumbran una figura sentada en un sillón, cuando mis ojos se centran y me fijo realmente… unos ojos castaños me devuelven la mirada, acompañados del rostro que he visto antes de caer desmayada.

No puede ser. Mi boca se abre mientras ella acorta la distancia y se sienta en el borde de la cama para mirarme de forma fija, se mueve con gracilidad y su pelo cae en ondas perfectas por su cuerpo y por su rostro, unos labios rojos contrastan con su piel y con sus ojos castaños, como los míos. Es… soy yo. O yo soy ella. Ya no lo sé, en este momento no soy capaz de pensar con raciocinio y no soy capaz de pronunciar palabra alguna. ¿Cómo es posible que tenga, frente a mí, a una copia exacta mía? Solo son pequeños matices los que noto de diferencia entre ambas, ella tiene una peca encima de su labio en la parte izquierda, yo la tengo un poco más subida y más hacia la mejilla pero está en el mismo lado. Mi pelo también es negro como la noche, largo, aunque ahora está recogido en una trenza de lado para trabajar más cómoda.

Me fijo en su ropa, es de seda buena y de una calidad exquisita, lujosa puedo llegar a decir, nada con la ropa normal que yo llevo y que apenas resalta, la suya sí lo hace, se ajusta a su cuerpo y le marca las curvas así como sus pechos. No puedo dejar de mirarla porque, cada cosa que veo, es como se me estuviera mirando en un espejo. Ella también me mira, quizá porque está en la misma situación que yo y ninguna es capaz de comprender lo que nuestros ojos están viendo. Su voz suena tranquila por el lugar, armoniosa, con cierta calidez que hace que mis ojos suban de nuevo a su rostro. Es raro, la sensación que tengo es de que estoy hablando conmigo misma mientras me miro a un espejo y veo mi reflejo, pero no es así, ella desprende cierta calidez, es como… es difícil de explicar, como si fuera de cristal, como si se fuera a romper si la toco. Es muy hermosa, bueno, ¿qué puedo decir? Tiene mí mismo rostro. Dice que me he desmayado en la calle y que me ha traído a su casa, mis ojos se pasan por la habitación y veo el mismo lujo que desprende su ropa por todo el lugar, sin lugar a dudas es una mujer de la alta clase por lo poco que puedo ver, pero he visto suficientes a lo largo de mi vida como para saber distinguirlo.

Dice estar sorprendida e impactada, bueno, es que es para estarlo realmente, que todavía está un poco en shock y eso hace que me muerda el labio de forma leve, al menos ella no se ha desmayado como he hecho yo. Cuesta asimilar que has encontrado por casualidad a una mujer que es idéntica a ti casi al cien por cien, deja a un lado eso y se presenta. Sunshine, su nombre he de decir que le pega bastante para la impresión que tengo de ella, brillante como un rayo de sol. Sonrío levemente y me incorporo en la cama mientras me hago a la idea de tenerla delante y no desmayarme de nuevo, con una vez ha sido más que vergonzoso y no quiero que se repita. Su mano se extiendo hacia mí tras la presentación y la miro un par de segundos, pero luego extiendo mi mano y tomo la suya, está algo más fría de lo normal o yo quizá es que tengo demasiado calor.


-Encantada Sunshine, me llamo Darlan –nuestras manos se separan y la dejo al lado de la otra- es… extraño, cuanto menos, nunca pensé que habría alguien tan parecido a mí por la ciudad –eso me hace fruncir un poco el ceño- ¿eres originaria de París? –Pregunto con un tono un poco más bajo, para ser tan parecidas tenemos que ser parientes y hasta donde sé no tengo prima alguna pero… ¿y si era otra hija de mi padre? No, no podía ser… ¿verdad?- ¿Eres algo así como… mi hermana, hermanastra quizá? –Mí tono admito que fue un poco acusatorio, pero no pude evitarlo. Niego con la cabeza y me disculpo porque si es así ella no tiene la culpa- perdona yo… solo intento comprender cómo es que nos parecemos tanto –llevo mi mano a mi pelo y toco la trenza que sigue hecha perfecta en su sitio- tenemos que ser parientes, y hasta donde yo sé solo tengo un hermano pero no tengo prima alguna así que… -muerdo mi labio- ¿cuál es tú familia? –Pregunto para saber de dónde proviene, aunque también puede haber sido adoptada o puedo haberlo sido yo ya que nunca he sentido que encaje con mi familia- ¿Cuántos años tienes? –Si dice que tiene mi misma edad… puede que solucionemos un poco el enigma. Uno que se iba a descubrir a lo largo de la noche.



