Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Escuchando a la muerte susurrar (privado)
Hoy a las 12:22 am por Shannon Kincaid

» Shattered dreams [Privado]
Ayer a las 10:56 pm por Chantry Vilhjalmsdottir

» Give me adrenaline (privado)
Ayer a las 10:17 pm por Kattrina

» En fuga [Privado]
Ayer a las 10:08 pm por Darcell Aubriot

» CIERRE DE TEMAS
Ayer a las 9:44 pm por Drazel Sarbu

» Laburando, laburando. –Privado-
Ayer a las 9:41 pm por Drazel Sarbu

» Amistad gitana [Privado]
Ayer a las 9:29 pm por Rylan

» Relaciones de un actor suicida - Emerick Allard
Ayer a las 8:49 pm por Perséfone

» Registro de Avatar [OBLIGATORIO]
Ayer a las 8:40 pm por Jaecar Babenberg



Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Viggo Ludvig el Jue Mayo 04, 2017 12:34 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Acababa de prometerme al demonio, lo sabia y lo peor es que por mas que en mi cabeza buscaba mil escusas para que esta mierda no se cumpliera no encontraba el modo de que mi hermano entendiera que esa mujer implicaría la perdición de ambos.
Frente al espejo observé mi propio reflejo, pantalones tierra y una camisa blanca que cubría parte de estos.
Mi hermano me dio la bastarda, la contemplé sereno antes de emprender el camino hacia el bosque donde los dioses bendecirían aquel acto sagrado.

Los cascos de los caballos contra el suelo, alzando la tierra, el viento azuzando nuestro rostro, olía a agua salada.
Una barcaza donde ella nos esperaba, sentada en ella con su precioso vestido blanco, anudado a la cintura, esperándome.
Ladeé la sonrisa desmontando de mi montura y corrí hacia la barcaza para tomarla entre mis brazos y que no se mojara la falda.
-Esto solo es una tregua -aseguré, hundiendo mis azules en sus esmeraldas.
Pronto ambos alcanzamos tierra.

Una sacerdotisa que residía en París desde épocas inmemoriales nos hizo el favor de celebrar esa boda que uniría nuestras alamas.
Juntos nos colocamos frente a ellas.
Tomé mi bastarda de la mano de mi hermano y ella hizo lo propio con la espada que esta le otorgaba.
Unimos ambas mientras nuestras miradas se engarzaban.

Mi hermano sacrifico una cabra para que Freya bendijera aquella unión, sangre recogida en un cuenco donde se hundieron los anillos de ambos.
Fuego, tierra aire, la fuerza de los elementos nuestras miradas desafiando el momento.
Mis labios se entreabrieron observando los ajenos, la sacerdotisa hablaba, nos hablaba del presente, del futuro y como ese acto sagrado uniría nuestros caminos.

Mis labios atajaron la distancia que nos separaba, no la bese, el destino fue su oído.
-Estas segura de esto -pregunté en un susurró separándome lo justo como para que nuestras bocas quedaran de frente, alientos entremezclados y miradas que bailaban sedientas.



avatar
Viggo Ludvig
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Valeska el Lun Jun 05, 2017 10:41 am

Desde mi asiento, podía contemplarle en silencio mientras hablaba. Luces y sombras, daban a su imagen esa perfección del ser de la noche. Me deleité en cada rasgo de su rostro, podía darme ese gusto, la yema del índice, se paseaba por el borde del vaso oyendo cada una de sus palabras. Sonreí de medio lado, imaginándomelo de humano y joven, enamorado. Bebí todo el contenido del vaso, necesitaría al menos tres botellas para estar en paz, no pensar y dejarme llevar por mis verdaderos deseos que seguramente fuesen aplacados por el alcohol.

Su historia , otra más entre oráculos y humanos. Conocía muchas como esas, de su propia familia pero eso, no iba a ocurrirle. Ningún hombre le había llegado tanto como para volverse loca y vender , traicionar sus poderes por placeres carnales. Por eso, ese trato era perfecto, ninguno de los dos íbamos a dar nuestro brazo a torcer por mucho que nos buscásemos. Suspiré largamente, apoyando mis codos en la mesa, olvidando mis modales de señorita… siempre parecí más una vikinga que una dama como mi madre deseaba que fuese. Mi alma guerrera era indiscutible, en eso era como mi padre…por eso chocábamos tanto y con frecuencia tenía que controlarme para no perder los papeles.

-Y aún la amas. Hablas de ella con melancolía, nostalgia, amor perdido. Dicen que cuando te enamoras es para siempre, queda algo por mucho que cualquier cosa ocurra. ¿me equivoco? -sonreí ampliamente, jugueteando con mi pelo, dejando que una risa escapase de mis labios -A mí nadie me amaría jamás, antes lo mataría -lo miré desafiante, algo ocultaba tras mi mirada esmeralda pero lo disfracé con una máscara de indiferencia, como si nada ocurriese -Las oráculos lo tienen todo y por todo…pueden perder su poder , en este caso…por amor ¿cómo iba a perdonarte? -

Rellené ambas copas y me recliné en el sofá, tumbada en el sofá, con los pies en alto. Sonreí con cierta ironía, en el futuro nuestro encuentro es uno muy diferente. Guardé silencio, el alcohol me estaba mareando lo suficiente para volver a reír de lo más divertida, como si algo me hubiese hecha gracia.

-Hubo un hombre. Y solo habrá ese hombre en mi vida. No me refiero a mi padre, odio a mis padres y ellos no me tienen tanta estima como a mi hermana -detuve mis palabras, mi mirada esmeralda se clavó en el techo… -Me reía de las historias de Violette al leer los cuentos de las princesas y sus caballeros montados a caballo blanco, no me creía la historia de mis padres. Mi madre me contaba el día que conoció a mi padre, fue instantáneo , se enamoraron nada más mirarse a los ojos y repito, no me lo creí hasta… que me ocurrió. -silencio sepulcral, dos lagrimas se deslizaron por mis mejillas. -Lo vi a lo lejos, aparecer aquella noche, la respiración se me entrecortó… incluso, se me desataron los poderes un instante… -

Cerré los ojos, no debí contarle nada, me arrepentí de ello pero ya estaba hecho, alcé mi copa en señal de brindis, no dije más , tampoco hizo falta…era una noche rara. Podía estar divirtiéndose con otra y sin embargo, estaba allí oyendo mi sarta de tonterías.

-No fui correspondida, me odia-bebí hasta que casi me quedo inconsciente y sonrió ampliamente -Puedes irte , he pagado dos chicas para ti, teneis una botella en la habitación -me hice bola en el sofá, riendo sin parar, nunca había estado tan borracha.



Cannif:
avatar
Valeska
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Viggo Ludvig el Lun Jun 05, 2017 1:51 pm

Guardé silencio cuando dijo que hablaba de esa mujer con nostalgia, no era amor lo que sentía, aunque si dolor por como continua la historia y lo que me arrebató con su traición.
Quizás es cierto que el primer amor nunca se olvida, pero igual de cierto es que es afilado como la punta de una cuchilla, con ella aprendí a amar, pero también a sangrar y lo que quedaba en mi era una herida abierta que se negaba a cicatrizar.
Quizás ese era el motivo de que estuviera tan reticente a abrirme a ella, porque era ver repetida la misma historia, si me dejaba llevar por ella acabaría sentenciado a muerte, lo único bueno de esto es que ella me odiaba tanto como yo a ella y eso nos convertía en la pareja perfecta.

Aun así allí estábamos uno frente al otro, retándonos en un duelo sin tregua, como si de algún modo necesitáramos encontrarnos en algún punto pero nuestros egos se negaran a admitirlo.
Y tenia que reconocer que yo estaba cediendo mas que ella, pues el infierno eran sus esmeraldas y yo ardía al escuchar sus palabras de pura rabia.

Había hecho una concesión, le había contado mi historia, en parte también ella confesó que estaba enamorada de un hombre, me contó como su hermana distaba mucho de ella, al parecer era un alma cándida que aun creía en el amor.
Por como hablaba parece que sus padres la odiaban y por un momento me apiade de ese alma errante que no encontraba consuelo en un mundo donde eres depredador o presa.
-No soy nadie para dar lecciones, pero no es que tu pongas mucho de parte -ladeé la sonrisa mirándola.

Di otro trago a mi botella, ella se acurrucaba en el sofá instigandome a abandonar mi cómodo sillón y subir a la habitación. Dos putas y una botella me esperaban y lo peor es que no se daba cuenta que si estaba allí, frente a ella es porque quería, pero ella se empeñaba en echar a la mierda todos mis intentos una y otra vez.
Quería estar sola, ella y la botella, pues eso tendría.
Tomé el cuello de la mía, la miré una ultima vez y subí desesperado y ebrio las escaleras dando tumbos ¿que importaba donde meterla? a fin de cuentas todos los agujeros son calientes, húmedos y con el alba, ni me acordaría de como se llamaban.

Esa mujer era intratable, nadie podría soportarla ni un minuto, ya se encargaba ella de que todos salieran despavoridos de su lado.
Siempre en guardia, no tenia un momento de debilidad ni siquiera borracha, por Odin, me había casado con un monstruo peor que el anterior.

Su risa llegaba a mis oídos era frustrante, tanto que en el ultimo momento y antes de adentrarme en la cámara salí a la balconada del piso superior, un salto que me llevó al exterior de la taberna y de ahí, caminé con paso errante hacia la playa, al menos allí no tenia porque escucharla.
Me dejé caer sobre la arena, solo el rugido de las olas golpeando las rocas me embotaba, por fin un poco de paz.
Di un trago a mi botella y la lacé en dirección a la luna para brindar con ella.


avatar
Viggo Ludvig
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Valeska el Jue Jun 08, 2017 5:58 am

Su voz se fue alejando al igual que sus pasos. Mi sonrisa persistió en los labios, sonrisa que desapareció cuando él ya no se encontraba. Lo había vuelto a hacer, alejar a alguien de mí , lo que tanto deseaba. En mi cabeza , una y otra vez… “Quiero salvarte”. Volví a reírme ¿él querer salvarme cuando me odiaba con toda su alma? Y sin tenerla me odiaba del mismo modo. Sonreí al oír voces masculinas dirigirse a mi persona, insinuantes y provocadoras, creían que yo era una prostituta como ellas….cuán equivocados estaban.

