Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Black Smoke [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Black Smoke [Privado]

Mensaje por Silke Wagner el Lun 29 Mayo 2017, 05:06

Con esmero, revisaba la apariencia de su elegante vestido frente a un espejo en la habitación que reservaba especialmente para ella en el hotel; aquel lugar que había adquirido simplemente porque le resultaba el sitio más apropiado e insospechado para llevar sus turbios negocios a cabo, negocios como el que llevaría desarrollaría en unos minutos al lado de un famoso traficante de opio, hombre que en muchos sentidos era considera por Silke como una de sus grandes debilidades, aunque claro, ella nunca se lo decía de manera directa, después de todo, tenía varías facetas y reputaciones que mantener. La Wagner después de todo no solo era una temible asesina a quien nadie le importaba y una hábil traficante, también era la bondadosa y respetable dueña del hotel.

Desde que adquiriera el Des Arenes, Silke no soló le dio más renombre del que ya poseía, sino que le otorgo fama en el bajo mundo del trafico, como uno de los lugares más seguros para hacer negociaciones y su reputación no era en vano. Desde el primer momento en que fue oficialmente la dueña de aquel lugar, la germana se encargo de que la manera tan especial en que trataban a quienes se hospedaban se mantuviera igual pero se encargo de que la seguridad para sus clientes también fuese una prioridad, independientemente de que fueran traficantes o simples visitantes ocasionales, ya que en París, la situación era complicada para todos.

Terminaba la Wagner de revisar su atuendo y peinado cuando un par de golpes en la puerta le indicaron que su invitado ya se encontraba en el lugar. Con elegancia y decisión, Silke observó toda la habitación antes de dar alguna clase de respuesta. En aquel cuarto, cuyo arreglo superviso ella en persona, se hallaban dispuestos dos sillones, un pequeño bar con lo mejor que tenían en el Des Arenes para que el invitado bebiera y por supuesto, completa privacidad.
Adelante – respondió solo después de quedar conforme con lo que sus ojos veían, debido a que realmente deseaba mantener la buena reputación del hotel.

De la misma manera en que su invitado debió aguardar por su respuesta, ella debió aguardar porque él entrara pero apenas los ojos de la germana se posaron en el coreano, una sonrisa de sincera alegría se formo en sus labios.
Lee, es un enorme placer poder verte nuevamente – mencionó mientras que sus pies se movían para ir a su encuentro, como si ella fuera una adicta más pero no precisamente al opio que entre su invitado y ella, proveían a París y sus alrededores.


La vida y la muerte son dos caras de la misma moneda

Silke:
avatar
Silke Wagner
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 14
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Black Smoke [Privado]

Mensaje por Lee Gyum el Lun 05 Jun 2017, 01:55

Lee, creía que no tenía ninguna debilidad, había pasado toda su vida, intentando vivir o mejor dicho, sobrevivir, sin importarle a quien tenía que destruir, para conseguir lo que se proponía. - Pero, la vida siempre nos trae una prueba la que nos demuestras que solo somos marionetas de un dios irresponsable y demasiado siniestro que nos deja probar la miel en los labios, para sembrar en el alma, el miedo de perder aquello que nos ha prendado el corazón -, caviló, mientras se dirigía en el coche rumbo al hotel Des Arene, allí, lo estaría esperando, la dueña de su corazón, aunque jamás se lo diría, y se comportaría mas de una vez, como un tremendo cretino, solo para que ella no sospechara jamás, que él estaba enamorado. No, no podía dejar sus sentimientos expuestos, no, debía ser fuerte.

Se retrepó en el asiento mientras refunfuñaba por la suerte de haberse enamorado de su socia, - cuantas veces me he dicho que no se debe mezclar los negocios y el placer - se reprendió, mientras intentaba arreglarse la corbata y el saco que vestía. Su mirada recorrió el interior del carruaje, buscando aquello que había decidido llevar a la reunión, porque no era cortés caer con las manos vacía, y tampoco era correcto llevar unas flores o un regalo para la mujer,  - no, mejor una botella de Soju - pensó, mientras recordaba que aquel licor era realizado con arroz fermentado, - lo tomaban los reyes - caviló, tomando la botella, envuelta en papel de arroz.

