Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 08/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




De regreso a la realidad (libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De regreso a la realidad (libre)

Mensaje por Anuar Dutuescu el Miér Mayo 03, 2017 11:13 am

La vida se le antojaba ahora sin sentido, había regresado de Rumanía con los fantasmas del pasado enterrados y de la misma forma su presente extinto. ¿Dónde se había metido el francés? Tenía mucho por contarle y poco tiempo para hablar, aunque quizás tenía la eternidad para descifrar como explicarle su extendida ausencia ¿Lo habría esperado? O era el abandono de su antiguo piso una clara señal de lo que opinaba al respecto, podría ser que Edouard se hubiese olvidado de él, a lo mejor ahora vivía con alguna jovenzuela en una linda casa de las calles más pintorescas de la ciudad. Se imaginaba la escena como en un cuadro de los que él no solía pintar, con el cielo soleado y surcado por nubes blancas y abultadas, estaría sujetando a su mujer por detrás y su brazo no alcanzaría a rodearla por el biombo que se alzaba en su vientre. Una vida digna y no como la que él le podía ofrecer.

El rumano meneo la cabeza intentando disipar todos aquellos pensamientos que lo abrumaban desde el día mismo de su regreso a su natal ¿Habrían llegado las cartas que enviaba? ¿O Edouard se había marchado mucho antes de su hogar? ¿Lo había esperado hasta el cansancio o se había rendido con rapidez? Apresuro el paso, doblo en la primera esquina que encontró y con aquella misma vertiginosidad sus ideas cambiaron de dirección. La bóveda estrellada sobre el parecía cerrarse a su alrededor, la luna no brillaba en esa ocasión y parecía una metáfora que fuese así. Era de suponer que si el francés ya no estaba viviendo en el antiguo piso un nuevo inquilino había llegado a habitarlo, un osco hombre que no había tenido ninguna gentileza ni intención de contarle si sabía algo del anterior inquilino. Y podría haber jurado que sintió como el corazón se detenía cuando tuvo que abandonar el edificio sin ninguna pista del menor.

-Ahora deberías buscar un trabajo- lo supo cuando su estómago exclamo taciturno sus exigencias. Las monedas que su padre le había dejado como pobre herencia permanecían en una bolsa de manta en un bolsillo oculto de su pantalón aguardando el momento de una verdadera emergencia. Pues si bien, Anuar estaba acostumbrado a vivir con poco, hacía ocho años no le faltaba un techo bajo el cual vivir.  Giro el rostro por encima de su hombro cuando le pareció escuchar un tintineo en la calle que acababa de abandonar. Haber vivido en Bran los últimos tres años parecía haber jugado con su mente y los conocimientos que tenía de la realidad “Te van a quitar el alma” la voz de su padre resonó en su memoria con total claridad. Aquel hombre a quien había aprendido a querer en la enfermedad, cuando estaba escrito que sus días estaban contados y el cariño que entonces mantenía por el era solo un consuelo en su dolor.

Suspiro audiblemente, como si intentara expulsar todos los sentimientos pesados y confusos que buscaban apoderarse de él. Suspiro, como si así pudiera cambiar la realidad.


Spoiler:


avatar
Anuar Dutuescu
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 1802
Puntos : 2054
Reputación : 241
Fecha de inscripción : 25/06/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De regreso a la realidad (libre)

Mensaje por Atenea Onisse el Miér Mayo 03, 2017 11:40 pm

Se encontraba sentada sobre un bulto considerablemente alto de paja. Comodidad era lo que siempre buscaba. Observaba con poco interés a todos los seres humanos que caminaban frente a ella, no eran muchos, al menos no los suficientes para llamar su atención. Se fijaba en los ancianos que se mantenían entretenidos en aquella gran plaza. No podía perderlos de vista, ellos representaban secretos y mucha comodidad financiera.

Le resultaba imposible salir sin algo de ayuda. Todos los miércoles llegaban un par de enfermeras a su hogar, se encargaban de arreglar a los ancianos, de subirlos a los carruajes, llevarlos a comer y al final, los vigilaban en la plaza para que pudieran tener algo de libertad, sin que tuvieran que correr algún riesgo.

