Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Búsquedas importantes para mí (0/2)
Hoy a las 8:16 am por Amadeus Oberlin

» Búsqueda Cuádruple [1/4]
Hoy a las 7:43 am por Ophelia M. Haborym

» Ce qui nous unit||Lora
Hoy a las 7:15 am por Lora Bellamy

» Behind the Mask | Privado
Hoy a las 7:11 am por Danna Dianceht

» Registro de Nombre [OBLIGATORIO]
Hoy a las 7:08 am por Sirenia

» Du Er Min Skjebne ~ Privado
Hoy a las 7:00 am por Naitiri Zahir

» La infancia viste de pieles.(privado)
Hoy a las 6:32 am por Drittsekk

» Heavy [Privado]
Hoy a las 6:25 am por Abbey Appleby

» Batallas ganadas (privado)
Hoy a las 5:35 am por Höor Cannif



El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Mar Mayo 02, 2017 3:44 pm

Recuerdo del primer mensaje :

El parque, una pequeña jungla donde el depredador mas grande devora al mas pequeño. Enarqué una ceja mirando de soslayo como Lobbo jugaba entusiasmado en un arenero con una pala llenándose de arena los zapatos haciendo sobre estos na montaña que luego se sacudía entre risas antes de volver a empezar. A su lado un niño mas grande, le doblaba en tamaño y seguramente también en edad,  lanzaba con ese instrumento del mal arena a diestro y siniestro.
Busqué con la mirada al responsable de esa criatura salvaje, no tardé en localizar su olor, el mismo que el crio infernal llevaba en su camiseta.
La mujer hablaba animada con otra madre, ni caso del niño que cada vez se acercaba mas en sus ataques hacia Lobbo.
Ladeé la cabeza escuchando la conversación, al parecer y como no, criticaban a una mujer posiblemente mas guapa, mas joven y que les arrebataba toda la atención, fuere como fuere eso no me interesaba, solo que llamara al orden al pequeño monstruo.

Carraspeé tratando de llamar la atención, algo no muy complicado, era el único puto hombre en un parque plagado de mujeres y mocosos.
Acaparé la atención de muchas, pero por desgracia, la mujer esa estaba demasiado ocupada en otros menesteres.
Lobbo exploto en llanto frotándose los ojos, al parecer el pequeño demonio le había metido arena en esos espasmódicos movimientos que se gastaba con el arma infernal en sus gorditas manos.
Gruñí rabioso, tratando de contener a mi bestia interior.
Por fin la madre lo llamó al orden, algo que no funciono, pues el niño hizo caso omiso, la mujer siguió a los suyo y yo me encendí por dentro.
Me puse en pie, calmo caminé hasta el arenero, allí junto a Lobbo me acuclillé con la mejor de mis sonrisas, revolví el pelo del crio y mis ojos ahora ámbar se clavaron en el gordo del rastrillo que pronto explotó aterrado en llantos.
Eso le enseñaría que aquí yo era el alfa. Ladeé la sonrisa cuando la madre se acercó preocupada por su intenso llanto, ahora si que la muy perra movía su gordo culo para ver a su hijo.
-Debe de haberse metido arena en el ojo, estas armas las carga el demonio -bromeé señalando el rastrillo que aun sujetaba el niño.

Así volví satisfecho a mi banco dejado que Lobbo siguiera jugando en el arenero, el otro niño se había cagado y meado encima, así que la madre decidió llevárselo en el carro asegurando que era ya un niño grande para hacérselo todo encima.
Me estaba convirtiendo en un monstruo, de ser un alfa que guiaba a mi manada a la batalla, me había convertido en un idiota que asustaba niños en el parque, desde luego París me estaba volviendo loco.
Hundí la cara entre mis manos frotando la cara en ellas hasta que mis dedos se hundieron en mi pelo mostrando mi clara desesperación.
-Necesito una niñera -gruñí entre dientes -el parque saca de mi lo peor.


Última edición por Damon Landvik el Lun Mayo 29, 2017 12:17 pm, editado 1 vez


Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Lun Mayo 29, 2017 12:17 pm

A trompicones entramos en la habitación, su espalda cerró la puerta mientras mi mano se apoyaba en esta y nuestros labios entreabiertos daban paso a que nuestras lenguas húmedas se encontraran sedientas.
Un ruido contra el suelo que no acaparo nuestra atención, la respiración errática de los dos se movía perdida en besos y caricias por la habitación.

El vestido acarició su cuerpo deslizándose por este hasta morir en el suelo mis manos se perdieron en su piel desnuda atrayendola contra mi, jadeando ambos por la pasión que encerraba el acto.
Solo nuestras bocas se separaron cuando por mi cabeza la dama saco mi camisa.
Sus uñas rasguñaron mi espalda, jadeé mordiendo su labio inferior, mis ojos cerrados no le permitían ver el ámbar que coloreaba mi iris con intensidad.

Excitado mi hombría aun cubierta presionaba su vientre, podía escuchar el raudo palpitar de su corazón.
Mis dedos en las cuerdas de su corseé las fui aflojando hasta que este cedió liberando sus alzados pechos.
Mi boca en cuello, mordiéndolo con suavidad, marcándolo con mis dientes como la bestia hambrienta que me interior deseaba hacerle el amor como un demente.

Los botones de mi bragueta cedieron ante su empeño, besos húmedos mientras sonreíamos al desnudarnos por completo.
Desde que mi prometida me abandono, había mantenido alguna que otra relación esporádica, peor ahora, mi piel se fundía con la de esa mujer sitiendome arder, como encajábamos como si siempre hubiéramos estado hechos para prender en llamas.

Cómplices nos acariciábamos necesitados, nuestra nariz rozaba de forma tierna mientras nuestras bocas se devoraban.
La alcé por las nalgas, mi hombría en su sexo, acariciando la entrada de lo prohibido que hoy me quedaba ofrecido.
Un hombre y una mujer, no un alfa, no una madre, no un tío solo ella y yo y el lecho sobre el que su cuerpo ahora quedaba tendido.

Me dejé caer sobre ella gateando por su piel, regalandole besos y caricias por doquier.
Jadeé contra la cúspide de sus montañas, recorriendolas con mi lengua, arrastrando por ellas mis dientes.
Ascendí hasta su boca, reclamándola como propia, nuestros ojos se anclaron a los del otro, me dejé llevar por sus faros.
Mis dedos acariciaron su mano, enlazándose despacio mientras mi hombría se adentraba muy despacio en su laberinto.
-ahhhhhhh -susurré contra su boca sintiendo como se abría para mi, cobijando mi miembro.


Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Brianna de Montreil el Lun Mayo 29, 2017 5:39 pm

Apenas recordaba lo que eran los besos traidores que asaltaban su piel haciendo que se erizase a su paso. No recordaba cómo las caricias podían hacerla arder de esa forma, descontrolada, salvaje, sin filtros ni remordimientos, liberando lo que llevaba conteniendo tanto tiempo: el deseo, el sentimiento de libertad y de romper con todo lo que la oprimía.

En aquella habitación pronto se desataron las llamas de un volcán en erupción. Ambos necesitaban consumirse en esas brasas, pero no de esa forma impersonal y salvaje que caracterizaba a las noches de sexo esporádico con un extraño o extraña. Buscaban en el otro el consuelo a los agravios sufridos, buscaban la mano y el beso cariñoso tras el envite de la pasión. Porque ambos estaban dañados, y el sexo no era una venganza sino una búsqueda, una catarsis.

Se retorció sobre la sábanas cuando lo sintió mordisquear la piel de sus pechos, tan sensibles y tan poco mimados. Sus manos la acariciaron como si se tratase de un ciego que quisiera reconocer con el tacto todo cuanto abarcaba, su lengua jugó al escondite con su piel y con sus labios, y recibió a cambio el mismo trato. Jadeó y gimió cuando sintió que su cuerpo trémulo recibía tanta atención por todas partes y tras enlazar los dedos Damon se abrió paso entre sus carnes exhalando un gemido de placer. No estaba segura de si aquello la excitó tanto o más. Porque Brianna no era una persona egoísta, era cariñosa y quería todo el bien para quienes estaban a su alreddor, así que de alguna forma, cuando vio que Damon estaba disfrutando, estaba complacido, se relajó todavía más. Lo que le estaba entregando ella era bien recibido y eso aumentó su confianza. Se movió contra su cadera, al compás que marcaba el lobo sientiendo que su cuerpo ardía de una forma que no había conocido nunca, o es que ya no lo recordaba. Al principio más lento, notando todo el roce, como se separaban y se unían de nuevo hasta no poder  estar más unidos; después varió la velocidad y el empuje, más corto y rápido, que la hizo enloquecer de placer.

De nuevo cambió el ritmo, cebándose con su cuello y ella aprovechó para incorporarse a su altura y quedar sentada con las piernas alrededor de la cintura de Damon. Le pasó las manos por el cuello y se fundió en otro beso largo y húmedo mientras su sexo subía y bajaba clavándose en el de él, hasta que la sujetó de las nalgas y se encajó en ella de forma que apenas había roce, el movimiento era todo interno. Eso hizo que se le escaparan varios gemidos y que el orgasmo le sobreviniera sin apenas verlo venir. No era sólo una cuestión de llevar tiempo sin sexo (que también) es que esa postura además de placentera era muy íntima, estaban abrazados, se  podían mirar y besar.El ambiente que habían generado la hizo estar cómoda, sus miedos se habían esfumado de un plumazo, quizás con el amanecer regresaran, pero en ese momento no estaba cohibida, no se guardó ningún gemido ni ningún mordisco o beso por regalar.



Brianna & Elaine:

avatar
Brianna de Montreil
Realeza Rumana
Realeza Rumana

Mensajes : 152
Puntos : 139
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 10/04/2016
Localización : al lado del hombre al que ama

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Mar Mayo 30, 2017 12:27 pm

Nuestros cuerpos danzaban un vals lento, labios que se consumían como las velas de los candelabros que en penumbra acariciaban nuestras pieles desnudas.
Hacíamos el amor, deleitándonos con los besos, con las caricias que necesitábamos para redimirnos, para vengarnos y a su vez para confesar que hacia mucho que no experimentábamos este instante distinto a un encuentro furtivo.

Mi hombría entraba y salia por completo, sus gemidos morían en mi boca acallando los jadeos que se fundían con nuestro aliento.
Sus caderas me buscaban, necesitados de que el ritmo nos devorara, cada vez entraba mas rápido, golpeando con mas fuerza su interior dejándonos llevar por la pasión.
Acaricié su nariz con la mía, frente contra frente, los ojos convertidos en los de un cíclope mirándonos fijamente.

Con suavidad Brianna tomo el control, para ese entonces estaba al borde del abismo, muy excitado, sintiendo el inminente orgasmo.
Se sentó sobre mi clavándose mi hacha hasta el fondo, moviéndose trazando círculos, ahora completamente dentro apenas salia, eran movimientos profundos que me hacían rugir contra su boca de forma desesperada.
Lamí su cuello, lo mordí dejandole marcas ,estaba completamente fuera de mi. Sus dedos acariciaban mi espalda, me abrazaban, nuestros cuerpos perlados en sudor se acompasaban.

