Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 05/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Cuando la oscuridad te envuelve (privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuando la oscuridad te envuelve (privado)

Mensaje por Seth Kana el Dom Mayo 28, 2017 9:56 am

Había pasado una semana desde que me despedí de la nipona en el hospital, una semana complicada pues el cerco que se cernía sobre nosotros cada vez era mas estrecho.
Aunque Leonidas me avisó de que lo mejor seria que me quedara aquel día en la mansión, tenia la necesidad de ir a verla, era como un instinto de protección que me llamaba con fuerza.
Tras hablarlo con Agarwaen este me permitió marchas siempre y cuando regresara antes del anochecer, sabíamos que Nessanie, Cronos y alguno mas de su ejercito habían sobrevivido a aquel ataque en el puerto.
Por nuestra parte también habíamos sufrido bajas dispares, entre ellas la de Gatto y Zorro que siempre quedarían en nuestro recuerdo, guerreros que lo dieron todo por proteger un futuro para los nuestros.
Si Grecia caía en manso de esa bruja..nuestro destino seria incierto.

A lomos del caballo bayo llegué frente a la mansión de Asura, como siempre la calma reinaba en ella  y en su jardín ese aroma a flores e incienso me recordaba el tiempo que pasé entre los suyos ignorando quien era realmente.
Por mi culpa esa mujer sufrió un daño que casi le cuesta la vida, ese fue el motivo por el que me alejé en el hospital, sabia que aquel que se uniera a mi vida correría mi suerte, un peligro que esa joven no merecía.
Lo sensato permitirle que se casara, tuviera hijos y fuera feliz entre los suyos.
Mi mundo era demasiado oscuro como para meter luz en el. Ella era una vela que fácilmente consumiría con mis alas negras, mejor mantenerla lejos de estas.

La ama de llaves anuncio mi visita, así que no tardé en presentarme en su habitación, contemplando aquellos rasgados ojos que brillaban contemplándome.
-Hola, el “fiero lobo” ha llegado -reí porque ese apodo no era precisamente el impuesto por la dama pero sonaba mejor que “peluche blandito”

Me acerqué a ella, lucia realmente bella con el sol del atardecer acariciando su espalda.
-¿ya has aprendido a ser mi geisha? -pregunté apartando un mechón rebelde de pelo de su rostro antes de depositar un casto beso en su mejilla.
Miso jos bajaron a sus labios antes de continuar hablando ahora para interesarme por su estado.

Conversamos entre risas durante horas, me gustaba estar con ella, de echo, me motivaba como sus mejillas ardían con cada burrada que decía.
La paz pronto se vio manchada cuando mis sentidos lobunos se pusieron alerta, lo reconocería en mil lugares distintos.
-Cronos -rugí alzándome de la silla donde ambos tomábamos te.
Mis ojos ámbar como la miel se hundieron en la puerta, aquella pelea no iba a ser sencilla, no conocía un depredador peor que el que pronto por la puerta aparecería.

Mis colmillos rozaron la lengua, las uñas crecieron, estaba dispuesto a entablar batalla, claro que sin la madre luna acariciando mi piel, mi fuerza estaba mermada a diferencia de la de él.
-Escóndete Asura, y reza a tus dioses porque gané este combate o estas perdida.
Muchos de los mios cayeron a sus manos, era un demonio y su guía era la diosa del averno.


avatar
Seth Kana
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 86
Puntos : 114
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 13/08/2016
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la oscuridad te envuelve (privado)

Mensaje por Nessanië el Vie Jun 09, 2017 10:32 pm

La noche anterior visité al príncipe Agarwaen en sus sueños utilizando la conexión que el hechizo sobre la herida que le había infringido me permitía tener. Alto y orgulloso lo encontré de pie en una habitación, dispuesta a seducirlo. Podía resistirse, alegando que me consideraba demente. Hoy en día se consideraba demencia tomar como mío lo que siempre debió serlo, a él y al resto de Mykonos. Poco me importaba, todos se tragarían sus palabras y llorarían sangre cuando me convirtiese en ama y soberana absoluta de toda Grecia.

