Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Bailando con las llamas. (privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bailando con las llamas. (privado)

Mensaje por Poseidón el Jue Abr 27, 2017 11:46 am

La gitana parecía dispuesta a invitarme a esas jarras, creo que me las había ganado a pulso, quizás estaba menos dispuesta a entregarme esa preciosa mirada y el cuerpo tras ella. Claro que después de esas jarras todo se vería de otra manera.
Sobre mi caballo bayo recorrimos la distancia que atravesaba París de punta a punta. Del puerto al bosque pasamos por las zona de las afueras evitando adentrarnos en la parte mas concurrida de la ciudad, la plaza donde se congregaban teatros, opera y palacio royal.

Así pronto los cascos del caballo se fundieron en la embarrada arena del bosque mas profundo, la dama me guio. Pegado su pecho a mi espalda y con uno de sus brazos rodeando mi vientre, con su otra mano me indicaba por donde debía seguir para dar con ese asentamiento que había hecho su pueblo con el fin de ganar unas monedas antes de emprender de nuevo viaje.

Algo teníamos en común ambos, que eramos viajeros y ninguno residente en París, ella nómada, yo extranjero.
Su dedo me señaló las grandes carpas de colores llamativos, el fuego prendía vivo tal y como nos acercábamos calcinando los maderos.
A su alrededor hombres y mujeres de tez oliva danzaban con pasión fundiéndose con las llamas mientras las palmas, el jolgorio y el acompañamiento de algunas guitarras convertía ese lugar en uno místico, distinto a lo que había presenciado jamas en todos mis viajes.

Ladeé la sonrisa cuando la joven me indicó donde podía dejar la montura, allí los caballos pastaban libres.
La luna reflejaba en lo alto con sus haces de plata el cabello azabache de las damas que pronto se acercaron a comprobar el estado de Juliana.
Conversaron entre ellas, risas que soltaban mientras de reojo me miraban y finalmente la gitana tomó mi mano tirando de mi hacia una de las lumbres.
Otra me sirvió una jarra y allí, me dejé caer observando fascinado el colorido lugar.

Di un sorbo a la jarra, cerveza negra, tan espesa que se podía mascar, de lo mejor que había probado sin duda en todo París, me relamí el labio superior apurando la densa espuma y perdí mis ojos en sus verdes que centelleaban preso de las llamas como dos brasas ardientes.
-Esta buena -aseguré dando un nuevo sorbo - ¿tu no bebes? -pregunté con una picara sonrisa -¿acaso me tienes miedo? -pregunté acercando mis labios a su oído para que pudiera escucharme, el ruido era bastante considerable.

Quedamos mirándonos de frente, nuestros alientos impactaron en lo húmedos labios del otro, ladeé la sonrisa bajando mis ojos hasta su boca.
-¿tu no bailas? -pregunté percatándome de que posiblemente esa mujer danzaría del mismo modo que las otras, algo que se me antojaba sumamente excitante -creo que puedo perdonarte un par de cervezas por un baile para mi -le dije sin dejar de perderme en su mirada -¿que me dices?

Los hombres nos miraban, al parecer no les gustaba en demasía que un hombre blanco fuera ahí a beberse su cerveza y a tontear con sus mujeres, claro que de momento le ambiente estaba tranquilo, supongo que la música amansa a las fieras, o eso dicen.



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 49
Puntos : 43
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bailando con las llamas. (privado)

Mensaje por Juliana Rosales el Vie Abr 28, 2017 2:26 pm

No lo expresó en voz alta, pero disfrutó como una chiquilla del viaje en caballo. Gustaba de montar siempre que el tiempo se lo permitía hasta que el cansancio le impedía seguir sobre la montura y la obligaba a regresar. Era algo que le fascinaba y le provocaba un deleite infinito. Y cabalgar acompañada contribuía en gran medida a que la experiencia fuese mucho mejor. Casi deseaba que no se acabase.

Sin embargo, el contorno del campamento comenzó a perfilarse a lo lejos, entre las sinuosas siluetas de los frondosos árboles, lo que indicaba que el viaje llegaba a su fin. Un ambiente indudablemente festivo les recibió a su llegada. Hombres, mujeres y niños bailaban, jugaban, bebían y reían acompañados por los agradables acordes de algunas guitarras.

