Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Path to Darkness [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Path to Darkness [Privado]

Mensaje por Asagi Dunkelheit el Mar Mayo 02, 2017 11:58 pm

Escuchó el aullido de los lobos a la lejanía, era como si se comunicaran con él, como si lo reverenciaran al notar su poder, él siguió caminando con paso lento admirándose del hermoso firmamento con ese tinte azul y grisáceo reflejado en las nubes, la luna parecía darles ese toque tétrico, nada era más perfecto, el viento soplaba reclamando su lugar en aquella zona abandonada. Amaba las ruinas, adoraba ver reflejado el paso del tiempo en aquellas construcciones a medias, la maleza cubriendo cada maldito ladrillo reclamando su sitio, aunque el hombre se empeñara en lo contrario.

Había salido de aquella maldita jaula a la que llamaba prisión, necesitaba despejar sus pensamientos deseaba caminar con los lobos y dirigir la manada en aquella noche solitaria, en Paris ya no quedaba nada ni nadie, los humanos que conoció, los seres extraordinarios con los que convivió ahora eran polvo en una cutre caja de madera enterrada a cinco metros bajo tierra, pudo ahora contemplar el dichoso ciclo de la vida.

Se quedó en medio de las ruinas con los orbes clavados en ese hermoso color del cielo, suspiró escuchando al viento llevarse aquellos aullidos, escuchó cada hermoso sonido del bosque, cada pequeña criatura en el lugar, olfateó el aroma de la tierra mojada, del agua corriendo entre aquellos árboles y se embriago con el olor de las hojas en aquellas copas, y de pronto, como un sonido extraño, como una melodía conocida, como un amante herido que recuerda a su amada tras una perdida, su corazón dio una fuerte punzada. Ese peculiar olor, y las imágenes que le trajo, todo golpeó en su medula, en sus recuerdos, como si el viento pasara con prisas las páginas de un viejo libro que yacía encadenado pero que gracias a un hechizo se había revelado. Sus labios quisieron pronunciar su nombre, su mirada busco desesperadamente en todas partes, sus largos cabellos azabaches se revolvieron nublando su visión por unos segundos.

Se compuso, por el amor al diablo, por el amor a la eternidad, por amor propio, todo en él se detuvo incluyendo cada pequeño ruido en el lugar, todo silencio, absolutamente todo, hasta aquel perfume embriagador. Caminó tratando de no mostrar desesperación, sus facciones apaciguaron, su mirada se ilumino como si en aquellas pupilas se reflejara un amanecer, y en sus pensamientos había una constante resonando; ´Esto es imposible… he caído en las alucinaciones, he sido presa de mi propio pánico... el olor de aquel instrumento, de esas melodías envolviendo aquel cuerpo, es un imposible, en mi vereda infernal él no se puede encontrar’, Ah que equivocado y errado estaba, que iluso era a pesar de los milenios que llevaba acuestas, era él, vigilando, era aquel de quién se había enamorado hace tiempo atrás por culpa de una melodía que solo el mismo satanás podía tocar.

Esos castaños y largos cabellos cayendo de forma grácil sobre esos delgados hombros, esa finura, esa menuda figura y el color marfil en su piel, esos hermosos y largos dedos, esa era la imagen del mismísimo diablo, imagen que sepulto para que los gusanos comieran aquellos restos hasta convertirlos en polvo. Sus labios se abrieron, solo para comprobar el límite de la locura… Ah, quizás la noche lo estaba haciendo su presa… quizá su estúpida condición gritaba por ayuda, y de nuevo aquel ángel de alas rojas y capa negra había regresado para salvarlo. - ¿Nicolás? -Esa hermosa interrogante salió con un imponente timbre en la voz, como quien invoca al diablo para un pacto.




Awards:


Louis, Emily, Eleonor y Aurélien (Patocuá):

avatar
Asagi Dunkelheit
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 4042
Puntos : 3868
Reputación : 354
Fecha de inscripción : 26/01/2011

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Path to Darkness [Privado]

Mensaje por Nicolás D' Lenfent el Mar Mayo 09, 2017 1:09 am

Última estadía en París; Debía el inmortal llevar a las ruinas su remembranzas, enterrar cada episodio vivido en las mazmorras olvidadizas de ese lugar, más, el sentimiento era desgarrador, no podía permitirse abandonarlo, ya que era la cura a su estado caótico, ¡la destrucción debía yacer en él!, nadie es digno de poseerla, ni arrebatársela, eso es lo que le alimenta, le mantiene coexistiendo. ¡Sin las desgracias, sin los desenlaces de maldiciones, ya estaría muerto! pudriéndose en la peste y rechazado por los cuervos, porque no querrán devorar la inmundicia, por lo que no puede escapar de ello, el monstruo que es internamente al fin se ha exteriorizado, y su hambre no se controla. Antes de dejar la tierra de París; el lugar que sin duda alguna le brindó la agonía nunca antes dada, debía ir ahí, al lugar donde despertó, dónde nació siendo un ave de espino.