-Voy a ser buena por una noche y os dejo marcharos. -la risa de los hombres, se convirtieron en carcajadas, se acercaban peligrosos con claras intenciones. Qué equivocación, se lo había advertido y ni caso -No hagáis que me enfade -estaba muy borracha, decepcionada y rabiosa por partes iguales. Solo tuve que alzar la mano y susurrar un par de palabras para que la ropa de ambos hombres saliese ardiendo. No podía evitarlo, me encantaba el fuego y más si podía hacer daño con él.

Reí , risa sádica que escapaba de mis labios, disfrutaba con sus gritos y más reí cuando me pidieron clemencia. No tenía nada de eso y menos consideración con un par de rufianes borrachos. Giré el rostro hacia la ventana y le vi a lo lejos, sentado. Su silueta era inconfundible, se me hacía familiar y con razón. La botella por el suelo, totalmente vacía, necesitaba más…pues aún seguía en pie.

Mis pasos se perdieron hasta los del vampiro. El recuerdo de sus palabras y sus ojos azules mirándome, seguía en mi cabeza, repitiéndose una y otra vez. Dejé escapar un suspiro, intentando peinarme el cabello rubio con los dedos, estaba hecha un desastre pero ¿importaba? Mi aspecto desaliñado cuando bebía era de chiste, si me viese mi madre me estaría echando la bronca del siglo.

-Pero no estás aquí, madre -sonreí orgullosa, dirigiéndome hacia la playa, él me habría oído aproximarse pero no me importó, me arrodillé tras él, cerrándole los ojos con las palmas de mis manos. Reí divertida, dejando que mi cálido aliento acariciase la piel de su cuello, contraste con su piel gélida… -Beber solo es muy triste, cariño -mi risa detonaba lo mal que estaba pero sabía perfectamente lo que hacía y los dos lo sabíamos -¿Sabes? me pregunto solo una cosa…ah! Espera,espera… ¿quién soy? -tarde… pero era parte del juego, una tontería que me arrancó una risa…esta vez sincera.

-Viggo, cuando te pido que me dejes en paz …es todo lo contrario, se nota que no entiendes a las mujeres, a mí -apoyé mi frente en su espalda, frotándola suavemente , arrancándome una sonrisa… hasta ese instante no habíamos tenido un acercamiento tan normal, tierno por mi parte. Una de mis manos se enredó en su cabello, entre risas y la otra rodeé su cintura, atrayéndole hacia mí, quedamos abrazados y sonreí por ello-Quieres salvarme…crees que estoy maldita pero al contrario que las demás oráculos, a mí me gusta serlo. He renunciado a muchas cosas… y no solo a no poder disfrutar del sexo. Renuncié a él, a tenerle aunque ya te dije que me odia como todos. -sonreí ampliamente, infeliz sí… porque seguramente nadie me importaría tanto que esa persona de la que le hablé.

-Le amo tanto que duele -murmuré completamente borracha, aferrándole aún más hacia mí, dejando escapar un suspiro de impotencia. No le solté , sí…le necesitaba pero ni yo iba a decirlo ni él admitirlo -¿Por qué? ¿Por qué quieres salvarme si me odias? Cuando no tenga poderes, seré una mujer insignificante, otra más a la que te habrás tirado… es eso ¿no? consigues a todas pero a mí no. Soy un reto, tu esposa que no cumple en el lecho… y tuviste que enredarte con otra -fue un reproche, reproche vestido de celos, hundí mis dedos en su ropa, apretándola… enfadada, desdichada porque jamás le daría a nadie , volvería loco a mi esposo… de ese modo -Preferirías que hubiese elegido a tu hermano…



Cannif:
avatar
Valeska
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Viggo Ludvig el Jue Jun 08, 2017 9:39 am

La escuché acercarse, se tambaleaba, pero no iba yo mucho mejor como para dar lecciones de vida.
Cerré los ojos al sentir sus manos en ellos y ladeé la sonrisa al escuchar sus enredadas palabras.
Su risa contra mi cuello, me relamí cuando su aliento me caldeó mas de lo que ya estaba.
-¿por eso vienes a beber conmigo? ¿para hacer compañía a tu marido mientras se emborracha? -dije alzando la botella para que viera que ya le haba dado buena cuenta.

Reí ebrio al escuchar ese ¿quien soy? Esta era la primera vez que ambos reíamos sin ningún tipo de pique de pro medio, de forma sincera y desinteresada.
Su cabeza contra mi espalda, apartó la mano de mis ojos enredándola en mi pelo mientras con la otra me atraía de la cintura quedando así abrazados frente a madre mar.
-Eso tiene solución, cuando quieras que vaya, no me digas lo contrario, nunca entenderé eso de las mujeres ¿por que lo complicáis todo?

La miré por encima de mi hombro, ella sonreía aun recostada en mi espalda y esta vez mi mano sobrevoló la distancia que separaba nuestras manos.
La escuché, aseguraba haber renunciado a muchas cosas por ser oráculo y que para ella era un don, no una maldición, no necesitaba que la salvara y eso hizo que de mis labios un suspiro pesado escapara.
-Te contaré algo de los hombres, cuando estés abrazada a uno, no hables de lo enamorada que estas de otro, toca nuestra hombría, nos hace sentir unos peleles y yo nunca fui buen “pagafantas”

Hoy algo habíamos aprendido del sexo opuesto, yo que las mujeres estaban locas, ella que..las mujeres eran perfectas para arruinar un momento que bien podía ser épico.
Tire de su cintura ahora ambos quedábamos de frente, ella a horcajadas sentada sobre mi, nuestros ebrios alientos se encontraron mientras nos miramos.
-No te odio -confesé con las palabras enredadas -odio lo que representas. Por eso quiero que dejes de ser una oráculo, porque aunque así nos eres útil, no puedo dejar de ...-hice una pausa tratando de buscar las palabras, pero me eché a reír porque ya no me acordaba de lo que estaba diciendo.

Apoyé mi frente contra la suya, nuestros labios se rozaban con cada palabra solo me aparté para dar otro trago de la botella.
-Estoy muy borracho -asegure.
Mis manso movieron sus caderas sobre mi abultada entrepierna, acariciándose pero con la ropa puesta.
-Me enredé con otra porque me lanzaste de tu lado, te pedí que me saciaras y no lo hiciste ¿que esperabas? Soy un hombre, tengo mis necesidades y que tu no cumplas las tuyas porque elijas tu don por encima de tu marido no es mi problema. Quieres que tu don se convierta en mi maldición -gruñí rabioso.

Aunque lo que me molestaba es que pensara que quería que hubiera elegido a Uhtred ¿acaso era ella la que se arrepentía?
Di otro trago de la botella.
-Mas fácil lo hubieras tenido con él ¿verdad? ¿te arrepientes?


avatar
Viggo Ludvig
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Valeska el Mar Jun 13, 2017 12:07 pm

El amargo recuerdo del burdel, se quedó allí dentro, ahora solo importaba el whisky y las confesiones a medias. Reí divertida, todo lo que me dijese lo encontraría gracioso. El alcohol se apoderó de mí. Mis ojos verdes se entrecerraron al verle borracho, reprendiéndome…cosa que me hizo tanta gracia que me eché a reír ¿pensar en otro estando con él? menuda sarta de tonterías. Permanecí en silencio, mirándole fijamente… él no esperaría lo que escaparía de mis labios, ¿una confesión? ¿una de mis bromas? O una verdad a medias.

-¿Quién dice que estoy pensando en otro? ¿y si es de ti? Menuda condena ¿ verdad? Una loca enamorada de un idiota como tú, alguien a quien solo le importa colarse entre mis piernas… ¿por qué no estás dentro? Te lo hubieses pasado mejor que aguantar a una borracha pero…¡tú también lo estás! -mi risa se calló de golpe al asegurarme que no me odiaba, mis esmeraldas brillaron confusas, pasando la lengua por mis labios brillantes por el alcohol. -Yo no represento a nada ni a nadie, solo tengo un don y tú odias eso…. pero…¿no puedes dejar de qué? -insistí, aún sabiendo que esa frase jamás se terminaría… suspiré pesadamente porque realmente recé que dijese “no puedo dejar de pensar en ti”.

Reí por mis pensamientos, risa que se volvió triste por unos segundos. Él no iba a sentir por mí nunca, el futuro habló por ello ¿por qué el presente iba a ser diferente? Nos habíamos casado, obligado y para él solo sería el lastre de esposa con el que debía lidiar. Labios rojos como la sangre, morían en sus fríos labios, se me antojaban terriblemente deliciosos. No me podía controlar, mis caderas buscaron aún más… a medida que mi boca se fundía con la suya. No sabía besar, hasta ese momento… nadie había reclamado mis besos por lo que siseé para hacerle una nueva confesión que no me creería.

-No sé besar… nadie lo ha hecho , dicen que son veneno -leyendas…inciertas, aún así ella misma se lo estaba creyendo. Sin querer, mis dedos se enredaron en su cabello, le acaricié con infinito cuidado… enrosqué mis yemas en algún que otro mechón, admirándole como si me pareciese imposible que él estuviera allí conmigo. Sonreí de verdad, sin trucos, entre gemidos… mis orbes reflejaban lo que deseaba fundirme entre sus brazos…acabar con el fuego que nos consumía pero no podía ser.

-Me encantaría fundirme contigo, aunque solo fuese una maldita vez… -me separé para dar un largo trago, moviendo mis caderas, estaba tan excitada que tan solo con ese roce… podría alcanzar el mismo orgasmo. Le susurré que por favor parase, se detuviese cuando era yo quien no paraba de moverse sobre él… completamente desesperada. Mi espalda se arqueó, a la luz de la luna podía verme entregada a él por esos minutos… -Te deseo -murmuré con los ojos cerrados, los labios entreabiertos y su nombre susurrarlo bajito…pidiendo más.

-¿Quieres hacerlo? hazlo. -no sabía lo que decía o… sí, sí que lo sabía. Lo miré a los ojos, como si realmente lo deseaba más que cualquier otra cosa.



Cannif:
avatar
Valeska
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Viggo Ludvig el Mar Jun 13, 2017 1:28 pm

Rio contra sus labios al escuchar su ironía, enamorada de mi, dudo que esa mujer pueda ni siquiera amar a alguien, mas apuesto mas por un brujo poderoso o algo vinculado a lo suyo. A fin de cuentas yo para ella solo debo ser un bárbaro, ya ha dejado claro lo mucho que odia a su padre por ser como es y dudo yo me diferencie de este.
Soy un guerrero, el acero es mi vida y es así desde que soy niño.

