Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA HUMAN HUNTING - PARTICIPAN ALICE D. DEFORT Y MEFISTO TEMPORIS - PARTICIPAN ELORA PAINE Y HÖOR CANNIF UNITED WE STAND, DIVIDED WE FALL - PARTICIPAN AXEL BLACKMORE, XARYNE ACKERMAN, GAEL LUTZ, ELORA PAINE THE HAUNTING - PARTICIPAN PIERO D'PÁRAMO & DOMINIQUE DE BRICASSART EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 09/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


El acero y el fuego. (privado)(+18)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Höor Cannif el Lun Mayo 15, 2017 8:47 am

Habían pasado unas semanas desde el nacimiento de nuestras hijas, ahora mi familia fuera de peligro empezaba a adaptarse a la rutina de una vida en la que ya no estábamos solos.
Mi demonio se quejaba una y otra vez cuando por las noches el llanto de las niñas nos despertaba.
Admito que yo me hacia el remolón y le daba unos golpes a ella para ver si colaba y se hacia cargo ella.
También era cierto que yo temprano salia a entrenar y cazar y ella por el contrario se quedaba en cama hasta bien entrada la mañana.

Hacia un par de días que le estaba dando vueltas a viajar al norte, habíamos sido proclamados condes de los Países Bajos y ni habíamos dado una fiesta para celebrarlo con los nuestros.
El palacio que había heredado en mi condado ni siquiera lo habíamos visitado, allí tenia el servicio y parte de mi ejercito esperando que tuviera la decencia de ir a guiarlo.
No podía prolongar mas mi estancia en París.

Regresé como de costumbre lleno de barro, con varias pieza de caza mayor que dejé en las cocinas para que fueran despellejadas antes de subir a la habitación principal ,esa que compartíamos mi esposa y yo.
Sus ojos centellearon al verme entrar sucio, sudado. Mi sonrisa se ladeo bajando la vista hacia las botas y dándome cuenta de que había dejado el rastro del barro pisado por allí por donde pasaba.
Me acerqué a mi demonio y mordí con suavidad su hombro.
-Buenos días Valeria -susurré deslizando mis labios por la piel de su cuello hasta morder el lóbulo de la oreja de mi esposa.

Las niñas dormían en la cuna, tiré mi mano para acariciar sus rostros, pero mi mujer me dio un manotazo entre risas, al parecer ni las tenia limpias para tocar un bebe, ni quería que las despertara ahora que había conseguido dormirlas.
-Valeria, tenemos que hablar -susurré buscando sus labios, acariciando su nariz con la mía, tentándola a enredarse conmigo ahora que podíamos -el norte, he estado aplazando el viaje a nuestro condado, peor ya no tengo escusas. Estas recuperada, las niñas a salvo y yo tengo que hacerme cargo de lo que es mi responsabilidad.

Tiré de la cintura de mi mujer llevándomela conmigo hasta el lecho donde me dejé caer, sus manos golpeaban mi pecho entre risas alegando que estaba sucio y que estaba poniendo todo perdido.
Silencié sus palabras con mis labios alzándola sobre mi cuerpo mientas de nuevo la risa del demonio encendía el infierno.
Beso húmedo, largo, necesitado, mis dedos surcaron las cintas de su corseé, la respiración jadeante de mi esposa contra mi boca volviendo a enredarnos en un beso saboreado.

El llanto de una de mis hijas nos interrumpió, mi frente contra la ajena, resople contra sus labios.
-Déjala llorar -supliqué sujetando contra mi cuerpo a mi mujer, pero esta se escapó de mi agarre, ató las cintas y yo resignado me puse en pie.
Caminé hacia ella besando su mejilla, acaricié la cabeza de la pequeña y caminé hacia el baño para sumergirme en la tina.
-Piénsalo Valeria, quiero que me acompañéis, me gustaría enseñarte el norte -grité mientras iba desnudándome.


Última edición por Höor Cannif el Lun Mayo 22, 2017 5:05 am, editado 1 vez



me:
Dungeons & Valeria:
alt eller ingenting:
Min ånd, min galskap:
Obligasjonen av blod:
gracias Lakme:
http://i.imgur.com/MVT7kfu.jpg
mi demonio:
Spoiler:


los polvos Cannif:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 365
Puntos : 407
Reputación : 97
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Valeria Cannif el Miér Mayo 17, 2017 10:42 am

La vida había dado un giro para los dos. En esas semanas, pudo apreciar de qué forma. Habían dejado de ser el demonio y su noruego para unirse sus dos pequeñas. Dos demonios que no la dejaban dormir, necesitaban a su madre para ser amamantadas y era algo con lo que disfrutaba. Una unión que no podía expresarse y ella, mucho menos. Lo mejor que le había ocurrido en la vida y él, se las había dado. Perfectas, frágiles y tan hermosas que le parecía increíble pensar que ella les dio la vida y él consiguiendo que amase con tal intensidad que aún no podía creerlo. Sin él ya nada sería lo mismo, se lo demostraba día a día después de aquel fatídico momento en el que casi… los pierde a los tres.

Acababa de dejar a Lilie en la cuna, Violette se dormía enseguida pero su hermana, de rasgos similares a Valeria se negaba a ello , luchando con no cerrar los ojos y su madre le venciese. Le recordaba mucho a ella misma, no solo físicamente. Lloraba con fuerza, ímpetu, y no se conformaba solo con comer de ella, tenía que recurrir a una nodriza. Y ni con esas era capaz de darle lo que necesitaba, quería más.

Sonrió al verlas en sus cunas, plácidamente dormidas, ajenas a todo lo demás. Embelesada en la imagen angelical de sus hijas, el sonido de unas botas le alertó de que su noruego había llegado. Como siempre, traía loco al servicio que iba tras él dejando todo como un estercolero a su paso. Murmullos que alegaban el comportamiento primitivo del señor, imposible que fuese de sangre azul , Conde. Rió por lo bajo, mirándole intensamente a los ojos, le estaba avisando de que era mejor que se bañase antes de irrumpir en la habitación.

-Maldito noruego ¿Cómo que buenos días? -aún así, sus mejillas se sonrojaron presa del enfado y la excitación, tenerle cerca… causaba el mismo efecto, a cada día que pasaba mucho más…intenso -Eso suena muy serio… yo también tengo que hablar contigo, en la cama -rugió tomando sus labios, mordiendo su labio inferior y tirar de él, buscar su lengua para jugar con la de su marido -No sabes las ganas que tengo de volverte loco…arder en el infierno contigo. Están durmiendo… ven, te necesito -rugió las palabras, quitándole la ropa con una desesperación desmedida, ya hablarían…ahora quería ser suya, no importaba otra cosa.

Rió con ganas al dejarse caer en la cama, rodando ambos, quedar bajo su cuerpo y mirarle fijamente a los ojos. Encendida, enamorada y con ganas de él. sus manos se perdieron dentro de su pantalón, su miembro estaba más que dispuesto y ella lo esperaba con ardor. Sus caderas buscaron impactar con las ajenas, sus sexos entraron en contacto y las ganas aumentaron. Sus piernas atraparon sus caderas, obligándole a restregarse contra ella, podía sentirla húmeda y desesperada.

