Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» ¡Varias jarras para verte mejor! (privado)
Hoy a las 7:24 am por Sköll Dasan

» Moon Rising ~ Privado
Hoy a las 6:53 am por Bernard Favre

» Once In December ~ Privado
Hoy a las 6:36 am por Tahirah Zahir

» ¡Otra maldita pesadilla!
Hoy a las 5:25 am por Gilmore

» CIERRE DE TEMAS
Hoy a las 5:09 am por Wenkyel Enhydra

» El placer es tuyo (privado)
Hoy a las 5:05 am por Orión Cannif

» Registro de Avatar [OBLIGATORIO]
Hoy a las 4:30 am por Belcebú

» Registro de Nombre [OBLIGATORIO]
Hoy a las 4:00 am por Belcebú

» Witch notes
Hoy a las 2:26 am por Elysande Mounier



Carolina, trátame bien |Privado|

Ir abajo

Carolina, trátame bien |Privado|

Mensaje por Thibault "Black Blood" el Dom Abr 30, 2017 7:20 pm

Luchas clandestinas; sangre, penes y arena. Sólo que la arena quedaba un poco lejos de aquellos suburbios de la ciudad, por lo demás era todo bastante gráfico hasta cierto punto; que a ese maldito desvergonzado le gustaba usar la palabra 'pene' y ya está.

Los motivos aumentaban en una noche como aquélla, que irónicamente tenía a tiro a tantas personas a las que escandalizar, incluso si habían acabado voluntariamente en el París subterráneo y claustrofóbico de las peleas ilegales. No resultaba extraño que se trataran de unos ambientes especialmente entretenidos para la gente del mar, más todavía si dicha gente vivía de pelearse con infinidad de cosas, físicas en cuantiosas ocasiones. Hasta si eran unos jodidos piratas, Thibault trataba de no promover especialmente el vicio más allá de la cubierta del Skyfall, a pesar de que lo que hicieran en su tiempo libre le importara tres pares de cojones siempre que cumplieran su función como tripulantes. Y efectivamente, aquella vez él mismo había acabado también en el lugar de los hechos, tan dispuesto a participar en la ludopatía como en el propio ring… Si podía llamársele así a los pobres huecos que la marabunta de cuerpos allí reunida dejaba libres.

Gritos de rabia y ánimo, sudor en cada puñetera esquina de la arquitectura de la finca y de la carne enlatada en semejante fanatismo, con todo ese torbellino mezclado y agitado en un solo espacio, la presencia de señoritos y señoritas se hacía el doble de curiosa. Según parecía, ese día habían venido directos de la última ópera celebrada allá arriba en la civilización, donde se infiltraban algunos organizadores de clase alta y se servían del boca a boca para alimentar su negocio a través de las billeteras más sebosas de la sociedad gabacha. Thibault no reparaba especialmente en ellos a menos que los interceptara durante alguno de sus clásicos paseos de reconocimiento del perímetro, acabando finalmente en la distancia perfecta entre la andrajosa barra de alcohol y el centro de la nueva zurra. Todo repleto en su mayoría de locos que pisaban hasta las mesas y vitoreaban o insultaban en base a sus apuestas. Todos menos él, que ni siquiera prestaba atención al desgraciado por el que había arriesgado calderilla y se llevaba sus tragos de ron al estómago con una calma casi obscena. Aunque lo de casi se perdió absolutamente cuando la divisó a ella.

Apenas había empezado a juzgar su figura de espaldas cuando el clamor de la pelea cambió de dirección y la susodicha se vio obligada a darse la vuelta y encontrarse cara a cara con aquel viejo amigo del Diablo sabe cuánto tiempo atrás. Pues no era ningún otro tipo de deidad la que escoltaba los años vampíricos, y esa vez para ambas partes.

—¡Dichosos los huevos de Neptuno que aún no han podido venir a contemplar lo que yo en tierra firme! —bramó como saludo, en tanto se olvidaba de la jarra que aún sostenían sus dedos hasta que los continuos empujones a su alrededor derramaron algo de su contenido; muy poco a juzgar por lo que su estómago ya había arrasado de antes— ¿Estamos viendo lo mismo o ahora debo usar otro nombre para referirme a tu puto espejismo, Carolina? Porque si hay un calor al que echarle la culpa, está claro que no es al del desierto…

En efecto, la mujer podía poner en práctica los resultados de su longevidad al comprobar que ni los siglos volvían a ese pirata menos incorregible. Eso sí, la curvatura de labios que embestía a través de su barba rojiza la reservaba únicamente para las íntimas alegrías que le daba la no-vida. Estaba contento de verla, en varios sentidos. Casi acostumbrado a los porrazos abruptos con los que había que lidiar cada vez que la inmortalidad le volvía a reunir con alguien, los recuerdos se agolparon con excitación en su cabeza y conforme los saboreaba de nuevo y sin dejar de mirarla, no supo si lo que más le divertía de todo aquello era encontrarse a la hija de Karl Sebastian II en semejante escenario o descubrir que seguía viva por culpa de su mismo destino sobrenatural.