Nothing Can Happen, If We're Together:
avatar
Darlan
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 13
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Jue Jul 20, 2017 1:44 pm

Poco a poco parecía que la joven humana iba calmándose ya que escuchaba los latidos de su corazón cada vez menos frenéticos y rápidos, como yo seguía un poco en shock por la sorpresa inicial pero ya nos habíamos repuesto –o al menos yo si lo había hecho- y ahora solo quería saber cómo es que había alguien parecido a mí danzando por el mundo. Aunque la verdad es que teníamos alguna que otra diferencia, muy pequeña y que tenías que fijarte muy muy bien para darte cuenta de ella pero… ahí estaba. La contemplé de forma fija centrándome en su rostro, extraño, parecía que me estuviera mirando en un espejo pero sin embargo donde mi piel era algo más pálida que la suya, la de ella por el contrario estaba algo más morena y tenía sonrojadas sus mejillas por el fluir de su sangre, otra diferencia más entre ambas: ella estaba viva y yo estaba muerta. En su aura podía ver que solo era una humana, no había rastro alguno de que fuera hechicera, y teniéndola frente a mí era más fácil entrar en su mente y busqué sobre todo algo relacionado con vampiros… pero no había nada tampoco.

Así que tenía frente a… bueno, ¿cómo debía de llamarlo? ¿Copia? ¿Clon? Frente a mí como no pensé que habría alguien así nunca, y tras las presentaciones y tenderle mi mano donde no le pasó desapercibido que la mía estaba algo más fría de lo normal pero no le restó importancia, se presentó como Darlan. Claro que ahí no acabó la cosa, sino que empezó a hacerme una serie de preguntas mientras yo la contemplaba sentada en el borde de la cama tranquila observando sus reacciones, sus gestos, la forma en la que movía sus manos, la manera en la que sus labios se abrían y se cerraban cuando hablaban, sus ojos puestos en mí… absolutamente todo. Hubo un momento en que su tono fue algo acusatorio como si de alguna forma se le hubiera pasado por la cabeza que era una hija ilegítima o no reconocida, y que era algo así como mi hermanastra… si fuera así, haber salido casi exactas, era algo poco probable.

Lancé un leve suspiro ante sus preguntas que me estaba haciendo, relacionadas con mi familia y con la edad que tenía, era claro la idea que ella llevaba y no hacía falta leerle la mente para saberlo, creía que de alguna forma éramos algo así como hermanas, o mellizas, y que había sido separadas al nacer. Y la verdad es que la historia podría colar de no ser porque yo hacía más de ocho siglos que había nacido y ella seguramente tendría alrededor de mi edad, pero era humana, con lo cual eso para mí eliminaba esa hipotética opción que no iba a ser pero que no podía decírselo porque no iba a decirle “no, porque soy vampira y llevo ocho siglos vagando por la tierra”… no quería que volviera a desmayarse de nuevo. La verdad es que pocas opciones nos quedaban, y más o menos yo ya me iba formando en la cabeza la más lógica de ellas.


