Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Ma vie, ma vôtre [Privado]
Hoy a las 12:28 pm por Valeria Cannif

» Vann stein (privado)
Hoy a las 11:56 am por Lund

» Ce qui nous unit||Lora +18
Hoy a las 11:50 am por Lora Bellamy

» Entre arbustos y plantas (Libre)
Hoy a las 11:34 am por Frank Lowell

» A new song [privado]
Hoy a las 11:10 am por Niels Cannif-Cavey

» Bloody crazy {privado} +18
Hoy a las 10:14 am por Ksenia Vasil

» Registro de Avatar [OBLIGATORIO]
Hoy a las 10:08 am por Lance Galahad

» Encuentro en el centro (Libre)
Hoy a las 9:59 am por Yendra Isley

» Entre espadas y doncellas (privado)
Hoy a las 9:44 am por Höor Cannif



“Quand la verité n’est pas libre, la liberté n’est pas vraie.” * Private

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

“Quand la verité n’est pas libre, la liberté n’est pas vraie.” * Private

Mensaje por Adda el Dom Mayo 21, 2017 2:23 am



Cuando la verdad no es libre, la libertad no es verdadera.
Jacques Prévert


Invitacion escribió:

INVITACIÓN
He tomado consciencia, acerca de lo peligroso que una duquesa tan joven, hermosa y perspicaz se encuentre a sus anchas, en plena libertad.
no niego que la idea es fascinante, me gustaría que todas pudieran disfrutar lo que usted hace, lastimosamente puedo decir que cuando los rumores comienzan, es momento de actuar, y me han llegado algunos varios, de que frecuenta las calles de parís, sin escoltas, ni damas que la auxilien en caso de accidente, que no comparte con los suyos cuando debe, que tiene amigos... y no precisamente esos buenos. me preocupa, quiero que conozca gente, quiero que la respeten.

Mi señora, yo si la admiro mucho como para permitir que su nombre este en boca de la corte.

Hoy, vendrá a cenar… y no está permitido negarse, no a la familia real.
Mis cordiales saludos.

Sin remitente, con el sello real venia ante mi hogar la orden de la casa francesa… ¿era acaso una treta? ¿Qué se podía esperar de aquel mensaje? ¿Porque me imaginaba lo peor? como un cambio de ducado o peor, un casamiento forzado…

y yo, prefería morir… morir mil veces antes de caer en la cama de otro como él… - no – hable mas conmigo que con alguien, y gracias a mi soledad, de aquel no nadie podría preguntarme. – sentía temor…

Mi suerte estaba echada, pero yo ganaría esta vez, si, debía ser inteligente. Cuando las cosas se piensan adquieres una vista bastante externa de lo que sucede a tu alrededor, y eso me pasa constantemente, es lo que tengo yo, la vida no me dio un don para no utilizarlo, sino para explotarlo… - Giselle…- la llamo y ella viene, con la noticia entre sus labios de que una invitación se viene – claro que viene, la tengo entre mis manos. – el tono en mi voz no ayuda, ella observa preocupada del porque su ama habla con esa tristeza… y Adda solo puede abocarse a sus ideas no preocupándose de las ideas de su mucama quien me ayuda a vestir esta vez, el vestido es lo de menos, pero parece que han usado el más certero, encajes rojos, ajustado… el cabello tomado, Iba a la casa real, no me podía negar, debía estar, atenta… concentrada.


Casa Royal
--------------------------------------------




Damas y caballeros, se apresuraban a entrar…  sostuve el pliegue de mi vestido al bajar cuando mis ojos me enseñaban mi libertad – Mi señora...! es el duque, el duque de Francia… -  susurraba Giselle tan emocionada por su ligera obsesión con el hombre al cual siempre me cruzaba, y nunca hablaba, no… no me dejaban… tan distraída la mujer que me acompaña, que olvidaba sostenerme en el último escalón, resbalando cuando un anciano y aquel que prefería evitar, detenía mi caída asegurada sino fuese por él “salvador”Merci… -mal mirando de reojo a mi acompañante que notaba tanto su error,  el silencio reino… con excepción de las notas melodiosas en el salón… fluyen, entre la multitud y tal vez siento un poco la incomodidad del hombre sosteniendo mi mano, es un poco tieso, un poco feo, un poco viejo...– ¿Se dirige al baile?- ¿Cómo te liberas de un indeseable sin ser maleducada? La respuesta es que no puedes, y abducir a mi edad en aquellos versos justificables de, “Es joven aún puede equivocarse”, es imposible.