- No he dejado de pensar en montarte, todo el maldito tiempo -fue derecha a sus labios cuando Lilie, se puso a llorar. Negó con la cabeza, se callaría pero no lo hizo, cosa que le enfureció…mordiendo con fuerza el labio inferior y la barbilla -Maldita sea, tengo ganas de ti. Ve a la bañera, iré -a regañadientes, tomó a la pequeña, siseando y cantarle muy bajito, solo con eso se callaba. Valeria cantando, eso sí que era una novedad.

Siseó fuerte para que callase, despertó a la pequeña con aquel grito de que se lo pensase. Maldito noruego, a él le dejaba las niñas un día entero, seguro ni vendría lleno de barro como un pordiosero y tendría más cuidado. Minutos después, se dirigió hacia el baño solo que…dejando la ropa por el camino, dejó la espalda apoyada en el marco de la puerta para que la admirase desnuda. Los senos habían cambiado, eran más grandes,  cuerpo más redondeado…aún más hermosa.

-Iremos al norte pero antes… te montaré como nunca te han montado -se dirigió a la bañera, deslizando dos de sus dedos por el borde  y buscar bajo el agua su miembro, al que comenzó a dar atenciones a medida que entraba en el agua - Decías que la dejase llorar…ahora tendrás que hacerme llorar tú a mí - río de lo más divertida, entrando en él de golpe, moviendo las caderas despacio, torturándole… -No llorarán, está esa mujer cuidándolas, vendrá enseguida…se las llevará y yo te llevaré al infierno -sus labios acariciaron los ajenos, una promesa del demonio.






Lilies, violettes:


Mon Chevalier:



Mon protecteur:



Amour interdit:


avatar
Valeria Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 231
Puntos : 267
Reputación : 83
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Höor Cannif el Jue Mayo 18, 2017 5:37 am

No pude evitar reírme cuando mi demonio me pidió que fuera a la tina y la esperara, al parecer no era el único que estaba hambriento aquella mañana.
Pasé por su lado dándole un azote en su trasero mientras esta cantaba a la niña para que se callara.
Su mirada me atravesó y yo me eche a reír lanzandole dos mordiscos al aire antes de continuar mi camino hacia el baño.
Me quité la ropa dejándola esparcida por el suelo, me metí en la tina que pronto quedó llena de tierra y suciedad, pocos minutos pasaron hasta que una preciosa Valeria desnuda me miraba desde el marco de la puerta.
-Ufffff -susurré desde dentro estirando la mano para que me acompañara -que bien te ha sentado ser madre.

Su cuerpo redondeado, pechos mas grandes, y esos ojos que me sentenciaban a muerte basto para que esta caminara hacia mi moviendo sus caderas haciéndome abrir los labios para dejar escapar el aire lento fruto de la excitación del momento.
Se adentro en el agua como un felino salvaje, no se lo pensó, parecía que no había tiempo y mi miembro fue el centro de sus atenciones.
-¿Llorara ? -pregunté jadeando contra su boca sintiendo como su mano se deslizaba arriba y abajo por mi tronco -prefiero hacerte gemir -susurré cerrando los ojos haciéndome hacer, sintiendo como me calentaba.

La atraje por las caderas para que mientras me masturbaba mi glande rozara su clítoris, la ayudé a danzar rozando su botón logrando que sus ojos se oscurecieran y que como yo, jadeara contra mi boca encendiéndonos por completo.
Lamí su boca sediento, incitándola a empezar con el duelo.
-Iremos al norte, pero primero visitemos el infierno -pedí entre roncos jadeos.
Escuchar como la puerta se cerraba, señal inequívoca de que las niñas ya no estaban en la habitación de al lado fue el pistoletazo de salida.
Mi boca se hundió entre sus dos tetas, lamiendo el valle que había entre estas, sus montañas erguidas esperando ser coronadas fueron atrapadas con mis manos, mordiendo su piel, lamiéndola subí hasta la cima.
El baile de caderas torturándonos a ambos nos encendía en llamas y cuando mis dientes tiraron de su pezón se dejo caer con rudeza para envolver por completo mi miembro.
Gruñimos como bestias moviéndonos al unisono, el agua abandonaba la tina mientras mi mujer me cabalgaba metiéndosela y sacándosela casi entera.
Su tetas orzaban mi rostro, que mordía y succionaba sus pezones erguidos como pitones.
Estaba muy excitado, respiración errática, contra su piel mojada.

Tiró de mi pelo para lazar mi rostro ,su boca contra la propia, mordiendo mis labios que engrosaron por la rudeza del acto, lenguas de fuego que bailaban dentro  fuera de nuestras bocas y mis manos acariciando con violencia su cuerpo entero, necesitado de sentirla mía como no lo hacia desde hacia ya tiempo.
-Me vuelves loco demonio con faldas -rugí entre guturales jadeos.



me:
Dungeons & Valeria:
alt eller ingenting:
Min ånd, min galskap:
Obligasjonen av blod:
gracias Lakme:
http://i.imgur.com/MVT7kfu.jpg
mi demonio:
Spoiler:


los polvos Cannif:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 365
Puntos : 407
Reputación : 97
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Valeria Cannif el Vie Mayo 19, 2017 5:50 pm

Visitar el infierno contigo, nuestros cuerpos danzando al mismo son, gemidos y jadeos con nuestros nombres como protagonistas, no de un sueño. Sí, de una pesadilla infinita en la que nos perdemos cada vez que nos miramos a los ojos, se nos eriza la piel cuando nos tocamos y comprendemos que la palabra amor se nos queda a medias. No es amor, es algo tan intenso incapaz de describir con palabras. El amor se había convertido en pasión desmedida, obsesión, sentimiento fuerte tal que arañaba el corazón haciéndolo sangrar, porque amarlo dolía, celos que me consumen porque aunque sé que eres mío, temo perderte y esa sensación es peor que la muerte.

Me encanta como me miras, embelesado y enamorado, no puedo dejar de observarte necesitado de mí. Me pides en silencio permiso para el primer baile, un baile que espero no tenga fin durante toda la noche, jamás me cansaría de bailar contigo y terminar entre tus brazos enredada, sedienta de tus besos, calmando mi alma con tus caricias. Un escalofrío recorre mi espalda, me arranca un gemido seguido de tu nombre. Me acoges entre tus brazos, no puedo dejar de acariciarte, buscar excitarte y me busques, volverte loco.

Tus palabras prometiéndome que será tan intenso como siempre pero diferentes a todas las demás veces. Somos uno, tú eres mío. No puedo evitarlo, me pierdo en tu oscura mirada. Me miras con tanto deseo que me derrito , bailando solo para ti, moviendo las caderas y dejar que no solo nuestros sexos nos torturen, terminan perteneciéndose y yo no puedo evitar moverme como el demonio que soy, el tuyo. Te miro a los ojos, bebo de tu boca que me pide más y yo que no te puedo negar nada… te concedo ese deseo.

Mi boca se apodera de la tuya, soy capaz de darte lo que quieras y más si me lo pides. No puedo dejar de moverme sobre ti. No podemos evitarlo, nos amamos con la misma fiereza que nuestros cuerpos bailan, se mueven con violencia…nos amamos con ardor y locura. Me derrito con cada movimiento de tus caderas, noto lo hondo que entras en mí, me buscas y me encuentras. Gimo perdida por tus palabras, tú eres el que me vuelve loca a mí y te lo demuestro moviéndome con más fuerza, sin importarme si la bañera se queda sin agua, mi cuerpo no deja de moverse sobre el tuyo.