Descendió del carruaje, deteniéndose solo un instante para decirle a su chófer que volviera a la mansión, si la reunión se extendía, tomaría una habitación el hotel y descansaría allí, no era algo que fuera a hacer por primera vez, era mas, él poseía alquilada una de las mejores habitaciones, en donde guardaba algunas mudas de ropa, por las dudas debiera cambiarse, luego de alguna misión enviada por Silke.  Así que al llegar, pidió la llave de aquella habitación y la guardó en el bolsillo interno de su saco. Subió las escaleras, hasta detenerse frente de la habitación que pertenecía a su socia, - Silke - susurró, sonriendo al recordar aquello hermosos ojos y la sonrisa de la mujer. Carraspeó, mientras se reprochaba estar pensando en su socia, - vamos, es tiempo de negocios... luego piensa en el placer - caviló.

Golpeó suavemente la puerta, esperando a que la mujer le permitiera entrar. Cuando escuchó la voz melodiosa, invitándole a entrar, volvió a sonreír, abrió la puerta y  caminó al encuentro de la mujer - Querida Silke, también es un placer volver a verte - dijo, besándola apenas en la mejilla, demasiado cerca de aquellos labios que lo volvían loco, olvidando sus propósitos de no mostrarse cariñoso con ella, de mantener una postura fría, o de no dejarle saber que en cierto modo la quería.



Todo tiene un precio en la vida... aun el amor o la muerte.
Lee music:


avatar
Lee Gyum
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 15
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 13/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Black Smoke [Privado]

Mensaje por Silke Wagner el Miér 28 Jun 2017, 07:11

La vida de Silke era peligrosa. Desde su juventud, la alemana se encontró inmersa en un mundo de muerte y destrucción, uno que supo moldear y manejar para cubrir sus necesidades, mismas que la llevaron no a salir de aquel mundo corrupto en el que se movía su familia, sino que la hicieron hundirse más en lo profundo de la inmundicia de la humanidad. Fue ahí, en la oscuridad de la humanidad donde la Wagner encontró a las pocas personas en que confiaba y a la única que le aceleraba el corazón como si fuera una chiquilla ilusa.

La germana se había mantenido soltera gran parte de su vida, no por el temor al compromiso o por su incapacidad de conseguir pareja. Su soltería se debía más que nada a que en un mundo donde los demás tratan de destruirte, poseer una debilidad es darles la oportunidad de hacerte trizas y eso era algo que ella no deseaba. Claro que su historia con Lee era un tanto diferente. Silke era inteligente, tanto como para tener la certeza de que lo suyo con Lee nunca podría ser y no porque no fuera capaz de conquistar a un hombre como él, sino por el simple y sencillo hecho de que provenían del mismo peligroso mundo y no podían arriesgarse a ser devorados lentamente por sus enemigos. A pesar de saber todo eso, la Wagner no se negaba la agradable compañía de Lee, a quien citaba constantemente al Hotel y con quien evidentemente, tenía múltiples negocios, después de todo, era la persona en quien más confiaba después de su familia.

Con excesiva alegría pero sobre todo una necesidad enfermiza por estar cerca del caballero, la Wagner avanzó en su dirección para saludarle, siendo un beso lo que su compañero en los negocios depositaba muy cerca de sus labios, tentándola. Tratando de evitar que la necesidad de estar cerca de aquel hombre la hiciera a actuar de manera obvia, Silke se separó ligeramente de él y sonrió, observando en ese momento que Lee no llegaba con las manos vacías.
¿Has traído algo? – preguntó antes de enarcar la ceja y mover la cabeza en negativa de un lado a otro – Lee, sabes que no es necesario que traigas nada  – algo que por más que ella le decía, él no cumplía – Aquí siempre encontraras todo lo que necesitas y lo sabes– le aseguro antes señalar con la mano los sillones, invitándole de esa manera a tomar asiento y a iniciar con el verdadero motivo de su reunión ese día; negocios.