Nuestros cuerpos se enredan ella a horcajadas, nuestros labios se retan en caricias mudas, su aliento muere contra mi vaho.
Entreabro los labios ansioso, con los ojos en su boca, observándola mojada por el alcohol, mi lengua hace la primera incursión, limpia sus labios sedienta y Valeska ríe por tan insignificante gesto.
Los dos vamos muy borrachos y esa sonrisa muere contra mi boca, atajó la distancia, nos fundimos en un beso que todo lo arrasa, duelo de sierpes que se deleitan con el sabor ajeno mientras nuestros cuerpos encajan desesperados.

Mis manos se deslizan por su espalda, acaban en sus caderas que se mueven con presteza alzando mas mi entrepierna.
Acero forjado en las fraguas norteas, la tela se humedece bajo nuestros rudos movimientos, excitados, completos.
Eso es lo que pasa cuando se encuentran nuestros cuerpos.
Jadeo contra su boca, su lengua recorre mi mandíbula sus dientes la marcan, deslizándose por mi cuello logrando que mis ojos toquen las estrellas que veo sobre nuestras cabezas.

Me echo a reír completamente ido, es la segunda vez con la que tropiezo con la misma piedra en el camino.
Una oráculo, los seres que mas odio en este mundo y ahora mismo sin embargo pondría el mundo a sus pies por poder arrebatarle un suspiro.
“No se besar” esa y no otra es la confesión que desliza contra mi piel.
Mis ojos la encuentran, los suyos brillan con ciertos matices plata que le regala la luna.
-Tendremos que ponerle remedio -jadeo atrayendola con sendas manso en sus mejillas, mis pulgares alzan su barbilla y de nuevo nos enredamos en un beso lento, profundo, húmedo que devasta el principio y el fin de todas las cosas.

Sus caderas se aceleran, mi lengua invade su boca con maestría, cada vez mas hambrienta, gruñó contra sus labios, deseando adentrarme en ella, fundirnos en uno.
Como si leyera mis pensamientos dice en alto lo que siento. Me relamo contra su boca, otro trago baja por mi garganta.
De nuevo vuelvo al punto de inicio, me pierdo en su sabor, paladeo cada rincón con hambruna, necesitado de devastar, saquear todo a mi paso, su cuerpo se mece en un indómito baile contra mi dureza.
Sonrio al decirme que pare.
-No me estoy moviendo -aseguro enredando las palabras, acompañando con mis manso sus movimientos.

La empujo contra la arena, nuestros ojos se pierden en los del otro, sus dedos se enredan en mi pelo, despacio, son caricias, no tirones y me complacen.
Mi hombría golpea como un martillo el yunque de su caliente sexo ,me pide que lo haga, que la tome, nunca tendré una oportunidad como esta en la que el alcohol y el deseo nubla así nuestro juicio.
-Me odiaras -jadeó contra su boca.
Me debato entre el bien y el mal, pero se las consecuencias de dejarme llevar.


avatar
Viggo Ludvig
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Valeska el Miér Jun 14, 2017 5:01 am

El alcohol me descubría ante él, deshaciendo esa máscara de frialdad y malicia. Cuando mis dedos se enredaron en su cabello, un largo suspiro escapó de mis labios. El fuego que echábamos por la boca, se apagó cuando nuestros labios se encontraron. Mi boca sedienta de la suya, ni todo el alcohol existente plagaría mi sed de él. Imaginar cómo sería tan solo un beso, no era comparado con tenerle a escasos centímetros de mi rostro… buscarme con esa pasión desmedida, necesidad como si realmente…me desease más que a nadie. Y me lo creí, fui tan necia que de verdad me estaba creyendo que quería estar conmigo y cedí… le pedí que me hiciese suya sin pensar en las consecuencias y es que a veces, la razón te jugaba malas pasadas.

No quería que dijese mi nombre, Valeska tan solo era un apodo que me puso mi hermana por el gran parecido con mi madre. Hacía mucho no oía mi nombre real, tampoco él lo sabía, no lo conocía…en este tiempo. Era él, Viggo Ludvig. Aún no me creía que fuese mi esposo, aunque no nos comportásemos como un matrimonio…hasta ese instante. Sonreí, no fue una de mis sonrisas irónicas y con maldad. Le dediqué la más pura de las sonrisas, como hace muchísimo tiempo no sonreía y es que según mi hermana, solo una persona puede devolverte a ser quién eras… la misma que te hizo ser quién eres ahora.

Mi risa, la que creí perdida, murió entre nuestros labios. Lo miraba como si nada más existiese, él no se acordaría y yo fingiría que tampoco pero sería la única vez en la que lo tendría así, mirándome solo a mí. Mi cabello rubio, esparcido en la arena, mis labios rojos como la sangre entreabiertos, jadeos y gemidos de necesidad. Nada me importaba ahora, solo pertenecerle… aunque solo fuese ese instante pues sabía que en cuanto eso ocurriese y careciese de valor para los hermanos ellos mismos me matarían con sus propias manos. Él lo haría.

-No te odio -su nombre escapó de mi boca, suplicándole que lo hiciera… no era dueña de mí misma y es que mi corazón latía apresurado, me estaba traicionando-Si ocurre, mañana seré como cualquier otra mujer con la diferencia… en que tendrás lo que nadie ha conseguido jamás. Mi pureza, mi don… -cerré los ojos, estaba tan borracha… no quería desmayarme, no era consciente de mis palabras -Mátame cuando todo acabe, cuando roce el cielo con mis dedos, baje al infierno contigo entre tus brazos. Solo será esta vez -reí para ocultar mi tristeza, el momento más apasionado de mi vida, lo estaban estropeando mis sentimientos, lo que temía -Te vas a olvidar de mí… ¿verdad, Viggo? Eso querías desde el primer segundo que me conociste… pero puedes vengarte ahora, ¿qué importa si me arrebatas mi don? Eso quieres…

Lo besé con fervor, tomando sus labios como si en cualquier segundo desapareciese, mi lengua arrasó buscando la suya y mis malditas lagrimas se rindieron ante aquel beso. Siseé para que no se diese cuenta, no abriese los ojos… eso era peor que me matase con sus propias manos, me viese vulnerable ante él.

-No me arrepiento, tenías que ser tú -en esa frase dije demasiado, mis manos se dieron el placer de recorrer su espalda bajo la ropa, bordear su cintura con mis dedos… suspirar contra sus labios, esperando lo que más deseaba en el mundo y a la vez lo que me condenaría para siempre. Mis caderas le buscaban hambrientas, el deseo que sentía por él superaba cualquier poder, mi piel ardía, mis labios ya habían dicho demasiado. Mi pecho subía bajaba, él podía recorrer cada poro de mi piel, perderse en mi cuerpo… solo deseaba que le enloqueciese tal como yo me encontraba.





Cannif:
avatar
Valeska
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Viggo Ludvig el Miér Jun 14, 2017 11:01 am

Nuestros labios se unieron apresurados danzando como las mismas llamas del infierno, un beso apasionado, húmedo y largo.
Sonreíamos contra nuestras bocas, como si ese fuera el principio de algo distinto, era mi mujer pero hasta este momento nunca la sentí mía, ahora me ofrecía su don, su legado, su cuerpo y yo era el dueño indiscutible de todo eso.
Jadeaba contra su piel sin remedio, recorriendo cada centímetro, alimentándome de su calor, de su sabor.

Escuché sus palabras, me pedía que la matara, que cuando esto acabara, ella solo seria una mujer normal, no se daba cuenta que para mi no seria nunca una mas, era mi mujer y el don que tenia mi penitencia.
-Me odiaras repetí pese a que ella aseguraba contra mi boca que no seria así.
Sus caderas reclamaban mi hombría, hambrientas, chocaban sintiendo mi dureza. La risa de ambos nos devastaba, nos hacia perder la razón y sus besos eran sentencia de muerte para mi piel.

Mis dedos acariciaban por encima de sus bragas su sexo, mojado, excitado abierto, rugí contra sus labios, la tela de mi pantalón luchaba por ser desprendida y liberar el acero.
Mi frente contra la ajena cerré los ojos ella estaba tan borracha que le costaba mantenerlos abiertos y aun así me buscaba.
-No puedo -susurré de nuevo contra sus labios -me odiaras.

Me deje caer sobre la tierra, mirando el  firmamento, sacudí la cabeza tratando de mantenerme despierto.
Valeska subió sobre mi, seguía provocandome, nuestros labios se buscaban sedientos, mi mano en su nuca la atrajo con posesión, repaso con sus dientes mi mandíbula, lamió mi cuello, todo junto a ella quemaba como el averno.

Finalmente el sopor del alcohol nos venció, ella sobre mi, sintiendo su respiración.
La noche parecía acabar, pronto el sol saldría por el horizonte, pero iba tan borracho que ni de eso me había percatado. Dormía plácidamente enredado en su piel hasta que mi esposa abrió los ojos, fue ella y no yo, la que se despertó sobresaltada al ver el resplandor naranja.

Tiró de mi con fuerza, me removí adormilado hasta que su voz llegó clara y alta hasta mis oídos, el sol, el astro que me incineraría y me trasformaría en nada.
Ella ya estaba en pie, asustada como nunca antes la había visto, me exigía que me diera prisa, pero llevaba una resaca encima que podía dar gracias estaba en pie y no tumbado..
Un almacén cercano se convirtió en nuestro, mi, mas bien, refugio momentáneo.
-podías haberte librado de mi -aseguré hundiendo mis azules en sus esmeraldas.

Ladeé la sonrisa de forma engreída hundiéndome en sus ojos.
-¿aun quieres que te tome? -pregunté relamiendome los labios, podía sentir su sabor sobre ellos, incluso el carmín que había dejado marcado a fuego sobre mi piel.


avatar
Viggo Ludvig
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Valeska el Vie Jun 16, 2017 4:54 am

Quise que ocurriese porque podría ser la única y última vez. ¿Qué importaba lo demás cuando todo acabase en una victoria a su favor? Desde que nos conocimos, su único pensamiento era el colarse entre mis piernas, arrebatarme mi don y jactarse victorioso por haberlo conseguido. Estaba tan cerca, podía notar su aliento embriagarme, empujarme hacia él…me estaba ofreciendo el manjar de mi perdición, su cuerpo, sus labios. Sonreí entre besos, no podía ni cerrar los ojos, quería ver que me deseaba… del mismo modo.