Una oportunidad como pocas para ponerse al día.


Última edición por Thibault "Black Blood" el Vie Dic 15, 2017 5:58 pm, editado 1 vez



Have you seen blood in the moonlight? It appears quite black.

This ends when I grant them my forgiveness:
¿Y qué otra cosa puede hacer una leyenda?:
I'm a wanted man, public enemy number one:
Where enough is not the same it was before:
Hasta que las olas rompan el hechizo:
O Captain! My Captain!:
avatar
Thibault "Black Blood"
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 58
Puntos : 76
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 30/09/2016
Localización : Allá donde los puertos no alcanzan a ver

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Carolina, trátame bien |Privado|

Mensaje por Carolina Van de Valley el Lun Mayo 22, 2017 7:08 am

El humo rancio que subía por las paredes, el sudor brillante deslizándose por la piel de aquellos que habían descendido a las entrañas de su más básico yo y el fuego irracional en las miradas de aquellas bestias apuntaban, efectivamente, a que me hallaba en un infierno dantesco que, si bien no casaba con los aterciopelados ropajes que portaba, sí lo hacía con la semilla que plantó hace tiempo en mi aquel a quien aún tenía el valor de llamar creador.

La rozadura de la cruz, la misma que mi hermano Hans me arrojó con ínfimo desprecio a la par que me gritaba monstruo inmundo, quemaba la piel de mi pecho en la que ya se dibujaba su chamuscada forma. Era ese el castigo que me había autoimpuesto por cada hincada de diente que arrancaba la mitad de una vida a un mortal, aunque ni siquiera Dios se preocupaba por las almas de esos malditos.

Tanteé el ambiente en busca de alguna víctima. La más repugnante y sucia de todas debía ser. No sería difícil pues las auras de todos los allí presentes eran repugnantes y sucias. Eché la capucha hacia atrás descubriendo una dorada melena recogida. Algunas señoritas de mala vida acompañaban a sus eufóricos monederos, que gritaban apuestas expulsando saliva de sus desagradables bocas.

Un lugar encantador.

Caminé entre el público dispuesta a echar un ojo al cuadrilátero cuando un ronroneo de mar que poseía la fuerza de una tempestad pronunció soeces palabras, entre ellas, mi propio nombre.

Qué torpe había sido. ¿Cómo no percibir el olor a sal que se desprendía en cada gesto que hacía?

-Tan agradable como siempre. Aunque, ¿de qué me escandalizo? -¿no era eso lo que debía esperar de un pirata?-Thibault.

La profundidad de su mirada, surcada de un sombreado velo, cada arruga de su rostro enmarcada en la dura sal de los océanos y el salvaje estilo de vida por el que había surcado los mares de tiempo, nada, absolutamente nada, había cambiado en él.

-¿Me engaña a mi la memoria? Me sorprende que me hayas reconocido, Black Blood. -la suavidad de mi voz contrastaba enormemente con las ásperas palabras encomendadas por el pirata. ¿Me sorprendía? Tal vez quería fingir que yo creía que había cambiado al menos un ápice en todo aquel siglo y medio.



And you run with a lonely heart:
I'm shaking like a leaf:
I can't reach my soul:
Blinded to see the cruelty of the beast:
Awards:



avatar
Carolina Van de Valley
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 422
Puntos : 501
Reputación : 80
Fecha de inscripción : 19/01/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Carolina, trátame bien |Privado|

Mensaje por Thibault "Black Blood" el Jue Sep 07, 2017 11:21 pm

¡Así era, su inmortalidad volvía a brindarle con un reencuentro perfecto! Bueno, perfecto… ¡qué cojones pardos y bien peludos! El concepto de 'perfección' en Thibault no esperaba encajar para nada con los remilgos pretenciosos de espectadores ajenos a su historia con aquella… vieja amiga, claro, no estaba mal para referirse a quien había tenido entre las piernas.