La vida y la muerte son dos caras de la misma moneda

Silke:
avatar
Silke Wagner
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 14
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Black Smoke [Privado]

Mensaje por Lee Gyum el Miér 05 Jul 2017, 01:28

Sonrió complaciente, aunque un poco molesto con él mismo, ya que no había querido que Silke se sintiera avasallada, sabía muy bien que la mujer a quien admiraba, respetaba y quería secretamente, había tenido que volverse fría para poder sobrevivir en el mundillo en el que ellos se desenvolvían, ¿que hubiera sido de ella, si fuera una mujer dulce, ingenua o confiada? pues era muy fácil de imaginar, haría años que su bello rostro sería solo un recuerdo, pero aún sabiendo que era necesario que la dueña del Hotel Des Arenes, se comportara así, Lee, deseaba poder descubrir a la mujer enamorada, que se entregaba segura de que jamás le podría hacer daño, - algún día, sabrás, que soy capaz de dar mi vida por ti - caviló observándola caminar hasta donde se encontraban los sillones, dispuesta a realizar allí la reunión que habían acordado.

Caminó despacio detrás de ella, dejó que le indicara cual sería su lugar, se acercó al asiento, pero no se sentó hasta que ella lo hiciera, pues había sido educado en el estricto protocolo de las clases nobles orientales, tal vez  aquello podría descubrir un poco su pasado, delante de la germana, pero, ¿que importaba? bien se imaginaba que ésta lo habría investigado, desde la primera vez que se encontraron. Tras observarla tomar asiento, el hizo lo mismo, no cruzó las piernas, porque aquello hubiera sido una falta de respeto, y mantuvo sus manos unidas en su regazo, la mirada puesta en su anfitriona, la barbilla un poco elevada y una sonrisa enigmática en sus labios.

Cuando creyó conveniente, comenzó a desarrollar el tema que le había traído hasta aquel lugar, ademas de disfrutar de la grata compañía de la rubia, - El barco, llegó hace un par de días, con el cargamento tal cual lo habíamos planeado, pronto será distribuido por los diferentes fumaderos de la ciudad- dijo en tono neutro, sin mostrar sentimiento alguno, como si en realidad solo fueran socios, - pero... debemos resolver un problema - continuó hablando pero su rostro mostraba unas pequeñas lineas en su frente que denotaban un poco de frustración. - El embajador del reino de Korea, ha enviado un par de funcionarios para elevar un informe. Pareciera que se han llegado algunas denuncias sobre irregularidades, con respecto al cargamento... - se retrepó molesto en el asiento, - creo que deberemos hacerle una visita a esos funcionarios y dejarles en claro que no se deben meter en donde no les llaman -, no pudo controlar la molestia que le iba trepando por el cuerpo, por lo que hizo crujir sus dedos y tensó la mandíbula, antes de continuar - ¿estás de acuerdo? - preguntó a su socia - ¿o prefieres que invite al Embajador a una cena para convencerlo en los beneficios que puede recibir? - sonrió de lado, aunque algo en ese caballero, le provocaba un temor que no lograba entender el porque.



Todo tiene un precio en la vida... aun el amor o la muerte.
Lee music:


avatar
Lee Gyum
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 15
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 13/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Black Smoke [Privado]

Mensaje por Silke Wagner el Vie 28 Jul 2017, 04:59

Caminando de manera seductora, Silke llegó hasta los sillones, señalando un par que estaban frente a frente. Como era costumbre, Lee no tomó asiento sino hasta después de hacerlo ella y eso la hizo sonreír. Era muy difícil que la Wagner diera con hombres educados debido a sus negocios. La mayoría de los traficantes eran burdos en su actuar, trataban a las mujeres como iguales y no se detenían cuando se trataba de maltratarlas; de la misma manera en que ella no se detenía cuando debía eliminar a un enemigo o darse a respetar, sin embargo, con Lee todo era diferente. Aquel hombre siempre le demostraba respeto, la trataba como una dama aun a pesar de saber lo que ella era capaz y además, la miraba de una manera que a ella le provocaba escalofríos y no porque le temiera, sino porque parecía querer devorar su alma y su cuerpo.