Y ahí estaba ella, como todo el tiempo, con aquel vestido lleno pomposo y su gran sombrero. Se dedicaba a la nada. Ese era el mejor momento para ella. No tenía si quiera que pensar. En ocasiones sólo sentía sueño, hambre. Sensaciones básicas de todo ser humano. Nada fuera de lo normal.

Habían pasado quizá tres años así. No existía cosa que cambiara en aquella escena, a excepción de los vestidos o alguno que otro anciano nuevo porque ya otro había fallecido. ¿En qué momento la monotonía iba a romperse? Lo espectacular o fuera de lo común no existía, quizá por eso mismo tampoco podía obligarse a sentir. Sin embargo las sorpresas llegaban, los golpes del destino ocurrían y la vida cambiaba. Nada podía ser para siempre de la misma manera.

Richard era un anciano muy peculiar. No tenía enfermedades, tampoco sufría alguna discapacidad. Aquel viejo llegó a su asilo por decisión propia, se escondía de su pasado y escapaba del gran encierro que le podía esperar. Aunque fuera un hombre de 69 años en buen estado, ella lo ayudaba a hacerse pasar por un enfermo mental que necesitaba ayuda. Eran cómplices y en muchas ocasiones se ayudaban a realizar o esconder las atrocidades que cometían. Aunque se guardaban secretos, Richard era controlado por Atenea, y eso lo ponía siempre de mal humor. En muchas ocasiones buscaba escapar, como en esa tarde calurosa.

Atenea observó como el hombre torpemente buscaba escapar de aquella plaza. Lo dejó avanzar un par de calles y después de puso de pie, la tranquilidad siempre reinaba en ella.

Llegó hasta una de las enfermeras y dio indicaciones de cuidar al resto mientras iba por su travieso amigo. Fingió una gran sonrisa y se puso en marcha.

Para la mala suerte de Richard, la rubia lo encontró con rapidez. A un par de calles el anciano había chocado con un jovenzuelo. Por lo visto su huida fue truncada mucho más rápido de lo esperado. El anciano no dejaba de lanzar improperios al muchacho, quien apenado ayudaba al anciano a ponerse de pie. Atenea no perdió el tiempo para analizarlo. Siempre lo hacía para saber que emociones actuar con más naturalidad ante nuevos conocidos.

- Lo lamento, este hombre sufre de demencia y siempre se nos escapa – Su rostro se quebró en diversas emociones que denotaban angustia. – No le haga caso, sólo es un poco grosero, pero con el tiempo aprende a pedir perdón – Se escogió de hombros no sin antes acercarse a socorrerlo. - ¿Se lastimaron? ¿Necesita ayuda? Deberé contratar a alguien para poder cuidarlo sólo a él. – Se excusó fingiendo que se encontraba apenada.


avatar
Atenea Onisse
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 20
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 03/02/2015
Edad : 26
Localización : Asilo de ancianos/Mansión

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De regreso a la realidad (libre)

Mensaje por Anuar Dutuescu el Jue Mayo 04, 2017 12:12 pm

El rumano no era un hombre extremadamente alto y mucho menos de volumen considerable, aún si bien había conseguido ganar un par de libras los últimos años. Fue por ello que el golpe de aquel anciano lo tomo por sorpresa y le hizo trastabillar, un movimiento brusco pero contenido. Le sujeto rápidamente por el hombro para que la inercia no le fuese a hacer caer, Anuar había aprendido los estragos que podían producir los golpes en los huesos viejos y frágiles -¿Se encuentra…?- sus palabras quedaron suspendidas en el aire cuando el anciano comenzó a exclamar oprobios con extraña locuacidad. Enarco una ceja confundido ante tal reacción.

El semblante sereno del rumano contrastaba con aquellos melosos orbes que no sabían, o no querían aprender, a enmascarar sus emociones –No se preocupe- musito observando al anciano con cierto deje de curiosidad. Y una sonrisa de medio lado surco su rostro como una estrella fugaz. Inusual, le parecía inusual como el alma de una persona podía mantenerse erguida y entera conforme la carne y las vísceras se deterioraban, eran conceptos tan abstractos, la vida y la muerte, la salud y la enfermedad. Él, por ejemplo, si bien físicamente no aparentaba ninguna enfermedad sentía el alma devastada, diminuta, consumida por los golpes de la vida. Era por el contrario, su joven cuerpo el que parecía mantenerlo en pie.