Nada más llegar, cientos de preguntas le llovieron encima como un chaparrón. Querían saber, no solo donde se había metido durante tanto tiempo, sino quién era el hombre que la acompañaba. La gitana les ofreció un resumen rápido de lo que les había sucedido, hablándoles en romaní, pues algunos no entendían más lengua que esa. Les narró el enfrentamiento con el hechicero y con la mujer no muerta. No mencionó la parte en la que su acompañante la agarró de la cintura y la soltó sobre sus pieles. Mejor dejar los detalles escabrosos para otro momento.

La desconfianza que poseían los miembros de su tropue hacía los desconocidos cedió un tanto ante la historia que la gitana les había contado. Aquel hombre le había salvado la vida, por lo que disfrutaría de la hospitalidad de los suyos -sobretodo de la parte femenina-, o al menos no seria “invitado” a marcharse -esto más bien por la parte masculina-.

Una vez las dudas fueron aclaradas, pudo invitar a Poseidón al fin a esas cervezas. Cómodamente sentada y con el agradable calor de las llamas relajando su cuerpo, las palabras de él le fueron llegando a pesar del barullo reinante, y no pudo más que sonreír ante ellas. ¿Le tenía miedo? No exactamente. Más bien, se tenía miedo a si misma y a las reacciones que pudiesen provocar sus acciones. Después de todo, habían quienes, como ella ya predijo, no les quitaban los ojos de encima, ansiosos por hallar cualquier excusa con la que poder sacar a Poseidón de allí.

Entonces, ante su última pregunta, Juliana le arrebató su jarra y bebió un buen trago, devolviéndosela justo antes de acercarse a él para que la oyese por sobre el ruido reinante.

- Acepto vuestro trato. Este baile es para vos – la gitana le dedicó una sonrisa traviesa antes de añadir – pero será visto por el resto de los presentes... ya que no indicasteis que otros no pudiesen mirar también.

Se puso en pie de un enérgico salto, alejándose en busca del grupo que con sus guitarras animaban al gentío, mientras que sus dedos deshacían sus trenzas y liberaban su largo cabello. Les dijo algo en romaní a los músicos y estos dejaron de tocar, indicándole al resto de personas que se hicieran hacía un lado. Juliana se colocó a una distancia prudencial de la fogata que gobernaba el centro del improvisado escenario. Podía sentir como todas las miradas se desviaron expectantes hacía su figura. Ella, sin embargo, tenía la suya fielmente clavada en Poseidón.

Las guitarras volvieron a cobrar vida y con ello el cuerpo de la gitana...

OFF:
Algo así bailó, aunque con una canción un poco más acorde a los tiempos xD



avatar
Juliana Rosales
Gitano
Gitano

Mensajes : 28
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/07/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bailando con las llamas. (privado)

Mensaje por Poseidón el Sáb Abr 29, 2017 1:38 pm

Ladeé la sonrisa complacido cuando aquella mujer de tez oscura acepto mi reto, bien valdría esas cervezas verla danzar frente al fuego en un baile privado que me caldearía mas que las llamas.
Mas pronto mi gozo se fue a un pozo, la dama jugaba con mis palabras dejándome claro que no tendría que moverme demasiado para ver el espectáculo pues no seria yo el único destinatario.
-¿en serio? -pregunté enarcando la ceja mientras aferraba su muñeca para orillarla a mi cuerpo.
Se inclino ligeramente, nuestros alientos entrechocaron al tiempo que los ojos de uno retaban en silencio los del otro-no era en eso en lo que estaba pensando -susurré contra su boca antes de dejarla ir.

Mi mirada parda y oscurecida por el deseo se perdió en el frenético movimiento de su cuerpo, danza demencial de un demonio en el infierno capaz de sentenciar a muerte a cualquier pobre mortal. Dudaba que aquel espectáculo fuera digno de ser apreciado por miradas mundanas y admito que todos los hombres incluido yo, la mirábamos embobados.

Sus ojos en los míos, ella no bailaba para otro, lo sabia. Di un tragó de la jarra hasta apurarla y pronto sentí a varias mujeres tirar de mis manos para que me uniera a la fiesta.
En un principio me negué, tenia menos ritmo en el cuerpo que un palo, pero las mujeres eran muy insistentes, así que finalmente lograron ponerme en pie para acercarme a Juliana.
Agradecí llevar algo de alcohol en el cuerpo en ese preciso momento.
-Bailame -susurré centrando mis pardos en sus esmeraldas mientras la veía danzar frente a mi turbia mirada.
Mis manos a sus caderas, inmóvil me dejé levar por el fuego que desprendía su cuerpo cerca del mio.
Me relamí bajando la mirada a sus labios entreabiertos, era complicado pensar en nada mas que el inframundo en este momento.