Mi mirada había observado con sumo interés esa habitación, buscando alguna pista de que en qué lugar podría encontrarse, no encontré ninguna pero si a él. El príncipe era un hombre y como tal se asemejaba a otros en lo mismo, tenía deseos carnales. Hasta hoy en día nadie se había negado al tener frente a si mismo la oportunidad de yacer conmigo, así que era cuestión de utilizar el arma más antigua del mundo y mostrarme persuasiva. Me acerqué a él mostrándole mi cuerpo desnudo, incitándolo a copular conmigo, susurrándole una y otra vez todo lo que podríamos lograr juntos. Su mente era fuerte y con ella continuaba resistiéndome, pero todo hombre tiene su parte oscura anidando en algún lado, aún los más honorables y virtuosos, aún esos que te retan y se auto engañan pretendiendo que esa parte no existe, al final, siempre lograba que saliera a la superficie, siempre.

La noche dio paso al día y con este mis expectativas crecieron. La localización del príncipe de los cazadores había quedado reducida a una zona específica de la ciudad gracias al hechizo de localización en el cual me asistió Lucio así que salí al alba a emprender la búsqueda. Cronos me acompañó como siempre lo hacía, como rastreador era perfectamente capaz, pero en mi mente aún se repetía la anarquía con la que se dirigió a mi el otro día. La única razón por la que era mi segundo al mando se basaba en la confianza que siempre tuve en él, yo le hice quien era hoy en día, incluso por momentos llegué a considerar que fuese él y no Agarwaen quien reinase al lado mio. Sin mi él no hubiera sido más que carne de buitres y ahora se había atrevido a desafiarme. Mi confianza en él tambaleaba, si otro me hubiera hablado de esa forma hubiera acabado con su cabeza adornando la punta de una lanza. Por primera vez desdé que se convirtió en mi mano derecha me cuestionaba el haberle elegido como tal, ahora mucho dependería de como se comportara.

-¿Qué tan difícil puede ser encontrar a un hombre griego que sobresale por su pinta de cazador?- Exploté, deteniéndome. Usualmente Cronos hubiera tomado forma de oso y yo habría montado sobre él para movilizarnos pero esta vez no le indiqué que lo hiciésemos así. Mi pecho subía y bajaba presa de la ira que me recorría. Un hombre de unos treinta años caminaba cerca y se detuvo a mirarme. -¡Acércate!- Le ordené como hacía al utilizar mi don de dominación y en cuanto lo hizo sonreí al ordenarle que se quedara quieto y que no emitiera ni un solo sonido. -¿Así que te gusta mirar?- Me acerqué a él para apretar sus sienes y destriparle los ojos al presionarlos con fuerza con mis pulgares, la sangre los nubló y el hombre cayó sobre el suelo muerto del dolor y el terror, ni siquiera pudo gritar.

Escuché entonces el sonido de cascos de un caballo y mi mirada siguió a un jinete que cabalgaba a lo lejos y se perdía en la distancia. Aún así reconocí su aura en seguida.-Vamos Cronos, no tenemos tiempo que perder.- Tironeé de mi falda para zafarla de las manos del hombre que sobre el suelo me aferraba y se retorcía. -Ah si, mátalo.- Indiqué con hastío, refiriéndome al susodicho.

Cronos repentinamente se tornó útil, despachó al sujeto con su hacha y luego se dedicó a rastrear al licántropo. Dimos con él unas horas después, en el interior de una casa cuya puerta abrí con el azote de mi magia, esta se estrelló contra la pared mientras ambos irrumpíamos en el lugar. -Vaya, el perro faldero de Agarwaen.- Mi sonrisa se amplió al ver como sus uñas y sus colmillos habían crecido. -¿Te excita verme?- Me carcajeé al notar su deseo de oponer resistencia y a continuación mi expresión se endureció. -Impleatur omnis inferi output.- Repetí las palabras del conjuro invocando el poder de los demonios a mi favor y de inmediato puertas y ventanas quedaron selladas para impedir cualquier intento de fuga. -Nadie sale vivo de aquí hasta que me hayas revelado la localización de tu señor.-



nimiam vel desiderium:


avatar
Nessanië
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 21
Puntos : 15
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 30/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la oscuridad te envuelve (privado)

Mensaje por Cronos el Sáb Jun 10, 2017 10:52 am

Mi señora había perdido la cabeza por un simple mortal que no tenia mayor arte que el de ostentar una corona sobre su maldita cabeza y la de mover las gemelas como si fuera alguien importante.
Él y su séquito de mequetrefes me sacaban de mis casillas, lo único que quería era arrancarles la cabeza, sacarles las tripas y darme un gran festín con sus entrañas mientras Nessanie lo veía.