Lento, buscando con el bastón el camino, una ruta insegura, consumido por la demencia de lo efímero, un miedo que vuelca sus entrañas, y el pavor a dejar lo que ama, ¿qué irónico? pero así funciona este tétrico inmortal, ya sin nombrarse cuervo, o violinista del diablo, porque si se juntan, sale algo más monstruoso y sublime, él. A fin de que la pesadilla resurja, todos lo alejaron para no herirlo, mientras para él, eran dagas mezcladas con veneno para torturarle, ¡Así lo estaban matando! Que todos lo convirtieron en lo que se ve ahora, envuelto en una inmensa oscuridad, con los cabellos caídos y parte de ellos esconden la herida de un ojo; el faltante. Le nombraban el tuerto, y unos seguían pensándolo, más ciego quedó el afortunado. Sin expresar el que no pueda ni recordar las ruinas, pero si la soledad, y las piedras  las percibía como el cielo entristecido, el aire trae un sin fin de olores que acarician la fosa nasal de Nicolás, invitándole a caer, a revolcarse junto con esta para marchitar la naturaleza, disecar y extraer su vigor, decolorárla para que se vislumbre como su reino perfecto, y el como viste en esa noche... Incitándole a que arroje su perenne llanto, que se detiene, quitándose del hombro el forro del instrumento del demonio de la agonía, guiándose con el tacto, cual amante amoroso le busca, desnudándose para cogerlo y posarlo al hombro. El arco empieza a gemir, un atroz movimiento, malicia y desconsuelo en su ritmo, como un hombre con escopeta para asesinar, o mejor dicho, tirar del gatillo derecho a su cabeza, era su auténtica arma ese instrumento embrujado, un imán de batallas encarando a su dueño que ama pelear, y ama a la muerte, despreciando el cielo por no poder volar más, ¿qué le detiene que alce su vuelo? ...

Exponiendo así su dolor, su última melodía a la maldita París, ensangrentando los recuerdos, sin olvidar como hacer el amor con esa madera pulida, cual corazón es Nicolás. Aunque una voz lejana, un susurro golpeando entre su nota alta, lo creyó reminiscente, pues en su mente está transcurriendo su pasado, de cada santiamén en que fue apuñalado, teniendo en su piel el infierno,  produciendo sonidos grotescos, vibrando tragedias y desprendiendo congoja. Y ahí, su nombre a la deriva fluyo, su templo inmóvil perpetuo cual estatua de mármol forjada se asemeja, y enmudeció, se petrificó en un parpadeo tras distinguir una esencia, cuya presencia de quien una noche pretendió ser amante de sus pesadillas, de sus tormentos se centelleo.

— Sí, ese soy, con más seguridad, pero con menos percepción, Dunkelheit. Veo que no has cambiado de perfume, pero es disonante tu voz, ¿Por qué?... ¿Crees que estamos de nueva cuenta atrapados en una pesadilla? Porque déjame despertarte, y decirte, esto es innegable. Y vaya, sí que el tiempo es un insulto para volver a encontrarnos, ¿no lo crees?

La acumulación de las sensaciones detonaba en su áspera voz, cayendo en cuenta la afectación consuma, descendiendo el arco, descubriendo con los tímpanos la distancia, y con recelo a desviarse, sin permitir que él, le vea, después de todo, ¿qué se esperaba? Porque si daba un paso, era un hecho que se delataría, pero, si partiría, sería quien desapareciera esta vez, por ello, con el arco hace ademán de que se le acerque, quería tocarlo, conocerle bajo la penumbra, si aún puede recordarle. Sin embargo debía vaciar sus manos, pero algo le detiene...


«The Dø; Despair, Hangover & Ecstasy»

Les habitudes de son oiseau:
Est perturbé:
AWARDS:






avatar
Nicolás D' Lenfent
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 2028
Puntos : 2321
Reputación : 469
Fecha de inscripción : 23/11/2010
Localización : Desconocida

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Sopor.Nicky?ref=hl

Volver arriba Ir abajo

Re: Path to Darkness [Privado]

Mensaje por Asagi Dunkelheit el Lun Mayo 22, 2017 12:40 am

Se dibujó como una fina línea en todo su rostro, dentro suyo resonó con fuerza la banda sonora de una obra teatral tan realista que se basaba en el pánico. Y alguien como él no debería temer y sin embargo ahí estaba el eco de los ángeles cantando con fuerza como si anunciaran un milagro.