Un toqué en la espalda me saco del apasionado momento, mi mirada por encima del hombro para dar con dos de los gitanos del campamento que me hostigaban a apartar las manos de las caderas de la dama con la que estaba bailando.
-¿que problema hay? -pregunté sin entender.
Miré a mi alrededor, otros gitanos se enredaban con las mujeres de piel oliva sin problema ¿por que yo no podía hacer lo propio con ella -Las quitaré si ella me lo pide -aseguré desafiante sin moverme un ápice.

No notaba que a la mujer le molestara mi cercanía, de echo, me atrevería a decir que muy por el contrario le agradaba. Eramos adultos, un hombre y una mujer, no veía el problema que había en danzar frente al fuego, ni siquiera el que tendríamos si me llevaba a un carro y allí me cabalgaba como la amazonas que era.
-¿te hago sentir incomoda? -pregunté fundiendo mis pardos en su preocupada mirada








Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 49
Puntos : 43
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bailando con las llamas. (privado)

Mensaje por Juliana Rosales el Mar Mayo 09, 2017 10:36 am

Se podía vislumbrar, por la expresión que reinaba en su rostro, que el baile le provocaba un gozo indescriptible. A menudo bailaba tanto por trabajo como por placer, por lo que esos dos mundos parecían entremezclase continuamente y a veces no lograba separarlos. También resultaba evidente que, en aquella ocasión, bailaba para aquel hombre que había conocido hace tan poco y con el que, sin embargo, había vivido unas de las situaciones más difíciles de su vida. Y se estaba asegurando de que todos los presentes también lo supieran.

Sonrió divertida ante los intentos de Poseidón de resistirse al amarre de las gitanas que fueron raudas en su busca. Sabía que no tenía nada que hacer, podían ser muy insistentes si se lo proponían y no solían aceptar un no cuando una diablura se les metía entre ceja y ceja. Lo observó acercarse con esa mirada que decía tanto y el pulsó se le aceleró.

- Eso hacía – respondió a su "Bailame", volviendo a dibujar una sonrisa traviesa idéntica a la que le dedicó cuando le informó de que bailaría allí, a la vista de todos, para decepción de él – más juraría que a vos no os va mucho el baile, sois más de batallas ¿o me equivoco? - aun recordaba como blandió aquella espada que mantenía bien sujeta a su espalda.

Podía sentir, aunque quizás solo fuesen imaginaciones suyas, una intimidad intrínseca entre ambos. La cual se intensificó cuando sintió las manos de él tocarla, posándose sobre sus caderas. Y tal vez, fuese aquello lo que atrajo irremediablemente a los dos gitanos que, como dos "guardianes", acudían a romper aquello que allí creían se había iniciado.

Juliana les dedicó una mirada de advertencia. Ella ya sabía que tarde o temprano se acercarían. Pero, ni siquiera había osado a tocarlo en ningún punto que pudiese haber sido categorizado de atrevido como para que se hubiesen acercado en ese momento. Y Poseidón tampoco había hecho tal cosa. Negó ante la última pregunta que él le hizo, antes de desviar su mirada hacía los dos gitanos.

- Él puede dejar sus manos ahí donde ahora las tiene – informó de manera amable, aunque su mirada carecía de amabilidad alguna. Aquello pareció turbar a los dos hombres, que se miraron entre ellos confusos, como si no supiesen que hacer ante aquellas palabras.

- Sabéis donde se encuentran vuestros padres en estos momentos, por lo que no os conviene que... – se atrevió a comenzar a decir uno de ellos.

- No es necesario que me lo recordéis – le cortó ella, y esta vez no había sido de manera amable.

Puede que fuese una muestra de rebeldía ante lo que le había sido impuesto. O tal vez Poseidón la atraía lo suficiente como para no querer renunciar a dejar de mirarlo. O quizás, fuese una combinación de ambas cosas. El caso era que deseaba seguir disfrutando de su compañía, al menos hasta el punto que le fuese permitido. Porque, a pesar de él no tenía forma de saberlo, ella no era tan libre como pudiese parecer para hacer lo que quisiera, y mucho menos lo que quisiera con un hombre. Allí tenían unas costumbres muy estrictas y nadie se libraba de ellas sin arriesgarse a ser repudiado y expulsado. Y ella no era una excepción, por muy hija del patriarca que fuese.

