Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Noche de lobos (Skadi)(+18)

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Ilhan Baudin el Sáb Abr 29, 2017 11:13 am

Recuerdo del primer mensaje :

Las olas rompiendo con una furia inaudita contra la costa pedregosa, el viento sacudiendo la oscura noche que de forma sepulcral calla frente a los aullidos de la manada en busca de presa.
Sonreí de medio lado frente al inminente encuentro de las bestias, dudando por un segundo cual de nosotros era más monstruoso de todos.

Los siglos de vivencias acompañaban a mi ya cansada eternidad, y aun así, desenfundé  el florete, con una reverencia clara para la muerte, dispuesto nuevamente a hacer frente al enemigo.
Superado en número supe que la batalla no terminaría pronto, más quizás esta fuera la definitiva. Sonreí irónico tras el primer choque de aceros, excitado por el olor de la sangre y la promesa de una 
muerte inminente.
Había Vuelto a París tras la mujer que me creo hace doscientos años, esa que me arrebato una vida y me condeno a vagar sediento de sangre llenando de muerte mis pasos. Tuve que  aprender por medio del prueba y erro lo que era ser inmortal y la verdad odiaba lo que representaba mi eternidad.
Infructuoso mi encuentro con aquella mujer, mas eso no lograría que cesara en mi empeño de acabar con su maldita vida.


Garras, mordiscos, filos iluminados por la eterna luna y armas silbando al viento con la fiereza propia de nuestras enfrentadas razas.
Cadáveres cayendo contra la fina arena ahora manchada de carmesí, hombres que no volverían a sus casas, viudas de una noche fría y oscura.

Y yo, allí, con mi cínica  sonrisa, la de aquel que no ha quedado saciado, nuevamente burlando a la muerte definitiva, ansiada y deseada.
Sangre goteaba de mis heridas, mordiscos que tardarían en cicatrizar. Nuevamente, sediento de aquella vitae que me esclavizaba y mantenía en pie a partes iguales.

Me dejé caer sobre la suave arena, agotado. Las ropas se pegaban a un cuerpo maltrecho mojadas por aquel agua salada que me vio nacer hace ya demasiado tiempo.
Miré al cielo estrellado, tratando de vislumbrar un atisbo de paz. Más nada encontré allí arriba.

Ponerme en pie se me antojaba difícil, quizás mas herido de lo que esperaba, desistí tras varios intentos, cerré los ojos sintiendo como la vitae me abandonaba lentamente, no negare que era placentero. Sonreí sin fuerzas aferrando el rosario con mi mano, contando las cuentas mientras rezaba por la salvación de mi alma mientras esperaba mi ansiado amanecer.


Última edición por Ilhan Baudin el Jue Jun 08, 2017 3:20 pm, editado 1 vez



Spoiler:
Ilhan y Skadi:

video:

avatar
Ilhan Baudin
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 37
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 19/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Skadi Rendahl el Mar Sep 19, 2017 2:18 am

Lo tomé de la mano, guiándolo hacia la recámara adonde mi vista rápidamente encontró el lecho. Clavé mi mirada en sus pardos mientras mis dedos dejaban caer al suelo la única prenda que me cubría. Había pasado tanto tiempo moviéndome entre las sombras, dedicándome a la sangre y la venganza que sin percatarme me olvidé de hacer algo simplemente porque quería hacerlo, por darme un gusto y nada más que eso. Ahora tenía la oportunidad de recordar como se hacía, así que iba a aprovechar el momento, y más que nada la presencia del ángel negro, su cuerpo firme y esculpido que atraía al mío, por lo que subí al lecho para caer sobre él a horcajadas, sintiendo el calor invadiendo cada centímetro mío mientras me concentraba en cada parte suya que se tornaba tentadora ante mis ojos.

Encontrándome al nivel de su mirada me sentí deseosa de unir nuestros cuerpos, de hundirnos en el otro. Su boca sobre mi boca, el aliento que descubría, su presencia poderosa, los valles de su torso cuando fui desabotonando su camisa para deslizar mis manos sobre su piel fría, para palpar cada centímetro y explorarlo todo. Quería tocarlo, reconocer cada músculo suyo, explorar su cuerpo que se tornaba en mi único deseo.

Me moví lentamente sobre su miembro, llevando su mano hasta mi sexo que húmedo se contraía bajo la caricia de sus dedos, mientras buscaba sus labios para saquearlos a mi antojo, deseando que fuera el aire de su boca el que impulsara mi respiración. La humedad de mi centro bajo la atención de su mano se igualaba con la de nuestras lenguas que sin tregua continuaban la batalla. Ahora descubría que quería prolongar las sensaciones que después de tanto tiempo redescubría y otras que me recorrían de forma poderosa y distinta al descubrirle a él.

Mis manos alcanzaron su pantalón y los deslicé sobre sus piernas, dejándolo tan solo en su ropa interior con la evidencia de su excitación frente a mis ojos. La mía se deslizó sobre sus dedos, empapándolos. Lo escuché gruñir al usar su fuerza sobrenatural para voltearme, lo cual provocó que de mis labios escapara el aire ronco, nadie lograba someterme y repentinamente me excitaba que él lo hiciera de esa manera.

-La terraza no se irá a ningún lado después de todo.- respondí mirándolo atentamente. Sus manos en mis muslos ascendieron por ellos y sus labios encontraron mi pubis. Mi respiración se entrecortó, me sentí tensa, bajo la luz de la luna vi su cabeza entre mis muslos y me sentí presa del fuego que iba reptando desde mi vientre hacia mis piernas, justo adonde flotaba su boca. Mi respiración se tornó errática cuando su aliento frío alcanzó mi sexo logrando estremecerme y finalmente me rendí, abriendo mis piernas para él.

Me contorsioné de placer cuando su boca repasó los labios de mi centro, mordiendo y tirando de ellos con destreza, mi humedad acogiendo a su lengua. Enredé mis dedos en su oscuro pelo para hundirlo más entre mis piernas al sentirle alcanzar mi clítoris, para dejar que lo succionara y lo devorara con destreza, llevando mi placer hasta las estrellas, logrando que me arqueara sobre su rostro y que mis gemidos golpearan las paredes de la habitación. Estaba demasiado excitada, segura de que iba a alcanzar el orgasmo en segundos pero su ágil lengua lograba hinchar aún más mi centro, logrando que todo mi laberinto palpitara mucho más enloquecido de lo que ya lo hacía. Una poderosa oleada me llevó a un vertiginoso clímax, respiré normalizando el ritmo desenfrenado de mi tórax mientras él subía sobre el lecho y nuestras bocas se encontraban deseosas, con mi propio sabor en la suya.

Aún recuperándome fijé mi mirada en sus intensos pardos, llevando mis manos a su rostro. Sin percatarme de que así era mis labios sonreían al deslizar mis dedos despacio sobre su barba. -¿Cuál es tu nombre?- pregunté con interés, rompiendo así mi propia determinación, la de no interesarme demasiado en él, pero ahora quería saber, me seducían sus alas negras y me gustaba que me envolvieran.

Nuestras bocas volvieron a colisionar, él respondió a mi beso, este se volvió profundo y exploré sus labios como quise. Sus manos alcanzaron mi espalda, recorrieron mi columna, sus dedos fríos aún me desconcertaban. Mis manos se deslizaron sobre su piel, recorriendo sus brazos, sus hombros, los músculos bien formados de su tórax. Mis labios dejaron un rastro desde su barbilla hasta su pecho, la mezcla de nuestras pieles se asemejaba al fuego de las hogueras alrededor de las cuales danzaba cuando era simplemente Skadi.

Es curioso, ese recuerdo perdido de mi vida anterior volvió mientras recorría su piel, aquella excitación de la danza alrededor del fuego se tornó vívida en mi memoria y en mis sensaciones al recorrer su cuerpo, al deslizar mis uñas sobre su pecho antes de que mis labios se detuvieran en su ombligo, lo acariciaran prodigándole atenciones y luego siguieran decididos y ardientes hasta su entrepierna.

Mis dedos bajaron su ropa interior para sacársela, la tomé con una mano y la masajeé, escuchándolo gruñir. Entrelacé mis dedos en su base y acaricié a todo lo largo, mi dedo se dedicó a su glande, deteniéndose a mimar a su frenillo, encontré la humedad reflejada en unas tibias gotas que saboreé para luego relamer mis labios. Tomé otra vez las riendas de nuestra gesta, llevándome su excitación a mi boca, devolviéndole la misma jugada que había tenido conmigo unos minutos atrás. Sus jadeos provocaron que me dedicara a él con más concentración, que me la tragara hasta el fondo, enardeciéndolo con mi boca para arrastrarle conmigo hasta adonde fuera que se encontrasen los límites del deseo.  




Dark angel:



Stained by blood:

Ilhan y Skadi:

double-edged sword:
avatar
Skadi Rendahl
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 73
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Ilhan Baudin el Mar Sep 19, 2017 1:04 pm

Explotó contra mi boca como lo haría un gran cargamento de pólvora, sus dedos aferraban mi pelo entre gruñidos roncos, mi sonrisa se ensanchó al sentirme atrapado por sus muslos, su cuerpo tenso recibiendo el placer exigido y necesitado.
Su cuerpo cedió laxo sobre el colchón, mi boca y la suya se perdieron en un duelo de aceros, estocada contra mandoble, nos convertimos en guerreros, mis alas envolvían a la vikinga mientras sus dioses y el mío observaban la gesta sin clemencia.

No lo dudó, era el momento de devolverme lo pactado, placer por placer, la sangre siempre reclama sangre, gruñí de forma ronca cuando su boca descendió traviesa por mi vientre, mis músculos se contrajeron ante el poder de su lengua de fuego.
Sus manso en mis nalgas orillaron mi estoque contra su boca ansiosa, engullo mi virilidad con lujuria, succionando en cada pasada la punta, haciéndome enloquecer cuando se centro en el frenillo lamiendo las gotas de excitación que salían de él.

Aferré con fuerza su pelo, acompasandome al ritmo de su mamada mientras jadeaba de forma muy ronca.
La vikinga no escatimó en nada, me llevo al infierno a Hel mientras me devoraba, entre sus labios me corrí entre gruñidos, su lengua limpió mi glande, las gotas que escurrían por el tronco mientras me miraba con lascivia y mi ojos rojos como el fuego la enfrentaban.

Tiré de ella para de nuevo enredarnos en un beso placido, algo mas calmo pero que seguía representando a dos angeles de alas opuestas que se miraban de frente analizándose mutuamente
-No te marches -le pedí.
El alba pronto despuntaría, llegaría la hora de mi letargo y yo quería volver a verla, había despertado algo en mi, cierto interés por continuar esta no vida, ahora no solo la venganza copaba mis días, la idea de volver a enfrentar su parda mirada, de paladear sus labios y sentir su sangre correr por mis venas se veía francamente tentadora.

Tiré de las mantas para cubrir nuestra desnudez, yo no dormía nunca tapado, no me resultaba necesario, estaba muerto, la frialdad de mi cuerpo era un hecho, pero en este instante y por primera vez en demasiado tiempo compartía lecho y aferrarme su cuerpo se convirtió en mi único credo.
Con la yema de mis dedos conté las cuentas del rosario en las que se convirtieron sus costillas, el monte de venus fue la cruz en la que rezaría de ser necesario cada día, solo le pedía una cosa, una noche mas...
-Duerme conmigo -le pedí de nuevo esperando una respuesta por su parte -¿acaso tienes algo mejor que hacer que seguir perdida e mi piel? -pregunté ladeando la sonrisa sin dejar ni por un instante de mirar sus pardos.