Me sacudí en su interior tomando sus pechos con codicia, reclamándola como mía.
Sentía la corriente nerviosa recorrer cada parte de mi ser, cuerpo tenso, y poco a poco mi aliento calcino sus pezones suavizando la presión que sobre estos ejercía.
Alcé mi mirada para encontrarme con su mirada oscurecida pro el momento.
Sus dedos se deslizaban por los músculos de mi pecho y ambos sonreímos aun sintiéndome dentro mientras nos contemplamos en silencio.
-¿estas bien? -pregunté atrayendo su rostro por la nuca antes de besarla despacio, plagando sus labios de pequeños besos y algún cálido mordisco.

Mi dedo en sus labios, deslizándolo por su inferior, fijándome en esa mujer con la que me acababa de perder por completo.
No sabia bien que decir, estaba ahora mismo tranquilo, relajado y mis manos acariciando su piel desnuda hablaba pro mi.

Nos recostamos en el lecho, tire de la sabana cubriendo nuestros desnudos cuerpos. Sonreí frente a sus labios.
-Dime algo -apunté antes de reírme -me he excitado mucho y quiero conocerte.
Sabia que era complicada la situación de ambos, pero..también que habíamos encajado y merecíamos al menos la oportunidad de probar si esto podía o no llegar a algún lado.



Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Brianna de Montreil el Mar Mayo 30, 2017 1:40 pm

Él también se dejó llevar por el placer, cerrando los ojos y jadeando al vaciarse. Bueno, ahora sabía lo que suponía eso y bastaba con comprar una infusión de hierbas que le asegurase el sangrado mensual. La llegada de susto de Elaine la pilló muy joven y muy novata, pero no volvería a suceder si no quería, no dejaría que el miedo la paralizase de nuevo, era adulta y se merecía tener la posibilidad de estar con alguien y decidir lo que sería esa relación.

Damon había sido apasionado pero cariñoso, la había tratado con cierta delicadeza y colmado de atenciones, besos y caricias. Eso le sumaba muchos puntos. Si hubiera querido un polvo sin más, no se habría preocupado de ella, habría obtenido su placer y se hubiera echado a dormir. Le sorprendió un poco la pregunta. ¿Que cómo estaba? pues satisfecha, cansada y lúcida a la vez, relajada y aturdida...una mezcla de mil cosas. Le acarició la barbilla antes de depositar sobre sus labios el último beso antes de acostarse sobre el colchón.

estoy bien...la noche empezó bien, luego horriblemente mal y ahora...bueno, lo importante no es cómo comienza sino cómo acaba.— suspiró dejándose caer sobre la cama y buscó su cuerpo, enredándose en él, después de haber estado unidos se le antojaba como si la dejara huérfana y no quería separarse de él pudiendo poner un remedio tan sencillo a eso. Sonrió cuando Damon le habló de esa forma.
¿estás intentando darme conversación después del sexo? no te sientas mal, yo tampoco sé qué decir!...— rió ante su gesto risueño. Si, desde luego que se habían excitado mucho y que estaría bien conocerse un poco mejor.— No sé que contarte, mi vida no es muy interesante. Aunque ahora creo que ha mejorado mucho, no sólo porque estoy en la cama de un conde...— le hizo una mueca pícara.— sino porque me siento a gusto aquí, me gusta mucho estar con Lobbo, me llevo muy bien con Mildred y estar contigo ha sido inesperado pero...no me arrepiento. Estoy tan acostumbrada a que las cosas siempre vayan a peor, que todo esto a veces pienso que no es real, que me despertaré y seguiremos en los suburbios pasando frío. Pensaba que había perdido toda la capacidad de soñar y no me atrevo a decirlo en alto por si se rompe, pero todo esto parece un sueño, sólo que lo estoy viviendo. Porque... ¿estoy despierta, verdad?



Brianna & Elaine:

avatar
Brianna de Montreil
Realeza Rumana
Realeza Rumana

Mensajes : 152
Puntos : 139
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 10/04/2016
Localización : al lado del hombre al que ama

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Miér Mayo 31, 2017 8:57 am

Ladeé la sonrisa al escucharla hablar, nuestros cuerpos se buscaban no de la forma apasionada que lo habían hecho hacia apenas unos momentos, si no de un modo maduro, necesitado. Mis manos surcaban su cintura, acariciando su columna con mis dedos, bajando hasta donde la espalda pierde su nombre mientras mis ojos perfilaban esos labios que contra los míos hablaban de una vida complicada que en parte ya conocía.
-No, no quiero que me narres tus desdichas, quiero saber otro tipo de cosas -susurré llevando mis dedos a un mechón de su pelo que ligero se deslizó entre las yemas.
-Quiero saber que te gusta, que te disgusta -atrapé su labio inferior con los propios para tirar suavemente -no se, a lo que temes.

Guardé silencio un instante, tampoco yo podía ser sincero con ella a estas alturas, seguramente si supiera lo que era saldría corriendo y no se detendría ni siquiera para tomar aliento.
No la culpaba, ademas la leyes de mi manada eran muy estrictas, tanto con respecto a los miembros jóvenes y su edad de conversión, como la obligación de trasformarse a cualquier mujer que se una a uno de los nuestros o viceversa.

Dejé escapar el aire de forma pesada contra su boca, esta “relación” no iba a ser fácil, sabia que en cuanto la dejara entrar mas en mi vida vendrían las preguntas y tarde o temprano la verdad se impondría...
No podía olvidar que cara a los humanos, yo era una de esas bestias sacadas de los peores relatos de pesadillas.
No podía olvidar que esa mujer había sufrido mucho en su vida y que tenia que protegerla del mundo, e incluso de mi si se daba el caso.

Mi nariz acarició la ajena, sonrisas cómplices y un “no se si esto y despierta” que termino con mis dedos en sus nalgas dándole suaves pellizcos mientras esta reía entre mis brazos como una niña.
Feliz, ajena a todo, decía sentirse bien entre los míos, quizás porque eramos una familia, una manada que nos queríamos y protegíamos.
-Creo que Mildred te echo el ojo desde que llegaste, claro que no me extraña, me conoce desde niño y sabe cuando miro a una mujer que me gusta.

La atraje por la nuca, mi boca se entreabrió para buscar la ajena en un beso calmo, húmedo y largo.
-Lobbo se siente bien contigo, Brianna vive feliz en esta casa, creo que dejarnos llevar es una buena idea...
No era necesario que me pidiera que delante de la pequeña guardáramos las composturas, entendía que si había estado sola durante mucho tiempo, su hija jamas la hubiera visto compartir intimidad con hombre alguno, pensaba respetar sus tiempos, al menos en lo que me fuera posible si no se formalizaba lo nuestro.
Apoyó su cabeza en mi pecho al ver como mis ojos poco a poco se entrecerraban por mas que me esforzaba en mantenerlos abiertos, había sido un día largo, había descargado y a decir verdad estaba muy cansado.


Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Brianna de Montreil el Jue Jun 01, 2017 11:41 am

Se acomodó entre sus brazos, estaba a gusto, no se sentía culpable ni inquieta por haber estado con un hombre que al final podía llevarla a la ruina. Quizás había alimentado de más a sus propios fantasmas durante aquellos años, quizás no fuera tan grave estar con un hombre, darse la oportunidad y si no funcionaba...pues que no se acababa el mundo. Era adulta, ya sabía lo que era la vida y tener que sobrevivir y aquellos nueve años le habían valido por veinte. Quizás debería haber dejado atrás esos miedos hace mucho, pero por el motivo que fuera no lo había conseguido y esa noche había sido el momento adecuado.

Le había preguntado por sus gustos, y obviamente ya le había dicho que le gustaba estar con Lobbo y con Elaine, los niños eran la prioridad, pero supuso que se refería a sus gustos personales, lo que le gustaba a Brianna.

pues... me gustan los días de sol, y las flores de los cerezos. Me gusta leer junto a la chimenea en las noches de frío y me encantan las pastas de canela. Me gustaba dar largos paseos por los viñedos con mi padre, mientras me explicaba todo lo que él sabía, sobre lo importante que era la tierra y formar parte de ella. Me decía "Bri, las modas pasan y la gente cambia, lo que siempre permanece es la tierra, ella nunca falla, un año más y otro menos, pero siempre da fruto.". No me gusta la gente mentirosa, ni los que se meten en vidas ajenas y juzgan sin saber. No me gusta el color negro si no es por luto, ni los que se quejan por tonterías. Sé que a veces soy callada, pero es que el silencio es el único amigo que no traiciona. Me temo que si hablo ofenderé a más de uno, porque la gente se queja de nimiedades y hay mucho egoísmo en sus palabras. No me gusta ver triste a las personas que quiero y a veces no sé dejarme ayudar, porque cuando estoy triste no dejo que me vean y me animen. Nadie es perfecto.

Sí, dejarse llevar podía ser una buena idea, siempre que mantuviese los pies en el suelo, sin perder de vista que él era un conde y ella no era nada, que debía tomarse las hierbas puntualmente para no cometer el mismo fallo y no complicar todavía más su vida. Y su corazón...pues tendría que arriesgarse.

Las luces del alba empezaron a clarear cuando Brianna se quedó dormida sobre Damon, su abrazo, su respiración tranquila, la calidez de su piel y su voz grave y profunda había obrado el milagro, los nervios que había padecido se habían marchado dando paso al descanso.



Brianna & Elaine:

avatar
Brianna de Montreil
Realeza Rumana
Realeza Rumana

Mensajes : 152
Puntos : 139
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 10/04/2016
Localización : al lado del hombre al que ama

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Vie Jun 02, 2017 5:50 am

Los primeros rayos del sol atravesaron las pequeñas grietas de los vetustos postigos de la única ventana que poseía la sobria habitación, dotando a la sala de una tenue luz que anunciaba el inicio de un nuevo día.
Mis ojos se centraron en ella, su pelo caía en cascada sobre mi pecho, sentía su respiración impactar contra mi piel, su olor a jazmín inundar las fosas nasales embriagándome por completo.
Aquella mañana mis sentidos lobunos estaban mas despiertos que otras veces y mi sonrisa pintada a fuego en mi rostro difícilmente se borraba.
Por primera vez en mucho tiempo no amanecía solo y la calidez de su piel era tan abrumadora que durante bastante tiempo me sentí incapaz de moverme un ápice del sitio.

Aparté las gruesas pieles que me cubrían y me alcé lentamente del catre dirigiéndome torpemente hacia la ventana, abrí los postigos y la claridad del amanecer entraron en la estancia junto con el suave frescor del Mistral que transportaba hasta mis sentidos el suave aroma de los jacintos plantados bajo mi ventana. La cercanía de la luna llena hacía que mis sentidos experimentaran una súbita mejoría, en ellos, se amontonaban el aroma de las flores, el gorjeo incansable de un colirrojo tizón, y varios sonidos lejanos propios del despertar de una villa.