-Yo también intento comprender por qué nos parecemos tanto, puedo entender que pienses que quizás podamos ser directamente familia –pero la pega es que era imposible, al menos no de la forma que ella pensaba- ¿Mi familia? –Por un momento me hizo recordarlos, mis padres, mi hermana pequeña de ocho años… me mordí el labio al pensar en ella, de todos lo que más me había impactado cuando regresé aquella noche a casa fue el ver a mi hermana en los brazos de mi Sire, bebiendo de ella mientras se le apagaba la vida… una imagen que nunca olvidaría, una imagen por la que en el fondo siempre sentía en lo profundo ese odio por él, las ganas de querer desaparecer de su lado, ¿cómo pretendía que me quedara con él por toda la eternidad después de haber matado a mi familia? Jamás le perdonaría el que matara a mí hermana, de hecho, nunca se lo había perdonado y eso él lo sabía… en el fondo él creía que eso, ese sentimiento, era una de las cosas que me ataban a él. Pero se equivocó por completo porque en cuanto pude, en cuanto conocí a Assur más bien, realmente todo mi mundo cambió y fue el pequeño empujón que necesitaba para alejarme por completo de él- Pertenezco a una familia que aunque es de aquí no es conocida, es una familia humilde más… -en realidad no mentía, así había sido o al menos así había sido cuando vivíamos- tengo veinticuatro años –ante ese dato pude ver como su boca se abría y me miraba de forma fija, a lo que alegó que ella también tenía esa misma edad y sin poder evitarlo reí entre dientes- ahora parece que de verdad podamos ser familia directa, demasiadas casualidades –comenté pero, lo cierto era, que las casualidades no existían. Y aunque era algo que al principio se me había pasado tenía una respuesta bastante lógica, y coherente, del porqué era tan parecida a mí: porque era descendiente mía. Sabía que mi familia no había muerto aquel día, al menos, sí había sido por parte de mi padre… pero yo tenía primos y tíos, la familia no se quedaba solamente en nosotros cuatro. ¿Cabría la posibilidad, de que fuera descendiente y que con el paso del tiempo hubiera una ínfima posibilidad de que haya nacido alguien con mi misma apariencia? Bueno, la respuesta sin duda alguna la tenía delante, la cuestión era; ¿cómo le hacía ver… que era su antepasado sin que se desmayara o le pasara algo peor? Es más, ¿cómo lo comprobaba al cien por cien? Necesitaba beber de su sangre, solo así podría saber si mi hipótesis era cierta o no- ¿Y qué me dices de ti Darlan? ¿Cuál es tú familia? Quizá alguna rama de la familia que se creía “perdida” no lo estaba del todo y… teníamos que encontrarnos para darnos cuenta de ello –no quería decirle nada directamente, indagaría hasta saber la verdad y luego… luego veríamos cómo se lo decía a ella.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 244
Puntos : 229
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Darlan el Lun Ago 07, 2017 6:57 am

Intento buscar una solución, una guía que me de a entender por qué nos parecemos tanto, porque es como mirarse en un espejo y ver tu propio reflejo. Me tiene cuanto menos confundida, no entiendo nada y no soy capaz de saber cómo es que nunca antes nos hemos cruzado. Por mi mente pasan miles de pensamientos y de hipótesis; desde que somos mellizas que fuimos separadas al nacer, a que mi padre en algún momento pudo engañar a mi madre... algo que, la verdad, me sorprendería bastante si llegara a darse el caso. Pero incluso así se me hace difícil pensar que lleguemos a ser tan parecidas como lo somos. Ella parece que también está buscando la forma de dar una explicación y me siento en la cama, mi espalda la dejo contra el cabezal de la misma y mis manos van hacia mi pelo como acto reflejo del nerviosismo que empieza a invadirme. Mis dedos recorren la trenza que llevo hecha y que parece estar en perfecto estado mientras la observo, parece que mis palabras en las que la he acusado injustamente de que mi madre haya podido ser engañada no le afectan, como si de alguna forma sepa que eso no es así. No entiendo nada pero quiero respuestas, no quiero irme de allí con las dudas que me recorren y aunque sea algo que no me guste prefiero saber la verdad, a estar días pensando en ello.

Sunshine me mire de forma fija un par de segundos y es como si recordara algo al nombrarle a su familia, dice que no es ninguna familia conocida y que no tienen importancia. Mi familia si la tiene y yo antes también la tenía, pero había decidido vivir al margen de ellos porque me había dado cuenta de que yo no estoy hecha para esa vida, para todas esas fiestas, esos lujos... al contrario que mucha gente que pagaría o desearía pertenecer a la clase alta a mí no me gusta. Prefiero la sencillez de una vida normal, no me gusta tener que ser falsa y hacer como que todos me caen bien cuando ni siquiera les conozco. Mi padre tiene una reputación y es conocido en la alta sociedad, tiene un puesto importante como magistrado y eso le lleva a codearse con lo más alto... pero a mí no me gusta. Me costó hacerles entrar en razón de que esa vida no era para mí y mi padre fue el primero que me dijo que entonces tenía que buscarme la vida, y eso es lo que he estado haciendo todo este tiempo. Me muerdo el labio cuando dice que tiene veinticuatro años y entreabro los labios un poco, son los mismos que tengo yo y parece que nota la sorpresa en mi rostro. Su comentario es algo por lo que asiento, ¿qué probabilidades hay de que no seamos familia directa? Somos iguales, tenemos la misma edad... todo apunta a lo mismo.