Mon Dieu, Thibault, ¡estás hablando de una señorita! En fin, pedirle contención al proscrito que prácticamente convertía toda leyenda pirata en cierta, más aún si era clásica y sangrienta... buena suerte.

Se acabó de aproximar, incluso apartó algunos cuerpos por el camino que salieron volando como si fueran moscas debido a una fuerza que ni siquiera se molestó en controlar por parecer mínimamente humano —se le conocía en todos los océanos porque después de tener la sangre negra, su segundo apodo era 'discreción', claro que sí—, y se plantó delante de ella con el torbellino que arrastraba su presencia. Sin más preámbulos, le plantó también un beso en la mejilla; fuerte, enérgico e inevitablemente rasposo dada su barba, cuyo roce tampoco le suponía una novedad a la otra vampira. La fogosidad de aquel marino era imperecedera incluso sin circulación sanguínea y además de muchas otras cosas incitantes, su compañera inmortal pudo recordar lo que era sentir escalofríos en la piel gracias a lo rasposa que todavía la tenía.

Y la barba tambi...

—¡Reconocería el aroma de tu sudor en cualquier parte, niña! —exclamó, y aunque aquel gesto acortaba distancias sin ningún reparo, en el caso de Thibault era, además, una forma de jovial saludo, pues se alegraba sinceramente de verla— ¿No me digas que sigues intentando que los demás piensen que eres una muerma? —Había un cariño especial entre criaturas de excesiva longevidad cuando el dolor y el tiempo decidían que ellos, por encima de muchos otros en la tierra, tenían la oportunidad de verse las caras de nuevo. Un privilegio al que estaba acostumbrado con apatía hasta que el destino quería que fuera respecto a alguien deseado. Y aquello se merecía una celebración, no por nada hablábamos de un auténtico pirata hecho a toda oportunidad de festejo— Creo que vamos a tener que ponernos al día con muchas cosas. Sobre todo tú, que resulta que ya no respiras. Como ves, aquí tampoco podría sacarte a bailar para contentar a tu viejo igual que antaño.

Vaya, y la otra creería que lo que le había visto decir hasta entonces eran 'palabras soeces'... Pero volviendo al caso, el hombre señaló a su alrededor mientras hacía mención del pasado tras el último puñetazo de aquella pelea clandestina que aún seguía rodando por toda la finca. Continuó apartando a gente que les obstaculizaba el paso hasta procurarles un hueco en la barra y a la bebida que llevaba, se le unieron dos más.

Sí, la tercera iba a necesitarla si a la suya le quedaban un par de sorbos.

—¿Es en estos antros donde vienes a buscar comida normalmente? Parece que tus gustos no son tan refinados como antes… Aunque bueno, de eso ya traías antecedentes por culpa mía —remató, sin dejar de mirarla todavía. Porque bueno, aparte de estar reconociendo como el Diablo manda a un rostro familiar que no veía en siglos, la moza no había dejado de ser una auténtica belleza.


Última edición por Thibault "Black Blood" el Vie Dic 15, 2017 6:05 pm, editado 2 veces



Have you seen blood in the moonlight? It appears quite black.

This ends when I grant them my forgiveness:
¿Y qué otra cosa puede hacer una leyenda?:
I'm a wanted man, public enemy number one:
Where enough is not the same it was before:
Hasta que las olas rompan el hechizo:
O Captain! My Captain!:
avatar
Thibault "Black Blood"
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 58
Puntos : 76
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 30/09/2016
Localización : Allá donde los puertos no alcanzan a ver

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Carolina, trátame bien |Privado|

Mensaje por Carolina Van de Valley el Mar Sep 26, 2017 2:17 pm

El pirata se abrió paso de una manera no muy sutil hasta acortar la distancia que nos separaba. El beso de sabor a sal trajo vacuos recuerdos de una Carolina más joven. No debían sorprenderme las formas del marino, tan diferentes a cuanto hube conocido en su tiempo. Su figura inspiraba la palabra libertad por los cuatro costados, o quizá fueran ensoñaciones de una entonces inexperta Van de Valley (¡Já! Como si ahora hubiera cambiado mucho la cosa) hipnotizada por las novelas de aventuras.

Había cierta envidia hacia su forma de vida -una sin los aparejos de esta sociedad tan extraña de 1800-que todavía hoy sentía.