Dejando entonces de lado sus ideas sobre Lee y lo que provocaba en ella, Silke tomó un par de copas que se encontraban en una mesa cercana y sirvió algo de vino en ambas, ofreciendo una a Lee y bebiendo ella un poco de la suya. La Wagner cruzó la pierna, escuchando atenta las noticias que su socio le daba respecto al cargamento que hacía poco llegara al puerto parisino para ser distribuido.
¡Perfecto! – sonrió satisfecha – Debemos distribuir entonces rápidamente la mercancía, ya que he dado con más clientes que desean un poco de la mercancía, así que tendremos que planear la llegada de un nuevo cargamento y necesitamos planearlo pronto – la demanda de opio crecía a pasos agigantados y ella no pensaba ceder su poder como traficante a nadie más. Silke conocía los riesgos del trafico, no era una niña tonta e ingenua, aún así, le sorprendió saber que el embajador Goryeo ya estaba tomando cartas en el asunto… su asunto.

La sonrisa que la germana luciera durante gran parte de su encuentro se esfumo al escuchar sobre la intervención de aquel hombre. Con la mirada fija en Lee y una completa seriedad en el rostro, asintió a la parte de las visitas a las funcionarios pero cuando su socio menciono la reunión con el embajador, Silke descruzo la pierna, dejó la copa en la mesa y se levantó de su asiento.
No – sentenció firme – Las visitas a los funcionarios serán suficientes para mantenerlo alejado de nosotros, que es lo que queremos – sus ojos fueron a enfocarse en los de Lee y por primera vez en muchos años, un atisbo de temor podía verse en ellos. Temor no por ella, no por sus negocios sino por Lee, porque ella hacia algunos años ya había enviado un emisario para pactar con aquel embajador y aquel emisario, nunca regreso, lo cual era una respuesta muy clara una que no pensaba volver a obtener mediante Lee – Hagamos todo lo que este a nuestro alcance para mantener a ese hombre apartado pero, nunca lo visites y nunca trates de hacer negocios con él – mencionó antes de volver a tomar asiento para buscar su copa y dar un sorbo.


La vida y la muerte son dos caras de la misma moneda

Silke:
avatar
Silke Wagner
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 14
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Black Smoke [Privado]

Mensaje por Lee Gyum el Sáb 05 Ago 2017, 01:01

La reacción exagerada de su jefa, le sorprendió, puesto que siempre había sido una mujer dura, que no demostraba cobardía alguna a la hora de enfrentar a los posibles obstáculos que se interponían entre los grandes proyectos y beneficios, que podría obtener en un negocio. Claro que la entendía, ya que si fuera al revés, si fuera ella quien deseaba ir a dialogar con el embajador, él se opondría. Pero aún así, no lograba comprender el porqué, Lee sabía de lo que había pasado con el antiguo empleado de la germana, mas la forma en que había desaparecido, le daba a pensar que no era otra cosa que un desertor, alguien que vio la oportunidad de abandonar el negocio peligroso y comenzar una nueva vida, lejos de sus antiguos y vengativos compañeros. Aún más teniendo en cuenta que el dinero que se había enviado por intermedio del negociador, jamás había aparecido.

Sus miradas se cruzaron, la mirada de Silke se clavó en sus orbes como un par de puñales, y no
pareció tranquilizarse hasta que él por medio de sus gestos y asentimiento con la cabeza, pareció prometer que no intentaría encontrarse con el coreano. Mas en verdad, ya había comenzado un acercamiento, por medio de la secretaria del político, una joven que parecía extrañamente unida al asiático. - podríamos secuestrarla, si él se opone - caviló. Ante esa posibilidad, un extraño brillo apareció en sus ojos, puesto pensó que podría vendarla a un prostíbulo, de los tantos que se encontraban en París, y en especial, en uno en que la mayoría de los clientes eran asiáticos que adoraban las facciones europeas y los cabellos dorados.