-¿A dónde planeaba ir?- cuestiono al anciano con total tranquilidad, era sencillo seguir la historia de una persona que imaginaba míticos encuentros y disparatas historias, por lo menos en su experiencia lo había sido –Quizás lo pueda acompañar- se encontraba ofreciéndole ayuda  un completo extraño. Anuar, quien en otra época hubiese apartado la mirada y seguido de largo sin mayor remordimiento. Cosa extraña era la vida y la manera en que los acontecimientos parecían irlo amasando como al barro. Se permito divagar en aquellos pensamientos, si el fuese una pieza de barro le gustaría ser una taza diminuta, repleta de minúsculos detalles pero con el alza lisa. Seguramente también tendría una pequeña muesca en la base.

Miro ahora a la mujer, quizás por vez primera y con mayor detenimiento. Podría no ser de clase alta y podría no haber recibido la mejor educación pero conocía los principios básicos de la convivencia, podría decirse que su falta de sociabilidad se debía a una cuestión de decisión –Mi nombre es Anuar- se presentó y como era costumbre, viniendo de un país donde la gente solía ser más distante y menos cálida, no ofreció ninguna reverencia ni saludo exuberante.


Spoiler:


avatar
Anuar Dutuescu
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 1802
Puntos : 2054
Reputación : 241
Fecha de inscripción : 25/06/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De regreso a la realidad (libre)

Mensaje por Atenea Onisse el Miér Jun 21, 2017 9:14 pm

Para Atenea todo sería más fácil si pudiera dejarse llevar e improvisar, la simple idea de ser ella misma no parecía correcto, porque ella no era correctamente lo esperado para la sociedad. En las noches terminaba agotada después de tener que actuar sentimientos, posees, reacciones, etc. Ser una mujer sin capacidad de sentir parecía cualquier cosa, sin embargo no lo era. Podía confundir, lastimar y cansar. Observó el rostro sereno del muchacho y el burlón del anciano. Dos contrastes que también debían ser al revés según su edad. ¿Por qué todo tenía que ser cómo algunos creían o pensaban? Negó un par de veces, más para ella que para aquel par. La vida la confundía, por eso anhelaba ser normal y no tener que preocuparse por cómo era en realidad.

- Anuar… - Susurró. Así se llamó el padre de su padre. Un recuerdo que podría ser doloroso, pero que a fin de cuentas para ella sólo era un recuerdo y nada más. – Seguramente no eres de por aquí, tus ropas lo dicen, pero más aún su nombre – Ella no pretendía hacerlo sentir mal. Su problema era ese, la falta de filtros y sensibilidad. - ¿Qué hace usted por aquí? ¿Gusta de pasar una tarde agradable con ancianos solitarios? – Por eso los llevaba a ese lugar, muchos niños asistían con la firme idea de poder pasar un rato agradable con un abuelito, cómo ellos los llamaban.

- Mi nombre es Atenea, él es Richard. – Los presentó como si se tratara de un saludo frecuente. Atenea miró hacía ambos lados, notó que sus asistentes cuidaban y jugaban con el resto de los ancianos. – Dime, Anuar – Siguió observando a los ancianos; siempre tan tranquilos, siempre tan inmersos en su realidad, esa que se despreocupaba de los estatus, las riquezas, y se daban cuenta que ningún protocolo seguido durante su juventud, había valido la pena.

- ¿Te gustaría ganar un poco de dinero por cuidar unas horas a un anciano? – Articuló volteando a ver a Richard, quien le dirigía una mirada asesina. El anciano sabía que tanta vigilancia y cuidados podían ser su fin, en ocasiones la amenazaba con delatar sus acciones, algo que a la blonda poco le importaba. – Necesito el doble de esfuerzos y refuerzos con ese hombre. Cree que aún es joven, no mide sus pasos, mucho menos sus acciones, terminará muerto – Si lo consideraba más, que aquel anciano muriera podría ser una gran ventaja para ella, aunque el rey le quitaría ingresos por caridad.

- Acompáñanos la tarde, pasa un rato con nosotros y los demás, quizá te convenzas – Intentó animar fingiendo una gran, tierna y encantadora sonrisa.


avatar
Atenea Onisse
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 20
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 03/02/2015
Edad : 26
Localización : Asilo de ancianos/Mansión

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De regreso a la realidad (libre)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.