-Ya veo que tú no has intentado que los demás piensen que eres un poco más caballeroso. -lancé la puña sin poder ocultar la sonrisa. Era extraño que no me sintiese extraña. Era como si nos hubiésemos despedido hacía una semana. No había motivo por el cual ocultarse tras los saludos corteses ni las recargadas palabras. No con Thibault. Y ahora lo entendía, cuando estaba con él esa misma libertad que él respiraba se insuflaba en mi también.

-Detalles, detalles.

Cuan diferente era de Friedrich. Cuando él llegó, Thibault hacía tiempo que se había marchado. No lo sentí, pues era algo que desde el primer momento siempre supe. La guerra con los turcos terminó y el capitán Sangre Negra volvió allí a donde pertenecía, al mar.

-Digamos que sí. -no especifiqué más. La conciencia me lo impedía-¿Qué haces en París, tan lejos de la mar?

Lo hacía capiteneando su nave de malditos por toda la eternidad, aullando el viento del océano en su curtido rostro de marinero. Su taladradora mirada aguamarina me puso incómoda, era como si me estuviera desnudando el alma y algo más que el alma. Una incomodidad estúpida pues ya poco había que ocultar a su vista. Me pregunté si él también se habría sentido así todas las veces que lo había observado como si fuera un extraño ser de otro mundo (y en verdad, algo así debía ser) preguntándole con insistencia qué era. Una pregunta que hasta el día de hoy no se me había visto contestada.



And you run with a lonely heart:
I'm shaking like a leaf:
I can't reach my soul:
Blinded to see the cruelty of the beast:
Awards:



avatar
Carolina Van de Valley
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 422
Puntos : 501
Reputación : 80
Fecha de inscripción : 19/01/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Carolina, trátame bien |Privado|

Mensaje por Thibault "Black Blood" el Jue Dic 07, 2017 11:28 pm

Thibault podía dar fe, en su malhablada herejía ante cualquier expresión del lenguaje, de que aquella tersa amante bajo las sábanas y vieja amiga de pie frente a la cama deshecha estaba reaccionando a la inmortal noticia de su reencuentro con una aceptación verdaderamente envidiable para la frágil inestabilidad emocional de muchos longevos respecto a su pasado. No se habría esperado menos de la cabal Carolina, no en vano agitar el porte sereno de su aristocracia era uno de los logros más excitantes que había saboreado desde que sabía manejar un timón.

—¿Fingir? ¡Con eso perderán el tiempo las leyes sociales que aún se siguen empeñando en ordenar la paja de un granero! Hasta cuando los piratas traicionamos, lo hacemos con una descarada honestidad. Puede que no sea lo más bonito, pero sirve de consuelo antes que de tormento. Porque claro, de tormentas también sabemos un rato. —El jodido Sangre Negra disfrutaba sin ningún tipo de sutilezas de aquella naturalidad con la que ni las décadas podían evitar que acabara contagiando a esa mujer cada vez que estaban cerca. ¿Culpable? De la horca de sus piernas no le apetecía librarse precisamente.

Caballeroso, decía. Ésa había sido buena, la recordaba igual de divertida que durante aquella época, a fin de cuentas sólo una criatura tan desconcertante como Thibault podía llegar a verle el humor a una aparente y glacial dama salida de la estirpe Van de Valley.

—Anda, qué curioso. ¿Por qué acabaría alguien de tu refinada educación en este estercolero? ¿La has disminuido con el tiempo desde que te topaste conmigo o es que cuanto más decadente es el entorno, menos pesado se vuelve el cargo de conciencia? —se aventuró sin acritud alguna, pues se trataba de un condenado delincuente con las manos y la boca manchadas de sangre mucho antes de ser convertido a la inmortalidad. Él no pestañeaba ante la sola ocurrencia de esos temas, a las reuniones con la moralidad asistía lo justo.

Dio un nuevo trago a la bebida, en tanto echaba otro distraído vistazo a la ensalada de puños que todavía resistía a esa ronda, ¡bendita y sangrienta cabezonería!

—Bueno, sigo siendo el capitán del Skyfall y París, uno de tantos destinos a los que me gusta volver —respondió a su pregunta sobre qué hacía en la ciudad, y los múltiples significados de su simplista contestación le hicieron ahogar el recuerdo de Miklós en el sabor amargo, literal y metafórico, del alcohol—. ¿Qué te ha hecho a ti alejarte de Viena? Aunque estoy dispuesto a entender la necesidad de un mar cerca, es lo único que le ha faltado a Austria desde que la abandoné. —Por supuesto, sólo la intensidad de una guerra podría haberlo arrastrado hasta aquel territorio en su día. Eso, y los brazos de una rubia despierta, ardiente en mitad del frío— ¡Joder, perdona, te estoy instando a beber burbujas cuando creo que venías a alimentarte! Dime, ¿sueles ponerte a hacerlo aquí mismo? Porque ya que estamos me encantaría ayudarte a cazar, yo he salido del puerto más que servido pero siempre tengo espacio para una cena entre amigos.