Ademas desde mi sublevación la noche anterior, esta estaba fría y distante, como si ahora evaluara cada uno de mis movimientos.
Sabia que mis intenciones distaban de cazar a Agarwaen para ser testigo de como ambos se convertían en los reyes de Mykonos, mi intención era aniquilarlo, yo y no otro merecía reinar con ella, pero la bruja estaba ciega.

Lucio nos dio una ubicación, una que por desgracia no nos llevo a ninguna parte mas que a un extenso bosque donde no pasaba nadie, rodeado de aldeas próximas, ese maldito humano podía estar en cualquier parte, ademas su olor se camuflaba a la perfección por la cantidad de pantanos que había cerca.
Nessanie se desesperaba como la niña caprichosa que era y ahora un humano pagaba su desdicha mientras yo miraba la escena como el perro faldero que era.

Acabé destripando a la presa con facilidad, mi hacha arrancó sus extremidades y disfruté con los ríos escarlata que bañaron aquel bosque en nombre de una misión absurda.
Claro que la bruja nunca erraba y ahora sin perder tiempo se apresuró a seguir le rastro de ese “cazador-licantropo” podía ser mas absurda la corte que Agarwaen ostentaba en sus filas.
Mas le hubiera valido a ese tipo unirse a los nuestros, a fin de cuentas era una bestia.

El rastro nos llevo frente a una bonita mansión decorada de un modo un tanto cursi, con flores por todas partes, enarque una ceja mientras recorría unos pasos atrás de Nessanie el jardín y pronto llegamos a la habitación donde la fuerte aura del licantropo resplandecía plagada de felicidad.
Pobre incauto, pobre chica a la que pretendía.
Mi sonrisa ladina se hundió en los ámbar del lobo que pretendía hacerme frente. No dudaba de sus capacidades, pero...quizás tuviera que recordarle que pasó en nuestro ultimo encuentro, creo recordar que bajo el acero de mi hacha cayeron gran cantidad de sus amigos.

Nessanie bloqueó puertas y ventanas, nadie saldría de allí con vida.
-Habla Seth, te daré una muerte rápida y prometo no jugar con la comida después -aseguré hundiendo mis ojos en su acompañante mientras me relamía.
Los iris del lobo rugían, sus afilados colmillos eran la clara muestra de que no se iría sin luchar de este mundo, mas reconozco que si algo admiraba de todos esos tipos era su valor.
De poco les servia, peor..hacia la partida infinitamente mas interesante.
-¿donde se esconde la rata de tu príncipe? Solo lo preguntaré una vez -aseguré girando el mango de mi hacha en la mano.



Spoiler:


avatar
Cronos
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 21
Puntos : 17
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 03/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la oscuridad te envuelve (privado)

Mensaje por Asura Nanami el Dom Jun 18, 2017 10:45 am

Había pasado ya una semana desde que había salido del hospital y aún tendría que esperar una semana más para que estuviera curada del todo, que era cuando tenía que ir de nuevo al hospital y era cuando tenía la siguiente cita. Suspiré mirando por la ventana ya que prácticamente aquella semana había sido tremendamente aburrido, la señora Haruka no me dejaba hacer casi nada y me ayudaba en todo, sobre todo a la hora de bañarme para que no hiciera esfuerzos con el brazo… y lo de entrenar, claramente, no había podido hacerlo por mucho en que le insistí en que no movería el brazo. Para mi suerte menos mal que no había sido herida en el derecho que era el que más utilizaba, sino que había sido en el izquierdo y al menos el brazo “bueno” podía utilizarlo con normalidad. Los rayos del sol todavía estaban en el cielo y aún quedaba algo más de rato hasta que la noche finalmente llegara y la luna reinara sobre el firmamento, cuando la señora Haruka anunció que tenía visita. ¿Visita?

