Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 04/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Plan de fuga (privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Plan de fuga (privado)

Mensaje por Stelios el Mar Mayo 09, 2017 10:25 am

Hacia apenas unos días que me había encontrado con esa sirena peligrosa que me había hecho naufragar contra sus rocas.
Habíamos bebido mas de la cuenta aquella noche y seguimos haciéndolo en el mar que fue testigo no solo de nuestro trato si no de como nuestros cuerpos se fundieron sellándolo.
El alcohol no había nublado mi juicio, recordaba cada palabra dicha, cada promesa hecha contra esa boca.
Pero si algo sabia de las sirenas es que son expertas en decir lo que quieres oír, en atraerte hacia las piedras para allí apoderarse de ti.

Mis manos sobre el mapa de la Bastilla, mis ojos dibujándolo con cierto escepticismo, allí estaba encerrado mi amigo, ese era el lugar a batir, así que había que trazar un buen plan, pues esa prisión estaba mas que bien protegida.
No era como otros trabajos que habíamos hecho hasta ahora, abordar, saquear y partir con el botín, esto iba a requerir mucho mas que eso, y puede que alguno se dejara la vida en el intento.. La mayoría de la tripulación eran piratas, ladrones, pocos como yo, eran guerreros echos a las armas mas que a la mar y ahora necesita riamos el acero para poder entrar.

Fruncí el ceño analizando las fronteras, las murallas, los túneles, alcantarillado y la capilla. Trataba de encontrar el mejor modo de adentrarnos en la cárcel de París, cuando mi mirada se alzo al oír a los hombres silbar al cuerpo de una mujer pidiéndole que los saciara a todos por igual.
Dí un manotazo en la mesa para captar su atención.
-Señores no es una puta, es nuestra socia.

No los culpaba, el viaje había sido largo, supongo que darles una noche libre en el burdel ayudaría a calmar ánimos, lo que menos quería era un motín a bordo.
Así que les dije que tomaran unos francos y que allí nos veríamos para beber y pasarlo bien antes de empezar con el plan.

Me acerqué a la sirena con una ladeada sonrisa, mis ojos pardos repasaron aquel cuerpo perfecto.
Mis dedos dibujaron sus labios, mandíbula, cuello, y me detuve en sus pechos.
-Hola sirena -susurré dejando que mi aliento impactara en su boca -¿has venido a comprobar que tengo una barco? -pregunté abriendo los brazos para mostrarle mi dominio, mi barco.

Ladeé la sonrisa dejando que mi mano siguiera avanzando por sus pechos, esos que aferré con fuerza, mientras atraía su cuerpo contra el mio con cierta violencia.
-¿O quizás has venido a por mas de lo de la otra noche? -pregunté arrastrando las palabras contra su boca sin dejar de mirarla.

La alcé por las nalgas para llevarla sobre la mesa de madera, su culo sobre la bastilla y con la sonrisa ladeada mis dedos empezaron a marcar los distintos puntos estratégicos que yo creía poder como deficiencia aquella impenetrable cárcel.
-¿Que piensas? -susurré contra su boca alzando la mirada del mapa hasta sus orbes.




Stelios:

mi sirena:
avatar
Stelios
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 23
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Plan de fuga (privado)

Mensaje por Antigone el Vie Jun 09, 2017 2:32 am

Habían transcurrido algunos días desde aquella noche en la que mi camino y el del guerrero se cruzaron para crear un choque de estrellas. Al igual que con Andrómeda y Perseo nuestro encuentro cambió la dirección de nuestros destinos aunque era bastante posible que ni el guerrero ni yo supiésemos hasta qué punto. Acostumbrada como estaba a la piratería me resultaba difícil imaginarme que un hombre estuviese dispuesto a compartir un futuro conmigo. Esa noche la ingesta de alcohol había sido fuerte, era más fácil pensar que las palabras susurradas contra los labios del otro hubiesen sido fruto del mismo y de un desliz compartido bajo el firmamento en un momento en el que nuestros sentidos se dejaron arrastrar.

Con andar tranquilo pero decidido subí a la embarcación, mis pantalones ajustados a mis curvas llamaron la atención de la tripulación, la cual me recibió con múltiples silbidos y más de uno se llevó un manotazo de mi parte al intentar colocar una de sus manos sobre mi cuerpo. Mi mirada encontró a Stelios de pie detrás de un escritorio antiguo y su tono grisáceo se oscureció emulando el del cielo huracanado antes del derroche de una tormenta. Alcé al brazo para dar un puñetazo contra el rostro de uno de los hombres que se acercó demasiado y que con gran estrépito cayó sobre el suelo tras escucharse las palabras de su jefe adivirtiéndoles que era su socia. -Harán bien en recordarlo a menos que alguno quiera probar lo que mi espada es capaz de hacer.- Pasé el filo de la mía sobre el cuerpo del hombre en el suelo antes de detenerla sobre sus partes a modo de advertencia. Había que darse a respetar de una vez y demostrarle a los hombres en que posición me encontraba o se lo tomarían a broma. Un nuevo golpe propinado con mi pie sobre el desdichado fue el cierre de mis palabras.

