Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Noche de absenta y olvido {Privado}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Noche de absenta y olvido {Privado}

Mensaje por Julien Everard el Lun Jun 05, 2017 6:30 pm

Aquella mañana, el sol brillaba dulce, cálido en el firmamento, mientras las flores, estallaban en mil colores y aromas, que parecían haber sido plasmados por la mano diestra de un maestro de la pintura. Mas la mirada apagada del brujo, apenas si se detuvo un segundo en aquel bello espectáculo, que tras el ventanal de su despacho, parecía llamar a los humanos a disfrutar de la jornada, olvidando las obligaciones, dejando que la alegría y la esperanza de un nuevo renacer, exorcizara las penas mas profundas del corazón. Pero Julien, poseía penas, dolores, odios, que no serían disueltos por la visión de un mundo mas colorido. Donde los demás veían un paisaje lleno de color, él solo podía observar un eterno invierno, como si los grises, azules, verdes y violetas del helado invierno, se mantuvieran indefinidamente, en un infierno helado, del que era incapaz de huir.

Su mirada, observó la florida rama del cerezo, que dejaba volar sus pétalos rosados, en una lluvia de mágica y nostálgica, Aquel árbol, había sido plantado por él, cuando llegó a la mansión de su tío, como una manera de prometerse, que las ofensas recibidas, serían vengadas. Ademas, era una pequeña ofrenda a esa mujer que le había dado la vida, que en su desesperación, lo abandonó, creyendo que así, alguno de los dos, tendría mayor oportunidad de sobrevivir. Verle florecer y perder sus flores, le recordó la fugacidad de la vida, de la felicidad. Intentó recordar la mirada de su madre, mas no lo consiguió. El único recuerdo que había conservado era un mechón de sus cabellos, su madre, al abandonarlo en el portal del hospicio, había cortado su cabello que peinaba en una larga trenza. Él creció atesorando aquellos cabellos y cuando dejó el orfanato, para ser el discípulo del brujo Everard, llevó consigo aquel recuerdo de su madre. Al crecer, estudiar sobre la cultura del país de origen de su madre, supo que a los muertos los incineraban, pensó entonces en su madre y en que su cuerpo habría sido depositado en una fosa sin nombre, que nadie habría llorado por su muerte, que nunca pensaban en ella, ni ofrendarían por su alma. Fue entonces que junto a su tío, incineraron aquellos cabellos, las cenizas fueron puestas en el hueco abierto en el jardín, donde plantó el cerezo, en una forma de mostrarle a su madre que él, la había perdonado y que deseaba tenerla cerca, poder hablar con ella y confiarle que tarde o temprano, conseguiría vengar su triste destino.

Las horas fueron sucediéndose, una tras otra, la tarde trajo el anochecer, de aquel doloroso día, Julien, aun sentía la opresión en su pecho, la tristeza de saber que su natalicio, también significaba el aniversario luctuoso de su madre. Desesperado, intentando buscar un poco de paz, decidió dirigirse al cabaret, allí, entre el ruido de los clientes, la música estridente, las mujeres que harían su espectáculo y unas cuantas copas de absenta, intentaría olvidar un poco su dolo.

El liquido en el vaso brilló, con una tonalidad lechosa, parecía estar llamando a Julien, quien se quedó mirando la copa, aún sin intención de tomarla. En realidad no era un hombre que bebiera, pero aquel día se estaba haciendo demasiado largo. Sus dedos acariciaron la forma de la copa, mientras su cabeza recordaba el verdadero significado de aquel día, - Julien... feliz cumpleaños... - susurró, mientras, levantaba la copa y se la llevaba a los labios, en un brindis solitario y cargado de tristeza.  El amargo sabor de la bebida, provocó que hiciera un quejido al  sentir bajar el  liquido por su garganta, sus ojos cerrados, apretados, se llenaron de lagrimas, inclinó su cabeza hacia atrás e inspiró profundamente, buscando de forma desesperada aquel oxigeno que parecía negarse a entrar en sus pulmones.