Mi pregunta tomó respuesta cuando tras la puerta Seth entró en mi habitación anunciando, según él, que el fiero lobo había llegado cuando no le había puesto aquel mote, por lo que me reía mientras me levantaba contenta por recibir visita, una que dudaba que fuera a producirse porque no se había pasado en todos aquellos días y ya comenzaba a dudar que lo hiciera. Me acerqué a él dándole un abrazo alegrada realmente por verlo, antes de que preguntara si ya había aprendido a ser una geisha para él a lo que me reí divertida por ello, al separarme apartó un mechón de mí pelo del rostro y dejó un casto e inocente beso en mi mejilla, como de costumbre mis mejilla sonrojadas salieron a relucir, a lo que yo sonreía.



-Creo que aún tengo mucho por aprender, pero si quieres puedo hacer el intento como buenamente pueda –hice una seña al hombro donde tenía la herida y le invité a que se sentara en la mesa que tenía donde la señora Haruka nos trajo algo de té y avisó que partiría para hacer algunas compras ahora que estaba él para ayudarme en cualquier cosa que necesitara- ¿Has pasado a ser un fiero lobo de un peluche blandito? –Reí sin poder evitarlo sirviendo una taza de té y entregándosela- no te olvides de hacer ruido en el último sorbo, sino se considera mala educación –le dije en tono bajo con una sonrisa, pero era algo realmente cierto sobre mi cultura, y me senté enfrente sirviendo otra taza de té para mí- Estoy bien, la señora Haruka no me deja hacer mucho y evidentemente me he olvidado de entrenar todos estos días… así que estoy deseando que pase esta semana que queda para poder volver a hacer vida normal, será una tontería pero acostumbrad a entrenar a diario ahora siento que es como si me faltara algo –me mordí el labio- ¿y tú qué, cómo te ha ido estos días? –Hablamos casi prácticamente de todo haciéndome reír con alguna que otra tontería, sonrojándome por las cosas que decía de vez en cuando y que creía que lo hacía a posta solamente para ver cómo me sonrojaba. Me alegré mucho de su visita y de ver que estaba bien, pero en un momento dado de aquella velada su rostro cambió, se puso serio y tenso y de pronto la puerta principal se abrió de golpe y escuché sus palabras. ¿Esconderme? ¿Perdida por qué? Pero no me dio tiempo a moverme, aunque yo no era de las que huían, y una mujer seguida de un hombre entraron en la habitación a lo que Seth se puso tenso, ella dijo que nadie saldría vivo hasta saber el paradero de alguien y él le preguntó dónde estaba su príncipe. ¿Príncipe? ¿De qué estarían hablando? Claramente la “comida” era yo por sus ojos puestos en mí cuando lo dijo, maldición, como odiaba estar en esos momentos herida porque parecía que se iba a producir una pelea en cualquier momento- Creo que la educación la perdisteis por el camino al presentaros de esta forma en mi casa –tenía unas costumbres donde la educación iba por delante, y ellos parecían que carecían realmente de esta- No sé qué es lo que queréis pero habéis venido al lugar equivocado –me pregunté si el lobo llevaría algún arma encima, aunque justo en el armario había una katana que siempre guardaba por si pasaba algo y no me daba tiempo a ir donde guardaba el resto de las armas.



Me:





avatar
Asura Nanami
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 122
Puntos : 123
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 21/11/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la oscuridad te envuelve (privado)

Mensaje por Seth Kana el Mar Jun 20, 2017 10:16 am

La puerta se abrió, aquellos diablos no respetaban nada, ahí estaba la bestia del su perro fiel y como no la bruja desequilibrada que reinaba en Mykonos.
Sus palabras bastaron para que puertas y ventanas quedaran selladas, de nada sirvieron mis esfuerzos porque la humana se pusiera a salvo, pues de allí no saldríamos intactos.
-Vaya Nessanie, tu por aquí, te hacia dándole vueltas a un caldero cocinando algo para ver si mi príncipe de una vez cedía a tus encantos.

Cronos rugió como de costumbre, amenazante, aseguró que poco era el tiempo que me daba para hablar sobre la ubicación de Agarwaen, a cambio una muerte rápida y no torturar a la nipona.
-Tu ama a soltado la cadena, no sea que te vayas a estrangular -añadí con cierto aire mordaz.
Trataba de ganar tiempo y de paso todo sea dicho cabrearlos, una buena técnica para que cometieran algún error que pudiéramos aprovechar a nuestro favor.