La fiesta comenzaba, el anciano seguía mis pasos y yo solo necesitaba escapar de el, mi libertad fue cuando tome el brazo ajeno y enrojecidas mis mejillas me traicionaban a una vista – disculpe… mi señor… ¿Cierto que acepto salir por un poco de aire? – y el anciano esperaba respuesta, tan insistentes hombres, que no saben que a una edad avanzada ya ninguna dama decente puede verlos con mas que garbo y desprecio?

Mis ojos suplicantes, no me reconocía  a estas alturas, pero debía darle crédito si por alguna casualidad, el duque elegía burlarse en un futuro no muy lejano de mi salvada, si es que lograba entender el mensaje, si es que deseaba cooperar.


Última edición por Adda el Lun Oct 09, 2017 3:44 pm, editado 1 vez



avatar
Adda
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 48
Puntos : 23
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 06/05/2017
Localización : en tu mente...

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “Quand la verité n’est pas libre, la liberté n’est pas vraie.” * Private

Mensaje por Benneth Mozes-Kor el Vie Jul 21, 2017 6:12 pm

A pesar del mal clima en la zona norte y algunas ventiscas, se podía apreciar el panorama a través de la ventanilla del carruaje. El paisaje que se mostraba era frío pero que su vez de una belleza incomparable. Con una de mis manos, hice a un lado la cortinilla que se interponía en ocasiones, para que pudiese observar la ciudad con detenimiento: Algunos de los monumentos y construcciones que recordaba, seguían en pie de guerra, pero tampoco era algo que me hiciese sentir nostalgia y que por tal motivo me encuentrase en este estado de impaciencia. Tal vez fuesen los malditos nervios. Por muy difícil que pareciese, los tenía a flor de piel, mismos que me mantenían inquieto revolviéndome sobre el cómodo asiento. No todos los días se tenía una oportunidad como ésta, donde miembros de la realeza y la alta sociedad, se daban cita para tan magno evento. Si bien yo no iba en plan de placer sino de "negocios" me resultaba gratificante. Habría muchos cuellos disponibles qué morder.

Las callejuelas por donde íbamos pasando no hacían justicia alguna a la gran ciudad en donde me encontraba, parecía que el sujeto que controlaba el carruaje, estaba empecinado en mostrarme – de una manera sutil – la pobreza reinante en ésta parte de la ciudad exceptuando claro está, el Palacio de los reyes. Actualmente el mundo atravesaba por malos momentos,  siempre y en cualquier sitio, los tiempos no eran los mejores para alguien que tenía que arreglárselas para sobrevivir.

Levanté una de mis cejas mientras negaba con la cabeza. Una sonrisa se curvó sobre mis labios. No sabía que motivado el que yo estuviese pensando en tales circunstancias. Era casi ilógico para mí, meditar sobre aquello. Sentía que la podredumbre del lugar, había logrado envolverme en su cobijo, obligándome a escuchar sus lamentos. No todos obtenían los que querían, y desgraciadamente, me tenía que contar en aquella lista de inconformes a recientes fechas.

Sacudí la cabeza para regresar a mis propios intereses, mientras dejaba que mis ojos, se perdiesen en la oscuridad de la noche, que se iba haciendo cada vez más presente.  La oscuridad nunca ha sido un impedimento, sino más bien una aliada. Entre menos farolas hubiera en las calles más se podían apreciar los grandes ventanales  y las luces que vestían al Palacio, mismo que estaba esperando mi llegada y la de muchas personalidades más. Sabía de unos cuantos que estarían de invitados. No era mi primera vez en un evento como éste.  