Spoiler:
Ilhan y Skadi:

video:

avatar
Ilhan Baudin
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 37
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 19/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Skadi Rendahl el Dom Oct 08, 2017 1:39 am

Sonreí cuando el ángel negro alentado por mi boca llegó a la cumbre entre gruñidos, sus dedos aún acariciaban mi cascada dorada cuando tragué la liberación de su deseo, su simiente. Aún habían vestigios en mi de excitación cuando encontré su glande con mi lengua, acariciando el tronco al probar sus húmedas gotas. Me había estremecido la manera en que se había movido dentro de mi boca, como me había tomado en la bañera, la forma en que sus ojos teñidos de escarlata aún me miraban. Esta noche me había hecho rebasar unos límites que hace mucho tiempo no traspasaba y todo había sucedido de forma tan natural que me resultaba extraña.

Regresé a su cuerpo sobre el lecho. El dormitorio era el único testigo del encuentro de nuestras respiraciones y me di el gusto de apreciar su boca, sin deseos de perderme aquello, el reconocimiento de esta… Enredé los dedos en su pelo y entreabrí los labios para que nuestras lenguas se acariciaran de forma lenta, como si tras recorrer eternos caminos intentando encontrarse finalmente coincidieran esta noche. Cerré los ojos sin pensar en el por qué de ello antes de volver a abrirlos y observarlo calladamente cuando me pidió que me quedara.

Mantuve su mirada, ladeando mi rostro al mirarlo, contemplando al ángel negro con el que me encontré entre una batalla de sangre y sin decirle nada me dejé caer a su lado para que nos cubrieran las sábanas y mis dedos sobre sus labios callaran sus palabras. Sus alas me envolvieron en un abrazo que para alguien como yo resultaba demasiado cálido, al igual que sus manos que se paseaban lentamente sobre mi espalda.

Me arrimé a él y le acaricié despacio, descansando mi mejilla sobre su pecho como si fuese una niña que tras un largo invierno finalmente encuentra cobijo. Cerré los ojos sintiéndome llegar a una parada que me resultaba bienvenida tras un largo viaje, y me entregué al sueño.

Debí haber dormido muchas horas y cuando desperté él aún se encontraba al lado mío. La mañana estaba avanzada cuando observé el movimiento de su pecho, concentrada en como respiraba, en la expresión de su rostro al estar tranquilo permanecí en esa posición sin querer moverme aún.

Al cabo de un rato me deslicé cuidadosamente para no despertarlo y miré a mi alrededor localizando el armario con la mirada. Lo abrí con cuidado, vi una de tantas camisas suyas y me apoderé de una de ellas. Con algo de pereza me dirigí al baño adonde me refresqué con una ligera sonrisa al sumergirme en la tina. Luego me vestí del todo, robándole también un par de pantalones y salí silenciosamente del lugar.

Unas horas después regresé con una bolsa con alimentos en mi mano y me dirigí al desayunador adonde comí con ganas. No me había percatado de estar tan hambrienta, seguramente debido a que tenía que recuperar energías por muchas razones. Pensé en ello y me detuve a pasar mis dedos por el área adonde tenía las dos marcas de colmillos. Tomé vino despacio antes de limpiar todo aquello y me detuve lanzando miradas hacia la habitación.

Me dirigí al umbral de la puerta, Ilhan aún dormía, así me había dicho que era su nombre. Me senté en el alfeizar de la ventana y observé el cielo estrellado. Un movimiento proveniente del lecho captó mi mirada, me levanté y me aproximé a él, se estaba despertando. Trepé sobre él preguntándome si era mucho pedir mientras colocaba mis rodillas a los lados de sus caderas. -Buenas noches.- emití, mirándolo a los ojos. -¿Se puede?- Creo que él comprendería a que me refería…




Dark angel:



Stained by blood:

Ilhan y Skadi:

double-edged sword:
avatar
Skadi Rendahl
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 73
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Ilhan Baudin el Lun Oct 09, 2017 10:09 am

Cuando abrí los ojos ella estaba sentada en el alfeice de la ventana, contemplaba la mundana vida del exterior y algo me decía que muchas eran las preguntas que se le pasaban por la cabeza.
Admito que me sorprendió encontrarla allí, no era de esas mujeres que se quedaban mas de una noche, ni yo de los que pedía a una mujer que no se marchara, los dos habíamos roto nuestros propias reglas.

Gateó por mi piel al ver como me removía en el lecho. Con mi sonrisa amplia es con lo que se encontró cuando su piel rozó la mía. Mi boca buscó su boca cuando me pidió permiso.
-Mejor pedir perdón que permiso -gruñí contra sus labios mordiendo su inferior.
La dama sonrió acoplándose a mi cuerpo, dejando que mis dedos se colaran por debajo de su ropa preso de la cárcel de su cuerpo.
De nuevo las abultadas cicatrices marcaban el descenso de mis dedos por su cuerpo. Lo conocía apenas de una noche pero admito que la idea de surcarlo de nuevo esta me resultaba demasiado tentadora como para no convertir mi deseo en uno certero, la volteé haciéndola reír, mi abultada hombría se clavo como el mas duro de los estoques, no dudó en gemir presa del deseo que nos provocábamos cuando friccionábamos presos de nuestros anhelos.

Mis dedos hábiles desabrochando su camisa,, mi camisa mas bien, lo que me hizo sonreír divertido.
-¿Esa ropa no es mía? -pregunté deslizándola por sus hombres dejando libres sus alzadas montañas.
Mi boca surcó su cuerpo como un velero, húmeda mi lengua recorrió el peligrosos sendero de su cuello, su corazón impulsaba la sangre por su yugular logrando teñir mis ojos como ascuas incandescentes.

Gruñí de placer contra este, mas no detuve ahí mi camino ebrio del sabor de su piel, los pezones fueron la cumbre que conquiste, mordí y succioné mientras su mirada oscurecida me acariciaba los labios perdiéndose en ellos con hambruna cuando tirando de mi pelo de forma ruda los buscaba.

Sus caderas danzaron contra el fuego de mi estoque, la fricción de su centro era la mas placentera tortura jamas conocida, algo que me arrancaba jadeos, gruñidos.
La tela sobraba entre nuestros sexos, suplique ansioso por tomarla, mis embestidas rogaban un alivio.
De un tirón le arranqué el pantalón, ella reía por mi impaciencia, yo gruñía por la misma.
Mi cuerpo se convirtió en una prisión de carne y hueso, mi estoque buscó su centro mientras mis dedos hacían a un lado sus bragas.
-Creo que te debo mucho mas que un polvo -susurré contra sus labios con picarda.

Descendí por su vientre que se contraria contra mi frio aliento, un mordisco en su piel, un lametazo y el monte de venus se convirtió en mi isla secreta,en ella hundí mi lengua, sus piernas se abrieron como el cofre del tesoro.
Entre rugidos poseí su entrada, jugué a secuestrar su pequeño saliente mientras mi pelo era aferrado por sus dedos pidiendo que no detuviera el saqueo.
-Quiero beber -pedí chocando mis palabras contra su centro completamente excitado mientras mis ojos se alzaban para mirarla.



Spoiler:
Ilhan y Skadi:

video:

avatar
Ilhan Baudin
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 37
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 19/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Skadi Rendahl el Sáb Oct 21, 2017 12:21 am

Una sonrisa suya fue su respuesta, amplia me daba la bienvenida. Lo observé un instante en el que eso fue todo lo que aprecié, la forma en que me miró, como si estuviera complacido. Enredé mis dedos en su pelo buscando su boca, cerrando mis ojos no pensé en otra cosa que no fuera él, me permití dar rienda suelta a la pasión de la noche anterior, aún persistía. Me sentí llevar, como nunca lo hacía, entregada a descubrir su sabor en una nueva noche. 

Noté que me gustaba escucharlo gruñir, no estaba segura de que esto fuera solo lujuria y no entendía como es que el presentimiento me mantenía aún anclada a su piel, pero de forma voluntaria abrí espacio en mis murallas hasta ahora tan bien fortificadas. Mi cuerpo se tensó, me sentí algo insegura cuando sus dedos surcaron mis cicatrices, cicatrices que cimentaron mi descenso, que me convirtieron en la sombra, y servían para recordarme no solo ello si no todo ese período que prefería olvidar. Por eso tampoco me desnudaba frente a nadie… pero él no había mostrado desagrado antes ni lo mostró ahora, sus dedos recorrieron mis cicatrices provocándome una sensación placentera, como si tocarlas me liberara de alguna forma.

Rápidamente me volteó para hacerme sentir la evidencia de su excitación. Sonreí percatándome, de que en efecto, el ángel negro no solo me excitaba, también me gustaba. Su tacto y su olor se me subían a la cabeza con más intensidad que la que podía proporcionarme un colocón, embriagándome, soltando mis instintos largamente contenidos, para desear sentirlo en mi.

Asentí cuando me preguntó si la ropa que llevaba era suya. -Me gusta.- expuse, me gustaba llevarla puesta, y ahora mis ojos se oscurecían al devorar su torso con la mirada. Esta descendió, con lentitud, apreciación que se vio interrumpida para hacerme soltar un jadeo al sentir su lengua sobre mi piel, recorrido que se prolongó con una intensidad que aumentaba poco a poco.

Mi cuerpo despertaba bajo su boca, lo sentía todo, su respiración sobre mi piel, su aliento gélido que se entremezclaba con mi temperatura calcinando la sangre en mis venas. Mi sangre corriendo enardecida, sabía que él lo percibía perfectamente, me dejé hacer habiendo olvidado como era esto… sentir el tacto de alguien más y entregarme a ese placer.

Sus labios alcanzando mi pecho, acariciándome el pezón, succionando, me hundían en una intensa marejada. Mi respiración se tornó ronca, gruñí, lo tomé del pelo devolviéndolo hacia mi, perdiéndonos en un beso ardiente. Le mordí el labio con fuerza, saboreando con mi lengua la sangre que manó de él, sangre para mi que luego se entremezcló con el roce de nuestras lenguas que batallaban obstinadas, implacables.

De un tirón me despojó del pantalón, a esas alturas, con mis pupilas dilatadas y brillantes, con su erección frotándose contra mis bragas húmedas por él, lo quería adentro ahora. Aunque él tenía otra idea. 

Gemí abriendo mis piernas del todo al recibir sus labios descendiendo hacia mi centro, en realidad no me importaba que me mirara, estaba en lo que seguramente sería el Valhalla, con su rostro entre mis muslos, acariciando mis húmedos labios. El lamía y succionaba, de forma diestra se movía prodigándole atenciones a mi botón hinchado y mi cuerpo se deshacía, me estremecía, palpitaba, mis dedos se hundían en su pelo pidiéndole más. El más llegó con su mirada enrojecida hacia la mía turbia, me pedía beber.

-Bebe, hazlo.- pedí, -por favor.- añadí, devolviendo su rostro hacia mi interior, moviendo mis caderas hacia él. Sentía sus colmillos rozar mis pliegues, robándome todo ápice de claridad, le rogaba así que lo hiciera, y así lo hizo. Sus colmillos se hundieron con una punzada intensa que amenazó con consumirme. 

Me retorcí de placer, aferrando mis dedos con violencia a las sábanas, su lengua jugaba, repasaba las gotas de mi vitae. Alcé su rostro y me moví con celeridad, cambiando nuestras posiciones lo  de manera que su miembro quedara entre mis dedos tras estamparlo contra la cabecera de la cama. Me agaché, abriéndome espacio entre sus piernas, mis labios húmedos envolvieron su dureza. Lamí su glande palpitante, me lo metí entero en la boca mientras mis dedos acunaban la base, acariciaban sus testículos, lo sentía mecerse y rugir de placer.

-Mejor pedir perdón que permiso, ¿cierto?-  Alcé el rostro con una sonrisa ladeada sin dejarlo correrse aún, envolviendo su cintura con mis piernas, dirigiendo su espada excitada hacia mi interior, volviendo a su cuello a medida que me penetraba, a su piel, deteniéndome en su clavícula adonde volví a morder, para dejar escurrir su vitae, para que esta descendiera encendiendo las flamas en mi mirada oscura. Recorrí en éxtasis esas gotas carmesí con mi lengua, saboreándola, antes de regresar a sus labios y mezclar su sabor a sexo y a sangre. Unidos nos miramos mientras comenzaba a embestirme, relampagueando mi mirada al envolvernos mutuamente con nuestras alas rojas de sangre, negras por lo que éramos, encendidas en flamas.