El hacha daba vueltas en la mano del oso, con esa misma arma había descuartizado a Gatto, lo había enviado la fondo del mar.
-Cuidado Cronos, te aseguro que no me iré de este mundo sin pelear.
Mis ambarinos ojos se clavaron en sus pardos.
Este ladeo la sonrisa relamiéndose, sabia lo mucho que le gustaba un buen combate y conmigo iba a tenerlo de seguro.
Saqué sendas dagas de mi cinto agachando el cuerpo ligeramente para empezar aquel periplo.

Nessanie miraba la escena divertida, algo me decía que muchos eran los ases que esa arpía guardaba bajo su manga.
-¿que no tienes sapos a los que besar bruja? -mis afiladas palabras sonaron por toda la habitación -le daré recuerdos a mi príncipe de su parte zorra engreída.

La reacción de Cronso no se hizo de esperar hacha en mano embistió contra mi cuerpo, lo esquivé como pude haciéndome a un lado mientras lanzaba mi afilada hoja hacia su costado.
Apunto de morder su carne, el oso viró con rapidez interponiendo uno de sus brazos que saje.
Su fuerza era brutal y como si nada hubiera abierto su carne atrapó mi cuello lanzándome por los aires hasta estamparme contra la pared.
Mi espalda crujió, a cualquier humano le hubiera partido en dos, por suerte mi cuerpo se regeneraba deprisa y endolorido volví a ponerme en pie lanzándome al ataque nuevamente.

Justo cuando iba a llegar a su altura, salté apoyando mi pie en una de las paredes y alzándome en el aire rompí la acristalada ventana con mi antebrazo.
Cristales se clavaron en el, pero era el único modo de salir de esa cárcel.
-¡Vamos Asura! -gruñí preso del dolor.
Era un primer piso pero el toldo del porche estaba extendido, mejor esa caída que enfrentarla a Cronso y a esa bruja maldita.

-Confía en mi -le pedí tirando de su cintura.


avatar
Seth Kana
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 86
Puntos : 114
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 13/08/2016
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la oscuridad te envuelve (privado)

Mensaje por Nessanië el Jue Jul 06, 2017 10:28 pm

No pude evitar soltar la carcajada ante cada nueva idiotez que el cazador-licántropo pronunciaba. Ya estaba harta de la falta de respeto por parte de todo el inútil sequito de cazadores.

-Dime una cosa chucho… ¿qué tal estuvo el funeral de Zorro y Gatto?- Llevé una mano a mi mentón con expresión pensativa. -Ignoro el procedimiento que hay que seguir en Francia para enterrar animales, especialmente los que son similares a los puercos. Aún recuerdo los chillidos que emitió Gatto cuando Cronos lo rebanó con el hacha. Si mal no recuerdo se orinó encima.- Me eché a reir de lo lindo al recordar aquello.

-No, espera, dime que le habéis sacado provecho llevándole con el carnicero para que os proveyera algo decente de comer, que sirviera de algo al menos después de demostrar ser un perfecto desperdicio.-
El gato había chillado como un cerdo, como lo que eran todos ellos, una bola de animales que tras armarse con un par de cuchillos se creían más de lo que no dejaban de ser.

De repente me percaté de que había alguien más en la habitación, una mujer en la que no había reparado a pesar de encontrarse al lado suyo. Mi mirada se detuvo en ella, ignorando las absurdas palabras que salieron de su boca. -Vaya así que tienes un pequeño juguete. ¿Qué tal si guardas las zarpas, me dices donde se encuentra Agarwaen y te dejo conservarla en una sola pieza? Sería una lástima arrancarle parte tras parte frente a tus ojos.- Mi mirada se oscureció, no amenazaba en balde.

Cronos se lanzó sobre el licántropo que estaba dispuesto a presentar resistencia, sacó un par de cuchillos y le produjo un tajo que bien podría haberle hecho cosquillas al oso. Me crucé de brazos observando, había que admitir que los cazadores tenían pasión, pero este en especial me parecía una completa abominación. Era un chucho que bien podría haber estado con los nuestros, con su especie, en su lugar escogía traicionar a su propia carne. Torturarlo me produciría un especial deleite.