Danza prohibida. Muerdo tu lengua traviesa, mis labios descienden por tu cuello dejando besos furtivos, mordiscos cargados de un “no te detengas”. Río al oírte llamarme demonio, me excita, me hace olvidarlo todo y solo centrarme en darte placer. Quiero más y sé que me lo darás. Salgo de ti y te miro traviesa , juguetona…quiero ofrecerte más y tú lleves el ritmo. Apoyo las manos en el borde de la bañera para girarme, mostrarte mi espalda y mueve las caderas como si estuviese montándote sin tregua.

- Quiero Más, no quiero que te controles, necesito que lo hagas fuerte , sin contemplaciones, como si fuese nuestra última vez -estoy desesperada porque me hagas tuya, sentir tu cuerpo envolver el mío. Un abrazo único, uno que solo tú puedes darme. Me derrito al sentir como entras en mí de golpe, como tus caderas chocan contra mi trasero…está completamente dentro y busco que tu miembro siga su recorrido, ahora mismo podrías hacerme cualquier cosa… me vuelves completamente loca.

Mis caderas no pueden evitarlo, se mueven en círculos buscando darte más placer. Dos animales salvajes que se aman con la misma intensidad. Desesperado, no paras de moverte como si el mundo se acabase. Gimo tu nombre , te pido más…que me hagas daño. Mis manos se enredan en tu cuello, mis dedos en tu pelo…¿te he dicho lo que me encanta perder mis dedos en tu nuca? Atrayéndote al infierno, a mi lado mientras nuestras bocas sentencian un nuevo encuentro.

-No me he comido el postre, ni siquiera el plato principal así que… vuélveme loca-te lanzo un nuevo desafío, una nueva condena que me ata a ti, mientras nuestros cuerpos arden, se buscan…








Lilies, violettes:


Mon Chevalier:



Mon protecteur:



Amour interdit:


avatar
Valeria Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 231
Puntos : 267
Reputación : 83
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Höor Cannif el Sáb Mayo 20, 2017 10:02 am

Allí estábamos los dos, ella gemía como la mas dulce de las tentaciones, el mas afilado de los pecados, pues su cuerpo para mi era lo único que me anclaba a tierra, que me hacia sentir vivo.
Me pertenecía, lo sentía por como se movía, perdida en mi cuerpo dejando que aquel duelo titanico de pieles perdurara en el tiempo.
Agua que rebasaba de la tina frente a las brutales sacudidas, uno y otro lo queríamos todo y nada nos costaba tomarlo cuando la complicidad entre las llamas y los maderos se convertían en puro infierno.

La escuché pedirme mas, traviesa, sonriente y lasciva me saco de su interior. Gruñí con violencia, lanzando la mano para a traerla de nuevo contra mi, necesitaba hundirme en su interior, pero no de cualquier modo, necesitaba sentir como gozaba con cada embestida, sentirme tan dentro que nada mas existiera el demencial baile de sus caderas que marcaba el tiempo.

Mis ojos se centraron en su cuerpo, en como rozaba sus pechos con las manos provocandome, mi aliento salia errático, ronco, estaba tan excitado que mi hombría vibraba sin tan siquiera ser tocada, necesitaba su calor, su envolvente feminidad plagandome de necesidad.
-Ven maldito demonio -rugí perdido en sus ojos mientras acortaba la distancia que nos separaba.

Ella me conocia, sabia que en el estado que ahora me encontraba podía pasar cualquier cosa, lo que la llevó a darme la espalda, quería que la mirara, que me pusiera mas, si es que había posibilidad de ello en este momento.
Lamió sus dedos llevandolos a su vagina, acariciando la entrada mientras mi masculinidad se perdía en su raja, acariciándole el clítoris con aquel ritmo frenético que me llevaba a jadear contra su espalda.
Sus dedos me metieron dentro de golpe.
Gruñí de puro placer empalandola hasta el fondo ,ella lloriqueo al sentirse estampar contra la pared de la tina en un movimiento casi desgarrados.
Abrió mas sus piernas, como si sentirme de ese modo la excitara, reía ebria de mi, había conseguido lo que quería.

Me relamí contra su espalda, mordiendo su cuello, alzándola por los pechos para ahora buscar que nuestras bocas se sentenciaran a muerte. Beso largo, húmedo, prolongado y necesitado. Lenguas que dentro y fuera de nuestras bocas se enredaban como la hiedra, gruñendonos, mordiéndonos hasta que los labios rojos como las brasas pedían clemencia.
-Llevo demasiado tiempo sin ti -jadeé completamente fuera de mi.

Mis manos en sus pechos pellizcaron sus pezones, tirando de estos con violencia, aplastandolos entre mis manos, acariciándolos con las palmas, sin darles tregua al sentir como duros como astas me exigían mas de todo, mas de mi.
Mi otra mano se hundió en los pliegues de sus labios inferiores, buscando el botón que se engrosó para pedirme atenciones bajo mi incinerante movimiento.
-Gruñí contra su boca,adentrándome hasta las profundidades de su sexo, sacándola entera para volver a meterla de forma salvaje.
Era un bárbaro y estaba dejandole claro que con el hacha sabia luchar, morder y hacerla gemir a mi voluntad.
-Valeria -gruñí tirando de su inferior -eres mía.

Alcé de las tetas la mano para tomarla por el cuello, forzándola a besarme con mas fuerza, apretándole el cuello hasta dejar mis dedos marcados en este.
Le alcé la cabeza ligeramente, mis dientes por su piel, marcándola como mi pertenencia mientras seguía frenéticamente moviéndome en su interior sintiendo que en cualquier momento iba a explotar de placer.



me:
Dungeons & Valeria:
alt eller ingenting:
Min ånd, min galskap:
Obligasjonen av blod:
gracias Lakme:
http://i.imgur.com/MVT7kfu.jpg
mi demonio:
Spoiler:


los polvos Cannif:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 365
Puntos : 407
Reputación : 97
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Valeria Cannif el Dom Mayo 21, 2017 11:42 am

Atrapados, enredados en el cuerpo del otro todo lo demás careció de sentido. Le pertenecía, lo sentía en la forma necesitada de tomarla, de reclamarla y ella entregada estaba dispuesta a dárselo completamente todo. Solo importaba una cosa, llevarle al infierno de su mano, arder como nunca antes habían ardido y perder la cabeza, como todas aquellas veces en las que el sexo se mezclaba con el dolor, creando un placer extremo y que solo ambos comprendían.

Lo quería todo y aún así no sería suficiente. No sería como las otras veces, hacía demasiado tiempo que no ocurría, desde aquella noche en el hotel donde apenas sabía quién era. Ahora, le haría pagar el simple hecho de no recordarla en ese instante… lo torturaría y disfrutaría tanto recibiéndolo por su parte, dándole más… conocer ese lado oscuro de los dos que volvía loco al otro. risa de sus labios, traviesa y provocadora, acababa de prometerle el más excitante de los viajes al infierno. Siseó, deslizando los dedos por sus labios, echando hacia atrás la cabeza para que su aliento la embriagase, siéntese su cuello.

Valeria, se retorcía de placer por las fuertes embestidas, pidiendo más entre ronroneos. Sus dientes, marcaban la piel de su cuello, sin ninguna medida…apretaba con fuerza, murmurando su nombre, lamiendo el lugar para ser doble marcado. Era suyo. Solo suyo. Rugió, gimiendo de forma desesperada, al notar la mano del noruego envolver su cuello. Sonrisa cómplice, oscura mirada que le indicaba que apretase más, le dejase al borde del último aliento. Labios rojos entreabiertos. Las muñecas , a la altura de su cabeza, sus dedos se enredaron en su propio cabello dorado, tirando de éste…cerrando los ojos por el placer que sentía en esos momentos.