Los hombres recibieron los francos que su jefe les repartió, ayudaron a levantarse al sujeto y entre vítores producidos por la anticipación de calmar el escozor de sus entrepiernas en los burdeles de la ciudad se marcharon enseguida. Enfundé mi espada observando a Stelios con una sonrisa ladeada. -¿Estabas defendiendo mi honor?- pregunté con humor, sus pardos y mis grises se mezclaron. Sus dedos dibujaron mis labios entreabiertos, dedos ásperos y callosos que hablaban de las guerras en las que había participado toda su vida, se tornaron suaves al recorrer el camino sobre mi piel, desde mi mandíbula hasta mi cuello, deteniéndose sobre mis pechos que se movían al compás de mi respiración.

-Vine a corroborar el tamaño de tu pertenencia.- respondí con un juego de palabras mientras tiraba del borde de su pantalón para acercarlo a mi cuerpo. Mi dedo índice se deslizó hacia abajo sobre la tela, siguiendo el camino de su virilidad que se puso en alza al sentirse cuestionada. Sus manos apretando mis pechos aceleraron mi respiración, tornándose sensibles a su tacto galoparon sobre ella, al igual que lo hizo la suya al sentir la presión de mis dedos.

Me eché a reir cuando tomándome de las nalgas me depositó sobre la mesa. -A lo mejor vine a asegurarme de que mi red mantenga bien sujeta al marinero, o de lo contrario que tipo de sirena sería.- Una sonrisa seductora bailó en mis labios mientras mis ojos apreciaban los suyos, sobre estos se detuvieron antes de desviarse para ver los puntos que señalaba sobre el mapa.

-Pienso que nos vamos a jugar la vida en una empresa que parece un imposible. O estamos locos o la ebriedad de la otra noche aún no se disipa.- Mis piernas rodearon su cintura y con un tirón brusco lo hice colisionar contra mi sexo, capturando así su magnífica erección. -Dime, ¿cómo se que puedo confiar en ti?-

El vaho de mis labios absorbía su aliento, mis manos se deslizaron sobre la tela que marcaba sus amplios pectorales. -Llegado un momento de peligro en el que tuvieras que decidir a quien rescatar eligirías a tu tripulación antes que a la mía ¿no es cierto?- Sin abandonar sus pardos froté mi entrepierna contra la de él, mis besos ascendieron por su cuello, succionando su piel, antes de clavar suavemente los dientes sobre la misma. Mis labios recorrieron el camino de regreso a su boca y me detuve sobre ella, arrastrando mis palabras. -¿Qué piensas tú?-


Última edición por Antigone el Vie Jul 07, 2017 3:04 pm, editado 1 vez



A mermaid's song:






Pirating the warrior:

avatar
Antigone
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 24
Puntos : 16
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 17/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Plan de fuga (privado)

Mensaje por Stelios el Vie Jun 09, 2017 3:46 am

Ladeé la sonrisa alzando de nuevo la mirada del mapa a sus impetuosas tempestades. Sus palabras eran afiladas y estaba claro que la dama no necesitaba un guarda espaldas ella sola se sobraba y bastaba para defender ese honor del que hacia gala.
Me relamí los labios contemplando a mi sirena, allí en la penumbra su dorado cabello mostraba oscuras sombras que ante mis ojos la hacían mas caotica.
-Creo que el marinero sigue preso de tus redes, pero haces bien en venir a asegurarte de ellos, a fin de cuentas, siempre puedo romperlas y escapar de ellas.

Sus ojos se deslizaron por el mapa, por los puntos que mis dedos señalaban, era una locura este rescate, peligroso, pero la fortuna que obtendríamos bien merecía el riesgo.
-¿y acaso no es a eso a lo que nos dedicamos? Nunca te prometí una empresa fácil sirena, si no una que nos daría las monedas suficientes para emprender nuevos planes.
Tu quieres un barco ¿cierto? Tu sueño es caro sirenita ¿como piensas costearlo?