Me acerqué a la palangana mojándome el rostro para acabar de despejarme, como si fuera el roció de la mañana las gotas resbalaban lentas por mi piel, tomé la toalla y me sequé, para cuando me volteé para contemplar si Brianna aun dormía, me encontré sus intensos faros contemplar mis movimientos.
-Buenos días -susurré orillando mi cuerpo hacia el lecho -¿has dormido bien? -pregunté ladeando mi sonrisa antes de que mi boca impactara suavemente con a ajena.

La noche anterior había sido complicada para ella, pues aquel hombre que le arruinó la vida y al que posiblemente también amo, se había presentado en mi mansión como invitado de aquella fiesta magnifica que la misma Brianna preparó.
Deslicé mis dedos por su piel sin borrar la sonrisa de mi rostro.
-Brianna, anoche me comentaste que creciste con tu padre entre vides, me propusieron ayer un negocio para hacer buenos vinos que importar.
Sonreí atajando la distancia para besar sus labios de nuevo.
-no tengo ni idea del tema de los viñedos, se que te ocupas de Lobbo y de Elaine pero..¿me acompañarías para darme una opinión sincera sobre lo que podamos ver antes de meterme de lleno en el negocio?
Seguro que Mildred puede ocuparse de los niños hoy ¿que me dices?


Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Brianna de Montreil el Dom Jun 04, 2017 5:16 am

La semana había sido agotadora, la noche tuvo momentos de tensión implacables y acabó estallando en fuegos artificiales. Podría decirse que estaba agotada y aquellas escasas horas de sueño habían sido reparadoras, pero para ir bien, necesitaría al menos cinco más. Aún así al despertarse y darse cuenta de dónde estaba, rodeada del olor y el tacto de Damon, sonrió. Era extraño despertarse acompañada, no recordaba algo así, pues con Denis nunca tenían tiempo de amanecer juntos, ella era una criada y debía estar en su puesto de trabajo bien temprano.

Desplazó la mano por la almohada que acababa de dejar Damon, aún conservaba su calor, y su tacto la hizo suspirar. Definitivamente quería más de eso, quería más amaneceres en compañía, más noches de besos, abrazos y fundirse en cuerpo como una segunda piel. Pero había que enfrentar el día, las miradas, los comentarios, las consecuencias de lo acontecido.

Recibió el beso de buenos días con una caricia para el lobo y se le antojó demasiado corto, de buen grado se hubiera quedado un buen rato acariciando sus labios con los propios, pero ambos tenían obligaciones.

me encantaría acompañarte, creo que puedo ser de ayuda, quizás otros temas se me escapen y sea completamente ignorante, pero me crié entre viñedos y bodegas, y me apasiona ese mundillo.— suspiró.— pero me temo que en cuanto me vean aparecer contigo es posible que retiren la oferta.

Eran las consecuencias de la mala reputación, de ser una apestada social, y eso que la mayoria no sabían la existencia de Elaine, pues ella se encargó de mantenerla oculta por el bian de ambas.

Se levantó de la cama y comenzó a vestirse, debía llegar a sus aposentos y ponerse ropa adecuada, iba todavía con el precioso vestido que le regaló Mildred. Si Damon estaba seguro de aquello, ella lo seguiría, no era una cobarde por si misma, pero su sensatez la hacía arriesgarse poco, más que nada porque tenía mucho más que perder que cualquiera y no estaba en condiciones de ir más hacia abajo; ya había tocado fondo y no era bueno, la que más lo sufría era Elaine, así que siempre caminaba en la cuerda floja tratando de no caerse.


——————————— ~oOo~ ———————————

Tras asearse y asegurarase de que los niños estaban bien, se colocó un traje de montar, práctico y con botas de caña alta debajo. No era tan bonito como los que ella solía vestir en su adolescencia, pero es que aquella no era su casa y ella no tenía un guardarropa adecuado al estatus de una señorita. Estaba compuesto de falda gris ratón, blusa blanca, chaqueta ceñida hasta la cintura con una cola de pingüino, el pelo recogido en monño bajo, un sombrero de monta y botas de cuero sobre las medias de lana.

Le ensillaron la yegua que ya había sido asignada para ella desde el día del lago, y se dispuso a acompañar a Damon a las tierras que le había comentado. Tenían 45 minutos de trayecto a trote ligero, así que debían apresurarase si querían llegar a la hora convenida.



Brianna & Elaine:

avatar
Brianna de Montreil
Realeza Rumana
Realeza Rumana

Mensajes : 152
Puntos : 139
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 10/04/2016
Localización : al lado del hombre al que ama

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Dom Jun 04, 2017 4:13 pm

Me dejé caer en le lecho apoyándome en sus piernas para mirarla, mis dientes recorrían sus rodillas, relamiéndome a cada tramo surcado de su piel.
Ella hablaba entre risas, aseguraba entender de viñedos, ese era le motivo por el que quería que me acompañara, porque necesitaba una opinión ajena a la que los gestores de parte me dieran.
-No me importa lo que piensen, si he de invertir mi dinero en las bodegas, quiero que sea porque va a ser un negocio rentable y para eso estas tu pequeña -susurré acercándome a sus labios para deleitarme en un beso largo, húmedo y sentido -ya hora...-musite relamiendome -muévete o llegaremos tarde.

Reí contra sus labios alzándola como si fuera un saco y bajándola después al suelo mientras atrapaba su cintura anclandola a mi cuerpo.
-¿y mi beso? -pregunté antes de dejarla abandonar la cámara.
Me vestí con ropa cómoda, a fin de cuentas íbamos a cabalgar durante casi una hora y después pasaríamos el día entre viñedos, para eso no era necesario ir de gala.

Me reuní con Brianna en las caballerizas, esta me aseguró que los niños habían quedado perfectamente arreglados y que pasarían el día con Mildred.
Ella no conocía tan bien como yo a esa mujer, pero sin duda alguna no había mejor doncella para cuidarlos, era una loba protectora, que en mas de una ocasión había impedido alguna de mis infantiles travesuras.

Emprendimos viaje, el trayecto fue bastante ameno teniendo en cuenta que las risas y los comentarios picaros se sucedieron.
Solo una cosa me torturaba en exceso, en par de noches la luna llegaría a su máximo apogeo y cuando a dama blanca coronara el cielo yo y todos los miso tendríamos que estar encadenados en las mazmorras de la mansión, perfectamente pertrechadas para ello.
Por eso dispuse la casa de invitados para Brianna y su hija, no quería que corrieran ningún riesgo y por supuesto tampoco desvelar mi secreto.
Ahora mi mayor desvelo era pensar en como deshacerme de su presencia en mi lecho ea noche, pues cualquier mentira que se me ocurriera no tendría sentido.
Decirle que estaba enfermo solo implicaría que deseara vigilar mi sueño, decirle que iba a partir a algún sitio, la llenaría de dudas y preguntas, quizás lo mejor seria pedirle que fuera ella quien en esos días fuera a hacer lago que requiriera ausentarse durante un par de días, esa y no otra era la excusa perfecta.

Llegamos finalmente frente a la gran mansión rodeaba de viñedos, las puertas estaban abiertas y al igual que nosotros otros nobles habían sido invitados para degustar los vinos y escuchar la propuesta.
Desmonté frente a las caballerizas ayudando de inmediato a mi acompañante ha hacer lo propio, mis manos en su cintura y una sonrisa que esperaba le trasmitiera una seguridad que en ese momento no sentía.
No era un idiota, no pensaba ponerla en ningún tipo de situación comprometida que pudiera dar que hablar a la sociedad de ella.
Mantendría las formas, para mi su bienestar primaba sobre todo lo demás.


Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Brianna de Montreil el Lun Jun 05, 2017 6:06 pm

Desmontaron en los viñedos de aquella extensa propiedad. Todas las uvas eran de variedad chardonnay, elaboraban vinos blancos y champán, pues la región de Champaña-Ardenas era la más conocida y adecuada para elaborar esos caldos. Tenían las bodegas en el centro de los campos y era un caserío inmenso con su propia almazara y sus barricas.

Los nuevos propietarios, la familia Bregenac, querían vender el negocio porque pretendían emigrar a América y los herederos del negocio no sabían nada de uvas, les resultaba más una carga que una buena herencia.

buenos días señor Landvik ¿cómo está? me alegro que decidiese venir tan pronto, hay varias personas interesadas y lo cierto es que nos gustaría acabar con esto cuanto antes, porque cada día que esto está parado, se echa a perder la cosecha.

Brianna permaneció en segundo plano, tras Damon, callada y tratando de pasar desapercibida. Había otros dos nobles en aquella reunión, los viñedos y la bodega debía ser un negocio que en su dia fue rentable y tenía muchas novias posibles. Tras presentarla, algunas miradas de desaprobación se posaron sobre ella, pero otros no la conocían y no hicieron el menos caso. Allí se disputaban un negocio importante y los cotilleos de salón quedaban un poco a parte.

El reciente dueño de la propiedad les fue explicando cosas, la gente que trabajaba allí, las instalaciones, lo que sus padres le contaban sobre el rendimiento...les pasó un balance financiero de hacía unos meses, antes de que muriese el que en verdad entendía el negocio. Los herederos no sabían de vinos y querían vender.

Brianna le susurró a Damon algunas cosas que observó y que a la mayoría le gustaría saber pero a ella no le hacía falta, sólo con verlo ya lo sabía.

eso son barricas de roble de treinta años, las de allá tienen 20, eso significa que hasta dentro de otros veinte no hará falta cambiarlas. El cambio de barricas puede ser una fortuna. Si es roble negro aguantarán cien años. —Siguieron paseando por la bodega y de nuevo le susurró a Damon.— la prensa necesita cuchillas nuevas, pero ese arreglo no requiere mucha inversión.

Los otros hablaban entre ellos y Brianna no perdía detalle. Les entregaron los balances de cuentas y ella les echó un vistazo por encima. A juzgar por el volumen de botellas y pedidos les iba bastante bien, sería cuestión de volver a ganarse la confianza de los clientes y mantener la distribución. Llegó el momento de explorar los viñedos. Se fijó en sus cepas, algunas tenían más de 25 años, eso no era un problema para la calidad, pero seguramente para la cantidad. Servirían para fabricar algun champán exclusivo, algun vino de concurso o edicion limitada. Por lo demás, eran cepas menos añejas pero ya en edad productiva, eso estaba bien.

Le comentó a Damon todos esos detalles y le hizo un cálculo aproximado de lo que podrían sacar al año durante los primeros cincos años, con una previsión ascendente si todo iba bien hasta alcanzar el volumen de mercado que tenían antes. Ahora la negociación de precios sería cosa del conde, ya sabía que era una buena inversión dependiendo del coste, y tenía la certeza de que era un viñedo y una bodega operativa.