Dark angel:



Stained by blood:

Ilhan y Skadi:

double-edged sword:
avatar
Skadi Rendahl
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 73
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Ilhan Baudin el Sáb Oct 21, 2017 10:17 am

Mi mano se alojó en su vientre para mantenerla quieta, sentía como se movía frenética, me hundía mas la cabeza para que siguiera jugando con su engrosado botón, redondo, endurecido, mi lengua lo lamió succionandolo, mordiéndolo.
Su voz sonaba ronca “muérdeme” separó sus labios para mi, no dudé, hundí mis colmillos en su centro, tiré de los ríos carmesí que entraban con violencia en mi organismo, la sentía sacudirse cuando mis dedos se introdujeron entre las mojadas paredes de su laberinto.
Mis dedos la embestían introduciéndose muy dentro.
Mi lengua recogía su elixir mezclado de sangre, jadeé roncamente, mi hombría endurecida por completo y cuando su cuerpo se tensó por le orgasmo y calló lánguido sobre el lecho completamente saciada ascendí por su piel, lamiendo el recorriendo hasta su boca.

Su lengua salió a mi encuentro, jadeábamos perdidos en el otro, mas la vikinga cambió las tornas del encuentro, ahora ella me estampó contra el cabezal, decidía a devorar mi verga.
Su boca la engulló, sus manos calentaron mis testículos con maestría llevándome al infierno con la forma en la que sus labios bebían de mi por completo.

Gruñía perdido en esas sensaciones, mis dedos enredados en un puño en su dorado pelo moviendola para que se la metiera mas dentro.
Mi respiración cada vez mas pesada, errática, estaba muy excitado, demasiado y cuando esta ascendió mordiéndome para lamer mi sangre que pronto obnubilaría el juicio de la humana me volví loco.

Con rudeza la llevé contra la pared , un gruñido escapó se su boca cuando su pecho impactó contra esta.
Mi mano atrapó su cuello obligandola a mantener la cabeza pegada a la pared.

Sus caderas buscaban mi abultado miembro, gimiendo porque me adentrara en su interior sustituyendo sus dedos, estaba al borde del orgasmo y lo sabia.
-Si te hago daño pídeme que pare, estoy muy excitado, no controlo una mierda -susurré contra su oído entre jadeos.

Alcé sus nalgas ligeramente y agachándome un poco la embestí, las paredes de su laberinto completamente abiertas, mojadas acogieron mi hombría.
Mis manos tiraron con fuerza de sus caderas, azote sus cachetes al meterme muy dentro, su cuerpo rebotaba contra la pared, sus pechos quedaban apretados contra esta, rozándola con los pezones duros.
Le di otro azote, mis colmillos rozaron mi lengua llenandola de ponzoña, estaba muy ido en ese momento.

Mi lengua se deslizó por su espalda, mis dientes la rozaban, la sangre fluía de esta por el paso de ellos, haciéndola sangrar, lamiendo los ríos escarlata entre roncos gruñidos.
La gire de golpe saliendo de ella, mis ojos rojos como el fuego pero oscurecidos en un tono burdeos se clavaron en sus pardos, la elevé de nuevo por el cuello, metiéndosela con rudeza.

Nuestras pelvis chocaban como yunque y martillo.
Sus manos fueron a la mía para que aflojara el agarre, gemía a su vez sin aire mientras me la follaba con violencia sin dejar de mirar como se ahogaba, como luchaba por su vida mientras a su vez sentía el placer de mi hombría sacudiéndose violenta en su interior, esparciéndose en sus paredes.

Su cuerpo se tensó, sucumbió al placer emitiendo un grito de placer desgarrador, aflojé en ese momento mi agarre, mis dedos marcados en su cuello.
Se sujetó a mi como pudo mientras su cuerpo temblaba corriéndose todavía, jadeaba de forma ronca contra mi oído completamente fuera de si.
-Así pequeña, así -susurré buscando su boca.
La vikinga era tan oscura como yo y las alas negras de ambos nos arroparon en un encuentro demencial.



Spoiler:
Ilhan y Skadi:

video:

avatar
Ilhan Baudin
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 37
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 19/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Skadi Rendahl el Vie Nov 03, 2017 1:33 am

El encuentro de nuestros cuerpos nos elevó al infinito, ambos perdimos la cordura al mecernos, fundiéndonos en el otro. Me perdí completamente en él, con mis sentidos magnificados por su vitae, lo sentía en cada espacio, muy dentro, y más aún cuando su mano alcanzó mi cuello, apretando. No dejaba de mirarlo consciente de todo lo que hacía, del poder de sus embestidas, de la fuerza de su miembro, no dejaba de querer apretarme contra él, de recibir más, de querer más, de dar más. 

Mi mirada no se separó de ese tono carmesí, veía su excitación, como su respiración se volvía más irregular, el colmo de lo que para mi podía ser sensual, excitarme a más no poder, un ángel negro con sus alas extendidas arropando mi desnudo cuerpo. Mi sonrisa se ladeaba, se estaba comportando como un desquiciado, lo sentía entrar y salir con furia, la manera en que me follaba era cruda, basada en los más básicos instintos, lascivia, sangre. El dolor de sus dedos en mi cuello se mezclaba con el placer.

Mi cuerpo estaba en llamas, ahora comenzaba a apretar más mi cuello, pasándose del límite, el ángel negro jugaba con mis sentidos, con mi propio deseo de supervivencia. Estiré mi mano, alcanzando instintivamente mi daga de plata, la hundí en su pecho, muy cerca de su corazón. Sus dedos finalmente soltaron mi cuello, mi coño apretado en torno a su miembro y mi clítoris latiendo enfurecido al correrme, estaba mojada completamente cuando se derramó en mi interior.

Saqué la daga y lamí la sangre de su pecho, succionando de ella, respirando de forma errática. Lo escuché susurrarme algo, volver a mi boca. Lo dejé hacer, sintiendo la invasión de su lengua, bebiendo de su aliento, perdiéndome en un beso con sabor a su sangre, a él.

Veía imágenes danzarinas en mi mente, sombras negras, estaba muy colocada. Me separé de él y le di un par de fuertes golpes en la cara. Me dilataba con su deliciosa verga, me empalaba haciendo mi cuerpo vibrar, me apretaba el cuello, me prodigaba placer, me hacía sentir única y se pasaba del límite.

Me moví hacia el borde de la cama, buscando la camisa, recuperando la normalidad de mi respiración y fui por la tela, poniéndome de pie para ponérmela encima. Salí de la habitación, recorriendo el pasillo, sombras negras, sangre manando de las paredes, susurros quejumbrosos, rostros de muertos, aquellos acabados por mi mano.

Me acerqué al mueble bar, saqué una botella de vino y descorchándola vertí el contenido en una copa para tomar un largo trago y dejarme caer sobre el pequeño banco. Recordé la celda… aquella asquerosa celda… los susurros que me mantenían viva, mi padre llevándome en brazos al doblarme el tobillo, su espada chocando con la mía de madera, su cabeza rodando, el rey… el maldito rey, tomé otro trago muy largo mientras mi pecho subía y bajaba con fuerza.

Di un respingo cuando noté que el ángel negro estaba cerca. Mi mirada regresó hacia él y lo contemplé largamente. -Me marcho.- No dejé de mirarlo, me sentí muy tensa, tanto, que rompí la copa en mi mano. Allí me encontraba, retándolo a duelo, adentrándome en sus pozos oscuros, buscando… leyendo... Me mantuve en silencio sin saber cuanto tiempo, este desaparecía dejándolo solo a él.

Sin despegar la mirada de esos ojos brillantes comencé a caminar, regresando a él. No duré ni tres segundos, llevé mis manos a su rostro y lo besé. Lo besé con una voracidad nada calma, con el desborde de mi ser, con mi oscuridad enardecida. Lo besé con el quiebre de mi pasado, con la verdad de mi presente y con esa fuerza desbordante que me empujaba buscarlo y que me orillaba hacia él.




Dark angel:



Stained by blood:

Ilhan y Skadi:

double-edged sword:
avatar
Skadi Rendahl
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 73
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Ilhan Baudin el Vie Nov 03, 2017 6:29 am

La miré con la duda pintada en mi semblante, acabábamos de corrernos de un modo salvaje, mas ella lejos de disfrutar de ese instante, de perderse en mi piel y de buscar mis labios, hizo lo contrario, cogió su camisa.
Ida por el sabor de mi sangre por como fluía por sus venas tras sajarme con una daga el pecho se alzó tambaleante.

Me alcé tras ella, no podía permitir que se marchara en ese estado, iba muy colocada, así que me calcé los pantalones y salí tras ella.
Me la encontré bebiendo de una copa de vino, me aseguró que se largaba y yo me limité a contemplarla en silencio.
Era preciosa, sus ojos centelleaban oscurecidos, sus labios seguían presos del cristal mientras el liquido burdeos entraba raudo por su garganta.

Un paso bastó para que ella se levantara del madero donde estaba sentada, acortó la distancia entre ambos, su boca buscó la mía entreabierta, jadeé de forma pesada, ronca, alzándola por las nalgas.
Sus piernas se enredaron en mi cintura, sus dedos tiraban de mi pelo buscando profundizar mas en ese beso.
Su lengua arrasó con todo, un lametazo que se abrió paso entre mis labios, beso,necesitado, voraz y plagado de una pasión irracional, animal.

Gruñí contra sus labios, su espalda contra la pared, mis jadeos morían en su boca mientras ella se reía presa del colocon que llevaba encima en ese momento.
Su pelo en un puño, la atraía mas contra mi, cárcel de piel y hueso en la que me convertí.
Sin mas preámbulos la alcé ligeramente por las nalgas metiendole mi estoque hasta el fondo.
Sus paredes se abrieron para mi ,acogiendo mi falo, apretándolo entre su humedad ardiente.
Vaivén de caderas, miradas oscuras y desafiantes, volví a embestirla entre roncos rugidos, sintiéndola completamente mía, ofrecida, sus piernas abiertas, sus pechos alzados como duras montañas.

Notaba como se le iba la cabeza, como arañaba mi espalda, ríos carmesí corrían por esta, su boca en mi mandíbula, descendía por mi cuello mordiéndolo, marcándome con sus dientes, lamiendo la sangre que escurría por mi piel.
-Has bebido demasiado -le susurre para que parara.
Tiró de mi pelo dejando mi cuello al descubierto, su aliento chocaba errático contra mi piel, ella marcaba los tiempos, las reglas y me lo dejó claro cuando lamió las gotas carmesí.

El vaivén de sus caderas era demencial, el modo en el que yo la empalaba era diabólico y ambos nos consumíamos en el infierno.
Nuestros cuerpos convulsionaron, rugidos, mordiscos en nuestros labios engrosados.
Cayó sobre mi ida, aun moviéndose, mientras yo la acariciaba para que se calmara.
-Vamos a dormir -le susurré en el oído -mañana lo veras todo distinto, no puedo dejarte ir como estas ahora mismo ¿de acuerdo?

Busqué sus labios, friccionando nuestra nariz mientras caminaba enredado en sus besos hacia el lecho.
Allí nos dejé caer a ambos, acaricié su piel despacio, para que se relajara, parecía ver fantasmas, espectros recuerdos que la torturaban.
-Quédate conmigo.



Spoiler:
Ilhan y Skadi:

video:

avatar
Ilhan Baudin
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 37
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 19/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Skadi Rendahl el Vie Nov 10, 2017 10:28 pm

Su sangre viajaba por todo mi sistema, me exaltaba, me enardecía, hacía que mis demonios más ocultos viajaran desde esa sepultura en la que me obligaba a mantenerlos para ahora salir a flote, manisfestándose a mi alrededor.

Cuando regresé a él lo hice inmersa en esa vorágine, aunque mi deseo desatado no tenía que ver con su vitae, el colocón podía magnificar las sensaciones pero no cambiar mi forma de sentir. Era él el que me atraía de esa forma irremediable e irracional.