¿Odiarle? Era mucho más que eso, mi condena no era mi don. La peor condena para mí era saber que para él, no era más que un estorbo, un incordio del que deshacerse y esa noche podía conseguirlo. El trato finalizaría en cuanto entrase en mí , me lo arrebatase todo y yo le tendría, sería mío. Mío. Sonaba tan extraño en mi pensamiento que sin querer se me escapó de los labios, susurrando los ajenos, besándole de forma más pausada pero igual de necesitada. No podía dejarle ir sin más, quería que se fundiese de una vez en mí, acabar con este maldito tormento que nos consumía.

“No puedo, me odiarás” ¿y qué? ¿Acaso le importaba que le odiase? Desde que nos conocimos no hemos hecho otra cosa que lanzarnos fuego y ese mismo fuego, nos derretía en cuanto nos miramos a los ojos. No pude permanecer más despierta, cerré los ojos y me abandoné al sueño, la única oportunidad que tendría de acabar con todo y yo de tenerle. Los rayos de sol me despertaban de esa noche intensa, un quejido por lo bajo, mi nariz se paseó por su ropa, ocultándome un instante, el olor a humo me alertó. Fue instantáneo, abrí los ojos y lo zarandeé para que reaccionase, bebió tanto que perdió la consciencia.

-Maldita sea. Reacciona. El sol -gané tiempo, el sol no le dañaría si tomaba mi mano. No sé cuanto aguantaría…me sentía débil. No dejé de susurrar palabras en un idioma conocido para el vampiro, mi lengua paterna. Una vez a salvo, busqué su mirada después de aquella noche. Aún no le había soltado la mano , seguía aferrada a él como si en algún momento fuese a desaparecer y aquel gesto no se volviese a repetir jamás. -Y tú de mí. Anoche, te…confundí. Pensaba que eras …-sonaba patético, de chiste así que me callé, soltando su mano y apartar la mirada hacia un punto inexistente.

-Aún puedo hacer volar el almacén por los aires y deshacerme de ti, en llamas ante mí , consumiéndote…disfrutaría más de ello que el hecho de que me tomes -reí por lo bajo, volví a buscar su mirada y me mantuve en silencio, solo esperaba no mencionase nada sobre lo que le confesé, mis sentimientos hacia aquel hombre que no era correspondido -¿Por qué no te libraste de mí? hubieses tenido a tu puta de esta noche con la diferencia en … que nadie me ha tocado antes y puedes pensar lo que quieras, me es igual -reí por lo bajo, intenté peinarme con los dedos y sin querer, me relamí los labios…su sabor seguía estando allí, cosa que me hizo bajar la mirada… ¿por qué dolía tanto un beso?

-El trato , lo conocemos los dos -murmuré acercándome a él y tirar de su brazo para que no le pasase nada, el sol se alzaba y los rayos de sol se colaban por algún que otro agujero. Siseé para que se mantuviese en silencio, tendríamos que estar allí mucho tiempo… hasta que anocheciese -Abrázame. Y no, no te hagas ideas equivocadas, el sol del verano no es que colabore, te alejaré de la claridad y no hace falta que me des las gracias. Soy tu esposa pero tranquilo, no te tocaré si no es necesario. No es lo que deseas -rodeé su cintura con uno de mis brazos, miré hacia el techo y comencé el ritual, valdría por unas horas.



Cannif:
avatar
Valeska
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Viggo Ludvig el Vie Jun 16, 2017 10:28 am

Ya estaba ahí el orgullo de mi mujer, tras hacer un conjuro para que el sol no me quemara mientras me arrastraba literalmente hasta el almacén muerta de miedo, ahora alegaba que podía volarlo por los aires y así disfrutar de mi cuerpo incinerándose.
Negué con cierta diversión con una sonrisa en los labios que me fue imposible borrar.
-¿Siempre eres bipolar? -pregunté con ironía.

Mi cuerpo quedo medio escondido en una de las esquinas de la nave, era vieja y entraban los rayos de sol por todas partes.
No lo hice porque me eres mas útil así..como vidente frustrada -apunté vacilandole de nuevo.
No era cierto, no la tome porque no quería que me odiara, eso mato lo mio con mi esposa anterior y borracho pensé que también lo haría con mi reciente matrimonio ese y no otro fue el motivo de que no concluyera el acto.
-Ademas estaba tan borracho que si no recuerdo mal, me dormí..

Ladeé la sonrisa al ver como tiraba de mi brazo, yo la empujé hacia mi en aquella esquina donde había penumbra, algo nada cómodo para mi y que me obligaba a entrecerrar los ojos.
Admito que su cuerpo me dio cierto alivio, claro que eso no pensaba decírselo.
Mis ojos en su boca, se relamía demasiado cerca.
-¿de verdad no quieres otro beso? -pregunté acercando mis labios a los ajenos pero sin rozarla -una pena que no tengamos alcohol..te pones mas simpática -bromeé acariciando con mi nariz la suya.

La oía mascullar palabras en nuestro idioma, parecía enfadada por el matiz de mis palabras.
-¿con quien me confundiste? Ah, si, con ese que amaba y pasaba de ti ¿como se llamaba? -pregunte entre risas.
Mis dedos se colaron pro debajo de su falda acariciándole el muslo.
-Ahora no te hagas la estrecha, eres mi mujer ¿recuerdas?

Empezó el ritual para que le sol no me quemara, por suerte no estábamos a la intemperie lo que haría que no tuviera que gastar tanta energía, mi dedo seguía ascendiendo por su muslo, entreabrí mis labios dejando que mi aliento chocara con su cuello.
-Tengo hambre -susurré contra su piel -iba tan borracho que me olvidé de alimentarme ¿que me dices? Me dejas comértelo..quiero decir..comer.

Un puñetazo en mi pecho fue cuanto obtuve para que guardara silencio.
Tire de su cuerpo subiéndola a horcajadas y alcé las manso en señal de rendición cuando me atravesó con la mirada, seguía concentrada en el ritual y mi actitud no ayudaba, menos los hizo cundo moví sus caderas sobre mi abultada entrepierna.


avatar
Viggo Ludvig
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Valeska el Lun Jun 19, 2017 4:50 am

“No lo hice porque eres más útil así…como vidente frustrada”

Sus palabras me hicieron bajar la mirada sin perder la sonrisa. Claro, no lo hizo por su hermano, el trato. Suspiré largamente mientras me acomodaba en uno de los rincones, a su lado. Lo que sería un amanecer distinto, cambiaría en el momento en el que él se empeñaba en buscarme cuando todo era más fácil si nos ignorásemos. Le salvaba del sol , de desaparecer porque esa era mi misión en aquel trato que hicimos los tres. Esa era la única verdad que él debería saber pero por dentro, sentía demasiadas cosas que intenté disfrazar con una de mis sonrisas irónicas, hirientes…mi máscara de frialdad ante él.

-Cállate ¿quieres? Ya sé porqué no ocurrió. Tu hermano hubiese acabado contigo, tu muerte hubiese sido peor que el sol te fulminase -mis orbes esmeraldas , se fijaron en una de las ventanas con cristales rotos, no quería encontrarme con sus ojos azules. Esas tormentas me atraparon en un futuro y para él, solo soy un elemento sin importancia que les ayuda cuando me necesitan.

Me miraba y yo lo evitaba. No quería que leyese nada en mis gestos, en la expresión de mi mirada. A mi mente no podía ceder, un punto a mi favor. Suspiré sin responder si quería otro beso, anoche obtuve más de lo que creía jamás. Nadie me había atrapado desde el primer segundo, tuve que creer a mis padres cuando alegaban siempre que se enamoraron a primera vista. Cerré los ojos, sin dejar de pronunciar las palabras que nos protegerían. En un perfecto noruego. Estaba demasiado cerca y no ayudaba demasiado…sonreí sin querer al sentir su nariz acariciando la mía de manera cómplice.

-¿Quieres morir? Tengo que terminar esto y… -me abrumé por unos segundos, mis labios rozaron los suyos y tuve que hacer un gran esfuerzo por concentrarme, su roce me estaba condenando, el tacto de su cuerpo me erizaba la piel -Viggo-avisé entre ronroneos, aún así nos buscábamos, por mucho que nos odiásemos tanto… -¿Quieres morir envenenado? Probar mi sangre…¿tan desesperado estás? -mostrar mi enfado solo haría que él se hiciese ideas que no estaban tan desencaminadas.

Volví a mis palabras, mi cuerpo se dejó caer sobre el suyo y un suspiro de alivio escapó de mi boca sin querer. ¿por qué me torturaba de esa manera? Prefería su indiferencia… me dejó claro que para él solo era una bruja retorcida de l que pretendía alimentarse. Terminé y apreté los labios, casi se me escapa un gemido , no lo miré a los ojos…mis manos descansaban sobre sus hombros y mentalmente pedí que no siguiese.

-¿Qué quieres, Viggo? He hecho mi trabajo ¿quieres beber de mí? hazlo, total…el trato era ese -lo miré desafiante, a los ojos…como si nada más existiese, anoche estuvo tan cerca de ocurrir que aún tenía que asimilarlo.





Cannif:
avatar
Valeska
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Viggo Ludvig el Lun Jun 19, 2017 12:22 pm

No podía evitar reírme, parecía una niña enfadada, o quizás, el niño era yo. Su sangre no me sentaría bien y aun sabiéndolo la tentaba a dejarme beber.
-Te preocupa que me envenene -bromeé dejando que mis carcajadas impactaran en su cuello.
Mis labios seguían inmersos en él, sintiendo el fluir de su sangre raudo, como su corazón desbocado marcaba el ritmo de nuestras respiraciones.
Siempre retándonos, siempre fingiendo que no existía algo evidente, nos atraíamos y esa era la peor de nuestras condenas.

Suspiró aliviada cuando termino el conjuro, mordí con mis dientes su barbilla ascendiendo por su mandíbula hasta llegar al lóbulo de su oreja para lamerlo sutilmente.
-Te preocupas por mi ..dices que es el trato, peor..piénsalo. Si muero mi hermano no podrá culparte, no sabe lo que ha pasado y quedándote sola con él todo es mas sencillo ¿no es cierto?

Mis palabras eran ciertas, aunque eso la desesperaba en demasía.
-En el fondo no quieres que le suceda nada a tu marido, seguro que porque ya no encontrarías Dios que se casara contigo -bromeé haciéndola de rabiar.
Fruncía el ceño y a mi me divertía mas, mis dedos recorrieron su piel con tenacidad, atrayendola mas contra mi cuerpo.
-Durmamos, quedan muchas horas hasta el anochecer -susurré dejando mi espalda caer hasta quedar tumbado sobre el polvoriento suelo con ella sobre mi cuerpo.