Podía decir decir, sin el afán de parecer pretencioso y ególatra - o quizás si - que estaba completamente acostumbrado a ésta clase de acontecimientos, sin embargo, siempre había un "pero" y es  que no me agradaban en demasía las multitudes ni la convivencia en recintos abarrotados ¿Por qué había aceptado venir a un lugar tan concurrido? -sabía la respuesta, era el duque- Aunque lo seguía meditando, porque mi alimento podría obtenerlo en otro sitio. Lo único que tenía claro, era que había tomado mis precauciones por si en el camino me encontrase con algunos enemigos. Yo siempre estaba preparado para lo peor.

Estiré mis piernas, dejándome acomodar un poco más desgarbado dentro del carruaje, mientras observaba como el panorama de las calles, había cambiado. Ya no se percibía todo aquél irremediable golpeteo dentro del carruaje, a causa de los desagradables baches por el camino. Ahora era parejo y transitable.

Meditaba unos minutos más "en el hacer y qué no hacer" durante la velada, hasta que finalmente el carruaje se detuvo finalmente. Estiré los brazos, y me acomodé el abrigo por tercera vez. Por último, el corbatín de mi traje,  para disponerme a bajar al momento en que uno de los criados abriría la puerta para ayudarme a apearme.

Mis pasos se mostraron firmes, haciendo retumbar el sonido del bastón, sumado al de mis zapatos. Había un gran revuelo en los alrededores pues, varios  invitados ya estaban dentro, mientras que yo intentaba captar la mayor cantidad de detalles posibles, abriéndome paso entre la multitud para llegar - por fin - al radiante y magnífico salón donde se llevaba a cabo aquél magnánimo evento.  

De inmediato fui abordado por un par de señoritas y jóvenes que me ofrecieron de beber, con una pequeña reverencia. Tomé una copa de una de las charolas regalándole una de mis más enigmáticas sonrisas. Era simple costumbre, al igual que el cigarrillo. Fingir después de tantos años era demasiado fácil. Engañar a los humanos, y no humanos, era mi especialidad.

Deleitándome con la suave música, las bellas mujeres, los hombres galantes, y el gusto exquisito por la decoración de los interiores, me apresté a deambular por todos los recovecos del recinto. Estaba arraigado en mi naturaleza ser desconfiado. Los enemigos - como bien mencioné - podían actuar en los momentos menos insospechados, por lo que era necesario, vital, encontrar fuentes de posibles salidas para un escape imprevisto. Si habìa podido vivir siendo un inquisidor, era debido a mi naturaleza desconfianza. Siempre alerta ante todo, como el buen soldado.

Dando un sorbo más, acomodando segundos después mi sombrero, me apresté a ubicarme al lado de una cortinilla, cercana a las escaleras, desde donde se podía apreciar con exactitud, todo el derroche de glamour. El Rey no había escatimado gastos. Sabía el negocio y sabía también que ésta sería una de las fiestas más recordadas en los próximos años por diversos motivos y yo estaba ahí para averiguarlo.

Entonces, de forma inesperada, sentí un delicado brazo, rodear el propio, llamándome por el apellido. Instintivamente, volqué mi mirada sobre la suya, y al ver el grado de insatisfacción en su rostro, supe la clase de artimaña que necesitaba obtener. El honorable y anciano caballero esperaba una respuesta para llevarle al centro del salón, dejándose llevar por el suave vals que la orquesta había comenzado a tocar.