Luchaba por aferrarse a la vida, anclarse al cuerpo ajeno como si fuese su única esperanza. Estaba al borde del orgasmo, podía sentir como cada vez dolía más, era más placentero, un placer inexplicable. Un gemido de súplica, no pedía que parase si no al contrario, estalló arqueando la espalda, castigando sus carnosos labios que mordisqueó y lamió a su antojo. Fuerzas renovadas para obligarle a salir de él de nuevo, riendo como ese demonio de la perdición, llevándolo por el camino de la desesperación. Siseó, mordiéndose el labio inferior con fuerza, volviendo a sisear más fuerte .

-Todo o nada -sonrió de medio lado, girándose y volver a ofrecerse pero de un modo diferente. Fue ella quien tomó su miembro. Quería verle enloquecer, terminase de perder la razón. Sus caderas, comenzaron a danzar sobre su miembro, humedeciéndolo con el orgasmo anterior… iba a guiarlo a otro lugar, a uno que sabía le enloquecía. Guió la punta para lubricar la entrada a la zona de su trasero, moviendo las caderas para que entrase un tanto, se acostumbrase. Mirada esmeralda que lo observaba con satisfacción, sonrisa malvada que se ensanchó al obligarle a entrar de golpe.

Dolía, mucho y eso le arrancó un gemido desgarrador que fue aumentando a la par que sus caderas no dejaban de moverse como el demonio que era, ofreciéndole un placer infinito. Ritmo frenético y constante, podía sentir en su espalda cada músculo contraído. Ella misma deslizó la mano por su vientre para darse placer, entrar en su interior un par de dedos y uno tercero acompañando a su miembro… estaba al borde de volverse completamente loca.

-Quiero más -gritó aferrada al borde de la tina con la mano libre, separando sus piernas, totalmente ofrecida a él. Echó hacia atrás la cabeza, lanzando al aire mordiscos incapaz de morder su piel por lo que rugió. La situación se desbordaba, los movimientos frenéticos, su boca entreabierta -No te corras, lo quiero para mí -sonrió, ojos oscuros de deseo, boca entreabierta…dispuesta a cerrar las puertas del infierno -Márcame, me da igual como, pero hazlo…vean que soy solo tuya -jadeó contra su boca, totalmente perdida.






Lilies, violettes:


Mon Chevalier:



Mon protecteur:



Amour interdit:


avatar
Valeria Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 231
Puntos : 267
Reputación : 83
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Höor Cannif el Lun Mayo 22, 2017 5:05 am

Perdido en su piel, jadeando como la bestia en la que mi mujer me convertía al tenerme entre sus piernas, gruñí al sentir que me sacaba de su interior.
Risa diabólica la del demonio que en el averno me contemplaba por encima de su hombro, deseaba mas, llevarme a las llamas y hacerme arder en ellas.
Tomo mi virilidad con su mano, llevándola hacia su trasero, un movimiento de cadera me adentro de golpe haciéndome jadear roncamente de puro placer.
Mi aliento en su espalda, mordiendo su piel ,estaba muy excitado, demasiado y el incinerante baile de sus caderas no hacia mas que hacerme gruñir de puro placer.

Mis dedos se hundieron en su piel, empujándola sadicamente hacia mi. Martillo contra yunque se oía el ruido en el que de forma salvaje forjamos los nuestro.
Sus dedos marcaron el ritmo en su feminidad, acto que me enloqueció, una de mis manos se enredo en la suya, uno de mis dedos acompaño a sus dos y juntos emprendimos aquel pecaminoso camino que nos convertía en titanes consumiendo nuestros cuerpos.

Quería mas y yo se lo iba a dar, nuestras bocas se encontraron, entreabiertas, jadeando una frente a la otra.
Lamiéndonos los labios, mordiéndolos y recreándonos en el placer de saborearnos. Sentí como el frenesí me embriagaba, al borde de correrme, estaba tan excitado.
Jadeé roncamente, sonido gutural mientras mis dedos se sacudían en su interior de forma ruda.

Su lengua era fuego, enredaba como la hiedra a la mía, sentía su veneno serpentear por mi interior, llevarme al mismo tártaro.
-Valeria -susurré contra sus labios.
Salí de su interior, ladeé la sonrisa sacándola de la tina en brazos, ella intentaba escabullirse, ambos reíamos buscándonos, mi brazo rodeó su cintura tirando de ella hacia mi.
Chocando de nuevo nuestros cuerpos, besandonos de forma salvaje, lengua dentro y fuera de nuestras bocas.

Hundí mi hombro bajo su estomago para llevarla hasta el lecho, allí la dejé caer. Mis ojos oscurecidos, estaba excitadisimo y se notaba por como la miraba.
Llevé sus manos la cabezal del lecho, tomé una de las corbatas del cajón anudando sus muñecas a este.
-¿que decías que querías? -pregunté con la voz ronca llevando mi hombría a su boca, golpeando sus labios con mi glande.
-Comemela - pedí



me:
Dungeons & Valeria:
alt eller ingenting:
Min ånd, min galskap:
Obligasjonen av blod:
gracias Lakme:
http://i.imgur.com/MVT7kfu.jpg
mi demonio:
Spoiler:


los polvos Cannif:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 365
Puntos : 407
Reputación : 97
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Valeria Cannif el Mar Mayo 23, 2017 10:08 am


Las tornas cambiaron, ahora era ella la atada. Lo miró fijamente con ojos brillantes, inyectados en deseo, uno irrefrenable que hacía subir y bajar su pecho. Risa del demonio, la cual acarició su miembro, la punta de su lengua le incitaba a que siguiese golpeando sus labios. Lo quería , necesitaba beber de él. No acostumbrada a ser la sumisa, rugió rabiosa, tomando su miembro con gula y deseo. Lengua que recorría el lugar, succionando, dejando que sus dientes acariciasen el tronco, mordiendo la punta hasta que el ritmo de su boca fue frenético. Totalmente ofrecida, atada y su imagen arrebatadora, tomándolo por entero, disfrutando con ese simple hecho.

Perdida en el placer ajeno, entornó los ojos por el simple hecho de tomar su esencia. Rió aún con su miembro dentro, movimientos más pausados, recogiendo las últimas gotas. Labios carmesís que se relamieron, mordisqueando el inferior por lo rico que le había supuesto el momento. Verle allí, totalmente ofrecido a ella era demencial, una imagen provocadora…y ella, lo miraba fijamente, tentadora…provocándole a cada instante.

No se podía mover, atada, intentó buscar sus labios, unos que no pudo atrapar. Rugió de nuevo, intentando morderle, daba igual dónde , quería volver a marcar su piel, hacerlo y proclamarle totalmente suyo. Sonrió satisfecha, plena. Lo miró fijamente, a los ojos, ambos estaban cansados y se notaba, como siempre le tocaría a ella hacer el equipaje… aunque en este caso, él tendría que decirle qué hacía falta allí. no conocía el lugar, menos la temperatura que haría.