avatar
Julien Everard
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 7
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 24/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de absenta y olvido {Privado}

Mensaje por Fia Kirkpatrick el Miér Sep 06, 2017 10:05 pm

La noche era su mundo y el cabaret su reino. Fia, que a lo largo de su vida fue juzgada duramente por aquellos que debieron protegerla, encontraba en los espectáculos del cabaret un lugar donde podía ser realmente ella. Ahí, exhibiendo parte de su cuerpo a los clientes que asistían, hambrientos de ilusiones a ver el espectáculo; Fia era, como su padre solía decir, una princesa besada por el fuego. En aquel escenario que ella consideraba más su hogar que cualquier otra cosa, la escocesa era venerada, ningún cliente le miraba con recelo y por sobre todo, ninguno llamaba maldición al color rojo de sus cabellos, de hecho, todos la consideraban, al igual que a sus serpientes, una excentricidad que valía la pena y aquella noche, les mostraría a los más asiduos clientes, que siempre tenía algo nuevo para mostrarles.

Una de sus compañeras de espectáculo se acercó a ella y en susurros le informo que esa noche, la casa estaba llena. Fia le sonrió justo antes de que la otra chica echara a andar y se pusiera justo en el centro del escenario, después de todo, era el primer número. La escocesa observo tras el telón la manera en que su compañera se movía y era vitoreada por los hombres, detalle que hizo que la artista soltara una risita. Crystal, como se llamaba la otra chica, era una rubia de ojos azules y piel aterciopelada que cautivaba a los asistentes siempre con los mismos espectáculos, algo que aunque cansino para las demás artistas, como Fia, era absolutamente redituable para el negocio, después de todo, ningún hombre era capaz de resistirse a la cara de muñeca o de ángel que Crystal poseía. Tras caer el telón al concluir la presentación de Crystal, la rubia pasó como una exhalación al lado de Fia y tras desearle suerte, se alejó con rumbo a donde estaban las mesas, seguramente ya con alguna victima potencial para la noche.  

Ahora era el turno de la pelirroja. Con paso firme, Fia caminó antes donde dejaba descansar a Melquíades, su pitón amarilla que consiguió en el mercado negro y que era una de sus mascotas. Una vez que Melquíades se encontró cómodo, recorriendo el cuerpo de Fia como si ella perteneciera, la pelirroja se situó en medio del escenario y una vez que el telón se abrió, pudo escuchar las exclamaciones de sorpresa, después de todo aquella era la primera presentación de Melquíades. El animal resaltaba sobre la pálida piel de la escocesa y sus cabellos de fuego. Al pasar la conmoción inicial por la presencia de Melquíades, Fia comenzó a danzar con la pitón moviéndose por su cuerpo como si también estuviera danzando junto con la muchacha. A medida que avanzaba su presentación escuchó no soló el vitoreo de los hombres sino también de algunas de sus compañeras que animadas, fueron las que más aplaudieron una vez que ella concluía con su presentación y el telón se cerraba.

Un suspiro de satisfacción fluyo de los labios de la muchacha al dejar a Melquíades en su respectivo maletín de viaje pero no fue sino hasta que vio al animal tranquilo que se dirigió al igual que Crystal hasta donde se encontraban los clientes. Al salir de detrás del escenario, Fia se encontró con varias manos que le llamaban a sus mesas y aunque cualquier otro día habría optado por ir hasta la que tuviera más hombres, esa noche se encaminó a una mesa muy diferente.
¿Puedo hacerle compañía? – preguntó con voz suave a un hombre que se encontraba completamente solitario, un hombre que no la llamó con su voz, su mirada o su mano pero que de cierta manera la había llamado con el corazón.


