Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




'Til Death Tears Us Apart | Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

'Til Death Tears Us Apart | Privado

Mensaje por Ivan Khitrov el Vie Mayo 05, 2017 1:03 am

To make a vow is a greater sin than to break one

Si en algún momento llegó a cruzar por la mente de Ivan la posibilidad de cambiar de opinión y rechazar tajantemente su participación en aquella farsa, ya era demasiado tarde. Estaba hecho. Los Khitrov se habían salido con la suya y sus rostros, atiborrados de regocijo, lo reflejaban a la perfección. Para la madre de Ivan era imposible contener el júbilo que le provocaba saber que el apellido de su familia estaba a salvo gracias a esa unión, que no tendrían que enfrentarse a la marginación social por perderlo todo. Estaba feliz y lo demostraba abiertamente con una sonrisa, apretando suavemente un pañuelo contra sus ojos llenos de lágrimas. Ivan no sonreía, pero a pesar de todo, hacía un gran esfuerzo por comportarse a la altura de la situación, y eso era algo que había que reconocerle.

Su humor no había cambiado, todavía se percibía a sí mismo como un perdedor, se recriminaba internamente el haber consentido ese matrimonio, mas luchaba por no hacerlo evidente. Durante la ceremonia religiosa supo mantenerse estoico, demostrando una admirable fortaleza y dominio sobre sí mismo. Sin duda, la parte más difícil había sido la de los votos, pero como el hombre que era hizo acopio de todo su valor y tomó a Lenya de las manos para jurarle amor eterno, mientras la miraba fijamente a los ojos. ¡Pobre muchacha, tan ingenua! No se merecía un engaño de ese nivel, que la hubiera besado tan dulcemente aquella noche en la biblioteca, permitiéndole creer que su historia junto a él podía llegar a ser una de las buenas, tan romántica y apasionada como las que se relataban en algunos libros. No, no se lo merecía, pero ¿acaso tenía otra opción?

En la recepción, Ivan continuó con la misma actitud. De alguna manera se las arregló para fingir de vez en cuando una sonrisa, ya fuera para agradecer a los invitados, que no dejaban de acercarse para halagar a la “feliz” pareja, o para su joven esposa, en especial cuando la hora de bailar su primer vals llegó. Khitrov sostuvo su mano, la tomó de la cintura y la hizo girar suavemente al ritmo de la música interpretada magistralmente por la orquesta. Mientras danzaban, él no dijo nada y se limitó a mirarla. Sin embargo, hablar no hizo falta, los ojos de Ivan eran tan expresivos que a menudo decían mucho más de lo que habitualmente salía por su boca.

La celebración aconteció según lo planeado, sin disturbios, sin tragos amargos. O al menos así parecía que sería… hasta que algo inesperado ocurrió.  

Buenas noches —la piel se le erizó al escuchar esa voz femenina que le resultó demasiado familiar. Estaba de espaldas, así que se giró muy lentamente y con evidente consternación descubrió que sus sospechas eran ciertas: su amante estaba allí.

Madeleina —musitó, verdaderamente afectado con su presencia—, yo no… —pero no fue capaz de decir más.

Se había quedado paralizado, porque entendía lo que aquello significaba. Conocía lo suficiente a Madeleina para saber que de nada valdrían las excusas. Era una mujer orgullosa que se ofendía con facilidad, y si estaba allí, aun sin haberle informado de su boda con Lenya Bleier, seguramente era porque quería dejarle bien claras un par de cosas, entre ellas, que lo suyo se había terminado a causa de su traición. El corazón se le encogió de dolor, no podía permitirlo; la amaba y estaba entregado a ella en cuerpo y alma.

Lo sé, lo sé —canturreó ella, y le tocó con suavidad el brazo con la única intención de afectarlo aún más. Ivan reaccionó tal y como ella supuso—. No hace falta que lo digas. Estás feliz, puedo verlo —se mofó. Ivan tenía una cara de mortificación que apenas podía con ella—. Me alegro tanto por ti, querido. Les deseo muchos años de felicidad.