-Muy listo atándome pero no te librarás de mí por mucho que quieras… o intentes. Descansa , mon amour, quien sabe si cuando despiertes…estés atado -


Ambos, cansados por el acto y la satisfacción que había supuesto pertenecerse de nuevo, iban a emprender un viaje que cambiaría su vida aún más. El hecho de viajar ya suponía para Valeria un completo desastre, con las niñas tan pequeñas sería todo un reto. Ya le costaba mantener la calma en su propia casa, en un carruaje tanto tiempo iba a ser todo una completa locura. Acurrucada entre sus brazos, pellizcó sus costados para que saliesen de la bañera, cuanto antes preparase el equipaje y demás, pronto llegarían.

Conocía el deseo de su esposo para volver al norte y ¿por qué negarlo? Tenía curiosidad. ¿Por qué de todas las mujeres ella había sido la elegida? Él, estaba acostumbrado a las guerreras, vikingas fuertes de carácter y cuerpo. Y aunque lo del brujo había supuesto un antes y un después, las sombras de la duda volvían a acecharla. Dudas de sus sentimientos hacia él. El noruego siempre lo había demostrado todo y Valeria, por mucho que lo intentase… se quedaba a medias tintas, renegándose… ¿cómo demostrárselo? Esa era la pregunta que se hacía continuamente. Ambos se complementaban bien en la cama, sabían lo que decían con tan solo mirarse… pero aún quedaba ese interrogante. Era por ella, lo sabía y de verdad intentaba el modo de hacer todo lo que estuviese en su mano…sin conseguirlo, sin éxito alguno.

En un par de horas, dispuso el equipaje. Con ellos les acompañaría aquella mujer que le ayudaba con las niñas, era de total prioridad llevarla. Sus orbes buscaron las de su marido, pidió expresamente a la mujer que viajase con las niñas en un carruaje diferente. Nada mas entrar el noruego, pudo notar la mirada afilada de su esposa en su persona, tenían que hablar seriamente…en el lecho se olvidaban las palabras.

-No soy una vikinga -fue tajante, directa al tema y no era para menos, eso le causaba cierto nerviosismo. Ella, una refinada señorita de Paris, casada con uno de esos primitivos vikingos pero…era su noruego, lo demás carecía de sentido.-No sé comportarme como vosotros. Ellas… podrán hacerlo, llevar de los dos pero yo… bueno, sé que estás acostumbrado a tu gente, tus costumbres, tus mujeres -sí, estaba inquieta, el demonio por primera vez no sentía que estuviese cómoda con su nuevo hogar…lo hacía por él, por las niñas.






Lilies, violettes:


Mon Chevalier:



Mon protecteur:



Amour interdit:


avatar
Valeria Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 231
Puntos : 267
Reputación : 83
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Höor Cannif el Mar Mayo 23, 2017 1:25 pm

Mi esposa me hizo llegar al infierno aquella noche en la que lo significó todo y nada para nosotros.
Algo parecía tensarla, como si una parte de ella estuviera ausente. Acepto el viaje, pero por su rostro y la preocupación que reflejaba me sentenció a muerte.
Sus dedos se desrizaron por mi pelo negro, peinandolo como de costumbre hasta que desnudo quede dormido sobre su vientre.
Nada se asemejaba al olor de su piel ,nada era tan fuerte como aquello que nos unió hace ya bastante tiempo atrás y que como fruto nos había dado dos hijas que se asemejaban en fuerza y coraje a ese ser que meditaba cosas en silencio por no despertarme.

Valeria parecía dudar tras haber tenido a las niñas, como si la inseguridad la devorara por dentro y a veces eso me hacia sentir que su decisión al elegirme a mi no había sido la correcta y que aun seguía atada a ese otro hombre al que al parecer añoraba.
Puede que no fuera verdad lo que a mi me torturaba, pero en nuestra relación por desgracia siempre hubo demasiados fantasmas.
Nada de lo que yo había hecho parecía ser suficiente para ella, y yo ya no sabia como demostrarle que siempre, desde que sus esmeraldas se cruzaron conmigo en su residencia fue ella.
No toqué jamas otra mujer desde que su veneno empezó a correr por mi piel, yo había quedado preso de su hechizo y luche, luche como nunca antes lo había hecho por una mujer.

Cuando abrí los ojos el equipaje estaba dispuesto, las niñas perfectamente arregladas por la doncella y listas para emprender viaje con el ama de cría.
Mi esposa meditaba la situación mirando por el ventanal como subían al carro todo aquello que nos teníamos que llevar.
Ladeé la sonrisa acercándome por detrás, mi mano se perdió en sus caderas y con suavidad los bordeé para abrazar su cintura apoyando mi mentón en el hombro para contemplar aquella escena.
-¿que te llevas en esas maletas? ¿un hombre descuartizado? -pregunté con un deje divertido en mi voz.

Yo apenas viajaba con nada, algo típico en los nórdicos, ella parecía que necesitaba un vestido para cada instante del día, algo normal en las mujeres parisinas.
Entonces llegó la frase que al parecer llevaba esos días torturándola. Mis labios se perdieron en su cuello, besándolo con suavidad, tratando de infundirles unos ánimos que parecía necesitar.
-No, no eres una vikinga, eres mi demonio. Yo tampoco soy el típico hombre de París que te hubiera dado una vida bien distinta, posiblemente mas acorde a lo que querías.
Conmigo no hay paz, te llevo a un mundo de guerra.
Me enamoré de ti por lo que eres, como eres y créeme, me siento bien en el infierno contigo.
Puede que mis tierras no te gusten, admito que no es que yo me sienta en París completamente en mi lugar, pero es donde tu estas y ahí esta mi lugar.
Se que te adaptaras, ademas ya conoces mis costumbres y son las mismas, aquí que allí.
Lo único que si que me dejaras irme a beber con los amigos ¿no? -bromeé entre risas.



me:
Dungeons & Valeria:
alt eller ingenting:
Min ånd, min galskap:
Obligasjonen av blod:
gracias Lakme:
http://i.imgur.com/MVT7kfu.jpg
mi demonio:
Spoiler:


los polvos Cannif:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 365
Puntos : 407
Reputación : 97
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Valeria Cannif el Miér Mayo 24, 2017 10:40 am

La sensación plena de dormir a su lado, enterrar mis dedos en su cabello rebelde, acompasar las respiraciones al mismo son. Llevaba tiempo, desde lo del hechicero, pensando en que hasta este momento, le he fallado en lo más importante. Él me importaba, más de lo que él creía y se imaginaba pero seguía siendo incapaz de ser transparente ante sus ojos. Lo más cerca que estuve de serlo fue el día de la boda y el momento en el que creí de verdad moriría entre sus brazos. Le confesé mi más profundo sentimiento hacia él. lo amaba, mi vida no tendría ningún sentido si él no se encontraba en ella pero seguía tras mi coraza sin entender porqué me seguía escondiendo de él.

Me hacía sonreír con sus gestos inesperados, una simple mirada, un acercamiento que me hacía arder cada parte de mi cuerpo, su voz , susurrándome y perderme en una risa de lo más divertida. Y no podía fingir, inquieta y en silencio. Mi respiración se entrecortó al oír su voz, verle contento me gustaba, como si nada ni nada ni nadie pudiese romper eso tan especial que teníamos y compartimos. Reí por su osadía, un cadáver descuartizado, decía cuando no podía estar tan mal desencaminado. La ropa y demás pesaba lo que un cadáver o más.