Sus esmeraldas me observaban fijamente, abrí uno de mis ojos para mirarla y sonreí de medio lado.
-Vas a mirarme así todo el día -apunté ensanchando la sonrisa -es perturbador. No se si quieres matarme o follarme -bromee rodeado con los brazos su cintura y acomodándome para dormirme.
Cerré nuevamente los ojos.
-Ya que estas podías acariciarme la espalda...me gusta -susurré adormilandome.

Era divertido para mi picarla a todas horas, ya que no podía tener su amor, ni su cuerpo, ni nada que una mujer corriente me hubiera ofrecido, al menos podía despertar su odio que era también un sentimiento sin duda poderoso.
-¿que pasó con ese hombre? -pregunté sin abrir los ojos -ese que dices que te odia.

No lo culpaba, Valeska tenia una forma de ser complicada, o te la tomabas a risa como si fuera una niña caprichosa o podía llegar a desequilibrarte y arrancarte tu bienestar de una.
Supongo que pocos eran los hombres que podían entender que solo era una niña asustada llena de frustraciones por un don que no había pedido pero que temía perder porque en ese momento dejaría de ser especial para el mundo.


avatar
Viggo Ludvig
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Valeska el Lun Jun 26, 2017 12:41 pm

Cerré los ojos cuando su boca fría como la nieve se paseaba por mi piel, a su antojo. Si supiese que pese al frío, en mi piel causaba una sensación diferente, quemaba como el mismo fuego.  Tuve deseos de hundir mis dedos en el cabello de su nuca y siguiese torturándome. Y mis deseos me torturaron pues inconscientemente lo hice , tuve que morderme los labios con fuerza para no gemir…para que mi cuerpo no me traicionase.  

Y lo conseguí, mis esmeraldas buscaron esos ojos azules que me invitaban al mismo cielo y yo no podía entregarme. Anoche casi pierdo el norte, o mejor dicho…admito que lo perdí. Él me hacía vulnerable, por él hice tanto que si lo supiese seguramente no estaríamos allí, el uno frente al otro. No, no era tan sencillo. Si me quedaba a solas con Uthred ¿qué? nada de lo que había conseguido tenía sentido pero eso era algo que él no iba a saber nunca. Solo me encogí de hombros, pocas cosas me importaban…solo una. Una que tenía y al mismo tiempo no me pertenecía como quisiera.

-A mí me gustan otras cosas y no te las voy pidiendo. No voy a rascarte, no soy tu mujercita -reí divertida, un momento entre los dos diferente, no estábamos tensos y sin quererlo… acaricié su espalda despacio, una caricia efímera. Sobre su cuerpo, me acomodé , ocultando el rostro entre su ropa. Sonreí como la niña alegre que fui, él me devolvió mi verdadera esencia en esos contados momentos y a la vez, me condenaba a ser esa hechicera sin escrúpulos pues aunque fuera mi marido… entre nosotros no había nada más, se casó conmigo obligado.

-Sé lo que piensas. Él no lo sabe, ni lo sabrá nunca. Anoche hablé de más no hace falta que te compadezcas de mí. Te agradecería que no te burlases sobre ello. Es lo más real que voy a tener jamás y al mismo tiempo, no me pertenece. A las oráculos se nos prohíbe enamorarnos, me lo decía mi madre “Lilie, si quieres ser fuerte e inquebrantable… no te enamores, el amor te hará débil y tú eres especial”. -dije mi verdadero nombre sin querer, sin proponérmelo… al darme cuenta me incorporé quedando sentada, las manos en mis rodillas… no sabría qué iba a decir si me preguntaba por mi nombre aunque aún no me conocía.

-Soy especial por mis poderes, siempre he sido el caramelo delicioso que todos desean probar. No veo mi don como una condena, por mi don he conseguido muchas cosas… pierdo otras pero no me importa. Quién mejor que tú para saber sobre mis poderes ¿cierto? Soy poderosa pero alguien me desarmó sin usar nada…  -fruncí el ceño, estaba siendo demasiado sincera con  él y no podía evitarlo. -Es un suplicio ¿no? ser mi marido. Lidiar con alguien que solo te da dolores de cabeza - reí pero al girarme y clavar mis esmeraldas en él, no pude disimularlo, era donde quería estar… a su lado -Hablo demasiado. Prometo no ser una aguafiestas. Sé que es importante para ti, el sexo, las mujeres y el alcohol… además, no tienes que darme explicaciones, si quieres tomar a alguna…

Me mordí la lengua, los labios, me quemaba la sangre el simple hecho de imaginarle con otra. Cerré los ojos, reforzando aquella especie de burbuja, desde allí podíamos ver el día… seguramente jamás lo había visto de ese modo. Perdí la mirada en el techo de la casa en donde un haz de luz entraba por una de las maderas rotas.

- Puedes comer -me mordí el labio inferior, él no sabía a qué me refería -Puedes hacerlo…-gateé por su cuerpo, apartándome el cabello a un lado, podría alimentarse de mí -No soy venenosa. Mi sangre es tan válida como la de cualquiera ¿no crees? -no iba a hacerlo, solo de pensarlo se me erizó la piel, el hecho de imaginarle morderme y estrecharme entre su cuerpo, consiguió que sin tocarme tan siquiera , cerrase los ojos…



Cannif:
avatar
Valeska
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Viggo Ludvig el Lun Jun 26, 2017 3:29 pm

Escuché sus palabras, su madre la había aconsejado no amar, las oráculos en nuestra tierra se deben a sus gentes, son mujeres a las que los dioses las ha bendecido por sus poderes.
Todos los vikingos las veneramos y respetamos, pero ninguno es tan necio como para buscar de ellas algo mas que consejo.
Supongo que por eso su madre le dijo eso, aquel que la amara se condenaría con ella a una vida para la que no estábamos hechos.
-Sabes lo importante que es para nosotros nuestro linaje, no puedes culpar a ningún hombre por desear perpetuar su apellido.
Yo lo había hablado con mi anterior esposa, podría tomar una segunda mujer con la que engendrar vástagos, esa era la única solución que encontramos para permanecer juntos.

Mi mente sobrevoló el tiempo y el espacio regresando a una época distinta en la que la corriente del rio jugaba con los riscos del camino.
Valles verdes, grandes bosques, el norte era hermoso lo mirase por donde lo mirases.
-Las oráculos no estáis malditas, todo lo contrario, como dices sois la bendición de un pueblo, gracias a vosotras hemos ganado grandes guerras, hemos tomado muchas tierras, vosotras sois especiales y sois cuidadas como tal en el templo quedando al servicio de los reyes.
Pero.. -me detuve un instante contemplando los haces de luz -mi reino por ver un atardecer -mascullé antes de proseguir sin dejar de mirar gracias a esa cúpula que me protegía la luz entrar por las rendijas.
-Mi mujer perdió el poder por una noche de pasión no muy distinta a la que ayer tuvimos los dos.
La diferencia es el resultado, con ella di el paso y lo perdió todo, al menos todo cuanto le importaba.

Viaje por aquellos recuerdos, siglos habían pasado de ellos y sin embargo dolían como al principio.
-Quedó en cinta, me odio por arrebatarle su don, por sentenciarla a una vida de esposa que no queria.
No era una escudera y sin el don tampoco una oráculo, ella solo era una joven doncella que ahora solo se sentía útil para darme descendencia.
La nieve se retiró y con la primavera partimos a conquistar nuevos mundos, nuevas tierras, a saquear todo lo necesario para hacer de nuestras tierras un lugar mejor.

Hice una pausa, demasiado había contado por hoy, se que entendería mas a mi anterior mujer que a mi, pero esperaba que eso le sirviera de lección, abrirme las piernas era un error si como decía su intención era mantener su don.
Vi como se apartaba el pelo, me pedía que bebiera de ella, asegurando que no era veneno lo que corría por sus venas.
Ladeé la sonrisa centrando mi mirada en su inmaculada tez, mis ojos centellearon fruto de la hambruna.
Mi respiración se aceleró atrayendola por la cintura, su espalda contra mi pecho, pegados por completo.
Giro su rostro, nuestros alientos chocaron irremediablemente, excitado mi hombría acarició su espalda baja.
Ladeé la sonrisa con picardia acariciando con mi lengua sus labios, incitándola a fundirse en un beso apasionado
Quería beber, pero la debilitaría y no sabia si podría mantener el escudo que me mantenía con vida si lo hacia.


avatar
Viggo Ludvig
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Valeska el Miér Jun 28, 2017 1:08 pm

No éramos como cualquier otro matrimonio y sí al mismo tiempo. Se casó conmigo por el trato y los dos estuvimos de acuerdo en que ninguno nos enamoraríamos del otro. Mis ojos verdes intentaron disfrazar lo que sentí al oír hablar de ello, de un linaje que no daría jamás. Sabía que en parte, mi padre esperaba algo así, vikingos fuertes como mis hermanos… y yo, la más débil pero fuerte. Mi don no era una condena, al menos … no para mí. fui educada para ser lo que soy, era venerada aunque me saltase mis obligaciones. No debí tan siquiera estar allí, en ese pasado en donde los Ludwig no nos conocían aún.

Era una niña y me quedé totalmente prendada cuando le vi bajar de su montura. Fio fue la única que se percató de ello, ninguno…nadie de mis familiares se hacían una idea de que aquel hombre me cambiaría para siempre. Fue instantáneo y tan fuerte que me dolía en lo más profundo de mi alma porque él jamás podría ser mío. Bajé la mirada ante mis pensamientos, no se trataba de linaje, él y yo nunca podríamos disfrutar de una noche juntos…y esperaba que él y no otro me lo hiciese saber, qué era pertenecer a la persona a la que amas.