La miro de forma fija durante un rato en el que ella dice que quizás una rama de la familia se ha perdido y ahora se ha encontrado. Prefiero que sea eso a que sea otra cosa totalmente diferente, como por ejemplo que mi padre haya engañado a mi madre o que sea mi hermana –por la increíble apariencia y al tener la misma edad- y que nos hayan separado al nacer... algo que no entiendo si es así porque mi familia tiene dinero como para que mi madre tenga tres hijos más, no es un coste inmenso que no puedan afrontar... Todo son más preguntas que respuestas, ladeo un poco la cabeza y me muerdo el labio pensando en qué decir sobre mi familia. Si le digo la verdad seguro que va a saber de quién soy hija, seguro que ha oído hablar sobre mi apellido, pero quizás no haya oído hablar tanto de la familia de mi madre. Es cierto que poco sabemos de esa familia y cuando me fui de casa quise ponerme el apellido de mi madre para desvincularme del de mi padre, pero mi madre me aconsejó que no lo hiciera y que al menos si no quería decir el apellido no lo dijera, pero que no renegara del mismo por completo.


-¿Mí familia? –Lanzo un suspiro y miro la habitación en la que me encuentro, es enorme pero sé que no es la principal, tiene pinta de ser la de invitados y luego la miro a ella- mi padre pertenece a la clase alta, es un magistrado muy bueno y conocido y seguramente si te dijera el apellido te va a sonar –se lo dije a lo que ella asintió con la cabeza- sin embargo cuando me fui de casa quise optar por el apellido de mi madre, es más humilde, no es tan conocido en la ciudad y poco sabemos de ese lado de la familia –eso me hace mirarla de forma fija ante sus palabras de “la rama perdida”- mi madre pertenecía a la familia Denveraux, aunque se cambió el apellido cuando se casó con mi padre –pude ver como su rostro, cuando dijo el apellido, se puso algo más pálido de lo que ya lo tenía y me miró de forma fija sin llegar a entender qué era lo que pasaba- ¿Te suena ese apellido? –Si lo hace la pregunta que me hago es, ¿por qué? Pero tan rápido como la pregunta se hace en mi cabeza la respuesta la tengo delante, frente a mí, tan clara y nítida que me devuelve la mirada con esos ojos castaños fijos en los míos- no... no puede ser –digo y me incorporo un poco en la cama- ¿eres una Denveraux? –Si su respuesta es afirmativa ya tenemos el por qué somos tan parecidas. Llevo mis manos a la cabeza y niego, esto no puede estar pasando pero ¿qué otra explicación hay?- ¿Somos familia? ¿Eres mi prima? –Incluso así se me hace raro pensarlo, tiene que haber algo más que no me dice, algo que puede dar la explicación definitiva.



Nothing Can Happen, If We're Together:
avatar
Darlan
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 13
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Ago 14, 2017 9:58 am

Darlan parece ser bastante perceptiva e intuitiva por lo que puedo leer de sus pensamientos, es demasiado fácil adentrarse en su mente aunque no me gusta hacerlo del todo, es como invadir la privacidad ajena y solo lo hago cuando necesito sacar información de algo, o de alguien. Tenía que dejar que llegara ella sola hasta la solución más factible, en mi interior empezaba a comprender qué era lo que pasaba con aquella situación tenía debía de dar ella por sí sola al igual que lo había hecho yo. Somos tan parecidas que me costaba mantener la mirada fija en ella, si probara su sangre podría saber todas las respuestas que necesito, para las miles de preguntas que surcaban mi mente. Que teníamos relación familiar era algo totalmente indiscutible, lo que para mí era algo más obvio debido a todo los años que había vivido y a todos los años que había vagado por el mundo, para ella debía de ser mucho más difícil y frustrante debido a que corta edad, aunque tengamos la misma edad he pasado casi nueve siglos vagando por el mundo y de todo ese tiempo era la primera vez que me encontraba con una situación parecida. Las casualidades de la vida, y del destino, habían hecho que nos cruzáramos aquella noche como si así debía de haber sido, encontrarnos para darnos cuenta de la verdad, de aquella verdad. Solo había una explicación posible para nuestro parecido pero decírsela, tan abruptamente, podría quebrarla y romperla, destrozar todo los esquemas que tenía en su vida y lo que menos quería era que sintiera miedo, que me temiera.

