Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Demônios da noite

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Demônios da noite

Mensaje por Mía Belanger el Jue Mayo 11, 2017 9:50 am

Bien...Respire profundo, mientras entraba en un apartado de la biblioteca. Mis zapatos hacían eco con cada pisada y la luz de las lamparillas en las mesas bien distribuidas era lo único que iluminaba la sección , a simple vista no podía ver a nadie más aquí. Mi dedo recorrió el primer estante leyendo cada tapa.

Habían transcurrido un par de semanas tras unas de las experiencias más espeluznantes en mi vida, la verdad no me sentía segura en lo absoluto...Las pesadillas inundaban mis sueños una y otra vez. Comenzaba a creer que me estaba volviendo loca y ninguno de mis encuentros con seres sobrenaturales había sucedido. Que buscaba? Saber un poco mas, quizás alguna clase de defensa contra ellos.


-demônios da noite...-murmuré mientras sostenía un grueso libro de tapa negra , ese idioma parecía portugués...no estaba muy segura , no lo dominaba.
Igual lo tome no perdía nada me tomaría mucho pero lo intentaría, lo deje bajo mi brazo , estire mi mano para alcanzar otro de tapa similar pero mi estatura no me lo permitía.


-Ge ni al...ahora como...me calle cuando ví un escalera pegada a un costado de la repisa , sin pensarlo mucho la tome y la apoye justo donde la ocupaba.no tuve ningún problema en subir el problema surgió cuando tuve que tomar el libro. Estaban acomodados a la fuerza pues el espacio era chico para tanto libro, pero estaba decidida a tomarlo así que intente con las dos manos y solo logré que el libro que tenía bajo el brazo cayera al suelo con un evidente ruido. No me moví esperando algún regaño, el cual nunca llegó así que seguí intentando hasta que en un tirón fuerte tuve el libro en mis manos; pero no fue el único que saque ya que al aplicar tanta fuerza 5 libros continuos al que deseaba se cayeron y por si fuera poco oí como alguien se quejaba , cerré los ojos con fuerza deseando que no le haya lastimado.




Spoiler:





avatar
Mía Belanger
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 121
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 16/03/2017
Localización : Seguro en un nuevo problema

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Demônios da noite

Mensaje por Tom E. Stanford el Dom Mayo 21, 2017 6:40 pm

Paris era una ciudad con mucha cultura y eso agradaba en gran medida a Tom. Solo habían pasado unas semanas desde que había completado su mudanza y se hizo afecto a largos paseos en la ciudad. Esa noche llegó a la biblioteca y se quedó viendo algunos viejos libros en las secciones más lejanas. El viejo bibliotecario, a cierta hora, era sustituido por un muchacho que poco sabía sobre llevar el lugar y se quedaba dormido sobre el mostrador. Por eso no era raro ver algunas personas todavía deambulando por ahí cuando ya había caído la noche. Daban apenas las ocho, pero se suponía que la biblioteca abría solo hasta las siete. El último par de personas que vio retirarse fue un par de eruditos que se detuvieron a saludarlo. Tom los había conocido en una fiesta que dio en su casa para exponer algunos de los cuadros de su colección. Siempre se rodeaba de toda clase de personas así que los intelectuales tampoco estaban fuera de su círculo social.

Después de despedirse de los hombres, Tom siguió su camino hacia la biblioteca y buscó un libro de crónicas sobre el nuevo continente. Desde hace un tiempo se estaba interesando en coleccionar algunos de los tesoros encontrados en las lejanas tierras. Sin embargo, una persona más estaba entre los libreros y, además de delatarla su olor, lo hizo su adorable torpeza al manipular los libros. Tom lo paso por alto mientras se decidía por uno de los libros, era lo suficientemente pequeño para caber en su bolsillo así que lo metió allí. Digamos que no pedía permiso para llevarse las cosas que quería porque sabía que luego volvería a devolverlo. Solo las cosas que consideraba atesorables las tramitaba como era debido.