Ráfagas de mi pasado me perturbaban y solo quería pensar en él, sumergirme en él, tocarlo, sentirlo, devorarlo, desquitarme de los malditos susurros que me orillaban a no acercarme nunca a nada ni a nadie. Al colisionar con sus labios lo logré, solo me importaron sus gruñidos, la forma en que me pegó a la pared mientras me alzaba y mis piernas le abrazaban para tenerlo adonde lo deseaba, para que él viajara conmigo a un punto de no retorno adonde solo importaran nuestros jadeos y el movimiento de nuestras caderas.

Me eché a reir al escuchar sus gruñidos, su sangre me hacia viajar muy alto, y veía esos ojos rojos, muy rojos, como el fuego de ese infierno en el que él creía. Su erección presionó contra mi centro y no hubo preámbulos, entró hasta el fondo mientras mi humedad se precipitaba hacia él para acogerlo, lista para recibirlo provocando que gimiera extasiada.

Me pregunté como podía haber prescindido de algo así todos estos años, inmersa en mi odio, cuando todos mis sentidos se estremecían de placer. Mi mirada se detenía en la suya profundamente buscando esa respuesta, sin perderme un detalle, descubriendo que ese deseo brutal solo había despertado al verme cobijada por él, y creo que por eso quería desquitarme, arañándole la piel, haciéndolo sangrar, disfrutando de sus embestidas, dilatándome para él al enterrarse muy hondo, tanto, que jadeaba sin aliento.

Dejaba caer mi cabeza hacia atrás, sintiéndole apretar mis caderas para crear una fricción que no se pudiera comparar con nada, para entrar más aún. Perdiendo el norte me fui al olvido y solo le sentí a él. Moví mis caderas como llamas seductoras que le arrastraran al infierno, con toda la intensidad del fuego con el que solía bailar intensamente alrededor de las hogueras, tirando de su pelo, recorriendo su cuello para reclamar otra vez aquel elixir rojo, aunque él me previniera que ya había tomado demasiado. Quería más, bebí más y al volver a sus ojos los vi rojos por esa pasión que nos envolvía, algo animal, salvaje, y quería, necesitaba sentirlo en todo lo que yo era.

Finalmente jadeé en su oído y lo empujé hacia mi como si en ello se me fuera la vida, como si necesitara más de él que de nada, compartimos los rugidos antes de acabar extenuados, aunque aún yo me movía, porque ahora esos recuerdos volvían y me desesperaban. Supongo que él lo notó, porque en medio de húmedos besos me llevó al lecho y me acarició… como si supiera… como si de alguna manera yo se lo dijera…

Me arrimé a él, cediendo al fin a esas caricias que buscaban sosegarme. -No quiero irme.- Por primera vez no pensé en darle un golpe, solo me acerqué más, descansando contra su cuerpo. No entendía ni siquiera como era que me sosegaba, pero lo hacía, y por primera vez no me sentí demasiado expuesta al decir algo sincero.

Podía intentar dormir por supuesto, pero el sueño me eludía, solo quería descansar contra su cuerpo, descansar de todo, del peso que llevaba sobre mis hombros… sentirme ligera en el lecho al alzar mi mirada y contemplarlo.

Lo miré en silencio bajo la tenue luz de la habitación sintiéndolo respirar. -Quiero conocerte.- Debía estar muy ida al decirlo, afectada por su vitae al dejar que escaparan esas palabras… pero no, no era así realmente, simplemente él… me gustaba. Recordé nuestro encuentro la noche anterior, cuando él yacía sobre la arena rezando sus plegarias y pude entender que debía haber cruzado por su mente en aquel momento. Así simplemente, con mi mejilla descansando sobre su pecho, me percaté de que me gustaba haberle encontrado en la playa…




Dark angel:



Stained by blood:

Ilhan y Skadi:

double-edged sword:
avatar
Skadi Rendahl
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 73
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Ilhan Baudin el Dom Nov 12, 2017 3:57 pm

La vikinga se apoyó en mi pecho, mis dedos se hundían gélidos entre las hebras de oro de su precioso pelo.
Ladeé la sonrisa al escuchar ese “No me quiero ir” acomodé mi cuerpo en el lecho, estaba cansado y mis ojos también se entrecerraban.
-Bien, porque quiero que te quedes -le aseguré con sinceridad -hasta que has aparecido en mi vida hace apenas tres días, solo quería dar con mi sire y matarla. Mi única meta era acabar con esa que me han negado la entrada al reino de los cielos, me ha convertido en un monstruo sediento de sangre ante los ojos de mi dios.
Hoy por contra disfruto de esto, de mi inmortalidad, del placer de usarla contigo a voluntad.

Su mirada se alzó intempestiva como era Skadi, llena de guerra, de luces y de sombras y mi deseo quedaba reflejado en unos rojos que la contemplaban con la intensidad de las llamas que nos calentaban.
“Quiero conocerte”
Mi picara mirada se centro en sus orbes, deslicé mis dedos por su rostro con sutileza.
-¿Conocernos? ¿Vas a invitarme a tus tierras? ¿a presentarme a tu familia? ¿a tus amigos? -pregunté divertido contemplándola -define conocernos señorita vikinga, porque yo estoy dispuesto a conocernos.

Sonreí antes de buscar sus labios y después paseé mi mirada por aquella guardilla pequeña y desordenada.
-Quizás deberías empezar por llenar la despensa de comida -apunté mordiendo su labio inferior -y bueno, puedes sentirte en tu casa, me gusta que estés aquí.
Cuando duermo escucho como trajinas por la casa, tu olor, tus pasos descalzos ..no me siento solo y después de tanto tiempo esa sensación es muy agradable.

La idea de viajar con ella al norte me gustaba, conocía en parte que algo la atormentaba, era experto en tormentos pues la existencia de mi sire era el peor de todos ellos.
Quizás si los enfrentaba podría simplemente seguir adelante, eramos dos ángeles caídos, pero nadie había dicho que no tuviéramos capacidad de volver a alzarnos.

Cerré los ojos, su respiración cálida chocaba contra mi cuello, tornándose cada vez mas pesada, era muy agradable sentirse vivo de nuevo.
Dormirse con el incesante palpitar de un corazón como abrigo.
-Descansa Skadi




Spoiler:
Ilhan y Skadi:

video:

avatar
Ilhan Baudin
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 37
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 19/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Skadi Rendahl el Lun Dic 04, 2017 12:15 am

Aún podía verlos, fantasmas de muchos que habían perdido sus vidas bajo mi mano, sangre que fluía en la habitación… cerré los ojos, la vitae me permitía ver demasiado. Sentía las yemas de sus dedos enredándose en mi pelo, acariciando mi rubio cabello, me permití sentir el placer de ese contacto, con mi mano sobre su piel gélida, mis dedos como por voluntad propia se movían despacio sobre ella. 

¿Qué sabía yo sobre tocar, qué sabía acerca de las caricias? Todo era nuevo para mi porque todo lo había olvidado. El contacto de su piel con la mía, lo sentía como una corriente que viajaba por todo mi cuerpo hasta alcanzar mis pies. De alguna manera esos susurros tenebrosos, esos fantasmas eran desplazados y solo permanecía el sonido de su voz, o sería que yo los apartaba concentrándome solo en ella al reemplazar mis dedos por mis labios sobre su piel, antes de detenerme para mirarlo de nuevo.

Lo escuché hablar sobre su meta en la vida, similar a la mía. Pensaba en ello, en como el odio puede mantenerte vivo, la venganza ser tu único alimento y tu razón de existir.

-Hoy por contra disfruto de esto, de mi inmortalidad, del placer de usarla contigo a voluntad.- Lo observé en silencio antes de alzarme un poco. Mis dedos volvieron a explorarle, rozando el contorno de su rostro, creo que de cierta forma fue mi manera de expresarme en lugar de usar palabras, de cerciorarme de que el ángel negro era real. 

Mis pardos lo observaron oscurecidos, mis labios buscaron los suyos buscando el olvido, aunque fuese por un corto tiempo, en una noche en la que nada más le sintiera a él.

Otra vez me dejé caer contra su cuerpo, descansando mi mejilla sobre su piel. -Simplemente quiero conocer más de ti… qué te gusta, qué te desagrada, los detalles sencillos que nunca me detengo a preguntar a nadie.-  

Mi memoria se perdía en recuerdos cuando me hablaba del norte, de si le presentaría a mi familia, o a mis amigos. -Mi familia no debe saber de mi, no puedo causarles otra cosa que no sea daño, mi presencia únicamente les traería dolor y pesar.- Lo sabía a ciencia cierta, debían recordarme como fui, el descubrir lo que ahora era solo podría herirles. -Amigos…- pensé en ello arrastrando la palabra. -Tal vez… si fueses al norte podrías conocerles. A los dos, o a uno al menos… Uno de ellos fue mi amigo, o lo es ahora, no lo sé.-

Mis párpados se cerraban, pensaba en eso que me decía, en como me escuchaba trajinar en su buhardilla. Me pidió que descansara y eso hice, dejé que el sueño me envolviera y dormí.

A la mañana siguiente al despertar, lo hice con un sobresalto, no sé exactamente que soñaba, me senté de golpe desconcertada antes de recordar adonde me encontraba. Él dormía aún, lo observé y me serené. Mis ojos se oscurecieron al hacerlo y al notarlo me escabullí de la cama para vestirme y salir de allí.

El día transcurrió, prolongado, lento, instándome a hacer lo que debía hacer. Al caer la noche me encontraba caminando salpicada de sangre, bajo la luz de la luna roja, incapaz de sentir nada, escuchando los susurros oscuros. La húmeda brisa mecía mi cabello rubio mientras me acercaba a una fuente para lavarme antes de caminar de regreso hacia la posada en la que me hospedaba en París.

A medio camino me detuve y observé el trayecto frente a mi antes de desviar la mirada hacia el camino que llevaba a la playa. Contemplé largamente ese camino y al pensar en las pasadas noches cambié mi rumbo.

Al cabo de un par de horas estaba de regreso en su buhardilla, dejé caer varias bolsas con comestibles sobre los estantes de la cocina y abrí las alacenas para guardar el contenido en ellas.


Última edición por Skadi Rendahl el Lun Ene 01, 2018 5:16 pm, editado 1 vez




Dark angel:



Stained by blood:

Ilhan y Skadi:

double-edged sword:
avatar
Skadi Rendahl
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 73
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Ilhan Baudin el Lun Dic 04, 2017 10:32 am

Cuando abrí los ojos ella no estaba, deslicé mi mano sobre las sabanas, la cama estaba fría, no se en que instante del día me abandonó el caso es que lo hizo y me sentí extraño porque ella daba cierto sentido a mi existencia y sin ella yo me sentía tan vació como lo estaba el lecho en este momento.
Me alcé, hacia días que no me alimentaba, bueno, lo hacia peor de ella.

Abandoné mi casa, los barrios bajos siempre eran un hervidero de ratas de la peor calaña, con mi rosario en la mano, contando las borlas y rezando un padre nuestro caminé con calma haciendo retumbar mis zapatos.
No me costó demasiado escuchar el ruido de dos hombres haciendo negocios, traficaban con vidas humanas, muchachas que traían de Africa y que pronto llenarían las filas de uno de los burdeles mas afamados de París.

Caminé con firmeza por ese callejón poco iluminado, mi sonrisa se ensanchó ante la sorpresa de aquellos dos desgraciados, que primero se mofaron, mas no me detuve, mis rezos continuaron y pronto mi hambre fue saciada cuando sendos cuerpos se desmoronaron cayendo al suelo.
Me relamí, la sangre escurría por mis labios, era una bestia y por eso no existía penitencia.

De vuelta a casa me planteé lo que era regresar a la nada, a lo que había tenido durante todo este tiempo.
Mis ideas regresaban al plan inicial dar con mi “sire” matarla y tras ella darme un buen baño de sol que se llevara mi alma, Dios decidiría si la enviaba al cielo o de cabeza al infierno.