-Puedo hacer que veas un amanecer pero no quiero tu reino, los reinos del norte son demasiado … dolor de cabeza -no solo era un oráculo, también nací con el don de la magia, era una de las oráculos más poderosas , una oráculo no creaba lo que yo acababa de ofrecerle para que se resguardara de la luz o al menos, no con una magia tan fuerte -Mañana, podemos ver amanecer claro que…tiene un precio -lo miré de reojo, esperando que me devolviera la mirada. Sonreí contra sus labios, sin tocarlos…mis dedos se enredaron en su cabello de forma juguetona, dulce. -Una velada normal. Olvidarnos que soy una frívola hechicera que solo quiere que se haga lo que desea y me olvidaré de que eres un completo idiota. Claro que… el precio es mayor, no podrás follarte a nadie. No al menos esa noche

Tuve que asimilar, acceder a que pasasen por su cama toda clase de mujeres, todas menos yo. Bajé un instante la mirada, quería ser normal como todas ellas pero si terminaba cediendo… no seria especial, menos para él. oí cada una de sus palabras, esa parte de la historia no la conocíamos. Fiolett y yo,sobre todo mi hermana, lo juzgué por ser un malnacido que tras obtener lo que quería de su esposa… la dejase pero no fue así, si no al contrario. Ella lo dejó a él. iba a decir algo pero su boca me buscó, me fijé en sus labios, me quedé tan embobada que su risa me despertó de ese letargo con los ojos abiertos…

Siseé , sabía que de ese mordisco dependía su existencia pues si me debilitaba, la burbuja explotaría y quedaría expuesto. Extraño para él, mi piel se erizó y tras un susurro , la burbuja se reforzó aún más. Mis esmeraldas buscaron su cielo azul y volví a perderme en ellos, disfrazándolo con una sonrisa.

-Solo un poco. Bebe… el alcohol me da fuerzas, ¿lo notas? No va a desquebrajarse, ni un ápice. Bebe -susurré lamiéndome los labioss, rojo como la sangre, carmín rojo que dejé al rozar mis labios con los suyos. Me perdía aquel hombre… le necesitaba, con un simple roce me conformaba, si me viese Fiolett diría que estoy loca pero ahora, no me importaba nada.



Cannif:
avatar
Valeska
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Viggo Ludvig el Miér Jun 28, 2017 3:11 pm

Me eche a reír cuando dijo que no quería uno de mis reinos del norte, mejor porque no poseía ningún reino, si no tierras que me habían sido otorgadas por mis dotes en la guerra.
Seguía abrazado a ella, no se daba cuenta pero esto era lo mas cerca que habíamos estado de mirarnos sin el odio que normalmente ostentábamos, estaba relajado, si no fuera por el maldito hambre diría que demasiado.
Mi nariz acariciaba su cuelo era tan tentador sentir la sangre fluir contra mis labios, oler su piel, realmente embriagados.

Me relamí humedeciendo después la zona de su yugular con mis labios, su piel se erizaba bajo mi contacto y la cúpula parecía tomar mas consistencia cuando nuestros cuerpos se rozaban sin vehemencia.
Se giró para enfrentar mi mirada, nuestros labios volvían a retarse, cada palabra un roce, el aliento parecía chocar como un combustible altamente inflamable.
-¿Una noche en la que olvides que soy un imbécil? Me eche a reír contra su boca -pero eso es muy difícil -aseguré rozando mi nariz con la suya en una tierna caricia -soy lo que soy, Valeska, tu una hechicera frívola y yo un chupa-sangres imbécil..pero...acepto, se hará lo que se pueda.

Tire de su labio inferior con un sutil mordisco, seguíamos siendo cíclopes que solo ajaban la vista para apoderarse de los labios del otro.
No se daba cuenta pero cuando era así, sin muros, sin altivez, me gustaba lo que veía, lo que sentía.
Mis dedos acariciaban su brazo, la otra mano estaba entrelazada, estuve a punto de decirle que esa cita “normal” se estaba produciendo en ese momento..pero de hacerlo seguro alzaría sus escudos y me saldría con alguna de esas frases que utilizaba para cabrearme.
Ella era su peor enemigo solo que no se daba cuenta de eso mismo.
-Vale, sin mas mujeres que tu ¿te parece? - pregunte introduciendo mi lengua entre sus labios tímidamente para encontrar una respuesta favorable -no es necesario que follemos...

Se apartó el pelo dándome acceso a su cuello me pedía que lo hiciera, que podría con ello si solo tomaba un poco.
Mis ojos se tornaron fuego, sentí mis colmillos crecer tocando mi lengua con su ponzoña y así abriendo la boca apoyé mis labios en su piel.
Suavemente hundí mis dientes rasgando su piel.
Jadeé contra ella dejando que mi aliento la erizara por completo, tirones bruscos con cada succión, perdido en aquel embriagador sabor que solo poseían las oráculos.
Cerré los ojos extasiado, estaba deliciosa, era incapaz de detenerme, quería mas, era adictiva, ya no recordaba lo que sentía cuando bebía de ella.

Con fuerza de voluntad afloje el abrazo, me relamí los labios, las gotas caían por ellos como la lluvia en una noche de verano.
Mi boca entreabierta, deseo eso era lo que sentía en este momento.


avatar
Viggo Ludvig
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Valeska el Jue Jun 29, 2017 9:10 am

Abrazado a mí me transmitía esa paz y tranquilidad que jamás había tenido. Si no existiese la burbuja protectora, seguramente estaría al otro lado de la habitación, mirándome con ese odio y desprecio del que solíamos sentir por el otro. Me acomodé sin darme cuenta, dejando mi cabeza apoyada en uno de sus hombros, él era mi escudo más que yo el suyo solo que…él no lo sabía. Era una inconsciente, lo seguía mirando como si nada más existiese, estaba tan cerca que podía perderme en su olor. Mi nariz se paseó por su cuello en una efímera caricia, devolviéndole la suya tan tierna que me llegó al alma.

Sonreí, buscando más, no era una sonrisa fingida…realmente quería estar allí , a su lado. Mis labios se rozaron con los suyos, mordisqueé su labio inferior entre risas, mirándole fijamente… estaba tan absorta que seguro se diese cuenta pero ahora no me importaba pues era lo que había deseado más que nada desde que era una niña. Arrugué la nariz en un gesto divertido, seguido de una sonrisa sincera, como me había salido con la mía al aceptar la cita…alcé la barbilla, sonriendo contra su boca en la que dejé un tímido beso. El primer beso de dos niños inexpertos, así fue.

-Nos comportaremos aunque no sé si invitarte a cenar, conozco un lugar que te gustará. Podrás cenar y admirar las vistas, bailan en ese sitio y pagaré tu cena -no dejé de complacerle aunque me doliese , a mí no podía tocarme y sin embargo cuando sentí la caricia en mi brazo, me acurruqué en él aún más, dispuesta a que no me soltase. -O siempre puedo bailar para ti -reí mirándole a los ojos, rozando su nariz con la mía, mi risa se apagó y me quedé mirando sus labios…su boca en la que me perdí otra vez.

Estaba siendo vulnerable y más que beneficiarme, él lo tomaría como un juego aunque ahora los escudos estaban bajados por ambas partes. Era mi marido, lo que tantas veces le dije a Fio que conseguiría y ella se reía de mí a carcajadas. Desde niñas, él siempre ocupó ese lugar pero una cosa era imaginar y otra que sucediese de verdad. Gemí al notar como sus colmillos acaparaban mi inmaculado cuello, mi espalda se arqueó, mi cuerpo se amoldó al suyo y mis pechos quedaron totalmente ofrecidos, aún de espalda a él.

Mis dedos se enredaron en su cabello, atrayéndole más hacia mí. dolía como me extasiaba al mismo tiempo, por unos segundos deseé que me tocase sin dejar de beber de mí. Si no entraba en mi interior no pasaba nada… y creo haber saboreado casi el orgasmo por aquel mordisco, mis piernas se enredaron, apretándome contra su pecho, mi trasero presionó su miembro sin proponérmelo.

-Más-pedí perdida en sus ojos azules, mi boca se entreabrió, hambrienta de la suya. No le dejé se relamiese, aún con restos de mi propia sangre, lo besó con ganas, de ese modo provocador y tentador, mordiendo su lengua. Me giré para quedar sentada sobre su regazo, mis manos rodearon su cuello y mis piernas rodearon su cintura, atrayéndole hacia sí….quería que jugase, siguiese -Espera -susurré sin dejar de sonreír, desaté los nudos de mi corsé dejando mis generosos senos a su vista, no quería imaginar lo que se sentiría si seguíamos jugando..

La cúpula brillaba con más fuerza, por culpa de mi excitación.



Cannif:
avatar
Valeska
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Viggo Ludvig el Jue Jun 29, 2017 2:34 pm

Aun con la sangre chorreando por mis labios Valeska acortó la distancia que separaba nuestros labios. Con rudeza se abrió paso por Hell, todo lo saqueó a su paso haciéndome jadear de forma ronca.
Su boca era un pecado y yo estaba dispuesto a asumir la penitencia si podía seguir bebiendo de sus labios.
-Valeska, quiero ir ese sitio, por una noche seré el marido que esperas ver en el idiota que tienes delante.
Nos desafiamos con la mirada, duelo de egos que en esa habitación se gestaba, la deseaba, esa era la verdad mas clara, sus caderas se movieron sobre mi hombría que crecida sin remedio cuando esta se subió a horcajadas pidiéndome mas de esto.


Mis manso en sus nalgas, la moví despacio hambriento sobre mi, sus pechos se apretaban contra mi torso, los dos nos deseábamos y eso era un hecho.
Mi lengua serpenteó animando a su sierpe, degustando su sabor, me relamí al sentirla excitada contra mi oca.
-Te deseo pequeña, te deseo mucho -asegure con la voz oscura y ronca -estoy muy excitado en este momento, tu sangre...uffff- valeska para -pedí -no puedo contenerme si sigues así.
Su droga subía por mis venas como la mejor de las botellas de coñac, sonreí contra sus labios, rozándolos, incapaz de alejarme un centímetro de ellos.
-¿Querías verme así? -pregunté acariciando con mi nariz la suya, dejándome calcinar por su aliento -¿hambriento de ti, deseando cada tramo de tu piel?


Mordí su inferior provocandola, mi vaho chocaba contra sus húmedos labios.
-Cuéntame como era tu vida en el norte ¿por que viniste a París?
Mi lengua repaso sus labios, era incapaz de dejar de tentarla, la deseaba y estaba ahora mismo tan obnubilado por su sangre que si no ponía ella cordura acabaría tomándola y arrebatandole el don preciado de las visiones que los dioses le enviaban.