Me empujó contra ella, sus piernas en mi cintura, sonrisa traviesa y mi mástil  mas que preparado para empezar la travesía. Neustros labios de nuevo entreabiertos y jadeantes se desafiaron con codicia, lo queríamos todo, lo queríamos ya.
-No puedes confiar en mi -le  aseguré con total sinceridad -¿puedo acaso confiar yo en ti?
Ladeé la sonrisa lamiendo su inferior a continuación, provocadola sobre esa mesa antigua.
-Somos piratas ¿recuerdas? ¿quien es tan necio como para confiar en uno de ellos?

Ladeé la sonrisa sintiendo su vahó errático chocar con mis labios, nuestros cuerpos se buscaban, sus manso dibujaban mis pectorales y las mías la empujaban contra mi abultada entrepierna.
La dama la llenó de caricias, frotándose otra esta, logrando que un gruñido escapara de mi garganta.
Su boca lo acogió hambrienta, lenguas que se sacudieron con violencia dentro y fuera del navío, la tempestad hacia tambalear esa mesa.
Jadeé contra su boca, de nuevo habíamos quedado atrapados por la lujuria, ella, era un tesoro preciado y en este momento solo pensaba en saquearlo.
-Pienso que ahora mismo tengo tanta sangre ahí abajo que no me da para pensar aquí arriba -apunté con una picara sonrisa -¿que me dices pececito, me ayudas a bombearla?

Mis manos tomaron con rudeza la cinturilla de su pantalón y lo baje de golpe, su boca tentaba a la mía a un duelo singular.
Excitados, la tormenta se desató en el camarote, tire de ella bajándola de golpe,  su pecho quedó recostado sobre el escritorio cuando mi mano empujó su espalda.
Dos palmadas en ese culo alzado que me esperaba, que me buscaba, mientras sus ojos por encima de su hombro me desafiaban.
-¿a quien culparas ahora de estar tan mojada? -pregunté arrastrando mis dedos por su entrada mientras la masturbaba -no hay hoy alcohol de por medio ¿o es que aun te dura la borrachera de anoche sirena? -pregunté con una ladeada sonrisa.

Sus manso lucharon tiradas hacia atrás para desabrochar mi pantalón, bajarlo para que me adentrara en la tormenta, para que mi trueno la penetrara haciéndola experimentar los relámpagos y las centellas.
-Vamos pequeña, así -gruñí contra su espalda metiendo el tercer dedo en su interior, sacudiéndolos con violencia como la mar brava.
Su corsee se había bajado por los movimientos, ahora sus pezones, como astas rugían contra la vieja madera.
La imagen era digna de un dios, no me cabía duda de que ella era el ser mitológico del que hablan las leyendas.



Stelios:

mi sirena:
avatar
Stelios
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 23
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Plan de fuga (privado)

Mensaje por Antigone el Vie Jul 07, 2017 10:00 pm

-No me malentiendas guerrero, a mi me gustan las empresas difíciles.- Mi mirada danzó con la suya, mi sonrisa se dibujó de medio lado al decirlo. Por supuesto le hablaba de la empresa que nos aguardaba, como pirata nunca retrocedía, el peligro era la adrenalina que buscaba gustosa. Pero al chocar nuestros alientos y tentarle con mis labios no solo le estaba hablando de ello, hablaba de él. Había venido a tirar de mi red para que él no encontrara método de salida y al mismo tiempo venía a corroborar la existencia de mi Perseo. 

Sentía su cuerpo caliente bajo la seducción de mis palmas, su boca ardiente buscaba hacer combustión con la mia, mis piernas se volvían sogas de una red que se friccionaba contra su mástil, lo cual le hizo gruñir. Nuestras bocas se encontraron para devorarse, acogiendo ese gruñido y allí estaba, esa afinidad peligrosa, el deseo salvaje, palpable y febril entre los dos.

Mis manos tiraron de su camisa, desgarrándola de un tirón, los botones saltaron por los aires y de mis labios escapó una risa divertida. Mis manos se deslizaron por su pecho, acariciando cada espacio, apresé sus labios entres mis dientes, regalándoles una mordida. -Todo sea en aras de que puedas pensar con claridad. De un plan bien trazado depende nuestra supervivencia. –

Ni había terminado de decirlo cuando le sentí tirar con un solo movimiento de mis pantalones, en un segundo me había volteado. Mi pecho entró en contacto con la mesa, mi excitación se disparó al sentirle acariciarme las piernas, pasar por mis glúteos y apretarlos con sus manos para enseguida obsequiarlos con un par de azotes, provocando que mi sangre hirviera. Mi mirada se oscureció al encontrarle sobre mi hombro. A ver quien amansa a quien tritón.

Su mano acarició mi entrada que palpitó de excitación a la vez que un sonido entrecortado brotó de mi garganta antes de dejar escapar el aire contra la mesa. Bien sabía él que no estaba así porque me durara ninguna borrachera. -No necesito excusas realmente, necesito que me tomes.- Morí de placer al sentir sus dedos alcanzando mi clítoris, haciéndome gemir. Mis manos alcanzaron su pantalón, lo bajaron y de algún modo logré hacerme con su falo, notándolo duro por el deseo.