- Vamos, vamos, ¿a qué vienen esos rostros tan serios? – dijo Saraxle, una de las gitanas que había levantado a Poseidón anteriormente – Que ella prefiera bailar con un extranjero ante que con vosotros no es excusa para interrumpirles. Déjenlos divertirse – uno de ellos bufó mientras que el otro abría la boca para protestar, pero Saraxle le puso un dedo en los labios, indicándole que guardara silencio - Juliana ya es mayorcita para saber lo que debe hacer – dicho esto, agarró a los dos gitanos y se los llevó casi a rastras de allí, no sin antes dedicarle una intensa mirada a Juliana y una sonrisa amable a Poseidón.

La gitana suspiró, dejando escapar el aire contenido, mientras seguía con la mirada los pasos de aquellos tres que se alejaban, dos de ellos a regañadientes. Por lo pronto habían esquivado una bala, aunque era consciente de que aquello no terminaría así.

- Os debo una explicación del motivo de ese trato que os dispensan algunos – su mirada buscó la del él antes de proseguir – No es culpa vuestra, es más, si estuvieseis con cualquier otra gitana no os molestarían... - Juliana chasqueó la lengua con disgusto – Venid, comamos algo mientras os cuento una pequeña historia – sonrió, aunque la sonrisa esta vez no le llegó a los ojos.


avatar
Juliana Rosales
Gitano
Gitano

Mensajes : 28
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/07/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bailando con las llamas. (privado)

Mensaje por Poseidón el Miér Mayo 10, 2017 12:51 pm

La gitana no se amedrento frente a los dos gorilas de piel oliva que se acercaron para explicarme donde podía y donde no posar mis manos.
-si a ella no le molesta -dije con total indiferencia hacia los gitanos, yo no era un hombre al que podían decirle lo que tenia que hacer.
Mis manso acariciaron el contorno de sus caderas ahora que estaba quieta, entre nosotros había surgido cierta intimidad, algo que supongo fue lo que los hizo levantar. El fuego brillaba a sus espaldas, ladeé la sonrisa ignorando las amenazas de esos tipos, no quería que esto acabara en pelea,  porque estaba realmente cómodo con ella.
-Estas preciosa y si sigues bailando para mi -susurré hundiendo mis pardos en sus esmeraldas.

Por suerte llegó una de las gitanas quitándonos de encima a esos hombres, mirada cómplice de esta para ambos y una ladeada sonrisa de mis labios como agradecimiento.
Claro que eso fue suficiente para que una Juliana desanimada siguiera los pasos de esos hombres con la mirada dejando escapar un suspiro de resignación.

Aparté mis manos de su cuerpo, algo me decía que el baile se había terminado para ambos.
Sus ojos me buscaron, danzaban brillantes como las mismas llamas del incendio. Su voz sonó segura aunque algo cansada mientras se disculpaba por la actuación de esos fulanos.
-no tenéis porque disculparos, ademas, no es con otra gitana con la que he venido a bailar si no contigo.
Me ofreció ir a comer algo, al parecer tenia  que contarme una historia que explicaría el porque de todo aquello.
Tome su mano enredando mis dedos en los ajenos y recuperando mi jarra la seguí hasta un carromato donde servían algo de carne en platos de acero.
Tomamos sitio en un tronco, sonreía con tristeza, gesto que no me paso desapercibido.
-¿Voy a tener que emborracharte para verte reír de nuevo? -pregunté ladeando la sonrisa.

Llevé un trozo a mi boca, la carne sabia a especies, estaba deliciosa, ademas acompañada con esa cerveza negra que acentuaba su sabor parecía el manjar digno de un dios.
-Joder que bueno -dije relamiendome los labios -¿quieres? -pregunté acercándole un trozo de carne para que lo probara.

Tiré de su cintura para que se acercara, la miré finamente, su gesto no había cambiado desde que esos tipos mencionaron a sus padres.
-¿Que pasa Juliana? -pregunté dispuesto a escucharla.