Afiancé su agarre, dejándome envolver por su mentira:

-Por supuesto, le estaba esperando. - El anciano era un humano manipulable, que no tardó en irse, una vez que le fulminé con la mirada. Enseguida, le llevé a tomar aire fresco -Está usted salvada, my lady -le dejé libre, para que pudiese sujetarse de la alabastra que separaba la terraza del jardín.
avatar
Benneth Mozes-Kor
Condenado/Vampiro/Realeza
Condenado/Vampiro/Realeza

Mensajes : 172
Puntos : 122
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 11/09/2012
Localización : El mar

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “Quand la verité n’est pas libre, la liberté n’est pas vraie.” * Private

Mensaje por Adda el Lun Oct 09, 2017 9:36 pm

La generosidad consiste
en dar antes de que se nos pida
y nuestra tradición dice que es tan comprometedor
deber favores como dinero o disculpas.
Probervio Árabe



No podre adivinar la ocurrencia de la vida con esta sátira de situaciones acarreándome a tan solo la respuesta de un conquistador por renombre como lo es el duque, quien por alguna excepcional razón decide ayudarme, chocante, porque siendo capaz de dejarme a la intemperie para una de sus mofas y burlas añadientes al canasto de todas las cosas en las que alguna vez me ha pillado… esta vez salvaba mi dignidad, evitando el bochorno de rechazar a corrompidos viejos seniles y despreciables.

No es fácil callar las preguntas en mi mente, me llevaba del brazo el cual seguía pasivamente con la esperanza de encontrar libertad en algún momento, y es ahí cuando encontraba el dilema de mis actos, sumida en mis pensamientos, yo callé… aquellas gracias que debía salir de mis labios porque ¿en qué momento el señor Mozes-Kor… ha decidido cambiar su vida para salvar la de una damisela en peligro? ¿sabía a ciencia cierta que el noble anciano con sus intenciones podría hacer algo peor que cortejar? Si. Pero también sé gracias a los rumores acerca del duque, que no podía ser mejor…

-dígame. -silencio absoluto - ¿Qué debo darle a cambio? – el silencio solo ha sido interrumpido una vez en las afueras por la puerta que se cerraba tras nosotros – porque si quiere algo, dígalo ya y me ahorra los buenos comentarios, o unas gracias… - una pausa silenciosa mientras ladeaba la mirada procesando lo que diré - no puedo pretender conocerle, pero sé a ciencia cierta que usted no hace nada, sin obtener algo a cambio. ¿Qué quiere? - consideraba ciertamente callar los ruidos en mi razón, pero no había podido hacerlo, aquellos habían tomado el control y posesión de las intenciones, palabras incluso gestos…

Mi yo agresiva, como la vida misma que delibera sus impulsos sin pensarlos como siempre me han juzgado, observando su pose gallarda, como un adonis que no requiere de palabras bonitas para subsistir y esperando su respuesta cruce mis brazos viéndole a los ojos, moviendo el rostro, caminando para callar el silencio mientras hacia adentro los bailes se hacen presentes… el rey no aparece, los nobles se impacientan y la música reclama pasos y efervescencia – quizá no estuvo bien creer que los rumores puedan ser ciertos – interrumpí el silencio con algo de lógica para justificar el arranque previo – pero no me puede decir que un caballero como usted haría algo sin obtener algún beneficio del socorro.
Giselle, aparece en escena, al observar por el ventanal encontrándose con mis orbes quienes con aprobación le pedían que se acercara y ella acercose, entregaba un papel, escrito a mano, clara letra que también le dio al señor Bennet

Se invita a los duques a una recepción privada después de esta velada, se ruega puntualidad, seriedad y discreción.

Las fiestas tienen un después para los nobles deleitándose en gozarlas todo el día para quien se aventure a vivir de ellas, y esta se veía para largo mientras Giselle aguardaba ordenes de enviar el carro de vuelta porque sabía que su ama debía quedarse – puedes retirarte Giselle… - señalo mientras ella se alejaba y yo me aventuraba en tomar su brazo. - Quizá esta atascado conmigo esta noche Benneth… pero no pretenda que se ha librado de mi pregunta… ya que podría ayudarle a escapar antes, aunque por supuesto, aunque sé que usted no necesita mi ayuda… a veces… solo a veces un rumor de una duquesa… amiga- susurro en su oído - o enemiga que puede ayudarlo a mantenerse en pie… o a caer.



avatar
Adda
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 48
Puntos : 23
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 06/05/2017
Localización : en tu mente...

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “Quand la verité n’est pas libre, la liberté n’est pas vraie.” * Private

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.