Al meter la llave en la cerradura escuché ruido en la cocina, enarqué una ceja mientras incrédulo caminaba hacia ella.
Apoyado en el marco de la puerta ladeé la sonrisa al verla, ella colocaba la compra como si fuéramos una pareja normal, mis despensas volvían a estar llenas y eso me hizo sonreír.
-Buenas noches -dije para que captara mi presencia, sus ojos vagaron por la estancia hasta encontrarse con los míos y casi al instante, usando esa velocidad sobrehumana que tenia me encontró frente a ella devorando su boca con hambruna.
-Creía que no volvería a verte -confesé.

Sus dedos se enredaron en mi nuca atrayéndome mas contra ella, beso húmedo, largo e intenso, mordí su boca entre gruñidos.








Spoiler:
Ilhan y Skadi:

video:

avatar
Ilhan Baudin
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 37
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 19/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Skadi Rendahl el Lun Ene 01, 2018 7:37 pm

Él era silencioso, muy silencioso, tanto como yo, que me ufanaba de escuchar a quien fuera llegar, de que jamás me tomara nadie por sorpresa, muchísimos años de práctica habían logrado eso, tornarme en alguien imperceptible capaz de percibir a cualquiera. El hecho es que él lo hizo.

Sabía que no se encontraba en el lugar, que había salido, así que cuando escuché su saludo giré de inmediato para buscarlo con la mirada. Ni siquiera había terminado de girar cuando sentí la presión de sus labios, mi boca de inmediato se abrió para acogerle, húmedo, caliente y profundo, así sentí el beso. 

Alcé las manos para pasar mis dedos por su pelo, con la espalda apoyada en la encimera una de mis piernas abrazó su cintura. -Me tienes aquí.- respondí cuando me dijo que pensó no volver a verme.

-No estoy acostumbrada a pasar mi tiempo con alguien más.- confesé, empujando con mis dedos detrás de su cuello para besarlo más dentro.

Sumergí mi lengua en su boca enredándola con la de él de forma febril, con impaciencia, como si no lograra tener suficiente de él, como si necesitara demasiado de algo que ni yo misma podía definir, me tomaba por sorpresa. -Soy una asesina, no sé otra cosa. Te he oído decir que eres un monstruo pero yo lo soy también.-

Lo miré a los ojos, quería que lo comprendiera, que estaba hecha de sangre y de muerte, que no conocía otra cosa. -Pero al final del día deseaba verte otra vez.- confesé.

Regresé a sus labios, mi lengua volvió a tocar la suya, jadeos escapando de mi pecho, mezclándose con gruñidos de deseo y de protesta al no comprender del todo el por qué de mi deseo de él.

Nos devoramos con un beso profundo, mis sentidos abrumados de todo lo que percibía, ardiente como las flamas que se encendían en celebración en mi tierra, demandante y exigente, quería saber a qué sabía él sin la vitae obnubilando mis sentidos. 

-Quiero que me acompañes al norte, pero por primera vez no tengo prisa en volver. Se que he de hacerlo, mi tierra me llama de vuelta, la sangre de mi familia clama por mi regreso. Pero… me gusta el tiempo que paso en tu buhardilla. En el norte soy muerte, la guerra me llama. En mis tierras soy odio y venganza. Aquí contigo… por primera vez pienso en algo más.-

Mis manos recorrieron su espalda inquietas y apreté mi sexo al suyo, el contacto era como acero caliente que me abrasaba, estábamos muy cerca y aún quería más. Observaba esos ojos pardos y los míos se oscurecían… lo deseaba demasiado, de una manera desconocida para mi, difícil de explicar.


Última edición por Skadi Rendahl el Mar Ene 02, 2018 8:48 pm, editado 1 vez




Dark angel:



Stained by blood:

Ilhan y Skadi:

double-edged sword:
avatar
Skadi Rendahl
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 73
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Ilhan Baudin el Mar Ene 02, 2018 6:32 am

Mis labios colisionaron con los ajenos, beso febril, necesitado, húmedo y apasionado que delato mis miedos, la inseguridad de que bella no volviera junto a bestia.
Ella decía ser sangre y quizás ese era el motivo de que frente a ella sucumbiera porque eso era justo lo que me servia de sustento.
-Yo también necesito que vuelvas...hasta ti mi no vida tenia un único propósito, a tu lado siento algo distinto..esperanza para mi -dije volviendo a perderme en sus labios.

Roncos los gruñidos, jadeos, la necesitaba y no esperé a que me diera su permiso, sobre el mismo banco de la cocina la giré, empujé su tronco hacia la encimera con la diestra alzando las faldas que portaba con la ajena con la siniestra, mis dedos en sus muslos, acariciando su piel caliente hasta alcanzar la zona interna húmeda, preparada para recibirme.

Alzó la cabeza buscándome por encima del hombro, jadeamos entre gruñidos.
Sus dedos ávidos de sentirme dentro desabrocharon mi pantalón, en busca de liberar el kraken.
Tomó el tronco y guió el glande hacia su entrada que besó con suavidad hasta engullirlo por completo.

Nuestras bocas se buscaron, nos mordimos engrosando los labios de uno y otro, su aliento cálido chocó con el frio de mi boca, eramos la combinación perfecta fuego y hielo que combustionaban al tocarse.
Las embestidas la empotraban contra aquella encimera, el encuentro fue ardiente, choque de cuerpos que se movían buscándose enloquecidos por paladearse.
Caí laxo sobre el ajeno, mi miembro se sacudía estrangulado por sus febriles paredes. Nuestros dedos se enredaron, sonreí contra su espalda escuchando aquel bombeo incesante de su corazón.
-me estas dando hambre – susurré cuando esta se giró para enfrentar mis rojos con aquella preciosa sonrisa que se gastaba.

Hice a un lado su pelo, acariciando con mi nariz su cuello cuando lo ladeó ligeramente para darme acceso.
Mis crecidos colmillos surcaron su piel, olía perturbadoramente deliciosa, a sexo y adrenalina.
-Te deseo -aseveré contra su cuello -pero tengo hambre de hambre, de vaciar un cuerpo y creo que no es el momento de beber de ti, te debilitaría demasiado.
-¿y si vamos de caza? -susurré contra su boca. -Me gustaría conocer tu hogar, parecen tierras salvajes necesitadas del acero para poder seguir en pie a cada momento, si necesitas mi florete es tuyo y si necesitas un monstruo, te aseguro lo llevas contigo.






Spoiler:
Ilhan y Skadi:

video:

avatar
Ilhan Baudin
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 37
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 19/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Skadi Rendahl el Miér Ene 31, 2018 12:41 am

Esperanza para mi… me dijo, y esas palabras fueron como el azote de una tormenta, no las oí nunca antes de labios de nadie, que alguien me dijera algo remotamente parecido. Dejé que esas palabras dieran vueltas en mi mente y me sentí famélica, hambrienta de él. Su lengua empujó y acarició la mía, su boca era ardiente, experta, hábil. Otra vez sentí la inmensa necesidad de pegarle, de desquitarme del hecho de que me gustara, por que ah si, eso es lo que descubría ahora privada de su vitae, descubría lo bien que sabía él. Sabía a vino, a la más exquisita hidromiel, sabía a pasión y a puro deseo que hacía arder mis venas.

Alcé mis manos cerradas en puños y abandoné esa necesidad ardiente de pegarle para abrirlas y enterrar mis dedos en su pelo, entregándome a otra diferente, mordiéndonos los labios y devorándonos el uno al otro.

Con rapidez me colocó de espaldas a él, inclinándome sobre la encimera, sus manos gélidas encontraron espacio debajo de mi falda, haciendome sentir su temperatura fría que me abrasó al recorrer milímetro a milímetro la piel de mis muslos. Aún con los labios hinchados por los besos, con mi cabello rubio cayendo revuelto sobre mis hombros, era capaz de escuchar incluso mis propios latidos.

Sentí mi pulso en mis muñecas, llegando hasta mis oídos mientras un calor abrasador se concentraba entre mis muslos. Lo sentí respirar cerca de mi oído, excitándome con el roce de su aliento gélido y mi mano le asistió presta en alcanzar el elástico de mis bragas, tirando de ellas, sintiendo sus dedos en mi sexo mientras los míos se apresuraban a liberar su acero.

-Quiero sentirte.- Apenas me creí que fuera yo la que soltó aquellas dos palabras, ni siquiera sabía exactamente a que me refería, se me escapaba, solo sentía eso, algo ferviente, intenso. Quería sentirlo... Alcancé su falo para guiarlo adentro, engulléndolo por completo, montándome con una embestida en una ola de placer. Gemí moviéndome junto a él, acompasando el compás de nuestras caderas con nuestras lenguas que volvían a encontrarse internsamente por encima de mi hombro.

Esperanza para mi… otra vez esas palabras giraban y giraban en un torbellino. Todo se disipaba y no quedaba más que el puro y básico deseo de fundirme con él, de sentirle hasta el fondo, llenándome por completo.

Sus embestidas me empujaban contra la encimera, me frotaba contra él tanto como podía, buscándole de una forma desconocida, sin complejos y sin tapujos, con necesidad de él.

Finalmente me jaló de mis caderas y su simiente se derramó en mi, mi cuerpo alcanzando el clímax. Le escuché susurrar algo sobre estar hambriento antes de girar para mirar sus ojos aún rojos como la sangre.

Le mordí el labio haciéndolo sangrar, no quería probar mi sangre, yo la de él si y nuestras lenguas se enredaron con esas gotas que sabían a su esencia, a él. -Ven conmigo entonces al norte.- Nunca dije algo con más seriedad en mi vida, nunca invité a nadie a mi vida tampoco, nunca quise ni lo necesité.

Me acomodé las bragas y bajé mi falda antes de caminar hacia una esquina para buscar mi espada, ya que íbamos a cazar. Tomé la espada, me la coloqué en la espalda antes de dedicarme a alisar mi cabello rubio alborotado, mordiéndome el labio al verle acomodarse a ropa antes de dirigirse a la puerta. Y aún coloqué mi mano sobre la de él al alcanzarlo antes de que la abriera.

-Pero te maldigo si me estás tomando el pelo, o si después de hacerme creer que irás, a última hora decides no acompañarme.- Le arrancaría su corazón de ángel negro si me estaba mintiendo, ese que no latía, porque el mío tampoco lo hacía… muy a pesar de que la imagen de esos pardos suyos me hubiesen acompañado durante todo el día. -Ven conmigo a mis tierras, te enseñaré mi hogar... te mostraré donde yace mi alma, el por qué de que esté enterrada. Podrás ver lo que me impulsa, de que estoy hecha... Ilhan...- 




Dark angel:



Stained by blood:

Ilhan y Skadi:

double-edged sword:
avatar
Skadi Rendahl
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 73
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Ilhan Baudin el Miér Ene 31, 2018 4:14 am

La miro con picarda mientras me calzó los pantalones, ella esta haciendo lo mismo, nos vamos de caza y eso es algo que nos motiva a ambos a fin de cuentas pertenecemos a la noche, somos tinieblas y creo que por eso estoy frente a mi alma gemela.
Tras atar mis botas camino hacia la puerta, deteniéndome bajo el marco para esperar a que mi vikinga viniera, en ese instante ensancho la sonrisa, son sus palabras las que delatan que no soy el único que la necesita en mi vida, parece ceder a que conozca su mundo y también mejor a ella.
-¿y por que iba a mentirte? -susurré apoyando la espalda en el marco para mirarla, tiré mi mano hasta atrapar su cintura, su cuerpo perfecto quedó anclado nuevamente contra mi.
-Quiero ir al norte, que me enseñes lo que eres y porque tu corazón se detuvo aunque a diferencia de mi, sigues respirando.

Mi aliento penetró entre sus labios, la miré con la mirada turbia, el deseo por esa mujer no conocía parangón. Mis dedos se hundieron en los cortos mechones de su nuca para devorar su boca, paladeé su sabor aun férreo solo separándome de esta para poder decir algo importante.
-cojamos un pasaje para mañana o pasado, viajemos al norte, nada nos ata a París en este momento. ¿que me dices?