Ella movió un poco la cabeza, le sonrió y luego dio media vuelta con la intención de retirarse. ¡No era posible! ¿Cómo podía aparecer, decirle aquello y desaparecer sin más? Sin importarle que alguien descubriera su inapropiado comportamiento con aquella mujer, la siguió y la sujetó del brazo, obligándola a escuchar lo que tenía que decir.

Madeleina, por favor, espera. No es lo que piensas. Mis padres…. —¿Cómo explicarle aquello sin revelarle que estaban en quiebra, que ya no eran la familia que todos creían, que su momento de gloria había pasado? No podía. No debía—. Tuve que hacerlo —¿esperaba que se conformara con tan escueta explicación?—. Nada ha cambiado entre nosotros. Mis sentimientos por ti permanecen intactos. Es a ti a quien amo.

Madeleina casi se rió de él en su cara. No le conmovía en absoluto su declaración porque ella jamás lo había amado. Sólo era un juego, y él un juguete que fácilmente podía suplir cuando quisiera. No obstante, una mujer como ella no podía permitir que otra le arrebatara lo que era suyo; si alguien más lo quería, debía esperar a que ella lo desechara primero.

¡Ivan! ¿Qué haces? —Exclamó ella, sonriendo, pero al mismo tiempo fingiéndose un poco escandalizada con su osadía. Hizo que la soltara y buscaron refugio en una esquina solitaria—. ¿Que no ves que estás en la celebración de tu boda? Compórtate.

No me importa mi boda —replicó él, alzando la voz—. Te quiero a ti y no tolero la idea de perderte.

De pronto, Ivan parecía dispuesto a hacer una locura. Así ocurría cada vez que Madeleina estaba de por medio. A ese nivel llegaba su obsesión por ella. La mujer lo observó y con egocéntrica satisfacción disfrutó ese momento. Le complacía darse cuenta de que podría estar con otra, pero siempre sería la única.

Mi adorado, tan apasionado como siempre. No seas tonto —alzó la mano para acariciarle la barba, el cuello—. Tengo cosas que pensar, decisiones que tomar. Hablaremos después… tal vez. Mientras, un beso de despedida —se acercó a él para besarle la mejilla, pero Ivan la besó en la boca con ardor, como si con eso pudiera hacerla cambiar de opinión. Madeleina le correspondió, pero se mantuvo firme en su decisión y apuró la despedida.

Lo dejó allí, sintiéndose el idiota más grande y desdichado del mundo, con la careta de imperturbabilidad que tanto le había costado mostrar completamente destruida.


________________________________________________________________________________



.

Si estoy con ella, ¿por qué pienso en ti?:
avatar
Ivan Khitrov
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 24
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 22/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 'Til Death Tears Us Apart | Privado

Mensaje por Lenya Bleier el Jue Mayo 25, 2017 4:10 pm

El día había sido hermoso, apenas despertar y observar el cielo límpido, azul, se imaginó que su vida en adelante sería como aquel bello amanecer. Mientras se preparaba para bajar a desayunar, pensó que aquella noche, ya no dormiría en el hogar familiar, ni tampoco sola, que desde ese día y para siempre, lo haría junto a su esposo. Sonrió al imaginarlo dormido, y ella allí a su lado, velando su sueño, ¿acaso no era un pensamiento hermoso y pueril a la vez? aunque no pudo dejar de ruborizarse, pues para ella también sería la primera vez que dormiría con un hombre, ¿como sería? Inclino la cabeza y negó débilmente, no, no debía pensar en ello, solo debía dejar que todo se fuera dando poco a poco, sin miedos, él, encontraría la forma de enseñarle. llevó su mano al bolsillo de su bata, de allí extrajo la miniatura con el rostro del que en pocas horas sería su esposo, el compañero de toda su vida, y le contempló, hacerlo le devolvió un poco la tranquilidad, pues creía que los sentimientos de ambos eran iguales. Si él se había mostrado en parte esquivo, era por que ella también lo había hecho; si se habían dado una oportunidad de conocerse, de comprenderse el uno al otro, ¿acaso no quería decir que en ellos estaba surgiendo una relación, que con el tiempo podría fortalecerse y llegar a ser un verdadero amor? Apretó con fuerza el retrato entre sus manos y su pecho y se convenció de que eso debía ser lo correcto.