El licántropo voló por los aires demostrando que era algo más avispado que el resto de alimañas y recomponiéndose del golpe que acababa de propinarle Cronos rompió la ventana. pero mi mirada estaba puesta en la chica. En cuestión de segundos me encontraba detrás de ella, con un un trozo de vidrio apuntando su garganta mientras mi brazo rodeaba su cuello. -Suéltala o te juro que antes de que llegues al techo, le habré atravesado su nívea garganta.- Mi mano ejercía presión con el vidrio contra su yugular, si el licántropo me desafiaba y se movía un centímetro, un mar rojo teñiría el suelo. Sabía como ser precisa, había matado a muchos de esta manera.



nimiam vel desiderium:


avatar
Nessanië
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 21
Puntos : 15
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 30/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la oscuridad te envuelve (privado)

Mensaje por Cronos el Vie Jul 07, 2017 2:19 am

El arrogante licantropo tuvo la desfachatez de abrir sus fauces para increpar a Nessanie, el muy inútil no entendía al parecer todavía que no volvería a ver salir la luna llena y que su destino no se alejaría demasiado de la suerte que ya corrieron los dos animalillos esos a los que desmembré con sumo cuidado.

Les hubiera mandado recuerdos, peor no hizo falta, como si la bruja y yo estuviéramos unidos en pensamiento y alma las mordaces palabras se clavaron afiladas en el lobo haciéndole gruñir sin pausa.
Hablar del funeral de esos dos idiotas fue un acierto, me gustaba ver esos ámbar en sus ojos, era el modo de decirme que por fin en esa panda de inútiles tenia un adversario en condiciones.

Un tajo que no me molesto fue su saludo de bienvenida, mas bien una mera distracción que uso para salir despedido por los aires y quebrar el ventanal para darle huida a su dulce amiga la china, japonesa o lo que fuera.

Pero de nuevo Nessanié estuvo mas rápida cazando a la nipona y colocándole en el cuello uno de los pedazos de cristal que desafiaban su inmaculada tez.
-Seth, has perdido, te diría que bajes el arma, pero por Ares que prefiero que no lo hagas.
No termine esas palabras cuando hacha en mano me lancé contra el lobo que con destreza esquivaba mis golpes mortales.
Tan salvaje silbaba mi hacha en aquella cámara que cada vez que rozaba el suelo se prendían chispas llevándome con la inercia gran parte del mobiliario por delante.

Tenia que reconocerle al lobo que sabia bailar este baile, pues otro ya estaría con sus sexos incrustados en mi acero, pero no todo dura eternamente y finalmente mi hacha mordió su costado forzándole a aullar pidiendo clemencia a la luna que lloraba sangre por su hijo lastimado.
Mis sonrisa sibilina lo decia todo, pensaba darle muerte, estaba cansado de esa panda de cazadores que aun reconociendo su intensidad y valor nada tenían que hacer contra un ser como yo.
-No sufras por Leonidas, pronto lo visitaré y te lo enviaré al Tártaro para que te haga compañía -rugí alzando el hacha dispuesto a darle el golpe de gracia.

El lobo rodó por le suelo, el hacha se estampó contra el embaldosado dejando allí una enorme grieta, rugí malhumorado sacando el hacha de nuevo dispuesto a no fallar contra ese lobo que aun herido sujetaba su acero y con la otra mano empujaba sus órganos hacia dentro para que no se le salieran en cualquier momento.
-No te recuerda esta situación a algo ¿Nessanie? -pregunté sin vehemencia recordando como a Gatto se le salieron las tripas antes de ser lanzado al agua para convertirse en pasto de los tiburones.

Lo escuché nuevamente aullar, arma en mano se lanzó al ataque, pero no me fue muy difícil pararlo y de un empujón estamparlo contra la pared del fondo de la habitación.
Sangraba menos, su poder de regeneración empezaba a hacer su función, bueno, mejor, nunca me gustaron los combates fáciles de ganar, me aburría soberanamente si no encontraba resistencia en mi oponente.