Me empujó del pecho, mi camisa se arrugaba entre sus dedos y de nuevo nuestras bocas colisionaron como respuesta única a mi propuesta nada descabellada.
Envolví con mi lengua la ajena, sin aflojar ni por un instante la fricción de nuestros cuerpos.
Cuando la conocí, apenas hacia unos días, ella no podía sentir el tacto de otro cuerpo acariciando el suyo, no podía soportar la cercanía con un hombre, hoy me buscaba con ardor, era llamas y yo el combustible que encendía sus fraguas.
-No iremos a cazar si sigues moviendo tu pelvis contra mi verga vikinga -aseguré mordiendo su labios inferior.

Ella se reía, podía notar mi dureza y eso que acabábamos de hacerlo en la cocina, al parecer se apiadó de mi hambre y tiró de mi para que nos fuéramos de caza.
Bajamos a la bulliciosa calle central de París, mi piso era bastante céntrico, así quedaba lejos de las zonas de caza y era mas difícil nadie me relacionara.
Coloqué mi rosario en el cuello, odiaba arrancar vida por mantener yo la mía, por eso intentaba dar caza a depredadores, gente que no merecía seguir sobre la faz de la tierra y aun así, jugar a ser dios me pasaría factura.

Caminamos hacia el puerto, a estas horas había mucho trapicheo de armas, esclavos y otros tantos negocios oscuros.
Los muelles estaba casi vacíos, no era hasta un par de horas antes del amanecer que los marineros llegaban para preparar sus barcazas para faenar un nuevo día.
Olía a salitre, pescado y silencio, solo rotó por las voces de tres hombres un par de cuadras mas allá...









Spoiler:
Ilhan y Skadi:

video:

avatar
Ilhan Baudin
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 37
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 19/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Skadi Rendahl el Vie Feb 23, 2018 11:11 pm

Me mantuve en silencio después de pensar en arrancarle el corazón en caso de que me estuviera mintiendo. Mi respiración estaba agitada, acababa de invitarlo no solo al norte, si no a conocer de mí, algo que no me creí capaz de hacer con nadie… con nadie… Incluso mucho antes de que todo se desatara… había algo que me impedía invitar a alguien a conocerme…

Cerraba los puños aguardando a que me respondiera, viéndolo caminar hasta detenerse en el marco de la puerta. Me tomó de la cintura acercándome a él, respondiéndome que no tenía razón para mentirme y que quería que le enseñara quien era.

-Nunca he llevado a alguien a conocerme…-
Por primera vez… sentía el impulso. Me detuve a mirarlo por un instante, sus ojos volvían a adquirir la tonalidad de la sangre. Lo miré con los ojos oscurecidos de deseo y por una vez inesperada, algo ha de haberse podido percibir en mi rostro más allá de la sombra, algo de la Skadi del presente, sin máscaras. Algo que nadie veía… al menos no desde que comencé a ser lo que era, se mantenía oculto…

Sus dedos en mi nuca me acercaron a su boca, cerré mis dedos en su negro pelo, mareada, intercambiando aún el sabor de su vitae, respondiendo a las embestidas profundas de su lengua entre mis labios.

Algo me dijo al separarnos para tomar aire, que comprara un boleto. -Mañana…-   fue todo lo que dije tomándolo de las solapas, mi piel ardió al tocarse nuestros cuerpos. Nuestras bocas volvieron a encontrarse con anhelo salvaje, con ansias, mis caderas se movieron contra las suyas, mi lengua se adentraba en él con impaciencia. Había algo con respecto al ángel negro que me inquietaba… y sin embargo, me veía compelida a desear más.

Sonreí cuando habló de que de seguir así no saldríamos, rompiendo mi costumbre las sonrisas salían espontáneas… Negué con la cabeza y tiré de él para que abandonásemos el marco y cerrásemos la puerta detrás nuestro.

Emprendimos la marcha por las calles de la ciudad, lo vi ponerse el rosario alrededor del cuello, fue una breve acción, tan solo que hiciera eso… me hizo reflexionar mientras caminábamos. Recordé la noche en la que lo conocí, las plegarias que escapaban de sus labios susurradas sobre la arena…

¿Tenía derecho realmente la sombra a pedirle al ángel negro que fuese conmigo?

Suspiré, sintiendo el olor a salitre que llegaba hasta mi rostro con la tenue brisa del anochecer, por primera vez no le presté atención a la luna, ni percibí sus gotas de sangre, ni escuché susurros… Podíamos escuchar unas cuantas voces en la distancia.

Llevé mi dedo a mis labios indicándole que guardásemos silencio. Nos desplazamos sin perturbar ni siquiera el aire a nuestro alrededor. Él era silencioso por su naturaleza, yo, lo había aprendido.

El rosario brillaba en su cuello bajo los haces de plata contrastando con sus invisibles alas negras.
 
Antes de que continuásemos lo tomé del brazo. -Ilhan…- Lo miré en silencio tan solo roto por nuestras respiraciones. No sé bien por qué lo hice, es solo que… ese rosario… sus plegarias… Negué con la cabeza, él necesitaba alimentarse…

Solté su brazo y le indiqué con un silencioso gesto que los hombres estaban tan solo a unos pasos de distancia.




Dark angel:



Stained by blood:

Ilhan y Skadi:

double-edged sword:
avatar
Skadi Rendahl
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 73
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Ilhan Baudin el Dom Feb 25, 2018 12:25 pm

La hija del dios del caos me detuvo por un instante del brazo, como si buscara algo o quizás una petición que se extinguió en sus labios pues nuca fue pronunciada en alto. Así de nuevo emprendimos camino hacia el callejón donde los tres tipos nos esperaban, no me gustaba jugar a ser dios, mas la vitae me llamaba, hambriento no pensaba con claridad y pronto mis ojos adquirieron un peligroso tono escarlata que delato la sed que me embriagaba.

Mis pasos sonaron huecos retumbando en aquel muelle y silenciando las voces de los tipos que necesitaban clandestinidad para llevar a cabo sus negocios. Mi mirada se perdió por un instante en la de la vikinga. Como aceros  dispuestos a chirriar y derramar sangre se encontraron.
Las tres victimas nos salieron al paso, mis plagarías sonaron claras en el lugar de los hechos de donde nunca mas saldrían esos incautos.
No eran buena gente, solo calaña, pero hasta ellos tenían hijos, mujer o madre que los llorase y sin embargo jamas a sus brazos volverían, pues para yo seguir en pie tenia que tumbar a otros de por vida.

Mis fauces se abrieron, el miedo quedó irracionalmente reflejado en los orbes de mis adversarios y antes de que pudiera correr, mi mano alcanzo el cuello de uno que se detuvo en seco. Ladeando su cabeza mis colmillos como agujas hicieron el resto.
Lo devoré con bruscos tirones que vaciaron su cuerpo cada vez mas frio hasta que el corazón se detuvo por completo.

Desaforado por la sangre que corría violenta por mis venas enloqueciendome cargué contra el segundo, hambriento, nada podía pararme, el frenesí me convertía en un dios o en un demonio y matar en el monstruo que era y por el que perdí el paraíso.
Todo pasó deprisa y cuando quise darme cuenta los cadáveres yacían en el suelo y por mis labios fluían ríos carmesí delatando mi condición de bestia.

Avergonzado por mis actos llevé mi mano al rosario, deslicé por mis dedos las borlas en una precaria nunca escuchada por mi dios hasta que ella se situó frente a mi para acariciar mi rostro viendo en el el reflejo de la mas cruda realidad y de la frustración.
Ella podía tener a Loqui como dios, había asumido ser su sierva ¿tendría yo que servir a Satan para estar en paz con mi condición?

Mi imagen era deplorable, lo sabia y no quería ver rastro de pena en los ojos foráneos que fijos observaban mis escarlata como si nada mas existiera en este instante.



Spoiler:
Ilhan y Skadi:

video:

avatar
Ilhan Baudin
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 37
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 19/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Skadi Rendahl el Vie Mar 23, 2018 12:49 am

El ángel negro inició la cacería en medio de la oscura noche frente a mis ojos. Sus movimientos fueron raudos en el momento en el que pisamos el callejón, tan certeros que de las gargantas de las víctimas no logró salir ni siquiera un grito. Observé con intensidad como se alimentaba, la forma en que se aferraba a los cuellos arrebatando crudamente la vitae para con la muerte ajena perpetuar su vida.

El terror había quedado marcado en los tres hombres, vislumbrado en los ojos vacíos que con su muerte repentina fueron cayendo uno a uno sobre el suelo, miserables cascarones de lo que hasta ahora fueron... así terminaba su reinado breve de corrupción en Paris.

Todo transcurrió a tal velocidad que fue únicamente el filo de mi acero el que recorrió los cadáveres mientras la punta de mi bota movía los cuerpos, asegurándome así de que yacieran completamente inertes.

Desvié mi mirada hacia mi acompañante, hilos de sangre resbalaban por los lados de su boca, sus ojos completamente enrojecidos. Agachó el rostro y bajo la luz de la luna le vi tocar con sus dedos las borlas de su rosario. Me acerqué a él, impulsada por esos dedos que las recorrían una a una y que me hablaban de lo que sentía con más claridad que mil palabras.

Alcé mi índice, con el recorrí su cuello y acaricié su mejilla, rozar su fría piel fue como sentirme acariciada por el invierno, como si encontrarle a él fuera lo mismo que llevarme de vuelta a mi hogar para que el viento helado que solía rozarme al correr en el de niña se volviese tangible rozándome después de tantos años lejos. 

Él me miró fijamente antes de que acercara mis labios a esos hilos de sangre ajena, repasándolos suavemente con mi lengua antes de besar las comisuras de su boca y que mis manos cayesen sobre su espalda. Mis dedos se posaron en ella, casi sintiendo esas alas, como si se materializaran para permitirme hundir mis dedos en ellas, hechas de gruesas y suaves plumas negras, eran hermosas, inigualables, provenientes de la misma noche a la que yo pertenecía.

Sin saber por qué alcé mi mano y la apoyé en su cuello, sin dejar de mirar esos escarlatas en los que leía el desasosiego. Me percaté de que la elección superaba toda moral si se trataba de elegir entre que él permaneciese con vida o que otros perecieran…

Me moví pegada a su cuerpo acercándolo a la pared, a mi mente acudieron otra vez recuerdos, retazos, manifestándose en sonidos de gritos, de sentencias injustas, en imágenes de separaciones irrevocables, y en la sangre de los míos, en mi propia muerte y en el filo de mi espada… Por primera vez en años avancé hacia alguien… esta misma noche mis pasos me habían llevado de vuelta a él… como lo hacían ahora nuevamente en el callejón.

Profundamente, desesperadamente busqué su boca, las palabras se me escapaban, presas aún de los despertares que al conocerle yo misma encarcelaba una y otra vez, porque estaba defectuosa, porque no sabía que era aquello, porque la parca estaba vacía. 

En su lugar, mi lengua le buscó ávida en su boca, confesándole que me valía un bledo que acabara con media población de París si eso le mantenía a él en pie. Mis dedos ansiosos tiraron del borde de su pantalón mientras mi otra mano alzó mi falda deseosa de él, ahora más que nunca.  

Él fue todo lo que miré en ese momento y él era quien me atraía… todo lo demás podía enfriarse en Hel o quemarse en el infierno en el que creía.




Dark angel:



Stained by blood:

Ilhan y Skadi:

double-edged sword:
avatar
Skadi Rendahl
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 73
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Ilhan Baudin el Vie Mar 23, 2018 9:03 am

Mis dedos se paseaban por las borlas en aquella imagen patética de un hombre que se debatía con el monstruo que en su interior le carcomía. Pude ver en los pozos de la vikinga la oscuridad que en mi anidaba, no me temía, mas bien parecía comprender mi desasosiego, el porque el dolor me atenazaba con cada victima cobrada, pues no encontraba redención en las borlas, hacía demasiado que Dios había dejado que escuchar mis plegarias.