-¿Una vida acorde a lo que quería? Nunca te he recriminado tal cosa y lo sabes,  me cansa lo que conozco y me atrae lo diferente. Tú lo eres. No eres como nadie que he conocido nunca. Conmigo tampoco hay paz… sí un infierno en el que te encanta estar y a mí contigo pero… -las palabras se me acumularon en la garganta, incapaces de decir más. Siempre fui sincera pero mostrarme vulnerable aunque sea él me cuesta. Tomo aire, lo expulso despacio y pienso todo lo rápido que soy capaz -Tengo la sensación de que piensas que sigo enamorada de alguien que no eres tú. Solo me he enamorado una vez Hoör y has sido tú -mis palabras quizás no fueron las mas acertadas pero ¿qué podía decir en ese momento? Siempre creyó que mi mano derecha era el que  pasaba por mi cabeza y se equivocaba.

Él, no era un capricho más. Para mí, él lo era todo. No me casé por capricho y egoísmo, me casé por amor, un amor que me lleva por la obsesión, la pasión y la inquietud. Temo perderlo, no ser suficiente para él. Yo, Valeria Cavey…ahora llevaba su apellido y aún así tenía la sensación de que él, creía que no lo amaba más que incluso a mi persona. fingí una sonrisa porque no pudo sonreír de verdad, tenía miedo, estaba aterrada. Al volver a su tierra, lo esperarían, no sabía quién o el qué…mi inquietud era esa ¿y si lo perdía?

-Sé que soy celosa, egoísta pero no voy a prohibirte que salgas con tus amigos y conocidos. Cuando regreses, te estaré esperando, en la cama, desnuda con ganas de ti…como siempre-no podía evitarlo, era instantáneo. Lo deseaba y mis esmeraldas se lo mostraron. En ese momento de tensión, lo miré de forma intensa, recorriéndole de arriba abajo. Me volvía loca cada parte de su cuerpo, me refugié en su mirada y…¡demonios! quería volver a ser suya, conocer todos los placeres de su mano, en cualquier instante, siempre con él.

- ¿Sabes? nunca… -me deslicé por el asiento del carruaje, aproximándome a su cuerpo. Busqué su mano para entrelazar mis dedos con los suyos y no perdí tiempo. El traqueteo de las piedras en el camino, nos hacía botar ligeramente y eso causó en mí una risa de lo más divertida, provocadora… él sabía en lo que estaba pensando -Nunca lo he hecho en un carruaje -me acomodé entre sus piernas, mirándole intensamente, apoyando mi frente sobre la suya y acariciar sus labios en una caricia, un roce prometedor seguido de mi lengua de pecado -Mi noruego -enredé los dedos en su cabello, tirando de los pelos de su nuca… lamiendo su cuello y dejar un mordisco que nos supo a poco -Hoör






Lilies, violettes:


Mon Chevalier:



Mon protecteur:



Amour interdit:


avatar
Valeria Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 231
Puntos : 267
Reputación : 83
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Höor Cannif el Miér Mayo 24, 2017 3:16 pm

Ladeé la sonrisa escuchando a mi mujer asegurar que mis preocupaciones para con ella eran infundadas, que lejos de añorar una vida como la que otro hombre de París le hubiera dado, le gustaba mi desastrosa y barbara forma de vivir, aunque se quejaba cuando volvía manchado de barro, o no comía como todo un caballero, incluso por la forma en la que anudaba mi corbata cuando me vestía con traje para algún evento.

Mas fueron sus siguientes palabras las que me forzaron a guardar silencio, la sonrisa se me borró de la cara, aquel nombre volvía a tomar fuerza entre ambos y admito que no tenia ningún sentimiento positivo para con ese que fue su mano derecha y que por mucho me dijera seguía siendo importante para ella.
Era un fantasma que nunca desaparecía de nuestras cabezas, nos sobrevolaba de forma constate y a mi me irritaba eso de sobremanera.
-No es que crea que sigues enamorada de él, te creo cuando dices que me amas, se que es así.
El problema es que siento que entre tu y él hubo mucho fuego y me guste o no, veo aun ascuas arder.
No dudaste en aprovechar mi viaje al extranjero para correr de nuevo a sus brazos, despedirte y besaros pese a que para ese entonces yo ya era alguien importante.
¿entiendes?
Que no os hayáis vuelto a ver no implica que eso que entre vosotros existe se haya evaporado...pero por otra parte la idea de que os encontréis y descubrir si aun veo fuego en tus ojos al enfrentarlo...

Rugí rabioso, porque de un modo  u otro yo era el perdedor de esto, si lo veía porque podía surgir fuego de los rescoldos, si no porque nunca sabría si de verdad era yo y no ese hombre que quizás le hubiera podido dar una vida mas acorde a lo que quería.
Luego me cabreaba pensar así, porque habíamos tenido dos preciosas hijas de esta unión y luchado mucho por llegar aquí..pero...era complicado lidiar con mis enfermizos celos.

Pronto nos vimos en el coche, las niñas iban en el de atrás con la ama de cría. Mi esposa y yo como de costumbre bromeábamos sobre el tamaño de sus pechos ahora que nuestras hijas mamaban de ellos.
Sus dedos se engarzaron a los miso, el traqueteo del viaje empezaba a calentar nuestros cuerpos que se buscaron implacables.
Ladeé la sonrisa cuando dijo que nunca lo había hecho en un carro, a decir verdad yo tampoco.
Provocadora como el demonio que era me tentaba con palabras, actos lujuriosos que no tarde en aceptar de buen grado.
Tiré de su cintura para subirla a mi regazo, mi boca acarició la ajena sin llegar a tomarla, haciéndola necesitarme mas de lo que ella podía creer.
Mi liento se fundía rabioso en su boca, labios entreabiertos que lo recibían y esas miradas oscurecidas que no necesitaban palabras.

No podía mas, el demonio me llamaba y su baile de caderas era provocador como el de una culebra. Me relamí sintiendo como su boca me acariciaba, tentadora cual serpiente anhelaba mi lengua que pronto se postró ante ella.
Jadeé volteándola con violencia, no podíamos perder tiempo, pues pronto llegaríamos a puerto, peor necesitaba embriagarme en su piel y alcé la falda con violencia inusitada, haciéndola golpear contra el mismo asiento que hasta hace nada nos respaldaba.
La oí jadear al sentir como sus nalgas quedaban al descubierto, ofrecida, su pecho contra la almohada del sillón y mi mano sujetando con fuerza su cuello para que no osara tan siquiera a moverse y dejarme sin mi premio.

Gruí completamente fuera e mi sacando mi hombría por encima del pantalón.
Desenfundada la rocé con su sexo una y otra vez, estimuladora para que su cavidad se mojara por completo, era mía e iba a dejárselo muy claro en este viaje a mi hogar.
La metí de golpe sus paredes se desquebrajaron acomodando a mi masculinidad entre su incinerante candor.
Embestidas que se sucedían sin aflojar ni por un instante aquel rudo agarre que no la dejaba ni moverse.
-Eres mía -rugí adentrándome tan fuerte que de su boca escapó un quejido.



me:
Dungeons & Valeria:
alt eller ingenting:
Min ånd, min galskap:
Obligasjonen av blod:
gracias Lakme:
http://i.imgur.com/MVT7kfu.jpg
mi demonio:
Spoiler:


los polvos Cannif:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 365
Puntos : 407
Reputación : 97
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Valeria Cannif el Jue Mayo 25, 2017 2:12 pm

No podía mentirme, lo leía en sus orbes castañas. Celos, rencor, rabia, impotencia, dolor y tristeza. Lo conocía mejor que incluso a sí mismo, lo amaba más que a mi propia vida pero no era suficiente. Se equivocaba con creces, erróneo pensamiento… yo nunca amé a nadie antes de él. Fue un capricho, uno de mis mil y un caprichos. No podía conseguirle y lo obtuve de la única forma que pude ser capaz…obligado. Nunca fue mío, sí por derecho en mi apellido. Solo quería liberarle, yo ya de por sí estaba presa. Le veía como la persona más allegada, como mi familia y ahora, le veía del mismo modo.