Spoiler:


avatar
Cronos
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 21
Puntos : 17
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 03/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la oscuridad te envuelve (privado)

Mensaje por Asura Nanami el Miér Jul 12, 2017 11:31 am

Aquella mujer seguida de aquel hombre alto y corpulento irrumpieron como si fuera aquella su casa no importándoles nada los modales que pudieran tener, como si para ellos los modales no existieran y se creyeran dueños de todo… algo que me cabreó bastante dado sobre todo que venía de una cultura donde la educación y los valores y modales estaban muy arraigados, y era como nuestro pan de cada día. Me molestó que entraran así y que vinieran de esas formas, unas en las que Seth sin duda me pidió que me largara antes de que intercambiara palabras mordaces con la joven, y luego el hombre corpulento le respondiera y pronto comenzaran a pelear en aquella habitación como alma que les llevaba el diablo. Además de eso el hombre portaba un hacha con la que destrozaba todo lo que había a su alcance sin importarle nada lo que fuera, obcecado en poder darle a Seth quien se movía esquivando sus golpes.

Lo alcanzó uno finalmente por el costado pero no se paró ahí, se fue hacia la ventana rompiéndola para pedirme que me fuera, que saltara y que lo dejara… ¿pero cuándo había yo huido? La verdad es que nunca, así que no lo hice. Eso hizo que la mujer reparara en mi presencia como si no lo hubiera hecho antes, y de un movimiento me apresó para poner en mi cuello un trozo de vidrio para que no me moviera y me estuviera quita bajo aquella amenaza. Siguió hablándole al lobo provocándole, algo sobre dos personas que él debía de conocer y que habían matado por lo que dijo sobre un funeral, lo estaba provocando pero parecía que él no se dejaba provocar por sus palabras por la contestación que le dio.

Decir que no entendía nada ni sabía lo que estaba pasando era decir poco, no entendía quiénes eran esos dos y por qué habían irrumpido así, querían la ubicación de alguien y al parecer querían que el lobo se la dijera o acabarían por matarlo, y ya de paso, torturarme a mí para que él les dijera que lo querían. Todo me sonaba extraño y raro pero en esos momentos no podía hacer mucho mientras la mujer me tenía agarrada, di un grito cuando vi que el hacha volvía de nuevo a hacerle un corte algo más profundo y que lo estampaba contra la pared mientras la mujer que me tenía presa disfrutaba con lo que presenciaba… si salíamos de esta el lobo iba a tener que responderme a unas cuantas preguntas y a decirme exactamente qué era lo que pasaba, por qué lo buscaban y por qué querían a la persona que habían nombrado, la misma que él cuando había perdido la memoria creía que era.

La herida que tenía parecía que se iba cerrando poco a poco porque sangraba menos pero eso no me dejaba tranquila en absoluto, odié en ese momento tener el brazo como tenía para no poder ayudarle aunque seguramente no me dejara hacerlo, pero en mí no estaba quedarme de brazos cruzados viendo cómo iban a por él, como aquella mole parecía divertido con lo que estaba pasando y disfrutando de herir al lobo, algo me decía que jugaría con él antes de darle muerte y que entre esas pensaban utilizarme a mí como medida para que les dijeran lo que querían… pero si se pensaban que yo era una mujer indefensa, como las demás jóvenes de las ciudad, estaban muy pero que muy equivocados. No por nada mi padre me había estado enseñando a defenderme desde que era pequeña, sus duros entrenamientos iban a servir de algo y aunque tuviera un hombro herido a medio curar por la herida de bala… eso no significaba que me rindiera sin pelear.

Ahora que la mujer creía tener el control de lo que hacía y tenerme a mí sin poder hacer nada, disfrutando del espectáculo de la pelea, mi mano fue rauda hacia la mano que sostenía el trozo de vidrio contra mi cuello, de un golpe seco la giré, mi codo fue hacia su costado en un golpe seco justo en sus costillas y mi pie fue hacia atrás como si mi pierna le pusiera la zancadilla a la suya, sin soltar la muñeca que había girado impulsé todo su cuerpo hacia delante inclinándome yo para hacer fuerza y que perdiera el equilibrio, de forma que por los movimientos rápidos que hice y que estaba acostumbrada a practicar para desarmar enemigos la lancé al suelo haciendo que su espalda chocara contra el suelo, me dolió el hombro pero no me importó en absoluto. Le quité el trozo de vidrio y le hice una llave rápida así como darle un golpe en la cabeza dejándola medio aturdida para ganar tiempo, al oír los golpes el hombre se giró en mí dirección, lo bueno de estar en mi habitación es que allí siempre guardaba algún arma por lo que pudiera pasar, así que había cogido un par de estrellas de un cajón de la mesita que tenía cerca y se los había lanzado impactando uno en su brazo, el otro en su cuello.