Otro golpe siguió al anterior y tomó bufó. Se acercó hacia la mortal, pero antes de que pudiera darle una recomendación, un par de libros cayeron sobre él y gracias a sus reflejos apenas llegaron a sus hombros. —Vaya, es un peligro andante para estar de una biblioteca— sentenció recogiendo los libros caídos. Uno a uno fue poniéndolos en sus respectivos lugares y luego volvió la mirada a la chica. —Lo siento señorita, no puedo evitar preguntarme si es una lectora muy ávida o si le gusta romper el silencio con una tonada tan estrepitosa— agregó curvando levemente una sonrisa. La humana tenía un rostro agradable a la vista, algo con el que no contó al principio, pero tampoco había contado con el tipo de lectura que a la mujer le gustaba. Tom vio el lomo del libro que titulaba “Demonios de la noche” y enarcó una ceja. Luego los padres se quejan de por qué desaparecen misteriosamente las niñas buenas.




TOM STANFORD:

avatar
Tom E. Stanford
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 33
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 17/01/2016
Edad : 27

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Demônios da noite

Mensaje por Mía Belanger el Dom Mayo 21, 2017 9:16 pm

Abrí primero un ojo y por fortuna el hombre frente a mi parecía ileso , suspiré tranquila lo menos que quería era descalabrar a alguien por culpa de mi torpezaSupongo que soy el terror de la bibliotecas...-dije en voz baja tratando de no hacer más ruido ; si es que podía hacer mas, baje con cuidado la escalera hasta que quede a salvó de mi en el piso firme, la oscuridad entre los pasillos no ayudaba mucho pero podía distinguir su rostro y por su vestimenta fina dudaba que fuera el encargado en turno así que suspiré tranquila al menos aún no me sacarían de aqui -Un poco de las dos Monsieur-de mis labios escapó una risita cantarina que enseguida calle  tapando mi boca con una mano.

-Le agradezco la amabilidad-susurré percatandome que había acomodado los libros de nuevo en el estante sin necesidad de subirse a ninguna escalera,  iba a presentarme pero mis ojos verdes se clavaron en sus manos al ver que aún no dejaba un libro , mis mejillas en respuesta se tornaron rosas una vez que identifique que era el de la tapa gruesa , el de título en portugués.

Sabía perfectamente que no era el tipo de lectura que se esperaba leyera una joven de familia, precisamente por ese motivo había venido sola sin mi Nana Amelia , ella era demasiado religiosa para permitirme leer tan siquiera la tapa de ese libro y mi madre ni se diga. Pero la curiosidad y la necesidad de recaudar más información me quemaba, no podía estarme quieta.


-Un poco de lectura pesada para dormir , no es que no pueda dormir, solo...vieja costumbre hable de prisa , qué posibilidades había que el caballero supiera portugués? Bueno tampoco se tenía que ser un políglota para entender de qué iba el libro el título era muy claro , tendí mi mano hacia su persona esperando que me lo facilitará

-Soy Mía Belanger...con quién tengo el gusto?-mi voz fue suave en el mismo tono bajo , le mire con una chispa de curiosidad preguntándome si antes me le había topado ya.




Spoiler:





avatar
Mía Belanger
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 121
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 16/03/2017
Localización : Seguro en un nuevo problema

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Demônios da noite

Mensaje por Tom E. Stanford el Lun Jul 03, 2017 3:23 pm

Las bibliotecas eran un buen lugar para detenerse a pensar debido a que podía encontrarse algo parecido al silencio en ellas. Tom visitaba a menudo las bibliotecas de los lugares a los que viajaba y pocas veces salía descontento. El archivo de algunas bibliotecas era tan prodigioso que él siempre estaba pendiente de posibles compras. A veces se hacían subastas en las que participaba desde lejos, enviando a uno de sus esclavos de sangre, para no perderse de algún ítem valioso para su ampulosa colección. Claro que, en ocasiones, tropezaba con gente extraña en esos lugares. Recordaba muy bien que la anterior semana había visto a un hombre hablar en latín mientras leía una tratado de geometría. Ahora solo tenía a una chica un poco torpe e interesada por aquellos que moran en los territorios de la noche.