Sonreí al notar aquello y los jadeos brotaron de mi garganta cuando sus dedos implacables se sacudieron en mi interior. El movimiento endureció mis pezones que descubiertos se frotaban ahora duros contra la mesa y su tercer dedo elevó la marea, haciéndome  enloquecer.

Ya era el momento de pagarle con la misma moneda. Enderecé mi espalda, pegándome contra él, para frotar mis glúteos contra su miembro. Tomé la mano que tenía en mi interior y la saqué, llevé sus dedos a mi boca, lamiendolos y succionándolos provocadoramente, apretándome contra él, colocando mis manos en sus caderas y comenzando una seductora danza contra las suyas.

Tiré de su pelo para atraerlo hacia mis labios y chocar ardiente con los suyos para saquear su barco a mi antojo. Provoqué a su mástil guiándolo hasta mi hendidura para masturbarlo con ella, incitándolo pero sin dejarle aún adentrarse en mi. Un momento casi estaba adentro, otro momento no. -¿Quién excita a quién Stelios?- Quería un barco, si, quería oro, quería tesoros y ganancias. Seguía sin confiar en él, y sin embargo ahora, solo me importaba seducirlo con mi canto. Hechizarlo, enloquecerlo, hacerle sentir el choque de las constelaciones, que no olvidara quien era su sirena.



A mermaid's song:






Pirating the warrior:

avatar
Antigone
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 24
Puntos : 16
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 17/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Plan de fuga (privado)

Mensaje por Stelios el Sáb Jul 08, 2017 4:48 am

La sirena había decidido demostrarme que el mar era cosa suya y enderezando su espalda ladeo la sonrisa contemplándome por encima del hombro.
Dedos que se enredaron en las redes de mi pelo tirando de mi para hacer colisionar nuestras bocas.
En ellas los peces saltaban voraces, hambrientos tratando de dar bocanadas de aire en esa lucha sin tregua por acariciar al otro.

Sacó mis dedos de su interior, mi boca se entreabrió al ver como lamia cada uno de ellos paladeando su propio sabor, esa mujer sabia como enredar a un marinero, pedía a gritos que el barco se hundiera entre sus rocas, saquear el mástil no era poca cosa y lo hizo sin pausa acercándolo a la abertura de la húmeda gruta.

Lascivas nuestras bocas seguían echando leños a la hoguera que en esa mesa se había encendido, la mesa coja de una pata golpeaba el suelo de madera por los impulsos que mis caderas daban cada vez que se lanzaban hacia ella para anclarse en su cuerpo.
Con un gruñido me adentré en puerto, salvaje, rudo y tempestuoso fui recibido mostrandole a la sirena que también yo era capaz de convertirme en el tritón de este cuento.

La atravesé con mi tridente haciendo que los truenos batieran su cuerpo forzándola a jadear y gemir sin tregua, música para los oídos del marinero que cada vez entraba mas adentro.
-¿Has venido a ver si seguía en tus redes? -pregunté con la voz ronca de deseo -¿o solo a asegurar que soy capaz de llevar a la victoria a este navío?

Fuere como fuere, ninguno de nosotros estábamos hechos para la tierra firme, para ser amantisimos esposos y con una vida de empresario y costurera, eramos piratas, eramos libres como la bandera negra que ondeaba al alba y eso era lo que decían nuestros gruñidos y jadeos en aquel encuentro que no acababa.

Los últimos coletazos fueron los mas salvajes, mordí su espalda entre roncos gemidos sintiendo como el fuerte oleaje recorría mi cuerpo y la marea crecía desbocándose en su cuerpo.
Me sacudí en su interior con la fiereza de los leviatanes.
Así juntos caímos calmos sobre la mesa, nuestras bocas aun se buscaban, lenguas de fuego que como sierpes se reclamaban mientras la respiración de uno y otro se aplacaba.
-Tienes que visitarme mas menudo -apunté con una sonrisa elevando un poco la cabeza para aun en su interior volver a centrarme en le mapa.

Señalé la entrada al alcantarillado que daba a la Bastilla logrando que la mirada turbia de la sirena se centrara en lo que yo señalaba.
-Por aquí, entraremos por aquí...no hay otro modo y aun así, no sera fácil, pero el factor sorpresa, algo de ingenio y unos disfraces de soldados pueden ayudarnos a sacar a nuestro amigo y a hacernos ricos con ello.



Stelios:

mi sirena:
avatar
Stelios
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 23
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Plan de fuga (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.