Al observar como se había vuelto a sentar, como tomaba la copa entre los dedos, supo que era mejor cambiar de tema, puesto que por el momento no habría manera alguna de hacerla cambiar de opinión. Sonrió con sinceridad, su mirada, cargada de un sentimiento que jamás había experimentad antes, le hizo quedar prendado ante la belleza de la joven, - No existe mujer mas valiente, decidida y bella como... tú - dijo en un susurro, - de solo pensar en que por tanto tiempo vivimos en la misma ciudad sin saber el uno del otro... me maldigo... ¿como pude no verte apenas cruzarnos en una calle cualquiera? - continuó diciendo, mientras, dejaba su copa en la mesa de arrimo y se levantaba, acercándose a donde ella se encontraba. Extendió su mano, esperando que ella decidiera tomarla y acercarse a él. - Dejemos los negocios atrás, permíteme mostrarte algo que he traído para ti -dijo, mientras tomaba su delicada mano y tiraba de ella, hasta sentir como el cuerpo de la joven quedaba atrapado entre sus brazos, sus miradas unidas, y sus respiración agitada golpeando la piel de su barbilla.



Todo tiene un precio en la vida... aun el amor o la muerte.
Lee music:


avatar
Lee Gyum
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 15
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 13/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Black Smoke [Privado]

Mensaje por Silke Wagner el Lun 28 Ago 2017, 06:55

Supo que su reacción era exagerada al ver la mirada inicial de Lee. Aquel hombre la observaba incrédulo, quizás porque en el tiempo que llevaba de conocerla jamás mostro una reacción parecida al temor, sin embargo, ella prefería que en esos momentos él la viera como una chiquilla temerosa a que no la viera nunca más.  Silke sabía perfectamente que mostrar debilidad en su mundo estaba prohibido, pero dado que él era el único que la veía en ese momento, se lo permitió, siendo los asentimientos de cabeza del coreano lo que la llevaron a respirar un tanto más calmadamente.
Entonces te encargare como siempre que te encargues de hablar con los funcionarios – menciono una vez se sentaba y daba un trago a su copa – eso deberá bastar para mantener al embajador en sus propios asuntos y lejos de nosotros – dicho eso, se hizo el silencio entre el coreano y la germana, siendo la última la que bebía más constantemente de su copa pues la aparición del embajador era algo que no deseaba en aquellos momentos.

La germana volvió su atención a lo que ocurría en la habitación del hotel hasta sintió la mirada de Lee sobre ella. La mirada de aquel hombre le gustaba, no podía negarlo, pero al mismo tiempo la ponía nerviosa y la llevaba a decirse una y otra vez que lo suyo no podía ser, que si deseaba verlo vivo lo mejor era que lo alejará de ella.
Eso lo dices porque somos socios y porque hay pocas mujeres que se atrevan a hacer lo que nosotros – aseguró, tratando de que las palabras emitidas por el coreano no le afectasen de la manera en que lo hacían. Sonrió. Cierto era que antes de iniciar sus negocios nunca habían escuchado del otro y aquello era algo que no solo Lee lamentaba terriblemente, pero ese hecho era parte del pasado y lo mejor era siempre enterrar el pasado bien en lo profundo – pero nos encontramos y eso es lo importante – añadió, bebiendo lo que quedaba en su copa mientras que Lee dejaba la suya sobre la mesa y se ponía de pie.

¿Un regalo? – preguntó Silke – Creí que ya me habías dado todos los regalos que traías esta ocasión para mi – pensando que él tenía para ofrecerle algo nuevo para el negocio, la germana tomó su mano, un grave error para su fuerza de voluntad. Tan pronto como su mano se posó sobre la de Lee, este tiro de ella, haciendo que se levantará de una manera tan brusca que su cuerpo terminó pegado al de él. El repentino choque de los cuerpos la altero, pudo notarlo inmediatamente por la forma en que su corazón se agitaba, al igual que su respiración – Que torpe fui, tropecé con mis propios pies – mintió, esperando que al decir eso los brazos que la rodeaban la dejasen ir – y ¿Cuál es mi regalo? – susurró aquello, notando la respiración de Lee muy cerca y deseando indebidamente besarlo.


La vida y la muerte son dos caras de la misma moneda

Silke:
avatar
Silke Wagner
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 14
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Black Smoke [Privado]

Mensaje por Lee Gyum el Sáb 09 Sep 2017, 01:12

Sentirla entre sus brazos, inspirar aquel perfume, oir su melodiosa y seductora voz, provocaba en el asiático, una necesidad, casi incontrolable de besarla. Por supuesto que se controlaba en cada segundo, puesto que una de las cosas, que jamás había dejado de ser, aún teniendo que convivir, por sus negocios poco santos, con personas de baja estofa, era la de respetar a una dama, en especial a esa que había llegado a apoderarse de sus sentimientos, de su razón y de su alma, vamos, que el pobre estaba loco por ella, hasta la médula y ella, tal vez, lo intuía. Pero aquella posibilidad, de ser descubierto, no le quitaba el sueño, muy por el contrario, Lee, quería que Sylke supiera que por ella, podía exponer su vida, porque no existía mayor placer para un oriental, que salvar el honor de su familia y de su amada.