Tom le dirigió algunas palabras a las que ella respondió sin reparo alguno. Se notaba que la chica daba su opinión sin tener un leve rubor en las mejillas. ¿Francesa? Dudoso. —No tiene por qué agradecerlo, lo hago más que todo por los libros— dijo honestamente sin darse cuenta que podía sonar un poco ofensivo. A veces su actuación olvidaba los modales básicos y eso lo lamentaba. Percatándose de la cortesía de la chica, Tom cambió de postura y volvió la mirada al rostro de la rubia. Sus facciones eran bastante agradables a la vista y no le molestaría tener un cuadro reflejando esa belleza. Si su memoria era buena quizá podría hacerlo una vez que llegara a casa.

—Esa clase de lectura podría provocarle pesadillas, pero algo me dice que no las teme— dijo con una leve sonrisa mientras miraba de soslayo el libro de la joven. La curiosidad mató al gato. Imaginar esa situación con la joven le hizo voltear por un momento hacia un librero para no delatar sus pensamientos. Luego, cuando la rubia se presentó, Tom volvió la mirada hacia ella y respondió —Tom Stanford— hizo una leve inclinación a modo de respeto y se reincorporó rápidamente para encontrar de nuevo la mirada de Mía. —¿Siempre lee durante las noches?— preguntó volviendo al tema de la lectura. Tal vez solo estaba ganando tiempo mientras decidía si recomendarle otro tipo de lectura u otra actividad alternativa.




TOM STANFORD:

avatar
Tom E. Stanford
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 33
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 17/01/2016
Edad : 27

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Demônios da noite

Mensaje por Mía Belanger el Mar Jul 11, 2017 3:06 pm

Mantenía el libro ahora en mis manos apretando contra mi pecho tratando de ocultarlo de aquella mirada profunda.-Creo que me estoy acostumbrando a pasear en ellas...-murmuré refiriendome a su comentario sobre el tema de las pesadillas y es que no me daban tregua si bien en un principio me había tomado con calma aquella revelación sobre la existencia de aquellos...seres, ahora me resultaba complicado con el pasar de los días , me llevaba a preguntarme que más ignoraba...que tanto había haya afuera deambulando entre las sombras.

-Un placer Monsieur Stanford-replique el saludo de forma educada con una leve inclinacion.

-Por lo regular, disfruto de las obras literarias...me ayudan a encontrar paz mental por las noches, aunque en ocasiones mi lectura suela dejarme más pesar que calma-desvie mi mirada hacia un lado, no estaba nerviosa más bien era una especie de inquietud? O que se yo. Acomode detrás de mi oreja unos mechones de cabello que caían por mi rostro, era evidente que mi estilo de lectura había cambiado estas semanas y se inclinaban al ocultismo que era donde había logrado recaudar un poco de información ya que no era tan vivaz con los idiomas. Y por supuesto la lectura no era la única actividad que destinaba al horario nocturno pero claro que no iba a comentar que dentro de mis actividades estaba escaparme por las noches en busca de conocer cada rincón de Paris, sabía que era imprudente de mi parte pero la mayoría del tiempo podía más mi curiosidad e inquietud que mi sensatez.

-Si me permite, Usted tambien parece alguien que gusta de una buena lectura, ya encontro lo que buscaba?.-pregunte mientras sonreía un poco, relajando mi rostro mientras mis dedos golpeteaban delicadamente los bordes del libro que sostenía y es que su comentario anterior me había dejado entre ver qué el posiblemente era un amante de los libros al igual que yo..




Spoiler:





avatar
Mía Belanger
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 121
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 16/03/2017
Localización : Seguro en un nuevo problema

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Demônios da noite

Mensaje por Tom E. Stanford el Lun Ago 07, 2017 8:07 pm

Las chicas valientes eran sus favoritas ya que se parecían mucho a los felinos. La curiosidad podía acabar con sus vidas, pero estaban dispuestas a tomar el riesgo. ¿Por qué? Tal vez se encontraban aburridas dentro de las cuatro paredes de cristal que a veces las familias pretendían construir a su alrededor. La rubia parecía una de esas jóvenes de familia prudente. La rebeldía, en esos casos, era normal para escapar del tedio de la vida aburrida. Los vampiros aprovechaban esos pequeños descuidos para encontrar nuevas presas y a veces las cosas podían terminar muy mal. Claro que Tom no buscaba alimento, eso lo tenía de sobra, pero nunca dejaba de interesarse en algunas joyas para su colección. Su debilidad eran las cosas hermosas.