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 49
Puntos : 43
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bailando con las llamas. (privado)

Mensaje por Juliana Rosales el Jue Mayo 25, 2017 2:30 pm

Y del baile pasaron a lo que a aquellas horas se podría catalogar como una cena tardía. No era tan mal cambio, si no se tenía en cuenta el motivo por el cual lo habían hecho. Juliana no tomó ningún plato a pesar de que la comida tenía una pinta deliciosa, ni cogió ninguna jarra aun cuando sentía deseos de beberse unas cuantas. Estaba tan centrada en como abordar la conversación que ni se había percatado de ello, ni siquiera su estómago se atrevía a interrumpirla para recordarle que tenía hambre. Las palabras de Poseidón la sacaron de su ensimismamiento.

- Podríais intentar emborracharme, de hecho resulta muy tentador – confesó con una ligera sonrisa, a la par que se acomodaba sobre el tronco – aunque os advierto que tengo bastante aguante, quizás cayeseis vos antes que yo – había cierto reto en aquellas palabras. Y a ella le gustaba los retos como a la que más. No obstante, dudaba que allí, bajo tantas miradas, fuese una buena idea – Sin embargo, considero que deberíamos dejarlo para otra ocasión, con menos... espectadores.

Mordió el trozo de carne que le ofreció con evidente deseo, cerrando ligeramente los ojos mientras lo saboreaba. - Hummm, sí que está bueno - No era la primera vez que probaba aquel plato, pero nunca se cansaba de su exquisito sabor.

Se dejó arrastrar cuando tiró de ella, acercándose, alzando su mirada hacía él al llegarle su última pregunta. Dudó tan solo un segundo antes de decidirse a hablar.

- Cada vez que me acercáis a vos, como acabáis de hacer – se le escapó una sonrisa - o me tocáis, ellos lo ven como una amenaza para los intereses de nuestro pueblo – aguardó un momento, dudando en cómo proseguir. Al final se decantó por soltar la versión resumida. – Mis padres... se encuentran en estos momentos hablando con el patriarca de otra familia gitana, con el objetivo de formalizar una unión muy necesaria entre ambos pueblos mediante un... matrimonio – la última palabra casi la escupió.

No estaba segura de si entendía lo que aquello significaba o si debía ser más concreta. Lo que sí hizo fue arrebatarle la jarra que había traído con él y darle un laaaaargo sorbo, casi como si en lugar de cerveza estuviese bebiendo agua.

- Estás comiendo con la posible futura prometida – su voz sonó un poco abatida, dejando bien claro que no le hacía precisamente mucha ilusión este hecho - Así que, con tan solo un beso nos meteríamos ambos en un buen lio – sonrió, devolviéndole la jarra que empezaba a estar dolorosamente vacía - Mirad – señaló con un movimiento de cabeza a dos hombres que fingían comer en un tronco cercano, luego pasó a una mujer de avanzada edad que en ese momento, al verse sorprendida, trató de ponerse a recoger unos platos y se le cayeron al suelo – no nos quitan ojo, aunque no son muy hábiles si pretenden que no nos demos cuenta – sonrió con cierta amargura, dudando entre mantenerse al margen o soltarle alguna borderia a los que los espiaban – Pues esa es la pequeña historia...

OFF:
Sorry por la demora, los exámenes no me dejan vivir xD


avatar
Juliana Rosales
Gitano
Gitano

Mensajes : 28
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/07/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bailando con las llamas. (privado)

Mensaje por Poseidón el Dom Mayo 28, 2017 9:54 am

Mis ojos pardos se perdieron en esas esmeraldas que parecían bailar de un lado a otro nerviosa.
Orillada contra mi cuerpo, continua hablando, había degustado la carne, paladeado la cerveza negra y aun así parecía no poder saciarse, como si aquello que yo veía, una civilización libre, barbara y cuyo único techo es el firmamento para ella fuera una dorada jaula.

Enarque una ceja la escuchar que mis actos representaban un peligro para los suyos pues lso padres de la dama estaban concertando un matrimonio concertado con otro patriarca.
Ladeé la sonrisa, deslizando por mis dedos un mechón de su cabello.
-Eso no me importa..¿que quieres tu? -susurré atrayendola por ese mechón para que nuestro aliento se fundiera en uno -¿quieres que pare? ¿que me comporte? -sonreí contra sus labios dejando que su pelo acabara de deslizarse hasta perderse entre mis yemas.