La fragancia no cambia, ni siquiera se transforma simplemente el que la porta puede volverla más fuerte o débil pero jamás abandona a su dueño. El perfume de aquel vampiro era un remolino de recuerdos, de palabras, encuentros, momentos… vidas pasadas, sentimientos muertos e inclusive memorias olvidadas. Quiso sonreír, hablar, caminar y rodear con sus brazos aquel débil cuerpo, pero se detuvo. Él no era así. Él no era un príncipe. Él no era un salvador. Él había dejado de ser tantas cosas de las que fue alguna vez. Rey, vampiro, humano, persona, amigo, conocido… un alma. Él no existía ya, es más, ninguno de los presentes existía. Eran un par de recipientes errantes en esa tierra llamada infierno. Un infierno al que estaban condenados a vagar por siglos con un cien por ciento de posibilidades de volver a encontrarse.

La sorpresa se reflejó en su rostro. Sus facciones se descompusieron lo mínimo para mostrar horror. El horror que aquella criatura le provocaba. ‘Un vampiro como él… no es posible que termine así, ¿Es que acaso está llegando nuestra extinción?’ A pesar de querer saber el por qué dirigió sus pasos a él.

Sus largos y delgados dedos rozaron con armonía aquella piel agrietada y cansada. Pudo sentirlo, contrario a lo que se piensa. Esbozó una ligera y estúpida sonrisa. -Nicolás. -Murmuró con calma y dulzura. Con amor y odio. Con alegría y amargura. Ese nombre le provocaba tanto y a su vez nada. -Sé que no es un sueño. Sé que tampoco es una ilusión de mi perdida y vieja mente. Eres tan real como este lugar, y por desgracia te vuelvo a encontrar. -Con malicia se dirigió al violinista. Con un par de dedos apretó la fina mandíbula ¡Joder, a un quedaba belleza en él! Le soltó con rapidez. -El perfume jamás cambia, esta maldita esencia se quedará por siempre en mí. Por desgracia nos vamos transformando según el transcurso del tiempo, el abandono de las personas o lo que hemos hecho durante este periodo sin vernos. -Acortó la distancia y bajo la mirada para volver a admirar esa bella escultura abandonada.

Parecía mármol, lucía aún hermosa, era una representación de arte única. El autor debía muchas explicaciones ante los presentes. Y él que estaba ahí admirando con tanta concentración tan aberración necesitaba respuestas pues jamás fue una criatura que se quedaba con lo banal. Él quería más, deseaba calmar con prisas todos aquellos pensamientos. Su excitación le hacía hervir la sangre.

-En cambio tú, mi querido violinista tienes mucho a que contestar. A ti parece que el mismísimo diablo ha venido a pedirte cuentas y le has fallado. Te ha ido peor que a mí…. Mira nada más. Ese bello estado no pertenece a tu naturaleza. -Sonrió tomando una de sus manos y besó el dorso. -Quizás él me ha enviado aquí para poder ayudarte… no seré el príncipe que esperabas en un hermoso corsel… solo traje a cerbero y mis malas intenciones esta vez.




Awards:


Louis, Emily, Eleonor y Aurélien (Patocuá):

avatar
Asagi Dunkelheit
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 4042
Puntos : 3868
Reputación : 354
Fecha de inscripción : 26/01/2011

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Path to Darkness [Privado]

Mensaje por Nicolás D' Lenfent el Jue Jun 15, 2017 5:37 pm

¿Cómo debe sentirse un demonio que ama su destrucción? Porque es claro que su templo está consumado como un témpano de hielo, como una sombra debe de perecer ante los demás, ni satisfecho, pero ni vacío, su ambición por la melancolía al fin dio su fruto, dolió cuando tuvo que haber dolido, lloró lo suficiente para arrancarse al menos un ojo, (no lo hizo con sus propias garras, pero si lo deseo, lo añoro que alguien más fue valiente y lo hizo por él), cayendo desgracias cuando estaba desviándose de su sendero, porque cuando menos lo esperaba, la alegría, la felicidad le tentaban, que esto no era para él, ¡nunca lo fue! por lo que las traiciones le situaron en el camino que debió de siempre estar, si fue un idealista, o un soñador pudriéndose entre lacerantes heridas, rendimiento ante el sentimiento destructivo, pero, ¿que se esperaba? ¿Que se espera justo en este momento? Sí al fin obtuvo lo que tanto había gritado; oscuridad, que necesitaba un golpe bajo para darse cuenta que Nicolás seguiría sin marcha atrás frente a ese obstaculo presentado, que dejaria el pasado sin cambiarlo, y el pedir un acercamiento al poeta, es despertar la crueldad, porque ni congoja, ni aflicción se tranquilizaban, quizás con tortura la pueda suplantar, porque todo se venía abajo con Asagi, explotaba ¿y porque?… Fue a ese lugar para arrojar todo pero optó llevárselos pero nada resulto, y más con ese poeta olvidado de sus estrofas, es que todo se conservó como hielo, endureciéndose sus evocaciones, por eso es desgarrador, porque el peso es insoportable, pero no lo demuestra, y comprendió al fin que tan valioso es, que tan hermosos sentimientos eran para él, que jamás las demostraría, aún aunque quede máscara de ello, aun cuando enfrente de él, se vea miserable, y tétrico. Y esa fue la última melodía en París que arrojó como despedida. Adiós; ruinas, y roces del poeta, siendo su prueba final. Más ¡Que traicionero resultaba todo!