—Las obras literarias de este tipo no son para los ojos de las jóvenes— dijo volviendo la mirada al libro que la rubia había elegido. Sonrió levemente y miro alrededor como si buscara una respuesta entre los miles de libros que se encontraban en el lugar. Pronto su mirada se detuvo sobre una sección y se acercó para tomar uno de los títulos. —Este me parece que es más apropiado para alimentar su imaginación— prosiguió llevándole un libro cuyo título era fácil de reconocer. El drama de Shakespeare siempre resultaba grato para las jóvenes enamoradizas. —Algo me dice que ya lo ha leído, pero dudo que lo haya experimentado esta clase de situaciones. Los amores prohibidos son difíciles de encontrar en estos días— dijo mirando fijamente a los orbes de la joven que tenía frente a él.

La curiosidad de la joven lo interrumpió y eso le hizo recordar el motivo por el que se encontraba en la biblioteca. —Es cierto, por poco lo olvido. Al igual que usted soy un ávido lector, vengo a este lugar con frecuencia, y casi siempre encuentro lo que busco. A veces incluso encuentro más de lo que podía haber imaginado— finalizó refiriéndose al encuentro repentino con la joven. Finalmente, Tom dejó el libro de Shakespeare cerca de la chica para que ella decidiera si lo tomaba o no. De todas formas no se podían quedar toda la noche en la biblioteca y él ya tenía lo que quería en el bolsillo.




TOM STANFORD:

avatar
Tom E. Stanford
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 33
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 17/01/2016
Edad : 27

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Demônios da noite

Mensaje por Mía Belanger el Jue Ago 10, 2017 8:40 pm

Alce la mirada ocultando una sonrisa como una niña descubierta en plena fechoría, por supuesto que ya sabía yo que esa lectura no era propia para una señorita cómo yo, según la sociedad en la que vivíamos pero últimamente había traspasado ese límite de " lo que no se debe hacer" y ahora heme aquí había salido a hurtadillas de casa solo para tomar un libro. - La verdad me gusta explorar diversas temáticas en cuanto a literatura respecta.- me excuse mientras le seguía con la mirada, contemplado sus pasos armoniosos pues no hacía el menor ruido al pisar, no que yo con el simple deseo de tomar un libro armaba una revuelta.

Mire que con la misma gracia de su andar dejo en la mesa aquella obra de Shakespeare, ladeé la cabeza identificándole de inmediato.
-Le parecerá extraño pero ese tipo de situaciones en la literatura no son tan de mi agrado...y si supongo que uno encuentra maravillas aqui de vez en cuando, la magia de los libros- encogí los hombros de manera inconsciente mientras mi gesto cambiaba a uno risueño y terminaba por tomar aquel libro, que a pesar de ya leerle antes en Londres quizás me favorecería más a la hora de conciliar el sueño y no me vendría mal seguir practicando mi lectura pues mi francés era bueno, pero no tan perfecto. - si, tiene razón no he experimentado esa clase de sentimiento y tampoco me roba el sueño...de verdad espero no pasar por ello al menos no pronto, es un tanto exasperante el ver cómo la gente se transforma por ello muchas veces olvidando toda creencia o incluso de ellos mismos- me sincere con el hombre frente a mi, no es que fuera una amargada ni que no creyera en ese sentimiento solo que no era de las jóvenes que soñaban despiertas con la llegada del amor...fuese prohibido o no. En mi alma mas bien albergaba el deseo de viajar por el mundo, aprender lenguas nuevas conocer lugares jamás explorados aunque en el fondo sabía que eso solo serían parte de mi anhelos.

- Perdone tanta confianza- dije riendo y es que a veces soltaba la lengua como si tratara a la gente de años y no debía olvidar que no conocía al caballero así que trataría de amarrarme la bocota.

Y tarde pero por fin hacia acto de presencia el encargado informando que el cierre sería pronto yo asentí un tanto apenada pues supuse que mi risa le llamó la atención y aquello fue la manera gentil de darme a entender que debía modular mis voz.