Y otros placeres seguidos de llenar el estómago, pero le gustaba dejarlos a las delicias del libre albedrío, que él sólo se sentía inspirado en la comodidad de lo espontáneo.



Have you seen blood in the moonlight? It appears quite black.

This ends when I grant them my forgiveness:
¿Y qué otra cosa puede hacer una leyenda?:
I'm a wanted man, public enemy number one:
Where enough is not the same it was before:
Hasta que las olas rompan el hechizo:
O Captain! My Captain!:
avatar
Thibault "Black Blood"
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 58
Puntos : 76
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 30/09/2016
Localización : Allá donde los puertos no alcanzan a ver

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Carolina, trátame bien |Privado|

Mensaje por Carolina Van de Valley el Sáb Feb 24, 2018 10:02 am

Lo esencial en la música, es el tiempo. Frase honesta y verdadera. Por supuesto, no es invención de mis torpes dedos, que nunca fueron demasiado buenos para expresar pensamientos con palabras (las notas, ¡ah, eso ya era otra cosa!), sino de la sabia y excéntrica cabeza de mi maestro. No, no el que todos pensáis. Friedrich era delicado, sí, y perspicaz. Pero aquellas certeras palabras no eran de otro que de Amadeus. El primero (quizás el único) que fue capaz de enseñarme los recovecos de un piano. Apreciado por muchos y detestado casi por igual; es lo que tiene el genio creativo, todos acaban pérfidos de envidia (como Salieri, oh, pobre Salieri, siempre dejado a la sombra de sus más ingeniosos estudiantes...)

Movida por esas palabras, me encontré yo misma con el regalo que al pequeño genio le fue negado. Efectivamente; tiempo. Pero, ¡ah! el tiempo, con suma, era más maldición que bendición. Sin embargo, era ese mismo tiempo el que me había llevado ante la presencia de alguien a quien jamás pensé que iba a encontrar nunca más.

La última aseveración de Thibault ensombreció mi rostro. No le faltaba razón. La sangre de los maleantes era mucho más negra que la mía propia. ¿A quién pretendía engañar? Hace un siglo hice un pacto con el mismísimo diablo y esta era la cuenta pendiente que me quedaba por saldar.
-Mi conciencia se volvió más atezada desde la última vez que zarpaste.

Las cosas que habíamos hecho, Friedrich, el escritor y yo, esas cosas... alguien debía de pagar por ellas. Tal vez por eso siempre llevaba la cruz que me arrojó mi hermano a la cara; metal contra piel, hasta que la silueta de la cristiandad cicatrizó para siempre en mi pecho.

-El mar siempre será tu verdadera amante, Thibault. No habrá nadie que pueda ponerse por encima de él, ¿me equivoco?
No había aspereza en mi voz. Después de todo, ¿qué se podía esperar de un pirata? Yo nunca pretendí oprimirlo en tierra firme. Bien sabía con certeza que, de ser así, el Capitán Sangre Negra se moriría de pena.  

-Estoy bien. Pero me gustaría alejarme de este gentío sudoroso.

Cazar lo hacía siempre por mi cuenta, en soledad como una loba enferma. Había sido así desde la marcha de Dvorak, y supe que, a partir de ese momento, siempre lo sería. Extrañamente, quería parecer lo más humana posible ante el capitán. Él, que era el único ser viviente todavía que podía recordar la antigua humanidad que había en mi. Quería aparentar que así seguía siendo, aunque únicamente fuera por unas horas más.

-¿No te resulta extraño, después de tantos años? -comenté al rato, ya fuera ante la impávida noche. Un suave viento trajo el aroma del Sena, que circulaba unas pocas calles más atrás-Últimamente no paro de reencontrarme con viejos fantasmas. No sé si será algún tipo de señal.



And you run with a lonely heart:
I'm shaking like a leaf:
I can't reach my soul:
Blinded to see the cruelty of the beast:
Awards:



avatar
Carolina Van de Valley
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 422
Puntos : 501
Reputación : 80
Fecha de inscripción : 19/01/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Carolina, trátame bien |Privado|

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.