Pero la verdad es tan grande y tan relativa como la que tenía sentada frente a í, a unos pocos pasos de mi cuerpo. Podía notar su respiración, el bombeo de su corazón mandando sangre a cada parte de su cuerpo y sin embargo me resultaba tremendamente frágil, por eso no quería romperla. Quizás con preguntas pudiera sacar algo en claro porque, ¿cómo decirle que era mi descendiente? Si se lo dijera, aparte de que no me creería, tendría que decirle también que era una vampira y no sabía hasta qué grado conocía de aquel mundo, en su mente no había hablado nada sobre ello ni había hecho mención, así que si se había cruzado con algún vampiro ni se habría dado cuenta. Sentía sus ojos observándome igual que yo lo estaba haciendo, ¿cuándo se podía ver a alguien exactamente igual a ti caminando por la calle? O nunca, o una sola vez en la vida, y es lo que a mí me había pasado. Mis preguntas solo querían sacar alguna pista que confirmara mis sospechas, aunque yo ya las sabía de sobra, éramos tan parecidas que no había margen de error alguno. Dijo que su padre era alguien importante y que era reconocido, de la clase alta aunque ella en esos momentos no lo pareciera por la ropa que llevaba, para nada tenía que ver con los pomposos vestidos de la alta sociedad. Me dijo el apellido de su padre y asentí, si te movías por las altas esferas sabías y conocías de los hombres más poderosos de la ciudad, y sin duda alguna Darlan lo era. Entonces, ¿por qué esa vestimenta?

Fue entonces cuando dijo lo que estaba esperando oír, su madre al casarse había adoptado el apellido de su padre y había dejado el de soltera a un lado, algo muy típico que hacían todas las jóvenes que se casaban, y cuando dijo el apellido... mis ojos se abrieron ligeramente y mi boca se entreabrió “Denveraux”, su madre pertenecía a una rama de mi familia, esa que sí había sobrevivido y que sería de la rama de mi madre sin duda alguna, ella me miró de forma fija al ver mi reacción y me preguntó si conocía esa familia. ¿Conocerla? Llevaba su apellido durante nueve siglos aunque hubiera perdido la pista de sus integrantes con el paso del tiempo... ¿podría ser que el destino me hubiera juntado con otra Denveraux después de tanto tiempo? Podía notar sus pensamientos, su respiración que se iba acelerando junto al bombeo de su corazón conforme, ella misma, se va respondiendo a las preguntas. Ella no se podía creer lo que se había dado cuenta, aunque había sido de forma parcial aún le quedaba por averiguar una parte, pero sí, se había dado cuenta de que era una Denveraux también. Se sentó en la cama y me miró de forma fija.



-Así es, Darlan. Como tú también soy una Denveraux –mucho más antigua, de un linaje anterior pero que por nuestra sangre corría básicamente casi el mismo adn. Se había quedado en la superficie de todo y no la culpaba, no conocía ese otro mundo y su reacción más lógica era pensar que seríamos primas, lejanas, pero primas al fin y al cabo. Ahora es cuando me tocaba decirle que no lo éramos, sino que ella descendía de una de mis ramas de la familia y que yo era mucho más antigua que ella. ¿Debía de hacerlo? ¿Exponerla de esa forma?- Puede ser que seamos primas, pero no nos precipitemos. Me gustaría despejarte todas las dudas que tienes, pero iremos despacio y paso a paso, no podemos ir de golpe –menos si no sabía nada sobre vampiros, debía de indagar primero- dime Darlan, ¿crees en las historias de fantasía? Ya sabes, esas donde se hablan de leyendas y de seres de otros mundos –hice una pausa- hombres lobo, magia, cambiapieles, vampiros... –no sabía muy bien cómo decirlo, a nadie le había tenido que explicar lo que era. Ella me miró sin comprender por qué le decía todo esto- pronto lo entenderás.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 244
Puntos : 229
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes From The Past ~ Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.