Sus dedos se deslizaron por mi cuello y por unos momentos simplemente nos admiramos en silencio, ante ella un ángel negro con las alas desplegadas, la sangre resbalaba por mis labios delatando que estaba muerto, que mi corazón no latía y mi piel fría se lo decía.
Cerré un instante los ojos entreabriendo los labios al sentir como su mano en mi pecho me impulsaba con sutileza hacia la rugosa pared del callejón, gruñí cuando su boca, hambrienta, salvaje, limpio mis labios con su lengua.
La mía emergió de las profundidades de mi boca y fuera tentó a la ajena a una gesta desmedida, recorrí su cavidad paladeando le sabor ferroso mientras mis manos surcaban el cuerpo cálido de la parca.

El rosario impacto contra el húmedo suelo rojizo, como si ahora mismo ella fuera mi credo y solo en ese encuentro de bocas, de silencios y de jadeos pudiera encontrar alguien que escuchara mi pesar.
Yo tenia que matar para mantenerme en pie y ahora mismo enviaría a la mierda el mundo porque solo podía pensar en la mano de Skadi deslizándose por mi abdomen que se contraía por el roce de sus dedos.

Peleó con mi cinturón sin dejar de confesar la penitencia de mis labios, en su altar me perdí lamiendo sus dientes, mordiendo y succionando su lengua.
Liberada mi verga emergió como un kraken dispuesto como yo a devorar todo a su paso, poco o nada entendida de la cultura de la rubia que me desafiaba con la falda subida, pero el Ragnarok se acercaba cando con la diestra tomé el tronco de mi verga y con la izquierda la giré con rudeza para estamparla contra la pared.

Por encima del hombro me miró con los labios entreabiertos, jadeando, con esa mirada turbia que me exigía ser tomada, ya llegaría la hora de la penitencia, ahora mismo solo eramos ángeles oscuros que arden en el infierno de un callejón con la muerte bailando a nuestro alrededor.
Mi punta se paseo por su raja, mojándose de los fluidos de la vikinga que enredando sus dedos en mi pelo me atrajo contra si par morder mis labios, volviendo a batallar las sierpes entre las dos cavidades.

Corneé con fuerza adentrándome en su abismo, gruñí entrado y saliendo, dejando mi hombría unos segundos dentro para que notara lo excitado que estaba, la envergadura que entre sus piernas alcanzaba.
-Te deseo Skadi, estoy perdido, no puedes dejarme -pedí llevando mis manos a sus dos elevadas montañas mientras me movía como un salvaje dentro de ella dando rudas estocadas.
No quería terminar todavía, me estaba volviendo completamente loco.
-Skadi, chupamela -susurré mordiendo sus labios engrosados -quiero mas de esto.
No quería pensar, ella era mi droga, lo descubrí en cuanto me perdí en esa piel forjada por la batalla.



Spoiler:
Ilhan y Skadi:

video:

avatar
Ilhan Baudin
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 37
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 19/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Skadi Rendahl el Jue Abr 19, 2018 1:21 pm

Lo había empujado contra la pared, inmersa en él, imágenes de acontecimientos en mi mente me hablaban a gritos acerca de quien yo era, los cadáveres en el callejón eran exánimes testigos de quien él era, pero en ese momento no me importaba la contemplación de las almas perdidas bajo su yugo o bajo el mío, ni que fuésemos dos asesinos... Me valía todo un bledo, solo me importaba el sabor a sangre que aún compartía conmigo desde el interior de su boca, mientras yo la repasaba con ansias, dejando un rastro húmedo y ardiente en su labio inferior, mordiéndoselo para engrosarlo antes de empeñarme en devorarle los labios, en volver más profunda la batalla de nuestras lenguas mientras me apretaba más contra él.  

Mi mano en su pantalón buscaba su cremallera, el beso profundo se tornaba tan frenético como los movimientos de mis dedos que al deslizarse sobre los músculos de su vientre le sentían contraerse produciendo el mismo efecto en el mío. Quería hacerle ver lo que yo veía cuando le observaba de frente, sin detenerme a pensar en el por qué de esa súbita desesperación que me orillaba hacia él.

Mi mano se deslizó por debajo de su pantalón, cerrando mis dedos alrededor de su virilidad dura, al deslizarse por su longitud sentí su cuerpo tensarse y su falo crecer entre mis dedos. Mi mirada se oscureció al ver la punta brillante y roja que se erguía como una torre acrecentando aún más mi deseo de él.

Me giró con un raudo movimiento pegándome a la pared arrancándome un brusco jadeo al haberme despojado de la posibilidad de tocarle.

Perdí momentáneamente la respiración al sentir su miembro rozándome al situarse entre mis glúteos, tentando a mi sexo y abrí más las piernas, deslizándome hacia arriba y hacia abajo contra la punta de su virilidad para envainarle con mi excitado y húmedo calor, haciéndole gruñir con esa provocación que tan solo marcaba el inicio, que se apretaba contra él para que mi intimidad mojada envolviese su capullo entre los labios resbaladizos que le facilitaban la entrada a mi sexo. 

Solté un gemido ronco cuando rebelándose me la metió hasta el fondo con una estocada contundente, llegando muy adentro. Por unos segundos sentí mis piernas flojear mareada por la sensación, mi intimidad se contrajo en espasmos alrededor de su dureza, atrayéndola y succionándola para que alcanzara lo más profundo. Me frotó vigorosamente sobre estimulando cada uno de mis nervios internos que se encendieron prendidos en fuego al ensancharse su acero en mi interior, arraigándose a lo más profundo de forma salvaje una y otra vez. 

Tiré de su pelo para atraer su rostro hacia mi e invadí su boca, colándome adentro y devorándola al acariciarnos las lenguas. Le sentía salir cuando mi sexo le apretaba, lanzándome a un abismo profundo, y volver a enterrarse en mi logrando que ascendiese sosteniéndome de él.

Por un momento no supe quien era yo ni adonde iba, y tan solo me dejaba llevar por la sensación que me llenaba al tenerle  adentro, al atravesarme con sus salvajes acometidas una y otra vez, quemándome con sus manos que al cubrir mis pechos lograban que mis pezones se sintiesen adoloridos. 

Todo desaparecía, dejándome en una situación desconocida, despertando algo en mi interior que toda mi vida había estado latente y que aún no reconocía del todo al pedirme que no le dejara.

Mi sexo le apretó en protesta y ansiedad por lo que me pedía. Sintiéndole húmedo por mi como yo lo estaba por él, me movía produciendo una fricción placentera y dolorosa que no solo nos afectaba físicamente, arrasando toda cordura que aún pudiéramos conservar. 

Le dejé salir de mi interior y giré para mirarlo, me mordí el labio dejando que la sangre brotara, pase mi lengua sobre este y me acerqué a su boca y lo besé despacio, dejando que nos fundiéramos en el sabor de mi sangre de forma intensa y profunda antes de dejarme caer de rodillas.

Por unos instantes al hundir mi rostro entre sus piernas tan solo me dejé embriagar por el olor de su sexo. Tomé su excitación en mis manos, notando las pequeñas gotas que me invitaban y las recorrí con la lengua, saboreándolas y desprendiéndolas para ponérsela dura, aún más, como una roca.  

Al sentirle mover sus caderas, la agarré por la base, deslizando mi mano sobre ella, estimulé con mi lengua su parte sensible, la cubrí con mi aliento y abrí la boca para que la penetrara. La succioné, al tiempo que sus manos viajaban hacia mi cabeza para enterrarme más. Me la metí hasta el fondo de la garganta arrancándole un gemido y se la chupé de arriba abajo con lascivia y con el deseo desatado que compartíamos en este instante.

La acaricié con la mano, me entretuve en presionarla con la lengua y con los dedos en ese punto especial que le arrancaba jadeos hasta notarla hincharse, y mis piernas se humedecieron de nuevo. Otra vez sentí esa urgencia, ese apremio que podía fácilmente perderse en la locura y que me apremiaba a hacerle gemir, que me orillaba a tomarlo todo, a castigarle y a absorberle, como si en ello se me fuera la vida, con el callejón desmoronándose a nuestro alrededor. Porque aunque me perdiera en palabras calladas, también me perdía en él, le deseaba, así como era, salpicado de sangre. 




Dark angel:



Stained by blood:

Ilhan y Skadi:

double-edged sword:
avatar
Skadi Rendahl
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 73
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Ilhan Baudin el Vie Abr 20, 2018 6:28 am

Skadí mordió su labio inferior sin despegar sus dos tormentas de mis ojos, veía en ellas al mismo Thor golpeando con su martillo y la sangre pronto marco el destino manchando sus belfos de ríos carmesí. Mi boca colisionó contra la suya, como una afilado sable lo enterré en su húmeda y dulce cavidad ferrosa de la que me embebí con un beso húmedo, emborrachándome de ella.
Mis manos treparon a sus nalgas aproximandola mas a mi, pegando mi verga alzada, dura como una piedra que se hundía bañada en esencia contra su vientre. Ella parecía dispuesta a mostrarme que si yo no tenía redención, tampoco ella y así cayo de rodillas en el callejón acariciando con su cálido aliento la punta de mi bastón.

Empujé mi glande contra sus carnosos que no dudaron en abrirse y como una boa engulló mi verga por completo, acompasando mis movimientos con su lengua que relamía el sabor a sexo. Caliente como estaba enterré mi sable con fuerza con un movimiento pendular que me hizo gemir de placer. Mis ojos tan rojos como el mismo fuego buscaron a esa mujer representaba en cada momento el infierno.

Mis dedos se enredaron en su cabello dorado, follaba su boca con un hambre inusitado y las alas negras como el carbón se abrieron abrazando a mi pequeña diosa del norte, una valquiria que había bajado a salvar al guerrero de la perdición de su alma.
El rosario había caído al suelo con un pequeño tintineo, la sangre que bañaba mi cuerpo también mojaba el suelo y sus borlas y mi mirada mientras disfrutaba de la mamada observo como el pecado me consumía y yo lo aceptaba.

A punto de explotar, de correrme en su cavidad empujé con mas fuerza su nuca produciendole unas arcas que estrangularon mi verga y que me causaron mas placer de lo que pensaba. Se apartó llevando su diestra para apartar la saliva que prendía de mi glande hasta sus labios y sin pensarlo sonrió lasciva caliente por la necesidad que sentía de ser tomada.
Una salto y se enredó a mi cintura como la hiedra, fue mi verga la que se incrusto en ella con una estocada certera y ambos perdidos en el calor de nuestros cuerpos con la sangre como testigo frotamos nuestros con cada empotre de mis caderas.

Gruñíamos contra los labios del otro, mordiéndolos, lamiéndolos, saboreando la muerte de un callejón destrozado. Ambos pagábamos penitencia, pero su cuerpo se había convertido en un bálsamo para mi alma, mis entrañas estaban partidas, durante demasiado tiempo la muerte fue mi meta y ahora, contra sus labios, empujando con fuerza completamente hundido en ella tenia una razón para continuar en pie.

Me sacudí en su interior, escupiendo mi leche en ella, bañándola de mi esencia mientras mis caderas seguían empujando y mis glúteos se endurecían.
La pared nos sirvió de cobijo, nos besamos despacio, clamando nuestras respiraciones completamente idos por el clímax.








Spoiler:
Ilhan y Skadi:

video:

avatar
Ilhan Baudin
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 37
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 19/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Skadi Rendahl el Dom Mayo 13, 2018 4:29 am

Esa sensación de apremio incontrolable, esa desesperación absoluta que dirigía hacia él, la volqué en cada uno de mis sentidos, concentrándolos todos en lo que le hacía. Le estaba chupando la verga y metérmela de lleno en mi boca hacía que mis ojos brillaran al mantenerlos fijos en sus carmesí. Le pasaba la lengua por la punta que seguía roja y tremendamente hinchada y le escuché gruñir desde lo más profundo, haciendo reverberar su pecho roncamente. 