El dueño abrió la puerta del despacho y los hizo pasar dentro pero sólo a Damon y a los otros dos, al resto los dejó fuera. Era el momento de las negociaciones y la puja. Brianna se retiró hacia donde estaban las barricas y caminó entre ellas, posando las manos sobre el viejo roble que contenía vino madurando. Le recordaba mucho a las de su padre, de pequeñas sus hermanas y ella corrian entre los barriles y jugaban al escondite. El olor de la fermentación de al uva le trajo los buenos recuerdos de nuevo, su infancia, su hogar, los días de sol infinitos sobre los viñedos, las cabalgadas con su padre, las fiestas donde se la rifaban para bailar...Ella no había podido darle a Elaine una infancia bonita, la suya había sido gris, llena de dolor y sufrimiento. Se le contrajo el corazón al pensarlo.

No se percató de cuando Damon la alcanzó, estaba absorta y no lo sintió hasta que lo tuvo a su espalda.

ey!! que tal ha ido ahí dentro?



Brianna & Elaine:

avatar
Brianna de Montreil
Realeza Rumana
Realeza Rumana

Mensajes : 152
Puntos : 139
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 10/04/2016
Localización : al lado del hombre al que ama

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Mar Jun 06, 2017 10:24 am

Los Bregenac nos recibieron con amabilidad, parecían impacientes por vender aquellos viñedos, los rumores decían que deseaban emigrar a América y ellos mismos nos confirmaron que querían acabar cuanto antes con esto.
Hoy mismo se cerraría el negocio en el caso de que alguno de los allí presentes estuviéramos interesados. Mi desventaja era que yo no conocía nada de la vid y su fruto, pero para eso la tenia a ella.

La familia empezó a mostrarnos la finca, los hombres íbamos delante, eramos tres interesados en aquel negocio que por lo que los hijos del señor Bregeac cantaba, era rentable. Las dos esposas de los caballeros hablaban a nuestras espaldas sobre rumores de la clase alta, a diferencia de Brianna que en un segundo plano observaba cada pequeño detalle.

Fue después de la visita cuando nos pasaron el balance de cuentas, sobre números si entendía y si no había falsificación en esos documentos, tenia claro que aquel negocio era rentable.
Brianna aprovechó el himpas para acercarse a mi, durante la visita había ido marcándome algunos detalles importantes que me ayudaron a hacerme una idea de como estaba todo en ese negocio.
Echó un ojo rápido a las cuentas, le dediqué una ultima sonrisa antes de entrar en el despacho, la joven me había ayudado mucho, agradecía que hubiera aceptado acompañarme pese a que para ella posiblemente no era cómodo asumir los desprecios de esas dos víboras que la miraban de soslayo.

En el despacho con unas buenas copas de coñac empezaron las ofertas, los otros don hombres regateaban el precio marcado por la familia Bregenac, alegaban que los primeros años tendrían perdidas y que era necesario invertir en las viñas que estaban mas viejas, así como en los barricas.
Di otro sorbo a la copa en silencio mientras los dos hombres se peleaban por un precio justo, los hijos se desesperaban mirándose entre ellos, tratando de explicar que el negocio era rentable, siempre lo fue para su familia.

Del chaleco saqué la chequera, me acerqué al mayor de los hijos, y frente a este coloque el precio acordado.
Arranqué el cheque y se lo entregué sin mediar una palabra. No había ido allí ni para regatear y menos para discutir, el negocio me interesaba y era hombre de palabra, el precio me parecía justo, la inversión inicial razonable y para cuando tuviera que cambiar las barricas, el negocio estaría dando el beneficio suficiente como para poder sufragar ese gasto con creces.

El hijo mayor me tendió la mano que yo estreché con una ladeada sonrisa, el negocio estaba cerrado y aquellos aun seguían chillando.
-Mañana acudiré para acabar de concretar, supongo que aquí habrá trabajadores que llevaran una vida y que conocen estas tierras como la palma de sus manos, quiero hablar con ellos, si son merecedores de quedarse, los contrataré, a fin de cuentas, no queremos dejar a muchas familias sin sustento.
El hijo mayor asintió y me aseguró que a media mañana estaría allí el personal y el mismo para darme las llaves de la finca, los documentos a firmar con el cambio de propietario y yo traería el cheque con el resto del dinero que faltaba para cerrar el trato.
También me comento que la mansión era habitable, algo que yo pensaba que no, que allí había servicio y que vivía su hermano menor con familia e hijos hasta hace apenas unas semanas. Por suerte ya había partido hacia las Americas por lo que ya había sacado todos los enseres personales.

Salí por la puerta, Brianna estaba abducida en sus propios pensamientos, una caricia en su brazo bastó para sacarla del trance.
-Ha ido bien, soy el nuevo propietario de todo cuanto ves -le dije con una ensanchada sonrisa.
La hubiera lazado por los aires, besado, pero las formas eran importantes, no estábamos en mi lecho y no pensaba dar que hablar de ella.
-Nos vamos, mañana tendrás que acompañarme de nuevo..luego te explico.

La ayudé a montar sobre su corcel, mis ojos se hundieron en esos faros, ella aun no lo sabia pero acababa de cambiar de algún modo su vida.


Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Brianna de Montreil el Mar Jun 06, 2017 5:53 pm

Se sobresaltó apenas cuando la rozó pero al ver que era él y que parecía contento, sonrió. Al parecer el negocio había ido bien y ella estaba bastante segura de que aquella bodega y aquellos viñedos podía hacer buenos caldos. Era cuestión de tesón, trabajo y buen enfoque.

Me alegro!! ahora eres el feliz propietario de esta hacienda y nunca te quedarás sin vino.— Un impulso la llevó a acercarse y poner sus manos sobre los antebrazos del conde, lo siguiente hubiera sido ponerse de puntillas y besarlo pero se frenó a tiempo. Se dio cuenta de que no era lo apropiado, que había más gente por allí y carraspeó soltándolo.— claro... vamonos y me cuentas con detalle.

Montaron sus respectivos caballos y emprendieron el trayecto. En él Damon le fue comentando algunas cosas y ella le explicó algunos pormenores que se daban en el negocio de la vid y el vino, justificándole por qué había sido buena inversión. Le apasionaba ese mundillo, los vino de Montreil había sido muy apreciados y considerados y ella había aprendido todo lo que su padre había querido enseñarle.

Era un trabajo que obligaba a estar en contacto con la tierra y los frutos que ésta adaba, pero a Brianna eso no le disgustaba, al contrario, le parecía muy reconfortante. No etendía muy bien la gente que cobraba por "aire", los que no fabricaban ni vendían nada, y sólo comerciaban con el dinero de los demás. Esa gente era la que conseguía trepar rápidamente y hundir a otros sin que éstos supieran ni cómo les había pasado. Ella entendía el valor del esfuerzo, del trabajo del campo y todo lo que comportaba. Ahora que había estado 9 años trabajando como una mula de criada, respetaba aún más a los peones, labriegos, recolectores y todo el personal que trabajaba doblando la espalda en una bodega.

Llegaron a la mansión de nuevo y Brianna fue a ver cómo estaban Lobbo y Elaine, Mildred lo tenía todo bajo control. Damon le dijo que quería verla en su despacho; iba a acudir allí pero Mildred la interceptó. No habían hablado desde la noche anterior.

No deje que un traspiés la hunda.
Gracias Mildred...es lo que estoy intentando. Que mis errores del pasado no vuelvan como fantasmas a atormentarme de nuevo.— se encogió de hombros.
Ni por un minuto he creido las tonterías que dicen por ahi, la envidia es mala y la gente mediocre se regocija del mal ajeno.
seguramente haya algo de verdad, pero cada vez que alguien cuenta la historia le añade adornos que son falsos.
no tiene por qué contármela.– Brianna suspiró, esa mujer era de las que se merecía saberlo, pero cuanta menos gente lo supiera, mejor.
quizás algún día lo haga... o quizás algún día deje de importar cómo sucedieron las cosas. Gracias por todo Mildred, no sé cómo agradecerle todo lo que ha hecho por mi...— la abrazó, fue un gesto sincero, espontáneo, y se tuvo que separar de ella porque la mujer no era tan cariñosa y se había quedado un poco rígida.— lo... lo siento... no quería molestarla...
deje de balbucear tonterías y vaya al despacho, no haga esperar al señor.— Mildred frunció el ceño, pero se notaba que lo estaba forzando. Brianna sonrió al darse cuenta de que le estaba echando una bronca ficticia y que le había gustado el abrazo; asintió y se fue.



Brianna & Elaine:

avatar
Brianna de Montreil
Realeza Rumana
Realeza Rumana

Mensajes : 152
Puntos : 139
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 10/04/2016
Localización : al lado del hombre al que ama

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Miér Jun 07, 2017 7:01 am

Durante el camino de vuelta fui contándole los detalles de lo que sucedió en la habitación, ademas de que ella me comentó las cosas que había antes susurrado brevemente en mi oído, pero que ahora, con tiempo, podía explayarme en explicarme con mucho mas detalle.
Las risas de ambos se sucedían, la compenetración era evidente y la verdad, estaba deseando poder quedar a solas con ella para rozarla, besarla...

Llegamos a la mansión, allí le ayudé a desmontar, pronto los hombres se acercaron para tomar nuestras monturas y darles descanso y conversando por los jardines regresamos a la mansión.
Ella me dijo que iba a ver a los niños, tiré de su mano estampando un casto beso en sus labios que me dejo con ganas de mas, pero no era el lugar, la mansión estaba llena de gente y era fácil que cualquier doncella pasara y nos viera, no quería incomodarla, ya le dije que respetaría sus tiempos.

Me despedí de ella con una picara sonrisa y le pedí que cuando acabara con todos sus quehaceres acudiera al despacho que tenia que hablar con ella.
Así cada uno tomo una dirección, me dí un baño y después baje al despacho a enfrascarme de nuevo con la cantidad de documentos que me esperaba en ese momento.

Llevaba horas sumido entre los papeles, de nuevo hundía mis manos en el pelo y me restregaba los ojos con mis palmas completamente saturado por la carga de trabajo.
El bosque me pedía a gritos que saliera a correr por el, creo que si seguía con este ritmo de trabajo me iba a volver loco.

Brianna golpeó la puerta con los nudillos, mi mirada se alzó y como si fuera un niño mi sonrisa se ensancho pidiéndole que pasara por favor.
Me alcé de la silla saliendo de detrás de la mesa para apoyarme en la mesa mirándola de frente.
-Cierra la puerta -pedí ladeando la sonrisa.
Brianna obedeció y se acercó después despacio, seguramente no sabia de que quería hablar con ella, mas antes de empezar tiré de su mano para fundir nuestros cuerpos, mi boca busco insaciable sus labios, nuestros alientos se encontraron erráticos tras un beso que lo devastó todo a su paso.
Llevaba el día entero conteniendome y aunque respetaría sus tiempos era un hombre y necesitaba perderme en su piel, aunque no siempre se lo dijese.