-Me haria favor de proporcionarme la hora?-mencione acercándome un poco más para que entendiera mi susurro pues no quería otra llamada de atención.

Cuando mis ojos subieron a los suyos algo en ellos me provocaron un escalofrío...esa mirada tan penetrante que ahora distinguía por la cercanía pareciese tener más edad que la que reflejaba su cuerpo. Bueno debía dejar de pensar disparates seguro ya estaba viendo moros con tranchetes como diría mi Nana Amelia.




Spoiler:





avatar
Mía Belanger
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 121
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 16/03/2017
Localización : Seguro en un nuevo problema

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Demônios da noite

Mensaje por Tom E. Stanford el Dom Sep 03, 2017 10:32 pm

A cada intervención, obtenía una respuesta de parte de la joven rubia. Tom no estaba frente al tipo de muchacha que se mostraba tímida ante un desconocido. La verdad, el vampiro empezaba a divertirse con esa extraña criatura y por eso siguió la conversación con un poco de interés. —Ya veo, pero hay muchas razones por las que la gente se transforma. El amor es apenas la más superficial de las causas— dije dejando el libro en donde se encontraba. En mi mente reía por el hecho de llamar al amor una “causa” cuando en realidad solo era una excusa. Los poetas estarían ofendidos ante esa perspectiva. Afortunadamente, no había nadie cerca que condenara esa plática y, de todas formas, poco ya importaba lo que un par de lectores podían decir sobre todo lo que ya se había dicho.

—No se preocupe, su confianza demuestra que usted no le teme a dar su opinión abiertamente. No todas las personas tienen esa seguridad— dijo a manera de halagar la conducta de la joven. Sin embargo, el pasillo ya había soportados murmullos entre ambos como para seguir y la joven tuvo la brillante idea de preguntar por la hora. Tom abrió su chaqueta para buscar el reloj de bolsillo y lo miró para confirmar su sospecha. —Serán las ocho de la noche— respondió y volvió a guardar el reloj. La noche empezaba para los seres nocturnos como él, pero ya no era hora para que las jóvenes estuvieran fuera de sus casas. Por conductas así había desapariciones inexplicables. —Me temo que es hora de marcharnos— añadió volviendo la mirada hacia el libro que eligió la joven para leer. No quedaba mucho más que decir al respecto ya que los inmortales no salían a decirle a la gente que los mitos eran reales y que podían demostrarles como partir un cuerpo en dos.

El vampiro confirmó que llevaba su propia elección en su bolsillo y se predispuso a caminar en sentido contrario para ir hacia la salida. Volvió la mirada a la joven para confirmar si ella también seguiría ese camino. Esperar unos segundos, por educación, era una norma que seguía cada vez que tenía la oportunidad de comportarse como humano. Ese juego de “aparentar” se le daba bastante bien y ya llevaba tantos años disfrutándolo que dejarlo se le hacía sencillamente imposible. En otras palabras, los lugares públicos como aquel no eran más que un gran escenario en el que interpretar el papel que mejor se le diera.




TOM STANFORD:

avatar
Tom E. Stanford
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 33
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 17/01/2016
Edad : 27

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Demônios da noite

Mensaje por Mía Belanger el Miér Sep 27, 2017 11:30 pm

No pude ocultar la sorpresa que me lleve al escuchar la hora, solo pude rogar al cielo que en casa mi hermano pudiese esconder mi ausencia, pues no eran horas para andar de paseo y eso lo sabía bien aunque era evidente que mi prudencia prácticamente dormía todo el tiempo. Sin duda me perdí la cena, aunque eso era lo de menos,lo que me tenía con pendiente es que pudiera escabullirme hasta mi habitación sin ser vista, pero bien me decia mi hermano que uno se debe preocupar en el momento así que trate de no angustiarme ante las complicaciones que pudiesen surgir.