Las horas fueron pasando, y como lo había pensado, los eventos se sucedieron uno tras otro, sin sobresaltos, sin contratiempos, con la emoción a flor de piel, de parte de sus padres y de sus suegros, mas en Ivan, una sombra en su mirada, amenazaba ese amanecer, -¿Porque se sentía así?- pensó mientras en el momento de los votos él tomo sus manos, sus miradas se cruzaron y ella apretó suavemente las manos de su esposo, para darle valor. Sonrió emocionada al escuchar aquellas palabras, esas promesas y por Dios que las creyó, ¿como no hacerlo? ¿que punto de comparación había en su vida para dudar aunque fuera por un instante? no, no existía ninguna posibilidad de desengaño, ella le era fiel, siempre lo había sido y él, siempre lo sería, porque jamás le mintió ¿verdad?

Al concluir la ceremonia religiosa, se dirigieron al banquete, allí, como era de esperar, los invitados saludaron a los padres y a los novios. Lenya se mantuvo al lado de su esposo en todo momento, agradeciendo junto a él a cada uno de los invitados. Mas en su mirada no existía otra cosa que amor, hasta ella misma se sorprendía de sus sentimientos, ella que pensaba en lo difícil que podía ser llegar a crear un amor de verdad, cuando un matrimonio era concertado, pero allí estaba, total mente enamorada de su esposo. Como era de esperar, la cena se desarrolló sin contratiempos, el vals fue un momento tan emotivo y tierno, que no pudo contener sus emociones y algunas lagrimas de felicidad, rodaron por sus mejillas. Al termino de la pieza, se disculpó de su esposo, pues quería retirarse para arreglar brevemente su maquillaje, pues aún debían seguir en la fiesta.

Feliz, dejó a su esposo, mientras se retiraba acompañada de dos de sus mejores amigas, unas ex compañeras del colegio en el que había estado ingresada, antes de llegar a París, para casarse. Entre risas y conversaciones banales, la joven novia retocó su rostro, para luego volver al salón. Mas cuando lo hizo, no  pudo encontrar a su esposo. Se acercó a su padre, buscando alguna noticia y éste le informó que lo había visto acompañando a una dama que parecía se retiraba. Lenya, algo sorprendida, se dirigió hacia donde su padre le indicara, al ir aproximándose, pudo identificar la voz de la mujer, para luego percibir la inconfundible voz de su esposo, la manera acalorada con que se expresaba, el desdén en sus palabras al referirse a esa unión que ahora tenían, la hizo perder el aliento, tuvo que apoyarse en la pared, intentando ocultarse de aquel par de sinvergüenzas. La mujer, cruzó una mirada con ella, una sonrisa de satisfacción le iluminaba el rostro, era obvio que su plan había salido mas que bien, hacer que Ivan quedara expuesto ante su ingenua esposa.

Lenya, se las ingenió para escabullirse nuevamente a la habitación en la que retocara su rostro, inspiró varias veces, tratando de no llorar, - Bastardos, malditos hijos de... - ahogó el grito tapando su boca con sus manos. Cuando se sintió lo bastante recompuesta, arregló su aspecto, y salió en busca de su querido esposo. Sonrió al verle, en su mirada no existía reproche, aunque su alma estuviera herida por una desilusión de la que le costaría recuperarse algún día, - Querido mio - dijo tomando su mano, - ¿No es maravilloso? Mira como todos nos han deseado un diáfano futuro, te prometo que cada día será inolvidable. - sonrió, con una mezcla de sentimientos, un brillo extraño surgió en sus ojos, mientras se decía una y otra vez, que no descansaría hasta cobrar venganza.



Antigüedad :

A veces, a tu lado, me siento perdida...:

avatar
Lenya Bleier
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 77
Puntos : 58
Reputación : 19
Fecha de inscripción : 28/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.