Brianna puso de nuevo distancia, sabia que este era mi despacho, pero en cualquier momento podría Mildred o cualquiera de los hombres venir para contarme los sucesos que en el caserón acontecía en cualquier momento.
-Te he pedido que vinieras, ademas de para lo evidente -bromeé con cierta picardia -porque mañana he quedado con el hijo del señor Bregenac. Me presentará a las familias que trabajan los viñedos, me gustaría poder respetar en la medida de lo posible sus puestos de trabajo, no es mi intención dejar a familias en la calle y sin nada con lo que sustentarse, aunque tampoco es que vaya a dar trabajo a quien no lo merece ¿me entiendes?
Si quiero hacer una obra de caridad, dono dinero al orfanato, algo que para tu tranquilidad, hago con frecuencia.
A lo que me refiero, es que quiero se ganen su puesto y dado que no entiendo demasiado, me gustaría que me ayudaras.
No solo eso, eres la única en la que confió lo suficiente como para llevar ese negocio, no tengo ni idea de vinos, bueno, si, de bebérmelo -bromeé entre risas -se que eso te apartará del cuidado de Lobbo y te quitará tiempo con tu hija, entendería que me dijeras que no, pero te necesito Brianna.


Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Brianna de Montreil el Jue Jun 08, 2017 2:52 pm

Después de tantos despropósitos, tener un rato con Elaine y con Lobbo la relajaron más que si se hubiera ido de vacaciones. Los niños eran lo más tierno e inocente del mundo, sus sonrisas, sus caricias, su abrazos sinceros, la forma en la que la miraban como si fuera lo más...eso era amor puro, amor incondicional, y no había nadie que lo mereciese más que esos dos niños. Quizás Elaine había tenido una infancia dura, sobreviviendo en la pobreza y la enfermedad, pero no le había faltado el inmenso amor de su madre, y Lobbo, tan pequeñito, ya tenía grandes ausencias en su vida, así que Brianna lo mimaba todo cuanto podía, porque ya tendría tiempo de sentir el vacío. A esa edad el mundo sólo debería ser un lugar cálido y seguro y ella pondría todo su esfuerzo en que así fuera.

Tras pasar la tarde con los niños se dirigió al despacho, como le había requerido Damon y cuando cerró la puerta y fue abducida por el conde no pudo evitar sonreir. Le gustaban sus besos, su cercanía, la forma en que le demostraba que la quería cerca, que esa oportunidad que habían decidido darse se tenía que materializar de alguna forma. De esa manera se sentía más confiada, si Damon la hubiera ignorado habría pensado que sólo quería desahogarse en la noche y que no había sido nada más. Le acarició las mejillas devolviéndole el beso pero carraspeando y separándose un poco, porque siempre podrían pillarlos y no le apetecía lidiar con eso todavía. Llegaría el día en que si les iba bien, se sabría, pero no era necesario que ya mismo la tacharan de interesada, de arribista o trepa. Prefería que las cosas fueran con tranquilidad, que fluyeran, y ya se vería a donde llegaban.

Escuchó lo que Damon le dijo y tenía mucha razón.

si, es mejor que las familias que ya trabajaban se queden empleadas porque conocen todo, tan sólo habrá que explicarles las nuevas maneras de hacer algunas cosas...

Damon le dijo que la necesitaba a ella para llevar a cabo ese proyecto. ¿Estaba escuchando bien? ¿le estaba ofreciendo dirigir esa bodega, llevar ese negocio? en su rostro se reflejó la más profunda sorpresa.

Damon...¿estás seguro? nunca he dirigido un viñedo yo sola, siempre estaba mi padre ahí para llevar las riendas...— le estaba dando la oportunidad de su vida, la de demostrar que podía hacer lo que siempre había querido, ser una mujer independiente y que se la respetase por su trabajo y buen hacer.— es una oportunidad tremenda...no puedo rechazarla, es todo cuanto podría desear...¡Gracias!.— se abrazó a él, no lo pensó ni un segundo. El tiempo que le quitaría de otras cosas podría recurperarlo si se organizaba bien, las habladurías sobre ellos aumentarían de cualquier manera y sobre eso no podía hacer nada, lo único que podía era demostrar que valía, que no era un pendón ni una mujer florero, que sus ambiciones no estaban en cazar un marido rico que la mantuviera, sino en crecer y evolucionar y hacer algo útil con su vida y su talento.

Su cabeza empezó a pensar con rapidez, la cantidad de cosas que debía hacer, las tareas que debía organizar, por donde empezaría a desenredar aquella maraña y poner en marcha los engranajes. Damon interrumpió la abrumadora cantidad de datos que empezaba a procesar en su cerebro al descorchar una botella del viñedo de Beregnac. Llenó dos copas y brindaron por un buen negocio cerrado y el inicio de toda una aventura para Brianna.

¡por los buenos momentos!.— chocó su copa con la de Damon y paladeó el vino. Estaba bien, pero estaba segura de que podían mejorarlo, sería su cruzada personal.— no te defraudaré..— No lo haría, trabajaría tan duro como hiciera falta pero de ninguna de las maneras echaría a perder la oportunidad que le había puesto en bandeja Damon.

Mildred interrumpió, había alguien que buscaba a Damon, seguramente algún miembro de la manada, pero Brianna no conocía todavía esa condición, así que simplemente creyó que sería alguno de sus hombres o conocidos. Apuró la copa y la dejó sobre la mesa dirigiéndole una mirada ilusionada a Damon y una sonrisa. Cuando acabase de cenar y acostar a los niños, tenía pensado colarse de nuevo en su cuarto, porque esa celebración le había sabido a poco.



Brianna & Elaine:

avatar
Brianna de Montreil
Realeza Rumana
Realeza Rumana

Mensajes : 152
Puntos : 139
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 10/04/2016
Localización : al lado del hombre al que ama

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Vie Jun 09, 2017 7:08 am

Eso era lo que me gustaba de Brianna aparte de su entusiasmo y entereza, de haberse criado como una mujer de clase alta, sabia lo que era pasar calamidades e intuía que por eso ella seria la mas justa para con esas familias que seguramente habían dado su vida por esos viñedos.
Confiaba plenamente en ella y mi sonrisa se ensancho cuando esta me dio la razón sobre contratar a aquellos que ya estaban.

Cuando le dije que la necesitaba su rostro se trasformo, podía ver ilusión con una mezcla de miedo a la vez que sorpresa por mi decisión.
Aseguró que nunca había llevado una hacienda, que siempre estuvo guiada por la mano de su padre.
-Pues ya es hora de volar sola ¿no crees? Tengo visión para los negocios, no te ofrecería esto si pensara que no eres capaz de cumplir los objetivos que te marcas.

La atraje de nuevo por la cintura, para rozar su cuerpo con el mio, era evidente que estaba hambriento de ella.
-Y no creas ni por un momento que el motivo es que te pierdes en mis sabanas, para tenerte contenta te regalaría diamantes, no pondría un negocio de esta envergadura en tus manos
Mi mirada lobuna se incrusto en sus verdes, quería que entendiera, que nada tenia esta decisión que ver con lo nuestro.
Era capaz de diferenciar lo que era trabajo de lo que era una incipiente relación que ninguno de los dos sabia aun como podía acabar.

Se abrazó, agradeciendo mi confianza, mis dedos surcaron su cintura en una caricia muda, mi aliento golpeaba su pelo y pronto mis labios se sumergieron en su cuello.
Cerré los ojos percibiendo su olor y contra su piel sonreí como un niño.
-Brianna si quieres mantener la compostura en mi despacho te aseguro que ahora mismo me estas tentando a que la mesa se convierta en un lecho.

Sonrió poniendo distancia nuevamente entre nuestros cuerpos, descorchó una botella de vino del viñedo Beregnac y repleto sendas copas para que degustáramos la nueva empresa en la que nos habíamos metido.
Di un trago ,estaba bueno, pero algo me decía que en manso de esa mujer su sabor seria exquisito.
Ahora venia la otra parte, dejé escapar el aire un momento antes de continuar.
-Hay una mujer que conozco de París que se ha instalado en nuestra casa, supongo que te habrás cruzado con ella, su nombre es Ariyne y va a ayudarme un poco con el tema de “la manada”  los trabajadores, algo así como un capataz.
Mildred tendrá que ocuparse mas de los niños ahora que tu has de centrarte en el viñedo y yo tengo mucho papeleo y otros negocios que me absorben el tiempo.

Esperé su reacción, dudaba que supiera que Ari y yo tuvimos un encuentro sexual en una ocasión, fue algo discreto y ni siquiera la conocía a ella, por eso no le daría ninguna explicación, yo no era de esos que hablaba de las mujeres con las que se acostaba.
Mildred interrumpió nuestra reunión, me despedí de Brianna con educación para ir a solventar el problema por el que uno de los míos me llamaba.
Las mazmorras estaban preparadas, solo tenia que darle el visto bueno para que en dos noches nos encadenáramos en ellas para no ocasionar ningún daño.
En Italia sabíamos las zonas donde podíamos disfrutar de la libertad sin causar estragos, pero aquí había mucho cazador, poco bosque y entre las filas de los míos, muchos jóvenes.


Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Brianna de Montreil el Sáb Jun 10, 2017 1:43 pm

Se dejó abrazar y recibió su contacto con agrado. No le molestaba en absoluto que se tomara esas confianzas con ella, que la cogiera de la cintura, que le dejara un beso en el cuello o que le acariciara la mejilla. Era gestos que también a ella le daban ganas de expresar con él, pero por lo pronto, era mejor ir despacio. Damon decía que le daba igual todo el tema de la clase social, y quizás llegado el momento así fuera, pero no quería mortificarlo con más tonterías innecesarias, ni cotilleos ni murmullos. Si podían mantener la distancia en presencia de otras personas, que así fuera, sólo quería facilitarle la vida.

Cuando le habló de la mujer que se había instalado en la mansión tuvo sentimientos encontrados. Dijo "en nuestra casa". ¿Eso significaba que a ella la contaba ya como parte de su hogar? ¿la quería en su casa, como parte de esa pequeña familia en la que estaban también Lobbo, Mildred y algunas otras personas que empezaba a conocer ahora? eso la honraba, la hacía sentir valorada y querida, no sólo por sus habilidades profesionales. Pero por otro lado le hablaba de esa mujer, cuando antes no le había hablado de ninguna más y no eran pocas las que acudían por allí. ¿Ayudarle con la manada? que forma más extraña de hablar de su plantilla de trabajadores. Y si la había contratado o lo que fuera ¿dónde la dejaba a ella? muchas dudas a solventar.

entonces ¿debo ponerme a sus órdenes? o sigo a las de Mildred? o a las tuyas? no estoy segura de qué debo hacer.

Si él le había dicho que era su nueva capataz, confiaría en que era así, aunque le olía que esa tal Ariyine era algo más o lo había sido. Pero bien, cada cual tenía secretos y medias verdades que a veces eran difíciles de explicar. Mientras no se enterase de que estaba jugando con ella, lo que hubiera hecho Damon en el pasado o lo que decidiese respecto a sus propiedades y personal, estaría todo bien.