A regaña dientes, y suspirando levemente en el cuello de la joven, Lee se separó un poco de ella, para extraer de su bolsillo, un pequeño cofre de madera, con incrustaciones de piedras preciosas y marfil. Era un hermoso objeto, que de por sí, se podría catalogar, como un valioso tesoro. Pero en verdad, el regalo, se encontraba en su interior, al abrirlo, dejó ver una bolsa de terciopelo rojo y azul, con las iniciales bordadas en oro, H S. Le pidió que sostuviera la caja, mientras él con parsimoniosa paciencia, desataba el cordón de hilos de oro, descubriendo un precioso y delicado ornamento para el cabello, una horquilla, ricamente aderezada con piedras preciosas. - éste, es el único tesoro que posee mi familia - le confesó, - también, es el más antiguo - aclaró, - según se sabe, está entre nosotros desde el siglo X, en un tiempo en que Corea, era dirigida por un tirano, déspota y sanguinario monarca -, Mientras hablaba, sus manos se dirigieron a los cabellos de Silkey y con un rápido movimiento, deshizo el peinado que ella llevaba. Mordió sus labios, de forma disimulada, al poder tocarla de esa manera, el aroma de sus cabellos le hicieron perder la concentración por un segundo y tuvo que pensar en que parte de la historia estaba narrando para continuar.

Carraspeó, mientras giraba en torno de ella y colocándose tras ella, comenzó a peinarla con sus manos, hasta lograr crear un peinado típico coreano, para así, decorar aquellos dorados cabellos con la antigua horquilla. La giró, para verla a los ojos, luego de contemplar el meticuloso trabajo que había logrado. Sonrió, llevando sus dedos desde el nacimiento de los cabellos hasta la delicada mandíbula, - Te ves preciosa… creo que hasta el mismo emperador Gwang So, te daría sus riquezas… eres simplemente… adorable - susurró en los labios de la joven, antes de besarla. Había esperado todo el día, para poder expresar su profundo sentimiento, no se iría de esa velada, sin confesarle que la amaba.



Todo tiene un precio en la vida... aun el amor o la muerte.
Lee music:


avatar
Lee Gyum
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 15
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 13/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Black Smoke [Privado]

Mensaje por Silke Wagner el Jue 28 Sep 2017, 05:55

Se decía a si misma que tenía que alejarse de Lee, que debía ocultar de alguna manera lo evidente que era su nerviosismo al estar cerca de él y por supuesto, que necesitaba tranquilizar a su acelerado corazón, ese que parecía desear salirse de su pecho simplemente por estar cerca del oriental.  Los ojos de la germana fueron a encontrarse con los de aquel hombre que tanto la afectaba y a quien deseaba mantener a su lado por siempre. La sonrisa que antes mantuviera en su rostro desaparecía y la seriedad del momento inundaba el ambiente; sumergiéndolos a ambos en una especie de negocio, uno que parecía ser mucho más ilícito que cualquier otro que compartieran antes.

Los labios de Silke se entreabrieron mientras que su mente buscaba alguna frase con la cual romper la tención, afortunadamente, fue Lee quien pasó punto final al momento tan intimo pero incomodo que habían vivido. Un suspiro fluyó de los labios de la germana, quien volvió a sonreír al ver la hermosa y extravagante caja que Lee sostenía en su manos. Cuando él le pidió sujetarla, la alemana no dudo ni un segundo y estirando sus manos, recibió la caja, esa que exploro con detenimiento. Al sujetarla, Silke se dio cuenta de que no era una caja cualquiera, sino un cofre, uno que era mucho más pesado de lo que parecía a primera vista, pero era fácil descubrir el motivo de su peso. El decorado del cofre era tan hermoso como exótico pues las incrustaciones en él eran marfil y piedras preciosas. Con solemnidad, Lee desato los cordones que mantenían el pequeño cofre cerrado y del interior del valioso objeto, extrajo lo que la germana reconocía como un adorno tradicional coreano para el pelo.