...¡Maldición! Ya basta, es doloroso, cual puñal enterrado en el segmento tocado, que bendito que no pueda ver nada, le está protegiendo la negrura, pero se ven traicioneros esos pensamientos, colapsando en la ironía y en la befa. — Por favor, silencia tu mente, y solo deja que tu voz fluya, ya viste que es posible, más mi duda es, ¿un vampiro como yo? ¿Qué es ser yo o qué idea tenías de mí? Porque Asagi, esto es lo que siempre he querido, y sé que siempre lo supiste, Nicolás, sí, Nicolás, pero a tan desgraciada fortuna quieren que nos despidamos de nuevo, que irónico y farsante suena, ¿no lo crees?…

Que no prosiga su aliento invadiendo, soltado, que se preguntó por qué le hizo llamar, más el recuerdo de su rostro seguía borroso, y le detuvo, surgió esa necesidad de tener un rostro a quien dirigirse, pero el arco lo soltó, enarcando la ceja y mirando en dirección que marcará su movimiento de las falanges. — Hubiera preferido olvidar tu fragancia que el rostro que me resulta difícil de perfilar en mi mente, quién diría que me transforme en un espectro, y a complacencia y beneficencia por los demás…Más, percibo en ti, conformismo y una profunda soledad… tan inmensa que es imposible de creer, ¿por qué?  Sí el que resultó siempre abandonado, apegado a la soledad fui yo.

Inútilmente movía las manos recorriendo lo que debía de ser su pecho, hasta el mentón, buscando sus facciones, gestos que le hicieran vivir su imagen, quizás la oscuridad estaba celosa que golpea con fuerza para no atraer remembranzas de su rostro, porque si recuerda lo demás, más resulta aparecer como una sombra. Peor fue cuando beso su mano, quemó, punzo, y ardió, ¿que fue eso? movía de un lado a otro el rostro, sin importar su horrorosidad, sin preocuparse de que sus cabellos descubrieran su orificio, o mejor dicho su herida cosida en donde debía estar un ojo. No hallaba un rostro, no podía ni dibujarlo, sus dedos se seguían moviendo al retirar la mano besada de su alcance, con el rostro caído, y como bien dicen destruido, pero gratamente ejecutado.

—Quisiera que fuese el diablo quien me rindiera cuentas de mis descareces, más creo que feliz está de que solo sea para él. No, no me ha ido mal, me ha ido mejor de lo que crees, mírame, tus inquietudes son respondidas si tan solo me miraras, esto siempre he querido, ser lo que soy me lo he ganado a base de lo que conociste de mí, el dolor fue vendido a cambio de alimentar mi vacío, mi naturaleza siempre fue destruirme, poco a poco lo estoy logrando, es adorable hacerlo, sufrir para tener llanto, beber de este para perpetuar y proseguir con la tortura. No hay nada que salvar, ¿porque te es difícil de comprender? Causa me dolor, y comprenderás, me hice adicto y nadie podrá detenerlo, no, hasta que realmente muera, pero, ¿quién desea que fallezca? si estoy protegido por las maldiciones. Vamos, hazlo antes de que me arrepienta y te corte la cabeza para ya alejarme esta maldita necesidad de recordarla.


«The Dø; Despair, Hangover & Ecstasy»

Les habitudes de son oiseau:
Est perturbé:
AWARDS:






avatar
Nicolás D' Lenfent
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 2028
Puntos : 2321
Reputación : 469
Fecha de inscripción : 23/11/2010
Localización : Desconocida

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Sopor.Nicky?ref=hl

Volver arriba Ir abajo

Re: Path to Darkness [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.