Cuando vinieron en busca de Damon, Brianna se marchó a sus aposentos. Acostó a Lobbo y a Elaine, le leyó un cuento y fue a darse un baño, era el único momento del dia de relax y habían pasado muchas cosas. Al día siguiente tendría que empezar su nueva etapa de administración del viñedo y la bodega, y estaba realmente feliz por ello, sería una gran ocasión, mucho trabajo y un reto importante, pero estaba muy animada.

Salió del baño relajada, oliendo a jabón suave y se colocó el camisón. Cogió un libro y se sentó al lado de la chimenea mientras acababa de secarse el pelo. ¿Debería ir al cuarto de Damon?¿La estaría esperando? difícil cuestión, no sabía si acertaría o no, no sabía si se estaba haciendo pesada, si él no estaría ya harto de verla todo el día como para verla también por la noche. Optó por leer un rato mientras dejaba la mente volar hacia otros lugares y épocas.




Brianna & Elaine:

avatar
Brianna de Montreil
Realeza Rumana
Realeza Rumana

Mensajes : 152
Puntos : 139
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 10/04/2016
Localización : al lado del hombre al que ama

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Sáb Jun 10, 2017 3:24 pm

La jornada de trabajo ha sido agotadora y aunque también muy fructífera, después de la copiosa cena me retiro a mis aposentos, no sin antes despedirme con un beso del pequeño Lobbo que se va en brazos de Brianna a su cuarto y de revolver el pelo de Elaine que los acompaña con su sonrisa.
Me sirvo una copa esperando que Brianna acabe con sus obligaciones y venga a mi habitación para encontrarnos.
Es el único momento del día en el que podemos dejarnos llevar, sucumbir ante el otro y no guardar esa normalidad en la que nos enmascaramos para que nadie sepa que entre nosotros hay algo mas.

Las horas pasan, no se cuantas copas llevo ya, el sofá frente a la chimenea acoge un cuerpo cansado, mis ojos se entrecierran y el vaso en mas de una ocasión resbala de mi mano despertándome en el acto.
Ya no se que pensar, quizás le molestan mis  demostraciones de afecto en publico..bueno mas que en publico en lugares donde podemos ser interrumpidos.
Es cierto que ella acarrea con un pasado sombrío que le pesa sobre los hombros e imagino que no desea que mi compañía de mas de hablar de ella y su apellido.

Dejo escapar el aire contra la copa, a fin de cuentas, ahora, si quisiera, podría estar aquí,y eso me frustra. Nunca me interrumpen cuando duermo y no entiendo si esto es solo una excusa o es que ya se le hace bastante pesado aguantarme por el día como para volver las noches una costumbre.
Supongo que no he de equivocarme con esto, vengo de una relación en las que las cosas no me han ido bien y tomármelo con calma es la decisión mas sabia.

Sumido en mis pensamientos acabo durmiéndome en el sofá, solo, esperando a alguien que no vendrá.
Los primeros rayos de sol entrando por el postigo de mi habitación, me despiertan, hoy también me espera un día lleno de papeleos, ademas de que he de ir a la bodega, alli me reuniré con el hijo  del señor Beregnac y conoceré a sus trabajadores, así como les presentaré a Brianna.
Tras lavarme y asearme en la tina bajo al comedor dispuesto a paladear mi desayuno, Mildred parece contenta, bromeamos, hablamos sobre la noche que se acerca.
Tras acabar me dirijo a los establos donde me reuniré con Brianna, todo esta listo para partir, los caballos ensillados y conversando con el mozo espero a que la dama haga acto de presencia.


Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Brianna de Montreil el Sáb Jun 10, 2017 3:58 pm

La noche se cierne sobre la mansión y Brianna trataba de leer pero su mente le jugaba malas pasadas una y otra vez. ¿Quién era esa mujer que le había dicho? ¿por qué era tan importante como para comentárselo e instalarla en su propia casa...? No podía dejar de darle vueltas, el día sería duro, había mucho que hacer y estaba nerviosa porque quería dar la talla. Su cerebro se iba por derroteros que de haber estado tranquila, no habría tomado. Pero todo se le hacía una bola y finalmente decidió cerrar el libro y acostarse. Cerró los ojos, contó ovejas y recitó la lista de los reyes Godos...pero no podía dormir, no había manera.

Finalmente el agotamiento le pidió una tregua y se durmió en un oscuridad sin sueños, se hundió en un duermevela extraño que no le proporcionó mucho descanso. Se levantó antes del alba, se vistió y se peinó para una dura jornada de trabajo. Llevaba pantalones de montar bajo la falda, blusa marrón y chaquetilla. El pelo recogido en dos trenzas pegadas a las raices, que se unían en la nuca en un moñete. Cómoda y sencilla pero pulcra. Se presentó en el establo co un halo violáceo bajo sus ojos verdes que desvelaba la noche tan movida que había tenido.

buenos días Damon.— se dirigió hacia él y se llevó la mano al cuello crujiéndolo y poniendo gesto de dolor.— no he dormido muy bien, estaba nerviosa...pero ya está, nos espera un día intenso.

Se quedó observando aquellos ojos castaños y profundos, sintió como eran un bálsamo para ella cada vez que la miraba, tenía el poder de reconfortarla sólo con mirarla y relajó un poco el gesto.— Espero que al menos tu descanso haya sido mejor que el mio. No sabía si querías que...— iba a decirle que no sabía si él deseaba su compañía esa noche, pero el mozo de cuadras les interrumpió preguntándole a la señorita si deseaba fusta o espuelas.— espuelas, gracias Merchand.
Como había varios empleados pululando por las caballerizas, guardó el comentario y simplemente montó al caballo tras ponerse las botas y las espuelas y cuando Damon hizo lo mismo, puso el caballo al trote y se dirigió al camino que los llevaría a la hacienda Beregnac.

Una vez que ya estaban en el camino, estaba pensativa, iba dándole vueltas a algunas cosas del viñedo, repasando mentalmente las cosas que quería hacer.

Creo que sería bueno establecer un calendario en el despacho del capataz, con las principales tareas a realizar, y que las vaya cumpliendo en plazos. Seguramente no se habrán hecho las limpiezas de primavera y es muy importante que se hagan. Los silos y bodegas se tienen que orear y limpiar, si no, las siguientes cosechas pueden echarse a perder, las fermentaciones se harían vinagre. Dureante esta semana poco vamos a poder hacer con las vides, hay que poner a punto las instalaciones o todo lo demás se irá al traste. Después está la poda, llegamos algo tarde, pero si la hacemos bien podemos sacar media cosecha de calidad, que es mejor que una que no vale nada...

Le fue comentando a Damon algunas de las cosas que a grandes rasgos eran prioritarias, sin entrar en los pormenores, que no el cabía duda de que los habría y que le tocaría a ella solucionarlos.

He pensado que si estos días hay mucho trabajo, quizás sería conveniente que me quede en la casona. Por lo que vi, la familia Beregnac vivía allí hasta hace poco y por unas pocas noches no pasará nada, siempre que lo veas conveniente. Y si quieres que se venga Lobbo, con Elaine y Lucille me apaño.— Lucille era una de las criadas del palacete de los Landvik, y se llevaba bien con ella. Para unos pocos días podrían apañarse.— Cuando trabajaba para los Castelgandolfo me apañaba para cuidar de Elaine... teniendo ayuda es mucho más fácil.

El sol le daba de frente y la obligaba a entrecerrar los ojos, ya de por si rasgados. Se puso la mano en frente a modo de parasol y miró a Damon.— aunque te echaré de menos.



Brianna & Elaine:

avatar
Brianna de Montreil
Realeza Rumana
Realeza Rumana

Mensajes : 152
Puntos : 139
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 10/04/2016
Localización : al lado del hombre al que ama

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Dom Jun 11, 2017 6:13 am

Brianna llego a las caballerizas con un pantalón de montar bajo una falda, una blusa en tonos marrones y una chaqueta fina.
Le saludé con una sonrisa y de forma cortes la ayudé a montar sobre su blanca yegua.
Al parecer los nervios habían hecho mella en ella aquella noche no permitiendole pegar ojo, entendía perfectamente que el trabajo que le había encomendado era de una gran responsabilidad y que eso le quitara el sueño, quizás si hubiera pasado por mi habitación, juntos hubiéramos podido vencer sus miedos, pero no lo hizo y ella tendría sus motivos, unos que no estaba dispuesto a juzgar.

Por el día nos limitábamos a nuestra relación profesional, aunque teníamos confianza, nos llevábamos bien y eso, pasara lo que pasara entre nosotros, no iba a cambiar.
Mi trato era cercano con todos mis trabajadores, básicamente porque eramos una manada, mi familia y yo el líder indiscutible.

Ladeé la sonrisa cuando me preguntó como habia pasado yo la noche, pero fue interrumpida por el mozo, por lo que no obtuvo respuesta alguna por mi parte.
Colocadas las espuelas, partimos hacia la bodega.
El camino resulto tranquilo, ella me iba narrando todo aquello que veía importante que yo supiera, las medidas que pensaba que tenían que tomarse en un principio porque tenían vital urgencia y aquello que consideraba podría esperar un tiempo mas.

Estaba de-acuerdo con todo lo que decía, por eso había puesto el viñedo en sus manos, la veía muy capaz de sacar ese negocio adelante y aunque mucho me hubieran llamado loco por poner algo tan importante a manos de una mujer, la nana de mi hijo, no pensé en nadie mejor por le cargo, pues toda su vida se había criado entre vides, por fuerza tenia que conocer el negocio.
En lo único que pudiera flaquear es en el tema de números, mas para eso estaba yo para ayudarla.
-Lo vas ha hacer bien -aseguré guiñándole un ojo -estoy seguro que lo que dices es lo correcto, adelante, tienes mi plena confianza en este tema.

Después me comento que le gustaría quedarse unos días en la mansión, algo que me pareció providencial, yo mismo iba a sugerírselo, no porque la quisiera lejos, si no porque a la noche siguiente tendríamos luna llena y no podía permitir que ella y la pequeña ocuparan la casa por si había algún problema.
-Me parece que es la decisión correcta, así podrás evaluar de mejor manera a los trabajadores, tanto del viñedo como del caserón, tienes total potestad para tomar decisiones.
Me preguntaste ayer si has de ponerte al servicio de Ariyne, la verdad, es que no, tu solo me rindes cuentas a mi.
Ella tiene otras ocupaciones que para nada tienen que ver con las tuyas. -sentencie.
Con respecto a Lobbo, preferiría que se quedara con Mildred, aquí tendrás mucho trabajo y Lobbo todavía es un bebe.