-Claro Monsieur...-Dije al oírle decir que era hora de marcharse y por supuesto que debíamos retirarnos antes de que nos corriesen, con paso calmado me encamine hasta la puerta de ese cubículo llevando bajo el brazo los dos libros, cuando estuve cerca del caballero o mejor dicho ya en la puerta para salir al pasillo me llegó el inconfundible olor a alfombra quemada, respinge la nariz pues el humo comenzaba a llenar rápidamente el espacio y con ello mis pulmones también, gire mi vista hacia el lado derecho que era donde provenía el humo tapando el camino hacia la salida, fue cuestión de segundos que todo se propagó por el material que abundaba en el lugar apenas y me dio tiempo de reaccionar ante las llamaradas que emergían rápidas.

Mire a mi enigmático acompañante que para nada lucia sorprendió y menos con algún rastro de temor,no me detuve a pedirle opinión pues debíamos correr hacia el lado contrario del pasillo ya que regresar al apartado donde hace unos momentos estábamos no era opción debido al humo que se empezaba a propagar.Algo andaba mal,por que no había nadie en aquel lugar ni siquiera me tope con una sola alma mientras corría por el pasillo,gire un poco el rostro hacia atrás para ver si el hombre con el que coincidi me había seguido pero la piel se me erizo al comprobar que no lo hizo,estaba sola y por algún motivo no había señales del incendio,Incluso no traía conmigo los libros...no recuerdo haberlos soltado.
Todo comenzaba a tornarse oscuro.Podia oír una voz varonil totalmente extraña,de donde venía por que no podía ver nada.


-------•-------

Las tres figuras altas se encontraban al final del pasillo esperando a que su presa saliera de ese módulo y cuando estás lo hicieron fue el indicio para que el plan comenzara a marchar.

La biblioteca no sufría un desastre de la índole que generaba la vista de Mía,todo fue una ilusión sobre la rubia humana que fácilmente pudiesen quitar de enmedio pero la realidad era que posiblemente fuese algo de aquel vampiro al que tenían la encomienda de aniquilar así que serviría de distraccion.Las instrucciones eran precisas y los dos eternos que les habían contratado fueron muy generosos con el pago siendo que solo dieron la mitad de este.

-No lo tomes personal...-

Uno de los tres vampiros saco dos dagas y con movimientos rápidos fue con toda la intención de atacar mientras el más delgado de ellos se concentraba en mantener toda mente humana ocupada.




Spoiler:





avatar
Mía Belanger
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 121
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 16/03/2017
Localización : Seguro en un nuevo problema

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Demônios da noite

Mensaje por Tom E. Stanford el Dom Oct 29, 2017 7:14 pm

La hora vuela cuando se tiene buena compañía. Tom de momento no se dio cuenta que le había prestado a esa chica más tiempo del que usualmente solía dar a otras personas. En su vida todo era conciso y en pocas oportunidades se permitía charlas casuales, de hecho no recordaba la última vez que lo hubiera hecho. Sin embargo, todo tiene un final y él debía visitar otros lugares, ya que solo podía tener una vida plena durante las noches. Le dijo a la rubia que era tiempo de marcharse y ella aceptó. Emprendieron camino hasta la salida de la biblioteca, pero Tom notó que el encargado ya no se encontraba en su puesto de trabajo, lo cual era muy extraño. Además no había nadie más en el lugar y de pronto una presencia conocida se hizo presente. Tom maldijo tener que estar acompañado, pues, aunque la rubia le placía, era doble trabajo para él tener que preocuparse de ella.

Cuando la puerta hacia el vestíbulo se abrió, Tom reconoció a un par de cazadores de los que no había tenido noticia hace mucho. Sonrió al escuchar y notó que la rubia estaba siendo manipulada para no presenciar lo que se aproximaba. En parte, Tom agradeció que los otros se ocuparan de ese pequeño detalle, pues no tenían intención de hacer una masacre. Al parecer simplemente querían llevar su cabeza hacia donde sea que la hubieran requerido, lo que era, por supuesto, imposible. Tom permaneció tranquilo e impasible, incluso cuando vio las dagas de plata frente a él. ¿Cuántas veces había enfrentado lo mismo? Demasiadas y cada vez los métodos que utilizaban eran más patéticos. La vieja escuela empezaba a olvidarse.