Ladeé la sonrisa sin apartarme un ápice, sus caderas seguían bailando y yo estaba cada vez mas puesto.
-¿sabes bailar? -pregunte -osea.. ya no sabia ni lo que decía, solo pesaba en metersela.
Me reí contra su boca tirando después la cabeza hacia atrás para tomar una brizna de aire que no necesitaba.
-No juegues, no puedo mas.


avatar
Viggo Ludvig
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Valeska el Mar Jul 04, 2017 3:35 am

Reí contra sus labios, el hecho de que aceptase la invitación a ese sitio…mi mente voló al imaginar todo lo que podríamos hacer allí. Quería complacerle, por una noche no ser esos enemigos que echaban fuego por la boca, un fuego muy contrario al que nuestros ojos y nuestros labios al encontrarse. No podía dejar de mirarle a los ojos, lejos de debilitarme, su mordisco avivó mi poder y mi deseo. No me importaba perder ese don que tanto apremiaba mi padre, con él no me importaba nada pero eso carecía de sentido.

Cerré los ojos al oír que me deseaba, me deseaba con el mismo fervor que yo a él. cuanto tiempo esperando esas palabras, causaron en mí que se erizara la piel… gimiese de pura impaciencia y excitación. Mis esmeraldas, se fundieron en ese cielo sin estrellas, esos ojos azules en los que siendo una niña me perdí sin que él se diese cuenta. Ya no era una niña, la Lilie que él conoció en el futuro se quedó en un punto en el tiempo. debimos conocernos antes, ahora, y no me arrepentía de perder lo demás y a mi familia…a Fiolett.

Mi cuerpo se amoldaba preso del suyo, mis labios tomaban los de él con cuidado, mordisqueándolos y reír contra ellos, jugaba… y me encantaba apreciar que para él no era tan solo un estorbo y alguien de quien deshacerse. Quería mucho más y no solo eso, no me conformaba con un rato de calentón, quería y necesitaba que me desease de verdad…más que a nada en este mundo. Quería verlo, sentirlo.

-Quería eso y otra cosa que es completamente imposible -sonreí, por unos segundos mis mejillas se tiñeron de rosado, me sonrojé sin remedio y tímida, mis ojos verdes se fijaron en su boca hasta perderse en su mirada…una vez más -Nunca me verás como tu esposa… me refiero a… nada -cada vez más sonrojada, mis labios tomaban los ajenos, fundiéndonos en besos necesitados…al apartarme, dejar besos dulces y tiernos a la par que mis dedos se enredaban en el cabello de su nuca. Estaba siendo tierna con el, mostrándome como hacía años… olvidé.

-Mi vida en el norte no tiene misterio. Vivía con mi familia, era una oráculo más solo que… más poderosa por mis poderes de hechicera, por mi linaje… la sangre que corre por mis venas. Mi familia es poderosa, ya te lo dije. Clase alta, guerreros y mujeres hermosas… -reí contra su boca , no podía decir más y tampoco responder a la pregunta… -Vine a Paris por ti -bromeé, enarcando una ceja…él se lo tomaría como broma y eso quería pero en esa frase…dije una gran verdad, el motivo era él -Huí. Querían un matrimonio concertado en el que se respetaría mis poderes, salvo por una pequeña diferencia al tuyo. Yo no amaba a ese hombre, amaba a otro

Mis orbes centellearon, lo miré intensamente, mi boca se entreabrió…casi se me escapa un “te amo a ti…” pero me callé , eso no lo debería saber jamás. Sonreí complacida por su pregunta, solo había una manera de saber si sabía bailar o no.

-Si vamos a ese lugar, te lo demostraré…la magia tiene mucho que enseñarte aún. ¿No quieres? Claro que…no podremos, yo no al menos pero…tú sí -apreté con fuerza los dientes, jamás podría darle lo que tanto deseaba y yo sin embargo, me conformaba con ese instante…



Cannif:
avatar
Valeska
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Viggo Ludvig el Mar Jul 04, 2017 1:22 pm

Frases a medias eso era todo cuanto dejaba escapar contra mis labios, estaba rendido a sus encantos, algo tan obvio que no entendía como no se daba cuenta de inmediato.
-Vaya con la oráculo, al final esta mas ciega de lo que yo creía -bromeé mordiendo su labio inferior para tirar entre risas de él.
-Vamos a ese sitio -susurré, bailemos -ladeé la sonrisa -puede ser en horizontal -alcé las manos en señal de rendición -lo se lo se -dije sin poder dejar de reír por la mirada furibunda que me dedicó -sin sexo, solo esto...

No iba a negar que me gustaba como estábamos, era cierto que me tenia muy caliente, muy cachondo y que si me dejara no dudaría en hundirme entre sus piernas, peor de cierto modo, podía conformarme sin hacerlo una noche en la que tuviera exactamente esto, una mujer con las murallas bajadas que no me mordiera cada vez que me acercaba.

Di un azote a su culo para que siguiera moviendo sus caderas, mis manos atrajeron sus nalgas para acompasar su ritmo al de mi endurecida entrepierna.
-¿Así bailas vikinga? -pregunté relamiendome, dejándome calentar por mi mujer.
Sus jadeos lo decían todo, su clítoris se frotaba contra mi pantalón, masturbándose solo con el contacto que ejercían nuestros cuerpos.
-Esta esto esto prohibido pregunté incrementando el ritmo.

Nuestras bocas entreabiertas se buscaban espeso el aire que corría entre ellas fruto de la excitación que en forma de corriente nerviosa unía nuestros cuerpos.
El suyo amoldándose salvaje contra el mio, arqueando su cintura dejando sus pechos expuestos a mi boca.

Relamí su cuello, llenándolo de roncos jadeos, su ritmo se incrementaba mientras me atraía de la nuca para que me enredara en su pecho.
Estaba perdido no sabia que podía tocar y que no ¿hasta donde podíamos llegar sin que perdiera su don.
-Valeska, hasta donde -gruñí contra su piel mordiendo la zona lata de uno de sus pechos - ¡Por Odin! ¡Mira como estoy! -gruñí alzando la mirada roja como el mismo fuego -dame alcohol.

Necesitaba calmarme, pero su sangre me había colocado bastante y los movimientos insinuantes de la dama no ayudaban en absoluto a controlarme.
Mis colmillos crecieron, su piel fue siendo sajada en distintos puntos por ellos, mi lengua recogía las gotas prohibidas.
-Ahhhh -gemí alzando la cabeza sintiendo el colocon de inmediato.
Ladeé a cabeza para que ella pudiera beber de mi olvidando que no era un vampiro, pero es que la sensación de su sangre corriendo por mis venas era parecida a la que se sentía al beber de un congénere, incluso, superior.


avatar
Viggo Ludvig
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Valeska el Miér Jul 19, 2017 10:26 am

Me olvidé hasta dónde nos encontrábamos, momentos como este me los imaginé demasiadas veces pero nunca pensé que terminaría ocurriendo de verdad. Bailar a su atenta mirada , me mirase por una noche como lo hacía con las demás. Sonreí, moviendo las caderas, perdiéndome en ese baile que me estaba volviendo loca. Aún no había entrado en mí y pude sentir un placer...desconocido, como si en algún momento, explotase en mil sensaciones juntas y revueltas.

Y no sabía si aquello lo tenía prohibido, en ese instante me dio todo igual...volví a dejarme llevar. Solo existía su mirada azul como el cielo, su boca invitándome a más y nuestras caderas danzar al unísono, apagando o mejor...aumentando aún más el deseo por los dos. Sonreí contra su boca, mordisqueándola, no podía parar de bailar sobre él...protegiéndolo al mismo modo, la excitación reforzaba aquella burbuja.

-No sabes lo bien que puedo bailar... así que prepárate para ver a tu valquiria, danzar sobre ti . He visto cómo me miras, para hacerme cualquier cosa... pero ¿te has imaginado como sería desnuda danzando sobre ti? Te calmaría... calmaría tu sed y si deseases más, te complacería . Lo estás imaginando, ocurrió en la habitación... quise que acabases, tomarte de esa forma pero no tuve la culpa de dormirme y deja de sonreír de ese modo... podrías usar tu lengua viperina para darme atenciones en otro lugar que no sea mi sexo. Te los he ofrecido antes y no has querido... seguir . Temes... temes que te guste y no puedas parar pero qué importa, podemos fundirnos en uno de muchas maneras -

estaba fuera de mí, era el mordisco, él, la situación...la cercanía y no era un secreto que nos agradaba estar así, enlazados en el otro. No podía parar de danzar sobre él, estaba tan a punto de alcanzar algo desconocido que tuve miedo, lo reflejé en mis esmeraldas. Él sabría más de aquellos límites, yo... era tan novata que mi padre no me había citado qué podía y no hacer. Cerré los ojos, rozando su boca, mi cálido aliento impactó contra el manjar de sus labios que tomé. Hundí mi lengua en su boca, dejé que bailasen juntas y casi supliqué en ese beso que terminase con esa tortura... estaba tan fuera de mí.

Arqueé la espalda al volver a morderme, entre los movimientos y el mordisco me hizo estremecer...pedía más, quería que entrase en mí y acabase con todo. Apoyé su frente en la suya, gemí sobre su boca, susurré infinitas veces su nombre.

-Pídeme lo que quieras... -sonido ronco de mi voz, odiaba haberle dicho eso... pero lo cierto es que ahora mismo, me tenía a su merced y lo odiaba...rugí como una verdadera vikinga contra su boca. Estábamos perdidos -Bailemos, esta noche... quiero bailar solo para ti, tú y yo y luego... -mis pechos se apretaron contra su torso , mis pezones se adivinaron duros bajo mi ropa -Y luego veremos



Cannif:
avatar
Valeska
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Viggo Ludvig el Miér Jul 19, 2017 12:19 pm

Valeska presa del deseo danzaba con su cuerpo curvilíneo sobre mi alada entrepierna, los dos nos buscábamos, nos encontrábamos. Nuestras lenguas se encontraban hambrientas, solo nos deteníamos para hablar contra nuestra boca,, lenguas de fuego que se encontraban de nuevo, cálido su aliento contra el mio gélido.

Me pedía que siguiera, podía tenerlo todo, llevarla la valahalla con la fuerza de mi espada y su cuerpo arqueado por completo, ofrecido me lo regalaba absolutamente todo.
Yo era el idiota que aun embriagado de sus besos parecía contenerme...
-No es eso, lo que me da miedo, es que si te follo, acabaras odiándome como lo hizo mi otra mujer, me odiaras por arrebatarte ese don que tu deseas conservar por encima de todo.

Ella decía no saber como afrontar la situación ,según ella podía tomarlo todo, le daba igual si mi boca arrasaba en su sexo, si mi lengua viperina se hundía en su centro.
No sabia hasta donde podía llegar y hasta donde no y eso me dejaba en una maldita y compleja situación.