El motivo principal era que para que mi manada lo aceptara, Lobbo tenia que empezar a pasar tiempo con nosotros cuando nos convertíamos, a fin de cuentas no era mi descendencia, no olía a nosotros y tenia de algún modo que involucrarlo con la manada, era el único modo de hacerlo, aunque el pequeño iba a pasar una noche complicada.
Mildred y yo nos encadenaríamos en la misma celda con el pequeño, nada le ocurriría, pero era cierto que la transición no era tan agradable como en un bosque, iba a pasar miedo, es lo que había, todos habíamos pasado por esto y estaba seguro de que él había visto a su madre trasformada y a mi hermano, esperaba que no le viniera de nuevo todo esto. Alejarlo de la manada no iba a ayudarlo, al revés complicaría las cosas, los hombres tenían que empezar a verlo como uno de los nuestros pues con siete años seria convertido y en el caso de no poder tener mi propia descendencia, algún día ocuparía mi lugar entre ellos.


Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Brianna de Montreil el Lun Jun 12, 2017 5:10 pm

Llegaron a la bodega Beregnac y desmontaron, siendo recibidos por el capataz de aquella hacienda, el señor Bayard. Éste tenía el pelo muy negro y ensortijado y la tez olivácea, como si descendiera de españoles o italianos, tendría cerca de los cuarenta y su espalda era ancha, curtida de trabajar. No era el típico capataz fondón que dirigía desde su despacho.

Damon hizo las presentaciones y le explicó a Bayard que Brianna se encargaría de gestionar la bodega, que sabía lo que tenía entre manos y que la obedeciera porque tenía toda la confianza del propietario, o sea, él. Al hombre no le entusiasmó la idea de que una mujer manejase el negocio, pero no le quedaba otra que obedecer, y tampoco dijo nada.

En el despacho Brianna sacó una lista de tareas y fueron discutiéndolas por orden de prioridad, le preguntó a Bayard lo que opinaba al respecto y tomó en consideración sus ideas, aplicando algunas de ellas y agradeciéndole su implicación y su comprensión. Le dijo que se fiaría de entrada de él, de su capacidad para escoger al personal (ya que ella no los conocía). Se lo tendría que ganar, pero desde luego el capataz se marchó de allí teniendo claro que Brianna algo sabía de viñedos.


La mañana fue intensa de aquí para allá, comprobando el estado real de algunas instalaciones y organizando un poco el despacho. El personal estaría escogido y listo por la tarde y Brianna se encargaría de tomarles los datos para luego llevar las cuentas y los pagos de los sueldos, y colocarlos en sus respectivas tareas. Pero antes irían a la casona y allí les tenían preparada la comida. Eran tres personas del servicio: la cocinera, la doncella y el mayordomo. Si Damon mandaba a Elaine y a Lucille, serían suficientes para llevar esa casa si sólo vivían ella y su hija. No necesitaban más gente, salvo para las limpiezas generales, que tenía muchas habitaciones. Les sirvieron una comida más sencilla que las que ponían en la mansión, se trataba de conejo estofado con patatas con romero y salvia, pan caliente con quesos y frutos secos, y de postre una crema de higos.

¿Mandarás a Elaine y a Lucille? o ¿vendrás tú también?

La pregunta tenía casi más de ilusión que de pregunta. Estar lejos de la mansión les proporcionaba cierta intimidad, allí casi nadie les conocía ni estaban al tanto de las murmuraciones de la alta sociedad. De alguna manera esa casona le servía de refugio después del ridículo espantoso que había hecho en aquella fiesta tan importante. Si fuera una avestruz, enterraría la cabeza en el agujero y no la sacaría hasta que no se hubieran marchado todos. Por otro lado...se arrepintió de haberlo dicho. Quizás Damon no quisiera regresar a la casona, era un hombre muy ocupado y tendría mil cosas que hacer, como para estar con ella.

déjalo... no debía decir eso. Da igual, seguro que tienes mucho que hacer.



Brianna & Elaine:

avatar
Brianna de Montreil
Realeza Rumana
Realeza Rumana

Mensajes : 152
Puntos : 139
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 10/04/2016
Localización : al lado del hombre al que ama

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Mar Jun 13, 2017 7:30 am

Llegamos a la mansión allí nos recibió el capataz, el señor Bayard. Un hombre que a primera vista parecía curtido por el trabajo, para nada uno de estos que solo se limitan a dar ordenes a ton ni son sin ensuciarse las manso para nada.
Al contrario, la sensación que me dio fue muy positiva, lo que si aprecié en como su corazón se disparó fueron dos cosas, una que al presentarle a Brianna le gustaba lo que veía ¿a que hombre no? Dos que lo que no le gustaba es que esta le diera las ordenes, algo que sin duda iba a suceder pues le dejé muy claro que tenia mi total confianza y que en caso de no estar yo, su palabra seria la ultima que se escuchara.

El señor Bayard acepto las condiciones que claramente puse frente a la mesa y dejé que ellos dos conversaran mientras yo me alejaba para acabar de cerrar el negocio con el hijo mayor de los Beregnac.
Pasamos un par de horas en el despacho, había mucho que firmar, ademas de que el notario tenia que dar veracidad a todo lo que ocurría en ese lugar.
Así las escrituras pasaron a pertenecerme y tras darle la mano, nos despedimos de forma cordial desenandole que la nueva empresa por tierras Americanas tuviera éxito.

Me despedí después del notario y fui hacia la casona para ver a Brianna que al parecer ya habia terminado su conversación con el capataz, me explico por encima lo que habían estado haciendo, hablando y aquello que podía inquietarla.
Finalmente me preguntó si cuando trajera esa tarde a Elaine yo también me quedaría o regresaría a la mansión.

Dejé escapar el aire, me apetecía mas que nada en este mundo quedarme con ellas, ir a su habitación, perderme entre sus piernas, pero...¿era lo adecuado?
Si lo hacia, parecería que esto lo había comprado como picadero, que no dejaba pasar ni la primera noche y ya estaba deseando acostarme con la sirvienta.
Los rumores correrían como la pólvora y seria su honor, no el mio el que se resentiría.
A fin de cuentas para los hombres estas cosas son escusadas con un picor de entrepierna.
-Hoy no -apunté con una sonrisa ladeada -traeré a la pequeña y a la sirvienta que os ayude y volveré a casa.
Quiero que te instales, que conozcas bien al servicio, que sepas si puedes o no confiar en su discreción -casi susurré, esperando que en esa palabra entendiera el motivo de porque no iba a pasar la noche allí.
En mi mansión mis hombres nunca se irían de la boca, los conocía, eran mi manada, pero allí, cualquier trabajador, cualquiera del servicio podía con una clara mala intención hablar de mas.

Le pedí que me acompañara al establo para despedirme allí de ella, demasiada geste por los alrededores.
Un vez nos adentramos en el establo, mis manos sobrevolaron la distancia que nos separaba, ambas acunaron su rostro atrayendola con rudeza contra mi boca que hambrienta se perdió en un beso largo, húmedo y necesitado que murió en un jadeo contra sus labios.
Me separé de nuevo, mis ojos oscuros, la voz ronca y mi respiración claramente agitada fue la despedida que le dedique antes de dar un salto sobre mi caballo oscuro y perderme por las puertas de la mansión.


Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Brianna de Montreil el Miér Jun 14, 2017 4:22 pm

Entendió perfectamente las palabras de Damon, no se fiaba del servicio ni de nadie y como estaban empezando a conocerse y a tener algun tipo de relación, era mejor que las cosas fueran despacio y de momento, en la sombra.

Quizás otra persona se hubiera sentido incómoda siendo el sucio secreto de un noble, pero para ella era la segunda vez que me metía en una relación y la primera ya fue problemática en ese aspecto. Lo peor que podía pasar ya le había pasado. Era más fácil que ella arruinase la reputación de Damon que al revés puesto que ella no tenía reputación que mantener. Aún así, no sentía que Damon la quisiera relegar al anonimato, simplemente estaba siendo precavido, y ella también lo prefería. La prudencia no estaba nunca de más.

Se despidieron en los establos y ese beso lo atesoró, lo recordaría y le haría compañía cuando se sintiera extraña en esa cama que no conocía, entre gente extraña que empezaba a conocer. ¿Qué le traería el futuro? no lo sabía, pero sentía que algo iba a ir bien, le hacía mucha ilusión acometer el reto del viñedo y se sentía preparada para eso. Y con Damon...el tiempo lo diría.

Por la tarde regresó portando a Elaine y a Lucille, la sirvienta que la ayudaría con la niña y las cosas que ella no podría estar pendiente (la ropa, las cosas de la casa etc.) y no se demoró, se marchó como había venido. Brianna se tomó un rato para enseñarle a Elaine el lugar y ponerla al corriente de lo que iba a pasar, orque estarían allí al menos unsa semana. Poner en marcha el negocio no era fácil y su madre iba a estar muy ocupada desde muy temprano, pero era importante para ella y Elaine no era una niña caprichosa ni egoista, estaba feliz de ver a su madre contenta, motivada, con ganas de hacer cosas que fueran para ella, no siempre para la niña. A pesar de su corta edad sabía los enormes sacrificios que había hecho Brianna, y ahora ella podía facilitarle las cosas portandóse bien y no dando trabajo.

Los días pasaron rápido, había mucho que hacer y Brianna siempre estaba a cien cosas, pero más o menos iba saliendo todo...hasta ese dia.

Empezaba a caer la noche del sexto día y Brianna apagó la luz del despacho de la casona, iba a dirigirse al comedor donde Elaine ya debería estar lista para la cena cuando se topó con dos hombres que la miraron con el ceño fruncido. ¿Quiénes eran? no los ubicaba como servicio de la casona.

Buenas noches caballeros...¿en qué puedo ayu...?— no la dejaron terminar la frase, la agarraron por el brazo retorciéndoselo tras la espalda.
¡cállate bruja! Cógela fuerte Humbert!! y a la niña también!!
Brianna no sabía qué estaba sucediendo, aquello la pilló de improviso, cuando entraron en el comedor, otro tipo sujetaba a Elaine y la dejaron llegar hasta ella, pero reteniéndola. El señor Bayard apareció con gesto algo desencajado y un moratón en el pómulo, miró a Brianna con una disculpa en los ojos.
esto no está bien Humbert...¿te das cuenta de lo que estáis haciendo?
esa mujer es una bruja!! desde que legó se ha muerto el ganado de Pierre y esta mañana mi hija!! sólo tenía 4 años!! con esas marcas negras en la piel...es culpa suya!! es una bruja!!.— apuntó a Brianna con el dedo, que no sabía de qué le estaba hablando.
¿y cómo sabes que es ella? podría ser cualquiera...
mira la niña... tiene la piel casi azul, es un demonio...— ciertamente Elaine tenía un color pálido y enfermizo, y ese día algo más de lo normal, pero nada alarmante. Brianna protegió a su pequeña con el cuerpo. nadie le pondría un dedo encima. ¿Estaban acusándola de brujería?.— Enciérralas en las mazmorras, vamos a buscar al cura.

El otro hombre se llevó a Brianna y a Elaine y las hizo bajar al sótano, maniatando a la mujer a una argolla de la celda y cerrando el candado después. Elaine no había soltado ni una sola lágrima, estaba asustada pero mantenía el tipo. Brianna no podía creer aquella situación absurda.
¡Espere! espere por favor!! no soy ninguna bruja!! están cometiendo un gravísimo error...siento mucho lo de la hija de ese hombre pero tiene que creerme yo no...
Cállate bruja!!!