Ambos rugimos rabiosos, callé demasiadas cosas y no era el momento de echar en cara nada. Solo quería vivir mi vida, no refugiarnos en el pasado…si no, seríamos incapaces de seguir adelante. Siseé para que no se le ocurriese mencionar una palabra más, no necesitaba eso ahora si no a él. No era tan difícil de comprender, siempre salía el mismo fantasma y él era quien lo sacaba a relucir, alegando ese “teneis algo pendiente”. No pensaba en otra cosa que en el hecho de volver a sentirme suya, perderme en la locura de hacerlo en aquel lugar.

Me encantaba verle así, fuera de sí, provocado por mis insinuaciones y desesperado por tan solo tocarme. Abrí las piernas, esperando mi tortura entre susurros con su nombre como bandera. La rabia la hacíamos escapar haciendo el amor como salvajes, buscando al otro, darle una lección de a quién pertenecía. Celosos, embriagados de deseo y placer, sentí como no se detenía en sus embestidas. Sus caderas chocaban contra mi trasero, y pedía más… hundiendo mis uñas en el tapizado del asiento. Lo arañé, mordí con fuerza para no gritar y creyesen que me ocurría algo. Maldito noruego, me hacía perderme… entre sus brazos, sin pensar en otra cosa que buscar su boca, hacerle promesas con mis besos mientras mis manos…le proporcionaba esas caricias que mis labios no se atrevían en pronunciar con palabras.

Me volví loca por él y seguía volviéndome loca cada vez que perdíamos el control. Solo nosotros podíamos calmar al otro de esa forma. Me incliné más hacia el asiento, impulsando mis caderas hacia atrás para que saliese de mí, esperé su gruñido y esa mirada oscura de deseo encontrándose con mis esmeraldas, volví a desafiarle. No lo pensé demasiado, me giré con la misma brusquedad con el que él me había estampado contra el sillón, ahora…él sería a quien arañase y mordiese, tenía hambre de él, sed de su boca.

-Shhhh -le empujé a que se sentase en el asiento de enfrente, no tardé en sentarme sobre su miembro, entrar de golpe y mostrarle una imagen de lo más sensual y provocadora. Mis mejillas se tiñeron de rosado a juego con mis labios rojos como la sangre, mis pechos fuera del corsé, se movían inquietos en busca del manjar de su boca y mis caderas, no le dieron tregua. Como un demonio que era, me moví tan deprisa como mi boca buscó la suya, fundiéndonos en un beso más que necesitado. Había mucho sentimiento, al menos por mi parte. Beso desesperado, deseoso y sí, con rabia.

Fundimos nuestras lenguas, bailaban dentro y fuera de nuestras bocas, uniéndose a un placer extremo y único. Mis labios se perdieron en su cuello, castigándolo con pequeños mordiscos que dejarían marca. Me las ingenié para hacerle una V, no me salió tan bien por culpa de mis movimientos desesperados, podía notar como entraba de golpe y salía, un placer que me llevó a arquear la espalda, echando hacia atrás la cabeza. Amaba que me observase disfrutar de él, me excitaba demasiado…y más saber que al relamerme los labios, él se desesperaría aún más.








Lilies, violettes:


Mon Chevalier:



Mon protecteur:



Amour interdit:


avatar
Valeria Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 231
Puntos : 267
Reputación : 83
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Höor Cannif el Jue Mayo 25, 2017 3:26 pm

Rabia, rencor, demasiadas cosas que echarle en cara y aun así callaba porque ella siempre se abandero como el demonio que en mi infierno habitaba, cierto era, ella era ese ser que me arrastraba a la locura, ese que me torturaba noche y día pues los celos me recorrían el cuerpo convirtiéndome en un demente que la tomaba de un modo salvaje para que entendiera con cada brusca embestida que era mía y de mas nadie.

Rugí impactando mis caderas contra sus nalgas, esta me recibía completamente ofrecida, podía ver en sus ojos la desesperación de este acto ,ambos hablábamos mejor cando yunque y martillo chocaban con brío.
Gruñí marcando su espalda con mis dientes, quería que entendiese que aunque no se lo dijera ella y solo ella era dueña de mis miedos, señora de mis fantasmas y servidora de mi deseo.

Cuerpos perlados en sudor, mi mano en su cuello ,apretando tanto que por momentos le faltó el resuello.
Su mano hacia atrás, acariciaba mis huevos que duros se alzaban quedando tensos por lo cerca que estaba de alcanzar el orgasmo.

Su aliento ardiente se perdía sobre el cojín, quería mandar, dominarme ahora a mi y no le costo empujarme contra el asiento para como una pantera dejarse caer sobre mi, su laberinto se abrió dejándose caer de golpe contra mi alzada hacha que buscaba rabiosa el camino a casa.

El caos reinaba en esos demenciales movimientos, caderas que bailaban al son de los tambores de la batalla, hacia tiempo que habíamos bajado los escudos, espada en mano luchábamos a melé enredándonos en el cuerpo del otro dispuestos a soltar todo el veneno que nos corroía por dentro.

Mi boca apresó sus senos, erguidos la desafiaban para ser mordidos, dientes que sentenciaban su piel ardiente, deseando convertirla en fuego bajo el incinerante contacto de las brasas.
Gruñí lamiendo sus pezones, mi aliento cálido los golpeaba endureciéndolos mas si es que eso era posible.

Mis manos en sus caderas, ritmo que quebrantaba las leyes del orden, pues ahora mismo, nos buscábamos como herejes dispuestos a pecar una y otra vez, a traicionar a sus dioses por alcanzar la manzana prohibida que en el paraíso de esta danza quedaba prendida del árbol.
Gruñí jadeante contra su boca, lenguas que dentro y fuera serpentearon rabiosas, ahí estaba convenciéndose de que el paraíso comparado con el averno era para los niños y mordí la manzana dejando que mi hombría se sacudiera en el interior de Eva, condenandola a una vida errante.

Mi simiente la lleno por completo, podía sentir como salia apresurado de mi hombría que se sacudía dotándola de las ultimas embestidas.
Se desmoronó contra mis brazos, lamí sus labios lentamente, frente contra frente dejándonos llevar por aquella sensación de paz antes de la tempestad.
-Ufffff -resoplé en su boca -creo que hemos acabado justo a tiempo -musité con la respiración errática al darme cuenta de que el carro se detenía esperando que bajáramos pues habíamos llegado a puerto.



me:
Dungeons & Valeria:
alt eller ingenting:
Min ånd, min galskap:
Obligasjonen av blod:
gracias Lakme:
http://i.imgur.com/MVT7kfu.jpg
mi demonio:
Spoiler:


los polvos Cannif:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 365
Puntos : 407
Reputación : 97
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Valeria Cannif Ayer a las 10:23 am

El infierno, volvía a acogernos. Verle a mi merced era mi gran recompensa, mirarme con sus orbes plagadas de deseo, robándome cada beso en los que me perdía, cada caricia en la que calcinaba mi piel. Desesperados, volvimos a perdernos en el otro como si fuese la última vez. Siempre era así, nos lo dábamos todo perdiendo la noción del tiempo y en dónde nos encontrábamos. Cumplir promesas no era mi fuerte pero con él las cumplí todas. Le prometí que lo amaría y eso hacía, lo amaba y deseaba a partes iguales. Nadie podía entender lo nuestro, dos demonios tan diferentes pero iguales. Él era mi demonio, mi noruego, mi esposo , mi amor, el padre de mis hijas, quien me lo había dado todo y él aún no se percataba de lo inmensamente feliz que me hacía.