Escuchó con atención como es que Lee le aseguraba que aquel era un tesoro familiar antiguo, más bien, el único tesoro de su familia. En silencio, Silke dejó que el coreano acariciara sus cabellos y sin moverse, le permitió rodearla y hacer con su cabellera rubia lo que deseara.

Con la mirada al frente, en un espejo situado convenientemente en aquella habitación, la germana pudo ver el cuidado que Lee ponía al recoger sus cabellos en lo que era un sencillo pero hermoso recogido que se sostenía únicamente por la horquilla para cabello que el coreano colocaba con sumo cuidado.
Este es un tesoro de tu familia Lee, deberías de guardarlo para la mujer que vaya ser la madre de tus hijos – no necesitaba que él se lo dijera, pues ella sabía que para la cultura asiática no existía nada más importante que el matrimonio, la descendencia y las herencias. ¿Qué diría su familia si supiera que una extranjera usaba el único tesoro que poseían?. Antes de poder levantar su mano para quitar la horquilla que pensaba devolver a su dueño, fue obligada a girar y a enfrentarse una vez más con los intensos ojos del coreano.

Silke acostumbraba oír cumplidos diariamente, pero sin duda alguna eran los que salían de labios de Lee los que más la afectaban. Quizás fuera también lo mucho que él le afectaba lo que la llevó a no moverse cuando la beso. En un acto impulsivo, la alemana de hecho acabó por rodear con sus brazos el cuello de Lee. Que se fuera al diablo el deber, que su vida colmada de peligros quedara por primera vez en segundo termino. Si ella no se dejaba ser feliz por lo menos una vez en la vida, se arrepentiría terriblemente cuando la hora de su muerte llegará y si esa felicidad se la ofrecía el hombre que la sostenía entre sus brazos, ¿Qué más podía pedir?. Apartando sus labios de los ajenos pero manteniéndose muy cerca de él sonrió.
¿En qué me estas metiendo esta vez Gyum? – preguntó, rozando sus labios en la mejilla de él.


La vida y la muerte son dos caras de la misma moneda

Silke:
avatar
Silke Wagner
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 14
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Black Smoke [Privado]

Mensaje por Lee Gyum el Miér 25 Oct 2017, 05:42

Le había besado, si, y ella le aceptaba, apasionada, dulce, tan hermosa, como siempre la imaginara. Cuanto deseaba volver aquel momento eterno, que sus labios, suaves como los pétalos de las rosas, no se separaran de los suyos. Que sus delicadas manos siguieran manteniendo aquella cercanía, que lo convertía en un ser sin miedos, sin pasado, ni futuro. Sylke, lo volvía loco, haciendo que cualquier instante que pasara con ella, se convirtiera en el más importante de su  existencia. Entre sus brazos, las venganzas, los rencores, se desvanecían, y en su mente florecía la desquiciada ilusión de formar una familia. Si, una familia, él, que tanto había sufrido al perder la propia, que juró jamás volver a pensar en  atarse en sentimientos, en tener un punto débil que sus enemigos pudieran usar en su contra. El, había logrado dejar su pasado atrás, si hasta cambió su apellido, para que no pudieran volver a lastimarle. Mas ahora,  en los brazos de su amada, deseaba confesar la verdad, contarle de su padre, de su madre y de aquel antepasado que había amado con locura a una mujer, a la dueña de aquella horquilla que hoy lucía con tanta elegancia y gracia, la mujer mas bella de su vida.