La rubia salió corriendo, lo cual también agradeció en su mente pues así no demoraría demasiado. Lo siguiente que paso es fácil de imaginar. El par de cazadores fueron con todo contra Tom intentando herirlo. Aún aunque lo hicieran, una de sus habilidades especiales lo protegía lo suficiente para recibir un par de rasguños. Claro que ni de broma dejó que se le aproximaran ya que vestía un conjunto demasiado exclusivo para darle de baja en una pelea de niños. Tom primero se ocupó del sujeto que tenía las dagas de plata e hizo que, elegantemente, su cuello diera un giro completo. Los huesos tronaron y la expresión de su rostro era de admirar, pero al menos no había sangre. En un lugar como aquel sería un pecado tener que limpiar y mucho más derramar sangre para que luego los mortales se preguntaran qué diablos había pasado allí. El segundo sujeto murió de una forma un poco más agradable, pero de nuevo sin llegar  ensuciar el lugar. Cuando estuviera de vuelta en su morada, la cual no estaba más que a unas calles, mandaría a los suyos a hacer la limpieza.

Lo último de lo que él tenía que ocuparse era de la chica, que seguramente estaría saliendo del estado de trance. Para cuando la alcanzó la encontró sumamente confundida, al parecer se había chocado contra un librero mientras corría y varios libros dejaron sus espacios para caer al piso. Tom no estaba seguro si alguno de ellos había llegado a caer sobre la rubia, pero la sujetó sin hacerle daño mientras intentaba, por su parte usar su poder de persuasión para que no entrara en un estado de ansiedad. —Tenemos que salir de aquí, los civiles debemos evacuar el área— comentó sin estar muy seguro de la ilusión de la que ella fue presa. Hasta no averiguarlo no podía decir mucho más. A pesar de que tenía sus reglas con respecto a invitar mortales a su residencia, esta vez haría una excepción.




TOM STANFORD:

avatar
Tom E. Stanford
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 33
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 17/01/2016
Edad : 27

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Demônios da noite

Mensaje por Mía Belanger el Mar Oct 31, 2017 5:35 pm

Y de golpe la vista me regreso, me sorprendió verme en el suelo con libros esparcidos a mi alrededor y más por que la esquina de la frente me dolía, lleve mis dedos al lugar donde reclamaba mi atención aliviada de no sentir sangre, seguro apenas era un raspon. Entre más trataba de atar cabos más me confundía no recuerdo haber caído ni nada yo claramente corrí sin tener percance estaba apunto de entrar en pánico puesto que parecía me había vuelto loca pero aquella voz varonil y serena me atrapó dejándome una extraña calma tras sus palabras. Claro, teníamos que evacuar por el incendio del cubículo, por eso corría, seguro en mi prisa fue cuando choque con algo y dado a ello todo se volvió oscuro, me habré desmayado por un momento? eso debió ser. -Si...debemos salir...-mi respuesta fue mecánica como si no hubiese sido yo, agradecí que Monsieur Stanford me ayudara a ponerme en pie por que hasta entonces fui consciente de lo mareada que me encontraba y de manera disimulada me apoye en su agarre por unos breves segundos, necesitaba aire o no tardaría en palidecer.

Una vez incorporada, camine en compañía del hombre hasta la salida notando que no había gente amontonada, quizás las autoridades pertinentes habían despejado el área para un mejor trabajo.Me deje guiar por Tom sin cuestionar me sentía extraña y la cabeza dolía cada vez que trataba de rememorar que había sucedido, en mi rostro se instaló una mueca de dolor y ascos que trate de disimular, era normal estos mareos? Quizás por el humo que respire. En cuanto el aire de la noche toco mi mejilla sentí un poco de alivio o al menos eso me pareció en un principio por que despues de caminar una cuadra sentí un líquido bajar de mi nariz y cuando mi mano lo toco me di cuenta que esta vez sí era sangre gire a ver al caballero pero ya le veía borroso. Solo sentí como la fuerza de voluntad dejaba mi cuerpo y este caía hacia enfrente dejando de doler quedando a merced de aquel que irradiaba una personalidad atrayente y abrumadora, que encuentro más atropellado... casualidad?








...Continuara...




Spoiler:





avatar
Mía Belanger
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 121
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 16/03/2017
Localización : Seguro en un nuevo problema

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Demônios da noite

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.