Tiró de mi pelo hacia ella, necesitada de devorarme por completo. Jadeaba, gemía contra mi, necesitada sin tregua de mas de todo.
-Quiero hacerte mía Valeska, mía por completo... -rugí apartando sus bragas dispuesto a arrasarlo todo.
El ocaso había caído sobre nosotros, y con él llego mi hermano acompañado de una morena de pelo largo.
Rugí molesto, no podía mas, necesitaba hacerla mía, mía ya.

Enarqué una ceja incrédulo, Uhtred se acercaba con el gesto serio, conocía sus intereses, nuestros intereses, necesitábamos su poder de oráculo, pero era mi mujer y yo también tenia mis necesidades con respecto a ella.

Valeska puso cara de no acabar de entender que hacia la morena con mi hermano.
Bajó su falda, dando de danzar sobre mi.
-¿quien es esa? -pregunté centrándome en el serio semblante de Uhtred -vamos hermano, ya somos todos mayores, no necesito que me mires como si fuera un niño pillado por su madre con los calzoncillos recién bajados.



avatar
Viggo Ludvig
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Valeska el Mar Ago 08, 2017 3:51 am

Él no conocía mis motivos, por los que deseaba tanto que ocurriese. Apenas era una niña cuando lo vi aparecer en mi castillo, combatir con mi familia. Daría su existencia por llevarlos a la victoria , apenas contaba con doce años de edad cuando Fiolett y yo , vimos llegar a los hermanos. Me cautivó desde el primer segundo, ni sabía qué era aquello que sentía pues mi hermana bien se burlaba de mí y me pedía estrictamente que me olvidase de esas tonterías.

Lo intenté pero no lo conseguí, los años se sucedieron y... lo demás quedaba en un futuro que cambié. Él no debió cruzarse en mi camino y ahora que los dos nos habíamos encontrado ¿cómo iba a cambiar eso? No pensaba, para mí en esa burbuja alejada de todos aquellos que me regaban los oídos con saber qué estaba bien y mal. ¿Como iba a estar mal la manera en la que me miraba? Me deseaba...

sonreí por sus palabras, las había deseado tanto oír que...no pude evitar el retorcerme de placer entre sus brazos, mis labios acariciaban los suyos. Lo quería, lo amaba más que a cualquier otra cosa pero para él siempre sería...ese maldito contrato concertado. Lo busqué, lo encontré y sí, le obligué de alguna forma a casarse conmigo. Ahora, estaba inmersa en sus caricias, en esas orbes que recorrían mi cuerpo con lujuria, sus mano deleitándose en cada parte de mi cuerpo.

Fui a emitir palabra, una sentencia pues iba a pedirle que lo hiciera...ya nada me importaba. Pero eso, no iba a ser posible. Miré hacia la misma dirección que él y exhalé en mi idioma natal un par de maldiciones. Fruncí el ceño, Uhtred me daba igual... mis ojos se centraron en mi hermana quien me miraba de forma fija...me estaba sentenciando y lo peor, con su palabrería y malos modos me obligaría a volver.

-No voy a volver, Fiolett -no me aparté de él, mis manos se aferraron a su cuello, mirándola fijamente...ella siempre me comprendió menos en aquello, siempre conté con ella...me secó las lagrimas y fue testigo de mi transformación, de ser esa niña risueña a...una mujer sin escrúpulos -Diga lo que diga, no le creas -la burbuja se hizo más grande, ellos no podían acercarse, ya no había solo pero era el único modo de tenerle aquí, conmigo.

La expresión de mi hermana no era fiera, estaba preocupada por mí. Vi la forma en la que miró a Viggo y suspiró pesadamente, sabía que no sería fácil hacerme volver. Me aferré a él, escondí mi rostro en su cuello y negué, no iba a separarme de él, ahora que ...él me miraba de esa forma que siempre había deseado.

-Viggo -sin querer, él me devolvió la parte de esa niña soñadora que fui, él tenía esa magia que no podía controlar -No quiero volver, tenemos que bailar... quieres eso ¿verdad? o...-callé, frunciendo el ceño, no deseaba que me odiase pero tampoco podía evitarlo... seguramente sus palabras fueron fruto de su excitación -O era solo para yacer conmigo, acostarte conmigo...-aflojé el agarre, lo miré a los ojos...Fiolett nos contemplaba en silencio y sabía lo que pasaba por su cabeza, me había vuelto a equivocar...llevar esto a tal extremo de tenerlo costase lo que costase aunque con ello pusiese en peligro mi propia vida.



Cannif:
avatar
Valeska
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Viggo Ludvig el Mar Ago 08, 2017 1:53 pm

La situación me desbordaba, me parecía algo dantesca, pues mi hermano y esa morena que por lo que creí entender era hermana de Valeska, venían para que mi mujer acompañara a esta ultima no se bien donde.

Valeska me pedía que no la dejara ir, quería bailar y alzaba el escudo mas alto todavía para que ni ellos ni nosotros pudiéramos movernos del sitio.
Acaricié su rostro esperando que se calmara, aun iba bastante borracha y supongo no pensaba con frialdad en este momento.

Me puse en pie con Valeska sujeta por mi brazo, rodeaba su cintura con templanza acariciando de forma protectora su piel con suavidad para reconfortarla.
-Señorita... -hice una pausa, si me había dicho el nombre no lo recordaba.
-Fio -dijo mi hermano ladeando la sonrisa, parecía estar la mas de divertido con el desencuentro de las dos hermanas.

Clavé mis azules en los de la morena, mi semblante era serio, estaba claro que no bromeaba.
-Señorita Fio, ahora mismo tu hermana ya no pertenece a tu padre, la ley vikinga es clara, es mi mujer, los dioses bendijeron ese acto y te guste o no ella es mi esposa, nada puede separar lo que los dioses han juntado y si tienes alguna reclamación te la puedo explicar con el filo de mi espada con gusto.

Valeska no se quería ir, yo no quería que se fuera, así que no veía el porque Valeska se ponía así, ni que podía contarme esa morena que me hiciera cambiar de opinión.
A fin de cuentas y aunque no habíamos consumado el matrimonio, yo ya sabia que era una oráculo y así habíamos establecido los términos de esa unión.

Aparté los dorados mechones del rostro preocupado de mi esposa, mi boca buscó la suya sentenciando sus palabras con un beso que no fe todo lo largo que me hubiera gustado pero que si decía mas de lo pensado.
-Tranquilízate Valeska, no voy a permitir que te lleven a ningún sitio. Levanta esa cúpula, nos vamos a casa -le pedí -confía en mi

Con el gesto tenso miré a su hermana de nuevo y después a Uhtred.
-Mi mujer esta borracha, aquí no es el lugar donde tenemos que hablar, menos en su estado, me la llevo a casa, solucionaremos esto allí.


avatar
Viggo Ludvig
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Valeska el Lun Ago 14, 2017 5:40 pm

Lo único que me ataba a este tiempo era él. Podía salvarlo, era lo que más deseaba en ese segundo en el que se cruzaron nuestras miradas y acarició mi mejilla. No me importó verme vulnerable ante él, pues seguramente era la última vez. Impotente, apretaba con fuerza los labios, luchando conmigo misma para no caer. Estábamos allí los dos, prometiendo demasiadas cosas que quizás no haríamos nunca jamás...y no me importó que me lo prometiese, fuese mentira.

-No permitas que me lleve -repetí oyendo de fondo la voz de Fiolett , tan amenazante y desafiante, no quería que se batiesen en duelo...los perdería a ambos, a uno y a otro. No quería enfrentamientos, solo quedarme. Fiolett suspiró negando con la cabeza, ella tampoco deseaba tal cosa...simplemente que le hiciese caso y volviera pues más de lo que ya lo había liado era imposible. Me había casado con un fantasma, en mi tiempo él no existe...

-Lilie...por favor, vamos -negué, no podía apartar mis esmeraldas de mi esposo, temblé y antes de que él dijese nada, le acaricié la mejilla despacio...apenas podía verle borroso por el alcohol. Mi Viggo estaba allí conmigo, lo que tanto deseé desde que tenemos uso de razón, Fiolett nunca lo aprobó...cambié cuando ocurrió aquella terrible desgracia, lo perdí en un punto exacto del tiempo que no podía ser desvelado.

-Ludvig, no sabes ni lo que estás diciendo. Ella no pertenece más que ser la oráculo de mi tiempo, no de aquí ¿no se lo has contado, Lilie? Aquí, en este Paris ni has nacido todavía...eres un bebé -la cúpula se reforzó y mis ojos se plagaron de lagrimas, no quería irme y si la creía[color=white]-Te ha engañado, mentecato... a ti y a tu hermano, conoce a Niels Cannif...es más ¿les digo como te apellidas? Eres una Cannif, Valeska y una Cannif que debe regresar a tu tiempo [/color]-suplicante, pedí que se callase, no quería perderlo todo cuando podía tenerlo

-Una noche, solo pido una noche en la que bailaremos , ¿No, amor? -sonreí ampliamente, inclinándome a sus labios y morder su labio inferior, era mucho más cercana y cariñosa, algo que descuadró a mi hermana por completo. Fiolett negaba con la cabeza, si la cúpula desaparecía...ella también. Lo miré significativamente, iba a ser el final...-Solo una noche y... podemos bailar hasta el amanecer en donde despertarémos en algún sofá después de … -reí divertida, borracha y enamorada, mis brazos se enredaron en su cuello y con una enorme sonrisa no pude esconderlo más...estaba tan borracha -Te …. -Fiolett  cerró los ojos, buscando la mirada de Uthred.

No lo pensó, en cuanto bajé la guardia se acercó rápida para darme un golpe en la cabeza y caer sobre él inconsciente, Sabía que Fiolett era la que más se alegraría de que olvidase.

-Mientras tu hermano se hace cargo de ella...podíamos hablar a solas, tengo algo que ofrecerte y vuelvo a tener hambre ¿te demuestro como monta una vikinga? me prometiste seguir la fiesta... hasta que despierte no tengo nada que hacer-Fiolett y Uthred se iban por donde venían, parecían estar negociando como si yo misma fuese una pieza de mercado, entre los brazos de Viggo me dejé vencer...esperando saber lo que pasase..inconsciente, me abracé a él.



Cannif:
avatar
Valeska
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 39
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego, tierra, aire y agua (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.