Tomo la jarra de mis manos para darle un largo trago, como si apurarla fuera lo único que pudiera saciar el desazón que la embargaba.
La contemplé fijamente cuando me dejo claro por si no lo había entendido que estaba cenando con una mujer prometida.
Me relamí los labios apurando la espuma que quedaba en ellos por la cerveza.
-¿Problema? -sonreí con picardia -me encantan los problemas -sentencié atajando la distancia que nos separaba para alzar su mentón y posar mis labios sobre la boca ajena forzándola a guardar silencio.
-que miren -susurré contra su boca -porque lo que estoy tomando ahora no tiene dueño, no si tu no lo ofreces, los acuerdos de tus padres no me importan, solo lo que tu deseas y esta noche, bajo este firmamento ese hombre al que te entregarías seria yo ¿me equivoco? -susurré acariciando con mis palabras sus labios.

Respiración errática que chocaba en su rostro, nuestra nariz se rozaba, desafiante, seguro, yo no era de esos que se amilanaban porque otros decidieran prohibirme lo que mis instintos gritaban que era mio.
Solo ella podía pedirme que siguiera o por ende que le diera espacio...¿que haría la gitana que no era dueña de su destino?

Los dos gitanos nerviosos acortaron distancia, mi espada silbó dispuesta a morder, la punta en el cuello de uno de ellos, mi mirada fija en las esmeraldas de la dama, solo ella tenia potestad sobre mis actos, ella hoy era mi dueña y si deseaba que me separara, que envainara y que me marchara así lo haría.



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 49
Puntos : 43
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bailando con las llamas. (privado)

Mensaje por Juliana Rosales el Mar Jun 06, 2017 10:57 am

Podríamos decir, sin riesgo a equivocarnos, que Juliana se había quedado completamente alucinada al sentir los labios ajenos acallando los propios. Por un instante, se quedó petrificada de la impresión que le provocó aquel inesperado y peligroso contacto. Pero el estado le duró muy poco pues era incapaz de permanecer indiferente ante el calor que se originó en su vientre y se fue extendiendo por todo su cuerpo. La temperatura de éste parecía haber subido algunos grados.

- Estáis... loco - murmuró despacio, curvando sus labios en una ligera sonrisa, ignorando por un momento el riesgo que aquella cercanía, que aquel contacto suponía para ambos.

Las palabras de él provocaron que sus mejillas lucieran un bonito e intenso sonrojo. Sin embargo, no podía concentrarse del todo en ellas, pues por el rabillo del ojo veía como los gitanos acortaban las distancias, concretamente dos de ellos. Aunque apostaría a que no serían los únicos. En cuanto se hicieran eco de lo que acababa de suceder, vendrían todos.

La situación no podía haberse vuelto más insostenible. Como una granada cuya mecha está a punto de consumirse y estallaría dañando a todos. A él, a ella y al resto de la troupe. A la gitana le hubiese gustado dejarse llevar por sus instintos. Esos que no se dejaban guiar por la razón ni tenían en cuenta las consecuencias de sus actos. Esos que simplemente buscaban saciar un deseo. Esos que parecían guiar a Poseidón. Pero, ¿qué pasaría entonces? ¿Qué pasaría si osaba a rebasar más aún los límites de lo que le tenían permitido? ¿Podría cargar con el derramamiento de sangre que se veía venir a causa de ello? ¿Con el sentimiento de culpa de saberse responsable?

No, no podía.

Después de todo, ellos eran su familia. Puede que no estuviese de acuerdo con ellos en todo. Puede que incluso los odiara a veces por lo que las tradiciones los obligaba a hacer. Pero no dejaban de ser su familia.

- Si hiciera lo que deseo en estos momentos, os harían daño, o vos les haríais daño a ellos, y no deseo que ninguna de las dos situaciones ocurra - la gitana suspiró ante aquellos dos deseos que chocaban entre sí - No más luchas por hoy, os lo ruego - le pidió, esperando que envainara el arma que ya amenazaba el cuello de uno de los gitanos - Será mejor que nos separemos aquí, es lo mejor… es lo correcto… - concluyó con pesar, diciendolo lo suficientemente alto como para que pudiesen oírla los gitanos, viéndolo como la manera más fácil de evitar el enfrentamiento que estaba a punto de estallar.

Juliana se puso en pie y tomó una de sus manos, la que no portaba el arma, tirando con suavidad de él para que la siguiera.