Lee Goryeo, deseaba poder gritar a los cuatro vientos, que amaba con locura a su dulce Sylke, pero Gyum, sabía bien que debía cuidar sus pasos, puesto que jamás podría estar seguro mientras sus enemigos no hubieran recibido su castigo. Sonrió con un dejo de pircardía, mientras sus manos acariciaban la espalda y el cuello de su amada, - ¿En que te estoy metiendo?- dijo mirándola a los ojos, - Aquí... ¿acaso no puedes sentir como late mi corazón cuando te veo? - susurró, sosteniendo una de las manos de Sylke en mitad de su pecho, para que pudiera sentir como el corazón del coreano latía alocado. Inclinó su cabeza y apoyó su frente en la ajena, cerrando sus ojos y suspirando, - Si tan solo pudiera estar así contigo todo el día, sería el hombre mas feliz de la faz de ésta tierra - dijo, llevando la mano femenina, del pecho a sus labios, para después besar nuevamente los labios de la alemana. - Se mi persona, solo tú, solo yo... para toda la eternidad -.



Todo tiene un precio en la vida... aun el amor o la muerte.
Lee music:


avatar
Lee Gyum
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 15
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 13/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Black Smoke [Privado]

Mensaje por Silke Wagner el Vie 27 Oct 2017, 04:27

Su vida hasta aquel momento había estado llena de barreras. Desde el momento en que nació como parte de los Wagner, la alemana había sido criada para pensar en ella misma y en sus beneficios, pero había sido advertida por su familia de que aunque podía aspirar a la riqueza, el renombre y el poder, jamás debía aspirar al amor, pues en palabras de su padre, el amor siempre lleva a grandes hombres al fracaso. Sí, aquellas palabras habían quedado grabadas en la mente de Silke desde que las escuchara por primera vez y no se quedaban en sus recuerdos como una ofensa, ya que ella era una mujer, sino más bien como un cumplido pues para sus progenitores, ella era quizás más fuerte que cualquier hombre. ¿Qué pensaría su padre entonces si la viera ahora? Aferrada a un hombre a quien no deseaba dejar ir a pesar de las consecuencias que amarlo pudiera traerle, no solo a ella sino también a él y a los negocios de ambos.

Cuando los labios de ambos se separaron Silke no pudo más que preguntarle a Lee respecto a lo que le hacía y si preguntaba era porque aquello no debía ser. Ninguno debía ceder a los sentimientos, tenían que aniquilarlos si es que valoraban sus vidas y deseaban que fueran tan largas como prosperas; más nuevamente vino hasta la germana la idea de que si no era en ese momento, ¿Entonces cuándo?. Sus ojos, fijos en los de Lee recibieron la respuesta del coreano a su pregunta personal. Aquel era el momento, porque hasta su padre, quien afirmaba que el amor llevaba al fracaso se enamoro y como prueba de ello, existía ella. Sonrió entonces de una manera más cálida, porque ya no tenía temor alguno por el futuro más que el de no tenerlo a su lado.

Podía imaginarlo, pero eso es muy diferente a confirmarlo – respondió con su mano sobre el pecho del Gyum. La Wagner notaba los latidos acelerados del corazón del coreano y supo sin necesidad de llevarse la mano al pecho para cerciorarse de ello, que su corazón también latía desbocado en su pecho en una especie de sincronización con los latidos del coreano. La frente de Lee toco la suya y al igual que él, Silke cerró los ojos, permitiendo que creciera la intimidad de aquel momento con las confesiones de ambos – Si pudieras quedarte conmigo todo el día, yo también sería sumamente feliz – abrió los ojos para seguir el camino de su mano hasta los labios del coreano y tras otro beso, en esta ocasión uno efímero, Lee le hizo una oferta que no podía rechazar – Pensé haber dejado en claro que así sería, de otra manera no te habría permitido besarme en primer lugar – hizo una pausa – Aunque si necesitas escucharlo… Acepto ser tu persona, pero te advierto que no te dejaré ir aunque quieras o debas hacerlo. Tú vida estará en mi poder, así como la mía en el tuyo. Serás el único hombre capaz de llevarme a la gloria o a la destrucción – sentenció, pues era consciente de que así como todo podía salir bien, también podía volverse un completo fracaso; siendo ese el motivo que la llevó a añadir – Debemos ser prudentes Lee, nuestros enemigos estarán vigilándonos y no podemos permitir que nadie se entere de lo nuestro – guardarlo como un secreto no era algo que quisiera, sino que debía.


La vida y la muerte son dos caras de la misma moneda

Silke:
avatar
Silke Wagner
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 14
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Black Smoke [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.