Era todo muy absurdo, de pronto había pasado de ser la persona encargada del viñedo a estar retenida por unos aldeanos en la propia casona. Estaba claro que eran supersticiosos, pero aquello estaba tomando un tinte complicado. ¿Qué harían con ellas?

Elaine se abrazó a ella, ya que Brianna estaba atada a una argolla y no podía bajar los brazos, sólo podía pegarse a la pared con las muñecas por encima de la cabeza. Susurró contra su pelo quedamente.

todo saldrá bien...saldremos de esta...tú no te preocupes, esto es sólo un error...pero si algo me pasara...prométeme que buscarán a Damon, que irás con él..— Elaine asintió, preocupada pero memorizando las instrucciones i algo sucedía.
Damon vendrá, y se arreglará.
eso espero amor mío... eso espero.



Brianna & Elaine:

avatar
Brianna de Montreil
Realeza Rumana
Realeza Rumana

Mensajes : 152
Puntos : 139
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 10/04/2016
Localización : al lado del hombre al que ama

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Jue Jun 15, 2017 5:49 am

Desde que dejé a Elaine con Brianna en el caserón del viñedo no había vuelto a visitarlas. No eran falta de ganas, mas bien que la luna llena me tenia recluido. La noche siguiente la dama blanca coronó el firmamento y mi manda y yo quedamos confinados en las mazmorras.
Por suerte no hubieron incidentes,la noche paso y con ella unos cuantos días mas que pasé solucionando ciertos encontronazos entre los míos, así como formando a Ariyne, era necesario que aprendiera cuanto antes a manejarse con los muchachos, y ellos todavía no la respetaban como beta.

Cada día enviaba a uno de mis hombres para ver como iban por allí las cosas, por suerte me decía que la veía feliz, ocupada, pero muy animada con la nueva empresa y yo quería mantenerme en cierto modo al margen ,dejarla volar sola, solo así se haría de respetar en un mundo de hombres.
Encontrarme como su sombra detrás, solo daría a los hombres motivos para sospechar que esa confiada otorgada no era plena.

Como muchas otras noches, tras una copiosa cena me retiré a mi despacho, la echaba de menos leyendo en el sofá frente a la lumbre e inevitablemente mis ojos se perdieron en ese sofá donde empezamos de algún modo a intimar.
Me sumergí en la inmensidad de papeleo que se almacenaba sobre mi escritorio cuando la puerta fue abierta de golpe, al otro lado Mildred con el rostro desencajado.

Lucille habia llegado a la mansión con un ataque de pánico, al parecer unos hombres habían atrapado a Brianna y a su pequeña.
Mis ojos se tornaron ámbar, sentí los colmillos crecer, las garras con ellos mientras mi pecho subía y bajaba tratando de encajar los rabioso latidos de mi corazón.
Mildred posó sus manso en mi pecho, no podía permitirme salir en ese estado, no, si no quería que los de allí supieran lo que era. No, en un mundo donde las tradiciones, los monstruos son para ellos solo fabulas y leyendas pero que hacen que la inquisición cometan grandes atrocidades en nombre de Dios.

Gruñí apartando a Mildred, las caballerizas mi destino, los caballos se inquietaron ante la presencia del depredador y de un salto monté sin silla a mi espectro emprendiendo una salvaje marcha hacia el viñedo.
El bosque acogió la respiración agitada de la montura, su cuerpo se tensaba y destensaba bajo mis piernas cuando el galopé era su paso y la tierra se lazaba bao ss cascos siendo alzada a nuestro paso.

Desmonté de un saltó del caballo, ordenando a los hombres que  abrieran las puertas al dueño de todo lo que ellos ahora pisaban. No escuché a nadie, a nada, la casa mi objetivo y esos hombres que las habían caoturado serian mis victimas si habían sufrido algún daño.
Estaba fuera de mi, mis ojos centelleaban y mi paso se perdió así por el caserón.
-¡Brianna, Elaine! -grité desesperado sin haber donde las tenían recluidas a ambas, si es que no les habían hecho algo peor que eso.


Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Brianna de Montreil el Jue Jun 15, 2017 4:19 pm

Los aldeanos regresaron con el capataz y el cura. El hombre estaba tratando de convencerlos de que se equivocaban pero no le escuchaban. Cuando las cosechas iban mal, o las epidemias se cernían sobre los seres queridos, la sinrazón y la superstición campaban a sus anchas.

El cura era un hombre delgado y con ojos de cuervo, estricto, severo y gruñón. Se tomaba muy a pecho las acusaciones de brujería, pues en aquel París "moderno" se había puesto de moda el espiritismo, la ouija y las cosas raras. Bajaron a las mazmorras y tiraron de Elaine hacia fuera, Brianna seguía maniatada a una argolla. La tuvieron que arrancar de las faldas de su madre porque la pequeña se había agarrado como una lapa.

Maaaamiiii!!!!
Elaine!!! Elaine!!!! dejadla en paz!!! es sólo una niña, no ha hecho nada!!! soltadla!!!

La mujer se desesperaba y tiraba de las cadenas desollándose la piel de las muñecas, en un intento tan desesperado como inútil por soltarse.

Haced callar a la bruja.— El cura intervino y uno de los hombres le soltó un puñetazo en la cara a Brianna partiéndole el labio y haciendo que viera las estrellas.— vamos a ver jovencita...Alina, la niña que ha muerto hoy...¿has discutido con ella? ¿ha sido mala contigo?

Elaine negó con la cabeza, estaba muy asustada y su madre le decía que siempre dijera la verdad, aunque ella sabía que Brianna guardaba secretos.

estuvimos jugando ayer con las muñecas...la suya se llamaba Agatha y la mía Josephine...

¿Seguro que no fue mala contigo? ¿has deseado que la castigasen por algo?
no...se lo juro.
jurar en vano es pecado, y si me mientes arederás en el infierno..
Dejadla!!! no ha hecho nada!! no somos brujas!!!.— Brianna se desgañitaba y otro puñetazo impactó contra su pómulo. El cura sacó un tarro de cristal y se lo enseñó a Elaine.
¿sabes lo que es esto?.— la niña asintió, era una de sus medicinas.— ¿es de tu madre?.— de nuevo asintió.— ¿se lo dio a Alina?.— negó con la cabeza.
me lo da cuando no puedo respirar, cuando mi enfermedad se pone peor.— el cura sonrió de medio lado, ladino.
Así que tenemos a una mujer que se cree más sabia que los doctores y que desafía a la voluntad del Todopoderoso.

Brianna se temía lo peor, ya veía por donde iba. Los aldeanos estaban asustados, no podían compreder que su Dios se llevase vidas inocenetes sin más, alguien debía tener la culpa y era más fácil echarsela a la mujer que tenía en sus manos remedios médicos, facilmente confundibles con pociones.



Brianna & Elaine:

avatar
Brianna de Montreil
Realeza Rumana
Realeza Rumana

Mensajes : 152
Puntos : 139
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 10/04/2016
Localización : al lado del hombre al que ama

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Damon Landvik el Vie Jun 16, 2017 1:46 pm

Ladeé la cabeza, de las mazmorras venia el grito ahogado de Elaine llamando a su madre a voz en grito, corrí hacia ese lugar bajando los escalones de dos en dos, estaba oscuro, mis ojos resplandecían salvajes dando paso a la bestia que habitaba en mi interior. Muchos fueron los golpes que se sucedieron mientras acortaba esa distancia y peor el interrogatorio al que la niña estaba siendo sometida.

Un gruñido escapó de mi garganta antes de girar la esquina y aparecer frente a esos dos carniceros y el párroco que hablaba en nombre de un dios imaginario.
-¿que pasa aquí? -pregunté imperativo
Mis lobunos ojos ahora pardos por el auto control que estaba ejerciendo se hundieron en sus ojos de cuervo, nariz aguileña y pelo cano que desafiaba al señor de la casa.
Alegó que esa mujer era una bruja y que la niña había confesado el delito, que una chiquilla había muerto por su culpa y que la hoguera es lo que merecían.
Trataba de explicarme la fama de la madre y las artes que había utilizado para enamorarme, que era una mujerzuela y que el diablo toma muchas formas.
-¡Fuera! -rugí acercándome al esquelético hombre.
Mi porte imponente lo amedrento y reculo soltando a la niña que corrió a mis brazos mientras este se santiguaba y rezaba por mi alma.

Mi mano se poso en su pequeña cabeza, su respiración era agitada, al borde de un ataque de asma.
-Elaine, no pasa nada, respira.
Mis ojos volvieron a ese individuo que seguido por sus secuaces se resguardaban bajo el manto de dios para cometer sus atrocidades.
-Eso que la niña toma son medicinas, mi medico se las recetó y le aseguro que no pueden matar a nadie y si no me creé ,démelas y con gusto las probaré.

Lo desafié y este no hizo ademan de nada mas allá que de mirar a la niña, sabia que se le había metido entre ceja y ceja que eran brujas y poco de lo que hiciera o dijera cambiaría su empeño.
-No sabe señor Landvik con quien se esta metiendo, soy un honrado parraco de la inquisición -alegó con el fin de amedrentarme -deje que me las lleve y no complicaré su apellido ante los míos.

Ladeé la sonrisa devolviendole el desafió.
-No sabe señor de la sotana con quien se esta metiendo, mas le daré la opción de abandonar por las buenas mi casa o yo mismo lo sacaré de mi hogar por la fuerza.
Busque el porque de sus desgracias lejos de mi morada o le aseguro que todas ellas le sobrevolaran como los cuervos a un cuerpo muerto ¿le queda claro o se lo repito?

Los tres tipos se largaron de allí, pero sabia que esta no iba ni de lejos a ser la ultima vez que me encontrara de frente con ellos.
Corrí hasta la celda, la argolla que sujetaba su cuello fue lo primero que solté de un brusco tirón de mis manos, no medí la fuerza.
Después liberé las cadenas de sus manos acariciando con mis labios los ajenos, tratando de calmar su llanto.
-Lo siento, tenia que haber estado aquí, soy un necio, quería que volaras sola, que no vivieras bajo mi sombra y te he puesto en peligro.
Un hombre ha de cuidar de su mujer y yo me he equivocado.

La alcé en brazos para subirla al dormitorio principal de la casona, el mio.
-Elaine, pequeña, pide a la doncella que avise al mozo, quiero un carro dispuesto para irnos de aquí esta misma noche y después vuelve a la habitación con nosotros. No te pares a hablar con nadie ¿entiendes?


Damon y Lobbo:


Spoiler:

Spoiler:

avatar
Damon Landvik
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 237
Puntos : 241
Reputación : 45
Fecha de inscripción : 06/06/2016
Edad : 281
Localización : Bajo las estrellas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rastrillo y la pala (Privado)(+18)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.