Como siempre, nos incendiamos, caidos fulminados por un orgasmo intenso….llegando al clímax al mismo tiempo . Me volvía loca peinarle con los dedos a la vez que mis orbes esmeraldas se fundían con las suyas. Era el momento más perfecto, mi debilidad…en el que nos lo decíamos todo con palabras. El mejor hogar que me podía dar y regalar eran sus brazos en los que me refugié tras el acto. Mis labios dibujaron su cuello, con besos lentos y sentidos… dibujando un camino de carmín rojo hasta dejar un mordisco en su omóplato. Reí contra su piel, siseando para que no dijese nada.

Mis dedos seguían enredados en su pelo, rebelde y despeinado, indomable. Reí contra su boca, totalmente perdida en sus ojos. Me tenía cautivada, me hacía ser vulnerable y no me importaba porque solo él me miraba. Mi sonrisa, una que le dediqué en silencio… fue seguida de su nombre. El carruaje se detuvo pero siseé para que no se moviese, quería un minuto más saborear ese momento de complicidad, único, grabarlo en mi mente a fuego como él ya lo estaba en mi piel. Tatuado no solo su nombre pues cada rincón de mi piel era suyo, mi alma y mi cuerpo.

-Recuerda que en este momento, aquí y ahora. -cerré los ojos, me costaba mostrarme así pero lo necesitaba, quería dejarle claro mis verdaderos sentimientos en lo único que pensaba ahora mismo -Recuerda que te quiero, siempre te he querido, Hoör. Mi hogar está en tus brazos. Y mi infierno…será tuyo para siempre, solo te pido algo… -agaché la mirada un instante, nunca le había pedido nada… yo, Valeria Cavey tan segura de mí misma….ahora me conformaba con una simple promesa -No te olvides de mí, nunca ¿me lo prometes? Y aún así, si lo hicieras…iría a buscarte donde estuvieras , sabría dónde al igual que tú - sostuve su rostro entre mis manos, las yemas de los dedos dibujaron cada parte de su rostro, mi índice fue el pincel y su cara el lienzo.

-Tenemos que embarcar. Es nuestro primero viaje y no podemos hacer esperar… ¿las oyes? Lloran con ese ímpetu porque saben donde van. Y yo…voy contigo .-enredé mis dedos con los suyos y sonreí ampliamente, era feliz en ese instante…mis inseguridades se habían quedado en Paris… quien sabía si al final le gustaba más el norte.

Salí entre risas del carruaje, colocándome la ropa como buenamente pude, todos nos miraban incapaces de entender que habíamos vuelto a montar la escandalera de siempre. No había lugar donde no lo proclamásemos nuestro. Carraspeé y mi gesto cambió a uno más serio, más a esa Valeria a la que todos temían y obedecían.

-¿Es que aún no habeis subido al barco? ¡vamos, maldita sea! -la mujer con las pequeñas, criados… corrieron prestos a subir nuestras pertenencias. Dediqué una divertida mirada a mi marido… el viaje acababa de dar comienzo.






Lilies, violettes:


Mon Chevalier:



Mon protecteur:



Amour interdit:


avatar
Valeria Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 231
Puntos : 267
Reputación : 83
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Höor Cannif Ayer a las 12:03 pm

Enarqué una ceja al escucharla hablar, sus dedos peinaban mi pelo, así, unidos se sentía uno en el cielo tras rozar el infierno.
Nunca creí en la religión que procesaba mi esposa, mas entre sus piernas juro que las llamas quemaban y la tentación me obligaba a morder al manzana.
Escuché sus palabras, incrédulo la escuche ¿olvidarla?
-¿y como puedo hacer para que eso suceda? -la miré fijamente hundiendo mis pardos en ella -te quiero, lo llevo haciendo desde que tus esmeraldas me condenaron en tu patio de armas.
No puedo jurar que sera eterno porque el Valhalla me llama en muchas ocasiones y cuando Odin mande mi Valkiria tendré que unirme a la gran cena, pero algo si puedo prometerte, que allá donde vaya te esperaré, nunca existirá otra mujer.

Ladeé la sonrisa cuando me aseguró que nuestras hijas lloraban porque el norte era su destino, su hogar mejor dicho pues le gustara o no a mi mujer, mi sangre corría por las venas de las pequeñas y aunque estaba seguro que ella las adoctrinaría en la fe cristiana, cuando oyeran un trueno sabrían que Thor estaba en guerra.
Atraje a mi mujer por la cintura, mis labios contra su cuello y mis dientes marcándolo por completo.
-Te gustará le norte, te gustara conocer un mundo nuevo, distinto lleno de bárbaros -bromeé guiñándole un ojo y azotando su trasero antes de apretar sus nalgas.

Bajamos del carro, mi demonio con falda movió sus rojos labios para dar ordenes a las empleadas.
Raudos movieron nuestro equipaje para embarcar cuanto antes y mi sonrisa se encontró con la de mi esposa, era incorregible.
Uno de los muchachos se apresuro a tomar mi maleta.
Le detuve la mano y golpeé con suavidad su hombro.
-Yo puedo, no soy manco -le dije con una sonrisa -ayuda con las de mi esposa, parece que se ha traído todos los juguetes sexuales que utilizamos en nuestros encuentros.

El mozo se puso rojo, no sabia donde meterse, yo me reía sin parar y mi mujer y sus ojos me fulminaban dándome un golpe en el pecho.
No lograba parar de reír, la verdad es que esa mañana me había levantado de muy buen humor, casi podía oler el aroma del norte y sabia que en unos días volvería a escuchar los cuernos de los miso sonar.

El viaje comenzó como era de esperar, el mar en calma nos acunaba regalando algo de paz a mi esposa pues las niñas parecían hechas a la mar.
Todos los norteños estábamos hechos a la mar, así que esa era la confirmación de que ellas eran tan vikingas como yo.
La noche precedió al día,  así sucesivamente hasta que la tercera noche cambio absolutamente todo y marco un destino que no esperábamos ninguno de nosotros.
La tempestad arreció salvaje sobre nosotros, Thor rugía con violencia porque la guerra parecía entrar en nuestras vidas. Truenos, relámpagos y centellas que sacudían el barco con violencia
Mi mujer junto a las niñas en su camarote, podía leer el pánico en sus esmeraldas y tenia motivos para eso, pues era posible que el barco volcara.
-Voy a ayudar a los de arriba, les harán falta el mayor numero de manos posible.



me:
Dungeons & Valeria:
alt eller ingenting:
Min ånd, min galskap:
Obligasjonen av blod:
gracias Lakme:
http://i.imgur.com/MVT7kfu.jpg
mi demonio:
Spoiler:


los polvos Cannif:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 365
Puntos : 407
Reputación : 97
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El acero y el fuego. (privado)(+18)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.