- Él ya se marcha - informó a los dos gitanos, buscando que se quitasen del medio y los dejaran pasar sin armar revuelo.

Lo guió hasta donde descansaban los caballos. Una vez allí, parecía que estaba a punto de producirse una despedida. Un adiós definitivo que aliviaría sin duda a los gitanos. Pero, de un rápido movimiento que debió sorprender a todos, tomó el rostro de Poseidón entre sus manos y le plantó un beso tan intenso como fugaz. Justo después tomó las riendas del que era su propio caballo y con un movimiento ágil montó. Se podía apreciar que no era la primera vez que lo hacía. El animal alzó ligeramente sus patas delanteras, tan ansioso como su jinete por ponerse en movimiento.

- ¿Os hace una carrera? - era su forma de decir "Huyamos".

Realmente dudaba que llegaran muy lejos, les perseguirían sin tregua. Pero le apetecía fantasear con la idea de poder huir de su destino, aunque fuese por un momento.


avatar
Juliana Rosales
Gitano
Gitano

Mensajes : 28
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/07/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bailando con las llamas. (privado)

Mensaje por Poseidón el Vie Jun 09, 2017 12:37 pm

Mis labios arrasaron todo como un huracán, los suyos no correspondieron del todo, mas tampoco se apartaron y así mi respiración errática, cálida, calentó su boca que se curvó en una deliciosa sonrisa.
Sus palabras me acariciaron “estáis loco” ¿se daba cuenta ahora?
-Y ebrio -apunté con cierta altivez sin dejar de mirar esas brillantes estrellas que lucia en el rostro.

Mas por desgracia pronto nos vimos acompañados por dos de los gitanos que habían decidido aguarnos la fiesta y que como consecuencia lucían el filo de mi acero en su cuello.
La mirada de Juliana era turbia, veía deseo en ella, mas también el intento de hacer lo correcto y parece que esa segunda parte, la razón gano la batalla, pues me pidió que no quería mas muertes, que envainara.

Tensé el gesto, no era de los que guardaba la espada sin que antes mordiera a aquel que me retaba, mas si eso es lo que la dama quería, eso tendría.
Mi espada rugió al deslizarse por su vaina.
Me alcé como un resorte dejando caer el plato al suelo y desafiante me coloqué de cara esas dos moles de tez aceituna que pensaban me intimidaban, mas se equivocaban.

Fueron las palabras de la gitana las que me hicieron gruñir de pura rabia, estábamos bien, pero aun así, me pedía que me largara de su campamento, que eso era lo correcto.
Podría haberle dicho que era una cobarde, porque lo que decía se contradecía con lo que sentía, mas guarde silencio, pues yo mejor que nadie sabia lo que era cumplir con tu deber de un modo u otro.
Agaché la cabeza en señal de reverencia y sin mediar palabra me encaminé hacia el corcel que pastaba unos metros mas allá.

La joven doncella me acompañó para despedirse, la verdad es que todo me había quedado claro y al parecer también a los suyos que celebraban la sensatez de su reina y por ende, que yo tuviera que irme con el rabo entre las piernas.
Fui a decirle adiós cuando su boca colisiono rabiosa contra la mía, mi cara de sorpresa por su acto cambió de inmediato cuando mis manos apresaron su cintura haciendo que neustrso cuerpos se enredaran como la misma hiedra.
Jadeé contra su boca, mas de nuevo la distancia se interpuso, un salto sobre la montura y los dos emprendimos una apasionante carrera seguidos de cerca por toda su troupe.

Tiré de la rienda desviándola por un sendero estrecho, que pocos conocía y que esperaba confundiera a nuestros perseguidores.
Ladeé la sonrisa cuando estos pasaron de largo al paso fuimos adentrándonos por ese camino marcado.
Pronto llegamos a un valle verde plagado de amapolas, el arroyo bañaba sus orillas, tras nosotros una gruta.

Me acerqué a ella y cogiéndola de la cintura la ayudé a bajar, nuestras miradas se encontraron de nuevo, mi vaho acogía su aliento que errático se batía conmigo en duelo.
Me relamí frente a su mirada, mis ojos bajaron a esa deliciosa boca que deseaba ser besada.
Nuestra nariz se acarició al atajar mas la distancia, mientras nuestras manos por debajo de la camisa se incineraban.



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 49
Puntos : 43
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bailando con las llamas. (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.