El sonido erótico de su satisfacción, sus alas goteando la sangre que podía oler a mi alrededor, las caricias de ambas posándose sobre mi cuerpo en sincronía con la oscura pasión que encontrábamos en medio de la muerte en el callejón, acentuaba mi excitación. Con sus manos apoyadas en mi pelo, tiraba de mi mientras me follaba la boca de forma salvaje. Aumenté la fuerza de mis succiones y me la volví a meter entera, casi atragantándome por lo gruesa que era y por lo adentro que me la metió, provocándome arcadas mientras le escuchaba rugir desde lo más profundo.
 
Eché mi cabeza hacia atrás y sacó su falo goteante por mi saliva, mis ojos oscurecidos de deseo no vieron nada más que a él. Oscuro, hermoso... no tardé en saltar para enredarme en su cuerpo, separando mis piernas, deseosa de que me diera tanto como pudiera soportar, de que enterrara en mi carne hasta el último centímetro de su erección para que sus embestidas nos llevaran a los dos al olvido, hasta quebrarnos y hacernos quemar las entrañas en llamas ardientes.

Hundí mis dedos en su melena oscura y la agarré con fuerza mientras comenzaba a empotrarme contra la pared, enterrándomela hasta el fondo, mientras mi pelvis le respondía poniendo todo su empeño en ello. Su miembro grueso y duro se clavaba en mi como una espada de acero vikingo, entraba afilada y cada vez que lo hacía mis músculos le aferraban deseando que los cortara a todos, que no se marchara nunca, solo sentía esa apremiante necesidad de tenerle. 

Con cada nueva corneada me inclinaba para recibirlo, aceptándole en mi, deseosa de más de él. El deseo martilleaba en mis venas como el más profundo golpe del martillo de Thor, se manifestaba en fuego líquido, en el calor de las llamas corriendo bajo mi piel cada vez que sus embestidas le introducían en mi coño caliente y mojado chocando una y otra vez con mi vello púbico hasta desaparecer.

Nuestras bocas se devoraron ardientes, afanosas, pasé mis dientes por su cuello y le lamí la vena. El deseo de hacerle brotar la sangre me invadió con fuerza desgarradora pero me contuve y en su lugar le apreté la clavícula marcándole la piel. Quería llegar hasta el final sin abotargar ni uno solo de mis sentidos, quería asegurarme de que completamente consciente aquella fuerza vital que salía de lo más profundo seguía orillándome hacia él.

Y quería que me lo hiciera más fuerte. Él me apretaba los pechos con una de sus manos y mis pezones pulsaban enfebrecidos. Me arqueé hasta que me penetró con más fuerza quebrándome por dentro. 

Corriéndonos nos deshicimos las entrañas y así se redujo a miles de fragmentos el espejo de mi pasado, dejándome en la neblina del presente, con los infinitos fragmentos flotando a mi alrededor, indecisos, suspendidos flotaban sin decidirse a esparcirse en el espacio oscuro en el que se daban cobijo dos seres que tiempo atrás habían muerto.

Su cuerpo duro y fuerte convulsionó en mi y se sacudió en mi interior, llenándome de un chorro cálido de simiente. Aún se escuchaba el sonido de nuestros sexos al chocar, él aún empujaba y me besaba despacio, y yo estaba en un lugar al que nunca fui.

Hundí en el mis oscuras orbes, mis manos se sentían tensas, como pesadas rocas que batallaban consigo mismas antes de alzarse para alcanzar sus mejillas. Mi realidad era el odio pero él me llevaba a la cuerda floja. Tenía un deseo irrefrenable de liberarle de sus cargas, de la pesadumbre que había visto arder en su mirada roja, de que se viera así mismo como la maravilla que veía yo ahora.

Estaba llena de fantasmas, destruía todo a mi alrededor y él… No dejaba de ver sus escarlatas. Estaba muerta y no quería contaminarlo. 

Pero era una maraña de contradicciones en un callejón derruido y acababa de follar con él como si mi cordura dependiera de ello. Peor aún, el deseo aún me quemaba las venas y estaba congelada en el momento.

Ni siquiera se movían mis piernas, aunque mi pulgar se deslizaba por sus labios, estaban hinchados y pulsaban.

Me moví para buscar mi espada, la había dejado a un lado nuestro. La alcé antes de girar hacia él en la oscuridad que aún nos envolvía. Todo se fundió en un instante, en esos segundos en los que le miré fijamente, aunque bien hubieran podido parecer una eternidad. 

Me había dicho que no podía dejarlo y me percaté de que quería abandonar las ruinas que nos rodeaban con él. -¿Nos vamos?-




Dark angel:



Stained by blood:

Ilhan y Skadi:

double-edged sword:
avatar
Skadi Rendahl
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 73
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Ilhan Baudin el Dom Mayo 13, 2018 8:34 am

Nuestras miradas se encontraron tras la tempestad llegó la calma y nuestro aliento se acarició tímido tras la batalla.
Me pidió que saliéramos de aquel callejón plagado de destrucción, en aquel entonces, el reloj de arena corría en nuestra contra sin parar y supe en ese instante que ella podía ser mi salvación o mi condena por igual.
La necesitaba porque hasta ella mi único afán era dar muerte a mi sire y después dejar que los rayos del sol me acariciaran hasta devolverme al polvo del que una vez fui, mas ahora unas ganas de vivir renovadas me invadían y ella era sin duda el motivo.

El viaje estaba planeado, embarcaríamos rumbo a sus tierras, aseguraba querer enseñarme aquel lugar lleno de mitos y leyendas, me agaché para recoger el rosario con mi diestra y goteando sangre se escurrió entre mis dedos mientras ambos caminábamos de la mano hacia fuera.
-Si amas el norte ¿que te ha llevado a quedarte en estas tierras? -pregunté queriendo saber mas de ella.

Descansamos unos días en casa, días en los que no eramos muy diferentes a cualquier otra pareja, eso si, hicimos vida nocturna plagada de risas, confesiones e historias.
El día del viaje llegó con todo dispuesto nos presentamos en puerto, el olor a salitre inundaba mis fosas nasales y el viento mecía ligeramente nuestro cabello.
Nos miramos fijamente, no llevábamos demasiado equipaje, apenas un petate con ropa de muda y eso si, las armas que con nosotros convivían.

El barco emprendería viaje caída la noche, asi que el camarote estaba dispuesto para nosotros y durante el día tendría que pasar allí todo el tiempo sin ser molestado, por surte estaba previsto llegar en una semana cuando la luna coronar el cielo así que en principio no supondría ningún problema mi estancia.
Eso si, tenia que alimentarme y no precisamente de los que habían embarcado o delataría mi condición con el primer asesinato as que Skadi tendría que servirme de alimento por esa semana, algo que nos debilitaría pues no podía tomar de ella lo necesario o la mataría.

Me dejé caer sobre el lecho con una picara sonrisa, mi brazo rodeó su cintura arrastrándola conmigo mientras ambos nos reíamos sin parar jugando a quedar uno sobre el otro dando vueltas por encima del cochon.
-¿Por fin voy a conocer a ese tal Höor? -pregunté rozando sus labios, mi aliento penetraba en estos hambriento – le diré que soy tu novio -bromeé perfilando con mi lengua sus carnosos.



Spoiler:
Ilhan y Skadi:

video:

avatar
Ilhan Baudin
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 37
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 19/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Skadi Rendahl el Lun Jun 11, 2018 12:10 am

Después de aquella noche en el callejón permanecí en su buhardilla, pasé las noches con él, noches en las que por primera vez en años no dormía sola. Era extraño, no pasar el tiempo libre en mi propia compañía, que hubiese alguien más en el espacio en el que descansaba, estaba acostumbrada a lo contrario. Hasta el presente había rehuido la presencia de alguien más a toda costa.

En ocasiones me despertaba y me marchaba a la cocina a preparar algo para mi y embebida en ello no le veía hasta que un sexto sentido me orillaba a alzar la cabeza y sorprenderle inclinado sobre el marco de la puerta de la habitación, observándome en silencio antes de ladear la sonrisa.

Parecía que me iba adaptando a esa nueva manera de pasar mis días, junto a él. A diario me dirigía al alfeizar de su ventana a mirar la ciudad mientras él dormía y observaba el trajín de los peatones, las luces de una ciudad que debería parecerme completamente ajena, y sin embargo en esa buhardilla sentía serenidad mientras tomaba lentamente una copa de una de las botellas de licor que había colocado en sus despensas. Luego volvía a presentir esa mirada y al observarle ya despierto sentía un cosquilleo debajo de mi piel, terminaba de apurar el líquido de mi vaso con un trago muy largo y me ponía de pie para saludarlo y acercarme a él.

Así transcurrieron los días hasta la fecha de la partida. De pie en el puerto mientras esperábamos el momento para poner pie en el barco era difícil precisar exactamente que sentía al volver al norte. Con las manos cruzadas sobre mi pecho observaba las aguas mientras nos alcanzaba el olor del salitre y al desviar mi mirada me topé con la de él. Nos miramos, apenas había luz más que la de la luna y un farol a unos pasos de distancia, sus pardos brillaban como carbones encendidos, los míos le observaban con peculiar intensidad.

De repente me preguntaba que veía él exactamente en mi cuando en diversas ocasiones nos admirábamos en silencio. ¿Qué había para ver en alguien como yo?

Una voz llamó a los pasajeros y nos avisó que podíamos dirigirnos al barco, sacándome de esas elucubraciones.

Dejé caer mi petate sobre el suelo del camarote, a la par del suyo. No vi mucho porque alargó el brazo y tomándome de la cintura me hizo caer junto a él. Por un momento tan solo dimos vueltas el uno sobre el otro, su risa alegre hizo eco con la mía mientras al rodar mi cabello se despeinaba y caía sobre mi rostro ya que me empeñaba en no dejarme vencer. Aquella que reía no era del todo la sombra, ni sabía exactamente cuál versión de mi era, no creía conocerla del todo, era nueva.

Me venció unos segundos, permaneciendo arriba de mí. Apenas un par de centímetros de aire nos separaba, su gélido aliento se encontraba a medio palmo de mi rostro. Descendió ligeramente, su pecho tocó el mío y mis ojos se oscurecieron por el deseo que fluyó en mí, zumbando en mis venas.

De repente de la nada mencionó a Höor y añadió que iba a decirle que era mi novio. Dejé salir el aire despacio mientras entornaba los ojos, por su tono de voz sabía que era una broma.

Giré para quedar sobre él y vencerle unos segundos antes de dejarme caer a un lado suyo sobre la cama y entorné los ojos en silencio, era como si me hubiera noqueado.

-No tengo idea de si le veré.- dije con tono neutro, refiriéndome a Höor, aunque era la última parte de su frase la que daba vueltas en mi mente. Hubo un momento de silencio en el cual respiré profundamente, mis pensamientos se perdían en el norte, en las tierras a las que nos dirigíamos, por un momento ya no estaba allí si no en mi pasado, con mi familia, tomando la cena con ellos sentados a la mesa en Vest-Agder.

Cerré los ojos con fuerza antes de volverlos a abrir y giré sobre un costado para verle a él. Lo miré fijamente, él me había preguntado hace noches por qué me quedé en París cuando pude haber regresado antes… y de repente tenía la sensación de que iba a echar de menos su buhardilla.

Me acerqué, le rodeé el cuello con los brazos y le atraje hacia mí para sentir el alivio de su temperatura gélida. -No sé si has hecho bien en acompañarme...- Llegué hasta su cuello, pasé la punta de mi lengua sobre su piel, oscureciéndose mis ojos. Abrí mi boca y presioné con la suficiente fuerza como para que su carne cediera, en recompensa vi unas gotas de líquido carmesí, por lo que me pegué completamente a él, lamiendo y succionando.




Dark angel:



Stained by blood:

Ilhan y Skadi:

double-edged sword:
avatar
Skadi Rendahl
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 73
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de lobos (Skadi)(+18)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.