-¡Vamos! –Le dije mientras me dirigía hacia la ventana ya que era la forma más rápida de escapar y él ya la había abierto, me lancé por ella para caer en el toldo que había y rodar hasta caer finalmente al suelo donde rodé por el mismo hasta pararme y abrir los ojos, el hombro me dolía bastante y seguro que algún punto se había abierto por la caída- Shimatta (maldición) –dije levantándome para incorporarme y mirar a Seth- ¿Estás bien? -hice una pausa- seguro que están cabreados, vamos no perdamos tiempo –teníamos que irnos de allí y alejarnos, no podía permitir que hirieran a nadie de los que allí trabajaban para mí, debíamos de poner distancia.



Me:





avatar
Asura Nanami
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 122
Puntos : 123
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 21/11/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la oscuridad te envuelve (privado)

Mensaje por Seth Kana el Miér Jul 12, 2017 12:03 pm

La hechicera rápida como la mas mortal de las víboras se adelantó a la nipona que herida tenia el movimiento mucho mas mermado.
Así un cristal del ventanal rozo su piel haciéndome aullar, maldije el haberla puesto en peligro uno del que no sabia si seria capaz de sacarla.
Ante mis ojos había visto caer a dos de los míos destripados por la maldita moles y por la sádica hechicera.
No pensaba rendirme, yo no sabia lo que era eso, mis afiladas palabras salían enérgicas de mis labios tratando de contrarrestar las de esos dos que no se puede decir que dispararan con balas de fogueo.

El oso no dudó en lanzar contra mi su hacha, esa que viraba entre sus manso como un barco en la mar cuando los cañones lo asolan por ambos lados.
Danza de movimientos que no duró eternamente, pues aunque era mucho mas ágil que él, el espacio era reducido, su arma abarcaba mucho espacio y su ferocidad hacia que el arma mordiera sin parar.

Sentí como se incrustaba en mi costado, aullé de dolor antes de que me alzara tirándome contra la pared, de nada sirvieron mis malditos intentos de dañar su gruesa piel, ambos rugíamos feroces, como las bestias que eramos mas con la diferencia que la luna llena hoy no estaba a mi favor, de estarlo otra suerte hubiera corrido aquel cabrón.

No se como pasó, pero de un golpe seco, la hechicera calló al suelo, mi cara de sorpresa lo dijo todo, no porque no conociera las facultades de la nipona, si no porque pocas veces a la hechicera alguien la tomaba por sorpresa, sin duda la había confundido con una humana mas, error que pago al recibir el golpe que la aturdió.

Vi al oso salir corriendo hacia nosotros, proteger a su obsesión era todo cuanto quería hacer, dos estrellas fueron lanzadas por Asura, pero eso no detuvo el avance de la bestia, aunque si nos dio el tiempo suficiente como para saltar por la ventana.
Ella cayó rodando, yo hundí mis pies en el suelo flexionando ligeramente las rodillas.
Mi vientre sangraba todavía en demasía, pero no dude en pasar mi brazo por la cintura de la dama y tirar de ella para emprender la huida, si algo sabia de esos dos es que jamas soltaban presa y sin duda Cronso era al igual que yo, un gran rastreador.
-Hay que meternos en le bosque y buscar el modo de que pierdan nuestro rastro, te lo explicaré todo, te lo prometo, pero este no es el momento.

La voz de cronos rugiendo por la ventana era motivo suficiente como para saber que teníamos que emprender la marcha.
-¿tu criada o lo que sea? ¿esta dentro? Pregunté preocupado.
Estos dos no hacían rehenes, sin duda la matarían al servicio entero si nos largábamos de allí sin enfrentarlos.


avatar
Seth Kana
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 86
Puntos : 114
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 13/08/2016
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la oscuridad te envuelve (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.