¿Cómo puede desaparecer tan de prisa la belleza que allí había hace unos pocos minutos?
avatar
Fia Kirkpatrick
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 8
Puntos : 2
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de absenta y olvido {Privado}

Mensaje por Julien Everard el Dom Oct 08, 2017 6:43 pm

Alejada, su mesa, de todas las demás, en un lugar bastante retirado del escenario, pero desde donde igualmente se podía ver las actuaciones que se presentaban en el lugar, Julien, se dedicó a rellenar una y otra vez su copa. El problema no radicaba en que el espectáculo fuera poco atractivo, o no pudiera ver hermosas mujeres desfilar por el tablado, o entre las mesas. La verdad era que su mente se encontraba en un lugar y un tiempo diferente, y su tormentoso pasado mantenía su cordura pendiendo de un hilo.

Con su mirada clavada en la copa que volvía a quedar vacía, pensaba en la similitud de ésta con su propia vida. - Vacía, así me siento, tan vacío, tan inútil, como ésta copa - susurró, apretando su mandíbula, inspirando profundamente y  soportando las lágrimas que intentaban anegar su melancólica mirada. En un desesperado esfuerzo en aferrarse a algo, levantó su vista y dejó que vagara por el amplio salón. Observó las mesas, todas atiborrada de personas, hombre y mujeres, que parecían divertirse, ajenos al drama que se desarrollaba en su cabeza, cada vez que recordaba como había nacido y cual fuera la suerte de su madre.

Sus ojos fueron a posarse en el escenario, en la mujer que vestida de manera exótica, bailaba, mientras una enorme serpiente, se movía lenta y peligrosamente por su cuerpo. Oyó como algunos hombres decían que era una verdadera locura, o que aquel baile estaba cargado de erotismo y belleza profana. Puesto que la joven, con su abundante cabellera rizada, del mismo color que el fuego, parecía invitar a los presentes, a ser parte de ese baile peligroso, prohibido y profano. Mas Julien, pudo solo contemplar la belleza en los dos seres, en el frío y mortífero reptil y en la bella y solitaria pelirroja. ¿solitaria? ¿porqué había sacado esa conclusión?  ¿acaso no podía ser la esposa amorosa de un buen hombre? claro que sí, pero, en aquella mirada, esa que se sostuvieron por tan solo una fracción de segundos, él, pudo sentir aquella aura que rodeaba a la joven, una que demostraba la necesidad de ser comprendida, al igual que su propio espíritu agonizante.

Aunque por un momento, pensó en que le hubiera gustado poder conocerla, se dió cuenta que nada podía entregar, solo un alma destrozada, un cuerpo vacío, tan vacuo como su copa de absenta. Volvió su mirada a sus manos que temblaban, mientras volvía a servir esa copa, con el duende verde, ese que prometía olvidar los recuerdos, por lo menos esa noche. Resignado a pasar esa fatídica y última noche de su vida, totalmente solo, apresuró el amargo trago, - salud madre, pronto hemos de encontrarnos - caviló, recordando que en la habitación de su residencia, sobre su lecho, había dejado ceremoniosamente preparado, el traje tradicional del reino de su madre, y una daga, que fuera de ella, con la que se cortaría las venas, en cuanto la noche concluyera.

La voz dulce, llegó a su cabeza, haciendo que su mirada buscara  a la mujer que le hablaba, encontrando a la hermosa pelirroja que no hacía mucho, le había acariciado el alma, con tan solo una mirada. No supo que decir, sus labios se abrieron intentando decir algo, mas su garganta, parecía sentir la presión de unas manos invisibles que le quitaban el habla. Solo pudo asentir con un suave movimiento de su cabeza, - si, no le importa compartir la última noche de mi... - cayó, qué le diría, -¿la última noche de mi miserable vida? - caviló, más sonrió con tristeza, - la última noche... de mi estadía en la ciudad - concluyó, no mentía, pero tampoco decía la verdad, ¿que importaba? si al final de aquella noche, pondría fin a su vida.


avatar
Julien Everard
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 7
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 24/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de absenta y olvido {Privado}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.